Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 17/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




La devastación del pasado... solo es el comienzo del futuro...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La devastación del pasado... solo es el comienzo del futuro...

Mensaje por Delphine Mallarmé el Jue Ago 13, 2015 7:34 pm

Aquel día no era uno mas, igual a todos los que vivía año a año. En esa maña al despertar, recordó lo ocurrido hacía cinco años atrás, cuando con apenas un hilo de fuerzas, había bajado las escaleras, enfurecida porque alguien osaba a tomar a su bebé que había dormido tranquilo toda la noche. Pero pronto comprendió que en realidad, su pequeño adorado, había partido a esa isla en donde solo vivían los muertos. Jamás había podido superar aquella perdida, entendía que todos los que la conocían, intentaban darle ánimo en un día tan difícil como ése.
Pero Delphine, lo que menos quería era que la consolaran. Deseaba poder dejar salir su dolor, permitirse por un día tan solo, no ser tan fuerte, ni valiente. Permitiendo lamer sus heridas, esas que jamás cicatrizarían.

No supo porque razón terminó en aquel sitio, o tal vez lo sabía demasiado bien, es que la única persona que podrían entenderla sería el padre de la criatura, pero éste había desaparecido, sin dar una sola señal de vida, meses antes que su pequeño ángel naciera. Aquella mañana había decidido caminar, sin rumbo fijo por  París, pero, tras subir a un coche de alquiler, terminó en el jardín botánico, a la orilla del estanque, junto a los narcisos. Hubiera querido tener la fuerza para lanzarse al agua, y dejar que su vestido quedara atrapado en el fondo del lago pantanoso. Pero no podía, ella deseaba morir, con todas sus fuerzas, pero no podía quitarse la vida, pues así jamás podría llegar a donde sus amados la esperaban. Por eso, solo se dedicó a contemplar las frías aguas del estanque.

Jamás podría desterrar el tremendo sufrimiento que le causara la muerte de su pequeño. Así pues, terminó contemplando los coloridos parterres que a pesar de que el clima, continuaban engalanando el lugar. Sonrió con tristeza, ella también desearía usar tan hermoso disfraz para ocultar tu dolor. Pero, la mirada triste, el lánguido caminar y aquella palidez casi enfermiza, hacían que no pudiera pasar inadvertida.

Caminó unos cuantos metros hasta un banco de madera y allí, se dispuso a dejar pasar las horas, disfrutando de aquel sol que lograba dar un poco de tibieza a su cuerpo, aunque su alma proseguía tan helada, muerta en vida, como la mañana en que su padre le comunicó que su pequeño hijo había muerto.

Algunas parejas la observaban, sentada en aquel banco, ataviada con un vestido de terciopelo color azul marino, de escote  alto, bordado  en su pechera,   puños y falda, abrigada por una gruesa capa de piel armiño. Su mirada se perdió en la lejanía, parecía estar esperando a alguien quien debía de estar a punto de llegar. Pero la verdad era que nadie lo haría, como tampoco volvería a ser nuevamente feliz.


Última edición por Delphine Mallarmé el Dom Oct 25, 2015 9:30 am, editado 1 vez



Solo por tu mirada permanezco viva
avatar
Delphine Mallarmé
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 116
Puntos : 150
Reputación : 79
Fecha de inscripción : 08/06/2013
Localización : Paris - Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La devastación del pasado... solo es el comienzo del futuro...

Mensaje por Delphine Mallarmé el Dom Oct 25, 2015 9:28 am

-El dolor no menguará, esperando que él regrese, sus palabras, no lograrán encerrar los demonios que me matan lentamente-. Delphine, había despertado con esa frase en su cabeza. Su mirada resbaló por la habitación, estaba cansada de aquella situación, suspiró desalentada, debía terminar aquello que quedara siempre inconcluso, rogando por su regreso. Le había creído una vez, decidiendo entregar su vida en las manos de aquel a quien había amado. Pero ya no lo haría, las cartas estaba echadas, y ella debía enfrentar la verdad.

Dejó el lecho estirando su cuerpo, sus manos dirigidas hacia el cielo, aquel que jamás volvería a sentir, por lo menos, no en los orbes azules de Nicolei. Inspiró profundamente y dejó que el sentimiento de frustración dejara su cuerpo, sonrió con tristeza. Había perdido a su hijo, al padre éste, cuidaba de un pequeño que terminó siendo el primo de su difunto hijo. Pero pronto éste volvería con su madre, quien, gracias a Dios había aparecido.

Se contempló en el espejo, las profundas ojeras, la mirada cansada, apagada, casi muerta, - no puedes dejarte morir - se dijo mirando sus propios orbes grises, como el plomizo día que amanecía allí afuera. Las lágrimas resbalaron por sus mejillas, como un bálsamo que curaba su alma, ésta, serían las últimas que Nicolei le arrancara, jamás volvería nombrarle, y si lo hiciera, esperaba que cada vez fuera menos doloroso.

Estaba dispuesta a comenzar con su nueva vida, lejos de todos los recuerdos. Por eso había vendido la villa, el pequeño sarcófago que conservaba los restos de su hijo, fue llevado a la cripta familiar, en el cementerio de Montmartre. Aquella mañana terminaría de guardar las últimas pertenencias, pero antes deseaba hacer una cosa. Algo que le había costado una cantidad considerable de francos.

Llegó al jardín botánico, el encargado la esperaba, le saludo de forma amable, Delphine, no deseaba hablar, solo terminar con su cometido. Llegaron a la cabaña, aquella donde hacía cinco años, una dulce joven, se había entregado al amor de un desconocido, aquel que le había prometido que jamás la dejaría, y su juramento no duró, ni siquiera un día entero. Sonrió con tristeza recordando aquello, antes de entrar y recorrer con su mirada el lugar, hacía casi cinco años que había comprado la cabaña y todo en ella estaba en el exacto lugar donde habían quedado, el día siguiente de su “noche de bodas” como ella solía decir de forma irónica, al haber caído en el engaño. Caminó por toda la pequeña habitación, se sentó en el bode del camastro y su mano acarició la rustica manta, con la que habían cubierto su desnudez.  La escena se presentó frente a ella, como si Delphine  fuera invisible, allí los dos amantes, entregándose a la pasión, ella con la pureza de un alma ingenua, él con la sabiduría y la astucia de un águila al caér sobre su presa.

El puño golpeó con fuerza la manta, Delphine, gritó, sus manos arrancaron la manta y siguió destrozando parte de lo poco que había allí. Hasta que con el rostro encendido por la ofuscación, la rabia, el dolor y la decepción, abandonó el lugar.  El hombre no preguntó, solo entró con una garrafa de aceite, esparció el contenido por todo lo que fuera inflamable y volvió al lado de la mujer. Encendió  una antorcha y se la extendió a Delphine, -¿está segura? – ella lo miró a los ojos, por única vez, con el ceño levemente arrugado, asintió con un movimiento de cabeza, tomó la antorcha y la arrojó con todas sus fuerzas al interior de la cabaña, que en pocos segundos comenzó a expandir el fuego por todas partes.

El hombre la tomó de los brazos y la fue alejando del incendio. Delphine lloraba, gritó de dolor, como si ella estuviera adentro, ardiendo con sus recuerdos. Era un trance sumamente desgarrador, pero no existía otra manera de dejar el pasado atrás. El fuego purificador, le ayudaría a reconstruirse, desde las cenizas.

Allí se quedó, hasta que la noche había llegado y unas pocas llamas, en mitad de las brasas, intentaban mantenerse vivas.  Se levantó del suelo, adonde había caído al gritar y llorar de desesperación, el hombre le dio espacio, y dejó que hiciera su duelo, mientras él se alejaba en busca de lo necesario para cuidar que  el incendio, no afectara a otros lugares del Jardín. Así fue que cuando las fuerzas se lo permitieron, se levantó,  arreglando un poco su apariencia,  Se dirigió al coche que la había estado esperando por más de cinco horas, allí, su fiel cochero la llevaría a su hogar, y tras cargar las maletas, darse un baño y reunir a los empleados. Les habló, agradeciendo los años de servicio, entregándoles una carta de recomendación a cada uno, y aceptando a los que decidieron viajar con ella. Se iría de París esa misma noche, para no volver, por lo menos por un tiempo, hasta que sus alas, volvieran a crecer y pudiera nuevamente ver la vida, no como un mundo desbastado, sino como un universo de oportunidades, - adiós, sean felices, no se sientan mal, la vida debe renacer, aún desde las cenizas de la devastación… hasta pronto… hasta siempre.-



Solo por tu mirada permanezco viva
avatar
Delphine Mallarmé
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 116
Puntos : 150
Reputación : 79
Fecha de inscripción : 08/06/2013
Localización : Paris - Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La devastación del pasado... solo es el comienzo del futuro...

Mensaje por Delphine Mallarmé el Miér Jun 15, 2016 6:04 pm

Mas de dos años, habían pasado desde su marcha de París, y mas de cinco largos años de la última vez que viera al que fuera el centro de sus pensamientos, el padre de su pequeño hijo, el ángel que muriera al nacer. En todo ese tiempo, Delphine había pasado de la devastación total, a la resignación. Lentamente, aquellos nuevos aires, la ciudad de Siena, había logrado devolverle la huidiza sonrisa, en esos meses, en que decidiera mudar su residencia a ese lugar de la Toscana, pudo meditar profundamente, Volver a sentir su corazón palpitar y disfrutar de las cosas simples de la vida. Lejos de todo lo que le recordaba a Nicolei, pudo comprender que la vida nos quita muchas veces, pero que también permite re inventarla, y cicatrizar las heridas que parecían imposible de restañarse. Pero el tiempo es mas sabio, y todo lo cura, fue así como la joven, decidió volver por un corto periodo a París, solo para vender sus propiedades, acomodar sus negocios, dejando éstos al cuidado de un albacea y a su vez, buscando la opinión de entendidos para comprar un viñedo y producir vino.

No pudo quedarse en la que fuera su mansión, demasiadas tardes llorando a su hijo, la hicieron desistir de aquella opción, terminando así, ocupando una de las mejores habitaciones del Hotel Des Arenes. Días mas tarde, luego que tomó su tiempo para desempacar, con calma, algunas cosas, se dispuso a pasear, recorrer la cuidad, que de unos días hasta ahora, comenzaba a tener otro color. Minutos después, se encontraba caminando por una de las concurridas calles de la ciudad, en sus ojos un brillo nuevo iluminaba su rostro, una suave y pacifica sonrisa lucia su rostro. Su figura se mostraba engalanada en un hermoso vestido de color azul claro, atrás había quedado el luto, la tristeza y la amargura. Era joven, bella y merecía encontrar alguien que le proporcionara buena compañía, agradable charla y lograra hacerla feliz. Un suave color rosa se expandió por sus mejillas, su sonrisa se amplió y sus ojos soñadores brillaron aun mas, ¿acaso podría el destino, traer de vuelta el amor a su vida? la sonrisa enigmática se mantuvo en sus labios, mientras el recuerdo de un sueño, inundaba su mente. Un sueño en que unos ojos rasgados, azules y picaros, lograban hacerla sentir viva nuevamente.



Solo por tu mirada permanezco viva
avatar
Delphine Mallarmé
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 116
Puntos : 150
Reputación : 79
Fecha de inscripción : 08/06/2013
Localización : Paris - Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La devastación del pasado... solo es el comienzo del futuro...

Mensaje por Delphine Mallarmé el Jue Ene 19, 2017 3:48 pm

Estaba devastada, luego de aquel encuentro en el café, en el que tras tantos años de ausencia, el hombre que le robó el corazón, aparecía ante ella. ¿Porque no lo había reconocido, apenas verle? Es más, en sus recuerdos hasta otras facciones se habían gravado, era lógico pensar que solo podía ser causa de un conjuro, algún maleficio, realizado por saber Dios quien, que los deseaba mantener separados. Tal vez el mismo ser que les había robado su hijo. Porque si sus recuerdos eran falsos, no sería descabellado pensar que el bebé que había dado a luz, se encontraba vivo, en algún lugar de París, o de Europa. Debía encontrarlo, dar con él, vivir su amor con Darcell, era todo lo que su corazón, su espíritu necesitaba.

Delphine, había llegado al cementerio de Montmatre, caminado hasta detenerse frente a la cripta familiar, donde hacía dos años había dejado los restos de su hijo. Debía hacer algo, tal vez tendría que haberle consultado a Darcell, pero si lo hacía, de seguro éste se hubiera opuesto a que ella sola, pasara por el horrible trance de abrir el sarcófago de su hijo. Pero necesitaba sacarse esa duda que se había clavado en su pecho, cuando descubrió que era Darcell el hombre de su vida, y que jamás había existido un tal Nicolei. Tantos años, tantas noches, llorando frente a esa urna, ricamente decorada, en donde se suponía, descansaban los restos de su pequeño angel. ¿y si en ella no había nada? Delphine, recordaba muy bien la tarde en que ella misma depositó el diminuto cuerpecillo,  - si parecía dormido – recordó. Cerró los ojos y en a su mente retornaron las tristes escenas,  el rostro apacible del pequeño, las delicadas y blancas vestiduras con las que fue ataviado, antes de colocarlo en la urna. Es verdad, no había querido presenciar el momento en que cerraban la pequeña caja, encerrándose en su habitación a sollozar su abismal perdida. Pero ahora se arrepentía, pues tal vez, en ese momento, su hijo había sido cambiado.

Entró a la capilla de la cripta, se dirigió a donde descansaba la pequeña urna. Apoyó su mano sobre el cofre y le acarició, como si fuese una cuna, y no una urna funeraria. Tembló al pensar en lo que estaba dispuesta a realizar, con tal de conseguir un poco de esperanza,  - Dios, no me abandones. – suplicó al cielo, mientras el encargado de la cripta comenzaba a romper los sellos.



Solo por tu mirada permanezco viva
avatar
Delphine Mallarmé
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 116
Puntos : 150
Reputación : 79
Fecha de inscripción : 08/06/2013
Localización : Paris - Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La devastación del pasado... solo es el comienzo del futuro...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.