Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Argent versus Acer (privado)
Hoy a las 2:05 am por Nymeria Argent

» REACTIVACIÓN DE PERSONAJES
Hoy a las 1:12 am por Jensen

» Rumores en el viento {Yulia Leuenberger}
Hoy a las 12:47 am por Yulia Leuenberger

» Lago en el Cielo [LIBRE] | Flashback
Ayer a las 11:42 pm por Chantelle Reuven

» Nostalgia - privado - Suni
Ayer a las 11:41 pm por Suni Kang

» Cada quien tiene su morbo - Kenner C-
Ayer a las 11:36 pm por Kenner Clapton

» Tú y yo [Privado]
Ayer a las 11:19 pm por Zenevieva Nikoláievich

» The life together [Luba]
Ayer a las 11:04 pm por Lisandër

» Always here I'll wait
Ayer a las 11:02 pm por Chloé Hohenzollern



Dreaming II [Privado]

Ir abajo

Dreaming II [Privado]

Mensaje por Vladmiri V. Mckennitt el Miér Sep 16, 2015 2:03 am

Si la firmeza de unos sentimientos
o el solo pensamiento me bastara,
podría el mundo terminar mañana
que tú jamás conocerías tumba.

—A.E. Housman.



¿Qué iba a hacer ahora? ¿Cómo iba a negarse a aquella mirada de suplica de Chantry? Ella prácticamente le imploraba que quería salir de la tranquilidad de la biblioteca porque no se sentía muy a gusto en ese lugar, no era necesario preguntarle, se le notaba a simple vista. Vladmiri tenía que reconocer que Chantry y él eran muy diferentes, la cambiante era una chica alegre, extrovertida y con una personalidad radiante, de en cambio él era mucho más tranquilo y hallaba en un libro el entrenimiento necesario como para no querer salir de casa. También, era lógico y muy comprensible, que estando en una ciudad completamente nueva y desconocida, quisiera recorrerla, conocer cada esquina y disfrutar de lo nuevo que pudiera ofrecerle y dada la naturaleza curiosa de la chica, Vladmiri terminó aceptando, rindiéndose ante aquella idea. Quizás era porque muy dentro de él no quería dejar a un lado una oportunidad como esa.

Recordó, en ese lapso de tiempo en que pensaba su respuesta, que hacía mucho tiempo que ambos no estaban en completa soledad y desde luego, cuando iniciaran las responsabilidades para con Agartha, aquella amistad debía dejarse a un lado y centrarse en lo verdaderamente importante. Y eso era lo que preocupaba a Vladmiri, él no quería arruinar su relación con Chantry, se negaba hacerlo.

Entre un suspiro y un par de palabras más, dejó a un lado aquel raro libro, evitando, esta vez, la mirada de la muchacha para no evitar liarse con los extraños nervios que sentía en ese momento.

—Bueno, supongo que podré leer este libro en otra ocasión y como no debo actuar como un maleducado, íremos a recorrer la ciudad, ¿de acuerdo? —Dijo con voz animada—. Aunque dadas las circunstancias, sólo estaremos por lugares cercanos... Quiero evitar las aventuras problemáticas, al menos, por hoy. Con Loreena me basta y me sobra.

Viró los ojos al recordar a su prima, aquella que terminaba metiéndolo en líos innecesarios. No podía negar que era divertido y que siempre descubrían algo nuevo, pero esa vez estaba tan cansado mentalmente, que no quería otra cosa que sólo pasar un día en completa calma. Primero pensó en el museo, sin embargo, aunque a él le encantasen esos sitios, Chantry se aburriría, así que descartó la primera opción de inmediato. París era una ciudad entretenida y podías encontrar de todo a pesar de que las costumbres de las personas, a veces, eran un tanto aburridas. Vladmiri se quedó con la sensación de estar en un callejón sin salida mientras iba camino a la salida de la biblioteca junto con su compañera, en ese momento, cuando los rayos del sol golpearon su rostro, aquel ataque desprevenido de la luz solar le hizo recordar a un lugar en especial en el que de seguro la muchacha iba a divertirse.

Con las manos en los bolsillos, caminó al lado de la joven cambiante, hacía memoria del trecho que los dirigía al parque de diversiones de la ciudad. En un principio no quiso contar absolutamente nada, pero el misterio poco le duraría.

—Quizás te agrade más la idea de corretear por las zonas boscosas de la ciudad, pero ¿qué tal el parque de diversiones? Digo, he ido un par de veces con Loreena es un lindo lugar, entretenido... Tienes que conocerlo. Estoy casi seguro que te gustará, ¿qué dices?



Última edición por Vladmiri V. Mckennitt el Mar Dic 15, 2015 2:08 am, editado 1 vez


And...:

avatar
Vladmiri V. Mckennitt
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 50
Puntos : 68
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Chantry Vilhjalmsdottir el Mar Oct 13, 2015 11:08 pm

No había apartado los ojos de él en toda la visita
Marc Levy


Le daba igual haber permanecido en la biblioteca o en cualquier otro lugar al que Vladmiri le hubiera llevado, para ella lo único importante y que realmente valía le pena, era pasar tiempo al ladro de aquel gato que tanto le gustaba. Hubiera resistido incluso tener que leer cien hojas del libro más aburrido del mundo, todo con tal de verlo a él. Aún así, Vlad pareció notar aquello que ella no se atrevía a decirle aunque seguramente su inquietud y cara decían todo en lugar de ella.

Una enorme sonrisa apareció en los labios de Chantry en el momento que sintió que le había ganado a un aburrido libro. Ella sabía lo mucho que al gato aquel le gustaba la lectura y cuanto deseaba él aprender tanto como fuera posible, así que saberse la triunfadora le llenaba de animo, con todo y que quizás fuera simplemente amabilidad y una tontería que se alegrara de aquella manera.
¡Me parece perfecto! – respondía al tiempo que se paraba abruptamente de la silla donde se encontraba sentada – a donde vayamos será excelente, después de todo no conozco mucho y será agradable ver al menos un poco – si era mera amabilidad de parte de Vladmiri, no importaba. Chantry quería pasar el tiempo con él, quería disfrutar tanto como fuera posible a su lado. Agartha era demandante, todos los sabían así que seguramente era cuestión de tiempo para que los ratos libres se tornaran inexistentes y antes de que llegaran a ese punto, ella planeaba guardar tantos recuerdos agradables como le fueran posibles al lado de Vlad – y vamos, Loreena es una excelente persona es tan creativa  y peculiar – la prima del gato era una bruja que le agradaba demasiado a Chantry, tanto que ella estaba dispuesta a lanzarse a las aventuras que Vlad se negara a llevar a cabo con ella – además de que los problemas siempre existen, solo que es probable que los que enfrentas con ella sean diferentes a los que vives diariamente – de sobra sabía que ambos primos se adoraban, pero de vez en cuando era bueno hacer que el gato recordara que con su prima vivía cosas que no con todos podía experimentar.

Andando a la salida, Chantry andaba con paso animado, dando algunos saltitos cada vez que le era posible. Lo último que se imaginó de la visita a Vlad a la biblioteca era que terminarían saliendo juntos a dar un paseo, si bien le agradaba pasar el tiempo haciendo cualquier cosa al lado del cambiante, salir a caminar con él le daba la sensación de que podían llegar a ser algo más que amigos.

Sin tener la menor idea de a donde es que se dirigían, la canina seguía a Vlad quien se mostraba renuente a contarle acerca del destino de ambos. Los ojos de la canina se iluminaron al escuchar la palabra parque de diversiones y de inmediato dio un abrazo al gato.
¡SI QUIERO IR! – gritó con entusiasmo, captando entonces que estaba abrazando al gato – Lo siento – dijo con las mejillas sonrojadas y la cabeza gacha, se separó de él y se aclaro la garganta – Me… me parece una buena idea. Nunca antes he ido a un parque de diversiones así que será algo nuevo para mi – observo entonces al gato y le sonrió – Muchas gracias Vlad, y lamento haber arruinado tu tarde de lectura – aquello último era una mentira. Chantry lo quería con ella siempre, no con los libos.



el hecho de conocerte me permitió saber lo que significa amar de verdad

Agartha:

Time:
Chantry:

avatar
Chantry Vilhjalmsdottir
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 68
Puntos : 97
Reputación : 47
Fecha de inscripción : 22/10/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Vladmiri V. Mckennitt el Mar Dic 15, 2015 2:06 am

No sé qué puede aliviar mi pasado,
Ni cómo llamar a eso que deseo;
La pasión de mis sentimientos
Ruge como un tigre encadenado.

—Amy Levi.



Nada le alegraba más que Chantry se sintiera a gusto a su lado, a pesar de su cansancio, la energia de su compañera lo mantenía despierto y eso era más que suficiente para cambiar de planes.

El parque de diversiones, entre tantos lugares, era uno de sus favoritos, en especial cuando quería divertirse. Fue, quizás el primer sitio a donde fue llevado cuando estuvo en París por primera vez y justo que Chantry lo conociese en su primera visita a la ciudad, lo convertiría en algo muy especial para él. Vladmiri se entusiasmó mucho con la idea; sus mejores recuerdos estaban relacionados con el Luna Park y quería que aquella joven, que ahora estaba a su lado, fuera parte de ellos. Además, ya tendria tiempo para poder leer ese libro que tanto le interesó, siempre podía hallar alguna excusa buena para visitar la biblioteca a solas. No era la primera vez que lo hacía.

Las palabras de entusiasmo de Chantry le hicieron sonreír. Ambos eran tan diferentes y tan iguales a la vez que pensar en ello le hizo sentir una extraña sensación en el estómago y sintió sus mejillas encendidas en ese justo momento. Tuvo que mirar hacia otro lado y pensar en algo diferente, evadiendo la mirada de la chica.

—Si mi instinto no me falla, debe ser por aquí —mencionó, fingiendo que observaba todo el paraje que los rodeaba. Era obvio que mentía, él se sabía muy bien el camino. Ya lo había recordado bastante bien—. Y no, Loreena no es peculiar, quizás creativa... Pero peculiar nunca. Sólo le gusta meterse en problemas y es más terca que una mula. —Observó a la chica y frunció el ceño, no le gustaba dar su brazo a torcer, pero ella tenía razón—. Bueno, sí, en eso... Te doy la razón, no siempre puedes disfrutar de momentos como esos. Pero no significa que estemos metiéndonos en líos porque ella haya amanecido un día con espíritu de cazadora de tesoros y vete a saber en qué otra cosa más. Mucha adrenalina terminará matándome.

Exhaló con cierto cansancio. Recordar todas las situaciones en las que había estado por inventos de su prima, le agotaban un poco el pensamiento. Sin embargo, no podía engañarse, todas aquellas aventuras terminaban divirtiéndole, además de casi infartarlo en más de una ocasión.

—Que bueno que... —Se quedó observando a la muchacha quien lo abrazaba y no supo qué hacer—. Te haya agradado la idea.

Sus últimas palabras sonaron como un murmuro. No se esperaba esa reacción por parte de la cambiante y pues, tampoco supo cómo reaccionar, todo había transcurrido demasiado rápido. Vladmiri no estaba acostumbrado a esas cosas, más bien era un muchacho un tanto reservado y aunque se sintiera feliz, hacía todo lo posible por guardar la compostura. Pero conociendo a Chantry, lo único que hizo fue sonreír cuando ella se disculpaba y notó su rostro estaba completamente sonrojado.

Le hizo un ademán con la mano y esta vez fue él quien le abrazó.

—No te preocupes, no interrumpiste nada, tampoco tienes porque agradecerme. Lo hago porque quiero —se separó de ella y le tomó de la mano—. Y ya estamos bastante cerca del Luna Park. Mejor nos damos prisa o se nos acabará el día en disculpas innecesarias.

Ignorando todo lo demás y con más entusiasmo que antes, la jaló y la guió por el trecho que les quedaba por llegar al parque de diversiones, en el que estuvieron en poco tiempo.

—Bienvenida a París.




And...:

avatar
Vladmiri V. Mckennitt
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 50
Puntos : 68
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Chantry Vilhjalmsdottir el Mar Ene 19, 2016 10:25 pm

Desconocía el camino que el felino planeaba tomar, aún así, arrugó la nariz ante la inseguridad que él expresaba sobe el camino a seguir.
Tu instinto es increíble, así que dudo que vaya a fallarte en esta situación además de que eres muy inteligente como para perderte tan fácilmente  – aseguraba al gato, dándole ánimos que él realmente  no necesitaba. Mientras tanto eran sus ojos los que analizaban detenidamente cada una de las calles que tomaban y las cuales para la canina, si eran algo completamente nuevo – No seas exagerado, a mi me fascinaría salir con Loreena, de hecho… la siguiente ocasión en lugar de venir a buscarte a ti, iré a verla a ella – los ojos de Chantry fueron entonces a posarse sobre los ajenos y le mostró la lengua a manera de juego. Una enorme sonrisa apareció en sus labios e infló el pecho con orgullo al escuchar como Vladmiri aceptaba que al menos en algo tenia la razón – Ya lo sabía yo, adoras a Loreena y por eso es que aunque se metan en problemas, nunca vas a dejar de seguirla – En ciertos aspectos, Chantry envidiaba la relación entre los primos, ya que ella hubiera ofrecido todos sus bienes materiales con tal de pasar una aventura más con su hermana, de quien ya tenía años sin saber. Pensar en ese hecho, ensombreció la mirada de la cambiante, quien necesito sacudir la cabeza de un lado otro para animarse a si misma y regresar a la conversación que llevaba con Vlad – No seas dramático – se recargó de manera ligera en él – No vas a morir por exceso de adrenalina – Ella no iba a permitir por ningún motivo que él muriese antes que ella, aunque claro, ese era su secreto.

Su reacción cargada de entusiasmo le llevó de manera inevitable a sentirse apenada de sus propios actos. ¿Cómo se le ocurrió abrazarlo de una manera tan repentina? Y no era que no desease hacerlo, sino que simplemente no le parecía lo correcto, por más que su cuerpo entero le gritase que no se apartara nunca de él.
Es muy buena idea – susurró con las mejillas encendidas y la mirada aún lejos de la del gato, preguntándose cómo es que haría para fingir normalidad en lo que les quedara de tiempo juntos ya que creía que el sentimiento de vergüenza sería mayor. Sus cuestionamientos mentales sin embargo, fueron interrumpidos por las palabras amables del felino y la mano que tomó la de Chantry. La canina se quedó completamente sin palabras, algo que era muy complicado para ella, atinando únicamente la cambiante a observar las manos de ambos y caminar como en estado de trance al lado del gato. ¡Aquel día era absolutamente increíble! No solo podía pasarlo al lado de su amado Vlad, sino que además lo abrazó (algo que a él no le molestó) y ahora, andaban de la mano tranquilamente por París, como una verdadera pareja de jóvenes enamorados.

Enfrascada en lo maravilloso que resultaba todo, Chantry no se dio cuenta del momento concreto en que llegaron a la entrada de Luna Park, mucho menos se percato de las calles que siguieron para llegar hasta ahí; de hecho, lo único que le llevó de regresó al presente, fue la voz del gato.
¿Qué? – preguntó aun sintiéndose perdida en sus propios pensamientos pero siendo el momento en que sus orbes se centraron más allá del felino cuando sus mirada adquirió un brillo más infantil y juguetón – ¡No puede ser! – exclamó, sujetando la mano de Vlad con las dos suyas y dando saltos de felicidad. Luna Park tenía ese efecto en aquellas personas que aún poseían un espíritu infantil, les volvía felices y les invitaba con sus colores, sus risas, sus atracciones y sus caramelos a pasar un buen momento en compañía de otros  – Este lugar es increíble – su sonrisa se extendió en sus labios, antes de ser ella quien tirara de la mano del gato para llevarle dentro del parque – ¿Qué hacemos primero? ¿Comemos algo? ¿Nos subimos a un juego? ¿Qué es lo que más te gusta hacer aquí? – las preguntas fluían con una rapidez asombrosa y nuevamente el entusiasmo se apoderó de ella. Sin ninguna duda, aquel era el mejor día de su vida.



el hecho de conocerte me permitió saber lo que significa amar de verdad

Agartha:

Time:
Chantry:

avatar
Chantry Vilhjalmsdottir
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 68
Puntos : 97
Reputación : 47
Fecha de inscripción : 22/10/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Vladmiri V. Mckennitt el Jue Mar 17, 2016 9:20 pm

Luna Park sería un buen lugar para llevarla en su primera visita a París. Él no solía frecuentar esos lugares tan abarrotados de personas, pues, prefería la tranquilidad del bosque o de la biblioteca para poder leer en paz, cuando no estaba metiéndose en problemas con su prima. Pero no pudo negarse a la petición de Chantry, por más que el cansancio le tuviera la mente dispersa, se sintió incapaz de negarse a la posibilidad de estar todo un día a su lado. Con tan sólo verla sonreír y divertirse, era más que suficiente.

Vladmiri solía preocuparse demasiado por aquellas personas que apreciaba y no le importaba sacrificarse por ellas. Era un muchacho muy noble y de buenos sentimientos; además, de poseer una paciencia casi inagotable. Por más que alguna cosa que le molestase, Vladmiri jamás mostraba abiertamente su molestia. En realidad, él sólo ignoraba cualquier situación que pudiera cambiarle el humor precipitadamente.

Apenas llegaron a la entrada del parque, Chantry no dejó a un lado su emoción y esa actitud, tan propia de una niña, sacó una sonrisa en Vladmiri, quien aún no le soltaba la mano y cuando cayó en cuenta que la estrechaba de la manera en que lo hacía, se sintió apenado y la soltó, aclarándose la garganta y mirando hacia otro lado.

—Ahm, ¿Lo que más me gusta? —Preguntó sorprendido, pues, él no era tan amante de las atracciones de aquel lugar. Era una verdadera vergüenza—. Bueno, es que, las veces que he venido... Uhm, no me subí en ninguno de los juegos. —Admitió con mucha pena, bajando la cabeza, mientras se rascaba la mejilla—. ¡Ya sé! Podría compensar ese desconocimiento hoy, contigo... Aquí. Quise decir, podemos subir juntos en varias atracciones del parque y así, ¿qué dices?

Las palabras no salieron con tanta fluidez como esperaba. De nuevo lo invadieron los nervios; sólo con Chantry se ponía de esa manera y a veces no hallaba cómo remendar ciertas actitudes que tomaba. Y lo que más le indignaba es que ya era un adulto, a pesar de tener una apariencia tan longeva. Vladmiri se sentía como un niño y hasta se consideraba lo bastante torpe cuando estaba al lado de la cambiante, aunque ella le intentara hacer ver que no era cierto. Debía aprender a controlar ciertas cosas o simplemente tomar las riendas de sus emociones y organizarlas mejor. Ese día tendría que hacerlo si o si, porque quizás, ya no tendría más oportunidades para hacerlo.

Sólo la miró y esbozó una sonrisa. Se decidió, nuevamente, por tomarla de la mano y arrastrarla al parque, no esperó respuesta alguna, sólo siguió su instinto, tal y como Loreena se lo había indicado hacía varios días atrás.

—Como la invitada eres tú, decidirás lo que haremos primero, ¿vale? Tenemos todo el día para estar aquí y sólo quiero que te diviertas mucho.


And...:

avatar
Vladmiri V. Mckennitt
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 50
Puntos : 68
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Chantry Vilhjalmsdottir el Sáb Mar 19, 2016 11:10 pm

Haber sido arrastrada entre ensoñaciones al parque de diversiones de París, era sin duda de lo mejor que podía estarle pasando en aquellos momentos. Chantry no solo tenía pues la oportunidad de estar al lado de Vlad, sino que además, se sentía la triunfadora de la tarde al haber arrancado la atención del felino de los libros que antes devoraba en la biblioteca. La canina sabía que para el gato, los libros eran parte de las pasiones de su vida, así como el estudio y pasar las horas en soledad, sin embargo, ella siempre trataba de arrancarlo de todos esos asuntos, con la única intención de tenerlo para ella, por más egoísta que se sintiera después; sin embargo ese día en lo último que podía pensar era en sentirse mal. La mano del felino sujetaba la suya con fuerza y pese al sonrojo en sus mejillas, así como las miradas indiscretas de las personas en la calle que les cual si fueran una pareja en una cita romántica, Chantry no le soltó.

La emoción que experimento en el instante en que sus ojos se posaron sobre las enormes atracciones y el colorido del parque, no lo podría haber ocultado aun de intentarlo, así que dejándose llevar por la emoción, se abalanzo a Vladmiri para después, tirar de él hasta entrar de una vez y por todas a Luna Park. Con el entusiasmo de cualquier cambiante canino, Chantry cuestiono a su acompañante, esperando que fuera no solo su guía entre las calles de París, si no también en aquel mágico lugar.

Sí, ¿Qué es lo que más te gusta hacer cuando vienes aquí? – los ojos de la cambiante se mantenían fijos en los ajenos, tratando de mostrar normalidad y no parecer decepcionada por el hecho de que ya no sujetase más su mano. Por un instante creyó que el que no le sujetara la mano era la peor de las desgracias, pero al escucharle confesar que nunca antes se había subido a las atracciones del parque, Chantry olvido su propio pesar para mirarlo con sorpresa. – ¿Nunca? ¿A ninguno? – incrédula de lo que hasta sus oídos llegaba, cuestiono nuevamente al felino que no debió responder nada, pues el que bajará la cabeza era respuesta suficiente. Sin haberse dado cuenta, la canina había llevado su mano derecha hasta su pecho en un intento de calmarse a si misma después del shock recibido; ¿Cómo es que él no se había lanzado a la aventura de probar todos y cada uno de los juegos? ¿Sería que tampoco se atrevió a probar las manzanas con caramelo y los dulces ofrecidos en aquel lugar? Aquello era simplemente algo imposible, Vlad necesitaba probar la diversión que Luna Park prometía y ella, se encargaría al menos un poco de eso. Decidida pues a ser la compañera en aquella travesía del felino respecto a diversión, Chantry escuchó con atención las siguientes palabras mencionadas por Vlad y una enorme sonrisa ilumino su rostro al notar que no era la única que deseaba que juntos, se lanzaran a la aventura.

Los cambiantes eran muy diferentes entre sí y no era para menos. Las razas de ambos eran opuestas, al igual que sus gustos y aún con esos detalles, eran perfectamente capaces de adaptarse de cierta manera a lo que el otro le gustaba y deseaba, llevando a su vez un poco de su propio mundo y manera de ser al del otro. Explorar el parque entre ambos, sería entonces no solo una gran aventura sino como siempre una manera de seguir adaptándose el uno al otro.
¡Me encantaría! – soltó de golpe – Conoceremos el parque juntos, probaremos la comida y nos subiremos en todas la atracciones – con una mirada llena de ilusión, Chantry dirigió sus ojos a las coloridas atracciones. Dispersa nuevamente mientras observaba todo, su mano fue nuevamente tomada por el felino quien la arrastró de regreso al presente para juntos, comenzar a andar.

Nos divertiremos juntos Vlad – arrugó la nariz, apretando su mano y caminando a su lado – También quiero saber que es lo que te gustaría hacer a ti porque sería aburrido si soy la única que decide a donde vayamos – se quedó en silencio unos segundos, los necesarios para que la idea perfecta viniera a su mente – ¡Ya sé! Elegiremos una vez cada uno la atracción a la que queramos ir, así será mejor para ambos – una sonrisa de satisfacción adornó su rostro y observaba a Vlad cuando la atracción a la que primero deseaba ir, apareció frente a sus ojos – ¡VAMOS AHÍ! – gritó, estirando la mano libre para señalar una carpa que aseguraba ser la casa de los mil espejos y sin aguardar una respuesta de su compañero, comenzó a andar, llevando junto a ella al felino. Chantry nunca había asistido a algún parque y mucho menos a atracciones como aquellas, pero los rumores decían, que las casas de espejos eran perfectas para comenzar a divertirse.



el hecho de conocerte me permitió saber lo que significa amar de verdad

Agartha:

Time:
Chantry:

avatar
Chantry Vilhjalmsdottir
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 68
Puntos : 97
Reputación : 47
Fecha de inscripción : 22/10/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Vladmiri V. Mckennitt el Dom Mayo 01, 2016 8:04 pm

Aburrido...

Las palabras de Loreena retumbaron en su cabeza al hallarse a sí mismo tan desconcertado por nunca haberse atrevido a explorar más exhaustivamente el parque diversiones. Aunque sabía de la existencia del lugar, que incluso estuvo ahí un par de veces, no había subido a ninguno de los juegos; los consideraba muy extremos para su gusto y él ya tenía demasiado con las ocurrencias de su prima. Convivir con Loreena ya era tener una vida con mucha adrenalina de por medio y sumar más "emociones innecesarias, era algo que definitivamente no quería. Sin embargo, al encontrarse con Chantry, percatándose de que si era todo un aburrido, hizo que se sintiera culpable por algo que no comprendía del todo.

Vladmiri siempre había sido un ratón de biblioteca, alguien que gustaba estar tranquilo y sin tanto ajetreo en su vida. Quizás se debía a su naturaleza felina o simplemente era su forma de ser, sin ningún tipo de condicionamiento, sino, la simple naturaleza de cada habitante de este mundo. Con Loreena había aprendido a dejar atrás la complejidad y los miedos, de lanzarse a la aventura y a lo desconocido sin pensárselo dos veces. Y aunque en ciertas ocasiones le disgustaba, ahorita lo agradecía. Ahorita que estaba con la única chica que lo hacía sentir verdaderamente nervioso, como un adolescente enamorado.

—¿A todas? —Soltó cuando finalmente su estado de culpabilidad lo abandonó—. Digo... Sí, claro, nos divertiremos. —Asintió, convenciéndose a sí mismo de sus palabras, observando incrédulo las atracciones del parque, mareándose nada más al ver el carrusel dar vueltas sin detenerse—. Chantry, pero, se supone que, ¿no deberíamos "explorar" los juegos y luego comer? Es que siento que dejaré la comida en una esquina si llego a subirme a una cosa de esas con mucha azúcar en el organismo.

Pensar en las manzanas acarameladas hizo que su estómago se revolviera. No era muy amante de los dulces y solía comerlos con moderación. Pudo haberse quejado de lo empalagosas que eran esas manzanas, pero la chica terminó arrastrándolo a una carpa que estaba a un par de pasos de ellos. Vladmiri intentó reaccionar y hacerse la idea de que estaba soñando en la biblioteca.

—Ah, bien. Entonces vamos a... la carpa esa —dijo sin dejar de seguir a Chantry, lamentándose por ser tan insulso para tales cosas—. Supongo que en este lugar no daremos vueltas como en el carrusel... Supongo. —Alzó los hombros y decidió por fin entrar junto con la muchacha, y antes de dar una paso más, algo silbó en su oído, tan fuerte, que hizo que se le erizara la piel y terminara pegando un brinco—. ¡Qué demonios!

Vladmiri terminó como un gato aterrado en un rincón, observando espantando al payaso que le había asustado con el pequeño silbato que cargaba. Luego recordó que no estaba solo y se incorporó, acomodándose la ropa e intentando recuperar la dignidad que había perdido en ese momento.

—Bonita manera de recibir a los visitantes —gruñó, mientras tomaba la mano de Chantry y la llevaba con él—. Ya, mejor continuemos viendo este lugar, antes de que cambie de opinión.



And...:

avatar
Vladmiri V. Mckennitt
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 50
Puntos : 68
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Chantry Vilhjalmsdottir el Jue Mayo 19, 2016 10:20 pm

Con la energía típica de los de su especie, Chantry iba dispuesta a disfrutar de Luna Park, así como de la compañía de aquel felino, quien de cierta manera vería el parque de diversiones por primera vez al lado de ella. La canina sabía perfectamente que Loreena era una mujer llena de energía y grandes ideas, alguien que llevaba a todas sus aventuras al felino, así que si bien ya se había hecho a la idea de que no podría hacer con Vlad algo que resultará novedoso (dado el carácter de Loreena) se entusiasmaba al saber que su creencia no fue del todo acertada.

Una enorme sonrisa apareció en los labios de la canina, que observó a Vladmiri antes de asentir a su pregunta.
A todas y cada una – hizo entonces una pausa para escucharlo continuar y dar un saltito de emoción – Claro que nos divertiremos y comeremos – la alegría inundaba su ser – y deberíamos comenzar si realmente queremos tener tiempo suficiente para subir a todas las atracciones – aquel día inolvidable no hacía más que mejorar con cada segundo que transcurría. Una risita se le escapó al escuchar a Vlad tan sincero respecto a lo que sucedería si comía algo antes de subir a las atracciones – Muy bien, entonces comeremos después así no habrá ninguna clase de problema ¿verdad? – No le importaba si comían antes o después, en realidad, si pensaba las cosas con detenimiento ni siquiera la interesaban las atracciones, lo que de verdad disfrutaba y ansiaba más que nada, era continuar pasando más tiempo al lado de aquel felino.

Decidida a que no podían permanecer más tiempo quietos en un solo lugar, Chantry tomó la mano de Vlad y comenzó a caminar, guiándole a la casa de los espejos, un lugar en el que no sabía que les aguardaba pero eso daba igual, lo importante era el felino que caminaba a su lado.
No creo que demos vueltas ahí – observó al gato y sonrió – pero si quieres una vez que salgamos de ahí podemos ir al carrusel o a donde quieras porque la siguiente atracción la escogerás tu – sin prestar atención a nada más a su alrededor, la cambiante no se percato del momento en que un payaso decidía que eran un buen par de personas a las cuales entretener y acercándose de forma poco apropiada (pero típica de los payasos) silbó cerca del oído de Vlad, provocando el gato saltará. De manea inconsciente y guiada más por la reacción del felino que por otra cosa, Chantry se tensó a su lado. Los ojos de la cambiante se encontraban fijos en el payaso que soltó una carcajada al ver la reacción de Vlad. En otras circunstancias o más bien, tratándose de otra persona ella también se hubiera reído, sin embargo, le era imposible hacerlo cuando se trataba de la persona que más le gustaba en el mundo – ¿Éstas bien? – cuestiono sin dejar de observar al felino, que del susto se soltó y alejó de la cambiante.

Fue cuando Vlad se recuperó del todo que tomó de nuevo la mano de la fémina, quien le siguió.
Bueno Vlad ese es su trabajo, aunque creo que lo realiza de una manera un tanto inapropiada – señaló, observando por última vez al payaso que le sonreía. Ambos entraron entonces en la carpa para encontrarse con lo que parecía ser un laberinto marcado por espejos – que lugar tan extraño – los ojos de la canina fueron de un lado a otro y sus piernas le llevaron de manera lenta a ingresa un poco más en la atracción, siendo el momento en que se vio reflejada en un espejo cuando finalmente descubrió la finalidad de aquel sitio – Lucimos tan raros – alcanzó a decir antes de estallar en una carcajada. Los cuerpos reflejados en el enorme espejo parecían ser los de dos enanos, siendo en realidad los cuerpos del felino y la canina.



el hecho de conocerte me permitió saber lo que significa amar de verdad

Agartha:

Time:
Chantry:

avatar
Chantry Vilhjalmsdottir
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 68
Puntos : 97
Reputación : 47
Fecha de inscripción : 22/10/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Vladmiri V. Mckennitt el Miér Ago 10, 2016 1:12 am

Luego del incidente con aquel payaso, Vladmiri ya no estaba del todo convencido en continuar en ese lugar. Le resultó desagradable haberse topado con ese idiota disfrazado de un ser totalmente siniestro y patético, que no era la mitad de gracioso como muchos solían creer. Ahora entendía bien porque los niños les temían a los payasos. Haberse dado cuento de aquello lo abstrajo por unos segundos; también la idea de querer salir corriendo de ahí y regresarse a la biblioteca a disfrutar de sus buenos amigos los libros. Pero pensar en Chantry lo hacía cambiar de opinión de un momento a otro. Por ella podía quedarse un poco más, teniendo que aguantar toda la insensatez que figuraba en el Luna Park; además, ya había estado en situaciones peores con su prima y sus nervios estaban volviéndose de acero. De eso estaba más que seguro.

Vladmiri exhaló con aparente calma, aunque internamente estaba un poco descolocado a causa del susto que se había llevado. Por ser él un cambiante, y además, un felino, su oído era mucho más sensible que el de un humano corriente. Por ello, aquel sonido terrible lo hizo dar un salto y luego le dejó una amarga sensación tanto en su mente, como en su cuerpo.

—Sí. O eso creo —respondió finalmente, saliéndose de su perturbación temporal—; aún me zumba el oído. —Se llevó una mano al oído derecho, sacudiéndolo un poco con el dedo—. Una de mis interrogantes acaba de ser respondida. Ahora comprendo a los pequeños que le temen a los payasos. Es feo...

Se estremeció ligeramente, mientras ingresaba en el interior de la enorme carpa, siguiendo los pasos de Chantry, quien aún lo observaba algo preocupada, a lo que Vladmiri intentó tranquilizarla con una sonrisa. Lo menos que quería era arruinar las cosas; la había visto tan entusiasmada con el paseo, que no deseaba acabar con su entusiasmo por una tontería. Se pateó mentalmente por su pésimo sentido del humor y por ser tan excesivamente sereno; se sintió culpable y no pudo evitar caer nuevamente en el abismo de su mente. Fue cuando Chantry habló que volvió a la realidad, percatándose en donde estaban metidos. Observó a los espejos con cierto recelo, ya demasiados mitos había escuchado en torno a ellos, pero evadió la superstición y se dejó llevar por su innata curiosidad.

—¿Raros? Yo... —tartamudeó al ver su reflejo deforme en el cristal—. ¿Qué? Oh, esto es... raro. Mucho. ¿Cómo le hacen? —Entrecerró la mirada, rozando la superficie del espejo con la punta de los dedos, como si con aquello fuera a resolver sus dudas—. Curioso.

Alcanzó a susurrar, terminando por reír un poco. Aquella extraña atracción logró cambiarle un poco el humor; resultaba ser inofensiva y ponía su mente a prueba, algo que, de algún modo, le agradaba.

—Al menos aquí no hay silbatos, ni paya... —dejó la palabra a medio terminar al ver de nuevo al sujeto disfrazado acercándose a ellos—. No de nuevo. Mejor vamos a otro lado sin bufones, sin silbatos, ni... Sí, sin nada de eso.



And...:

avatar
Vladmiri V. Mckennitt
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 50
Puntos : 68
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Chantry Vilhjalmsdottir el Jue Sep 08, 2016 11:13 pm

Por poco todo aquel prometedor día se iba al demonio, y todo por qué, por la intromisión completamente inoportuna de un payaso que decidía volver a Vladmiri el objeto de sus burlas. Si bien el hecho a Chantry le pareció divertido, fue la reacción del gato lo que la hizo tomar el asunto con una mayor seriedad. Preocupada por su compañero, la canina ignoro por completo al payaso, centrando toda su atención en Vlad y en ver si es que se encontraba bien. Un suspiro salió de sus labios en el instante que él respondía creer estar bien.
Bueno a mi me parece que ya estas bien – sonrió antes de que sus ojos se toparan por lo que creía ultima vez con el payaso que aun se reía de lo acontecido – ¿Interrogante? – con curiosidad los ojos de la muchacha volvieron a su acompañante quien le explico tener en esos momentos una idea clara de porque los niños pequeños temían a los payasos. Una risita se le escapo a Chantry, seguido de un firme movimiento de asentimiento – No todos los niños les temen a los payasos – pensó en si misma – aunque puedo comprender que les teman, usan demasiado maquillaje y ropas coloridas, hacen bromas muy pesadas y exageran todo – pensó entonces en la manera en que un niño vería a un payaso y ante esa idea mental, un escalofrío le recorrió el cuerpo, llevándola a desterrar casi de inmediato la imagen de un terrorífico payaso enorme sonriéndole – Será mejor que no pensemos más en eso – concluyó, llevando más a la fuerza que por voluntad al felino hasta la casa de los espejos.

La canina no era una mujer cobarde, de hecho, era lo más valiente que alguien de su edad podía ser o al menos eso pensaba ella. Su mente era además muy vaga, se distraía con facilidad y siempre estaba pensando en la siguiente actividad a realizar, sin embargo todo eso cambiaba siempre que se hallaba cerca de Vladmiri. Ponerse en los zapatos del felino y tratar de pensar las cosas de una manera mucho más madura, la llevaba muchas veces a cambiar sus ideas y ver el mundo de manera diferente algo que si bien no le desagradaba del todo si le provocaba inseguridad o miedo, tal como aconteciera segundos atrás con el payaso.

Haciendo honor a su mente dispersa, el susto y sus pensamientos pasaron a segundo termino en el preciso instante que sus ojos se posaron sobre el espejo más cercano, ese que distorsionaba su figura hasta hacerla parecer un enano. Divertida ante la extraña visión, Chantry comenzó a saltar de un lado a otro, observando como su enana figura hacía lo mismo.
No tengo ni la menor idea – respondió a la pregunta de Vlad, aún jugueteando con el espejo mientras que su compañero trataba de revelar los misterios de esa atracción. Viéndoles desde lejos podía verse lo opuesto de las personalidades de ambos, eso que de cierta manera los volvía más compatibles que la mayoría de las personas – pero es divertido y extraño… ¡Me encanta!

¿Otro lado? – ante esa petición de su querido gato, Chantry alejo la mirada del espejo, solo para ver como era que el payaso se acercaba con pasos lentos pero decididos a la casa de los espejos – O no… – susurró la canina más para ella que para su acompañante a quien nuevamente tomo de la mano – Vamos, tenemos que atravesar toda la casa para perderlo y una vez fuera, iremos a otro lugar – de un segundo a otro, la rubia comenzó a correr, arrastrando consigo al gato. A su paso por la atracción, los cuerpos de ambos reflejados en los espejos engordaban, se achicaban, alargaban y otras muchas cosas que no pudieron ser bien apreciadas por la canina. Chantry tenía una misión (que era mantener a salvo a Vlad) y cuando eso sucedía nada era capaz de distraerla de llevarla a termino.

Con el corazón ligeramente agitado en el pecho y después de recorrer en su totalidad la casa de los espejos, tanto el felino como la canina llegaron al final de la atracción y sin rastros del payaso.
A salvo –aseguró después de tomar aire y antes de mirar a Vlad. Al observarlo una nueva sonrisa se apodero de sus labios – ¿A dónde quieres que vayamos ahora? O… si te molesta estar aquí podemos irnos de Luna Park – ella no quería abandonar el parque pero por él, haría cualquier cosa.



el hecho de conocerte me permitió saber lo que significa amar de verdad

Agartha:

Time:
Chantry:

avatar
Chantry Vilhjalmsdottir
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 68
Puntos : 97
Reputación : 47
Fecha de inscripción : 22/10/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Vladmiri V. Mckennitt el Miér Oct 05, 2016 8:09 pm

Podían llamarlo cobarde y todo lo que quisieran, pero el malestar causado por ese payaso logró afectarle un poco más de lo normal. Por más que los espejos lograron atraer su atención por unos minutos, la presencia amenazante de aquel bufón de cuarta, estaba logrando incomodarlo de nuevo. Vladmiri quiso fijarse en las formas distorsionadas en los espejos, intentando hallarle alguna explicación lógica a semejante fenómeno; sin embargo, su sexto sentido felino le anunciaba que tuviera cuidado. Por un momento quiso salir de ahí y no lo hizo. No quería arruinar el día perfecto de Chantry por una tontería suya. Rogó, en ese instante, que, por algún motivo “mágico”, Loreena hiciera acto de presencia; ella si sabría cómo hacerle una buena broma a aquel insoportable payaso, hasta el punto de ridiculizarlo ante todo el mundo. ¡Ah! ¿Por qué no podía ser un poco como su prima? Porque quizás se iba a ver raro y, lo más probable, no se iban a llevar tan bien. O al menos eso pensó.

Ladeó la cabeza un par de veces más, fascinado con las formas que se alargaban y se encogían frente a él. Aunque tuviera el peligro acechándolo, su curiosidad natural lo superaba.

—Divertido... raro —repitió para sí mismo, dándole ligeros golpecitos al cristal—. Oh, claro, claro. Lo es... un poco. Quizás. —Se quedó pensativo—. Bah, no es necesario que nos retiremos tan pronto. Lo otro sólo fue cosa mía. Me quedé un tanto aturdido.

Mientras Chantry iba de un lado a otro, Vladmiri continuaba inspeccionando los reflejos, como lo haría un buen científico en busca de pruebas. Ese era su modo de mantener aislada la imagen del payaso acercándose cada vez más. Estaba conteniendo las ganas de huir despavorido, pero no, se contuvo. Quizás todo era producto de su imaginación, y lo anterior dicho, quiso obviarlo. Su compañera se veía tan distraída y fascinada con la atracción, que le pesaba tener que decidir en acabar pronto con la diversión.

—No. Tranquila, no tenemos que... ¡Demonios! —Y esta vez fue Chantry quien lo hizo correr por todo el lugar. Debía admitir que aquello lo tomó desprevenido—. ¿No te has puesto a pensar en lo raro que es todo esto? Oh, mira, nos vemos como unos enanos. —Sacudió su cabeza e intentó concentrarse. Aún corría, pero su mente estaba maquinando posibles respuestas—. Quise decir que... ¿Y si es un asesino serial? ¡Por Dagda! ¿Te imaginas?

Frunció el ceño, apretó la mandíbula, y casi lanza un improperio al aire. Ahora tendría pesadillas con payasos; Loreena no debería enterarse de aquello; primero, le haría bromas pesadas, y segundo, buscaría a aquel sujeto hasta en el fin del mundo para vengarse. Ya a esas alturas, la cabeza empezaba a darle vueltas. Por suerte, se detuvieron justo cuando sintió nauseas.

Eres un debilucho, Vladmiri Mckennitt...

—Olvida lo que dije antes —dijo cuando logró respirar adecuadamente—. Sólo fue la adrenalina o... los nervios. —Exhaló e intentó sonreír—. No, no. Ya te dije que no es necesario irnos. Podemos quedarnos un rato más; cumpliré mi promesa. Sólo, por favor, descansemos de tanta emoción. Sólo por unos minutos.

Respiró hondo, y cuando logró calmarse, retomó la caminata hacia las afueras de la carpa. Había tenido demasiada diversión dentro de ese lugar; pero eso apenas comenzaba.

—¿A dónde quieres ir ahora? Espero que no haya payasos, es lo único que pido. Veo a uno más y creo que terminaré infartado —confesó entre risas. Tenía que admitir que había tenido una experiencia rara y divertida.



And...:

avatar
Vladmiri V. Mckennitt
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 50
Puntos : 68
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Chantry Vilhjalmsdottir el Sáb Oct 08, 2016 10:35 pm

Reía y disfrutaba en grande de su estancia en la casa de los espejos en compañía de Vlad. Ver su reflejo cambiar de forma según iba saltando resultaba sinceramente divertido aunque para Vladmiri aquello resultase más fascinante que entretenido.
¿Seguro? Para mi ha sido suficiente con ver como es una casa de los espejos así que no es necesario que permanezcamos más aquí – Si bien la canina habría podido pasarse la tarde entera saltando frente a cada uno de los espejos que se encontraban en aquella casa, fue el recordar a expresión aterrorizada de Vlad junto con el deseo de ahorrarle otra mala experiencia y la cada vez más evidente cercanía del payaso, lo que la llevó a sujetarle la mano y arrastrarlo esta vez corriendo por toda la atracción aquella.

La mirada de Chantry iba fija en el camino y aunque pudo observar de reojo como mutaban su apariencia algunos espejos, la canina no se detuvo. Su misión primordial era mantener a salvo a Vlad y nada ni nadie le impediría cumplir con su propósito, ni siquiera el mismo felino, quien hablaba mientras corrían.
La primera vez que se acercó a nosotros no me pareció extraño, creí que solo nos haría una broma y se alejaría pero iba a acercarse a nosotros nuevamente así que si… eso si me parece raro – aseguró, girando en un pequeño corredor – ¡VLAD! – su voz resonó más fuerte de lo esperado – No creo que sea un asesino y de serlo ya lo hemos perdido, no tenemos más nada de que temer – decía eso, aunque en su mente se acrecentaban las dudas y se instalaban terribles teorías sobre lo que aquel payaso podía ser y peor aún, sobre lo que podía hacerles a ambos.

Desesperada ante la idea de que verdaderamente algo malo fuera a ocurrir, las piernas de Chantry aumentaron la velocidad hasta que frente a sus ojos pareció la salida. Al sentir el aire del exterior sus piernas se detuvieron de manera abrupta y una sensación de seguridad la embargo. Estaban a salvo.
Si, quizás fue solo eso – respondió a las palabras del felino, respirando lentamente en un intento de calmar a su corazón y hacer que los pensamientos fatalistas que inundaban su mente desaparecieran. Aquel era un momento para disfrutar al lado de aquel gato del que siempre había estado enamorada, no uno para preocuparse por todo lo que les rodeaba. Con una ligera sonrisa en el rostro asintió a la petición de Vladmiri. Se hallaba feliz de que no debieran irse de Luna Park eso era definitivo, sin embargo, estaba más feliz de saber que él realmente estaba dispuesto a cumplir su promesa y quedarse a su lado hasta el final.

Ambos cambiantes se mantuvieron inmóviles, esperando a que sus cuerpos volvieran a un estado relajado antes de reanudar nuevamente el paso.
Deberíamos ir a un lugar donde podamos sentarnos, descansar y hablar un poco – rió – uno donde no tengan payasos claro esta – y dicho eso su dedo apunto con decisión al carrusel – ¿Vamos?



el hecho de conocerte me permitió saber lo que significa amar de verdad

Agartha:

Time:
Chantry:

avatar
Chantry Vilhjalmsdottir
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 68
Puntos : 97
Reputación : 47
Fecha de inscripción : 22/10/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Vladmiri V. Mckennitt el Miér Ene 04, 2017 1:44 am

Tenía que reconocer algo y era que las aventuras con Loreena eran menos peligrosas que ese payaso. Vladmiri de verdad actúo como un gato arisco al contacto con algún humano. Sencillamente no podía sentirse cómodo con ese sujeto acechándolo de la manera en que lo hacía, pero debía tranquilizarse. Le había dado demasiadas vueltas al asunto y comprendía que su prioridad era que Chantry estuviera bien y cómoda. Al compartir gustos diferentes, a veces le era complicado acercarse; sin embargo, quiso hacer una excepción esa vez, no quería arruinarlo por una necedad de su parte. Lo único era que no quería saber más nunca de payasos, ya había tenido suficiente con aquel encuentro tan poco afortunado con el de Luna Park. Así que cuando logró escapar, sintió un gran alivio. Respiró hondo y luego exhaló con más calma. ¡Al fin era libre!

Observó a Chantry, mientras ella continuaba distraída en otra cosa, y sonrió como un idiota. Era extraño sentirse de ese modo con ella, pero no tenía el valor para confesar sus sentimientos, no aún. Simplemente desvió la mirada y continuó atrapado en sus propios pensamientos, juzgándose una y otra vez. Ya estaba bastante grandecito para aquellos dilemas infantiles, no obstante, su personalidad retraída, y un tanto insegura, no le dejaban explayarse, de hacerle entender a Chantry lo que estaba ocurriendo con él. Algunos consideraban aquellas proezas fáciles, y no era así. Resultaban complicadas, había que armarse de valor para poder expresar la realidad. Y él no estaba en condiciones, o no sabía. Era la primera vez que experimentaba aquellas emociones.

Su mente volvió a la realidad al escuchar la voz de su compañera, pero sólo se quedó mudo, intentando que sus neuronas hicieran contacto. Luego terminó sintiéndose un idiota, otra vez. Vladmiri sacudió ligeramente la cabeza y se rascó la mejilla con el dedo. Nunca había subido al carrusel. La única idea de estar ahí, dando vueltas y vueltas, lo descolocaban un poco. Sin embargo, podía dejar que Chantry se subiera y él esperaba en alguna parte cercana, así evitaba el mareo innecesario.

—Oh, ¿el carrusel? —Logró expresar a los pocos segundos—. ¿Segura? Digo, es que eso gira y gira, ya sabes... podrías marearte. —En realidad lo decía más por sí mismo que por ella—. Pero si quieres ir, no hay problema.

Aseguró en lo que ambos se dirigían hacia el carrusel, tan colorido, tan circular... tan poco fiable para Vladmiri. Sabía que se arrepentiría si subía ahí; aún no dejaba de pensar en el susto que se llevó en la casa de los espejos. Observó a su alrededor y luego a la muchacha.

—Chantry, no quiero decepcionarte, pero estas cosas me marean —dijo finalmente—. Mejor sube tú y yo te espero. No aceptaré un no por respuesta, así que ve. Diviértete. Esa es la razón por la cual estás aquí y no quiero que te cohíbas de hacer algo por mí, ¿vale? —Le dedicó una sonrisa, mientras extendía el brazo, señalándole que pasara adelante—. Diviértete también por mí, ¿sí?



And...:

avatar
Vladmiri V. Mckennitt
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 50
Puntos : 68
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Chantry Vilhjalmsdottir el Jue Ene 26, 2017 1:57 pm

Sin contar el incidente con el payaso, la tarde al lado de Vladmiri era perfecta. Chantry sabía que tenía que valorar aquellos momentos pues pronto, las labores que ambos poseían con Agartha los mantendrían demasiado ocupados como para pasar tanto tiempo juntos. Aquel detalle era lo único que podía decirse que molestaba a la canina, quien deseaba pasar todo el tiempo posible al lado de su gato favorito, su más importante persona en aquellos momentos.

Respirando tranquilamente después de la carrera por la casa de los espejos y recordándose una vez más que tenía que aprovechar aquella salida al máximo, Chantry observo el carrusel y sugirió que aquella atracción fuera la siguiente que visitasen.
¿Vlad? – lo llamó al ver que su acompañante parecía estar perdido en algún pensamiento irreconocible para ella – Si, al carrusel – sonrió entonces al ver que nuevamente era ella la que atraía la atención del gato – ¿No te parece la idea? – ladeo el rostro ligeramente, observando con detenimiento las expresiones que se apoderaban del rostro de Vladmiri, mismas que volvían evidente que el carrusel no era algo que él esperase visitar – Bueno, yo no suelo marearme fácilmente. No soy tan delicada como otras chicas – confesó, agachando entonces la mirada y sintiéndose demasiado salvaje. La vida en manada la había vuelto no únicamente vivaracha y parlanchina sino también más brusca y menos femenina que otras mujeres, detalles que nunca había creído pudieran ser un motivo de molestia para otros. Y era cuando la tristeza y las dudas iban a comenzar a atacarla que Vlad acepto ir al carrusel. El gesto de Vlad por aceptar aquello recordó una vez más a Chantry lo maravilloso que él era y lo mucho que ella lo amaba.

Vamos entonces – respondió animada mientras que ya caminaba en dirección al carrusel que en aquellos momentos se mantenía estático, esperando a que todas las personas que deseaban subirse estuvieran sobre él. Era ya cuando se encontraban a pocos pasos de la subida que las palabras de Vlad hicieron que la canina se detuviera y lo mirase fijamente. ¿Qué no quería decepcionarla? Eso era algo que nunca en la vida iba a pasar de hecho, que el felino aceptara sus debilidades y fortalezas era algo que a Chantry le gustaba y escucharlo en aquel momento la llevó a sonreír como nunca – Vlad… – comenzó a hablar para refutar sus creencias, pero pronto fue acallada por las palabras del gato que le aseguraban que quería que se divirtiera también por él – ¡ERES EL MEJOR! Después de esto iremos a comer algo y podremos irnos – respondió antes de armarse de valor, acercarse a besarle la mejilla y salir corriendo para alcanzar a subir al carrusel.

Al sentarse en uno de los caballos de la atracción sus mejillas estaban encendidas así que agradeció sobremanera que rápidamente comenzaran a girar, pues de esa manera Vlad no podría ver bien lo apenada que estaba por haberle besado la mejilla. Para que el gato no notase tampoco lo nerviosa que se encontraba, le sonreía o saludaba cada vez que pasaba por donde él se encontraba, en un acto sumamente infantil pero cariñoso.



el hecho de conocerte me permitió saber lo que significa amar de verdad

Agartha:

Time:
Chantry:

avatar
Chantry Vilhjalmsdottir
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 68
Puntos : 97
Reputación : 47
Fecha de inscripción : 22/10/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Vladmiri V. Mckennitt el Dom Mar 26, 2017 11:49 pm

Había logrado más de lo que su resistencia mental era capaz; podía decirse que estaba orgulloso de sí mismo. Ver a Chantry feliz hacía que el susto, y también el mal rato, fueran compensados. Quizá, aún, su cuerpo reclamaba descanso, pero él se aferraba a seguir su promesa, y aunque su interior le clamaba que el día acabara lo antes posible, su conciencia quería quedarse más tiempo. Y claro, el cansancio se lo atribuía al no poder dormir bien, y desde luego, a las preocupaciones extra gracias a sus nuevas responsabilidades dentro de la hermandad de Agartha; aparte, iba a estar más alejado de su prima, y eso era algo que le entristecía de cierto modo. Loreena aún necesitaba de él, a pesar de que el abuelo Hans se empeñara de hacerle ver lo contrario.

Vladmiri había lidiado con muchas dificultades en su vida, y ahora, parecía estar condicionado para nuevas malas noticias; sin embargo, intentaba mantenerse fuerte, no por orgullo, sino, porque era una manera de agradecerle a quienes les habían tendido la mano antes. Estaba seguro que dejarse apabullar por los miedos no lo conduciría a nada. Aún le dolía la pérdida de su familia, pero no debía aferrarse a ese recuerdo, él tenía que salir adelante. Y, hasta ese entonces, estaba funcionando bastante bien. Chantry le contagiaba esa energía rebosante que necesitaba para seguir de pie, justo cuando sólo quería dormir por tres días seguidos. Que ella estuviera en París era una oportunidad grandiosa, y como en los días venideros iba a estar ocupado con sus deberes, aquella ocasión era la ideal para hacer otra cosa diferente. No debía, de ninguna manera, dejarse vencer por el simple cansancio, ¡en lo absoluto! Eso no se comparaba a nada, así que, simplemente se mantuvo al tanto de todo, siguiendo a Chantry a donde fuera, incluso si se trataba del poco alentador carrusel, el mismo que rechazó porque, la sola idea de dar vueltas, le causó mareos.

—¿Eh? ¡Oye! No, no digas eso. Que seas más resistente... bueno, no resistente, tal vez, más fuerte, no sé; en fin, eso no significa que seas menos delicada que otras chicas. Al menos yo no lo veo así —replicó de inmediato a las palabras de la jovencita. Era absurdo que ella, ¡justo ella! Se expresara de esa manera. Ahí, la única nena delicada era él, sin duda alguna—. Es que yo, bueno, soy algo, no bueno, en realidad no quisiera subirme a algo que diera tantas vueltas. Con la falta de sueño, y aparte con el susto que acabo de pasar, sólo necesito estar tranquilo. Lo lamento, en serio. —Quizá fue franco, pero sabía que comprendería, y por fortuna, así fue. No podía estar más satisfecho; con verla feliz era más que suficiente—. Lo de la comida si me parece una magnífica... idea.

Se quedó pasmado ante aquel repentino beso en su mejilla, hasta le observó sorprendido. Vladmiri nunca se habría esperado tal cosa, ni siquiera tuvo tiempo de reaccionar adecuadamente, sólo dejó que Chantry se marchara contenta hacia el carrusel, mientras él, aún en su consternación, se llevaba los dedos a su rostro. Y sí, para qué engañarse, una sonrisa se dibujó en sus labios. Aquello había sido algo que removió algo en su interior, dejándolo inmerso en sus pensamientos, aun cuando agitaba la mano para corresponder a los saludos de la muchacha.

¿Sería una señal para confesarse finalmente después de tanto tiempo?



And...:

avatar
Vladmiri V. Mckennitt
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 50
Puntos : 68
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Chantry Vilhjalmsdottir el Mar Abr 18, 2017 11:17 pm

Sonrió a Vladmiri. Él era demasiado bueno con ella, por eso era que nunca había sido capaz de matar los sentimientos que tenía por él. La manera en que le decía que estaba bien que fuera resistente la hizo avergonzarse un poco. Chantry nunca se había visto a  mi misma como una chica femenina, quizás porque su naturaleza canina siempre la llevaba a tener más energía de la usual, a meterse en problemas o peleas, cosas que otras mujeres no hacían pero gracias a Vlad, ahora tendría más consideración al hablar de si misma y su fuerza.
Bueno… ser fuerte no es tan malo – acepto – Y esta bien si no quieres subir, no te obligare a hacerlo, para mi ya es suficiente con que me acompañes – y después de decirle que aún tenían que buscar comida, lo besó en la mejilla antes de escapar de su vista y de su cercanía.  

Corrió en dirección al carrusel como una chiquilla emocionada y es que en realidad lo estaba. Amaba la idea de subirse a una atracción como aquella casi tanto como amaba haber sido valiente y besado la mejilla de Vlad. Chantry se había enfrentado a cosas muy complicadas a lo largo de su vida. La muerte de su padre, la traición de su hermana, tener que tomar el lugar de ella en la manada y ser tan buena como ella; todo eso había requerido de la valentía de la cambiante, aún así, besar la mejilla del gato había necesitado mucho más valor que cualquiera otra cosa que enfrento.

El carrusel giraba alrededor de un punto fijo, tal y como sus pensamientos en ese momento giraban alrededor del gato que respondía a su saludo cada vez que la veía, recordándole al mismo tiempo que necesitaba tranquilizarse pues la atracción no duraría para siempre y en algún punto volvería al lado de Vlad. En algún punto del paseo cerró los ojos, respirando de manera tranquila y pausada, algo que sirvió para calmarle pues cuando el carrusel se detuvo y bajó de él, aun se encontraba nerviosa pero más tranquila de lo que lo estuvo al subir a la atracción.

Con una sonrisa enorme en los labios camino en dirección a Vladmiri.
Listo… – dijo en cuanto estuvo frente a él – Ahora ya que yo he elegido las atracciones y te he arrastrado a todos lados – sonrió – es tu turno de decidir… ¿Qué quieres comer? – los ojos de la cambiante se encontraron en ese instante con los del gato y como si de un mero reflejo se tratase sus mejillas se encendieron.



el hecho de conocerte me permitió saber lo que significa amar de verdad

Agartha:

Time:
Chantry:

avatar
Chantry Vilhjalmsdottir
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 68
Puntos : 97
Reputación : 47
Fecha de inscripción : 22/10/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Vladmiri V. Mckennitt el Lun Jul 03, 2017 1:33 am

Si hicieron un concurso para conocer al chico más insulso de toda la ciudad, el ganador sería él, y sin mucho esfuerzo. Es más, no tenían que ni hacer el concurso, porque era innecesario, sobre todo con la existencia de un Vladmiri Vittorio Mckennitt. Ya, en serio... Vladmiri solía ser un chico un tanto reservado, muy modoso, pero con una admirable habilidad para expresar conocimiento ante otros, por eso había sido ascendido de cargo dentro de la hermandad a la que pertenecía; sin embargo, cuando se trataba de cierta persona en particular, toda aquella firmeza se convertía en otra cosa. ¿Cómo se supone que iba a ser el tutor de Chantry si ella lo ponía nervioso? Era un idiota, de eso no tenía la menor duda, y le habría gustado que Loreena estuviera presente para que se lo recalcara una y otra vez, así hasta que aprendiera a ser menos... menos eso.

Aprovechó que la jovencita estuviera distraída en alguna (endemoniada) atracción de esas, sólo para dedicarse a pensar bien. Debía analizar la situación con tranquilidad, sin payasos asesinos, ni nada que le revolviera el estómago (que de por sí estaba revuelto por el hambre); no fue complicado, pero si le brindó la privacidad suficiente como para reafirmar ciertas decisiones, mismas que había estado meditando hacía bastante tiempo atrás. En alguna ocasión se llevaba la mano al estómago, intentando disimular los ruidos furiosos por la falta de alimento. ¡Es que no tenía buena suerte! Ya empezaba a considerar pedirle algún brebaje a su prima, para ver si su fortuna mejoraba siquiera un poco.

Y ya que se hacía mención a la caprichosa fortuna, ¿no aparecía Chantry justo en el momento indicado? ¡Exacto! Regresaba de su culposa diversión para sugerirle a Vladmiri, finalmente, que ya podían comer. ¡Cómo había deseado oír esas palabras! Tanto era su emoción, que olvido sus cavilaciones más importantes del momento. No quería parecer grosero, pero con hambre nadie piensa bien, y menos él, que tenía el apetito comparado con el de su lado felino. Así que lo primero que hizo fue asentir enérgicamente con la cabeza, arrepintiéndose luego de hacer eso.

—Eh, lo siento... Bueno, es que, en realidad si tengo mucha hambre —murmuró, aclarándose la garganta mientras disimulaba el nuevo reprocho de su estómago—. ¡Lo lamento! Creo que apenas probé algo antes de salir de casa. Bueno, no. Lo que sucede es que... —Comía mucho, eso pasaba. Pero no podía decirle semejante cosa a ella, ¡eso jamás!—. No, mira, olvídalo. ¿Y si vamos a un restaurante mejor? Digo, es que aquí no hay lugares para comer... bien. Y de seguro tú también debes tener hambre, y con más razón, luego de haber huido de ese payaso demente.

Bajó la mirada, en lo que dejaba salir una breve risa. Aunque antes la situación ese extraño ser le habría hecho cero gracia, ahora resultaba que no, que se dio la tarea de reírse al recordar lo tonto que fue al huir de un tipo que sólo quería asustarlos como un simple juego. Oh, pero cierto, él era un gato y los felinos eran así de ariscos siempre.

—En fin, ¿qué dices? ¿Vamos?



And...:

avatar
Vladmiri V. Mckennitt
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 50
Puntos : 68
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Chantry Vilhjalmsdottir el Lun Ago 21, 2017 2:11 pm

Una sonrisa apareció en los labios de la cambiante al ver el brillo en los ojos de Vladmiri, que sin esperar a que terminase siquiera de decir la palabra comer, ya asentía con firmeza. Chantry no podía decir que el hambre fuera una groseria o una falta de respeto, para ella, el hambre era una necesidad básica que merecía ser saciada antes que cualquier otra cosa. Probablemente la canina poseía esta creencia debido a que al tener actitudes animales, comprendía que el hambre de los cambiantes era algo más salvaje que la de los humanos comunes y corrientes.
No tienes que disculparte conmigo – mencionó sin dejar de sonreír – De hecho considero que debería ser yo la que pida disculpas puesto que me enfoque más en mi diversión que en tu hambre – las palabras que salían de su boca, eran solo una parte de realidad de Chantry, quien más bien, había decidido ir de un lado a otro, creando distracciones y haciendo tiempo solo para que aquel día no llegara a si fin, puesto que separarse del gato era más trágico que perderse de las atracciones o que morir de hambre, al menos para ella.

Una verdadera punzada de culpabilidad golpeó el pecho de Chantry al escuchar como es que Vladmiri comentaba apenas haber probado bocado aquel día. La expresión sonriente de la cambiante se transformo entonces en una de verdadera preocupación. ¿Cómo había sido capaz de no detectar el hambre de Vlad?.
Debiste decirme antes que no tuviste oportunidad de comer apropiadamente – su mano se posó entonces suavemente sobre el hombro del felino a quien observaba fijamente – Así no te habría pedido venir aquí sino hasta después de que te alimentaras – hizo una mueca cuando él le pidió que olvidara lo mencionado. ¿Cómo si ella pudiera olvidar alguna de las palabras que salían de los labios de Vladmiri?. Con una enorme culpabilidad atacándole, trató de sonreír mientras asentía a la invitación del gato y alejaba su mano de él – Me parece una buena idea porque admitiré que también tengo algo de hambre y dudo que algo de aquí pueda satisfacer mi apetito – aseguró, pensando en que para tener la sensación de saciedad ella generalmente necesitaba comer carne.

Entrelazando sus manos, miro al felino aún con la culpabilidad perfectamente leíble en sus ojos.
Vayamos entonces – y tras decir eso, comenzó a andar en dirección a la salida del parque, no sin antes sonreír con tristeza y dejar de mirar a Vadmiri – Lamento ser tan impulsiva, tratare de comportarme mejor para no resultar ser una carga para ti – ya que si reflexionaba sobre el tiempo que llevaban juntos ese día, era perfectamente capaz de darse cuenta de que su presencia estaba empujando de cierta manera al felino a hacer cosas que se hallaban fuera de su zona de confort y todo por un mero capricho.



el hecho de conocerte me permitió saber lo que significa amar de verdad

Agartha:

Time:
Chantry:

avatar
Chantry Vilhjalmsdottir
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 68
Puntos : 97
Reputación : 47
Fecha de inscripción : 22/10/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Vladmiri V. Mckennitt el Miér Sep 13, 2017 12:08 am

Había una cosa que Vladmiri amaba tanto como a las bolas de estambre, y ese algo era, indudablemente, la comida. Sí, aunque parecía un flacucho que seguramente comía poco, él, en realidad, tenía un apetito voraz, prácticamente insaciable. Sin embargo, Chantry no tenía que enterarse de cosas que a él le eran un tanto vergonzosas confesar en público, ¡y menos con ella! No, ¿cómo creen? No podía revelar semejante tontería. Tan sólo pensar en el hecho, le hacía sonrojar, porque Vladmiri seguía siendo un muchacho excesivamente modoso, y las cosas que a su prima le eran tan corrientes, a él, bueno... no tanto. Por eso, algo tan común como tener hambre de más, no lo confesaba, aunque tampoco pudiera ocultarlo, y menos en ese momento, cuando en verdad tenía tanta hambre, como si hubiera pasado días sin probar siquiera agua.

¡Y sí que se alegró cuando Chantry aceptaba la invitación! AJam, y esta vez se trataba de la comida. Aunque anteriormente se había mostrado nervioso por estar al lado de la muchacha, cuando había comida de por medio, todo lo demás pasaba a un plano de existencia distante. Oh, resultaba que sí tenía algo en común con Loreena. Ambos eran unos glotones. Pero antes de que su moral sufriera un ataque de menos tres puntos, simplemente se centró en su acompañante. Fue entonces cuando se permitió caer en cuenta en cierto detalle: ¡Estaba invitando a Chantry a comer! Y eso se parecía a una cita y... Tuvo que desviar la mirada, haciéndose el desentendido de todo ese meollo que lo hacía sentir como un completo idiota.

—¡No! No digas eso, pues tampocos sabías que yo no había comido porque simplemente no te lo comenté. Así que... bueno, creo que ninguno debería disculparse por nada, ¿no crees? —soltó, encogiendo los hombros, mientras fruncía ligeramente los labios. Luego se revolvió los cabellos rubios—. Mira, Chantry, es que no me parecía apropiado desilusionarte. Llevas poco tiempo aquí, y ya luego estarás metida en libros y en estudios, así que no quería privarte de un poco de diversión. Aunque yo no soy el mejor para esas cosas. Loreena sí que sabe cómo divertirse. Ya luego le pediré el favor que te lleve a una de sus... lo que sea que haga en el bosque.

Incluso se le escapó la risa al recordar lo muy irreverente que podía ser aquella bruja atolondrada, pero inmediatamente se controló, aclarándose la garganta para hacerse el serio, aunque el daño ya estaba hecho. ¡Era un fiasco como persona! Bueno, no; aun así, aquello fue imprudente, a pesar de que Chantry no lo iba a tomar de ese modo. Sin embargo, notar la preocupación en ella no le hizo sentir nada bien, sólo que no lo mostró, en realidad, se armó de inventiva para disipar la ligera tensión que se estaba creando.

—Y ya te lo dije, no eres ninguna carga —aseguró al dirigirse hacia la salida del parque, con las manos en los bolsillos y la mirada clavada en el suelo—. Fue divertido, sacando al payaso demente, pero lo demás... bien, supongo que debo dejar de ser tan cuadrado tantas veces. ¿Tienes alguna sugerencia? Con la comida no tengo excepciones, a decir verdad, así que me gustaría saber si te apetece algo en particular.



And...:

avatar
Vladmiri V. Mckennitt
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 50
Puntos : 68
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Chantry Vilhjalmsdottir el Jue Sep 21, 2017 10:59 pm

Era una egoísta y desinteresada, una persona que se centro únicamente en su felicidad y olvido por completo a su acompañante, quien contrario a ella,  hizo a un lado sus propias necesidades. ¿Cómo podía ella entonces sentirse bien sabiendo eso? No le era posible. Quizás si la otra persona hubiera sido algún miembro de su manda u algún otro integrante de Agartha, la situación fuera diferente, pero cuando se trataba de Vladmiri, Chantry no podía evitar sentirse de lo peor.

En esos momentos en los que se sentía mal, la amabilidad de Vladmiri era solo sal en su herida. El gato, pesé a todo lo que ella lo obligo a vivir dentro del parque de diversiones, le sonreía o al menos lo hizo durante unos momentos, pues justo después de que la invitara a comer, desvió la mirada, centrándola en el camino que debían de seguir ahora. Tras un suspiro, la canina no pudo guardarse más en el pecho lo que le acongojaba, siendo ese el motivo principal por el que pidiera disculpas a su querido gato.
No me lo comentaste pero tampoco te lo pregunte – bajo la vista al suelo – Algunas veces olvido que aunque seamos cambiantes, nuestras naturalezas son diferentes – Chantry se centraba más bien en otra clase de cosas. Su atención cuando estaba cerca de Vladmiri se enfocaba a lo que le gustaba al gato, lo que temía, lo que le hacía feliz o lo ponía triste. También se concentraba en las similitudes de ambos, como que eran cambiantes y que formaban parte de Agartha y desde que llegara a París, pensaba más que nada en que lo vería más seguido y podría protegerlo del mal que acechaba a todos los miembros de aquel grupo a que pertenecían. Suspiro, asintiendo no de tan buena gana a la petición de que nadie debía disculparse. Oír entonces como es que Vladmiri mencionaba que había querido hacerla feliz, la llevó a levantar la mirada – Pues ha sido suficiente diversión para mi – arrugó entonces la nariz al escuchar el nombre de Loreena – Sé que ella es buena divirtiéndose pero prefiero pasar el tiempo contigo, aunque eso conlleve leer – sonrió entonces – aunque más bien me dedico solo a cuidarte mientras lees, ya sabes que eso no se me da mucho – pero las cosas estaban por cambiar, pues ahora que se encontraba en París era necesario que se centrara en sus estudios de manera más sería. El tiempo para juegos terminaba.

No puedo evitar reírse por lo bajo al recordar la expresión de terror de Vladmiri ante el payaso.
Lo mejor de todo es que te he podido ver en un ambiente diferente – le miró de reojo – y que pude verte asustado – mencionó antes de correr hasta la salida del parque, donde espero pacientemente a Vladmiri, que llegaba preguntando si es que existía algo que le apeteciera comer. Como respuesta a aquella pregunta, su estomago gruñó y tratando ella de ocultar el sonido emitido por su indiscreto cuerpo, comenzó a dar saltitos de un lado a otro – ¡CARNE! – gritó, llamando de esa manera la atención de las personas a su alrededor. Tapó su boca y dejó de saltar con las mejillas enrojecidas antes de responder, esta vez en un tono más bajo – Me gustaría comer en un sitio donde vengan carne – dio entonces la espalda al gato – Es lo único que puede quitarme el hambre.



el hecho de conocerte me permitió saber lo que significa amar de verdad

Agartha:

Time:
Chantry:

avatar
Chantry Vilhjalmsdottir
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 68
Puntos : 97
Reputación : 47
Fecha de inscripción : 22/10/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Vladmiri V. Mckennitt el Lun Dic 18, 2017 11:58 am

¿Tan ridículo se había visto cuando aquel payaso de porquería lo asustó? Pensar en el incidente hizo que frunciera el ceño. Aquello no lo había disfrutado ni un poco, menos le hacía gracia. ¿Tan aburrido se había vuelto últimamente? Quizá no se trataba de eso, sino que, simplemente, tenía otros puntos de vista sobre la diversión un tanto diferentes, y que un loco lo persiguiera con más ganas de asesinarlo que de sacarle un carcajada... eso no estaba nada bien. Lo veía como un acto de muy mal gusto. Al menos para él, tal vez Loreena se habría echado a reír, y hasta se hubiera enfrentado al payaso, dándole un bien escarmiento al final. porque así era ella. Pero él, Vladmiri, era su opuesto y no... ¡Ya le estaba dando demasiadas vueltas al asunto! Tenía que centrarse en lo ahora importante...

Como que su estómago empezaba a protestar por falta de alimento, por ejemplo. Cierto, había invitado a Chantry a comer, también sabiendo que él ya no aguantaría tanto tiempo sin comer nada. Por muy cambiante que fuera, necesitaba alimentarse como cualquier otro sobrenatural; debía descansar y demás cosas superfluas. A veces admiraba a Chantry, y a su misma prima, por tener una energía rebosante, mientras que él, bueno, se consideraba un debilucho y amante de los libros sin remedio. Tal vez esos detalles eran los que los hacían tan especiales a su manera, además de conseguir que se llevaran bien. Desde luego, Vladmiri tampoco descartaba la idea de conocer personas parecidas a él, así como el joven de la biblioteca. Pero ya podía detenerse a pensar esas cosas en otro momento, porque en esa ocasión empezaba a prestar atención a algo particular, que inclusive se relacionaba por completo con Chantry.

Pero antes de decirle algo, la muchacha salió corriendo hacia la salida del parque. A él le daba flojera correr, lo admitía. Simplemente sonrió y le siguió de manera despreocupada, hasta rió un poco al escucharla gritar aquello que a muchos les parecía una gran indiscreción.

—No creí que te gustara tanto ese tipo de alimento. Espero que no sientas deseos de ser caníbal más adelante —bromeó, pero intentó mostrarse muy serio al decir aquello. ¡Quién lo pudiera mirar en ese momento! Vladmiri Mckennitt haciéndose el chistoso—. Aunque no pudo objetar nada al respecto, porque, bueno, comida es comida, ¿verdad? Hasta puedo volverme caníbal también. ¿Sabías que muchas tribus precolombinas, incluso del mundo antiguo, eran practicaban el canibalismo?

La mueca de Chantry se lo había dicho todo: Ya para con el bendito tema de una vez. Así que lo hizo, sin sentirse avergonzado como en otras ocasiones, porque creía estar en suficiente confianza con ella. Era una de las tantas cosas que Vladmiri se tenía muy bien reservadas.

—En fin, conozco un buen sitio al que podemos ir. No te preocupes, no son tan excesivos con los modales, así que creo que te va a gustar —agregó, bastante animado, tomando el brazo de ella y prácticamente arrastrándola hacia ese lugar particular—. Hay que aprovechar los días libres, ¿verdad?

Dejó la frase al aire, como si algo estuviera intuyendo en ese momento. No se trataba de algo malo, en lo absoluto, pero sí pudiera tratarse de algo que arruinaría el resto de ese día maravilloso. ¿Qué sería?


And...:

avatar
Vladmiri V. Mckennitt
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 50
Puntos : 68
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 23/05/2014
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Chantry Vilhjalmsdottir el Miér Feb 14, 2018 11:00 pm

¿Quería realmente abandonar Luna Park? Dada la personalidad de la cambiante y su excesiva energía así como deseos de descubrimiento y aventuras, la verdad es que ella hubiera bien podido pasarse un día entero simplemente explorando el parque, sin embargo, era consciente de que para el gato explorar Luna Park no resultó tan placentero. Así que decidiendo que lo más importante era pasar el tiempo al lado de Vladmiri, Chantry corrió hasta la salida del parque, sitio desde el que observo los pasos lentos y evidentemente felinos del joven que tanto le gustaba. Una sonrisa enorme se extendía por el rostro de la canina, quien apenas tuvo al gato cerca, se sintió realizada.

Con las mejillas sonrojadas por el grito que acababa de dar, ese que la delataba como una comelona, Chantry miro discretamente a Vladmiri, quien pronto se aseguro de hacer que su pena disminuyera al comentar a modo de broma respecto al canibalismo.
Me gusta mucho la carne pero no creo que alguna vez fuera capaz de comerme a alguien que conozco o que fue una persona… o un cambiante – susurró lo último, consciente de que se encontraban en un lugar publico donde un error, podría terminar por llevarlos hasta los cuarteles de la inquisición y de ahí, a una muerte terrible. Hizo una mueca. No porque no le pareciera interesante lo que el gato contaba, sino porque realmente no quería imaginarse en una situación donde tuviera que comerse a alguien que conociera – Quizás lo consideraría si fuera mi única opción para sobrevivir – y si no fuera él a quien tuviera que comerse, claro estaba – pero sabes, mejor no hablemos de caníbales – pues si seguían con esa charla, su apetito se arruinaría.

¿Vladmiri conocía un sitio para consumir carne? Escuchar eso la llevó a tensarse en el acto. El gato era mucho más inteligente, más refinado y cordial que ella, quien de tanto vivir en los bosques era un tanto más torpe y menos delicada; por eso fue que sus labios se abrieron para protestar, decirle a Vladmiri que ella no quería ir a un sitio donde asistieran solo personas refinadas, más antes de que algún sonido saliera de sus labios, el gato pareció notar su preocupación, agregando que a donde la llevaría, no era necesario saber perfectamente como comportarse.
– Menos mal – respondió sinceramente aliviada – porque eso de usar adecuadamente los cubiertos y actuar como una dama refinada no ha sido mucho lo mío – sonrió – y si, hay que aprovechar los días libres – aseguro antes de sentir como es que el gato la tomaba del brazo, para así, echarse a andar ambos.

La alegría que la cambiante experimentaba era tal que sus sentidos se encontraban completamente enfocados en el gato que caminaba a su lado, por eso fue que no percibió nada fuera de lo usual y de entre todos los peligros que hasta ese momento había enfrentado, era quizás la ceguera que le provocaba el amor lo más peligroso.




el hecho de conocerte me permitió saber lo que significa amar de verdad

Agartha:

Time:
Chantry:

avatar
Chantry Vilhjalmsdottir
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 68
Puntos : 97
Reputación : 47
Fecha de inscripción : 22/10/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreaming II [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.