Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ÚLTIMO ACTO - PARTICIPAN CIRO, FAUSTO Y ÉLINE RIMBAUD. EL CONEJO DE LOS SEIS - PARTICIPAN HANIA DOE Y HÉCTOR LEBEAU-FORTIER. EL RASTRILLO Y LA PALA - PARTICIPAN DAMON LANDVIK Y BRIANNA DE MONTREIL ENCHAINED SOULS - PARTICIPAN ELORA PAINE, LEIF PAINE, KETHYR PAINE, REYDEK PAINE, XARYNE AKERMAN, STEIN AKERMAN, AVELINE BLACKMORE, AXEL BLACKMORE Y ALETHEIA BRUTUS.



Espacios libres: 08/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


I'm gonna show you where it's dark, but have no fear |Éline Rimbaud|

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I'm gonna show you where it's dark, but have no fear |Éline Rimbaud|

Mensaje por Fausto el Sáb Jun 06, 2015 11:17 pm

I'm giving you a night call to tell you how I feel
I want to drive you through the night, down the hills
I'm gonna tell you something you don't want to hear
I'm gonna show you where it's dark, but have no fear


[/color]

Año 1985
Miami-Dade

Se había llevado todo el asfalto de un solo volantazo. La carretera gemía cual orgasmo de mil valkirias al unísono. El impacto del aire a doscientos por hora, gélido y afilado como sólo era capaz de noche. Los únicos destellos de luz que se reflejaban en sus ojos azules salían de los contadores del coche y los pobres neones del entorno, que aún sobrevivían a esas zonas apartadas de la ciudad.

Yankeelandia nunca había sido el patio de recreo favorito de las sangrientas manos de Fausto, pero no se podía decir que en el condado de Miami-Dade no pasaran cosas entretenidas. De hecho, ya tenían que pasar muchas, y a cada cual más despiadada, o de lo contrario, el cazador tampoco se dignaría a poner sus valiosas pisadas allí. Aquella urbe, silenciosa y horrenda a partes iguales, demente en sus gritos ensordecidos por navajazos y sonrisas del payaso contra la acera. Edificios solitarios por fuera, ilegales nada más cruzar la entrada. Esquinas pintarrajeadas de grafiti y sangre, tras el ruido de tacones apaleados y ambulancias en la lejanía que nunca llegarían a tiempo.

Si algo agradecía de toda esa pocilga era lo conectada que estaba a la autopista, a la autovía, a cualquier carretera eterna que dejara atrás la civilización, si podía llamar así a ese coliseo desorganizado, y se convirtiera en la constante nada, lo que más se parecía a un hogar para él. Valles, cañones, verde, arena, el cielo ennegrecido o a punto de ceder al desquiciado amanecer. Todo eso lo encontraba en cualquier parte del mundo, cuando sus codiciados servicios eran solicitados por gente que se ajustara a sus exigencias (en su negocio, más bien parecía que los contratantes estuvieran obligados a quedar a la altura del contratado y no a la inversa), pero debía concederle a esos Estados Desunidos que tenían cierta decadencia especial, que no asociaba a toda esa basura infecta e idealizada de Hollywood, sino a la más sucia realidad.

Detuvo el auto unas cuantas callejuelas atrás del psiquiátrico, antro de unas condiciones tan pésimas que ni en el siglo XIX. Se utilizaba como tapadera para experimentar con los enfermos mentales que la sociedad no echaba de menos, sometidos a toda clase de pruebas, lobotomías y abominaciones que no encontrarían su definición ni en las torturas más antiguas. El lugar estaba llevado por una pequeña asociación entre humanos y vampiros, éstos podían usar a los 'pacientes' como fuentes de sangre a cambio de custodiar el recinto a esas horas tan decisivas y peligrosas. Por supuesto, hasta ese preciso instante, pues había habido un chivatazo en dar la vuelta al mundo y aquel hospital del terror se iba a convertir en el campo de batalla de toda clase de errantes: personas, sobrenaturales o cualquier tipo de criatura sedienta de venganza por sus familiares o amigos allí encerrados, aficionados al mundo paranormal cuyas cámaras en mano tendrían los segundos contados; asesinos a sueldo o cazadores, como él, contratados para capturar o acabar con determinados seres que hoy pisarían aquel escenario, pertenecientes o no a la organización de ese psiquiátrico. Ya que por su parte, obviando a sus encargos, no iba a dejar ni un solo chupasangres vivo que se cruzara en su camino.

Su larga chaqueta de cuero, sus guantes y el silbido de sus armas ocultas se escucharon contra el aire sin ningún miramiento, al propulsarse de un salto desde el muro que había en frente y después, romper el cristal de una de las ventanas. Sus pies se dejaron caer justo en mitad del recorrido entre un vampiro y otro, probablemente de bandos contrarios, un vengador y un carcelero, aunque eso poco le importaba a nuestro cazador, que enseguida les rebanó el cuello a los dos con su arrojadiza. El pasillo estaba lleno de gente que gritaba, huía, o se mataba. Miles de cuartos invadidos, chiflados con cables y tubos aún pegados por el cuerpo; médicos agonizantes con sus batas previamente impolutas llenas de sangre, licántropos y cambiantes contra moradores de la noche. Fausto fue pasando de corredor en corredor, en busca de sus presas, interviniendo en miles de historias sólo en base a su propio beneficio, su propio dictamen. Hasta llegar a esa puerta, a esa jodida puerta por encima de todas las que retenía aquel circo de los horrores, y profanarla para dar con una de esas criaturas que debía eliminar, con o sin encargo.

Un nosferatu en cuestión, a punto de abalanzarse sobre una mujer pelirroja que llevaba el uniforme de los internos. Fausto disparó su pistola a tiempo de que el potente tiro se llevara por delante uno de los brazos de aquel demonio. Éste se giró hacia el recién llegado en pleno alarido de dolor y guerra, a lo que el hombre tardó medio segundo en clavarle uno de sus explosivos justo en el corazón y empujarle de una patada para que saliera por la ventana y reventara en mil pedazos de fuego lejos de la habitación.


Última edición por Fausto el Mar Abr 11, 2017 5:56 pm, editado 1 vez



Please allow me to introduce myself, I'm a man of wealth and taste

This darkness is what I hear:
Soy el hombre del saco. El villano. La oveja negra de la familia:
Y haz de un solo ser, tu admirador, tu esclavo y tu custodia:
Understand the message never sent:
I've been putting out fire:
...with gasoline:
What's puzzling you is the nature of my game:

avatar
Fausto
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 252
Puntos : 303
Reputación : 139
Fecha de inscripción : 28/11/2011
Localización : En tu cara de simio

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm gonna show you where it's dark, but have no fear |Éline Rimbaud|

Mensaje por Éline Rimbaud el Jue Jun 11, 2015 3:20 pm

Un pasillo. Azulejos amarillos. Olor a antiséptico. Una lámpara de tubo. Su zumbido.
"Zum, zum, zum".
Siempre hacía zum, zum, zum la condenada. ¡Que parase! ¡Que se muriera la hija de puta! Iba a volverla más loca de lo que ya estaba. Y zum, y zum, y zum. Ya casi habían llegado. Sus uñas estaban rojas. Ya casi habían llegado. ¡Que alguien parase el puto zum, zum, zum!

La sala era blanca. El luminoso color la escandiló. Gotas de sudor resbalaron por sus sienes. No le gustaba el blanco. Lo odiaba, le daba asco. Se echó hacia atrás entre quejidos de loca. Los pies, descalzos, resbalaban contra el impoluto suelo. No pudo escapar porque dos fuertes víboras la sujetaban de los brazos.

Un ventanón oscuro enmarcaba la figura de la Madre. La Madre de las Víboras. Tenía los ojos pequeños y porcinos. Las uñas de Éline estaban rojas, por eso iban a limpiárselas. Las uñas y todo lo demás.

La despojaron del uniforme de interna, dejándola en piel y huesos. "Ya verás, puta", dijo alguien. La arrojaron a la Pared de Castigo mientras dos hijas de la Víbora tomaban posiciones. Una de ellas portaba en sus manos un tubo alargado de plástico que acababa en una boquilla. ¿Todavía seguía ese jodido zum, zum, zum? Los tambores de su procesión.

El suelo estaba frío y le erizó la piel. La levantaron. La pusieron mirando al frente como si fuera un paredón. Del tubo de plástico salió agua a presión. Le azotaba la piel. El líquido estaba tan helado que parecía un montón de piedras sacudidas contra su piel. Se le coló por la boca, la nariz, los ojos. Ya no podía ni respirar ni ver, y cuando creyó que todo había pasado, que ya habían desistido, continuaron otra vez. Y otra vez, y otra vez.

Era su castigo por tener las uñas rojas, manchadas de sangre de la Víbora Mayor. Había sucedido hacía una hora escasa. Se negó a abrir las piernas para ese cabrón. Cuando el primer dedo alcanzó su destino, Éline trató de arrancarle sus obscenos ojos de reptil.

Se la llevaron desnuda y goteando por todo el pasillo, para humillarla. Las risas histéricas de sus compañeras acompañaban el zum, zum, zum.
Una vez en su jaula -a la que las víboras llamaban, de la manera más hipócrita, habitación- se cambió de ropa. Temblaba todavía por el agua fría, de su cabello naranja colgaban algunas gotas perladas. Llegó la cena. Dos víboras la obligaron a comer. En cuanto se marcharon Éline lo vomitó todo. No quería la comida envenenada de sus enemigas.

Todas las luces se apagaron sumiendo el hospital psiquiátrico en una oscuridad repugnante. Éline no dormía porque sabía que las víboras no lo hacían. Estaba acurrucada en la cama y las entrañas le dolían, sentía como iban encogiendo por momentos. Quería seguir vomitando pero no había nada en su estómago.

Arañazos. Crujían las paredes. Alguien -o algo- dejaba sus marcas. Ese alguien -o algo- lloraba. El chirrido era el llanto. Torció la cabeza como un cervatillo atento que sabe que se acerca el cazador. Ahora lo podía escuchar con total claridad. Auuu. Auuu. Lágrimas y amenazas.

Las víboras se volvieron locas deslizándose en sus nidos con sonidos de cascabel. Algo pasaba en el Infierno. El pestillo de su celda se movió y la Víbora Mayor entró. Ojos rojos y colmillos babeantes. Había venido a por a su Creación. No pensaba irse de allí sin su torturada obra de arte.

Éline pegó un salto, se acuclilló cual animal que se sabe acorralado. Bufó, enseñó los dientes, dispuesta a abalanzarse sobre él. No tuvo que hacerlo, sin embargo. En cuestión de segundos la Víbora cayó hacia abajo. El Infierno. El de verdad. Sólo quedó un amasijo de carne y sangre estampado en los adoquines.

Delante de ella, se encontraba el que no daba clemencia con su aullido.
-Likós -murmuró en griego.



Awards:








I bleed what is yours, you bleed what is mine:
Dig up her bones but leave the soul alone:

El fuego donde ardes:
Full of scorpions is her mind:
avatar
Éline Rimbaud
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 366
Puntos : 425
Reputación : 100
Fecha de inscripción : 16/07/2010

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm gonna show you where it's dark, but have no fear |Éline Rimbaud|

Mensaje por Fausto el Miér Oct 21, 2015 9:30 pm

Y en mitad de aquella masacre pútrida, sin control, ni tiempo perfecto, una palabra europea se coló por aquellos orificios gringos hasta encajar en la descripción del cazador. Extranjero. Alemán. Inhumano. Completamente ajeno a cualquiera de las almas que esa noche reunía el psiquiátrico de la muerte, pobres desgraciados que no hacían más que retorcerse o enseñar los dientes sólo para rellenar los puestos de un tablero destinado a la derrota por ambas partes (él, por supuesto, era la ficha de otro juego que había logrado infiltrarse, un juego de su propia cosecha y con sus propias normas. Perfectamente aplicable a cada situación que considerara de su incumbencia). Todos tenían un destino muy marcado, una meta difícil de obtener en silencio y con las tripas en su sitio. El suelo estaba manchado de la saliva de los gritos, la mierda de los histéricos y la sangre de los caídos. Y en mitad de aquel caos desfigurado sin ningún atisbo de salvación, patético y humano, alguien había sabido captar el interés de la pieza más insensible de cuantas podían aumentar el reguero de muertos.

Narcisista hasta para fijarse en los demás.

Clavó sus ojos en los de aquella joven que aún no se despegaba de su postura allí agazapada, todavía con las secuelas ofensivas que le había dejado el vampiro que ahora adornaba los exteriores del hospital con sus vísceras carbonizadas. Curioso, llevaba toda su estancia presenciando las mil y una formas de la desesperación en seres vivos de varias clases, lobotomizados por el miedo o la venganza, y sin embargo, era la primera vez que comprobaba algo míninamente diferente a través de tanta fauna deplorable. Esa mujer había querido plantarle cara a un puto monstruo del averno, siendo sólo una humana y encima reclusa (porque decir 'paciente' sería de una gracia vomitiva); una loca oficial en aquella barbarie clínica, cuyos trapos sucios quedarían expuestos a los ojos de la morbosa yankeelandia a partir de entonces, entre titulares y leyendas sobre esa noche. Para siempre. Y de no ser así, en cualquier caso a él le importaba una radioactiva mierda.

Mueve el culo –murmuró con apatía, a la vez que se recolocaba el costado de la chaqueta de donde había sacado el explosivo y después, amartillaba el arma-. Si no te has dejado sorber hasta la última gota de conocimiento, puede que incluso consigas salir de aquí.

Conforme transcurría ese primer sucedáneo de conversación que estaba manteniendo desde que pusiera un pie en el jodido antro, la habitación se había llenado de más idiotas con el uniforme de internos. Desquiciados y desquiciadas ante el menú de anarquía que pasaba a ofrecerles la muerte de aquel chupasangres, se peleaban por asomarse a la ventana y contemplar el nauseabundo resultado de su cuerpo, enfermos de gore en mitad de un espectáculo que ya era gore de por sí y que nunca había dejado de serlo. De hecho, fue en ese preciso instante que Fausto cometió un error imperdonable para él, pues permitió que la distracción que había encontrado en la pelirroja durara lo bastante como para que aquellos escuálidos segundos se los cobrara una siguiente víbora. Otro vampiro deforme que se camufló entre la pequeña marabunta y por la espalda, placó rápidamente al cazador en el suelo.

El hijo de perra se empezó a revolcar encima de él, y con el factor sorpresa incluso le había despojado de su pistola, escurrida entre sus dedos para acabar muy lejos de la pelea. Adonde Fausto ya no pudo mirar porque necesitaba centrar toda su atención en desembarazarse de aquella bestia sobrenatural que luchaba por arrancarle la garganta de un mordisco a tan sólo unos centímetros de su cara.

Maldita interna de los cojones, y vergonzoso el momento de interaccionar con aquel entorno de payasos de otra forma que no fuera pasando de largo o cortando cabezas.



Please allow me to introduce myself, I'm a man of wealth and taste

This darkness is what I hear:
Soy el hombre del saco. El villano. La oveja negra de la familia:
Y haz de un solo ser, tu admirador, tu esclavo y tu custodia:
Understand the message never sent:
I've been putting out fire:
...with gasoline:
What's puzzling you is the nature of my game:

avatar
Fausto
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 252
Puntos : 303
Reputación : 139
Fecha de inscripción : 28/11/2011
Localización : En tu cara de simio

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm gonna show you where it's dark, but have no fear |Éline Rimbaud|

Mensaje por Éline Rimbaud el Mar Nov 17, 2015 5:36 am


Una.


Todavía acuclillada, se puso en pie al entrar la bestia. No comprendía sus gruñidos. "¿Qué dice, señor Maspero? ¿Qué dice el lobo? Bufa, protesta. No lo escucho bien". Torció la cabeza hacia un lado, observando todos los movimientos del curioso ser que había penetrado en esa torre del horror con la fuerza de la sangre.

Antes de que su imaginario ruiseñor pudiera darle un respuesta convincente, masas de zombificados elementos, de los que únicamente quedaban la materia y los huesos, pintaban un mural desesperado en las paredes de la casa de lunáticos. Babeantes. Alelados. Sus cerebros eran ya, únicamente, panales de insectos sarnosos.

Los cerdos. Se despellejaban como lo harían con los cerdos. Tiras de piel deambulando en la sala de torturas. Una de ellas cayó a los pies de la loca. Sólo somos eso. Carne. Carne. La carne se pudre y deja de existir. Una garra le oprimía el estómago, provocando que la bilis ascendiera hacia la garganta. El cuerpo de Éline se agitó con una arcada pero la reprimió, porque el olor era hermoso.

Se quedó paralizada únicamente durante la fracción de segundo en la que la cobra saltó hacia su presa. Luego fue invadida por un inusitado y demente júbilo: "¡Pinta de rojo el mundo!". O, sí. Rojo bonito. El blanco estaba demasiado roto. Se mordió el labio hasta que consiguió saborear el líquido que manaba de él. Agarró entonces el arma, que había quedado desperdigada a unos pocos metros y, con los pasos de un titilante espíritu, se colocó detrás del deforme esperpento. Le tiró del cabello, con una fuerza incapaz de haber salido de una naturaleza tan escuchimizada como la de ella, pero ¡el rojo, el rojo! Rojo bonito.


Escalera.


Se derrumbó hacia el suelo con la víbora apresada junto a ella. Forcejearon. "¡Hay que cortarle la cabeza a la serpiente, señor Maspero!". El amorfo nosferatu le regaló algunas cicatrices que empezaron a sangrar por sus mejillas, pero una vez Éline consiguió situarse a horcajadas sobre el monstruo, tomó el control.

-Domine ipsi sciunt quia filius hominis.*
Susurro; el verbo latino que todo lo puede. Los dos pulgares de la enajenada, perdida en el laberinto de un contrahecho Teseo, se hundieron en los endemoniados ojos del vampiro. "Clávate. Clávate. Quédate ciego. Diké te escupe en la cara". Aspiró el grito de su enemigo, a la par que sus dedos se enterraban más en la carne tiempo ha muerta.


Hacia.


Había que cortarle la cabeza a la serpiente.

-Quédate ciego. Diké te escupe en la cara. -volvió a repetir, esta vez en voz alta y clara. Podía sentir el cuerpo de su enemigo revolcándose debajo de ella cual lombriz asustada, tratando de librarse de su aprisionamiento, algo que ya le era imposible, pues su universo era negro. Negro. Negro.

La demente apuntó con el arma encantada a la cabeza de la víbora y disparó sin vacilar ni un segundo.

El demonio explotó en un estallido bermejo. El rostro marfileño de la demente se vio salpicado por los sesos de su enemigo. ¡Por fin! ¡Por fin era roja! Rojo bonito. El blanco estaba demasiado roto.


El infierno.

Spoiler:
*Gügel dice que "Infúndeles terror, Señor, que los pueblos sepan que son simples mortales" (Salmo 9-20) Pero no le hagas mucho caso a la traducción en latín (?)



Awards:








I bleed what is yours, you bleed what is mine:
Dig up her bones but leave the soul alone:

El fuego donde ardes:
Full of scorpions is her mind:
avatar
Éline Rimbaud
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 366
Puntos : 425
Reputación : 100
Fecha de inscripción : 16/07/2010

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm gonna show you where it's dark, but have no fear |Éline Rimbaud|

Mensaje por Fausto el Lun Abr 10, 2017 1:06 pm

'Quédate ciego. Diké te escupe en la cara.'

No sabía si exactamente la justicia, pero el escupitajo de algo, de muchas cosas, le había salpicado en toda la cara. A él y a cualquiera que esa noche estuviera al alcance de la anarquía más desquiciada. La diferencia era que nadie más que Fausto tenía el poder de la redención en sus manos. Las manos con las que tocó el rostro ensangrentado de la demente que ya había quedado a mil jodidas millas de ser aleatoria.

Definitivamente no supo explicar bien por qué —primera brecha en su puto muro y sin necesidad de fuerza física —no contra él— que hubieran conseguido despojarle de su perfección verbal—, pero sintió la necesidad de hacerlo. Deslizó los dedos por su áspera piel para limpiarle la sangre de las mejillas y poder mirar a los ojos de su accidental salvadora.

Hija de…

Sintió aquel pinchazo de rabia confusa, como si no fuera la primera vez en el tiempo que lo experimentaba. Con ella y no con nadie más, ni antes ni en ese puto momento, en ese puto lugar lleno de tripas y muertos.

Siempre tan románticos a pesar de los siglos.

'Quédate ciego'... Quizá por esa parte lo había conseguido. Al menos un poco.

Tan deprisa como para no permitirse pensar en abandonarla allí, el cazador la agarró de la muñeca y la arrastró consigo por aquel laberinto de esquizofrenia. De un tiro, de un flechazo, de una estocada, mataba a distancia a toda criatura que se interponía en su camino y sólo cuando por fin soltó a la enferma para resguardarla tras su espalda y estudiar el nuevo panorama, se dio realmente cuenta de lo que acababa de pasar:

Había elegido un protegido, un aliado, un compañero en mitad de la eterna soledad de su empleo.

¿Qué demonios estaba pasando? ¿Cómo podía haberse dejado arrastrar a ese pozo repugnante de sentimentalismo después de labrar tan inquebrantablemente su prestigio, su nombre?

Un error que acallaría para siempre en el fondo de sus orgullosas entrañas… pero no esa noche, no mientras la muerte acechara en cada esquina para reforzar una unión que no había buscado y que aun así, había encontrado sin remedio.

Por primera vez. En esa vida.

—Está bien, puta desgraciada. Sólo espero que sepas disparar más rápido que en tu pésimo numerito de antes.



Please allow me to introduce myself, I'm a man of wealth and taste

This darkness is what I hear:
Soy el hombre del saco. El villano. La oveja negra de la familia:
Y haz de un solo ser, tu admirador, tu esclavo y tu custodia:
Understand the message never sent:
I've been putting out fire:
...with gasoline:
What's puzzling you is the nature of my game:

avatar
Fausto
Cazador Clase Alta
Cazador Clase Alta

Mensajes : 252
Puntos : 303
Reputación : 139
Fecha de inscripción : 28/11/2011
Localización : En tu cara de simio

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm gonna show you where it's dark, but have no fear |Éline Rimbaud|

Mensaje por Éline Rimbaud el Vie Jun 16, 2017 1:39 pm

Entendía. Entendía lo que le susurraba la luna a los lobos. Entendía lo que pasaba mejor que el arrogante que había sucumbido al encanto enfermo de la demencia más perfecta, sutil. Agarraba la mano del cazador con fuerza mientras corrían para librarse del resto de cuervos sedientos de una historia que no terminaba bien. Para ellos. Incluso la tenue luz de la noche le obligó a acomodar sus pupilas. La humedad del ambiente le golpeó la cara. Respiraba el aire putrefacto de la ciudad más putrefacta del país más putrefacto.

Muerto. Exacto. Todo olía a muerto. ¡Qué gusto tan estimulante el de hundir las uñas en carne viva! Si se hubiese arrancado las tripas por cada vez que le habían roto la suya murmurando "cállate, zorra" tal vez lo hubiese disfrutado antes. Empezó a reír tan fuerte que le dolía la cicatriz del vientre, esa que le habían hecho para sacarle al cúmulo de dientes, huesos y músculos que podría haber sido algo. O alguien. Los dientes perlados de la demente, salpicados de sangre, iluminaban la noche. ¿Qué le hacía tanta gracia? Se limpió el rojo de la cara con el dorso de la mano pero eso sólo consiguió extenderlo más por su rostro. ¡La bella payasa del circo más mundano de la vida!Ríe hasta la inconsciencia". Le falta el aire. Entonces, la majadera sacó una oreja amorfa del bolsillo de su bata de loca, y sigue riendo. ¡Es su trofeo!

-Hijo de puta sordo, hijo de puta muerto. -canturrea. Y se llevó un dedo a los labios, aún tratando de contener la sonrisa, pidiéndole a su compañero que mantuviese el secreto ancestral de su locura.

-Si Dios no liquida a los malvados, yo los coronaré con espinas. -espetó entonces, como categórica respuesta al desdén de él.

Cesa entonces sus risotadas de desquiciada y su faz perturbada, etérea y vapuleada se torna en una mueca de dolor. ¿Cuántas heridas lleva ya? Tantas como galaxias en el Universo. Posicionó su mano en el vientre, volviendo a reír pero esta vez con pesar.
-Los cuervos... -sonríe sin fuerzas- Los cuervos han intentando comerse mis entrañas, pero... -pierde el resuello-...es gracioso. Los cuervos no comen carne, sólo beben sangre.

Por entre los blancos dedos y la blanca tela manaba el líquido del que hablaba la loca, producto de la herida en el bajo vientre que se había abierto, dejando escapar la vida de Éline. Reminiscencias de un pasado que no existió. No aquí. No ahora.



Awards:








I bleed what is yours, you bleed what is mine:
Dig up her bones but leave the soul alone:

El fuego donde ardes:
Full of scorpions is her mind:
avatar
Éline Rimbaud
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 366
Puntos : 425
Reputación : 100
Fecha de inscripción : 16/07/2010

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm gonna show you where it's dark, but have no fear |Éline Rimbaud|

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.