Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


The dark game of chimera [+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The dark game of chimera [+18]

Mensaje por Valcourt Blâmont el Jue Mar 31, 2016 4:58 pm

Entonces la reina alcanzó la gran copa de vino (Lyric) y, aproximándose la ofreció a él, abriendo sus piernas con tal encanto:

¿Cuántos amaneceres han transcurridos? No se sabe, pero esta vez vuelve a acudir a su museo de prostitución. Lo considera un arte, una sublime atracción que no solo radica en poseer a mujeres, la fantasía no tiene límites cuando se trataba de placeres, deleitaba al cuerpo en su más exquisito control, admiraba las siluetas moviéndose para tentar, era un juego de seducción que le invitaban a finalizar entre sábanas, entre caricias acorde a la hermosura de las pieles. Pero no todas lograban atraer al Conciergerie, era de un fino gusto, muy estricto en la belleza. Y era temible que se enfocara en alguien, porque terminaba de cumplir su orgasmo en pintarlas de manera que las detalla en post mortem. Su fragilidad en ese arte puro, hermoso cuanto su imaginación fluya, tan excitante le era, que no era necesario plasmarla en cuerpo presente. Las recordaba, en su memoria, las tatuaba y las decoraba de aquella manera terrorífica para algunos, pero para él, era perfecto. (Cómo ejecuta a los famosos, la sangre y la muerte son esenciales para decorar una pintura)

Pero, ya no iba por mujeres distintas, ya solo se enfoca en una. En una magnífica mujer que más de amaneceres seguidos, solo iba por ella. La educaba cada vez con sus manos, con la boca, con los músculos, con la piel, con su aliento. Desde ayudarle a vestir como a desvestirse, acostarse, moverse. Era lo que su templo aclamaba, era ella toda lo que comenzaba a necesitar. Una belleza inigualable, sin importar lo que cueste, a ella la quiere.

Más es peligroso ese sentimiento que comienza a renacer, un deseo de protegerla, semejante al cariño emanado a su hija. Pero, ¿Era posible? Quererla como a una hija pero dormir con ella. Que considerándola una hija le pida que todos los días le reservara su tiempo, el turno que le tocaba de noche, ya que su trabajo le limita. Más, lo que le pidió, era que se conservará para él. Por ese sentimiento es que de nuevo. Cae a su gracia, ¿Será acaso posible sólo verla como a una hija?

Siendo esta ocasión, la primera vez que le llama a su morada. Había pedido que le esperaba en su mansión, alrededor de las 7 de la tarde. Dejando en claro las intenciones de amanecer con ella. Su hija no se encontraría en casa, ella salió de viaje. Solo a sus sirvientes les dejo indicaciones de atender a su invitada. Y que le entregaran la nota en sus propias manos en cuanto llegara.

Querida Marie, siéntase como en su casa y espere a mi regreso. Lo que se le ofrezca pídalo…

Transcurridas las horas, había finalizado su ronda, caminando hacia el carruaje vestido con su traje gris fósforo, con sus zapatos relucientes que todos murmuran de su presencia. La mayoría conoce de su trabajo, la función que desempeña, el título que carga para sentenciar. Pero no fue suficiente el tiempo en escucharlo, subió al carruaje, estaba ansioso por llegar a la mansión.

Llegó, se adentró a está, siendo anunciado de la presencia que le estaba esperando.Y sin hacerla aguardar más, se dirigió a la recamara principal. Subiendo las escaleras, recorriendo el camino del pasadizo, y ahí estaba ella, reluciente,  hermosa. Cerraba la puerta tras salir de la estancia de Valcourt. Sus cabellos negros le gustaban que los mantuviera sueltos, que caigan por su espalda, que solo a él se le otorgara ese deseo.

—Bonne après-midi, Lyric, ¿Se le ofrece algo? —Se situó detrás de su espalda, deslizando el brazo a un lado de su costado, girando la perilla de la puerta para abrirla. — No piensa en retirarse, ¿o sí? Porque es demasiado tarde para que se niegue a mi solicitud.—sentenció, empujando la puerta para que se adentrará, más le giro de su cadera, mirándola fijamente, y camina, haciendo que retrocediera.

—Déjeme desvestirle una vez más— Sus falanges se situaron en su cintura, delineando esta con una presión, hasta contornear las curvas de sus senos.— ¿A dónde es que iba? ¿Por qué no me espero sobre la cama? O es que, ¿Espera a que yo lo haga?... Dígamelo Lyric, hable porque me gusta oír su voz cuando le estoy deseando.

Ascendía más una mano, deslizándola en el medio cuello, hasta entrelazar los dedos con sus cabellos, acercándola, cortando la distancia que delinea con la extremidad de la lengua su comisura, hasta posar un beso.



«No hay ningún criminalista que niegue que todo crimen en su origen es el producto de la miseria. Pues bien; se me acusa de excitar las pasiones, se me acusa de incendiario porque he afirmado que la sociedad actual degrada al hombre hasta reducirlo a la categoría de animal»
I haven't finished with you:

Let's play a game,"He muttered happily, dark eyes meeting mine. "Let's see which one one of us can kill the most humans tonight.:

Valcourt Blâmont
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 16
Puntos : 13
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/03/2016
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The dark game of chimera [+18]

Mensaje por Maeve Fayolle el Lun Abr 04, 2016 7:24 pm

“Light lost in dark.
Dark died in light.”
― Toba Beta, My Ancestor Was an Ancient Astronaut










[justify]Marie no era una mujer de costumbres, mucho menos de rutinas, solía aburrirse con facilidad si algo perdía el encanto, el sentimiento de autenticidad, la chispa que la hiciera emocionarse... y eso pasaba con frecuencia. Quizá por ello, inclusive con sus clientes, se reservaba el derecho de aceptarlos o no en las citas planeadas, ¿el pretexto? la emoción viene con el deseo, y el deseo... con la espera para ellos funcionaba, para ella, bueno, al menos le permitía romper con el esquema.

Quizá por eso, no tenía constantes en su vida, mas que Maximilien, que a ademas de ser su único amigo era un amante singular y una cosa no interfería nunca con la otra... y lo tenía a él, aquel con quien compartía incluso las noches enteras durmiendo abrazados, desnudos, exhaustos. A ese que se había ganado el derecho inclusive, por descubrimiento o por sinceridad, de llamarle por su verdadero nombre, era mas que un cliente, Valcourt era su nombre.

¿Qué tenía de distinto? ¿era acaso especial? podría ser su edad, la madurez en su mirada y en sus actos, la galantería del toque sin temor a herirla, la maestría con la que sus labios se apoderaban de todo su cuerpo; podía ser también, la violencia de su roce, la agresividad de su posesión y aún así la vehemencia con la que la esperaba.

Ya no exigía que cumpliera las normas, sin recato alguno entraba en aquella mansión, ella ya tan familiar, ellos tan acostumbrados. Recibió la nota y sonrió cuando la leyó, la pulcra caligrafía solo era reflejo de la organización de la persona. Subió las escalinatas veinte minutos después de que terminara la taza de café que pidió, nada se le negaba en esa casa y todo se le entregaba de buena gana, a pesar de lo que era, a pesar de como había comenzado todo, se había ganado el cariño y respeto como la heredera que era.

Llegó hasta la habitación que tantos secretos encerraba, compartidos y vividos, se deshizo del pesado vestido quedando solo en corset y camisón debajo de este, no como la prostituta que era, si no como la mujer que se entregaba, se quedó sentada en la cama, a ratos se ponía de pie y revisaba las estanterías con los miles de libros, inclusive comenzó a leer uno pero la inquietud pudo mas que su concentración. Se colocó una bata de seda color aqua, una que era solo de ella, se sentó en la banca a pies de la cama y comenzó a desenredar su cabello, es por eso que odiaba las constantes, porque llega un punto, que no encuentras sentido sin ellas.

Estaba a punto de tomar sus cosas e irse, a pesar de no querer hacerlo, cuando la puerta se abrió y aquel hombre apareció, su corazón dio un giro y aquello la asusto ―Nada de eso, heme aquí ¿o no? - le sonrío sin premura, ocultando la espera. Ladeó la cabeza y cerró los ojos, si con ninguno de sus clientes fingía el deleite de cada roce, con él, extrañamente, menos. ―La urgencia y la premura, eso sucede cuando llegas tarde - hizo el rostro a un lado solo para poder hablar, y terminó cediendo ante el beso ―¿Por que tanta complacencia, por que el repentino formalismo? - así era él, lo sabía, pero ya no había motivo para seguir de esa manera. Sus manos fueron a parar entras de su nuca, mientras sus labios rosados continuaban el trabajo antes empezado, aquel beso subió de intensidad a la par que las manos buscaban ansiosas consuelo.
[/justify


It's not enough to conquer;
one must learn to seduce.
Set me free:


Maeve Fayolle
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos : 25
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 10/01/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The dark game of chimera [+18]

Mensaje por Valcourt Blâmont el Dom Mayo 01, 2016 5:26 pm


—Respeto todo lo que es valioso para mí, más contigo me gusta serlo, y el tutearte, si eso quieres, puedo hacerlo. Más el formalismo, es causa de la sensualidad que representas en mi existencia. Como ahora, sé qué esperas algo, pero, ¿esta vez, que...? ¿Qué esperas obtener de una caricia, una palabra más? Y no mal interpretes…—Consulta, comenta y se asegura a que no cayera en el supuesto de un interés económico. Él tenía hambre de ella, no solo el físico, abarca todas las posibles facetas para llegar a conocer a la perfección a una persona. Pero ella, la duda era, ¿Cuál era su hambre? A veces puede notar como las experiencias con el tacto le instruyen conocer, y a ella, no solo con el tacto, con palabras y con actos quería saberlo.

Deleitando su voluptuosidad se encuentra, la tez de su piel era exquisita, una tersa tez que deseaba rozar con la propia.

—Aun con la demora, si el tiempo es contable en estas circunstancias, la premura se acopla a mi afán por verte, pero que puedo decirte. Si ya lo estas notando...

Era fácil imaginar una inquietud emprendida por una mujer, caer en la gracia de sus caderas y seguir el pergamino secreto que esconde las mejores maravillas antes vistas. Así como el sabor que emanaba sus carnosos labios; a café y un especial toque que solo ansiaba saborear más, era cálida, tan deseosa, su aliento le inundó sus fosas, y sus dedos masajeaban su cabellera. Una delicadeza sublime, tan encantadora manera de acariciarla que con el beso, pasó a ser un candente juego de labios.

Sus falanges descendían aún más, presionando sus curvas, delineando su esbelta figura, que la tela se arrugaba, ascendiendo esta vez, que sus expertos dedos inspeccionaron el corset, la textura de la tela, como el contar los hoyuelos que sujetaba ese cordón, uno que pronto se enredó en dos dedos y tiró de estos, por sobre ese batín. Por lo que fue aflojando su corset, bajando uno por uno de las cruces que se formulaban para presionar, sin abandonar sus labios. Era una danza traviesa que solo necesitaba de presionar arriba hacia abajo, abajo hacia arriba, tirando un poco del labio inferior, y atrapando su lengua para morder con un cuidado pero a la vez con intensidad hasta ser abandonada.

Por lo que dejó caer ese corset, liberándola para escuchar su respiración profunda, pasando la mano por su mejilla, acariciando esta y parte de su oreja. —Sabes que te veo como a una mujer, como una que cada vez que tome, lo disfrute y que lo comparta conmigo. —El grosor de su voz quería que se transmita a través de esas vibraciones por su piel, que le recorriera en su oído al ser murmurado. Acercándose a ella que se apodera de su lóbulo y muerde con solo la carnosidad de sus labios. Alzando los brazos para dejar caer el batín sobre puesto y alzarla, cargándola que la lleva hacia la cama. Subiendo una rodilla y le sienta sobre esta. Dejándole solo su camisón…— Lyric o Marie, ¿Cual prefieres que emplee para dirigirme a ti? Pretendo tenerte, y conocerte esta vez, más no dejarte ir. —Advirtió, con las irises penetrando las ajenas, colocado de rodillas frente a ella que toma sus manos y las lleva a que le desnude, le toque como él lo hace con ella, que se sienta libre de actuar, desapareciendo la figura de prostituta entre ellos.

Pues su cometido es descubrir sus secretos, como cuando desnuda su piel. Una entrega total, donde radica la confianza y el cariño. A menos por parte del Conciergerie, sería de esa manera. Ya que, se lo ha ganado.


«No hay ningún criminalista que niegue que todo crimen en su origen es el producto de la miseria. Pues bien; se me acusa de excitar las pasiones, se me acusa de incendiario porque he afirmado que la sociedad actual degrada al hombre hasta reducirlo a la categoría de animal»
I haven't finished with you:

Let's play a game,"He muttered happily, dark eyes meeting mine. "Let's see which one one of us can kill the most humans tonight.:

Valcourt Blâmont
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 16
Puntos : 13
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/03/2016
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The dark game of chimera [+18]

Mensaje por Maeve Fayolle el Jue Jun 30, 2016 7:05 pm

“Licence my roving hands, and let them go
Before, behind, between, above, below.”
― John Donne, The Complete English Poems













¿Clientes?, claro, existía esa lista ¿amantes? era mas corta de lo que pudiera parecer, pero con todo lo que significaba ser como era ella, disfrutar lo que ella hacía, resaltaban ciertos nombres de entre todos, aquellos con lo s que podía desbocar sus pasiones, dejarse llevar a la locura, Maximilien era uno de ellos... pero Valcourt estaba en primero, quizás eran sus años, las manos expertas que la recorrían con delicadeza y conocimiento, quizás era la manera tan formal en la que le hablaba, esa caballerosidad que poco a poco se esfumaba entre los jóvenes. Aún no lo descifraba.

Ladeó la cabeza y entre cerró los ojos, dibujando una sutil sonrisa al escucharle hablar ―No me pongas sobre peldaños que no merezco, no soy motivo de admiración, mucho menos de adoración... - un suspiro entrecortó sus palabras cuando , los besos, las caricias, su mente se concentraba en ella mas que en lo que él sintiera ―No eres el único al que las ansias lo carcomen, pude haberme ido, pude haber desesperado, pero la sola idea de no poder verte hoy... no diré mas, o puedes comenzar a sentirte especial - abrió los ojos y fijó la mirada en la ajena, tomando el rostro maduro entre sus manos, depositando un beso en aquellos labios que derramaban miel y elegancia.

El sexo por dinero, lo disfrutaba, lo hacía, lo veía como un intercambio de satisfacciones donde ademas, ella obtenía remuneración monetaria. Pero jamas se quedaba, jamás intercambiaba mas de lo necesario, jamás los besaba... con Valcourt era distinto, ansiaba esos encuentros.

Arqueó la espalda, su piel se erizo en cuanto éste se deshizo del corset que comenzaba a asfixiarle, se mordió el labio inferior y profirió un gemido a la par que dejaba escapar todo el aire s¡de sus pulmones, no opuso resistencia cuando las manos expertas la despojaron de cualquier tela que hubiera su cuerpo, no lo detuvo cuando la cargo en vilo llevándola a la cama. Sus dedos se enredaron en la cabellera de la nuca, su cuerpo se pegó al ajeno antes de ser depositado sobre el mullido colchón ―El nombre que decidas ponerme, aunque no estoy aquí como Lyric y lo sabes - sus manos se deslizaron sobre el pecho del hombre frente a ella, buscando deshacerse de la camisa que le impedía disfrutar del contacto contra su piel, dejó expuesto el pecho y sus labios se propusieron recorrerlo hasta encontrar un nuevo obstáculo ―Y tú ¿como esperas que te llame? - al decir esto, deslizó la diestra dentro del pantalón, sintiendo la virilidad creciente, ansiando el momento de que la tomara entre sus brazos.


Última edición por Maeve Fayolle el Lun Sep 05, 2016 6:34 pm, editado 2 veces


It's not enough to conquer;
one must learn to seduce.
Set me free:


Maeve Fayolle
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos : 25
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 10/01/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The dark game of chimera [+18]

Mensaje por Valcourt Blâmont el Lun Jul 18, 2016 4:11 pm

En cuanto a esa mirada, y el sabor de sus labios que volvió a capturar en ese beso, respondió. Ella no comprendía lo que significaban las palabras de Valcourt. El respeto para él es una forma de decir que ama, admira con el nivel del deseo, y la entrega que jamás podrá negar su sensualidad. Porque él es, un domador del arte. Ya sea, Marie, Lyric o Maeve, para el Consignare, para el hombre en su frente, son un sublime arte. Por algo sus irises se enfocan en su belleza, había algo que ella poseía y él lo quería. Sus manos confesaban todo, la fuerza empleada para cerciorarse del dominio que desea en ella, las caricias para adueñarse a un solo hombre en tiempo y forma. Que las noches atrasadas no eran simples encuentros carnales, ¡No, desde que ansío su corazón! Y aquí es el secreto de esa atracción, realmente la atesoraba pero que debía de guardar postura. Siempre se reserva ciertos momentos. Cómo justo ahora, con las expertas manos moldea sus costados, masajeando de una manera peculiar hasta que en las curvas de los senos comenzó a redondear.

—No hacía falta que lo mencionaras, yo sé que no soy especial, así como también tus reacciones son solo estímulos ocasionados por mis deseos…—Continuo el juego, estaba siempre visto que ella, no diría lo que su cuerpo, mente y deseos aclaman, como él, que puede negar cualquier situación, porque era un juego, un apasionado juego de nunca acabar entre ellos. Así como el gemido de la mujer explicaba con detalle esa relación. — [...] Pero estás aquí, pidiendo. Preguntándome, ¿Desde cuándo has llevado el rol de una mujer?... —junto aquellos redondos y duros senos, aun a pesar que fuese por encima de su camisón. Siendo correspondido ante esas caricias, porque las manos de ella ya en el pecho se insinuaban.  

— [...] Como si fueses mi mujer. ¿O me equivoco?—Sonrió, ayudando a despojarse de la camisa al desabrochar por completo, retirándola de un brazo seguido del otro hasta que desnudó su pecho. —Como hombre puedo decir que se con quien realmente estoy. Más, dime ¿si será correcto, o es que debería de pensar como un cliente?

Su voz fue víctima de un quejido placentero cuando estaba dirigiendo sus palabras por el tacto en su hombría, porque fue su mano la culpable de que una especie de escalofríos padeciera su piel. —Puedes llamarme como la ocasión lo merite, como justo ahora, ¿cómo desearías llamarme? —Había abandonado esos hermosos senos, tras cambiarlos por la braga del pantalón. Y se la bajo, desabrochando en seguida hasta que comenzó a descenderlo a la altura de la rodilla. Y fue el ambiente quien le daba la bienvenida a su miembro desnudo, erecto con sus venas resaltadas.  

Valcourt, ante el cuerpo arqueado y semi desnudo, volvió a tomarla, rodeando su cintura con un brazo al alzarla y su cabeza se bajó hacia la altura de su pelvis, depositando unos cuantos besos hasta que su lengua redondeó su ombligo. Ascendiendo cada vez más, que por debajo de ese camisón andaba, hasta toparse con sus senos y mordió uno, con una suavidad emanada de solo la carnosidad de los labios. Hasta soltarlo en una succión ejercida. Mientras sus pies se movían para terminar de quitarse el pantalón, emprendida la tela íntima. Sin antes de que sus zapatos fueran sacados.

…Su cabeza fue descubierta poco a poco, en cuanto el camisón fue retirado. Y desnudos al fin, recorrió su cuerpo con la vista, con una sola mano mientras le sostiene de su espalda. —Y dices no ser mi motivo de adoración ¿Cómo es posible? Si te miro, y no encuentro fundamento a tu contrariedad. —Se desplegaba su mano por el monte de venus, así le llamaba a la parte de su femineidad, aquella intimidad donde su mano se metió entre esas piernas y comenzó a estimular su base, gustando de uno de sus pezones mientras tanto.

Mientras es nombrado porque eso espera...Escucharla al llamarle.


«No hay ningún criminalista que niegue que todo crimen en su origen es el producto de la miseria. Pues bien; se me acusa de excitar las pasiones, se me acusa de incendiario porque he afirmado que la sociedad actual degrada al hombre hasta reducirlo a la categoría de animal»
I haven't finished with you:

Let's play a game,"He muttered happily, dark eyes meeting mine. "Let's see which one one of us can kill the most humans tonight.:

Valcourt Blâmont
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 16
Puntos : 13
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/03/2016
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The dark game of chimera [+18]

Mensaje por Maeve Fayolle el Lun Sep 05, 2016 8:47 pm

“Lovers don't finally meet somewhere. They're in each other all along.”
― Jalaluddin Rumi















Lo escuchó hablar, estuvo segura de ello, también juraba haberle respondido, de haber reprochado aquella aseveración suya en cuanto a la importancia que tenía para ella. Lo hizo, estaba segura, mas las palabras se quedaron ahogadas en su garganta, fue mas bien su cuerpo quien se encargó de dejárselo claro.

Maeve podía ser muchas cosas, en su vida, ya no estaba segura quien tomaba posesión y cual era solo una fachada, pero de todas las posibilidades, de todas las variables en las que se veía día con día, regresaba a esta por él era su única constante. Única, diferente, aquella que le otorgaba un sentido de pertenencia, de protección, de deseo mas allá del plano físico; si, se entregaba carnalmente a Valcourt, pero dejaba al descubierto muchos otros puntos.

Su cuerpo reaccionó por si solo, siempre de una manera diferente a la anterior, nunca igual y nunca de mala manera. Escuchó sus inquisitivas, y lo único que atinó a proferir, fue un gemido ahogado detrás de sus labios cerrados, echó la cabeza hacía atrás cuando lo sintió tocarle, recorrer su cuerpo y masajear sus senos. SU mujer, un pronombre posesivo que con cualquiera, la respuesta hubiera sido la misma, una risa sonora capaz de eliminar cualquier rastro de hombría ¿pero con él? todo su cuerpo tembló, de placer y de miedo. Miedo de aceptar que aquello era mas una realidad que un invento platónico de parte de un cliente mas.

―¿Eso... eso es acaso lo que quieres? - acarició la mejilla contraria y elevó el rostro hacia él, buscó con su mirada la ajena y se perdió en aquellas facciones muestra de experiencia. La pregunta era respuesta dubitativa ante lo que él acababa de plantear, ambas situaciones, tanto el tenerla como mujer, su mujer, y el entregarse ambos como cliente y servidor. Ese punto lo dejaron atrás hacia tiempo, las agendas eran mas una mera formalidad que algo necesario entre ellos.

Allí, entre caricias y suspiros se pregunto ¿había pasado ya la linea entre el trabajo y la entrega? Se mordió el labio inferior cuando lo sintió presionarla contra su cuerpo para cambiar de posición, olvido la pregunta, olvidó el miedo y la confusión, simplemente se enfocó en el ahora ―Un poeta que coloca en un pedestal muy alto a su musa, por que ¿eso soy? ¿o no? - sus manos buscaron contacto físico y sus ojos, reafirmarlo con aquella mirada solo para perderse nuevamente debajo del toque de su amante, arqueó la espalda y profirió un quejido placentero.

Sus manos fueron a parar al colchón, buscando apoyo, arrugando la ropa de cama debajo de ella. Logro enderezarse un poco y retirarlo de su cometido, no porque no lo disfrutara, si no porque quería regresarle el favor ―Dime tu, si las acciones no son mejores que las palabras - le sonrió, le sonrió con sinceridad y pasión oculta. Se deslizó debajo de él, apoyó ambas manos sobre su pecho y lo obligó a girarse para que ahora fuese él quien quedara con la espalda sobre la cama; lo besó, como si de eso dependiera toda su existencia, allí fue consciente de lo mucho que lo necesitaba y de lo poco que quería admitirlo.

Deslizó sus labios por el mentón, bajó por su pecho, su abdomen, hasta que llegó a su virilidad y la introdujo en su boca, su lengua acariciaba aquel pilar mientras su diestra buscaba entrelazarse con la ajena.


It's not enough to conquer;
one must learn to seduce.
Set me free:


Maeve Fayolle
Hechicero Clase Alta
Hechicero Clase Alta

Mensajes : 26
Puntos : 25
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 10/01/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The dark game of chimera [+18]

Mensaje por Valcourt Blâmont el Vie Sep 23, 2016 10:57 pm

―Acaso en estos encuentros, ¿aún no ha sido clara mis intenciones?. ―Como un Pigmalión, que halló una mujer bajo sus expectativas, que finalmente se iba enamorando de ella y destruyó la piedra en la que se había convertido. Aunque, ¿Quién podría haber sido la estatua? ¿Ella o él? …

¡Ah! Benditas o malditas manos que hacen de él un escultor, moldea la intimidad de ella, reconociendo sus labios, la humedad que desprende, adora la sensación producida desde sus dedos en cómo se mueven con suavidad, recorriendo ese precioso camino hacia su interior, con delicadeza y elegancia. Con fuerza y anhelo su otra falange se enfoca en su redondo seno, pequeño y hermoso pezón endurecido. Candente, sumergido al calor que ambos cuerpos producen, acreciéndolo con su tacto, esa delicada mano acariciando su mejilla,cuál piel endurecida de Valcourt se somete a ella por completo. Olfateando sus labios cuando se dispusieron a hablar, el aliento que desprendía, lo deleita, rozando la nariz entre estos, encaminados hacia su oreja donde pasa por la mejilla hasta llegar a ella. ¿Qué era lo que realmente desea? ... A ella, como mujer la espera, haciéndola suya a cada momento, que sea dueño de cualquier rol que pueda desempeñar; el de una niña traviesa, una jovencita que espere un amorío, y el de una mujer, que le haga descubrir las maravillas del mundo, más allá del placer, más allá de evocaciones con las experiencias. Quiere jugar con la picardía, la hombría y la galantería como nadie. Seducirla cada vez que la tenga de frente, tener un contacto que solo ellos dos puedan interpretarlo.

―Lo eres, que siempre deseo verte en la cima―Quizás y empleaba una perversión en ese juego de palabras, ya que no solo era satisfacerla a ella, sino que él gozara al igual, y ella lo hizo notar. Bajando la espalda hacia la cama, siguiendo su movimiento, tomándola por el cuello con ambas manos, presionando sin ahorcar, prosiguiendo con el beso, replicando a sus anteriores palabras, siempre era mejor la acción que el habla. Manteniendo entreabierta la boca, escapándose de entre sus manos al momento que comenzó a descender, a besar el mentón, el pecho, y…

[...] no era morbosidad el siempre mirarla, el observar lo que ejercía, lo que estaba a punto de hacer. Su miembro adquirió un dote en cuanto esa boca lo atrapo. Extinguiendo las palabras, entrelazando su mano con la propia, apretándole, posando un acto de afecto con la otra al acariciar sus cabellos. ¿Que podía decir ya? Cuando en la cama todo estaba expuesto. Siendo momento de que fuese lubricado el falo, que se entretuviera un poco con su lengua, que se alocara para que al momento de que lo emplee con ímpetu segregue, sin salirse de su interior.

Solo bastaba un segundo, para que presentara su boca a su sexo, recordarle que a veces los actos podían ser más explicito e intensos que a veces corren de ellos. Siendo el motivo por el que le alzo su rostro, llevando las manos a sus caderas y las alza, girando sobre el edredón de manera revoltosa, insinuando su dureza por su pelvis hasta que la elevo, quedando el rostro entre sus piernas las cuales se abrieron para él. Y ahí, es que comenzaba la verdadera jarana.


«No hay ningún criminalista que niegue que todo crimen en su origen es el producto de la miseria. Pues bien; se me acusa de excitar las pasiones, se me acusa de incendiario porque he afirmado que la sociedad actual degrada al hombre hasta reducirlo a la categoría de animal»
I haven't finished with you:

Let's play a game,"He muttered happily, dark eyes meeting mine. "Let's see which one one of us can kill the most humans tonight.:

Valcourt Blâmont
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 16
Puntos : 13
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 18/03/2016
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The dark game of chimera [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:39 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.