Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Les voies de la faim [privado]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Kenna Carmichael el Mar Dic 08, 2015 11:58 pm

Parecía que en invierno las horas del día transcurrían con mucha celeridad y las de la noche se entretenían alargando los minutos. En esta ocasión el manto nocturno se había presentado pronto, las farolas que solían alumbrar las callejuelas de Paris acababan de encenderse y los comercios se iban cerrando uno a uno permitiendo que dueños y empleados se dirigieran de vuelta a sus hogares. Estos se despedían de sus compañeros de labor hasta el siguiente día ajustando sus gorros y bufandas y resguardando en el interior de sus bolsillos sus manos curtidas y callosas debido al arduo trabajo. Así era la clase del proletariado cuyas diversas casas de construcción humilde y bastante desvencijada se vislumbraban a lo largo de las callejuelas por las cuales deambulaba la cambiante.

Una ágil figura de pelaje rojo y blanco que revelaba a una joven border collie trotaba a buen paso mientras su mirada observaba a uno y otro lado de la calle empedrada. De vez en cuando se encontraba con alguna rata a la cual perseguía hasta que esta se escurría en una alcantarilla para desaparecer por debajo de la ciudad y luego reanudaba su recorrido.

Su destino era la carnicería que solía visitar ciertos días y cuyo dueño, un italiano flacuchento de alargada nariz y cabello veteado de gris, se apiadaba de ella regalándole restos de embutidos o trozos de huesos y carne que devoraba con avidez. Aunque esta vez al llegar se encontró con que el lugar había cerrado temprano. Observó la puerta con ojos emotivos agrandados por la sorpresa y la decepción, permaneció estupefacta y luego se acercó a ella para rascarla y gimotear un par de veces con la esperanza de que el dueño apareciera, pero no obtuvo mayor respuesta que el de los gruñidos provenientes de su estómago anunciando el hambre que sentía. Ladró al aire, giró sobre si misma para dirigirse de nuevo a la calle y volvió a trotar atravesando un parque, adonde pensó que quizás podría tener más suerte si se encontraba con alguien que quisiese compartirle unas migajas de pan.

Al llegar a la verde grama rodó sobre ella y permaneció boca arriba un rato observando el cielo grisáceo y carente de estrellas. Volvió a rodar sobre su estómago y desde allí observó una figura que se le hizo conocida. Ladeó su rostro canino y observó al sujeto sentado en una banca. Se levantó de un salto y corrió en esa dirección, ladró un par de veces y se abalanzó, colocando sus patas delanteras sobre las rodillas del muchacho al que acaba de sorprender. -¡Cailen!- exclamó mentalmente. Meneó la cola y volvió a ladrar observándole. -Tengo hambre.- Clavó en él sus ojos y con su húmeda nariz olfateó sus ropas para luego desviarse a las manos. Lo conocía ya desde hace tiempo por lo que le alegraba verle.


Última edición por Kenna Carmichael el Miér Dic 16, 2015 7:32 pm, editado 1 vez




Guid gear comes in sma’ bulk:



I, border collie:






A gift from my friend:


Kenna Carmichael
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 57
Puntos : 60
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 19/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Cailen Gowan el Jue Dic 10, 2015 11:32 pm

Había decidido que estar en el callejón en total soledad comenzaba a darme una sensación de pesadez, por lo que desde que desperté con los primeros rayos del sol tomé la iniciativa de que al atardecer, con las últimas horas de luz, iría al parque. Tenía ya varias semanas sin salir de aquel rincón andrajoso, me merecía un cambio de ambiente, un pequeño placer que me saldría gratis.

Fue así como terminé aquella noche en ese lugar que parecía tan alejado de mi realidad. Como pisar una tierra desconocida. Mi sola presencia  contrastaba con todo aquello que me rodeaba, dejando en claro que no pertenecía a ese lugar, no era más que un intruso. Bien podría pasar como alguien que había perdido el rumbo. Pero aquello poco me importaba pues justamente era lo que estaba buscando, un cambio de ambiente. Necesitaba avivar la chispa jovial o corría el riesgo de que ésta se extinguiera. Y si dejaba que eso ocurriera no me lo perdonaría jamás.

Estaba sentado en la banca, gozando del paisaje cuando me di cuenta de que a mi lado se encontraban un montón de papeles olvidados, al observarlos más de cerca me di cuenta de que se trataba de un periódico. Lo tomé entre mis manos y comencé a hojearlo. Tal vez si supiera cómo leer lo hubiera hecho pero dado que no tenía ningún conocimiento sobre aquello, me limitaba a las imágenes que aparecían. Era el rostro de una persona que jamás había visto y poco me importaba conocer. Con delicadeza comencé a hacer dobleces en la hoja hasta que adquirió una forma distinta. Al contemplar mi obra finalizada no pude evitar soltar una risilla ¿dónde había aprendido a hacer eso? No tenía idea pero me entretenía como a un niño pequeño.

No muy lejos de ahí escuché un ladrido seguido de unos pasos presurosos pertenecientes a un animal. Alcé la vista y para mi alegría, me encontré con una cachorra que conocía bien. -¡Kenna! -Grité con alegría. Mientras dejaba que pusiera sus peludas patas sobre mis rodillas. -¿Dónde te habías metido? Hace tiempo que no te veía. -Dije mientras  comenzaba a hacerle mimos tras las orejas como sabía que le gustaba. -No te muevas, tengo algo para ti. -Con mi mano tomé el sombrero hecho con el trozo de papel doblado y lo coloqué sobre su cabeza. -Muy elegante.


Old stuff:



Venance, Amadeo y Cailen:


Gracias Selina:


Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 228
Puntos : 273
Reputación : 70
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Kenna Carmichael el Vie Dic 11, 2015 10:19 pm

Kenna meneó la cola con entusiasmo al escuchar su nombre. Su olfateo cedió y alzó el rostro complacida por el hecho de que le reconociera. Eran pocos los que conocían su naturaleza de cambiante pero con él compartía ese secreto, lo cual resultaba agradable, como una especie de liberación. Aparte de que no solía confundirla con otros perros como otras personas lo hacían a menudo. Había algunos que no podían diferenciar un border collie de otro, era ridículo en su opinión. ¿Cómo podían confundirles? Nunca lo entendería del todo. Cailen sin embargo solía reconocerle a la primera.

Ladró alegremente, entusiasmada por verle. Quería contarle cientos de cosas, todas de una sola vez y los minutos presentes no alcanzaban para hacerlo. -Estuve del otro lado de la ciudad, buscando nuevos techos, nuevas tiendas de dulces, nuevas carnicerías. Pero me encontré con gente algo tacaña.- respondió mentalmente. Se cubrió el rostro canino observándole con ojos lastimeros un segundo, para hacer énfasis en ello, pero estos cambiaron en un segundo en cuanto sintió los mimos detrás de sus orejas. -Ah, si, si. Por allí, por allí.- Indicó para que le siguiera rascando adonde más le gustaba.

Alzó la cabeza muy atenta al escuchar que tenia algo para ella. -¿Qué es, qué es?- Sus ojos siguieron el movimiento de sus manos y captaron el sombrero hecho de papel. -Ohh.- Giró los ojos hacia arriba intentando verlo de nuevo cuando se lo enfundó en la cabeza. -¿Lo hiciste tú?- Le ladró entusiasmada y retrocedió caminando sobre sus dos patas traseras con el sombrero en la cabeza. -No sabía que hacías este tipo de cosas.- Soltó una risita maravillada por el hecho.

Aterrizó las dos patas delanteras, se arqueó sobre ellas, tomó impulso y se lanzó sobre la banca. -Lo llevaré puesto cuando realice mi nuevo truco.- Le lengüeteó el rostro alegremente y volvió a lanzarse sobre la grama como un pequeño torbellino que no se podía estar quieto. -¿Me ayudarás a ganar monedas, eh?- Gruñó meneando la cola, advirtiéndole que no iba a aceptar un no como respuesta. Se acercó lentamente a él, volvió a colocar sus patas sobre sus rodillas y ladeó el rostro al mirarlo. -¿Dónde has estado tú?- Le lengüeteó las manos y gimoteó un poco al intentar adivinar la respuesta. -¿También has tenido que realizar trucos para poder comer?-




Guid gear comes in sma’ bulk:



I, border collie:






A gift from my friend:


Kenna Carmichael
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 57
Puntos : 60
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 19/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Cailen Gowan el Vie Ene 15, 2016 7:12 pm

Solté una risilla al ver cómo caminaba en sus dos patas, claramente alegre y en cuanto se volvió a incorporar le dediqué un par de aplausos. -¿Has estado practicando? -Pregunté casualmente. Mientras observaba que se inclinaba a punto de saltar y, en efecto, lo hizo. Saltó quedando justo al lado mío y al instante sentí que comenzaba a pasar su lengua canina por mi rostro. -¡Kenna, me haces cosquillas! -Dije riendo aunque sin apartarme, entendía que era su forma de mostrar afecto en esa versión de sí misma y el querer evitarlo podía hacerle entender que no me agradaba.

La observé divertido por el lenguaje corporal que mostraba, a pesar de que no podía entenderle me hacía una idea de lo que intentaba decirme, me pregunté entonces si era porque como cambiante también poseía el razonamiento de un ser humano y por eso era más fácil de entenderle. Asumí que era eso y seguí mirándola, aún asombrado de la hiperactividad que mostraba en algunas ocasiones, como una niña pequeña. -Tienes mucha energía esta noche. -Afirmé mientras veía lo mucho que se giraba. Luego volvió a acercarse a mí, colocando sus patas sobre mis rodillas, de inmediato cambiando su expresión facial, ahora era preocupación. Alcé la ceja. -No me des esa cara Kenna, sabes que puedo cuidarme solo. -A pesar de esas palabras , su rostro seguía siendo el mismo, por lo que supe que estaba esperando otra respuesta.

-Oye es una noche muy fría. -Comenté alzando la ceja y removiendo mi bufanda. -El verde te sienta bien... un poco más... Listo. -Moví mi mano para acariciarle nuevamente y noté sus ojos un tanto tristes -¿Qué pasa? -Miré mis manos, tratando de adivinar la respuesta, al no ver nada supuse que debía ser algún aroma y tenía razón. Gracias a todo el dinero que obtuve por vender aquella red había podido comprar comida y ropa de segunda mano, la que tenía anteriormente estaba hecha jirones.

-Ah sí. Mis manos huelen a carne. -Solté una risilla. -Deja contarte, el otro día me pasó algo de lo más alocado. ¿Recuerdas ese sitio al que te llevé el otro día en el bosque? Donde está el arroyo. Ya sabes, el lugar donde encontraste a un conejo, bueno, hace dos días fui y caí en la trampa de una cazadora. ¡¿Puedes creerlo?! -Y solté una carcajada al recordar los eventos de aquel día. -Al final me liberó, y me ha dejado conservar la red, estaba hecha con plata en algunas partes y la he vendido, aún tengo dinero y comida. Podemos ir a mi callejón, tengo huesos por si quieres y uno que otro trozo de pan. Todo en buen estado, fue el almuerzo de hoy, siempre guardo algo en caso de que vengas.


Old stuff:



Venance, Amadeo y Cailen:


Gracias Selina:


Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 228
Puntos : 273
Reputación : 70
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Kenna Carmichael el Mar Ene 19, 2016 3:27 am

Kenna agitó la cola, inquieta y ávida de conocer las respuestas de Cailen. Claro, era un obstáculo que en su forma de cambiante no pudiese emitir palabras que él pudiera escuchar pero eso no le impedía hablarle, decirle todo lo que tenía en mente, y que él igualmente le hablara, comprendiera sus cambios y su estado de ánimo y le proveyera información. De esa forma se comunicaban, y eso le animaba a ser muy expresiva y a sonreír de oreja a oreja mientras lo observaba.

-Por supuesto, he estado practicando.- respondió, apoyando su rostro sobre sus rodillas mientras alzaba sus ojos hacia él para no perder detalle de lo que le decía. Si... en verdad era una noche fría, de hecho no comprendía del todo como lo había encontrado en el parque con ese clima; pero, volviendo a observar a su alrededor, comprendió de inmediato la respuesta. -¿A ti también te gusta verdad?- Le lengueteó cariñosamente las manos. Cailen estaba solo como ella y cuando lo estás y todo lo que conoces son callejones, venir a un lugar como este era como trotar en el cielo. -Deberías probar a revolcarte sobre la grama.- Se alejó un poco y se acostó sobre ella, rodando sobre un lado y el otro. -Así, ¿ves?-

Volvió a acercarse y agachó la cabeza al sentir que le colocaba algo alrededor del cuello. -Qué...- Abrió los ojos de par en par al comprender que se trataba de su bufanda. -Pero... ¿en serio?- Se levantó de un salto, ladró un par de veces comunicándole lo conmovida que estaba por el gesto y corrió hacia él, lanzándose alegremente sobre sus piernas.

-Si, hueles a carne.- Su estómago volvió a emitir ruidos sonoros al decir esa palabra pero escuchó su relato con atención. ¿Quéeeee? ¿Qué había caído en una trampa de una cazadora? Lo observó con reproche en la mirada. -Eso te pasa por no mantenerme cerca, si yo hubiera estado allí nunca habrías caído en ella.- Aunque soltó una risita perruna al imaginarse la escena y se alegró de que el asunto hubiera terminado bien.

A continuación saltó con energía sobre el pasto. -¿Tienes huesos y aún estamos aquí?- Gruñó en protesta y se acercó a sus pantalones tirando del borde con sus dientes para indicarle que se moviera. -¡Por supuesto que iremos!- Lo miró con ojos grandes y vibrantes. -Hoy no encontré comida y pensé que pasaría así la noche, y si ahora no le hinco diente a esos jugosos huesos yo...- caminó sobre la grama en zig zag y se dejó caer dramáticamente sobre ella. -Moriré...- explicó, cerrando los ojos, estirando las patas y manteniendo el cuerpo muy rígido para dar énfasis a lo que estaba diciendo.


Última edición por Kenna Carmichael el Dom Ene 24, 2016 4:08 am, editado 1 vez




Guid gear comes in sma’ bulk:



I, border collie:






A gift from my friend:


Kenna Carmichael
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 57
Puntos : 60
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 19/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Cailen Gowan el Sáb Ene 23, 2016 9:05 pm

-Anda, es tuya, no quisiera enterarme de que te has enfermado otra vez. -Le acaricié otra vez en la cabeza y cuello. -Ah y no te preocupes, estoy bien ¿lo ves? además no volverá a pasar, nos despedimos en buenos términos. Por suerte, no me hubiera gustado tenerla como enemiga. No le hablé de ti claro. -Comenté para asegurarle de que no corría peligro. Ni ella ni ningún otro de los sobrenaturales que tenía como amigos, todos esparcidos por París. Si algo les llegara a suceder me sentiría culpable. Más aún por ser quien era, hijo de inquisidores, educado como tal. Un renegado, traidor, fugitivo al que le dieron cacería. Mis antecesores estaban manchados con la sangre de muchos como la pequeña cambiante que rodaba en el piso alegre. Jamás entendería cómo fue que fueron capaces de cometer crímenes tan atroces, me habían metido en la cabeza de que eran seres abominables y sanguinarios por lo que cuando llegué a la ciudad y me daba cuenta de que algo no era del todo normal con una persona me daba miedo. Y luego conocí a Kenna, que estaba tan sola como yo.

También por ello me preocupaba la nueva “amistad” que había hecho, era una cazadora, por la razón que fuese, no sabía cómo se tomaría el hecho de que sabía en dónde encontrar a  al menos la mitad de no-humanos que había en París y las provincias cercanas. Estaba preocupado...

Sentí un tirón en la pierna que me sacó de mis pensamientos y bajé la mirada, Solté una risa al notar el entusiasmo con el que repentinamente comenzó a mordisquear y jalar mi pantalón, insistiendo en que me levantara. -Tranquila, ya vamos, no se irán a ninguna parte. -Y me acomodé el abrigo para andar. Negué la cabeza divertido al verla fingir estar muerta. -No desesperes, ya voy. Hey… -Dije para llamar la atención y me detuve por un momento mientras ella me observaba con ojos atentos y orejas levantadas, esperando a que dijera lo que tenía que decirle. - ¡El último tiene pulgas! -Y me eché a correr en dirección al callejón.


Old stuff:



Venance, Amadeo y Cailen:


Gracias Selina:


Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 228
Puntos : 273
Reputación : 70
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Kenna Carmichael el Vie Ene 29, 2016 2:41 pm

Kenna aguardaba expectante las palabras de Cailen, abrió un ojo observándolo desde esa posición y enderezó las orejas atentamente para no perder detalle de sus indicaciones. En cuanto el comunicado viajó sonoramente por el aire para llegar a ellas y transmitir el reto, saltó como si estuviera compelida por un resorte y corrió detrás de él con notorio entusiasmo.

-¡No se vale! ¡Tú ya estás corriendo!- respondió al tiempo que sus cuatro patas caían una y otra vez sobre el verde manto y las dirigía en una veloz carrera para atravesar el parque. Pronto le dió alcance, a pesar de que tenía que admitir que para ser un no-cambiante era bastante veloz. -¡El haber caído en esa red debe haberte atrofiado un poco!- exclamó alegremente mientras volteaba a verlo, de vez en cuando dando saltos de un lado al otro mientras atravesaban varias calles y cambiaban de dirección hacia el callejón que solía habitar su amigo.

Se sentía alegre como una niña pequeña, visualizando los huesos con el hocico hecho agua. -¿Cómo sabes que no se irán a ningún lado?- preguntó agazapándose sobre sus dos patas delanteras para dar un salto mortal hacia algunas cajas de cartón que se encontraban apiñadas contra la pared y desde allí se sentó a observar su entrada en el callejón, meneando la cola. -¿Quién tiene pulgas ahora?- Sonrió enseñándole los dientes. -Ciertamente yo no.- Alzó la cabeza y estiró el cuello orgullosamente. ¿Cómo podía insinuar eso de ella? ¿Qué no sabía que acudía con regularidad a los estanques y arroyos de las afueras a tomar un baño? Río y dió un par de saltos antes de aterrizar en el suelo.

-¿Dónde está el banquete?- Tironeó nuevamente de sus pantalones indicándole que se apresurara y le soltó para comenzar a olfatear los alrededores incansablemente. -¡¡¡Oh, está por aquí, por aquí!!!- gimoteó lastimeramente y volteó el rostro hacia él. Se acercó y le lengüeteó las manos. -Gracias por traerme.- de repente estaba completamente conmovida de nuevo, sus oscuros ojos brillaban de agradecimiento al verlo y su estómago emitía involuntariamente un par de ruiditos delatores.




Guid gear comes in sma’ bulk:



I, border collie:






A gift from my friend:


Kenna Carmichael
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 57
Puntos : 60
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 19/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Cailen Gowan el Vie Ene 29, 2016 6:23 pm

Comencé a aullar divertido mientras corría, sin ninguna razón en particular, tan solo se me había antojado hacerlo,  iba ganando, era veloz y lo sabía pero aún así no me comparaba con la energía que acompañaba a la pequeña cambiante tras de mí, eso sumado a que sus músculos en esa forma eran más fuertes que los míos.

En cualquier momento me alcanzaría y terminaría detrás de ella, tal y como siempre pasaba. Tenía más de un año de conocer a Kenna pero siempre que competíamos acababa en segundo lugar, no intuía que aquella vez fuese diferente de algún modo.

Casi al mismo tiempo que terminé de pensar en aquello, se cumplió, un segundo después vi un destello blanco con mechones rojos que corría a toda velocidad y lugo giraba ágilmente hacia otra calle. -¡Oye! -Grité fingiendo estar molesto pero en verdad me sentía alegre de verla tan entretenida, jugando. Seguí mi camino bajando la velocidad y entré a mi "hogar" jadeando.

Dejé entrever una sonrisa cómplice cuando la observé moviendo la cola feliz y con la cabeza en alto. -Tranquila campeona... -Me detuve otra vez a tomar aire. -Admite que estoy mejorando. Casi gano esta vez. Apuesto a que para la próxima yo seré quien llegue primero.

Sonreí al sentir nuevamente el tirón en la pierna y con la mano le hice mimos al tiempo que comenzaba a avanzar. Con la mirada busqué la caja en la que había guardado todo. - Ven Kenna, sigue a este pulgoso que te enseñará dónde está la comida. -Reí al mismo tiempo que nos aproximábamos a un barril donde tenía mis pocas pertenencias. Metí medio cuerpo en él tratando de alcanzar la bolsa con carne y huesos. Estuve cerca de perder el equilibrio y caer con todo y barril pero por suerte no ocurrió, volví a tocar el suelo tranquilamente.

-Cierra los ojos, esto te va a encantar. -En mi mano sostenía un enorme hueso con aún bastante carne, un costillar de vaca. -Sin trampas eeeh. -Lentamente lo fui acercando a su hocico dándole a entender que lo probara, apenas dio la primera lamida sus ojos se abrieron sobresaltados y solté una carcajada, más que nada por la ternura. Seguramente esperaba un trozo de hueso con nada de carne de verdad. -Come despacio, no quiero que te atragantes o por tratar de llenarte te enfermes.


Última edición por Cailen Gowan el Sáb Ene 30, 2016 12:50 am, editado 1 vez


Old stuff:



Venance, Amadeo y Cailen:


Gracias Selina:


Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 228
Puntos : 273
Reputación : 70
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Kenna Carmichael el Sáb Ene 30, 2016 12:42 am

La expectativa de la border collie crecía segundo a segundo, especialmente cuando Cailen caminó frente a ella y se inclinó hacia un barril que disparó en su mente una alarma al adquirir repentinamente la apariencia de una enorme ballena a punto de engullirlo. Corrió hacia el barril y ladró repetidas veces hasta que lo vió volver a pisar firmemente el suelo.

-Acabas de robarme un año de vida.- Suspiró, echándose sobre el suelo aliviada, y su mirada siguió sus movimientos con detalle. Volvió a saltar alrededor de sus piernas después de unos escasos segundos, ladrando hasta que él le ordeno que cerrara los ojos. Se sentó quieta, meneando lentamente la cola y procedió a obedecer.

Inmediatamente a su olfato llegó el aroma de un hueso. -¿Cómo puedes creer que haría trampa?- Cerró los ojos rápidamente otra vez al haber sido pillada, pues ya los estaba entreabriendo, y esta vez los mantuvo bien cerrados. Sintió cómo el acercaba algo a su hocico. -¡Hueso! ¡Hueso!- exclamó emocionada y cuando le dió un lengüetazo... -¡Oh, Dios mio!- abrió los ojos grandes como platos y lanzó sus pequeños colmillos encima del hueso con la carne más deliciosa que había probado desde hace mucho. -¿De dónde has sacado esto? Ni siquiera el dueño de la carnicería que visito a veces me regala huesos así.- Un par de lágrimas de felicidad rodaron por sus caninas mejillas.

-¿Pero y tú?- Paró un momento y se acercó a él, ladrando y colocando las piernas sobre sus rodillas. -No quiero comer si tú no comes también. Hay que aprovechar el festín.- Lo miró reprobatoria, esperando a que la imitase. -Sé que tu dentadura no te permite comer delicias como esta, pero seguramente si tienes algo igualmente apetitoso para ti.- Tiró de su manga en dirección a la comida para que entendiera a que se refería y se sentó frente al hueso aguardando. -Tú comes también y entonces yo como.- dijo firme.

A Kenna le importaba mucho Cailen, en momentos difíciles él la había apoyado, siempre teniendo una palabra amable para con ella y compartiendo lo poco que tenía, protegiéndola incluso o ella a él cuando alguno estaba en apuros. Era en verdad un gran amigo. -Ha sido una suerte que hayas podido hacerte de esto con esa red que dices que vendiste... pero no dejes de ser precavido. Ya sé que dices que todo salió bien pero se trataba de una cazadora...- el solo decirlo provocó que un estremecimiento la recorriera.

-Ya sabes como son y a qué se dedican... no creo que sean precisamente de fiar.- Sacudió la cabeza y, cuando vio que se acercaba a su comida, finalmente hincó nuevamente sus colmillos en el hueso y lo disfrutó como no había disfrutado uno hace mucho; por momentos se detenía para aullar simplemente porque podía hacerlo, porque así expresaba su alegría y, porque a veces, a su compañero le gustaba hacer coro...




Guid gear comes in sma’ bulk:



I, border collie:






A gift from my friend:


Kenna Carmichael
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 57
Puntos : 60
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 19/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Cailen Gowan el Jue Feb 11, 2016 12:04 am

-Ayyy Kenna, tenías mucha hambre ¿no es verdad? -Dije a notar que unas pequeñas lágrimas resbalaban por su rostro canino, no pude evitar limpiarlas con las yemas de mis dedos y continué dándole caricias mientras comía, en sus ojos noté que necesitaba aquellos cariños, quién sabe desde hacía cuánto tiempo... De repente se detuvo y me sentí consternado -¿Qué pasa? -Fue un par de segundos después cuando advertí el motivo de su inesperada pausa. -No, es para ti, todo este hueso es para ti. Yo he comido bien hoy, no tengo hambre... -Si, podría decirle eso y mil cosas más pero algo que sabía de ella era que no iba a desistir, honestamente, en su lugar probablemente hubiera hecho lo mismo por lo que me incorporé y busqué entre mis cosas algo que pudiese comer, me encontré con una papa y algo de queso fresco por lo que encendí una fogata y me dispuse a cocinarla. -Ya, voy a comer. Solo necesito que se cocine... hablando de eso ¿quisieras que cocine eso para ti o te gusta más la carne cruda?


Sabía la respuesta así que tomé el hueso antes de que pudiera responder, no sin dejar que concluyera su sesión de aullidos claro, incluso le seguí la corriente dos veces, la carne la coloqué cerca del fuego, un extremo del costillar se asaba mientras que el otro estaba al alcance por si ella misma quería sacarlo del fuego usando sus dientes.

La cena fue tranquila y pronto estábamos ambos sentados junto a la pequeña fogata que había hecho simplemente disfrutando la noche, mirando al cielo cuando de repente, escuchamos una especie de crujido a lo lejos, provenía de las nubes. -Kenna, creo que vamos a tener un problema. -Comenté ante la inminente lluvia, por un momento observamos las nubes que a pesar de la oscuridad de la noche, se distinguía el color grisáceo que tenían, a lo lejos el cielo seguía tronando. -Tengo una idea pero primero ayúdame a resguardar mis cosas. -Y acto seguido me levanté a colocar mis pocas pertenencias en una caja de madera mientras simultáneamente sacaba las que me llevaría.

-¿Todo listo? -Miré a mi alrededor de forma aprobatoria, me sentía en una carrera contrarreloj, salir de ahí deprisa y llegar a nuestro destino antes de que la fría lluvia cayera sobre nosotros. Rápidamente me puse el grueso abrigo y en los bolsillos llevaba la mitad del dinero que quedaba (Que seguía siendo bastante) y un par de cosas. Me agaché para acomodar la bufanda a la cambiante, para que también cubriera algo de su lomo. -¿Lista? Vámonos. -Y la cargué entre mis brazos mientras me eché a correr por segunda vez esa noche. La lluvia caía detrás de nosotros.


Old stuff:



Venance, Amadeo y Cailen:


Gracias Selina:


Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 228
Puntos : 273
Reputación : 70
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Kenna Carmichael el Vie Feb 12, 2016 7:32 pm

Kenna se dejó mimar por Cailen, ladeando un poco el rostro para que acarisiase detrás de su oreja, que era uno de los lugares adonde más le agradaba que frotasen. Cierto que su amigo acababa de limpiarle un par de lágrimas pero sus ojos amenazaron con hacer brotar de ellos unas cuantas más. No eran lágrimas de tristeza, sino todo lo contrario. Su cola se agitaba con rapidez mientras sus ojos vivaces seguían los movimientos del joven, ayudándole a empujar con el hocico algo de madera o a colocarla en un pequeño montón que él encendió y que les permitió gozar del calor de la misma.

Se sentó a su lado frente a la hoguera, observando complacida la papa y el queso que él comía después de haber cocido ambos junto con su hueso. -Así me gusta.- La border collie terminó el festín y  se echó satisfecha, observando el fuego crepitar frente a ellos. -A veces, cuando observó una fogata me acuerdo de nuestras fiestas en Escocia... ¿Recuerdas nuestra tierra Cailen?- Entornó los ojos y viajó al pasado, ella era una mocosa de piel blanca y feroz cabello rojizo que desafiaba el color de las flamas y su padre la llevaba en hombros mientras mantenía los brazos alzados a ambos lados, fingiendo que volaba y entre risas daban vueltas alrededor de la hoguera.

-Mi athair no llegó a verme en esta forma... sé que a él le hubiera complacido ver que muchas veces con mis saltos prácticamente puedo volar...- Descansó el rostro en el suelo, recordando con nostalgia. -A athair le hubieras gustado... y a ti te hubiera gustado él. Era un hombre enorme, parecía un oso.- Soltó una risita entre dientes. -Hubiera opinado igual que yo, que debes comer bien.- Hizo una pausa mientras continuaba recordándole. -Partió de este mundo demasiado pronto... pero sigue estando conmigo.-

Sacudió la cola con lentitud y se acercó al chico para permitir que la acariciara un poco. Sus orejas se alzaron velozmente en cuanto escuchó el crujir del cielo. -Oh, no, no, no, no!!!- Se alzó con rapidez y aulló profundamente en protesta mientras corría a traer con su hocico una manta para apagar el fuego, y luego ayudaba a recoger las cosas que estaban desparramadas alrededor. -Apresúrate, ¡apresúrate!- Su nariz no sólo olfateaba la humedad que repentinamente se cernía a su alrededor sino que también podía oler a la lluvia que amenazaba con comenzar a caer de un momento a otro. -El cielo hoy estuvo engañoso, ¡pensé que ya no llovería!-

Se acercó a Cailen y gimoteó disculpándose con él, había estado tan ensimismada al disfrutar de la hoguera que había pasado cualquier indicio de inminente lluvia por alto. Se dejó alzar en brazos (o más bien le tomó por sorpresa pero en medio de su agitación lo aceptó de buen grado). -Corre, ¡coooooorrrrreeeeeee!- Ladraba mientras se alejaban a gran velocidad, apartándose de la lluvia que las nubes descargaban y que comenzaba a caer detrás pero sin llegar aún a tocarlos pues ahora viajaba sobre alguien extremadamente veloz.  -¡Estamos ganando, estamos ganando!- aulló excitadamente. Sus mechones se agitaban con el viento mientras dejaba de observar atrás para fijarse al frente. -Oye pero ¿¿¿adónde vamos exactamente???-

Desconocía de algún lugar cercano adonde pudiesen encontrar refugio bajo techo. Llevaban ya un buen trecho ganado cuando en medio de su excitación se lanzó de sus brazos, y comenzó a dar brincos frente a él al caer al suelo. -¡Todo está cerrado! Las fábricas... los puestos... ¡todo!- Un estruendo le interrumpió, el cielo se abría y de él se precipitaba hacia ellos un feroz rayo que cruzó el aire a toda velocidad. Kenna se precipitó sobre Cailen y con sus cuatro patas lo empujó para apartarlo del peligro, provocando que ambos cayesen sobre el suelo, a escasos pasos de adonde el rayo acababa de caer. Por un momento perdió la noción de todo y luego abrió los párpados algo aturdida. -Eso estuvo... cerca.-




Guid gear comes in sma’ bulk:



I, border collie:






A gift from my friend:


Kenna Carmichael
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 57
Puntos : 60
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 19/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Cailen Gowan el Lun Feb 22, 2016 7:16 pm

-¡Kenna! ¿Qué ocurre? -Pregunté consternado en cuanto saltó fuera de mis brazos. Pero claro, no podría responderme, no en esa forma al menos. Miré a mi alrededor, los techos de lámina que amenazaban con salir desprendidos en cualquier momento, los árboles sacudiéndose violentamente y agitando todas sus cosas, la basura de la calle que salía volando. -¡Tranquila, sé a dónde voy, confía en mí! -Grité, era incapaz de escucharme a mí mismo por el sonido del viento y el crujir del cielo.

De repente escuchamos algo que pudo haberse hecho pasar por la dinamita explotando pero no, apenas tuve tiempo de mirar al cielo antes de que la pelirroja usara sus patas para impulsarme y hacerme caer al suelo. No supe bien lo que pasó, solo recuerdo un destello blanco.

Abrí los ojos lentamente, al principio todo eran sombras  que lentamente adquirieron esos colores oscuros que tienen todas las cosas en la noche. Parecía que estaba viendo todo a través de una cortina grisácea, en verdad así estaba viendo todo, la lluvía estaba cayendo sobre mí pero apenas la sentía, claro, estaba despertando. -¿Kenna? -Murmuré, no escuché mi voz pero si había sentido las vibraciones. Me llevé  una mano a la garganta. -Kenna… -Traté otra vez teniendo el mismo resultado, busqué a mi alrededor y me percaté de que tampoco escuchaba el sonido de la lluvia o de nada en realidad…

De repente la distinguí, estaba toda empapada al igual que yo. La alcancé con mi mano para acariciarla, dándole a entender que estaba bien aunque no era totalmente cierto. Observé su rostro y su hocico se movía, posiblemente gimoteando pero todo era silencio, solo un zumbido en mis oídos. El estruendo me dejó sordo.

Me incorporé, podríamos enfermarnos si seguíamos bajo la lluvia. Seguí caminando un tanto vacilante, se sentía todo de lo más extraño. El destino era un pequeño hostal a unas calles de ahí...


Old stuff:



Venance, Amadeo y Cailen:


Gracias Selina:


Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 228
Puntos : 273
Reputación : 70
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Kenna Carmichael el Vie Mar 04, 2016 4:41 pm

La visión de la border collie estaba ennublecida, su agudo olfato percibía un olor muy intenso a quemado, a causa del rayo que había descendido a escasos pies de distancia. Sus ojos intentaron enfocarse y se movieron primero con cierta lentitud. Por un momento no recordó ni adonde estaba ni qué había sucedido. Las finas gotas de lluvia que amenazaban con volverse más gruesas no cesaban de caer, humedeciendo su pelaje y logrando que este se le pegara al cuerpo. Sus ojos se detuvieron sobre la figura en el suelo y de repente lo recordó todo. Estaba con Cailen, corrían buscando refugio de la lluvia y ¡del rayo!

El recuerdo terminó de despabilarla. -¡Cailen! ¡Cailen! ¿Estás a salvo?- La angustia le oprimió el pecho pero él pronunció su nombre, llamándola mientras se movía un poco. Kenna exhaló aliviada, aunque aún bastante sobrecogida por lo acontecido. Se levantó y se acercó, aceptando las caricias de su amigo y a su vez lengüeteando sus manos. -Hace muchísimo tiempo que no veía a un rayo caer así de cerca.- Gimoteó meneando lentamente la cola. -Pudimos no haberla contado. Tuvimos suerte.-

Las gotas de lluvia se tornaban más pesadas, estas caían en forma cerrada, el viento soplaba con fuerza, alzando del suelo la basura desparramada sobre las calles y haciéndola girar en torno a ellos, tornando el panorama más amenazador y logrando calar hasta los huesos. -Será mejor que prosigamos. Ese rayo podría no ser el único y no me gusta como se comporta el viento...- Justo en ese momento el cielo cargado de electricidad les saludó con un par de enérgicos truenos.

Kenna comenzó a correr en la misma dirección que seguía Cailen, atravesando unas cuantas calles, pero sin dejar de cerciorarse de que avanzase igualmente junto a ella. -¿Cailen estás bien?- dio algunos saltos a su alrededor y por momentos tiraba un poco del borde de su pantalón para mantenerlo sobre la marcha ya que vacilaba al caminar. -No te ves bien.-

-¿Adónde nos dirigimos?- Comenzaba a preocuparse de desconocer su destino pero sus ojos se cruzaron con los oscuros del chico justo cuando este dirigía la mirada hacia un letrero iluminado a ciertos metros de distancia. -¡El hostal! ¿Allí es adonde quieres ir?- Sus ojos brillaron. No tenía la menor idea de cómo pensaba él que se las ingeniarían para conseguir un cuarto, dados sus escasos recursos, pero no dudaba de que ya tuviera alguna solución en mente.

En ese momento el viento sopló más fuerte que nunca y, ante sus ojos, un paraguas salido de quien sabe donde estuvo a punto de golpearla, apenas le esquivó por unos cuantos centímetros. El objeto se unió a la basura y siguió su trayectoria a través del aire como si fuera una flecha. El viento la empujaba de forma tal que tuvo que afianzarse en el suelo. Al ver a su amigo a tan solo un par de pasos, se acercó y tironeó de sus pantalones nuevamente. -¡Ya casi llegamos!-

Atravesaron las siguientes calles corriendo. -¡Será mejor que entres tú primero y luego yo me escabulla adentro!- Según su experiencia, la gente de algunos hostales podía ser muy hostil con los animales, y no era cosa de volver a su forma humana y hablar con el recepcionista sin llevar nada puesto. La gente se sorprendía bastante cuando veían a una pelirroja de pie frente a sus ojos tal y como había llegado al mundo...




Guid gear comes in sma’ bulk:



I, border collie:






A gift from my friend:


Kenna Carmichael
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 57
Puntos : 60
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 19/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Cailen Gowan el Mar Mar 22, 2016 9:31 pm

Si pudiera describir cómo me sentía en ese momento cuando uno de mis sentidos de repente se apagó, usaría una de las pocas palabras de las que conocía totalmente su significado y era ausente. Sí, me sentía ausente, desorientado. No confiaba en lo que estaba haciendo pues tenía la sensación de que todo lo que me rodeaba eran señuelos,la verdad es que era muy extraña la forma en la que cambiaba la percepción de uno, si tan solo hacía unos segundos estaba decidido de lo que hacía, ahora dudaba de todo, tan solo por un sentido ausente. Incluso el caminar se me figuró de repente a algo muy difícil de hacer, a cada leve movimiento sentía que estaba por perder el equilibrio y caer al mojado camino.

Apenas me daba cuenta de la energía que contenían las nubes que se descargaba de forma de rayos violentos, si el resplandor emitido no estaba en mi campo de visión ni siquiera lo notaría, era perturbador en cierto sentido, que ocurriesen cosas a mi alrededor y yo caminaba totalmente inconsciente de todo, si hubiera alguien circulando por las calles seguramente me tiraría de a loco o tal vez tocado (Aunque no estaba seguro de cuál de las dos era peor). En medio de aquella confusión, encontraba los tirones de Kenna reconfortantes, aunque me preguntaba si sabía el por qué de mi andar tan peculiar. ¿Se daría cuenta por sí misma? ¿Sería mejor decirle? Estuve a punto de hacérselo saber pero no quería preocuparla de más, ya suficiente había tenido con el hecho de que ambos estuvimos a un pelo de morir en plena calle.

A mi alrededor la basura desperdigada por la calle comenzaba a moverse, trataba de usar mi imaginación para tratar de mantener una conducta más o menos normal y no alarmar a la border collie que caminaba junto a mí, observaba los árboles y trataba de que en mi cabeza se repitieran los sonidos que había escuchado mil veces en noches como esa, el silbido del viento y las hojas sacudiéndose. No sabía si en verdad me ayudaba o me hacía parecer aún más loco.  De repente un paraguas cruzó por nuestro camino e instintivamente coloqué la mano frente a Kenna, pensando que iba a golpearla pero por suerte nada ocurrió, el objeto prosiguió su camino mientras yo lo miraba de una forma acusadora, eso estuvo muy cerca.

Me distraje así, para cuando volví la mirada Kenna había echado a correr y me lancé tras ella hasta que se detuvo en el umbral de la puerta, ambos observamos el letrero, de repente cruzábamos miradas y notaba sus ojos expectantes a mis acciones. Le sonreía tratando de parecer sereno pero en mi cabeza estaba preocupado ¿qué iba a hacer? me llevé las manos al rostro y de repente se me ocurrió una idea, me agaché quedando frente a la pelirroja, desabotoné el pesado abrigo y lo extendí dándole a entender que se escondiera dentro. Lo hizo y saqué unas monedas de mi bolsillo, las miré un momento y finalmente entré al lugar.

De inmediato me sentí mejor por el simple hecho de estar cubiertos de la lluvia. Me acerqué al mostrador y le tendí las monedas a la encargada quien la guardó al instante para después darme la llave con un número que era el de la habitación, así transcurrió el trámite, sin cruzar palabra alguna, subí la escalera de madera vieja que tronaba a cada paso que daba y cuando estuvimos fuera de su vista, dejé que Kenna saltara al suelo, de inmediato le mostré el número que colgaba de la llave.

Sabía contar claro pero nunca había aprendido a leer o escribir, y eso incluía los números por lo que no tenía ni la menor idea de a dónde íbamos. De no ser por Kenna quien sabe qué habría hecho en ese momento.


Old stuff:



Venance, Amadeo y Cailen:


Gracias Selina:


Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 228
Puntos : 273
Reputación : 70
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Kenna Carmichael el Vie Abr 01, 2016 4:50 pm

Habían llegado al hostal a pesar de las inclemencias del mal tiempo.  Estaba de pie frente al cartel, agitando su cola lentamente pero expectante y muy atenta. -¿Y ahora cómo haremos?- Los dos se miraron el uno al otro y las sonrisas que vio en su rostro le indicaron que podía estar serena. Al parecer él tenía las cosas claras lo cual era grandioso. Esa era una de las características agradables de Cailen, pensaba rápido.

En esta ocasión no fue la excepción, mientras gruesas gotas descendían de sus ropas empapadas, los ojos caninos le observaron abrir su abrigo y comprendió que quería que se escondiera debajo de este. Lo hizo rápidamente y sin titubeos, a pesar de que la pesada tela le envolvió impidiéndole ver nada de lo que hicieron a continuación. Solo intuyó que caminaban en el interior del recinto y luego se detuvieron, a pesar de aguzar bien sus oídos la border collie no escuchó sonido alguno. El silencio le estaba poniendo nerviosa, tensándola como a una cuerda gastada de una vieja guitarra. De repente quería romper el silencio. ¿Y si ladraba?

No Kenna, por el amor de Dios, aprieta los dientes. Los apretó bien fuerte y luego volvieron a moverse. Esta vez percibió que ascendían y escuchó unos chirridos debajo de ellos. ¡Lo habían conseguido! Empujó la tela con el hocico, creando así suficiente espacio para ver y constatar que subían las escaleras. Sus pequeños ojos negros no perdían detalle mientras proseguían.

Tan pronto Cailen decidió que no había peligro y abrió su abrigo, se lanzó al suelo. -¡Lo lograste! ¡Lo lograste!- Giró alrededor de él, presa de la excitación pero se detuvo cuando le mostró la llave. La inspeccionó brevemente con la mirada. -¡Es la número sesenta y siete!- Lanzó miradas rápidas a las puertas frente a ellos. Eran las número dieciocho y diecinueve. -¡Anda, sígueme!-  Corrió, deteniéndose de vez en cuando para observarle sobre su hombro pero comenzó a notar algo raro en su andar, era algo fuera de lo común, como si no estuviera bien seguro de como pisar. -¿Sucede algo Cailen?-

Aún seguía observándolo cuando sintió un golpe seco detrás de ella. Tan fuerte que le hizo rodar un poco sobre el viejo suelo de madera. Se detuvo y vió pequeñas luces de colores frente a su campo visual. -¡Mon Dieu! ¡A chien!- Escuchó el grito y tuvo que fijar la vista, veía dos señoras... no, una señora de mediana edad, algo regordeta y con exceso de maquillaje que le observaba horrorizada a escasa distancia. La mujer hipó un par de veces, seguramente era una huésped que había bebido demasiado.

Kenna se incorporó sobre sus cuatro patas, dibujando una sonrisa en sus labios, procurando calmarla de esa forma. A veces funcionaba si lograbas enternecerlos. Algunos se derretían cuando veían... -AAAAAAA CHIEEEEEENNNNNNNN! ¡AAAAAAAAAAAAA CHIEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEENNNNNN!- Diablos. Sintió que sus oidos sangraban. La mujer retrocedió torpemente hasta la pared como si tuviera rabia y amenazara con morderla. -AAAAAAAA CHIEEEEEEEEEEEEEEEEEEENNNNNNNNNNN!-

El terror se apoderó de ella, giró y tiró nuevamente de los pantalones de Cailen, mordiéndolos con insistencia y desesperación. -¡Cailen salgamos de aquí!- Corrieron como alma que lleva el diablo mientras los chillidos de la mujer continuaban escuchándose en el pasillo. ¡Y la siguiente puerta que observó mientras doblaban una esquina del piso era apenas la número treinta y tres!

Off:
A chien: Un perro, en idioma francés.



Última edición por Kenna Carmichael el Vie Mayo 20, 2016 4:40 am, editado 1 vez




Guid gear comes in sma’ bulk:



I, border collie:






A gift from my friend:


Kenna Carmichael
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 57
Puntos : 60
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 19/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Cailen Gowan el Sáb Mayo 07, 2016 11:27 pm

Mis ojos estaban concentrados en la forma de colocar los pies en el suelo, pero más que nada en cómo disimularlo pues tarde o temprano Kenna se daría cuenta de lo que sucedía, bueno, que se enterara tarde era mejor, por un momento pensé ¿qué sería mejor? ¿Qué me llamara la atención en su forma humana o que me fulminara con la mirada en el cuerpo de una border collie? escogí que era mejor su forma canina, pues lo adorable que era podría distraer mi atención. Alcé la vista y casi me da un vuelco al corazón cuando me di cuenta de que me miraba preocupada.

Diablos, ¿ya se habría dado cuenta? Nos observamos el uno al otro por un breve instante cuando de pronto algo la golpeó por detrás haciéndola rodar, en el instante me lancé de mi lugar hasta donde ella había terminado, me arrodillé tomándola entre mis brazos y ayudándola a incorporarse, todo en tan solo un instante. Mis dedos se paseaban por su pelaje tratando de tranquilizarla, seguramente el golpe la habría asustado.

Seguí acariciándola suavemente hasta que me di cuenta que encogía sus orejas, alcé la mirada y puse una clara expresión de desconcierto. Delante de nosotros, una mujer con facciones escondidas detrás de una gruesa y mal aplicada capa de maquillaje daba brincos, abría la boca y hacía gestos exagerados y poco coordinados con las manos, tal vez era por la pintura en su rostro, pero me parecía que estaba asustada. A juzgar por las caras que hacía mi acompañante, parecía ser que aquella mujer estaba siendo muy ruidosa, por instinto protectivo coloqué mis manos sobre sus sensibles orejas peludas para amortiguar el sonido. Y mientras hacía eso, la mujer parecía entrar en un estado de histeria.

La observé totalmente desorientado por lo que pasaba, la escena parecía surreal. De repente sentí un familiar tirón en los pantalones y sin estar plenamente consciente de lo que hacía, me eché a correr tras la border collie.  Pero lamentablemente, seguía aturdido por el zumbido fuerte en mis oídos, tras doblar una esquina, me comenzó a llevar ventaja, por más que intenté seguirle el paso, terminé perdiéndola de vista.

Miré de un lado a otro, de repente asustado, el pasillo ahora era parecido a un laberinto, ¿dónde giré por última vez?

Kenna ¿dónde estás?


Old stuff:



Venance, Amadeo y Cailen:


Gracias Selina:


Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 228
Puntos : 273
Reputación : 70
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Kenna Carmichael el Vie Mayo 20, 2016 5:30 am

Si había algo que la hiciera sentirse más segura de si misma en una situación tan desesperada como la actual, era el hecho de estar acompañada de su amigo. Sin su compañía probablemente se dejaría vencer por el estado de pánico, el cual fácilmente le nublaba los pensamientos coherentes y le hacía creer que estaba a escasos segundos de ser capturada y llevada a la perrera.

La perrera. De solo pensar en ese lugar cada átomo que la componía temblaba presa de un desasosiego muy grande. Todo lo que había escuchado acerca del sitio se resumía en historias fúnebres acerca de como sus colegas caninos eran apresados en la calle para ya nunca más regresar. El ex... ex... terminio era algo común para los perros de la calle, sin importar cuan simpáticos e inteligentes fueran. Aún siendo parte canina y parte humana, la mera posibilidad de ser llevada a ese lugar le erizaba cada una de las fibras de su pelaje blanco y rojizo.

Corrió entonces enérgica y ágilmente, conocedora de que Cailen era un excelente corredor, excepto cuando... comenzó a desacelerar, excepto cuando titubeaba sobre sus piernas como lo había estado haciendo después del rayo. Aplicó el freno con sus patas delanteras, clavando sus garras en el suelo para detenerse mejor y voltear a ver sobre su hombro. -Cailen?-

Él ya no estaba con ella, de hecho, el pasillo estaba mortalmente vacío. -¡Cailen!- ladró preocupada e inmediatamente recordó que no debía ladrar. No debía delatar su posición. La mujer de los gritos agudos podía estar persiguiéndola o el encargado del hostal, o... tragó saliva fuertemente, podían llamar a control animal...

Gimoteó al no verlo y miró hacia un lado y el otro. Para ser un hostal, ante ella se vislumbraba un confuso laberinto de puertas y habitaciones. Trotó a lo largo de ellas. -¡Caileeeeeeen!- Aulló y corrió a toda velocidad, ya no le importaba que la oyeran si él también la oía. -¡Caileeeeeeen!-

Pegó su pequeña nariz al suelo y comenzó a olfatear a medida que caminaba, conocía perfectamente el olor del chico por lo que seguir su rastro no le requería tener que conseguir algo en especial, como una pieza de ropa suya, bastaba con recordarlo. Continuó a lo largo de varios pasillos hasta percibir finalmente su olor. -Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii- Exclamó triunfante mientras daba la vuelta en una esquina y al fondo de un nuevo pasillo observaba el cabello castaño de su cabeza. -¡Por acáaa!-

Corrió hacia él pero antes de poder tan siquiera llegar a medio tramo de la distancia que les separaba atisbó a un hombre en un pasillo lateral. Un hombre con una red para atrapar perros en una de sus manos. Se sintió morir y tropezó sobre sus patas, cayendo despatarrada en el suelo. No podía despegar la vista del sujeto y además se encontraba repentinamente presa de una parálisis que no le permitía moverse. Ese hombre no debía verla, no debía verla... Aguantó la respiración... Su amigo aún estaba a cierta distancia y parecía no haberse percatado de que ella estaba allí...




Guid gear comes in sma’ bulk:



I, border collie:






A gift from my friend:


Kenna Carmichael
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 57
Puntos : 60
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 19/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Cailen Gowan el Jue Mayo 26, 2016 7:54 pm

Temiendo que de repente la mujer o algún guardia del pequeño hostal me llegara por la espalda para tirarme al suelo por haber metido a Kenna al lugar decidí recargarme de lleno contra la pared y la vista pegada hacia el pasillo a la espera de que alguien apareciera por ahí en cualquier momento. Fueron quizá apenas unos segundos pero el tiempo se me hizo eterno. De repente tuve una sensación extraña, como un escalofrío que hizo que el pelo en mi nuca se erizara en señal de alerta.

Fue entonces que giré la cabeza y me encontré a Kenna que estaba con las orejas más que atentas y sus pequeños orbes negros estaban fijos en alguna otra parte, lo que más atrajo mi atención fue la expresión de terror absoluto que tenía plasmada en su cara, además de que tenía la cola entre las patas. Seguí su mirada y al instante entendí el motivo de su estrés. En el pasillo de junto estaba un perrero con red en mano acechando el corredor en busca de la cachorra. ¿Qué haría? A cualquier mínimo movimiento la madera del suelo crujiría y entonces aquel hombre se daría la vuelta, inevitablemente dándose cuenta de la presencia de Kenna, quien estaba tan asustada que no movería ni un solo músculo hasta que algo pasara. Tenía que hacer algo de inmediato, sin darme cuenta de lo que hacía tomé una moneda de mi bolsillo y la arrojé por encima de la cabeza del sujeto quien a los pocos segundos pegó un brinco tremendo por lo que deduje que algo se había caído o roto, todo por una moneda.

Salió corriendo por el pasillo pensando que el animal que había causado el escándalo estaba por ahí, usé ese breve momento para tomar a Kenna en brazos y salir huyendo por el pasillo y sin pensarlo dos veces entré en la primera puerta que vi, cerrándola despacio para no atraer la atención hacia el lugar. Pero no fucionó, la luz me reveló la silueta del hombre con la red que se movía por el pasillo, tomé a Kenna nuevamente y la metí en el baño, creyendo haber cerrado la puerta pero no, tan solo se quedó entreabierta.  Abrí la puerta del pasillo y di un brinco al encontrarme con aquel individuo frente a frente, tenía mala cara, robusta que contrastaba con su cuerpo delgado y evidentemente ágil para atrapar a escurridizos animales. Tragué saliva mientras veía que sus labios se movieron.

Si saber qué más hacer, empecé a mover las manos creando figuras al azar, dando a entender que era sordomudo, se mostró atónito en cuanto entendió el mensaje y se alzó el sombrero en señal de disculpa aunque claro, yo estaba bastante molesto con él, me repugnaba en demasía. Finalmente se fue con la cara roja de la vergüenza y entonces me permití azotar la puerta demostrando el desdén que sentía hacia él. Me di la vuelta para entrar al baño a buscar a la cachorra.

Y en lugar de eso, encontré a una joven pelirroja en bata de pie con los brazos cruzados sobre el pecho mirándome con reproche.


Old stuff:



Venance, Amadeo y Cailen:


Gracias Selina:


Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 228
Puntos : 273
Reputación : 70
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Kenna Carmichael el Dom Jun 05, 2016 12:49 am

Continuó aterrada por la vision de la red para perros, sin atinar a moverse un ápice y el terror impreso en su rostro. Intentaba comandar a sus patas para que le respondieran pero al mismo tiempo una voz interna le advertía: no te muevas. Sus oídos escucharon el sonido producido por una moneda al caer y el escándalo siguiente del perrero que salía corriendo, pero no tuvo tiempo para analizar nada. Sintió que era alzada de repente, asunto que la asustó de tal manera que a punto estuvo de tumbar con sus frenéticos movimientos a quien la había agarrado de improviso pero al notar que se trataba de Cailen se dejó llevar por los pasillos, con el corazón bombeando su sangre con fuerza y el susto visible en sus ojos negros.

Colocó ambas patas sobre su peludo rostro pero atisbaba por debajo de ellas, y por encima del hombro de su amigo, sin poder evitar el querer espiar el espacio atrás de ellos mientras corrían y al mismo tiempo queriendo gritar. -¡Apresúrate! ¡Apresúrate!- Si él hubiese podido escuchar sus gritos mentales, estos le hubieran golpeado con sus ondas fuerte y contundentemente.

Pero Cailen, de alguna manera extraordinaria, parecía escucharla porque corrió rápidamente y abriendo una puerta les metió de sopetón adentro de un cuarto sin mayor ceremonia. Aunque el corazón de la border collie latió con demasiada rapidez cuando visualizaron la sombra del hombre que aún los seguía. Sin producir el menor movimiento continuó dejándose llevar en brazos hasta ser depositada en el suelo de un baño.

Su amigo desapareció a pesar de que finalmente había recuperado el uso de sus facultades sensoriales por lo que le gritó mentalmente. -¡Espera! No te vayas!- El silencio se tornó descomunal mientras esperaba. Alzó sus pequeñas orejas peludas, esperando escuchar algo pero lo único que percibía era el sonido de sus fosas nasales al desplegarse una y otra vez debido a su rápida respiración. Observó con rapidez el pequeño baño y se dijo: ¡Es ahora o nunca! por lo que cerrando los ojos y apretándolos con fuerza para olvidarse de lo que pudiera estar sucediendo en la habitación contigua se urgió a cambiar de forma.

Su pequeño cuerpo peludo y sus ágiles patas, su hocico y pequeña nariz, así como la peluda cola desaparecieron abriendo paso a una figura humana. El rojo de sus brillantes mechones consumió al blanco y permitió el despliegue de una cabellera roja que adornaba el rostro de una chica, adornándole con pequeñas pecas que salpicando la recién aparecida piel blanca le otorgaban una simpática apariencia. Sus piernas largas y delgadas con las rodillas flexionadas le indicaron que estaba en posición fetal, con los brazos abrazados a sus rodillas. Abrió nuevamente los párpados y observó a su alrededor, levantándose de prisa para asomarse por la puerta y atinar a ver como Cailen hacia gestos exagerados con las manos.

Escondió con celeridad la cabeza en cuanto vio al perrero al otro lado y apresurándose tomó lo primero que vio que podía servirle para cubrirse: una bata blanca que cerró en su cintura al amarrar las cintas que colgaban a los lados. Caminó de puntillas y se observó un momento en el espejo. Pocas veces lo hacía, ya que tener un espejo era un lujo para alguien que procedía de la calle. Hace mucho tiempo no lo había hecho por lo que pasó sus dedos lentamente por su rostro y presionó su nariz. ¿Se parecía a athair? Ciertamente él había sido poseedor de una fiera melena roja. La de la chica que la observaba de vuelta no era menos brillante aunque de una tonalidad quizás un poco más oscura. Y ciertamente su nariz no era demasiado similar pero eso se podía aducir a miles de razones, a una combinación de la nariz de athair con la de mathair por ejemplo. De verdad, de verdad, de verdad, deseaba con todas sus fuerzas encontrar una similitud física con athair...

Escuchó entonces un ruido que le hizo sufrir un pequeño sobresalto y volteó asustada sobre si misma, pero se relajó al percibir el ruido de los pasos de Cailen. Cruzó los brazos frente a su pecho y frunció el entrecejo. Sus sentidos le indicaron que el perrero se había marchado y ahora, tras respirar aliviada, volcó su atención de vuelta hacia su acompañante.

-¡Cailen! ¿Por qué desapareciste de improviso! ¡Tuve que rastrearte por el motel!- Ahora que había retornado a su forma humana las palabras salían precipitadamente y con impaciencia. -Un momento corrías a mi lado, al siguiente...- lo miró acusadora ¡-al siguiente no estabas! Y sé que corres estupendamente pero ¡has estado caminando muy raro desde que nos topamos con el rayo!- Lo observó con los ojos brillando por una mezcla de excitación y preocupación.

-Dime, ¿el rayo te causó daño físico?- Ladeó el rostro observandole y su mirada bajó hacia sus piernas. -¿Te golpeaste al caer?- Volvió a subir la mirada y detenerla sobre su rostro, aguardó pero el silencio se prolongó mientras le miraba regañona. -¿Por qué no me hablas?-

Llegado a ese punto se sintió más exaltada pero salió del baño, caminó de puntillas sobre la desgastada alfombra de la habitación y escuchó unos minutos, tras los cuales suspiró. No se escuchaban los pasos del perrero. Su mirada regresó a Cailen y le observó con inquietud. Había algo extrañamente perturbador en el hecho de que a pesar de sus preguntas aún no emitiera sonido alguno. -¿Pasó algo más que aún no me dices?-


off:
athair=padre
mathair=madre




Guid gear comes in sma’ bulk:



I, border collie:






A gift from my friend:


Kenna Carmichael
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 57
Puntos : 60
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 19/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Cailen Gowan el Miér Jun 22, 2016 10:41 pm

Estaba petrificado ante lo que tenía delante de mí. Claro, sabía que Kenna era una cambiante, fue algo obvio desde que la conocí un día que se fue a pasear por el callejón que ocupaba. La vi en su forma canina, usando su nariz húmeda para rastrear algo de comida, olisqueaba el aire sin éxito hasta que el aroma a un trozo de pan que tenía en las manos atrajo su atención; fue entonces cuando se me acercó con pasos lentos y al estar frente a mí se sentó en el suelo mirándome con ojos que denotaban tristeza. Ahí me di cuenta de su verdadera naturaleza, su mirada era demasiado humana para un animal.

Al principio pensé que era una ilusión mía ocasionada por mis años en Escocia, las miradas que tenían todos aquellos seres humanos que fueron declarados como repugnantes caprichos de la naturaleza, entre todas aquellas entidades estaban cambiaformas, que eran muy comunes en escocia, ese hecho combinado con la pena que me daba verla me hizo dudar de mi propia cordura. Pero una vez que le di el pan comencé a observarla un poco más detenidamente hasta que me convencí, era una cambiante; ante el descubrimiento no pude evitar sonreír. Obviamente no le dije que me había dado cuenta en ese momento, sabía que se asustaría y no quería eso. Le prometí que al día siguiente tendría más comida si se animaba a visitarme y así lo hizo por varios días, con el tiempo nos hicimos amigos hasta que ella misma estuvo lista para revelarme su secreto; una noche se presentó en su forma humana y fue ahí cuando me confesó que esa era la otra cara de Kenna, claro, cuando lo hizo no pude evitar reírme, aunque de buena manera claro, y le dije que sabía su secreto desde la pimera vez que la vi, pero no quise decir nada pues sabía que tarde o temprano ella misma lo haría.

Así pues, conocía aquella confidencia suya. No me sorprendía el hecho de ver a una joven donde antes estaba una cachorra, no, lo que me resultaba incómodo era que se decidiera manifestar en su forma humana ¡Justo en ese momento! Tragué saliva mientras iba retrocediendo lentamente ¿se habría dado cuenta ya? Observaba sus expresiones faciales y los gestos que hacía con las manos, se notaba molesta pero luego estaba preocupada y molesta otra vez. Pero lo que decía, no tenía idea de lo que estaba hablando, mientras la miraba solo estaba presente un zumbido agudo en ambos oídos y mi preocupación. Tan solo me quedé ahí de pie sin poder reaccionar por la adrenalina que aun corría por mi cuerpo gracias a aquella huida y también por tener que enfrentarme con una Kenna enojada y al mismo tiempo consternada.

Me encontraba pálido, lo cual tal vez fue de buena suerte pues de lo contrario se habría notado más mi… incomodidad. De repente caí en la cuenta de que ella estaba prácticamente semidesnuda, tan solo cubierta por una bata de baño, al percatarme rápidamente llevé ambas manos a mis ojos y me di la vuelta para no mirarla, y encima, apreté los ojos con fuerza. ¿Y ahora?

-Kenna…
-Traté de articular aunque no podía escucharme, tan solo sentir las vibraciones en mi garganta. -Necesitas ropa… -Volví a intentar, esta vez tratando de asimilar un murmullo. Tenía que decirle también de que no podía escuchar nada. ¿Pero sería conveniente hacerlo
en ese momento? -Oye… yo am…. No puedo oír...


Old stuff:



Venance, Amadeo y Cailen:


Gracias Selina:


Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 228
Puntos : 273
Reputación : 70
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Kenna Carmichael el Jue Jun 30, 2016 8:57 pm

Estaba aún de pie en el mismo sitio cuando de repente su amigo se volteó y le dio la espalda. Lo observó sorprendida sin saber qué pensar y luego aguzó los oídos para escuchar que decía. No parecía su voz normal, al principio era más como un siseo que otra cosa pero distinguió que pronunciaba su nombre.

Sus siguientes palabras la desconcertaron. ¿Ropa? Dirigió la mirada hacia si misma y rápidamente se ajustó más la bata frente a su pecho, aunque poco podía hacer para cubrirse más. Estaba tan acostumbrada a pasear por las calles con su aspecto canino que tenía que admitir que cuando regresaba al humano a veces se olvidaba de la necesidad de usar ropa. En muchos aspectos caminar sobre cuatro patas otorgaba ventajas, se sentía a gusto en todas sus formas pero la de border collie le permitía una libertad inigualable.

Miró alrededor de la habitación en busca de otra cosa que pudiera ponerse encima cuando le escuchó decir que no podía oir. -¿QUÉEEEEEEEEEE?- Corrió hacia él. -¿Qué no puedes...?- Observó el rostro masculino que mantenía los ojos cerrados. -¿Nada de nada?- El no escuchar respuesta de su parte aumentó su preocupación. No tenía idea de como el rayo pudo provocarle sordera. ¿El rayo le había golpeado o se había golpeado al caer? Se acercó y lo miró con ojos tristes procurando consolarlo. -No te preocupes. Tiene que ser algo momentáneo. Saldremos de esta.- Tenía que recordarse a si misma que no podía oírla. -Es mejor que te recuestes un rato.- Le dio unos golpecitos en el hombro para que abriera los ojos y le señaló la cama.

El verlo sonrojado provocó que sintiera las mejillas algo acaloradas, devolvió su atención al cuarto y al distinguir el ropero camino hacia este. Un par de trajes colgaban en su interior. -¡Mira esto! ¡Tenemos suerte hoy!- Sus ojos oscuros brillaron por la excitación mientras giraba sobre si misma y le mostraba lo que había encontrado. Cailen podría reemplazar su ropa por uno de esos trajes y ella usaría el otro. -¿No te parece fantástico?- Lo miró alegremente antes de distraerse con algo más.

-¿Y allí que habrá?- Señaló con el dedo hacia un maletín de mediano tamaño que descansaba sobre la delgada alfombra raída que cubría el suelo. Resultaba obvio que alguien se estaba hospedando en esa habitación. Se acercó y se arrodilló para abrirlo y al hacerlo sus ojos se abrieron como platos y sus latidos se dispararon a mil por hora.

-¡Cailen! ¡Ven!- Le hizo señas con las manos para que se acercara sin poder dominar su asombro y su excitación. -¿Dije que hoy teníamos suerte? ¡Me he quedado corta!- El interior del maletín brillaba con su contenido. Un contenido tan maravilloso como increíble. Ni siquiera alcanzaba a asimilar del todo lo que estaba viendo. ¡Francos! ¡El maletín estaba repleto de francos!

-¿Qué... qué hacemos ahora?- Su mirada se fijó en la del muchacho antes de apretujarlo con sus brazos de puro entusiasmo. -¿Alguna vez viste tanto dinero?- Sus ojos estaban hipnotizados por lo que veía y sin poder contenerse se puso de pie y comenzó a saltar por todos lados. -¡Nos compraremos todo el alimento que queramos! ¡Comeremos tantos dulces que nos dolerá el estómago!- Regresó corriendo y se arrodilló al lado del maletín. Llamó entonces su atención algo más, un objeto cuyo extremo se distinguía entre el dinero. Con curiosidad tiró de el para ver de que se trataba. -Esto es...- Interrumpió la frase, acababa de descubrir lo que era. Tenía en su mano la empuñadura de un revólver...




Guid gear comes in sma’ bulk:



I, border collie:






A gift from my friend:


Kenna Carmichael
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 57
Puntos : 60
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 19/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Cailen Gowan el Lun Jul 18, 2016 11:08 pm

Podía sentir que la anteriormente border collie se movía por la habitación y se acercaba a mí, seguramente preocupada. Sus pasos, aun ligeros, mandaban vibraciones por todo el suelo que apenas alcanzaba a percibir, seguramente mis sentidos se estaban agudizando en lo que recuperaba el oído y en vista de que tenía mis ojos cerrados. Un pensamiento acudió a mí de forma repentina ¿y si no recuperaba el oído? No se me había ocurrido eso, ¿qué pasaría entonces? comencé a imaginarme un sinfín de escenarios, todos malos. Si conseguir trabajo en ese momento ya era un lío… No sabía escribir o leer, no era fuerte para hacer trabajo pesado como cargar costales, y ahora estaba enfrentándome a una posibilidad más escalofriante, terminar sordomudo.

Un estremecimiento me recorrió de pies a cabeza. No, eso no podía pasar, no a mí, y en caso de que se diera me convencería que Dios me detestaba y negaba como hijo suyo, seguramente por traidor. Sentí un golpe en mi hombro que me trajo de regreso a la realidad, abrí un ojo con timidez y descubrí a la pelirroja indicándome que me sentara sobre la cama y obedecí sin rechistar, un descanso era lo que me hacía falta, no necesitaba más emociones ya. Percibí un movimiento del otro lado del cuarto y alcé la ceja al ver el traje elegante que sacó del ropero. “No agarres eso Kenna, no es nuestro, no tenemos idea de en qué habitación estamos o quién se hospeda aquí” Era lo que quería decirle pero ningún sonido salió de mi boca naturalmente, tomé el traje que señalaba y lo examiné meticulosamente paseando mis dedos por la tela, dándome cuenta al instante que no era nada barato, seguramente nos habíamos colado en la habitación de un adinerado.

Al sentir la suave textura de la tela comencé a dudar de mis propias intenciones. “Está mal, se supone que hurtamos solo lo necesario para sobrevivir, esto es un lujo” Mordiéndome el labio me probé el saco que era de mi talla milagrosamente, no me lo quise quitar. Me deshice del abrigo no sin antes sacar todo de los bolsillos y lo arrojé por la ventana, de todas formas estaba hecho pedazos.

Por poco paso por alto los gestos frenéticos que hacía Kenna con la mano para que me acercara. Alzando la ceja me arrodillé junto a ella y no podía creer lo que estaba viendo. La naturaleza enérgica de la joven tomó posesión de ella y comenzó a dar brinquitos por la habitación. No podía reaccionar, seguía sin creer lo que estaba viendo, incluso temía tocarlo en caso de que se desvaneciera delante de mí. De pronto las cosas se pusieron peliagudas cuando sacó un arma de entre el maletín. Nos miramos el uno al otro sin saber qué hacer a continuación, el dilema había sido puesto delante de nosotros y ahora teníamos que hacer algo al respecto.

Estaba temeroso de que alguien entrara en el cuarto en ese instante por lo que antes de poder pensar lo que hacía, enterré el revólver entre las monedas, tal y como estaba y tomé un puñado de monedas, rápido metiendo el dinero en mi bolsillo, hice un ademán para que Kenna hiciera lo mismo, un puñado cada uno, ni más ni menos. Devolví el maletín a donde estaba y tiré del brazo de la joven, una vez más sacando la llave del bolsillo y mostrándosela. “Guíanos Kenna, hay que irnos de aquí” y naturalmente entendió mis gestos desesperados porque comenzamos a movernos por el pasillo, ella delante.

Un par de pisos más y por fin estábamos en la habitación, inmediatamente después de entrar cerré la puerta con todos los cerrojos que tenía y también corrí las cortinas para sentarme en la cama y sacar el dinero recién obtenido de los bolsillos, fue entonces que comencé a pensar. ¿Qué fue lo que acaba de pasar?


Old stuff:



Venance, Amadeo y Cailen:


Gracias Selina:


Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 228
Puntos : 273
Reputación : 70
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Kenna Carmichael el Sáb Ago 13, 2016 4:44 pm

Tragó saliva fuertemente al ver esa cosa en sus manos, sabía lo que era pero estaba aturdida con el descubrimiento. -Ni siquiera sé como usarla.- Fue lo primero que se le ocurrió decir. La soltó con rapidez, fijando la mirada en su amigo que al parecer se había inquietado tanto como ella al ver el revólver. Imitó sus movimientos, comprendiendo que le indicaba que se llenara el bolsillo. Un minuto. ¿Cuál bolsillo? Se percató de que aún llevaba puesta la bata por lo que corrió al baño a cambiarse y colocarse el traje del ropero. Ambos trajes eran de hombre por lo que pronto una Kenna con pantalones, camisa y saco regresó a la recámara, le quedaban algo grandes, tanto a ella, como a Cailen. Estaban bastante flacos los dos, consecuencia notoria de su vida en las calles.

Se arrodilló y esta vez si, con suma rapidez tomó el puñado de monedas, haciendo una mueca de resignación al ver el resto de ellas aún en el maletín. Suspiró antes de levantarse. Su amigo tironeaba de su brazo por lo que no le costó comprender el mensaje. Debían salir de allí de inmediato. Atravesaron los pasillos como si fuesen un par de saetas, con ambos corazones latiendo acelerados y nerviosos. Durante esa carrera observó por encima de su hombro varias veces cerciorándose de que nadie les hubiese pillado y estuviese siguiendo.

Al fin dió con la habitación asignada y ambos entraron en ella en polvorosa. Cailen se mostraba bastante precavido, echando el cerrojo y cerrando las cortinas. La pelirroja se desplomó sobre la cama, segura de que un minuto más hubiese sido lo suficiente para provocar una implosión en su frenético corazón. Permaneció tendida un momento antes de sentarse y doblar sus piernas en posición de loto. -¿Crees que se trataba de un mafioso?- fue lo que preguntó al observarlo deambular inquieto por la habitación. Recordaba que no podía oírla pero no podía evitar expresarle lo que pensaba.

-Pienso que si, o incluso... algo peor. Un mercenario. ¿Un... asesino a sueldo?- Sus ojos miraban al chico al hablar. -¿Nunca has pensado que podríamos ser nosotros? Si de repente... nos involucráramos en ese tipo de mundo...- Su mente se distrajo, en la calle se escuchaba y se veía de todo. Sacudió la cabeza y soltó una risilla nerviosa. -Nosotros no por supuesto. Tú tienes un alma noble y yo...- Entrecerró los ojos y se levantó de un salto. Saber que no la estaba oyendo le estaba  tensionando por minutos.

-Cailen ¿sigues sin oir nada!!?- Se acercó a él y colocó su mano en su frente, confirmando que no parecía tener fiebre. Las colocó detrás de sus orejas frustrada. Era demasiado preocupante que siguiera sin oír. ¿Cuantas horas habían transcurrido ya desde el rayo? -Si pudieras oirme de una forma u otra...- Cailen, Cailen, Cailen... repitió su nombre mentalmente. La mente humana era completamente diferente a la de los cambiantes, que la escuchaban con tanta facilidad. La de los humanos era como un muro extremadamente alto y grueso que evitaba que ella se colase a través de él. Su teoría era que los humanos la habían colocado debido a su falta de fe en lo sobrenatural y en sus propias capacidades. Se negaban a ver lo que había a su alrededor, a creer en su propio potencial.

Escúchame... Se concentró en serio, intentando traspasar ese muro, darle un golpe, que su voz fuese una bola de demolición que impactase en la muralla y abriese un orificio. Ni siquiera tenía que ser grande, tan solo lo suficiente para dejarle entrar.

Caileeeeeeeeeeeeennnnn. Intensificó el grito, golpeando con toda la fuerza de su mente, con toda aquella de la que era poseedora, apelando a toda la energía concentrada en su ser. Se dió fuertemente contra ese muro, el golpe fue tan poderoso que la dejó aturdida mentalmente un par de minutos, pero no se dio por vencida. Con el pecho agitado volvio a gritar el nombre de su amigo. ¡Caileeeen escúchameeee!

Volvió a lanzarse contra el muro como si fuese un proyectil que concentraba toda su energía en su trayectoria para dar de lleno contra él. ¡Escúchameeeeeeee! Su voz se adentró en la cabeza de su amigo, colándose en ella, esparciéndose. De forma inesperada se diversificó en su trayecto, viajó por sus canales auditivos, procurando abrir sus oídos con toda la fuerza que la cambiante no sabía que poseía. Sus ondas sonoras se apoderaron de la cabeza ajena y un poderoso ¡booommm! anunció un estruendo mientras sentía algo pegajoso debajo de una de sus fosas nasales, sangre suya que no podía ver. Algo había sucedido... pero el choque le había drenado, estaba demasiado aturdida y débil, sus rodillas se flexionaron y cayó sobre ellas sobre el suelo.




Guid gear comes in sma’ bulk:



I, border collie:






A gift from my friend:


Kenna Carmichael
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 57
Puntos : 60
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 19/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Cailen Gowan el Dom Sep 11, 2016 3:32 am

Estaba mirando la puerta atento, tratando con todas mis fuerzas de concentrarme en algo, lo que sea, con tal de que mis sentidos me dijeran que algo andaba mal, pero nada, el pasillo estaba completamente normal en apariencia, a pesar de ello no podía relajarme, pensaba en que en cualquier momento alguien comenzaría a golpear la puerta, reclamando por haber irrumpido en su habitación sin permiso y encima robar sus bienes, no era solo eso lo que me causaba pavor, sino el hecho de que esa persona sin duda alguna estaba involucrada en algo ilícito y peligroso en el que ahora nos habíamos involucrado.

Pensaba en ello cuando de pronto sentí pasos detrás mío y me giré rápidamente, siendo el instinto de protección el que me lo indicó, era  Kenna que se había puesto de pie y caminaba hacia mí, con la preocupación evidente en su rostro, hice un esfuerzo sobrehumano para no retroceder cuando colocó su mano en mi frente de forma gentil, sabía que ella no me haría daño, solo quería asegurarse de que estaba bien pero había cosas de las que no me podía deshacer  ni con el paso del tiempo. Sus manos estaban tibias.

De repente su expresión preocupada cambió a la de una persona fuertemente decidida, cerraba sus ojos en concentración mientras sus manos seguían tras mis orejas. “¿Qué estás haciendo?” pensaba curioso al verla. Sus labios se movían en lo que parecían ser murmullos, cerraba los ojos con más fuerza cada vez y yo estaba confundido a más no poder “¿Qué intentas?” De repente decidí apagar la lógica y dejarme llevar por  lo que sea que estuviera haciendo y cerré los ojos, tal vez intentando estar en sintonía con ella. Estaba en un estado de trance cuando sentí un pequeño escozor en los oídos, una molestia, que luego se transformó en una especie de vibración sorda. “¿Kenna?” Repentinamente fue dolor lo que sentí en el oído, uno fuerte e instantáneo que tan pronto como llegó se fue.

“Kenna para” Pensé cuando volví a sentir lo mismo pero más intenso. “Me duele, ¿qué haces? detente”. Llevé ambas manos a mis oídos sintiendo nuevamente ese dolor agudo al que lo acompañaba una vibración, el dolor se estaba haciendo insoportable y comencé a hacer muecas, era algo muy extraño, sabía que Kenna estaba provocando eso pero no entendía cómo o por qué. “¡Detente!” Gritaba mentalmente una y otra vez hasta que sin previo aviso sentí que algo como explotaba en mis oídos y luego una especie de líquido caliente brotaba de ellos, miré sus ojos espantado mientras alcanzaba a ver cómo colapsaba en el suelo, sin pensarlo dos veces la sujeté, sus rodillas golpearon el suelo pero no con tanta fuerza como si la hubiese dejado caer de lleno, la acomode en mis brazos para cargarla a la cama y recostarla, estaba débil, lo que sea que hubiera hecho la había dejado exhausta.

Rápidamente fui al baño y cogí una toalla con la que sequé su nariz sangrante. -¿Qué fue lo que hiciste? -Murmuré, al instante dándome cuenta de lo que había hecho. -Kenna ¿tú hiciste eso sola? -Pregunté, mi voz estaba rasposa de no hablar pero no me importaba


Old stuff:



Venance, Amadeo y Cailen:


Gracias Selina:


Cailen Gowan
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 228
Puntos : 273
Reputación : 70
Fecha de inscripción : 07/09/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Kenna Carmichael el Vie Sep 23, 2016 9:26 pm

Poco después de caer exhausta y temblorosa sobre sus rodillas, la cambiante notó a su amigo acercarse y levantarla en brazos. Ni siquiera se movió cuando la depositó suavemente sobre la cama, tenía los músculos agarrotados y se sentía despojada de toda energía. Era una sensación extraña porque siempre tenía demasiada, se la pasaba saltando y corriendo de un lado al otro, pero esta vez supo que lo que había hecho había requerido un esfuerzo por su parte fuera de lo común, le había dolido físicamente.

Una sonrisa se presentó en sus labios y sus ojos también se iluminaron cuando Cailen habló y se percató de que sus oídos ahora estaban abiertos. La sorpresa invadió a la pelirroja, nunca en sus dieciocho años había logrado algo similar. Tampoco lo había intentado ni sabía que podía hacerlo.

-Por lo general me comunico con otros cambiantes en sus formas caninas o felinas.- Se echó a reír espontáneamente al recordar que a los últimos los correteaba pero incluso eso le dolió. Hizo una mueca de dolor y se mantuvo quieta sobre el colchón. -Nunca antes he hecho algo remotamente parecido Cailen, creo... que se debió a la confianza existente entre los dos pero también intuyo que te abriste completamente a lo que hacía.-

Tomó la mano de su amigo en la suya y la presionó. Ya sabía de sobra lo difícil que era para él confiar en otros. Había tenido un pasado muy difícil, tanto como el de ella. Incluso más, al menos ella había contado con athair, pero para Cailen no habían habido palabras de consuelo ni brazos amigables que le acogieran. Siempre le entristecía pensar en el pasado de su amigo.

-Eres como un hermano para mi.- le confesó con la voz algo quebrada por la emoción. Nunca se lo había dicho. Cuando llego a Francia después del naufragio del barco, sin saber por qué había sido la única superviviente, se había sentido perdida. Había sobrevivido como pudo y había conocido nuevos territorios pero amigos de verdad no tenía, por eso para ella el escocés era alguien muy especial.

-Si alguna vez me necesitas solo tendrás que gritar mi nombre o silbar y si estoy cerca acudiré.- Parpadeó un par de veces, veía su imagen algo borrosa frente a si misma. -Me caería bien un poco de agua.- dijo mentalmente. Sobre la mesa de madera del dormitorio había un pichel y un par de vasos. Debía recuperar fuerzas pronto, no era seguro para ambos estar mucho tiempo en el hostal, especialmente después de lo que habían visto en el otro cuarto, pero estaba tan cansada que le costaba mantenerse despierta.




Guid gear comes in sma’ bulk:



I, border collie:






A gift from my friend:


Kenna Carmichael
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 57
Puntos : 60
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 19/10/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Les voies de la faim [privado]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:46 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.