Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Situaciones extrañas más comunes || Libre

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Situaciones extrañas más comunes || Libre

Mensaje por Andromeda el Miér Oct 07, 2015 12:00 am

El astro sol llega bien temprano espantando a todo aquello que no es natural a su presencia pero algunos no son alejados con el sol aun cuando ya no pertenezcan a este plano de vida sino más bien a un más oscuro y lleno de huesos ambulantes, son ellos los que pasan como personas naturales y muy normales entre los vivos, pero no ven que ya no tienen pulso ni nada que puedan aportar, incluso algunos no son vistos por todos solo pocos pueden verlos realmente como personas vivas y otros los ven momentáneamente.

Entre las calles empedradas una joven de cabellos rubios como el sol pero algo alborotados va caminando, su vestido hecho de seda color azul claro hasta la rodilla, mangas largas y un mini capa que cubre sus hombros, un sombrero al mismo tono del vestido pero un poco más oscuro al igual que los zapatos, tan elegante y ella tan blanca, su mirada va a todos lados evitando los coches, según ella sigue viva pero las personas no la notan, se topa con algunas tropezándose con ellas pero cuando aquellos individuos voltean no ven a nadie aun cuando ella se disculpa con ellos avergonzada.

La mañana sigue avanzando y decide comer algo de dulces va a la dulcería pero no se decide así que toma unos caramelos dejando una moneda en el recibidor, el dueño del abastecimiento no entiendo y comienza a orar pensando que es del diablo, Andromeda le mira alzando los ojos como si renegara de ella –Vamos hombre que no es diablo soy yo– en eso se presenta al hombre que pega un grito desmayándose, se giran todos a verle pero la mujer ha desaparecido, ella se acerca al hombre para ver si está bien cuando llega su hija y le ayuda a su padre a ponerse de pie, Andromeda sale del lugar, comiendo unas galletas y unos caramelos en el bolsillo

–Vaya pero que ha sido todo eso, sé que soy muy blanca algunas veces y otras pareciera que no respirara pero caray estoy viva– se ríe porque aunque no esté viva no lo asimila y si le dicen ella cree que están locos ellos porque ella se puede ver, en sí nunca asimilará que está muerta y se seguirá comportando como si estuviera más que viva.

Una loca más en este mundo de locos, pero más cuerda que los locos mortales.

Vestido:



In the shadows my soul will burn
No te asustes Invitado

Andromeda
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 44
Puntos : 40
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 21/02/2014
Localización : Aparece y desaparece a su antojo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Situaciones extrañas más comunes || Libre

Mensaje por Athan Avramidis el Dom Oct 11, 2015 9:49 pm

"Mi alma es una princesa en su torre metida,
con cinco ventanitas para mirar la vida.
Es una triste diosa que el cuerpo aprisionó.
y tu alma, que desde antes de morirte volaba,
es un ala magnífica, libre de toda traba...
Tú no eres el fantasma: ¡el fantasma soy yo!"

Amado Nervo



Después de su encuentro con Nirole su cuerpo se había entumecido en las áreas de los hombros, lo que indicaba que necesitaba un descanso de varios días si quería blandir una estaca con la suficiente fuerza y rapidez como para no morir en el intento.

Las horas transcurrían sin que pudiera controlarlas, dejándole tan solo el vano placer de pasear por las calles para distraer su mente de todo pecado. Últimamente no dejaba de sentir que algo había cambiado en él, un irrisorio suceso se había colado en su mente y ahora no podía continuar simplemente rezando y luchando contra el mal por las noches. Se había sorprendido al comprender que era una criatura realmente egoísta, estaba cometiendo el indudable pecado de la avaricia. Pues, mientras el sol no dejaba de salir y ponerse para dejar paso a la noche, los humanos hacían algo de lo que él era privado; ellos vivían, él solo sobrevivía.

Se detuvo de forma abrupta en medio de la calle, aferrándose con una de sus manos el pecho, aquel lugar musculoso por su trabajo que ocultaba bajo piel y huesos lo que le aquejaba. Su corazón dolía, aullaba como un lobo a la luna. Se sentía tan avergonzado que ni siquiera había acudido a la misa de la mañana, sabía que cuando pusiera un pie en el interior de aquel santuario él sólo sería capaz de llorar. Como un niño que suplicaba el perdón de su padre al saberse hacedor de una falta cargada de deshonor.

- Perdóneme padre ...- murmuró con una voz anhelante, mientras su mano caía sin vida, rendida ante el hecho de que él jamás sería alguien normal. Ya no era una persona, era una herramienta, el verbo de Dios hecho lanza para clavarse sobre el pútrido corazón de los demonios. El mal nunca descansaba, tentaba cada paso que daba; ofreciéndole alimentos abundantes que no necesitaba,  arrojando a sus pies mujeres que tentaban su carne, enfriando su fervorosa lealtad hacia su señor haciéndole dudar antes de robar la vida de sus enemigos. Debía tener cuidado si no quería quemarse.

Con esos pensamientos, caminó sin rumbo, deteniéndose solo cuando una voz de las mujeres que vendían fruta en una de las tiendas de la zona comenzaba a gritar las ofertas que tenía. No le atrajo la voz femenina, ni siquiera la idea de comer algo dulce, fue el recuerdo de un joven al que había ayudado cuando fue herido de un disparo. La imagen de su rostro inocente y dulce sosteniendo unas manzanas le hizo recordar que incluso las personas más humildes aprendían a sobrevivir con lo poco que Dios le ofrecía. Quizás las manzanas siempre le recordasen ahora a la inocencia, el amor puro que podía ofrecer una amistad.

Se acercó al puesto y compró varias de ellas, ignorando las miradas de interés que las mujeres le ofrecían mientras pagaba por su pedido. Sabía que sus prendas sencillas destacaban  entre aquellos vestidos elegantes como si fuera una cucaracha caminando sobre el azúcar. Pero no le importaba, sus pantalones grises de algodón, así como su camisa blanca remangada hasta los codos, permitiendo ver sus musculosos antebrazos, eran prendas cómodas y eficientes para alguien que siempre terminaba destruyendo todo lo que contenía su armario. Afortunadamente sus zapatos de cuero negro y los tirantes que sostenían sus pantalones en su lugar y su chaqueta, eran de buena calidad, así que no necesitaba más. Menos en un día caluroso como aquel, pues aunque el tiempo comenzaba a calmarse, llegando a enfriar en las tardes, las mañanas seguían siendo horas en las que el sol insistía en atacar a los viandantes.

Se alejó de la tienda, emitiendo una inclinación breve de su cabeza en deferencia de las damas que habían en el interior como saludo y despedida. Algo que le atormentaba era ser totalmente torpe en su forma de tratar a las mujeres, ¡ que el cielo le acogiera en su seno si se excedía, pero juraba que ellas eran difíciles de entender!.

Miró la bolsa de las manzanas y sonrió, deteniéndose para tomar una del interior, su aspecto era tan apetitoso que no quería siquiera dejar escapar la oportunidad de darle un bocado. Como siempre que veía comida entre sus manos, su apetito se abría, recordándole que hacía mucho tiempo que no disfrutaba de algo similar. Tan absorto estaba que no vio a la mujer que venía hacia él, sólo el reflejo del sol sobre sus cabellos dorados hizo que pudiera darse cuenta de su presencia. Se preparó para el impacto de su cuerpo contra el de ella, más lo unico que cayó de sus manos fue la bolsa con las manzanas.

Sus ojos claros se abrieron con sorpresa, al notar que nada había sucedido, como si por arte de magia, ella se hubiese apartado a tiempo de su hombro ancho y musculoso. Tembló bajo el efecto de un estremecimiento que le erizó la piel, casi como si algo frío lo hubiese atravesado.

- Perdóneme Μις - Dijo con nerviosismo, apurándose para recoger todas las manzanas que habían caído de la bolsa, rodando por el suelo. Levantó sus ojos hacia ella y quedó atrapado con la imagen que se formó ante su mirada.

El cabello rubio iluminado por el sol, revelando algunos rizos rebeldes adornando la fina curva de su cuello pálido. Sus labios manchados con lo que parecía una miga de la galleta que sostenía entre sus elegantes dedos. Pero fue cuando sus ojos se deslizaron de nuevo al suelo, que notó la piel desnuda de sus piernas. La fina piel de sus rodillas redondeadas que descendían hasta unos delgados tobillos en los que se notaba el hueso de sus pies. Se sonrojó con tal rapidez, que no pudo siquiera evitar el tartamudear al apartar sus ojos de ellas para conservar el decoro que había perdido al notar que aquella mujer exhibía de forma tan atrevida sus piernas.

- N-No pu-pude verla. - Murmuró sin apartar los ojos del suelo y de las manzanas que comenzaba a capturar para devolverlas a la bolsa, obligándose a darse prisa para huir. Dios lo había maldecido con timidez y una falta total de amabilidad hacia las mujeres. Era demasiado bruto y directo con sus palabras.


Términos griegos:
Μις = Señorita



Gracias Ionel

Athan Avramidis
Inquisidor Clase Media
Inquisidor Clase Media

Mensajes : 55
Puntos : 66
Reputación : 17
Fecha de inscripción : 19/03/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Situaciones extrañas más comunes || Libre

Mensaje por Andromeda el Lun Dic 07, 2015 11:47 pm

Frías brisas de muertes anunciadas que se presentan como espíritus irreales frente a los ojos de aquellos que no pueden esperar que lo efímero se vuelva real en poco tiempo. Suave caricia que te lleva a soñar con fantasías que van tomando formas delineadas de seres que antes estaban pero que el tiempo y la mano ajena se los ha llevado abruptamente olvidándose de ellos tras el tic tac de las moiras guardianas del hilo de la vida.

Suave destello, mirada perdida y un dulce crocante de una galleta robada entre los dedos de una mujer que ha perdido el sabor y la consciencia mucho antes de ser lo que ahora es, sus dedos se mueven entre sus labios delineándolos al terminar su postre perdida en sus pensamientos al buscar con que comparar aquel sabor; ladea de lado a lado la cabeza con aquellos cabellos que se mecen tenuemente en la dirección que su dueña se los ordena.

Ecos muertos de sus pasos inexistentes que se perciben por la calzada, su energía va aumentando a medida que pasa entre las personas tomándolas de ellas y de las mismos dulces que disfruta sin medida, sus dedos lame y la figura translucida va tomando forma en una mujer que camina descuidadamente, pero tal como se puede vislumbra se esfuma en un momento en que el susto del contacto ajeno es evidente. Observa al joven pero no lo suficiente cuando desaparece por completo dejando el halo de la muerte sobre el joven, su propio muerte pegada a la de aquel muchacho.

Aparece nuevamente con aquella cabeza dispareja ladeándose de lado a lado meditando la situación, cuenta las manzanas que ruedan sin permiso sobre la calzada, de cuclillas se acerca al joven observando las frutas tan rojas como la misma sangre o el fuego de las pasiones prohibidas. Sonríe señalando una que está más lejos, cubre sus piernas en aquella postura con la falda del vestido más no lo suficiente, su mano se adelanta revolviendo los cabellos cobrizos meciéndolos como si fuera el viento, más su mano visible no está del todo es más como algo intermitente que se va aclarando en tomar la forma física a medida que toma la energía de las personas, a medida que su otra mano acerca la galleta a sus labios.

–¿Tú tampoco? Pensé que solo sería el vendedor, pero al parecer no quieren verme, que desperdicio, aunque…sería interesante entonces, no lo crees señor oruga– se ríe contando las manzanas caídas – orguaNadie puede verme en realidad, solo unos pocos pueden, a saber la razón. Da lo mismo eres igual a los demás ¿qué te hace diferente? Nada señor oruga– suspira poniéndose de pie haciendo una reverencia, aunque mal hecha en realidad.

Una sonrisa descuerda, como si hubiera olvidado la razón de todo



In the shadows my soul will burn
No te asustes Invitado

Andromeda
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 44
Puntos : 40
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 21/02/2014
Localización : Aparece y desaparece a su antojo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Situaciones extrañas más comunes || Libre

Mensaje por Athan Avramidis el Lun Ene 04, 2016 10:47 pm

Escuchó el roce de las prendas femeninas cuando ella se agachó a su lado para poderlo ayudar a recurar sus manzanas, lo cual sólo le impelió a ir mucho más rápido en sus movimientos. Atrapando una, dos y hasta tres manzanas en un único movimiento eficaz y presuroso, demostrando la agilidad de su cuerpo a pesar de ser alguien que sólo había mostrado su timidez y torpeza ante aquella mujer desconocida. Necesitaba aprender a comportarse ante las mujeres, siempre terminaba buscando una forma de avergonzarse de forma terrorífica.


- ¿ Oruga ? - Preguntó con voz estrangulada ante aquel tan poco corriente apelativo. Sin dudar a dudas, era la primera vez que alguien lo llamaba así, a penas podía controlar la expresión sorprendida y casi acongojada por aquella palabra. No sabía cómo tomarse el que aquella joven lo llamase así, ¿hasta qué punto un hombre podía sentirse bien al recibir el apodo de oruga?.


Precisamente por su mente confundida y en estado de shock, no prestó atención a la desaparición de la forma física de aquella mujer, desconociendo que se estaba sirviendo precisamente de su energía para tomar forma ante sus ojos. Nunca había escuchado algo igual, ni siquiera en la inquisición, aunque quizás era precisamente por el hecho de que muy pocos fantasmas habían tomado la decisión de comunicarse con algún vivo que fuese, a su vez, un inquidisor. ¿ Qué probabilidades había de ello ?.


- ¿ No pueden verla ? - Su confusión sólo iba en aumento, cuanto más hablaba aquella mujer, más perdido se sentía, así que recogió la última de las manzanas que había perdido y se levantó después de ella, frunciendo su ceño ante su incapacidad para comprender a las mujeres. Quizás solo hablasen en un idioma diferente al suyo, como un código secreto que muy pocos afortunados podían comprender.


Aún así, decidió seguirla, ya que su educación le impedía el alejarse sin reponer su falta. Al fin y al cabo, parecía que la había ofendido en alguna manera, aunque no llegaba a comprender del todo qué había hecho mal.


- Μις, quizás no la cuestión no sea que no la vean, sino que usted no quiere que otros lo hagan.- Le respondió a la primera de las preguntas que había hecho en su presencia, aferrando la bolsa de las manzanas con mayor precisión para no perder de nuevo las frutas.


- Y, si me lo permite, debo discrepar en su apreciación de mi persona, pues no existen en este mundo, dos personas iguales. Imagínese tal martirio y desatino. - Acentuó sus palabras con un asentimiento lleno de convencimiento, como si fuera un profesor dando énfasis a sus palabras para que sus alumnos comprendieran mejor la lección.



Gracias Ionel

Athan Avramidis
Inquisidor Clase Media
Inquisidor Clase Media

Mensajes : 55
Puntos : 66
Reputación : 17
Fecha de inscripción : 19/03/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Situaciones extrañas más comunes || Libre

Mensaje por Andromeda el Vie Ene 08, 2016 12:08 am

El velo de la muerte que se rasga en un momento agónico y sangriento, como si fuera la lágrima del último suspiro de vida antes de pasar a ser un olvido más de los que quedan enterrados hasta desaparecer en las tierras profundas del infierno. Aquellos que no sufren castigo si no el de sus propios corazones marchitos que se ven obligados a ver a aquello que más aman olvidarlos, maldecirlos y por último arrancarlos de la que algún día fue “vida”.

La brisa gélida que acompaña los pasos de aquella que simplemente sigue el rumbo que marca el perdido horizonte a las tierras de la pútrida muerte, el ave que se alza el vuelo ignorando las preguntas de aquel que con arraigo y deseo busca algo ya perdido. La sonrisa que se dibuja en su traslucida apariencia que va tomando una corporeidad por aquel sentimiento que ha sido despertado hasta hacer visible los rubios cabellos que se bañan en un opaco sol que no la calienta más a la pálida piel. Gira sobre sus talones con aquella mirada perdida observando al joven de pies a cabeza como si no comprendiera ella lo que es el joven, lo que presente o no comprende él.

Su mente es un laberinto de perdiciones, unos más oscuros que otros, pero esos con tintes grises y muy pocos con el tono blanco de una lucidez que se pierde en segundos por el cambio de los pasajes de aquella mente insana. Se acerca al joven pegando ambas manos en las mejillas de él, dos golpecitos juntos y una sonrisa que le dedica, una sonrisa de alguien que oculta algo, pero ella ¿Qué podría ocultar?, ¡oh si! Su propia muerte es lo que oculta, su desconocimiento de haber sido algún día alguien.

–Si no eres el señor oruga, entonces ¿quién eres? Oh, quizás eres un gato callejero, nada más que ello– acaricia el cabello del joven en busca de lo que para ella serían orejas. Su sorpresa es más que evidente al no encontrarlas, se aleja abruptamente con un rostro sorprendido – No tienes orejas, entonces eres un Gato oruga que busca verme ¿verdad?– Un grito ahogado que no se oye –Eres solo un pervertido, no quieres realmente verme por eso dices todas esas falacias, mentira, mentira, eres un mentiroso, tu tampoco puedes verme. No soy yo, son ustedes lo que no quieren…– su mirada es seria, pero antes de hacer algo aquello que le tenía en forma la hace desaparecer.

Como si hubiese corrido alejándose de un peligro que no existe, desaparece en un momento con el sol centellando, más no dura mucho porque vuelve a aparecer atrás de un joven, uno que llevaba manzanas, sopla tras su oído siendo nuevamente corpórea ante aquel –No te quedes ahí parado, hay personas que están pasando y si te quedas ahí serás aplastado como a una pobre oruga– una sonrisa calmada cuando observa el rostro del joven –Como que ya te vi, ¿tienes a un hermano igual a ti? Eso suena muy divertido, dos personas iguales pero a la vez que no lo son, pero en el fondo si lo son y ante los ojos de los demás solo son sombras, que divertido, yo también quiero jugar a las sombras– se acerca a tomar la mano del joven pero se detiene y en vez de ello solo se acerca a observar el rostro del joven, pero se ha acerado tanto a este –No, no eres él. Tu eres alguien más ¿Quién eres?– deja un soplido frío sobre el mentón del muchacho.

La locura de la vida que se vuelve más inestable con la muerte, que aparece y desaparece.



In the shadows my soul will burn
No te asustes Invitado

Andromeda
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 44
Puntos : 40
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 21/02/2014
Localización : Aparece y desaparece a su antojo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Situaciones extrañas más comunes || Libre

Mensaje por Athan Avramidis el Vie Mar 04, 2016 9:46 pm

Parpadeó con cierta incredulidad, sin poderse creer que estaba siendo tocado por alguien sin que lo hubiera podido advertir antes. Aquello constituía una falta indiscutible, pues precisamente él, mejor que nadie, sabía que el que una mujer hubiera podido tocarle la cabeza sin que pudiera haberse retirado antes para evitar el contacto, implicaba que había bajado las barreras bajo las que se protegía. Esas que le permitían aún el mantener su corazón dentro de su pecho, literalmente.

Aún así, el roce le resultó agradable, hacía mucho tiempo que alguien le mostraba una muestra de interés físico similar al afecto. Aunque no podría considerar que hubiera tal sentimiento en aquel gesto, puesto que eran, nada más que desconocidos. Sus dedos delicadamente acariciaron su cabello rubio, como una fugaz ráfaga de viento. Un contacto casi etéreo y frío que dejaba miles de hormigas caminando por su cuero cabelludo, que terminaban convirtiéndose en un escalofrío que le deslizaba por la columna vertebral.

- Por supuesto que no soy un gato. - Esta vez su cuerpo se retiró de ella varios pasos, siguiendo la advertencia natural de que estaba ante algo inusual. Su instinto no solía fallarle, así que siguió caso del consejo que le daban los numerosos años que llevaba ejerciendo el papel de inquisidor y comenzó a estudiarla con interés, sin tener en cuenta el hecho de que quizás sólo era una loca que había escapado de un manicomio. Eso explicaría la mayoría de su conversación unilateral.

- Conserve la calma Μις, deje de imaginarse cosas que no van a suceder. Créame, lo último que deseo es tocarla, en lo más mínimo. - Su gesto se convirtió en una expresión tan seria, que su entrecejo mostró una minúscula arruga en su piel. Una muestra de que no solía ejecutar aquel gesto a menos que algo lo provocase hasta el punto en que sólo le quedase apretar su mandíbula en una señal inequívoca de orgulloso desaire.

¿ Cómo podría ocurrirsele a aquella doncella el acusarlo de pervertido ? La única que había traspasado los límites de lo natural había sido ella, convirtiéndolo en un gato-oruga. No sabía ni siquiera si aquella cosa podría ser siquiera capaz de ser representada mediante un dibujo, pero era obvio que aquella mujer no estaba bien de la cabeza.

- ¿ Qué eres ?- Le preguntó mientras se apartaba de aquella voz que le susurraba desde la espalda. Juraría que había desaparecido delante de sus propios ojos, lo cual sólo descartaba la posibilidad de que fuera un vampiro dada la hora que era y lo brillante que estaba el sol. Un licántropo podría tener su habilidad de rapidez, pero no sería lo suficientemente estúpido como para hacerlo en pleno día, lo cual tambien descartaba a aquella raza. Podría pensar lo mismo de los cambiaformas, su naturaleza juguetona podría hacer que se involucraran en cosas no racionales para cazar, pero en frente de varias tiendas, en pleno mediodía, no era una razón suficiente. Eso significaba...

- No puede ser...- Maldijo en su idioma griego al recordar que se había dejado el agua bendita y la biblia en casa ya que era lo único que no necesitaba llevar consido furante el día. Aquello le evitaba el poder realizar un exhorcismo rápido, al menos en alguno de los callejones. Y cuando se dio cuenta de que estaba "desarmado" volvió a maldecir, sabiendo que tendría que confesarse por usar malas palabras.


- Sí, tengo un hermano gemelo. Y ahora si me disculpas, tengo cosas que hacer - No pensaba quedarse en medio de la calle hablando con un fantasma, que, por cierto, estaba loco. Lo último que quería era tener que explicarle al párroco de su iglesia que se dedicaba a hablar solo en medio de la vía pública, porque las ánimas sin descanso, habían decidido jugar con él.




Gracias Ionel

Athan Avramidis
Inquisidor Clase Media
Inquisidor Clase Media

Mensajes : 55
Puntos : 66
Reputación : 17
Fecha de inscripción : 19/03/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Situaciones extrañas más comunes || Libre

Mensaje por Andromeda el Dom Mar 20, 2016 12:15 am

Cambios que suenan más a locos y viejos impases, situaciones que solo pueden ser descritos por relatos oníricos de adversos ambientes donde nada puede ser natural y real, que falacias más grandes se dibujan sobre el rostro dela joven cuya sonrisa mantiene aun cuando sus estados de ánimos fluctúan como el viento que más subiendo a medida que la sonrisa se borra y se trasforma en una mueca llena de desprecio.

Las ráfagas de vientos comenzaron a ser más y más fuertes así como los cristales de los comercios que llenaban aquella calle, las piedras del camino se agitaban moviéndose como si algo o alguien les alterara, y no se equivocarían al señalar a la rubia que sin emoción en su rostro solo evocaba la furia que estaba creciendo en su interior. Uno a uno las piedras se levantaban, tres y siete más estaban en el aire alrededor de ella como si fuese un escudo contra alguien, pero no era más que solo un viejo truco del que ella creía olvidado.

–Miç, Miç, Miç, Miç, solo eso puedes repetir acaso no tienes otra palabras más que sepas y que la digas– las piedras abruptamente caen al suelo pero los vidrios se agitan con más fuerza resonando a punto de quebrarse – Ni tu ni nadie podría acercarse a mí, son todos iguales, tú y tu gemelo son iguales que los demás, no saben nada y por eso hablan, por eso me señalan como si tuviera la culpa. Te odio, eres despreciable gente como tú no debería estar en este mundo, ¿qué sabes realmente? Hablas por hablar y sin sentido alguno, nunca comprenderás nada– el grito agónico que deja cuando uno de los cristales de la tienda próxima se rompe por completo.

El estallido la pierde y cesa todo lo demás; mira al hombre ladeando la cabeza y solo gira sobre sus talones avanzando hasta aquella pileta donde toma asiento dispuesta a comer sus galletas en la más absoluta tranquilidad, mira a un lado y a otro sonriendo y conversando con entes que no existen –Mejores cosas tenemos que hacer nosotras que perder el tiempo con gente como esa ¿verdad? Hay que dejarlo y no decirle nada, igual es como los otros un tonto más, es un loco realmente no vale la pena ni mirarle ni pensar en él. Listo ya está, ya ni se quién es ese de ahí– señala con su galleta riéndose en complicidad con la nada.

Las personas que pasaban corriendo en concurrencia acercándose donde el afectado reclamaba por lo ocurrido, todos se persignaban y daban muestras de designios divinos; murmullos, cuentos e invocaciones de todo tipo se hicieron presente por aquel acto que se podría considerar más como una rabieta de una joven perdida en el tiempo y espacio, una joven cuya mente divaga por laberintos perdidos y sin fin alguno. Pero a ella no le importaba nada de eso, porque feliz era comiendo sus galletas de la forma más infantil e inocente.



In the shadows my soul will burn
No te asustes Invitado

Andromeda
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 44
Puntos : 40
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 21/02/2014
Localización : Aparece y desaparece a su antojo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Situaciones extrañas más comunes || Libre

Mensaje por Athan Avramidis el Vie Jun 03, 2016 10:14 pm

Estaba claro que era una criatura desequilibrada, pero también peligrosa. Nunca había visto un estallido de energía fantasmal tan amplio sin tener al menos un catalizador de su energía. Lo más seguro fuera que se alimentara de la energía vital de todo lo que la rodeaba. Y eso era aún más peligroso. Los fantasmas podían llegar a sumir a una persona humana, en un mero saco de huesos sin energía suficiente para levantarse y enfrentar un nuevo día.

Considerando el tremendo problema come galletas al que debía enfrentarse, debía admitir que era un reto nuevo y sorprendente. ¿Quien iba a decirle que tendría la oportunidad de ver trabajar a un fantasma de cerca?. Había luchado contra muchas cosas, pero una fémina histérica, loca y muerta, no estaba entre ellas. Al menos la única mujer muerta que conocía, era una vampiresa yalgo a su favor, a pesar de ser una criatura del averno merecedora por tanto de una estaca en su pecho, era el ser precisamente bastante lógica. Era el problema principal por el que aún seguía con vida aquella vampira. Pero eso era otro tema.

Suspiró y agarró una de las manzanas, mientras ignoraba la retaila de palabras que soltaba aquella muchacha. ¿Es que no se callaría jamás?.

- Puedo decir muchas más cosas, como por ejemplo; muerta, loca, infantil y glotona.- Enumeró con una expresión contrita, antes de comenzar a caminar lejos de ella, sin querer prestarle más atención. Quizás la eliminase en otro momento, cuando tuviera más paciencia o una enorme bolsa de galletas.

- ¿ Por qué no vas a jugar con tus amigos a otro lugar ?. Quiero irme a casa, a comer - Y a librarme de ti. Aunque eso último no lo dijo. Parecía estar un tanto irritado, cosa que seguramente se debía a su falta de sueño o su habilidad para encontrar personas extrañas y muertas.



Gracias Ionel

Athan Avramidis
Inquisidor Clase Media
Inquisidor Clase Media

Mensajes : 55
Puntos : 66
Reputación : 17
Fecha de inscripción : 19/03/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Situaciones extrañas más comunes || Libre

Mensaje por Andromeda el Mar Jun 28, 2016 4:49 pm

Silencio lacónico que comenzaba a instaurarse lentamente así como la dureza de las palabras que solo creaban los ecos de unos recuerdos difusos; la brisa comenzó a agitarse lentamente mientras aquella que se volvía lúcida en su totalidad caminaba lentamente con la mirada perdida en el horizonte como quien recuerda el destello de la muerte misma, lástima que eso no era lo que ocurría. Su mano acarició los cabellos rubios que se desteñían contra el cálido sol enrollándolos en sus dedos una a una aquella hebra mientras dejaba escapar el sonido de una melodía triste pero tétrica.

El clima se calmó cuando aquella tomó asiento en una de las aceras terminando de devorar su galleta, su cabeza se ladea de lado a lado sin dejar de mirar la nunca del hombre que al momento esbozó una sonrisilla –¿Amigos? ¿Qué es eso? ¿Se come acaso? ¿Tiene buen sabor?– a penas y entendía su propia situación como entender lo que en su vida y no vida se acontecía, más las palabras que mostraban la elocuencias ajena solo consiguieron una risa que se ocultaba en aquel rostro pálido – Buenas palabras, pero siguen siendo las mismas que oigo en todo lado ¿no hay nada nuevo? Que repertorio aburrido, tienes, aunque quiero saber ¿Quién está muerto?, acaso ¿tú?– enarca una ceja pestañeando ante la sorpresa, su rostro no se asustó ni mostró molestia solo la simple calma que se iba meciendo con lentitud.

Buscó la bolsa de sus galletas pero ya no había nada, se había comido todo y eso empezó a entristecerla con un puchero en su rostro, así como la inconciencia de lo que hacía y como se presentaba; de pie de un brinco como si se tratara de un juego para luego despedirse del joven con una reverencia –Que te vaya bien pequeño muerto con tus amigos, que te sepan delicioso, pero yo voy mejor a por algo dulce antes que tu amargura se me pase– le saca la lengua caminando directo a una de las tiendas a pedir otra provisión de galletas, esta vez de chocolate y crema.




In the shadows my soul will burn
No te asustes Invitado

Andromeda
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 44
Puntos : 40
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 21/02/2014
Localización : Aparece y desaparece a su antojo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Situaciones extrañas más comunes || Libre

Mensaje por Athan Avramidis el Dom Ago 21, 2016 12:24 pm

Continuó caminando, sin mirar atrás. No quería que volviera a aparecer a su lado de nuevo, con un nuevo paquete de galletas y algún mote gracioso con el que llamarlo. Realmente había oído cosas sobre espíritus, pero era el primero que veía y que, además, era más aficionado a devorar galletas, que a asustar a los humanos.

En cierta forma era triste, no parecía saber quién era, mucho menos la condición en la que se encontraba. Sólo podía esperar que alguien se encontrase con ella y pudiera darle aquella paz que parecía ansiar. Era extraño, él no era uno de esos hombres sensibles que quisiera rescatar almas perdidas. Quizás era aquel rostro de niña, o su actitud risueña y burlona, pero no parecía ser un alma oscura.

Suspiró y cogió una de las manzanas para darle un mordisco, intentando olvidar todo aquel encuentro. Aunque algo acudió a su mente: quizás guardase algunas galletas en su bolsillo antes de salir a cazar. Nunca se sabía cuando podía encontrar a un espíritu hambriento.



Gracias Ionel

Athan Avramidis
Inquisidor Clase Media
Inquisidor Clase Media

Mensajes : 55
Puntos : 66
Reputación : 17
Fecha de inscripción : 19/03/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Situaciones extrañas más comunes || Libre

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:27 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.