Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 17/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




All we have left are the memories...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

All we have left are the memories...

Mensaje por Viktóriya P. von Habsburg el Vie Nov 06, 2015 10:07 pm






When everything seems to be grey



A
veces la vida, el destino, o simplemente la mala suerte, se empeñan en convertir todo aquello que en otro momento fue luminoso, que estuvo lleno de vida, en simples sombras, en retazos de lo que antaño parecía ser. De lo que antaño creías que era. Todo cuanto antes, momentos o minutos antes era maravilloso, se convierte en cenizas en tu boca. Nada puede llenar ese terrible vacío que deja la certeza de que estabas equivocado, de que todo era una vil y terrible mentira. Que lo que pensabas que era la solución a todos tus problemas, a todos tus deseos, sueños o inquietudes, es, en realidad, una vulgar falacia. Algo que quisiste creer, algo que ansiabas creer, por miedo. Por necesidad. Porque a veces creemos que estar solos es el peor de los castigos, cuando, en realidad, puede llegar a tornarse en una auténtica virtud. Si aprendemos a soportarlo.


Y
o, inconsciente, perdida frente ese renovado amor, esa recuperada esperanza, que me contaminaba, que me limitaba, que me convertía en apenas un patético reflejo de la mujer llena de fortaleza que siempre fui, me dejé engañar por un rostro sonriente, por unas hermosas palabras, por un cariño que siempre supe que tenía parte de ficticio. Y por más que quiera, ni siquiera soy capaz de adivinar por qué. Por qué esa maldita necesidad de estar acompañada regresó a mi mente, a mi alma, impidiéndome ver más allá de lo que en el fondo, estaba deseando ver. ¿Será cierto eso que dicen, de que los poetas, y los artistas, están condenados a amar y sufrir en la misma proporción? El primer amor que tuve, y el más intenso, me fue arrebatado. Y cuando pensaba que esa emoción no regresaría, lo hizo, con la misma intensidad. Y era imaginaria.


N
o voy a negar que lo merezca. Amé a un hombre que, aunque nunca lo supe, ya había jurado lealtad a otra mujer. Destrocé muchos corazones a causa de ese pecado... ¿Pero de verdad la magnitud del castigo es comparable al error que sin duda cometí? Supongo que eso, únicamente el tiempo lo dirá.


Dato | Dato | Dato


Thanks ∑Θ


Última edición por Viktóriya P. von Habsburg el Miér Ago 16, 2017 5:31 pm, editado 4 veces


Gracias a ti aprendí a no confiar en el juicio del corazón:
Your Sky is my limit:
Never give up:
avatar
Viktóriya P. von Habsburg
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 105
Reputación : 73
Fecha de inscripción : 07/09/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All we have left are the memories...

Mensaje por Viktóriya P. von Habsburg el Jue Ene 07, 2016 1:52 am






El legado familiar



C
uando recuerdo mi vida pasada, aquella en la que aún tenía cerca a mi familia, y apenas comenzaban mis estudios de interpretación y música, casi no soy capaz de creerme lo mucho que ha cambiado todo desde entonces. A pesar de mi perenne malestar de aquellos años, debido a la férrea oposición de mis padres a que la mejor de sus hijas pensara "desperdiciar" su vida dedicándose a un trabajo que pensaban que no podría reportarle más que desgracias. Si ahora me vieran, viviendo de forma casi lujosa, gracias a esa profesión que tanto les desagradaba por aquel entonces, no sabría decir si estarían orgullosos de mi, o profundamente decepcionados.


C
ompartir los éxitos y apoyarse en los fracasos eran valores que realmente nunca estuvieron presentes en nuestro núcleo familiar. Gracias a su negativa, o por culpa de ésta, según como se viera, me acabé marchando de su lado, alejándome de ellos todo cuanto pude, y eso me permitió avanzar. Y ellos se hundieron. ¿Qué debía haber hecho al respecto? Durante meses, ni una mísera carta de felicitación, de disculpa, o incluso de afecto. Todo cuanto supe de mis hermanos era que seguían vivos, y de eso me enteré cuando acudí a Alemania para el funeral de mi padre. Mi madre estaba mal, demacrada, enferma, y aún así, no supo reconocer que me había echado de menos. Que desde el instante en que me vio salir por la puerta con el equipaje ya deseaba que regresara a su lado. Era demasiado obstinada, como ahora lo soy yo. Nunca supe lo mucho que me quería, hasta después de que muriera. Como testamento, además de las deudas heredadas, me dejó dos años de cartas que nunca me había mandado.


R
ecuerdo que lloré durante horas. Porque a pesar de que en ellas estaba patente lo mucho que, a su modo, me quería, seguía sin ser capaz de reconocer que se había equivocado. Que como para otras personas puede ser un talento la escritura, la ciencia, la medicina, o la arquitectura, para mi lo era y lo será siempre la interpretación. Murió sin comprender que yo nací para esto, para actuar, para representar a otros personajes, y que lo hago mejor que cualquier otra cosa. Así que, si hoy me viera, no puedo decir si se alegraría por mi, o si repetiría aquellas dichosas palabras que tanto odiaba: "búscate un buen marido, y un hospital en el que ser enfermera o un colegio en el que dar clases; algún día dejarás de ser bonita, y entonces, ¿qué harás?". Y yo le diría, que representar papeles grotescos, por supuesto. Para luego, volver a irme, lo más lejos que pudiera. Como ya lo hice entonces.


Dato | Dato | Dato


Thanks ∑Θ


Última edición por Viktóriya P. von Habsburg el Miér Ago 16, 2017 5:33 pm, editado 1 vez


Gracias a ti aprendí a no confiar en el juicio del corazón:
Your Sky is my limit:
Never give up:
avatar
Viktóriya P. von Habsburg
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 105
Reputación : 73
Fecha de inscripción : 07/09/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All we have left are the memories...

Mensaje por Viktóriya P. von Habsburg el Sáb Mar 05, 2016 9:59 am






Tenebris



A
veces lo único que nos mantiene en pie, a flote, es la certeza de que si nos caemos, arrastraremos a la misma miseria que nosotros a aquellos que aún se preocupan por nuestra seguridad. Porque estemos bien. Me encantaría poder afirmar categóricamente que la culpa de sentirme sola ha sido siempre de mi familia. Siempre es más sencillo acusar a alguien de tus propios errores que aprender de ellos. Y ¿cómo iba a admitir abiertamente que había sido mi forma de ser lo que había conseguido que me aislara de semejante forma, que echara a todos mis seres queridos, que los alejara por miedo a hacerles daño?


E
stoy segura de que mucha gente ha escuchado el mito de que todos los artistas son almas atormentadas, demasiado sensibles para soportar los sinsabores del mundo, demasiado delicados para ser capaces de sobreponerse incluso a los más mínimos inconvenientes. En muchos aspectos, están en lo cierto, salvo por el hecho de que no es exactamente un mito. La primera vez que leí una obra y me dispuse a representarla, los personajes se clavaron de tal modo en mi alma que estuve deprimida durante mucho tiempo. Romeo y Julieta. Ese amor tan puro que acababa convirtiéndose en trágico... ¿O es que acaso no todos los amores así eran? Con el tiempo descubrí de primera mano que cuando dos personas se aman demasiado, la pérdida es tan fuerte que aunque no sea posible morirse físicamente de pena, una parte de tu alma sí que se va para siempre.


Y
de eso nunca te recuperas. Cuando mi marido murió, con él también lo hicieron las ganas de vivir una vida, de tener un futuro... Lo único que quedó para mi fue la actuación. Fue en aquella época en la que tuvieron lugar mis mejores representaciones, aquellas que me elevaron a la fama, que me hicieron ganarme un puesto, que lograron que mi nombre fuera reconocido mundialmente. La tragedia y el arte vienen juntos. La pena y el éxito. ¿No resulta una extraña combinación, una siniestra fatalidad del destino? Su ironía, oscura, se había convertido en mi realidad. Y no puedo decir que me disgustara, al menos, no en el sentido artístico.


¿A
quién tienes que culpar cuando tu vida se rompe a pedazos y lo único que te sostiene es precisamente tu trabajo? Ahí es donde las cosas se complican. Lo que era un hobby, una forma de vida, se torna imprescindible, en algo que te ves obligado a hacer para no terminar de desintegrar lo poco de ti mismo que te queda. Te aferras a eso. "La sirena sin voz" fue mi ópera prima. Escrita, editada y representada por mi. Los movimientos suplían a las palabras. Las expresiones sustituían la voz de una chica que, tras perderlo todo, se debatía entre dos mundos, entre dos frentes: el mar y la tierra; o metáforas aparte, entre la realidad y el final del precipicio, donde únicamente la oscuridad la esperaba. Me esperaba. ¿Acabaría por engullirme?


Dato | Dato | Dato


Thanks ∑Θ


Última edición por Viktóriya P. von Habsburg el Miér Ago 16, 2017 5:34 pm, editado 1 vez


Gracias a ti aprendí a no confiar en el juicio del corazón:
Your Sky is my limit:
Never give up:
avatar
Viktóriya P. von Habsburg
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 105
Reputación : 73
Fecha de inscripción : 07/09/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All we have left are the memories...

Mensaje por Viktóriya P. von Habsburg el Jue Mayo 05, 2016 9:49 pm






Obscurité



T
odos, sin excepción, tenemos un lado oscuro. Supongo que la cuestión al final es averiguar cómo de oscura es esa parte de nosotros, y aprender a aceptarla. O al menos, intentarlo. No es sencillo. No dejes que nadie te diga que lo es, porque no es cierto. Es complicado. Es probablemente lo más difícil que vayas a hacer nunca, pero es necesario. Siempre he sido una persona sencilla. Una mujer con gustos simples, y con una obsesión más que evidente por el arte. Con convertir las palabras, o la música, en arte, en movimiento, más específicamente. Nada de eso suena demasiado negativo a priori. ¿Qué puede haber mejor que el arte? ¿Qué puede haber más hermoso, o más genuino, que una artista que ama lo que hace?


E
s una pregunta difícil de responder. Durante mucho tiempo yo también pensé que no había nada de malo. Que todo cuanto hacía era por simple amor a mi trabajo, al arte, y a las emociones y sentimientos que éste podía despertar en los otros, en los espectadores. Es complicado definir en qué punto este amor, esta pasión, deja de ser genuina, y pasa a convertirse en soberbia. En necesidad de mostrar al mundo lo bien que puedes llegar a hacer algo, en esperar, ante todo, una ovación por parte de aquellos que antes sólo querías hacer felices. No es algo que ocurra de la noche a la mañana, y tampoco es algo que desees que pase. Supongo que es algo que viene con la profesión que nací para escoger.


C
uando todo lo demás pierde su importancia. Cuando te das cuenta de que todo lo que te rodea lleva cayéndose a pedazos mucho tiempo. Cuando notas que esa sensación de vacío no hace más que crecer en tu interior... Te centras únicamente en aquello a lo que aún encuentras sentido. En tu "refugio". Mi refugio, mi lugar seguro, siempre estuvo detrás del telón. Pero mientras que antes lo hacía por el impulso de sacar sonrisas, o reacciones, ahora lo hago para obtener el feedback que consiga que siga funcionando. Antes, los aplausos y las flores no eran más que un añadido, ahora son lo único que me importa. Lo único que logra que siga funcionando. ¿Cómo me hace sentir? Horrible por un lado, y complacida por otro. Ya que si recibo ovaciones es porque sigo siendo una de las mejores. Y mientras así sea no dejaré de hacerlo. Supongo que mi tiempo de ser una amante del arte ha pasado. Y ahora estoy más centrada en la gloria. Porque es lo único que me queda. La mentira del amor de Ralston me ha hecho ver que no puedo confiar en nadie más que en mi misma, que el aprecio es un punto débil. Es difícil desaprender algo que tantas lágrimas te ha hecho derramar.


Dato | Dato | Dato


Thanks ∑Θ


Última edición por Viktóriya P. von Habsburg el Miér Ago 16, 2017 5:36 pm, editado 1 vez


Gracias a ti aprendí a no confiar en el juicio del corazón:
Your Sky is my limit:
Never give up:
avatar
Viktóriya P. von Habsburg
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 105
Reputación : 73
Fecha de inscripción : 07/09/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All we have left are the memories...

Mensaje por Viktóriya P. von Habsburg el Sáb Ago 06, 2016 5:59 am






Hope



L
a esperanza es algo extraño. Cuando no se tiene, peleas, y luchas, y te desesperas por conseguirla. Por lograr esa chispa, esa luz que se convierta en guía y centro de tu universo. La lógica y la razón pasan a ser algo secundario, algo innecesario, porque ahora tienes a la esperanza, esa que dicen que nunca se pierde. Esa que comentan que es totalmente necesaria e inherente a la naturaleza humana. Poco importan entonces los hechos, el hecho de que tú nunca la habías tenido hasta entonces pero, con dolor, sufrimiento y esfuerzo, habías logrado sobrevivir sin ella. No es que fuera bonito, ni cómodo, ni perfecto, pero cuando ella no estaba, tú seguías funcionando. Pero eso da igual, cuando aparece. No importa que cambie el rumbo que hasta entonces seguías. No importa que tu objetivo antes fuese ser cada vez más feliz, y que ahora que tienes esperanza por serlo ni siquiera te esfuerces por conseguirlo. Las frustraciones no son nada. Ella te guiará.


D
ejando a un lado el hecho de que me parezca completamente estúpido dejar de esforzarse por conseguir la propia felicidad una vez se recupera la "esperanza", vivir sin ella, evidentemente, no es que sea fácil. Es como caminar todos los días contracorriente esperando que hoy sea menos duro que ayer, o por lo menos, que el nudo en la garganta y el dolor en el pecho no sean tan fuertes que no te dejen ni pensar. Es como librar una guerra continua en la que no sabes por qué te has metido, o si merece la pena lucharla, ni si al final ganarás. Haces tu vida, vives, respiras, pretendes que todo merecerá la pena cuando llegues al final, pero la verdad, es que no lo sabes. La verdad es que no tienes ni idea de si tiene sentido que sigas luchando, porque la felicidad o está demasiado lejos, o no parece para ti.


E
ntonces, ¿qué es mejor? ¿Vivir sin esperanza, aguardando el día en el que todo se haga menos duro, o renunciar a la lógica y abandonarse a la esperanza, convencidos de que eso es lo único que hace falta para conseguir lo que quieres? La respuesta evidente, es que ninguna de las dos. En el equilibrio está el secreto, pero es bastante difícil decirle a tu alma que pare de tener esperanza cuando la recupera, y aún más complicado decirle a tu corazón que deje de llorar que todo estará mejor cuando no la tienes. Yo creo que al final, todo depende de la persona, y de lo que mejor le sirva a ella. Yo confío en mi mente, pero no en mi corazón. Elijo el camino duro porque ya no creo que pudiera volver a dejarme cegar por la esperanza y su luz resplandeciente. Siempre que lo he hecho, he salido profundamente herida. Me han engañado, me he dejado engañar, y he acabado peor que al principio.


E
lijo mi frialdad, mi soledad, mi voluntario retiro, porque el mundo ya me duele demasiado como para dejarme llevar por el momento. Y es que sin amor, la esperanza sirve de poco. Y mi amor ahora yace desangrándose por ambos lados de la cama. Por el de mi esposo, en forma de puñales y mentiras. Por el mío, en forma de infinitas lágrimas.


Nunca debí fiarme de ti.


Dato | Dato | Dato


Thanks ∑Θ


Última edición por Viktóriya P. von Habsburg el Miér Ago 16, 2017 5:37 pm, editado 1 vez


Gracias a ti aprendí a no confiar en el juicio del corazón:
Your Sky is my limit:
Never give up:
avatar
Viktóriya P. von Habsburg
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 105
Reputación : 73
Fecha de inscripción : 07/09/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All we have left are the memories...

Mensaje por Viktóriya P. von Habsburg el Miér Nov 09, 2016 5:18 pm






Estamos hechos de palabras



L
as palabras tienen un poder para muchos desconocido. Y es que una simple palabra puede elevarte, más allá, más arriba de las nubes, endulzar tu corazón con la fragancia de una esperanza que creíste muerta, darte una nueva razón para vivir... Pero también puede destruirte, hacer que te sumerjas en lo más profundo del más hondo pozo, sin posibilidad de escape, sin plan de huida, sin fuerzas para reaccionar, para volver a levantarse. Tal es el poder de las palabras, que aquellos quienes, como yo, conocemos lo que pueden hacernos, somos cautos al utilizarlas, porque en cualquier momento pueden volverse contra ti. Dicho esto, ¿dónde me equivoqué? ¿Fue en el "para siempre", o simplemente fue por haber mencionado al "amor" sin haberme cerciorado antes de que existía?


A
medida que el tiempo pasa, lo segundo se hace más probable. Y el dolor que conlleva es más difícil de apaciguar de lo que creía. Dicen que los artistas, los poetas, y demás seres apasionados, somos sensibles a los temas que implican al corazón. Propensos a caer en el desamor, en arrepentirnos, en enamorarnos de imposibles, no sabemos bien qué hacer cuando nuestro aprecio es correspondido. Nos entregamos. Me entrego. Me entregué... Y no importa cuánto creas conocer a la otra persona, no hay forma de salir intacto cuando depositas tu alma en las manos de alguien. Lo sé. Siempre lo he sabido. Pero... No estaba preparada para algo como esto.


L
a vida se compone de elecciones, de decisiones que tomamos tras meditar mucho, o que simplemente seguimos de forma imprudente. Yo siempre he sido de las cautas. O eso creía. Ahora no lo tengo claro. La primera vez que mis afectos fueron correspondidos, profesé mi "amor" y juré que sería "para siempre". Y mi corazón, así como mi alma, fueron desgarrados. Como artista, el dolor se convierte en música, en pinturas, en obras... No por eso deja de doler. No por eso deja de ser duro. No creí que lo superaría, pero lo hice. Y mi necio corazón volvió a hablar contra todo pronóstico, en contra de mi mente, que sí que había leído las señales, y volvió a jurar "amor" y que éste sería infinito. Y, de nuevo, la realidad es diferente a como él había planeado.


P
ensaba que perder a mi primer esposo fue lo más duro a lo que jamás me enfrentaría. Que el tiempo se le acabe al otro antes que a ti mismo, dejándote abandonado en un mundo frío, inhóspito y cruel, es algo terrible. Inaguantable. ¿Quién iba a decirme que saber que nunca has tenido lo que creías que te pertenecía, es incluso peor? Estar anclada a una persona que no sólo no te ama, sino que además te odia, es la forma más lenta de tortura. Y también la más agridulce.


Soñar es peligroso.


Dato | Dato | Dato


Thanks ∑Θ


Gracias a ti aprendí a no confiar en el juicio del corazón:
Your Sky is my limit:
Never give up:
avatar
Viktóriya P. von Habsburg
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 65
Puntos : 105
Reputación : 73
Fecha de inscripción : 07/09/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All we have left are the memories...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.