Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ÚLTIMO ACTO - PARTICIPAN CIRO, FAUSTO Y ÉLINE RIMBAUD. EL CONEJO DE LOS SEIS - PARTICIPAN HANIA DOE Y HÉCTOR LEBEAU-FORTIER. EL RASTRILLO Y LA PALA - PARTICIPAN DAMON LANDVIK Y BRIANNA DE MONTREIL ENCHAINED SOULS - PARTICIPAN ELORA PAINE, LEIF PAINE, KETHYR PAINE, REYDEK PAINE, XARYNE AKERMAN, STEIN AKERMAN, AVELINE BLACKMORE, AXEL BLACKMORE Y ALETHEIA BRUTUS.



Espacios libres: 08/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Descripción de Razas y Rangos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Descripción de Razas y Rangos

Mensaje por Nigel Quartermane el Mar Ago 16, 2011 8:23 pm


RAZAS Y RANGOS

En el foro existen solo cuatro tipos de razas: humanos, vampiros, licántropos y cambiantes, los cuales se dividen en distintas categorías que aquí explicaremos.

A continuación se te dará una breve explicación de características de las razas que debes tomar en cuenta a la hora de rolear y de hacer tu ficha. Debes respetar lo que aquí se dice, no modificarlo. Si después de esto tienes alguna duda, pregunta por medio de MP o publícala en la sección de dudas y se te resolverá a la brevedad posible.



Da click en los siguientes botones para conocer sus características:









Última edición por Nigel Quartermane el Lun Ene 19, 2015 10:17 pm, editado 5 veces



No se es amigo de una mujer cuando se puede ser su amante.

I represent to you all the sins you never had the courage to commit.:
LOOK AT ME:
The past is never where you think you left it:
THANKS!:
avatar
Nigel Quartermane
Vampiro/Realeza [Admin]
Vampiro/Realeza [Admin]

Mensajes : 9634
Puntos : 5341
Reputación : 487
Fecha de inscripción : 11/01/2010
Edad : 30

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario http://www.victorianvampires.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Descripción de Razas y Rangos

Mensaje por Nigel Quartermane el Lun Ene 19, 2015 10:05 pm


HUMANOS SIN PODERES

El termino realeza se refiere a todas esas personas que poseen un título o cargo intachable dentro de la sociedad, ya sea en Francia o fuera de ella. Pueden ser reyes, príncipes, duques, etc. También puede llamársele de este modo a todo aquel que tenga algún parentesco con el rey o la reina. En muchos de los casos, su título o cargo es hereditario. Son personas que poseen una enorme fortuna, que viven en castillos de incalculable valor y que son respetados por todas las distintas clases que están por debajo de ellos.

Visten siempre de manera extremadamente elegante y formal. Las mujeres suelen llevar grandes y elaborados peinados y joyas muy costosas; los hombres visten trajes elegantísimos, sombreros de copa y demás elementos que no hacen más que realzar a su persona.



Los miembros de la clase alta tienen títulos y normalmente son muy ricos. Son respetados y escuchados. No trabajan, sino que están acostumbrados a dirigir. Los típicos miembros de la clase alta son políticos, magistrados, sacerdotes y los propietarios de las compañías, así como algunos que han hecho su dinero con la industria, el transporte o las inversiones. Las mujeres nunca han trabajado, ni siquiera en sus casas, en lugar de ello pasan sus días haciendo vida social o comprando. Emplean a muchos miembros de la clase baja como sirvientes. Podría decirse que son parte de la crema y nata del país (incluso fuera de él). Se codean con la realeza y eso les suma todavía más importancia.

La mayoría de las personas que pertenecen a este nivel social suelen ser engreídas y arrogantes, aunque como en todo hay sus excepciones; algunos son personas finas, respetuosas y respetables. Sus residencias no son menores a una mansión lujosa o incluso palacetes o castillos. Se preocupan mucho por su apariencia y por eso visten con las mejores ropas, las más elegantes, costosas y sofisticadas, incluso muchos de ellos mandan traer de fuera sus atuendos. Algunos poseen negocios como joyerías, grandes restaurantes u otros del mismo tipo, siempre negocios reconocidos y altamente frecuentados.

Asisten a los bailes importantes donde socializan con sus iguales, o incluso con personas mucho más importantes que ellos, como miembros de la realeza. No obstante, a pesar de ser personas de alta sociedad, existen algunos hombres que disfrutan de ir a los burdeles y tabernas discretamente aunque esto no está bien visto del todo para ellos, hay quienes los juzgan.

Los niños de clase alta son educados en sus hogares por tutores, luego son enviados a alguna escuela equivalente, para luego asistir a una importante universidad. Las muchachas aprenden arte, música e idiomas, pero rara vez se les enseñan materias más exigentes como matemáticas. Son enviadas a colegios privados de señoritas o al extranjero para perfeccionar los idiomas aprendidos, pero rara vez a la universidad, ya que es común que sus padres esperen que se conviertan en esposas y madres, no en líderes.



Las personas de esta clase tienen dinero pero no demasiado como la realeza o los de clase alta. Son personas que tienen un ingreso económico seguro, regularmente gracias a un negocio, como un restaurante mediano, o porque son comerciantes y de esta manera ganan su dinero para vivir decentemente.

La clase media alta incluye a médicos (que prescriben medicamentos pero no tocan a sus pacientes ni hacen cirugías), abogados, empleados administrativos superiores y algunos miembros del clero. Un hombre joven nacido en la clase alta pero financieramente incapaz de mantener su estatus puede dedicarse a estas profesiones, o hacerse militar con sólo una pequeña pérdida de estatus. La clase media baja está compuesta por la burguesía respetable como los tenderos, maestros y periodistas. Un miembro de clase media baja exitoso puede ser aceptado en la clase media alta, pero nunca podría pertenecer a ella, ya que sus rangos están cerrados para aquellos que no han nacido en esta clase o que no sean fabulosamente ricos.

La clase trabajadora, como la clase media, está dividida en dos categorías. En la categoría superior se ubican los obreros capacitados que trabajaban con sus manos, como los carpinteros o los herreros. La categoría más baja está formada por masas de hombres y mujeres trabajadores no capacitados que trabajan en las fábricas, las granjas y las tiendas, o que hacen los trabajos sucios en las pescaderías o las carnicerías. Esta es la clase más numerosa y en ella a las mujeres se les permite trabajar sin repercusiones sociales. Los sirvientes están agrupados en esta categoría, pero en diferentes niveles; los sirvientes de las casas aristocráticas o sirvientes de alto nivel son más respetados.

Su manera de vestir es también decente, aunque no tan sofisticada como las personas pertenecientes a las clases sociales que están por encima de ellos, ya que sus ropas no son de valores exagerados, son un poco más modestas y no suelen llevar encima joyas de valores incalculables.

Algunos poseen carruajes, otros deciden que lo que más les conviene es rentarlos. Hasta pueden darse el lujo de ahorrar para viajar a otro país de vez en cuando. También asisten a algunos a los bailes de renombre que se hacen en la ciudad.



En el fondo de las clases victorianas se encuentra la clase baja, la marginal, una colección de vagabundos, ladrones, prostitutas baratas, mendigos y madres solteras indigentes y a menudo sin techo. Estas personas generalmente no están capacitadas y a menudo están enfermos. Algunos son ubicados en asilos de pobres, donde se les da comida, abrigo y un trabajo tedioso y poco importante que realizan durante 12 o más horas al día. Otros obtienen ingresos ilegalmente que les resultan insuficientes para sobrevivir Los miembros de la clase marginal viven sin esperanzas y normalmente sin una forma de escapar de su terrible posición social y económica. Da igual cuanto trabajen, su salud se resiente y las ganancias no son muy altas. Su vida suele ser corta.

Son personas que realmente sufren la carencia de dinero. Los que no tienen un empleo viven en la calle sin el menor respaldo o futuro, incluso muchos de ellos se dedican a pedir limosna. Visten de manera muy humilde a diferencia del resto de la gente que pertenece a otras clases. A diferencia de ellos, los de clase baja no visten ropas finas y elegantes, nunca en su vida han usado algún traje o vestido costoso porque simplemente sus ingresos económicos (si es que tienen alguno) no se los permite. Su educación es nula, algunos con suerte saben leer y escribir pero la mayoría no y debido a esto su vocabulario es muy pobre. No tienen idea de cómo hacer muchas cosas que para el resto de la gente resultan comunes.

Esta es, demográficamente hablando, la clase social más numerosa.



La esclavitud es la forma más absolutamente involuntaria de servidumbre humana. Un esclavo se caracteriza porque su trabajo o sus servicios se obtienen por la fuerza y su persona física es considerada como propiedad de su dueño, que dispone de él a su voluntad. Un esclavo es una mercancía que el dueño puede vender, comprar, regalar o cambiar por una deuda, sin que el esclavo pueda ejercer ningún derecho u objeción personal o legal. Existen diferencias étnicas entre el tratante de esclavos (que suele ser una persona blanca) y el esclavo (que suele ser una persona negra), ya que la esclavitud está basada en un fuerte prejuicio racial según el cual el grupo étnico al que pertenece el tratante es considerado superior al de los esclavos.

Con la llegada y conquista de América, por parte de los europeos, se trazaron planes de expansión que exigían mano de obra barata. En un principio se esclavizó a los pueblos indígenas americanos pero la legislación española se planteó muy pronto la solicitud de dicha práctica e hizo que se importaran personas esclavizadas de África, que además tenían mayor resistencia física y a las enfermedades, comenzando así un comercio a gran escala de esclavos africanos: el comercio negrero. Este incremento en el comercio negrero fue acompañado por una fuerte ideología racista: los negros son considerados seres inferiores, sin alma, asimilados frecuentemente a animales, sin tan siquiera poder ser considerados sujetos de derecho y por lo tanto considerados, jurídicamente, como cosas.

En los barcos negreros que trasladan a los esclavos desde los castillos de la costa africana, la crueldad supera cualquier límite. La estrechez, el hambre, la sed y las enfermedades hacen del viaje por mar una pesadilla que ha sido la tumba de muchos. De hecho, pese a que se escoge para esclavos a hombres fuertes y mujeres jóvenes, al menos el 25 % nunca ha llegado a su destino.

Actualmente la población negra está construida por los esclavos capturados en las costas africanas y por sus descendientes, que no pierden esa condición, sino que al nacer, la heredan. Por lo general los esclavos son utilizados en el hogar, en el comercio, como trabajadores del campo y como marineros y remeros. Con el desarrollo del sistema de plantaciones, el número de esclavos africanos importados como trabajadores del campo aumentó considerablemente y varias ciudades costeras del norte se convirtieron en centros de tráfico de esclavos. En la práctica, los derechos humanos básicos a menudo no son respetados. En ocasiones las esclavas son violadas repetidamente por su dueño y se dividen las familias al ser vendidos los miembros de casa familia a distintas plantaciones. Los malos tratos (como mutilación, marcado a fuego, encadenado y asesinato) están, en teoría, regulados o prohibidos por la ley, pero es muy frecuente el trato cruel hacia los esclavos.


► ACLARACIONES IMPORTANTES:

Todos los esclavos deben ser de raza negra, no se permite la creación de esclavos de ninguna otra raza, ni mestizos. Los avatares a utilizar deben ser de personas de raza negra o personas morenas (no morenos casi blancos, sino que de verdad parezcan de raza negra aunque su piel no sea tan oscura) que aparenten ser de raza negra.

Lo más normal es que los esclavos sean originarios de África y sus alrededores, ya que de esos sitios eran de de donde los tomaban para traficar con ellos y luego distribuirlos y venderlos a otros países. No obstante, si decides que tu esclavo sea de otro lugar, es posible, pero toma en cuenta que debes justificar el por qué es de otro sitio con un secuestro o algo similar.

Pueden existir personajes de raza negra que no sean esclavos (porque nacieron siendo hombres libres y no esclavos) y que pertenezcan a cualquier otra clase social, ya que ser negro no era una garantía de ser esclavo, pero si un personaje es esclavo, tendrá que serlo toda su vida y no gozará de ningún provilegio. Es decir, un esclavo no puede tener cosas como una casa o trabajar en donde él quiera, ya que se supone que deben ser tratados como cosas, como mercancía, y sus dueños deciden su destino.

En esa época se daban casos en los que personas de raza negra que no eran esclavos eran secuestrados y los hacían pasar como esclavos para traficar con ellos. Por supuesto, esto era ilícito, una aberración, pero ocurría, por lo que también es posible. Estas personas eran esclavizadas y no podían dejar de serlo hasta que encontraran la manera de demostrar que habían nacido como hombres y mujeres libres.

En la época ya se hablaba sobre la abolición de la esclavitud, ya que no todas las personas aprobaban el trato tan cruel que se les daba a los esclavos. No obstante, la abolición no fue un hecho hasta el año 1848.



La prostitución es una actividad muy frecuente, un medio de supervivencia bastante común en la época victoriana. Al principio era aceptada y se tenía compasión por las mujeres que se volvían prostitutas. Sin embargo, a medida que más y más mujeres empezaron a volverse prostitutas y la demanda aumentó, un creciente odio remplazó la simpatía, ya que muchas mujeres se rehúsan a reformarse.

Quienes más se dedican a esta profesión son las mujeres, aunque hay uno que otro hombre que ha decidido hacerlo de manera oficial. Estas mujeres son frecuentemente de clase baja, muy pobres, analfabetas, y que han sido echadas de sus hogares o apartadas de la sociedad por algún motivo. Muchas de ellas, en la desesperación de su pobreza y en busca de una solución a sus problemas monetarios, han caído en las garras de esta profesión denominada como la más antigua del mundo. Una solución rápida, fácil y segura, ya que los burdeles son, sin duda, uno de los sitios más frecuentados, no solo en Francia, sino en el mundo entero. No obstante, existen tres tipos de prostitutas: las callejeras que suelen ser muchachas muy jóvenes de bajos recursos que ofrecen sus servicios en la calle, las prostitutas de bar y de burdeles, que están un escalafón más arriba que las callejeras, y las prostitutas elegantes que son entrenadas, vestidas a última moda y bellísimas, muchas de ellas a cargo de una madame, aunque también hay otras que trabajan de manera independiente, que viven como reinas y que se codean con hombres de alta sociedad, incluidos personajes de la realeza.

Se calcula que hay unas 2,000 prostitutas en los barrios bajos de la ciudad. La mayoría de estas prostitutas son mujeres de muy diversas nacionalidades que se dedican a ello exclusiva o parcialmente. Casi todas van excesivamente maquilladas, con mucho labial y polvos en la cara; visten vestidos parecidos a los de las damas pero de colores más chillones y de telas más baratas que además dejan poco a la imaginación. Llevan sombreros con plumas exageradas y la ropa interior reducida a la más mínima expresión.

Las prostitutas abundan en los bares y las calles, pero también se encuentran cerca de teatros y establecimientos de ocio masculino, desde burdeles hasta locales donde los hombres beben y disfrutan de espectáculos eróticos que muchas veces están protagonizados por menores de edad. Algunas ejercen la prostitución en contra de su voluntad, por lo general en burdeles o casas, y muchas de ellas sin haber alcanzado siquiera la edad núbil. En algunos burdeles suelen hacer subastas de estas mujeres, siendo las que mayores precios obtienen las niñas vírgenes que no han alcanzado la madurez sexual.

Uno de los grandes problemas de la prostitución es la transmisión de enfermedades venéreas, llegándose a establecer que más de un tercio de las enfermedades sufridas por el ejército británico son de este tipo.

Muchas de las prostitutas suelen trabajar en burdeles, sitios donde viven –si se les da la oportunidad- además de trabajar. Otras tienen sus viviendas propias, donde son siempre mal vistas y juzgadas por la sociedad, quien no deja de verlas como una desdicha para la comunidad.

La prostitución no es legal pero de todos modos sigue practicándose.



La prostitución masculina también existe, y se refiere a varones que prestan servicios sexuales. Tanto la antigua Grecia como el Imperio romano vieron la existencia de burdeles de prostitución masculina. En la Edad Media del mundo Islámico, ejercer como prostituto era visto como cosa de personas de rango social inferior como muchachos y esclavos, mientras que quienes frecuentaban burdeles de prostitutos eran considerados pecadores y por lo tanto dicha practica no era tolerada. Hoy en día eso no ha cambiado mucho, por eso esta práctica se concentra en burdeles mucho más secretos y clandestinos, ya que el tabú de esta práctica es mucho mayor que la prostitución femenina. En una ocasión se hizo famoso el escándalo de una redada de un burdel homosexual, ya que salpicó a nombres de la aristocracia.

Prostitutos que ofrecen servicios a clientes de su mismo sexo, pueden considerarse ellos mismos como heterosexuales, pues muchos de ellos mantienen relaciones heterosexuales aparte de su trabajo de prostitución e incluso muchos de ellos están casados.

Al igual que las prostitutas, hay hombres que practican esta profesión pertenecientes a todas las clases sociales.



Los inquisidores son hombres y mujeres completamente humanos que tienen su origen en la Inquisición. La mayoría de ellos tiene esa profesión por herencia, ya que sus padres, o incluso sus abuelos, también se dedicaban a ello. Su objetivo es matar a todos los seres sobrenaturales que son considerados demonios, licántropos y vampiros sobre todo, aunque a los hechiceros y cambiantes también los consideran como tal por no ser del todo normales, aunque con ellos podría decirse que tienen un poco más de consideración. También tienen como tarea atrapar a los “Esclavos de Sangre” de los vampiros, porque saben que siempre los llevará al paradero del vampiro para cazarlo.

Son personas aparentemente normales, que viven en la sociedad como cualquier otro habitante, eso significa que su deber es pasar desapercibidos la mayoría del tiempo, ya que su fin no es el ir divulgando por ahí su profesión o arruinarían sus cazas. Están armados siempre con plata, armas de fuego e incluso espadas. Todos estos instrumentos de defensa contra seres sobrenaturales los saben usar a la perfección porque se les entrenó desde muy jóvenes para ello. Están bien preparados porque saben que sus enemigos son fuertes y saben dar batalla. También tienen mucho conocimiento sobre el tema en cuanto a la lectura de refiere, han leído mucho sobre las criaturas, tanto que muchos de los Inquisidores saben identificarlos a través de ciertos rasgos físicos o incluso psíquicos. Tienen en su poder toda clase de artefactos que sirven para combatir a las criaturas que deben cazar, algunas de las que destacan son: crucifijos, estacas, agua bendita, cuchillos, pistolas, balas de plata, biblia, etc. Un kit de un Inquisidor sería algo como esto.

Generalmente tienen un centro de operaciones donde llevan a los 'demonios' que capturan y los matan, la cual es secreta y jamás deben revelar. La mayoría de ellos lleva la religión en los huesos, son muy católicos, porque su misión es actuar por obra de Dios, y para eliminar a todo lo que amenace con la estabilidad de la raza humana. Cruces de plata penden de su cuello, mismas que utilizan para la protección contra sus enemigos. Algunos se infiltran a trabajar en lugares donde saben que encontraran a sus presas, los siguen y los identifican para luego matarlos. Están constituidos de forma piramidal, tienen sus líderes y cada líder se encarga de un grupo de Inquisidores dividiéndose en áreas geográficas. Como pertenecen a la Iglesia, tienen recursos monetarios inagotables, no son pobres, así que se pueden dar el lujo de tener sus informantes.

Los Inquisidores tienen estrictamente prohibido relacionarse de manera sentimental (o de algún otro tipo) con las criaturas que deben cazar, ya que sería como traicionar a los suyos y a su profesión heredada. Su único objetivo es matarlos, sin piedad y sin excepciones. Da click aquí para ver las armas que utilizan.


► ACLARACIONES IMPORTANTES:

Los Inquisidores sólo pueden ser de clase alta o media, no de la clase baja.

No puede haber Inquisidores que sean de otra raza, deben ser humanos. Los únicos sobrenaturales que entran en esa categoría son los "Condenados".

Para tener más información acerca de esto favor de leer este tema.



Los Cazadores se desenvuelven en el mundo de la cacería casi del modo modo que los Inquisidores, la única diferencia que existe entre ellos es que los Inquisidores obedecen a los mandatos impuestos por la Iglesia, trabajan en equipo y en el nombre de Dios, mientras que los Cazadores son independientes, no rinden cuentas ni obedecen a nadie, mucho menos a la Iglesia. Son hombres y mujeres que por alguna razón han sido motivados a cazar criaturas demoníacas, pero atención: ellos sólo cazan a los seres realmente sobrenaturales y que son peligrosos para la humanidad, a aquellos que representan la muerte, como a los vampiros, licántropos y cambiantes. Ellos no cazan a los hechiceros ni a los gitanos porque no creen que sean demoníacos como la Iglesia se ha encargado de gritar a los cuatro vientos, ellos los ven como humanos con habilidades diferentes, nada más.

Puede que algunos Cazadores hayan heredado esa tarea por sus padres o sus abuelos, o puede que simplemente hayan tenido un pasado devastador que los orilló a interesarse a tomar venganza y acabar con estos seres. Los hay de todas clases sociales: clase alta, clase media y clase baja, incluso puede que exista uno que otro perteneciente a la realeza.

El hecho de que no estén al mandato de la Iglesia no implica que no sean disciplinados, son igualmente cuidadosos y se mueven por la sociedad con suma discreción; nunca revelarán su profesión a cualquier persona ya que sería altamente peligroso para ellos ser descubiertos. La mayoría de ellos no son creyentes de la Iglesia ni de Dios (por eso han decidido no formar parte de la Inquisición), pero muchos de ellos respetan las creencias de los que sí son creyentes.

El hecho de que los Inquisidores y ellos no sean iguales no significa que sean rivales, pero sí está claro que poseen diferentes pensamientos. Sus armas de caza son exactamente las mismas que las de los Inquisidores: pistolas, cuchillos, dagas, estacas, plata, rifles, etc. a excepción de los elementos religiosos, los cuales creen innecesarios. Odian de una manera extraordinaria a los seres que cazan, por lo tanto no es común que sientan simpatía por ellos o se lleguen a relacionar entre sí… a menos de que sea para atraparlos. Se ha dado el caso en el que algunos Cazadores trabajan juntos, en pequeños grupos, pero sólo si ellos lo desean, ya que la mayoría trabaja por separado y de manera completamente independiente.

No poseen habilidades sobrenaturales porque son exclusivamente humanos, a la fecha no se ha sabido que haya un Cazador que pertenezca a otra raza.

Da click aquí para ver las armas que utilizan.


► ACLARACIONES IMPORTANTES:

Los Cazadores pueden ser de cualquier clase social: alta, media o baja.

No puede haber Cazadores que sean de otra raza, son 100% y exclusivamente humanos (no incluye a los brujos ni gitanos).









Última edición por Nigel Quartermane el Lun Feb 02, 2015 10:34 pm, editado 2 veces



No se es amigo de una mujer cuando se puede ser su amante.

I represent to you all the sins you never had the courage to commit.:
LOOK AT ME:
The past is never where you think you left it:
THANKS!:
avatar
Nigel Quartermane
Vampiro/Realeza [Admin]
Vampiro/Realeza [Admin]

Mensajes : 9634
Puntos : 5341
Reputación : 487
Fecha de inscripción : 11/01/2010
Edad : 30

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario http://www.victorianvampires.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Descripción de Razas y Rangos

Mensaje por Nigel Quartermane el Lun Ene 19, 2015 10:06 pm


HUMANOS CON PODERES

Los gitanos son una comunidad o etnia originaria del subcontinente indio, que data de los Reinos medios de la India, con rasgos culturales comunes aunque con enormes diferencias entre sus subgrupos. Se encuentran asentados principalmente en Europa, aunque están presentes también, pero en menor proporción, en el resto del mundo.

Desde siempre los gitanos han tenido un estilo de vida parcialmente nómada, pero el nomadismo no ha sido una causa, sino una consecuencia de la persecución y la marginación que han sufrido toda su vida. Los castigos hacia la comunidad gitana recaían siempre tradicionalmente sobre las poblaciones sedentarizadas, lo que ha hecho poco atractivo para ellos el asentamiento, acentuado así el su carácter itinerante.

En un principio, los gitanos fueron bien recibidos en Europa, pero no tardaron en surgir ciertas enemistades debido a las marcadas diferencias de estilo de vida y tipo de sociedad. En España, donde gozaron de total libertad bajo el dominio musulmán, su situación cambió después de la Reconquista cristiana. En Francia, la primera represión oficial contra los gitanos tuvo lugar en 1539, fecha en la que se ordena su expulsión de París. De forma análoga, en 1563, los gitanos se vieron obligados a abandonar Inglaterra bajo amenaza de muerte. Durante el siglo XVII, en Hungría y Rumania muchos fueron esclavos.

Debido a la dispersión de los gitanos, su cultura y organización social varía ampliamente. Sin embargo, una de las características sobresalientes es su arraigado sentido de cohesión de grupo y de exclusividad, y el marcado carácter sagrado de sus tradiciones, muchas veces contrarias a las de la sociedad en la que tienen que vivir. El contacto con individuos ajenos a su pueblo se considera en principio arriesgado por la posible pérdida de identidad que puede provocar; ello quizá derive de las creencias religiosas de sus antepasados hindúes, aunque admitan en su seno a cualquier persona que acepte sus leyes y costumbres.

La lengua gitana es el romaní, un idioma indoeuropeo, sin embargo, la mayoría de los gitanos del mundo habla la lengua del territorio en que habita. Están divididos en grupos que a veces reciben el nombre de ‘naciones’, definidas generalmente por el área geográfica de asentamiento o de procedencia reciente. En el aspecto religioso, algunos han adoptado la religión del país en que viven; por ello hay católicos, ortodoxos, protestantes y musulmanes. Sin embargo, prefieren realizar sus ritos en sus propios templos, en sus hogares o durante la celebración de sus fiestas.

Los gitanos tienen una organización familiar en la que los ancianos (patriarcas) ocupan posiciones de respeto y autoridad. Los matrimonios se suelen concertar entre los de su misma comunidad y son la expresión de un deseo por crear alianzas entre familias o clanes. No es bien visto dentro de su comunidad el que una gitana quiera unirse a alguien que no es gitano o que un gitano hombre lo haga con una mujer que tampoco es gitana. Existe una moral sexual muy estricta y es todavía frecuente que las muchachas solteras salgan acompañadas. Algunos grupos mantienen la costumbre del ‘precio de la novia’, pago realizado por la familia del novio como indemnización por la pérdida de la hija y como garantía de que recibirá un buen trato.

Para el resto de los habitantes de una comunidad los gitanos son personas extrañas y hasta peligrosas; suelen evitarlos ya que se tiene la creencia de que la mayoría de ellos son brujos y practican hechicería, incluso que podrían lanzar maldiciones sobre otras personas. Esto no es del todo falso, pero es mentira que tienen la capacidad de maldecir a alguien de por vida. Son misteriosos, algunos estafadores, ya que no todos tienen habilidades, aunque la mayoría afirma tenerlos. Por ejemplo, muchos dicen tener poderes adivinatorios y leen el destino de las personas en sus manos para con ello ganar dinero estafando a la gente, pero en realidad solo algunos tienen dones como ese..

Visten de una manera característica, las mujeres llevan zapatillas sin tacón y a veces sin talón, amplias faldas muy coloridas con crinolinas, blusas ligeras, pelo suelto (símbolo de su femineidad), uñas largas y algunas usan siempre una pañoleta en la cabeza (especialmente si son mujeres casadas). También suelen usar joyería muy llamativa pero no valiosa como aretes grandes y múltiples collares de colores. Los hombres suelen llevar el cabello largo y gustan de usar ropas holgadas y coloridas, es común verlos con pañuelos sobre la cabeza o alrededor del cuello.

Los gitanos son de bajos recursos económicos, algunos venden cosas que ellos mismos fabrican en el mercado, otros viven de leer el tarot y adivinar el futuro. Viajan en sus propias carretas en grupo hacia otras ciudades o países. Es común que hagan fiestas donde los únicos invitados son los de su propia comunidad, y cuando llegan a asentarse en un lugar, colocan carpas que es donde viven. Se llevan bien con los hechiceros ya que sus dones son parecidos, pero con el resto de la gente son desconfiados debido a como se les ha marginado durante tanto tiempo.

Existen varios mitos acerca de los gitanos, por ejemplo el que de ellos creen que un niño nace en un mundo de fuerzas poderosas, positivas y negativas, es decir del bien y del mal. Por tanto el niño debe ser bautizado lo antes posible; es decir, durante una ceremonia se le debe salpicar con agua salada y darle un nombre. En Escandinavia, este rito se lo hace formando una fogata grande en la puerta de la tienda del alumbramiento. La intención es mantener distante cualquier ente del mal hasta que se consagra al niño.






Un hechicero es un individuo al que se le atribuye la capacidad de modificar la realidad o la percepción colectiva de ésta de maneras que no responden a una lógica causal, lo que se puede expresar finalmente, por ejemplo, en la facultad de curar, de comunicarse con los espíritus y/o dioses y de presentar habilidades visionarias y adivinatorias.

Un hechicero es respetado y temido por igual. Posee conocimientos misteriosos, múltiples facultades, logra comunicarse con el mundo sobrenatural, rompe maleficios y ahuyenta o atrae demonios y encolerizadas divinidades. Los hechiceros son los transmisores de la antigua magia, del conocimiento, por así decirlo, del don o de la palabra. Activan sus poderes mediante el conocimiento del estudio de uno mismo y de la materia que hay en su entorno.

Existen hechiceros que practican la magia negra y magia blanca. La magia negra sirve al mal: el individuo hechizado debe enfermar o incluso morir. Por el contrario, la magia blanca persigue el bien de una forma u otra: las enfermedades desaparecen por encanto. Algunos hechiceros no saben de justicia ni injusticia, su único fin es servir.

Son mujeres y hombres humanos, no sobrenaturales. Sus prácticas no son bien vistas en la sociedad ya que piensan que son aliados del demonio y Satanás. Es por eso que ejercen sus prácticas de manera clandestina y discreta. La mayoría de los hechiceros poseen sus habilidades gracias a sus padres o alguien que les mostró cómo llevar a cabo estas prácticas.

Estos hombres y mujeres creen plenamente en la existencia de los vampiros, ya que están acostumbrados a estos temas. Su forma de vestir es normal, algunos van muy elegantes por la calle sin levantar la menor sospecha entre los que los observan. Los hay de todas las clases sociales. En sus viviendas tienen toda clase de libros, hierbas y cosas relacionadas con su actividad hechicera.

En tiempos pasados se dio una persecución particularmente intensa de la brujería, conocida como caza de brujas. Esta persecución afectó a la práctica totalidad del territorio europeo, si bien fue particularmente intensa en Centroeuropa, en los estados semiindependientes bajo la autoridad nominal del Sacro Imperio Romano Germánico, y en la Confederación Helvética. Se calcula una cifra aproximada de 110.000 procesos y 60.000 ejecuciones.

La caza de brujas tiene su origen en la Inquisición, tribunal creado por el Papado para perseguir la herejía, pero que a partir del siglo XIV comenzó a prestar atención al fenómeno de la brujería. La principal acusación contra las brujas es la de demonolatría, o adoración del Diablo, concretada ya en una obra clásica sobre el tema, el Malleus maleficarum ("Martillo de brujas"). Contra lo que suele creerse, la mayor parte de los procesos por brujería los llevaron a cabo tribunales civiles, y la Inquisición solo tuvo un papel preponderante en los primeros años de la caza de brujas. Los procesos tuvieron lugar por igual en países católicos y protestantes. En los territorios de religión ortodoxa, en cambio, las cazas fueron de intensidad mucho menor. Durante estos procesos, se aplicó con frecuencia la tortura para obtener confesiones y si no se obtenía se quemaba en leña al acusado de brujería.






Un esclavo de sangre (también conocidos como “ghouls”) es un humano que ha bebido sangre de vampiro, ya sea una o varias tomas. La sangre del vampiro le proporciona poderes al mortal que le hacen ser superior al resto de los humanos, convirtiéndole en una especie de híbrido entre una y otra raza, un escalón intermedio. La sangre del vampiro le permite resistir y curar daños que matarían a mortales corrientes, les otorga algunos poderes de éste y les hace más longevos. Todos estos beneficios implican que el esclavo de sangre no pueda dejar de tomar sangre de vampiro, sea del mismo o de otro diferente. Un esclavo de sangre obedecerá al vampiro que le haya dado de beber su sangre, no a otros.

Un esclavo de sangre no controlará casi ninguno de los actos de su cuerpo, será plenamente consciente de las atrocidades que cometa el demonio (vampiro) que tan voluntariosamente ha invitado a que le posea, hasta que algún alma piadosa lo libere de su prisión matando a ese vampiro. Pero mientras eso no ocurra, el esclavo de sangre se volverá adicto, como cualquier drogadicto. Y siempre querrá más, lo que a la larga será peligroso. Cuando beba sangre de vampiro, comenzará a sentir un calor abrasador que llegará desde todas direcciones. Su mente comenzará a desvanecerse, pero sin desaparecer por completo. Por un momento, el dolor que ocasionará la sangre de vampiro corriendo por sus venas, adhiriéndose a su cuerpo, será insoportable, pero estará hundido en un trance tan dominante que ni siquiera podrá gritar o moverse. La sangre de vampiro lo impregnará, ultrajará en lo más profundo de su alma. Y cuando al fin despierte y pueda incorporarse, tendrá un nuevo amo, a quien obedecerá sin chistar. Será lo más parecido a estar poseído y beberá completamente sediento de poder.

Normalmente el esclavo de sangre va vinculándose al vampiro que le da sangre (a partir de ese momento conocido como “Domitor”), desarrollando el falso lazo de afecto que da cualquier vínculo de sangre con él. Pese a la sangre de vampiro que bebe, un esclavo de sangre sigue pudiendo caminar a la luz del sol como cualquier mortal, come y bebe, practica el sexo y es capaz de hacer todo lo que hacía antes de ser esclavo de sangre, y eso es lo que beneficia a su amo no muerto, ya que conscientes del gran peligro que conlleva su letargo diurno, los vampiros han buscado infinidad de medios, no solo para protegerse en esas horas de indefensión, sino también para hacer marchar sus negocios (sean de la índole que sean) mientras descansan cómodamente en sus refugios durante el día. Por eso a lo largo de los años han utilizado a los esclavos de sangre, quienes obedecerán a todo lo que se les pida sin poner objeción alguna, pidiendo una sola cosa a cambio: nuevas dosis de sangre. Harán todo lo posible por volver a vivir la experiencia una y otra vez.

Un esclavo de sangre tiene asegurado el suministro de sangre de su vampiro Domitor, al menos mientras se porte de la forma que su amo espera de él. Ellos conocen la cruda realidad: existen mientras su Domitor desee que lo hagan. Algunos vampiros enseñan a sus esclavos de sangre cómo usar sus facultades sobrenaturales, y si con el paso del tiempo ven potencial en ellos, no es nada raro que finalmente decidan transformarlos si los creen dignos de ello. Todos los esclavos de sangre desean llegar a ser vampiros, es lo que más quieren en este mundo, pero no todos lo logran. Todos sucumben a la tentación de esta falsa inmortalidad que les promete el vampiro Domitor, y muchos permanecerán así para siempre, sirviendo, mientras que otros serán elevados al grado de neófito del que una vez fuera su Domitor, si es que éste decide convertirlos.

Si un esclavo de sangre interrumpe de manera permanente sus dosis de sangre de vampiro, este no morirá pero volverá a ser un humano común y corriente, y si durante un tiempo estuvo prolongando su vida gracias a la longevidad que la sangre le proporcionaba, al dejar de beberla su edad real y los achaques le llegarán de golpe. Se dice por ahí que jamás vuelven a ser los mismos, que algunos hasta enloquecen o mueren al poco tiempo.

Los Nosferatu no suelen tener esclavos de sangre porque consideran que no los necesitan y porque su sangre es tan corrosiva (y al mismo tiempo valiosa) que no puede ofrecérsele así como así a cualquiera. Si un humano bebe sangre de Nosferatu sin llegar a ser convertido, puede sufrir deformaciones físicas.

Los esclavos de sangre también son perseguidos por los inquisidores y cazadores y están expuestos a ser cazados como animales para obtener información, ya que tarde o temprano guían a éstos hasta el vampiro Domitor.


► ACLARACIONES IMPORTANTES:

Cualquier persona (siempre y cuando sea humano) puede llegar a ser esclavo de sangre. En el caso de los niños y ancianos es necesario utilizar el sentido común, ya que un niño o un anciano podrían no soportarlo a ser el primero tan joven y el segundo tan viejo. Esto no significa que no pueda haber niños o ancianos esclavos de sangre, pero si esto ocurre deberán ser casos muy contados y casi un milagro que hayan sobrevivido a ello. Aún así, en el caso de ambos, deberán ser niños no muy pequeños ni ancianos no muy viejos.

Un esclavo de sangre puede llegar a serlo siendo forzado o también por voluntad propia.

Los vampiros Nosferatu no tienen esclavos de sangre y tampoco los neófitos (vampiros que tienen poco tiempo de haber sido creados) ya que aún no han desarrollado sus poderes por completo.

En el caso de las mujeres, en cuanto empiezan a ser esclavas de sangre, sus ciclos fértiles se ven afectados (nulos) a causa de la ingesta de sangre de vampiro, por lo que no podrá quedar embarazada mientras siga bebiendo sangre de vampiro y dar a luz a un ser semi-vampiro, y si están embarazadas en el momento en que empiecen a ser esclavas de sangre, perderán al hijo que estén esperando. De igual forma, los hombres que sean esclavos de sangre no podrán procrear durante el tiempo que permanezcan siéndolo, su fertilidad se verá afectada al igual que el de la mujer.

Beber una sola vez sangre de vampiro no hará a nadie esclavo de sangre; debe beberla en varias ocasiones. Es como una persona drogadicta: con probar una vez una droga no se hará drogadicto; ya de él dependerá si vuelve a consumir una segunda o una tercera vez, hasta que ya no controlará sus deseos de consumir y se volverá dependiente. Es lo mismo con los esclavos de sangre. Incluso, si una persona bebe sangre de vampiro en una ocasión, así como podría gustarle, también podría no hacerlo, entonces eso determinaría si se convierte o no en adicto. Cada quien decidirá el destino de su personaje.

Los esclavos de sangre llegan a ser longevos gracias a la sangre de vampiro que beben, pero no viven eternamente ni llegan a vivir 200 años como otras razas; favor de no abusar de esta habilidad para alargar su vida exageradamente. Tampoco es necesario que coloquen en las fichas de sus personajes edad real y edad aparente, como en el caso de otros seres, ya que su longevidad no es tanta como la de ellos.






Los fantasmas son supuestos espíritus o almas desencarnadas que se manifiestan entre los vivos de forma perceptible (por ejemplo, tomando una apariencia visible, produciendo sonidos o aromas o desplazando objetos) principalmente en lugares que frecuentaban en vida, o en asociación con sus personas cercanas. Se dice que solo aquellas personas vivas que poseen cierta sensibilidad son los que son capaces de verlos y sentirlos. Quienes dicen haberlos visto los describen como siluetas o sombras monocromas, por lo general oscuras o blanquecinas, más bien difuminadas, nebulosas o antropomórficas, de carácter inmaterial y trasparentes, que flotan y pueden no estar completas o no tener rasgos definidos ni rostro; pero también y más raramente aparecen opacos, de cuerpo entero y con apariencia humana normal, dando incluso la apariencia de una persona viva. También se dice que cuando algún fantasma está presente, la temperatura del lugar baja considerablemente y se torna fría y húmeda, con una atmósfera lúgubre y fuera de este mundo.

En sus apariciones ante los vivos los pueden acompañar aromas penetrantes, golpes, ruidos (generalmente pasos), música o voces (los hoy llamados fenómenos electrónicos de voz, mal llamados psicofonías). Su aparición provoca a veces en seres humanos de su entorno fatiga o depresión. Es bastante común, además, que en su proximidad se apaguen las luces, de forma que parecen manipular (absorber, y menos frecuentemente expulsar) una cierta energía cinética (en forma de movimientos de objetos, frío o calor) o eléctrica, o estar relacionados con distorsiones en las mismas.

Los fantasmas o espíritus, poseen la habilidad de dejarse ver solo por aquellos que ellos desean que los vean, y si ellos quieren que ciertas personas no las visualicen, pueden hacerlo y pasar desapercibidos. Los hechiceros suelen tener mucho contacto con ellos debido a sus prácticas relacionadas con lo sobrenatural, los invocan, les piden ayuda, pero a pesar de todo jamás podrían volver a la vida por más fuerte que fuese algún hechizo.

Algunos de los fantasmas suelen mostrarse con heridas (pero eso depende del fantasma y de su situación), según las circunstancias en las que hayan muerto. Algunos pudieron haber muerto de manera trágica, asesinados; otros pudieron haber muerto sencillamente por causas naturales. Se dice que los espíritus son almas de las personas fallecidas que decidieron quedarse en el mundo de los vivos para saldar cuentas pendientes y que no se irán hasta que lo logren.


► ACLARACIONES IMPORTANTES:

Cualquier persona que haya sido humana en vida, una vez muerta puede llegar a ser un fantasma, esto incluye a gitanos, hechiceros, cambiantes y licántropos.

Los únicos que no pueden llegar a ser un fantasma son los vampiros, ya una vez que mueren se hacen cenizas y mientras estuvieron en el mundo de los vivos eran muertos vivientes.












Última edición por Nigel Quartermane el Lun Ene 19, 2015 10:43 pm, editado 1 vez



No se es amigo de una mujer cuando se puede ser su amante.

I represent to you all the sins you never had the courage to commit.:
LOOK AT ME:
The past is never where you think you left it:
THANKS!:
avatar
Nigel Quartermane
Vampiro/Realeza [Admin]
Vampiro/Realeza [Admin]

Mensajes : 9634
Puntos : 5341
Reputación : 487
Fecha de inscripción : 11/01/2010
Edad : 30

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario http://www.victorianvampires.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Descripción de Razas y Rangos

Mensaje por Nigel Quartermane el Lun Ene 19, 2015 10:13 pm


OTRAS ESPECIES

Desde los inicios de los tiempos existen estos seres inmortales, criaturas moradoras de la noche, que se alimentan de la sangre de otros para subsistir día a día. Un Vampiro está clínicamente muerto, su corazón no late, no respira, su piel está fría, no envejece (y por obvias razones su apariencia nunca cambia), pero aún puede pensar, caminar, hablar, cazar y matar. Por eso, para mantener su inmortalidad artificial, debe consumir sangre periódicamente. Son depredadores, aunque físicamente no lo parezcan, ya que suelen verse como cualquier otro ser humano, lo que les ayuda a pasar desapercibidos. No obstante, existen signos inequívocos que nos pueden ayudar a identificarlos. Su piel es blanca como la nieve y tan perfecta que a menudo dan la impresión de ser estatuas de marfil meticulosamente cinceladas; sus uñas (a veces largas, dependiendo del vampiro) son cristalinas y su piel fría y dura; sus ojos, de inquietante y penetrante mirada, poseen un extraordinario brillo sobrenatural. Se dice que entre vampiros pueden calcular la edad aproximada con solo verse a los ojos.

La mayoría de los vampiros, al haber vivido tantos años, viajado alrededor del mundo y conocido tantas culturas, se han cultivado; son seres refinados, corteses y respetuosos… al menos en apariencia. Pero no hay que olvidar que, debajo de sus elegantes trajes y detrás de sus elaboradas e ingeniosas frases, se esconde una bestia que tarde o temprano habrá de emerger. Por supuesto, ellos intentan mantener su identidad oculta de los ojos de la sociedad, lo cual no es sencillo, pero tomando en cuenta sus múltiples habilidades, lo lograrán siempre sin mucho problema. Siempre encuentran la manera de persuadir a sus víctimas y acabar con ellas en un lugar apartado, o quizá en sus propios hogares, ya que los hay de todas las clases sociales y es común encontrarse con vampiros poseedores de fortuna, dueños de mansiones o fincas, entre algunas de sus propiedades. El vampiro seduce, somete, y luego se alimenta; somete de tal manera a sus víctimas, que casi siempre da la impresión de que son ellas las que finalmente se entregan, a veces sin necesidad de violencia, ni asaltos en contra de la voluntad de la víctima, si no una especie de danza de seducción que finalmente acabará con una entrega total.

Los vampiros tienen una peculiar forma de vestir que siempre llama la atención, y si a eso se le suma la belleza extranormal de la que son poseedores, ya podemos imaginar el grado de persuasión que tienen sobre los simples mortales. Todos, sin excepción, son elegantes, sofisticados y sumamente seductores. Muchos llevan cabello largo, otros lo llevan corto, pero no hay que olvidar que una vez un humano es transformado en vampiro, su apariencia nunca cambiará, conservará el mismo aspecto que tenía justo en el momento de su transformación, pues “el abrazo” de su creador lo congelará para siempre en esa edad y apariencia, lo que no le permitirá jamás cambiarla. Si un vampiro cortara su cabello, por ejemplo, éste volvería a crecer al instante, y así mismo ocurriría con todo. Están condenados a lucir del mismo modo por el resto de la eternidad, aunque los más observadores notarán una mirada distinta en ellos, más primaria, cruel y salvaje. La mirada de un depredador cuyos sentidos serán ahora más agudos.

Otra característica física importante de los vampiros, son sus colmillos, largos, puntiagudos y mortíferos, mismos que no son retráctiles, lo que significa que no pueden ocultarse, a menos de que procuren no abrir demasiado la boca y ser cuidadosos al hablar. Los colmillos son la principal arma de los vampiros, sin ellos no serían nada, ya que les sirven para alimentarse.

Son criaturas nocturnas, por lo tanto los vampiros solo salen de noche, ya que la luz del sol es mortal para ellos. Si alguno llegase a estar en contacto con los rayos del sol, éste simplemente moriría haciéndose cenizas en cuestión de minutos. Cuando un vampiro se expone tan solo algunos segundos al sol, su piel se empieza a oscurecer y se forma una profunda herida, y aunque poseen la habilidad de la regeneración, suele ser una experiencia bastante dolorosa para ellos. No obstante, si un vampiro se expone tan solo unos pocos minutos al sol, sus heridas sanarán (el tiempo en que se curarán dependerá de la gravedad de las heridas), y si permanece bajo la luz del sol más tiempo, inevitablemente se consumirá hasta volverse cenizas.

Debido a la amenaza que significa los rayos del sol, duermen en ataúdes (sobre todo los más antiguos, aunque más que dormir es una especie de descanso, ya que los vampiros no duermen), ya que de esta manera se protegen por completo de la luz solar. Sin embargo, algunos otros omiten el ataúd y simplemente acondicionan sus hogares con gruesas cortinas, de modo que la luz solar jamás entra a sus hogares durante el día. Algunos permanecen en sótanos durante el día para mantenerse a salvo y, cuando llega la noche, son libres nuevamente.

Los vampiros viven comúnmente en pareja, pero no necesariamente con alguien de su sexo opuesto, ya que lo que ellos buscan al final de cuentas es compañía, ya que existe la teoría de que un vampiro que se mantiene completamente solo se deteriora más fácilmente si no se hace acompañar de otro de su misma especie. Si están solos mucho tiempo, pueden debilitarse y morir, es por eso que la mayoría siempre está buscando un compañero, ya sea otro vampiro o quizás un humano al que puedan transformar.

Los vampiros sólo beben sangre (principalmente humana), aunque a algunos también les gusta beber vino de vez en cuando. No le temen a los crucifijos o a las iglesias, tampoco al ajo; todos esos son mitos. También es mentira que no pueden reflejarse en los espejos. Los vampiros también pueden llorar lágrimas como una persona normal, pero es realmente extraño ver a un vampiro en esas condiciones ya que son fuertes y fríos; la mayoría pareciera que carece de sentimientos.

El máximo de días que pueden pasar sin beber sangre son tres, pero para ese entonces ya se sienten debilitados y el color de su piel se nota aún más pálido de lo que normalmente es. Si un vampiro pasa más de tres días sin alimentarse, se debilitará aún más y, dependiendo de los días que pase en esa situación, correrá el riesgo de morir de debilidad. Algunos vampiros que llegan a verse privados de beber sangre humana, beben sangre animal; algunos utilizan esta práctica como una táctica efectiva para mantenerse con vida en determinadas situaciones, solamente mientras pueden volver a beber sangre humana, ya que la animal, si bien los mantiene con vida, nunca será suficiente para ellos y seguirán débiles.

La única manera en la que un humano puede transformarse en vampiro es solo si un vampiro bebe de él y luego le ofrece su sangre. A esto se le conoce comúnmente como “el abrazo”. El proceso en sí no es muy complicado, si se posee el suficiente autocontrol y poder para realizarlo. Cuando una víctima se encuentra frente a un vampiro, es -casi siempre- muy sencillo que quede hipnotizada y seducida por éste, entonces el vampiro busca la arteria carótida de su víctima (los vampiros prefieren la sangre limpia, de ahí que elijan esa zona), a la que accede fácilmente desde el lateral del cuello, y clava sus colmillos con una gran precisión. De este modo puede beber de la víctima todas las veces que necesite sin que se desangre excesivamente, si tiene el suficiente autocontrol, o de lo contrario puede beber de la víctima hasta desangrarla por completo, no dejando ni una sola gota, logrando que la víctima vaya muriendo poco a poco de debilidad. Una vez que ya no queda sangre en el cuerpo del mortal, justo en su último hálito de vida, el vampiro creador le da de beber de su sangre y llena con su propia sangre el cuerpo de la víctima. Una sola gota de sangre vampírica sobre la boca de la víctima moribunda es suficiente para que despierte la sed y comience a beber, y al cabo de unos minutos empiece su transformación, la cual suele ser muy dolorosa y puede durar desde algunas horas hasta varios días, dependiendo de cada persona.

La transformación de un humano en vampiro, como ya se dijo, es muy dolorosa; la muerte llega lentamente a cada uno de sus órganos hasta que cada uno de ellos deja de funcionar. Pronto, el corazón ya no le late, los pulmones no respiran, y el estómago tampoco hace la digestión. De ahí que el único alimento que necesita un vampiro sea la sangre de un ser vivo, y la necesita, precisamente, para impedir que continúe el proceso de putrefacción de su cuerpo. La sangre que bebe un vampiro ya no pasa ya por venas ni arterias, si no que se distribuye homogéneamente por el interior del cuerpo mediante ósmosis. Es algo paradójico que se diga de los vampiros que son inmortales, porque realmente lo son mientras encuentren sangre que permita que no se descomponga su cuerpo. Un vampiro también tiene sus propias luchas internas. Siente una obsesión, por no decir adicción, a la sangre. El Hambre del vampiro nunca descansa y lo lleva a estar siempre al límite, en eterno conflicto sobre alimentarse o dejarse llevar totalmente para saciar la Sed. Es duro convivir con la Bestia dentro que, constantemente, lucha para ser liberada y cometer los crímenes más atroces. Sólo los vampiros con gran autocontrol muestran esa poca humanidad que, a veces, parecen tener.

No todas las mordidas de vampiro a un humano acaban siendo una conversión de un mortal a un inmortal. Si el mortal es mordido pero no es desangrado, no muere, solamente queda débil y anémico por la pérdida de sangre, y la gravedad de su herida dependerá de la cantidad de sangre del que se le haya despojado. Hay humanos que son mordidos, quedan débiles, pero al cabo de unos días se recuperan y continúan con su vida de manera normal. También hay casos en los que un vampiro no solo bebe cierta cantidad de sangre de la víctima, sino que el mortal también recibe cierta cantidad de sangre del vampiro, sin haber sido previamente desangrado hasta la última gota, lo que no da paso a una trasformación. Un humano que ha bebido cierta cantidad de sangre (bastante pequeña), sigue viviendo normalmente, aunque adquiere una nueva fuerza y vitalidad. Le afecta menos el paso del tiempo y su aspecto es de lo más saludable, pero se crea una dependencia con el vampiro de manera que podríamos decir que pasa a ser su “esclavo de sangre” (favor de leer la descripción de esta raza para más detalles), haciendo todo lo que el vampiro le pida por un poco más de su sangre. Un vampiro puede tener más de un esclavo de sangre, si así lo desea, aunque debe tener cuidado de no exagerar en la cantidad ya que mientras más esclavos tenga, más sangre es la que deberá proveerles, lo cual a la larga lo perjudicaría debilitándolo, y a sus poderes.

Los vampiros neófitos (o neonatos) son los únicos que no pueden esclavizar a los humanos, por lo tanto es imposible que tengan esclavos de sangre. Esto es porque los vampiros neófitos son vampiros que fueron creados recientemente, por lo tanto son inestables, salvajes y les resulta casi imposible controlarse; su sed es insaciable, actúan según sus instintos y, aunque son increíblemente fuertes físicamente, no poseen aún mucha inteligencia en cuanto al combate, ya que sus habilidades no han sido plenamente desarrolladas y, al ser novatos, aún no han las han descubierto todas, y mucho menos cómo manejarlas. Un vampiro puede considerarse neófito cuando aún no ha cumplido un año desde su transformación; luego del año o año y medio, deja de ser considerado como tal y empieza a estabilizarse y a controlarse en todos los sentidos. El poder de un vampiro aumenta con la edad: a medida que crecen en edad y entendimiento, aprenden a utilizar su sangre para invocar poderes mágicos y secretos, a los que llaman Disciplinas.

Muchos de los vampiros, tanto hombres como mujeres, suelen sentirse atraídos por vampiros o humanos de su mismo sexo y esto podría dar a entender que son bisexuales, pero realmente eso depende del vampiro. Los vampiros no pueden tener hijos, son completamente estériles y no hay manera de cambiar ese hecho.


► ACLARACIONES IMPORTANTES:

Recuerda: la apariencia física de un vampiro nunca cambia. En el momento en que es transformado, su físico se "congela" en ese momento de su vida, por lo que vivirá condenado a lucir siempre exactamente igual. No les crece el pelo, ni las uñas; no pueden modificar su aspecto en ningún sentido.

No lo hemos incluido dentro de los poderes de los vampiros, pero todos (a excepción de los neófitos, vampiros que tienen un año y menos de un año de haber sido creados) poseen la habilidad de dominar a un humano por medio de su sangre, es decir, de tener esclavos de sangre. Para más información favor de leer la descripción de los esclavos de sangre.

La edad máxima permitida para un vampiro son 6,000 años. No está permitido crear vampiros que sobrepasen esta edad (a excepción de los Nosferatu), esto es con el fin de no abarcar épocas o años en los que aún no existían civilizaciones propiamente dichas.

En el mundo del vampirismo no es común la existencia de vampiros niños, pero tampoco es imposible. Desde luego, si existiera un vampiro niño, su edad sería solamente aparente y no puede aparentar tener menos de siete años. Si un niño es mordido antes de los siete años, no se transformará en vampiro, simplemente morirá porque su cuerpo no lo resistirá. Favor de usar el sentido común en este tema, ya que el hecho de que sea tan rara la existencia de un vampiro con apariencia de niño es precisamente porque al ser tan pequeños lo más normal es que no soporten la transformación y mueran en el proceso, pero si ocurriera deberán ser casos muy contados y casi un milagro que hayan sobrevivido a ello.






Nadie sabe con exactitud el verdadero origen de estos seres, pero no hay duda de que, de todos los vampiros, los Nosferatu son quienes más agudamente sienten la Maldición de Caín. Su sangre es diferente a la del resto de los vampiros y su Abrazo es una experiencia atroz al arder por sus venas moribundas la sucia sangre de su especie, deformando sus cuerpos en apariencias monstruosas. Todos y cada uno de los vampiros Nosferatu son rehechos en un horror deforme y repugnante. Una vez que el cambio se completa, lo que puede llevar una semana, ni siquiera los ciegos los pueden confundir con humanos, pues muchos de ellos tienen un hedor horrendo que ofende a las narices temerosas de Dios. Una sola mirada a su horrible semblante confirma que son malvados, criaturas del pecado encarnado, apartadas de la humanidad.

La característica que más los define es su absoluta fealdad. Su apariencia física suele variar dependiendo del vampiro, pero algunos de ellos tienen un cuerpo retorcido y deforme con jorobas, orejas largas y puntiagudas, miembros deformes o tullidos y una cabeza hinchada. Exhiben enormes colmillos, su piel es áspera y arrugada, muy pálida, y habitualmente no tienen pelo y tienen manos agarrotadas y la carne flácida. Aunque son vampiros poderosos, tales características les hacen experimentar dolor permanente. Los miembros de la inquisición ven tal cosa como un signo del sufrimiento que Dios desea que soporten por ser lo que son. La mayoría tratan de ocultar sus cuerpos tan bien como puedan debajo de túnicas que los cubran de pies a cabeza, a menudo hechas de tela vasta como aquellas que llevan los leprosos mortales.

Al ser convertidos, algunos se volvieron locos una vez que se dieron cuenta de lo que les había sucedido y fueron destruidos por sus creadores. El resto encontró distintas formas de sobrellevarlo, pero todos fueron cambiados por su traumática experiencia. Muchos Nosferatu recién creados culparon de su condición al vampiro que los creó, y con buen motivo, pues les escogió para este terrible destino. Aunque la mayoría de los neonatos tenían que pasar un tiempo bajo el ala de su sire, trataron de escapar tan pronto como podían del monstruo que les convirtió en monstruos. Estos vínculos de odio se remontan hasta el primero de su linaje. Actualmente son contados los vampiros Nosferatu que existen.

Estos vampiros han aprendido los métodos de la ocultación para enmascarar su maldición. Son maestros de la ocultación, el engaño y el subterfugio, tanto sobrenaturalmente como mundano. Aunque algunas de sus habilidades les permiten parecer personas normales durante un tiempo, el dolor que hirvió dentro de ellos cuando fueron Abrazados nunca les deja del todo y pronto regresa su real apariencia, permanece como un recordatorio constante de en qué se han convertido.

Cada Nosferatu busca una guarida tan lejos de la sociedad como pueda. Para algunos los asentamientos abandonados, en ruinas o infectados por epidemias son sus favoritos, como lo son las alcantarillas y los pasajes subterráneos. Muchos se esconden en las partes más lejanas y menos usadas de monasterios o castillos. Unos pocos eligen colonias de leprosos, de forma que sus deformidades no destaquen entre la masa. Los miserables, enfermos o locos son la presa habitual de estos vampiros. Otros viven refugiados en sus residencias con sus criados y aliados que los sirven (muy contados y siempre vampiros), o en cualquier sitio que sea capaz de mantenerlos lejos de los ojos de los mortales, esto para no revelar su naturaleza inmortal, la cual resulta bastante obvia, a excepción de esas contadas veces en las que logran parecer personas normales.

Son considerados los primeros vampiros creados en la historia del vampirismo, los más antiguos, y a su vez son también los más poderosos; seres muy inteligentes que saben observar, escuchar y aprender desde las sombras. Algunos los desprecian, otros los alaban y añoran tenerlos como maestros por lo que representan, porque no hay duda de lo mucho que dependen de ellos para llegar a tener alguna ventaja dentro de los de su raza.

A pesar de su apariencia, de que se ocultan, la mayoría de los Nosferatu son criaturas sorprendentemente sociales, al menos entre ellos. Esto bien puede ser porque sus iguales son los únicos que no les juzgan por su apariencia. Muchos se reúnen en pequeños grupos e intercambian libremente información entre ellos. Ven su apariencia como un signo irrebatible de condena. Sus almas están corrompidas más allá de la redención, y no hacen ningún esfuerzo para ganar la gracia de un Dios que les ha abandonado tan cruelmente. En vez de eso, algunos se convierten en monstruos que buscan vengarse de los vivos y de la sociedad de cualquier forma que puedan. Otros más son prácticos y sorprendentemente cuerdos.

No es nada común que los Nosferatu decidan convertir a un mortal en vampiro, porque no los creen dignos, y principalmente porque, aunque al inicio no lo parezca, ese neófito heredará inevitablemente con el tiempo su condición de Nosferatu. No obstante, cuando deciden darle el Abrazo a un mortal, algunos suelen elegir a aquellos que ya están deformados, marginados o enfermos con la esperanza de que su mentalidad sea la apropiada para los rigores del Abrazo y no terminen por volverse locos. Otros Nosferatu han descubierto que la gente que está amargada sobre su suerte en la vida se adapta más rápidamente a esa naturaleza. Otros Nosferatu, en particular aquellos que se han entregado y aceptado a sus naturalezas monstruosas, eligen a bellos mortales, exitosos o de alto rango para el Abrazo, deleitándose en su horror y locura mientras éstos intentan adaptarse a su nueva condición. Al principio, los neófitos de los Nosferatu pueden regocijarse en sus poderes recién obtenidos, pero pronto comenzará el dolor y los cambios. El trauma psicológico de convertirse en una monstruosidad tan odiosa es a menudo más doloroso que los síntomas físicos.


► ACLARACIONES IMPORTANTES:

La descripción de los vampiros normales, es un complemento a los vampiros Nosferatu, pues la mayoría de las características son similares en ambos tipos de vampiro, a excepción de la apariencia física.

La edad de un vampiro Nosferatu es incalculable, son muy antiguos. Algunos creen que han vivido más de 10,000 años, otros calculan que más. Han vivido desde tiempos inmemoriables. Pueden poner en su ficha que su edad es desconocida o un aproximado, pero nada de exagerar poniendo que su Nosferatu es el primer vampiro creado en la historia de los vampiros o el más antiguo de todos. Tampoco es necesario que pongan que su Nosferatu tenga 10,000 años de edad, puede tener menos, mientras sea mayor a los 6,000 años basta.

No es posible la existencia de Nosferatus niños o menores de edad. De preferencia deben revasar los 30 años de edad aparente.

Los vampiros Nosferatu no tienen esclavos de sangre y tampoco los neófitos (vampiros que tienen poco tiempo de haber sido creados) ya que aún no han desarrollado sus poderes por completo.

La principal característica de los vampiros Nosferatu es su apariencia física: son feos. Quien decida tomar uno de estos personajes deberá estar consciente de ello. Para conocer las normas referentes al uso de los avatares necesarios estos personajes, favor de leer las reglas en el registro de avatares que se encuentra en este apartado.

Por el momento y hasta nuevo aviso los vampiros Nosferatu estarán limitados dentro del foro. Por favor, si has decidido crear a un personaje Nosferatu, antes de hacer la ficha, favor de pasar a este tema y leer las reglas y todo lo referente.






Un licántropo, también conocido como hombre lobo, es una criatura legendaria presente en muchas culturas a lo largo del mundo. En su forma humana son como cualquier otro mortal, pero esto cambia en el momento en que la luna llena de hace presente. Es entonces cuando no pueden evitar el transformarse en una bestia parecida a un lobo, pero todavía mucho más grande y feroz. Luego de la transformación estos pierden conciencia de su humanidad y es verdaderamente peligroso estar cerca de uno, ya que podrías salir herido o simplemente muerto, no importando si eres familiar o algún conocido de la persona infectada. Luego de la transformación es común que estos pierdan la conciencia y aparezcan desnudos en algún lugar desconocido, lo que puede significar un gran problema al querer pasar desapercibidos, ya que a cualquier persona le parecería fuera de lugar encontrarse con una persona en esas condiciones a plena luz del día.

No se sabe el origen exacto de estas criaturas, pero se cree que pudo haber iniciado con una maldición, una que se ha ido extendiendo y propagando por el mundo. La única forma que existe para que alguien llegue a ser un licántropo es que este sea mordido por otro licántropo, de ese modo la “infección” pasa a través de la sangre. No existe una cura para este mal, el cual pueden sufrir tanto hombres como mujeres; una vez que un humano ha sido mordido por una de estas bestias, no hay marcha atrás y pasará el resto de su vida transformándose a merced de la luna llena sin poder evitarlo.

Una de las principales características de estos seres es la longevidad que poseen, ya que envejecen mucho más lento que una persona normal, pero sí lo hacen y llegan a morir. Esto provoca que su apariencia humana sea engañosa y aparenten menos años de los que realmente tienen. Una forma efectiva para calcular la edad de un licántropo es observarlo con atención, ya que este aparentará siempre la mitad de los años que realmente posee. Esto significa que si un licántropo aparenta 20 años, su edad real será de 40 años; si otro aparenta tener 40 años, su edad real será de 80 años, y así sucesivamente.

Sus sentidos están altamente desarrollados. Al igual que todos los caninos, sus oídos son muy sensibles a los sonidos agudos, lo que les afecta a niveles que les molesta o les duele. Su olfato les permite reconocer sitios donde han estado o personas que conocen. En cuanto a la personalidad son muy reservados, algunos no sociables, con ego grande. O en cambio demasiado emocionales. Racionalistas, masones en su mayoría y muy inteligentes. Siempre están a la vanguardia, defendiendo sus pertenencias y sus territorios. Aliados de los humanos a quienes defienden de los llamados vampiros. Son muy observadores y vivaces. Sus sentimientos son más fuertes de lo normal y aman más incondicionalmente, pero en el momento de transformación esto parece esfumarse. Su naturaleza es casi tan perfecta que no sufren de enfermedades, son inmunes a ellas, y a diferencia de los vampiros, los licántropos sí pueden procrear ya que conservan una parte humana que se los permite. Sus hijos no heredarán su condición ya que, como se dijo antes, la maldición de la licantropía es tan misteriosa y actúa de manera tan inusual, que la única forma en la que una persona podría ser contaminada con este mal es si uno de los de la especie los mordiera.


► ACLARACIONES IMPORTANTES:

Tomando en cuenta la edad promedio de una persona, la edad máxima permitida para un licántropo son 200 años, pero recuerda que si pones que tu personaje tiene realmente 200 años, tal hecho significará que aparenta 100 años y sería un anciano. Favor de tomarlo en cuenta a la hora de hacer tu ficha.

En el mundo de los licántropos no es común la existencia de licántropos niños, pero tampoco es imposible. Desde luego, si existiera un licántropo niño, éste no puede ser transformado a una edad tan escasa, deberá superar los siete años de edad. Si un niño es mordido antes de los siete años, no se transformará en licántropo, simplemente morirá porque su cuerpo no lo resistirá. Favor de usar el sentido común en este tema, ya que el hecho de que sea tan rara la existencia de un licántropo con apariencia de niño es precisamente porque al ser tan pequeños lo más normal es que no soporten la transformación y mueran en el proceso, pero si ocurriera deberán ser casos muy contados y casi un milagro que hayan sobrevivido a ello.






Criaturas totalmente místicas y misteriosas. Su origen es totalmente incierto, se desconoce por completo. Los rumores acerca de ellos rondan de boca en boca los cuales son ya casi un mito. Se cree que existen desde hace mucho tiempo atrás, algunos dicen que provienen del mismísimo infierno, que son el resultado de la lujuria de un humano que llevó a cabo un cruce con alguna bestia desconocida, algún animal fuera de lo normal o incluso con el mismísimo Satán. Otros creen que pudieron ser víctimas del hechizo de algún brujo por actos impropios, unos más se aventuran a no creer siquiera en su existencia. Lo cierto es que existen. Son poco comunes, nadie sabe demasiado sobre ellos, tan solo lo peligrosos que podrían llegar a ser. Estos seres tienen la capacidad de transformarse en un animal y pasar desapercibidos, atacan de esa manera si es que se les provoca. Son muy desconfiados por naturaleza, las únicas personas con las que suelen llevarse mejor es con los brujos, a los vampiros y licántropos prácticamente no pueden ni verlos, su naturaleza les impide que exista una buena relación entre sí. En cuanto a la personalidad, son muy reservados, algunos no sociables, con ego grande. O en cambio demasiado emocionales. Son muy observadores y vivaces. Aunque todo esto dependerá siempre del carácter que éste posea, siempre hay excepciones, como en todo.

Pueden transformarse las veces que deseen durante el día, pero casi siempre prefieren hacerlo durante la noche, que es cuando pueden pasar desapercibidos con mayor facilidad. El bosque es uno de los sitios favoritos para ocultarse. Entre más mayores sean de edad, más duran sus transformaciones, es como una especie de táctica que van perfeccionando con el transcurso de los años, hasta lograr dominarla por completo. A diferencia de los vampiros, los cambiantes sí envejecen, pero lo hacen con mayor lentitud, en este aspecto son similares a los licántropos. Esto provoca que su apariencia humana sea engañosa y aparenten menos años de los que realmente tienen. Una forma efectiva para calcular la edad de un cambiante es observarlo con atención, ya que este aparentará siempre la mitad de los años que realmente posee. Esto significa que si un cambiante aparenta 20 años, su edad real será de 40 años; si otro aparenta tener 40 años, su edad real será de 80 años, y así sucesivamente.

No sufren nunca de enfermedades, son inmunes a ellas. Poseen muchas habilidades pero entre las más destacables están sus sentidos altamente desarrollados, sobre todo el olfato, la vista y el oído, los tres muy sensibles, mismos que utilizan para estar siempre alerta ante cualquier amenaza que los aceche. Reconocen por medio del olfato sitios donde han estado o personas que conocen y sus oídos suelen captar los sonidos más agudos, esto les afecta al grado de que les molesta o les produce dolor de cabeza. Tienen la habilidad de comunicarse entre ellos telepáticamente una vez que están transformados, así es como se hacen entender entre sí ya que una vez que adoptan la forma animal carecen del habla. Los cambiantes sí pueden procrear debido a que poseen una parte humana, pueden hacerlo entre dos de su misma raza corriendo el riesgo de que sus hijos hereden su condición de cambiante, o con un humano siendo menos probable que lo hereden sus hijos.


► ACLARACIONES IMPORTANTES:

Tomando en cuenta la edad promedio de una persona, la edad máxima permitida para un cambiantes son 200 años, pero recuerda que si pones que tu personaje tiene realmente 200 años, tal hecho significará que aparenta 100 años y sería un anciano. Favor de tomarlo en cuenta a la hora de hacer tu ficha.

Es posible la existencia de cambiantes niños, ya que su naturaleza la traen en su sangre desde el nacimiento, pero favor de usar el sentido común y tomar en cuenta que un niño no es capaz de controlar sus habilidades desde bebé o siendo muy pequeño, por lo que lo más lógico es que descubra e inicie sus transformaciones a una edad más avanzada.

Como ya mencionamos, un Cambiante crece y enveceje más lento que una persona normal, pero no es hasta la pubertad (hemos decidido que a partir de los 13 años) que empieza a ocurrir esto. Antes de los 13 años, crece y se desarrolla como cualquier persona normal, a partir de los 13 años, empieza a hacerse más lento su crecimiento y envejecimiento.

Aunque los cambiantes nazcan ya con sus habilidades, no es posible que nazcan convertidos en animales. Es decir, un cambiante canino no puede nacer siendo perro y luego transformarse en humano, así como la madre no puede dar a luz estando transformada en un animal, ya que el cambiante debe nacer siendo humano. Un cambiante siempre nacerá como cualquier humano y años después descubrirá y desarrollará sus habilidades.











DERECHOS DE AUTOR
Spoiler:
Queremos hacer constar que hemos tomado información de diversas páginas de internet, misma que pertenece a sus respectivos autores y que hemos utilizado con el único fin de complementar nuestra información, sin intención de plagiar. A continuación algunos de los sitios de donde hemos tomado información:

http://elespejogotico.blogspot.mx
http://dreamers.com/elrincondelvampiro
http://www.seresmitologicos.net/muertos-vivientes/vampiro
http://crepusculo.wikia.com
http://darkagesresources.wikidot.com/nosferatu
http://perso.wanadoo.es/bonertoner/nosferatu.htm

Si nos ha faltado colocar alguno, favor de contactarnos y hacerlo saber y enseguida lo añadimos.



No se es amigo de una mujer cuando se puede ser su amante.

I represent to you all the sins you never had the courage to commit.:
LOOK AT ME:
The past is never where you think you left it:
THANKS!:
avatar
Nigel Quartermane
Vampiro/Realeza [Admin]
Vampiro/Realeza [Admin]

Mensajes : 9634
Puntos : 5341
Reputación : 487
Fecha de inscripción : 11/01/2010
Edad : 30

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario http://www.victorianvampires.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Descripción de Razas y Rangos

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.