Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Philippo Stagiakos

Ir abajo

Philippo Stagiakos

Mensaje por Philippo Stagiakos el Lun Nov 16, 2015 8:13 pm


DATOS BÁSICOS

▲NOMBRE DEL PERSONAJE▲
Philippo Stagiakos

▲EDAD▲
20 Aparente / 3115 reales

▲ESPECIE▲
Vampiro

▲FACCIÓN A LA QUE PERTENECE▲
-

▲TIPO, CLASE SOCIAL O CARGO▲
Clase media

▲ORIENTACIÓN SEXUAL▲
Demisexual

▲LUGAR DE ORIGEN▲
Micenas, Antigua Grecia (Etapa Micénica II)

▲HABILIDADES/PODERES▲

→ Sanación acelerada: Habilidad para sanar rápidamente heridas y contusiones no tan graves (esto no aplica al desmembramiento, si les arrancan un brazo, el brazo no volverá a crecer). El tiempo de recuperación varía según el personaje y la gravedad de la herida o lesión. Cuando se trata de balas de plata o fuego pueden morir si las heridas son muy graves.

→ Percepción del aura: Habilidad para ver las auras de otros seres, cuyos colores indican su humor, identidad y nivel de hostilidad, de este modo saben si están bajo amenaza. Este poder también les permite reconocer a otros vampiros e identificar a los licántropos gracias a su aura colorada y su característico olor.

→ Bloqueo mental: Es la habilidad para bloquear su mente y nadie (ni siquiera los vampiros que leen mentes) pueden saber lo que piensa.

→ Fortaleza: Capacidad de resistencia extrema al dolor físico.

→ Inflingir dolor por medio de la mente: Capacidad que consiste en infringir dolor a una persona. Esto sólo funciona por medio de la concentración mental y el contacto visual.



DESCRIPCIÓN PSICOLÓGICA

And he said i'd run after you until the end of time,
how naive was I when I said no.


Si bien son muchas las pobres almas que se conocen torturadas a manos de la eternidad, diremos que la de Philippo lo está a manos del amor. Nacido en la Antigua Grecia hará 3000 años, el griego, inicialmente se presentaba como un joven vivaz, de fuertes pasiones, llevado por el arte de su tiempo, hasta que colisionó con el joven que le robaría sus días y noches: Émile T' Mykēnē (Émile de Micenas).

Es difícil explicar cuales fueron los acontecimientos exactos que llevaron al vampiro a encontrarse en el estado en el que se encuentra hoy, pero lo claro es que esa aura tormentosa y nostálgica no se instaló en Philippo por casualidad. De pocas palabras, seco y a menudo frío en lo referente a relaciones, el joven griego se vio expuesto repetidas veces al dolor de la pérdida, hasta que esta terminó por hacerse un espacio permanente en su pecho. Muchos afirmarían, de hecho, que el vampiro se encuentra sumido en la depresión, y esto se acerca en gran medida a la realidad: impotente, tras perder a Émile innumerables veces en sus 3000 años de vida, el griego está llegando a un punto peligroso, cerca de rendirse.

El porqué no lo ha hecho hasta ahora sigue siendo un misterio para la basta mayoría, pero Philippo es en esencia un alma luchadora, fiel y terriblemente leal que no se detendrá ante nada que se interponga en lo que desea, hasta si esto es recuperar a un chico que dice no conocerle, a quien le permiten ver contadas veces cada cientos de años.

Elegante en su manera de actuar, se moverá por la misma filosofía de ayudar al prójimo antes que a si mismo, siempre que el contrario sea alguien que merezca de ayuda a sus ojos. Pese a lo que pueda esperarse, no es una persona clasista, y por lo tanto no le negará la palabra a aquel que le hable directamente. Resulta amable, cortés y hasta irónico en las conversaciones, evocando de esta manera una suave fachada de lo que solía ser. No es raro que caiga bien allá donde vaya, pero al final, Philippo siempre preferirá su propia compañía (o la de Émile más bien) a la que puedan darle otros.

Los años lo han hecho diestro en la literatura, así como en los idiomas y en las artes, siendo estas últimas las de su devoción. Escultura, óleo, carboncillo, pasteles, acuarela... las ha explorado todas durante sus 3000 años de vida, llegando a un nivel de técnica que roza la obsesión. Es detallista, perfeccionista en cada pieza, hasta el punto de haber participado en obras maestras tales como los planos del Faro de Alejandría, el Coliseo Romano, la Capilla Sixtina y los Jardines Colgantes.



HISTORIA



Greek Empire || 1415 a.C || First time I lost you...
Spoiler:


Philippo nació a finales del año 1415 a.C, en Micenas, de la mano de un matrimonio pobre trabajador de la tierra, demasiado árida para los cultivos, pero idónea para la elaboración del barro que luego se usaría en vasijas. Subsistiendo gracias a los pocos ingresos que obtenían de vender los tarros, Philippo aprendió a trabajar la pasta desde niño, criándose en la zona más pobre de la ciudad griega. Sus padres, aun en la escasez, le dieron todo cuanto pudieron, pero lamentablemente, esto nunca fue suficiente.

Fue alrededor de los 10 años del niño cuando su padre cayó enfermo, y su madre, temiendo el no poder seguir cuidando del pequeño, accedió no sin dolor a dejarlo al cuidado de un hombre de la capital. Éste, aun siendo frío, poseía el nivel adquisitivo suficiente como para dar a su hijo aquello que necesitara, y en su situación actual, tuvo que aceptar la oferta. Lejos estaba ella de saber la verdadera naturaleza del hombre, vampiro, que más tarde no sería solo un maestro para Philippo, sino también su creador.

Los años pasaron con rapidez, y el joven griego fue entrando en la adolescencia, conociendo y aprendiendo con algo de dificultad las enseñanzas y conocimientos que se codiciaban en las esferas más altas. Asariel, su tutor, no tardó en ilustrarlo en los campos de la astronomía, la aritmética, la política y su campo más predilecto: la historia. Philippo, pese a ello, nunca olvidó sus raíces, y aun con su atención en clase, dedicó sus horas al arte, la escultura y la música, que no despertaba mucha simpatía en su tutor.

Fue alrededor de sus 15 años cuando supo por primera vez de la naturaleza de Asariel, y también la edad en la que éste lo tomó como esclavo de sangre. Reacio a su nueva condición, y tendido a las disputas con el mayor, el joven no tardó en distanciarse, rehuyéndole en muchas ocasiones, y llevando a ambos a ser sujetos de una tensión constante.

No sería hasta 3 años más tarde que Philippo conocería a Émile, un joven noble de la actual dinastía griega dentro de la academia de políticas, e iniciaría una extraña relación, tendida a las escapadas y a las miradas furtivas entre pasillo y pasillo. Escalando rápidamente, los dos adolescentes no tardaron en perderse el uno por el otro, levantando el escepticismo de una sociedad poco acostumbrada a relaciones donde ambos miembros se encontraran en edades parejas.

Viendo al joven rehuir de su condición de esclavo de sangre, y consciente de la creciente relación del griego con el noble, Asariel no tardó en cortarlo de raíz, convirtiendo en vampiro a su discípulo el día que tuvo los 20 años de edad. Viendose forzado al cambio, y roto por la idea de no poder vivir como hubiera deseado junto a Émile T'Mykene, la relación entre Philippo y su maestro terminó de congelarse, reprimiendo el odio únicamente por el poco respeto que todavía tenía hacia el hombre que se ofreció a criarlo.

Llegaron otros, convertidos poco después por Asariel, pero más antigua aun que Philippo, siempre hubo otra. La joven, Ariadne, congelada en sus 16, rara vez salía de casa, siendo casi como una hija para su maestro, aun con la debilidad que mostraba siempre. Con más de 200 años de edad, rara vez hablaba, despertando únicamente cuando Asariel se dirigía a esta. En aquel entonces, guerras internas amenazaban con azotar el imperio, propias de las peleas sucesorias por el trono, y la población pronto se vio dividida, muchos volcados no solo contra el gobierno, sino contra aquellos seres demoníacos que se decía deambulaban por las altas esferas.

Temiendo el peligro, y debiendo asistir a una reunión del consejo de maestros, Philippo quedó a cargo de Ariadne durante la ausencia de Asariel, aun tras la fuerte discusión que tuvieron entonces. Lip, consciente de los rumores de confabulación que corrían por las cortes, no tardó en temer por la vida de Émile, siguiente en la linea sucesoria tras la muerte de su padre. Incapaz de dejarle morir, y peleando contra reloj de cara a la ceremonia funeraria del día siguiente, Philippo desobedeció el cometido de su maestro, abandonando a Ariadne en casa tras dejarla a resguardo hasta que volviera. Lo que nunca supo es que la joven moriría en su ausencia, acribillada por los grupos de insurgentes... y Asariel mataría a Émile, o eso creería Lip.

El cuadro en el que vivían se hizo pedazos.

Phoenicia || 1215 a.C || ...And I thought you were dead...
Spoiler:


Los años consiguientes fueron probablemente los más duros en la vida del vampiro. Vagó nómada, hasta asentarse en Fenicia, incapaz de volver a Micenas tras la subida al poder de los insurgentes. Si fue decisión o casualidad ir a acabar allí, poco importó, pues el joven tampoco se encontraba en posición para ser selectivo. Combatiendo contra los primeros años de su inmortalidad, se vio en obligación de enfrentar como otros tantos la violencia que lo instaba a matar para calmar la sed. Se aisló en si mismo, traduciendo textos que pasarían a formar parte de las grandes bibliotecas de la capital mediterránea. Sus habitantes, siendo un pueblo navegante, colonizaron gran parte del norte del continente Africano, abarcando también partes de la península báltica y el sur de Italia.

No fue hasta años más tarde, tras firmar varios acuerdos con comerciantes, que se dirigió al puerto dispuesto a ser partícipe de la entrega de unos manuscritos recogidos durante una de las muchas exploraciones que se llevaban a cabo diariamente; encontrandose en cambio una realidad mucho más distinta, más cruel. Se topó con él, el fantasma de sus sueños, salvo que no lo era. Émile estaba tan vivo como lo recordaba, salvo por el detalle de que era eterno. Incrédulo ante lo que estaba viendo, e incapaz de asimilar la idea, le siguió hasta dar de bruces con quien había sido su maestro, aquel a quien no habría creído volver a ver, no después de la muerte de Ariadne.

Atar cabos por aquel entonces fue sencillo, una broma cruel que no pudo asimilar. Le había creido muerto, solo para encontrarle dos siglos más tarde; con otro nombre, con otra vida, en otro lugar. Casi quiso reír, dividido entre si hacerlo o directamente hundirse en aquel pozo que llevaba evitando tanto tiempo. Sin comprenderlo, la respuesta le encontró más tarde, al hablar con Émile, al saber finalmente el porqué. No le recordaba, no sabía quien era, lo creía loco cuando lo perseguía, hablando de alguien que fue Émile, de Micenas, de tantos planos, tantas tardes, tantas palabras a sus ojos vacías y sin saber de quien se trataba.

Y la historia se repetiría. Se repetiría innumerables veces, así lo juró su creador, y todas esas veces trató Philippo de hacerle recordar, solo para verle marchar después, atrapado por quien había sido su padre, su maestro, su tutor.

Si Émile recordó alguna vez quien era en Fenicia poco importó. Raudo fue Asariel a la hora de asegurarse de que lo olvidaría; y el juego comenzaba entonces, puestas las fichas en la mesa, con un único vencedor, desde el inicio.

Para cuando la civilización cayó, los asentamientos se extendían ya por todo el mediterráneo, protagonizando numerosas leyendas y relatos de batalla que predecerían a aquellas de Cártago.


Egypt || 543 a.C || ...I tried to forget you...
Spoiler:


Fueron 700 años. 700 años de los cuales 400 pasó buscándolo, perdiéndose en si mismo y abandonándose al monstruo que era. Mató, sació su sed y la rabia, y más allá, el dolor de la pérdida. Se juró encontrarlo, hasta que comenzó a perder las esperanzas de ir a hacerlo, recayendo como lo hizo hace tiempo. Sus fuerzas se detuvieron en el imperio de las dunas, a las faldas del Nilo, y pronto se ganó la admiración del faraón, sorprendiéndolo con sus ilustraciones, con sus planos, con sus ideas; muy atractivas por aquel entonces. Trabajó en un sistema de regadío que prometiera cosechas más abundantes y estudió la arquitectura de civilización tan curiosa, obsesionados por sus dioses; como lo habían estado en Micenas antes de llegar allí.

De esta manera, comenzó a trabajar para el faraón, hasta que éste fue consciente de los años, y del paso del tiempo, y de como el griego seguía de la misma manera, presente en un halo de juventud, imperecedero, que terminó por levantar las dudas y alarmas del monarca. Había oído hablar de criaturas como él, inmortales, sanguinarias, y aun con ello, complacido por el servicio que le había dado hasta sus últimos días, no buscó matarlo, sino agradecerle. Lo gracioso fue la respuesta, cuando el propio Philippo le ofreció la inmortalidad, y la rechazó, sin sorprender al griego.

-"Eso que cargas, no es un regalo." - Y el joven lo sabía. -"Los dioses saben que verás, y yo ya he visto suficiente."

Cuando el monarca murió días más tarde, lo hizo para ir a descansar en una de las pirámides que el vampiro diseñara, intrincada, con trampas que solo el conocía, y fue por ello que nunca sospechó, nunca esperó ir a encontrar a aquel fantasma allí, de nuevo. Olvidó que pese a ser inexorables, burdas trampas como aquellas no tenían nada que hacer frente a seres como él, inmortales, casi perfectos.

Cuando creyó que no lo haría, encontró a Asariel, en la zona baja del Nilo con la diferencia de que Émile no se encontraba con él.

La obra que el griego creó, aquellos planos para piramide tan imponente, serían descanso para uno y cárcel para otro. Poco tardó el vampiro en darse cuenta de la realidad tras las palabras, y para cuando lo encontró, a aquel fantasma con otro nombre, con otra vida; lo encontró herido, débil, terriblemente frágil.

Le llevó años traerlo de vuelta, hacerle recordar despacio, cuidando cada gesto, pero poco importaron al final. El fantasma desapareció de nuevo tal cual vino, como había hecho antes, y como haría otras veces.

Roman Empire || 2 a.C || ...And got nothing instead...
Spoiler:


Buscando escapar de los recuerdos que lo acechaban y con la civilización egipcia llegando a sus últimos años, Philippo puso rumbo a Roma, la cual de repente, comenzaba a emerger como una de las fuerzas más grandes conocidas. En la edad de oro de su existencia, todos los caminos (realmente) parecían llevar a Roma, y el griego no fue distinto, dejandose arrastrar por ellos, distraer por las esculturas y atraer por las nuevas formas de arte que este pueblo sugería. Se asentó de la misma manera, dedicando días y noches a sus trabajos, y aun sin quererlo, dejó de dormir tanto como lo hiciera antes. Sus patrones de sueño se volvieron erráticos y el insomnio, presente. ¿Para qué dormir? ¿Para qué hacerlo si al cerrar los ojos veía al fantasma? Aquel que aparecía y desaparecía, volviendole loco aun después de tantos años. Se encontraba temiendo, preso de la ansiedad, estuviera donde estuviera, por el daño que pudiera estar recibiendo o que recibiría sin mucho que pudiera hacer al respecto.

Asariel sabía como atacarle, pero Philippo no tenía manera de amenazar de vuelta. Ningún punto flaco, ninguna ventaja. Preso de la indecisión, se sumió en el silencio, se dedicó al trabajo de la piedra y se involucró en numerosos proyectos con tal de mantenerse ocupado. Se encontró echando de menos el sol, aquella vida humana que tuvo alguna vez, pero desechó rápidamente los pensamientos, consciente de como no podría recuperar su mortalidad. La eternidad podía resultar un concepto hermoso, atrayente, si no fuera porque la soledad era aun más fuerte que ello.

El griego aprendió a identificar los patrones, las tendencias de su maestro a la hora de mostrarse, y así esperó, sabiendo que aparecería, porque siempre lo hacía. Si había algo que no podía darle a su creador el tiempo era entretenimiento, y habiendo visto todo, siendo poco impresionable, Asariel no tardaría en cansarse y buscarle. El conflicto, desde siempre, se había mostrado como un gran aliciente, y en el caso del vampiro más viejo, toparse con él era precisamente lo que quería.

Émile, el fantasma, con otro nombre, con otra vida, poseía una taberna en la baja metrópoli, muy concurrida al caer la noche, y fue allí donde Philippo lo encontró cuando su maestro quiso que le encontrara. Irónicamente, y cansado de las últimas veces, negociando, dialogando y tratando de hacer aparecer la razón; el vampiro lo raptó sin mediar explicaciones, y pasó varios días con el que había sido una vez noble griego, encerrado en su casa; discutiendo en partes y exasperándose en otras. Aun con ello, Lip no lo habría cambiado en absoluto, ansioso en su fuero interno ante la idea de poder volver a verle.

Mucho tardó esta vez en hacer que recordara, aun con todo lo que pudo enseñarle, y es que si bien las otras veces había estado más receptivo, aquella vez su creador había querido dar un paso más allá. El fantasma, no se presentaba únicamente como otro nombre u otra vida, sino también como el supuesto amante del monstruo, y volver a un enamorado Émile en contra de Asariel (en aquel entonces fiel consejero del emperador) resultaba una tarea casi imposible. Más difícil aun le fue soportar la idea de escuchar al contrario, venerando al otro vampiro, para cólera de Lip. ¿Y como explicarle? ¿Cómo hacerle creer? Arduo, pero eso fue otra historia.

Fuera como fuere, el resultado fue el mismo al final, y el fantasma partió con el creador a nuevo paradero.

Anglo-Saxon Kingdoms || 645 d.C || ...Funny, isn't it?...
Spoiler:


El tiempo quiso que Philippo se dirigiera al norte tras Roma, y abandonó el Mediterraneo después de siglos, buscando las largas noches de las zonas más frías, y tal vez el consuelo en otros brazos.

Por aquel entonces, el Reino Unido se encontraba dividido en numerosos reinos, y los bretones, interesados en ampliar los territorios y terminar de asentar sus fronteras, se encontraban en guerras constantes, azotando la región y disputando las tierras de las islas. La llegada de Philippo a la zona pasó casi inadvertida, abandonándose durante varios años, viviendo en la miseria sin que esto pudiera importarle lo más mínimo. Fue por aquel entonces cuando comenzó la colección de cuadernos que actuarían como una bitácora de eventos pasados. Ésta la continuaría hasta el día de hoy, llevando un indice de todo lo sucedido hasta la fecha. Necesitó cerca de un siglo para volver a tomar control sobre si mismo, buscando distraerse con la cultura de la zona, los numerosos dialectos y la poca literatura que comenzaba a emerger.

La situación cambió el día que las tropas bretonas se presentaron en su casa, haciéndole partícipe de los deseos del rey porque todo joven en edad de hacerlo prestara sus servicios al ejercito, y Philippo, cansado de aquello que conocía, accedió.

Contrario a lo que pudiera haberse esperado, la guerra hizo mucho por el vampiro, aun si era luchar por ideas que ni compartía ni se había molestado en explorar. Su nombre, (adaptado a Philip en aquella zona), no tardó en darse a conocer, de la mano con los rumores que dictaban que nunca se le había visto en público fuera de la armadura que llevaba . Su manejo diestro de la espada, y la agilidad que le otorgaba la raza lo destacaron rápidamente entre otros soldados, hasta pasar a ser nombrado caballero por las proezas conseguidas para el reino. Quienes lo conocieron más, lo hicieron de noche, sin sospechar de la verdadera razón por la que el vampiro se mantenía a cubierto durante el día, y tal vez pudiera haber pasado inadvertido de no ser por Lady Leah Windsor. La joven, seducida por las historias que se contaban, e hija de un importante conde de la zona, entabló una relación más cercana con un Philippo siempre ausente; quien pese a agradecer su compañía nunca la correspondió como esta quiso.

La viruela era una epidemia que comenzó a resonar allá el siglo 7 después de cristo, y cogiendo al oeste de Europa desprevenida, acabó con la vida de cientos de miles. Contrayendo la enfermedad fatídicamente, y buscando salvarla, Leah sería la primera que el vampiro convertió a los suyos, y también uno de los pocos contactos más cercanos que se permitió tener en mucho tiempo.

A cerca del siglo 9 después de cristo, fue cuando Philippo tuvo la primera noticia de donde se encontraba Émile, y como tantas otras veces antes, se vio arrastrado por la fuerza de los acontecimientos. La iglesia, con gran influencia sobre la vida del vulgo, se valía del Papa y los Cardenales para moldear la política de la manera más conveniente para sus propios intereses. La mentalidad, mucho más cerrada que aquella que conocería el vampiro en Micenas, quiso hacer del fantasma; con otro nombre, con otra vida; un pecador a los ojos de Cristo, y de esta manera, pasó los años pagando sus deudas con ésta.

La suerte quiso que lo encontrara antes de lo que su creador pudiera haberlo previsto, y siendo así, se lo llevó consigo, fueran cuales fueran las protestas del vulgo contra la reputación que mantenía. Por una vez, respiró el griego tranquilo ante la idea de haber dado esquinazo a Asariel, en aquel entonces Cardenal. 4 siglos tuvo al fantasma consigo, con sus recuerdos, convencido de haber puesto fin al juego, de haberse adelantado a los pasos ajenos.

Cuan equivocado estaba.

England || 1345 d.C || ...How the things outplayed...
Spoiler:



Después de la tormenta, llegó la calma, y pareció quedarse durante mucho tiempo, hasta el punto de hacer al griego bajar la guardia, convencido, o creyéndolo, que aquel juego en el que había estado involucrado había llegado a su fin. No supo nada de Asariel en todo aquel tiempo, en el cual el Imperio Anglosajón evolucionó de mil maneras. El teatro, como principal forma de expresión artística llenaba las calles, y el pueblo, hambriento, separado en gran medida de las clases más altas (como ocurría y ocurriría siempre) buscaba las maneras de sobrevivir, ocultando el descontento que sentían dentro.

La pareja se asentó en Londres, en una casa modesta cerca del centro, y adoptó nuevas identidades, dejando los gestos afectivos de puertas para adentro, lejos de ojos ajenos que pudieran juzgarlos por lo que eran: Pecadores para el mundo, amantes para ellos. Estaban cansados, después de tanto tiempo construyendo y reconstruyendo, lo suficiente como para buscar algo estable, donde poder refugiarse cuando el mundo fuera sonara demasiado fuerte y los ahogaba, sin dejarles respirar. Muchas fueron las tardes que pasaron así, enredados en las sábanas, edificando sueños de futuro, pintando los días y componiendo las noches. Si alguna vez Lip quiso a Émile, aprendió a quererlo aun más, y el fantasma (que pareció dejar de serlo para volverse real, muy real) hizo lo mismo, perdido en las historias que el otro contaba, nadando en el dejavu de los recuerdos.

Inglaterra se encontraba hundida en la monarquía, siendo el latín el idioma principal utilizado en los libros y en la escuela. Las influencias de las diferentes invasiones que precedieron llevaron al inglés antiguo al borde de la extinción, sin embargo, este sobrevivió el bache, a su vez que el pueblo, ahora más fuerte, levantándose contra la monarquía, comenzó a hacerse oír. Fue en aquel entonces, dentro de la vulnerabilidad del gobierno con el que vivían, que las confabulaciones comenzaron a hacerse oír por las calles, unas siendo solo rumores y otras siendo más peligrosas.

Por los libros de historia haría eco después la historia de Fawkes, y de aquel frustrado intento de volar el parlamento británico por los aires. El plan, trazado cuidadosamente, planeaba reventarlo desde abajo, desde los sótanos, donde había ido almacenandose una cantidad ingente de pólvora. No fue solo Fawkes, sino el propio Émile junto a otros los que se vieron involucrados en el atentado, aun con las negativas de Philippo de inmiscuirse en los problemas del vulgo. Fueran buenas o no las intenciones por liberar al pueblo, el golpe salió a la luz, llevando a Fawkes y sus seguidores a una muerte inminente. Y eso, no hizo sino levantar las alarmas en Lip, que adivinaba la situación incluso antes de que se sucediera.

Con Émile bajo custodia del juzgado y la guardia siguiéndole de cerca, el futuro tomó un giro tempestuoso. Adivinando, tarde, el origen de la voz delatora y la verdad tras todo aquello, no pudo detener la cadena de acontecimientos antes de que la realidad lo golpeara de nuevo como tantas otras veces: Asariel y el fantasma marcharon de Inglaterra.


Italy || 1475 d.C || ...Was it worth to find you...
Spoiler:



Con el peso de los últimos cuatro siglos todavía sobre sus hombros, y desconocedor de como se sucederían las cosas a partir de ahí, Leah instó a Philippo a marchar a Italia, esperando que un cambio de aires pudiera apaciguar a un vampiro que había conocido al vino, y se encontraba ahogándose en este con tal de no pensar. Italia se encontraba en una época dorada de influencia artística con la llegada de nuevas eminencias en los campos de la pintura y la escultura, y conocedora de esas pasiones en el griego, presionó hasta que Lip cedió a trasladarse allí.

No estuvo equivocada, asentándose con este en una pequeña casa de la capital y con el tiempo el vampiro comenzó a hablar de nuevo, ávido de conocer los nuevos movimientos artísticos que estaban saliendo a la luz. Trabajó con Miguel Ángel, convirtiéndose en su mejor discípulo, y colaboró en los trabajos de la Capilla Sixtina y el David que todavía se conocerían siglos después. Su estilo, empujado radicalmente hacia el realismo, buscó perfeccionarse con cada nueva composición, llevando a Philippo a volverse exigente con el detalle, pero por encima de todo, un perfeccionista que levantaba hasta a la propia Leah a exasperarse.

Ésta, viendo una mejoría en el griego, (quien se había convertido en casi un hermano para ella durante los últimos siglos), se volvió algo reticente a aceptar a Émile, aun tras haberlo conocido en Inglaterra. Al tanto de la situación hasta el momento, y temiendo que el estado de Lip empeorara hasta tocar fondo, si volvía a encontrarle y perderle otra vez, trató de dejar de mencionarle, obviandolo y esperando que de esa manera el griego le olvidara.

Fue ella, y no él, la que dio con el fantasma por primera vez en Italia, después de un siglo, (con otro nombre, con otra vida), y pese a lo que podría haberse esperado de ella, nunca se lo dijo a Philippo. Émile, ejerciendo como modelo en la escuela de artes de la capital, buscaba empleo de medio tiempo con el que tapar los agujeros de las deudas. Nada demasiado serio, pero que le permitiera subsistir. Oyendo acerca de los trabajos de Philippo, y su cercanía al artista de la tan aclamada Capilla Sixtina, terminó por presentarse en casa de este, solo para ser interceptado por Leah que trató desesperadamente de hacer que se fuera antes de que Lip supiera de ello. Lamentablemente, no lo consiguió, una vez el griego extrañado de que la inglesa tardara tanto en volver, saliera a su encuentro, dando de bruces con el fantasma que seguía acechandole en los recuerdos.

La discusión que precedió tras eso, llevó a Philippo y Leah a dejar de hablarse durante un tiempo, antes de retomar la amistad poco después; y para sorpresa de ella, el vampiro no trató de hacer a Émile recordar cuanto no sabía. De esta manera "Damian" (o Émile, el fantasma más bien), comenzó a pasar más tiempo en la casa del pintor, y este comenzó a retratarle en sus trabajos, una y otra y otra vez. Irónico fue ver a Philippo enamorarse de esa nueva cara de Émile también, y poco pudo hacer Leah por evitarlo.

Asariel, siendo un inversor y promotor de los proyectos artísticos de la época, no se mantuvo quieto, observando, como siempre hacía, esperando, hasta que como siempre, decidió tomar cartas e involucrarse. Frustrado, por la lentitud con la que iban las cosas, se presentó en casa del griego, devolviendo todos los recuerdos a Émile solo para llevarselos después. Partió de nuevo, llevándose al fantasma consigo, y cerca estuvo Philippo de matarlo, como había intentado antes ya tantas veces. Devuelto al inicio, e incapaz de soportarlo, Leah quedó recogiendo los pedazos de un Lip que amenazaba con perder la cabeza.

De nuevo, se adentraba en las profundidades del pozo.


Iberian Peninsula || 1624 d.C || ...Just to part ways?...
Spoiler:



Recompuesto (apenas), y haciendo acopio de si mismo, Philippo abandonó Italia, negando la ayuda de Leah cuando esta se ofreció a acompañarla. Necesitaba estar solo, y ésta, pese a estar disconforme, no pudo sino acceder. El griego partió a Castilla, vagando nómada por sus diferentes ciudades, de pueblo en pueblo hasta detenerse en Palos de la Frontera, negociando la posibilidad de unirse a las tripulaciones que se dirigían a las Americas que Colón hubo descubierto haría dos siglos. Los Reinos de Castilla y Aragón se encontraban en la cúspide de su Imperio, aquel en el que se decía "nunca se ponía el sol", y Lip, sin destino fijo, bien estaba dispuesto a perderse comprobándolo.

En aquel tiempo, la Inquisición ocupaba un papel importante en la sociedad, juzgando tanto a herejes como pecadores e insurrectos, y si bien Lip nunca llegó a toparse con ella directamente, si presenció sus atrocidades y temió su poder sobre el vulgo. Convivió entre los españoles durante unos años, curioso por sus avances navales y las reliquias y tesoros transportados directamente desde aquel nuevo continente que nunca había visitado.

Fue el día justo antes de partir, dispuesto a tomar un barco que lo llevara a nuevo puerto que se topó con Asariel, impotente. ¿Y qué podía hacer al respecto, cuando sabía ya el resultado de aquello? ¿Cuando le había implorado ya mil veces el perdón, que detuviera todo ese juego? El contrario ni se inmutó, interesado en entablar conversación con su ahijado. Philippo conocería más tarde el paradero de Émile en un burdel de la ciudad portuaria...

Y se lo llevaría.
Y discutiría con el fantasma, con nuevo nombre y con nueva vida.
Y el otro recordaría, y lamentaría lo hecho y buscarían consuelo como tantas otras veces.
Y tratarían de esquivar al creador, a Asariel.
Y casi lo lograrían...
Pero al final todo daría igual.
Porque siempre lo hacía.

El monstruo tomó al fantasma y se fue.

France || 1800 d.C || ...let it end, let it end.
Spoiler:


Y todo esto, nos lleva al presente. París, Francia, año 1800. Corazón de la época victoriana.

¿Y qué fue de Philippo? Una incógnita, sin duda. Unos dicen que se perdió en el alcohol, buscando una salida que acabó con él. Otros dicen que comenzó a trabajar como siempre había hecho antes, que volvió al arte, que hizo varios proyectos de manera conjunta con un pequeño puñado de artistas, nada importante. Otros dicen que perdió la razón, que tocó fondo finalmente aun con los intentos de Leah por traerlo de vuelta. Otros dicen que sopesó acudir a hechiceros para empezar desde cero, borrarse la mente tal y como haría Asariel con Émile 3000 años antes y seguiría haciéndolo mil veces más tarde.

Todas falsas o todas ciertas, ¿quien sabe?
Solo queda esperar.




DATOS EXTRA

- Su casa es todo un anticuario, guarda cosas de todas las épocas en las que ha vivido, desde planos, bosquejos y cuadros a estatuillas, vasijas y cuencos. Los libros son también una gran parte de su colección, poseyendo tomos en más de 11 idiomas diferentes.

-Sus raíces griegas le hicieron aprender a tocar la lira con fluidez, y de hecho, todavía la toca de tanto en tanto.

-Ha sopesado ceder a la idea de perder la humanidad como vampiro, con tal de menguar las emociones, pero al final, nunca ha podido.

-Ha estado con otras personas desde Émile, sin embargo, nunca involucrado románticamente.







Última edición por Philippo Stagiakos el Miér Nov 18, 2015 8:59 pm, editado 7 veces
avatar
Philippo Stagiakos
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 23
Puntos : 17
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 04/11/2015
Localización : ¿Importa?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Philippo Stagiakos

Mensaje por Lucern Ralph el Mar Nov 17, 2015 1:06 am

FICHA EN PROCESO
incompleta

TU FICHA ESTÁ INCOMPLETA. CUANDO HAYAS TERMINADO, POR FAVOR POSTEA A CONTINUACIÓN EN ESTE MISMO TEMA PARA QUE UN MIEMBRO DEL STAFF PASE A REVISARLA Y TE DE COLOR Y RANGO SI TODO ESTÁ EN ORDEN.

NO OLVIDES QUE PARA PODER ACEPTARLA ES NECESARIO QUE PRIMERO HAYAS REALIZADO LOS REGISTROS OBLIGATORIOS EN ESTE APARTADO Y QUE CUMPLAS CON LO QUE PEDIMOS EN EL ESQUELETO DE LA FICHA, INFORMACIÓN QUE PUEDES VER AQUÍ.

GRACIAS.









THE KING OF THE DARKNESS:
AWARDS:
OTHERS:



avatar
Lucern Ralph
Vampiro/Realeza [Admin]
Vampiro/Realeza [Admin]

Mensajes : 7342
Puntos : 2922
Reputación : 287
Fecha de inscripción : 19/06/2010
Edad : 28

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Philippo Stagiakos

Mensaje por Philippo Stagiakos el Miér Nov 18, 2015 9:00 pm

Y... ¡Ficha Terminada! -Se seca el sudor.- Dios, casi me muero escribiendo. Lo siento por la biblia, lo siento ;w; ♥♥♥


avatar
Philippo Stagiakos
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 23
Puntos : 17
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 04/11/2015
Localización : ¿Importa?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Philippo Stagiakos

Mensaje por Doreen Jussieu el Miér Nov 18, 2015 11:31 pm

FICHA APROBADA
bienvenido/a a victorian vampires
¡ENHORABUENA! YA ERES PARTE DE VICTORIAN VAMPIRES Y TE DAMOS LA MÁS CORDIAL BIENVENIDA.

ANTES DE HACER CUALQUIER OTRA COSA, TE INVITO A LEER LAS NORMAS QUE TENEMOS EN EL FORO PARA QUE ESTÉS BIEN ENTERADO/A DE CÓMO MANEJAMOS TODO EN ESTE SITIO Y ASÍ EVITARTE FUTUROS MALOS ENTENDIDOS. A CONTINUACIÓN TE DEJO LOS LINKS MÁS IMPORTANTES PARA QUE PUEDAS CONOCER LA INFORMACIÓN, Y SI DESPUÉS DE LEER SIGUES TENIENDO ALGUNA DUDA, PUEDES CONTACTARME A MÍ O A OTRO DE LOS ADMINISTRADORES; ESTAMOS PARA SERVIRTE.

¡QUE TE DIVIERTAS!







PD: Si es larga, pero me encantó.



"“Este es mi gusto, no un buen gusto, no un mal gusto, pero sí mi gusto, del cual no me avergüenzo ni lo oculto. Este es mi camino, ¿dónde está el suyo?”
"
Cinco años:
avatar
Doreen Jussieu
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 4274
Puntos : 1334
Reputación : 357
Fecha de inscripción : 01/03/2011
Edad : 27
Localización : Zona Residencia.

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Philippo Stagiakos

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.