Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Kissed by Fire → Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Kissed by Fire → Privado

Mensaje por Reinout van Bergeijk el Lun Dic 21, 2015 12:00 am


“Strangers are endearing because you don’t know them yet.”
― Dejan Stojanovic, The Sun Watches the Sun


Por primera vez en su vida, que no había sido corta, mucho menos fácil, Reinout estaba profundamente confundido. Sentía que se estaba desvaneciendo, diluyendo como si se ahogara en un vaso de agua, de a poco, lenta y dolorosamente. Atribuía las recientes preocupaciones a su decisión de regresar al hogar, como hijo pródigo y ahora todas las responsabilidades a las que había rehuido le caían de golpe. Porque no era lo mismo ser heredero van Bergeijk que el corsario Ren. Se daba cuenta de ello ahora y se sentía abrumado. Entonces se descubría molesto consigo mismo, ¿a dónde había quedado el que era?

Pero ningún hombre es el mismo hombre dos veces. Sin embargo, aquella rotunda verdad aún no alcanzaba al pelirrojo, quien seguía descolocado y preocupado. Y lo único que parecía tener sentido era Charleen. Sin embargo, en su afán de no convertirse en eso que tanto evitó por años, ahí estaba, caminando en medio de la noche con un solo destino en mente. Tragó grueso, debatiéndose entre la traición que estaba a punto de cometer y el mantenerse fiel a lo que era. O a la idea que se había forjado durante años sobre sí mismo.

Y pareció conducido en automático por las aceras parisinas, a través de la puerta de aquella casa de perdición. Por los pasillos perfumados y enrarecidos. Y hasta ese sitio, cálido, que ha visto lágrimas y golpes, alegrías falsas y las tristezas más sinceras. Miró a su alrededor y se quitó el saco, luego se remangó las mangas de la camisa blanca y se sentó al filo de la cama. Ahí se quedó meditando sobre lo que estaba a punto de hacer, pero después de un rato decidió que aquello era sólo autoflagelarse y la compasión por sí mismo jamás le había ido muy bien. De todos modos, si hubiera querido seguir dándole vueltas al asunto, no habría podido, en ese instante la puerta se abrió. En un movimiento súbito, se puso de pie y ensanchó el pecho, clavando los ojos de fuego azul en la figura que ahora se presentaba ante él. Se peinó el bigote y sonrió.

Era hermosa. ¡Hermosa realmente! Y al darse cuenta de ello, algo le trepó por la garganta, un desagradable sentimiento de culpa. Caminó con seguridad, como siempre era con él y se paró frente a la chica. Retiró con suavidad un mechón de cabello castaño de su rostro y el perfume que emanaba de ella lo embriagó. Pero no ese que vestía para atender a hombres miserables como él, sino el propio, uno que se escondía debajo de la artificialidad.

¿Cómo te llamas? —Preguntó quedamente mientras la tomaba de la mano—. Me puedes llamar Ren —se presentó luego con ese viejo apelativo con el que ya nadie se refería a él. Porque para eso estaba en ese lugar, ¿no? Para ser el de antes, cualquier cosa que eso significara.

La haló con suavidad, sin dejarla hacer demasiado y se volvió a sentar en la cama. La soltó e invitó a que hiciera lo mismo con un ademán de la mano, golpeando el colchón a su lado. La mirada del ex pirata brillaba con una melancolía poco usual en él, sin embargo, en sus delgados labios, coronados por el bigote pelirrojo, se dibujaba una sonrisa pícara, amable y divertida.


Última edición por Reinout van Bergeijk el Mar Ene 05, 2016 11:16 pm, editado 1 vez


He was red, and terrible, and red:


M a d n e s s:
In life after life, in age after age, forever:
Sorry, not sorry:

Reinout van Bergeijk
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 96
Puntos : 85
Reputación : 40
Fecha de inscripción : 09/09/2015
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Kissed by Fire → Privado

Mensaje por Ninon Laurent el Sáb Dic 26, 2015 12:30 pm

Se encontraba absorta en tanta desolación. Como una boya a la deriva en medio de un oleaje espeso de culpas e incertidumbre. ¿Cómo podía mirar a los ojos a su pequeño después de haber pasado la noche con algún otro extraño? Resultaba sin lugar a dudas, la mácula más reprobable que cargaba a cuestas. Evitaba a toda costa ser partícipe de esa caída libre aunque sin mucho éxito al final de esa catarsis. Suspiró mientras acariciaba con devoción la carta que recientemente le había escrito su vástago. Entre letras mal colocadas y un par de rayones sin explicación se hallaba la fuerza silenciosa de la cual la francesa se valía para levantarse una vez más. Cubrió las lágrimas con el espeso rímel, magia negra para los ojos. Una indumentaria muy ligera y el cabello ligeramente desalineado, acomodado sobre sus hombros. El perfume dulce flotaba a su alrededor. Apenas podía reconocer a la mujer que frente al espejo había llorado un par de horas atrás.

El eco de los pasos de quien se volvería su cómplice y amante por el resto de la velada le advertía debía mostrar un semblante un poco más agradable. Mañana, mañana podía olvidarse de lo que sucediera cuando estrechara entre sus brazos al pequeño.

Él poseía un atractivo demasiado particular. Era la primera vez que se encontraba con un sujeto como él. Se aproximó con mesura apenas rozando su cuerpo con el ajeno, recargó su mejilla sobre la palma de la mano ajena y le sonrió.

–Ninon– respondió en un susurro que se desvanecía en la penumbra de la habitación, apenas ahogada por la luz taciturna que brindaba un par de velas.

–Encantada Ren, es un placer conocerte–

Permitió que le condujera hasta la cama. El peso de ambos cuerpos causó un ligero sonido en la estructura de la misma. Cruzó la pierna izquierda sobre la derecha y con su diestra brindo una caricia a la mejilla del caballero, una de muchas que seguramente estarían presentes.
En apariencia, no resultaba ser un hombre de cuidado, al menos estaba casi segura que no representaba una amenaza. ¿Qué pasaba por la mente de sujetos como Ren? Hombres de familia con futuros prometedores, o al menos con realidades mucho más prometedoras que la de todos aquellos desdichados en el burdel juntos. Diversión o distracción quizás, las razones perdían validez al cruzar el umbral de la pequeña habitación.

–No eres francés ¿Cierto? Los hombres extranjeros muestran modales distintos a los de cualquier bribón de la capital–

Sabía que con cada detalle expuesto, ella se aproximaba más a una posible fuente de información. Misma que le permitiría algún día desaparecer por completo del mapa de la organización y llevar así una vida menos denigrante.


Última edición por Ninon Laurent el Mar Abr 26, 2016 12:59 pm, editado 1 vez



take my love for granted:

mascara on those little bambi eyes:

life imitates art:

Ninon Laurent
Prostituta Clase Baja
Prostituta Clase Baja

Mensajes : 39
Puntos : 45
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 21/10/2015
Localización : Burdel

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Kissed by Fire → Privado

Mensaje por Reinout van Bergeijk el Mar Ene 05, 2016 11:45 pm


“My soul is full of longing
for the secret of the sea,
and the heart of the great ocean
sends a thrilling pulse through me.”
― Henry Wadsworth Longfellow


Con suavidad tomó la mano de la mujer entre las suyas, mismas que sintió desconocidas. Antes estuvieron marcadas, llenas de callos por las gruesas cuerdas del barco que le fue heredado por el capitán que lo recibió primero como grumete y luego como primer oficial. Pero ahora esas manos blancas estaban tersas de nuevo, como un símbolo inequívoco del vuelco que había dado su vida, una vez más.

Ninon —repitió—, es un hermoso nombre —y el cumplido podía ser sólo eso, pero lo decía muy en serio. Reinout había visitado los sitios más insólitos y escuchado los nombres más hermosos, que tenían una cadencia única, cuyas pronunciaciones parecían imposibles y encontraba en este, «Ninon» una belleza delicada, sencilla y sincera.

Su sonrisa se acentuó al escucharla. Primero cómo lo recibía, cómo fingía estar contenta de haberlo conocido. ¡Ay, pobre niña! Ese era el papel que debía desempeñar cada noche y algo en la idea de todo aquello le revolvió el estómago. Y después, la aseveración sobre su origen. No era sólo preciosa, sino inteligente también.

Mi hogar es el mar —respondió con una sonrisa traviesa, pero un tono melancólico—. Nací de una ostra y emergí como Venus —se atrevió a bromear mientras seguía acariciando la mano ajena—. Intuyo entonces que los hombres por aquí no son precisamente tus clientes ideales. Pero no te dejes llevar por las apariencias, yo también soy un patán —lejos de ser una amenaza, aquello sólo continuaba la broma.

Si bien, esa noche Reinout parecía más sosegado, más taciturno, no dejaba de ser quien era. Un inoportuno chacotero que es capaz de decir más tonterías por minuto que ningún otro. Se acomodó en el filo de la cama para acercarse más a ella con una habilidad digna de un adolescente nervioso. ¿Qué le pasaba? Si bien nunca fue un seductor, en alta mar probó a todas las mujeres, de todos los rincones del mundo, y ahora, de pronto, se ponía nervioso.

Cerró los ojos, como para darse valor y se dijo que ya no debía prolongar la tortura de Ninon, así que se aventuró por un beso, inclinándose al frente, pero antes de que sus labios hicieran contacto, se hizo para atrás en un movimiento raudo y violento y luego se dejó caer en el colchón, con ambas manos en el rostro.

No puedo, no puedo —se lamentó y la voz sonó amortiguada por cómo se cubría el rostro—. Lo siento Ninon —se destapó la cara y la miró desde su lugar—, pero, ¿no te ha pasado? Que no puedes dejar de pensar en alguien y entonces, si intentas besar a otra persona, aunque ese alguien no sea nada tuyo, se siente como una traición —volvió a sentarse, con la espada encorvada en posición de derrota.


He was red, and terrible, and red:


M a d n e s s:
In life after life, in age after age, forever:
Sorry, not sorry:

Reinout van Bergeijk
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 96
Puntos : 85
Reputación : 40
Fecha de inscripción : 09/09/2015
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Kissed by Fire → Privado

Mensaje por Ninon Laurent el Dom Ene 24, 2016 11:14 am

Mediante el uso de su caracteristica sutileza y feminidad, Ninon logró robar por completo la atención del caballero. Utilizaba un tono modulado en su voz, con una cadencia sutil al final de sus palabras. Sin embargo, si quería obtener algún beneficio de dicho encuentro debía mantener esa imagen de Afrodita perdida en un jardín de monstruos e insectos aunque el desasosiego le asfixiara por dentro. Sonrió en  más de una ocasión aceptando los halagos que tenía con ella. Podrían ser sinceros o no, no importaba siempre y cuando ella obtuviese lo que necesitaba.

–Merci – susurró al oído ajeno sellando esa palabra con un beso suave.

Mantuvo en todo momento sus ojos sobre la mirada ajena, dejando que sus manos le recorrieran el cuerpo. Del mismo modo, Ninon pasaba de vez en cuando sus dedos por el rostro del caballero. Un par de años atrás se había mostrado exacerbada, insegura en sus movimientos, empero, había mucho que contar de una inexperta Ninon hasta la fecha, buenas y malas experiencias. Golpes e insultos que de algún modo le habían brindado los elementos necesarios para atraer a su amante en turno sin que este le rechazara a las pocas horas. Pues la labor de ella, no solo estaba estructurada en el mero encuentro carnal, sino en la información adjunta que llegaba después de un trago o dos.

Llevó su diestra al pecho de quien se presentaba como un legado del océano, solo para desabrochar con sutileza los dos primeros botones y reír en complicidad con aquel apelativo que el mismo se había otorgado. No había manera de comparar a Ren con cualquier otro sujeto, él poseía una perspicacia casi nata, lo cual le volvía…irresistible.

–¿En realidad?– Sonrió –Pues déjame decirte un secreto –dijo aproximándose al oído ajeno una vez más –No pareces serlo–

Un movimiento llevó al otro, dejándose envolver por el misterio que la mirada nostálgica de Ren poseía. Con suavidad aproximó sus labios apenas haciendo contacto. Abrió los ojos y descubrió como se alejaba de ella, mostrando un ápice de arrepentimiento. ¿Qué estaba sucediendo? La mayoría de los hombres que habían compartido la noche con ella, apenas cruzaban palabra alguna. Se mantuvo en su sitio y escuchó cada una de sus oraciones, las cuales parecían ser auténticas, pero sobre todo, pesaban en el hombre.

–Entiendo…–

Parpadeó unos segundos tratando de encontrar lógica en esa muestra de arrepentimiento. Si ella había hecho algo mal previamente estaba dispuesta a encontrar la manera de resolverlo para no perderle así como así.

–Vamos, no puede ser tan malo. ¿Sabes? Es la primera vez que esto me sucede, así que–
se levantó de su lugar para servir dos vasos de whiskey –Enmendaré lo que yo haya hecho mal invitándote un trago ¿Te parece?– Guiñó un ojo y entregó la bebida al hombre –Y respondiendo a tu pregunta, la respuesta es no–

Aparentemente necesitaba compañía, pero de otra naturaleza y si eso le remuneraba en información, la francesa estaba dispuesta a dársela.


Última edición por Ninon Laurent el Mar Abr 26, 2016 1:00 pm, editado 1 vez



take my love for granted:

mascara on those little bambi eyes:

life imitates art:

Ninon Laurent
Prostituta Clase Baja
Prostituta Clase Baja

Mensajes : 39
Puntos : 45
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 21/10/2015
Localización : Burdel

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Kissed by Fire → Privado

Mensaje por Reinout van Bergeijk el Dom Feb 07, 2016 3:17 am


“No one ever fell in love gracefully.”
― Connie Brockway, The Bridal Season


Reinout no era un hombre que temiera al ridículo. Quedaba claro al verlo comportarse como un maldito niño cada vez que podía, Sin embargo, en esa ocasión estuvo demasiado consciente del papelón que estaba desempeñando. Una verdadera desgracia. En su mente el eco de un recuerdo se hizo presente. Las risas socarronas de la tripulación que había dejado atrás al dejar de ser corsario, lo inundaron como un barco que se hunde con rapidez. Usualmente esas burlas iban dirigidas a otros y era él quien las comandaba pero ahora, quedaba claro, plagaban sus pesadillas.

Sintió cómo el colchón a su lado se hacía más ligero cuando ella se puso de pie. Sólo alzó el rostro cuando respondió a su cuestión y observó lo que estaba haciendo; sirviendo whisky en dos vasos. Eso le iba a hacer mejor que una noche en brazos de Ninon, por más hermosa que ella fuera, porque lo era, tampoco estaba ciego. Tomó el vaso ofrecido y le dio un largo y necesario trago. Se limpió el bigote después y la miró hacia arriba, por la posición en que ambos estaban, como si fuera una santa que acababa de aparecerse frente a él.

Pero qué dices, tú no has hecho nada mal. El que está mal soy yo… fui muy ingenuo… —pero no especificó por qué. Simplemente porque él mismo carecía de la respuesta, sólo se sentía así, como un estúpido—. Gracias por el trago y lamento el exabrupto. Esto te va a sonar completamente descabellado, no es como si hubiera demostrado todo este tiempo estar muy cuerdo, pero, ¿te parece si sólo hablamos? Creo que me vendría bien —volvió a tomar un poco de whisky.

No te preocupes, te pagaré como si… bueno, te pagaré lo acordado —no era buen momento para puntualizar lo que ella era, a pesar del contexto. Con un tercer trago, terminó con su bebida.

Es una pena que nunca hayas sentido algo así, pero bueno… ¿qué crees que sea? ¿Crees que es…? —La sola idea de pronunciar la palabra con A lo mareaba. Era demasiado irreal. Se sentía como un sueño, todo, Charleen, su encuentro con Ninon, esa conversación. Pero se preguntó por qué, hasta entonces, no había despertado. ¡Quería despertar! Esto era demasiado con lo cual lidiar y el mundo sabía cuánto odiaba las responsabilidades.

Suspiró con cansancio y se quedó pensativo.

Tú no estás para saberlo ni yo para contarlo, pero… a mi edad, nunca había sentido nada similar, ¿entiendes lo desesperante que es? ¿Qué se supone que debo hacer a partir de ahora? —No especificó su edad, porque esa que reflejaba su cuerpo no era la que en realidad tenía. Le preguntó a Ninon, pero sonó más como un diálogo interno dicho en voz alta. Comenzó a reír con ironía—. Perdón que te abrume con problemas tan triviales, debes tener algunos mucho peores. En fin, creo que escucharme hacer berrinche como el niño mimado que soy es mejor para ti que lo otro que íbamos a hacer —señaló con el pulgar la cama—, créeme, te salvaste de una muy fea —aunque evidentemente, sólo estaba bromeando. Todavía le quedaban ánimos para eso.


He was red, and terrible, and red:


M a d n e s s:
In life after life, in age after age, forever:
Sorry, not sorry:

Reinout van Bergeijk
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 96
Puntos : 85
Reputación : 40
Fecha de inscripción : 09/09/2015
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Kissed by Fire → Privado

Mensaje por Ninon Laurent el Mar Feb 16, 2016 12:27 pm

Si existía algo en Ninon era la sutileza nata, una especie de empatía que le facilitaba en este caso,  saber cómo tratar a hombres como Ren. Un par de años atrás había coincidido con un sujeto de naturaleza similar, caballeroso, bromista y con un ápice apenas notable de culpabilidad sobre sus hombros. Suspiró y con la curiosidad de una niña contempló la escena que ante ella se erigía. Un hombre atractivo y con una seguridad apabullante ahora le pedía a gritos escucharle, en esa pausa que él mismo había conseguido para reestructurar su fachada y poder continuar con su camino. Muchos otros, acudían a ese espacio oculto de la sociedad para satisfacer deseos carnales, para hallar en los brazos de aquellas mujeres un poco de amor y deseo, sin embargo las aseveraciones del hombre daban la pauta a una charla que eventualmente les conduciría a una especie de catarsis para ambos. Y era en ese aspecto que para la francesa resultaba una labor complicada ya que para reparar un corazón lánguido debía abrir el suyo para retribuir esa confianza y no sabía si estaba lista aun para abrirse de tal modo con un extraño.

–De acuerdo Ren, nadie es culpable, no esta noche – musitó apenas audible en la habitación mientras le guiñaba un ojo a manera de complicidad.

Volvió a tomar asiento a su lado sosteniendo el vaso en su diestra. Le miró con cautela enfocando toda su atención hacia él, así de cerca, resultaba más encantadora su forma de hablar, la cadencia de sus palabras y el suave acento grave que arrastraba al final de cada una de ellas.

–Shhh– susurró y colocó con suavidad su dedo índice en los labios ajenos –No tenemos que hablar de aquello, no ahora–

Dio un sorbo a su bebida y las palabras ajenas le hicieron recordar que había mentido segundos atrás. No lo hacía de mala fe, simplemente pensó que un hombre como Ren poco se podría interesar en lo que una mujer como ella puede sentir. Conforme los minutos avanzaban comprendió que su labor por esa noche resultaría un poco más extensa de lo planeado. Asintió y le miró con ternura, eran pocos los hombres que mostraban cierta inseguridad en ese tipo de conversaciones. Ella en su momento había cedido ante ese sentimiento y con dificultad por lo ocurrido en su vida trató de responder ante su cuestionamiento.

–No sé si sea la correcta para confirmar aquello Monsieur, pero creo que la mujer que roba sus pensamientos es muy afortunada–

Pausó solo para acariciar la mejilla del hombre.

–Somos seres humanos y merecemos amar y ser amados, sin importar nada, Ren– una semi curva se delineó en sus labios –Una vez que has sido tocado por ese sentimiento sólo puedes dejarte llevar, no lo pienses tanto ¿De acuerdo?–

Hablaba con el corazón, con el alma en un hilo, puesto que ella no podía seguir su propio consejo dadas sus limitaciones. Negó con la cabeza, ya que si bien el dolor era más grande que la sonrisa plasmada en su rostro, prefería hacer a un lado ese lado oscuro.

–¿De verdad lo crees?– Rio ligeramente –No puedo refutar esa idea, pero agradezco tu confianza Ren– Suspiró.

–No sé si eres demasiado ingenuo o realmente un hombre de aquellos que ya no existen, nadie se atreve a confesarse de esa forma, mucho menos con mujeres como yo–

Le miró directamente, pues en aquella aseveración recaía un trasfondo que el alma de la francesa pedía a gritos liberar.


Última edición por Ninon Laurent el Mar Abr 26, 2016 1:00 pm, editado 1 vez



take my love for granted:

mascara on those little bambi eyes:

life imitates art:

Ninon Laurent
Prostituta Clase Baja
Prostituta Clase Baja

Mensajes : 39
Puntos : 45
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 21/10/2015
Localización : Burdel

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Kissed by Fire → Privado

Mensaje por Reinout van Bergeijk el Mar Mar 15, 2016 10:14 pm


“Never give up on someone. Sometimes the answers you are looking for are the same answers another person is looking for. Two people searching together are always better than one person alone.”
― Shannon L. Alder


Estuvo a nada de corregir a Ninon: «no me llamo Ren, me llamo Reinout», como si por un breve instante hubiera olvidado que tenía que mantener un perfil bajo. Algo en la mujer le daba confianza pero decidió callarse, aunque le resultara extraño el apodo en sus labios si se consideraba los asuntos tan personales que quería tratar. ¿No hubiera sido más fácil ir a un psiquiatra? El neerlandés consideraba a todos los médicos unos salvajes y a los que se dedicaban a la mente los que con más saña ejercían. Esto que estaba haciendo, raro pero con su propia belleza, le iba mucho mejor. Expiarse con una prostituta era más propio del pirata que había sido y que, aunque quisiera —pero no quería— nunca iba a dejar de ser.

Sonrió ante el contacto y las palabras. No era alguien que creyera mucho en el destino, pero sin duda, lo que moviera los hilos, el azar o Dios o lo que fuera, había obrado con sabiduría esa noche. Ninon era perfecta y le hubiera encantado besarla esa noche y revolcarse con ella. Pero no podía. No podía incluso cuando no sabía con seguridad qué demonios sentía Charleen por él. Primero debía desentrañar ese misterio y si acaso salía muy mal parado, entonces curarse las heridas con alguien como la mujer que tenía enfrente. Por ahora, todo era incierto y se plantaba en un área gris que no le gustaba, y con suerte, pronto dejaría.

Primero… ¿mujeres como tú? Pfff… no lo digas como si fuera algo malo, porque no lo es —le guiñó un ojo, era evidente que la brújula moral de Reinout era muy distinta a la de la sociedad—. Y segundo, gracias —asintió—, por todo. Realmente no sé si ella es afortunada, pues como ves, soy un desastre y eso no me hace precisamente el mejor partido, por mi salud mental, pensaré que así es. Creo que la palabra que buscas es tonto, por no decir una más grave. Eso soy y no hay que engañarnos —rio con amargura de su desgracia.

Soy muchas cosas, Ninon —clavó los ojos azules en los ajenos, marrones y grandes—, pero ingenuo no es una de ellas. Aunque quisiera, y no lo digo para hacerme el interesante. Vamos, ¿qué hombre que visita burdeles podría serlo? Quizá, eso sí, soy un romántico, a mi modo, que esa es otra cosa en la que no destaco —movió el bigote y sonrió. Pero su gesto fue tranquilo, contrario a la euforia que siempre permeaba en todas sus expresiones.

Verás… —se llevó una mano a la nuca—, por muchos años viajé y conocí de todo, y cuando digo te todo, de verdad es de todo. Muy pocas cosas me espantan, y en esta ocasión me siento acobardado. Es nuevo y no sé cómo lidiar con algo así. Supongo que tienes razón y todos tenemos derecho a… a… a… amar y ser amados —era evidente que aún le costaba trabajo decir esa palabra—. ¿Qué me sugieres? ¿Ir así nada más y decírselo? No sé qué vaya a responderme y eso es lo que me da tanto pavor —alzó las manos ligeramente y luego las dejó caer de nuevo en señal fracaso. Porque eso era él, un total y absoluto fracaso.

Dime, tú qué harías en mi lugar —se acercó mucho a ella, poniendo ambos rostros a un palmo de distancia. Pero en sus ademanes no se notaba interés alguno de romper el trato que hace unos momentos habían forjado sin palabras. Simplemente era que Reinout desconocía el concepto de espacio personal.


He was red, and terrible, and red:


M a d n e s s:
In life after life, in age after age, forever:
Sorry, not sorry:

Reinout van Bergeijk
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 96
Puntos : 85
Reputación : 40
Fecha de inscripción : 09/09/2015
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Kissed by Fire → Privado

Mensaje por Ninon Laurent el Lun Abr 18, 2016 3:09 pm

La extraña forma de actuar en aquel hombre intrigaba a la francesa cada vez más. No solo poseía un atractivo distintivo, sino un trato demasiado afable para tratarse de un encuentro casual. Mantuvo sus orbes clavados en la nostalgia que embargaba la mirada ajena. Aunque había dado pautas de aquello que le aquejaba, aun resultaba imposible lograr que Ren creyera en la posibilidad de que la mujer en cuestión se sintiese atraída por él. Cualquier otra prostituta hubiese aprovechado la vulnerabilidad de su cliente, sin embargo algo en el instinto maternal de Ninon dictaminaba salvarle del espeso y turbulento oleaje que  doblegaba el espíritu del hombre. En el fondo, parecía que charlaba con un adolescente, temeroso e inseguro de mostrarse tal y como realmente pudiera ser. Esa conexión únicamente la había logrado con Alekséi, padre de su pequeño, quien curiosamente había llegado hasta ella casi del mismo modo que Ren. En un principio, sin conocerle se había predispuesto a usarle, con el fin de obtener información sobre el paradero de Alekséi. Pero el hecho de verle ahí con un semblante de derrota, provocaba un conflicto más que evidente.
Sonrió con aquella aseveración. Cuantas veces habían estallado en sus oídos adjetivos altisonantes de sus amantes en turno, degradando tan solo un poco más su ya quebrantada voluntad. Ren hablaba de ello como si de algo natural se tratase y agradeció el hecho de no tener que refutarle sus palabras.

–Eres demasiado dulce– respondió mientras dejaba una sutil caricia en la mejilla ajena –Si continuas refunfuñando cada vez que yo enaltezco una virtud tuya, será un cuento de nunca acabar, por primera vez debes aceptar que posees algo de esa gracia ¿De acuerdo?–

Recargó completamente su peso en la cama, llevando un brazo hacia atrás. Su diestra sujetaba el vaso mientras sus labios jugaban con el contorno del mismo. Cruzó la pierna derecha sobre la izquierda, sin dejar de admirar aquel misterio que la noche le había ofrecido.

–Sin lugar a dudas debes serlo Ren, un romántico como los que ya no existen–

Sorbió un poco del licor.

–¿Sabes? Siempre las cosas nuevas nos asustan, nos sentimos intimidados al descubrirnos en semejante estado de lasitud, creemos que es demasiado para la clase de persona que somos o que hemos sido hasta el día de hoy–
suspiró –Pero si te das la oportunidad, descubrirás que puedes ser correspondido de muchas formas–

Cambió su postura para aproximarse un poco más a él.

–Te darás una ducha y llevarás rosas, un detalle único que enamore a esa mujer. Hablarás con ella de muchas interesantes, hablarán toda la noche de ser posible– curvó sus labios ligeramente –Conocerás su corazón antes que su cuerpo–

Acomodó el cabello desenmarañado de su acompañante, antes de sentir que él acortaba aún más la distancia entre ambos.

–Yo…– pasó saliva antes de continuar en su discurso, él hubiese sido un amante sublime en otras condiciones –Yo me rendiría ante una mirada como la tuya y dejaría que el corazón hablara lo que la mente no logra comprender–

Cerró los ojos y a un segundo antes de rozar los labios de Ren únicamente clavó su rostro en el hombro ajeno.



take my love for granted:

mascara on those little bambi eyes:

life imitates art:

Ninon Laurent
Prostituta Clase Baja
Prostituta Clase Baja

Mensajes : 39
Puntos : 45
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 21/10/2015
Localización : Burdel

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Kissed by Fire → Privado

Mensaje por Reinout van Bergeijk el Dom Mayo 22, 2016 2:25 am


“For each new morning with its light,
For rest and shelter of the night,
For health and food, for love and friends,
For everything Thy goodness sends.”
― Ralph Waldo Emerson


«Eres demasiado dulce», vaya, esas eran palabras que jamás se imaginó escuchar en referencia a él, pero le gustó. Algo en su ego se infló, más que eso, algo más profundo se removió al grado de conmoverlo. Una sensación confortable que no quiso abandonar. Rio un poco, sin poder refutar y la observó. De aquel modo, el contexto se perdía y parecían dos viejos amigos charlando, poniéndose al día, dándose consejos. Reinout estuvo satisfecho con ello, porque era lo que estaba buscando; no había errado, pero es que él muy pocas veces se equivocaba con esas cosas.

Las palabras de Ninon poco a poco fueron cayendo en su lugar, como si armaran un rompecabezas en su interior. Se preguntó qué historia tenía que contar ella como para poseer tanta sabiduría, pues era joven. Normalmente las mujeres en su posición no lo habían pasado muy bien, y lo lamentó profundamente. En un pensamiento lateral, anotó que luego se encargaría de hacer algo por ella, pagarle con creces lo que estaba haciendo por él ahora. Asintió como un niño pequeño que comprende la lección.

Lo haré —le guiñó un ojo—, y ya te diré cómo salieron las cosas. De hecho, tengo una idea —alzó el índice derecho como si fuese a dar una cátedra—. Ya sé qué le regalaré; es algo con valor sentimental para mí, y no me importa qué respuesta me de, quiero que ella lo tenga —pensó en el viejo camafeo que había sido reliquia de la familia Ruysch por generaciones, la familia de su madre. Entonces se quedó meditabundo, sumido en sus propias tribulaciones hasta que parpadeó, reaccionando.

Oh, vamos, lo dices por decirlo —se sonrojó y en la pálida y pecosa piel fue demasiado evidente. Rio como un tonto—. ¿Sabes? Creo que de haber sido de otro modo, seríamos muy buenos —señaló con la mirada la cama, pues a eso se refería—. Modestia aparte, pero yo no tengo quejas —sonrió y era evidente que sólo estaba bromeando. En realidad nunca había tenido quejas, eso era verdad. Se peinó el bigote y se puso de pie.

Me has esclarecido muchas cosas —anduvo por la habitación como bestia enjaulada, parecía estar maquinando algo, y siendo él, seguramente así era—. No sé qué hubiera hecho sin ti, lo digo en serio. Estaba a nada de tomar el primer barco que viera y que me llevara al fin del mundo o al demonio —se acercó de nuevo a Ninon y tomó sus manos entre las suyas. Se agachó un poco para verla a los ojos. Eran hermosos, grandes y expresivos, aunque pudo notar que tristes también. Al menos esperaba, haberle causado gracia esa noche, haberle hecho menos pesada su rutina.

Gracias preciosa —al fin dijo, sin soltarla, la besó en la frente y acarició su oscuro cabello—. Yo soy de los que no olvidan este tipo de cosas, así que te lo compensaré, y no digas que no, ¿de acuerdo? Lo voy a hacer de todos modos —se encogió de hombros y comenzó a hurgarse en los bolsillos del pantalón. Dejó dinero en una mesilla. Pero aunque ya había dejado suficiente, siguió sacando de sus bolsas.


Última edición por Reinout van Bergeijk el Mar Sep 06, 2016 10:09 pm, editado 1 vez


He was red, and terrible, and red:


M a d n e s s:
In life after life, in age after age, forever:
Sorry, not sorry:

Reinout van Bergeijk
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 96
Puntos : 85
Reputación : 40
Fecha de inscripción : 09/09/2015
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Kissed by Fire → Privado

Mensaje por Ninon Laurent el Dom Jul 17, 2016 11:35 am

No sabía con exactitud lo que había logrado en Ren, había hablado con el corazón y con la sinceridad que siempre le había caracterizado sin esperar algo a cambio. Veía en él una esperanza y por ende aceptó ayudarle al regalarle esos consejos, se quedó un par de segundos a su lado aspirando la suave fragancia que despedía, existía una confusión casi palpable en su corazón y en su mente. La repentina desaparición de Alekséi y estar alejada de su pequeño eran constantes que derribar todos los días, sin embargo segura estaba que aquel hombre que había llegado hasta su alcoba de manera fortuita sería algo por lo cual estaría agradecida para siempre. El hecho de que su encuentro se estuviese tornando en una amistad y lazo de confianza le venía como solaz a sus días insípidos.

Sonrió con naturalidad al verle de pie demostrando que era un hombre cabal, capaz de cruzar los océanos por lograr su cometido con aquella bella mujer que seguramente le correspondería de manera positiva. Acomodó su cabello oscuro tras la oreja y cruzó la pierna izquierda. Quien diría que una mujer como Ninon poseía mucha más fortaleza de la que normalmente demostraba tener.

–Por supuesto que hubiese sido una velada perfecta– Rió dejando entrever su don de vanidad, no había hecho falta esa noche puesto que estaba tratando con alguien muy diferente, alguien que valía la pena visitar en alguna otra ocasión cuando los días se tornaran mejores para la francesa.

Sus orbes marrones y expresivos se tornaron completamente hacia él cuando rompió la brecha y se aproximó nuevamente a ella. Le decía demasiadas cosas con solo un roce de sus manos o y movimiento de cejas. Era inevitable no sentirse dichosa, con la plena seguridad de que Ren era un amigo ya para ella, después de escuchar la manera en la cual planeaba huir de su realidad, Ninon respondió con un nudo en la garganta.

–No me cansaré de repetir que eres un hombre distinto Ren, un hombre de bien y cada vez que esa idea cruce por tu mente sabes dónde encontrarme ¿De acuerdo?–

Cerró los ojos a la tibia caricia de él y sentía la necesidad de confesar parte de ese lúgubre panorama, era lo menos que podía hacer para no sentirse inferior. Estaba mal acostumbrada a recibir malos tratos quizás e incluso ofensas, pero esa era la vida de las mujeres como ellas, muchas no lograban sobrevivir al encierro y a la crueldad que representaba el ser tratadas como meros objetos de placer. Aguardó a que el terminara de colocar el dinero sobre la mesa y entonces reunió el coraje suficiente para iniciar su confesión propia.

–De hecho hay algo que puedes hacer por mí en este instante–

La voz apenas audible llegó como un susurró a oídos del hombre.

–Detrás de ti, en ese estante busca un pequeño cofre de plata, ya algo maltrecho quizás pero es lo único que hallarás de valor en un lugar como este, ábrelo por favor y dime que es lo que has encontrado–

Sonrió nostálgica, pues en él se hallaban las cortas misivas escritas por su pequeño, oraciones y dibujos que mantenían una esperanza en el corazón de Ninon.



take my love for granted:

mascara on those little bambi eyes:

life imitates art:

Ninon Laurent
Prostituta Clase Baja
Prostituta Clase Baja

Mensajes : 39
Puntos : 45
Reputación : 23
Fecha de inscripción : 21/10/2015
Localización : Burdel

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Kissed by Fire → Privado

Mensaje por Reinout van Bergeijk el Mar Sep 06, 2016 11:06 pm


“Perhaps it takes courage to raise children..”
― John Steinbeck, East of Eden


La soslayó mientras seguía sacando monedas de oro de los bolsillos. No recordaba andar siempre con tanta morralla. Incluso le pareció ver que un botón también se iba con todo, pero no le importó. Sonrió nada más. ¡Ah! Si lo conociera, pensó. Si supiera su pasado. Ese donde su rostro estuvo reproducido en la mayoría de los puertos con la leyenda de «se busca» o «cuidado con este hombre». Había sido un pirata temido, y como en todo lo que le gustaba hacer a Reinout, había sido el mejor. Solía creer que si no ibas ser el mejor, ni lo intentaras. Pero dejó que Ninon lo tuviera en tan buen concepto, porque le gustó la idea, como si hubiera algo puro en ello, lo último que quedaba en una persona como él.

Sin embargo, se detuvo de su labor cuando de hecho dijo que podía hacer algo por ella. Se irguió y puso una expresión digna de un cachorro que escucha un sonido nuevo. Se quedó atento e intrigado. Una vez que tuvo toda la información que necesitaba, hizo lo que le indicó y fue a por el cofre de plata. Regresó con él. Lo miró como si se tratara de un verdadero hallazgo, casi con cautela, o respeto. Continuó, obediente y abrió la caja, misma que estaba repleta de trozos de papel, aunque no entendió la importancia de los mismos.

Tuvo que dejar el pequeño arcón en una mesilla cercana y sacó uno de los papeles. Lo giró y vio un dibujo, los trazos eran torpes pero seguros, era obra de un niño. Sacó luego otro papel, éste tenía palabras escritas, era una carta redactada con lenguaje sencillo y trazos sueltos. Sin embargo, no la leyó, continuó sacando papeles, de diferentes tamaños y grosores, incluso colores, pues algunos eran más amarillentos que otros.

Sorprendido por la cantidad de cosas que una cajita tan pequeña podía guardar, se sentó en la cama y siguió sacando cosas, más dibujos y cartas cortas. Al fin alzó el rostro, era casi como si se hubiera olvidado de Ninon al descubrir aquel misterioso tesoro.

Son cartas y dibujos, claramente de un niño… —comenzó a decir, y en cuanto las palabras brotaron de su boca lo comprendió. Abrió bien los ojos, y los labios también, pero ningún sonido más salió de su boca por algunos segundos—. Ya entiendo —entonces musitó y tomó algunas de las cosas que había sacado para volver a analizarlas.

¿Necesitas que te lea esto? —Alzó una de las cartas, pero no se atrevió a iniciar. En realidad no estaba muy seguro de los deseos de la chica y no quería leer algo que resultara muy personal, o peor aún, insultarla suponiendo que no sabía leer—. Me parece increíble que guardes todo —confesó. Aunque en el fondo, lograba entenderlo todo lo que un espectador ajeno podía. Era su hijo, quizá su única razón para continuar en esta gran farsa a la que llamamos vida. Sobre todo, teniendo una vida tan dura como la que ella tenía. Era cordura en medio de la locura.

Se sintió algo desdichado en ese instante. Por ella, pero por él también, pensando en el calvario que seguramente su madre padeció cuando él decidió largarse. Al menos, pensó, había estado con ella para decirle adiós. Clavó los ojos en Ninon con algo parecido al agradecimiento, por permitirle ver esa parte de ella.


He was red, and terrible, and red:


M a d n e s s:
In life after life, in age after age, forever:
Sorry, not sorry:

Reinout van Bergeijk
Cambiante Clase Alta
Cambiante Clase Alta

Mensajes : 96
Puntos : 85
Reputación : 40
Fecha de inscripción : 09/09/2015
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Kissed by Fire → Privado

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:42 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.