Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 17/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Orchid. {priv.Corbin}
Hoy a las 7:45 am por Corbin Lockwood

» En busca de... // Privado - Ryuu
Hoy a las 7:02 am por Aneu Chandler Arkensow

» Time out. {priv. Aletheia}
Hoy a las 6:54 am por Anaé Boissieu

» Respuestas // Privado
Hoy a las 5:07 am por Storm

» Vann stein (privado)
Hoy a las 4:21 am por Lund

» Dark Road to Arizona. [Ruta 66~2017]. (priv)
Hoy a las 4:00 am por Höor Cannif

» A prueba de muerte | Privado
Hoy a las 3:29 am por Agnar Jorvik

» Sin luna[Libre]
Hoy a las 2:04 am por Sylvana Di Angelo

» A suspicious job (Calliope)
Hoy a las 1:54 am por Soren Kaarkarogf



Chroniques d'un corbeau en train de mourir

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Chroniques d'un corbeau en train de mourir

Mensaje por Nicolás D' Lenfent el Miér Mar 06, 2013 8:27 pm



ESTIGMA DEL CUERVO



“JUGANDO A LAS TINIEBLAS CON LO QUE DEJASTE ATRÁS, ECHO RECUERDOS”
1° Fase: Templo encontrado, sellarlo con la plegaria del nombre perdido…Mirando a este niño que fue destinado a la melancolía y la resurrección del pecado.



¡No, no, no! ¡Yo soy Luthier! Lloro por Nicolás, muero por ser un niño entregándose a la muerte, solo tengo pocas noches de vida, me estoy muriendo y tengo miedo de morir creyendo ser Nicolás….
Baila sobre sus tristezas un pequeño de 3 años (como una sombra yace) con el alma descansando en pequeños gemidos dolorosos, parecía gritar con angustia suplicante, entristecido sin que nadie le prodigara una caricia en su rostro oscurecido, pequeño cuervo que fue enfermando, débil, pálido, de semblante triste su lecho descansaba, sin poder leerle en sus ojos tristes lo que su interior arrasaba, su miserable corazón sangraba solo dolor, esa noche como un mar de espinas de rosa, navegaba entre sueños de tristeza, la noche era lluviosa, una gran tormenta de rayos y truenos, las gotas acariciaban su templo, no hay nadie a su alrededor, nadie existe, permanece solo, sus lagrimas recorren por sus mejillas, viviendo en un mar de llanto, pidiendo casi de rodillas desaparecer, pero esa negrura con demasiada furia se escuchaba los truenos, demasiado frió se percibía que solo llegaba recuerdos de su miserable existencia, donde solo recordaba ser tétrico....

Dejando pasar su vida que siempre ha sido silenciosa en una línea de pesadillas, todos le herían y el maldito rayo como el tiempo resonó destrozando el cielo...
"¡No, no, no! ¡Basta, callen, callen, váyanse de mi mente! ¡Ya no más! Quería ser un veneno para matarles, estoy cansado de beber ese Té dulce con leche, dentro de mi están siempre, aquellos ojos, esos ojos que siempre están mirándome, es como si no fueran ojos, me tratan de decir cosas que me aterran… ¡Basta! 1234…..Corría, a ellos les encantaba jugar…Siempre con flechas, lanzas y cuchillos me atacaba, era una caza terrorífica….!Ahhh!!!, basta, aléjense de mi mente! Cierro mis ojos, no escucho nada, olvide quien era, a pesar de ser un mudo me castigaban, aun mi templo muestran las cicatrices, siempre a oscuras, prisionero en una cueva… He desaparecido porque no aguanto más, me siento débil que ya no puedo sujetarme de mis pies, siempre con la piel herida, sin importar lo que desee, nada cambiara, se que ahora mismo moriré y por ello me entregue al peso de la agonía…La fuerza se acaba y mi corazón esta latiendo lentamente avisando mis días contados…
Y ahí él solo, delirando por sus pensamientos, nada cambiaba, nada era olvidado entre esas sombras que le aterran al saber que su soledad está siempre a su lado. Con las nubes negras adornaban el cielo, demasiado melancólico, huele a solo soledad, viviendo solo con gotas de agua que esconden las lagrimas de sus ojos, transformándose la lluvia en una tranquilidad, haciendo que las nubes derramen versos con una sinfonía que no pareciera parar, lo que el pequeño cuervo pasaba no tenia nombre, está siendo llevado a una locura sin saberlo, muere de frío, muere de hambre, la noche sin luna esta tan callada, los grillos cantan una horrorosa canción, las estrellas se perdieron en la nada pero espera que el mañana no vuelva a salir el sol.
Y entre las sombras silenciosas su templo camina lento, casi sin vida, deslizándose entre las calles como un alma perdida, dirigiéndose a la deriva, el viento solo traía fragancias de rosas frescas y al momento ve un camino de plumas de un verdadero cuervo, aparecen en aquel sendero, dirigiéndole mientras alguien grita “Mi hermoso Nicolás”….
¿Quién es Nicolás? Y miles de cuervos le comenzaron a rodear, la oscuridad le envolvía ante su nuevo destino inconstante, cantares de agonía, una música de purgatorio, alzando la mirada sin emociones al cielo, no existía la Luna, ni viento, ni las nubes, todo era desaparecido con aquella presencia, se sentía completamente vacío, ese cuervo horrible le asechaba…. ¡El rey cuervo se apodera del príncipe cuervo! Su cuerpo inmóvil que le seducía a ser un esclavo, la mente se detuvo y su corazón desgarrándose cada instante que le escuchaba…
Ve como el cuervo se postra ante él, como un mentiroso ángel arrodillado ante el pequeño y solo la lluvia es la que les une con la misma tristeza…
Durante toda esa noche el ángel hecho cuervo lloraba, gemía, rezaba, gritaba perdidamente que el alma de su ruiseñor había llegado…Su oración era a un ser muerto, el pequeño solo lloraba por no poder moverse, estaba atado a el de una cierta manera que sus ojos solo eran posados en los ajenos, su mano entrelazada a la ajena como si de amantes se tratara…
“¡Tú eres alguien que falleció! Eres un sueño que paso al ser fundido en el dolor dulcemente…Eres esa alma, mi alma doliente que sufrió a mi lado, eres mi pobre Nicolás al que tanto ame, amo y amare…Lo eres, tu eres mi única sangre, oh! Mi Nicolás eres alguien que me quiso herir!....¿Te doy miedo? ¿Te repugno? ¡Mil disculpas! ¡Perdóname amor mío, Ven déjame ayudarte, déjame mostrarte lo que he soportado por tu desprecio…¡Has asesinado a este cuervo! Ahora que nos han vuelto a unir, ven, siente el frió y sucio beso de la verdadera muerte…Me dijiste que solo cuando muriera pagaría el precio por haberte amado, que era ver las espinas de la rosa que morían y morían hasta no haber ninguna hasta entonces podrías llegar a amarme, he muerto, he recorrido ese sendero por ti, ahora en el infierno me hallo, estoy arrodillado a tus pies, te digo que te amo, mi señor oscuro, ahora que he vuelto a ver tu propio templo y la misma alma que me ha unido a ti, vengo a entregarte tu nombre…¡Mi Nicolás. Mi Nicolás! El nombre que yo mismo te he puesto. Mi esplendorosa alma mía, una vez más deja que conquiste tu amor, aun vuestro corazón me pertenece y siempre me pertenecerá. Recuerda nuestra ritual, yo soy tu amo, me entregaste lo que eras. De nuevo y para siempre eternamente juntos”
Toda la noche llorando, la lluvia no podía confundir esas lagrimas teñidas de un color carmesí y el pequeño lloraba por el terror de esas palabras escuchadas, adivinando que nadie había más triste que ellos dos, ese cuervo dijo tantas cosas a la noche calmada, pero él no es el alma que estuviera perdida llorando en esa voz…! No es Nicolás, No es al que ama, solo es un ser que pronto morirá!...Se morirá ahora en sus brazos, no puede moverse, desconocía su templo, se sentía como una marioneta, actúa sin razón y alguien le está moviendo con hilos transparentes, sus pensamientos solo son dirigidos a él, lo estaba poseyendo de una forma desconocida.
Se han levantado, caminando a un sendero incierto, el cuervo es quien maneja ahora a su marioneta, todo lleno de maldad, el pequeño en los brazos ajenos se reposa y duerme teniendo el sueño de esa realidad.




Última edición por Nicolás D' Lenfent el Dom Jul 06, 2014 12:17 am, editado 4 veces


«The Dø; Despair, Hangover & Ecstasy»

Les habitudes de son oiseau:
Est perturbé:
AWARDS:






avatar
Nicolás D' Lenfent
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 2026
Puntos : 2318
Reputación : 467
Fecha de inscripción : 23/11/2010
Localización : Desconocida

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Sopor.Nicky?ref=hl

Volver arriba Ir abajo

Re: Chroniques d'un corbeau en train de mourir

Mensaje por Nicolás D' Lenfent el Mar Mar 12, 2013 8:34 pm



ESTIGMA DEL CUERVO



"SOMOS UNA METÁFORA MALOGRADA DE LO QUE PASA EN UN SUEÑO DENTRO DE UNA PESADILLA..."
1.1° Fase: Beber de la linfa maldita, ensueña la verdadera historia de Nicolás



El cuervo le ha llevado al “Château Nightmare” el nicho del ave nocturna, donde Luthier esta posado en un lecho, el sigue durmiendo dejando que la noche muriera, cayendo en un profundo delirio de aquel encuentro, las palabras resonaban en ecos circulares en su pensamiento, temblando por percibir algo más fuerte que una oscuridad, siendo el sueño eterno, le están abrazando, la agonía de la muerte se presenta, tiembla por el frio que le está cubriendo, lentamente mientras se siguen escuchando los truenos se remueve entre esa capa, la misma voz que creía ser un ruiseñor canta, dice que le ha estado buscando, siente un beso sobre la carnosidad de sus labios, desea despertar, abrir los ojos pero era inútil, su fuerza se ha ido, el cansancio había dominado que solo era la oscuridad lo que veía…
“Tengo miedo... ¿Qué es lo que está diciendo?.... ¿Quién es él? ¿Por qué me sigue llamando Nicolás?...Sus pensamientos aturdidos, sus ojos se abren lentamente, sigue siendo controlado, sus movimientos eran ajenos, ese cuervo le está tirando de sus hilos nuevamente…Que su mirada se dirige a la mano ajena, sus palabras han vuelto, su voz le pertenecía y conforme veía le hablaba de su belleza…
“Hermosa piel, casi humano por la noche, con reflejo de luna, con dolor toma, parece buscar una noche perdida, como amante dulce, oscuro, apagado cruza en la tiniebla por solo atrapar estos ojos…Es frio, esas manos de amantes que murieron, entrelaza los dedos y me entrego a vuestro templo….”Sobre su pecho se ha quedado, brota la melancolía, triste como un eterno llanto de penas melancólicas está lleno, vagando junto a las tumbas soñadas, una historia triste es su vida sin saber ahora como era…
Percibiendo linfa, sin entendimiento su boca se abre y siente gotas amargas, un sabor de putrefacción, un añejo que bebía, aferrándose a esa muñeca mientras le abrazan como un querubín, comenzando el cuervo a usar su magia, las plumas negras siguen volando en la mente de Luthier, era un regreso al pasado que vagabunda y es como ensueña la tragedia de su existencia en esas manos…
“Mi linfa te regalara un ensueño de una promesa, sueña como te estoy amando Nicolás”
Un cielo cortado en las esquinas era el mundo en unos días de juventud, un silencio de la noche, anuncia un amor que vive más allá del tiempo y que ahora existe en un recuerdo vivido…Vive en el tiempo sin el tiempo, destruye lo que no existe, se construyen muros de hielo en el desierto del olvido, inunda de muerte la voz instalada en los sentidos ante el canto de los pájaros, solo esa música oculta en el alma de Nicolás, un joven engendrado por dolor, un estigma de la crucifixión, siempre su corazón latía en silencio, solo allí se manifestaba lo que no existía, el pasadizo de la desmemoria, esos espejos rotos que reflejan la muerte, tan oscuro, muy oscuro, sin luz era Nicolás, el era como un fantasma tormentoso, como una ceniza del recuerdo, todo de el hablaba de muerte, tragedias, suicidios que sus ojos parecían sangrar como despedida, el cómo olvido de poemas esperanzadores, permanecen sus huellas repletas de cicatrices, silencio y no silencio decían sus palabras…Como un ángel tétrico estallaba con un beso la canción sumergida de la agonía, sus ojos abiertos eran la muerte bajo el agua, pero un hechizo de los amaneceres, de las tardes y de las noches muestran una esperanza, la luz del ser, unos sentidos de poeta cayeron a los brazos de un crepúsculo de amor, ese amanecer acompañando los gritos en el bosque de la muerte, un insomnio de las palabras desnudas, posando las gotas del dolor en su pecho, aquel ser iluminaba las palabras en un ritual de memoria eterna, ojos abrazados por la melancolía eran besados, era un beso de música que arrancaba de los labios, soñando voces muertas, un sueño real que le hacía liberar su cantico horroroso, ese llanto que asesinaba almas por el sufrimiento….
“Escucho el alma más hermosa, ese llanto anhelo poseer, en lejanas miserias he buscado esta triste melodía, al fin te he hallado portador de mi cariño, lanzas desatados recuerdos de mi vida, se dueños de ellos, mi prisionero, tus brazos, tus besos y tu llanto es lo que me ensueñan a atesorarte, he escuchado tu alma que me he enamorado de ella, como un grito mudo de desconsuelo eterno escucho, esa mirada ciega de una esperanza muerta amarga, nieblas de suspiros que mi espera alarga, al fin te tengo, me dejas sentir tu tristeza….”-El amado señor de la tristeza consolaba a Nicolás, ese ser que de una lagrima se ha enamorado, el escuchaba sin dejar que su llanto muriera, en sus brazos cantaba esa melancólica melodía y es ahí donde un amor tétrico comienza…
“Hemos bebido el eterno amor, te has enamorado de mi tristeza, oh, mi demonio escarlata”
Nicolás viajaba entre dos mundos, desesperación y tristeza, siendo solo un cielo el que contemple, con el ocaso más bello lleno de color del rubí, con millones de diamantes en el ser de ese cuervo, entregándose con la añoranza de ser amado, cayendo siempre la noche en el ritual amoroso, mirando al cielo que las tinieblas ha de seguir contemplando, el cantar de la hermosa ave de plumaje negro que le dicta los secretos bajo la luna, cantando miles de melodías, esas notas eternas que tenían nombre…”Demonio escarlata”
Nicolás con su cantico proseguía, ese producto de corazón poseído por aquel demonio al cual le entrego todo por amarle con su autentica pena…Y en una entrega su nombre no dejo de susurrar “Asmodeo” ...Un ave pecadora, arrojada al infierno, encadenado y guardado para su juicio final…
Un amor que solo ellos comprendían, dolor, tristeza, pasión, toda evocación tenebrosa, dispuestos a beber el amargo veneno de una cruel eternidad que se han jurado, así es como vivirán unidos bajo el lecho de una capa oscura, siendo uno la soledad del otro….Creando las crónicas de la historia, desapareciendo todo mientras estén unidos por el mismo pacto, una escaramuza desprendida por seguir manteniendo su promesa…
Todo marchitándose, ambos en una jaula erosionada por mil años de soledad, una llama escarlata libera el decadente templo, pero hay un ser que canta, usando palabras sin promesa, sostiene un efímero resplandor en sus manos, las estaciones pasan, el horror comienza a prevalecer, ese amor que juraron bajo una cicatriz está siendo atormentado….
Nicolás vuelve a caminar a solas, ve como su cuervo vuela y su silueta se desvanece con el paso del tiempo, todo lo que ama se le escapaba de sus manos, sus lagrimas se convirtieron en un rio escandaloso, recordando el beso de juramento, todo lo que desea se escapa y con un rostro derrotado dice que es una época triste, escapa de esa calabozo, el paraje donde permanecía con aquel cuervo que le ha dejado… El tiempo le ha dejado a Nicolás, permanece más en la oscuridad, lamentos sobre las heridas de su alma, todo desea terminar con un desesperado vestigio…. Enloqueciendo por los murmuros de esa voz, destruye todo, desgarrándose su misma esencia al darse cuenta que ese demonio solo le incito con llamas sin promesas…Todo era una burla para el que Nicolás se crucifico como un descendiente de un omnipotente dando el dolor final al sacarse el corazón….
Asmodeo con sus ojos cerrados volvía al pasado, guardando el secreto que su linfa representaba…”La esclavitud” Profesando el amor que le entregaría a él,  a Luthier ahora que lo ve como Nicolás, dejando que este sueño le hiciera sufrir para poder reencarnar a su amado y querer hallar su perdón…



Última edición por Nicolás D' Lenfent el Dom Jul 06, 2014 9:44 pm, editado 3 veces


«The Dø; Despair, Hangover & Ecstasy»

Les habitudes de son oiseau:
Est perturbé:
AWARDS:






avatar
Nicolás D' Lenfent
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 2026
Puntos : 2318
Reputación : 467
Fecha de inscripción : 23/11/2010
Localización : Desconocida

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Sopor.Nicky?ref=hl

Volver arriba Ir abajo

Re: Chroniques d'un corbeau en train de mourir

Mensaje por Nicolás D' Lenfent el Miér Oct 23, 2013 8:47 pm



ESTIGMA DEL CUERVO



“Objeto de mi amor, úneme a ti.
Mi ultimo fin, déjame poseerte”
1.2° Fase: Ritual de sexo



Eran dos historias totalmente divididas, dos almas y mentes separadas, la lejanía de las palabras a través de una ilusión, pero solo una linfa, un recuerdo y un abrazo basto para que se iniciara una nueva crónica, la unión casi inmortal, casi irreal que les ha unido en el engaño que Asmodeo representaba, dictando sus palabras a Luthier …“Si me roban a mi ser querido, la forma de hacer que viva es no dejarlo de amarlo nunca, todo se muere pero el amor verdadero es para siempre, Mi Nicolás he abrazado la muerte y la vida para estar juntos y nunca más separarnos.”
La conciencia de Luthier quedo muerta desde que cayó en esa profunda ilusión, beber de la linfa maldita, viendo esos ojos de soledad pura, sus labios fueron forzados a dejar la muñeca de Asmodeo y fueron posados en los ajenos, ese beso escondido donde hirieron los labios latentes, los colmillos con hilos de linfa eran el néctar del cuervo, ese vampiro que desprendía pasión por la esencia mezclada de un elixir de los dioses, llegando el viento final de un corazón de recuerdo, un hechizo mágico a través del menguante de los labios, rompiendo aquella luz que se hallaba muy en el fondo, pierde cada esperanza depositada y hace que se rinda a sus brazos, cayendo al juego del caos, protege la gran tristeza que le envuelve,  volviéndole loco por ver oscuridad, le destruye poco a poco el corazón con telarañas que se lo envuelven, marchitan su linfa con la saliva putrefacta de las arañas, todo se convierte en un agujero de telarañas penetradas.
Y el último sacrificio continuo iluminando la muerte, es preciosa la luna de su templo, despertando en el anochecer al mecerse entre sus piernas una candente sensación, le quema el templo, Luthier vive una duda con sombras, su mente comienza a hablar con la ajena…” ¿Quién eres tú, tu quien eres tan real? Quiero matar esas alas horrorosas, las gotas de confesión de una cicatriz roja, ese espejo de tu vida, nuestras conciencias entrelazo, ¿Por qué puedo oírte ahora? ¿Es porque tú eres ya mi sombra? ¿Por qué, porque no puedo dejar de moverme?”...Luthier seguía batallando contra los hilos que tiraban de él pero todo era un desperdicio, continuo insinuando su templo a ese ser siniestro, sus piernas se abrazan de la cadera ajena y con un desespero le besa, pidiéndole que le acaricie, están jugando con su boca que todo lo que desprende de ella es por la maniobra del titiritero, llorando como suplica de que se detuviera, el templo se alteraba y podía sentir como hervía su sangre, se sentía excitado por la manera en la que le tocaban, esos besos que le hacían soltar quejidos suaves y el temblor por perderse…
¡Dímelo Nicolás! Amor mío, pídemelo, pídeme que te haga el ritual, dime que te haga el amorAsmodeo se adueñaba de él, con la esclavitud que florecía en sus entrañas, uniéndolos por completo del uno al otro, sonreía victorioso por haber logrado renacer al mismísimo Nicolás, era como si fuese al auténtico, el único que aquello le hizo prometer que jamás le dejaría desaparecer…
Aquí, vuestro demonio escarlata… (Me crucifijo)la verdadera voz de Luthier a dificultad podía liberarse después de decir las mentiras engendradas….-Batido de vuestra sangre que gota por el amor, acepto encerrarme en esta tu jaula que me mantendrá atado a este ritual que quiero pedirte, entregarte este corazón (¡porque vos lo quiere tomar!) mientras el viento llora mi pasión y vuestra esencia cubre mi alma, seréis mi pecado, mi demonio, mi adicción, el dolor, mi placer (destrúyeme, mátame) entra en mí, márcame, dibújame mis cadenas, aduéñate de mis entrañas, lléname y penétrame recordándome que solo vos seréis mi crucifijo de vida y muerte…¡Amadme, agarradme, llevadme a vuestro sendero mortecino, la oscuridad de vuestra miseria, a vuestra aura y vacío, por el vino tinto, por el humo que es vuestra fragancia, por este instante mi amo hazme ese amor que para vosotros sois el odio eterno, quiero sufrir, heridme, invitadme al infierno, destrozadme y dejadme sentir ese corazón con vuestro beso fugaz…Luthier quedó atrapado en el olvido, ahora era Nicolás, suplicaba ser poseído por esas manos, ser picoteado las veces que se pudiera para sentir el dolor, siendo solo la mente lo que aclame, sufrimiento y llanto…
Comenzando el ritual, Asmodeo lo desnuda, poniéndole las cadenas y una espantosa corona de espinas en el falo, adornándole como un rey, dibujando sobre el suelo el símbolo de la maldita araña que le arrebatara lo que le queda de un alma para dejarlo como el vacío, (Sopor Aeternus es el dueño de este hechizo de amor/sexo) un agujero negro que será llenado de solo telarañas que le moverán cada órgano y sobretodo el corazón oscurecido. Realizando una especie de ceremonia, donde Asmodeo se presenta ante su esclavo y a la vez a su señor desnudo, hace sonar la campana que sujeta de su mano, un sonido penetrante que las ondas iban directo al interior de su amante, le libera de lo que era, hace que todo su pasado se hunda sobre el símbolo, devorando cada recuerdo para ser la noche la que le haga renacer, yendo a encender las velas que se hallaban a su alrededor, (el nicho de Asmodeo siempre es adornado de velas blancas y negras y sin faltarle el vino tinto y el incienso) y hace un pergamino de rosas rojas, escribiendo con los pétalos el nombre de Nicolás y el de él dictando la plegaria:
In nomine Dei Nostri Satanas Luciferi Excelsi!
En el nombre de Asmodeo, Señor mío, Rey de mi hades, ordeno a las fuerzas de la obscuridad que viertan sobre mí su poder infernal. Abran de par en par las puertas del infierno y salgan del abismo para saludarme como su padre, hijo, amigo  amante, concededme las indulgencias de las que hablo; Aclamo vuestro amor, solo el amor que es todo para mí. He tomado vuestro nombre como mío, Nicolás, Nicolás seréis yo, uno nuestras existencias en nombre de nuestros hilos manejados por Sopor Aeternus, nuestro sueño eterno seréis y seré vuestro sueño, ahora como bestia regocijándome en la vida carnal, favorezco a lo podrido y maldigo la luminosidad, hundámonos en el abismo, por todos los dioses del averno, ordeno que seas eternamente mío, mi Nicolás, mi hambre y mi enfermedad, cuervo hermoso devórame siempre por los siglos de los siglos, ameréis …Va tras el cáliz y con la daga le golpea a un lado, detonando su sonido y se arrodilla ante su señor, observando el falo ajeno erectado y le incrusta en su extremidad, dejando que los hilos de sangre se desprendieran y cayeran dentro del cáliz:
“SHEMHAMFORASH!” Y “SALVE SATANÁS!”, sin perder de vista a su amado, lleva el falo a la boca y comienza a masturbarlo, puede oír como las cadenas se agitaban, era hermoso la figura del falo, pequeño, apenas desarrollándose que era una exquisitez poder morderlo, chuparlo, jugando con él, envolviendo con los gemidos ajenos que al saber que se venía le libero e hizo que su esencia cayera en el mismo cáliz…
Terminando lo deja a un lado pero la daga marca el templo ajeno con la figura de espinas, abriendo sus piernas y le bendice su cavidad con la extremidad del falo, bautizándole como suyo…Yo como tu diablo, te poseeré, quiero tener todo tu cuerpo, mi carne puede pudrirse pero la vuestra jamás lo hará, me fundiré contigo y tendremos un sueño aún mejor que una tragedia, el cuervo poseído por el demonio enloqueció de amor por su presa, ahora mi amor bailaremos el vals de las calaveras con un exorcismo, mi Nicolás tus ordenes son mi mayor prioridad, te hare el amor como la primer vez, obsesiónate de mí,..Y el demonio inicio el baile candente, agita sus caderas con sensualidad dentro de su interior, puede sentir como la corona de espinas se ensangrentaba, sosteniendo las cadenas que le hacen abrir más las piernas y le empuja, añorando llegar a su profundidad que el sonido del dolor que producía le seducía, le bañaba de un erotismo inexpiable…
¡Por favor ámeme, ámeme amo mío…Nicolás se asustaba y su cavidad comenzó a sangrar, le dolía que se quejaba de forma placentera, agitando las cadenas que las lágrimas solo se deprendían…-¿De quién es el espíritu que asciende dentro de esta oscuridad?...-Luthier pudo percibir una oscura sombra, sin saberlo se estaba consumiendo en el tormento,  escuchando con debilidad sin darse cuenta del pendiente del hilo, venerando la memoria de un melancólico ser, la verdad desaparece y el espíritu le erosiona, consumiéndose en el miedo que provocaba ser amado con esa intensidad, dejando al pánico hacerse arrogante y se encierra así mismo en el diminutivo jardín, llamando al dueño de ese amor sombrío y se une a la danza pero es imposible que siga, el demonio se desprende de él y le hace girar, postrándose en cuatro patas como un perro y su cabeza se echa para atrás gritando al ser introducido, saboreando la oxidada falsedad, sin estar despierto después de este cielo oscurecido y mira fijamente a su final, siendo el comienzo de la existencia miserable.
¡Duele, duele!...-con el tormento gritaba, abundándose de lágrimas, apretando con fuerzas las manos sobre el suelo, moviéndolas que araño lastimándose y se dejaba caer, siendo sujetado solo de sus caderas las cuales eran movidas por su demonio, cerrando los ojos que los presiona con fuerza queriendo despertar  de ese delirio, siendo tatuado de ese falo que esa cavidad era solo su corona, cogiendo la daga que le marca su espalda sin dejar de embestirle, haciéndole ralladuras que terminan siendo unidas al final en el punto donde comienza la abertura de las posaderas, dejando que sean profundas que con el vino le derrama para que cicatricen y de esa manera luzcan en su piel, anunciando que el cielo será despejado, las nubes resaltan y la esencia blanquecina sale, llenándole que al terminar de alimentarle le gira y continua la danza abrazándose de él y empujándole hacia arriba, enseñándole que de esa manera deberá abrazarle con las piernas mientras le besa con locura deslizando la lengua al interior de su boca, menguentando que eclipsa las salivas, jugando con el órgano carnoso y Luthier impulsado por el dolor es seducido, aclama más los movimientos de su templo, enloquece por un momento sin perder su cantico lleno de sollozos y una triste melodía que su llanto brindaba, perdiendo poco a poco la voz, se cansa de gritar que al ser marcado ahora el pecho solo se deja caer. Asmodeo al verlo de esa manera le deja y se sienta en la silla que aún se encuentra dentro del símbolo dibujado, se postra como el señor de ese esclavo y le condena a ser siervo…-Ven mi Nicolás, ven hacia mí y toma lo que es solo tuyo, ven,  bebe de mi para darte vida…-las palabras mientras eran dichas, el demonio se seguía masturbando, llegando al orgasmo por verlo gatear hacia él, atado que por un instante imagino que el mismo no le manipulaba y le entrego el falo para que el terminara, sintiendo la humedad de la cavidad de su pequeña boquilla, entrelazando los dedos en sus cabellos castaños y llora Asmodeo al tener al fin a su amado Nicolás y se deja venir, entregándole todo, desde su esencia hasta sus gemidos, esperando que se satisfaciera que al término le levanta y le regocija entre sus brazos como el querubín que representaba.
Os he amado tanto, mi Nicolás, ahora duerme amor mío, descansa y sueña conmigo, estaréis por siempre a mi lado…En ese momento ya no existió mas Luthier, ahora Nicolás yacía entre los brazos de su amado, durmiendo con el corazón acelerado, quejándose de su templo destrozado que las cadenas le fueron liberadas, siendo llevado entre las sabanas del nicho de su amante y duerme teniendo un largo sueño del cual no podrá despertar jamás.




Última edición por Nicolás D' Lenfent el Dom Jul 06, 2014 9:32 pm, editado 1 vez


«The Dø; Despair, Hangover & Ecstasy»

Les habitudes de son oiseau:
Est perturbé:
AWARDS:






avatar
Nicolás D' Lenfent
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 2026
Puntos : 2318
Reputación : 467
Fecha de inscripción : 23/11/2010
Localización : Desconocida

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Sopor.Nicky?ref=hl

Volver arriba Ir abajo

Re: Chroniques d'un corbeau en train de mourir

Mensaje por Nicolás D' Lenfent el Dom Jul 06, 2014 1:52 am



ESTIGMA DEL CUERVO



Este es el mundo gobernado por un ave despiadada, esperando una inevitable despedida pues el dolor es el amorío.
1.3° Fase: El Rey del cuervo y príncipe de su muerte



Tras haber sido sacrificado en nombre de ese amor espiritual la encarnación de un recuerdo, aquel tiempo donde los amantes se confesaban lo eterno que cada uno representaba al otro, unidos entre las telarañas que el escudo engendraba en sus entrañas, la unión donde se devoran por amor, se lastiman por el arte de embellecer su figura, purificando el templo al fornicar, eso era lo que este doloroso encuentro se tatuó en Nicolás, el pequeño olvida quien es, se queda con la imagen de ese melancólico ser y lo toma como suyo...

Permaneciendo en la nebulosidad del château, vaciado, desde esa noche se consumió en la oscuridad, el silencio era su latir como la agonía era su linfa que recorría en su interior, existiendo para alguien más, viviendo por la tortura, encarcelado en una caja musical que giraba conforme la soledad llamaba, rodeado de negrura, las luces desvanecientes de las velas que se hallaban a su alrededor  (decorado ese nicho como si la muerte durmiera en ese lugar) alimentado del conocimiento que los libros se guardaban en una entrada secreta pero sin salir de su aposento, no debía pasar las cerraduras que Asmodeo le ha impuesto a sus pies, no había más mundo que esas 4 paredes le brindaban y su “AMO”.

Transcurriendo el tiempo, eterno parecía cada noche, sin conocer el dia o el mañana, adquirió más del saber de lenguas, deleitar la magia negra como las maldiciones, educado con todo el conocimiento de las épocas de guerras, los poderes que se ambicionaban, libros más antiguos, escritos e interpretados solo en forma de versículos, nadie más que aquellos que supieran leerlo podían, así como una especie de biblia que le fue inculcando para arrebatarle todo lo que una vez fue, le enseñaba acerca de la inmortalidad, de que el mundo era solo sombras, dolor, sufrimiento, un cosmo donde el llanto seria lo único que provocaría, un mundo donde no había nada más que agonía, escondiéndole que había entre la oscuridad un amanecer, una luz, la manera en la que había sido poseído por él, se enriqueció con su amo con la poesía, solo de esa manera le recitaba las historias, poco a poco se maravillaba por los libros llegando al grado en que su hablar era de un elegiaco, un perfecto amante de canticos variados de evocaciones, superando a su “Amo” con la poesía, siendo su atracción lo egocéntrico y sombrías pasiones.

Determinado a permanecer a su lado, atrapado en silencio tortuoso, una posesión, violencia que alimenta esa obsesión por él, hiriéndole cuantas veces pudiera, tomando el dolor propio, se entumece casi terminando de desaparecer lo que era, infectado, asustándole el seguir existiendo, besar a la muerte como ruego, una oración que nació de sus labios, negándose, doliendo por la satisfacción que Asmodeo engendraba al verlo cada vez sumido a la tristeza, la desesperación, alababa que se tornara tan oscuro, que enfermera de soledad y recibiera su mente un efímero despojo, desnudándole los rincones más oscuros para que se apoderara todo él, su corazón, su mente, su templo ya le pertenecía. Le comenzaba asustar ver más allá de lo que le enseñaban, se forjaba poco a poco el miedo por vivir, sin fe, sin luz, condenado a una mentira y muere, muere como víctima en su propio sentir.

Y fue algo más que un amo, un maestro, es su pecado inmortal, su todo,  lo desdeña por apoderarse de él, consumirlo y llevarlo cada vez a la efímera existencia de un querer por conocer lo que los libros escondían y le era negado. Abrazándose hacia las curiosidades, cual gato negro se movía sigiloso y maniobraba por descifrar cada objeto negado, como los libros que hablaban de diferentes vidas, pinturas representadas por una luz, secretos de Asmodeo eran revelados y entre cada encamada más se desataba de su esclavitud. Ya era un martirio comenzar a despertar de esas manipulaciones, anhelar escapar de esa cripta, correr de esos brazos que le asfixian, le atemoriza proseguir el lecho donde sangra.

Pero poco a poco fue descubriendo ciertas verdades invertidas en dudas, encontró la manera de cómo aprovecharse de esas evocaciones que Asmodeo sentía por él, ese amor sombrío que cada noche le recitaba poemas los cuales eran escritos con la misma tinta que se esparcía en su templo al ser poseído, esa linfa se tatuaba en el libreto cuales maldiciones eran jugadas para engatusarle, fue así que comenzaba a pedir que le enseñara más del mundo.


¿Cuál es el precio por amar... Las espinas de la rosa? Muero, muero si eso deseas...Nicolás le oro a su amo, imploraba pero todo era imposible, no adquiría de lo que pedía, se desesperaba por encontrar una salida, buscando, estudiando rincón por rincón, se había convertido en una puta infeliz que solo cogía a su amo cuando necesitaba de tiempo y libertad de esas cadenas para buscar una insignia de salida pero cayó una noche, pero al siguiente  año encontró la forma de salir, ya había planeado todo que  salió como un ave en busca de vuelo, volar lejos, escapar de la jaula hasta encontrar la puerta que abra ese encierro y ahí sobre el camino de la luz, la puerta abrió, la luz como un destello del sol daño sus orbes y tuvo miedo, grito con un llanto aterrador, temblaba su templo, obtuvo un ardor intenso, cayendo al suelo se removía gritando , cayendo de nuevo en la oscuridad, sufriendo al ver lo negado, al ver que la luz le lastimaba cerró los ojos, escuchando el eco de la puerta al ser azotada, sintiendo los brazos de su “amo” alzándole con los rubís sobre sus mejillas, lloraba Asmodeo con una melancolía y agonía, tratando de sacarle en el estado de destrucción pero no podía hasta que le hizo suyo, haciéndole el amor como al pequeño que era, bebiendo de él para que olvidara y solo Nicolás se aferró a su “amo”, envolviéndose en su poesía rogando que le dejara libre, que le hiciera suyo, que lo amaba y marcara nuevamente o terminaría matándolo o suicidándose con tal de morir. Pero solo Asmodeo le suplica que no salga de su oscuridad, que siguiera siempre a los cuervos, esas alas negras se agitan, devoran y observan con esos ojos oscurecidos, picotean como ahora él le hace el amor, le ofrece un cantar de ave al despertarle.

-¿Por qué amor mío?, porque me desobedeciste,
La luz es nuestro enemigo, no debes ver más el amanecer,
Solo veme a mí que seré tu luz y tu oscuridad, 
Serás mío por el resto de la eternidad, 
Seré tu amante de la noche eterna,
Y tu mi rosa oscura 
Así que por favor, te suplico 
No desobedezcas porque solo así viviremos…-

Sin poder hablar, perdido en un abismo vacío, pasaron noches pero después volvió a ser lo mismo, como vivían en el pasado, su amo le llevo a parajes para que comenzara a conocer y no tratara de alejarse de él, recorriendo el mundo solo en oscuridad, invitándole a que conociera más allá de su nicho formado, yendo a varios lugares que tan solo un instante, el pequeño Nicolás callo enamorado en las arte, en el amor por el arte le llenaba como a la vida que desconocía, experimentando varias formas de plasmar la pasión que al ver a un “señor” desnudo le plasmo en su mente sin poder olvidarle le pinto y ese fue el inicio de una guerra, una venganza hacia su “amo” haciendo que se hartara de él, quería alejarse, seguir su propio camino, ya no se dejaba tocar, ser tomado por qué jamás logro enamorarse como él quería, aceptando estar a su lado por el conocimiento que le brindaba. Sabiendo que siempre lo tendrá presente quiera o no porque las telarañas por más que se alejen siempre quedan unidas así sea mínimo el hilo, sin abandonar la escaramuza de desaparecer, lo provocaba más, llegando al grado de herirse a su mismo, necesitaba que se hartara de él pero fue un caos, lo volvió a mantener preso, volvía a encarcelarlo en esa jaula en la que se vio obligado a permanecer, era el inicio de peleas consecutivas, palabras hirientes y rechazo por parte de Nicolás. Golpes, sangre derramada, se intentaba matar porque solo así sería libre, enloqueciendo conforme pasan los años.

Nicolás ha llegado a sus 29 años y la venganza crecía cada vez más, cada instante que le veía hacia todo para que el “amo” sufriera, lo odiaba, ese odio se convertía en un profundo deseo de huir de él, todo había cambiado, el amo ya no podía con él, sufría porque en verdad lo amaba y no deseaba herirlo, el seria su guardián, lo protegería eternamente que decidió transferir esas dos almas en otro templo, como la de Nicolás como la de Luthier pero era la última porque las consecuencias eran efímeras, degradaban el alma hasta hacerla desaparecer y fue así que consiguió otro templo.

Y no fue necesario que buscaran, fueron guiados por el alma de Luthier a un recién nacido de linaje D’ Lenfent, era como si fuese de esa familia pero fue extraño todo lo que sucedía, el fantasma junto con la muñeca que eran los que poseían los recuerdos de ese pequeño sabían que terminarían por asesinar al verdadero Nicolás y que jamás despierte por completo de ese sopor en el que se halla, querían verlo muerto, que su alma desapareciera porque les volvía dementes, le amaban como así odiaban ( Porque aquí es la alta traición, Sopor apareció ante un humano el cual era el arma secreta y la muñeca que aquella monja tenía entre sus brazos era solo por utilizarlos y su hijo es el que pagara por sus pecados, posando un poco del alma de sopor a ellos para convertirlos en sus alimento y le regresen a la vida después de tantos experimentos que le hicieron hasta asesinarlo) mientras proseguían, despojaron las almas de ese templo y las traspasaron por el momento en el templo de su “AMO”, él era el único portador de lo más preciado, guardados en ese vacío y fue así que el plan de ese nuevo templo les favoreció y dieron inicio a la eterna maldición, dando muerte al templo y la despedida de ese instante donde el cuervo ofreció con suma esperanza.


“Nos veremos de nuevo amor mío,
Cuando me veas caerás a mi lado 
Si tu amor no he de obtener,
Te arrancare todo, serás completamente mío
Prometí que no necesitarías de alguien más
Teniéndome a mí, así que voy a protegerte
Con todo mi amor, no permitiré que te destruyan
Adiós, adiós mi amor siempre seré tuyo, mientras tu alma vea
Serás mío, no importa en qué cuerpo,
Solo te amo a ti, Alma mía”




«The Dø; Despair, Hangover & Ecstasy»

Les habitudes de son oiseau:
Est perturbé:
AWARDS:






avatar
Nicolás D' Lenfent
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 2026
Puntos : 2318
Reputación : 467
Fecha de inscripción : 23/11/2010
Localización : Desconocida

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Sopor.Nicky?ref=hl

Volver arriba Ir abajo

Re: Chroniques d'un corbeau en train de mourir

Mensaje por Nicolás D' Lenfent el Dom Jul 06, 2014 11:38 pm



ESTIGMA DEL CUERVO



La maldición del ave de espino
1.4° Fase: Estigmas de Luthier/Nicolás



Una noche donde el eclipse cayo habían capturado el templo de una maldición, D’ Lenfent, un linaje maldito, el recién nacido fue llevado frente al ritual en medio del bosque bajo el eclipse se dibujó el símbolo de la araña, pétalos esparcidos figurando un corazón y con un ala de cuervo clava en su centro acompañado de un puñal y el fuego en torno al símbolo; cual estigma oscuro debía ser, las partes del símbolo eran los pasos que debía sufrir el pequeño (Luthier) por haber caído ante los ojos de la maldad pues es el compuesto del corazón de Sopor, el fantasma que fue asesinado cruelmente y cada segmento llevaba un significado, siento del linaje “The Ensemble of Shadows” conformados por;

Sopor Aetermius, Fantasma torturada cual Reyna virgen solo quiso que la amara su imperio.

Asmodeo, Cuervo quien abrazo a la miseria por amor, quien se tiño de negrura por ser esclavo del mismo señor de la muerte por siempre y para siempre sus cadenas se forjaron en sus mentes.

Nicolás, Maldita ave de espino, cuando cante su triste melodía, se desnudara el dolor más efímero, morir por la espina venenosa.

Morgana, Bruja desquiciada que intenta revivir a su hijo tras la magia negra y su llanto suplanta almas malditas.

Vidoll, Muñeca psicópata que muda quedo tras haber salvado el alma de su hermana y ser amante del diablo.

Thanatos, Sacrificio, por amor ante todo viajo a la oscuridad y perdió ante la salvación de su hijo.

Y el único corazón de la Reyna se dibuja las partes de la eternidad;

1- Murciélago
2- El espejo 
3- Primera ala
4- Segunda ala
5- El cáliz de la mujer ( parte femenina)
6- Telarañas (sangre que fluye a través de sus entrañas)

Cada uno era una extraordinaria y fuerza belleza atormentada, representando enigmas que  llaman a la guerra de las bestias para traer el fin del dolor de Sopor, la descendiente de los cielos tristes, alas de luz y oscuridad se extiende a los lejos, ella (Sopor Aetermius) guía a la eterna  tortura para aquellos a quienes le hicieron daño por amarlos cual Reyna virgen fue con su propio imperio y ofrece el festín para sus enemigos, amar a sus traidores para engendrar la unión, los ata ante ella hasta que decidía desecharlos cual telaraña seca y vieja  los difunde hasta devorarlos.

Todo iniciado por Asmodeo, maldito que se aprovechó de su fragilidad por ser amada como mujer, le robaron su corazón para salvar el alma de Nicolás y ahora lo quiere de vuelta, hacen el rito de transferencia y el conjunto de las sombras hace su jugada, cada miembro dentro del corazón, dejando a Asmodeo en medio junto con el recién nacido entre sus brazos, desnudos ante el eclipse porque antes de eso el templo del pequeño ya había sido vaciado, le despojaron su espíritu, el alma a la cual sacrificaron al darle descanso total.

Y comenzando a interpretarse el violín, despertando el alma de Nicolás (el secreto era ese embrujado violín, solo la magia negra le pertenecía para sumir a todos en una tristeza y llamar al portador del coral de lágrimas) mientras que Asmodeo y los demás en plegarias tenebrosas entraban, cogiendo el puñal para ser clavados en el pecho, primero Asmodeo y después al bebe para posar la unión de la maldición y con la boca abierta pegándolas, ambas animas se refugiaban en el templo pequeño, salían cual danzantes, hipnotizados por la música se dejaban refugiar, uniendo los corazones, bajando la lluvia que figuraba las lágrimas de un llanto, los truenos como gritos escandalizados por salir, el fuego era apagado y su humo se esparcía envolviéndolos, llevándolos a la nada pero una maniobra demás estaba, cada miembro se había apuñalado con la daga, necesitaba cada uno sentir a Nicolás en su interior pero fue el alma de Luthier la que solo se esparció, Nicolás por completo fue poseído en el templo más pequeño guiado con sumo amor por su señor, llegando la mitad del anima de Luthier y al concluir la melodía se terminó la transferencia.

Desde esa noche el amo le daba de beber de su sangre al bebe, tenían que estar unidos hasta los 9 años, hasta entonces volvía a repetirse la educación, el despertar de esas almas uniéndolas con fuerza para que se fortaleciera el espíritu de Nicolás porque era como un ave fénix que resurgía de entre las cenizas, siendo el resultado un éxito, esos años encarnaban la propia alma, se apoderaba de ese templo y el amor entre ellos florecía, la flor muerta daba un aliento de vida, desde los 3 años el pequeño amaba a su amo, fue más poderosa su sangre ante él pero lo que no se sabía era que intensificaba el deseo por sentir la muerte abrazarle, que cada paso entre los años, Nicolás se apoderaba del odio de la existencia, esa evocación intensa le dominaba y le sumergía en un  poso sin fin, profundo y ahorcado a su vez, le mostraba la negrura que nadie veía, la magia tenebrosa que le llamaba y el amor que le invitaba al sufrimiento y padecer de agonía.


Te perseguiré por los siglo de siglos, Mi Nicolás, nunca más te dejaré, te pertenezco, amor mío, así como me perteneces, mi voz te atraerá hacia mí, lo que sientas sentiré y lo que vea tu veras, seré tus ojos porque resucitaste finalmente, los muertos vuelven a morir pero tú nunca más lo harás, yo seré tu muerte y allí donde tú estés: te he de encontrar.- Fue la primera conversación forjada con ese pequeño, así como en el pasado Nicolás crecía ahora lo hacía, su viva imagen resplandecía.


Oh, pensé que esos sueños pertenecían a los hombres, 
porque cada vez que me acercaba a ti habían desaparecido.
Temía que tu corazón latiera en secreto enfrente a las noches solo. 
Oh, como podía haber sabido que durante toda mi vida
¡Solo te necesitaba a ti! ¡Eres mi único paraíso! 
Estoy golpeando las puertas del cielo, ¿Cómo podría decirte que “Te amo”?
Juro que puedo ver la eternidad en tus ojos, eres todo mi paraíso, 
pareces mi amor perfecto, me rindo ante ti.
Quisiera que me leyeras la mente y todos los sueños que guarde para un día lluvioso
pero finalmente se hicieron realidad, 
¡oh mi Nicolás! Se mío, amor mío, 
Porque tu futuro está en mis manos,
Ámame, ámame, que en tus brazos la salvación no esta tan lejos”

Mismas recitaciones de sumo amor, avanzando los años que al llegar a los 9 años era la plena historia del pasado, un trovador por la locura, un demente apasionado por cada belleza egocéntrica, pasando al fin el tiempo de ese amor sombrío, oscuro e hiriente. Pero para completar el ritual debían llevarlo a sus familiares y desligar lo que pudiese quedar de ese templo, era la última transferencia y debían concluir todo aunque Asmodeo se negara sabía que el sacrificio de todo era ese, hacer dormir esos recuerdos entre ellos para que él se desligara de todo y Asmodeo debía tomar un sueño donde los años que debía pagar eran las veces que el alma de Nicolás fue removida de templo a templo hasta entonces solo le dejo esas evocaciones tristes, tan efímeras que se incrementaría el dolor, que cuando el amor le llegue jamás lo tendrá más que el de su amo, que viviera un horror, despreciara la luz con la enfermedad de la peste de la negra noche y le encarcelara.

Durmiendo al pequeño, lo llevan a su casa y frente a sus padres los cuales manipulan, borran remembranzas de su encuentro y que su hijo había sido tomado. Desde entonces Luthier se aislaba, se regocijaba en la oscuridad, no mostraba afecto hacia sus padres, era como un muñeco que solo se movía sin sentir, siendo lo mismo dentro de un año,  pasando el año indicado y llego el momento en que Asmodeo pudiera ver a su pequeño e irse a caer a los brazos del sueño.


___________

La noche oscura sin estrellas, el pequeño duerme en su nicho, sumido en un profundo sueño, presiente una sombra que se acerca, una voz le abrazaba y le hizo abrir los ojos, alzaba la mano pero un beso fue lo que recibió, se atemorizo su templo pero en el fondo algo extraño presentía…-Te extrañe cada noche, no hay manera de existir sino te tengo, mi Nicolás, duerme amor mío, este será el último dolor que te produzca, cuando despierte vendré por ti, te amo, ave melancólica, mi ave de espino. –se muerde los labios y deja que pruebe de esa linfa en un beso, adormeciéndolo y lo envuelve entre su capa y esos brazos, yendo hacia los demás que se hallaban abajo y solo mira ese rostro para grabarlo en su memoria.

El niño fue destinado a la melancolía y la resurrección del pecado, encarneciendo mientras termine de desligarse por completo, pero la madre del cielo, la madre de Luther comienza a sentirse triste, débil, viendo el peligro que corría su hijo al verlo en los brazos de Asmodeo, apagan las luces y solo se alumbra con las velas negras destellando una flameante llama, recostando al pequeño sobre el suelo donde el mismo símbolo del conjunto de las sombras se había forjado con las flamas y los crucifijos son tomados por los padres, oran despidiendo su alma en otra lengua, en otro imploramiento desconocido para ellos.

Los pasos para el renacimiento del fuego negro…


Fase uno: “Va a iniciar su pasión, su sacrificio, es la hora señalada para la encarnación, (Madeline)  presiente la desgracia (Hágase su voluntad, mi Dios) “

Es amarrado Luthier, se sumerge en el sueño, liberando la canción que le hará pedir el horror de sacrificar todo por el silencio. Y la oración con los sollozos de los padres, quejidos acompañados y se señala una cruz, el padre nuestro y el ave maría su madre ora ya que el hechizo de aislamiento lo destrozo Asmodeo, necesita el amor de padres para matarlo y mientras la secta hace plegaria de que el alma permanezca en ese pequeño….


-Pater Noster, qui es in caelis,
sanctificétur nomen Tuum,
adveniat Regnum Tuum,
fiat volúntas tua,
sicut in caelo et in terra.
Panem nostrum cotidiánum
da nobis hódie,
et dimitte nobis débita nostra,
sicut et nos dimittímus
debitóribus nostris;
et ne nos indúcas in tentationem,
sed libera nos a malo.


Los padres sujetados por los demás, viendo a su hijo como duerme mientras lo bañan de la naturaleza disecada que se impregne la fragancia y abrace el perfume de su existencia. Y el rezo como murmuros en el aura, el padre es poseído para que el sacrilegio se llevara a cabo. “Sangre de la misma sangre” Se requería para que el alma de Luthier desfalleciera, asesinado la pequeña parte del alma que tenía por completo cuando el padre le clava la cruz en el corazón de su pequeño y ahora su madre realiza el mismo movimiento…-“¿Que ha sentido cuando escucho la sentencia de muerte que se le ponía a su adorado hijo? Ella que deseaba dar la vida por él que lo llevo en sus entrañas, lo amamanto y ahora sería testigo de su muerte”….Comenzando a sangrar el pequeño, se remueve, gritando con fuerzas por el dolor. Asmodeo bautiza ese templo, comienza a entregarle lo más preciado que tiene, las demás velas se encienden, las ventanas se abren y cierran, comienza el alma a encarnar en el pequeño, el niño no ha muerto solo han encontrado la llave donde pueda el alma permanecer…-¡NICOLÁS! ¡NICOLÁS! ¡NICOLÁS! ¡Abrázate a la soledad! Aférrate a la melancolía, trágico trovador libera esas palabras como el más grande dolor, sumérgete en la soledad, vive de esas pesadillas, conviértete en la ilusión, debes permanecer en miseria, nadie puede pisar tu templo, sigue existiendo para nuestro encuentro, mantén el secreto de nuestro amor hasta que mi sangre vuelva a darte dentro de estos años, sigue en el sendero sin volar muy lejos…

Fase dos “Anuncian la última encarnación”

La oración sigue, ¡Nicolás, Nicolás! Ese nombre con los conjuros, las pócimas que al padre le fueron bebidas era para desunir el lazo que tenían, están renaciendo a otro ser, Luthier comienza a morir, pero la madre falta, es poseída por otra alma, los brujos están realizando el trabajo, hacen que la madre se encuentre con su hijo, debe sentir el dolor intenso que el corazón no aguante para darle un cariño y sea como despedida, grita su nombre 5 veces, pero al final la despedida brindo….-”Luthier descansa en paz, eras el elegido para el dolor de la salvación, sacrifico a mi hijo sagrado por mis pecados”- Faltando demasiado, ve como Asmodeo besa a su hijo, lame la herida tras sacar la cruz de su pecho, pero beben de su sangre y al mismo tiempo le ofrece la propia…

La madre sin consuelo llora, siente el vacío, la soledad y la muerte en ese templo, deja de sentirlo como hijo, pues en su corazón su hijo a muerto, el enlace entre ellos ha desaparecido, le dejan libre y reacciona, sigue en llanto como su padre pelea por salvar a Luthier, pero era inútil sentía que todo había terminado….Ahora Luthier ha cambiado, es un enigma de la vida que llevara.

Fase tres: “Recibes a tu hijo muerto pero vivo por otra vida”

Madeline recibe al pequeño en brazos, juegan con la memoria de ambos, tanto como madre y padre les penetran el nombre de su hijo…”Nicolás” De esa manera le llamaran y será…Mientras ellos acarician a su hijo no sienten ese especial roce, los besos eran secos, todo había muerto. La secta, sobre todo la bruja (Morgana) Realiza un pedido para que el padre despreciara al pequeño, que completara de despertar a Nicolás entre el odio y rencor.

Asmodeo toma a su amor entre brazos, despojándolo de los brazos de esa pobre madre habla con él, le lleva a su nicho y se recuesta a su lado, entregándole recuerdos que se tornaran entre sueños, dejando insignia de su existencia en él y la desesperada melodía como fondo en ellos,  ese cantico hermoso que asesina al ser percibido tras apreciar la destrucción de una historia contada…La noche continuaba su curso, la secta había terminado de sus deberes y unos se fueron retirando, solo permaneció el fantasma y a muñequilla, Sopor se encargó de esparcir un poco más de poder en ese rosario que el padre cargaba, lo quería manipular a base de ello y Vidoll se entregó al mandato de la Reyna para interpretar la melodía y que fuese tocada para atraer a Nicolás cuantas veces lo requirieran.

Tenían que marcharse, el amanecer pronto se asomaría, Asmodeo añoraba que la noche fuese eterna pero solo le poso en esas manos la figura de un cuervo y desapareció del lugar junto con Sopor y la ultima en reunirse con ellos fue Vidoll, muñeca maniática que coloco el collar sobre el cuello del pequeño, forjado con la magia negra, maldito entre sus piedras, negro como el alma que era y venenoso para quien lo usara, solo le pertenecía al ave que jamás podrá volar.


__________


Al día siguiente despertaron como si nada hubiese pasado, el sol dio un destello pero nada cambio en Nicolás, se volvía más frío y siniestro mientras que la desesperanza arraso en las mentes propias y la desgracia.



«The Dø; Despair, Hangover & Ecstasy»

Les habitudes de son oiseau:
Est perturbé:
AWARDS:






avatar
Nicolás D' Lenfent
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 2026
Puntos : 2318
Reputación : 467
Fecha de inscripción : 23/11/2010
Localización : Desconocida

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Sopor.Nicky?ref=hl

Volver arriba Ir abajo

Re: Chroniques d'un corbeau en train de mourir

Mensaje por Nicolás D' Lenfent el Lun Jul 07, 2014 1:13 am



(La engañosa historia de un demente en sus más terribles sueños oscuros.
PROLOGO



1.5°: El renacer de una muerte jamás conocida



(1483) Siglo XV

¡El recuerdo de cada lágrima escondida en la rosa negra! Sobre el ardiente fuego de sus pálidos deseos así como se sacrifican sobre el fuego, su recuerdo se sacrifica en lágrimas necesitando la locura prohibida de otro modo nunca se atrevería a cortar la soga y liberarse. Pero solo corta las palabras de olvido que sella la creación de su mente, que su alma reposa en su lecho durmiente procurando evadir la razón de la vida, ocultar el sublime espanto de ver su mundo y habitar en ese espacio. Brotando de su boca esas palabras fraguándose en el viento de ese aire de melancolía, en caminos solitarios cubierto en medio de tanto sufrimiento, los infiernos esplendidos le guiaban en aquella aura donde le persiguen, le aterran, a cada hora, cada día, cada maldito día y noche que transcurría, era el mismo sufrimiento, parecían hacerle el llamado para que valla. No quería ir pero le obligaban a seguirle, ese sonido perturbador que le hipnotizaba, parecía oír la voz de sus más terribles recuerdos. Queriendo ir a borrarlos para que nadie se entere de ellos y le hagan sufrir más pero no es ese el deseo. Esta enloqueciendo porque ama que todo sea así, se apasiona por todo el sufrimiento y dolor que le provocan. Siempre todo era inconcluso, todo finalizaba con el rostro de su miserable padre queriéndole cortar las manos. ¡No!. Despertaba gritando aun sin comprender el sueño. ¿Por qué?, de nuevo paso, de nuevo se siente aterrado, ve sus manos y las veía sangradas. ¿Qué pasa? Ayúdenle a entender, ¿Por qué le sangran las manos?

Su amada anima de nuevo perdió la cabeza, a veces siente que le están volviendo completamente loco, pierde el control de todo ya no sabe qué hace y eso le aterra, pero a veces no lo niega, le gusta sentirse así, hay algo dentro de él que lo desea, que lo añora desde lo más profundo, que le apasiona sentirlo. Sonreía sabiendo que su mundo estaba cambiando, que ya no era el mismo de antes, que algo le está haciendo cambiar y no sabía que es. Siempre se despertaba con hermosas melodías maldecidas por el mismo diablo, tocar sin detenerse, que se pierda en ellas, que solo ellas sean su vida, su cuerpo y todo lo que es.

El amanecer está a punto de comenzar y no podía dormir, ya no quiere dormir. Desearía que no durmiera nunca. Nunca, pero es imposible como pedir que su cuerpo se quedara inerte ante la belleza, ante la atracción que es lo único que piensa y desea. Anima ayúdenle a saber y descubrir ¿Quién es?, que es lo que le está pasando. No puede pensar ni saber en qué piensa, dentro de él ya no hay nada. Se siente realmente vacío. Su cuerpo empezó a cubrirse de vestimentas viejas pero eran sumamente hermosas en sí. Saliendo a caminar, a descubrir el mundo entero. Bailar en medio de la nada, brincar con los brazos extendidos y alabar el viento que le recorría todo el cuerpo, esas sensaciones le hacían cerrar los ojos y desaparecer junto con ello. Hubiera sido perfecto estar desnudo pero algo le detuvo, algo que le hizo sentir la necesidad de saber ¿Quién era? ¿Qué estaba haciendo? Aquellos ojos contemplaron una figura esplendida, ¿Acaso estaba soñando de nuevo? Se acercó a él pero de repente su estado de ánimo se levo, ahora era un sublime miseria, algo que jamás se podría explicar, sentía los deseos de hundirse a la profundidad acercándose a la plena oscuridad para abrazarle y ahí volvió a recuperar su mente y ahora pensaba en sentirlo más cerca, más cerca donde nadie los separe siendo uno a la vez. Unidos completamente. Se acercó a la noche lentamente con un paso algo torpe ya que no podía concentrarse en el camino que estaba algo peligroso al caminar. Y de nuevo llego al lugar y no había nadie, había desaparecido en un oleaje del viento. Estaba completamente desquiciado, que es lo que realmente le sucedía, de repente los truenos empezaron a sonar, el cielo estaba nublado sabiendo que el sol tendría que salir de cualquier modo. Estando su rostro húmedo por el agua que caía, la lluvia que se aproximaba. Cayendo de rodillas aun imaginándose aquel rostro hermoso y de un cuerpo muy esbelto. Pero aún seguía en esos sueños, esas alucinaciones que no entendía, volviendo a casa sin querer ver a la familia, subiéndose rápidamente a su cuarto con las luces apagadas, cerrando el paso a la luz, estando a plena oscuridad sabiendo que ya era de día, negar el paso de los rayos del sol a su ventana. Prendiendo las velas para relatar un sueño o un delirio inexplicable. Y es así su anima, el comienzo de una locura completa, de un maldito renacer al cual siempre le ha temido. Pero admitir algo que quiere negar a repetir pero esta será la última vez que lo recuerde, que lo diga y que lo mencione en su amada anima la cual siempre sabrá todo lo que le ha transformado y lo que falta por transformarse. No le gusta recordar, sabe que el pasado fue y así será, nadie podrá cambiarlo y no miente, a veces ha deseado que regrese el tiempo, para saber que era la vida de nuevo y mejor continuar con sus alucinaciones aterradoras.

Una presencia que cambio a todo el mundo, algo que le imaginaba y soñaba, sabía que sucedería tarde que temprano y no supo averiguarlo, no supo cómo manejarlo será acaso que le temía demasiado que quiso hacerlo, superar el miedo y arriesgarse a todo sabiendo que su vida correría peligro. Definitivamente no está consciente de lo que hace, ahora mismo no sabe lo que trasmite, está perdiendo conciencia de toda, solo puede reducir que se ha muerto, que no tiene espíritu, que su ánima, que su mente se ha ido y ahora en ella gobierna un demente que se aterra y desdeña a veces.

Contando su verdadera historia y lo que en verdad ha sentido. (al menos el tenia pesadillas con su trágica existencia pero desconocía la verdad de su historia) La mayoría de sus recuerdos eran hermosos, aquellos recuerdos que siempre le elevaban de alegría y felicidad pero hasta la metamorfosis todo para él fue un horror, un espanto a la realidad. Pues bien el pasado podría decir que era hermoso hasta tal punto, se sentía el hombre más apasionado del mundo y sabrán el ¿Por qué?

Esta noche se embarca en un viaje a tiempos pasados que ya se había pensado que fueron casi olvidados. Ah, ¿cómo puede ha tenido la intención verdaderamente de poner todo detrás de él? El pasado es una parte tan importante de lo que es, eso sería no tenerla en cuenta para darle la espalda a la esencia misma de Nicolás D’ Lenfent y para amortiguar el fuego que le quema dentro. Los recuerdos fantasmales son dolorosamente grabado a fuego en su alma y dejan un sabor muchos claramente amargos en la boca. Son retorcidos como una enredadera de espinas alrededor de su corazón y está sin ellos nada más que un espacio vacío. Como cada espina perfora profundamente en su interior, le sangran los recuerdos de siglos. El dolor le hace saber que aún está vivo.

Ahora, está seguro de que usted ha oído antes esta historia, sin embargo, dentro de esas páginas que había mucho que, quedaba por decir. Las aventuras y sucesos en la vida de dos hombres jóvenes impetuosos de la ciudad que no se puede tragar entero el doblado en unos capítulos simples. Hay mucho más que eso para él. París fue un despertar o hechizos, un tiempo de tantas transformaciones. Era el final de sus días y el anuncio de un niño rico malcriado favorecido y el principio de algo sublime le cambia la vida. ¿Por qué hacer algo ahora, para contar esta historia? Todo comenzó con un simple codazo del amigo año de edad, un reto de tipo, para contar la historia tal como él la ve. Ahora se ha convertido en una misión para liberar a los demonios del pasado que se atormenta cada vez que cierra los ojos y para exorcizar a los fantasmas que todavía susurran viejos su nombre en la oscuridad. No escribe esto para usted, o para él, lo escribe para Nicolás. Ese bastardo egoísta que se esconde muy dentro de él y tiene que recordar todo. Por el bien de su propia locura se menguante debe reunir los fragmentos dispersos de los últimos y convertirlos en algo nuevo entero. Quiere recrear los acontecimientos tan vívidamente en su mente que va a ser capaz de sentir como si él estuviera allí de nuevo en realidad, en el París. Quiere oler el aire pútrido de la ciudad. Quiere probar el vino y quiere sentir las oleadas de emoción desenfrenada lavarse sobre él, como ellos que amenazan con tirar de él hacia abajo. A menudo se aferró a la tesis de los recuerdos, como si el hilo sólo es que le sostiene en este mundo en rápida transformación.

En algún lugar de esta ciudad por un breve tiempo tuvo un significado. Un incendio de corte de luz a través de la oscuridad y que lo abarca todo, se enseñó lo que era vivir de verdad. Cuando piensa en ello ahora, a pesar de toda la amargura en el alma y el resentimiento que nunca desaparecerá totalmente, no puede dejar de enloquecer. París fue el infierno en la tierra y sin embargo le pareció una idea del paraíso. Ponga a un lado las noches frías, con el estómago vacío a menudo una cosa la pobreza y desagradable que jamás había experimentado antes, y hallaréis, escondiéndose detrás del cínico que la superficie exterior, y sin embargo profunda corto felicidad vivida. A pesar de lo que pueda parecer. Hubo un tiempo cuando se sentía la chispa de esperanza que sólo puede venir de ser completamente libre e inequívoca. La posibilidad de un futuro más brillante surgió de las profundidades de su desesperación.


Esto fue escrito por Nicolás, en su Diario redacta cada paso de su historia, siente que cada palabra desaparecerá cuando termine de contarla, se hace sangrar por escribir, enloquece por abandonar esos recuerdos y despedirse de ellos, pero es más triste la agonía de que siempre le acompañaran clavándose más como una daga para recordarle que el dolor aún existe y es ese único sentir al cual ya se acostumbró y le lleva a la destrucción.





«The Dø; Despair, Hangover & Ecstasy»

Les habitudes de son oiseau:
Est perturbé:
AWARDS:






avatar
Nicolás D' Lenfent
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 2026
Puntos : 2318
Reputación : 467
Fecha de inscripción : 23/11/2010
Localización : Desconocida

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Sopor.Nicky?ref=hl

Volver arriba Ir abajo

Re: Chroniques d'un corbeau en train de mourir

Mensaje por Nicolás D' Lenfent el Lun Jul 07, 2014 1:52 am



(La engañosa historia de un demente en sus más terribles sueños oscuros.
PARTE 1



1.5.1°: La tristeza lleva su nombre, la maldición es Nicolás, bestia de la soledad.



Nicolás en la soledad seguía, un alma destrozada, un ser que fingía vivir entre los vivos, llegando a ser un joven cuya esencia era aterradora al ser nacido de épocas de oscuridad, siendo el mismo odio de aquel que creía que la vida le dio, al menos en aquella familia todo había cambiado, creado como el único orgullo, fue educado con la frivolidad de la aristocracia. El amor y el cariño era el mismo tiempo muerto, nada podía acariciar su dolido corazón, el mundo al verle pensaban que era el castigo de “DIOS” y el vacío de sus ojos solo le mostraban el pasado. (Un pasado que no sabía)…

Descubriendo en aquel lugar de las brujas junto con su migo de la infancia, “Lestat” un deseo imparable, en aquel lugar se sentía extraordinariamente feliz de contemplar por ver aquel espectáculo donde las brujas eran quemadas en la hoguera, veía danzar a las brujas en torno a la hoguera con una calavera y al aire gritos ¡Gritos! Y más gritos lanzaban, ellas saltaban las llamas como si no fuese un fuego cualquiera, unas imitaban beber mixturas y se untaban con tinturas traídas del averno  bebiendo en forma de cuerno esas meigas perjuras, la que le llamo la atención y se centró en ella, donde sus ojos se posaron que podía sentir avanzar, era la que miraba desde sus pupilas la calabaza que había dejado encendiendo una vela pero con demasiada cautela que va dejando su bosquejo, miedo no daba y no había quejido alguno de su parte ya que pudo ver la muerte dentro de ella, era presente de  como el fuego echaba por los ojos y se le ponían muy rojos pero tan apreciable arte no podía seguir admirando puesto que su querido amigo, lo observo que había cerrado los ojos, suponía que no quería seguir viendo y trataba de caminar rápidamente, vio cómo se alejaba con mesura del lugar, Nicolás sabia como se sentía asustado, podía sentir la muerte en sus propias manos que le escucho, gritar, gritando deshaciéndose de ese miedo profundo que no le dejaba, su rostro se veía demasiado triste que las lágrimas empezaron a fluir de los ojos de su amigo, queriendo encontrar la salida, ver al menos otro lugar para distraerse. Se le hacían lentas las horas que pasaban en ese lugar, quería Nicolás seguirle definitivamente y tomarle de la mano ya que a Lestat le brindaba su apoyo, eso fue de mucha ayuda aunque aún seguía temiendo estando en ese lugar. Al ver a Lestat su estado, Nicolás no dejaba de consolarle y ayudarle para que se calmara. Ese fue el día en que se dio cuenta del estado que había tomado Lestat, de su fragilidad por las cosas, se sentía verdaderamente muerto al recordar el suceso, pero Nicolás se imaginó que al ver aquellos ojos penetrados a los suyos y ver como se quemaban, presentía que algún día moriría así y era hermoso para él, no temía si no se apasionaba con tan solo pensarlo. Hasta su madre le conto que las brujas estaban en alianza con el diablo y que iban arruinando las cosechas, que convertidas en lobos mataban a ovejas y niños. Burlas eran adquiridas por Nicolás que hasta siguió tocando para recordar el fuego y  la danza mientras las melodías fluían al acorde de la pasión...

Nicolás fie siguiendo a la muerte, asechaba la oscuridad de manera temible, su instinto le guiaba, era como si necesitara de ello para no dejar de existir, el no cree en el destino, para él, el destino no existe, el cree en lo inevitable pero no en eso que llaman destino, puede ser que todo lo que haga es un burdo juego al azar. Puesto que los años le envolvían en una trágica existencia, llevaba los sueños de volar hacia el placer de vivir pero era o contrario, era infeliz, combatía en las lejanías de una pesadilla, tenía que obedecer a su padre al ser obligado a ir a Paris a estudiar leyes pero este al ir en seguida lo rechazo por la esencia de la vida, la música, la sublime de las artes, ahí con Mozart fue cautivado por el melodioso cantico del violín, le arrasaba una pasión poderosa por escucharlo, la ciudad de la luz se fue tornando maravilloso con las notas de un violín, aferrándose con el más sublime arte, quedo tan cautivado por el melodioso cantico del violín que dejo absolutamente ese sonido que desprendía de su perfecta alma, aquella que hace tener las más agudas y graves ondas sonoras, ahí fue apreciando su vida que cada vez se hacía más indispensable. De un día para otro, Nicolás había encontrado el sueño de su vida, algo que le mantenía con vida plena, que era el bello sonido que le hace estremecerse dentro de su alma por completo, que podían matarle si no le seguía escuchando; veía la imaginación en mil intentos de notas, a pesar de gastas de su tristeza se adueñaba, estaba viviendo una dulce munición del blando sueño, alimentándolo con vanos pensamientos. Traía los espíritus atentos a sus ojos, solo al representar el grave ceño del rostro dulcemente zahareño, pero ¡Oh! Que gloriosa suspensión de sus tormentos, el sueño, siendo él, el actor de su representación, un teatro que se escondía entre su mente y el viento armado soltaba sombras para vestir el bulto bello de su esencia, engañando como un rayo con sus pasiones. Abandonando el sueño de su padre, las metas que le daban para que se enorgulleciera la familia, dejo todo para dedicarse a tocar el instrumento. El violín que le ha conquistado el corazón, el alma y todo su ser. A partir de ese instante ambos conformaban uno solo, no quería alejarse nunca de la música, ya que en ella es donde podía encontrar su única esencia. Vendiendo todos sus libros, hasta le vendido el alma al diablo, y llego a suspender sus exámenes en Leyes, insistiendo que llegaría a ser músico. La verdadera magia había encontrado a Nicolás pero tendría que desaparecer tan fácilmente como llego a él ya que su padre al enterarse hizo que regresara a Auvernia.

__________


Todos sus momentos de placer se hallan contrapesados por un grado igual de dolor o de tristeza pero  su alma resiste mucho mejor los dolores agudos que la tristeza prolongada junto con la ira, desesperación, el delirio dominante al llegar a casa, amenazante el semblante, retando a ese señor que no abandonaría su música y desde ese momento, las discusiones por la posición, la riqueza, la hipocresía del que era su “Padre”, ese cabron avaricioso que ni tan siquiera el valor, el respeto, cariño obtuvo de Nicolás se hacían presente, discutiendo con el más fino y resistente desprecio de ambos, insultándose, los golpes se hacían presentes hasta “Dios” fue nombrado el cual Nicolás no cree ni creerá, sin miedo de él y de ese señor “su padre” le tenía rencor, burla, sin miedo de ser el títere del diablo, orgulloso de estar jodidamente maldito como él y la forma en que le callaba era con las melodías maldecidas por su propio odio…

“¡Harás lo que diga por el tiempo que vivas bajo mi techo!” recuerda que le gritaba su padre, tirando de él más cerca antes de que le empujara contra la pared de nuevo, “¡Vas a tener más de esto! ¡Eres una desgracia para la familia!” Aunque su cara redonda se lavó con el esfuerzo y sus armas pesadas a corto tembló debajo de la chaqueta, mientras le sostenía allí, tanto con la fuerza de su ira con la fuerza bruta. Y no hizo nada para alejarlo, mirando más allá de él en la apatía insensible.  Habían jugado este juego antes. Esto ciertamente no fue el final de la misma. El ya no era el chico escuálido joven que haría todo lo posible para complacer a él y un Dios sin rostro. Él era un hombre, cerca de 6 pies de altura, con hombros anchos y una terquedad que rivalizaba con su uniforme. Él no tenía miedo de él, nunca más.

La ira nunca salió de sus ojos, pero él soltó el abrigo y dio la espalda por un momento, si al ordenar sus pensamientos mediante el bloqueo de el de ellos.
” No tendrá más de qué”  Ese día le había preguntado con su propia voz helada suave e insolente a sus propios oídos donde no dejaba de mirarle a la cara, Nicolás ya sentía un brote de vida.   “¿Qué debo hacer? ¿Querer que vuelva a la universidad para pedir respetuosamente el perdón de mi padre? Si él se declaró por la suya algo parecido a una sonrisa enroscada en sus labios. “¿Tal vez debería inclinarme en reverencia a los pies del señor?” Recordaba esas incógnitas pero la razón de ser que veía eran “Él ha perdido su corazón en esos libros que había comprado para él, no tiene lugar en el mundo que lo limiten pero hay algo que nunca se puede tener de él” Su voz sonaba cada vez más fuerte y con cada palabra. “MUSICA” En ese instante su madre sufría mucho, que los había estado observando en silencio y rápidamente se dirigió a la habitación de alado, nervioso por la rabia.

“Es el pecado contra Dios y contra su familia. “¿No tiene miedo de su alma? ¿El juega con el instrumento del diablo con la habilidad de Satanás en el orgullo y la desobediencia y quiere que le dé su bendición el padre?”  “¿Dios?” Nicolás se echaba a reír, burlándose de él con la palabra  “¿Qué ha hecho Dios por él?  “¿la avaricia no es pecado?  A su padre le había dicho ¡Su alma es tan maldita como la de él!” Ambos estaban jodidamente malditos, cada uno cogió pecados y el sí puede echárselo en cara pero esta vez  no dejara que siga y le callara la boca con sus melodías maldecidas por el propio odio. Y ahí le rompió su queridísimo violín, en ese momento se sentía muerto, sentían que le arrebataban la vida con ello, ya no veía su alma completa que hasta le amenazaron con cortarle las manos si seguía pensando en tocar. Sin más veía como era destruido su violín, pero Nicolás desafiándolos corrió a tomar su reloj para comprar un nuevo violín ese mismo domingo interpreto el violín en el dormitorio superior de la tienda  y seguían las amenazas con quitarle lo que ha deseado con tanto fervor pero aun así no pudo este matar su inmensa pasión por la música del violín, cada vez crecía  y crecía más esa pasión.

Después del enfrentamiento se aisló en la oscuridad al tocar, pero tras su regreso pasadas unas semanas, seguía afanándose en la música y tuvo la oportunidad de visitar a su amigo de la infancia, “Lestat” , Pero al saber que su amigo era “El señor, el asesino de lobos” Maravillado por su presencia, deseo llevarle la magnífica capa de terciopelo rojo forrada de la piel más fina de los lobos, siendo un objeto hermosísimo y bellísimo a la hora de que la usara cuando fuera de cacería a caballo con un juego de botas de gamuza negras, forradas de piel y finamente cosidas. Pero ahora Nicolás era una aparición para todos, iba vestido para su encuentro  con una espléndida casaca de brocado en colores rosa y oro, calzaba chinelas de tacones dorados y llevaba una llamativa pechera de encaje italiano. Su cabello de un tono rubio oscuro y muy rizado daba un aspecto algo infantil llevando atado a la nuca con una delicada cinta de seda. Esa moda parisiense que lucía le encajaba perfectamente a su hermosura natural, sus ojos le brillaban al verle de nuevo, no había cambiado nada era el mismo que había conocido, estaba siendo muy sincero que desde ese momento solo quería capturar los viejos recuerdos, haciendo que su reencuentro les mantuviera más unidos. Ambos se sentían atraídos, era como si fuese de una mente de cada comprensión de lo que el otro estaba diciendo y sintiendo. Nicolás siempre tiraba de las cuerdas para deleitar a su “Lestat”….Ambos tan distintos, Lestat con su persistente fe de bondad y Nicolás absolutamente incapaz de ver el mundo como un lugar bueno y esperanzador y a pesar de ello eran felices juntos, era “su interminable conversación”  ya que no existía nada más interesante, dos amantes que permanecen callados…Este era el conocido “Instante de Oro”.

Pero con los idealismos distintos poco a poco se iba perdiendo esa magia y antes de que eso sucediera Lestat le había pedido ir al lugar de las brujas para recuperar su Instante de oro, si seguían así se perdería su magia atreves de las palabras que Nicolás siempre liberaba a base de su destrucción. Tan rápido como el deseo vuela se encontraba la media luna, tendiendo la suficiente luz, bailando bajo la negrura la danza del diablo, pudiendo tocar para los espíritus de las brujas. Lestat quería consagrar el sitio mediante una buena música y pura. El claro de luna que bañaba a Nicolás permitía recordar cómo había sido chamuscada las estacas formando el círculo siniestro y las zonas de terreno, los arbolillos jóvenes del bosque se mantenían a distancia y eso hacia el que el viento azotara el claro. Arriba aferrado a la rocosa ladera, el pueblo se cernía en sombras. Y Nicolás prosiguió interpretar el violín al filo de un manantial de sentimientos abordados.

Un violín convincente de señuelos, con un irresistible anhelo. ¡Bailar, bailar, se lo ordenan, danza para el diablo! Ya no puede levantar su alma nocturna ni oír el llamado de las melodías flotantes que hacen de su despertar un exilio de muerte a las tonadas resistentes. Siguen las notas etéreas que flotan de sus cuerdas, acariciando como la mano de un amante perdido entre sus más descifrantes sueños escondidos en el próximo crepúsculo que guarda el encanto a la llegada de la luz amorosa. Música sensual, el tacto de un Ángel sensual, un toque de ángel, el camino se muestra hacia el país celestial. Se envuelve en el mundo soñado, solo existe el deseo, y la perfección de una pasión descontroladora.

Mientras se abrazan con absoluta delicia, deseoso haciéndole señas de deseo, tentador es su corazón y hace que su propio corazón lata hasta lograr un colapso de orgasmos en su deseo mortal. ¡Bailar, bailar en su melodía! La danza de gitanos, deja que su melena se arrase a él, que su mirada le ciegue de locura mientras que su respiración y ese latido acelerado se aterre por desearle más. Sigue, más rápido, más rápido que la música se escapa, sin compasión en el cuerpo o el alma, seductor de los corazones se siente, seductor de corazones solitarios, hasta que el baile es su único objetivo por atraerte a él sin decir palabras. Se enfrenta a girar mientras la danza de la pasión continua su rumbo, sus hechizos son respondidos a sus movimientos suculentos parece ser un súcubo de su cuerpo. Su propio súcubo nocturno. Pero los destellos de fuego en la esquina de los ojos, de sus ojos se ve su cuerpo en movimiento, provocándole, haciéndole una red que le envuelve con facilidad mientras sigue mirando y siga pensando en desearle sin darse cuenta.  El violín juega como nunca antes, hasta que se convierta en una soledad y muera. Con un grito final y un toque final, el violín se detiene, la música termina Dejando tras de sí un vacío. Se encontraran de nuevo, su amante se encontrara si continúa maldiciendo con sus melodías sólidas y melancólicas. Cuando al fin la música da su grito de agonía Lestat llegaba a callarla, a dejar escapar en el silencio para que no se oiga, se ha muerto la música por sus caricias, sus manos, sus brazos estrechan ese cuerpo tibio, que solo ofrece calor entre sus brazos. Lestat era tan hermoso al ver su llanto que solo podía Nicolás consolarle a su amante donde besaba su lágrimas y reconocía su tristeza. 

Instante Tenebroso…Así fue redactado en su diario, un momento tenebroso para la crueldad que le esperaba. Pero, ¿Que otro pecado había allí?...Ambos fueron a sentarse bajo el árbol donde su “conversación” era iniciada. La tristeza se alejó con el oleaje del viento y ahí  Nicolás hablaba acerca de las injusticias, que eran prisioneros de aquel horrible rincón de Francia y que algún día escaparían juntos y de nuevo su pasión resalta en su cuerpo sembrado de una seducción. Debido a todo esto se sentían más unidos y en los días siguientes se unían cada vez más. Pero unas pocas noches después sucedió algo extraordinario, ya era tarde y se habían encontrado en la habitación de la posada y al fin Nicolás le metió la idea a su amante de que huyeran juntos a Paris.

____________


“Paris. La maldita ciudad de la luz”


Nicolás gritaba poesía en sus ojos, en su interior guardándola con el brillo hermoso de su oscuridad. Cuando una rebelión de gárgolas ebrias levantaba el vuelo, llevándose la catedral a los barrios pérfidos donde los jorobados por la vida ven cumplirse sus sueños jodidos de locura. Y una tormenta venérea ahuyenta las baladas de los inválidos que encendieron sus barcazas en la Isle de la Cité, para morirse putrefactos o buenos. Ahí va, toma la ballesta, apunta, el ángel de los pelos rubios vuela con los dos corazones galos y el mismo hábito de ausencia, macabro, y otra vez erras el disparo, que mata al gorrión parisino, que escupe miserias en el alma. Y otros también disparan, con poderosos flashes amarillos al ángel, a las gárgolas, a los títeres de los claustros, a los miserables que ahora, roban el pan. Y mientras corren por las calles mirando como vuela Notredam, con sus alas de oro, dorado, una mujer le patea un penal con una estrella, en el arco donde se escondió tantas veces el sol y que le da el tanto del triunfo entre sus piernas agotadas por el espanto. París, porque su belleza tiene hedores del infierno, porque tanta sangre ha corrido por el Sena, porque eres el alma enamorada de un pintor enano, porque cobijas a Chopin y hueles a cebolla, porque de allí vinieron sus ancestros sin saber que además traían el tango. Y porque su corazón sagrado, volverá un día en una cigüeña negra, a devolverle aquél pan que le trajo, y así le condenes para siempre a su milagro. Soñar su cuerpo para buscar entre su cabello una sonrisa muerta que jamás se verá, queda la magia para recorrer las calles mientras los bosques tienen envidia de sus ojos, oculto entre la recamara, un proyectil certero para alegrar el alma siempre con la tabla de la salvación, la maldita ciudad de las luces, el lugar donde el tiempo se convierte en alondra, donde los dedos bullen y sus labios florecen y sus palabras suenan a rumor de cascada. La música que espera cada noche de luna, amor ¡Si tú lo quieres! Si te asomas al rio tranquilo de los años. Paris eternamente atado a tu cintura.

Da la bienvenida Nicolás al perfecto, Paris 

No había transcurrido quince días cuando ya se encontraban en medio del gentío que deambulaba a mediodía por el extenso cementerio público de “les Innocents” con sus viejas criptas y sus hediondas fosas comunes. La dirección de la buhardilla que le llamaban un hogar, en la Ile de la Cité, tenían que subir seis pisos para llegar donde hombres y mujeres reñían y se gritaban en las callejas debajo de sus ventanas que ellos se habían quedado sin dinero debido a la insistencia de Lestat con llevar a Nicolás a todas las óperas, ballets y obras de teatro de la ciudad. Trabajaban en el mísero teatrillo de bulevar, un estrado elevado sobre la plataforma en la feria. El trabajo que consistía de Lestat era ayudar a vestirse a los actores, vender entradas y pasar la escoba que incluía sacar a los alborotadores. Nicolás tocaba con el grupo de músicos del teatro, a veces ambos se unían y Nicolás sonaba su violín mientras Lestat pasaba el sombrero ¡No tenían la menos vergüenza!

Entrando a un pequeño teatrillo, donde trabaja con el grupo de músicos del teatro, estudiando música por las mañanas con un maestro italiano, pero siempre decía que él no sería un gran violinista y ni que llegaría a hacerlo, llegando el tiempo de las confesiones, Nicolás le había confesado a Lestat acerca de sus sentimientos…“le quiero como he querido a pocas personas en su vida” asegurándole que era un perfecto loco, que no tocaba el violín para que los idiotas que acudían a verlo se lo pasen bien, si no toca para él, para “Nicolás” (Este sentimiento lo hacía por la misma alma que se apasionaba que por ello sentía que se destruiría la música si seguía) Admitiendo Nicolás que trata de alejarse de la oscuridad, siente que está consumiéndole que es por ello que necesita de Lestat (de su luz)

Y en esa misma noche al fin el sueño les había dominado pero era una pesadilla. ¡Gritos! Era Lestat el que le llamaba, despertando sin ver el rostro de su amante ni sus brazos alrededor de él le hizo levantarse de la cama donde solo admiro las ventanas hechas pedazos y  con la cortina bailando contra el viento, Lestat había desaparecido así de repente.

Nicolás sufriendo y siendo perturbado por la ausencia de su amante aún seguía en la casa de Tespis donde seguía actuando, desde lo ocurrido de  la desaparición de Lestat él ha recibido dinero por parte del abogado Roget, le mandaba varios regalos por parte de Lestat, uno de ellos fue trasladarse a “He de St. Louis” y después a tomar clases de violín y obtener el mejor violín un “Stradivarius” Pero siempre Nicolás no se conformaba con eso, exigía verle y nunca dejaría de pedirlo. Pocos días después se enteró que Lestat era el nuevo director del teatro. Siguiendo con su rutina, yendo a tocar en el teatrillo se entera que su amado acudió al lugar y un espectáculo se hizo presente, una locura, una muerte debió de haber ocurrido en ese instante y fue que Nicolás sospechaba que Lestat había encontrado la magia negra y le desprecio por ocultarlo y fue que desapareció junto con su madre Grabrielle.

Caminando por las calles empedradas de París que una vez conoció y amo, ebrio de vino barato y su propia desesperación. Lestat había desaparecido hace poco y se sentía tan completamente solo. El dinero que le habían enviado se dedicó casi exclusivamente sobre el vino. Por lo menos le ayudó a olvidar todo lo que había pasado entre ellos que la traición final. ¿Qué bien puede hacer cuando el dinero que había dado la espalda a el de esta manera? De verdad piensan que el oro podría compensar estos secretos que guardó de él.

Debe de haber sido ordenado a la medianoche, cuando vinieron por él. Él estaba despierto sacudido por el sonido de las voces cercanas. Suponía que simplemente han pasado hacia fuera en algunas puertas de nuevo, ya que tan a menudo lo hacían. Sus ojos se abrieron de golpe y ante su cuarto tal vez cinco figuras vestidas con túnicas de color negro con la piel tan pálida como la muerte. ¿Qué sucede? Que eran esas mascaras tan bellas, esos rostros tan perfectos y definidos.  Le han desnudado y solo le cubren el calzón y la camiseta, su levita le ha sido arrancada de su cuerpo, maltratado, humillado como un animal pero alguien le ha perdido la razón al violinista que no sabe lo que sucedió. Había sido secuestrado, pero veía a los espectros que  flotaban casi en lugar de paseo y antes de que pudiera hablar o moverse, incluso que se había encerrado en él. Demasiado borracho para luchar o luchar contra estos espectro-como las criaturas, que fue arrastrado rápidamente apagado en la cercana Inocentes des Cimetière. Nicolás estaba aturdido y completamente ebrio, tratando desesperadamente de convencerse de que esto no estaba sucediendo realmente. El quería que fuera un sueño ebrio, pero todo fue terriblemente real.

Pero el hedor de la muerte era insoportable ya que fue arrojado por las escaleras dentro de un sepulcro masivo. Las piedras dentadas cortadas en la piel y los ojos de los cuerpos en descomposición incrustados en los muros eran casi suficientes para hacerle perder el conocimiento nuevo. Los gemidos y gritos que provenían saben dónde eran ensordecedor y completamente ahogando sus propios gritos ahogados en busca de ayuda.  Estaba él, otra vez antes de que pudiera intentar ponerse de pie. Le inmovilizaron en el suelo frío y húmedo por las manos que se apoderaron de lo más apretada esposas de hierro. Su lucha era inútil. Él estaba como un conejo asustado en un combate con un grupo de lobos hambrientos. Dientes tan afilados como dagas se hundieron en cada pedacito de su carne expuesta. Escuchando el vacío suavemente agitándose, su bosque silencioso, siendo aquella ave que vuela encarceladamente, sigue un vuelo imaginario donde no cesa, todo se convierte tan oscuro que el ave pierde el color blanquecino y solo es parte de la oscuridad, es tan doloroso sentirlo que aún sigue la sombra de lo que fue el ave, no termina esa esencia y vuela, sigue volando sin encontrar donde detenerse a sanar sus heridas, está gravemente herida, la sangre le recorre todo su cuerpo, ella sigue y le duelen sus alas que se desprenden de ella, le han arrancado las alas y ahora se convierte en una ave caída, cae sin saber el momento donde morirá, sigue el fondo del camino y se hace más largo su dolor, ya no puede que llora desgarradamente y ahí termina el llanto pues el ave se ha muerto. Las alucinaciones se presentaban sin dejar el dolor que era insoportable. Podía sentir que la extracción de sangre fuera de él. Casi podía escuchar su corazón, como la desaceleración que se hundió en un estado de calma profunda que la borrachera que le había encontrado y no pasó mucho tiempo antes de que se deslizara en la sombra reconfortante ese lugar que le tenía como un abrazo amante. No hubo dolor o el miedo no, sino que toda la oscuridad que consumen.


Gran parte del resto de este sueño se hace en las imágenes dispersas y fragmentos rotos. Una caja de madera, era exactamente una jaula por lo restrictivo que apenas podía moverse. Una pira masiva de madera toscamente picada en algún lugar debajo de él. Casi podía imaginar la sensación de que las llamas abrasadoras en su carne, como si fueran a iluminar. Agitaciones, desesperación débil por salir de ahí, agitaba la jaula pero vislumbres de Lestat y de Gabrielle, y de los otros. Sus rostros pálidos estaban envueltos en la oscuridad, Su rostro era tan vibrante y viva, tan diferente del resto. Quería gritar, pero apenas podía formar un pensamiento, ni mucho menos fuerza para mover los labios. Y la risa se apoderaba de él, había un miedo que se pugnaba con la malevolencia dentro de el,

Se río cuando Lestat arrancó  la jaula abierta y le atrajo a él, Nicolás le empujaba llenándolo de maldiciones y Lestat le estaba deslizando una protección de rosario alrededor del cuello. Sin parar de reír miraba el objeto ¿De qué quiere Dios hacer ahora? ¿Qué había hecho por él?
¿Quién era? Dejándose tomar por Gabrielle no la reconocía que todo como un niño le tocaba el rostro y fue rechazado de momento.  Había oído rumores de voces, seguido de gritos y peleas como él estaba entre Lestat y Gabrielle, era inevitable el dolor que le producían las marcas, un ardor que le consumía al borde de la muerte, que gritos desterradores desprendía y el latido de su corazón se debilitaba casi ya mortecino. No sabía cuánto tiempo había pasado en su dolor y odio que Lestat se aferro con fuerzas a Nicolás a quien declaró, la carne fría bajo sus dedos tan inhumanos como se sentía, era su única esperanza de supervivencia. Y perdido de conciencia solo le decía cerca del oído de Lestat mientras lo llevaba que se apresurara ya veía el camino de la muerte en sus ojos.  

De repente, todo había terminado. Cogía una bocanada de aire fresco que le llevó fuera. Nicolás podía oír el ruido de los cascos tranquilizador sobre adoquines. El dominio del carro le mecía en un sueño inquieto. Donde Nicolás  cayo inconsciente o no soporto más, mucho antes de que llegaran a la torre. El aspecto de Nicolás era terrible, su garganta hinchada por el festín que les había dado a esos vampiros, durmiendo profundamente.




«The Dø; Despair, Hangover & Ecstasy»

Les habitudes de son oiseau:
Est perturbé:
AWARDS:






avatar
Nicolás D' Lenfent
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 2026
Puntos : 2318
Reputación : 467
Fecha de inscripción : 23/11/2010
Localización : Desconocida

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Sopor.Nicky?ref=hl

Volver arriba Ir abajo

Re: Chroniques d'un corbeau en train de mourir

Mensaje por Nicolás D' Lenfent el Lun Jul 07, 2014 4:49 pm



(LA ENGAÑOSA HISTORIA DE UN DEMENTE EN SUS MÁS TERRIBLES SUEÑOS OSCUROS.
PARTE 2



1.5.2°: Una maldita pesadilla, los gritos de agonía.



Tras el sueño más eterno que se le había cruzado entre los ojos y el odio digno que aun impregnaba de Lestat se levantó de la paja donde se hallaba, girando de un lado a otro el rostro para ver donde se hallaba, su rostro se dirigía a la comida, al vino que se ofrecía que todo lo consumió pero aún seguía  la desesperación aun no desaparecía y golpeo la puerta, se sentía otra vez un maldito prisionero, gritos dirigidos a Lestat, enloquecido no dejaba de gritar que golpeaba más la puerta “Este es el lugar de las brujas” No dejaba de gritar pero así como había iniciado el gritoneo se quedó mudo ante el sonido de la cerradura de que era abierta.

¡Qué esperaba un abrazo de bienvenida! El, Lestat que hablaba de la bondad, tanto hablaba del bien y del mal, de lo que era correcto y lo que era equivocado. ¡Tanto hablar de la muerte, oh si, de la muerte, el horror, de la tragedia! Esas palabras eran transportadas hacia el Lestat que veía con una corriente que cada vez crecía del odio haciendo ahí la marca de la separación de ambos.

Se veía egoísta, pero él era su mejor amigo se suponía que tenía el derecho de decirle acerca del “Don oscuro” Pero desprecio, horror, indiferencia se mostraba ante él, que sus únicas palabras eran selladas con la separación eterna. Lo ha compartido con ella, El hijo del noble concedió a la esposa del noble su gran regalo, el don oscuro, quienes viven en el castillo y lo comparten; nunca fueron arrastrados al lugar de las brujas donde se ven los charcos de sebo humano en el suelo, al pie de la estaca quemada. No, mata al anciano que ya no puede ver y al muchacho idiota incapaz de arar un campo. ¿Y qué les da a ellos ese hijo del noble, ese matalobos, ese que se echó a gritar en el lugar de las brujas? ¡Una moneda del reino! ¡Con eso se deben de en contentar! Tembloroso estaba y que era más grande el desprecio, quería golpearlo, una ira se apoderaba de él que se aplasto contra la pared queriendo atravesarla para alejarse de Lestat y de nuevo sus pensamientos se fijaron en la tortura que había sufrido, en cómo se alimentaban de él salvajemente. Girando su cuerpo se adelantaba hacia Lestat sus ojos estaban nublados que se tambaleaba y extendió los brazos para sostenerse de algo antes de que cayera al suelo.
Callado, silencio pleno parecía ser el final inesperado pero como podría actuar después de todo, su rostro demostró una tristeza profunda, y su voz estaba siendo la marca del dolor preguntándole por qué se lo había ocultado, porque dejo alado su “conversación”, pero en el fondo tenía una sed, una sed insaciable al verle, quería abrazarle pero se negaba a hacerlo su odio le dominaba todo sentimiento.

¡Nadie entiende nada! Era cierto que Nicolás si hubiese compartido todo con Lestat, rabia e ironía mezcladas en sus palabras que le alargo el abrazo y le susurraba ¡Que él era el que no entendió nada!, era tan fácil decir que se fuera con su vida pero eso no deseaba Lestat sabía bien lo que quería ¡maldad pura, sublime existencia! Todas las suposiciones de Nicolás eran ciertas toda magia negra había pero ¡Que más habrá de existir! Todo era un triunfo para él, cerrando la mano sobre el rostro de Lestat pero aún seguía el sin entender que Nicolas retrocedió con aquel golpe que le dejo huella de dolor, sintiéndose ofendido y mudo.

¡Desesperación! Era todo lo que tenía este violinista, levantando los brazos una vez más hacia Lestat pero algo le detuvo, algo le hizo que no continuara que la nube que cubría sus ojos se condenso en lágrimas al instante mientras bajaba su expresión ceñuda que los recuerdos le vinieron en mente, recordando los momentos que pasaban juntos, aquellos instantes donde se alargaba su conversación y se hacían del uno para el otro donde solo ellos sabían lo que sentía cada uno por el otro y eso le hizo retroceder de Lestat, alejarse de nuevo de él.

Lestata acordaba la distancia entre ellos y Nicolas desapareció todo expresión adquiriendo una prodigiosa claridad y su mente empezó a abrirse, y al instante surgió un recuerdo de los dos juntos en la buhardilla, hablando y hablando a la claridad del reflejo de la luna en los tejados cubiertos de nieve, o deambulando por las calles de París, pasándonos el vino con la cabeza agachada contra las primeras ráfagas de viento invernal, siempre tan alegres, incluso en la miseria, incluso en el misterio  la verdadera eternidad, el auténtico infinito , en aquel misterio mortal. Y solo siguió el sonido de su voz mientras el recuerdo seguía.

El ave no encuentra donde reposar y solo se pierde en la negrura de su alma…

Nicolás era abrazado fuertemente por Lestat unidos completamente donde su mente desvaneció todo recuerdo y solo quedo el vacío de su mente, lo que siempre ha dominado se mostraba en su interior. Un lazo fuerte le era apretado en el cuello, quemaba que era tan intenso y solo daba pasión a ese toque, un abrazo tan feroz donde se muestra el alma del violinista de un ave planeando frente a una ensenada, sobre el mar abierto, había algo aterrador en el ave y en las olas interminables que sobrevolaba remontando el vuelo más y más arriba, y el cielo se volvió de plata, y luego, gradualmente, la plata se desvaneció y el firmamento quedó oscuro. La oscuridad de la tarde, ya nada que temer, nada en absoluto. Bendita oscuridad. Pero ésta sólo caía, gradual e inexorablemente, sobre aquella única y pequeña criatura que graznaba al viento sobre el gran páramo que era el mundo. Ensenadas vacías, arenas vacías, mares vacíos. Todo cuanto alguna vez había contemplado, escuchado o sostenido con placer en sus manos, había desaparecido o no había existido jamás, y el ave, planeando en círculos, continuó su vuelo alzándose lejos, lejos de nadie, abarcando todo el paisaje, sin historia ni sentido, en la liza negrura de uno de sus ojillos. El ave volando sin reposo a través de la oscuridad sobre la costa desierta, sobre el mar sin límites.

Pequeños zumbidos, movimiento rectilíneo en el fondo de su corazón, nada había terminado, solo reinicio la intensa pasión del cuerpo, no tenía razón alguna puesto que su rostro mojado y sus ojos en blanco y esos brazos que rodearon el cuello de un amante que veía, todo cambio al sentir la sangre, la abertura de la garganta  de Lestat lamiéndole con ansia y desespero mientras se avecinaba la avidez en él. El velo del silencio se prolongó hacia Lestat, parecía caer el violinista estaba muy débil que no podía sostenerse por el mismo, y se hundió en un profundo abismo.

Se ha ido el alma de un violinista silencioso sin notas que produzca…


Nicolás no hablaba ni respondía a voz alguna, ni hacia el menor movimiento por sí mismo, permanecía inmóvil e inexpresivo, nada le causaba daño ni sed le producía. Fue la marquesa que termino con ese desastre, tomándole de la mano para asearle y colocándole ropas limpias. Un gabán negro de lana, una de las pocas prendas oscuras de su vestuario y una camisa blanca de lino que le daba el extraño aspecto de un joven clérigo, un poco demasiado serio, algo ingenuo.

La marquesa cuida del silencio como ella algún día lo sintió…

La marquesa le guiaba a Nicolás mientras estaba en trance parecía ser un títere que le mueven sus hilos mediante la mente. Solo Nicolás se perdía en aquella hoguera en donde estuvo a punto de ser quemado y la otra era el teatro, unas luces, un proscenio, un escenario donde recordaba las notas de un violín mudo.  ¿Cómo podrá despertar de la muerte? Desde ahí todo ha sido un delirio inexplicable. La oscuridad que envolvía Nicolás pareciese que se extinguía hacia los demás eran tan eterna que no tenía fin, nadie podía ayudarle, todo era un caos en él. ¿Por qué sigue así? No asimila estar muerto, ¿Pero cómo sabe que ya ha muerto? El latido de su corazón se desvaneció, la chispa de vida que tenía desapareció toda magia se había perdido que ya no había nada de él que le mantuviese despierto. ¡Se ha ido! ¡Se ha ido Nicolás! Y ahora es solo la sombra, el silencio que jamás oirá un vampiro enloquecido.





«The Dø; Despair, Hangover & Ecstasy»

Les habitudes de son oiseau:
Est perturbé:
AWARDS:






avatar
Nicolás D' Lenfent
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 2026
Puntos : 2318
Reputación : 467
Fecha de inscripción : 23/11/2010
Localización : Desconocida

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Sopor.Nicky?ref=hl

Volver arriba Ir abajo

Re: Chroniques d'un corbeau en train de mourir

Mensaje por Nicolás D' Lenfent el Lun Jul 07, 2014 5:13 pm



(LA ENGAÑOSA HISTORIA DE UN DEMENTE EN SUS MÁS TERRIBLES SUEÑOS OSCUROS.
PARTE 3



1.5.3°: ¡Oh, No! ¡No! El maldito, hermoso y miserable Violinista del Diablo ha nacido” y ahí “EL Teatro de los Vampiros”



Tras noches seguidas, el zombi que era cazaba se alimentaba por cuestiones de la marquesa que le ayudaba a salir de ese shock, era un fantasma cuando salían los tres. Tras el plan de Lestat de que el violín era la única esperanza para hacerle despertar fue llevado al teatro donde actuaba. Nicolás caminaba ido, su cuerpo estaba presente pero su mente, su interior estaba muerto o perdido. Viendo los profundos pliegues del terciopelo que cobraban vida hacia la audiencia, las velas escondidas y ahí Nicolás sentando en el foso de la orquesta en su lugar habitual cruzado de manos sobre sus muslos. Perdido entre las tinieblas, su mente vaga en un mar oscuro sin salida donde solo la eternidad le asecha era la misma imagen que no se quita de su mente, de todo su ser. Siendo todo tan oscuro que algo dio inicio de una melodía insaciable. ¡Su violín, era la presencia de su violín! Que fue deslizado sobre su hombro, siendo depositado en su regazo. Solo así el violín le dio movimiento apretando la nuca de Lestat después de eso alzo la mano lentamente para sujetar el puente del violín al tiempo que con la diestra tomaba el arco. No escuchaba nada, no quería hacerlo que miro a Lestat a los ojos y comenzó el inicio de la presencia del diablo “El instrumento del diablo” con su voz forzada lo relucía.
 
Dando inicio, sus dedos se posaron sobre las cuerdas, tanteando la madera de la caja hueca con la yema de los dedos y con un temblor pulso las cuerdas para afinarlas ajustándolas con gran parsimonia las clavijas. El canto de las notas entrecortadas irritaba al mismo tiempo que parecían ser discordantes y agudizaban la tensión. Nicolás apretó el instrumento contra su oído por un instante donde deseaba quedarse inmóvil, quedar eternamente como la estatua maldecida por la magia negra. Pero nada dura para siempre colocándose de pie con lentitud, volviendo al patio de butacas vacío como tantas veces había hecho en el intermedio de la presentación y se colocó el violín bajo el mentón y con un movimiento veloz como el rayo, bajo el arco sobre las cuerdas. Liberando los primeros arpegios, graves y potentes, latieron en el silencio y se alargaron y profundizaron, arañando el fondo mismo del sonido. Las notas se han alzado ricas, oscuras y penetrantes como si fueran extraídas del violín por obra de magia, hasta que un desbordado torrente de melodías inundo de pronto la sala. Nadie podía ver el  movimiento de sus dedos ni del ir y venir del arco, lo único que podían distinguir era la agitación de su cuerpo, siendo melodías mágicas donde la potencia latía en el silencio torturándose con su propia música, doblándose hacia delante y hacia atrás, haciendo que su violín hablaba, diera a conocer el sufrimiento que llevaba, notas que parecían ser palabras, la melodía que era la historia contada, un perfecto lamento, una danza terrorífica sacudiéndose de un lado a otro con desespero, la música era el estallido de la oscuridad, una muestra de sentimientos todo se elevaba y se hacía tormentoso, todo eran tan bello que cerró los ojos por un momento y ahí caminando detrás del acuerdo de las notas prosiguió un semblante tranquilo, una quietud de liberación, el sacrilegio que le han cometido, puesto que le han arrebatado el alma y el momento era decisivo, todo cambio de repente. Avanzaba la sombra desgarradamente, representando la tortura total, el baile se hizo presente que sin darse cuenta sus melodías ahora eran representadas con danzas, movimientos glaciales y sensuales que parecían ser atraídos por la música, aquella mujer tétrica parecía hechizar a Nicolás con sus brazos abiertos le pasaron por encima de la cabeza con un gesto lento y la tensión le dominaba, mientras que otra mujer le seducía, dando un pivoto sobre un pie, levantando la rodilla acompañada por un hombre hermoso que movía la cabeza a un lado y los brazos con piernas se lucían como una marioneta, siendo varios vampiros que parecían ser enmascarados por la belleza, títeres que se movían con lentitud. Una pareja interpretaron una escena de amor, el resurgimiento de la pasión que se han cautivado, alzaban la pierna con detenimiento sensualidad, todo era hermoso, lleno de amoríos esplendidos, giros y giros que se veían con veracidad,  Nicolás dejo lo tétrico y toco para ellos, para que no cesara el baile,  y solo unos momentos dejo al descubierto los sentimientos.
Todo era tristeza, melancolía que era evocada por el delirio del vampiro, Nicolás enloqueció más por la música, que el mismo demostró la fuerza que había sido guardada durante su entierro del espíritu. Acercándose a Nicolás los demás vampiros, atraídos como un imán, dando a conocer un nuevo elemento burlón, que impregno la interminable melopea, una melodía sincopada que hacia tambalear la tonada y le daba una caga aún más amarga y al propio tiempo más dulce. Dando un gran salto que fue a caer en medio de los 4 vampiros llevando el instrumento hacia ellos que meneaban la cabeza sobre el violín, siendo parte del baile sin dejar de tocar.
 
Pero de nuevo la música se hizo más triste, más melancólica que las marionetas saltaron pro parejas siendo unos amantes del desamor, y ahí lanzo un grito de dolor, de horror y la rebelión de lo anterior. Presentándose una guerra entre Nicolás y el violín siendo la bestia la cual y no dominaría, las marionetas avanzaron hacia el cogiéndole  para alzarle pero Nicolás dejaba a relucir  el violín al momento que le elevaron el elevaba el instrumento del diablo “Instrumento de Nicolás D`Lenfent”  se había convertido en un momento de festejo y ahí con su voz resaltada “YO OS HE DADO EL TEATRO DE LOS VAMPIROS”
Palmas vítores, saltos y gritos de alegría le regalaban al violinista dándole abrazos y besos, hasta su sudor fue lamiado por sus propias marionetas. Desapareciendo la muisca, reverencia brindo Nicolas al finalizar el acto mágico de su eternidad.
 
¡Adiós mi amor, adiós mi luz!...
 
Nicolás se dirigió a Lestat donde le exponía lo bello que había hecho hace un momento, pidiéndole que le dotara el teatro de las monedas del reino que poseía, mostrándole una media risa golpeándole en el pecho con el dedo muy rígido. Pensando que todo era una perfecta burla, ambicionando para el oro, diciendo de cómo se alimentaran de la gente cuando acudan a verlos actuar en el teatro, arrebatándoles la belleza que han visto ¡Una maldad esplendida! Queriendo servir al bosque oscuro.
 
Sin dejar de ver a Lestat con odio, rabia y no le dejaba de decir que era un mentiroso, un falso despreciable. Confesando la envidia que sentía tras haberle negado que el poseía el secreto oscuro y la burla al recordarle como lo utilizaba. Dándole todo el odio y a los demás les ofrecía la burla de lo sagrado, conducir a la humanidad a una locura, Donde solo gobernara el oro y la sangre. Todo pecado se relucirá ante sus ojos. Solo será el deseo el que los lleve a la existencia.  
 
Aun pidiéndole el teatro a Lestat, que le entregara la escritura y el dinero necesario para reabrirlo. Pero algo que suponía que pasaría, Lestat golpeo a Nicolás que le hizo retroceder contra el tabique y eso provoco que le viera con más rabia, la mirada penetrada, ojos unidos y la unión de una conversación resurgida donde ahí le declaro todo fin de sus uniones y recuerdos que serán borrados.
 
Declarando la última palabra a Lestat “¡AMOR MIO! No lo has entendido, en el pueblo tocaba el violín para herir a los demás, hacer una isla donde nadie pudiera mandar, que fueran testigos de su ruina incapaces de hacer nada para evitarlo.” Nicolás había pensado que al decidir huir juntos a Paris  pasarían hambre, caerían cada vez más bajo solo eso era lo que Nicolás buscaba hundirse hasta la destrucción total. Pero Lestat era todo lo contrario, en Lestat veía una luz, una luz que aumentaba al igual que su oscuridad en el, que cada muestra de alegría Nicolás la desgarraba y creaba su mundo de tinieblas con desesperación. Llegando la magia a Nicolás le hizo extender los brazos hacia Lestat tocando sus hombros transmitiéndole todo odio por él y una bofetada, un esplendoroso sonido chocante, siendo rodado al otro lado que su mano derecha rompió el espejo mientras que su cabeza golpeaba el tabique. No sentía nada Nicolás con sus golpes, eran insignificantes que se levantó acomodando su vestidura al igual que su cabello, encaminándose hacia él  con una sonrisa tan descarada de burla y tenebrosa. ¡Te desprecio!





«The Dø; Despair, Hangover & Ecstasy»

Les habitudes de son oiseau:
Est perturbé:
AWARDS:






avatar
Nicolás D' Lenfent
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 2026
Puntos : 2318
Reputación : 467
Fecha de inscripción : 23/11/2010
Localización : Desconocida

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario https://www.facebook.com/Sopor.Nicky?ref=hl

Volver arriba Ir abajo

Re: Chroniques d'un corbeau en train de mourir

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.