Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 17/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




El ángel custodio.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El ángel custodio.

Mensaje por Giuliana Mordrake el Dom Abr 03, 2016 10:17 am


http://www.goear.com/listen/fe59da2/hurts-like-hell-fleurie

"Escuchad la voz del temido Hastur, escuchad el lúgubre suspiro del torbellino, la loca impetuosidad del Viento Ultimo que se arremolina oscuramente entre las silenciosas estrellas.
Escuchadlo a él, el de dientes de serpientes, que aúlla entre las entrañas de otro mundo; Él, cuyo rugido sin fin siempre colma los cielos eternos de la escondida Leng.
Su poder es capaz de arrancar el bosque y aplastar la cuidad, pero ninguno conocerá la mano que golpea y el alma que destruye, por que el Maldito vaga espantado sin cara, con su forma desconocida por los hombres.
Escuchad entonces su voz en las horas oscuras, contestad a su llamada, inclinaos y rezad a Su paso, pero no pronuncieis su nombre en voz alta"


Giuliana se pellizcó el puente de la nariz. ¿Qué diablos significaba aquello? cada vez esas paginas le parecían más y más crípticas. Si su tía Gwenda estuviera allí, habría sonreído con su sonrisa irónica y condescendiente. “Pobrecilla, débil y sin guía.” Habría pensado eso justo antes de arrearle un hachazo a un gallo para verter su sangre en la copa ritual y continuar con sus hechizos sin más distracciones. Por mucho que se esforzara, estaba perdida…completamente.

Cerró el polvoriento libro y dejó la mano sobre la cubierta, hecha de piel humana (o eso decía la leyenda). Tamborileó con los dedos pensativa. Podría pasarse de nuevo por la tienda de Malice LaBelle, la haitiana que vivía en los suburbios y…¿Y qué? ¿Qué iba a decirle? “Hola, vengo a por productos para componer hechizos, pero como soy una bruja mediocre no tengo ni idea de cuáles necesito. ¿Puede venderme alguno y su receta?”. Resopló. Como no espabilase, se iba a pasar la vida deambulando sin rumbo por la vida.

Un nubarrón negro comenzó a descargar una miríada de gotas de esas que helaban el ánimo y torcían el humor hasta al más juerguista. Siempre podía encerrarse en la sala de música y ver las horas pasar. No, eso ya lo hizo ayer. Y antes de ayer. Y el día anterior. Se pasó las manos por el rostro. El hastío comenzaba a desesperarla. De pronto tenía ganas de gritar, de correr hasta desfallecer, de rodar montaña abajo…de que sucediese algo. Algo. Una señal. Cualquier cosa. Se levantó de la silla casi como una autómata y abandonó la casa saliendo a la calle, sin importarle que el agua hiciera que su pelo se pegase a la frente.

Se quedó quieta en la acera durante dos largos minutos. A su alrededor apenas había movimiento, tan sólo un coche de caballos que golpeaban los adoquines con su característico sonido, y que levantaron una pequeña ola de agua sucia y barro que salpicó el vestido pálido de la muchacha, que ni se inmutó. Miraba fijamente al ángel custodio del panteón de los Bouvier-Duchamps, ubicado en el cementerio que lindaba con su casa. ¿Le había parecido que el ángel de mármol la miraba? Oh!…quizás se estuviera volviendo loca como su madre. Eso le arrancó una sonrisa amarga. Al menos era…”algo”. Se echó a reir sin más.

Era tan deprimente, que era hasta gracioso. Cruzó la calle cuando por fin su cuerpo decidió obedecer las órdenes de su mente. Se internó en el cementerio de Père Lechais, escuchando el crujido de sus zapatos sobre las hojas caídas. Pasó de largo por un corro de gente que rodeaba una tumba abierta, algun pobre diablo que había decidido morirse un día tan feo y vulgar. Llegó hasta la base del panteón. Los ricos sí que sabían morirse bien, y construirse pequeñas catedrales donde reposar para siempre. La estatua del ángel coronaba el tejadillo a dos aguas.

El marmolista había volcado toda su maña en un ángel custodio con rostro femenino y una mano alzada apuntando al cielo. Elevó la mirada hacia la estatua y miró fijamente su rostro surcado por manchas grises sobre la piedra, fruto de muchos días a la intemperie. Se mantuvo quieta observando, de fondo escuchaba el Veni creator Spiritus, el himno en latín entonado torpemente por los familiares de aquel pobre diablo.

“Qui diceris Paraclitus, altissimi donum Dei,fons vivus, ignis, caritas,et spiritalis unctio. (Tú eres nuestro consuelo,don de Dios altísimo,fuente viva, fuego, caridad y espiritual unción.)”. Já. Consuelo el que habría encontrado el muerto, porque este mundo no era sino una sucesión de días vacíos. Notó el hormigueo en los ojos. ¡No! ¿tenía que ser ahora?
Primero sería el ardor tras las cuencas, y después el flash rojo y negro que la dejaría fuera de la realidad por unos segundos. Pero lo peor era la sensación de vértigo, de caer al vacío y de ácido en la boca. Y el dolor. Las imágenes al descargarse en su cabeza dolía como cuchillos, como agujas de tejer hundiendose en su cerebro. Allí estaban, explotando en su cabeza. Una mujer de pelo negro y suave como seda, su vestido rosa vaporoso lleno de sangre, puñalada a puñalada, sus ojos llenos de horror y después es el silencio.

Silencio. Oscuridad. Una débil luz y una cara, una sonrisa. El rostro del dueño del puñal. ¿Estaba pasando? ¿quizás pasaría mañana? no podía saberlo, pero de seguro que la noticia saldría en los periodicos en breve. Silencio y oscuridad. “Somos sombras y ceniza”… sólo sombra y ceniza. El dolor agudo cesó y la oscuridad comenzó a remitir para regresarla de nuevo a la realidad. Notó el agua mojando su cara y su pelo y la gris luz que iluminaba ese día lluvioso.

Miró al ángel de mármol que la miraba estático. rígido, con esa eterna expresión de piedra. Le susurró.- ..¿para eso me has hecho venir? ¿para que constate que estoy perdiendo la cabeza, que en breve me llamarán chalada?…Si no puedo hacer nada ¿para qué me sirve este don?…- como si el mármol fuese a contestarle.

Las visiones la perturbaban, la despertaban en mitad de la noche o la dejaban clavada bajo la lluvia, como ese día ¿y para qué? debía haber dos millones de personas viviendo en París. ¿Cómo iba a hacer algo por esa mujer que iba a ser apuñalada salvajemente? no podía, y no quería. Porque después vendría la pregunta de rigor “¿Cómo lo supiste?” “Porque soy una bruja”. Oh, sí. A la horca, pequeña.

Escuchó la risa del asesino en su cabeza, y de nuevo la de su tia Gwenda, la poderosa bruja vudu de la familia. Era muy gracioso ser ella, estar atrapada en aquella vida insignificante y abocada al fracaso. Sonrió de medio lado y le susurró al ángel.- No creas que lo sabes todo de mí.- Le dio la espalda y se alejó, pasando al lado del cortejo fúnebre, en su rostro había una extraña sonrisa pintada. No podía caer más bajo ya, sólo quedaba mover ficha.





Me:
Love:
Ulf y Lana XDDDD:
Gracias Nirole:
♥️♥️♥️LISTEN TO YOUR HEART♥️♥️♥️ Ulf&Lana VIDEO:
avatar
Giuliana Mordrake
Hechicero Clase Media
Hechicero Clase Media

Mensajes : 134
Puntos : 155
Reputación : 34
Fecha de inscripción : 01/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.