Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


¿Suerte o infortunio? (Privado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Suerte o infortunio? (Privado)

Mensaje por Cailen Gowan el Jue Sep 10, 2015 4:01 pm

No entendía cómo es que había terminado herido en el suelo si apenas dos horas antes yo estaba perfectamente bien (dentro de lo que se cabe esperar). Y ahora, me encontraba tendido sobre el piso de madera de un lugar ajeno con un dolor de cabeza como nunca antes había sentido y un hilo de sangre saliendo de la misma. Lo peor del caso es que ni siquiera estaba seguro de cómo fue que yo era el único herido de los cinco sujetos que intentamos entrar al local de aquellos prestigiosos doctores. Hice lo posible por mantenerme despierto y alerta, de lo contrario estaba a merced de la persona que me había dado el golpe en la cabeza (estaba casi seguro de que había sido el señor Hauks), quien yo sabía que estaba a menos de tres metros de mí. Mientras sentía mi energía irse de mi cuerpo comencé a pensar en lo que me pasaría cuando me despertara, pues ya estaba asegurado de que me desmayaría dentro de poco, e iban de pensamientos malos a horrendos tales como terminar pudriéndome en un calabozo o ser colgado en la horca, sin darme cuenta, comencé a gemir de dolor. Y todo esto había ocurrido por haber pasado por el callejón equivocado a una hora equivocada.

Solo dos horas antes, yo iba pasando tranquilamente por uno de los callejones del centro, buscando un buen lugar donde pasar la noche, tenía en mente un buen escondrijo que estaba entre el local del sastre y un pequeño restaurante. De todos los inmundos callejones que había en París, ese era el que más me agradaba puesto que el sastre solía tirar a la basura los restos de las telas con las que trabajó en el día, con algo de suerte, podrían tener un buen tamaño para cubrir todo mi cuerpo y así poder soportar mejor la gélida noche. Bueno, ese era mi plan hasta que me encontré con una persona cuya presencia no me era necesariamente grata, la forma en la que se me acercaba a mí me hacía sentir incómodo pues me había dado cuenta hace mucho de que sus roces con mi cuerpo no eran accidentales y dejaban muy evidentes sus verdaderas intenciones conmigo. Era un hombre mayor que yo al menos por diez años, una desaliñada barba adornaba su cara y siempre traía un sombrero gastado al igual que su atuendo. Al darme cuenta de que estaba esperándome a mí específicamente, me di la vuelta para regresar entes de que me viera, no tuve tanta suerte pues éste individuo se dio cuenta de que trataba de evitarlo y corrió hacía mí sin molestarse en prestarle atención a un posible carruaje que circulara.

-¡Cailen! -Gritó con voz ronca mientras se acercaba a mí. Cuando logró alcanzarme puso su mano sobre mi hombro que se sintió más bien como una afirmación de poder. -¡Te estuve esperando! se me ocurrió una brillante idea pero necesito que nos ayudes.
-¿Nos? -Pregunté al darme cuenta de que hablaba en plural. Volteé a ver al callejón de donde había llegado este sujeto y vi a otros tres hombres recargados contra la pared. De inmediato supe lo que estaba pasando, una cosa era sacar un par de cosas de un bolsillo sin que el dueño de tales objetos se diera cuenta y entrar por la fuerza a la casa de otra persona.
-Andando, que te han esperado por mucho tiempo ya. -Dijo sin dar lugar a ningún tipo de argumento al mismo tiempo que me empujaba con la mano que tenía sobre mi hombro.

Lo siguiente que pasó fue muy confuso, logramos subir al techo del local junto al consultorio de los hermanos Hauks, tenían en mente llevarse los instrumentos de plata y que un contacto los comprara para luego venderlos en el mercado negro. Intimidado por la presencia de los cuatro hombres más fuertes, bajé por la chimenea hasta la sala y de inmediato me puse de centinela al pie de la escalera, acto seguido, el resto comenzó a bajar de la misma forma y se pusieron en acción. Estaba aterrado, jamás había entrado a un lugar ajeno, y me distraje de mi tarea hasta que escuché un crujido proveniente del suelo, estaba justo detrás de mí. Antes de que pudiera darme la vuelta, sentí un fuerte golpe en la parte de atrás de mi cabeza y caí al suelo al mismo tiempo que los demás se daban a la fuga.

Lo último que escuché antes de desmayarme fue un par de botas acercándose a mí.



Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 228
Puntos : 272
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Suerte o infortunio? (Privado)

Mensaje por Tarja & Stephen Hauks el Dom Nov 01, 2015 7:17 pm

Claro en la mañana, el solo despertando a la ciudad completamente; una ciudad que se va llenando del sonido de la transitada y ocupada vida de las parisinos. Las aves y apenas se las puede ya oír por el ruido de la agitada vida que se lleva por aquellas calles, que poco a poco van quedando algo desiertas a medida que el reloj avanzan con las horas. Las pequeñas brisas de la casi tarde llegan agitando los árboles. Las zonas comerciales reciben una afluencia entre media y ligera por las horas de trabajo; mientras tanto en la zonas residenciales la vida se muestra más agitada, con más movimiento y vida.

Por aquellas calles poco transitadas, se encontraba una pequeña y modesta clínica cuyos dueños eran doctores en el hospital general de la ciudad. Un par de hermanos cuya vida privada se mantiene como tal y donde todos los conocen como los “doctores Hauks”. Sus pacientes van de toda clase social y ámbito sin distinciones pues su lema es “dar la ayuda médica a quien lo necesite” ¿muy idealista?, quizás, pero para ellos es más importante la salud que la clase. Aunque sus métodos radican más en la medicina ancestral y homeopática, hiervas y claro la medicina tradicional para no asustar a algunos de sus pacientes y colegas que no ven con buenos ojos sus métodos prácticos, aunque también parte de sus “métodos” son algo poco convencionales, todo con el fin de o modalidad de hacer sentir bien a los pacientes.

Luego de haber estado durante toda la mañana y tarde atendiendo pacientes en el hospital y el consultorio; su vida privada realmente es muy poca y aun en las noches siguen trabajando pero ya por asuntos propios; aun así su vida siempre es agitada y alejada de todos, desde que llegaron no han podido salir cada uno por su cuenta, no han conocido mucha gente y aun peor, no han podido hacer ni una sola amistada fuera de las enfermeras o enfermeros del hospital.

Ya habían pasado más de las ocho de la noche, una hora en la que se supone que no hay muchos establecimientos abiertos, y así era con el de los doctores, más tenían una puerta trasera oculta que les ayudaba a salir y entrar sin ser vistos, incluso a algunos pacientes que querían tener algo de privacidad. Ahí estaba a esas horas, ambos hermanos en sus respectivos consultorios, la mujer con el peinado deshecho, su trenza descansaba sobre uno de los hombros y su vestimenta estaba menos entallada, el hombre por su lado tenía la camisa abierta unos cuentos botones y los cabellos ligeramente despeinados, ambos enfrascados en sus tareas personales.

Todo marchaba bien hasta que minutos más tardes un estruendo los alerta, por medio de una puerta que conecta ambos consultorios, la doctora ingresa al de su hermano preocupada, este la oculta tras el escritorio para revisar con un pedazo de madera, si eran personas que estaban en contra de la violencia y las armas. Luego de unos segundos parecía que el infierno se había desatado por fuera, gritos, golpes y un solo golpe en seco, al cabo de ello su hermano le llamó como suele hacerlo cuando hay una emergencia. La doctora fue corriendo para encontrarse con un chiquillo tendido en el suelo

–Le has golpeado muy fuerte– tocaba la herida en la cabeza que sangraba. –Tú eres el médico ve a por algo para curar esta herida– miró ceñuda a su hermano quien caminaba a su consultorio.

–Deberías dejarlo así Tarja, es mejor que llames a la policía y entregarlo, es uno de los ladrones– sale con una botella oscura y un paño, además de una venda y otro frasco rojo

–Primero, hay que curar sus heridas y preguntarle quien es y porque ha venido a robarnos, ¿no lo cres?– sonríe atendiendo al joven.

El hermano la observa de pie junto al muchacho dándole indicaciones

–Otra vez tu instinto de mujer hermanita, que voy a hacer contigo eh–

La hermana le sonríe mirándole con aquella mirada cándida que posee.

Tarja & Stephen Hauks
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 96
Puntos : 54
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 20/08/2013
Localización : En el Sanatorio / Hospital

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Suerte o infortunio? (Privado)

Mensaje por Cailen Gowan el Miér Nov 04, 2015 8:14 pm

Me encontraba flotando en lo que parecía ser una oscuridad interminable, una espesa negrura que tomaba control de todo. El tiempo no avanzaba, no sentía absolutamente nada, tampoco había pensamientos, solo existía. Poco a poco la oscuridad se fue disipando, dejando paso al dolor e incertidumbre, aún débil abrí los ojos lentamente, los párpados me resultaban  bastante pesados y cerraba nuevamente os ojos, repitiendo la acción varias veces hasta  que por fin logré mantenerlos abiertos varios segundos.

Mi visión era borrosa y los oídos me zumbaban aún pero eso no pudo evitar que me diera cuenta de que estaba en una habitación que desconocía totalmente. Comencé a asustarme al darme cuenta de que estaba en un lugar extraño. Traté de incorporarme arrepintiéndome al instante sintiendo una jaqueca que me invadía. Poco a poco me di cuenta de un par de detalles adicionales como el que estaba acostado sobre una mesa y que mi ropa estaba cubierta de hollín. Fue en ese instante en el que volvieron a mí los recuerdos. Abrí los ojos totalmente sobresaltado y para mi horror me encontré a dos figuras recargadas a la pared, estaban justo del otro lado de la habitación. Eran justamente los hermanos Hauks.

Al darme cuenta de quiénes eran, de inmediato me imaginaba un interrogatorio con gritos, amenazas con llamar a la policía y semejantes. Les miré a ambos totalmente aterrado por lo que me ocurriría ¿habrían ya llamado a la policía y solo estaban esperando a que despertara? No lo sabía. Y no me quería quedar a esperar para averiguarlo. Hice un segundo intento por ponerme en pie tratando de ignorar el dolor y la sensación de mareo que el movimiento me producía. A pesar de mi esfuerzo no logré mi objetivo y lentamente volví a recostarme al mismo tiempo que trataba de calmar mi respiración agitada.


Old stuff:



Venance, Amadeo y Cailen:


Gracias Selina:


Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 228
Puntos : 272
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Suerte o infortunio? (Privado)

Mensaje por Tarja & Stephen Hauks el Mar Dic 01, 2015 9:54 pm

Efectivamente el llamado de un médico a atender pacientes se hizo evidente, Stephen fue por lo que su hermana le había pedido buscando cuidadosamente en los frascos de alcohol y otras sustancias, además de llevar una que otra medicina para evitar el dolor en futuro, al salir de su consultorio observó a su hermana atender al muchacho con ternura, negando con la cabeza se acercó lentamente sonriéndole.

–No es muy profunda la herida, aunque creo que podría hacerle sangre un poco más, mejor que sangre hacia fuera que hacia dentro– se acerca al joven revisando aquel golpe que tenía, en un paño coloca un poco de alcohol, mezclando otros líquidos que dejan un aroma medio agradable presionando en la herida limpiándola.

–Ha sangrado mucho ¿no cree usted doctor?– pregunta la hermana con una sonrisa cómplice. El hermano toca la herida y donde se producirá un enorme hematoma y corte, asintiendo a las palabras de la otra doctora –Si, podrías traerme unas vendas del consultorio– continua limpiando la herida cuando la mujer con parsimoniosa calma va a buscar lo pedido.

Al regresar observa al joven que comienza a despertarse y se acerca a él sonriéndole, entrega las vendas a su hermano mientras ella regresa a su postura junto al joven tomándole las manos para calmarlo –Es mejor que no te muevas hasta que te venden la herida, o de lo contrario podría continuar sangrándote y terminarías muerto en cualquier momento, deja que el doctor te cure, si–  se acerca al joven más para que por la luz de la vela pueda verle el rostro –Tranquilo, estás bien, pero tengo que hacerte unas preguntas ¿sabes quiénes somos? ¿Podrías decirme tu nombre?– miraba a su hermano que asentía y comenzaba a hacer colocar la venda.

–Es mejor que le contestes a ella o será a la policía–

La hermana niega colocando la diestra en el hombro de su hermano que fulmina con la mirada al joven.

Tarja & Stephen Hauks
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 96
Puntos : 54
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 20/08/2013
Localización : En el Sanatorio / Hospital

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Suerte o infortunio? (Privado)

Mensaje por Cailen Gowan el Sáb Dic 05, 2015 11:30 pm

Apenas sentía un roce en mis manos que eran sostenidas por la joven, mis sentidos estaban aún un poco idos, sus voces eran apenas murmullos distantes interrumpidos por un potente zumbido en mis oídos. Me hice consciente de la dulzura con la que me trataba la mujer y también de mis alrededores y... del hombre que miraba molesto. -¿Dónde estoy? -Pregunté con voz débil, de pronto hablar era algo difícil. En momentos no escuchaba lo que decían pero poco a poco me fui ajustando. Giré la vista y me encontré con una vela encendida, no muy lejos de mí. El fuego danzaba tranquilamente que hacía contraste con el momento.

La calma que tenía se esfumó en un instante al ver al señor Hauks aproximándose a donde estaba y traté de retroceder, fallando, apenas si me había movido un centímetro. -No se me acerque. -Dije un tanto en pánico, pero claro, no me hizo caso y comenzó a vendar la herida mientras las manos me temblaban, estaba esperando una bofetada por haber irrumpido en su consultorio. Mis manos se aferraron a la mesa como si mi vida dependiera de ella totalmente.

Por fin acabó de envolver la herida pero aún así no me podía relajar. El haber mencionado a la policía me hizo darme cuenta de que aún no les habían llamado, por lo que lo que lo que hiciera a continuación definiría si terminaba tras las rejas o no. -Ss... sí. -Respondí con la voz igual de temblorosa que mis manos. -Son los hermanos... Hauks. Me llamo Cailen y yo... la... lamento en verdad lo que pasó. Juro que no quería hacerlo... es que... yo... Era yo o ustedes... -Completé. -No me podía negar... simplemente no podía.

Dejé escapar un suspiro mientras trataba de recuperar mi voz, aún estaba el riesgo de que llamaran a la policía para que vinieran por mí, tenía mucho miedo por lo que eso representaría, si se llegaba a descubrir mi origen y las causas por las que estaba en París de inmediato meritaba un boleto solo de ida a Escocia. Tenía que ofrecerles algo, cualquier cosa. -No conozco a dos de los que entraron, lo juro, jamás los había visto. Pero... sí conozco al otro sujeto, sé dónde encontrarlo. Lo que sea, por favor. No me entreguen, les diré todo lo que necesitan saber....


Old stuff:



Venance, Amadeo y Cailen:


Gracias Selina:


Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 228
Puntos : 272
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Suerte o infortunio? (Privado)

Mensaje por Tarja & Stephen Hauks el Lun Feb 01, 2016 9:45 pm

Como médico, Stephen había atendido lo mejor que pudo la herida, aunque no fuera por placer o vocación, por vez primera lo hacía a petición de su hermana. Si, era por ella realmente que él estaba enojado, porque en su mente pasaba miles de imágenes, miles de pensamientos que terminaban con su hermana muerta, ya antes había sentido aquel sentimiento de pérdida siendo uno al que no quisiera emular nuevamente, aun seguía tratándose con su hermana aquel momento fatídico.

Stephen se apartó inmediatamente y fue Tarja la que se acercó al joven con la sonrisa afable, ¿normal en ella? Puede ser, pero su sonrisa era una del corazón, no con la que suele atender a sus pacientes, quizás era de comprensión. Corrió en auxilio del joven sin pensarlo dos veces –Doctor Hauks, podría traer un poco de agua para el paciente y un poco de medicina para evitar el dolor– observa a su hermano que solo rueda los ojos en clara demostración de protesta pero cumple al pie de la letra el pedido que su hermana le ha hecho –Disculpa a mi hermano, es un poco exagerado y paranoico, como dijiste que te llamabas jovencito– trata de calmarlo creando una atmosfera de confianza.

Al regresar Stephen, cambia el semblante, porque ve trabajar a su hermana y por ello como profesionales que son respetan mucho el actuar del otro. Se acerca con una media sonrisa sin emitir palabra alguna, le ofrece al joven el agua con que está mezclada con unas gotas de medicina, unas mezclas de la medicina “común” y la “no convencional”. Algo que ayudaría a evitar el dolor –No llamaremos a la policía, no creo que hagan nada si no ha habido delito alguno. Así que estate tranquilo muchacho– la hermana asiente a las palabras de su hermano que va a sentarse sin quitarles los ojos de encima –Aunque no creo que deban quedar sin castigo, por qué no hacemos algo?– toma las manos del muchacho mirándole a los ojos.

–Por qué no nos ayudas a que apresen a los culpables, podemos decir que tu trabajas aquí con nosotros, que eres nuestro, como diríamos, ah sí, asistente, y que nos habías comentado del robo y por eso no pudieron efectuarlo, así todos ganamos– mira a los dos hombres, sobre todo a su hermano que tiene el rostro lleno de sorpresa y de estar a punto de negarse.

Aunque esperaba que el otro no se negara.


Tarja & Stephen Hauks
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 96
Puntos : 54
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 20/08/2013
Localización : En el Sanatorio / Hospital

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Suerte o infortunio? (Privado)

Mensaje por Cailen Gowan el Lun Feb 22, 2016 6:15 pm

No voy a mentir, me parecía sumamente interesante la dinámica que tenían los hermanos, porque, por un lado estaba la mujer que me miraba y atendía con ternura de madre a pesar de lo que acababa de pasar y, más importante aún, que yo había estado involucrado directamente con ello. Por otra parte, el hombre, como cualquier otro, quiso entregarme al principio y no lo culpaba, después de todo irrumpimos en el lugar para robar y sabía que si las cosas se hubieran puesto aún peores, probablemente hubiese sido otra persona la que habría acabado herida. Lo único que le impedía de ello era al parecer, el amor que le tenía a su hermana y su instinto de doctor. Me daba vergüenza pensar en lo que había hecho esa noche, sobre todo a alguien como ellos.

-Me llamo Cailen. -Dije en voz baja, manteniendo la mirada fija en el hombre que había ido por el agua. Ver al señor Hauks aproximándose no me era del todo cómodo, sin importar que ahora hubiese una sonrisa en su rostro, eso me hacía sospechar más de él, sobre todo con la actitud de hacía un momento, ¿y si la amabilidad era tan solo una trampa?.

Tomé el vaso con la mano temblorosa y di un sorbo, de inmediato notando en extraño sabor. -¿Entonces no van a arrestarme? -Inquirí un tanto incrédulo. Mis ojos yendo de un par a otro.

Lo siguiente que escuché me dejó estupefacto y a juzgar por la expresión del doctor, él tampoco se lo esperaba. En el momento comencé a plantearmelo dos veces, seguramente alguien se enteraría de que yo había sido un soplón, si aceptaba podrían matarme apenas pusiera un pie en la calle. Y eso no era todo, alguien podría desquitarse con la pareja delante de mí…

-De acuerdo, lo haré. -Bebí otro sorbo de agua, de pronto mi garganta se secó. -Pero… hay que hacerlo con cuidado… No voy a poder salir de aquí hasta que atrapen a todos los involucrados, con suerte también a alguien adicional. -Tenía que encontrar la forma de explicar todo rápido o corría el riesgo de que pensaran que sacaba provecho y no era así, tenía miedo de las consecuencias. -Si alguien se entera de esto… podría acabar muy mal, eso para todos nosotros...


Old stuff:



Venance, Amadeo y Cailen:


Gracias Selina:


Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 228
Puntos : 272
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Suerte o infortunio? (Privado)

Mensaje por Tarja & Stephen Hauks el Mar Mar 01, 2016 11:12 pm

Ante las palabras del joven la doctora meditaba en silencio sobre ello pues era algo que se le había pasado por alto; una mueca en su rostro indicaba que aquella idea había pasado ya por varias modificaciones y aun no le terminaba de convencer, su hermano la observaba detenidamente y verla de aquella manera con tanta ilusión de ayudar lo obligó a soltar un suspiro de rendición, elevó las manos a los cielos pidiendo algo de paciencia acercando con nueva actitud a su hermana y al chico.

–Por qué no hacemos mejor otra cosa– toca el hombro de su hermana para despertarla de aquel trance –en vez de que el joven vaya a la policía podemos pedir a uno de los inspectores que vaya con sigilo ya que se trataría de una banda peligrosa y lo que menos queremos es poner en riesgo la vida de la doctora Hauks y del joven Cailen, así que podría el joven solo dar información respecto al caso, claro que luego querrán ponerlo en custodia por ser cómplice, ahí entrarías tu Tarja– el semblante de la hermana cambia guiñando un ojo en confianza al joven –Entiendo, es lo más seguro para todos, y si te apresan Cailen– toma las manos del muchacho –Diremos que eres un amigo nuestro, un muy buen amigo y que trabajas aquí con nosotros, si preguntan lo del robo tranquilo yo hablaré con el inspector y lo convenceré de que no sabías, además si esos hombres son peligrosos como los pintas bien pudieron amenazar tu integridad– en un momento queda la habitación en silencio.

–Aunque podrían ellos estar esperando que llamemos a la policía para que se lo lleven o que lo hubiésemos matado, no sé cuál de las dos opciones sería la más acertada para hacerte desaparecer de la vista de aquellos tipejos– muerde su labio inferior mirando a los hombres –Stephen, tú crees que si se queda en nuestra casa un tiempo podría pasar desapercibido, podría salir por la puerta de atrás y nadie lo vería, llamaríamos a la policía y les contaríamos al inspector la idea y así harían como si se llevan a alguien, aunque no habría nadie, sería como un truco de magia– la expresión en el rostro de su hermano no le convence mucho y por eso mira al joven esperanzada en que acepte aquello –Por cierto, mi nombre es Tarja Hauks y él es mi hermano Stephen Hauks, tendremos que saber todo de nosotros si queremos decir que eres empleado nuestro– Stephen rueda los ojos tomando asiento con los brazos cruzados sin dejar de observar a su hermana con aquella ternura y protección.

No se podría decir la razón del por qué aquella doctoraba actuaba de aquella manera, quizás por su instinto maternal protector, un instinto que jamás pudo experimentar pero que anhela algún día tenerlo.

Tarja & Stephen Hauks
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 96
Puntos : 54
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 20/08/2013
Localización : En el Sanatorio / Hospital

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Suerte o infortunio? (Privado)

Mensaje por Cailen Gowan el Lun Mar 07, 2016 11:52 pm

Miraba de un lado a otro sintiéndome aún algo atontado por las medicinas así como por el dolor palpitante que aún seguía presente. Observaba esperanzado a la mujer, que tuviera una buena idea, una que pudiera mantenernos a salvo en ese embrollo en el que yo les había metido. Comencé a preguntarme entonces si haber sido yo el “rezagado” habría sido lo mejor pues en mi mente, las cosas habrían sido más sencillas si no hubiese sido así. Con cualquier otro lo arrestaban, probablemente no delataría a los demás y la historia habría concluido ahí pero no, como el universo simplemente gustaba de ponerme en situaciones más allá de incómodas, problemáticas.

Me encontré entonces en un duelo. No sabía qué hacer, la situación era muy tensa y cualquier solución que imaginaba acababa en desastre. Por fin se me ocurrió algo que podría funcionar. -Llamen a la policía. -Murmuré apenas audible, las palabras me pesaban mucho pues sabía lo que conllevaba. Por más que quisiera, no habría otra opción. -Ya lo he dicho pero lo repito. Yo no quería formar parte de esto, me amenazaron y no pude negarme… que venga el inspector aquí y le contestaré todas sus preguntas. -Tomé aire por un momento, cerré los ojos con fuerza tratando de alejar mi mente de los horribles pensamientos que estaban sobre mí. -Quiero que si me pregunte algo lo haga en su presencia. -Dirigí mi mirada a la pareja que me observaba un tanto atónita. -No quiero que el interrogatorio sea en la estación.

Un par de veces había terminado en la cárcel, sobre todo cuando era todavía demasiado joven e ingenuo para comprender la situación en la que me había metido y ninguna de esas veces había salido ileso de aquel edificio. -¿Puedo preguntar algo? -Cuestioné tímido de pronto. -Si me arrestan… ¿alguno de los dos podría acompañarme a la estación? -Tenía miedo de lo que pudieran hacerme los uniformados sin nadie que abogara en mi defensa.

Si todo resultaba bien, yo saldría sin un solo rasguño o con solo unos pocos, pondrían a un centinela a que vigilara la casa así como sus cercanías para proteger a los Hauks, de esa forma, atraparían a los verdaderos culpables que bien sabía que tarde o temprano iban a regresar.


Old stuff:



Venance, Amadeo y Cailen:


Gracias Selina:


Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 228
Puntos : 272
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Suerte o infortunio? (Privado)

Mensaje por Tarja & Stephen Hauks el Sáb Abr 02, 2016 8:30 pm

Insólito, lo que estaba ocurriendo frente a los dos doctores los desconcertó completamente dejándolos mudos por unos segundos que parecían más horas, largas e intermitentes. Ambos se quedaron callados y era más que obvio en sus rostros que aquellas palabras habían creado profundos estados en cada uno. Claro que más profundos en uno que otro.

El silencio se hizo visible pero se rompió con la sonrisa de Stephen que caminó hasta la puerta con un semblante serio y calmado –No detendré eso, era lo que debíamos hacer desde el principio– más su hermana aun no salía de aquel trance, seguía con sus ojos abiertos de par en par observando al joven pidiendo que le dijera con aquella mirada que todo era mentira, pero nada ocurría –Cailen, ¿por qué?– su mirada se tornó triste así como el tono de su voz que parecía que iba a romperse pero solo mostró una sonrisa cándida, de aquellas que muestra un profundo pesar y vacío.

El doctor se acercó tomando de los hombros a la mujer para evitar que se acercara al joven –Es lo que él quiera Tarja, no podemos hacer nada. Además es lo mejor, el pagará por sus crimines y todos contentos– le aparta las manos de su hermano directa a tomar las manos del joven con una sonrisa en su rostro –Es verdad, en algo tiene razón mi hermano, es tu decisión libre y voluntaria no podemos hacer más, aunque de mi parte haré de todo para que salgas de ahí lo más pronto posible– con firmeza sostiene las manos del joven mirando a su hermano para dejarle ir por la policía, pero sus manos temblaban –Te acompañaré y estaré contigo apoyándote en todo momento– sus manos temblaban más y más a medida que su corazón latía desbocado –Aunque te seré sincera Cailen, me da miedo, miedo por saber que un joven pagará por algo que no es su culpa, miedo por la justicia, he visto tantos casos y tantos otros en el consultorio de mi hermano y por eso temo que algo pase a alguien como tú, por eso te pregunto ¿estás seguro que no hay otra forma de hacer eso menos doloroso para todos?–

Su semblante es apagado y muy alejado, su hermano camina como si fuera un paseo nocturno directo a la comisaría esperando a que lo atienda alguien, como si realmente hiciera tiempo.


Tarja & Stephen Hauks
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 96
Puntos : 54
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 20/08/2013
Localización : En el Sanatorio / Hospital

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Suerte o infortunio? (Privado)

Mensaje por Cailen Gowan el Lun Mayo 09, 2016 9:39 pm

La situación del doctor me ponía más que nervioso de lo que ya me encontraba, el desdén que sentía hacia mi persona era más que evidente, pero aún así lo comprendía hasta cierto punto por más que me pesara, después de todo, prácticamente fui yo quien metió a todos esos ladrones a su hogar, destrozamos su casa y se llevaron algunas pertenencias costosas, si él no hubiera frustrado el asalto de la forma en la que lo hizo, posiblemente él, la joven o inclusive ambos, pudieron haber salido heridos.Ya me sentía fatal por lo acontecido, no quería ni imaginarme si a eso se le agregaba: víctimas inocentes.

La compasión que sentía… Tarja me daba una sensación de vulnerabilidad, como si me hiciera caer consciente de lo expuesto que estaba al mundo en realidad. No entendía por qué reaccionaba ella de tal forma, ¿por qué esa amabilidad? Su hermano era una historia totalmente diferente. -Es la única manera en la que ustedes saldrán ilesos. -Murmuré con un tono sombrío, posiblemente las palabras resultarían perturbadoras para ellos, pero mejor que supieran la verdad. -¿Cuánto tiempo me desmayé?  Creo que fue mucho… doctores, con todo respeto, ustedes no conocen el bajo mundo como yo. Sé que escuchar esto no será de su agrado pero ¿No se les ha ocurrido pensar que la casa está siendo vigilada en este preciso instante?- En cuanto las palabras salieron de mi boca la expresión de ambos cambió al desconcierto y la preocupación.

Solté un suspiro y por un momento estuve a punto de llevar mi mano a mi punzante cabeza pero la aparté en el último segundo, se supone que no debía tocar la herida o podría empeorarla. -Seguramente ya hay alguien en un tejado viendo si alguien entra o sale de la casa. Por eso es mejor llamar a la policía, que vengan aquí. Alejará a quien sea que esté de centinela por un par de días al menos. -El único e inevitable inconveniente era el interrogatorio que vendría con la visita de la policía, algunos se tornaban… agresivos, con tal de obtener las respuestas que deseaban, para ellos cualquier método era válido.

-Tendrán que llevarme a la estación, si no me ven salir de inmediato sabrán que estoy siendo su cómplice. Volverán a intentar entrar si eso pasa, pero vendrán armados…- Bajé la cabeza al imaginar ese escenario nuevamente. Todo era mi culpa, ahora el par estaba involucrado en algo peligroso todo por mi estupidez. - Por eso debo hablar con el inspector, explicarle la situación...


Old stuff:



Venance, Amadeo y Cailen:


Gracias Selina:


Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 228
Puntos : 272
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Suerte o infortunio? (Privado)

Mensaje por Tarja & Stephen Hauks el Sáb Jul 02, 2016 11:56 pm

La expresión de ambos doctores no era otra que el desconcierto, pero en el de Stephen solo había enojo un completo y visceral rabia que iba creciendo con la sola idea de que alguien podría lastimar la única familia que le quedaba en aquel mundo; mientras que para Tarja su temor radicaba en las miles de posibilidades que les podría ocurrir a los tres estando a merced de un montón de delincuentes que solo buscaban el mal camino.

Un suspiro soltó Tarja dejando un espacio para el joven, en su rostro se dibujó la preocupación por el plan ideado, pero más que nada con su mirada le daba aquel apoyo que el joven necesitara –Mi hermano irá por la policía, así ellos vendrán lo más rápido, es mejor que salgas tan furioso como puedas Steph– cierra los ojos justo cuando su hermano acepta caminando a la puerta –Eso es lo de menos, no me será difícil mostrar mi enojo ante lo ocurrido– al abrir la puerta y salir aun se podía escuchar como el doctor alertaba a los pocos vecinos y transeúntes de lo ocurrido, poco a poco alejándose y dejando los murmullos.

En el oscuro silencio, la manos de la doctora fueron a las del joven, y para evitar el tema de lo de la “calle” algo que preocupó mucho a Tarja, pero optó por obviar los temas hasta llegado el momento –No tengo mucho que ofrecer, creo que tengo algo de fruta o un sándwich de la tarde que no me terminé así como algo de café, aunque creo que ya está frio, si gustas. Iré por unas medicinas para que tomes y no te duela tanto el golpe que te ha dado mi hermano– le mira y en un momento no puede soportar más, quizás por ser parte de su profesión –¿Por cuánto tiempo has estado en las calles, Cailen? Realmente te enseña como dices– alisa su falda al ponerse de pie dirigiéndose a su oficina donde toma la comida y unas medicinas en gotero

Coloca unos cuatro gotas en el vaso con el café entregándole al joven –Si tomas esto te quedarás dormido por unas horas lo que nos ayudará con la policía, no solo tu tienes conocimiento de cosas que ocurren en la calle Cailen, nosotros también como médicos conocemos un poco lo que nadie quiere conocer o ver– sonríe aunque en sus ojos hay una profunda tristeza que no puede ocultarla.


Tarja & Stephen Hauks
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 96
Puntos : 54
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 20/08/2013
Localización : En el Sanatorio / Hospital

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Suerte o infortunio? (Privado)

Mensaje por Cailen Gowan el Miér Ago 24, 2016 8:17 pm

Observé al doctor salir de la habitación prácticamente echando humo por las orejas de lo molesto que estaba con toda la situación, no podía culparlo de nada, pero no significaba que por ello estuviera tranquilo con sus emociones a flor de piel, ya me había dado cuenta de que tenía la suficiente fuerza para dejarme inconsciente de un solo golpe, lo mejor sería no ponerlo a prueba. A mis oídos llegaron los murmullos que se oían en la calle. -Sí, es bueno alertar a los vecinos, así todos estarán al pendiente. Si algo parece fuera de lo común podremos saberlo antes de que algo malo vuelva a pasar. -Dije con un aire frío, como si no estuviera yo en medio de lo que ocurría, o que fuera el responsable, me comportaba como un observador más.

Estaba sumido en mis propios pensamientos, intentando hallar la forma de solucionar este embrollo, pensaba en qué hacer cuando llegara la policía a investigar cuando un suave pero firme tacto en mis manos me trajo de vuelta a la realidad, sostenía mis manos con preocupación casi maternal, el contacto físico no era muy bienvenido para mí, sin embargo la dejé hacer, intentando con todas mis fuerzas disimular la incomodidad que estaba sintiendo. Sin embargo no pude evitar soltar un suspiro de pesadez. -Pues… desde que llegué a Francia cuando tenía diecisiete, los callejones han sido mi hogar desde entonces. No debería tratarme con esa hospitalidad ¿sabe? le he causado mucho daño a usted y a su hermano, intencionalmente o no. Aceptaré lo que me ofrece de igual manera pero en verdad no es necesaria su caridad.

Asentí ante las indicaciones de la medicina que estaba en el café, por lo que preferí dejar eso al último. Comí en silencio lo poco que me ofrecía, feliz de aliviar el hambre canina que estaba sintiendo hasta que no quedó ni una migaja. Contemplé por un momento el no beber el café pero lo pensé otra vez, si las cosas se ponían feas era posible que mi descanso se viera perturbado, mejor dormir ahora que tenía la oportunidad. -Me imagino que para cuando despierte habrá llegado la policía. -Murmuré mientras llevaba la taza a mi boca y bebía todo el contenido de un trago, medio asqueado, la medicina le había dado una cualidad agria a la bebida. -Sé que ustedes también lo ven. Puede que esté equivocado pero creo que es por eso que decidieron asaltar el lugar, algún paciente suyo ha visto los costosos instrumentos y reliquias y ha expandido el rumor. No sé qué tan cierto sea pero es la mejor pista que les puedo dar. -Conforme hablaba sentía los párpados más y más pesados, solté un bostezo y me recosté sobre la mesa a dormir.

Fue el sonido de un gallo el que me despertó, luego la luz del sol que comenzaba a salir anunciando el nuevo día. Al principio me sentía perdido, pero luego recordé todo lo que había pasado, parecía ser que dormí hasta que amaneció, giré la vista de forma lenta y cansada, un hombre en uniforme estaba de pie contra la pared en posición firme. -Ya despertó. -Anunció sin emoción alguna mientras sacaba la cabeza hacia el pasillo, al instante la habitación se inundó de gente. Oficiales de policía, los doctores y el inspector en persona.


Old stuff:



Venance, Amadeo y Cailen:


Gracias Selina:


Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 228
Puntos : 272
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Suerte o infortunio? (Privado)

Mensaje por Tarja & Stephen Hauks el Dom Oct 02, 2016 11:54 pm

En silencio se quedó la doctora cuando el joven expresaba lo que ha sido su vida, con una cálida sonrisa le miró por unos minutos hasta que la medicina surtiera efecto, luego de ello como una profesional que era se mantuvo a su lado cuidándolo y velando por sus signos vitales hasta que llegara su hermano. El ver al joven dormir tan plácidamente le recordó lo poco que él y su hermano habían logrado ello, el poder descansar en las noches aun con aquellos medicamentos nunca terminaba bien la noche para los dos. Un suspiro de tristeza dejó escapar por unos momentos hasta que la voz de su hermano llegó en compañía de otros hombres que la miraba con severidad ¿Cuántas veces no ocurría lo mismo?, ella simplemente sonrió como muestra de sus modales, pero no les dejaría fácil a aquellos hombres.

Toda la noche se mantuvieron hablando y aunque su hermano trataba de que no se involucre mucho ella no aceptaba ello hablando, aunque el otro hombre prácticamente le gritaba, pero ay de los dioses si la doctora se llegase a enojar, a ella era mejor mantenerla calmada como buena psiquiatra o de lo contrario terminaría haciendo sufrir a aquel que la llevado a esos extremos. La sonrisa de la doctora iba cambiando a medida que los gritos del políca y los malos tratos de los demás oficiales se hacía evidente y aun con la mediación de su hermano le fue inevitable que la doctora atacara a los oficiales con sus palabras mordaces, ella había observado a cada uno y con ello la bastó para sacar sus personalidades y hasta los miedos más profundos, ya trabaja con ello con su hermano así que no le era difícil. De un momento se quedaron todos callados escuchando con calma las explicaciones de la doctora sobre los hechos ocurridos en la noche. De momentos miraba al joven que yacía en una de las camillas sonriéndole como esa calidez de amiga, de madre, de mujer.

Al cabo de unas horas se acercaron al joven con la promesa de interrogarlo y tenerlo en un celda por unos días, hasta que den con aquellos delincuentes, ahora solo tenía que esperar. El doctor se retiró a casa porque en ese día no atenderían a nadie, aun con la cantidad de gente que estaba alrededor intentando curiosear lo ocurrido, algo que lo molestó, mientras tanto la doctora se quedó junto al joven hasta que despertara. Al menos eso podría hacer por él.

Espero y espero hasta que el sueño le ganó quedándose dormida unos momentos en aquel sillón, justo cuando su hermano llegaba para llevársela y ahora se encontraban con el inspector, un hombre con una mirada severa. Ahí iba el doctor explicando lo ocurrido nuevamente, esta vez sin la presencia de su hermana –No señores, mi hermana no intenta cubrir a los ladrones y este no es un auto-robo, simplemente que ella no soporta el maltrato y lo injusto que están tratando a aquel muchacho, no cree que es demasiado la horca para aquel joven, cuando los verdaderos criminales están sueltos, además ese niño se ve como si realmente pudiera maquinar un plan así, claro que no, por favor no se insulten con sus deducciones, a simple vista se ve que el joven por su masa muscular no tendrái la suficiente fuerza para anudar las soga de esa manera, además de poder llevar el equipo completo, por otro lado el presenta un cuadro severo de desnutrición y problemas de salud ¿podría haber hecho todo solo? No, necesitaría la ayuda de máximo tres o cuatro individuos de contextura más gruesa y estoy seguro que entre ellos está el verdadero culpable de esto– la discusión no avanzaba, pero al menos se acordó en que pasara un día en prisión para investigaciones e interrogaciones.

Ahora solo quedaba decirle a su hermana y al implicado en cuestión.


Tarja & Stephen Hauks
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 96
Puntos : 54
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 20/08/2013
Localización : En el Sanatorio / Hospital

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Suerte o infortunio? (Privado)

Mensaje por Cailen Gowan el Dom Nov 13, 2016 5:15 pm

Observé a los presentes con expresión temorosa, más que nada al inspector con quien ya me había topado, le conocía, a él y a sus violentos métodos de “interrogación”, había tenido la mala suerte de caer bajo sus garras al menos un par de veces antes, la primera fue por ingenuidad, creer que si confesaba un robo pequeño (De un trozo de pan), él cumpliría su promesa de dejarme libre pero comprometerme a pagar lo que había hurtado, ¡Tonto, tonto! Pasé dos días tras las rejas solo por entretenimiento suyo, recuerdo que en ese entonces tenía dieciocho y apenas unos meses de llegado a la ciudad. La segunda vez, que me atrapó con las manos en la masa, me negué a confesar nada pues conocía sus engaños, aquello no me costó ningún día en la cárcel pero sí una semana en el hospital de beneficiencia. Y ahora, pobre de mí, estaba condenad a una tercera ronda con ese hombre de mirada severa e intenciones oscuras.

Sentí mi cuerpo estremecerse al verlo, en mi estado de semiconsciencia ocurrido cuando estaba despertando, alcancé a escuchar la palabra “horca”, aquello me ponía los pelos de punta ¡No podían llevarme a la horca! ¡Eso no era parte del plan! Se suponía que solo me encerrarían ¿qué? Dos días y ya, máximo. No era posible que me estuviesen condenando a muerte. Dos hombres uniformados se me acercaron y alzaron de la mesa, sin mayor preámbulo fui esposado con las manos tras mi espalda y me forzaron a caminar hacia la entrada. Aquél paseo hasta el coche de policía fue humillante, todo el cuerpo de policías presente se fijó en esa imagen mía, unos curiosos y por supuesto, los hermanos. Bajé la mirada melancólico y avergonzado por todo aquello, reparando en ese momento que mi ropa seguía cubierta en hollín.

Me subieron al coche y a los pocos minutos este arrancó y poco a poco nos fuimos alejando de la propiedad, y sentí más miedo que nunca.

En la estación de policía pasó lo que ya me esperaba y cuyos detalles quería ahorrarme. Fue la misma pregunta una y otra vez ¿tú fuíste el de la idea, sí o no? Y la misma respuesta también, “yo no he sido” y decir la verdad me costó un tormento, porque no podía responder quién era el culpable, porque ni yo tenía idea, de todo el elenco que participó en esa escena del robo conocía a uno nada más, a los otros nunca los había visto, se los describí detalladamente pero la pregunta no cambiaba.  Dio el amanecer y fui sacado de la celda y metido de nuevo en el coche de policía, me sentía cerca de colapsar exhausto  en el viaje pero por fin llegamos al consultorio, donde el señor Hauks estaba esperando a mi llegada. Llegamos y de inmediato me bajaron y liberaron de las manos, un leve cruce de palabras que no alcancé a escuchar y se fueron rápido.

Me quedé de pie con el cuerpo flojo y cabizbajo, sintiendo que caería en cualquier momento. Vi la sombra del señor Hauks cubriendo la mía y alcé la vista un tanto débil, dejando ver mi ojo morado y la mejilla inflamada por una bofetada,  cortesía del inspector.


Old stuff:



Venance, Amadeo y Cailen:


Gracias Selina:


Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 228
Puntos : 272
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Suerte o infortunio? (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:08 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.