Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 07/45
Afiliaciones élite: abiertas
Última limpieza: 07/06


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» ¿Viajas conmigo princesa? (privado)
Hoy a las 10:18 am por Leonidas Kana

» Min Skjebne, Mitt Doom ~ Privado {+18}
Hoy a las 9:58 am por Kriger

» The Wicked Game (privado)
Hoy a las 9:42 am por Seth Argent

» Blood path
Hoy a las 9:38 am por Kishar Black

» Registro de Avatar [OBLIGATORIO]
Hoy a las 9:26 am por Aasim

» Runaway Bride [Lucciano Russo]
Hoy a las 6:47 am por Stella Milani

» The arrival of secrets
Hoy a las 6:36 am por Ludovic McQuoid

» ¿QUIÉN ROLEA?
Hoy a las 5:01 am por Piero D'Páramo

» Bellum oblitus imperii
Hoy a las 4:56 am por Piero D'Páramo



Mémoires: histoires absurdes , le journal d'un fantôme.

Ir abajo

Mémoires: histoires absurdes , le journal d'un fantôme.

Mensaje por Helli Von Goethe el Lun Nov 09, 2015 6:54 pm

"Mas desperté del dulce desconcierto; y vi que estuve vivo con la muerte, y vi que con la vida estaba muerto." Francisco de Quevedo


Desperté en medio de la oscuridad, confundida y sin recordar que hacía en ese lugar; en verdad no recordaba quien era, ni de dónde venía, parecía que eso era lo menos inquietante, trate de incorporarme, pues supuse que estaba recostada en algo, no me percate que para tener esa postura debía sentir algún respaldo, pero no sentía nada, poco a poco fui diferenciando las formas era como si mi vista se acostumbrara a la oscuridad que me rodeaba.

No fue grato darme cuenta donde me encontraba, -¡Cementerio!- exclame  con duda, era gracioso que no tuviera miedo, solo tenía un pensamiento sobre lo absurdo que resultaba; que hacia yo en un lugar así, ¿había muerto alguien y me dejaron atrás? , ¿cómo rayos me quede dormida? En ese instante suponía que tenía que tener conocidos y amigos de lo contrario como alguien me dejaría atrás si no estaba en su compañía, luego me di cuenta… mis manos y todo mi cuerpo ¿Dónde estaban mis manos? Sabía que las tenía , sabía que existía , tenía que “estar” , grite como si de alguna manera eso ayudaría a ver dónde diablos tenía mi cuerpo , nuevamente note que no podía sentir miedo , ni hablar sobre pensar en alegres tonadas y flores de colores , no sentía nada aun , intente moverme y ver hacia los lados , podía hacerlo con facilidad y rapidez , también note que podía elevarme con riesgo a perderme en el cielo , en esa ocasión , si no fuera por una cruz en la que desesperadamente quería sujetarme no hubiera descubierto que solo tenía que enfocarme para materializar mi cuerpo o partes de él , baje poco a poco y me concentre en mi vago recuerdo para formar algo en lo que crear para controlar mi movilidad en la tierra, como pude baje de ese alto mausoleo gótico , era hermoso decorado con ángeles de enormes alas y esa cruz elegante en el pico del techo , seguramente era de gente rica pensé mientras ponía mi pie derecho por fin en el suelo.

Ahora podía ver mi piel pálida y tocar mi cabello , sentía algunas texturas por instantes , el mármol y la roca tallada , alucinada por esas sensaciones que cualquiera daría por un hecho, sentí la inquietud de entrar a un nicho que estaba un poco apartado de las hermosas esculturas, estaba destrozado y se notaba que el entierro habría sido algo apresurado por la tierra desmoronándose alrededor, una pequeña losa de mármol sobresalía de aquel maltrecho lugar y tenía una inscripción, quería leer que era lo que decía, estaba oscuro y le faltaban algunas partes, la oscuridad fluctuaba con la luna y las nubes que jugaban para enmascarar todo en el cementerio, al parecer, al poco rato se compadecen de mí y dejan ver la inscripción : -Helli Von Goethe, no , ¡NO! No puede ser – grite sujetando mis cabellos que parecían alborotados por el viento , moví enérgicamente mi cabeza rechazando ese nombre y su significado evidente , parecía que era mejor el olvido a este sentimiento , tenía Ira  o era locura , ambas me azotaban como látigos en mi cabeza , retrocedí de ese lugar sin darle la espalda y me repetía -estoy muerta-.

Era estúpido, lo sé, pensar que se podía tener vida en ese estado, la agonía de darte cuenta que eres polvo en algún lugar y no recuerdas que pasó o como fue tu vida, pues imagina despertar siendo un fantasma sin memorias, es por eso que decidí iniciar como es debido, desde el principio o al menos el principio de mi fantasmal “vida”.


Última edición por Helli Von Goethe el Vie Nov 13, 2015 6:46 pm, editado 1 vez (Razón : cita.)


avatar
Helli Von Goethe
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 63
Puntos : 40
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 14/11/2014
Localización : Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mémoires: histoires absurdes , le journal d'un fantôme.

Mensaje por Helli Von Goethe el Jue Dic 10, 2015 10:40 pm

Y heme aquí, postrada inerte en un valle de lágrimas, en el frio y oscuro sepulcro que relleno cada vez que puedo con piedras sueltas; pienso, muy en mis adentros, así estaré más lejos de ese cuerpo. Y hela aquí devorada por los gusanos, pútrido  e irreconocible cuerpo que una vez desperdicio la vida, siendo esclava del resto, complaciendo jamás complacida, obsesionada con el hubiera y atormentada con los tal vez; y si coloco suficientes piedras pueda yo olvidar la patética existencia, ¡con el tiempo será solo tierra fértil y florecerá la vida! …pensamientos de fé –una risa burlona se escuchaba como arrastrada por el viento- floto por los sepulcros y me animo a salir un poco.
Puedo ver luces, espectros y criaturas de la noche, ninguno representa temor alguno sé de una u otra forma que nada pueden hacer contra mí, aun que mis poderes son débiles estoy segura que nadie puede darme  “muerte” –una sonrisa entristecida se dibuja en mi rostro- me dedico a observar y pretendo pasar inadvertida hasta conocer mi entorno, no ha pasado mucho tiempo reconozco los lugares.
Es muy tarde y conforme amanece mis fuerzas desaparecen, las criaturas de la noche se ocultan y desvanecen, como odio el amanecer y los ruidos de los humanos, sus risas y saludos llenos de hipocresía, el enojo me consume y debo aprender a controlar las emociones que llegan a mi como si fuera la primera vez, por ahora reconozco el enojo.
Conforme amanece se desvanece y vuelve al sepulcro donde retoma fuerzas.


avatar
Helli Von Goethe
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 63
Puntos : 40
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 14/11/2014
Localización : Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mémoires: histoires absurdes , le journal d'un fantôme.

Mensaje por Helli Von Goethe el Lun Ene 11, 2016 10:42 pm

Era hora de despertar, el atardecer era magnifico; sus destellos rosas y rojos con algunos vestigios de naranja alrededor del sol parecían invitándome a verlos. Había decidido materializarme con un bello vestido rojo de terciopelo con encajes negros, bastante osados para este tiempo, maravilloso es el poder el de materializar lo que deseas, el vestido aparecía poco a poco movido por el viento , era largo y cubría por completo mi cuerpo, las mangas largas terminaban en una pequeña campana no muy pronunciada con revuelos negros, había decido dejar solo un escote pronunciado para que el vestido no fuera aburrido por tanto recato, -no es necesario caminar- pensé con sarcasmo mientras una sonrisita malvada me arrojaba a la oscuridad, la belleza sobria del parque cubría mi sospechoso andar.
Flotando por los caminos observando lo que otros no ven y lo que aparentan los mortales ver.
Recordé un odio profundo por los hombres y de manera particular un resentimiento por la familia, inmediatamente sentí como si una punzada atravesara donde estaría mi corazón, casi me desvanecía de la impresión, sujete mi pecho y note como palidecía frente a la escena de un hombre que maltrataba a una joven de cabello largo y sedoso arreglado modestamente con una delicada peineta, un vestido verde y sencillo que era adornado por la belleza de su cuerpo de sirena, la cara de la joven era pálida pero podría asegurar que ese rostro tenia color y vivacidad oculta; menguada por la situación, -¡es por ese , ese, ese hombre!- gruñi mientras él la empujaba, sentía como si tuviera sangre hirviendo en las venas, seguramente un recuerdo rezagado de la vida, -debo detenerlo- pensé y sin saber cómo el viento comenzó a azotar en dirección de la pareja , las luces de los faroles en el camino del parque parpadeaban mientras me acercaba a ellos , cada vez más y más rápido, el hombre, sin darse cuenta de lo que ocurría en su entorno se movía hacia la joven y buscaba con descuido y arrebato algo en su bolsillo superior, mientras fijaba su mirada en la joven que desde el suelo buscaba protección de su agresor, se arrastraba sin dejar de verlo y suplicaba perdón , el hombre saco un puñal con mango blanco que parecía ser de marfil; me moví lo más rápido que pude hasta quedar al frente de su víctima y deje mi apariencia humana para transformar mi rostro en algo con colmillos y ojos de fuego , estaba furiosa y rugí mientras lo golpeaba con el viento, para mi sorpresa el hombre ni se inmuta , retrocede un poco mientras guarda su puñal y sonríe – te equivocaste querida- vocifero y en unos instantes desapareció entre las sombras, no comprendía lo que había ocurrido y la naturalidad con la que me hablo aquel extraño me paralizo por un momento hasta que recordé a la joven y me volví hacia ella , pero con mi apariencia humana, la joven estaba desmayada. Levante su cuerpo por medio de levitación y la coloque en una banca del parque, el viento se sosegó y las luces volvieron a brillar, me senté a su lado y contemple su rostro de porcelana mientras pensaba en aquel hombre de aspecto neandertal, nada delicado y con bellos por todo el rostro, absolutamente repugnante para mi gusto, era peculiar que contrastara esa apariencia con la elegancia de su traje fino; me recline para acomodar los cabellos oscuros de la joven, era hermosa de labios delgados pero bien delineados y el color en su mejillas parecía haber vuelto con un tono coral , mientras estaba cerca de su rostro la joven abrió sus ojos y me retire lentamente hasta desvanecerme, no quería asustar más a tan dulce criatura.
No pude alejarme hasta cerciorarme que estuviera con bien, espere a que se incorporara, podía aparecer con otro aspecto si necesitaba ayuda para regresar a su hogar, pensé tan cándidamente.
Ella era un sirviente, me di cuenta en cuanto apareció su amo, un apuesto joven con rasgos finos y piel pálida que entro en escena casi por arte de magia, -distinguido- ,intuí puesto que sus ropajes tenían encajes y hermosos detalles de los pies a la cabeza, una capa de seda en color negro le daba un toque de misterio que era innecesario, esos ojos azules eran suficiente misterio para cualquiera.


avatar
Helli Von Goethe
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 63
Puntos : 40
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 14/11/2014
Localización : Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mémoires: histoires absurdes , le journal d'un fantôme.

Mensaje por Helli Von Goethe el Vie Abr 08, 2016 5:15 pm

No podía comprender las singularidades de las conductas humanas, aunque yo hubiera recordado mi propia vida, estoy segura que esto no era parte de mis conocimientos.
Era una habitación decorada especialmente para ella, con finos toques de colores purpura entre rojo y  dorados;  el caoba tallado en los muebles era exótico, seguramente hecho por extranjeros, ella portaba un majestuoso vestido blanco con encajes dorados, bien ceñido a la cintura y resaltando sus atributos, parecía que dejaría de respirar y caería al suelo , pero no será el caso , ella se encontraba reluciente y con la mirada fija a la balcón que tenían al costado  derecho de la habitación , una vista impresionante de los jardines, eran sin duda familias de muy buena clase social, aunque para mí solo eran humanos que pretendían ignorar los problemas de Francia.
Ella estaba sentada en medio de la habitación, recostada en la silla, luego de contemplar su balcón decidió moverse al pie de la cama y se apoyó en uno de los pilares del provocativo lecho, entendí que era mi señal, tenía que preparar a la Señorita.
Yo no necesitaba estar ahí, mucho menos humillarme con tan insignificante trabajo, pero quería saber de ella, de su inocente y educada fachada.
Me acerque a ella para desatar el corsé , luego ella se dio vuelta y la tuve de frente , basto con que soltara uno de los pilares para que el pesado vestido callera al piso precipitadamente, sus pechos quedaron al aire bailando como prostitutas baratas al no tener el sostén del corsé, tome delicadamente su antebrazo y le ayude para que moviera sus piernas fuera de la trampa mortal que supone ser un vestido, ella era  delgada y su piel blanca era de un pálido enfermizo pero conserva algo de su textura suave , seguramente por los baños en aceites de otra forma ¿cómo mantendría ese cuerpo? ,  le guié hasta que quedara sentada en la cama y quite sus zapatillas, acomode todo en su guarda ropa y regrese con las cremas y aceites aromáticos, los coloque en una mesa de noche y me apoye en la cama para quedar más alta que su peinado y poder retirar las peinetas y la peluca rubia, su cabello era ondulado y de un castaño oscuro que resaltaba las facciones de su rostro, era muy hermosa.
Tome los frascos de la mesa de noche y me puse delante de ella y me arrodille para limpiar sus pies, proseguí masajeando sus piernas y enjuagándola en perfumes, levante mi rostro y asentí , ella se levantó y lentamente la embadurne de aceite el torso, pecho y los brazos, ella se mantenía sin expresión alguna , subí hasta sus hombros y cuello, masajeando suavemente, ella volvió la mirada al lado izquierdo y su cabello cubrió su rostro casi por completo, apenas logre percibir una maliciosa sonrisa oculta y que reflejaba su verdadero ser.
Una ráfaga de viento entro por el balcón y las cortinas se balancearon tan sensuales que parecían llamar a la bella dama.
Era hora, tenía que vestirla con una bata blanca de seda, sin mangas y con un escote en V bastante pronunciado, ella se sentó ansiosamente en la cama sin dejar de ver al balcón  y yo me retire a una esquina mientras él aparecía.
Su figura esbelta y delgada apareció sorpresivamente y apague algunas velas, solo quedaban las suficientes para ver las siluetas y la piel brillante de la humana, él se desplazó elegante y silencioso al pie de la cama; apoyo su rodilla derecha en la cama , quedo sobre ella y rostro con rostro se juntaron, él era quien la acariciaba tiernamente por el cuello y hombros mientas sus bocas apenas se rosaban, la tomo violentamente de ambos brazos y la aproximo a su cuerpo, ella ladeo su cabeza descubriendo su cuello y él la tomo.
En medio del éxtasis vampírico él y ella me vieron de soslayo y sonrieron, yo me desvanecí entre las sombras asqueada de tanta hipocresía, ella fingiendo ser lo que no es y él tomando la vida que no le pertenece.
-Que se diviertan- murmure mientras viajaba al jardín.
Era poco lo que me interesaba de aquella situación pero en el jardín y en toda esa mansión habían energías que podían satisfacer mi esencia, por eso me divertía acompañando las hipócritas vidas en aquel lugar.


Última edición por Helli Von Goethe el Jue Mar 29, 2018 7:06 am, editado 1 vez


avatar
Helli Von Goethe
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 63
Puntos : 40
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 14/11/2014
Localización : Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mémoires: histoires absurdes , le journal d'un fantôme.

Mensaje por Helli Von Goethe el Mar Feb 20, 2018 9:11 pm

Era una habitación de las tantas en la vieja casa; ella se encontraba postrada al pie de su cama, un hermoso mueble tallado en madera, abrigada con sabanas bordadas de flores y cordones dorados, pese a su elegancia en la habitación se podía percibir un intratable ambiente, era como si rechazara ser habitada.
Podía haber elegido cualquier habitación, cualquiera igual o más confortable que esa, pero ella decidió ocupar aquel lugar aun con las advertencias de las criadas.
Madeimoselle, no se quede en ese lugar, cosas extrañas suceden a toda hora cuando entramos a limpiar- decía la mujer regordeta mientras sujetaba el plumero con gran ansiedad- es ahí donde le gusta estar –miro esquiva, como si intentara asegurarse de no ser sorprendida por alguien–.
Ella tenía sus razones, era la habitación con el gran ventanal al jardín posterior, además de una conveniente terraza que según los antiguos dueños era utilizada para recibir visitas personales.
-Dejadme sola- sentencio decidida, mientras se volvía hacia el paisaje del atardecer que ofrecía el jardín entre destellos purpura y oro.
Ella, el espíritu, estuvo ahí todo ese tiempo, aborreciendo la juventud y belleza de Mademoiselle Maureen, las criadas habían abandonado los aposentos de la joven entre murmuras encabezadas por la criada regordeta que blandía el plumero al compás de sus enormes caderas.
-Patética-  la palabra resonaba como un eco lejano, irónicamente con un tono condescendiente –Eres patética- repetía mientras la luz del sol fenecía.
Una sombra se movía de un lado a otro por la puerta principal, en un vaivén lento como si acechara a su presa, era ella, pero Mademoiselle Maureen no se percataba, estaba absorta en un solo pensamiento, su amado Odell.
-Indigna- se escuchaba más cercana mientras la sombra tomaba forma a espaldas de Mademoiselle – patética – repetía al tiempo que las ventanas se abrían con el viento, la sombra tenia forma de mujer y se acercaba con los brazos extendidos hacia ella, la rodeo antes que Maureen pudiera volver la mirada hacia su extraña compañía, -Soy yo- vocifero el espíritu.
Maureen no podía moverse, comenzó a llorar, desesperada comenzó a llamar a su amado – Odell- pronunciaba desvalida. –Eres despreciable- sentencio mientras la oprimía hasta casi cortar su respiración.
El viento entraba suavemente por el ventanal y las luces de las velas acentuaban el movimiento de las cortinas, la imagen de la bella Maureen inmóvil con su vestido blanco y encajes rosas ondeando al compás, hubiera sido una escena muy romántica de no ser por su débil respiración.  
-Odell no aparecerá, ni él ni nadie te podrá ayudar, tu tiempo está por terminar-  alucinaciones de encuentros y despedidas comenzaron a desfilar, eran ellos, Maureen y Odell besándose y amándose en cada rincón de la habitación, aparecían y se desvanecían como niebla una tras otra las escenas cada vez más rápidas y tormentosas; peleas y llanto, Odell aparecía cada vez menos y más distante, Maureen sentía que la habitación giraba como un carrusel; por fin se detuvo y la imagen de Odell apareció en la terraza al pie de la escalinata, Maureen se sintió libre y corrió hacia su amado, se desvaneció en cuanto logro tocarlo y entonces ella la empujo, Maureen rodo sin poder detenerse hasta quedar inconsciente.
Las criadas habían encontrado a Maureen y la llevaron a su habitación, esa mañana el doctor había revisado sus golpes, -nada para preocuparse- había dicho el digno señor y recetó ungüentos para el dolor, Maureen despertó agitada relatando que el fantasma la había empujado, pero sus tutores y el doctor concordaron que solo era a causa de un golpe en la cabeza, mientras que las criadas se mantenían en silencio con los ojos entornados como si quisieran ver más allá de las palabras de la joven.  
Postrada en su cama Maureen temblaba ante la proximidad del anochecer.
Entre los destellos del atardecer Maurren podía ver la sombra rondando la puerta principal, entre sollozos le suplicaba la dejara en paz, pero eso no sucedería.
-Odell, ven a mi auxilio mi amado Odell- exclamaba atemorizada.
-Patética- resonó el canto condescendiente, apareciendo al lado de Maureen, se sentó y le acaricio el rostro de porcelana de la frente al mentón. De nuevo Maureen estaba paralizada, ésta vez no se resistió, se limitó a sollozar y cerrar los ojos, y entonces ella se inclinó y le susurró al oído –él no volverá jamás-  Maureen abrió los ojos, su respiración acelerada no le permitía responder, sudaba frio y sentía que su corazón se desbocaba.
El espíritu se incorporaba y jugaba con su cabello desteñido; tenía mechones castaños entre el cabello negro, lo había teñido para él.
Una imagen aparecía mientras el ventanal se abría, era Odell al pie de la escalinata, Maureen se sintió libre y corrió nuevamente hacia él, ésta vez Odell parecía disgustado –Odell- grito Maureen , Odell cayò y ella se desmorono en el barandal.
-Eres tan falsa...sigue arrastrándote, sigue cambiando para agradar, la verdad ese comportamiento es acorde a tu miserable vida-. Sentencio.
Maureen amaneció ahí, en la terraza, a causa de ello enfermo gravemente con neumonía. Las noches eran todas iguales desde aquella ocasión; el fantasma aparecía y las visiones eran las mismas, cada vez más intensas y cada noche Maureen estaba más débil.  
Las criadas, por orden de los tutores, habían sellado el ventanal con tablas y clavos, Maureen había sido trasladada al hospital en un estado crítico, la habitación estaba vacía, pero las criadas aseguran que se puede escuchar como las ventanas se abren cada noche a la misma hora en que el joven Odell fue empujado por Maureen, habían dicho que fue un accidente porque ella trato de defenderse, Maureen recordaba esa noche, ellos habían discutido, él estaba terminado la relación y ella suplicante lo abrazo solo para ser rechazada y arrojada en la alfombra, lloraba desconsolada, Odell se dio la vuelta sin remordimiento, camino con paso rápido, pero Maurren se levantó y corrió –Odell- chillo , una sombra estaba al lado del joven, él se detuvo volviéndose hacia Maureen, antes de poder pronunciar algo cayò y Maureen no logro llegar a tiempo.


avatar
Helli Von Goethe
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 63
Puntos : 40
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 14/11/2014
Localización : Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mémoires: histoires absurdes , le journal d'un fantôme.

Mensaje por Helli Von Goethe el Lun Mar 19, 2018 10:09 pm

Comenzó una noche cualquiera, hacia frió y la ciudad se encontraba con una inquietante tranquilidad.

Desde la ventana de la habitación en alquiler él podía verse en el reflejo del vidrio con gran ansiedad, los pasajes angostos con las calles empedradas que distinguían París estaban solas. Tenía pocas velas encendidas en algunos rincones estratégicos de la habitación, los mismos que noches atrás alucinaciones engañaron  a los sentidos, él ya no podía confiar en nadie, ni en ella.

La voz en principió era pequeña y le susurraba al oído como si fuera el viento en otoño colándose en las copas de los pinos de un bosque. Después de aparecer, fue creciendo y él podía sentir como lo hacía crecer junto a ella, dándole consejos sobre cualquier cosa, aunque él no se los pidiera; a donde ir, con quien hablar, que conseguir y que hacer. Daba su opinión sobre todos los aspectos de su vida y hablaba constantemente. Dictaba de quien se enamoraba y con quien podía tener aventuras. Era independiente y nunca asumía las culpas cuando no le iba bien en el amor. Los desaciertos y las tragedias eran responsabilidad de él y solamente de él. Ante esos resultados, esa voz siempre callaba.

Trató esa voz como a una guía que podía ayudarle a hacer lo que fuera mejor para él. Pero con los años  y después de haber experimentado las consecuencias de los errores, sospechó que era posible que esta voz no fuera exactamente parte de su mente.

La escuchaba con atención, cada día con mas obstinación y ella con mas determinación a dominar.

Esa noche esperaba su visita y por primera vez en muchos años la voz no estaba, estaba solo en su cabeza y conforme pasaba el tiempo podía sentir como el mirar por la ventana era un vertiginoso remolino en el estómago.

De pronto soplo el viento, sintió como la piel se le ponía eriza, al razonar consigo mismo lograba mantener la cordura, pues las ventanas y la puerta permanecían cerradas, las llamas en las velas temblaron y disminuyeron su luz hasta extinguirse; se hubiera visto en la total oscuridad de no ser porque la ventana nunca tuvo cortinas y las luces de los faroles del callejón  se colaban al interior.

Lentamente se armó de valor para buscar encender las velas, quizá fue demasiado lento, un chirrido anunciaba la puerta abriéndose.
Sabía que era ella, al instante que se abrió se cerró con brusquedad.

-Era necesario el drama- grito con enojo, era más miedo que otra cosa pero quería engañarse y tomar fuerza para su respuesta.

-¿Era, fue necesario?-

Mientras hablaba su silueta aparecía, parecía formada de polvo y niebla, la habitación cada vez más fría y conforme completaba su forma temblaba, inútil se esforzaba por sujetarse de los muebles y recobrar estabilidad.
Era pálida y de cabello oscuro, labios rojos y esquelético cuerpo, tenía un vestido hecho girones de color negro carbón y flotaba apenas por encima de la alfombra, se paseaba entre las mesas y sillones parecía que los acariciaba en su andar.

-Quiero que te marches de mi vida-

No hubo respuesta, un silencio antecede a una risa que lo hizo retroceder y seguramente pensar en buscar algo con que atacarla, pero estaba indefenso su acompañante era la voz que por años había manejado los hilos su mi vida y en un intento desesperado por liberarse acudió a una bruja del barrio viejo en las afueras de Paris; en ese instante él hubiera deseado seguir como antes, achacando los errores a esa voz y discutiendo consigo mismo y ella en su cabeza.

-Fue un bello tiempo el que compartimos- suspiró ella y se movió tan rápido que todo el espejismo que comprendía su cuerpo se volvió solo una mancha negra, se detuvo justo frente a él, sujetando su rostro. Él lo sabía, y la bruja se lo había advertido era ya muy tarde, se había acostumbrado a que ella tomara las riendas, a que su fuerza fuera su fuerza y que su sentir fuera su alimento.

-Terminare con esto, ¡lo juro!- sentencio, tomando el amuleto que llevaba en mi bolsillo.
En ese instante de un empujón lo arrojo al sillón que utilizaba para leer por las tardes, los librillos que había amontonado durante su estadía en esa triste habitación se desmoronaron.

Ella tomo su forma humana y sujetó su cuello.
El trato de sujetar el amuleto pero lo había perdido, todo acabaría.

-¿por qué yo?-

Ella lo miraba casi como si pudiera sentir compasión y le susurro - No existe una razón-

Su rostro fue lo último que vio,  y una esquelética mujer que al consumir su alma rejuvenecía.
Helli ahora ya no tendría compañía.


avatar
Helli Von Goethe
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 63
Puntos : 40
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 14/11/2014
Localización : Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mémoires: histoires absurdes , le journal d'un fantôme.

Mensaje por Helli Von Goethe el Dom Abr 01, 2018 8:28 am

Me sentía particularmente sola esa noche,  melancólica de todo aquello que fue o pudo ser, de las típicas preguntas inconclusas, de las frases interrumpidas, de las casualidades y de los encuentros fugaces.

Había salido del cementerio y me encontraba en las calles, la primavera se asomaba y se notaba en las noches con luces y música, los pequeños negocios y los carruajes  se miraban mas alegres con la llegada de la nueva estación.

Las cosas, las personas, incluso lo sobre natural seguía su curso, era yo quien no podía volver al cause, me había perdido al perderle.

-¿No podía dejarlo vivir?- me repetía a mi misma, no podía.

Después de él no volvería a ser la misma; escuchando el susurro de su último aliento, nunca se iría…

Estaba de regreso en el cementerio, camine sin rumbo mientras esperaba desvanecerme al alba.


Última edición por Helli Von Goethe el Vie Mayo 04, 2018 8:47 pm, editado 1 vez


avatar
Helli Von Goethe
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 63
Puntos : 40
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 14/11/2014
Localización : Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mémoires: histoires absurdes , le journal d'un fantôme.

Mensaje por Helli Von Goethe el Mar Abr 17, 2018 11:52 pm

La tristeza seguía siendo mi compañera desde aquella noche, él había marcado una diferencia.

Mis ideales, ¡no!, mi voluntad había sido quebrantada. No era nadie si no yo quien se había propasado al poseerlo por tanto tiempo, al sentir ese calor humano, esa sensación de aprecio y desprecio por mí. Era adicta a su andar, disfrutaba sus cambios de humor, las lecturas por la tarde y esa particular personalidad. Como detestaba sus amores, celaba el no poder irrumpir en su vida como lo hacían; quizá el usarlo fue mi más grave error.

-Ahora puedo responderte, si había razón- estaba sollozando, quería pronunciar su nombre y darle fin a mi dolor. Ahora puedo responder a su interrogante, me sentía atraída por que a su lado recordaba a mi yo olvidado, esas partes ocultas con dolor e inspiración, perturbadas y silenciadas, ahora puedo sentir un corazón palpitar dentro de mí, y que me desborda el pecho de ansiedad en su ausencia…era el mal y la oscuridad vueltos humanidad, era el recuerdo entre la vida y la muerte…era y serás, aun que te alejé de mí; lloraba al recordarlo.

Se volvió en mi contra, me descubrió usurpando su mente, deleitándome con su cuerpo, velando por las noches su sueño y me odiaste por ello.

La voluntad son sentimientos y estos a su vez son transitorios, un día se volvería una semana, una semana en un mes y los meses en años…nada que el tiempo no pueda transformar en olvido, mi lamento pronto será ira y lo odiare por hacerme sentir. Las lágrimas se secaron, el llanto ceso y recobre mi naturaleza.  


avatar
Helli Von Goethe
Fantasma
Fantasma

Mensajes : 63
Puntos : 40
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 14/11/2014
Localización : Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mémoires: histoires absurdes , le journal d'un fantôme.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.