Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




Volviendo a las andadas [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Volviendo a las andadas [Privado]

Mensaje por Rylan el Miér Mar 23, 2016 11:19 pm

¿Cuánto tiempo había pasado desde la última vez que decidió robar? Mucho. La necesidad no le atacó hasta aquellos momentos, donde el dinero robado con ayuda de Monicke se había agotado, al igual que las esperanzas de encontrar a la cambiante. Loreena ya le había advertido que cuidará de ella debidamente y al no hacerlo, sentía la condenó a caer en manos peligrosas y lo único que de vez en cuando calmaba la culpabilidad que le atacaba en los momentos menos esperados, era el pensar en que el destino de la fémina no fue desdichado y que por el contrario, tenía mejor destino que el del gitano. Rylan estaba pasando pues dificultades no sólo económicas, también comenzaba a sentirse nuevamente fuera de lugar; pensando cada vez más continuamente en su madre y en que de cierta manera decepcionaba el deseo de ella porque encontrará un lugar al que de verdad perteneciera. La madre del gitano siempre había esperado más de sus hijos, no que repitieran los patrones de su padre, algo que al parecer ni siquiera Rylan podría evitar.

Sin dinero y confundido, el gitano esperaba ser capaz de robar lo suficiente para irse de una vez y por todas de París. Aquella ciudad no fue lo que esperó y lo que le parecía mejor era buscar un nuevo lugar al cual irse, aunque al hacerlo dejaría las pocas amistades que logró mantener y toda esperanza de un hogar definitivo.

Caminando por las calles céntricas de París, observaba de un lado a otro buscando una presa lo suficiente adinerada como para permitirse una salida rápida de la ciudad. A donde quiera que miraba, era capaz de ver la opulencia de los adinerados pero no detectaba a quien creía, era él o la indicada para el robo. Un suspiro salió de sus labios y se detuvo cerca de una establecimiento, descansando su espalda contra la pared, esperando ver si la suerte decidía sonreírle. Estático, paseando la mirada de una persona a otra fue que observó a una pareja que andaba tranquila entre las calles, las joyas en el cuello de la mujer eran sumamente extravagantes y una sonrisa apareció en los labios del gitano, quien decidido a hacer de ella su presa, inició la marcha en dirección a ella.

El corazón de Rylan estaba acelerado, la adrenalina de no saber si sería capaz de lograr su cometido le inundaba el cuerpo y era justo el momento donde pensaba correr para arrebatar la joyería femenina, que una mano sujeto su hombro provocando que el gitano diera un respingo y se girará alterado para saber quien le impedía completar su misión.


Última edición por Rylan el Vie Abr 22, 2016 11:04 pm, editado 1 vez



Mandaba en todo menos en el destino

Bruja loca del mal:



Rylan
Gitano
Gitano

Mensajes : 72
Puntos : 78
Reputación : 32
Fecha de inscripción : 19/04/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volviendo a las andadas [Privado]

Mensaje por Giuliana Mordrake el Lun Abr 04, 2016 8:17 am

La mano que se posó sobre el hombro de Rylan iba enfundada en unos mitones de encaje negro, a juego con los adornos parcos de su vestido azul oscuro. El atuendo parecía estar fuera de lugar en ese cuerpo y ese rostro; debería estar vistiendo una percha más vieja y gruesa, en vez de hacerlo sobre aquella joven de ojos claros y cabello rizado del color del trigo. — No lo hagas… no va a salir bien —Una voz suave acompañó su gesto. El contraste visual que ofrecía la extraña al gitano, era digno de observación. Giuliana era de constitución delicada, blanca, de rasgos dulces. Pero los halos azules que se marcaban bajo sus párpados, unidos al estilismo tan propio de una mujer recatada, viuda o anticuada, le daba cierto aire tétrico o extraño. “Tu hija es muy rara Arthur, deberías dejar que la examinasen”, ése era el comentario habitual que le hacían a su padre. Sus gestos eran comedidos y normalmente no entablaba conversación a menos que fuera necesario. Pero en aquel caso lo era, había seguido un impulso de los suyos.

Apenas unas horas antes había sufrido una visión, y en ésta, paseaba por las calles del centro cuando un ratero trataba de robar a una pareja, sin contar con que dos gendarmes salían de la Deuxerre Boulangerie. En su visión conseguían atraparlo ya que el marido de la atacada lo retenía. Lo que sucedía después estaba escrito en el destino con colores rojos y olor a hierro. En el forcejeo brillaba el acero y en algún momento hasta pudo escuchar las gotas de sangre restallando sobre el pavimento. La visión finalizaba con Rylan tendido en la calle, con los ojos mirando al cielo, estáticos, quietos para siempre.

No lo conocía de nada al ratero y nunca antes había intervenido en el escenario de una visión. Quizás fuera por ese motivo por lo que había sentido la compulsión de detenerlo. ¿Qué sucedería entonces? ¿Estaba cambiando el futuro? ¿o era como en el libro que había leído sobre los fundamentos de la precognición? en él estaba escrito que las visiones no eran certezas absolutas, que a veces podían no suceder, o suceder pero no de igual forma, de tal manera que el resultado podía ser cambiado. Hablaba también de que podían ser advertencias y que estaba en la mano del clarividente el intervenir para cambiar el futuro o no hacerlo, aunque todas las opciones tenían siempre consecuencias. Eso lo había escuchado de boca de su tía Gwenda: “Toda magia tiene un precio”. Siempre, siempre lo tenía. Unas veces era mayor y otras menos, pero alterar las leyes del mundo nunca estaban exentas de consecuencias.

Carraspeó, de pronto se sentía incómoda.— …hay… hay dos gendarmes en…— señaló brevemente el establecimiento donde estaban las autoridades.— …quiero decir que… bueno…yo… tengo que irme. Adiós.— Retiró la mano y se dio la vuelta caminando con cierta rigidez. {¡Dios! no me sigas… no me sigas…no me preguntes cómo lo sé…¡Maldita sea Giuliana! eres una imbécil. ¿En qué narices pensabas? estás interviniendo en el resultado de una visión. ¿Y si ahora pasa alguna catástrofe?} los pensamientos la asaltaron sin piedad. Pero es que había visto esa luz de la vida apagarse en los ojos del gitano apenas unas horas antes y al verlo en la calle, parado justo en frente de ella, ajeno a su destino, sintió en sus propias carnes el bocado frío de la certeza, sintió el peso de lo implacable caer sobre sobre su persona forzándola a tomar una decisión.

La decisión había sido tomada, y toda magia tiene un precio. Ahora debía esperar la consecuencia. Eso es lo que ocurría cuando una bruja sin instrucción experimentaba con sus dones. Tenía el vello de la nuca erizado y las entrañas apretadas en un nudo. Quién sabe lo que sería capaz de desatar.

Los gendarmes salían de la panadería en ese mismo momento y se detuvieron, mirando alrededor, escrutando cada cara, cada gesto, cada sonido, certificando que todo estaba en orden y en paz. Fijaron las miradas unos segundos en Rylan y en la muchacha que ponía su mano sobre él. Ésta retiró la mano y se giró caminando hacia la otra acera. Todo bien, nada nuevo bajo el sol. Colocaron las manos a los lados del cuerpo, con ese aire marcial de los soldados y se alejaron dispuestos a seguir con la ronda.




"¡Oh Hombre! guárdate de Aquellos que pisan en la Oscuridad las murallas de Kadath, porque el que los perciba conocerá las garras de la muerte."- ^El Necronomicon^.

Giuliana Mordrake
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 14
Puntos : 8
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 01/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volviendo a las andadas [Privado]

Mensaje por Rylan el Sáb Abr 23, 2016 12:52 am

La sorpresa que recibiera al ser tocado de manera tan inesperada, fue únicamente mayor en el momento donde sus ojos se posaron sobre el rostro de una joven de apariencia extraña, que con una voz suave le decía que no llevase a cabo lo que planeaba hacer. Ser descubierto aún sin siquiera haber actuado del todo era algo Rylan ya había experimentado. Como olvidar pues su intento de robo a Loreena, aquella bruja que haciendo uso de sus habilidades mágicas lo atrapo no solo a él, sino también a Monicke. Claro que en un giro inesperado de los hechos, la bruja no solo no les delató ante las autoridades sino que además, pasó a formar parte del selecto circulo al que el gitano podía llamar… amigos. Desde esa ocasión, Rylan no había vuelto a robar, todo debido a que durante aquel incidente con Loreena quedó claro que la vida del gitano y el hurto no podían unirse; no solo porque el gitano detestará hacerlo (ya que pensaba que estafar era mucho mejor), sino porque siempre que intentaba llevar a cabo aquel vil acto, terminaba fracasando. ¿Por qué entonces pensó que arriesgarse era una buena opción? La realidad es que no meditó del todo su accionar, de hecho, se había dejado guiar por la necesidad de dinero y huida. No quería permanecer más en aquella ciudad, quería despedirse de todo cuanto en aquel lugar poseía y continuar con su errante camino por el resto de su vida pero ahora, su mente cambiaba de parecer gracias a la aparición de la fémina aquella.

Frunciendo el ceño extrañado ante la intervención pero prestando atención no solo a lo que la mujer tenía para decirle, sino también al aura que la rodeaba, esa que él tan bien conocía; la de una hechicera. Al escuchar la palabra gendarmes, los ojos del gitano fueron capaces de apartarse por fin de la fémina, centrando entonces la mirada en un par de oficiales que salían de una panadería. Aquel par de hombres lo miraron, analizándole de arriba a abajo antes de desviar la mirada y continuar con su camino. Y fue precisamente cuando los oficiales se alejaban que la mano que descansaba sobre su hombro, se alejo.
Espera… – giró entonces, abandonando por completo su intención inicial, supliéndola no solo por la idea de que prefería pasar días haciendo trucos con los cuales estafar a la gente sino también con la determinación de seguir los pasos de la mujer de los rubios cabellos que parecía tan desesperada por alejarse de donde él se encontraba. Apresurando entonces el paso, Rylan terminó por plantarse frente a ella y con expresión sería la miró – ¿Crees que puedes intervenir en los planes de los demás y después desaparecer sin dar explicación alguna? – cruzó los brazos a la altura de su pecho – Sé lo que eres, lo veo – aseguró con plena confianza en si mismo y en que gracias a Loreena ahora sería capaz de detectar a cualquier brujo que se encontrará por la vida – Así que dime, ¿Qué te hizo detenerme? – una fuerza mayor parecía querer evitar que el gitano abandonara tierras parisinas, una fuerza que contrario a lo que él pensara no se encontraba en el exterior sino en él mismo.



Mandaba en todo menos en el destino

Bruja loca del mal:



Rylan
Gitano
Gitano

Mensajes : 72
Puntos : 78
Reputación : 32
Fecha de inscripción : 19/04/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volviendo a las andadas [Privado]

Mensaje por Giuliana Mordrake el Jue Mayo 12, 2016 4:26 am

¿La veía? ¿Era acaso un brujo? Bueno, no sabía a ciencia cierta qué otros seres o criaturas sobrenaturales poblaban la vieja Europa. En Nueva Orleans tenían sus leyendas locales sobre los monstruos de los pantanos, los videntes, los zombies, vampiros y los hechiceros vudú. Quizás allí en París hubiesen más sobrenaturales capaces de percibir auras o energías. Giuliana se detuvo y miró al gitano de arriba a abajo, tomándose su tiempo para contestar. No estaba segura de cómo lo podría tomar el chico, pero a fin de cuentas le había salvado la vida, le debía al menos la discreción de no salir gritando que era una bruja.

Vi tu muerte hace dos horas. Esos gendarmes te daban una paliza y uno de ellos te apuñalaba con el sable. No sabía que me iba a encontrar contigo, a veces veo cosas de las nunca vuelvo a saber nada. — Se encogió de hombros y frunció los labios. Acababa de decirle a un desconocido que tenía poderes penados con la horca. Pero bueno, el chico iba a robar, tampoco es que fuese trigo limpio.— Ahora… tengo que irme. No sé qué va a pasar, he cambiado el resultado de una visión sobre el futuro, y no sé que consecuencias puede tener eso. Quizás ahora mates a alguien que no debía morir, o seas el padre del peor dictador de la historia…yo que sé. He cambiado el destino y sólo sé que toda magia conlleva un precio. Aunque por otro lado…— se quedó pensativa.— quizás tu destino era que yo detuviera tu muerte porque de lo contrario pasarían cosas indeseadas…aaagh! es todo muy confuso. Tengo que ir a la biblioteca a ver si encuentro algún libro que lo explique.

Se colocó el pelo detrás de las orejas con un gesto nervioso y preocupado y echó a andar hacia el College de France, donde tenían una de las más vastas colecciones de libros de ocultismo. Allí solía pasar parte del día, cuando no estaba en su casa o paseando por el cementerio o las calles de París. Su mundo se reducía mucho silencio, y en esa conversación ya había empleado muchas palabras.

El día había amanecido bonito, soleado, y esa luz le molestaba en los ojos. Ella estaba acostumbrada al clima húmedo, denso y lóbrego de los pantanos de Nueva Orleans. La lluvia le parecía un regalo del cielo, como si alguien por allí arriba desease limpiar los mantos de pecado del mundo. Tenía que ponerse la mano como una visera para poder ver algo mientras andaba. Ciertamente su estilo era raro, no iba a la moda parisina. Su vestido de cuello alto, azul oscuro con algunos encajes negros, parecía un saco, nada femenino, nada de corsés ni enaguas. La falda colgaba lacia hasta los tobillos, y calzaba zapatos planos de cordones con calcetines de lana. No tenía tiempo ni ganas para perderlo en chorradas de niñas ricas, aunque su padre fuera un empresario muy pudiente. Los lazos, puntillas y adornos no iban a mejorar lo que era: una chica que vivía a medio camino entre el mundo de los muertos y el de los vivos. No tenía tampoco expectativas de hacer amigos ni de buscar marido, y su padre tampoco le había mencionado nada al respecto. Realmente en su familia apenas hablaban. Su madre estaba depresiva y loca y su padre siempre ocupado y frecuentando tabernas para escaparse de un panorama así en su hogar.




"¡Oh Hombre! guárdate de Aquellos que pisan en la Oscuridad las murallas de Kadath, porque el que los perciba conocerá las garras de la muerte."- ^El Necronomicon^.

Giuliana Mordrake
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 14
Puntos : 8
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 01/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volviendo a las andadas [Privado]

Mensaje por Rylan el Jue Jun 23, 2016 10:51 pm

Sus intenciones de robo se vieron frustradas por una bruja, una a la que no le iba a permitir irse si no le daba una explicación de sus actos. Generalmente Rylan no se metía en los asuntos de otros y por eso, esperaba que tampoco se metieran en sus asuntos y si bien podía dejar que la mujer se marchara sin saber nada más de ella, era tan poco usual que alguien se arriesgara por un gitano que Rylan decidió enfrentarla.

Evitando que ella continuara con su andanza, el gitano le interrogó, recibiendo como respuesta algo que le dejó perplejo. Su muerte. Rylan estuvo al borde de la muerte y la bruja le salvó de su terrible destino.
Gracias – susurró de manera débil pero sincera – Han visto muchas cosas de mi pero nunca algo como eso y mucho menos alguien que no me conociera – entrecerró entonces los ojos – Debes ser muy poderosa si tienes esta clase de visiones de personas que nunca has visto – para el gitano tratar con personas con dones especiales era algo de todos los días, por eso era que no le parecía nada peculiar o raro que ella tuviera habilidades, de hecho, él mismo poseía algunas pero solo hasta haber entrado en contacto con Loreena fue que se dio cuenta de que existían dentro de él.

La manera en que la joven comenzó a hablar después confundió un poco al gitano. Si ella no debía intervenir y cambiar el destino, ¿Por qué lo había hecho? ¿No podía considerarse parte del destino el que ella llegara a intervenir en su muerte? ¿Era intervenir tan malo como ella lo planteaba? ¿Por qué estar con brujas siempre era tan complicado?. Sumergido en sus propias interrogantes respecto a lo acontecido, Rylan no se percato del momento justo en que la muchacha comenzaba a caminar, dejándole detrás.
Pero si… – iba a dar su punto de vista cuando se encontró solo y girando la cabeza de un lado a otro, vio la figura que se alejaba con velocidad. El gitano frunció el ceño antes de comenzar a andar para poder darle alcance a la muchacha.

Oye… – le llamó, sujetando su hombro una vez que estuvo cerca de ella – Creo que si era parte de tu destino que interrumpieras mi muerte – soltó aquello sin darse la oportunidad de reflexionar bien lo que decía. Sus propias palabras le sorprendieron pero en su interior todo tomo sentido; sabía que tenía una misión en su vida, una que le impedía morir – Si vas a la biblioteca te acompañare, al menos hasta que estés segura de que lo que has hecho ha sido lo correcto – No era que a él le interesará ir a la biblioteca, sino que existía realmente una fuerza dentro de su persona que le decía que era necesario que la acompañara hasta que sus dudas fueran resueltas porque para Rylan ya todo parecía haber encajado en su sitio – Y no nos hemos presentado adecuadamente – dijo mientras caminaba a su lado – Yo soy Rylan, ¿Quién eres tu?



Mandaba en todo menos en el destino

Bruja loca del mal:



Rylan
Gitano
Gitano

Mensajes : 72
Puntos : 78
Reputación : 32
Fecha de inscripción : 19/04/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volviendo a las andadas [Privado]

Mensaje por Giuliana Mordrake el Vie Jun 24, 2016 4:44 pm

La bruja se detuvo un instante. De cerca tenía ese aspecto de trasto roto, viejo y polvoriento abandonado en un desván. Su palidez enfermiza contrastaba con los surcos violáceos debajo de sus ojos, y con la melena dorada de color trigo, lo único que no tenía ese aspecto caduco en ella.

Miró al gitando parpadeando un par de veces y decidiendo qué tipo de persona era, si lo dejaría acompañarla a la biblioteca o no. Finalmente le estrechó la mano, como si se tratase de un negocio bien cerrado.

Bien. Yo soy Giuliana, pero en casa me llaman Lana.— Le soltó la mano y apretó el paso hasta la biblioteca.

Era un edificio grande con una entrada de escalones rodeada por enormes columnas que sujetaban un friso triangular de piedra con inscripciones latinas y unos relieves de figuras mitológicas. Le encantaba atravesar el atrio principal y adentrarse en los largos pasillos del ala oeste, la de humanidades. Allí olía a cera con la que abrillantaban el suelo, y a pulimento de madera que aplicaban frecuentemente sobre las enormes estanterías de libros. Olía también a papel y a polvo, a cuero viejo y a aire viciado. La biblioteca era grandiosa, estaba llena de libros desde el suelo hasta el techo situado dos plantas más arriba.

La bruja sabía dónde encontrar los libros que necesitaba. Serpenteó por los pasillos hasta perderse en uno en el que no había nadie, las obras que allí descansaban eran tratados de historia grecorromana, o simplemente inventarios y legajos encuadernados. No eran obras populares. Se detuvo frente a un estante. Sí, era allí. Miró a Rylan.

¿Ves algo extraño?.— le señaló el estante donde se suponía que estaban las obras que trataban sobre hechicería, pero allí a simple vista no se veía más que tomos y más tomos de cuero viejo. Observó su reacción y finalmente alargó la mano, recogiendo todos los dedos excepto índice y corazón. Con ellos dibujó en el aire un signo arcano y al momento una vibración extraña movió el aire, como si una burbuja se deformase. Varios libros empezaron a "desintegrarse" justo ante sus ojos, dejando ver el verdadero aspecto bajo las cubiertas; eran mucho más antiguos y desgastados que los que habían visto. Repasó con las yemas de los dedos el estante y sacó finalmente un tratado sobre Adiviniación y precognición. Se acercó a una mesa y lo extendió con cuidado, porque las hojas se rompían con facilidad, y se sentó frente a ella.— Puedes ayudarme si quieres... bueno... si sabes leer.— Porque no sabía si Rylan sabría leer.

Empezó a pasar las páginas y un rato después señaló una.— Mira... justo aquí.— Había un dibujo de un reloj de arena con unos símbolos extraños y leyó en voz alta— ..Sabemos desde Heráclito que “solo el cambio es constante”, pero en nuestra época el ritmo del cambio se ha acelerado; vivimos un periodo de transformación de magnitud y rapidez no conocidas antes en la historia. El futuro parece venírsenos encima a toda velocidad. Precisamente por eso, si anticipar el futuro hoy es particularmente difícil, prepararse para él también es particularmente importante y urgente. Las visiones de futuro ayudan a estar en el lugar correcto en el momento indicado, porque el tiempo no es lineal, se pliega una y otra vez y los que tienen el don de la premonición pueden saltar de una linea temporal a otra. Ellos son los Centinelas del tiempo. Anticipándose y actuando en consecuencia es como se mantiene la continuidad de la realidad...— Resopló. Aquello le seguía pareciendo muy críptico.— creo que dice lo que me has dicho antes tú, que debía verte morir y salvarte porque en realidad es asi como se mantiene la linea temporal...buuuufff. No sé, me duele la cabeza sólo de pensarlo.




"¡Oh Hombre! guárdate de Aquellos que pisan en la Oscuridad las murallas de Kadath, porque el que los perciba conocerá las garras de la muerte."- ^El Necronomicon^.

Giuliana Mordrake
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 14
Puntos : 8
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 01/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volviendo a las andadas [Privado]

Mensaje por Rylan el Lun Nov 07, 2016 11:27 pm

No le gustaba no recibir respuestas. Que lo dejaran en la incertidumbre era una de las peores cosas que podían pasarle, probablemente porque su padre los dejó de esa misma manera, sin decir si regresaría algún día y sin dar motivo alguno de sus actos. Y si bien aquella muchacha de aura mágica le salvaba la vida, Rylan simplemente no podía dejar que se marchara sin más; necesitaba conocer sus motivaciones para ayudar a alguien como él, alguien por el que nadie se interesaba (a excepción quizás de Loreena).

Después de dar las gracias y ofrecerse como acompañante de la muchacha, Rylan aguardo. La mirada inquisitiva de la bruja le indicaba que no confiaba del todo en él pese a que había sido ella quien se acercó a él en primera instancia. Después de unos segundos con la mano estirada en dirección a la muchacha, Rylan comenzaba a perder las esperanzas de un saludo cordial, pero fue precisamente en el momento que pensaba que lo mejor era retirar su mano y su propuesta, que la delicada mano femenina estrecho la suya.
Lana… – utilizó el apelativo porque le resultaba mucho más sencillo – Una vez más, gracias por tu ayuda – reafirmo su agradecimiento antes de que ella se girase para reanudar la andanza, ahora con él a su lado.

El camino hasta la biblioteca transcurrió en silencio por parte de los dos. El gitano no era muy bueno entablando conversaciones al menos no conversaciones en las que pudiera salir algo de provecho. Sus charlas eran más bien peleas, reclamos e intentos de expresar adecuadamente lo que quería dar a entender; todo eso gracias a Loreena.

Al llegar a la biblioteca, siguió con velocidad los pasos de la bruja que sabía perfectamente por que lugares ir hasta llegar al estante donde se encontraban los libros que necesitaba.
Veo libros – respondió antes de encogerse de hombros, ya que no sabía que más se suponía que tenía que ver, o no lo supo sino hasta que Lana hizo un signo en el aire y frente a los ojos del gitano los libros cambiaron – He visto hechiceros hacer diferentes cosas – observaba los libros sonriente – pero nunca vi a nadie hacer esto – los ojos de Rylan se abrieron de par en par cuando Lana dijo que podía ayudarle. Para el gitano los libros eran artículos incomprensibles, no porque no supiera como leer, sino porque realmente nunca le interesaron, lo que a su vez provoco que su habilidad de lectura era pésima – Puedo leer… pero soy muy lento – y esas palabras fueron suficientes para hacer que durante algunos minutos la muchacha se centrase en leer mientras que Rylan solamente la observaba a ella y todo a su alrededor.

Los ojos del gitano estaban tratando de encontrarle el sentido a un titulo de un libro cercano cuando la voz de la muchacha lo interrumpió.
¿Qué sucede? – y antes de recibir respuesta, Lana recitó uno de los párrafos del libro que leía, solo para terminar nuevamente sufriendo por algo que aún no podía comprender, el motivo que la llevo a salvar la vida del gitano – ¿Eso hacemos aquí? – preguntó él con una sonrisa divertida – ¿Aún estas sufriendo por haber cambiado el destino? – suspiro entonces, negando de un lado a otro antes de mirar directamente a los ojos de la muchacha – Las siguientes preguntas definirán si lo que hiciste fue o no lo correcto… ¿Te sientes bien de haberme salvado? y ¿Lo volverías a hacer?



Mandaba en todo menos en el destino

Bruja loca del mal:



Rylan
Gitano
Gitano

Mensajes : 72
Puntos : 78
Reputación : 32
Fecha de inscripción : 19/04/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volviendo a las andadas [Privado]

Mensaje por Giuliana Mordrake el Mar Nov 08, 2016 7:08 am

La bruja se quedó algo atónita por aquella pregunta. Eso no se lo había planteado. En el mundo de la magia siempre se hablaba de costes, de balances, de si la acción había causado una reacción adecuada, significativa. Es decir, siempre se tenía en cuenta si el hechizo o lo que fuera había valido para algo, si había valido la pena tentar a la suerte con las consiguientes consecuencias. Pero jamás se había planteado qué sentía al hacerlo o cómo se sentía después, por el mero hecho de haber hecho magia.

Miró al gitano algo confundida. En realidad apreciaba la belleza en la simplicidad de las cosas, pero su mundo era de todo menos sencillo.

pues... creo que... me siento bien. Creo que te salvé porque de no hacerlo me hubiera sentido mal. Pero no sé por qué. Porque si lo pienso, quizás he hecho algo peor al salvarte aunque no le sepa. Ufff... qué lío.— La bruja tenía muchas dudas sobre su don, sobre el significado de sus visiones, sobre lo que debería o no debería hacer y cuál sería el coste de aquella magia. No tenía maestros, aprendía sola y en un ambiente que no la beneficiaba a la hora de expresar sus inquietudes. Quizás hablarlas con alguien le habrían ayudado a comprender mejor quién era y cuál era su propósito en la vida.

No me había planteado eso porque... si volviese a pasar no sé cómo reaccionaría. Esta vez reaccioné de forma irracional, casi diría instintiva, así que supongo que en las mismas condiciones volvería a repetirlo. Pero si supiese que al salvarte estoy matando a otra persona... pues entonces no sé, no tengo ni idea de cómo actuaría.—Suspiró y cerró el libro.— Supongo que ahora sólo podemos esperar a ver qué pasa.

La hechicera vivía cerca del cementerio de Père Lechaise y tenía un buen trozo andando hasta allí.

— Tengo que irme a casa ¿me acompañas?. Me llevaré el tomo para leerlo.— se levantó de la mesa y acudió al mostrador a dar sus datos para llevarse el libro, que ya había recuperado su aspecto mundano, y ahora el título era una obra del historiador romano Polibio. Salieron por el atrio del edificio y se encaminaron hacia el sureste de la ciudad.— ¿vas mucho por ese parque? creo que podríamos vernos mañana, para saber si realmente estás bien o... no sé, por si ha pasado alguna suceso extraño por mi culpa al haber cambiado el futuro..— miró al gitano de soslayo y abrazó el viejo libro contra su pecho para llevarlo más cómodamente.







"¡Oh Hombre! guárdate de Aquellos que pisan en la Oscuridad las murallas de Kadath, porque el que los perciba conocerá las garras de la muerte."- ^El Necronomicon^.

Giuliana Mordrake
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 14
Puntos : 8
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 01/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Volviendo a las andadas [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:42 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.