Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 01/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Janet MacKenzie

Ir abajo

Janet MacKenzie

Mensaje por Janet MacKenzie el Vie Abr 10, 2015 8:00 pm




Janet MacKenzie
47 años → Esclava de Sangre → Heterosexual→ Clase Media →Escocés


Habilidades, Poderes y Atributos
Sentidos aumentados, Fortaleza, Longevidad, Sanación más acelerada



Descripción psicológica


De mirada serena, voz suave y en apariencia amable aunque distante. Son estos algunos de los pocos rasgos que permanecen en Janet tras el paso de los años. La dulzura que la caracterizara en otra época, ya lejana según su propia percepción, se evaporó en el aire sin dejar rastro alguno. Ahora solo queda una fachada que le sirve de protección y bajo la cual se esconde el caos. Pero, al fin de cuentas, son las apariencias lo que importan la mayor parte del tiempo. Basta con algunas palabras amables, sonrisas puntuales y algunas mentiras generales pero factibles que garanticen el evitar preguntas indiscretas. Se ha convertido en una pantomima, una mezcla apenas adecuada de lo que le enseñaron debería ser una mujer respetable y lo que espera la sociedad para permitir a alguien encajar. Sin embargo, bajo aquella falsa apariencia se esconde un alma torturada y en constante contradicción consigo misma. Podría decirse que prácticamente no conserva atributos que antes fuesen indispensables por su condición, tales como el orgullo, la prepotencia y la altivez. Pero, de tanto en tanto, estos emergen arrasando la farsa e imponiéndose de manera momentánea.

Su necesidad por acceder a la poderosa sangre inmortal es tan poderosa que guía todos y cada uno de sus actos. No existe familia, amigos o cariños lo suficientemente fuertes como para hacerle perder de vista su objetivo. Debido a su adicción sufre de constantes ataques de ansiedad, pero con el tiempo aprendió a ocultarlos y matizarlos lo necesario como para poder darles rienda suelta en la intimidad de la soledad. Nadie puede enterarse jamás de lo que la acongoja, nadie debe entrever tras la fachada. Por supuesto todo esto no es más que el deseo de una mente enferma, como el borracho que intenta caminar en línea recta (y cree lograrlo) aunque todos a su alrededor acierten en su condición con una sola mirada.




Descripción física








Historia
– Solo respira – el murmullo no pasó desapercibido al padre de Janet quien, de pie a su lado, le lanzó una mirada desaprobadora. En su cultura, en su historia, el matrimonio era una unión que garantizaba la alianza de los clanes, proporcionaba seguridad en tiempos difíciles y consolidaba el poder de las familias involucradas. Se trataba de un negocio, ampliamente discutido y planeado desde el mismo instante en que se conocía el sexo del recién nacido. Hablar de romanticismo e involucrar el amor resultaba irrisorio, tanto como intentar implicar el libre albedrío. Los hijos tenían el deber de cumplir el deseo de sus padres y contraer nupcias con él o la elegida para tal acto. De la misma manera ellos tendrían posteriormente el derecho de elegir el cónyuge para sus propios hijos, dependiendo de las relaciones económicas y políticas con los clanes vecinos.

El matrimonio de Janet no escapaba a esta rígida y practica costumbre. Ahora sería emparentada con un chico que le superaba en edad por 7 años y al cual solo había visto de soslayo en un par de ocasiones. Lo que ella desease no importaba y, en realidad, la única objeción que tenía contra el vínculo era la incertidumbre y si, también el temor, de tener que retozar junto a un hombre, sin importar quién fuese. Tal vez debió seguir el concejo de su madre y evitar escuchar las historias extrañas y de tanto en tanto espeluznantes que contaban las sirvientas, pero ya era tarde para arrepentirse. A la tierna edad en la que se encontraba no había experimentado nada parecido al amor. Se encaprichó con un mozo de cuadra y siempre le pareció atractivo un primo lejano que les visitaba cada año, pero nada más. Ningún profundo sentimiento le impulsaba a correr a los brazos de otro hombre, así que enderezando la espalda se aferró del brazo de su progenitor y se preparó para encarar su destino con la fortaleza y dignidad que como la heredera de los Scrymgeaour debía mostrar.
____________

Dougal MacKenzie no resultó ser ni un mal hombre ni un mal esposo. Era seco y reservado, de mano dura y opinión firme, pero siempre, desde el momento de su unión, mostró debilidad por Janet, por su belleza y candidez, por su espíritu y su fuerte carácter que se fundía en dulzura cuando se encontraban en la intimidad de su recamara. Pasaron años buenos y otros no tanto. Poco a poco se consolidaron como una pareja unida y unos líderes severos pero justos. Queridos y odiados, tanto como cualquier líder puede llegar a ser. Su primer vástago, un varón débil y enfermizo, falleció a temprana edad sumiendo a los felices padres en una depresión de la cual les costó salir. Sin embargo, unos pocos años después fueron bendecidos, no una, sino dos veces, como si los hados se lamentaran por su perdida y les recompensaran por duplicado. Los niños crecían sanos y felices y los Mackenzie no cabían en su propia dicha.

Pero no debían esperar un final feliz pues, nuevamente, la mala fortuna se presentó en su hogar. En un trágico e inexplicable accidente parte del techo de la construcción en la que habitaban se desplomó dejando como víctimas a los dos pequeños y a la nana de estos. Este acontecimiento destrozó a Janet quién por poco pierde la razón debido al dolor. Pasaba los días encerrada en su habitación, alejada de la luz diurna y negándose a comer más que lo estrictamente necesario para apenas sobrevivir. Fue necesaria la intervención de sus padres para obligarla a retornar al mundo y a sus labores como esposa. Aunque Dougal no tuvo relación alguna con el accidente la relación entre ellos se empezó a enfriar. Janet abandonó la dulzura que antaño había enamorado perdidamente a su esposo y su actitud se volvió fría, reservada y distante.

Parecía que las cosas no mejorarían y entonces ocurrió lo indecible: ella quedó de nuevo embarazada. El nacimiento de una nueva criatura insufló vida a la pareja pero también atenazó a la mujer con un temor indecible ¿Y si ocurría lo mismo? ¿Si le permitían disfrutar de la felicidad de un nuevo retoño solo para arrebatárselo una vez más? No lo soportaría, estaba segura, esta vez moriría. Pero la pequeña (pues fue una bebita) no murió y tanto Janet como Dougal se encargaron de que viviese no solo bajo una estricta vigilancia, sino además como la más mimada de todas las chicas que hubiesen nacido en los alrededores. Le llamaron Shannon Amanda, una combinación del nombre del lago de Irlanda y el nombre de su abuela paterna quién falleciese la estación anterior al esperado nacimiento.

El verano previo al octavo cumpleaños de Shannon, Janet salió a caminar por los alrededores. Venía sintiendo extraños malestares desde un par de semanas atrás y el calor propio de la estación no le ayudaba a mejorar. Aunque su esposo prefería acompañarla ella insistió en salir sola argumentando que necesitaba pensar. No requería de la opinión de la matrona para saber lo que le ocurría, estaba otra vez embarazada y no conseguía ponerse de acuerdo consigo misma respecto a esa idea. A pesar de todo lo vivido su cuerpo aún podía considerarse como joven. Seguía siendo una mujer hermosa y confiaba en poseer la fortaleza de traer al mundo a otra criatura. Además le gustaba la idea de saber que Shannon contara con el apoyo de un hermano, pero el miedo al dolor sentido en el pasado le otorgaba un sinsabor a lo que debería ser una feliz noticia. Tan ensimismada se encontraba en sus propias cavilaciones que no reparó en la figura masculina que le observaba desde las sombras, la misma que le seguiría y acecharía desde entonces hasta dos meses después, cuando finalmente sus intenciones y naturaleza fueron desveladas.

Aquella noche se encontraba sola en su recamara (Dougal había partido a un pueblo vecino) cuando sin mediar llamada alguna un extraño irrumpió en el aposento. La sorpresa le impidió a Janet llamar a gritos por ayuda y antes de que pudiese finalmente reaccionar se encontraba entre los brazos del hombre, segundos después sintió como él aplicaba la fría boca sobre su cuello y el punzante dolor que siguió le reveló la aterradora realidad. Despertó a la mañana siguiente sintiéndose mareada y enferma, todos culparon al bebe en sus entrañas pero ella presentía que lo que pensó fue un pesadilla en realidad había ocurrido. A pesar del miedo que sentía se obligó a no revelar a nadie la verdad, lo último que deseaba era que la tildaran de desquiciada. Así que decidió enfrentar la siguiente noche sola, confiando en que lo que fuese que la hubiese atacado no regresaría.

Sin embargo si regresó y no solo una vez. Poco a poco Janet empezó a caer presa del hechizó que el vampiro (pues para esa altura ya lo sabía con certeza) lanzaba sobre ella. Era apuesto, mucho, y poseía un magnetismo que le obligaba a caer rendida entre sus brazos. El hecho de encontrarse en cinta no la persuadió de retozar con el sobrenatural ser y cuando él ofreció compartir su poderosa sangre con ella tampoco lo dudó. Como consecuencia ella perdió al bebe que esperaba pero esta vez no le afectó como todos esperaban. Su mente se enfocaba en las visitas de su ángel oscuro, en el placer que su sangre le otorgaba, en las promesas de inmortalidad que los pálidos labios repetían antes de hacer que corriera entre ellos el líquido carmesí. Ahora llevaba una doble vida. Era una madre amorosa con su hija y le concedía el tiempo que la pequeña necesitara para poder aprender lo que toda señorita debería saber. Era una esposa fría y distante pero presente. Estaba junto a Dougal las veces que él la necesitara para cumplir con sus funciones aunque no volvió a estar con él en la intimidad… y era la esclava de un ser de pesadillas, adicta a lo que podía ofrecerle y dispuesta a cumplir sus más ínfimos deseos con tal de recibir su recompensa.

Era de suponerse que aquel ser buscaba algo más que solo compañía, pero si así era nunca llegó a manifestarlo en voz alta. Tal vez esperase el momento oportuno, tal vez solo deseaba mantenerla como esclava para cuando necesitase algo de una mujer influyente. En todo caso las visitas se perpetuaron en secreto por años y durante estos Janet observó como todos a su alrededor mostraban señales del paso del tiempo mientras su piel y apariencia permanecían incólumes. Aquello la hacía más feliz que cualquier otra cosa, nunca pensó hasta donde podía llegar su propia vanidad hasta que se percató de que se encontraba a salvo de los estragos del tiempo.

Empero su suerte cambió de nuevo el día del matrimonio de su hija. Ella escapó con el hijo del líder de otro clan, el Sinclair (un clan que era tachado de traidor debido al comportamiento de sus ancestros en la Batalla de Culloden), dejándoles en ridículo y colocando a la familia en un posición sumamente delicada con los Mackay, el clan del cual provenía el prometido de Shannon. Los años que siguieron fueron oscuros. La relación con Dougal se debilitó cada vez más pues él la culpaba de la falta de compromiso de su hija. La relación con los otros clanes, en antaño buena, también sufrió repercusiones y la gente de su propio pueblo empezó a cuestionar el hecho de que no contaban con ningún heredero que continuase el liderazgo. A todo esto Janet debió sumarle el golpe más fuerte de todos. Su ángel oscuro desapareció sin mediar palabra, simplemente no volvió a presentarse y, aunque ella le buscó, no consiguió hallarle. La necesidad de sangre inmortal la consumía como un fuego interno, arrasando su cordura y llevándose con ella su salud, hasta que, impelida por esta urgencia abandonó a su esposo, su hogar, su tradición, pueblo y herencia y partió en busca de quien pudiese salvarla del tormento.
____________

Los pasos errantes le llevaron hasta la bella París. Corrían algunos rumores de un infame teatro donde representaban toda clase de obras oscuras y al cual llamaban “el teatro de los vampiros”. Resultaba un tanto pueril el pensar que allí habitaran vampiros reales, pero era la última esperanza que albergaba Janet de dar con un inmortal dispuesto a compartir su sangre con ella. Descubrir a tales criaturas no resultaba un trabajo sencillo. Vendió las pocas joyas que aún conservaba y se instaló en un humilde piso de la ciudad. Sin dinero se vio en la necesidad de trabajar para poder comer y mantenerse, para su fortuna tantas horas bordando le otorgaban la habilidad de desempeñarse como costurera. Era un trabajo que en otra época hubiese considerado indigno. Ahora, sin embargo, ya no le importaba su antiguo ego así como dejó de indagar e imaginar sobre la suerte de esposo o el destino de su única hija. Una sola obsesión controlaba su vida y acciones y era consciente de que, de fracasar, podía dar por terminada su corta historia, su llama se extinguiría consumida por las tinieblas de su insólita adicción.


Extras
  • Habla inglés, francés, español y alemán
  • Sabe tocar el piano a la perfección aunque esta habilidad ya no le sirva de nada
  • Aunque no lo reconozca siempre amó, y sigue amando, a Dougal
  • Sigue preocupándose por la suerte de su única hija pero sabe que lo mejor para ambas es no volver a encontrarse
  • Su mayor anhelo es encontrar un inmortal dispuesto a transformarla
  • Le produce pánico el que los signos de la vejez finalmente aparezcan sobre su cuerpo





avatar
Janet MacKenzie
Esclavo de Sangre/Clase Media
Esclavo de Sangre/Clase Media

Mensajes : 6
Puntos : 3
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 10/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Janet MacKenzie

Mensaje por Doreen Jussieu el Dom Abr 12, 2015 1:02 pm

FICHA APROBADA
bienvenido/a a victorian vampires
¡ENHORABUENA! YA ERES PARTE DE VICTORIAN VAMPIRES Y TE DAMOS LA MÁS CORDIAL BIENVENIDA.

ANTES DE HACER CUALQUIER OTRA COSA, TE INVITO A LEER LAS NORMAS QUE TENEMOS EN EL FORO PARA QUE ESTÉS BIEN ENTERADO/A DE CÓMO MANEJAMOS TODO EN ESTE SITIO Y ASÍ EVITARTE FUTUROS MALOS ENTENDIDOS. A CONTINUACIÓN TE DEJO LOS LINKS MÁS IMPORTANTES PARA QUE PUEDAS CONOCER LA INFORMACIÓN, Y SI DESPUÉS DE LEER SIGUES TENIENDO ALGUNA DUDA, PUEDES CONTACTARME A MÍ O A OTRO DE LOS ADMINISTRADORES; ESTAMOS PARA SERVIRTE.

¡QUE TE DIVIERTAS!








"“Este es mi gusto, no un buen gusto, no un mal gusto, pero sí mi gusto, del cual no me avergüenzo ni lo oculto. Este es mi camino, ¿dónde está el suyo?”
"
Cinco años:
avatar
Doreen Jussieu
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 4276
Puntos : 1338
Reputación : 358
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 28
Localización : Zona Residencia.

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.