Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA HUMAN HUNTING - PARTICIPAN ALICE D. DEFORT Y MEFISTO TEMPORIS - PARTICIPAN ELORA PAINE Y HÖOR CANNIF UNITED WE STAND, DIVIDED WE FALL - PARTICIPAN AXEL BLACKMORE, XARYNE ACKERMAN, GAEL LUTZ, ELORA PAINE THE HAUNTING - PARTICIPAN PIERO D'PÁRAMO & DOMINIQUE DE BRICASSART EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 12/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Registro de Avatar [OBLIGATORIO]
Hoy a las 4:31 pm por Young Mi

» Registro de Nombre [OBLIGATORIO]
Hoy a las 4:03 pm por Young Mi

» Back to Black.
Hoy a las 1:33 pm por Esthia Vikorida

» Busco emoción en una vida fría y vacía.
Hoy a las 12:24 pm por Erline D'Amencourt

» L'Atelier de Loisirs
Hoy a las 12:21 pm por Ilhan Baudin

» Draco dormiens nunquam titilandus ~ priv.
Hoy a las 12:17 pm por Salamandra

» Noche de lobos (Skadi)
Hoy a las 12:12 pm por Ilhan Baudin

» Desembarco en París ~ priv.
Hoy a las 11:55 am por Lyre Lachance

» The Sands Of Time ~ Privado {+18}
Hoy a las 11:42 am por Ubbe Cannif



Ambientación

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ambientación

Mensaje por Nigel Quartermane el Mar Ene 12, 2010 8:55 am


AMBIENTACIÓN


Dicen que matar a una bestia no es pecado, pero si lo es matar a un hombre.
La pregunta es: ¿Dónde empieza uno y termina el otro?

La vida en París transcurre de manera aparentemente “normal” a los ojos de sus habitantes, quienes ignoran por completo la existencia de seres inmortales, monstruos bebedores de sangre, seres que se transforman a la luz de la luna, criaturas que adoptan formas animales…

¿Qué otros secretos esconderá la noche?



***

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.



¿Estás dispuesto a regresar más de doscientos años atrás?




INTRODUCCIÓN A LA ÉPOCA

MEDIOS DE TRANSPORTE

Los principales medios de transporte en la ciudad de Paris eran: el coche de punto, el cabriolé y el omnibús. Progresivamente, los dos últimos dejarían sin trabajo al primero.

Coche de punto: El 'Hackney Coach' debe su nombre a la palabra francesa 'haquenee', que significa 'caballo para alquiler'; estos vehículos, de cuatro ruedas y tirados por dos caballos, eran en realidad carruajes viejos que las familias nobles habían retirado y que se empezaron a utilizar como medio de transporte en Londres en el siglo XVII. Las principales estaciones estaban situadas en los patios de la posadas y en las paradas próximas a las calles principales.

Cabriolés: Los cabriolés - Cab - también eran coches de alquiler, diseñados en 1823. En los comienzos, solo había 12 de estos vehículos en Paris; estaban pintados de amarillo. Tenían solo dos ruedas, eran ligeros y estaban tirados por un solo caballo; el conductor iba sentado en un pescante detrás del asiento del pasajero, aunque hubo un primer modelo con el pescante sobre la rueda derecha. Su capacidad era suficiente para dos personas, e incluso tres -si iban muy apretados - y por supuesto, no hay que suponer que fuera más confortable que su compañero el coche de punto: era un vehículo abierto, y el frío y la lluvia afectaban directamente a los pasajeros, aunque en fechas posteriores se les añadió unas medias puertas plegables para que viajaran más protegidos.

Omnibus: El Omnibus, introducido en 1829, era un medio de transporte colectivo: se trataba de un carruaje cerrado, con capacidad para entre ocho y veinte personas, con una superficie en el techo habilitada para equipajes. Era, básicamente, un 'autobús de línea' victoriano: seguía una ruta establecida con distintas paradas, ect. Se le puede considerar un precursor del tranvía.

Un gran impacto en el mundo victoriano fue la llegada de los  medios de transporte de masas, sobre todo el barco de vapor y ferrocarril, este último unió los diferentes puntos del país, transportando pasajeros y haciendo posibles las migraciones del campo a la ciudad y dinamizando el comercio con el transporte de mercancías. Los viajes en barco solían tomar varios días e incluso semanas enteras, dependiendo de que tan lejos era el destino de los pasajeros.


LA CASA VICTORIANA

Para los Victorianos la familia era el eje central de sus vidas, y el hogar, el lugar idílico donde cuidarla. El modelo familiar de esta clase media y alta era la propia Reina Victoria y su amado esposo Alberto. El matrimonio real y sus 9 hijos eran el espejo en el que las familias se miraban: un hogar pacífico, amoroso y respetable. En el  rol familiar el padre era el encargado de mantener a la familia, y sus decisiones eran incuestionables. El papel de la mujer era el de ser buena esposa y madre – de hecho hasta 1882 una mujer casada era propiedad de su esposo; la mujer era como decía el poeta “el ángel del hogar”.

Las familias eran, frecuentemente, numerosas (llegaban a tener hasta nueve o diez hijos, incluso mas) y los niños eran criados con reglas estrictas, donde la obediencia era parte esencial de su educación. La vida de los niños se desarrollaba en las habitaciones de juegos o nurseries, donde las niñeras o nannies se ocupaban de sus lecciones , juegos y comidas.

La visita dominical a la iglesia y las veladas cantando alrededor del piano – todas las jóvenes eran instruidas en piano y canto – , jugando a las cartas, o haciendo labores mientras el padre leía en voz alta pasajes de la Biblia, eran parte de la vida cotidiana de la familia victoriana. Los sirvientes vivían en la planta baja. El número de sirvientes en una casa dependía de la capacidad económica de la familia. Las familias de clase alta contrataban a un gran número de sirvientes; cada uno de ellos usaba un uniforme diferente según su trabajo y su rango dentro del staff de los sirvientes. Todos ellos se reunían en el hall habilitado para ellos.


SOCIEDAD

La época victoriana se caracterizó por una moralidad profundamente conservadora, que promovía un estricto puritanismo sexual: El libertinaje sexual ya no estaba de moda, el matrimonio y la familia sí. Todo lo relacionado con la sexualidad comenzó a ser tabú, algo secreto que debía ser ocultado. Se cubrió alrededor del sexo un manto de silencio: nadie hablaba de nada relacionado con él, ni siquiera de nada que hiciese una mera alusión a él; por ejemplo, se tenía una actitud particular hacia el embarazo: El embarazo se vuelve tabú: la que se encuentra en esa ¨situación interesante¨ sale poco de su casa, se deja ver lo menos posible.

El matrimonio victoriano tenía origen un contrato civil. El aspirante a él debía negociar con los padres de la novia. Si estos aceptaban la petición, el joven podía comenzar a hacerle la corte (siempre en la casa de la novia y en presencia de algún familiar) hasta la fecha estipulada para la unión. Durante el noviazgo, ambas familias se ponían de acuerdo sobre la tasa de las dotes y luego, ante un notario, realizaban la firma del contrato matrimonial. El matrimonio era, entonces, una forma de establecer acuerdos económicos. Estas costumbres reflejan que el matrimonio no iba de la mano -en la mayoría de los casos- del amor: (si las mujeres no están de acuerdo con la unión arreglada por sus padres) se les explica que el amor viene después del casamiento y esa era la razón de que la mayoría de los matrimonios fuera sin sentimientos de por medio.  En la sociedad victoriana, la mujer ocupaba un lugar subordinado en su matrimonio, debía obedecer sumisamente al marido como a un amo, la ley decia que el hombre manda.

El marido debia protección a su mujer y la mujer obediencia al marido. El marido tenía el derecho y la obligación de controlar y guiar el comportamiento de su esposa, por esto poseía, por ejemplo, el derecho de interferir su correspondencia. También era el hombre el que reglamentaba los gastos del hogar y determinaba horarios y costumbres. En el hombre se concentraba todo el poder. Esta desigualdad entre ambos sexos se plasmó explícitamente en la ley alrededor de diferentes problemáticas, por ejemplo, el adulterio: una infidelidad por parte de la esposa se podía probar fácilmente por cualquier medio (especialmente cartas secuestradas) y podía llegar a ser castigada hasta con dos años de cárcel. En cambio, una infidelidad masculina sólo era punible si se comprobaba que la concubina era mantenida en el domicilio conyugal, en cuyo caso el hombre era obligado a pagar una multa.


CLASES SOCIALES

La imagen cotidiana de la época victoriana es de una sociedad burguesa y de clase media. Lo que se debe diferenciar es que los límites sujetos a la clase media no estaban muy delimitados, la burguesía inglesa se llamaba a sí misma "middle class" limitando con la "upper class", que era la nobleza y los grandes aristócratas con renombradas familias. Su número era constituido por apenas 5 millones de pobladores sobre un total de 25 millones, la alta burguesía estaba compuesta por banqueros, hombres de negocios y financistas, quiénes eran herederos de personas que habían arriesgado su capital en pos de la nueva forma que tomaba la economía.
En cuanto a la clase media cómun y la clase media baja, intentaban emular a la clase alta siendo pequeños tenderos y empresarios, médicos, abogados, comerciantes.

El Establishment de la sociedad estaba compuesto por la clase alta conformada por los aristócratas y los nobles y eran el fundamento de la sociedad inglesa. Siendo poseedores de terrenos de más de 4 mil hectáreas, pasaban allí los meses de verano y el invierno en la ciudad de Londres.

En su conjunto, la clase alta para 1873 controlaba casi el 80% de la superficie de Inglaterra, disponía además de representación en el Parlamento y el gabinete de ministros, llegando a tener picos de 80% y 60% respectivamente y estando emparentados con la aristocracia. Además ocupaba los puestos directivos del ejército -con tres cuartas partes en 1838- y en la iglesia anglicana, que hacia finales de siglo, la mitad de los obispos estaban casados con mujeres de la aristocracia.

La clase trabajadora, la baja, tenía un numeroso número de trabajadores domésticos: en 1851 alrededor de 1.900 individuos realizaban este tipo de tareas, en 1871 se acercaban al medio millón de personas y, a finales de siglo eran casi 2 millones y medio. Otro tipo de trabajadores se dividían en especializados, semiespecializados y no especializados, casi en proporción idéntica entre ellos. El obrero no obtenía beneficio alguno de la expansión capitalista, aunque como lado positivo los sueldos en general durante la época de prosperidad y laissez faire y su libre importación de alimentos, se cuadruplicaron.


LA CLASE TRABAJADORA

La aparición de la industria trajo consigo un aumento de trabajadores que se desplazaban del campo a la ciudad; las clases más desfavorecidas del mundo rural, buscaban una oportunidad de empleo en las fábricas para mejorar sus vidas. Pero aunque las empresas ofrecían trabajo, las condiciones laborales eran deplorables: sueldos muy bajos, lugares de trabajo peligrosos – eran comunes los accidentes, las quemaduras y la inhalaciones de gases y otras sustancias tóxicas que causaban graves enfermedades e incluso la muerte. El trabajo infantil era común – de hecho representaba el 25 por ciento de la población laboral activa. En 1844 un Acta prohibió que los niños de 9 a 13 años trabajaran más de 6,5 horas al día, y  las mujeres y los jóvenes de 13 a 18,  no más de 12 horas diarias.

En las ciudades industriales aparecieron casas construidas para los trabajadores de las fábricas, baratas e insalubres, donde las  familias, habitualmente muy numerosas, vivían hacinadas en una habitación. Esto, unido a las infames condiciones laborales, trajo consigo una lucha por conseguir reformas sociales, que promulgasen los derechos de los trabajadores, una mejora de las condiciones de vida, educación, y participación en política. Los obreros canalizaron sus protestas a través de la creación de asociaciones de obreros, los Trade Unions, que buscaban mediante medidas de presión , como las huelgas, conseguir mejoras laborales.


PROSTITUCIÓN

La doble moral sexual era propia de la era victoriana. La reina mandó alargar los manteles de palacio para que cubrieran las patas de la mesa en su totalidad ya que, decía, podían incitar a los hombres al recordar las piernas de una mujer. Sin embargo, paralelamente a las estrictas costumbres de la época se desarrollaba un mundo sexual subterráneo donde proliferaban el adulterio y la prostitución. También existían las "cortesanas" que eran personas que, en el principio, asistían a los monarcas.

La noche se encargaba de ocultar los vicios de las personas, en el Este londinense se albergaban muchos burdeles, salones de espectáculos, salas de juego. Pero también se desarrollaba un ambiente callejero de drogas, sexo y apuestas sin escatimar en variantes como las orgías, espectáculos del tipo erótico, relaciones homosexuales, abuso de menores y azotes. En este tiempo se desarrolló el primer preservativo realizado en látex, aún cuando se suponía que las relaciones sexuales debían mantenerse con fines reproductivos.

La prostitución era una actividad muy frecuente en la Inglaterra del siglo XIX. Tan sólo en Whitechapel la policía metropolitana calculaba que existían unas 1.200 prostitutas de clase social baja y unos 62 burdeles. Generalmente éstas eran mujeres que hacían la calle por unas pocas monedas y que procedían de las más diversas nacionalidades. Las prostitutas poblaban los bares y las calles, pero también se encontraban cerca de teatros y establecimientos de ocio masculino, desde burdeles hasta locales donde los hombres bebían y disfrutaban de espectáculos eróticos que muchas veces estaban protagonizados por menores de edad. La prostitución homosexual también existía, aunque lógicamente el secretismo en torno a ella era mayor.

En 1864 se aprobaron las Contagious Diseases Acts (Leyes de enfermedades contagiosas), que luego se modificaron en 1866 y 1869. Establecían la elaboración de un comité para la investigación de enfermedades venéreas en las fuerzas armadas y en las áreas adyacentes a las fuerzas, permitía a la policía detener y someter a las prostitutas a controles venéreos y, si se hallaba con alguna de estas enfermedades era recluida en un hospital aislada hasta su recuperación.

Un estudio de finales del período victoriano demostró que más del 90% de las prostitutas de la cárcel de Millbank eran hijas de obreros no cualificados o semi-cualificados, y más del 50% habían sido criadas por mujeres sirvientas y el resto por mujeres con trabajos sin futuro, venta ambulante, lavanderas o de limpieza.


MEDICINAS, ENFERMEDADES Y ANTICONCEPTIVOS

Antes estaban más expuestos a infecciones como la lepra y pandemias como la tuberculosis y otras más debido a que había menos medicamentos con que controlarlas. A veces había pestes que acaban con un gran numero de personas y quien enfermaba y no tenía los medios no podía pagar sus medicamentos ya que eran bastante caros. Las mujeres embarazadas daban a luz en sus casas con ayuda de una partera.

Aunque existían cátedras de cirugía que centraban su actividad en el conocimiento de la anatomía topográfica y la anatomía quirúrgica, éstas no eran numerosas. La formación de los cirujanos se seguían realizando fuera, y a veces en oposición a la Universidad. Los cirujanos barberos ejercían su profesión de forma itinerante, dedicándose a patología poco importante: heridas, sangrías, dientes, fracturas, úlceras, cataratas, cálculos, hernias, con unos resultados mediocres.

En los métodos anticonceptivos el más "efectivo" era el preservativo el cual fue inventado años antes, algunos de los personajes más conocidos de la época conocían este medio, pero no se puede decir que estaba difundido entre todas las escalas sociales. Otro de los métodos recomendados por la Iglesia: la abstinencia, la cual no era tanto una elección como una circunstancia impuesta y ajena a su voluntad. Algo más peligroso resultaba el aborto voluntario. Se llevaba a cabo por medio de agujas (no siempre bien desinfectadas) y hierbas. Esta práctica suponía la muerte del 95% de las mujeres que lo ejercía. También es conocido en la actualidad y bastante difundido el Coitus interrruptus. Este era un método muy generalizado y, sin embargo, condenado por la Iglesia. Debido a que carecian de metodos anticonceptivos altamente efectivos en esa epoca Europa sufrio una sobrepoblacion.


RELIGIÓN Y CREENCIAS

La sociedad victoriana era una sociedad profundamente religiosa, en la que los valores de la religión impregnaron las diversas manifestaciones de la vida colectiva, más allá de las creencias específicas de cada persona  de su nivel de práctica religiosa. Algunos de los rasgos más característicos de la moral victoriana, como el sentido del deber, el puritanismo o el trabajo como vía de superación personal, tenían su origen en el movimiento evangélico que desde mediados del siglo XVIII se había difundido entre anglicanos y disidentes. La religión influía igualmente en algunas de las manifestaciones artísticas de la época, tales como el desarrollo del oratorio como principal género musical culto o en la difusión del gótico en la arquitectura civil.

Muchas personas creían en demonios, brujas, etc. La hechicería no estaba bien vista ya que creían que las brujas eran concubinas de Satanás. Las cortesanas tampoco eran aceptadas debido a que su profesión era una deshonra. Los gitanos eran rechazados debido a sus conocidas costumbres y fama de ladrones y los que llegaban a creer en vampiros creían que eran demonios satánicos que debían ser destruidos. Sin embargo siempre hay excepciones también existía gente que se sentía atraída por estos seres, estaban convencidos de que la hechicería era magnífica y que los vampiros eran seres extraordinarios, incluso había personas que hacían todo por encontrarse con uno y deseaban ser uno de ellos.


VESTIMENTA

Vestimenta Masculina: El atuendo masculino, al igual que sucedía con la moda femenina, se fue volviendo más sobrio, sencillo y funcional. Desaparecen las cinturas estrechas, las espaldas almohadilladas, los calzones coloridos o las levitas con grandes faldones para dar paso a líneas menos marcadas, colores más oscuros - se considera muy poco elegante vestir en tonos llamativos- y diseños más discretos.

El frac, prenda por excelencia del periodo victoriano, se usa tanto durante el día como por la noche, pero en este último caso suele ser de color negro. Sin embargo muchos hombres comienzan a preferir el redingot durante el día, y en verano, la americana.

El sombrero de copa, otro icono de la época, se extiende a todas las clases sociales y se utiliza en todo momento; al principio de la década la copa es muy alta, pero progresivamente irá disminuyendo de tamaño. En el campo, se usa a veces un sombrero informal de copa baja. Las camisas de volantes desaparecen, aunque en los primeros años todavía se usan durante la noche; las corbatas se vuelven pequeñas, pero el cuello de las camisas sigue llevándose subido hasta las mejillas, y en ocasiones cubre por completo el de la chaqueta. Para el deporte, se usa un pañuelo sujeto con una aguja. Los pantalones son más ceñidos aún si cabe que en el periodo anterior, y usualmente llevan una tira que se engancha debajo del empeine; en general, están confeccionados del mismo tejido que la chaqueta, y fueron muy populares las telas escocesas para el invierno y el dril para el verano. Los calzones quedan relegados para el uso en el campo, y son de cuero o lana, pero también se usan en la Corte, en cuyo caso son de cachemir blanco.

No obstante la sobriedad de la indumentaria de la época victoriana, hacia 1840 siguen existiendo los dandis, pero son vistos como reliquias del pasado: la figura preminente en la sociedad inglesa de la década es la del respetable burgués, que no desea llamar la atención sino presentar un aspecto respetable en todo momento y lugar.



Vestimenta Femenina: Alrededor de 1800 el estilo de vestido que estaba en boga en Europa era el denominado estilo imperio – empire gown- más identificado con el periodo de la Regencia que con la Era Victoriana. El diseño era sencillo, con la cintura muy alta, anudada bajo el pecho, sin marcar la figura, con un largo hasta los tobillos dejando ver los pies. Las mangas cortas tipo farol o largas ajustadas. Bajo el vestido, elaborado con telas muy finas como la muselina, se usaban ligeras enaguas de algodón y una especie de sostén llamado zona para sostener el pecho.

Para protegerse del frío las damas utilizaban abrigos de lana fina; uno de los modelos más utilizados era una chaquetilla corta del tipo torera, habitualmente con mangas abullonadas y doble botonadura. En otras ocasiones los vestidos se cubrían con chales – shawls-.

Los mobcaps o cofias de algodón blanco tan populares en el siglo XVIII y los primeros años del XIX utilizados para cubrir la cabeza en el interior del hogar y posteriormente utilizados por el servicio, fueron paulatinamente evolucionando hacia los bonnets, un sombrero de ala ancha que se ataba con una lazada bajo la barbilla. El bonnet se confeccionaba en varios estilos: el cottage bonnet un bonete tipo campesino, hecho de paja y adornado con sencillez, el sun bonnet, más ancho para proteger la cara de los rayos solares, el drawn bonnet, un gorro más elegante y elaborado, típico de las damas victorianas de ciudad, el poke bonnet, o bonete con un velo muy fino que cubría el rostro y el elaborado y recargado tall-crowned bonnet, con la parte posterior más alta y muy ornamentado con flores, lazos y telas. Los materiales utilizados para confeccionarlos eran terciopelo, satén, algodón, gasa y paja.

A medida que avanzaban los tiempos y la sociedad industrial adquiría un mayor nivel adquisitivo, los trajes fueron haciéndose más recargados, con vistosos bordados, telas llamativas y caras como el terciopelo y la seda de colores,  mientras que lazos y azabaches dotaban de un espectacular acabado a trajes como los flounced dresses, vestidos de faldas de capas o volantes. Estos vestidos, contrariamente a los empire gowns, eran muy ajustados al cuerpo, de mangas largas marcando la cintura con chaquetas estrechas y ceñidas a la cintura. El amplio vuelo de las faldas se conseguía con enaguas de aros o crinolinas. Su longitud era larga, sin dejar ver los pies de las damas.

Fueron también muy populares en esta época los vestido de princesa, princess dress, largos, de una sola pieza con un cuerpo ajustado y una falda con crinolina. Una característica distintiva del vestido era su botonadura que iba desde la parte superior hasta los pies.

Hacia la segunda mitad del siglo, sobre 1870 un nuevo estilo de vestido se hizo muy popular: el hourglass dress. Su forma de reloj de arena con un cuerpo muy ceñido, destacando el busto y la cintura para hacerse más ancha en las caderas la proporcionaba no sólo el vestido sino también los corsés que tan de moda se pusieron – y tantos problemas de salud le causaron a las mujeres.

Para acentuar aún más la estrechez de la cintura, el vestido se ancheaba en las caderas y a la altura del trasero con la ayuda de un polisón.  El vestido era largo y se estrechaba a la altura de los tobillos, lo que hacía difícil caminar. Para complicar aún más las cosas hacia 1880 el vestido se hizo más largo, y el polisón y la falda incrementaron su tamaño, pero con el corsé lo más apretado posible para contrastar pecho, cintura y cadera, creando una figura casi imposible.

La similitud de la figura de la mujer con un reloj de arena hizo que a este tipo de vestido se le llamara hourglass figure dress. Los materiales utilizados eran sedas, satén y bordados para las ocasiones formales y lana, algodón y terciopelo para los paseos. Los sombreros eran pequeños, de ala corta pero muy recargados en sus adornos, con plumas, guirnaldas e incluso ¡pájaros!. De hecho fue famosísimo el denominado bird’s nest hat, sombrero nido de pájaro, por llevar en su parte superior uno o dos pájaros en sus nidos.

Por esta época y como complemento de la ropa de fiesta se pusieron de moda los turbantes de seda, adornados con joyas, plumas y flores, influenciados por la cultura hindú. En la última década del siglo, la mujer comenzó a liberarse poco a poco de las incomodidades de los polisones y las crinolinas, sustituyéndolas por simples enaguas y pantaloncitos o drawers más adecuados para usar trajes más cómodos y prácticos. La mujer comenzaba a incorporarse paulatinamente al mundo laboral administrativo y necesitaba libertad de movimientos. Las vistosas exageraciones de mitad de siglo dieron paso a trajes con twill walking skirts, faldas circulares, ceñidas con un cinturón y acampanadas en la parte inferior, ligeramente más cortas que sus antecesoras, dejando ver sus botines. Completaba el vestuario de esta nueva mujer una blusa de cuello alto y mangas abullonadas y una chaqueta corta y ajustada. La cabeza se cubría con un sencillo sombrero pequeño y poco adornado o por un simpático sombrerete de paja de nominado straw sailor hat, únicamente engalanado con un lazo o una pluma pequeña.

Abundaban las faldas largas y amplias con volados, mangas abullonadas, vestidos con escote, grandes sombreros, colores vivos, sombrillas coloridas, abanicos, chales, cuellos de encajes. Las ropas fueron más austeras, rígidas, sombrías, funerarias. Era común la ropa oscura, sombreros con velos, vestidos negros, azules o marrones con cuellos blancos desmontables, vestidos más largos. Se usaba el corsé, cubre corsé, enaguas (como 6) de diferentes telas, el miriñaque o polisón. Debido a la revolución industrial, hubo mayor cantidad de tela y más económicas, solo para las grandes veladas se usaba la seda, terciopelo o gasas importadas; para la vida cotidiana, se usaba el tartán, fabricado por ellos mismos. Los complementos más utilizados por las mujeres victorianas eran los parasoles y los pequeños bolsos, tipo bombonera, drawstring hangbag, adornados con azabaches y hechos de satén y terciopelo, con elaborados bordados, abanicos y mutones, fur muffs.


DECORACIÓN Y ARQUITECTURA

Decoración: Para la clase alta parisina era una época de prosperidad, el hombre se sentía satisfecho de sus logros y usaba su casa para exhibir su riqueza conseguida con su trabajo y esfuerzo. La sociedad era muy puritana y la familia ocupaba el primer lugar en la vida victoriana, el hogar era el centro de reunión social, familiar y de bienestar.

El eclecticismo es la nota predominante en la decoración de la casa victoriana, era un método que consistía en reunir lo mejor de la doctrina de varios estilos en el amueblamiento del hogar. Los salones de las casas estaban profusamente ambientados con ricos colores en alfombras, paredes y cortinas. Predominaban la gran variedad de pequeños detalles decorativos (figuras, lámparas, adornos, etc.,) eran ambientes íntimos y acogedores. También introdujeron plantas en la decoración de los interiores y empezaron a cultivar plantas exóticas recién llegadas de tierras remotas, como el nenúfar.

La caoba era la madera más común en la época y, más tarde, se trabajó con el nogal y el satín. El roble se trabajaba para las tallas en la réplica de piezas isabelinas y góticas. Igualmente, se teñían y ennegrecían para dar apariencia de antigüedad. Habitualmente era el ornamento más que la forma lo que caracterizaba el mueble victoriano. El material que se puso de moda fue el cartón piedra, que se laqueaba de color negro y decoraba con nácar.

El comedor era la sala donde se reunía la familia tanto para comer como para rezar. El aparador presidía la sala y estaba coronado por un gran espejo tallado. Las mesas de comedor eran rectangulares con los ángulos cuadrados, con una construcción sólida y patas torneadas. Las sillas eran de estilo gótico o isabelinas, pero con una peculiaridad en el respaldo, que era abombado, además de tener las patas rectas. Muy populares eran los escritorios pequeños y con cajones al lado, las cómodas altas y con espejo; gran cantidad de mesas u mesitas, de juego, ovaladas, cuadradas, etc.. Todas las casas victorianas tenían su rinconera alta, acristalada y con estantes para exhibir objetos.

Importantísimo resultaba el mueble del vestíbulo, utilizado para guardar sombreros, bastones y otros complementos. Representaba típico el reloj de pared en madera de roble o caoba. Existían algunos muebles fabricados en hierro forjado. Los muebles tapizados fueron muy utilizados, como la 'chaise longue', en la cual podían sentarse varias personas. Otros sofás fueron el 'confidente' y el 'tâte-a-tâte'.

Muebles de madera oscura, pesada, y tallados en relieve fueron prominentes en las casas victorianas - y no sólo para la aristocracia. El gusto victoriano también mostraba los muebles recogidos en los viajes, por lo que las influencias africanas y orientales son frecuentes en sus hogares - máscaras tribales, alfombras de piel de animales, por ejemplo, eran extremadamente populares.

La época Victoriana también amaba el desorden - las habitaciones se llenaban a reventar, con sillas, sofás, muebles de madera, vitrinas y un enorme exceso de telas. Por hoy el estilo es más minimalista, por lo que ese aspecto podría ser considerado demasiado fuertes, así que en vez de llenar el espacio de arriba a abajo, busque una o dos piezas para hacer una darle un toque victoriano.

Entre los ornamentos que dan el toque final de glamour están las arañas sobre el techo, los lamparines encima de candelabros de bronce, el juego de té de porcelana, los portarretratos de madera (que guardan fotografías en blanco y negro) y los cuadros con marcos también de madera o de pan de oro.

Todo ello al interior de cuatro paredes empapeladas con diseños de flores y sobre un piso de parquet con un tapiz grande en el centro de la habitación. Adicionalmente, si disponemos de ventanas en el dormitorio, tienen que llevar doble cortina: una de encaje para el día y otra de seda que cubra a la anterior durante la noche. En esta época muchas casas tenían muchas persianas, cortinas de encaje y pesadas cortinas de terciopelo y guardamalletas. Lavado y pintado de suelos son una característica de estilo victoriano que ha superado la prueba del tiempo - muchos propietarios prefieren pisos barnizados en vez de elegir pisos de alfombras. En las casas Victorianas, los pisos y pintados se utilizan para añadir interés y calidez. Pasillos a menudo son ricamente decorados con baldosas con dibujos, o en diseños de blanco y negro, y mármol que adornan las zonas donde los visitantes son recibidos.

Algunos artículos decorativos comprendían: adornos, taxidermia, curiosidades, baratijas de tierras extranjeras. En la época final de este periodo, la fotografía se puso a disposición de las masas, que mostraban los retratos en las salas de estar y estudios. Muy populares eran los escritorios pequeños y con cajones al lado, las cómodas altas y con espejo; gran cantidad de mesas u mesitas, de juego, ovaladas, cuadradas, etc. todas las casas victorianas tenían su rinconera alta, acristalada y con estantes para exhibir objetos.



Arquitectura: Este estilo es caracterizado por tomar diseños de la arquitectura gótica inglesa y otras arquitecturas usadas en su tiempo. El diseño y formas de la construcción varía de un lugar a otro. Se utilizó principalmente en el diseño de casas particulares, aunque hay buenos ejemplos de edificios públicos e industriales. Tanto en Inglaterra como en Estados Unidos la arquitectura victoriana surgió basándose en un "revival" de antiguos estilos arquitectónicos a veces puros y otras veces combinados. Entre ellos gótico, románico, Reina Ana, segundo imperio, italianizante o clásico, griego, folk, arts and craft, etc. La época victoriana coincidió con la inmigración británica a América del Norte. EEUU mejoro su nivel económico y social y la construcción de casas tuvo gran auge. Se publicaron libros con planos y comenzó a surgir la venta de modelos de casas que expandió este "estilo victoriano" por todo el país.

Una característica de este "estilo" arquitectónico es su rica ornamentación utilizada en todas las variaciones del estilo. Otra de las características es la abundancia de extensiones de la vivienda como porches, galerías, bow windows, torres, etc. La otra cualidad tan característica es la creatividad y diversidad en los planos, las fachadas y los materiales. Los aguilones en el extremo de los techos, los dinteles, alfeizares, bordes de ventanas, inclusión de cerámica, mezcla de dos colores de ladrillo, distintas sillerías y decoración en general de la fachada, distinguen a todas las variantes de esta arquitectura.





















OTRAS LECTURAS RECOMENDABLES SOBRE LA ÉPOCA:


Época Victoriana
Cosmética Victoriana
Medicina en la Época Victoriana
Juguetes Victorianos I
Juguetes Victorianos II
Juguetes Victorianos III
Feministas Victorianas
Curiosidades Culinarias
La Institutriz
Día de Gracias
Día de Pascua
San Valentín








avatar
Nigel Quartermane
Vampiro/Realeza [Admin]
Vampiro/Realeza [Admin]

Mensajes : 9511
Puntos : 5330
Reputación : 482
Fecha de inscripción : 11/01/2010
Edad : 30

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario http://www.victorianvampires.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.