Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Futur passé · Novalie ·

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Futur passé · Novalie ·

Mensaje por Mieri G. Milanova el Dom Nov 29, 2015 1:11 pm

¿Por qué lo maravilloso esconde detrás un horrible final?
¿Por qué no puede ser al revés?
¿Por qué no desafiar tu propio destino?



Había pasado una buena semana; quedaba con Autumn cada mañana en el mercado, hasta que de a pocos lograba meterla en la casona, a veces por la puerta de servicio y en otras literalmente por la ventana... Era tan divertido aunque no negaba que fuese peligroso. Autumn se había convertido en tan poco tiempo en su mejor amiga y compañera de juegos. No era que se portasen mal, pero esas simples travesuras aportaban un toque divertido a la tan monótona vida de la joven rubia.

Mieri, se levantó temprano de la alcoba, se lavó la cara y se vistió casi de forma automática para luego bajar por las escaleras sin hacer ningún ruído. No era de extrañar verla aparecer y desaparecer como un suspiro, de hecho, de no ser por su perfume, nadie sabría que había pasado por delante suya. La muchacha se dirigió hacia el mercado tal y como solía hacer a esa hora tan temprana, ya que ahí era cuando recién ponían todo el género, fresco, como recién recogido, pero... ¿Se había equivocado de camino?"
Mieri se quedo quieta, mirando a su alrededor, pero allí no había nada, tan sólo una gruesa capa de nieve. La muchacha ajustó su capa y se acercó a preguntar a la gente que paseaba no muy lejos, pero nunca lograba acercarse ni lo más mínimo. Extrañada y levemente molesta por lo raro de la situación, se giró para volver a casa, pero fué entonces cuando sin querer se chocó con alguien, al que se le cayó algo del bolsillo.
- Oh, disculpe...?
Pero aquel hombre ni se molestó en parar, así que simplemente se dispuso a recoger lo que se le había caído al hombre; una extraña moneda italiana. Para cuando estuvo agachada, observó con horror sus manos manchadas de sangre y cómo ya no llevaba la cesta, ni el vestido, ni la capa, ni mucho menos estaba en el lugar que creía; Mieri tomó una gran bocanada de aire helado que no hizo más que congelar sus pulmones; se giró horrorizada, parecía estar en el bosque, era de noche, pero la nieve iluminaba el rastro de sangre que venía a sus espaldas, aparentemente causado por ella.
Un hombre, el mismo que Mieri había visto antes, el mismo que se chocó con ella, apareció ésta vez sin rostro y ataviado con un hacha y una pequeña ballesta atada a la cintura. Éste seguía el rastro de sangre, y ella, -creyendo estar entonces a salvo- le suplicó que la llevase de vuelta a casa. La respuesta del hombre fué contundente; le lanzó el hacha.
La chica gritó a la vez que se encogía como mera respuesta instintiva, por lo que el hacha se clavó en un árbol cercano. Corrió, corrió como si su vida dependiera de ello y aunque así fué, Mieri estaba aterrada. No fué hasta que llegó a un acantilado, toda magullada, con el rostro surcado de lágrimas que el hombre se acercaba más a ella, dejándola sin posibilidad alguna de escapar, haciendo que la joven muchacha perdiera pié y se precipitase al vacío.

Pero Mieri no estaba muerta, no del todo,
podía sentir la agonía por cada pedazo de su cuerpo, pero...
No sentía frío ¿Por qué, si había corrido descalza y ataviada
simplemente con un blanco camisón de dormir?

La explicación era fácil, la muchacha sufría terrores nocturnos que en ocasiones se convertía en sonambulismo. En realidad era de noche y si, estaba vestida con un camisón, pero nadie la había perseguido, todo residía en su cabeza de la mmisma y extraña forma que ocurrió cuando conoció a Emhyr. Quizás era algo que había ocurrido en el pasado o que ocurriría en un futuro lejano o cercano, lo que preocupaba aquellos momentos era la joven que se precipitaba al vacío, aún sumida en el sueño.

Mieri G. Milanova
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 66
Puntos : 49
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 13/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Futur passé · Novalie ·

Mensaje por Novalie A. Flamcourt el Dom Dic 06, 2015 11:35 am

El sol se había ocultado ya en la ciudad de París y había llegado la hora de que Novalie saliera, que caminara por las calles. El frío era patente, a pesar de que ella no lo pudiera sentir. La gente que se dedicaba a dar un paseo iba abrigada, la igual que ella, pero la vampiresa lo hacía más que nada por pasar desapercibida. Abrochó su abrigo hasta el cuello y colocó sus manos en los bolsillos mientras dejaba que los tenues rayos de la luna acariciaran su pálida piel.

Tenía todo el tiempo del mundo a su disposición, aunque este estaba pautado por el astro rey, permitiéndole, tan solo, salir de su morada cuando ya no iluminara en lo alto del cielo, cuando la noche tomara el mando. No le importaba puesto que, a pesar de ser reducida, disponía de una libertad que nunca se habría imaginado cuando era humana, hace ya demasiado tiempo. Entreabrió los labios, tomando algo de aire, como si echara de menos el respirar. Sabía que no era muy del agrado de la mujer de su maestro que ella se hubiera mudado a su casa, pero esperaba que eso pronto cambiara porque, la verdad sea dicha, deseaba caerle bien a esa mujer.

A Novalie le gustaba la ciudad, se había convertido en su hogar, algo que no creía que pudiera ocurrir alguna vez. Conocía cada rincón, cada secreto que escondía. Le gustaba sentarse bajo la luz de la luna y leer alguno de los manuscritos que llegaban a sus manos. Como cuando leyó por primera vez la obra de un autor que todavía no había conseguido publicar y ahora se estrenaba en unas pocas semanas en el teatro de París. Todo un logro del que se sentía orgullosa, ya que había tenido algo de peso en el hecho de que el muchacho consiguiera su oportunidad.

La vampiresa estaba sumida en sus pensamientos cuando una serie de murmullos hicieron que volviera a la realidad y fijara su mirada en lo que ocurría a su alrededor. El foco de los cuchicheos eran unas cuantas mujeres que comentaban, escandalizadas o indignadas, el hecho de que una muchacha estuviera caminando en camisón por las calles de la ciudad, sin detenerse a pensar que pudiera necesitar ayuda. Solo hablaban de su poca vergüenza al aparecer casi desnuda en lugares públicos. La joven sonrió levemente y puso los ojos en blanco. En ocasiones no podía evitar pensar que las cosas no habían cambiado tanto durante cuatro siglos y que las personas continuaban juzgando sin conocer, como le pasó a ella.

Se aproximó a la muchacha para preguntarle si se encontraba bien, pero no tardó en darse cuenta de que aquella desconocida era sonámbula. Se quitó el abrigo, colocándolo sobre los hombros de la chica, caminando a su lado en silencio. No sabía muy bien lo que hacer, nunca se había encontrado en una situación así, pero decidió que lo mejor era caminar en silencio a su lado, hasta que despertara, para asegurarse de que no le pasara nada malo.

La muchacha comenzó a gritar y eso hizo que varias personas las miraran de arriba abajo.-¿Les ocurre algo, señoras?-le preguntó la vampiresa, esbozando una sonrisa. Ellas sacudieron la cabeza y la chica asintió.-Eso me parecía-añadió y les sostuvo la mirada hasta que se marcharon, sin rechistar, al menos hasta que las perdieron de vista. Porque estaba más que segura de que se quejarían de su comportamiento, de lo que había hecho o de cualquier otra cosa en cuanto ya no las vieran.

Siguió caminando al lado de esa desconocida hasta que despertó.-Debe estar helada-susurró, controlando el tono de su voz, ya que no quería asustarla.-¿Se encuentra bien?-añadió-Hace demasiado frío para que pueda soportarlo sin algo más de ropa, a pensar de que le he prestado mi abrigo. Creo que sería mejor que tomáramos algo para que entrara en calor, luego la acompañaré a su casa-la miró y esbozó una sonrisa.-Por cierto, mi nombre es Novalie. ¿Y el suyo?



Novalie A. Flamcourt
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 42
Puntos : 40
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 26/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Futur passé · Novalie ·

Mensaje por Mieri G. Milanova el Miér Dic 09, 2015 9:06 am

Su mente seguía sumida en aquel tenebroso sueño, que no hacía más que provocarle tal daño que bien podría reflejarse en el propio físico, en el horror que sus facciones demostraban a todo aquel que lograra atisbar la mirada de la muchacha que parecía estar muy lejos de allí.
- Bastarda, hija de mil hombres... No eres ni media mujer, ¡Estéril no sirves para nada! - Masculló en un perfecto italiano renacentista, dejando en manos de aquella mujer una vieja moneda de plata con una curiosa fecha inscrita. Pero algo la hizo salir de ese mundo que su mente había creado de forma ilógica, quizás el susurro de alguien cercano o el simple acariciar de sus hombros por una prenda suave -aunque fría- fuese el desencadenante de su despertar; frío, eso fué lo siguiente que sintió tras parpadear en busca de respuestas. Un horrible y brusco frío que se clavaba en su garganta como cientos de agujas al tomar una gran bocanada de aire.

Sus pestañas bailaron al viento y entonces se percató de todo lo que le rodeaba, incluso de aquella mujer que amablemente le prestó su abrigo.

Mieri la miró a los ojos y se echó a llorar en el regazo de la mujer en cuanto la realidad le golpeó, no era más que una niña a fin de cuentas, no podía creer que nuevamente había despertado fuera de su cama. Era algo que no podía controlar y eso le asustaba en demasía.
- Ayúdeme. - Murmuró con el corazón encogido; a duras penas podía hablar por el llanto lastimero. - No sé qué hago aquí, no sé qué hice. - Dijo en llanto nuevamente. Se sentía helada, pero para ella aquel era el menor de sus problemas en aquel instante, ya que cada vez aquellos sueños eran más comunes e hiciera lo que hiciera, no podía remediarío.

- No puedo regresar a la casona, no ahora, me castigarán duramente, señora. - Tembló nuevamente, alejándose no más de un paso, al darse cuenta de que había llorado en sus brazos como si fuera su madre, pese a que no parecía mucho más mayor que ella.

Mieri G. Milanova
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 66
Puntos : 49
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 13/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Futur passé · Novalie ·

Mensaje por Novalie A. Flamcourt el Sáb Ene 09, 2016 5:24 pm

La vampiresa se dedicaba a caminar al lado de la chica, vigilando que no le ocurriera nada, alejando con una simple mirada a los que se quedaban quietos mirándola y cuchicheando, sin intención alguna de ayuda. Sí, la muchacha de apariencia joven, pero con bastante siglos sobre sus hombros, había decidido tomar bajo su protección a la desconocida, al menos por esa noche, al menos hasta que despertara. Sin embargo, la chica dijo algo en voz alta, a pesar de estar dormida. Novalie se quedó quieta. Hacía mucho tiempo que no escuchaba esas lengua, pero era la suya propia. La reconocía perfectamente. No solo era que la chica estuviera hablando en italiano, sino que reconocía el deje, esa marcación de las sílabas...Apretó los labios antes de continuar e hizo un esfuerzo en centrarse en esa criatura que se había encontrado y apartar, de ese modo, los recuerdos que le venían a la cabeza sobre su país natal, sobre su lengua materna, sobre todo.

Poco tiempo después la muchacha despertó. La vampiresa intentó decir algo, pero fue ella la primera que habló.-Shh, tranquila-le susurró al oído cuando ella se desplomó sobre sus brazos, colocando la cabeza en su pecho y llorando amargamente.-No ha hecho nada querida, no al menos desde que me crucé en tu camino, no se preocupe-comentó, acariciando su cabello por inercia, como un acto reflejo, una forma para intentar calmarla. Pero justo en ese momento la muchacha se separó, dando un par de pasos, como si se avergonzara de haber llorado sobre una desconocida.

-Nadie la castigará, de verdad-le susurró y ladeó ligeramente la cabeza.-Puede venir a mi casa y asearse si es lo que desea, incluso descansar lo que necesite. Digamos que yo no tengo sueño y que me encargaré de velar por el suyo, para que no vuelva a ocurrir esto y no se encuentre sola, caminando sonámbula por las calles de París.



Novalie A. Flamcourt
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 42
Puntos : 40
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 26/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Futur passé · Novalie ·

Mensaje por Mieri G. Milanova el Dom Feb 07, 2016 9:28 am

Mieri no se sintió arrepentida, sino más bien avergonzada por el simple hecho de haber montado aquella escena. Ella, siempre era considerada como una muchacha llena de vida y risueña, pero ésto desaparecía completamente en cuanto ocurrían aquellos desvelos. Mieri seguía temblando debido a la falta de calzado; pero ella no había reparado en aquello, pues la vergüenza le abrumaba de tal manera que eclipsaba cualquier otro sentimiento que se interpusiese atropelladamente en aquella pequeña y colapsada mente.

Ella simplemente asintió, aceptando todo y cuanto la mujer le había propuesto, aunque sabía de sobra que a la mañana siguiente debía volver a la casona y entonces le reprenderían de forma que no volvería a salir jamás de su encierro.

Y era aquella la cara buena y la cara mala del asunto de vivir en aquel lugar. No tenía nada que reprocharles a ninguno, pero conforme pasaban los años y se hacía más mujer, las cosas cambiaban bruscamente dándole a Mieri un motivo para no querer crecer nunca más. No era que ella rehuyese de las obligaciones de las que debería hacer frente a su edad, simplemente se trataba de un modo de vida distinto, ya que ella no había crecido en el seno de una familia normal y sin embargo eso la hizo trabajar desde muy niña, sin dejarle espacio a poder divertirse y actuar como cualquier niña desearía. Era por eso, por lo que al encontrar a Novalie la hizo sentirse ciertamente protegida, como si le transmitiese con el simple palpitar de su voz, que todo iba a estar bien realmente, que nada malo podría ocurrirle.

- Much... Se lo agradezco infinitamente, mi señora.

No la rechazó, por el simple motivo de que sentía que no estaba molestando al aceptar dicha propuesta. Mieri se quedó mirando a Novalie, a la espera del siguiente paso, sin saber realmente si era buena o no la idea de irse con una desconocida que le prometía calidez y cariño, ya que todo el mundo discrepaba con la tan sola idea de que ella se fuese con un desconocido. ¿Qué tenían de malo los desconocidos? Quizás ellos eran la respuesta que buscaba mieri en el fondo de su corazón, ya que la gente que conocía por regla general era simpática pero no tenían nada en sus vidas de lo que hablar con ensoñación, como aquellas historias narradas en los libros que de vez en cuando tomaba prestados de la librería. Las vidas ajenas, para mieri, no eran más que perfectas cubiertas de libros que encerraban una historia maravillosa y a juzgar por lo poco hablado con su ahora acompañante... Deseaba leerla.

- Sólo me quedaré ésta madrugada y no hace falta que me... Vele. - Sus mejillas de color del melocotón, enrojecieron suavemente. - Me marcharé temprano y le prometo que la compensaré de alguna forma. - Dijo como si le hubiera salvado la vida, aunque en cierto modo así era, pues la había sacado de aquel momentáneo infierno.

Mieri G. Milanova
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 66
Puntos : 49
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 13/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Futur passé · Novalie ·

Mensaje por Novalie A. Flamcourt el Lun Abr 04, 2016 11:19 am

Novalie centraba todos sus esfuerzos, su vida entera, en cambiar la de otras personas. Se sentía reflejada en esa muchacha porque ella una vez también estuvo tan perdida. Recordó con amargura la época en la que se sentía completamente sola, la época en la que se sentía que, a pesar de sus desvelos y sus esfuerzos, no conseguía encajar en aquel rol que estaba prefijado para ella. Casi había sido como si su corazón buscara algo más, pero su razón se interpusiera en el camino, diciendo que no había otro destino para ella que el que estaba viviendo.

Sí, ella había estado completamente perdida hasta que Kaspar apareció en su vida. Y ese era, precisamente, el motivo por el cual la vampiresa no podía evitar ayudar a la criatura con la que se había cruzado esa noche. Porque la necesitaba, a pesar de que no era más que una desconocida, porque si Kaspar no hubiera aparecido, ella habría muerto en ese callejón y esa era, entre otras, la forma que Novalie tenía de agradecérselo, de hacer algo útil con la eternidad que le regaló.

Un transeúnte se quedó mirándolas de arriba abajo, deteniendo su mirada durante más tiempo del debido en los pies de la muchacha. Novalie siguió la mirada del hombre y se dio cuenta de que la chica iba sin zapatos. Quiso espetarle que dejara de mirar e hiciera algo como ofrecerle sus zapatos, pero se calló, mordiéndose el labio inferior. En lugar de eso, se apoyó en el hombro de la chica y se descalzó, arrodillándose ante ella, dispuesta a dejarle sus propios zapatos.─Espero que no te hagan demasiado daño. Ayudarán a que tus pies se calienten hasta llegar a mi casa. No está muy lejos y yo dispongo de las medias, por lo que no me congelaré─dijo, utilizando las calzas como excusa, cuando lo cierto era que hacía mucho tiempo que no sentía en frío.

No tiene que agradecerme nada, querida. Y puede llamarme Novalie, no estoy demasiado acostumbrada a que se dirijan a mí como mi señora─le susurró y se volvió a colocar a su altura, haciéndole una señal para que comenzaran a caminar. Hacía demasiado frío como para que una humana pasara mucho rato en las calles casi sin abrigo. Caminaron en silencio, apresurando su paso para que ella pudiera calentarse ante el fuego de la chimenea. Unos minutos después llegaron y la vampiresa abrió la puerta, por primera vez en semanas.─Siento el polvo que pueda haber, llevo demasiados días sin alojarme aquí. Espero que no sea un inconveniente que le impida descansar─comentó, haciéndole un gesto para que entrara, mientras ella hacía lo mismo y cerraba la puerta tras hacerlo.─De hecho, ni siquiera recuerdo si la despensa está llena, pero espero poder encontrar algo que la reconforte─la miró─¿Le parece bien encender la chimenea mientras yo busco algo que pueda llenar su estómago?─le preguntó, indicándole donde se encontraba la leña y ella se encaminó a la cocina.

Normalmente sería impensable que hubiera algo comestible en la residencia de una vampiresa, pero por fortuna, pudo encontrar algo de lo que las muchachas que se encargaban de adecentar la casa cuando vivía allí traían. Tomó algunos de los bocados y volvió al salón. Fue entonces cuando escuchó las palabras de la muchacha.─Puede quedarse el tiempo que necesite, no se preocupe por eso. Y ya le he comentado que no duermo demasiado, sufro de insomnio, por lo que la mayor parte de la noche me la paso en vela─comentó, como si nada, mientras se sentaba en uno de los sillones, después de haberle dado la comida a la chica, haciéndole un gesto para que la imitara.─Sé qué no es mucho, pero espero que le sirva para saciar un poco el hambre.



Novalie A. Flamcourt
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 42
Puntos : 40
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 26/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Futur passé · Novalie ·

Mensaje por Mieri G. Milanova el Miér Jun 08, 2016 10:13 am

···
Mieri hizo lo que se le dijo y mientras tanto había dejado a un lado los zapatos que aquella mujer le prestó de más pura gana. mieri no acostumbraba a estar rodeada de gente tan buena y que prefería el bienestar de otros antes que a sí misma... El sufrirlo en propias carnes le sirvió para ver el mundo desde otra perspectiva. Ella era feliz, siempre veía el lado más bueno y puro de las cosas, haciendo que un mal día se convirtiese en el mejor de todos, tras una pequeña conversación haciéndole ver al resto que los problemas tenían el tamaño que ellos quisieran darle. Pero ahí y justo ahí cuando ella no miraba y se decidió a encender la chimenea, no pudo evitar que una lágrima resbalase por su mejilla, terminando en la manga de aquel camisón que no parecía tener el mismo color blanco que en el momento en el que se lo puso por primera vez.

Los ojos de mieri se iluminaron en cuanto el fuego se encendió, tras empezar por una pequeña chispa, iluminando sus ojos de un dorado hermoso, hasta que pudo notar la calidez en las palmas de sus manos. El olor a comida le hizo cerrar los ojos e inspirar profundamente; no acostumbraba a que le hiciesen la comida expresamente para ella y mucho menos era hecha con tanto amor como parecía que Novaliè lo había hecho. Simplemente aquello le producía un estado de calidez absoluta, así como cuando nada más entrar a la casa rodeada de un mantón, dejó que su mirada vagase por el techo y cada recovecho que aunque empolvado, se veía hermoso.

Mieri observó a la mujer y asintió a modo de respuesta, sentándose en el sillón que quedaba a su lado, frente a la chimenea.

- Es usted demasiado buena, mi señ... Novaliè.- Rectificó a tiempo de no ganarse otro reproche. - Mi nombre es Mieri, antes no tuve oportunidad de decírselo. - Su mirada seguía infinitamente triste, como si estar en aquel estado supusiese un cargo para la mujer, aun sabiendo que ella misma podría haber regresado a casa como otras tantas veces había hecho. Su garganta entró en contacto con la comida caliente y dejó salir un suspiro lleno de esa calidez que volvía a formarse en su interior, pese a que la chimenea estuviese encendida, eran tiempo de heladas.

- ¿Vive sóla aquí?
- Dijo variando la mirada de la mujer al resto de la habitación, que quedaba en penumbra, algunas zonas incluso quedaban sumidas en la más plena oscuridad. Ante el ojo de cualquiera, aquel lugar podría parecer frío, a no ser que una familia entera viviese bajo aquel mismo techo, cosa que no creía probable dado el grado de déje que se acumulaba en forma de polvo. Mieri, pensando, decidió que en cuanto ella durmiese, vencida por el sueño, ella misma se pondría a limpiar todo cuanto había sucio, con tal de reparar la molestia que tuvo al acogerla por una noche.


···

Mieri G. Milanova
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 66
Puntos : 49
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 13/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Futur passé · Novalie ·

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:48 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.