Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ÚLTIMO ACTO - PARTICIPAN CIRO, FAUSTO Y ÉLINE RIMBAUD. EL CONEJO DE LOS SEIS - PARTICIPAN HANIA DOE Y HÉCTOR LEBEAU-FORTIER. EL RASTRILLO Y LA PALA - PARTICIPAN DAMON LANDVIK Y BRIANNA DE MONTREIL ENCHAINED SOULS - PARTICIPAN ELORA PAINE, LEIF PAINE, KETHYR PAINE, REYDEK PAINE, XARYNE AKERMAN, STEIN AKERMAN, AVELINE BLACKMORE, AXEL BLACKMORE Y ALETHEIA BRUTUS.



Espacios libres: 08/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Jîldael del Balzo - La Entrevista

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Jîldael del Balzo - La Entrevista

Mensaje por Administración el Sáb Dic 01, 2012 8:04 pm



«Ella camina silenciosamente, pero, bajo ese aspecto tranquilo, es todo furia, pura energia eléctrica. La mujer común es tan común como una tormenta.»
— Judy Grahn.


1. ¿Crees poder describir a Jîldael en cinco palabras?

Es un ejercicio que hago a menudo, pues me ayuda a definir el carácter de mi personaje. Veamos las cinco palabras claves de Jîld:

*Impulsiva = Es algo en lo que verdaderamente diferimos user y pj. Ella es deslenguada, sobre todas las cosas; en su caso, creo que es justo al revés del pensador ilustrado: “ella dice, luego piensa”. La única persona en el mundo con quien Jîldael contiene sus palabras es Charles, a quien ama y admira con total y absoluta devoción.

*Decidida = Sabe tomar decisiones rápido; se cuestiona los pro y los contra, pero si ha tomado un camino, no va a volver atrás ni por nada del mundo.

*Inteligente = Por eso está por sobre las normas, por eso no la ha atrapado la Inquisición. Sabe cómo moverse, dónde atacar, cuando desaparecer. Es una deliciosa combinación de inteligencia, astucia y buena suerte (porque para salvarse de Târsil con una serpiente...)

*Leal = Tendría que decir antes de este rasgo que es desconfiada, porque lo es, y mucho, aunque la vida se empeñe en romper sus muros, Jîld es un gato y los gatos son, ante todas las cosas, las criaturas más ariscas y hurañas del mundo..., y por eso mismo, la lealtad es para ella un paso determinante; porque la mayoría de las veces se mantiene al margen..., pero cuando cruza la línea, cuando se involucra con el otro, se entrega y ama con todo su corazón. Así es la Jîld. Cuando coge un vínculo, se lo lleva hasta la muerte.

*Erótica = Creo que no sería Jîldael si no mencionara este rasgo tan distintivo de ella. Es una gata, es la sensualidad hecha persona, pero también hecha animal. Es misteriosa, con la dosis justa de fragilidad e inocencia, sabe jugar con la seducción y, pese a su corta experiencia, tiene un profundo y muy serio sentido del placer y el amor.


2. ¿De dónde nace Jîldael? ¿En qué o en quién te inspiraste o por qué decidiste darle justamente esa personalidad?

Jîld nació en un foro de fanfics, ya sabéis, donde contáis vuestra versión de los hechos cuando un libro no os gusta, o el autor os hace esperar demasiado. Sin embargo, aunque el foro era para fanfictions y fanarts, tenía un muy diminuto apartado en donde podíamos rolear “en vivo”, era lo que se conoce como rol interpretativo, en donde un master nos daba una “situación” y el resto íbamos reaccionando según las circunstancias. Era algo muy rústico, a menudo contábamos cosas de más, repetíamos ideas, manejábamos personajes de otros users y, todo el tiempo, estallábamos en risas y desorden. Éramos diez amigos jugando un maravilloso juego. Fueron, de lejos, los mejores años de mi vida.

Allí nació Jîld, pero como una media elfa destinada a convertirse en reina, a ser aliada de Dumbledore y, de ser posible, lograr que Voldemort muriera. Luego, pasó a un segundo foro, en donde dejó atrás su linaje élfico y se reformuló como una estudiante de Hogwarts de largos cabellos rojos y dotes sobrenaturales. Estudió, se graduó con honores y descubrió que su padre adoptivo era una rara mezcla de vampiro y ángel... hasta que finalmente, las vueltas de la vida (de la mano de una amiga a quien quise mucho) me trajeron hasta el Victorian. Sorprenderá a muchos saber que estuve una breve temporada aquí, entre febrero y junio del año pasado y que lo dejé porque alguien a quien yo amaba con todo mi corazón murió en esa fecha y el dolor me convirtió en una incapaz que apenas subsistió con lo mínimo.

Fue en ese momento que “decidí” no volver a rolear nunca más, a concentrarme en mi trabajo y en no permitir que nada me distrajera de mis obligaciones. No tenía paciencia ni fuerzas para nada más. Puedo decir, y sé que muchos me entenderán, que un poco de mí murió con él y me resultó muy duro retomar el camino, porque cuando amas tanto a alguien, ¿cómo sigues adelante? Con el cariño de quienes te aman y con un poco de suerte que te pone delante a las personas correctas en los momentos precisos.

En mi caso, mi “persona correcta” fue Nigel, con quien me reencontré a mediados de septiembre, por pura casualidad. Él fue quien me convenció de regresar a las pista. Pero, ¿cómo hacerlo? No soy buena en el rol, le dije, no tengo cabeza para pensar, no creo poder ser constante... di muchos motivos para no regresar, pero eran más los motivos para hacerlo. Y, en una noche especialmente cálida, después de mucho acordar, pulir, discutir y consensuar, la historia comenzó. Serían Cambiaformas y Cazador. Rompí mi promesa, saqué a Jîld de mi baúl de los recuerdos y la convertí en un maravilloso presente, una hija de letras e ideas que siempre me sorprende y me hace sentir profundamente orgullosa de no haber renunciado a ella, de habernos dado a las dos una segunda oportunidad.


3. ¿Crees que tienes alguna similitud en cuanto a la personalidad, usuario y personaje?

Ciertamente que sí, pero como podrían parecerse madre e hija... o dos amigas que han pasado el suficiente tiempo juntas para conocerse a cabalidad. Ni yo me he transformado para ser Jîldael, ni es Jîldael una copia de mí. Es más bien quien tiene la libertad de hacer cosas que yo no creo que haga jamás (incluso si tuviera la oportunidad de hacerlo, como su discutible talento de ser una bocazas).

Nos parecemos en lo cascarrabias y rencorosas (pero yo no llego a lo vengativa, eso es de ella solita). Amamos los gatos, nacimos el mismo día, respetamos los mismos valores. Pero ella es más liberal que yo, más desinhibida y libre; va detrás de lo que quiere, sin culpa y, si se equivoca, pide perdón y sigue adelante. Ama con más viveza, odia por más tiempo y está más loca que yo, eso lo supe el día que descubrí que se había enamorado de su enemigo... y por eso la adoro, aunque yo no habría hecho ninguna de las cosas que ha tenido que hacer ella para sobrevivir. Puedo decir que la admiro por su temple, su carácter y su fuerza de espíritu. Y ella de mí seguro que envidia mi prudencia, mi tolerancia y mi capacidad de hacer silencio cada vez que necesito meditar y poner en orden mis ideas. Como veis, somos parecidas, mucho, pero no iguales, y eso es lo que más me gusta de nuestra “relación”, que podemos “dialogar” y que puedo sentirla como una entidad distinta de la mía, a la que sé que represento en el papel, porque la escribo, pero que jamás podría confundirse con un alter ego de mi personalidad.


4. ¿Por qué elegiste ese avatar, alguna razón en especial?

Voy a decir algo monstruoso (*se ríe* XDDD!), pero ninguno de mis avatares lo he elegido yo. Es algo para lo que no sirvo; nunca doy con las imágenes que quiero y, cuando lo he conseguido, alguien ya me ganó por meses de ventaja. Así que, para mi vergonzosa fortuna, siempre he tenido buenos amigos que se han dado al paciente trabajo de ayudarme a darle una cara a mis personajes. En el caso de Jîld, el encargado de turno fue precisamente Nigel. Yo sólo sabía que quería alguien que transmitiera una idea armoniosa entre lo salvaje y lo sofisticado, y él me presentó a Mila Kunis. Admito que los primeros segundos, francamente no me gustó, pero entonces revisé varias galerías hasta que en una foto (que es la que usé en su biografía), casi pude ver a la gata que hay dentro de la Kunis y en ese momento supe que ella debía darle su rostro a Jîld. Y lo sigo creyendo fehacientemente hasta el día de hoy.

5. ¿Cuál consideras que es la mayor fortaleza y la mayor debilidad de Jîldael?

La mayor fortaleza de Jîldael es su capacidad de creer en algo y, por lo tanto, su testarudez para llevarlo hasta el final. Por ejemplo, está convencida de que no morirá hasta vengar la muerte de su padre; está tan aferrada a esa convicción que nada la detendrá... y nadie es tan peligroso como el ser humano movido por su convicción.

¿Su mayor debilidad? ¿Qué es eso? (XDDD!) Vale, ya en serio... diría que su corazón. No importa lo que le hagas a ella, pues cuando se trata de su propio sufrimiento, se vuelve hermética e indestructible y probablemente primero muera antes que darse por vencida o abrir su boca para pedir piedad..., pero cuando se trata de quienes ama, se vuelve débil e incluso cobarde, pero intenta que no se note; nada le es más demoledor que el miedo de no poder proteger a sus seres amados y eso, muchas veces, la lleva a tomar decisiones equivocadas y a correr riesgos innecesarios que un día podrían costarle la vida.


6. En la historia de Jîldael nos cuentas que su padre fue asesinado y que ella planea vengarse. ¿Cómo pretende hacerlo y qué planes tiene al respecto? ¿Conoce ya a los culpables de la muerte de su padre?

Su padre la odiaba con toda su alma, eso no tiene otra lectura en la vida de Jîld. No es que Jean, su padre, dijera que no la quisiera, pero sólo de la boca para afuera... era que realmente nunca la amó. Por eso mismo, Jîldael nunca ha podido entender por qué, si la odiaba de verdad (y que de eso no le quepa duda alguna al lector), le salvó la vida a costa de sí mismo. Lo peor es que Jîld sí amaba a su padre y siempre lo necesitó mucho y le dolió en el alma que él no la amase ni siquiera un poquito, pero aprendió a vivir con ello. No obstante, fue una tragedia griega en todo rigor que él se dejara matar tan cruelmente solo para salvarla. Por eso, también, su determinación inquebrantable de vengar la sangre de su padre, con la sangre de sus asesinos.

Tiene algunos nombres de cómplices y colaboradores menores que planearon la muerte de su padre, de los cuales dos ya han pagado con su vida. Tiene varios nombres en la mira, de los que ella está segura que forman parte de ese círculo de buitres que ayudaron con la muerte de su padre. Pero lo que realmente busca son los nombres del autor intelectual y del autor material. Del primero está muy cerca; faltan unos cabos que atar, pero prácticamente lo tiene en bandeja. Del autor material todavía no tiene mayores pistas..., pero puedo adelantaros que cuando lo sepa, preferirá no haberlo conocido jamás.


7. ¿Quién es Charlemagne Noir y qué papel juega en la vida de Jîldael?

Primero que todo, debo confesar que amé esta pregunta con todo mi corazón, por todo lo que Charlemagne significa para mí, como user y por el modo en que está unido a Jîld.

De entrada, diré que Charles es el “todo” en la vida de la Pantera; podría decir que esa palabra es la que mejor representa a su Mayordomo. Él llegó cuando Jîld estaba sola y a la deriva, apenas había descubierto su facultad Cambiaformas y la verdadera fuerza de su carácter; de ser una niña ingenua, pasó a ser una bomba de tiempo a punto de estallar que, de no ser controlada a tiempo, terminaría destruyendo lo poco que le quedaba de familia. Así llega este particular anciano a su vida, con una larga historia a cuestas que no revela a nadie, con fama de Maestre (de gurú, si lo preferís), con un poder inigualable y con los incontables años de experiencia a cuestas. Fue contratado para el puesto de Mayordomo, como pantalla para quienes no saben nada de los Sobrenaturales, pero cuyo verdadero rol era ser el Maestre de la joven para educarla acerca de todo lo que debía saber sobre sus dones y los motivos para no revelarlos al mundo. Probablemente se entendieron en seguida; ambos eran dos “animales” solitarios, heridos de por vida, rencorosos y altivos. Para Charles fue verla y amarla, y saber que se quedaría con ella hasta que ella misma lo echase de su lado. Para Jîld, en cambio, fue un proceso de domesticación, doloroso, incisivo y definitivo. Y, sin darse cuenta, todo lo que es su mundo más íntimo está ligado a su Mayordomo.

Es preciso decir que cuando se le pregunta a Jîld quién es la persona más importante de su vida, ella nombra automáticamente a Agnes, su nana; esto lo hace porque Agnes fue la primera persona que la amó y siente que no puede traicionar su memoria, pero es Charles a quien primero corre cuando tiene miedo, en quien confía ciegamente y la única persona que realmente conoce todo sobre Jîldael. Nadie es más cercano e importante para la Cambiaformas que él. Es su más profundo amor, pero que no tiene nada de erótico ni romántico; es su guía, su Maestre, la persona que admira, a quien protege y por quien saltaría sin pensar qué le espera abajo. Hay muchas cosas más entre ellos dos, muy profundas, sinceras y hermosas, pero que sólo podréis descubrir en los futuros roles de Jîldael.


8. ¿Cómo anda actualmente el corazón de Jîldael? ¿Existe alguna persona especial en su vida y por qué lo considera de ese modo? ¿Qué significa Târsil Valborg en la vida de Jîldael?

Si me hubierais hecho esta pregunta un mes atrás, la respuesta habría sido muy sencilla. Pero justamente ahora, Jîldael está en una verdadera encrucijada sentimental.

Empezaré respondiendo quién es Târsil para ella, porque es quien primero la hizo salir de su torre de indiferencia y frialdad sentimental: Jîldael sabía de la existencia del Valborg; había visto lo efectivo que es él su misión (fue él quien mató a Baptiste, el primer amor de Jîldael); para ella, en esos primeros meses, era un enemigo más a derrotar en su camino de venganza y justicia pendientes. Además, después de la muerte de Baptiste, ella había decidido radicalmente no involucrarse con nadie más, al menos, hasta haber consumado su venganza. Con ese propósito en mente, ambos acaban encontrándose en una situación muy “Estocolmo”. Se le había encomendado a Târsil darle caza y ajusticiar a la Pantera; él es un predador experto y estuvo a punto de cumplir su cometido, pero entonces sufrió un inesperado ataque y Jîldael pasó a convertirse en su salvadora. De esa extraña situación, pasaron del odio al deseo, a la negación y a un amor pasional, violento y maldito entre dos personas que nacieron para ser enemigas. Mientras más se negaron entre ellos, más fuerte fue el anhelo de reencontrarse, más poderosa la necesidad de volver a estar juntos, y de una primera vez meramente física, en medio de la ausencia y de la resistencia por verse, fue surgiendo una relación mucho más afectiva, en donde los sentimientos se vieron mucho más involucrados, pues ya no era solo el placer físico el que existía, sino el deseo profundo de cuidarse, de protegerse y de tener un futuro juntos.

Podría decir que Târsil es el primer amor adulto de Jîldael, un amor prohibido y peligroso para ambos; ella lo ama de verdad, pero sabe que puede provocarle la muerte a él y se juzga en todo momento si debe permanecer a su lado o si lo mejor es alejarse lo más posible del Inquisidor.

Así están las cosas cuando, para complicarlo más aún todo, conoce a Emerick Boussingaut, quien también llega en un momento muy violento de su vida. Está enfrentándose a sus enemigos y aparece el licántropo, quien sufre graves heridas y ella debe salvar su vida, pero de una manera mucho más agresiva y dolorosa de lo que fue salvar a Târsil. Tuvo que decidir salvarlo pese a todo lo terrible de la situación. Es ahí cuando se produce un nuevo quiebre, porque ella se da cuenta de que, al salvarlo a él, una parte de sí misma también se la entregó a él, que rescatarlo de la muerte fue crear un lazo entre ambos demasiado poderoso como para fingir que no existe. Además, él representa una posibilidad que jamás tendría con Târsil: están en el mismo lado de la “guerra” entre hombres y sobrenaturales; es más, tienen habilidades parecidas, pueden complementarse al momento de pelear, viven más o menos lo mismo y saben lo que es vivir de secretos y apariencias..., pero llegó demasiado tarde porque ella ya estaba comprometida con otro hombre y descubrirlo es demoledor en toda la extensión de la palabra.

No podría decir quién de los dos se quedará con el corazón de Jîldael porque ella realmente ama a Târsil y no se siente capaz de renunciar a él, pero tampoco puede negar lo que siente por Emerick, aunque muy fuerte, muy poderoso, ella todavía teme calificar de amor, aunque probablemente sea así, probablemente ella esté enamorada de ambos, lo que hará todavía más dolorosa la decisión final.


9. Sabemos que Jîldael está actualmente embarazada, que el bebé es justamente de Târsil Valborg y que no fue precisamente planeado. ¿Dará a luz o qué piensa hacer ella con ese niño?

Ella nunca ha dudado de lo que significa ese hijo en su vida. Cuando descubrió que estaba embarazada sufrió mucho, pero no porque no deseara ese niño, ni porque no le hiciera feliz, sino porque le dolió estar sola en ese proceso; Jîldael creía que Târsil la odiaba y le aterraba que él se vengara de ella asesinando a su hijo. En cambio, se dio cuenta, con ese hijo, de lo mucho que amaba a Târsil.

Por eso, fue un momento cargado de emociones cuando finalmente Valborg descubre que será padre, primero porque ambos confiesan su amor y Jîldael siente, por primera vez, que puede tener una familia de verdad. Pero, sobre la misma, se da cuenta de que eso no será posible, de que le ha dado a la Inquisición un arma poderosa para usar contra Târsil o contra ella misma. Sin embargo, ella no se dejará vencer: ama a su hijo con todo su corazón y desea que él viva feliz sin importar lo que ocurra. Está dispuesta a morir para que su hijo nazca; sabe que si llega a faltarle, le queda Târsil para protegerlo y, si él no quisiera hacerlo, Charles lo cuidará y lo educará con la misma devoción que le ha demostrado a ella. Si de ella depende, su hijo nacerá y no hay nada más que decir al respecto... excepto que la vida da muchas vueltas y no siempre del modo en que nosotros queremos (muajajajaja *risa malvada* XD!).


10. ¿Podrías contarnos un poco sobre la historia o tramas en las que se desenvuelve Jîldael en el foro? ¿Qué personajes son fundamentales en su vida y desarrollo en la historia? ¿Qué tienes pensado para ella?

Ahora Jîld lleva dos roles bien establecidos: la segunda parte de su historia con Târsil, que se desarrolla en “Redención” y el encuentro con Emerick en “La pantera, el lobo y el halcón”. De aquí en adelante, el caos formará parte de su vida con la entrada en la historia de Traian Valborg con quien tendrá un encuentro terrible que cambiará para siempre todo lo que ella cree que sabe sobre el amor, el odio y la venganza. Además, Charles pasó de ser un pnj, a un personaje real con el cual interactuar de manera más concreta; él también tendrá un papel decisivo en la historia de la joven y se verá en los roles que están por iniciarse y en los cuales ella tendrá que tomar decisiones sin arrepentirse ni mirar atrás por lo que pudo ser y no fue. Una de estas decisiones muy importantes será quién se erigirá como el dueño único de su corazón... y sabed que, hoy por hoy, tanto Târsil como Emerick están en absoluta igualdad de condiciones.

A largo plazo, también, se planea desarrollar un rol colectivo que trate sobre la esperada venganza de Jîldael por la muerte de su padre y que, cuando esté en condiciones de llevarse a cabo, es mi deseo personal que tenga una buena acogida y varios users dispuestos a participar de él.

Es lo que, por ahora, puedo adelantaros sin matar el suspense tan propio de las historias de Jîld.


11. Todos en algún momento de nuestra vida rolística hemos experimentado lo que es denominado “traba mental”, o como coloquialmente algunos llaman “pérdida de inspiración”. ¿Alguna vez te ocurrió? ¿Cómo lo solucionaste? ¿En qué te inspiras para escribir?

Lo primero sobre esto es decir que las trabas mentales que nos impiden escribir son de lo más comunes y les pasa por igual a los talentos consagrados como a los escritores amateur (donde calificamos nosotros). Yo creo que un paso importante frente a este tipo de problemas es entender eso; la traba mental se vuelve insuperable porque creemos que no le pasa a nadie más, que somos los únicos y que es terrible que no puedas hacer algo que se supone que te gusta hacer; esta postura solo aumenta y empodera la traba mental. Si, por el contrario, lo tomamos como algo normal, propio de personas que tenemos muchas cosas que hacer fuera de la Red, entonces es mucho más fácil superarla.

En mi caso personal, me ha ocurrido varias veces a lo largo de mi vida. O porque no me gustaba el tema, o porque sentía que había quedado en una situación difícil de manejar o porque de verdad no sabía cómo seguir la historia. En todos estos casos, me he obligado a escribir todavía con más entusiasmo que cuando sé lo que quiero relatar. La mejor manera que yo encontré para superar mi “falta de musa” ha sido escribiendo, forzándome a hacer miles de borradores hasta que finalmente me saliera algo de lo que sentirme orgullosa. Pero, ojo, es algo que a mí me ha funcionado y no sé si sirva a todos. A otras personas les sirve salir a dar una vuelta, ver una película, leer un buen libro; cada uno de nosotros sabe qué le ayuda a inspirarse y es a lo que debe recurrir cuando esté en blanco. Para mí, las palabras ayudan a las palabras, por lo que escribo y escribo hasta que me gusta el resultado.

Ahora, ¿qué me inspira? ¡Uf! Un atardecer, una película que me conmueva, el pasaje favorito de mis libros y, sobre todo, la música. Tengo una amplia lista de reproducción musical (que incluye canciones, música de cámara, bandas sonoras, etc.) que siempre echo a andar cuando voy a escribir; la música es mi catarsis personal, me ayuda a fijar las imágenes que quiero transmitir y me permite vivenciar mi relato, lo que le da más corazón y profundidad a lo que estoy contando. Y, de manera alternada, leer me ayuda a sentar ideas, a crear imágenes y, como diría una de mis autoras favoritas, mirar otros “tejidos” me ayuda a “tejer” mejor.


12. Cuéntanos cómo fue que te iniciaste en esto de los foros de rol y cómo fue tu experiencia como principiante.

Algo de esto ya había comentado en preguntas anteriores, pero agradezco la oportunidad de poder relatar con más detalle esta parte de mi historia personal, puesto que es algo que me gustaría poder compartir con otros.

Tengo que remontarme a mi primera infancia y, con ella, al recuerdo profundamente amado de mi fallecida abuela, quien me ayudó a desarrollar desde ese momento tan primario mi amor por las letras. Desde que tengo memoria que amo leer y, cuando naces con esa predisposición, cuando leer es tan divertido como ir de fiesta o viajar a otro país, cuando el libro ya no es un libro sino una película que sólo te pertenece a ti de manera tan íntima y privada que puedes oler los paisajes que se te revelan, que te desesperas con el personaje y ríes y lloras con él, y cuando se acaba la historia parece que no existiera nada más hasta la siguiente lectura, entonces hay un segundo paso que es absolutamente inevitable: también amas escribir.

Podría decir, de manera sucinta, que lo primero que existió en mí fue la escritora, la “tejedora de palabras”; por lo mismo, la segunda cosa que tengo que decir es que no sé prácticamente nada de roles; sí, casi es para acusarme de “falsa modestia” y quitarme credibilidad, pero es la verdad, sin tapujos ni adornos. El rol entró en mi vida por pura casualidad, como rebote de un largo camino que se inició mirando fotos de mis películas favoritas, que me llevó a los fanfics y que terminó en HL como mi primer foro de rol, hace unos tres años atrás. Lo cierto es que allí me familiaricé por primera vez con estos relatos conjuntos, pero que no produjo mayores cambios en mi forma de escribir. La experiencia de principiante en general fue bastante buena y cómoda para mí y, por lo mismo, completamente diferente a lo que me esperaba en el Victorian. Ha sido toda una aventura hasta ahora, y quiero que lo siga siendo por mucho tiempo más.


13. ¿Cuánto tiempo tienes ahora roleando y cómo lo describirías? ¿Qué significado tiene para ti rolear?

Mmm... Desde que empecé, en ese rol pequeñito y ultra amateur hasta ahora, yo diría que son seis años. Pero en el Victorian acabo de cumplir un año con Jîld hace muy poco.

Del rol propiamente tal, lo cierto es que fue aquí, en el Victorian, donde realmente aprendí a rolear, porque mis compañeros me regañaban a menudo por manejar situaciones, cerrar posibilidades y adueñarme del relato. Y aquí es donde comprobareis lo que apunté en la respuesta a la pregunta anterior: no miento cuando digo que no sé rolear (o no sabía); ante todo, soy escritora, estoy acostumbrada a manejar todos los elementos de una historia y a llevarla a mi gusto, sin preguntarle a nadie si le parece o no. Eso, que es muy válido en un trabajo personal, se vuelve una verdadera tortura en el rol.

Por eso, la experiencia de rolear ha sido, ante todo, extrema, intensa, demandante y deliciosamente agotadora. Lo más duro en este crecimiento fue aprender a no hablar por otros personajes, a dejar que los otros rolers tomen decisiones que afectarán a mi personaje y, sobre todo, a confiar en estas decisiones y a saber responder con la misma altura de miras, incluso si no me gusta lo que roleó mi compañero. Ha sido todo un proceso de aprendizajes y descubrimientos para mí y agradezco a todos mis compañeros, quienes han tenido infinita paciencia con mis mañas, mis errores, mis aprensiones y mis apuros; sin ellos, yo no habría logrado el nivel que tengo ahora.

¿Qué es el rol para mí? Un hobbie, ante todo. Siempre que me pongo espesa e intransigente, me freno y me recuerdo que estoy aquí para divertirme, que los problemas se tienen que quedar en el trabajo y en la casa y que el foro es para entretenerme, no para ponerme grave. También es una pasión; me encanta escribir, y adoro compartirlo con otras personas, sus respuestas me motivan a ser creativa, activa y entusiasta en la participación de mis personajes. Finalmente, es mi refugio, mi burbuja personal de tranquilidad en donde me acuno cuando las cosas en mi vida real no van como yo quisiera. No quiero que eso cambie, por eso intento mantener un bajo perfil dentro del Victorian; que las personas me conozcan por mis personajes, que se involucren con las historias, que la user esté en segundo plano y sean sus personajes quienes hablen por ella. Si después de todo eso, se dan vínculo de amistad, súper, pero que nada empañe la increíble tranquilidad y libertad que siento al escribir. Diría que es lo más importante para mí.


14. De todos los personajes que hayas tenido a lo largo del tiempo que tienes roleando, ¿consideras que Jîldael es uno de tus favoritos o quién sí lo es?

Lo primero que tengo que decir es que es la primera vez que tengo tantos personajes andando al mismo tiempo. Eso es otra diferencia fundamental de mis experiencias anteriores, en las cuales sólo se permitía sólo un personaje por user.

A raíz de esto, no podría negar que Jîld es la que más tiempo lleva conmigo y que por eso tiene un lugar particular para mí, pero que no quiero calificar de favorita porque no es la única que me gusta. A ver si logro explicarme bien.

Todos mis personajes actuales (a excepción de Charlemagne) tienen algo de mí. Con Rash, compartimos el anhelo de la espiritualidad, la búsqueda de algo más allá de nosotros mismos. Verónica representa mi juventud, bastante ingenua y más generosa de lo que soy ahora. Grazia es mi arrogancia llevada al extremo (o sea, soy odiosa, pero ella se pasó) y, por ende, los costalazos que se dé, también me los di yo alguna vez. Astrid pertenece a una etapa de mi vida bastante oscura y depresiva en la que yo no veía salida a mis problemas; ella está así ahora y refleja muy bien cómo fue para mí enfrentar problemas que parecían superarme por mucho y sin solución aparente. De Jîld, ¿qué puedo decir de ella que no haya dicho antes? Es mi hija o mi amiga, como señalé; nos parecemos tanto ella y yo y, al mismo tiempo, somos tan diferentes como el día y la noche. El único que no es “yo” es Charles; él está inspirado en mi fallecido abuelo, a quien amé con todo mi corazón (y por el que lloré como cría cuando me dejó), y en mi Maestro, un académico al que admiro muchísimo, que sabe tanto de la vida, del arte, de los sueños, de los reveses que se ha convertido un referente necesario de mi vida personal, en mi Maestre. De estas personas de carne y hueso, Charles tiene mucho..., pero también tiene un poco de Dumbledore, de Aslan y de Gandalf, mis personajes favoritos, porque me marcaron en cuanto a lo que espero de una persona sabia, intensa y que ha vivido por largo tiempo.

Si tuviera que elegir un favorito, sería a ojos cerrados Charlemagne, porque aunque nunca lo roleé hasta ahora, es quien he creado con mayor amor. De hecho, no había querido hacerlo personaje, pese a que por sí solo ya tiene bastante cuerpo y profundidad, precisamente porque no deseaba exponerlo a existir y que no hubiera rol para él, pero me di cuenta de que mis temores eran infundados y que tiene tantas posibilidades como todos los demás personajes que llevo. Espero que podáis conocerlo más adelante y que yo pueda reflejar todos los motivos que hay para amar a un personaje tan complejo, introvertido y misterioso como él.


15. Personalmente, ¿cuáles son los elementos básicos que tú consideras que debe tomar en cuenta una persona a la hora rolear para hacer un buen roleo?

No es que me crea mejor que el resto, pero puedo aseguraros (y más adelante veréis por qué) que ésta es una de las preguntas en las que puedo responder con absoluta autoridad en el tema.

Lo primero a que debe aspirar todo buen roler es a dominar las reglas de gramática y ortografía del español. Tiene que saber escribir medianamente bien, ordenar las ideas y respetar el tema central de lo que escribe (y si alguien dice que le gusta escribir, pero no le importa la ortografía, sería como decir que le gusta pintar, pero no le gustan los colores). Las reglas de escritura se inventaron para que pudiéramos entendernos y en el rol eso es fundamental.

Lo segundo, tener algún conocimiento básico de los elementos de la narración: tipos de narradores, conflicto, nudo narrativo, clímax y desenlace. Saber, por ejemplo, que no puedo empezar narrando en tercera persona y, sin aviso, pasar a primera, porque eso confunde al lector, es un buen avance para escribir. Luego, es muy importante saber separar los diálogos de los párrafos; a veces redactamos párrafos enormes y, si le metemos diálogos en medio, sin la menor pausa, la verdad es que la lectura termina siendo agotadora. Las pausas que marcan los puntos aparte alivianan la lectura del contenido, nos ayudan a hacer altos y facilitan la creación de las respuestas.

Otra cosa a tener en cuenta es el adorno de las palabras. A veces es muy bueno decorar y poner palabras poco usuales porque logran un mejor impacto en el momento que se relata, pero abusar de esta técnica puede resultar redundante e incluso arruinar un rol prometedor. Habrá veces en que un momento dicho con palabras simples y sin mayores vueltas tiene mejores resultados que si lo recargamos exageradamente.

Finalmente, ser fieles al personaje más que al user. Hay situaciones que nosotros, como users del personaje, no haríamos o no nos gustaría escribir, pero que, dada la personalidad que dimos al personaje, él sí las llevaría a cabo, entonces hay que llevarlas adelante. Si hemos creado un vampiro, tenemos que saber que no se dominará ante el olor a sangre y que, probablemente, no tendrá clemencia. Entonces, tenemos que respetar esa línea porque si no, pierde credibilidad y atractivo. Habrá veces que tengamos que perder aunque nos guste ganar, porque si no, ¿qué rol tendría gracia si al final todos los personales salen bien, ah?


16. ¿Te consideras tú una buena roler? ¿Por qué?

Sé que mi respuesta va a sonar terriblemente arrogante y vanidosa, pero leed hasta el final antes de juzgarme, ¿vale?

Sí me considero una muy buena roler, primero y ante todo porque soy una buena escritora y, segundo, porque siempre he estado dispuesta a aprender y a mejorar lo que ya sé. Ahora bien, tengo un plus que el resto no posee y eso marca la diferencia con otros users. Yo soy profesora de Lenguaje y Literatura, por lo tanto, conozco de cerca los elementos que componen un buen texto narrativo. Soy especialista en la materia y mi trabajo es que otras personas también aprendan a conocer y manejar estos elementos como estructuras de pensamiento y reflexión. Y, por lo tanto, para poder enseñarlas, tengo que saber manejarlas. Obviamente toda mi educación académica es parte de mi trabajo personal. Es lógico que sepa qué tipo de narrador usar, cómo describir apropiadamente, cuándo insertar diálogos y qué palabras usar para lograr el efecto deseado...

Y esta es la parte en que todos dicen: “Ahhh, por eso escribe así”. Y tienen razón, sé escribir bien, porque mi trabajo, en mi vida real, consiste en escribir, en leer, en analizar e interpretar textos literarios. Pero no puedo evitar esa sensación de perder el mérito personal, así que diré que escribo como lo hago, porque tengo material que me permite hacerlo, pero también porque algo de talento debo tener. Mal que mal, no todos los profesores de Lenguaje y Literatura se convierten en escritores, ¿verdad?


17. ¿Tienes alguno o varios personajes favoritos en el foro? ¿Qué es lo que te gusta de ellos?

Admito que esta respuesta va a ser absolutamente parcial, pues mis personajes favoritos son aquellos con los que roleo, pero, como buena crítica que soy, creo que mis razones son absolutamente fundadas y más de alguien (que se haya animado a llegar hasta aquí) compartirá mi parecer. Los voy a nombrar por el orden en que les conocí, pues en ningún caso podría escoger a uno sobre el otro.

*Târsil: Fuera de las razones evidentes (que me trajeron de vuelta a los roles), creo que es lejos su mejor personaje: arrebatado, iracundo, vengativo. Tiene cuerpo y corazón. Es un personaje completo y complejo, dinámico y evolutivo. Creo que es en el que mejor se desarrolla su relato; lamento que no tenga más roles porque creo que es un personaje que tiene mucho para sorprender y que aún estamos viendo tan solo la punta de todo su universo.

*Travis: Siempre he gustado de la lectura descriptiva, de la paciencia psicológica del autor de un personaje. Y todo eso es Travis. Es reflexivo, analítico y paciente. Su user sabe llevarlo desde la alegría al dolor y de allí a la rabia sin jamás traicionar la esencia del personaje. Adoro sus roles extensos, llenos de detalles, con cuadros completos que me permiten “vivenciar” la historia. Sufro cuando Travis sufre (y todavía le queda mucho por padecer), me conmuevo de su timidez, y me deleito con sus pequeños triunfos. El suyo es un relato íntimo, escrito para Verónica, en que cada trazo es una pequeña obra de arte.

*Emerick: Tengo que decir que es lejos de los mejores rolers del foro (sino el mejor). Ha sido un aprendiz dedicado que ha mejorado su ya impecable manera de escribir. Tiene el talento de “llevarte” dentro de la historia; más de alguno se habrá reído con su sarcasmo, habrá sufrido con su pasado y habrá llorado con su presente. Es un personaje que te lleva a la catarsis del modo en que los griegos la entendían. La manera en que el user relata la transformación lupina, o el modo en que se enfrenta a sus enemigos, o su pequeña afición a robar cosas dan cuenta de un personaje lleno de vida, de proyectos, de un rol consolidado, complejo, pero al mismo tiempo de una frescura narrativa envidiable. Siempre aporta algo para sorprender a su lector y sus tramas y propuestas le han dado un nuevo aire al Victorian. Creo que es la gran revelación de este último año y si alguien aún no lo ha leído (cosa que dudo), debería pensar en darse una vuelta por sus historias.

*Relee todo lo que escribió* No, definitivamente no fui objetiva, pero al menos he sido sincera. Me encantan estos personajes y espero que sigan deleitándonos a todos por mucho tiempo más.


18. ¿Qué tipo de lectura te gusta? ¿Podrías recomendar algún libro?

*Intenta recordar el consejo de su mentor* Podría pasarme el resto de la entrevista recomendando libros (pensad que he pasado toda mi vida leyendo), así que creo que hablaré de autores.

Para entender mi lista, hay que entender mis gustos. Y como todo en mí, no tengo un patrón de lectura, pues, más que un género en particular, tiene que ver con lo que la historia me provoque. Si la primera línea me atrapa, no me detendré hasta haber concluido; os puedo asegurar que eso no es tan bueno cuando tienes otras cosas que hacer, pero es lo maravilloso de la lectura, sentir que te atrapa, que te saca de tu rutina diaria y te mete de lleno en otros mundos, donde puedes ser guerrero, físico, asesino, amante... lo que quieras, pues no hay límites para la imaginación; lo mejor es que en esos momentos, en los que lees, eres otra persona, y no hay culpas en ello, pues cierras el libro y vuelves a ser tú. Nada es más liberador para mí que una buena historia.

¿Qué libros puedo recomendar? Mi lista es enorme, pero procuré hacer una selección de aquellos autores que más profundamente han calado en mí:

El primero, mi favorito, al que admiro y como quien quisiera ser un día, C. S. Lewis, a quien todos los que lo amamos preferimos llamar “Jack”. La mayoría de las personas le conoce por las “Crónicas de Narnia”, pero tiene un sinfín de maravillosos relatos, de los cuales, mi favorito, por mucho es “Mientras no tengamos rostro”. Es uno de los libros a los que suelo regresar cada cierto tiempo, por el puro placer de releerlo.

Del segundo sólo conozco un libro, pero la historia (de prostitutas y gánsters), es simplemente irresistible: Harold Robbins creó una verdadera oda a la novela negra con “79 Park Avenue”.

Víctor Hugo, Maestro de maestros, ícono mundial, referente obligado de toda persona que se llame culta. De todo su enorme trabajo, mi favorito es “Los Miserables” (y, por favor, ni el musical, ni las películas le hacen justicia a la novela). Jean Valjean es un personaje entrañable y la historia terrible, maravillosa y profundamente humana.

De Cornelia Funke he leído casi todo (me falta un solo título), pero tengo que decir que su trilogía del “Mundo de Tinta” (Corazón, Sangre y Muerte, que leí el año pasado), me devolvió algo de mi infancia, tan invaluable para mí como el recuerdo de mi abuela: esa devoción por la historia que te atrapa de tal modo que te sorprendes leyendo a las 3 de la mañana, jurando que será el último capítulo y soltar el libro cuando el amanecer te ha sorprendido... Terminé con unas ojeras kilométricas por su culpa, pero la historia lo ameritaba con toda justicia.

De John Grisham me ha gustado todo lo que he leído, pero “El Jurado” es su obra cúlmine. Es un relato denso, cruel, agotador, pero absolutamente maestro; una novela que se envuelve con lo realista, lo policial, lo ético y el suspense.

“Los Juegos del Hambre”, de Suzanne Collins, batieron todos mis récords; y digo batieron, porque la trilogía es avasalladora. Fue una adicción que me obligó a dejarlo todo por saber qué haría Katniss y, llegar al final fue tanto liberador como doloroso... porque realmente amé su historia y cerrar ese capítulo fue una de las cosas más emotivas de mis últimos tiempos.

Con Gabriel García Márquez, no puedo dejar de recomendar “El amor en los tiempos del cólera” (me negué rotundamente a ver la película, así que no sé si le hará justicia). De todas sus obras es ésta –más que “Cien años de soledad”– en la que toda la genialidad de García Márquez se luce para el mundo.

A continuación, paso a uno de mis latinoamericanos favoritos: el incomparable Jorge Luis Borges con su recopilación de cuentos “Ficciones”; cada historia es tan compleja como conmovedora, tan confusa como lúcida. Así es él, hay que amar su mundo para entenderlo. Grande entre los grandes.

Voy a cerrar con dos de mis autores más queridos para mí: una, mi compatriota, amada y admirada; el otro, un francés inmortal cuyo libro leo de vez en vez para no olvidar lo esencial de la vida: Marcela Paz y su entrañable saga “Papelucho” o su maravilloso “Perico trepa por Chile” y Antoine de Saint–Exupéry, inmortal y maravilloso, ¿quién más podría haber escrito “El Principito”? Pero he de deciros, si no sabéis leer como niños, si no estáis dispuestos a revivir la inocencia de la infancia, si buscáis títulos complejos de lectura insufrible, esto no es para vosotros. Marcela nos regresa a lo más elemental de la infancia, esa capacidad indecible de enojarse, dormirse, arrancarse, pelearse y seguir siendo niños. Papelucho es memorable por todas esas cosas; por perderse, por hacer tonterías, por creer en imposibles y por la absoluta honestidad de sí mismo. De Saint–Exupéry, sólo citaré el pasaje que me remeció hasta mis cimientes, que me hizo llorar inconsolablemente durante toda una noche, pero que releo siempre, porque a veces amar implica sufrir:

“Pero otras veces pienso: ‘Alguna que otra vez se distrae uno y eso basta. Si una noche ha olvidado poner el fanal o el cordero ha salido sin hacer ruido, durante la noche...’. Y entonces los cascabeles se convierten en lágrimas...”

No creo poder agregar nada más que valga la pena, excepto que siempre lloro en esta parte de la historia.


19. ¿Tienes algún personaje favorito de algún libro? ¿Quién y por qué es tu favorito?

Tengo una fijación especial con esos personajes mayores que parecen haber vivido siglos, saberlo todo y, aun así, conservar intacta la capacidad de maravillarse con un sencillo amanecer. Me gusta Gandalf, que es un viejo irascible, vividor, poderoso y, sobre todas las cosas, entrañable en cada paso y aventura. Amé con todo mi corazón al Dumbledore de los cuatro primeros libros, pues era un remanso de paz y sabiduría (ya del quinto libro para adelante, me cuesta reconocerlo), que acogía, protegía y guiaba; a ese Dumbledore (y no otro) es al que yo siempre amaré. Pero de todos, mi referente número 1 es el profesor Kirke; sufrí con el niño que fue y amé con todo mi corazón al anciano maravilloso que compartió su camino con Lucy Pevensie.

Un poco lejos de mi tradición de ancianos a los que amar, pero en un lugar igualmente especial, está Mortimer Folchart, “Lengua de Brujo”, “Arrendajo”, “Encuadernador” o como prefiráis llamarlo, pues es tantas cosas en “Tinta” que cada uno podría elegir con cuál se identifica más. Todas sus facetas me encantaron, pero el esposo que es Mo, el protector que es, se llevaron todo mi favoritismo.


20. Cuéntanos un poco acerca de la usuaria detrás de Jîldael. ¿A qué se dedica? ¿Qué le gusta hacer cuando no está roleando?

¿Qué os puedo contar de mí que vosotros queráis saber? Para empezar, que soy profesora de Lenguaje y Literatura, que trabajo con alumnos de entre 12 y 70 años, que elegí esta carrera porque amaba leer, pero también porque creo que se puede hacer de este mundo un mejor lugar. Puedo contaros que, de vez en cuando, dibujo, tejo y pinto para relajarme. Me encanta salir en bici y adoro nadar (lo retomaré en unas semanas *-*). Siempre, a donde vaya, llevo un libro conmigo, ya sea para repasar, o para divertirme con la historia.

¿Qué me gusta? Leer, absolutamente. Escuchar música de bandas sonoras de mis películas favoritas. Cocinar e ir al cine también me gusta mucho. Adoro viajar; procuro salir lo que más puedo, conocer gente, compartir momentos, crear vínculos; uso mucho Facebook y Skype, pero insisto en que nada supera lo que se siente cuando te besan o te abrazan, o te acarician. Me gusta bailar, me encanta (aunque hace rato que no lo hago... no, esperad, me fui de parranda por mi cumple... bailé mucho XD!). Me encantan los gatos (tengo 4 en casa) y los caballos (a veces, cuando me da el tiempo, practico equitación). Prefiero la noche al día; el campo (o la playa o la montaña) me gusta muchísimo más que las ciudades (en general, aborrezco el exceso de cemento y todo lo que tenga que ver con lo que él representa). Y, bueno, dormir... eso de estar en una hamaca y que el viento te meza mientras duermes... insuperable.

Soy rara y me siento orgullosa de serlo.

User: Y... se acabó. Juro que intenté no extenderme demasiado, pero no pude responder más corto que lo que acabo de hacer, así que pido perdón a quienes hayan llegado hasta aquí por alargarme tanto; espero al menos que la lectura compense su extensión.

Quiero agradecer a todos los que, sin conocerme, hayan venido a leer esta entrevista. Vuestro tiempo y opiniones son muy valiosas, gracias por ello.

Y, al final de los finales, a mis amigos en el Victoria, vosotros sabéis quiénes sois; gracias por vuestro tiempo, vuestro talento y vuestro cariño. Esta entrevista no habría sido posible si vosotros no hubierais estado a mi lado dándome ánimos para seguir.

Un beso enorme. Que la fuerza esté siempre con vosotros.




avatar
Administración
Admin
Admin

Mensajes : 522
Puntos : 392
Reputación : 203
Fecha de inscripción : 03/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.