Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Amigas [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Amigas [Privado]

Mensaje por Priscila Catrice el Jue Ago 20, 2015 12:48 am

De manera lenta pero segura, todo se iba acomodando en la vida de Priscila quien a pesar de no llevar mucho tiempo en París, ya se había hecho de algunos amigos, un trabajo de bailarina con el cual podía mantenerse perfectamente y claro, un circulo de conocidos que compartían su afición por la poesía. La cambiante era sumamente feliz cuando era capaz de pasar tiempo con aquellos amantes de las letras, quienes no juzgaban sus escritos sino que por el contrario alababan cada uno de los poemas que ella compartía con ellos; si bien el grupo no era extenso, quienes lo conformaban eran completamente sinceros y eso le llevaba a pensar de manera inevitable en una mujer que conoció tiempo atrás, una mujer que al igual que ella disfrutaba de expresar sus pensamientos con versos y que le animo a no temer de lo que los demás pensaran. Priscila había disfrutado mucho de la compañía de aquella poeta de edad madura que le decía una y otra vez que no dejara de escribir nunca, que la poesía no era algo que las personas aceptaban fácilmente pero que siempre existiría quien apreciara sus escritos. La cambiante pensaba regularmente en los consejos de aquella a quien consideraba una gran amiga, pero desde tiempo atrás que venía pensando en ella con mayor regularidad, preguntándose como se encontraría. Priscila no solo pensaba en la poeta, también pensaba en la nieta de aquella mujer.

Azzuen no había sido alguien a quien ella se hubiera acercado por propio gusto, pero conforme sus encuentros con la abuela de la joven y Priscila se volvían más frecuentes, también lo hicieron los encuentros entre ambas, provocando que de manera lenta comenzara a surgir entre ambas una amistad sincera. La cambiante no solo apreciaba a la joven por ser nieta de su amiga más especial, sino que además la valoraba porque al igual que su abuela, Azzuen no le cerraba las puertas y le mostraba que era sincera al momento de brindarle su amistad a la italiana. Pese a lo bien que se llevaban las tres, aquella amistad tan prometedora se mantuvo en pausa gracias a que la cambiante necesitaba ir a un nuevo sitio al cual vivir y aunque prometió mantener el contacto con aquellas mujeres, llego un momento donde le resulto imposible y no quedaron más que los recuerdos de lo que fue, así como los pensamientos sobre el estado de ambas y las ganas de volver a verlas que no eran más que sueños.

Aquel día en particular, Priscila abandono sus deseos del pasado y se aventuro a las calles de Paris. Era nada más y nada menos que su día libre para lo cual, había dejado la totalidad de aquel día a despejarse de los deberes, de los escritos y hasta de los ensayos para una puesta en escena que ya estaba muy próxima. Con un sencillo vestido color verde olivo y los cabellos sueltos, caminaba con la elegancia de una bailarina por la zona de restaurantes. A su paso por cada uno de los establecimientos, era capaz de observar como la gente degustaba de diversos platillos además de que charlaban de manera sumamente animada; y así, con sus ojos curiosos que se dirigían a observar con detalle a cada una de las personas en los restaurantes, fue que dio con una figura sumamente conocida para ella.

Una enorme sonrisa se dibujo en sus labios, sus pies se dirigieron en automático hacía la joven que iba saliendo de uno de los restaurantes y su voz menciono aquel nombre que no creyó volver a pronunciar alguna vez.
Azzuen… – levanto la mano y la movió de un lado a otro, tratando de atraer la atención de aquella joven que alguna vez había llamado su amiga y que esperaba, continuara viendo a Priscila como tal.



"Cuando veo la orquidea brillar
en la hondonada de un broche para pelo
sé que el amor está a salvo"


Look at me:



Priscila Catrice
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 31
Puntos : 29
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 09/04/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amigas [Privado]

Mensaje por Azzuen Collingwood el Dom Oct 04, 2015 5:45 pm

Nunca se está solo cuando las buenas amistades
llegan y espantan a los demonios de la soledad.



Cuando abandonó Edimburgo había dejado atrás muchísimas cosas; amistades, familia, un pasado quebrado al desaparecer físicamente a la persona que más quería en el mundo: Su abuela Jeanette. Aquella mujer era su principal fortaleza y ahora que no estaba, en su vida parecía haber un vacío que difícilmente se podía llenar. Guardaba cariñosamente todos esos escritos que le recordaban lo talentosa  y  especial que era Jeanette para muchos, su muerte representaba una perdida importante tanto para familiares y amigos. Azzuen recordaba esas reuniones en donde su abuela se rodeaba de puros intelectuales, especialmente poetas, unos muy jóvenes, otros con más edad, pero que compartían intereses en común y eso los hacía un grupo muy sólido y especial. Ahora que Jeanette no estaba, ¿qué sería de todos ellos? No lo sabía. Al establecerse en Londres, dejó atrás muchas cosas que resultaban dolorosas y ahora que se encontraba en París, con la aparición de aquel cazador, todos esos recuerdos malditos la perseguían.

Azzuen se planteaba, en cada nuevo amanecer, volver a Inglaterra o tal vez a Escocia, pero le resultaba, nuevamente, arriesgado y parecía hundirse en su propia frustración, era como si algo deseaba atarla a París. Lo cierto es que permanecer en esa ciudad la estaba descolocando, se sentía  frágil y con pocas ganas de seguir adelante. Quizás si su abuela estuviera con ella, apoyándola como lo había hecho en antaño,  Azzuen estaría un poco más animada. Pero Jeanette ya no estaba, tenía que resignarse cada día a ello, aunque se negara a hacerlo.

Dejó su nuevo departamento muy temprano por la mañana, con la esperanza firme en su corazón de que hallaría algún indicio de paz en la ciudad. Echó un rápido vistazo a los alrededores y nada le pareció sospechoso, sino más bien monótono, como debía ser la mayoría de las veces. Estaba harta de sentirse como un animal acorralado en cada esquina, de no estar segura en ninguna parte, pero aquella vez fue diferente. Observó ese cielo de invierno que por primera vez le pareció hermoso y las personas andando de un lado a otro en las calles parisinas le transmitía esa sensación de estar realmente viva que estaba olvidando sin remedio alguno. Jeanette siempre hablaba de esperanza y sí, al parecer, después de tanto halló sentido en esas palabras, como siempre, aquella mujer mayor que había dejado hacía mucho este mundo, volvió a sacarla de sus propias sombras.

Lo primero que hizo en esa mañana fue ir a uno de los tantos restaurantes que se hallaban en los lugares más alegres de la ciudad, creyó que podía ser una buena idea, hacía tantos días atrás que ni se le había ocurrido en entrar a uno de éstos por un temor insano a encontrarse a alguien no deseado. Disfrutó de su desayuno mientras leía uno de sus libros favoritos y dibujaba algunas escenas que veía en un pequeño cuaderno de bocetos que solía cargar siempre consigo. Estaba recobrando el ánimo y aprovecharía la ocasión para hacer una visita al museo o pasear por los alrededores de la plaza de Tertre, sabía bien que ahí se reunían la mayoria de los pintores a retratar escenas inolvidables y eso podría ayudarle aún más.

Salió sin prisa del restaurante en el que estaba y al estar a las afueras del local escuchó que alguien mencionó su nombre a sus espaldas. El corazón de Azzuen dio un vuelco en su pecho. Respiró hondo y no supo qué hacer en ese momento, era extraño que tuviera algún conocido ahí, era casi imposible.  Pero con los nervios a flor de piel y con el mundo girándole alrededor decidió darse media vuelta y lo que vería a continuación la dejaría muy sorprendida.

Priscila era una mujer alegre, carismática, de esas pocas valiosas amistades de las que se tiene en la vida y luego de la muerte de su abuela Jeanette, Azzuen no supo más de aquella joven cambiante, por lo que al verla justo en ese lugar, saludándola con esa energía que sólo ella era capaz de transmitir, hizo que una lágrima se escapara de los ojos de la escocesa. ¿Acaso era una señal del destino? Probablemente, lo único que pensó fue en ir corriendo hasta Priscila y darle un fuerte abrazo, como lo haría una pequeña al encontrarse con su madre.

—Me alegra tanto verte de nuevo —mencionó luego de separarse de ella. Por primera vez, después de tanto tiempo, se sentía realmente feliz.



Me...:
Born:
I hate you, but...:




Azzuen Collingwood
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 21
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 04/07/2015
Localización : París, Francia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amigas [Privado]

Mensaje por Priscila Catrice el Jue Nov 26, 2015 11:21 pm

Tanto la personalidad de Priscila como su energía, la volvían una mujer fácil de tratar así como una de esas personas a las que una vez que les ganabas el corazón, podías estar seguro de que lo tendrías siempre. La poeta jamás olvidaba a alguien querido, por el contrario, buscaba la manera de inmortalizar a aquellos que dejaban grandes huellas en su corazón mediante sus escritos, los que hacía con amor para que fueran disfrutados por todos aquellos que los escuchasen y de cierta manera, conocieran un poco de los que eran especiales para la cambiante.

Aquel peculiar día sin embargo, se permitió andar libre de ensayos, de escritos y de las responsabilidades que tenía, todo con la finalidad de disfrutar simplemente de las calles de París. Aquella ciudad le había regalado tanto, que la cambiante no tenía otra forma de agradecer que no fuera halagando sus calles en sus escritos o disfrutando de las ocasiones en que se permitía pasear, tal y como lo hacía ese día. Sus pasos le llevaban por las calles más transitadas hasta que le hicieron terminar en la zona de restaurantes donde comenzó a curiosear entre las personas hasta dar con un rostro conocido al que se dirigió sin duda alguna.

La mano de la italiana se agitaba de un lado a otro de manera enérgica y una enorme sonrisa se dibujaba en su rostro, sonrisa que no hizo más que ensancharse en el momento que la joven bruja se giro a observarla provocando que Priscila estuviese cien por ciento segura de que era Azzuen. Era tan maravilloso el poder encontrarse de manera no intencional con alguien conocido y mejor aún, con alguien que no viera desde hacía tanto tiempo. De inmediato comenzaron a correr por la mente de la poeta un montón de preguntas que necesitaba hacer a la bruja, por eso fue que dio algunos pasos en dirección a ella, pasos que se vieron interrumpidos cuando de repente Azzuen se acercó mucho más veloz a ella, solo para dar a la cambiante un abrazo que ella respondió con total sinceridad.
No pensé que nos encontraríamos aquí Azzuen – la sonrisa en el rostro de Priscila era completamente dirigida a su amiga, pues para ese momento la poeta ya se había olvidado de toda las otras personas que les rodeaban – pero a mi también me alegra mucho verte y… – se apartó algo de su amiga – sigues tan hermosa como siempre así que no sé como es que sales a pasear sola por las calles de París – una risita se le escapo de los labios – Esto no es como Escocia y los peligros en las calles son mayores que en Edimburgo – ambas jóvenes sabían de la naturaleza sobre natural de la otra y aunque nunca hablaron mucho respecto a eso, Priscila siempre había temido por su amiga. La poeta era más una mujer de vivir en las calles y de conocer distintos lugares, mientras que Azzuen siempre le pareció alguien más refinada, una dama a quien cuidar de los peligros, esa creencia pues, le llevaba a preocuparse quizás de más por ella – De hecho, ¿cómo es que la abuela te ha dejado salir sin compañía? – preguntó arrugando la nariz y sacando a la luz un tema del que desconocía completamente pero del que igual tarde o temprano se enteraría ya fuera para bien o para mal.



"Cuando veo la orquidea brillar
en la hondonada de un broche para pelo
sé que el amor está a salvo"


Look at me:



Priscila Catrice
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 31
Puntos : 29
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 09/04/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amigas [Privado]

Mensaje por Azzuen Collingwood el Vie Dic 11, 2015 1:53 pm

Un hermano puede no ser un amigo,
pero un amigo será siempre un hermano.
—Demetrio de Falero.



Jamás se le había cruzado por la mente encontrarse con alguien conocido en París, mucho menos con Priscila. Desde que falleció su abuela Jeanette, Azzuen se había alejado de muchas personas, incluyendo a la mujer con la que se había topado en ese instante. Necesitaba estar sola, recuperar los ánimos perdidos y su viaje a París le estaba dando resultados realmente buenos, de no ser por cierto cazador que le estaba sacando canas verdes con su acoso sin sentido. Eso estaba fastidiando a la hechicera, al punto de querer regresarse a Escocia junto con su familia. Sin embargo, no quiso hacerlo, quizás porque guardaba la esperanza de que todo estaría mejor y al parecer su instinto no le engañó.

La presencia de Priscila logró tranquilizarla, le brindó, de cierto modo, la estabilidad que necesitaba. Aunque también le trajo recuerdos un tanto tristes, pues, a pesar del tiempo que había transcurrido, no lograba deshacerse de la nostalgia que le causaba la ausencia de su abuela. Pero pese a las dificultades, tenía que sonreír y seguir adelante. Y eso era precisamente lo que se había propuesto.

—La verdad, yo tampoco pensé en que nos encontraríamos. Honestamente, no se me pasó por la cabeza que fuera a cruzarme con alguien conocido en este lugar. Pero aún así, me alegra de que ese alguien haya sido tú... Ha pasado mucho tiempo —dijo con completa sinceridad, esbozando la mejor de las sonrisas, riendo luego por las palabras de la cambiante—. Bah, no es para tanto, mujer. Además, si con esa estamos, tú tampoco deberías estar por aquí tan sola.

Azzuen le echó una mirada inquisitiva a la otra muchacha, en modo de broma. Mantuvo la sonrisa unos segundos más, ésta desapareció sólo cuando Priscila le inquirió sobre Jeanette; al parecer, ella no sabía en lo absoluto sobre la muerte de la abuela de Azzuen y eso no era que la contentara demasiado. Sin embargo, trató de no actuar de manera grosera, sólo se tomó el tiempo para responderle a su compañera.

—Priscila —murmuró mientras tomaba las manos de la otra chica—. Hay algo que tienes que saber sobre la abuela Jeanette... Quizás ella no me haya dejado venir sola y hasta me habría acompañado. Ya sabes como era. Pero la abuela ya no está, falleció hace un tiempo.

La voz de Azzuen se quebró por unos segundos, a estas alturas no era fácil para ella aceptar tan abiertamente que aquella mujer, a la que tanto admiraba y quería, ya no fuera parte de este mundo, que se había marchado de su lado en un abrir y cerrar de ojos.




Me...:
Born:
I hate you, but...:




Azzuen Collingwood
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 21
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 04/07/2015
Localización : París, Francia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amigas [Privado]

Mensaje por Priscila Catrice el Vie Feb 26, 2016 9:38 pm

Las ventajas de viajar tanto era que Priscila podía conocer a muchas personas y formar tantas relaciones como ella misma se permitiera, mientras que una de las enormes desventajas era abandonar a aquellos que quería, quizás cuando más la necesitaban. Aún así, al ver a Azzuen en la capital francesa no le hizo pensar en que algo malo podría haber sucedido, el rostro de la bruja no se lo indicaba y de hecho, al irse ella de Escocia, dejó tan bien a la joven bruja y a la abuela, que pensaba que al regresar las encontraría como siempre. Sus deseos sin embargo no fueron cumplidos pero eso no significaba que la presencia de Azzuen en París la molestara, por el contrario, se sentía dichosa de verla.

La manera en que ambas se abrazaron no dio pie a dudas de que eran importantes la una a la otra. Los ojos de varias personas se posaron sobre ellas, pero para ambas, el mundo dejaba de existir. Con una enorme sonrisa en los labios la poeta expresó su sorpresa y en cierta manera su preocupación por verla en aquel lugar, pero al escuchar la respuesta que Azzuen tenía para darle, no pudo más que reír.
Bueno podemos encontrarnos con cualquier persona, pero nada más agradable que cuando te encuentras un amigo – aseguró antes de mover la cabeza de un lado a otro a manera de negativa – Y nada va a pasarme – levantó el mentón, con la sonrisa aún en sus labios – estoy acostumbrada a este estilo de vida – La cambiante llevaba demasiado tiempo de esa manera, tanto que aquello era natural y hermoso para ella, así que su amiga verdaderamente no debía preocuparse por ella.

En un intento por obtener información sobre la vida que hasta ese momento llevaba la bruja y su abuela, Priscila preguntó de manera inocente acerca de Jeanette. La buena actitud que tuviera Azzuen pareció desvanecerse ante aquellas preguntas y fue en ese momento que la sonrisa en los labios de la cambiante y poeta, desapareció.
¿Qué sucede? ¿Todo bien? – una de sus manos fue a sujetar el brazo de su amiga, mientras que sus ojos no se apartaban del rostro de la bruja. Las manos de Azzuen buscaron las suyas y una risita nerviosa escapó de los labios de la cambiante. Las siguientes palabras que salieran de los labios de su amiga, parecieron retumbar en su cerebro. Fallecido. La abuela Jeanette había fallecido –No es cierto…– Susurró aquello con lagrimas acumulándose en sus ojos ¿Cuánto tiempo hacía desde que su mejor amiga en la vida abandonara aquel mundo? Por las palabras de la bruja, ya bastante. Buscando un indicio de que aquello fuera mentira, parpadeo solo para ver más claramente el rostro de Azzuen y confirmar que todo aquello era una terrible verdad. En un intento por calmar el dolor de la bruja y al mismo tiempo el suyo, Priscila la abrazo nuevamente, aferrándose a ella como nunca antes se aferró a alguien.

Eso era lo horrible de poseer la longevidad característica de los cambiantes; estar destinado a envejecer mucho más lento que las personas que amabas y por consiguiente verles envejecer y morir. Pero peor que verles morir era no estar para ellos en esos últimos momentos. La cambiante abandonó a su mejor amiga en los últimos momentos de su vida pero eso no iba a repetirlo. Azzuen era ahora lo único que tenía y no pensaba dejarla.



"Cuando veo la orquidea brillar
en la hondonada de un broche para pelo
sé que el amor está a salvo"


Look at me:



Priscila Catrice
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 31
Puntos : 29
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 09/04/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amigas [Privado]

Mensaje por Azzuen Collingwood el Mar Abr 12, 2016 11:30 pm



Cierta vez, su abuela, había comparado a la desdicha con las olas de un mar en un día de tormenta. Le decía que, uno puede verse a sí mismo como el barco que queda atrapado en la tempestad y que va colapsando lentamente ante la furia del cielo y el océano. Sin embargo, aunque el cielo estuviera oscuro y las olas inclementes, eso no duraría para siempre; en algún momento, los rayos del sol penetrarían las nubes y la calma volvería nuevamente. El barco puede o no quedar naufragando, pero la paz haría del mar un lugar más seguro para que otros navíos puedan navegar.

Esa anécdota se asemejaba mucho a su vida en esos momentos. Ella se sentía solitaria ante la furia de los mares, pero al encontrarse con Priscila después de tanto tiempo y saber que contaba con su apoyo incondicional, hacía su pesar mucho más tolerable. La mujer solía ser una persona animada, con un espíritu alegre y quien podía arrancarle sonrisas, aunque por dentro estuviera destrozada. Quizás había sido el mismo recuerdo de Jeanette el que las unió ese día, y eso hizo sentir a Azzuen apoyada después de tanto tiempo. Ella, a diferencia de sus demás familiares, solía ser más temperamental y se aferraba continuamente a la ausencia de su abuela. Aparte, su terquedad no dejaba que viera más allá y no buscaba la manera de avanzar. Creía que lo hacía y no era así; simplemente huía.

Volver a mencionar algo que no aceptaba no era tarea sencilla y según se decía, ese era el primer paso para superar un problema, pero tal parece que en el caso de Azzuen, no funcionaba. ¿A quién engañaba? Le dolía y tenía que soportarlo.

Sólo se dejó abrazar por Priscila en silencio. intentando que las lágrimas no corrieran por sus mejillas. Debía ser fuerte, se lo prometió a la memoria de Jeanette y no quería seguirla atando a este mundo con el llanto. Así que sólo cerró sus ojos y respiró hondo, contando en silencio hasta veinte para evitar echarse a llorar. Le había funcionado, pero fue más por el abrazo cálido de una amistad pura, que de un pensamiento completamente racional. Volvió a separarse del cuerpo de Priscila y sujetó sus manos, mientras miraba el cielo claro con la melancolía presente en sus ojos.

—Pasó todo muy rápido, Priscila. La noticia llegó cuando menos la esperamos y en principio a todos nos costó creer que algo así había ocurrido, pero nos equivocamos y la esperanza se extinguió en nuestros corazones —dijo, hallando consuelo en alguna forma perdida entre las nubes—. Yo no he terminado de aceptarlo, me cuesta entender que ella ya no esté... Pero estoy segura que en donde quiera que esté, no le gustaría vernos tristes por su ausencia. ¿Verdad que no? Ya la conocías, siempre se las ingeniaba por mantener una sonrisa en sus labios... que los demás también estuvieran felices. Sacrificó su vida por el bien de los otros.

Le miró nuevamente, con una sutil sonrisa en los labios.

—Pero, dejando a un lado todo el mal rato... Cuéntame de ti, ¿qué has hecho en todo este tiempo? Debes contarme de tus aventuras y esa será una excusa perfecta para que compartamos un café como en antaño.



Me...:
Born:
I hate you, but...:




Azzuen Collingwood
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 21
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 04/07/2015
Localización : París, Francia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amigas [Privado]

Mensaje por Priscila Catrice el Mar Abr 26, 2016 11:19 pm

Encontrar una amistad sincera se asemejaba a encontrar en el cielo nocturno una estrella fugaz. Aparecía cuando menos lo esperabas, la disfrutabas por un tiempo bastante considerable aunque siempre corto dado lo especial del hecho y después, desaparecía dejando en el interior de cualquiera un vació que dolía profundamente, no quedando entonces más opción que aferrarse al recuerdo de aquel maravilloso acontecimiento, llevándolo contigo por siempre. Eso fue Jeanette en la vida de la cambiante, una estrella fugaz que se extinguió demasiado pronto, solo que a diferencia de ellas, su querida amiga dejó algo tras de si o más bien, alguien. Azzuen era otra estrella fugaz, una que la cambiante estaba feliz de poder observar.

Aferrada al cuerpo de la bruja, Prisicila derramó un par de lágrimas en nombre de su más antigua y querida amiga. Prometió a los cielos y sobre todo a ella que pronto iría de visita a su tumba, que le contaría que era lo que estuvo haciendo tanto tiempo alejada de su lado, también que la visitaría de manera regular pero sobre todo, prometía cuidar de Azzuen y acompañarla durante su recorrido de vida, estando para ella siempre que lo requiriera. La poeta suspiro cuando creyó que era tiempo de liberar a su amiga de su abrazo, así que limpiando las lágrimas que antes salieran de sus ojos, observo el rostro de Azzuen. El dolor se hacía presente en ella, con todo y eso, fue perfectamente capaz de explicar a la cambiante lo acontecido y animarla recordándole como es que Jeanette enfrentaba la vida.
Definitivamente no lo gustaría vernos así – acepto, recomponiéndose un poco de la noticia y mostrando a la bruja una sonrisa sincera. Azzuen no se merecía ser arrastrada nuevamente a recordar una perdida tan significativa y dolorosa para ella, lo mejor entonces era avanzar junto a ella sin hacer que Jeanette se sintiera mal tampoco, porque donde quiera que estuviera, Priscila sabía que velaría por ambas – Tenemos que sonreír a la vida en su nombre – los ojos de ambas volvieron a encontrarse cuando la hechicera bajo la mirada. Unidas más que nunca por Jeanette ambas jóvenes emprendían un nuevo camino sin ella.

Escuchando con suma atención la pregunta de la hechicera y su invitación.
He estado por aquí y por allá, ya sabes, mis pies me llevan de un lado a otro sin pedirme opinión – sonrió divertida – Viaje por Inglaterra con una compañía de ballet, estuvimos presentando algunas obras en sitios importantes – suspiro – pero apenas y termine ese compromiso, viaje en busca de inspiración para mis escritos – la mirada se le ilumino mientras que de manera decidida, tomaba el brazo de Azzuen en un gesto que invitaba a la hechicera a caminar a su lado, buscando con la mirada un café que le resultase buena opción para llevar a su amiga – fui a Alemania, pase de nuevo a Italia y ahora, estoy aquí – observo a su acompañante – pero dime, ¿Qué haces aquí en París? ¿Qué has hecho en estos últimos tiempos? – la vida de su amiga era mucho más ocupada que la suya, todo debido a la posición social que ostentaba, una que Priscila, no poseía, dando más libertad a la cambiante de ir y venir a placer.



"Cuando veo la orquidea brillar
en la hondonada de un broche para pelo
sé que el amor está a salvo"


Look at me:



Priscila Catrice
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 31
Puntos : 29
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 09/04/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amigas [Privado]

Mensaje por Azzuen Collingwood el Vie Jul 15, 2016 11:09 pm

La mente de Azzuen se llenó de recuerdos gratos, pero que dejaban igualmente una huella de inevitable nostalgia. Sólo que esta vez, estaba tan bien acompañada, que no decayó como lo hubiera hecho de haber estado en soledad, como ya había ocurrido en veces anteriores. No era tan sencillo para ella dejar a un lado la necesidad de extrañar a la persona más importante en su vida. ¡La pérdida había sido terrible! Y la más afectada había sido Azzuen, quien dependía tanto del carisma de su abuela, que luego no se sintió capaz de superar sus miedos por si sola. Sin embargo, París estaba empezando a cambiar esa idea asfixiante que siempre le rondaba, siguiéndola a todas partes, como si de una sombra se tratara. Viajar siempre sienta bien, recordaba las palabras de Jeanette, y una vez más, le daba la razón. Confinarse en los rincones de su residencia en Escocia sólo le aumentaba las amarguras. Ahora sólo tenía que hacer su mayor esfuerzo para no derrumbarse nuevamente, y poco a poco lo estaba consiguiendo.

Por eso, no era de exrañarse que, haber encontrado a Priscila en la misma ciudad, no fuera señal para que se desprendiera del pasado y dejara a Jeanette descansar en paz, pues lo menos que quería la abuela, en donde sea que estuviese en ese momento, era verla todavía dolida por su inesperada partida. Siempre se había encargado de hacerle ver a Azzuen que era una mujer fuerte, pero se subestimaba demasiado, más de lo que cualquier otra persona haría. Y quizá, si lo estaba haciendo.

Respiró hondo y luego de una exhalación, encontró con la mirada una mesa desocupada a las afueras de uno de los restaurantes. Uno al que solía acudir de vez en cuando.

—¡Vaya! Si que has tenido una vida agitada y bohemia —respondió, señalándole la mesa vacía, para luego dirigirse a ésta y tomar asiento—. Entonces, ¿vas a dedicarte de lleno a la poesía o sólo es una idea pasajera? Sé que siempre te ha gustado escribir y lo haces bastante bien, he decir. —Le hizo un ademán a un mesero para que se acercara—. Me gustaría conocer tierras germanas; el abuelo cuenta maravillas sobre éstas. Quizás estuve siendo una niña, pero recuerdo muy poco. Hay cosas que nuestra infancia no toma en cuenta.

Hubo una pausa. El mesero se acercó, preguntó por la orden de ambas damas y luego se retiró al tener todo anotado. Azzuen se relajó un poco más y volvió a retomar el hilo de la conversación.

—A veces me gustaría tener tanta libertad, pero mi manía por mantener todo bajo control, no me lo permitiría disfrutar como quisiera —murmuró—, aunque podría probar. Igual, cuando decidí venirme a París, fue con esa intención, de dejar todo lo malo atrás. Creo que empieza a funcionar. Hasta encontré algo en el Teatro y he estado trabajando también en el diseño arquitectónico, algo que ha llamado mucho mi atención aquí en París. —Se detuvo y miró fijamente a su acompañante—. Oye, pero aparte de aventurera, también tenías mucho encanto para los hombres. ¿Cuántos pretendientes has tenido ya? Y no me lo niegues, que las mentiras no se te dan nada bien.



Me...:
Born:
I hate you, but...:




Azzuen Collingwood
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 21
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 04/07/2015
Localización : París, Francia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amigas [Privado]

Mensaje por Priscila Catrice el Sáb Oct 08, 2016 10:32 pm

Perder seres queridos era algo más normal para Priscila que para las personas comunes. Siendo cambiante y poseyendo una longevidad mayor a la de los humanos, despedirse de los amigos mortales era algo inevitable. Pese a saber de ante mano que algún día tendría que despedirse de la abuela de Azzuen, la noticia de su fallecimiento le tomó por sorpresa. La italiana hubiera querido estar al lado de su amiga, decirle que algún día volverían a verse y que nunca la olvidaría, ni a ella ni a sus sabias palabras; también le hubiera gustado decirle que se encargaría de cuidar a Azzuen tanto como pudiera, sin embargo, eso no fue posible y ahora, prometía en silencio al espíritu de su gran amiga que se encargaría de acompañar a la hechicera frente a ella en todo lo que le restaba de camino. Decidiendo ambas chicas que Jeanette querría verlas alegras por su reencuentro, cambiaron el tema de la conversación, enfocándolo en ponerse al día y saber que era lo que cada una hizo de su vida durante el tiempo que pasaron separadas.

Una sonrisa apareció en los labios de Priscila, quien sujetaba firmemente del brazo a Azzuen mientras andaban en búsqueda de un café.
Agitada más que bohemia – se encogió de hombros, dejándose guiar por la hechicera que ya señalaba una pequeña mesa para ambas en un café cercano – Y la poesía no es algo pasajero, es parte de lo que yo soy pero aunque me encantaría dedicarme de lleno a ello – suspiró mientras tomaba asiento –me sería imposible vivir solo de mis escritos – un ligero sonrojo asomo a sus mejillas – solo tú y la abuela pensaban que era buena en ellos, para las demás personas son cosas sin sentido, así que seguiré en la compañía de ballet pero no dejare de escribir nunca – la sonrisa se extendió aún más por su rostro al escuchar lo que su amiga deseaba hacer – Deberías ir a conocer, es un lugar muy hermoso pero eso ya te lo ha garantizado tu abuelo, ahora solo necesitas decidirte y de hacerlo, si necesitas compañía solo dime y gustosa iré contigo. – un viaje con una amiga era algo que pese a sus muchos años vividos, jamás experimento, por eso la idea le parecía tan atractiva y novedosa, aún a pesar de que ella ya había viajado por muchas parte del mundo – Cuando uno es joven no presta atención a muchas cosas – pensó nuevamente en su Jeanette y en todas sus sabias palabras – es la edad la que nos hace valorar los momentos, los lugares y las personas.

El mesero que se acercó hasta ellas interrumpió la charla y Priscila aguardó a que Azzuen hiciera su pedido para después hacer el suyo, aguardando que el mesero se alejara del todo para volcar nuevamente toda su atención en lo que la hechicera decía.

La cambiante asentía lentamente a cada una de las palabras de su amiga, ya que si bien no trato mucho de manera directa con ella, Jeanette se encargó de hacerle saber sobre la vena perfeccionista de su nieta.
Me alegra que te estés dando la oportunidad de ser aunque sea un poco más libre pero sobre todo me alegra que lo estés disfrutando – estiró una de sus manos hasta sujetar la de la bruja – Te mereces ser feliz haciendo lo que te gusta o te llama la atención aunque no sabía que la arquitectura te atrajera tanto, ¿Es reciente o siempre ha sido así? – la siguiente pregunta de la hechicera la sacó un poco de contexto. Priscila le mantenía la mirada fija pero de sus labios no salía palabra alguna, de hecho, tuvo que carraspear para lograr emitir sonido – No he estado muy pendiente de los pretendientes y tampoco es algo que me interese o que sea fácil que tenga – encontrar una pareja siendo lo que era resultaba algo delicado por eso era que decía aquello a su amiga, pero mientras hablaba, en su mente apareció la imagen de un hombre de pocas pulgas que había conocido semanas atrás y sin darse cuenta sus ojos se desviaron a la mesa mientras que sus mejillas se coloreaban de rojo – Aunque conocí a alguien bastante interesante y divertido – sonrió antes de observar nuevamente a Azzuen – pero es únicamente un amigo – sentenció – ¿Y tú? No vas a decirme que no hay algún hombre que te interese, ¿verdad? – abrió los ojos de par en par – ¿O será que estas comprometida con alguien ya?



"Cuando veo la orquidea brillar
en la hondonada de un broche para pelo
sé que el amor está a salvo"


Look at me:



Priscila Catrice
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 31
Puntos : 29
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 09/04/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amigas [Privado]

Mensaje por Azzuen Collingwood Ayer a las 2:03 am

Pocas cosas habían sido gratas desde la muerte de su abuela, sin embargo, ahora que estaba con Priscila, se dio cuenta del gran error en el que estaba. Muchas de las palabras más hermosas, y motivadoras, que Jeanette pudo haberle dedicado, ahora cobraban sentido. Eran precisamente esos momentos los que hacían de la vida algo maravilloso; algo que en definitiva valía la pena continuar a pesar de los obstáculos. La tristeza no era un medio viable, sino una enorme piedra en el camino; un ser voraz que consumía a cualquiera que no tuviera la suficiente fortaleza para hacerlo a un lado. Azzuen tenía que aprender a sonreír, a confiar más en sí misma y a dejar un recuerdo doloroso a un lado. Por eso había cambiado de residencia, incluso de ciudad, para poder estirar aquellas alas atadas a la soledad y la culpabilidad; también al rencor.

Escuchaba atentamente las palabras de su amiga. Era agradable contar con personas así, que, a pesar de lo malo, eran capaces de contagiar con su carisma a cualquiera que se le acercara. Priscila era una especie de amuleto mágico, de esos que traían buenas energías. Azzuen no podía evitar sonreír mientras caminaba a su lado. Tenía la firmeza de que aquello era una buena señal; su destino cambiaría tarde o temprano. Y lo haría para bien. Agradecía internamente a Jeanette por derramar bendiciones desde donde estuviera. Estaba más que segura que su espíritu había ayudado a que todo mejorara.

—Agitada dice. Por favor, a mí no me puedes engañar tan fácilmente —respondió Azzuen con una sonrisa—. Y sigues igual de pesimista; ya te dije que escribes maravilloso. Jeanette siempre lo recalcaba, pero eres terca y no ves tus cualidades. —La regañó. No le agradaba escuchar aquellas palabras, y mucho menos cuando se trataba de una persona a quien admiraba por su inigualable talento—. Deberías probar enviarlos a algún lado. Tengo entendido que hay círculos de escritores en la ciudad; de seguro eso sería una magnífica oportunidad para ti. Es más, me encargaré de averiguar todo, así te mantendré al tanto. Espero que no pretendas irte de París pronto.

Y de verdad estaba deseosa de que no fuera así. Apenas se estaban viendo después de tanto tiempo y para Azzuen iba a ser nefasto tener que despedir nuevamente a Priscila, y más en ese momento que tanto necesitaba de alguien como ella. Estaba consciente de que la otra mujer era una persona ocupada. Y más allá de su condición sobrenatural, era de los muchos que habían logrado adaptarse a la sociedad forjada, no sólo por seres humanos, sino por seres no tan comunes.

—Un café por favor —indicó al mesero, esperando luego que su acompañante pidiera lo suyo. Cuando el hombre se marchó, retomó la conversación—. No es tan reciente; aunque igual disfruto mi trabajo en el Teatro. Incluso los he ayudado con la escenografía. Sabía que mi manía por el detalle iba a dar frutos algún día —comentó entre risas, y luego, esa sonrisa socarrona se marcó aún más, sólo para molestar a Priscila—. ¡Caramba! ¿Sólo un amigo? A mí eso me parece que va a terminar en otra cosa. Pero mejor no me adelanto a los acontecimientos. O quien sabe.

Pero, ella no era la única que sabía dónde atacar.

—¿Pretendientes? ¿Yo? Por favor, parece que no conocieras mi mal genio. Ningún hombre me soportaría. Mejor me quedo con mi talento para las artes y el diseño; son las únicas cosas que me entienden —alegó con absoluta seguridad—. Además, estoy bien así.




Me...:
Born:
I hate you, but...:




Azzuen Collingwood
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 28
Puntos : 21
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 04/07/2015
Localización : París, Francia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Amigas [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:01 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.