Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Chasing the Dragon | Privado |

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Chasing the Dragon | Privado |

Mensaje por Morrigan el Lun Jul 20, 2015 8:36 pm


I am the sun in sky of green
I am the golden summer queen
I’m the friend to every child
Because I’m strong, bright and wild.
Grown-ups cut me when they mow-
Forget they loved me years ago.
But when I’m gone, then don’t you sorrow.
I’ll be back again tomorrow.
-Else Holmelund Minarik




Pasos silentes en medio del ruido, una figura que nadie ve mientras continua su camino entre cientos de ojos ciegos, empañados por la ignorancia que los hace felices y los condena a ser nada mas que esclavos de quienes guían aquel show desde los altos puestos eclesiásticos, guiando el rebaño de mentes vacías hacia el matadero con la tonta creencia de que el pastor era mas piadoso que el lobo que se escondía en la oscuridad del campo, cuando ambos en realidad buscaban hacer de las pobres ovejas un festín con la diferencia que solo el pastor prometía protección y guía a cambio de unos pocos francos, para esquilarlos por años antes de disponerlos. Si a aquella mujer le hubieran dado una opción, hubiera preferido las fauces del lobo en cualquier momento.

Pero aquella tarde no se trataba corderos, lobos o pastores. Ni de dioses a los que rezaban o las logias que los defendían. Era algo más personal, sutil e intuitivo, un susurro en la brisa que había liberado a la milenaria del sopor que trae la eternidad y que la separaron, al menos por unos momentos, de su objetivo en los papeles de la organización que lideraba junto a Arkana para encaminarla con paso solemne por la ciudad y las sombras de los hombres, hacia la tranquilidad y silencio del bosque donde podía sentir que la llamaban. Era una voz apagada por los años pasados que se llevaron su vida y todo lo que aquello significaba, pero aun podía sentir las energías palpitar en el aire como un corazón agitado y temeroso de lo acontecido sobre sus raíces y bajo sus copas; había alertado a los pájaros que allí habitaban y estos habían volado, llevando en sus picos la tristeza a los oídos de quien alguna vez fue su guardiana. Ahora allí, la magia que habia sabido poseer, la guiaba a través de los fresnos y pinos, por el sotobosque que se pintaba de cálidos colores con la poca luz solar que seguía entrando y los defendía de las energías oscuras de la noche. Aquellas sensaciones, aquel camino tan familiar y distante era como un cruel viaje en el tiempo en donde recordaba con claridad cada una de las percepciones mágicas que había sentido en vida pero a las cuales no podía alcanzar o dar uso, incluso cuando estuvo cerca de alcanzar el propio núcleo donde se había gestado el acontecimiento.

Pero debio detenerse antes de continuar, era consciente de que alguien mas se encontraba en el bosque y pese a ser casi imposible de dañar, no podia permitir que se acercasen a un lugar tan inestable sin saber quien era realmente o porque se encontraba en aquel lugar que solo hablaba el lenguaje de las hojas y el viento en pedidos de ayuda - Rebélate, Criatura que mora en las sombras, y deja el juego de las escondidas a los niños y los animales de este bosque. Acércate a mi con tus intenciones en alto o retírate, pues este lugar no es seguro para tu mortalidad -




Última edición por Morrigan el Jue Ene 14, 2016 10:17 am, editado 2 veces


Revenge is never, ever, served cold :




Morrigan
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 30
Puntos : 25
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 12/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chasing the Dragon | Privado |

Mensaje por Vladmiri V. Mckennitt el Lun Ago 17, 2015 11:19 pm



And in her face a memory,
Of long ago in a distant sea,
When she called upon the ocean waves
And spoke of times forgotten days.

—Woodland - Morgana Moon..


¿Qué rayos había ocurrido aquella vez en la laguna? Vladmiri aún no terminaba de entenderlo del todo. Lo que empezó con un simple juego, terminó en algo que puso en peligro sus vidas por un momento. ¡Cuánta razón tenía Hans Mckennitt! La magia no era un juego de niños, podía ser una espada de doble filo y nunca sabía que terminarías encontrando en ella. Pero al parecer Loreena no entendía del todo esas palabras y terminaba metiéndose en líos y él también lo hacía. Su deber era cuidarla, sin embargo, al paso que iban, se planteaba seriamente si era su prima quien lo cuidaba de sus desastrosas aventuras. La Hermandad de Agartha solía ser bastante rígida con las doctrinas concernientes al uso de la magia y Vladmiri se lo recordaba a Loreena día y noche, o al menos, eso intentaba.

Luego del extraño encuentro sobrenatural en la laguna de París, Vladmiri quedó con muchas interrogantes en su mente. Se habían topado con una esencia antigua y muy familiar y Loreena aún no comprendía el porqué ella había sido quien logró despertar a aquel espectro milenario. El cambiante también se hizo la misma pregunta. Y lo más curioso era las habilidades tan similares que existían entre el poder de los hechiceros Mckennitt y las ilusiones creadas por el ser espectral. Vladmiri tenía que averiguarlo, alguna respuesta tenía que haber.

Aquella mañana de otoño estaba dispuesto en ir a la búsqueda de dichas respuestas, aprovecharía que Loreena estaba ocupada en otros asuntos y no lo seguiría. Era el día perfecto para indagar en lo que se proponía. Pensó por un momento en decirle a Chantry que lo acompañase, pero al final, prefirió ir solo, no sabía con qué se toparía en ese lugar al regresar. Siguió el largo sendero del bosque, no en su forma animal, sino como un humano. No pericibió nada extraño, todo parecía estar como debería, ni siquiera se hacia sentir la presencia de otros sobrenaturales, sólo estaba la energía de la tierra viviendo y cambiando constantemente. Vladmiri sacudió su cabeza y se halló a sí mismo pensando en que se había vuelto loco. Aunque él era incapaz de crear magia, era una criatura sobrenatural capaz de comprenderla, por lo que se negó rotundamente a regresar a casa. Era terco y cuando se proponía algo, iba detrás de ello con mucha perseverancia.

Al dar un par de pasos hacia adelante, supo, desde ese instante que iba por el lugar correcto. Era el mismo trecho que había recorrido con Loreena y el cual los llevó, junto a Deméter, a la laguna. Con una sonrisa en los labios marchó con firmeza por aquel camino de tierra y hojas secas, no percibiendo nada más que el poder de la naturaleza en su reino. O al menos eso fue lo que su intuición le hizo pensar hasta que llegó a determinado punto del recorrido.

Una voz que parecía surgir entre el mismísimo silencio del bosque llamó su atención. Vladmiri se detuvo, pero no sintió miedo, al contrario, aquello que le hablaba era familiar. El cambiante, sin pensárselo mucho fue detrás de esos que le hablaba, pues creía que se trataba del espíritu del hombre que Loreena y él habían logrado despertar hacía varios días. Aunque era una voz femenina, sabía que algunos espíritus eran capaces de crear ilusiones para despistar a los vivos y no caería. Era un Mckennitt y los Mckennitt nunca se rendían.

— ¿Gwyddyon? ¿Eres tú? —Alzó la voz—. Necesito hacerle unas preguntas. Por favor, no se vaya... ¿Qué tiene que ver usted con Agartha? ¿Era miembro de la hermandad?



And...:


Vladmiri V. Mckennitt
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 36
Puntos : 42
Reputación : 17
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chasing the Dragon | Privado |

Mensaje por Morrigan el Lun Sep 21, 2015 2:11 am



On these magic shores children at play are for ever beaching their coracles.
We too have been there; we can still hear the sound of the surf, though we shall land no more.”
 J.M. Barrie, Peter Pan


Podría haber esperado cientos de respuesta salvo aquella; había contemplado la maldad del hombre al internarse en el bosque, el extravió de un niño inocente e incluso la incauta pasión de enamorados que buscar esconderse entre las ramas de los cipreses antiguos que como muralla bloqueaban la vista que castigaba sus actos impunes. Cualquier cosa mundana y sobrenatural había pasado por su mente milenaria salvo, aquel nombre. Sus ojos  verdes se abrieron lentamente mientras retrocedía sobre sus pasos en un movimiento suave, lento y casi imperceptible mientras en sus pensamientos se repetia el nombre como una sombra fantasmal (Gwyddyon)  No la había abandonado durante su primera muerte, tampoco en los años que se extravio perdida en una venganza (Gwyddyon) ni cuando las arenas del tiempo la tragaron hasta desaparecer durante siglos enteros (Gwyddyon) ambos se habian perdido incontables veces y de hecho eran mas los años que existieron separados que juntos y sin embargo, pese a esa ausencia mutua de ambos; Morrigan siempre se sorprendía cuanto despertaba sus sentidos un simple nombre (Gwyddyon)

-No lo soy– respondió por fin a su pregunta, deslizándose descalza por el suelo del bosque hacia donde las energías del cambiaformas la guiaban como un faro a sus intereses los cuales parecían haber cambiado con apenas la mención de aquel hombre, extraño a las tierras francesas que ahora habitaban. No, no era igual aquel tiempo y aquella tierra que años atrás habían conocido mientras recorrían y enfrentaban toda clase de pruebas para sus cuerpos etericos en nombre de Agartha. Por unos segundos, sin embargo, volvió a dejar la organización atrás (o quizás a tenerla mas presente que nunca) mientras su objetivo de aquella tarde cambiaba frente a si misma. Adoptaba otra forma, otros sonidos, otros ojos que eran tan severos como amables. Ya entregaría mas de su inagotable tiempo a descubrir que había despertado al bosque, que causaba esa fluctuación en la magia que la había llevado hasta alli y ahora parecía tan poco importante –Pero, por favor, no te retires. El nombre que mencionaste, el hombre a quien buscas, yo también busco– su voz era calma pero en ella estaba en la la urgencia, la emoción netamente humana y vivaz que pocas veces se manifestaba de forma tan autentica y que, asi de sorpresivamente, escondió nuevamente al encontrar al joven de cabellos oscuros y rasgos dulces, casi infantiles donde brillaban los ojos cargados de una curiosidad felina. Si, siempre ocurría con los cambiaformas que sus cuerpos humanos, de alguna forma, daban indicios o guiños de sus contra partes animales; desde la morfologia de su cuerpos hasta los movimientos mas sutiles los delataban y sin embargo; muchos volvían a ser ciegos a las señales que daba el mundo sobrenatural de su existencia.

-No te he visto antes pero has mencionado un nombre oculto y olvidado por muchos que no deberías gritar a los vientos caprichosos y volubles; pues no hay quien sepa a quien podrían susurrar tus palabras– su rostro se mantenía inexpresivo y neutral al hablar, como si fuera una estatua de gran belleza pero que carente de alma, observaba con ojos opacos al joven hombre a quien aconsejaba y en simples palabras; cuidar sus palabras. Por menos morían y penaban hoy en día seres, humanos o no, bajo las garras de la inquisición –Pero si hablas de Agartha, si quieres saber de ella…entonces soy yo a quien buscas. Dime que sepas de aquel nombre que gritas y yo, a cambio, responderé todas todas las dudas que me sean posible – ofreció como un trato cordial y diplomático de un rey que desea recuperar lo que considera suyo y no como un grito de ayuda que desgarraba la garganta con desesperante sentimiento humano. Ah maldito fuera Chronos en sus castigos; que arrebataba sin que nadie notara, lo verdaderamente importante.





Última edición por Morrigan el Jue Ene 14, 2016 10:16 am, editado 2 veces


Revenge is never, ever, served cold :




Morrigan
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 30
Puntos : 25
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 12/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chasing the Dragon | Privado |

Mensaje por Vladmiri V. Mckennitt el Dom Nov 15, 2015 3:31 pm


Un fantasma de ojos azules se ríe
en la distancia, saltando hacia el poniente:
por un camino que persigo eternamente,
Tomo aliento y hacia allí voy.

—Christina Georgina Rossetti.



Se había quedado con la mirada perdida en la nada, como si su mente estuviera almodándose a posibles respuestas. Tenía demasiadas preguntas y todo aquel evento en la laguna lo había descolocado; se sentía profundamente consternada. Pero esa voz que rompió el silencio, que vino desde el aire... Esa voz trajo consigo la esperanza de poder finalmente saber qué tantos misterios rodeaban a Agartha y a la familia Mckennit. ¿Por qué la energía de aquel espectro terminó afectando a la de su prima e incluso lo afectó a él? Algo estaba ocurriendo, algo habían despertado y ese algo tenía una relación estrecha con su familia.

¿Se trataría de algún ancestro?

No lo sabía, pero tenía la leve sensación de que la respuesta era completamente afirmativa. Igual los Mckennitt descendían de los galos y de un extenso linaje de magos elementales y necromantes. Así que las muchas dudas no tenían tanto espacio en la mente racional de Vladmiri. Y mientras los espíritus del séquito de Loreena se negaran a cooperar, le tocaba hallar las respuestas por su cuenta.

Golpeó su frente con la palma de la mano, cuando las respuestas parecían surgir, nuevas preguntas le invadían y ya todo dejaba de parecer lógico. Pudo haber estado durante largo rato así si sus palabras no hubieran sido atendidas. Pero la extraña sensación de sentirse acompañado junto con aquella voz familiar le hizo ver que no era así. Aquel ser decidió responderle y dejarle en claro que no se trataba de Gwyddyon. A Vladmiri no le resultó tan bien, se sintió algo decaído. Sin embargo, lo que sea que fuera estaba acercándose aún más; el cuerpo del cambiante se tensó completamente. No era que temiera a los fantasmas, pero la energía de ese een particular lo asustaba un poco.

Pero entre tanto escuchó una pregunta que le interesó bastante, tanto, como para que su cuerpo pudiera relajarse nuevamente. Las energías ajenas ya no amenazaban.

— ¿Es en serio? —Inquirió casi de manera automática sin darse tiempo de meditar mejor su pregunta—. Pues, es extraño... Pensé que estaría por aquí. La primera y última vez que supe de él fue en la laguna. No sé si fue el poder de mi prima que lo despertó y me gustaría tener respuestas de quién es realmente.

Frunció el ceño y se quedó mirando fijamente el suelo, se sentía inútil por no ser capaz de descifrar un acertijo que consideraba sencillo, pero que de igual manera le seguía ocultando la verdad tras muchas interrogantes más. Aquella mujer espectro no hizo más que despertar más la curiosidad del cambiante. Vladmiri sentía que en ese momento el destino le estaba poniendo demasiadas pruebas.

—Oh, yo bueno... Se me escapó —murmuró con la mirada baja. Ella tenia razón, no debió ser tan imprudente—. Lo lamento —dijo finalmente con toda sinceridad hasta que algó hizo contacto en su cabeza—. ¿Agartha? Pero, esto es... Extraño. ¿Qué sabe usted de la hermandad? Es decir, puede reconocer claramente que es un espíritu y los miembros son pers... Un momento, ¿Eres la tercera líder?

Vladmiri se quedó boquiabierto, con las ideas arroyándole la mente. Su cuerpo se quedó estático, incapaz de moverse. En todos sus años de existencia era la primera vez que se topaba con dicho ser. Morrigan parecía ser más una leyenda inmortal que un ente verdaderamente tangible en este plano físico. Pero ahora todo había dado un vuelco inesperado y en vez de encontrarse con Gwyddyon, terminó hallando otra cosa diferente e igual de valiosa.

¿Acaso Morrigan reconocería que aquel muchacho de rasgos felinos era uno de sus descendientes?




And...:


Vladmiri V. Mckennitt
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 36
Puntos : 42
Reputación : 17
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chasing the Dragon | Privado |

Mensaje por Morrigan el Vie Ene 15, 2016 1:22 pm



Una sonrisa apacible y cálida tomo lugar en los labios de Morrigan. No solo era notorio por el aura del joven de que se trataba de alguien de buen corazón, si no que sus palabras y acciones así lo demostraban. Era un ser inocente, curioso como todo felino y  que no temía a pedir perdón o corregir sus errores; una mente despierta y sin lugar a dudas con un potencial que Agartha podría sacar a relucir si él les permitía guiarlo como ahora el cambiante les guiaba hacia su mentor y pupilo, amigo y amante que había ido extinguiéndose con el correr de los años hasta desaparecer de un modo similar, pero muy diferente, al sueño auto-impuesto en que ella se había dejado caer para recobrar las energías que les daban forma a sus existencias. Pero, a diferencia de ella, el no habitaban en ningún lugar particular al cual ella pudiera regresar, al extinguirse como una voleta de humo llevada por el viento, no había forma segura de saber dónde reposaría el núcleo de conciencia…hasta que apareció aquel simpático jovencito que cantaba su nombre con preguntas  muy adecuadas que luego dirigiría en ccambio hacia la figura femenina que decidio, lejos de responderle, ponerle a prueba antes ed continuar bien recordando que su buen corazón y su mente curiosa, podrían estar guiados por la causa equivocada . La inocencia era un arma de doble filo con la que jugar

-Imagino que solo ha sido un pequeño descuido, no tienes porque avergonzarte. Reconocer tus errores sin tapujos es una actitud muy loable hoy en dia – al hablar, Morrigan no se movía de su sitio como si su cuerpo etéreo estuviera arraigado en el suelo lo que le daba una imagen muy terrenal, pese a carecer de una forma física –En Agartha hay personas, muchas y muy diferentes, pero también hay espíritus que sirven a la causa  ¿Por qué creerías que yo poseo un puesto especial entre ellos? – Cuando uno había vivido tanto y adquirido tanto poder, se hacía difícil pasar desapercibido pero Morrigan de todos modos lograba reducir su aura para parecer solo un fantasma mas y no llamar la atención. Cosa que hiso en ese momento –  De todos modos, revelándote tanto, creo que será notorio para ti que formo parte de la misma y que por ello estoy en búsqueda de Gwyddyon quien ha sido siempre necesario en la hermandad y cuya ayuda siempre nos ha beneficiado, de alguna forma u otra – se quedo en silencio unos segundos. Incluso fuera de las batallas y búsquedas, Gwyddyon había sido siempre un hombro en el que apoyarse, una base sólida y constante en su vida que la ayudaba a soportar todo el caos alrededor y, con la ausencia de Arkana y la traición de Badr, lo necesitaba mas que nunca – Pues si dices que estaba en la laguna la ultima vez que lo viste, creo que seria apropiado empezar por allí. La magia, siempre que no se la oculte o absorba, deja rastros y si tenemos  suerte puede guiarnos en estos momentos – retrocedió un par de pasos y observo en dirección de laguna como si contemplara el bosque en su totalidad en busca de algo que pudiera dañar a su joven ayudante. Finalmente solo regreso la mirada y ofreció una sonrisa -¿Vamos?-  





Última edición por Morrigan el Sáb Mayo 07, 2016 9:52 pm, editado 1 vez


Revenge is never, ever, served cold :




Morrigan
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 30
Puntos : 25
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 12/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chasing the Dragon | Privado |

Mensaje por Vladmiri V. Mckennitt el Miér Feb 17, 2016 9:32 pm

La situación empezaba a tornarse algo curiosa; ciertamente, Vladmiri iría en busca de un espíritu, pero, no pensó nunca que se encontraría con otro y para mayor sorpresa, ambos espectros, de cierta manera, se conocían. Todo aquel incidente hizo que su mente se descolocara de lugar por unos minutos. Se sintió extrañamente ignorante. ¿Cuántas cosas de Agartha no conocía? ¿Y de su familia? ¿Sus ancestros quienes eran en realidad? Todas esas preguntas rondaban en su cabeza y lo hacían sentirse desconcertado. Se dio cuenta de lo poco que conocía a sus antepasados; él era un cambiante y no tenía la capacidad de invocar a los espíritus guardianes del linaje de los Mckennitt, a diferencia de su prima Loreena, quien, incluso, tenía un séquito de espectros que la protegían. No era que se sintiera mal por ser un sobrenatural incapaz de contactar con el mundo espiritual, sino, que tantos cabos sueltos le emocionaban y le inquietaban al mismo tiempo.

Vladmiri estaba deseoso de preguntarle muchas cosas a aquella magnífica esencia que ahora se le manifestaba, pero no dejaba de sentirse avergonzado por su imprudencia. Ella también buscaba a Gwyddyon y que existiera la mínima posibilidad de que fuese uno de los dragones de la tríada de Agartha, era algo grandioso; además, posiblemente, aquel ser de nombre Gwyddyon también se trataría de alguno de los miembros de la Caballería Fantasma y eso, sin duda, añadía más emoción al asunto.

Siguió con su mirada los movimientos del espíritu que lo acompañaba. Su corazón le dictaba que ella era uno de los grandes y eso significaba que también, era uno de sus antepasados más importantes.

—Yo... Eh, lo lamento, de verdad. Es que... Ciertamente no tengo excusas para algo así. Se me ha enseñado ser prudente, pero hay ocasiones en que las emociones se desbordan y pierdes un poco el control. Sólo un poquito —Dijo, intentando que sus palabras sonaran como una excusa razonable, pero, bien sabía que fracasaría—. Sí, sé de los espíritus de Agartha. Pero nunca he conocido a alguno, sólo los de mi familia... Mi prima menor, ella tiene un don especial para invocar seres del plano astral. —Asintió—. Fue quien, no sé cómo, arrastró a Gwyddyon a este mundo y es extraño, porque sus energías eran... Similares, de cierta manera.

Mencionó aquello, mientras que su mente caía en un, casi profundo, pensamiento. Vladmiri intentaba atar cabos sueltos, quería descifrar todo el enigma que rodeaba el despertar de Gwyddyon.

—El abuelo Hans siempre dice eso. Yo no soy hechicero, sin embargo, la magia es un asunto que hay que tomarse en serio, pues, es como una espada de doble filo. Si no eres capaz de manejarla bien, las consecuencias no serán las más gratas —agregó, esbozando una sonrisa ladina e iniciando el recorrido a través del lugar—. Pero, si tiene razón... Si Gwyddyon despertó gracias a la magia de mi prima, no debe estar lejos. De seguro ha de estar algo, ahm, confundido. Su despertar fue repentino y si llevaba mucho tiempo atrapado en la laguna, ha de estar rondando por ahí, mientras recupera su conciencia.

Vladmiri no era un experto en seres espectrales, sin embargo, contaba con la compañía de personas que eran capaces de verlos e invocarlos. Su familia era experta en ello y por lo tanto, todas aquellas lecciones que había escuchado de otros, le estaban siendo bastante útiles en esos momentos, cuando más desorientado se hallaba.




And...:


Vladmiri V. Mckennitt
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 36
Puntos : 42
Reputación : 17
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chasing the Dragon | Privado |

Mensaje por Morrigan el Lun Mayo 09, 2016 6:16 pm


Desde sus días mortales como druida y guía de su pueblo, Morrigan había necesitado hacer de la paciencia un hábito constante pero cuando la muerte toco su puerta, la inmortalidad y el paso de los siglos se aseguraron de enraizar en su ser aquel rasgo aparentemente tan nimio hasta hacerlo un modo de vida que le permitía lidiar sin verse disminuida por el peso de su propio cargo, soportando el implacable paso del tiempo que destruía ciudades, cuerpos y mentes mientras ella observaba con ojos vacíos, como mera espectador de las directrices del destino. Y era por ello también que, pese a preferir el silencio en aquel momento para analizar cuidadosamente sus siguientes movimientos, no le importaba la catarata verbal que el joven ofrecía, explicándole su situación o conocimientos pues sabía que  él solo tenía buenas intenciones al hablarle de su familia y sus enseñanzas que no resultaban vanas, Morrigan había aprendido a apreciar cualquier tipo de información, por minúscula que fuera y que mencionase lo que se comunicara entre la familia de brujos le permitía al fantasma saber y evaluar que clase de ideologías prevalecían o dominaban en aquella era,  pues el orgullo y el poder que la magia confería, sin arrebatarles su mortalidad a los hombres, podria costarles caro no solo a los brujos pero  a toda una familia, un linaje e incluso ciudad. Debían ser aquellos con el don, entrenados en el control de su rama mágica pero ¿Cómo hacerlo si la inquisición  asesinaba a los mas instruidos?¿que hacia una sociedad oculta cuanto todos los maestros morían y las enseñanzas perecían con ellos? El legado de la magia era uno de los tantos problemas que frecuentemente debía observar y en la cual muy pocas veces tenia un decir, para su constante frustración y sufrimiento.

-No te disculpes, no es necesario. Sentir es bueno, es lo que diferencia a los vivos de los muertos – comento con un tono sereno mientras avanzaba por entre las raíces y ramas del bosque, sin que estas fueran un obstáculo mientras prestaba atención a lo que su acompañante felino le explicaba sobre su familia, espectros y energías, sin comentar nada de ello hasta su ultimo comentario, que llamo poderosamente su atención- Veo que convives mucho con brujos, y que eres una persona tanto curiosa como inteligente – como la mayoría de los felinos –Tu raza, igual que las otras consideradas “sobrenaturales”, pueden ver las auras… pero observar y distinguir las energías que componen a todas las criaturas es un don mas complejo, típicamente de quienes pueden modificarlas –  Caminaba por delante de él, sin mirarlo pero pudiendo presentir sus emociones, que se abrían como un abanico de colores en su aura inquieta –Has de saber algo de magia, incluso solo si es teoría para poder afirmar que eran similares. Incluso el presentimiento es prueba de ello–Hablaba de él para mantenerlo entretenido y para informarse mientras ella pensaba lo que podría significar que fueran energías similares; o en qué medida estaba desarrollada la habilidad del cambiaformas para que la información fuese certera realmente. Nada era definitivo hasta que se pusiera en prueba, pero la simple idea de que pudiera, inclusive mínimamente, era interesante

Asintió en silencio al escuchar sobre los peligros de la magia; no habia demasiado que agregar allí y no le gustaba ser redundante pese a que quizás “consecuencias no gratas” requiriera mejores ejemplos que explicasen lo grave que podían llegar a ser el descuidarse en cualquier rama mágica – Quizás, pero un fantasma no requiere energías para vagar, inclusive si no tiene destino– comento –puede que busque La Orden y en tal caso, quedarse dentro de un bosque no le serviría de mucho, su mayor confusión y peligro serán las costumbres, formas y modos de esta época – Ambos se habían dormido cerca del 500, mucho antes e que la inquisición tomase la fuerza que hoy en día portaba y temía que esto lo encontrase desapercibido para esta vez, caer en un letargo involuntario de que no podria regresar. Sin embargo, se mantuvo estoica frente al miedo, sin dejar que este se reflejase en sus ojos traslucidos o en el color de su aura, siempre de colores azules violáceos, similares al color que toma el lago cuando esta se posa sobre su superficie -¿Es este el lugar? – sus ojos recorren la superficie con interés y no tardan en hallar el núcleo mágico, que supone protegía el alma del guerrero celta mientras este descansaba. Avanza un poco mas sobre el agua y dejo que el viento flotase, que le indicara el camino a seguir y hacia donde fluctuaban las energías –Sera difícil llamarlo sin un brujo– susurro para si misma, sin notar que en su frase albergaba la esperanza de que fuera él y estuviera allí  






Revenge is never, ever, served cold :




Morrigan
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 30
Puntos : 25
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 12/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chasing the Dragon | Privado |

Mensaje por Vladmiri V. Mckennitt el Vie Jul 01, 2016 10:20 pm

En varias ocasiones había oído, de personas expertas en el asunto, sobre lo fantástico que resultaba poder estrechar lazos con espíritus milenarios; lo mismo que con vampiros. Sin embargo, todo aquello sólo quedaba en simples relatos de experiencias ajenas y no suyas, pues él era tan sólo un ser que podía cambiar de forma, y con suerte, llegaría a los doscientos años; pero jamás a la edad milenaria de un vampiro o un espectro consciente de su condición, como lo eran la mayoría de los miembros de la Caballería Fantasma de la Hermandad de Agartha. Por eso, no dejaba de sentirse fascinado ante la compañía de aquella mujer fantasmal que ahora le adelantaba el paso. Quería hacerle miles de preguntas; quería saber más, mucho más. Vladmiri era, por naturaleza, alguien curioso, y también prudente, que le gustaba alimentar su conocimiento con cuanta cosa fascinante se le atrevesara en el camino.

Las palabras de ella le hicieron volver a la realidad. Asintió en silencio, dándole la razón; su tío Hans pensaba casi de la misma manera, y hasta los mismos maestres de Agartha lo hacían. Vladmiri solía ser un joven atento, quien prestaba atención a todo lo que se le anunciaba. Siempre analizaba en silencio las palabras de sus intelocutores, los gestos que éstos pudieran revelar en su rostro y hasta la manera de caminar. Ningún detalle escapaba de la vista del cambiante. Eso, quizá, se debía a su naturaleza felina.

Continuó caminando tras la mujer con la cautela de un gato. No podía bajar la guardia en ese instante, ya lo había hecho minutos antes y eso avivó una ligera culpabilidad que dejó entrever en las tonalidades de su aura.

—Comprendo. Pero como le he dicho antes, lo que sé es por libros, manuscritos y por supuesto, mis maestros —mencionó, apenado de sentirse inútil en ese momento. Sin embargo, despachó aquel pensamiento de su mente, pues no quería debilitarse ante una idea detestable como esa—. Y sí, bueno, mi padre me aseguró lo necesario que es para un cambiante controlar la distinción de las auras; básicamente nos sirve de gran ayuda cuando nos enfrentamos a algo o alguien nuevo. Quizás sea más sencillo para nosotros, que al tener una parte animal, ese llamado "sexto sentido" suele estar mucho más desarrollado. —Recordó entonces las enseñanzas de sus padres y lo importante que era su naturaleza sobrenatural. No por el hecho de no ser otro hechicero, los Mckennitt iban a sentirse deshonrados, muy al contrario, era una bendición contar con seres tan poderosamente ligados a la madre Tierra—. No soy adivino, tampoco puedo entender el lenguaje de las señales del mundo espiritual; pero sé reconocer las esencias de mis familiares y la de Gwyddyon era parecida a la de Loreena, como la suya es parecida a la del abuelo Hans.

Vladmiri pudo percartarse de ese detalle por su capacidad de poner atención a todo lo que se moviera. A veces, incluso, parecía que pensaba en voz alta; solía sacar conclusiones vagas, pero solía acertar con gran veracidad. Era inteligente y astuto, ese era su gran talento.

Al detenerse cerca del lago, se quedó observándolo con atención. Recordó que aquel día que estaba con su prima, las mismas energías espirituales del lago hicieron que el ambiente pareciera distinto; claro, ambos habían entrado en una especie de ilusión. Lo que hizo deducir, que probablemente, Gwyddyon estaba a punto de escapar de su letargo y lo hubiera hecho con o sin Loreena. Pero quiso el destino que fueran los dos primos quienes estuvieran presentes en ese entonces.

—Es aquí —respondió con absoluta seguridad—. Él estaba a punto de escapar de ese... no sé cómo llamarlo. Supongo que letargo, ¿no? O tal vez sueño. Esto es algo bastante nuevo para mí. —Bajó la mirada avergonzado—. Pero si de algo le sirve, puedo decirle que ese día, este lugar estaba distinto y había mucha energía espiritual dispersa. Y me refiero a que la mayoría de los seres que cuidan el bosque se hallaban en este mismo punto; sólo que cuando Loreena y yo llegamos, aumentó su presencia. —Se quedó observando el lago—. Creo que ese encuentro no fue casualidad. Fuimos citados aquí para despertar a Gwyddyon y él debe de estar errando en la inmensidad del bosque, sólo percatándose de que sea segura esta nueva época. O al menos eso supongo.



And...:


Vladmiri V. Mckennitt
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 36
Puntos : 42
Reputación : 17
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chasing the Dragon | Privado |

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:13 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.