Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» ¿Sigues creyendo en las casualidades? Yo también. [Privado]
Ayer a las 11:55 pm por Nessanië

» APERTURA DE FICHAS
Ayer a las 11:54 pm por Leήeth D'Aramitz

» Et viventem in me [Romana]
Ayer a las 11:51 pm por Romana Warwick

» ¿Nos conocemos? [Privado]
Ayer a las 11:48 pm por Týr Von Streigner

» La noche es joven (privado)
Ayer a las 10:37 pm por Týr Von Streigner

» Busco algo significativo
Ayer a las 10:04 pm por Týr Von Streigner

» ¿QUIÉN ROLEA?
Ayer a las 10:01 pm por Santhiago Morel

» Caza mayor [Libre] (Flashback)
Ayer a las 10:00 pm por Santhiago Morel

» << Encadenados >>
Ayer a las 9:51 pm por Ebony A. Cassia



Pupilas amarillas, corazón de lobo (Astor Gray)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pupilas amarillas, corazón de lobo (Astor Gray)

Mensaje por Edme Grier el Sáb Oct 10, 2015 6:39 pm

Observó por la ventana la luz que se tamizaba por entre el follaje de las coníferas, su rostro mostraba la tranquilidad que provocaba en su alma saber que todavía quedaba un par de noches para la próxima luna llena. Gracias a ese importante detalle, se podía dedicar a otras tareas más hogareñas y rutinarias. Dejó la ventana para dirigirse a  donde su ama de llaves la esperaba.  La mujer le informó cómo iban los preparativos de las habitaciones para os invitados,  los que en realidad jamás llegaban a su hogar por una cordial visita, mas bien era la forma de llamar a sus víctimas o contendientes, esos otros licántropos que por alguna razón terminaban luchando con ella, tal vez porque no lograban dominar al animal interno, aquel que lograba romper sus cadenas al influjo de la misteriosa dama celestial.

Tras el informe que le brindara la mujer, una cambiante canina, se dispuso a salir a recorrer el bosque, porque aunque la luna llena estaba  algo distante, eso no descartaba que se encontrara con licántropos que deseaban cobrarse alguna afrenta, a pesar de que habían sido curados por ella. Pero ese no era su verdadero motivo, había algo más sencillo y humano que la movía, Las semanas pasarían volando y en cuanto menos se lo esperara tendría una de sus festividades predilectas a la puerta de su hogar, por ello debía comenzar más temprano ese año, pues había decidido que la navidad se celebraría por todo lo alto en su escondida mansión.

Caít, tomó una pequeña canasta de mimbres y se dispuso a recorrer el bosque cercano a su hogar. Cualquiera que la observara, podría bien confundirla con una de esa mujeres que recolectaban hierbas para hacer hechizos, pero la joven irlandesa solo se encontraba eligiendo algunos conos de pinos, los que utilizaría para avivar el fuego, en las noches invernales, además de ser buenos para acelerar la combustión, solían dar un agradable aroma a pinos que le traían los recuerdos de una infancia ya lejana, aquella que pasara en su querida Irlanda, cuidada y amada por sus padres.

De cuclillas, cubierta por una capa con capucha color borgoña, se dedicaba a esa humilde tarea, con su mente aún atrapada en los recuerdos, la voz dulce de su madre cantando los antiguos villancicos irlandeses, en la lengua de sus antepasados y sin saber porque, comenzó a cantarlos, su voz melodiosa, dulce y melancólica, fue interpretando aquel cántico. Tomó una piña y la observó, aunque en verdad solo pudiera contemplar los paisajes nevados, las altas montañas y los peligrosos precipicios que rodeaban su aldea. Deseó volver el tiempo atrás, volver a ser la niña que ingenuamente creía a pies juntillas lo que sus padres le inculcaron, si hubiera seguido en la ignorancia, nada de lo ocurrido en ese invierno ya tan distante la podría haber herido, ni siquiera aquellas amarillas pupilas que la asechaban aún en sus sueños.


Canción que interpreta Cait:



"Dios bendiga a mis amados, y a mis enemigos... el doble, porque si mi ira cae sobre ellos, ni el cielo los salvará"

Edme Grier
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 15
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 18/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pupilas amarillas, corazón de lobo (Astor Gray)

Mensaje por Astor Gray el Jue Nov 19, 2015 11:25 pm

El puño de Astor se fue de lleno contra el tronco de un enorme árbol, mientras que sus ojos observaban con frustración a sus compañeros inquisidores perseguir a una pareja de cambiantes por los bosques cercanos a las residencias parisinas. Si bien  aquella misión no tenía nada de extraordinario, últimamente la concentración del inquisidor era terrible, algo que le impedía llevar a cabo su trabajo de la manera que todos esperaban, incluso él mismo. Ya de hecho en misiones anteriores había llegado a ser cuestionado sobre su falta de concentración a lo que simplemente respondía que no tenía nada, que todo debía ser simplemente una mala temporada y que todos las tenían; nada más fuera de la realidad.

La verdad era que Astor Gray se encontraba más errático que de costumbre por la gran cantidad de cosas que había descubierto en un periodo de tiempo realmente corto. Todo había iniciado con el darse cuenta de que Gianna, la mujer de quien se encontraba ferozmente enamorado había sido mordida por un licántropo perteneciente a la facción de condenados y él no había sido capaz de impedirlo; posteriormente se re encontró con Danna a quien nunca más había esperado encontrar en París, la cuestión fue que al verse nuevamente, termino por enterarse de que tenía una hija y para finalizar, se acercaba la luna llena, situación que siempre alteraba de más a cualquiera de los que llevaran la maldición de la licantropía a cuestas. Así que definitivamente él no se encontraba bien por más que insistiera en que era de esa manera.

Con un gruñido y una frustración creciente en su interior, el inquisidor inicio una caminata con dirección contraria a la que seguían sus compañeros. Sabía que necesitaba calmarse, encontrar nuevamente la estabilidad y ser el mismo antes de que todo lo que era se viniera abajo. Gray era un luchador, siempre lo fue y por eso se encontraba seguro de que los inconvenientes que ahora le impedían actuar como siempre desaparecerían en cuestión de tiempo y entonces todo volvería a su cauce. El silencio del bosque que le rodeaba resultaba ser algo que necesitaba, fue por eso que no se fijo que dirección seguía ni a donde se dirigía, simplemente caminaba disfrutando del silencio que le envolvía. Silencio que después de un buen rato de andanza fue interrumpido por un canto femenino en una lengua que no conocía, aspecto que le alertó. Como buen servidor de la iglesia, Astor dudaba de todo lo que le rodeaba ya que tanto los sobre naturales como los peores enemigos podían encontrarse en los lugares menos esperados. Con precaución, siguió la voz hasta toparse con una joven que recolectaba algo que Astor no era capaz de distinguir.
Espero que no seas de esas mujeres que usan lo que recolectan en los bosques para hacer daño a otros – su voz fue lo suficientemente fuerte como para escucharse por sobre la interpretación de la mujer – Porque de serlo estarías en graves problemas – y pese a decir eso, sabía bien que ella no era hechicera, el aroma que despedía la chica era el de uno de los suyos, pero nunca se sabía, igual y podía ser una mera jugarreta de magia.



"Stand tall for the beast"

Otras cosas, gracias.:
   






   








Astor Gray
Condenado/Licántropo/Clase Alta
Condenado/Licántropo/Clase Alta

Mensajes : 194
Puntos : 256
Reputación : 74
Fecha de inscripción : 22/04/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pupilas amarillas, corazón de lobo (Astor Gray)

Mensaje por Edme Grier el Vie Dic 25, 2015 6:10 pm

Su cántico fue interrumpido en cuanto aquella la voz, fuerte y autoritaria, le advirtió de la peligrosidad de sus actos. Caít, sostenía aún en su mano aquel cono de pino que recogiera mientras cantaba. Un escalofrío recorrió su espina dorsal, mantuvo la respiración, mientras el corazón aceleraba sus latidos.

El recuerdo de una voz similar, - porque luego de tantos años, ¿como podía ser la misma? - le atravesó la mente y el tiempo volvió hacia tras, hasta la noche en que la maldición de la luna llegó a su vida. Entornó sus parpados, mientras la respiración se volvía normal y cadenciosa, inspiró suave pero profundamente y a sus sentidos llegó el aroma inconfundible de aquel que había decidido modificar su vida para siempre.

El fruto del pino cayó de sus delicadas manos, en las cuales las uñas, parecían convertirse en garras. Su cuerpo fue incorporándose, aún con los ojos cerrados, podía distinguir perfectamente a que distancia se encontraba el licántropo y cuan confundido se encontraba. Mas la confusión en el alma de la loba era tal, que a pesar de ser un alma tranquila y para nada rencorosa, no podía esconder su frustración.

- No soy una hechicera, como tampoco lo eran ninguno de los cristianos que mataste, junto con tus amigos, hace varias décadas, en la campiña irlandesa - le dijo en voz baja, pero clara para la audición de un licántropo, - jamás pensé que podría el destino volvernos a juntar... hermano lobo - la última parte de la frase estaba cargada de sarcasmos y rencor.

su mente se había nublado, sus ojos solo podían fijarse en la figura alta y esbelta del inquisidor, no necesitaba que nadie se lo dijera, podía identificarle, tan solo por el aroma. Fueron sus propias pupilas, las que se tiñeron de un amarillo encendido, cuando sin previo aviso, se abalanzó hacia Astor, su creador.



"Dios bendiga a mis amados, y a mis enemigos... el doble, porque si mi ira cae sobre ellos, ni el cielo los salvará"

Edme Grier
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 15
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 18/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pupilas amarillas, corazón de lobo (Astor Gray)

Mensaje por Astor Gray el Vie Ene 15, 2016 11:11 pm

Astor observó con atención el cuerpo femenino que se encontraba más allá de donde él permanecía quieto. Las manos que antes recogiesen frutos de los suelos dejaron escapar un cono de pino, hecho que hizo a Gray enarcar la ceja y gruñir por lo bajo a manera de amenaza. Comenzaba a pensar que realmente aquello del aroma a licántropo era una de las habilidades de esa mujer y que ella no era nada más que una bruja que al ser descubierta, pensaba la manera de escaparse.
¿No lo eres? Pues no te creo – su voz sonó fuerte y su cuerpo permanecía en completa alerta. Fueron sin embargo las palabras que siguieron las que hicieron que Astor entrecerrara los ojos, cuestionándose la verdadera identidad de aquella fémina.

Las palabras mencionadas por los labios ajenos, llevaron a Astor a una misión de años atrás, una donde las cosas no salieron como él y otros habían esperado, transformando lo que lo que inicio como una simple misión de reconocimiento en el asesinato de múltiples inocentes. Era imposible que Gray no recordase la manera en que la estancia en Irlanda de todo su equipo de condenados se extendió más de lo esperado, llevándoles a permanecer el tiempo suficiente como para que la luna llena hiciera estragos en sus cuerpos, obligándoles a mostrarse como los monstruos que eran y los cuales, acabaron con todo lo que encontraron. Astor podía recordar a la perfección la manera en que despertó después de aquella noche, cubierto de la sangre de inocentes y en un lugar donde ya no había nada más que destrucción. Aquel suceso fue pasado completamente por alto y pese a todo lo ocasionado, el grupo de inquisidores se había alejado de aquel lugar que consideraron simplemente con mala fortuna y retornaron a París, con muertes a cuestas que no les importaron en lo absoluto.

Viendo entonces a aquella joven, no pudo evitar sonreír en burla. Aquella noche pensó que nadie había sobrevivido pero frente a él, estaba alguien que demostraba lo contrario.
El destino es un maldito, así que no me sorprende en lo absoluto – tras esas palabras los ojos de ambos se encontraron por primera vez – ¿Qué quieres pequeña sobreviviente? – dijo aun con burla, pensando que más podía decirle a aquella mujer que por una mala jugarreta del destino compartía su maldición, pero antes de poder hacer cualquier cosa, observo como la mujer se abalanzaba contra él con ira. Astor le permitió acercarse, únicamente para esquivar los movimientos femeninos y suspirar ante lo inútil que sería para ella tratar de acabar con él – Si eso es todo lo que eres capaz de hacer niña, lo mejor es que te largues antes de que me hagas enojar y decida esta vez, acabar contigo – no tenía tiempo para lidiar con cosas del pasado porque ya bastante tenía con el presente.



"Stand tall for the beast"

Otras cosas, gracias.:
   






   








Astor Gray
Condenado/Licántropo/Clase Alta
Condenado/Licántropo/Clase Alta

Mensajes : 194
Puntos : 256
Reputación : 74
Fecha de inscripción : 22/04/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pupilas amarillas, corazón de lobo (Astor Gray)

Mensaje por Edme Grier el Dom Ene 24, 2016 7:23 pm

Se había lanzado, con sus manos listas para dar un zarpazo y marcar con ellas el pecho del que fuera responsable de aquella condición que la había marcado de por vida. Unos pasos y lo conseguiría, mas éste se movió. Simplemente la había esquivado, con una agilidad que ella debería haber esperado de un lobo, pero su rabia no le habían permitido prever el movimiento. Como un padre que jugando con su niño, le hace una jugarreta para seguir el juego en otro momento, Astor le había dejado en ridículo.

No supo que le había dolido mas, si la astucia del movimiento al esquivarla, o la jactancia en las palabras del inquisidor, que solo lograron enfurecerle aun mas. Con la respiración alterada, pequeñas gotas de sudor perlando su frente, se detuvo en seco, sus manos cerradas en  puños, la mandíbula contrita, mas sus bellos ojos, encendidos en relucientes pupilas doradas, mostraban aquella frustración que la embargaba.

Giró con lentitud, para enfrentarlo nuevamente, mas al mirar a ese hombre, que por tantos años había pensado odiar, aquel sentimiento negativo se fue diluyendo, - ¿así que esa es la forma en que enfrentas las consecuencias de tus actos? ¿evadiendo responsabilidades? - dijo con voz que distaba mucho de ser acusadora, mas bien era una pregunta en la que el sentimiento de compasión se dejaba notar. Pues no lo podía negar, Astor, le provocaba, pena pues intuía que aquel ser intentaba, tras un disfraz de altanería, esconder sus debilidades -¿no te cansas? - la voz salió de sus labios con un dejo de tristeza, - vivir mintiendo, diciendo a tu alma ¿que no sientes remordimiento alguno?- su mirada clavada en el cuerpo del inquisidor, se había vuelto celeste, tan pálida y  cristalina como las gotas del lluvia que amenazaba dejarse caer del cielo de aquel bosque atardecido.

Inspiró, buscando en el aire la esencia del lobo, sus ojos se cerraron,  - eres un patán prepotente, pero no produces en mi sentimientos de miedo... siento una gran pena por ti - abrió nuevamente sus ojos, dirigiendo su mirada a la de Astor, - por tantos años, jamás logré poner un nombre al ser que me maldijo o bendijo con ésta furia y fortaleza, que me ayuda a comprender mejor a los demás lobos e intentar ayudarlos a vivir sin sufrimiento... dime ¿cual es tu nombre? -.



"Dios bendiga a mis amados, y a mis enemigos... el doble, porque si mi ira cae sobre ellos, ni el cielo los salvará"

Edme Grier
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 15
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 18/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pupilas amarillas, corazón de lobo (Astor Gray)

Mensaje por Astor Gray el Sáb Abr 30, 2016 9:37 pm

La furia que el rostro femenino trasmitía era absoluta, pero Astor no podía saber si era debido a que la esquivo tan eficazmente o a las palabras que siguieron al hecho. Fuera cual fuera el motivo, los intentos de la joven aquella no la llevarían a ningún sitio en absoluto.
Mirarme así no va a servirte de nada niña, así que lárgate de una buena vez y sigue haciendo lo que hasta ahora – sonrió con burla – sigue sobreviviendo – porque de caer ella en manos de la inquisición o algún otro ser más cruel que Astor, su vida llegaría a su fin de manera irremediable.

Pensando entonces que con sus palabras y la demostración de que sus esfuerzos serian inútiles, Astor se giro, buscando un camino por el cual alejarse de la presencia femenina, sin embargo, antes de que algo más sucediera la voz de la mujer aquella le hizo detenerse y girar para que los ojos de ambos se encontraran. La chiquilla era valiente, eso no podía negarlo pero lo que tenía de valentía lo equiparaba con torpeza; ya que pensar que alguien como Astor caería ante sus palabras era una ridiculez. Una carcajada fluyó de los labios del lobo, quien cruzo los brazos a la altura del pecho y mirándola fijamente respondió a las preguntas de la loba.
Yo siempre enfrento las consecuencias de mis actos y me hago responsable, pero eso no significa que vaya a ir por la vida sintiendo pena o haciendo de niñero de todos aquellos que se metieron en el lugar equivocado, en el momento equivocado – lo decía claro porque él no era el único culpable de la condición de la joven, ella también se atravesó en su camino de destrucción uno donde él no era consciente de nada – Y no siento remordimiento alguno, en esta vida sobreviven los más fuertes, los más aptos; y que yo lo sea y otros no, ese no es mi problema en lo absoluto – le sonrió después de soltar aquellas palabras en las que creía tan fervientemente – por cierto que deberías considerar eso como un cumplido, ya que no cualquiera sobrevive a una mordida de lobo y de eso te darás cuenta cuando comiences a descubrir a tus propias creaciones accidentales – porque juzgarlo era sencillo, pero en el momento en que ella comenzara a crear licántropos, quizás comprendería un poco más al hombre que la convirtió a ella.

Las palabras de la fémina no le afectaban en lo absoluto. El inquisidor sabía perfectamente lo que era y no necesitaba que nadie fuera por la vida recordándoselo.
Astor es mi nombre, así que ahora sabes a quien culpar de lo que te pasa – respondió a la duda, dando un paso en dirección a ella – ¿Cuál es el tuyo niña imprudente? – si él iba a darse a conocer, también ella debía hacerlo.



"Stand tall for the beast"

Otras cosas, gracias.:
   






   








Astor Gray
Condenado/Licántropo/Clase Alta
Condenado/Licántropo/Clase Alta

Mensajes : 194
Puntos : 256
Reputación : 74
Fecha de inscripción : 22/04/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pupilas amarillas, corazón de lobo (Astor Gray)

Mensaje por Edme Grier el Dom Jun 05, 2016 10:24 am

- ¿Cual es el mio? - dijo con la voz cargada de reproche, - pues, Edme, tendrías que acordarte de eso, tienes una memoria peor a la de un mosquito -  pero, no supo porque, aquello le causó gracia, tal vez fue el imaginárselo como un mosco zumbón, molesto e impertinente. Una sonrisa cruzo su rostro y las tensiones de unos segundos atrás, se disiparon.

Caminó alrededor del lobo, como sopesando la situación y al ejemplar que tenía enfrente. Estuvo por hablar, pero calló, mas al terminar de dar la vuelta, se paró, cruzó sus brazos sobre su regazo, inclinó un poco su cabeza y levantó levemente una ceja. - siempre quise preguntar a los responsables de aquella matanza... ¿porque se ensañaron con mujeres y niños? entiendo que con los hombres y los jóvenes, podríais tener un comportamiento tan... belicoso - cambió la posición de su cabeza inclinandola hacia el otro lado, pero sin sacar su mirada de los ojos del inquisidor, - pero matar, desgarrar, destripar... a niños... por Dios... creía que llamándose soldados de Dios, sabríais tener mas piedad... pero comprobé que no es así-.

soló su brazos en un ademan de resignación, - que se puede esperar... - dejó la frase inconclusa y buscó donde había dejado su canasta, se inclinó a levantarla, sin siquiera importarle que el lobo estuviera cerca o pudiera intentar atacarla. Podía parecer que ella no estaba atenta, pero toda su piel permanecía erizada, igual que cuando convertida en lobo, se alzaba su pelaje, segundos antes de atacar. Mas estaba decidida a no atacarlo, no servía la venganza, solo quería explicaciones, deseaba entender porqué la había convertido. Ademas, tenía curiosidad por conocer al responsable de su condición de Licantropo.

Cuando irguió su cuerpo, su mirada le buscó, seguía allí, sin moverse ni inmutarse, como una estatua, como un gallardo guerrero, listo para presentar batalla. Resopló y rodó sus ojos, - vamos, habla, creo que merezco un poco de información. ademas... si al convertir a un vampiro, el que lo ha creado es so sire... ¿que se supone que eres tú para mi?
-.



"Dios bendiga a mis amados, y a mis enemigos... el doble, porque si mi ira cae sobre ellos, ni el cielo los salvará"

Edme Grier
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 15
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 18/07/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pupilas amarillas, corazón de lobo (Astor Gray)

Mensaje por Astor Gray el Vie Jun 24, 2016 9:27 pm

Él no tenía porque saber el nombre de aquella loba que decía responder al nombre de Edme. Gray únicamente cumplía con las ordenes que se le daban y fuera de eso, todo lo demás era completamente irrelevante. Con los brazos aun cruzados, sonrió a la muchacha de manera maliciosa.
No eres tan importante como para que deba recordarte niña… – la miró de arriba a abajo – Careces de sensualidad, no eres guapa… únicamente te mordí cuando no sabía de mi así que no es que tenga memoria de mosquito sino que para mi, tu tienes la importancia de uno de esos molestos seres a los que me gusta aplastar de vez en cuando.

Permitió que aquella licántropo le rodeara. Ella ya había demostrado no ser capaz de poder contra él, así que no existía motivo alguno para mantener la guardia en alto. Los ojos de ambos lobos se encontraron cuando Edme se situó delante de él, muy cerca solo para soltar una sarta de tonterías que hicieron a Astor estallar en una carcajada.
¿Piensas que ustedes eran el blanco? – volvió a reírse – Que ingenua que eres muchacha. Esos niños, esas mujeres, incluso los hombres; ninguno de ustedes era el blanco de nuestra misión. La masacre fue la consecuencia de una estrategia mal planeada, del tiempo que se nos fue encima y nada más que eso. Como te dije antes, estuviste en un mal lugar en un momento equivocado, nada más que eso. – se encogió entonces de hombros ante el último comentario – A mi Dios no me importa, seré un soldado de la inquisición pero no te equivoques niña, no lo hago para ganarme el cielo – bajo los brazos – lo hago porque matar es un deporte para mi, me divierte y entretiene.

Astor se mantuvo estático, observando como Edme caminaba hasta su canasta y de manera aparentemente tranquila la tomaba. El inquisidor esperaba que las dudas de aquella muchacha se encontrasen resueltas y se fuera de una vez por todas de aquel claro donde se hallaban. Lo mejor para la loba era que olvidara todo y se dedicara a hacer lo que Gray le sugería, sobrevivir.

Justo cuando se disponía a darle nuevamente la espalda para largarse de aquel lugar, los ojos de la licántropo volvieron a buscar los suyos. Una vez más en su mirada refulgía la molestia, la que Astor ignoro completamente centrándose solo en responder a su pregunta.
Es sencillo, yo soy tu maldición –  y eso era todo. Los vampiros tenían la extraña idea de mantenerse junto a sus creaciones un tiempo (al menos la mayoría) mientras que los licántropos si no formaban parte de una manada, preferían andar por su cuenta, era mucho más seguro mantener las distancias de esa manera llamaban menos la atención las noches de luna llena.



"Stand tall for the beast"

Otras cosas, gracias.:
   






   








Astor Gray
Condenado/Licántropo/Clase Alta
Condenado/Licántropo/Clase Alta

Mensajes : 194
Puntos : 256
Reputación : 74
Fecha de inscripción : 22/04/2013

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pupilas amarillas, corazón de lobo (Astor Gray)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:05 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.