Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Ecos muertos — libre

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ecos muertos — libre

Mensaje por Terra A. Reed el Mar Oct 13, 2015 10:18 pm

Aquella mañana el cielo estaba de lo más nublado, no había rastro alguno de querer salir el sol, con la boca pastosa y con un mareo terrible me levanté cubriéndome con…¿nada?.  Los ojos titilaban casi como si me fuera a desmayarme en cualquier segundo, todo se vislumbra borroso, con dificultad absoluta puedo ponerme de pie pero me cuesta, duele en un segundo plano todo lo que se llama cadera en especial la parte derecha, algo tibio corre por ese costado, ignorando todo balanceo mi cuerpo entre el tierroso camino siendo sostenida por los árboles, siento como roza el cabello mi espalda.

Mis ojos se abren enseguida y veo lo que todo estaba ocurriendo, un cuerpo desplomado cerca de donde había despertado, sangre corriendo por mi cuerpo, que estaba desnudo ¿en que momento?. Se abren aun más mis ojos pesando que había pasado…

Flashback.
Tarde, era aun de tarde y las aves graznaban en su vuelo con el cielo casi pintado del atardecer, la jefa del servició me pidió que arreglara unas habitaciones de unos huéspedes que se han marchado ya, di gracias por tener al menos trabajo para tener la mente ocupada. Ya entrada la mañana en la cocina hacían falta unos que otros ingredientes y me pidieron de favor que fuera a comprar, no me molesto al menos tomaría algo de aire puro, estar encerrada para una lycan no era bueno; con una sonrisa acepte y me dieron la cesta para comprar las verduras para la cena de aquella noche. Al salir una pequeña brisa cubrió mi rostro y la coleta que llevaba encima, esparciendo mi aroma por el lugar y trayéndome el olor de la calle y el cielo nublado…

Luego de las compras de regreso al Hotel, un hombre con aura misteriosa me abordó…


Aquel hombre era un inquisidor, los conocía de cerca a ellos, su aroma y aura estaba más que claro qué clase de ser se presentaba ante mí y bajo qué condiciones, eso lo sentía gracias a la punzada que en mi nuca se presentaba cada vez que algún mal individuo se acercara o estuviera a un kilómetro a la redonda, la vieja que vive junto a mi lo llama sexto sentido, o quizás parte de gracia de lo que ahora soy…

Aquel hombre estaba en el suelo, muerto, sobre su propia sangre y yo estaba sin ropa…¿Qué había pasado? Aun no recordaba y eso significaba que… —Lo mate en luna llena, que vergüenza y horror, ahora tendré a toda la inquisición sobre mí— golpee mi cabeza refregando mi rostro un poco con la mano. Estaba perdida ahora y más si alguien supiera de ello.






Terra
Reed


Terra A. Reed
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 34
Puntos : 24
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 21/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ecos muertos — libre

Mensaje por Skyler Marchant el Miér Oct 21, 2015 5:40 am

Skyler llevaba meses vagando. Desde la muerte de sus carceleros que había escapado y se pasaba los días y noches recorriendo los bosques y ciudades. Poniendo distancia entre su lugar de origen, aquel al que no deseaba regresar jamás, había ya cruzado más de un país. Por suerte, una de las enseñanzas que de pequeña le había dado su padre antes de que este muriera, había sido la de cazar y sobrevivir. Era una superviviente nata y pasándose las mañanas cazando, siempre había encontrado algo con que acallar su estómago y darse fuerzas para seguir el camino hacia ninguna parte.

Ya no sabía dónde estaba, en que ciudad o a que país pertenecía el bosque por el que cruzaba, pero con la luna llena tan cerca de ella y de su loba, buscó alejarse de la civilización. Como siempre y desde la liberación de sus cadenas, en cada luna llena su loba furiosa e impaciente se adueñaba de ella con fuerza y disfrutaba de aquella libertad que ahora poseía. Tras esas noches, al despertar el paisaje a su alrededor siempre parecía el de una guerra, una lucha incesante entre la bestia y la naturaleza. Temía esas noches. Había tenido suerte de no asesinar todavía a nadie, pero bien conocía las probabilidades de que aquello algún día ocurriera y amaneciera con un vestido de sangre y un cuerpo destrozado al lado. Pensar en ello, la ponía enferma. No obstante, desde su transformación había sabido las consecuencias de aquello así que lo único que le quedaba era confiar en que nunca sucediera una desgracia.

Aquella tarde fue otra igual a tantas, y mirando el cielo tupido de nubes grises donde en pocas horas se postraría la luna llena, apresuró aún más sus pasos hacia el interior del bosque. Se perdió entre los arboles yéndose a lo más frondoso, lo más alejado de cualquier contacto que pudiese haber con la sociedad. Asustó a un rebaño de ciervos en su camino, Sky sonrío al verlos correr. Jamás cazaba ciervos, solo conejos y el motivo era porque no deseaba quitarle la libertad a un ser como el de aquellos animales que tanta vida mostraban en sus saltos. Para ella, ellos eran la mera imagen de la libertad. Los representaba y tenía que ser un pecado matar o dañar a un animal con tantas ganas de correr y ser libre.

Haciéndose un hueco tras media hora más caminando, se sentó al lado de un grande árbol y descansó las horas que le quedaban, hasta que la loba irrumpiera en su cuerpo. La joven terminó durmiéndose y cuando menos se lo esperaba, despertó con el intenso dolor de los huesos rompiéndose y la piel cediendo a su nueva forma. El alarido de dolor pronto pasó a ser un gruñido inequívoco de un lobo y en aquella noche fría, no solo hubo una loba por los bosques de París, sino dos.

La noche pasó, para Sky pasó inadvertida, jamás se acordaba de nada de lo que ocurría en ese lapso de tiempo, solo se encontraría perdida, desorientada y desnuda y con algún que otro golpe en su cuerpo. Más esta vez fue diferente y lo supo sin necesidad de abrir los ojos, incluso antes de abrirlos. El nauseabundo y picante olor a sangre llenó sus fosas nasales y con una mueca abrió los ojos. Deseó no haberlo hecho una vez se vio a si misma tintada con el líquido carmesí. Estaba llena de sangre, fuera como si su loba se hubiese bañado en un lago de sangre, en vez de agua. Tembló inconscientemente y levantándose a duras penas, miró a su alrededor buscando algún cuerpo, alguna señal que le dijera que había pasado.

Su primera víctima, no podía creérselo.

¿Hay alguien allí? —preguntó al ver una sombra moverse unos metros por delante de ella.


*:
Me he tomado la libertad de contestar. Espero no haber hecho mal en tomar el tema, si ya estaba ocupado o no era lo que buscabas, estoy a un mp.




"Mueren más ovejas, que lobos"

Aquí me tienes:

My wolf:

Skyler:

Skyler Marchant
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 37
Puntos : 28
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 13/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ecos muertos — libre

Mensaje por Terra A. Reed el Vie Nov 13, 2015 8:47 pm

Con la cabeza embotada y confundida traté de dar unos pasos decentes hacia algo de civilización pero era inútil, cada paso que daba solo me confundía más y más, estaba completamente desorientada, di apenas unos cinco pasos, o menos quizás y el cuerpo no lo resistí estaba completamente exhausta, recargué el cuerpo sobre el tronco de un árbol que lastimaba pero era lo único que había, con la visión aun borrosa, aun frotando los ojos para poder visualizar bien, solo observaba el cadáver y el vertedero de tripas y sangre . ¿Me habrían incrustado algo? ¿o algún veneno? Y ya no estaba aquel para preguntarle, el porqué del que mis sentidos estuvieran de aquella manera en un cincuenta por ciento de su totalidad en normal, y eso no ocurría cuando me transformaba, así que algo debió arrojar aquel tipo hacia mí, algún veneno que paralizaría mi cuerpo ¿cantidad? Eso era lo desconocido.

—Maldición— maldije por lo bajo comenzando a reírme, aquello comenzaba a darme mucha gracia —Ahora tendré a los malditos tras de mi con el pretexto de que me una a ellos para expiar mis pecados— volvía a reírme por la ironía que presentaba aquellas circunstancias.

Cuantos años ya iban que había pertenecido a aquel grupo de seres “religiosos” que de ello solo les queda en el nombre, porque eran más una pandilla o secta religiosa que algún grupo destinado a la investigación o entendimiento, mataban a diestra y sinistra sin importarles si eran buenos o malos, niños o jóvenes, hombres o mujeres. Para ellos solo importaba el dinero y que se unan a su grupo para seguir expandiéndose, pocos eran los que merecían la pena llamarse soldados de Dios.

Pensar en ello me hacía reír, y todo gracias al grupo que me salvó y que me ayudó a recuperar la memoria para encontrar a mi hermano, maldita la hora en que los seguí y que ahora me volvía a encontrar con ellos. Pensando en ello, una pequeña voz carrasposa y gutural se dejaba escuchar entre el bosque, ¿otro inquisidor? Trataba de recordar los eventos de anoche pero me eran imposibles, así que opté por seguir aquella voz pero escondida, si era una de ellos podría al menos matarla y quedarme con la ropa, rogaba que tuviera mis medidas.

Sigila como toda digna bestia seguí el rastro de sus sonidos junto a su aroma, también estaba impregnada con tierra y sangre, sudor y saliva. Sonreí para mis adentros mirando entre unos árboles a la joven de cabellera castaña. Comencé a reírme, al ver que iba como el demonio la había traído al mundo igual a mí, así que era de suponer que no era inquisidora sino otra loba.

—Por aquí maja— doy un chiflido fuerte y estrepitoso que hasta a mi me hace chillar los oídos —Primero dime tu nombre mujer— no quería asustarla y menos darle mi entera confianza porque aún no estaba segura de lo que veía, aun no se estabilizaban mis sentidos.






Terra
Reed


Terra A. Reed
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 34
Puntos : 24
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 21/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ecos muertos — libre

Mensaje por Skyler Marchant el Lun Nov 23, 2015 6:06 am

Nunca habría pensado que lo que quienes fueran en el burdel, “sus amos”  le hubieran dicho la verdad siquiera de su naturaleza sangrienta. Habían sido tantas las noches que la habían torturada cuando apenas era una niña con relatos terroríficos de lo que los hombres lobos hacían a los inocentes con los que se cruzaban, que siempre rezó para que nunca le sucediera a ella. Entonces, llegó la noche en la que por castigar a su madre la encerraron con un hombre lobo. Fue una noche oscura, llena de gritos, sangre y miedo. Por suerte, o quizás no tanta al fin y al cabo, el lobo no terminó con ella sino que simplemente pareció jugar a mordisquearla y a arañarla, pero nunca llegando a las últimas consecuencias. Inconsciente y profundamente dolorida a la mañana siguiente fue devuelta a su habitación donde se recuperó lentamente de las heridas infligidas por aquella bestia, no obstante, desde esa noche todo cambió para ella.

A partir de entonces, cada luna llena fue encadenada en una torre con cuerdas de plata para que no pudiera escapar. Sus por aquel entonces amos, no lo hicieron por protección de nadie o por que la pequeña no pudiese cargar con la culpa de las muertes inocentes que su loba ocasionaría de salir, sino porque corrían el riesgo de perderla de vista, de que se fuera tan lejos que luego les fuera imposible traerla de regreso y si eso llegaba a ocurrir, perderían la moneda de cambio con la que controlaban a su madre. Así que todos aquellos años, se los pasó encadenada y mientras eso sucedía, su loba iba cogiendo una rabia más fuerte, unos instintos asesinos más potentes, que una vez se vio libre la convirtió en una asesina que contrarreloj algún día era por seguro que asesinaría.

«¿Qué he hecho?» Se preguntó Sky sintiendo como en su interior la esperanza de jamás matar a nadie, desaparecía.

El nauseabundo olor a sangre que le hacía dar arcadas cada vez a medida despertaba y era más consciente de todo, más cerca lo sentía. Gruñó secamente al verse las manos tintadas de ese color carmesí e intentando controlar el temblor de su cuerpo y el miedo por lo que había hecho intentó centrarse en buscar su víctima. Quizás no estaba muerto, quizás solo estaba herido, se dijo intentando consolarse aun así sabía que más le valía estar muerto que volverse en una bestia asesina cada luna llena.

Furiosa consigo misma por no haber podido detener a su bestia, a su loba a tiempo sintió deseos de llorar hasta ahogarse en sus propias lágrimas. Durante unas lunas llenas todo había salido a la perfección, se había levantado desnuda siempre pero jamás con el rastro de ninguna víctima. Pero hoy, todo había cambiado. Sintió las lágrimas escocerle los ojos y reteniéndolas centró su mirada para donde le había parecido ver a alguien o sentir a alguien. Aún sus instintos yacían confusos y su mente demasiado traumatizada con aquella primera muerte ocasionada por sus garras, aún se encontraba en shock, por lo que solo cuando una voz femenina seguida de unas risas irrumpió donde ella se encontraba, encontró la afirmación de que alguien rondaba por allí, de que esa sombra que había visto moverse a unos metros delante de ella no era simplemente un animal.

Ya voy —dijo tapándose los oídos al sentir el fuerte silbido. En otra ocasión su recelo por los desconocidos la habría hecho pensar antes de actuar, pero en el momento actual, toda huida de esa escena llena de sangre era mejor que quedarse. — Me llamo Sky… Skyler. ¿Y vos?— Contestó caminando hacia ella.

A medida se acercaba podía ver su figura desnuda como la de ella y al llegar hacia donde ella le esperaba se quedó atónita.

Aquella joven también parecía haber matado esa noche a alguien.

«¿Habremos compartido a la misma presa?» Se preguntó al estar casi segura de que el aroma que las impregnaba a ambas parecía ser el mismo.

¿Eres como yo, verdad? — Le preguntó sabiendo de antemano la respuesta pero necesitándola oír de los labios ajenos.




"Mueren más ovejas, que lobos"

Aquí me tienes:

My wolf:

Skyler:

Skyler Marchant
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 37
Puntos : 28
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 13/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ecos muertos — libre

Mensaje por Terra A. Reed el Dom Dic 13, 2015 11:02 pm

Los claros rayos del sol pegaban a mi rostro a través de las hojas de los altos árboles que no paraban de danzar con la fría brisa que les agitaba, aun con toda esa temperatura mi cuerpo estaba tibio gracias a una de las ventajas de aquella maldición. Aun no recuerdo siquiera como fue que la tuve, aunque se que mi hermano se perdió por ello. Recordarlo me hacía sentir furiosa y triste a la vez llenándome de pensamientos muy negativos. Antes de tenerlos los barrí a todos inmediatamente a la par que oía al viento y lo olía, un rico aroma a frutos frescos, tierra, un estado salvaje que tanto me gustaba.

Fuerzo la vista a que estabilice por completo pero es inútil solo puedo ver atisbos de las cosas en formas medio borrosas, aunque podía distinguirás por su aroma y claro por su formas ya conocidas. El sonido de la voz fina llegó a mis oídos y solo pude reírme por ello, su timbre de voz era distinto, estaba roto en cada pequeña letra que formaba, tembloroso y con un toque de susto, miedo y decepción. Me pregunto aun en ese estado si la mujer también se vería en vuelta en una encrucijada.

La oigo hablar y su figura está igual que la mía, no tiene ropa pero le cubre una fina capa de algo rojo, entrecierro los ojos para distinguir mejor pero es el aroma que me ayuda —¿Iguales?— pregunto enarcando una ceja y rascando mi cabeza —Oh, te refieres a que ambas estamos malditas con la luna, si en eso somos iguales— reí recargando mi cuerpo contra el árbol.

Froté con fuerza mis ojos pero era inútil —¿Te drogaron también?— solté sin más —Estos infelices siempre lo hace, Sky, aunque nunca saben la dosis exacta ya que no todos tenemos el mismo tamaño y corpulencia— bostezo, clara señal de cansancio —Creo que debemos esperar a que mejores nuestros sentidos para ver que hacer— acaricio mi piel como si estuviera tan comoda con la situación, y si era un hecho que lo estaba ¿por qué?

Porque ello era algo que ya lo había vivido tiempo atrás, cuando me convertí en lo que ahora soy y cuando me uní a ellos por gratitud y porque parecían interesantes, realmente un medio para vengarme y recobrar mi memoria, pero todo lo que tuve fue lo opuesto a lo que imaginaba, era usada por ellos, castigada sin razón, amenazada, intimidada y hasta el punto de pelearme en las noches de luna de llena por apuestas de los mismos cobardes. También estaba el hecho de que no podía tener relación con nadie o ellos los mataban. Solitaria estaba realmente como una mascota de los inquisidores-

—Me llamo Terra— suspiré cuando la visión se me aclaraba más —Tienes el olor de ellos, de él ¿acaso también los has matado?, Vaya que bueno—. Sonrío de felicidad y dicha imaginando los gritos de los desgraciados.

Aunque al parecer aquella joven no era realmente como yo.







Terra
Reed


Terra A. Reed
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 34
Puntos : 24
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 21/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ecos muertos — libre

Mensaje por Skyler Marchant el Miér Ene 20, 2016 4:54 am

Estar alerta era lo que siempre le había dicho su madre que debía de hacer. No podía confiar ciegamente en las personas, como tampoco fiarse de sus palabras. De pequeña, Skyler, no entendió ninguno de esos consejos y por ello, más de una vez terminó magullada y herida, mientras los demás se mofaban de ella y de su ingenuidad. Por suerte, o quizás no tanta suerte, eso cambió cuando fue convertida y mordida por uno de sus amos. Tras esa larga agonía que duró días y noches enteras, la niña cambió y se volvió desconfiada con todo aquel que le hablara, temiendo un ataque de nuevo o incluso, que sus amos se repensaran el tenerla con vida y decidieran terminar por siempre con ella. La mordida de la bestia y sus ataques, no habían podido con ella y su voluntad de vivir, pero quien sabía que otras bestias, demonios o armas escondían aquellos en su arsenal. A partir de allí, empezó a forjarse aquel carácter suyo, no obstante, tras su huida de aquella cárcel terrenal que por años había sido el burdel, volver a pecar de confiada tras despertarse llena de sangre en su primera luna llena lejos de sus ataduras, no le importó.

La licántropa también se frotó los ojos, no por sueño sino porque aún seguía con la vista ligeramente nublada, como si hubiera estado en shock y aún no despertase del todo. El olor de la sangre fresca tanto de la que provenía de la víctima despedazada como del cuerpo de ambas femeninas, hizo que arrugara la nariz. Nunca le había agradado aquel olor, ni creía podría acostumbrarse a olerlo tras cada maldita luna llena.

¿Me drogaron? —Repitió las palabras de Terra sin comprender demasiado a que se refería y una vez su vista mejoró, miró a la licántropa que parecía más a gusto que ella en la actual situación. — Yo… no me acuerdo de nada, solo sé que estaba huyendo cuando vi la luna llena y el dolor de la conversión me paralizó. Desde entonces hasta ahora no recuerdo nada, solo pequeñas franjas de tiempo, hasta ahora que he despertado así.

Por unos momentos tras sus palabras, revivió la furia ciega en la que se había visto engullida en cuanto la loba se apoderó de ella y temblando un segundo su cuerpo, fijó la mirada en un intento de recuperar el control, cuando avistó el rastro de la sangre de la víctima o “sus víctimas”. Aún no tenía claro cuántos habrían muerto esa noche por ella, y quizás, jamás quisiera saberlo. Matar era una de las cosas que jamás había deseado hacer y ahí estaba, bañada en sangre humana y en el paladar; un gusto dulzón.

Habré matado a uno quizás, no lo sé. Es mi primera noche de luna llena fuera de mis ataduras y libre, por lo que solo sé que algo debí de hacer para terminar llena de su sangre. —Dijo de nuevo volviendo la mirada a la loba tan parecida a ella en condición, pero tan diferente a la vez. Ella también se sentía acorde y satisfecha con su cuerpo, más ahora con la sangre de segunda piel, más que feliz se sentía asqueada. ¿Cuántas noches despertaría de esa calaña? Suspiró y se acarició las sienes, esperando que el dolor de cabeza que la aquejaba, desapareciese pronto, ya que odiaba sentir como su sien latía comó si en algún momento en su transformación, esta hubiese sufrido un golpe considerable en la cabeza.

¿Quizás, los hombres que terminaron como sus víctimas, se resistieron?

¿Les conocías Terra? Ellos… ¿eran tus amos o algo similar?—Se atrevió a preguntar tras observarla detenidamente dejando de lado aquel dolor de cabeza, centrandose en la actitud de la loba.  — ¿A ti, si te drogaron, verdad?

Había algo en la loba que le hacía ver que no había sido ningún error matarlos, sino al contrario. Lo que más que nunca le recordó a cuando ella se liberó de sus captores. Ella también había tenido esa misma sonrisa y esa mirada tras matarlos aquella noche.




"Mueren más ovejas, que lobos"

Aquí me tienes:

My wolf:

Skyler:

Skyler Marchant
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 37
Puntos : 28
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 13/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ecos muertos — libre

Mensaje por Terra A. Reed el Dom Mar 13, 2016 8:15 pm

El aroma del bosque inundaba todo mi sistema, no era capaz de decir aun en que parte estábamos o menos poder indicar si era un lugar desconocido o una propiedad privada, eso me mortificaba completamente andar a ciegas y con esas fallas en mis sentidos tan me enfurecía eso que tenía ganas de revivir al bastardo infeliz solo para volver a matar pero en esta ocasión con algo más de brutalidad que la de antes que había utilizado.

Oigo pero sin oír realmente lo que la mujer manifiesta de su estado, y no es por grosería, pero, ya me conocía todo este tipo de actos por lo que sabía lo que utilizaban y las cantidades, incluso los objetivos y como los buscaban o como ellos decían “santa caza”, por ello en vez de prestar atención a sus palabras concentro mi atención en aquella boquita que se mueve formando las palabras, sus curvas y alguna que otra característica sobresaliente de su anatomía, pero nada, todo era tan normal como cualquier otra chica común y corriente.

La oigo hablar y su figura está igual que la mía, no tiene ropa pero le cubre una fina capa de algo rojo, entrecierro los ojos para distinguir mejor pero es el aroma que me ayuda —¿Iguales?— pregunto enarcando una ceja y rascando mi cabeza —Oh, te refieres a que ambas estamos malditas con la luna, si en eso somos iguales— reí recargando mi cuerpo contra el árbol.

Recargo mi cuerpo contra uno de los árboles cercanos y muerdo el pulgar pensando en que estarían aquellos bastardos buscando, quizás otras formas de explotación —¿Qué franja de tiempo recuerdas, Sky?— le miro y sin rodeos suelto todo lo que pienso —Algo debiste haber hecho antes, estos bastardos no cazan sin algún motivo, aunque algunos lo hacen solo por erradicar a lobos otros no, así que para que este par este aquí asumo que es por dos cosas, una, algo tienes en tu pasado que ellos quieren o dos es por ti mismo y tu presente— enarco una ceja mirándole con incredulidad, pero a la vez con una risa por su ingenuidad, quizás por ello quería atormentarla y molestarla, como cuando lo hicieron conmigo.

Le doy la espalda estiro los brazos hacia arriba, aún no he eliminado aquellas toxinas de droga de mi cuerpo así que aún tengo unas que otros evidencias —Los conocía y no son familia mía, o quizás si pero de esas a las que quieres matar. Realmente pienso que yo si lo mate a uno, aún recuerdo su expresión de horror ante mis fauces es asombroso, pero bueno vamos al punto ¿Cómo es que es tu primera vez como lycan por fuera?— trato de acercarme pero detengo mi andar.

—Veras Sky, ellos suelen usar mucho eso, y si me han drogado y no es la primera vez que lo hacen, aunque esta vez agradezco que sea un somnífero y no otra clase de droga, así que ya estoy más que acostumbrada a estos síntomas aunque me disgutas por completo y me hacen hervir la sangre queriendo volverlos a matar, pero ya no puedo revivir muertos ¿o si?— una sonrisa siniestra y de odio es la que dejo entre las dos.






Terra
Reed


Terra A. Reed
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 34
Puntos : 24
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 21/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ecos muertos — libre

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:29 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.