Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


la soledad de las aflicciones - Libre

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

la soledad de las aflicciones - Libre

Mensaje por Amber Bellard el Lun Mar 28, 2016 7:14 pm

Tan diferente era a su tierra, como la noche al día, pero aun así, lograba sentirse segura entre medio de esos árboles, protegida de la maldad, de los hombres y de aquella horrible organización que había acabado con la vida de sus padres. Subida a una rama gruesa de un añoso ejemplar, se mecía suave, como si se tratase de una hamaca, cantando, como siempre que se encontraba sola, libre y sin miedos.

Los rubios y cortos cabellos se balanceaban al son quejumbroso de aquel improvisado nido, Como un pájaro que trina en el frondoso follaje, se fue acomodando, buscando un lugar donde dormir una pequeña siesta, hoy no iría al Jardín, había hecho ya todo lo que le pidieran y como su trabajo era más temporario, con pagas diarias, aquello le permitía tomarse de vez en cuando un tiempo para ella. La verdad, cualquier lugar donde la naturaleza fuera el centro importante o en el que los hombres, apenas pudieran cruzarse con ella, con eso ya era un lugar maravilloso, ¿tan difícil era pensar que una joven pudiera disfrutar más de la soledad que de las luces de la ciudad? Marti apretó su espalda al rugoso tronco, como si deseara penetrarlo y guarecerse en el interior del árbol, sus piernas se acercaron a su pecho y entrelazó sus brazos a éstas, apoyando su mejilla derecha en las rodillas. Una mirada que se pierde en la lejanía, un gesto de confusión y de incertidumbre, se marcó en su rostro, - ¿cómo habrían sido los últimos momentos de la vida de mi madre? – se preguntó, imaginando el azul profundo que iría contemplando con sus bellos ojos, mientras el océano se la devoraba silenciosamente, acercándola cada vez más a donde su esposo yacía. Aquella ensoñación la hizo estremecer, un sudor helado le cubrió el rostro, sus manos se volvieron frías como pequeñas ramas de los nevados árboles, mientras su respiración se agitaba, de la misma manera como cuando por alguna razón, terminaba cerca de la costa del lago o en la playa. Odiaba esa sensación, pero no lograba manejarla, todo aquello le producía un desasosiego que solo se calmaba cerrando sus ojos y abrazándose al tronco rugoso de los árboles, esos que la conectaban con la tierra, con la vida.

Más en ese momento, no logró descender de la rama, manteniéndose así, inmóvil, abrazada a sí misma, esperando que aquella angustiante sensación la abandonara, - no me encontraran, no me encontraran, no me encontraran – repitió, como si se tratase de un conjuro, una antigua magia que la protegiera de sus enemigos, que la salvara de ser entregada a las frías aguas.




Amber Bellard
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 69
Puntos : 44
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : Paris - Francia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la soledad de las aflicciones - Libre

Mensaje por Dragomir Negrescu el Sáb Abr 09, 2016 11:18 pm

Aquella mañana había decido escapar de todas sus obligaciones y responsabilidades, y escapar al bosque. Quería reencontrarse una vez más, disfrutar del silencio y la paz que reinaban en las profundidades de los árboles. Olvidar el ajetreo de la ciudad y las personas que vivían en ella. Se levantó muy temprano y estuvo caminando sin rumbo fijo, acariciando plantas y árboles, subiendo y bajando ramas, cruzando las dificultades que se hacían en ese lugar. Sus pies provocaban bastante ruido al estar entrando en contacto con la vegetación muerta y a veces podía ver a un animal huir. Pero nada de eso le detenía.

No supo en qué momento decidió retomar el camino de regreso, o cuánto tiempo había pasado desde que se fuera de su hogar, pero una voz le detuvo. Alguien cantaba y el eco llegaba hasta él. No pudo evitar sentir curiosidad por la persona que estaría en esos lugares y se dejo guiar por la dulce voz. Cuando ésta se detuvo, sus pasos siguieron el camino que creía correcto y esta vez la voz de nuevo surgió. Si no hubiera sido por ello, probablemente la habría pasado. Pero ahora la veía sobre aquella rama, repitiendo aquel mantra como si le protegiera.

-Nadie te encontrará si decides esconderte- dijo anunciando su presencia y preparado para ir tras la chica, si es que sucedía algún problema, como su caída. -Pero podrías caer de ahí-



Dragomir Negrescu
Gitano
Gitano

Mensajes : 62
Puntos : 69
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 02/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la soledad de las aflicciones - Libre

Mensaje por Amber Bellard el Dom Mayo 22, 2016 5:15 pm

La voz de aquel hombre la sobresaltó, estuvo a punto de caer, en verdad su cuerpo dejó la estabilidad de la rama, mas sus manos se aferro con fuerza a ésta, como si colgara del borde de un navío. Asustada intentó calcular a cuanto del suelo estaba y cuando comprendió que ni estaba tan arriba de la copa, como para herirse de gravedad, ni tan abajo como para soltarse sin mas, decidió columpiarse y tomar el impulso necesario para caer graciosamente de pie en el amortiguado suelo.

Las hojas habían volado, creando una pequeña lluvia de quebradizas hojas, algunas se pegaron en su vestido, otras en su cabello. Intentó limpiarlas, mientras se giraba a buscar la fuente de aquella voz. Cuando la encontró, no se sorprendió por el aspecto que tenía aquel hombre, le contempló sin pudor, sin la típicas formas de una sociedad rebuscada como la parisina, mas bien con las simples formas de su tierra natal, en donde la mezcla de razas, clases sociales, era menos estrictas que las del viejo continente. Sonrió leve antes de hablar, - disculpe, no sabía que alguien podía escuchar - suspiró, - si, eso quisiera, esconderme de todo éste mundo que nada tiene que ver con el mio - dijo con tristeza.

Tal vez tendría que haber llevado mas cuidado, alejarse del extraño, pensar que podía hacerle algún mal, pero en la mente de la joven, los seres no hacían mal, a excepción de que se sintieran amenazados, y ella no pensaba hacerle daño. Por eso, aunque el atuendo del joven era algo extraño, y su mirada, dueña de una luz muy particular, la joven se acercó, para presentarse, - mi nombre es Martiniana, pero puede llamarme... - dudo en decir el nombre que solo su amado primo solía llamarla, por eso buscó la forma de inventarse otro nombre, para que al llamarla, no sintiera la dura tristeza de las ausencias - Ana - sonrió mientras hacía una reverencia , al que terminó casi haciéndola caer.



Amber Bellard
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 69
Puntos : 44
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Localización : Paris - Francia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la soledad de las aflicciones - Libre

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:11 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.