Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Elora Paine el Mar Abr 05, 2016 6:21 am

La primavera tardaba en llegar a París, los días eran más claros pero la lluvia y el frío embarraban las calles y le daban ese característico color plomizo a la urbe. Estaba de mal humor porque una rata se había comido la punta de una de sus botas, y ahora tendría que comprar otras, esas ya no tenían remedio. Las remendó como pudo, colocándole un adorno para que al menos no se le vieran los calcetines, que también habían visto mejores horas.

La Sra. Brisienne le dijo el día anterior que abriese ella la tienda, que tenía cosas que hacer. Já. Todo lo que aquella arpía tenía para hacer era fundirse una botella de cognac y no aparecer por el negocio. Pero tanto le daba, casi mejor, así estaría tranquila. Sacó la escoba y se puso a barrer la entrada de la Maison de la Terre, así llamaba a la tienda su propietaria. Poco le duró la tranquilidad, la Sra. Brisienne llegó dando voces e histérica cagándose en los demonios, porque acababa de recibir un encargo urgente de un ungüento para quemaduras en cantidad industrial, y no les quedaba Hierba de San Juan, así que mandó a Elora al bosque a recoger la que necesitase.

¿y tengo que ir andando? son más de tres horas de ida y tres de vuelta!!
¿y a mí que me cuentas? lárgate ahora, que cuanto más tiempo pierdas, más tardarás en regresar.

Zorra. Pero bueno, la trataba medio bien y le pagaba el jornal que le permitía vivir en aquella buhardilla.

no puedo andar, se me han roto las botas.
maldita sea!! lárgate ya!! toma cinco francos y te compras unas, joder. Pero esta noche te quedas a hacer el ungüento.
cómo no, madame.

En el fondo no era mala gente, sólo ruda y gruñona. Pasó por el zapatero y se calzó unos nuevos botines de piel marrón y emprendió el camino al bosque. Conforme iba dejando atrás las casas, los perros ladrando, los hombres voceando y los llantos de los críos, el humor le mejoró. En el fondo no estaba mal pasarse el día al aire libre. Sacó de la faltriquera una bolsa de tela cosida con un un cordel y se la puso al hombro, empezando a llenarla de la hierba medicinal. Resbaló en el barro un par de veces y maldijo su suerte, ahora tenía también el trasero lleno de barro, menos mal que llevaba calcetines gruesos de lana. Silbando una melodía popular se sentó sobre un tronco caído a almorzar lo único que había traído, una manzana.




"y de repente llega alguien que te hace olvidar el ayer y te hace soñar con el mañana" SEE THIS VIDEO

Elora Paine
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 175
Puntos : 203
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 04/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Leif Paine el Mar Abr 05, 2016 8:25 am

Incapaz de recordar lo sucedido durante la noche anterior, en la que fue citado por aquella amarga luna, lamía sus heridas bañándolas en ron. El escozor no solo le recordaba que seguía vivo, dispuesto a vengarse, sino que avivaba su odio, si es que en algún momento fuera capaz de olvidarlo. El frío ambiente ayudaba a mitigar el calor de sus heridas, sorprendiéndose cada vez menos cuando estas sanaban en un abrir y cerrar de ojos. Terminada la curación, aunque en ocasiones ocurría antes, sus tripas empezaban a sonar como si encerrara al kraken en su estómago. Si no tenía suficientes problemas, ser lobo le daba además un hambre insaciable.

Se puso unos pantalones remendados, fabricados por él mismo con los ropajes que dejaban sus cadáveres y la piel de los animales que consumía cuando el bosque no recibía visitantes, y salió de la húmeda cueva aspirando el aire de afuera. Un buen barrido de la zona le alertaba en caso de amenaza o si el menú estaba servido. No fue el caso, esta vez, de modo que empezó a caminar botella de ron en mano.

Observando estaba a un ingenuo conejo cuando un silbido no muy lejano llegó a sus oídos cánidos. No conocía muy bien a los otros lobos de la zona, pero estaba seguro que no eran muy aficionados al buen arte de la música. No como él, que en sus tiempos en alta mar se enorgullecía de ser quien mejor entonaba la canción pirata. Algo que dejó de hacer cuando se dio cuenta que solo le traía desesperanza y frustración.

Agilizando sus pasos y prestando mayor atención, puso rumbo hacia aquel sonido que, conforme se acercaba, molestaba más al perro interior. Molestia que careció de importancia cuando la visión de tan apetitoso manjar se le presentó ante él. Solo veía su espalda, pero era suficiente para calcular el tiempo que tardaría en tragársela. Lentamente, con pies descalzos, avanzó por la retaguardia olisqueando el aroma que desprendía. Se le hacía vagamente conocido, pero sus recuerdos eran un amasijo de sinsentidos cuando el ron flotaba en su sangre. Es decir, todo el tiempo.

-Silba, pajarillo, que de nada te servirá. - Habló justo detrás de la muchacha, sabiéndose más rápido y más feroz como para caer en el bajismo de atacar sin preguntar. - Hueles a hierbas y rata de ciudad, ¿eres acaso bruja? ¡Responde inmediatamente si no quieres morir aquí mismo sin opción a escapar! - Era pirata, pero no estúpido, matar a un humano normal le pondría a los cazadores en busca de su cabeza, pero nadie parecía molestarse por unos cuantos hechiceros vistiendo con harapos. - ¿Qué haces pajarillo tan lejos de ciudad?

Leif Paine
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 71
Puntos : 68
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 01/04/2016
Localización : Bosques

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Elora Paine el Mar Abr 05, 2016 9:12 am

La manzana se le cayó de las manos cuando dio un respingo al ser avasallada de esa forma sin esperárselo. Se levantó del tronco como si Leif hubiera activado un resorte. Elora se sacó del pelo una horquilla larga y puntiaguda con la que había recogido el cabello (si es que aquello se parecía en algo a un recogido de esos sofisticados que se llevaban en París), y apuntó directamente hacia el hombre. Wao. “Si te acercas te mato con una horquilla”. No le hubiera extrañado nada que el atacante se hubiera partido de risa, pero claro, lo que no sabía Leif es que estaba envenenada con una toxina de batracio que procuraba una muerte lenta y por asfixia.

La joven tenía los ojos oscuros y rasgados, atentos a cualquier movimiento de él. No sería una guerrera ni una máquina de matar, pero se había criado en los peores suburbios de media Francia y sabía plantar cara.

¿Y por qué tendría que decírtelo? si tan listo eres… huélelo.

El fino olfato del licántropo podría percibir el sutil toque del miedo, encubierto con el arrojo de estar allí plantada apuntándole con un fino alfiler del pelo. Olía también a mandrágora y a caléndula, a mirtilo y a sándalo, a aceite de ámbar y a belladona.  Ella dio dos pasos hacia atrás y se concentró en expandir su mente, activando la empatía, tratando de percibir el estado de ánimo de quien estaba mirándola con ojos de depredador. Dolor, confusión, hambre, ira. Vaya mezcla. Soledad, anhelo. Ops. Eso era algo.

está bien…bajaré la horquilla, y te permitiré vivir.— lo dijo en un tono tan seriamente adorable que era para estallar en carcajadas. — tienes pinta de necesitar un buen desayuno.

Recogió la manzana del suelo y la sacudió contra su falda tendiéndosela hacia él. Lo cierto es que daba mala espina, esas pintas de asesino o saqueador no te invitaban precisamente a tomar el té con ese especimen. Pero si algo había aprendido era que descolocar al contrario era la opción más efectiva, porque así ya no encontraba motivos para descargar su ira.


Última edición por Elora Dahan el Jue Abr 07, 2016 2:00 pm, editado 1 vez

Elora Paine
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 175
Puntos : 203
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 04/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Leif Paine el Mar Abr 05, 2016 3:09 pm

Un bufido cargado de mofa escapó de su boca mientras fruncía la nariz, señalándola con la mano que sostenía a duras penas la botella. - ¿Acaso pretendes pincharme con eso, zagala? Si sigues así tus huesos irán a parar al fondo del mar. - Demostrando que no le tenía miedo alguno, dio un trago a la botella sin mirarla y empezó a caminar, dando pasos tranquilos, casi medidos, alrededor de la joven bruja para distraerla. La recorrió de arriba a abajo, de delante a atrás. Tan joven y tan pequeña, perfecta para un desayuno rápido y nutritivo, aunque no suficiente para aguantar todo el día.

-Lo que huelo es miedo, niñita, el que emanas por cada pedazo de carne que pronto estaré tragando. - Sonrió ampliamente cargado de maldad. Sin duda su olfato era perfecto desde que cayera la maldición sobre él, pero el olor a alcohol que subía de su boca camuflaba en gran parte la esencia de la joven. ¿Arriesgado? Seguro. ¿Típico de lobo? Para nada. Leif renegaba de lo que aquella miserable bruja le había hecho, de modo que no se había acercado a ningún otro de su especie que le hubiera enseñado a comportarse con la medida de sus nuevos dones. Algunos podrían llegar a pensar, sin errar demasiado, que Leif no deseaba vivir e iba torpemente por la vida sin pensar en las consecuencias. Más aún cuando no veía amenaza alguna en una flacucha jovencita.

Tal como predijo Elora, el viejo lobo de mar estalló en carcajadas doblándose hacia atrás. Su voz gruesa y arrugada de poco usar espantó los pájaros posados hasta ahora en los árboles de alrededor. Sin previo aviso ni mención alguna, y demostrando que incluso bajo altos niveles de alcohol era ágil y capaz, se avalanzó sobre la joven agarrándola con fuerza del cabello con una mano y la muñeca con la otra. La manzana fue al suelo.

-¿Te crees muy valiente, pajarillo? Más bien diría inconsciente. Tomaré tu invitación, ya que te has ofrecido. - Acercó la nariz a la curvatura de su cuello, siguiendo el camino de sus tendones hasta llegar tras su oreja e impregnarse del aroma a hierbas que desprendía su pelo. La apartó de un empujón, rascándose la nariz mientras estornudaba. - Qué alergia dais los de vuestra calaña ¿a caso cargáis tantos hedores para que no sepan lo que sois? - De repente frunció el ceño y se la quedó mirando fijamente mientras entrecerraba los ojos. Tras la cortina de hierbas y vapores de pociones, hubo una pequeña esencia en particular que le desorientó por completo. Demasiado conocida. Demasiado odiada. Una mezcla de recuerdos y rencores.

-¿Quién eres, bruja? - Su mirada de burla pasó a desconfianza, separándose un par de pasos de ella volviendo a señalarla con la botella. Se parecía... tanto.

Leif Paine
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 71
Puntos : 68
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 01/04/2016
Localización : Bosques

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Elora Paine el Mar Abr 05, 2016 4:08 pm

Se tensó con aquel agarre. Vale… las cosas se ponían feas, pero no había porqué alarmarse aún, todavía tenía un as en la manga, que su madre la había enseñado a atar a seres invisibles a objetos para luego servirse de ellos. Llevaba uno atado en uno de los aros que perforaban sus lóbulos de las orejas.

Por lo pronto aquel animal la había soltado y la miraba con la desconfianza del depredador que observa a una presa grande.

Se rascó la muñeca que Leif había agarrado con fuerza. ¡Madre del amor hermoso! ¿Cómo era posible que oliera algo con la peste que él mismo desprendía? Lo miró de hito en hito.

si sabes que soy una bruja es porque ya te has topado antes con alguna, y por ese olfato refinado, dado que es de día y no puedes ser un cainita, me atrevería a decir que eres algún tipo de cambiante.—Respiró hondo tratando de mantener el control de la situación.— mira, no busco pelea, sólo vine a recoger una hierbas. Me llamo Elora y vivo en la Rue de Saint-Sèverin. Hago remedios para aliviar la tos o poner tiernos a los maridos, no le hago daño a nadie. Te vendría bien algo para esa herida, no tiene buena pinta.

Le señaló una de las escaras sanguinolentas que todavía le quedaban en el cuerpo. No sabía si tendría curación acelerada, seguramente sí, pero no tenía ningún motivo para atacarlo todavía. Es más, se moría de curiosidad porque era el primero que conocía en persona, sólo había sabido de ellos por lo que su madre le contaba y por los libros que leía. Sí, en el fondo algo de adn de Leif debía flotar entretejido en sus células, porque ese punto de “locura espontánea” lo habría heredado de él.

¿En serio comes brujas para desayunar? ¿Y no te dan ardores de estómago? ¡Dios! la gente normal desayuna pan y salchichas, deberías probarlo. Ah… ahora entiendo ese mal genio.— se cruzó de brazos y negó con la cabeza.— alcohol y brujas. Llevas una mala dieta, con lo cual seguro tendrás problemas de… humm….evacuación.

Se estaba ganando la hostia de su vida, pero no sabía por qué, estaba teniendo ese arranque con Leif, a él le podría parecer que le estaba vacilando, pero lo cierto es que ella estaba hasta cierto punto cómoda con esa conversación.


Última edición por Elora Dahan el Jue Abr 07, 2016 2:00 pm, editado 1 vez

Elora Paine
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 175
Puntos : 203
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 04/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Leif Paine el Mar Abr 05, 2016 5:09 pm

Sabido era por todos que los piratas no eran precisamente devotos de la limpieza. Las greñas bien enmarañadas y las uñas siempre sucias, enemistados con los baños regulares. Aquello no cambió para Leif tras dejar la mar, solo empeoró, ahora incluso lucía sangre seca en su barba sin rasurar de matanzas anteriores y la piel ennegrecida por no haber tomado un baño decente en quién sabe cuánto tiempo. Seguramente desde la última que vez que estuvo con una cortesana y esta lo obligó a bañarse antes que nada. Sin embargo, estaba tan acostumbrado a compartir poco espacio rodeado de hombres en las mismas condiciones que se hizo inmune a su propio olor.

-¡Calla, bruja! - Exclamó mirándola con una sombra de temor en los ojos. Elora... ¿era eso lo que había oído o su oído le traicionó? El temor pasó a la más profunda de las cóleras cuando su dispersa cabeza logró unir las piezas con los recuerdos. El olor, su esencia, el nombre... pero sobretodo el terrible parecido con su maldita madre.

Pasándose una mano por la cara buscando desesperadamente despejar el mareo del alcohol, una sonrisa macabra afloró rasgando su rostro en dos. Esa joven no tenía ni idea de ante quién se encontraba, era la oportunidad perfecta para cobrarse la venganza que durante tanto tiempo estuvo carcomiendo sus entrañas.

Las maquinaciones sobre muerte y destrucción hacia toda la familia de la harpía Edora fueron rápidamente relegadas en el momento que aquella joven, que con un aspecto tan delicado tenía el valor y la boca de una vieja cortesana de puerto, soltó la retahíla de desfachatez. Fue incapaz de aguantar las carcajadas que nacieron desde lo más hondo de su ser, terminando en una tos húmeda. Estaba seguro que era la primera vez que se reía con ganas desde que adoptó al lobo en su interior.

-¡Valiente zagala con boca de esparto! ¿Es que tus padres no te han enseñado modales? No deberías ir por ahí faltando el respeto de esa manera, te juegas acabar siendo comida para peces. - Se terminó lo que quedaba en la botella de un trago y la tiró hacia atrás, escuchándose cómo se hacía añicos a varios metros de distancia. - Me caes bien, aunque seas una sucia bruja pestilente. Es por eso que, por hoy, te perdono la vida.

Se sobó la herida del costado que seguía húmeda, escociendo, y ladeó la cabeza mirándola con cierta desconfianza. Si quería llevar su venganza a buen puerto debía conservarla viva por ahora. - ¿Dices que puedes hacer algo con esto? Adelante, pero no me verás pisando ciudad jamás.

Leif Paine
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 71
Puntos : 68
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 01/04/2016
Localización : Bosques

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Elora Paine el Mar Abr 05, 2016 5:37 pm

Si mis padres hubieran tenido una hacienda y dinero, posiblemente sí, pero no tengo padre y mi madre hizo lo que pudo. — puso un tono de rintintín y esbozó una sonrisa torcida de medio lado, con un asombroso parecido a la del licántropo.— ¿Acaso ofendí sus exquisitos modales, monsieur….?

Dejó la pregunta en el aire, cargada de ironía, a ver si le decía su nombre, porque ella ya le había dicho el suyo. Recuperó la manzana y la volvió a frotar contra el vestido para limpiarla.

Pues si no puedes venir a la ciudad, tendré que venir yo a traerte el remedio, pero hasta el domingo no podrá ser, no tengo más días libres y no vives cerca. ¿Y si te acercas hasta el cruce de caminos de Saint -Germain- en-Lay? en ese caso podría volver mañana.

¿Volver mañana? ¿Estaba loca? no tenía ni idea de quien era ese bicho y ya se la había intentado comer. Pero al final no lo había hecho, ¿cierto? eso denotaba cierto interés, cierta curiosidad insatisfecha. Si la hubiera querido muerta ya sería carne picada, de eso no había duda alguna.

Pero sólo si me prometes que te lavarás. Ah! ah! yo prometo lo mismo, para que no te de alergia si me comes, nadie se merece una muerte por diarreas extremas por intolerancia a las brujas. Ya lo verás, soy buena, te funcionará el remedio.— Esta vez esbozó una sonrisa más sincera.

Dio dos pasos más hacia atrás recogiendo la bolsa de las hierbas y cargándola al hombro, dispuesta a echarse de nuevo a caminar para llegar a París antes de que los nubarrones descargasen con rabia. Como Leif no hacía ademán de detenerla, caminó hacia el linde del sendero y se giró esperando una última reacción, una última respuesta… algo.


Última edición por Elora Dahan el Jue Abr 07, 2016 1:58 pm, editado 1 vez

Elora Paine
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 175
Puntos : 203
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 04/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Leif Paine el Miér Abr 06, 2016 2:17 am

-Paine. Y ofender no es la palabra, pero no me había encontrado jamás con alguien que aguardara tanto deseo de morir. - La sonrisa se borró dando paso de nuevo al gesto agrio que cargaba siempre encima. Sentía una gran necesidad de despedazarla con cada palabra que salía de su pequeña y sucia boca, solo aguantaba con el fin de cobrarse su venganza. - ¿Estás dándome órdenes? Zagala, te juegas la vida que por ahora te he perdonado. Ve y corre a tu agujero inmundo. Si eres sensata como deberías ser, no volverás a pisar estos bosques.

Observó su espalda mientras se alejaba los primeros metros, pero antes de que ella volteara su rostro, corrió sujetándola de nuevo del cuello ubicado en su espalda. - Escucha atentamente, bruja. Si te veo venir acompañada de alguien o vuelves con intenciones de darme muerte, te juro por mi viejo navío que haré que abandones este mundo ahogándote en gritos de dolor. - La soltó con un empuje y permaneció quieto sin apartar la mirada de ella, rascándose sus partes cuando una pulga se aventuró a su mástil del amor. Poco después se dio vuelta y abandonó el lugar, desapareciendo en la espesura del bosque que era ahora su hogar.

*****

No pudo olvidar aquel encuentro, sus noches de sueño se vieron profanadas por la imagen de Edora el día que le liberó del calabozo. Despertaba con un fuerte deseo de dar muerte a la joven. Debía ser paciente, cualidad que no practicaba, si su plan quería hacer funcionar, pero dudaba que el pajarillo llamado Elora volviera a aparecer. Debería haberla despedazado en ese mismo instante, como debería haber hecho con su madre.

-Canalla, volviste a cometer el mismo error. - Se decía entre dientes.

El domingo, motivado por una débil esperanza de que la zagala reapareciera manteniendo su palabra, se ocultó en lo alto de los árboles de aquel cruce en Saint Germain. Un velo de nostalgia cruzó su mirada al ver que desde allí podía atisbar el mar que tanto echaba de menos.

Leif Paine
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 71
Puntos : 68
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 01/04/2016
Localización : Bosques

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Elora Paine el Miér Abr 06, 2016 6:40 am

Durante aquellos días Elora le dio vueltas al tema de aquel encuentro fortuito. Le había dicho que se llamaba Paine. Ese apellido se lo había escuchado a su madre alguna vez y una extraña sensación la recorría cuando lo pronunciaba. Su madre le había prohibido expresamente hacer preguntas sobre el monstruo de su padre, el ser inmundo que le dio la vida a cambio de llevarse para siempre la de Edora. Y sin embrago juraría que ese apellido estaba relacionado con él. Pero ¿podría ser su padre una criatura tan lastimosa? Su mera existencia ya era una carga y una condena para él mismo. Su odio, su soledad, su crueldad, su vacío interior...todo ello le provocaba más lástima que miedo. No, seguramente no lo fuera, y solo se tratase de otro cambiante perdido y solo en el mundo, enfadado con el destino y condenado a errar siendo solo una sombra.

Amaneció el domingo con atisbos de un tímido sol en el horizonte. Se puso el chal sobre los hombros y se recogió el pelo, que había lavado ayer, en un moñete fijado con la horquilla. En la bolsa de tela cosida  colocó un par de baguettes rellenas de carne en salsa y una botella pequeña de vino, sus ahorros no daban para mucho más, y también dos frascos con una mezcla de hierbas.

Una hora después apareció en el cruce de Saint Germain y se adentró en el linde del bosque, se sentó a esperar sobre el tocón de un árbol que debieron serrar años atrás, y sacó de la bolsa uno de los bocadillos, hincandole el diente.


Última edición por Elora Dahan el Jue Abr 07, 2016 1:58 pm, editado 1 vez

Elora Paine
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 175
Puntos : 203
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 04/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Leif Paine el Jue Abr 07, 2016 11:18 am

Le llegó su olor antes que su visión, además se le sumaba el aroma a pan y carne que despertó de inmediato sus entrañas. Aunque lo más importante, sin duda, era el hecho de que Elora había cometido el terrible error de volver a aparecer. Zagala con palabra, sin duda, pero totalmente inconsciente de la muerte que rondaba su cabeza. Bajó de un salto sin apenas hacer ruido, acercándose a ella. Como pirata que precie su propio honor, Paine había tomado un baño la noche antes. No tenía jabón ni trapo con qué frotarse de modo que su piel seguía viéndose oscurecida por la roña y el pelo enmarañado, pero al menos no olía tan mal ni había sangre seca pegada a la vista.

-Zagala, ¿a caso no te quedó claro que venir aquí te causaría la muerte? Empiezo a pensar que en lugar de valiente no eres más que una inconsciente. - Su expresión era más agria que el otro día; sin alcohol corriendo por sus venas la cabeza se llenaba de pensamientos tormentosos. - ¿Qué es eso que huelo en tu bolsa? - El orgullo le impedía pedir un bocado, pero sus tripas se encargaron de dejarle al descubierto cuando gruñeron cual león enjaulado. Miró hacia abajo, hacia su estómago, maldiciendo entre dientes aquel contratiempo, y frunció los labios cabezota como siempre.

Recorrió la corta distancia que les separaba hasta quedar a apenas un par de metros de ella, con los brazos cruzados en actitud amenazante y sin despegar mirada. Sobretodo de la comida. - La próxima vez ponte perfume, no puedo soportar el olor a bruja por la mañana. - Se había auto convencido durante las noches anteriores que trataría de ser amable -todo de forma fingida, por supuesto- con el fin de ganarse antes su confianza. Sin embargo, le era total y absolutamente imposible. Era saber quién era, o más bien recordar su madre, y las entrañas se le retorcían del odio que sentía.

Leif Paine
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 71
Puntos : 68
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 01/04/2016
Localización : Bosques

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Elora Paine el Jue Abr 07, 2016 1:55 pm

Elora se levantó del tocón y sacó el otro bocadillo ofreciéndoselo a Leif.

— Lo cierto es que vine con una ofrenda de paz, otro bocadillo de carne, con la esperanza de que cambies tu opinión sobre mí, porque soy una bruja, pero no todas somos escoria como tú crees. Incluso he traído vino. Y no seas paranoico, que no quiero envenenarte, no eres rico ni famoso, asi que  no sacaría nada con tu muerte.

Miró al licántropo de arriba a abajo, se había duchado, así que sonrió ampliamente.

Así estás mucho mejor, no hueles a mierda de troll.— notó la agresividad y el rechazo del hombre, debía haber tenido muy mala experiencia con alguna bruja, y por eso arremetía constantemente contra ella. Realmente a Elora se la traía muy floja lo que pensara, no se ofendía por eso, pero de alguna manera en el fondo de todo aquel odio subyacía una amargura que la empujaba a ayudarlo. No era normal en ella querer ayudar a alguien de forma desinteresada, nunca había sido una hermanita de la caridad, pero con aquella criatura le sucedía que despertaba algo tierno en ella.

Vale, sé que no te fías de mí, lo capto, y que crees que estoy loca por venir aquí jugándome el cuello. Si lo analizas no tiene sentido, tú no eres gran cosa, hay hombres mucho más guapos en París; tampoco  es que seas muy amable, me amenazaste con matarme por lo que soy; y ni siquiera eres rico. Así que realmente no tengo un motivo lógico para estar aquí. Te voy a decir cuál es la razón por la que vine. No tengo ni idea de por qué una voz interior me empuja a querer ayudarte. Seguramente no lo merezcas. Pero es como una conexión extraña…bah! no lo sé, igual sólo son sensaciones absurdas de una bruja novata.

Se encogió de hombros y volvió a sentarse en el tocón del árbol a terminar su almuerzo. Miró al suelo largo rato, después miró a Leif y finalmente fijó los ojos en el horizonte.

supongo que en el fondo la razón es que contigo me siento más humana y menos rara. Aquí no soy el peor de los monstruos.

No había sido fácil ser criada por una bruja, ser la niña rara de la que todo el mundo se apartaba. Ser señalada y criticada en muchas ocasiones, despreciada, apartada. Pero Leif era aún peor calaña.

Elora Paine
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 175
Puntos : 203
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 04/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Leif Paine el Vie Abr 08, 2016 6:29 am

Maldita luna. Malditas brujas. Y maldita duda de la que ahora bebía. ¿Sabría Elora quién era Leif? Toda su vida se guió por impulsos, amedrentado por el alcohol silenciaba los instintos, mientras el orgullo narcisista del que fue rey antes que lobo le impedía siquiera creer que la mala Fortuna le elegiría a él. Había caído en la trampa de una bruja antes, aquel error cometido le mantenía lamiéndose las heridas emocionales incluso años después, era difícil volver a fiarse de alguien y menos estando tan relacionada con su pasado.

-¿Cómo sé que no quieres envenenarme por alguna retorcida idea de bruja? Como si necesitarais motivos para convertir en desgraciado a un hombre cansado. - Pero un bocadillo... era un bocadillo y en esos momentos era incapaz de pelear con su estómago, de modo que rompió la distancia entre ellos y agarró la comida como si las manos de Elora ardieran, separándose para engullir cada bocado sin apenas masticar. Un animal sobre dos piernas.

Sus palabras le hicieron detenerse en la satisfactoria faena de lamerse los dedos y la miró. - ¿Guapo? - Soltó una seca y corta carcajada de mofa. - Niña, tienes menos pájaros en la cabeza de los que creía. ¿A caso crees que alguien como yo se fijaría en una cría como tú? No me ofenden tus palabras, pues no tengo interés en ti más que convertirte en mi cena. - Leif oía lo que quería, o más bien lo interpretaba como quería.

Terminado el bocadillo se sentó en el suelo, cogiendo una pequeña rama delgada para quitarse de entre los dientes un trozo de piel del chorizo que quedó enganchada. Una conexión... ¿existían aquellas cosas? ¿La sentiría él de no saber quién era su madre? Aunque, si se detenía a pensarlo debidamente, había algo con aquella muchacha que le traía inquietudes por la noche. No solo eso. Era la primera a la que había perdonado la vida antes siquiera de saber de quién era hija. ¿Era aquello una conexión?

-Porque no has conocido al Kraken, ese sí es un monstruo. ¿Pero por qué dices que eres rara? Solo por ser bruja mereces el infierno, pero debes estar rodeada de otros sucios e inmundos hechiceros como tú. - Su bocaza servía de velo para el sentimiento recién descubierto de que esa niña y él compartían algo más. Eran rechazados por la sociedad, ninguno lograba encontrar su lugar.

Leif Paine
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 71
Puntos : 68
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 01/04/2016
Localización : Bosques

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Elora Paine el Vie Abr 08, 2016 4:16 pm

Resopló y torció la cara con una mueca.— Ya, ya…claro. Con tres millones de personas en París, muchas de las cuales tienen verdaderas fortunas, iba yo a venir a envenenarte a ti, que además puedes oler todas las hierbas raras que le meta al vino.— Suspiró y cuando Leif se terminó la comida sacó de la bolsa cosida dos tarros.— te traje estas dos cosas, eso es jabón, es como el que uso yo.— El jabón de Elora era muy sutil, estaba hecho con flores de cerezo y leche de arroz. No le gustaban los potingues que olían a zorra adinerada con ganas de buscar marcha, los cuales solían oler a especias potentes como clavo, anís o cardamomo, y a flores apestosas como la amarena, el almizcle, la tonca o la regaliz. Ella era más de matices sutiles, como el aroma de un día de navidad, o el de las primeras flores de primavera.

y este de aquí es un ungüento para las heridas, te cicatrizarán en menos de dos días, pero debes limpiarlas antes, o se quedará la infección dentro.— Se sentó en el suelo frente a él y dejó los tarros allí para que se los llevase. Arrancó una florecilla que crecía impertinente a su lado, y la deshojó, por hacer algo mientras hablaban.
No todo el mundo sabe que soy bruja, para el resto de personas soy rara, dicen que soy extraña, que siempre ando sola y que cuando se acercan les doy como urticaria o yo que sé.— se encogió de hombros.— Mi madre jamás quiso vivir en un aquelarre, decía que es demasiado ego junto. Pero supongo que ya da igual, no sé si está viva o muerta, y supongo que aunque quisiera entrar en uno, tampoco me admitirían. Yo no soy como ella, preferiría no tener estos dones, pero eso ya no es una opción.— Miró a Leif activando de nuevo su Empatía para captar su estado de ánimo. — ¿El Kraken? ¿De verdad existe? — De repente arqueó ambas cejas con cara de emoción suprema. —Oh! oooh!! ¿no tendrás un trocito o algo de él, no? hay un hechizo brutal que yo pensaba que era una broma, porque pedía un trozo de kraken!!!

Le estaba poniendo ojos de gato con botas, que de haber tenido quince años menos podría incluso haber terminado con un “porfa, porfa, porfa…papi.”. Pero no sabía que fuera su padre, sólo que algo la empujaba a estar allí.

Puedo venir de vez en cuando, si quieres. Aquí se está bien para pasar unas horas, yo prometo no envenenarte y tú me prometes no matarme por el momento.

Podrían ser amigos, o algo así, porque quizás pudiera parecer que estaba haciendo una obra de caridad, pero lo cierto es que de alguna forma, Leif la hacía sentir menos condenada al infierno, a pesar de que sus palabras fueran las contrarias y estuvieran escupidas con tanto odio.




"y de repente llega alguien que te hace olvidar el ayer y te hace soñar con el mañana" SEE THIS VIDEO

Elora Paine
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 175
Puntos : 203
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 04/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Leif Paine el Lun Abr 11, 2016 7:47 am

Le gruñó en respuesta, acercándose para coger los tarros con mirada crítica, dándoles la vuelta y mirándolos a contraluz. Cuando los olió apartó la nariz como si apestara a muerto, pero no dijo nada. Bueno, nada excepto - tus palabras, zagala, empiezan a ser una ofenda. Controla tu lengua, o controlaré yo tu paso por la tabla. - Arrugó la nariz, poniendo el tarro de jabón en el suelo. Su deseo era romperlo y demostrarle a esa cría que nadie mandaba sobre un capitán corsario, pero si quería metérsela en el bolsillo debía ser perspicaz y aguantar. Pero sabía Dios que disfrutaría matándola.

Analizando estaba ahora el tarro con ungüento curativo, sin hacer mucho caso a las quejas sociales y de rechazo de aquella cría insolente, cuando unas palabras encendieron la pólvora en su cabeza. La miró como si acabaran de salirle tentáculos del trasero y bajó el brazo que sostenía el tarro mientras se aproximaba lentamente; tratando, muy en vano, fingir neutralidad ante el asunto. - Creía que vivías con la bruja de tu madre. ¿Dónde está esa zorra ahora? - Se le cayó el tarro de la mano, golpeando con suavidad las hojas húmedas. - ¡¡Dímelo!! - El grito que profirió asustó a los pájaros de alrededor, que salieron en bandada alejándose del lugar.

Su auto control -el poco que tenía- se derrumbó cual castillo de naipes ante la noticia de que aquella harpía vengativa había desaparecido de la ecuación, que su oportunidad de arrancarle la cabeza y empalarla al mástil no sería tan sencillo como esperaba en un principio. Cogió a Elora por la pechera del vestido con una mano y la alzó del suelo sin problema alguno. Sus ojos inyectados en cólera, los labios replegados mostrando unos dientes amenazadores. - ¿Quieres ver al kraken, cría? Dime ahora mismo dónde está esa zorra o te juro por mi navío que lo verás de muy cerca.

La tiró al suelo, a unos metros de distancia, para volver a caminar hacia ella con los puños apretados y la ira coloreando su rostro. - Habla ahora. Dime todo lo que sabes de esa mujer...



Leif Paine
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 71
Puntos : 68
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 01/04/2016
Localización : Bosques

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Elora Paine el Mar Abr 12, 2016 5:38 am



Así que era eso. Paine conoció a su madre y por lo visto la odiaba. Empezó a atar cabos. Se resistía a creer que aquel hijo del mal fuera su padre, pero todo encajaba como las piezas de un puzzle. Lo único que había sabido de él por Edora es que era pirata, que la violó y que ella lo condenó a tomar la forma física del monstruo que ya era, que tenía el alma negra y que merecía el fuego de diez mil infiernos.

Si sumaba eso a la rabia natural y el deseo de venganza que tenía Paine contra todos los hechiceros, todo parecía apuntar a que se trataba de un drama familiar. Primero enarcó las cejas abriendo los ojos de golpe, presa de la sorpresa al deducir aquella revelación. Seguidamente dio dos pasos atrás, cuando Leif avanzó gritándole y con los ojos inyectados en sangre la elevó a dos palmos sobre el suelo. Finalmente se llevó las manos a la boca suprimiendo una exclamación que quería salir de su garganta, pero no pudo evitarlo.

¡Joder!…eres mi padre.

Su gesto de sorpresa se transformó en una mueca, si hubo miedo en sus ojos sólo Dios lo sabía, pero el caso es que estalló en carcajadas. Una reacción loca más a añadir a su cuenta de irreverencias.

¡Ay! espera….esto….bájame por favor….esto es…es terriblemente dramático. Eres mi padre…llevo toda la vida queriendo conocerte y ahora… estás ahí sacudiéndome, a veinte segundos de rajarme la garganta y…. esto me parece tan irreal que… ¿No te das cuenta? es tan deprimente que es gracioso, de esta historia podrían escribir una novela. Bájame, por favor…hay mucho que hablar.

Cuando Paine la bajó lo miró de arriba a abajo, esta vez con un gesto nuevo en la cara, casi maravillada. No es que Leif fuera lo que esperaba, pero sólo el hecho de ponerle cara y voz, ya era un acontecimiento brutal en su vida.

Mi madre se fue hace cinco años. No sé si está viva, la busqué por todas partes pero nadie supo decirme nada de ella. Pregunté a los muertos…Vale, es un don algo macabro, pero dejemos eso para otro rato, y ninguno la conoce, así que realmente creo que vive.

Dio dos pasos en círculo, caminando alrededor de Leif, observándolo, como intentando ver detalles que antes no había visto.

Tú eres el responsable de que yo esté en este mundo. Mi madre te ha odiado toda su vida, y tú a ella también, y a mí me ha querido a su manera. No ha sido una madre ejemplar, desde luego, ni tú tampoco eres el padre del año. Y sin embargo no os tengo rencor a ninguno. La verdad es que no esperaba mucho de ti, para mí eras el innombrable, el monstruo. Ciertamente lo eres. Pero al saber ahora que eres tú… todo empieza a encajar. A pesar de lo impactante que está siendo todo…me alegro de conocerte.

Ahora que sabía que Leif era su padre, ciertas cosas tenían más sentido. Alargó la mano hacia el brazo del que era su padre pero justo cuando iba a tocarlo la retiró, porque quizás Paine no tolerase el contacto y le arrancase el brazo.




"y de repente llega alguien que te hace olvidar el ayer y te hace soñar con el mañana" SEE THIS VIDEO

Elora Paine
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 175
Puntos : 203
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 04/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Leif Paine el Jue Abr 14, 2016 6:27 am

Gruñó nuevamente con la ferocidad de un animal salvaje. Las venas de sus brazos resaltando de la presión que ejercía al apretar los puños, y los tendones en su cuello más tensos que cuerdas de guitarra. No necesitaba transformarse para parecer una bestia. Cualquier otro humano se habría meado encima antes de salir corriendo rezando por su vida, pero Elora no, ella se lanzó a reír como una desquiciada, parloteando como al parecer no dejaba de hacerlo nunca... y no sabía si eso le enfurecía aún más o despertaba una pequeña chispa de orgullo al saber que era su hija.

Un momento. ¿SU hija?

Esta vez fue él quien retrocedió, frunciendo el ceño mientras la miraba fijamente con la misma desconfianza de un felino esquivo. - ¿De dónde sacas que yo sea tu padre? Si tu madre era una fulana no es mi maldito problema, zagala. Leif el loco no tiene hijos y mucho menos con esa perra del infierno ¡que te quede claro! - Le mostró los dientes escondiendo la repentina inseguridad que le provocaba ahora la mirada de Elora, escudriñando como si pudiera ver su alma. Estuvo a punto de tirarle una piedra solo para que dejara de hacerlo, mas seguía impactado por el descubrimiento.

-Es imposible que tu madre decidiera tenerte si es cierto que eres mi hija, lo cual sigo dudando - sacó pecho en pos de pisar su inseguridad -. Esa zorra lloró como una cría cuando acabé con ella, es obvio que me desprecia, no me has iluminado ninguna verdad, imagino que antes prefirió morir que tenerte a ti - se acercó de nuevo con pasos duros y firmes -. Tus historias para niños no te van a funcionar conmigo. Mírate, eres débil e insignificante, no tienes nada de mí - añadió con desprecio -. Deja de mentir y dime dónde está esa bruja malnacida. No volveré a preguntarlo, ¡dilo o te rompo el cuello!

No había tanta convicción en sus palabras como en el ataque anterior. Sus ojos no reflejaban la rabia de sus palabras; la duda ya se había acomodado en el centro de su cabeza y empezaba a echar raíces. ¿Fue a caso un retorcido truco de Edora tener a esa cría? Tal vez maldecirle como lobo no fue toda su venganza, tal vez parió a esa niña para seguir atormentándole. Entrecerró los ojos hasta que no fueron más que dos líneas; más desconfiado, más inseguro. Se sentía caminar por arenas movedizas. - Te envía ella, ¿cierto? Esa zorra no tuvo suficiente con alejarme del mar, te ha mandado para dar la estacada final...

Leif Paine
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 71
Puntos : 68
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 01/04/2016
Localización : Bosques

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Elora Paine el Jue Abr 14, 2016 5:31 pm

Elora hizo gesto de arrugar las facciones cuando Leif le gritó de nuevo. ¿Qué coño le pasaba a ese hombre? no era sorda, ¡por todos los dioses!.

¡Bah! no seas tan dramático. La vida de la gente no gira en torno a ti. ¿Que no tienes hijos? ¿estás seguro de eso? ¡Ah! bueno, entonces es que no te funcionan los soldaditos, ya sabes. Una pena.— le puso una mueca de burla.— Pues vale, si no eres mi padre… casi que mejor.

Se encogió de hombros, Recogió la bolsa con intención de irse, pero se tomó su tiempo. Si bien Paine no era un gran conversador, más bien lo contrario, a ella le gustaba charlar, porque de normal vivía en un mundo interior, reducido, a escondidas de la gente porque no podía hablar de sus habilidades, ni de su pasado abiertamente.

Eres bastante rastrero, atacando donde crees que duele. Realmente ninguna mujer en su sano juicio tendría un crío engendrado por ti, pero es que resulta que mi madre nunca estuvo en su sano juicio, al igual que tú. Quizás pensó que tendría más tiempo conmigo para sembrar el odio y utilizarme contra el monstruo. Pero en eso os equivocáis los dos. No os odio. Sois los peores padres de la historia, pero no os odio.

Sonrió de medio lado y negó con la cabeza. Era tan patética la situación, que era casi hasta divertida. Su padre era un asqueroso pirata que como humano no valía dos reales y como lobo era la muerte con pelo.

no me envía ella, porque como te he dicho, hace cinco años que desapareció, que pareces sordo, o es que quizás eres simple y no me entiendes.— esto ya lo siseó con mala baba, porque la hija de Leif tenía más paciencia que él, pero no era una de sus mejores cualidades.— Si algún día regresa mi madre le haré saber que estás aquí, seguro que le gustará verte de nuevo y quizás podáis despellejaros mutuamente, pero a mí dejadme al margen, ya me habéis jodido bastante la vida.

En vistas de que Leif no estaba por la labor comunicativa, decidió que lo mejor sería largarse de allí, dándole la espalda y empezando a caminar. Pero entonces sintió esa inseguridad creciendo en él y se detuvo. Durante unos segundos dudó si continuar sus pasos hacia delante, pero finalmente resopló, expulsando el aire retenido en los pulmones. Se giró hacia Leif y cambió el tono de voz, bajando la guardia y desterrando la acidez que le producía ese encuentro agridulce.

siempre quise conocerte, a pesar de todo, y de pequeña solía soñar que sería una gran bruja y podría hacer desaparecer tu maldición. Y… bueno, quizás no seas mi padre y sólo sean casualidades, así que…perdona por las molestias.

Lo miró de medio lado de nuevo, esta vez con el gesto más afectado y menos irónico, se giró de nuevo y echó a andar por el camino.




"y de repente llega alguien que te hace olvidar el ayer y te hace soñar con el mañana" SEE THIS VIDEO

Elora Paine
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 175
Puntos : 203
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 04/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Leif Paine el Dom Abr 17, 2016 9:05 am

Ladeó una sonrisa cargada de sadismo cuando lo llamó rastrero. Para Leif no era más que un cumplido, cuanto más miserable y vil fuera un pirata, mejor reputación tenía en los mares, mayor respeto tenían los demás hacia su persona. Sin embargo, no sentía tanta dicha por su orgullo inflamado como debería ser. Había algo ronroneando en su cabeza desde el instante que supo que Elora era su hija. Desconocía lo que era y ese sin saber encendía más su cólera.

-No serías la primera bruja que miente, zagala. No nací ayer, sé de la calaña que estáis hechos los que son como tú - gruñó observando su espalda. A punto estuvo de saltarle encima y evitar que se marchara. No quería volver a cometer un error como sucedió con la harpía Edora; dejar que la joven saliera viva de aquel encuentro podría acarrearle problemas en un futuro, sobretodo si cumplía su palabra de mandarle a Edora en caso de encontrarla -si es que decía la verdad sobre su paradero desconocido. Pero no era ese el motivo principal...

Lo cierto es que no quería hacerle daño. ¿Por qué? Luchaba fervientemente para enterrar bien hondo la idea de que aquella joven era sangre de su sangre, pero eso es lo que era. Su hija. Y también la única persona que se había preocupado por él desde que cayera la maldición sobre su cabeza. Se negaba a aceptar que él, Leif el loco, estuviera albergando sentimientos por alguien, de modo que su cabezonería crecía y, con ello, la rabia. Hacía el mundo, hacía sí mismo.

-Siento decepcionarte - dijo con la voz cargada de sarcasmo, sonriendo aunque sus ojos seguían irradiando soledad. Que se fuera, era mejor así. Leif no estaba hecho para querer a nadie, aquella cría solo saldría perjudicada si se juntaba demasiado con él. Le iría mejor en la vida si no se relacionaban. - No vuelvas por aquí.

Le lanzó una última mirada antes de darse la vuelta e irse con su soledad a otro lado. Los hombres como Leif, creyentes de que el sentimentalismo debilitaba, no lidiaban bien con la idea de que alguien sintiera compasión o sentimiento de amor alguno hacia ellos. Prefería consumirse en la desesperación de su tristeza que abandonar la armadura de hierro que forjaba su personalidad.



Leif Paine
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 71
Puntos : 68
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 01/04/2016
Localización : Bosques

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Elora Paine el Dom Abr 17, 2016 3:59 pm

Cada domingo durante tres meses, Elora se acercó al cuce de Saint Germain a dejar una bolsa o una cesta con comida. Usualmente eran bocadillos rellenos de carne, de embutidos o de algo sustancioso. Cuando tenía algún imprevisto, la copiosidad se reducía porque no le daba el sueldo más que para mantener su buhardilla y su propio sustento. Esas veces el pan estaba algo más duro y abundaban cosas como las manzanas o un guiso con más verduras que carne. Hacía lo que podía.

No podía quitarse de la cabeza a Paine. Era su padre, estaba segura, pero él le había dicho que no regresase, porque así estaría más a salvo. Bien, como buena heredera de sus genes, cumpliría con la parte de no entablar conversación con él, de no verlo ni buscarlo. Pero no dejaría que se muriese de hambre, que para eso era igual de cabezota y no obedecía órdenes. Cada domingo recogía una cesta vacía cuando dejaba la otra. Sabía de alguna forma que él se lo llevaba, que no era algun espabilado que había visto que el último día de cada semana había comida gratis.

Pero habían pasado casi tres semanas y no se había repuesto la cesta. Ese domingo hacía algo de viento y en el cruce de Saint Germain se recortó la silueta de Elora, que abandonó el camino principal par adentrarse en el bosque. Dejó la cesta donde siempre y recogió la vacía, pero en vez de volver grupas y largarse de nuevo a la ciudad, caminó siguiendo el rumor del riachuelo, alejándose de la senda marcada. Recorrió los meandros, las rocas y se agachó a mirar bajo los frondosos helechos. Estaba buscando algo.

El acónito no era una planta corriente ni fácil de encontrar, pero cuando la tuviese en sus manos pensaba provocarle una muerte lenta y dolorosa al hijo de puta que la había llevado al infierno unas noches atrás. Empezaría salivando, con náuseas, para darse cuenta que en realidad tenía quemaduras y úlceras por toda la boca y el tubo digestivo. Posteriormente sufriría convulsiones y tendría severas diarreas que acabarían alterando la frecuencia cardiaca. Se merecía eso y más. Pocas veces había sentido tanto odio hacia alguien. Odio por despertar en ella una chispa de ilusión, por hacerla sentir especial y por ganarse su confianza para luego destruirla en una noche. Todavía le dolían los latigazos de la espalda, todavía sentía las cuerdas en las muñecas y el trapo en la boca con sabor a calcetín. Había sido una estúpida, por pensar que un hombre así podría fijarse en ella si no era para cometer alguna maldad. No se podía culpar a una muchacha de veintidós años por fijarse en alguien del género opuesto y pensar en mitigar la soledad por una vez. Había pagado su estupidez con dolor, y ahora él iba a pagarlo con una ofrenda de sangre. No había matado a nadie, y sabía que habría una primera vez. Lo que no imaginaba es que siendo una bruja y su padre un licántropo, existiendo en París todo tipo de criaturas, su primera víctima sería un simple humano, uno que albergaba un asqueroso monstruo en su interior, uno que merecía el fuego del infierno por aprovecharse de ella.

¿Dónde estaba el maldito acónito? Alargó la mano para llegar hasta un brote que surgía de una roca escarpada, pero le patinó el pie y rodó colina abajo, golpeándose en la espalda ya magullada. Las lágrimas brotaron sin control, no sólo por el dolor físico, sino más bien por la frustración, la ira y el desprecio por sí misma, por lo imbécil que había sido. Lloró porque la parte humana y tierna que había luchado siempre por mantener a flote, tratando de no consumirse en odio como su madre, empezaba a desaparecer, a volatilizarse. Sentía el frío odio allá en el fondo, tras la capa del fuego de la ira y el peso de la venganza. Sentía su propio poder revolverse bajo la piel, clamando hambriento por un bocado de dolor ajeno.

Elora Paine
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 175
Puntos : 203
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 04/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Leif Paine el Jue Abr 21, 2016 11:50 am

Encontrarse con Elora y saber que era su hija despertó todo de voces en su cabeza, instaladas en pos de atormentarle más si cabía. Voces misericordiosas, otras clamando venganza, orgullo, frustración... Pero por encima de todas, martilleando sin cesar, una demasiado conocida. Edora anidaba en su cerebro, creándole la paranoia de que su hija fue mandada para acabar lo que su madre empezó. Le costaba creerlo, la joven no parecía tener muchas luces para tramar un engaño tal, su sorpresa cuando se enteró que era su padre no parecía fingida. Aún así... su naturaleza era el desconfiar.

Le había ordenado que no volviera... pero la soledad sabía más amarga desde que conociera a Elora. Antes del encuentro solo estaban él y la frustración por no poder volver al mar, podía lidiar con ello. Sin embargo, la sensiblería de Elora le había calado. Saber que le importaba a alguien se sentía bien, aunque no lo admitiría; seguía dándole la razón a la voz que decía que era mejor no crear vínculos. El afecto debilita al hombre. El hombre débil muere antes.

El domingo siguiente a la despedida se había presentado en el cruce de Saint Germain convenciéndose de que solo iba para comprobar que no volviera. Ver la cesta le había dejado un gusto agridulce. No se quedó para verle, pero le había dejado comida. Como una rutina establecida, cada domingo se escondía entre los árboles manteniendo la distancia suficiente para poder verla sin ser descubierto. Cuando Elora desaparecía, se apropiaba del contenido de la cesta y se iba. Solo se comía el pan y la carne, cuando los había, lo demás lo tiraba a mitad de camino para quien lo encontrara. No era conejo para andar comiendo verduras. La voz de la consciencia, que usualmente quedaba ahogada por las demás, pinchaba de vez en cuando diciéndole que aquello que tiraba le costaba a su hija un esfuerzo, pero de igual modo no pensaba comérselo.

El domingo que no hubo cesta conoció la preocupación. No porque le hubiera ocurrido algo, sino más bien que se hubiera cansado de él. Tres semanas estuvo dándole vueltas, lidiando con pensamientos contradictorios, hasta darse cuenta que, por mucho que tratara de negarlo, echaba de menos esos detalles. Quería volver a verla. Tal vez no hacerle de padre, porque era evidente que no tenía madera para ello, más bien mantener el contacto con la única persona que le hacía sentir vivo. Elora, sin saberlo, había ocasionado con aquella ausencia que su padre se tragara el orgullo por un instante y aceptara la culpabilidad de cómo la había tratado expulsándola de su lado.

Cazando estaba cuando un olor bien conocido le llegó de no muy lejos. Dejó su presa libre para seguir el camino que el olor marcaba y se llenó de dicha al ver que, en efecto, era Elora. Rápidamente se dio cuenta que no estaba buscándole a él, mas no importaba, porque al fin podía verla. La acechó escondiéndose, manteniendo las distancias, observándola fijamente. Salió corriendo a su encuentro al verla caer colina abajo, derrapando para caer a su lado de rodillas con un gruñido latente en su interior.

-¡Estúpida! ¿Es que no miras por dónde pisas? - Enmudeció al ver las lágrimas en sus ojos y, lejos de pensar que fuera por el golpe u otra cosa, se apartó desviando la mirada. - ...no quería gritarte. ¿Estás bien? - Miró de reojo, como si esperara que se burlara en cualquier momento de él por estar pidiendo disculpas -aunque no usara las palabras adecuadas. - Te dije que el bosque es un lugar peligroso, ¿qué haces aquí?

Leif Paine
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 71
Puntos : 68
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 01/04/2016
Localización : Bosques

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Elora Paine el Vie Abr 22, 2016 4:33 am

Elora se revolvió como si Paine la estuviera sujetando y cargó los dos puños cerrados contra él. Estaba explotando emocionalmente, fuera de control.

¡Vete a la mierda! ¡te odio! ¡ojalá vayáis al infierno mi madre y tú!

Lo apartó de un empujón, pero se quedó quieta sentada sobre sus talones con las manos tapando la cara, deshaciéndose en llanto, respirando pesadamente mientras las heridas de su espalda se reabrían del golpe y empezaban a teñir de nuevo la camisa y el corsé, que a la altura de las paletillas empezaba a ostentar un llamativo color rojo. Su reacción posterior fue todo lo contrario, retiró las manos de la cara y se abrazó a Leif cerrando fuertemente los ojos. Sabía que Paine rechazaba cualquier cercanía o contacto físico, pero en ese momento no estaba para pensar, tan sólo necesitaba que la única persona que le quedaba en el mundo, la comprendiese y no sumase más dolor a su tortura personal.
Conforme las lágrimas salieron y la presión se fue liberando también, recuperando la respiración normal, una calma fría la invadió. Todavía sin mirar a su padre habló en un siseo que supuraba un odio helado.

Esta es la primera y la última vez que me ves llorar.— Como propósito estaba bien, quién sabe si luego lo podría cumplir. Se soltó del abrazo y elevó sus ojos enfrentando los de Leif.— Voy a matar al bastardo que me hizo esto y tú no vas a impedírmelo.

Se pasó la manga de la camisa por la cara secando sus mejillas y arrugó la espalda en un gesto de dolor. El dolor purificaba y hacía más clara la mente. Hasta ese momento se había negado a sí misma su verdadera naturaleza. Había renegado de sus poderes trivializándolos, pensando que podía usarlos para hacer el bien. No era una bruja buena, era una bruja oscura con poderes oscuros y los iba a utilizar para fines oscuros. La vida había repartido sus cartas y a ella le tocaba jugar con ésas. Hasta ahora había jugado a esconder y defender. Ahora iba a jugar al ataque y para ganar. No quería parecerse a su madre, no era Edora, pero tenían poderes similares y llegados a este punto iba a explotarlos.

Voy a quedarme con todo, padre. Voy a arruinarle la vida y vamos a tener una villa grande el París, porque pienso cobrarme este dolor con su fortuna y su miserable vida.

“Vamos”. Había utilizado el plural porque lo que trajese a lomos el futuro, contaba con Leif en él, eran padre e hija, les gustase o no, y no estaba dispuesta a renunciar a nada más. Iba a desprenderse de la Elora que había sido, perdiendo una parte de bondad a favor de la oscuridad, y no pensaba desprenderse también de él, porque sería su ancla a la realidad, para no convertirse del todo en el monstruo que era su madre. Hoy moría una parte de ella, dando paso a otra Elora más dura, más fría y con ningún remordimiento. Hoy era el despertar de una bruja oscura a sus realidad, a sus poderes y a sus nuevas motivaciones.




"y de repente llega alguien que te hace olvidar el ayer y te hace soñar con el mañana" SEE THIS VIDEO

Elora Paine
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 175
Puntos : 203
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 04/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Leif Paine el Lun Abr 25, 2016 5:54 am

-Te equivocas, yo ya estoy en el infierno... - Desvió la mirada con un gruñido ronco, apretando los dientes. Eso le pasaba por preocuparse por la cría; lo mejor hubiera sido pasar de largo, o asustarla para que no volviera a poner un pie en los bosques ella sola. Estaba soltando improperios mentalmente cuando Elora se le lanzó encima, dejándole totalmente anonadado. Su reacción fue tensarse, con las manos apoyadas al suelo y la mirada de reojo hacia su hija. ¿Qué diantres le ocurría? Nunca entendió a las mujeres, eran más variables que la mar y en ocasiones incluso más tempestivas.

El calor que desprendía su pequeño cuerpo poco a poco fue calando en él y terminó por pasarle torpemente una mano por la espalda. La humedad de la sangre en la palma de su mano le preocupó, pero si Elora seguía teniendo fuerzas para llorar es que no estaba en peligro. Se mordió la lengua castigándose por andar preocupándose. Optó por apartarla cuando al rato dejó de oírla sollozar y se limpió la sangre en la tela del burdo pantalón que llevaba puesto.

-Las mujeres estáis hechas para llorar. - Tal vez no era su mejor frase, pero en aquel instante no se le ocurrió nada mejor. No estaba acostumbrado a situaciones como aquella, de hecho seguía preguntándose por qué preocuparse por ella en lugar de mandarla de paseo. No estaba hecho para ser padre; si fuera de un varón tal vez resultaría más fácil, pero toda relación que tuvo con las mujeres fue para acostarse con ellas. Incluso las fulanas que le criaron de pequeño acabaron siendo quienes le quitaron la virginidad de bien joven.

Las voces en su cabeza dejaron de pelear cuando escuchó la palabra "bastardo". - ¿De qué bastardo hablas? ¿Qué diantres ha ocurrido, zagala? - Admitir que había despertado una mayor preocupación en él era algo que no ocurriría, pero no significaba que fuera mentira. Alguien había dañado a su propia sangre y eso, viniera de donde viniera, era una provocación en toda regla. Escucharla hablar de venganza fue una brutal sacudida a su cabeza. Jamás vio a Edora consumirse por la ira que sentía hacia él, pero estaba seguro que Elora era la viva imagen. El destino era cruel y jodidamente retorcido, Elora era su sangre, pero aquel malnacido acababa de cometer el mismo pecado que él años atrás. ¿Sería aquello una macabra burla de la Fortuna?

Le agarró el rostro para que lo mirara, Leif con el ceño tan fruncido que sus ojos quedaban medio ocultos bajo sus gruesas cejas. - ¿Qué vas a hacer, eh?

Leif Paine
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 71
Puntos : 68
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 01/04/2016
Localización : Bosques

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Elora Paine el Lun Abr 25, 2016 6:24 am

Elora se zafó de su agarre manteniendo la barbilla alta y achinando los ojos. Siseó la respuesta.

Confié en él, padre. Pensé que sólo me halagaba porque quería conseguir el polvo, y caí en la trampa. Yo también deseaba una noche de pasión sin que fuera más allá, pero no calculé el riesgo. Ese bastardo no se conformó con un polvo, me ató, me torturó y…bfffff. Todavía no se han cerrado las heridas de su fusta. Le gusta montar y suele ir de caza. Se lo voy a hacer pagar, padre.

Se levantó del suelo y se colocó la camisa en el sitio, aunque las manchas rojas centelleaban en la claridad del tejido. Se echó un chal por encima para ocultarlas y se acercó al río. Arrodillándose en la orilla hundió las manos en el agua y se las pasó por la cara, como queriendo diluir en la corriente los malos recuerdos.

tranquilo, me tomé la poción después, así que ese hijo de puta no engendrará ningún tipo de vida.— Parecía un comentario fugaz e insignificante, pero tenía mucho significado. Significaba que no se iba a repetir la situación de ellos. No habría otra bruja ávida venganza acarreando un bebé.— Lo voy a hechizar, conseguiré que se enamore de mí perdidamente, que obedezca mis deseos sin que tenga que tocarlo ni con un palo. Conseguiré que me pida matrimonio y me deje toda su fortuna, que no es poca. Y cuando esté todo atado… tendrá un terrible accidente de caza. Una fiera lo atacará en el bosque. Quiero una vida mejor, más cómoda para los dos, y quiero cobrarme la justicia que se me debe de ese modo.— Miró a Paine con todo el fuego helado de la venganza chispeando en el fondo de sus pupilas.— ¿Puedo contar contigo, padre?

Le sostuvo la mirada en un delicado momento crucial. Si Paine le decía que no, entonces estaba sola en la vida, y para ella su padre estaría muerto. Podría entender hasta cierto punto que se negase, que no era su negocio. Pero había llegado a un precipicio donde no valían las medias tintas. O estaban juntos, o se decían adiós. Paine se lo debía, le debía al menos esa por tantos años de soledad y ausencia, por tanto dolor de Edora. Pero era un pirata, quién sabe qué iba a contestar.

Ahora estaba mentalmente fuerte, muy dolida, muy cabreada, con muchas ganas de venganza y muerte; fuera cual fuera la decisión de Leif la aceptaría. Respiró hondo y se puso en pie, mirándolo fijamente, aguardando su decisión.




"y de repente llega alguien que te hace olvidar el ayer y te hace soñar con el mañana" SEE THIS VIDEO

Elora Paine
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 175
Puntos : 203
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 04/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Leif Paine el Lun Abr 25, 2016 6:51 am

Tuvo que morderse la lengua. Las voces volvieron a la carga, clamando que aquello era demasiada coincidencia; nuevamente, que Elora fue mandada por su madre, y nuevamente, que solo fue una cría que confió demasiado en sí misma. Estuvo tentado a alzar un grito para acallarlas a todas, pero no era la clase de locura por la que quería ser reconocido, de modo que cerró los ojos con fuerza un segundo y trató de poner paz en aquella pelea de ideas.

Suspiró ante el silencio y volvió a hablar con dureza, mostrando poco o nada de sensibilidad. - No deberías confiar en nadie, zagala. Todos los hombres son salvajes y bien atroces. Los de ciudad no son distintos. Quítales el traje de falsa cortesía bajo el que se esconden y encontrarás a otro bastardo malnacido. Conociste a tu madre, deberías haber aprendido algo de su odio. - Se levantó al mismo tiempo que ella sin haberlo predispuesto así. La idea de que era su hija le rondaba tanto por la cabeza que hasta ese casual detalle le hacía darle más vueltas. Buscando semejanzas y diferencias entre ambos en todo momento, en cada suspiro, incluso en cada mirada.

Elora parecía haber leído su mente con aquel comentario. No dijo nada, pero le pareció correcto. No era necesario seguir alimentando aquel círculo de desgracias. Además, suficiente tenía con una hija a la que costaba reconocer como tal para añadirle un nieto que no deseaba.

Leyó su mirada y supo qué quería de él. ¿Debía hacerlo? Sería lanzarse de cabeza a una ironía. Él, el malnacido, matando a alguien que calzaba sus mismo pecado. Mantuvo la vista en sus ojo fijamente por algunos largos segundos, por primera vez desde que la conoció lidiando él solo con las dudas, sin voces de por medio. - Está bien - murmuró al fin. - Tráelo cuando haya luna llena - miró fugazmente al cielo, - pero debe venir solo. No te acercarás, no vendrás a observar. Si te veo o te huelo por aquí junto a él, no habrá trato. Te quedarás sola. ¿Lo has entendido, zagala?

Leif Paine
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 71
Puntos : 68
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 01/04/2016
Localización : Bosques

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Elora Paine el Jue Abr 28, 2016 5:16 pm





"y de repente llega alguien que te hace olvidar el ayer y te hace soñar con el mañana" SEE THIS VIDEO

Elora Paine
Hechicero Clase Baja
Hechicero Clase Baja

Mensajes : 175
Puntos : 203
Reputación : 44
Fecha de inscripción : 04/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: la sangre llama a la sangre.-[Leif Paine]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:29 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.