Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA CE QUI NOUS UNIT - PARTICIPAN DAMIAN ALARCÓN Y LORA BELLAMY. RELEASE THE BEAST - PARTICIPAN ASTOR GRAY Y GWANGJONG GOREYO. VANN STEIN - PARTICIPAN HÖOR CANNIF, ULF TOLLAK, GIULIANA MORDRAKE, DANIELLE MORGAN, LUND, STAN MCQUINN, KHAYLA. NOSTALGIA - PARTICIPAN SUNI KANG y GWANGJONG GOREYO.




Espacios libres: 05/48
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 28/11/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Lo único importante en este camino que enfrentamos, son las huellas. - Diario de Danna De Dianceht

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lo único importante en este camino que enfrentamos, son las huellas. - Diario de Danna De Dianceht

Mensaje por Danna Dianceht el Lun Ago 04, 2014 11:08 am


El inicio
"La maldición"

Diario de Danna - Castillo de Dianceht
En la noche menos esperada la vida de aquel giro brusco que lleva a destrozarte la vida en miles de fragmentos, imposibles de recuperar. Contienes el aliento y lloras, e inmediatamente te das cuenta de que de nada sirve. Una vez las tornas realizan su profecía, no hay regreso en el tiempo, no existe pausa, solo la certeza de que aún perdida y maltrecha, la vida sigue y con ella tu corazón late irremediablemente vivo resguardado en tu pecho. Y así, en una noche cualquiera, en una noche oscura, fue donde echado mi frágil cuerpo en los jardines del castillo, bañada en el color carmesí de mi linfa, aquella misma que tintó los dientes de la bestia del color del horror, renací como quien jamás creí existir; en una mujer loba. Y aqui empieza mi historia, el inicio de quien soy.

Todo empezó cuando aquella noche de luna llena cerramos todo el castillo y a nosotros mismos entre sus paredes, resguardados o con la certeza de estarlo. El silencio de los sirvientes, los ruidos de las paredes por tener tantos y tantos siglos siendo torturadas por el aire que se filtraba en ellas, y yo apenas una jovencita de 16 años, me paseaba por su habitación llamando a mi mascota, un pequeño gato que había traído a casa a espaldas de mi padre. "Sils", que así era como le había llamado, parecía no encontrarse en la habitación y permanecí hasta pasada medianoche sentada en la cama esperando que en algún momento apareciera. Desde los ventanales veía como los árboles se movían furiosos, y las hojas caían. Llevábamos días con tormentas continuas y hoy que parecía haber terminado, ahora remontaba de nuevo. Suspiré y me abrigué más con la bata de seda que me protegía del frio. Volví a llamarle y cuál fue mi sorpresa que esta vez sí reaccionó y al oír mi voz se subió a mi ventana, al alfeizar y yo apresurada la abrí esperando agarrarlo y llevarlo a la seguridad de la casa, cuando en un movimiento quizás algo agresivo de mi parte, el gato asustado corrió alejándose de mí, volviendo de nuevo a los jardines. Aquel fue uno de mis grandes fallos y en vez de volver a cerrar la ventana y quedarme a dormir, preocupada por aquel inocente animal, salí por la ventana al exterior, aun teniendo claro que una de las normas de la casa desde la muerte de madre, era precisamente no salir en las noches de luna llena, bajo ninguna circunstancia. Y en mi insensatez, por primera vez hice caso omiso a los dictados de mi padre.

El viento me estrechó con fuerza y recuerdo como intentaba tirar de mí. Trastabillé un par de veces cayendo en la hierba bajo aquella oscuridad absoluta y volviendo a levantarme seguí la sombra del gato hasta que le perdí y la sombra de la noche se cernió sobre mí. - ¡Sils, vuelve!- Intenté sin éxito, al no verle ya más. Di unos pasos más hacia el inicio del bosque, cuando me di cuenta gracias a la figura de una cruz, que me hallaba donde mi madre había sido encontrada muerta años atrás. Al acordarme de aquello, el miedo me invadió y dejando atrás al animal me decidí por volver y esperar a mañana para buscarlo. Me encontraba segura que muchos de los sirvientes me ayudarían y que el ama de llaves me regañaría, pero igual lo buscaría. Hice dos pasos en dirección al castillo y al último de mis pasos, un crujido de ramas cerca de mí, me indicó de la presencia de alguien a mis alrededores. La curiosidad mató al gato y también a aquella niña que fui, porque en vez de huir, de correr asustada, la curiosidad fue grande y con la esperanza de que fuese Sils, me volví hacia aquel ruido encontrándome que entre la oscuridad, en la sombra de los arboles me acechaban dos ojos amarillos. — ¿Sils? — y tras esa pregunta, tras ese movimiento de mis labios todo se sucedió en tragedia y lo que me podría haber parecido como un gato, se presentó como aquel animal maldito del que hablan tantas leyendas. La bestia. Aquel maldito animal que mató a mi amada madre en ese mismo campo.

Sabía que ya no podría huir, no llegaría muy lejos antes de tenerlo encima, aun así lo intenté. Al cruzar mi primer paso lejos de él, la bestia se echó sobre mí, y dolorosamente con sus dientes traspasando mi piel, volví a caer al suelo.

A partir de allí recuerdo los golpes, mis gritos de ayuda – que nadie pareció escuchar-, mis alaridos cada vez que aquella bestia agujereaba mi cuerpo con sus fauces. Mi cuerpo era llevado, golpeado contra el suelo. Fui sacudida miles de veces. Mi cuerpo volaba de un lado a otro como una muñeca, y por más que intenté agarrarme a la bestia, a su pelaje, era inútil. Ella podía conmigo. Tras lo que fueron unos minutos de eterno infierno, cuando ya no pude gritar más, la bestia pareció aburrirse y cansada se alejó dejándome en aquel campo, lleno de rosas ahora coloreadas con mi sangre. Vi cómo se alejaba y sin poderme contener más, la inconsciencia me ganó y demasiado débil para resistir, caí en un sueño y verdaderamente temí fuera el último.

Tras aquello a la mañana vinieron a socorrerme, sin embargo yo no desperté hasta pasado tres días. Tres días y sus tres noches angustiosas en que pudieron haberme perdido en cualquier momento. Y de toda aquella parte no me acuerdo mucho, lo único de lo que hago memoria es que aún protegida en mi inconsciencia, una parte de mí se agitaba con miedo al reconocer al lobo, en las manos masculinas que me sostenían y en ocasiones me acariciaban. Solo me faltó oír su voz para descubrirle. Las manos que me aterraban, eran inexplicablemente las de mi padre.

Sin duda el lobo tiende a encontrarse más cerca de lo que crees. Y aún me pregunto cómo no lo supe antes, como no lo vi venir. ¿Cuánto el amor nos puede cegar? El lobo siempre había estado entre nosotros, cerca, lejos. Siempre nos habíamos encontrado bajo su yugo. A veces pienso que todo fue inevitable, que ya estaba establecido. Madre había parecido ante él, no obstante yo iba a vengarla. Si una loba había nacido, si de las heridas me reestablecía y me volvía una bestia como él, uno de los lobos debía morir. Porqué los Dianceht no aceptaban asesinos, en esas paredes mil-lenarias no podía habitar un demonio del inframundo.

Y así será… me prometí antes de volver a la inconsciencia oyendo a mi padre hablar de la desgracia de la familia. ¡Desgraciado! vociferé en mi mente. La desgracia la había llevado él. Los Dianceht habiamos caido en desgracia desde que mi amada y fallecida madre había puesto los ojos sobre él.
La desgracia no era nadie más que él; Solo él.


 


Última edición por Danna Dianceht el Sáb Mayo 02, 2015 5:15 pm, editado 1 vez



"El amor consuela como el resplandor del sol después de la lluvia."
William Shakespeare


Gracias♥️:
Mi iris de fuego:
My light, my love:
Dark Light...:
avatar
Danna Dianceht
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 528
Puntos : 524
Reputación : 196
Fecha de inscripción : 27/05/2013
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo único importante en este camino que enfrentamos, son las huellas. - Diario de Danna De Dianceht

Mensaje por Danna Dianceht el Sáb Mayo 02, 2015 2:20 pm


El inicio de mi luna
—Dias antes de la luna llena —.

Escocia - Castillo de Dianceht
¿Qué era? ¿Cómo me llamaba ahora que una bestia habitaba en mi alma? Mi padre murmuraba palabras de un dios divino por sobre los humanos ordinarios que habitaba en los bosques y se bañaba en las sangres de sus víctimas. Licános, Licantropos nos llamaba. ¡Íbamos a ser dioses! Decía él provocando mi miedo al verlo tan perdido, tan fuera de sí. Y entre sus delirios de grandeza y oscuras palabras una y otra vez me repetía la misma pregunta ¿Quería yo ser aquel monstruo? La respuesta siempre era no y cada día me hacía con la vana esperanza de no estar intoxicada por mi padre y poder escapar de él y esa prisión que ahora era mi hogar. Pero como solía ser, ya era demasiado tarde. No podía huir. Jamás pude en verdad.

Los días iban pasando y tras pasarme cinco días postrada en mi cama, finalmente pude levantarme e intentar hacer vida normal. Sin embargo, ahí estaba él todas las noches repitiéndome los planes que tenía para nosotros una vez la bestia fuera convocada en la próxima luna llena y de nuevo mis noches se convertían en pesadillas con  las historias de un mortal enemigo que llevaba años matando a nuestra familia. Yo no quería saber esas historias, yo solo quería que fueran eso; absurdas historias para que los niños no saliesen de noche al bosque. No obstante mi padre opinaba de forma distinta a la mía y decía que contándome aquella amenaza la bestia en mí se haría fuerte y reaccionaria para protegerme; para proteger este cuerpo del que se había adueñado. Yo lo escuchaba y cada noche sufría de pesadillas, el miedo me embargaba y aunque pasando los días la bestia en mi interior jamás llegó a poseerme, ante la cercanía de la luna llena sentía mi cuerpo más liviano, más ágil e incluso mi vista parecía cambiada. ¿Estaría yo también loca? Me preguntaba cada de las tres noches anteriores a la luna que lo cambiaria todo.

¿Me encontraba preparada?

Por supuesto que no. Me encontraba aterrorizada y cuando llegó el día mágico recé para que esta fantasía se desdibujara de mi mente, que todo desapareciera y me encontrase muerta en las fauces de aquella bestia. Sin vida, sin color. Antes que despertar siendo una de ellas. Antes de qué Danna desapareciera bajo la sombra de aquella bestia.




 



"El amor consuela como el resplandor del sol después de la lluvia."
William Shakespeare


Gracias♥️:
Mi iris de fuego:
My light, my love:
Dark Light...:
avatar
Danna Dianceht
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 528
Puntos : 524
Reputación : 196
Fecha de inscripción : 27/05/2013
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo único importante en este camino que enfrentamos, son las huellas. - Diario de Danna De Dianceht

Mensaje por Danna Dianceht el Sáb Mayo 02, 2015 2:44 pm


La primera luna
"El inicio del cambio"

Diario de Danna - Bosque de Escocia, alrededores del castillo de Dianceht.

Esa noche recuerdo la pesadez y el silencio sepulcral que se restó en el interior del castillo tras que fueran echados los cerrojos en las puertas y ventanas, sellando cualquier entrada por la que la bestia pudiese entrar sin saber que la bestia habitaba en esas mismas paredes impenetrables. Viktor, nuestro mayordomo se despidió de mi tras asegurarse encontrarme protegida y con el eco de sus pasos alejándose, unos nuevos pasos se grabaron en mi mente. Padre venía a buscarme. La bestia acudía a buscar a su presa.

Me escondí entre las sabanas y me hice la dormida como de pequeña solía hacer, solo que esta vez sirvió de poco. Su mano me agarró con fuerza sacándome de mi lecho. Me resistí y lo empujé odiándolo con toda mi fuerza. Él era quien me había vuelto en alguien que tenía miedo de descubrir. No deseaba saber nada de monstruos ni bestias y él, con sus frías maneras me abofeteó atontándome lo suficiente para que mansa me dejara hacer en sus manos. Me sacó el camisón de dormir y me desnudó frente su mirada. Era la primera vez que él me veía desnuda desde que a los diez años con la muerte de madre me negara toda ayuda más que la necesaria a la hora de vestirme y desvestirme. Me tapé los pechos con las manos y lloré en silencio mientras lo sentía a mi espalda recorriendo con un dedo la piel de la mordida que me convertiría en licantropa.

Perdí la noción del tiempo que pasó admirando su creación en mi cuerpo y cuando tuvo suficiente me tomó con firmeza del hombro herido llevándome frente al espejo de mi alcoba. —Mírate hija, hoy ya no serás la misma. Habrás crecido y en ti también crecerá la bestia. Ahora eres una digna hija de tu padre, Danna. — Su voz me produjo náuseas y la mirada que me devolvía el espejo más que mi dulce y despierta mirada, parecía una torturada y muerta alma en pena esperando a la culminación de su destino. El destino que hoy la condenaría al infierno de los paganos.

Tras aquel momento mi padre abrió mis ventanales y cogiéndome en brazos, saltó al jardín, soltándome en cuanto sus pies tocaron suelo firme y yo abría los ojos tras aquella caída de dos pisos de altura del castillo. Rápidamente padre sin dejarme ralentizar el paso me obligó a caminar junto a él. La brisa fresca hacia que mi cuerpo desnudo temblara de frío y aquello, como todo lo demás parecía no importarle. Miré al cielo y se encontraba encapotado de nubes. Se esperaban tormentas para la mañana siguiente y el cielo lo confirmaba. Me quejé tras que resbalara por su culpa y cayera al suelo. Me levantó sin miramientos y siguió, no obstante al caerme volví a ver las heridas del brazo derecho y a mi mente de la nada aparecieron las heridas similares con las que encontraron a mi madre. Con la ropa rota, y el cuerpo mordido, mi madre presentaba los mismos signos de la bestia que a mí me había atacado. Y a pesar de que ya lo imaginaba, no fue sino hasta este momento que tome consciencia de ello y de que el asesino de mi madre, había sido el mismo que ahora tiraba de mí condenándome a un futuro incierto y monstruoso.

Nos estábamos alejando, cada vez más hasta no ser capaces de ver el castillo entre los árboles. Me resistí de nuevo y volvió a empujarme hacia al frente acelerando el paso. Lloré en silencio de impotencia y rabia, odio y tristeza. Lo odiaba por matar lo único bueno que había tenido en mi vida; el amor de mi madre, y lo odié por terminar así con mi vida. Apenas aún era una niña que no había podido disfrutar de su juventud, ni de su infancia como su madre hubiera deseado y lo odie tanto que conseguí revolverme y escapar. No obstante, lo hice tarde y el destino al que mi padre me llevaba ya se encontraba frente de mí. Entre las montañas se asomaba la esfera del cambio; la luna y sus brazos de luz.

Ya no podía escapar.
No había escapatoria posible.
Y entonces, la luz de la luna me cegó.

 


Última edición por Danna Dianceht el Sáb Mayo 02, 2015 4:37 pm, editado 1 vez



"El amor consuela como el resplandor del sol después de la lluvia."
William Shakespeare


Gracias♥️:
Mi iris de fuego:
My light, my love:
Dark Light...:
avatar
Danna Dianceht
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 528
Puntos : 524
Reputación : 196
Fecha de inscripción : 27/05/2013
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo único importante en este camino que enfrentamos, son las huellas. - Diario de Danna De Dianceht

Mensaje por Danna Dianceht el Sáb Mayo 02, 2015 4:54 pm


Licantropía
"La transformación"

Diario de Danna - Bosque de Escocia, alrededores del castillo de Dianceht.

Ya no podía escapar, no había escapatoria posible.  Primero un escalofrío arrebató mis sentidos, tras la ceguera momentánea, al ver la brillante luz de la llena luna. Tras ese inicial sobresalto, todo el bosque restó en un atroz silencio que nada bueno parecía deparar. ¿Y ahora qué? Me pregunté asustada. Deseaba irme ¡Tenía que irme! Pero mis piernas parecían ancladas en la tierra y ninguna parte de mi cuerpo parecía querer obedecerme.

A mí alrededor sentí unos quejidos, unos gruñidos y sabiendo que aquel ser al que oía era el asesino de mi padre un pulsante dolor empezó a nacer por mis extremidades paralizándome. Había llegado la hora y jamás habría estado preparada para esos minutos de muerte y dolor eterno. Primero lo sentí por los pies y las manos y pronto el cosquilleo se extendió por todo el cuerpo terminando por parecer que me agujerearan con agujas candentes cada centímetro de mi piel. Grité. Me quedé sin aliento y en cuanto pude volví a gritar. Parecía que fuera a romperme las cuerdas vocales. Me dolió la garganta pero aquello parecía el menor de mis males. Por unos segundos aquel intenso dolor atacó mi cuerpo de tal forma que mi espalda se arqueó en un Angulo imposible. Apreté los dientes con fuerza, aguantando con heroísmo los primeros segundos que me hacían desear la muerte, hasta que me derrumbe sobre el agreste suelo del bosque. Gruñí y mi cuerpo se retorció a medida que la transformación se llevaba a cabo, sin descanso más que unos leves segundos, en que apresurada cogía aliento intentando resistir. No parecía suficiente el aire de mis pulmones. A cada grito echaba todo el aliento de mi cuerpo incapaz de soportar la tirantez de mis músculos y el resquebrajamiento de mis huesos, que uno en uno, en una lenta tortura cedían rompiéndose y adquiriendo bajo mi mirada empañada en lágrimas en las extremosidades de una grande bestia parecida a un lobo.

Rápidamente, mis apenas perceptibles quejidos y moribundos gritos, fueron rompiendo la calma del bosque, hasta convertirse en balbuceos de una alma torturada al notar como la mandíbula, parecía querer salirse de mi rostro, empujando la piel de mi rostro, que cedía alargándose. Abrí la boca gritando del dolor. No podía más y un fogonazo candente en mi mandíbula me dijo que aún quedaba lo peor. Dejé de respirar y siempre me acordaré de ese instante en que de mi mandíbula, donde ahora parecía alargarse hasta formar las fauces de la bestia me salieron los colmillos y caninos. Se alargaron y se transformaron. Mi boca se llenó de sangre espesa y escupí toda la que pude hacia al exterior hasta que unos nuevos retortijones hicieron que me tragara mi propia sangre. Parecía que me ahogara y aun así, todo seguía. La transformación no se detenía y yo, incapaz de saber si aquella sangre era de la boca o de la garganta al rojo vivo caí desfallecida, sin perder la consciencia y deseándolo con todas las fuerzas.

Mis hasta ahora piernas, lentamente adquirían la forma de unas fuertes patas. El blanco empezó a cubrir mi cuerpo, de un suave y abundante pelaje. Pronto mi cuerpo irreconocible, bajo el manto de la bestia, fue desarrollándose a velocidad vertiginosa y lo agradecí. Por primera vez el proceso se aceleraba hasta que al fin, solo me quedó la mente en la qué resonando los últimos alaridos de dolor, fue silenciándose, hasta reducirse en un solo pensamiento; Matar. Asesinar.

Tenía que matar al origen de aquel mal; vengar la muerte de mi madre.
Ahora, esta noche.
Vengar, Matar, Asesinar.



"El amor consuela como el resplandor del sol después de la lluvia."
William Shakespeare


Gracias♥️:
Mi iris de fuego:
My light, my love:
Dark Light...:
avatar
Danna Dianceht
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 528
Puntos : 524
Reputación : 196
Fecha de inscripción : 27/05/2013
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo único importante en este camino que enfrentamos, son las huellas. - Diario de Danna De Dianceht

Mensaje por Danna Dianceht el Sáb Mayo 02, 2015 5:08 pm


Licantropía
"La venganza"

Diario de Danna - Bosque de Escocia, alrededores del castillo de Dianceht.
No recuerdo bien que pasó esa noche. Todo son borrones, fogonazos de una lucha violenta. Apenas logré distinguir del dolor, la muerte de mi padre, pero algo si supe y era que tanto yo como mi loba sentíamos el mismo afán de sangre. La sangre de aquel asesino al que tanto odiamos.

Lo primero que sentí fue la suavidad del suelo, la forma en que mis patas pisaron el suelo, el júbilo de la loba al verse liberada y por último, su olor. Por unos instantes habíamos olvidado que él estaba allí y al verle la loba le gruñó en su dirección. Él era un lobo negro imponente, su cabello oscuro era más negro que la noche y con seguridad trotó hacia donde se encontraba la loba, haciendo caso omiso de sus advertencias.

Apenas fue en un segundo que todo se desató y tarde me di cuenta de que su cuerpo oscuro ya yacía herido bajo el mío.

Al verle acercarse me agazapé preparándome. Cuando le vi avanzar tras un feroz gruñido, me estremecí, pero no de miedo. Le esperé atenta, mis patas dolían tensas y en cuanto sus fauces restallaron en mi cara algo dentro de mí se agitó. Sentí, rabia, odio, fuerza. Una oleada de fuego me insufló adrenalina en las venas y saltando, le golpeé el costado. Aquel fue el primer golpe y acto seguido el lobo que antes se había confiado; mi padre, se nos enfrentó con saña. Me mordió en el cuello y todo pareció detenerse, el pulso se me disparó, todo a mí alrededor desapareció. Solo era consciente de mi pulso, de mi agitada respiración, del olor de mi sangre y de la furia que me invadía. Un aullido furioso salió de mi garganta, y ataqué. Solo noté el sabor de su sangre al colgarme de su cuello y de nuevo volvimos a enfrentarnos. Reculé, me zafé y salté sobre sus flancos. A cada paso golpeaba cualquier extremidad que tuviera al alcance de mis afilados dientes y a pesar de que él tenía más fuerza y lograba hacer el doble de daño, había perdido muchos segundos en el inicio de la pelea a causa de la confusión momentánea de su lobo al verse siendo atacado por una hembra inferior de rango a él y por último, mi loba era más pequeña y más ágil, lo que le preparaba para lograr esquivar.

Las dentelladas duraron toda la noche y cada vez más mi boca solo sabía a sangre. Ya era una unión de ambos, por lo que no lograba distinguir una de la otra y mientras mi loba se encarnizaba con aquel lobo, yo en mi mente gritaba horrorizada. Madre nos había enseñado a no hacer daño a los demás y hoy, sin remediarlo estaba atentando con esos principios al matar a mi padre.

No fueron pocas veces las que intenté detener a mi bestia, pero esta no paró hasta que fue demasiado tarde y el cuerpo lacio y frio de mi padre cayó sobre un pasto lleno de sangre. Tras aquella noche, desperté empapada por las lluvias. El agua había borrado todo rastro de sangre en mis ropajes, pero no había logrado borrarlo todo y en cuanto caminé hacia el castillo, mis ojos le divisaron y lloré por él, y por mí. A pesar de todo, era mi padre y mis manos manchadas por su sangre me hacían horrorizarme.

La bestia se había desatado y ya nada podía hacer para controlarla.

Solo me quedaba aprender a convivir, si es que era posible con la loba vengativa que habitaba en mí ser.


Última edición por Danna Dianceht el Miér Jul 22, 2015 7:41 pm, editado 1 vez



"El amor consuela como el resplandor del sol después de la lluvia."
William Shakespeare


Gracias♥️:
Mi iris de fuego:
My light, my love:
Dark Light...:
avatar
Danna Dianceht
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 528
Puntos : 524
Reputación : 196
Fecha de inscripción : 27/05/2013
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo único importante en este camino que enfrentamos, son las huellas. - Diario de Danna De Dianceht

Mensaje por Danna Dianceht el Lun Ago 10, 2015 8:33 am


Licantropía; El fin
"La muerte"

Diario de Danna - Tras la muerte de su padre, Castillo de Dianceht
Recuerdo demasiado bien el amanecer de aquel oscuro día. Incluso ahora, que han pasado más de quince años, aún llevo ese recuerdo intacto en mi memoria.

Yo lloraba desnuda al lado del cuerpo de mi padre mientras manchada de su sangre esperaba porque cualquiera de los sirvientes nos avistara. Era una mañana fresca y sentía frío, mucho frío, ya que a pesar de la calidez de la sangre que me bañaba, mi corazón se encontraba helado.

Un grito fue todo lo que necesité para saber que poco faltaría para que pudiera alejarme de aquella escena macabra y poder borrar de mi cuerpo, su olor.

Examiné el rostro de mi padre. Parecía mirarme fijamente con el odio en sus pupilas, y estaba segura que así habría sido. Ser asesinado por su propia hija y creación, no le debió de hacer mucha gracia. Con los dedos le bajé los parpados abiertos. Encontraba innecesario que los sirvientes fueran testigo del terror en su mirada e instantes después, unas manos tiraron de mí llevándome con apremio a su pecho, donde sintiéndome protegida por primera vez en todo el transcurso desde la mordida de mi padre meses atrás, me solté a llorar. En parte herida y en parte, traumatizada.

Esa mañana la recuerdo muy silenciosa, algunos lloraban y otros guardaban silencio mientras depositaban su cuerpo en donde descansaría hasta el día siguiente en que se llevaría a cabo su enterramiento en la cripta familiar.

Yo observaba todo sin ser consciente de todo cuanto me rodeaba. Parecía estar en un sueño mientras mi mente se arreglaba para salir indemne después de mi atroz experiencia. Oí muchas palabras de duelo y muchas manos tomaron las mías en un intento vano de consuelo. Yo asentía de forma automática y proseguía mi camino acompañada de una de las doncellas que se ocupó todo ese día de mí. Después de que preparasen el cuerpo de mi padre para el día siguiente poder despedirnos de él, me pasé la noche entera en los baños restregándome fuerte una esponja por toda mi piel.

A pesar de que me habría bañado ese día miles de veces, aún podía sentir la calidez de la sangre adhiriéndose a mi cuerpo, su olor nauseabundo y ese picor que me producía al olerla seguía allí pese a todo y como una pequeña bestia, sin atender a las razones de mis doncellas me dio igual si me hería a mí misma de tanto frotar.

Debía de estar limpia. ¡Limpia!

¿Si no como le diría a madre que por fin había hecho justicia? ¿Qué su asesino ya no moraba entre los vivos? Iba a presentarme ante la tumba de mi madre y le contaría todo, para que así ella podría estar en paz en el cielo.

Y lo último que deseaba era ir a visitarla, llevando en mi piel la huella del traidor; de su asesino. ¡Del maldito sin nombre que tanto daño a mi familia infligió!





"El amor consuela como el resplandor del sol después de la lluvia."
William Shakespeare


Gracias♥️:
Mi iris de fuego:
My light, my love:
Dark Light...:
avatar
Danna Dianceht
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 528
Puntos : 524
Reputación : 196
Fecha de inscripción : 27/05/2013
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo único importante en este camino que enfrentamos, son las huellas. - Diario de Danna De Dianceht

Mensaje por Danna Dianceht el Lun Ago 10, 2015 9:20 am


El ascenso
"El ducado de Danna"

Diario de Danna - Funeral de su padre, Castillo de Dianceht
Todos desde siempre habían amado a mi madre. Siempre, aún yo pequeña había visto el amor que ella les profesaba a todo cuantos estuvieran cerca de ella y todos siempre le agradecían la atención. Todos amaban a la duquesa, así como a su madre la amaron. Entonces yo me prometí seguir su ejemplo, continuar con su obra y no dejar que nada me torciese de ese camino de bien. No obstante, cegada con las cualidades y habilidades de mi madre jamás me paré a pensar en que era lo que los demás pensaban de mi padre. Se conocía y se hablaba de sus aptitudes como un estricto y magnifico duque, pero también de otras cualidades que no escuché jamás, pero que más adelante me harían replantear mi opinión sobre él y todo cuanto tuve en mi protegida infancia. Ese día llegó junto con los restos de mi progenitor y allí me di cuenta, de que mi padre a pesar de que mi madre me hiciese pensar lo contrario; no era lo que siempre había pensado que fue. A fin de cuentas, solo un puñado de personas hablaron bien de él tras su muerte. Entre esas personas; no estuve yo. No estuvo su propia hija.

Fue el primer funeral al que asistí, ya que al de mi madre no me dejaron asistir y a pesar de seguir habiendo y escuchando palabras de duelo y de consuelo, en la gente menos cercana a la realeza noté cierta alegría; la misma que a mí en silencio me consumía.

Sí, me alegraba en mi fuero interno de su muerte. ¡Él¡ El culpable de muchas muertes, entre ellas la muerte violenta que sufrió mi madre en sus fauces y por ultimo;  el culpable de mi propia existencia convertida ahora en una bestia de luna llena, no merecía una muerte digna, ni una muerte por vejez.

Se lo había buscado y finalmente las tornas se la habían devuelto con creces. ¡Se lo tenía tan merecido!, que solo esperaba estuviera en algún lugar peor al de los infiernos.

Escuchando los rezos, me obligué a permanecer cabizbaja frente la comitiva que había acompañado a mi padre por todo el camino hasta la cripta, donde toda mi familia descansaba. Agradecí con voz débil cada una de las palabras de los que en esta hora habían acompañado por última vez a mi padre y por la última voluntad de mi madre, yo frente la tumba de mi propio padre, asumí el cargo de duquesa acompañada de Viktor —quien a parte de mi confesor y hombre de confianza ahora también sería mi tutor— siendo la duquesa más joven de Escocia en tomar la herencia familiar.

¡Cuánto me hubiera gustado poder abrirle los ojos y despertarle solo para que viera como su hija tomaba el mando, de lo que él siempre quiso negarme! Él que siempre deseó un varón para que este pudiera adueñarse del ducado y finalmente el apellido Winchester substituyera al de los Diancehts, apellido que por generaciones se había mantenido intacto.

Tomé el cargo de duquesa y tras una última misa, todos me dejaron a solas con mi padre, a excepción de Viktor que se quedó tras de mi unos metros para dejarme la suficiente intimidad para que pudiera darle mi último adiós. Sin embargo, no le di mi último adiós, ni jamás seria así. Me fui directamente a la tumba del lado donde descansaba mi madre y simplemente, sonreí.

Madre, ya podéis descansar en paz. Os he vengado y juro pienso honraros, seguir vuestro ejemplo, así hasta mis últimos días en esta tierra culmine y vengáis a buscarme.

Y si, con esas palabras me despedí. Ahora quedaba continuar… borraría el recuerdo de Erik Winchester —el bastardo de mi padre—de la faz de Escocia y todo volvería a la normalidad.

Al antes; cuando mi madre regia de duquesa.






"El amor consuela como el resplandor del sol después de la lluvia."
William Shakespeare


Gracias♥️:
Mi iris de fuego:
My light, my love:
Dark Light...:
avatar
Danna Dianceht
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 528
Puntos : 524
Reputación : 196
Fecha de inscripción : 27/05/2013
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo único importante en este camino que enfrentamos, son las huellas. - Diario de Danna De Dianceht

Mensaje por Danna Dianceht el Vie Oct 27, 2017 12:21 am


El ducado
"Mis primeros pasos"

Diario de Danna - Meses después de la muerte de su padre, Castillo de Dianceht


Ser a una edad tan joven duquesa de Escocia, no era algo sencillo de llevar, la verdad.

Con las primeras lluvias de la temporada, la gente dejó atrás, incluso olvidó la muerte de mi padre y empezaron a centrarse en mi persona.

En todos lados sentía ojos sobre mí, examinando mis movimientos, mis gestos, mis palabras una por una, buscando aquel ansiado pretexto que pusiese mi ducado; mi posición, a otra familia. Víctor me protegía a capa y espada, y si no estaba conmigo aconsejándome, se encontraba intentando derrocar a aquellos que se me acercaban con intenciones pocos honorables. Tales como mostrar mi incapacidad por ser mujer frente a la responsabilidad que ejercía como duquesa en mis tierras y en las colindantes.

Viles falsedades y mentiras, decían aquellos que por muchos años me vieron recorrer sus calles junto a mi madre, la difunta duquesa que en paz ya descansaba.

De pequeña mi educación no me había privado de ir al pueblo y conocer a toda aquella gente que una vez debería d proteger. Mientras mi padre únicamente creía en la necesidad de imponerme clases de moralidad, lenguas, geografía y educación en las más altas normas sociales, mi madre siempre fue partidaria de que aprendiese a su lado. Observar las distintas culturas, reflexionar, meditar sobre todo aquello que veía en mis paseos y escapadas y por encima de todo, empaparme y rodearme de los problemas cuotidianos y de las alegrías de nuestro pueblo y de los dioses paganos que estos adoraban.

Solo desde la cercanía se lograba mantener un lazo estrecho de confianza con aquellos que debían servirte.

No obstante, muchos no llegaban a entenderlo y viéndome más cerca del pueblo que de la propia realeza, me veían como a una amenaza. Alguien tan joven e imprudente no puede ganarse la confianza del pueblo, decían. Y era con estas premisas que intentaron desde las sombras desistirme. Por suerte nuestros reyes que siempre vieron con buenos ojos mi nombramiento, así como Irina, la princesa, con la que mantenía una estrecha amistad desde nuestra infancia, siempre apoyaron mi causa y como el recuerdo de mi padre desapareció lentamente entre los valles místicos de esta tierra mía, los contrarios a mi posición fueron sumiéndose en silencio hasta desaparecer.

Mi madre siempre decía que cuando el pueblo apoyaba una causa, está siempre podría mover montañas con el poder de aquella fuerte resolución, y ahí de nuevo la fuerza de mi madre me acompañaba en aquellos primeros pasos que tras aquellas breves tempestades, tomaron la calma como sustento.

Quizás aquellos primeros pasos no fueron fáciles, más esto estaba por cambiar.

La era Dianceht seguía mas anclada que nunca en estas tierras que una vez vieron a la infalible y cándida hada de los bosques sirviendo a su pueblo, con todo el corázon que está pequeña ninfa poseía.

Y que ahora de nuevo volvía a poseer, 100 años despúes de su fallecimiento.





"El amor consuela como el resplandor del sol después de la lluvia."
William Shakespeare


Gracias♥️:
Mi iris de fuego:
My light, my love:
Dark Light...:
avatar
Danna Dianceht
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 528
Puntos : 524
Reputación : 196
Fecha de inscripción : 27/05/2013
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo único importante en este camino que enfrentamos, son las huellas. - Diario de Danna De Dianceht

Mensaje por Danna Dianceht el Lun Nov 27, 2017 12:38 pm


El ducado
"El lobo que engendró la magia"

Diario de Danna - Muchos años despúes de los ultimos sucesos familiares


¿Qué era lo divertido de ser una duquesa? Tener el control de todo cuanto te rodeaba constantemente, la estima de tu pueblo, tu dedicación para con ellos.

¿Las contras? Todo lo demás, sobretodo cuanto a la sociedad se refiere.

Los bailes, las inmensas invitaciones y acercamientos exclusivamente alentados únicamente por el poder, por la política. Quizas era una joven inexperta en la política, más tal y cuán rápido aprendía era de esperarse que no por mucho tiempo la “inexpertitud” sería un rango para mi.

En los siguientes años, mi ducado creció y con ellos; las solicitudes matrimoniales de altos Lords de la corte escocesa y o de otros países.

Yo apenas era una joven que había tenido que pasar por la muerte de sus padres y además, por una maldición con la que siempre cargaría. ¿Cómo podría acercarme a alguien? Con el miedo de la loba en mi, nada podía hacer yo para acercarme en busca de algo más que una amistad. Aún así, aún con ese pensamiento tan anclado en mi corazón y consciencia, el destino jugó sus cartas y en un baile de tantos otros, encontré la horna de mi zapato.

Él era un noble caballero francés, unos años más mayor que yo, aunque si pudiera adivinar su edad por su grave y protectora voz diría que esos años más mayor se multiplicaban. Se había acercado hacia donde me encontraba con algunas amistades y enseguida nuestras miradas se habían encontrado, a mi me llegó un perfume peculiar. Era su piel; era él. Él era como yo. Había algo de lobo en sus rasgos, algo afilado y mortífero y a la vez cautivador. La primera vez que vi a alguien fuera de Escocia de mi misma naturaleza, y justo tenia que ser él. Más no sería lo único que compartiríamos; un baile, una agradable conversación a la luz de esa luna tan letal y bella para quienes comparten nuestra situación. Y luego de ello, entre mis primeras veces, solo su nombre se encuentra escrito. Si, si alguien podía controlar la loba en mi ese era él. Astor Gray. Y ese fue el instante en que lo conocí, cuando nuestros aromas pensaron por nosotros y tomaron unas decisiones que por el resto de nuestras vidas nos han unido y nos unirán.





"El amor consuela como el resplandor del sol después de la lluvia."
William Shakespeare


Gracias♥️:
Mi iris de fuego:
My light, my love:
Dark Light...:
avatar
Danna Dianceht
Licántropo/Realeza
Licántropo/Realeza

Mensajes : 528
Puntos : 524
Reputación : 196
Fecha de inscripción : 27/05/2013
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo único importante en este camino que enfrentamos, son las huellas. - Diario de Danna De Dianceht

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.