Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 17/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Orchid. {priv.Corbin}
Hoy a las 7:45 am por Corbin Lockwood

» En busca de... // Privado - Ryuu
Hoy a las 7:02 am por Aneu Chandler Arkensow

» Time out. {priv. Aletheia}
Hoy a las 6:54 am por Anaé Boissieu

» Respuestas // Privado
Hoy a las 5:07 am por Storm

» Vann stein (privado)
Hoy a las 4:21 am por Lund

» Dark Road to Arizona. [Ruta 66~2017]. (priv)
Hoy a las 4:00 am por Höor Cannif

» A prueba de muerte | Privado
Hoy a las 3:29 am por Agnar Jorvik

» Sin luna[Libre]
Hoy a las 2:04 am por Sylvana Di Angelo

» A suspicious job (Calliope)
Hoy a las 1:54 am por Soren Kaarkarogf



El último verano en La Toscana

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El último verano en La Toscana

Mensaje por Chiara Di Moncalieri el Jue Ago 23, 2012 6:39 pm

- Ah, ah, ah! No me mojes!!! Ja, ja, ja… Chiara!!! Ven con nosotros, vamos entra, el agua esta agradable!!! – sus hermanos jugaban en un arroyuelo cercano a la villa Scotty. Ella los miraba con desdén, ¿cuándos se habían convertido en hombres? - pensó - Y apesar de ello seguían comportándose como niños en cada verano. – Dejadme en paz, no estoy de humor, os comportáis como críos – ella los contemplaba bajo el amparo de un árbol enorme y majestuoso. Una de las cosas que más adoraba de aquella villa era la hermosa arboleda que franqueaba la mansión, su sonidos misteriosos, los rayos de luna entre sus ramas y escondido en medio de aquel bosque artificial el cementerio familiar. Aquél lugar era en verdad bastante tétrico, en penumbras casi todas las horas del día, con sus lápidas de mármol blanco, enormes como grandes monumentos, casi siempre de dos en dos, contando la historia de la familia, marido y mujer.

Sus hermanos se acercaron con la intención de sorprenderla para divertirse con alguna de sus bromas pesadas. No se los permitiría, ya no eran los pequeños que ella cuidara con afecto casi maternal.


Se incorporó prontamente y comenzó a caminar por el sendero que se internaba por la arboleda, eran casi las cinco de la tarde y esa noche tendrían que recibir en la villa a un príncipe o noble que provenía de Roma, el rey le había pedido expresamente a su padre la atención y disfrute de ese noble como si se tratara de su persona. Por eso tantos preparativos, y la insistencia de su madre de acompañar a sus hermanos para que en su ausencia pudiera disponer de los arreglos pertinentes.


Suspiró desganada – porque debo cuidar de estos críos, no soy ninguna nana y mas bien que ya quieren nanas para otras cosas – refunfuño mientras se internaba más y más – que vuelvan solos, que creciditos están. Una briza helada le erizo la piel – ¿y esta por ocultarse el sol? No puede ser, si estamos en pleno verano! – Caviló – es que este lugar por momentos se vuelve demasiado tenebroso. Llegó a ese claro, que sin rejas, ni muros escondía el cementerio. Había juntado unas flores en su andar y se acercó a dejarlas sobre la tumba de sus abuelos. Elevó un plegaria y al abrir los ojos le pareció que un hombre la contemplaba desde los arboles mas frondosos, se restregó los ojos y al volver a mirar no pudo distinguirlo. – Juraría que allí estaba – murmuro. Otra vez la briza helada le provocó un estremecimiento en todo su cuerpo. Cruzó el cementerio en dirección de la mansión y los últimos metros los hizo corriendo como si pudiera intuir que un ser la miraba desde las sombras.


Al llegar, su madre la reprendió, uno de los mellizos se había cortado, el pie, con un guijarro y ella no lo había ayudado. La ira se le atragantó en la garganta – claro, debo cuidarlos como si fueran indefensos bebés, mientras ellos intentan revolcarse con cuanta doncella y cortesana encuentran – pensó mientras subía los escalones de la señorial escalera. Tomo la dirección a sus habitaciones y se encerró, si fuera por ella no bajaría hasta la mañana siguiente, pero el invitado llegaría y toda la familia Moncalieri debía darle los respetos y la atención que un noble de su categoría se merecía. Se acostó en la cama y acarició su cuello. No eran solo sus hermanos quienes experimentaban el alboroto de las ansias por el sexo opuesto. Ella también, había sentido la necesidad de unir su boca a la de aquel muchacho - hijo de los condes de Venecia -, pero su padre pensaba ofrecerla como unión de su relación con un noble de un reino lejano. Ya era una mujer adulta y más de un vez su progenitor había discutido con ella, cuando trataba de encontrarle un marido. – no me casare con alguien que no me atrae, por el que no sienta una atracción a mas allá de sus relaciones o su parecer padre – Este le había cruzado la cara de un bofetón, nunca le había levantado la mano, pero aquella vez… aun podía escuchar la voz de su padre contenida en ira – Escucha bien, porque te lo diré una sola vez, tu te casaras con quien yo quiera, se acabaron los berrinches y los desplantes, tienes casi veintiún años y te debes a tus padres, y tu rey, si esta en el casarte con un demonio eso harás! ¿Me has entendido?


Se acarició la mejilla como si todavía le ardiera. Se incorporó en el momento que entraba la doncella trayendo la ropa que debería vestir esa velada. Se baño en silencio y se cambio. Su madre había elegido el vestido, en un color blanco con tul en la zona del escote que permitía apreciar sus senos blancos y turgentes sin llegar a ser provocativo – debes insinuar pero sin llegar a ser vulgar - Eran las palabras que siempre repetía su madre. Bien parecía que se estaba preparando una exhibición de ganado para la venta - pensó – y yo seré el campeón en remate.


- Ya arribó el invitado, Lily? - miro por la ventana mientras la muchacha tomaba la ropa que utilizó en la tarde – si señora llegó apenas caer la noche. Se volteó mientras pensaba en voz alta – que extraño no me pareció escuchar los caballos de un carruaje.No señorita primero llegó esta tarde el coche con todo el equipaje y luego el señor. Se quedo mirando a la doncella, con cara de - y a ti quien te preguntó – se dio vuelta y volvió a mirar por el amplio ventanal – Puedes retirarte.


Al quedarse sola, inspiró profundamente antes de salir al pasillo y recorrer el camino que la conduciría al salón de música, donde seguramente esperarían que el mayordomo anunciara la cena y en donde conocería al bendito principito. Se fue acercando y una voz entre melodiosa y jactanciosa resonaba más fuerte que las demás. La de su padre se escuchaba rara, como cuando algo no le gustaba, en cambio sus hermanos se estorbaban por hablar al mismo tiempo y obtener la atención del invitado. Entró al salón en el momento que una música hermosa comenzaba a ser ejecutada en el clave, la cual se extinguió de repente en cuanto ella hizo su aparición, todos se pusieron de pie y su padre se acercó para ofrecerle el brazo – por que estas vestida así? – El gesto de enfado era cómico – no me digas ya se, tu madre.


Juntos caminaron por el salón hasta estar enfrente del invitado, su padre la presentó y en todo momento sintió que los ojos de aquel hombre querían devorarla.





antigüedad en el foro :





El amor de mi vida, la luz de mi alma:

Chiara:

avatar
Chiara Di Moncalieri
Realeza Italiana
Realeza Italiana

Mensajes : 447
Puntos : 540
Reputación : 289
Fecha de inscripción : 20/08/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El último verano en La Toscana

Mensaje por Chiara Di Moncalieri el Mar Nov 27, 2012 7:35 pm

Paris, de noche, en la mansión Di Moncalieri


Escribía febrilmente sobre aquellos papeles que su hermano le había dado, la traba que no la dejaba recordar lo sucedido en Toscana acababa de romperse, como un dique cuando al quebrar su barrera destroza todo a su paso. Según él, era imperioso de que recordara lo máximo posible y con vividos detalles, cualquier cosa que pudiera darle una pista del porqué de la masacre sufrida por la familia Di Moncalieri, - en los recuerdos de ese último verano, tiene que estar la unión con lo sucedido posteriormente en Turín – había sentenciado Girolamo.

Al principio, trató de recordar pero, las imágenes eran esquivas, como si un telón le impidiera ver lo que estaba detrás de él. Caminaba por la habitación tratando de asirse de algún mísero recuerdo que la ayudara a rememorar aquel verano. Sintió que llamaban a la puerta – que raro, se dijo, ya es noche cerrada y Girolamo no se encuentra en casa ¿Habrá pasado algo? – se inquietó, un escalosfrio le recorrió el cuello como si una mano invisible le acariciara la nuca, se tocé el cabello como tratando de alejar los malos pensamientos.

Contempló por la ventana del estudio que daba a la calle de la entrada y vió que un hombre alto y de porte importante se alejaba de la puerta principal. No lo reconoció, un sombrero de galera ocultaba sus facciones y sus manos estaban cubiertas por guantes. Instintivamente se escondió tras los pesados cortinados, cuando aquel extraño dirigió una mirada provocadora al ventanal, como si supiera que desde allí lo observaban. Se distrajo por un momento al sentir golpes en la puerta del estudio, una de las jóvenes del servicio, la abrió lentamente – disculpe mademoiselle – dijo la muchacha, mientras entraba a la estancia y se acercaba a Chiara – acaban de traer este presente para usted – extendió las manos y le ofreció un pequeño ramo de flores en una bandeja de plata – son… jazmines – dijo ella, mientras extendía una mano para tomarlos, aunque siempre le habían gustado en ese momento sintió un repelús. Lo miró por un segundo y luego tratpo de distender su cuerpo – bueno son solo unas flores – se dijo mientras se las acercaba a su rostro, era uno de los mejores regalos que le podían ofrecer – más que diamantes o joyas – pensó mientras, con un ademán despedía a la muchacha, la que luego se dio vuelta y cuando estaba por abandonar el cuarto, Chiara ae detuvo – dime Cecilia, ¿Quién las ha mandando?, ¿no hay tarjeta? La muchacha la miro cautelosa, - no señorita, el hombre que las trajo solo dijo que usted recordaría la última vez que le regaló un ramo como ese – diciendo esas palabras la sirvienta se marchó.

- ¿un ramo como este? – volvió a impregnar sus sentidos con el aroma a Jazmines – no, en verdad no recuerdo, la última vez que sentí ese aroma fue… - todo el cuerpo de quiera tembló, cuando una voz que provenía de sus recuerdos llegó con la fuerza de un rayo – mi pequeña niña, siempre tan silenciosa y escurridiza, ¿acaso no sabe que no es bueno que salga por las noches a caminar? – Chiara sentía como las piernas se volvían blandas como las muñecas de tela que ella cosía para las niñas del orfanato. Con suma dificultad y faltándole el aire, logró sentarse en frente al secreter. Aun las manos le temblaban cuando tomó la pluma y comenzó a escribir de forma frenética, la risa de aquel hombre le traspasaba el cuerpo, no era necesario pensar mucho para darse cuenta que aquel que le había regalado esas flores, era el mismo que la había querido a ella como ofrenda de sacrificio.

De pronto una ira incontrolable se apoderó de ella – que es lo que pretendes… ¿crees acaso que soy la misma que atemorizaste en Turín o la ingenua que pensó que eras un ángel en Toscana? – su ira iba en crescendo y se levantó de su asiento, aciendo que la silla se volteara, mientras se dirigía al hogar, que a pesar de ser primavera, lo mantenía encendido, llevaba el ramo estrangulándolo con una mano y con fuerza lo tiro a las llamas – nunca más!!! ¿Me oyes? Nunca más me atemorizaras, vampiro del inferno!!! – se quedó mirando como las llamas consumían los pétalos inmaculados.





antigüedad en el foro :





El amor de mi vida, la luz de mi alma:

Chiara:

avatar
Chiara Di Moncalieri
Realeza Italiana
Realeza Italiana

Mensajes : 447
Puntos : 540
Reputación : 289
Fecha de inscripción : 20/08/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.