Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Fade to Black

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fade to Black

Mensaje por Alchemilla Gillespie el Miér Mar 09, 2016 12:38 pm

Goodbye

Ellos estaban particularmente fuertes. Gritaban, gemían y se rasgaban las vestiduras; todo dentro de mí, de mi cabeza, en mis oídos, a mi alrededor, bajo el puente, en todas partes. Susurraban y después exclamaban, tomaban turnos para repetir y hablar y no había silencio, nunca lo había. El aire cortaba como cuchillos que se me clavaban en los oídos y en el vientre, había sangrado en ocasiones durante los días anteriores  y la piel la tenía manchada de mucha sangre. Rojo y blanco, como mis ojos, como mi ropa. Como yo. Roja y blanca, carmesí y palidez, muerte y vida. Muerte…

Los has matado, los has matado, los has matado, los has matado…

Escapé porque no podía aguantar más, porque los gritos eran horribles. Cerré los ojos y huí a empujones, gritando maleficios, ¡no sé cómo! Huí del sanatorio mental donde Timeus me había apresado y corrí fuera de la ciudad. Me monté en carros llenos de heno y en carruajes reales o de nobles, no importaba. Huí, me aparté, me alimenté de lo que encontraba en las lindes del camino. Maté conejos (¡chúpate esa, Robbie!) y los comí crudos, con sus cuerpecitos rotos rebotando contra mi pecho mientras los mordía y destrozada, desgajaba, rasgaba. Ellos sangraban, y yo también.

¡Corre, Pendleton! ¡Corre, ve hacia allí y descubre la verdad! Eres Gillespie ahora, pero pronto verás la verdad.

Jadeando, atravesé la maraña de árboles y el riachuelo, todo como lo recordaba. Así fue como llegué a la aldea, escondida tan profundamente que los caminos que la conectaban con París me parecían dibujados, no reales. ¡Pero lo eran! Eran caminos de verdad, uniendo vidas de verdad, o no porque aquella era una aldea muerta, quemada hasta los cimientos. ¿Dónde me encontraba? En casa. No, no estaba en casa, pero yo había nacido allí, había vivido allí…

Sigue andando. Busca el hogar que tú quemaste, el lago donde tú ahogaste.

¡Pero yo no hice ninguna de esas dos cosas! No, yo había huido de la crueldad de Murphy, que había secuestrado a mis hermanos y los había alejado de mí. Yo había sido una víctima, ¡no una victimaria! Pero anduve a través de las casas, y me acerqué a la que sabía que conocía bien; estaba quemada hasta los cimientos. Subí por las ruinas, me caí más de dos veces por los escalones podridos y quemados, por las vigas, pero sabía a dónde me dirigía: la habitación de Alessa. Y allí la encontré.

¡La mataste!

Solté un aullido salvaje, más que un lobo, más que Robbie y Scarlet juntos. Aparté de mi mente los pensamientos de los demás, de ellos, y corrí hacia los huesos calcinados pero enteros que había allí. Huesos, huesos vivos, huesos muertos, y una nueva voz que se sumó al resto y me gritó que era yo la culpable, que yo lo había hecho, ¡que yo la había matado! Alessa.

Tú nos mataste. Nos mataste a todos.

No… Temblaba insoportablemente pero al mismo tiempo sudaba. Frío y calor, el fuego que sentía al tocar los huesos y al revivir imágenes del incendio, de cuando Alessa ardía y gritaba que la salvara y que no la matara, que la sacara de allí y yo no lo hice. Volví a gritar y me alejé de la habitación; no miraba por dónde iba y me caí hacia el piso inferior con los huesos sobre mí. No, no podía ser cierto, no, no, no…

¿No vas a buscarme ahora a mí, hermana?

Vi a Joshua claramente, lo vi cogerme del pelo y estirar para que lo siguiera, y primero arrastrándome pero después corriendo lo hice, por el bosque, a través de los caminos polvorientos de tierra y barro rodeados de árboles y de yerbajos. Me condujo hasta un lago, una superficie negra y lisa en la que no había ondulaciones porque tampoco había aire: yo lo consumía todo. Allí fue donde él me empujó.

¡Búscame!

Su mano en mi cabeza me mantenía bajo el agua, y yo manoseaba, tocaba y arrancaba plantas intentando resistirme a él y salir a respirar, ¡lo necesitaba! No como abrir los ojos, eso no lo necesitaba y no lo hice, excepto cuando cogí algo que se rompió y yo supe que era su calavera. Que me cortó los dedos y alivió la presión sobre mi cabeza para que pudiera respirar. Era Joshua. Pero no era Joshua porque estaba muerto; yo lo había matado.

Sí. Los has matado a todos. También a Murphy.

Paz y calma. Dolor extremo, parálisis, no podía moverme ni respirar. Joshua y Alessa venían a mí y me abrazaban en el agua; sus cuerpos eran reales. Pero estaban muertos… Los fantasmas pueden hacer eso. De rodillas en el lago lloré, aunque no se notaba porque ya estaba empapada. No emití ningún sonido mientras ellos me aprisionaban y, después, me hundían en el lago; eso Joshua, Alessa me apretaba la boca y la nariz para que no respirara. No me moví, no me resistí. Los estaba viendo aunque los había matado, los veía por última vez. Yo los maté y ellos me mataban: parecía justo. Y así fue. Así fue como morí…

Para siempre.

Alrededores de París, actualidad

Credits to Rapture



Luck ran out:
I lost the love:
It run me down:
Stopped being fun fun fun:

So don't come round:
Don't go waste your time, Waste my time:

avatar
Alchemilla Gillespie
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 174
Puntos : 289
Reputación : 144
Fecha de inscripción : 25/06/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fade to Black

Mensaje por Alchemilla Gillespie el Mar Abr 25, 2017 2:36 pm

Hello...?

Abro los ojos. Intento quitarme el peso que me oprime el pecho, pero nada se cae. Miro en esa dirección y no veo nada; frunzo el ceño, no lo entiendo, ¿dónde...? ¿Quién? No recuerdo nada. Intento cerrar los ojos otra vez, pero todo lo que veo es negro, con algún rojo ocasional, pero ninguna figura ni nada que explique... ¡nada! Es frustrante no saber, porque ni siquiera entiendo qué hago aquí, ni dónde es aquí, ni quién soy yo, ni absolutamente nada. ¿Esa cama me pertenece? Pero, a la vez, ¿por qué sé que es una cama...? Identifico todos los muebles de la habitación, y ninguno porque no sé a quién le pertenecen, ni si tengo su permiso para usarlo. ¿Por qué necesitaría su permiso? No lo entiendo, no...

...agua,agua,agua,agua,agua,AGUA. Muerte. ¿Vida? ¡No!

¿Qué demonios! Me incorporo y me llevo la mano a la cabeza, porque sé que he oído algo, pero estoy sola. ¿Estoy sola? Miro en derredor y la cabaña no me miente: no hay nadie más. Aun así, me levanto (estoy desnuda. ¿Por qué estoy desnuda? Me cuesta respirar. Tengo el cuello en llamas, y en un espejo roto lo veo amoratado. ¿Qué me ha pasado?) y busco. Reviso debajo de la cama porque algo en mi cabeza dice que tal vez encuentre algo ahí, pero nada, sólo hay polvo. Estoy segura de que el polvo no va a ayudarme, ¿o tal vez sí...? Creo que eso es una broma, pero no termino de captarla. Tengo tanto frío que no creo que pueda entender nada aparte de las ropas con las que empiezo a cubrirme.

¿Dónde...? ¿Dónde estoy? ¿Qué pasa?

Me detengo en seco, aunque ya no esté desnuda. Ahora lo he oído, ¡lo he oído!, ¿de dónde viene esa voz? Miro a través de las ventanas, pero no hay nadie fuera, ni tampoco dentro, eso sí que lo he comprobado. La única respuesta posible es mi cabeza, pero no puedo estar escuchando nada ahí arriba, ¡no puedo! No sé por qué estoy tan convencida, pero lo estoy; ¡ojalá tuviera la misma certeza con respecto a mi nombre, o a mi profesión, mi familia, algo...!

Alchemilla.

¿Qué!

Soy... Tu nombre es Alchemilla.

Intento hablar en voz alta para ver si esa voz es la mía, y no me sorprende no poder, porque aún recuerdo, de entre lo poco que sí puedo ver, que mi cuello estaba amoratado. De hecho, todo mi cuerpo empieza a estarlo, aunque aún solamente duelen ciertas zonas: entre mis piernas (líquido. Resbala. ¿Qué has hecho! ¡No lo sé!), en mis caderas, en mis muslos, en mis muñecas. Me las miro y están rojas ya, como si me las hubieran atado, pero no veo la cuerda, no veo tampoco nada salvo botellas vacías y unas monedas que me apresuro a coger, aún no sé por qué.

Porque te vendes barata. ¡Porque estás vendiéndote y no sé qué hago aquí ni por qué no hay paz ni por qué todo es confuso y duele y es demasiado intenso y...!

¡Por favor, no, que pare! Yo no entiendo nada, no sé si eso que oigo soy yo, ¿qué si no?, o tiene alguna otra explicación. Aunque esté vestida tiemblo, y mis manos parecen quebradizas, como si estuvieran perdiendo toda su fuerza. No sé cómo he conseguido ponerme en pie, pero me cuesta sujetarme, y empiezo a ver las cosas dobles, triples incluso. Trato de respirar pero cuesta, cuesta mucho, más cuando duele tanto; cierro los ojos...

¡No! ¡No hagas eso! Burdel, en el burdel es donde hay que estar, te esperan, hay una habitación para ti. Eres prostituta.

Abro los ojos apenas una rendija, tratando de calmarme. En algún rincón de mi mente (¿gracias a la voz o no?), creo que quiero recordar que es cierto, que mis ropas ligeras son de prostituta; sé que esas son las mujeres que se venden, y creo que yo... Sí. Yo lo hacía. Estoy segura, aunque no sepa cómo ni por qué he llegado a eso, pero es lo único que tiene sentido. ¿Y dónde está el burdel?

Yo te llevaré. Pero sal de aquí, de una buena vez. ¡Vamos, vamos!

Y lo hago. Que Dios me libre, pero lo hago: salgo de la cabaña sin mirar atrás, sabiendo de repente y sin motivo dónde está el burdel; recuerdo cosas que sólo puedo decir que recuerdo porque las veo, pero siento que no me son familiares. Como esa voz... ¿Es mía? ¿No es mía? Tal vez sea mi consciencia, los recuerdos que no consigo conocer, pero lo dudo, hay algo peligroso en ella, en mí, en... en Alchemilla. Hay algo que no me encaja y que me hiere, pero no sé qué es, y hasta que no lo sepa, eso es todo lo que tendré, así que más me vale asimilarlo.

Eso es. Así es como renacemos, Alchemilla... Así es como Alchemilla vive.

Alrededores de París, ¿actualidad?

Credits to Rapture



Luck ran out:
I lost the love:
It run me down:
Stopped being fun fun fun:

So don't come round:
Don't go waste your time, Waste my time:

avatar
Alchemilla Gillespie
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 174
Puntos : 289
Reputación : 144
Fecha de inscripción : 25/06/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.