Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


¿Tú eres ese milagro que espere? || Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Tú eres ese milagro que espere? || Privado

Mensaje por Alon el Vie Feb 26, 2016 6:56 pm

Para Alon, ex gitano, pensó que su día marchaba hacer perfectamente maravilloso, que cada día que abría sus ojos sería más mejor que el anterior, la buena fortuna estaba a su lado desde hace tiempo pero como todo, se acaba y un viernes por la mañana sería un rotundo fracaso en su mundo de negocios.

Como todas las mañanas, el joven se levantaba dándole gracias a dios por un día más de vida, solía hacer eso, como un rutina que él mismo impuso a sí mismo, para después irse a su primer trabajo, la dulcería, donde siempre lo recibían con los brazos abiertos, como si fuera su hijo o un familiar muy querido de ellos, pero al llegar, notó algo inusual, en la gran puerta de madera de la tienda había un letrero: Clausurado. Joder, la tienda donde trabajaba estaba cerrado, se preguntó de la razón y no tardó mucho en que alguien respondieran “Han denunciado está tienda porque dicen que tiene mercancía caducada, en pocas palabras, vencidas y rancias, por ello se le está haciendo eso hasta nuevo aviso se podrá abrir o sencillamente que nunca se abra” fue un golpe duro para Alon, sin pensarlo lo despidieron, aunque le dio las gracias a su ex jefes cuando los localizo, la dueña llorando en los brazos protectores de su marido, mientras le rogaba aquel hombre que ella nunca haría eso y que lo primordial aquí era sus clientes, pero por obvias razones no les creyó y hasta nuevo aviso estará ese letrero. Tardo tres horas en estar con ellos, cuando todo acabo, los tres se retiraron no sin antes darse un gran abrazo y decirle que pronto se verán y que algún día abren la dulcería, el ex gitano estará encantado de servir nuevamente hacia ellos, y sin decir nada u otra cosa, los ex patrones y Alon tomaron caminos separados.

Aun le faltaba el trabajo de la fonda pequeña, al día siguiente llego temprano pero notó que estaba cerrada. Su anciana jefa nunca cierra, algo malo pasó y como si hubiera invocado el mal, alguien salió del lugar y le dio una mala noticia: La dueña del lugar había muerto la noche pasada, joder y el local temporalmente estaba cerrado, le dieron su dinero correspondiente y otro poco para que sobrevivir mientras consiguiera trabajo, su mala suerte siguió durante unos días más, que al buscar trabajo nadie le daba ya que en los lugares que deseaba trabajar pedían requisitos como: necesitaba personas con experiencia o niveles alto de educación y él no tenía ni eso ni el otro, molesto consigo mismo se sentó en una silla de un puesto solitaria, ahora no sabía qué hacer, el poco dinero que logró ganar, ya estaba fuera de su alance y estaba desesperado, aunque él nunca le importo el dinero, le gustaba vivir al día, no le gustaba que le pagaran de más. Miró hacia el cielo deseando que un milagro pasara ante él antes de que muriera por no comer algo.


Bajo su cabeza y la escondió en sus manos, no queriendo llorar como si fuera un niño pequeño, aunque así se sentía en estos momentos…

¿Los milagros existieran? Alon cree, pero a veces no.



Alon
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 13
Puntos : 5
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 16/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Tú eres ese milagro que espere? || Privado

Mensaje por Oritía Grøelschkøj el Lun Mar 07, 2016 7:46 pm

La calma en el ambiente a veces podía llegar a resultar incluso insulsa y aburrida. Si, era cierto que me encantaba el silencio a mi alrededor, el que nadie se atreviera a acercarse a dónde me encontraba si no tenían un motivo de peso para hacerlo. Pero en algunas ocasiones necesitaba un poco de acción, algo que pudiera alejar cualquier aburrimiento pasajero para darle paso a un poco de entretenimiento. Tras un momento sumida en mis propios pensamientos, mi mente finalmente se paró en aquello que parecía necesitar: un nuevo juguete, o mas bien algo que pudiera entretenerme hasta que, para variar, me aburriera de ello. Era cierto que solo había un tipo de “juguete” que cambiaba con frecuencia, luego estaba una clase distinta de “juguetes” aquellos que me gustaba tener bajo mi poder y moverlos a mi antojo, ver cómo hacían todo lo que estaba en sus manos para complacerme, intentando evitar evadir mi furia. Y eso, si era algo que podía entretenerme bastante.

Con una radiante sonrisa formándose en mi rostro, revisé mentalmente la plantilla del servicio en París y finalmente dictaminé que, definitivamente, aún había sitio para alguna nueva adquisición... solo necesitaba encontrar a las personas correctas para ello, puesto que, incluso para eso, solía tener unos gustos bastante... específicos. Con el perfil que necesitaba en mente, le dediqué una última mirada al espejo en mi habitación, asegurándome que el reflejo que éste me devolvía era completamente perfecto y me dispuse a salir a la calle. Para variar, no necesité alejarme mucho de la paz y la tranquilidad para encontrarme con la algarabía que siempre se respiraba por las calles del centro de París. Pero, ni siquiera eso borró la leve sonrisa de mi rostro. Tras varios minutos mas, y ya encontrándome en el corazón de la zona comercial, mi mirada vagó por los alrededores, observando con detenimiento la gente que se encontraba ahí, analizando tanto las ropas que llevaban, cómo su aspecto y expresiones faciales. Ésa era siempre la mejor manera de localizar aquello que buscaba, algo que no solía ser muy difícil, puesto que eran muchos los que buscaban empleo y que, por alguna que otra circunstancia, tampoco poseían un techo bajo el que refugiarse.

Tras varios minutos, mi mirada finalmente se fijó en alguien de aspecto desolado a pesar de que éste pareciera intentar mantener la compostura. Esbozando de nuevo mi sonrisa, una sonrisa dulce y agradable, mis pasos se acercaron lentamente hacia dónde éste se encontraba. Pero no fue hasta que mis pasos frenaron ante él, que me dispuse a decir algo —Parece que ha tenido un mal día —musité con un tono de voz bastante agradable, dejando que la delicada y excelsa dama de sociedad que era, saliera a la luz haciendo gala de sus modales y encanto. Ésta no solía fracasar nunca. Era mas que consciente que esta era, con bastante seguridad, mi faceta mas encantadora, la que siempre encandilaba a quién me propusiera y muchas veces era clave para cerrar cualquier acuerdo—. ¿Puedo hacer algo por usted? —pregunté con suavidad, mientras le miraba y esbozaba de nuevo una breve sonrisa, antes de esperar, con calma, tanto sus respuestas cómo sus reacciones para analizarlas y saber así si podía o no servirme.



Oritía Grøelschkøj
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 33
Puntos : 22
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 23/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Tú eres ese milagro que espere? || Privado

Mensaje por Alon el Vie Mar 18, 2016 3:49 pm

¿Qué iba hacer si no tenía trabajo? Su suerte se acabó, quería volver a dormir y despertar para que todo fuera una pesadilla, que nada de lo que está viviendo fuera cierto, sus dos trabajos perdidos, uno, porque los cerraron y el otro porque esa anciana tan noble que le dio trabajo murió, y aparte ¿Por qué todos los seres que él atesora tienes que morir? ¿Por qué dios siempre lo castiga de esta manera? No bastó en que le arrebataran a sus seres queridos para volver hacerlos, vaya, sí que Alon estaba mal, y él siempre se decía que no merecía eso ¿Le hizo alguien algo, o tal vez en la otra vida? Porque la verdad no se explicaba porque desde hace tiempo le va tan mal, injusticia, es lo que pensó.  Oh tal vez irse de su antiguo trabajo alguien lo maldijo y era necesario que se diera una buena limpia para que los malos espíritus se fueran de su ser y tener ahora un poco de suerte, pero eso lo ve muy difícil. Pero luego pensará que está ocurriendo con aura, ahora lo que tiene que hacer es buscar un buen trabajo, buscar con que ganarse el pan de cada día. No está molesto porque perdió el trabajo y ya no tendrá dinero, no, si no que alguien haya alejado Alon de sus seres apreciados, como los señores de la dulcería o la anciana de la pequeña fonda. Porque trabajo tal vez pueda encontrar a la vuelta de la esquina o tal vez no o, joder, ya no sabía lo que estaba pensando el sujeto.

Dejo caer sus manos hacia enfrente y elevó su rostro hacia el cielo, un clima estupendo para una temporada invernal, aunque en estos momentos Alon no sintiera ni el frio en su cuerpo. La ira, el enojo y la frustración hiciera su magia, calentar su propio cuerpo, era algo anormal que este joven se enojara, porque la verdad él es un dulce hombre que lucha para sobrevivir cada día, pero a veces un hombre de esta magnitud puede explotar finalmente y sentirse así, nadie lo culpaba, la verdad.  Lo que el ex gitano necesita  es clamarse, contar hasta diez y lograr pensar que pasara desde ahora, no quería volver con el rabo entre las piernas a la zona de gitanos, para rogarles que lo aceptaran nuevamente, él con los pantalones bien puestos se fue y no volverá aunque este muriendo. Mordió levemente su labio inferior y vio por todos lados, logrando saber qué hacer, pensar con claridad, analizas las cosas perfectamente. -Bien, necesito hacer algo…-Susurro, para después volver a cubrir su rostro con sus manos, tragando saliva y apretando sus ojos para que las lágrimas traicioneras no saliera, aunque dicen que llorar es bueno pero él todavía tiene dignidad. Si señores.

Sin poder retenerlas más, unas lágrimas rebeldes salieron de sus ojos, pero las quitó rápidamente cuando escucho la voz de una mujer muy, pero muy cerca de él, bajó las manos que hacía que su rostro estuviera oculto y ahí, vio a una mujer con un vestido tan fino que podía doler al verlo y aparte muy descubierto que dejaba ver algunas partes de su piel blanca. -¿Oh?...-Ladeo un poco su rostro al no comprender rápidamente lo que ella había dicho y aclarando la garganta. -Sí, fue un pésimo día Mademoiselle, pero es algo que puede arreglar, como dicen muchos, mañana será mejor y otro día. –Río con levedad, para levantarse de donde estaba, pero volteo a ver al dueño de esté, amigo suyo, se alegró por ello, no queria que lo corrieran a escopetazos por sentarse en un lugar que tal vez un cliente lo necesitaba, nuevamente fijo la mirada de la bella mujer, porque no iba a negarlo eso sí, ante todo es un hombre que admira la belleza de una mujer. Negó ante lo dicho de la dama. –Aquí nadie puede ayudarme, la verdad solo yo. –Hizo una reverencia. –Por cierto me llamo Alon. –Alzó su ceja riéndose. –Pensara que soy patético y que soy peor que una mujer dejada en pleno casamiento pero de verdad esté día ha sido de loco y lo único que deseo es dormir, así que sin más me retiró, que su día sea mejor que el mío y no piense que soy grosero, pero la verdad, tal vez lo que necesito es un miagro..– Dijo para alzar el brazo y despedirse de su viejo amigo el mesero, para caminar y alejarse de la mujer bella.



Alon
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 13
Puntos : 5
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 16/12/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Tú eres ese milagro que espere? || Privado

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:27 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.