Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


¿Nos hemos visto antes? [Abbey Appleby] ◊◊

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Nos hemos visto antes? [Abbey Appleby] ◊◊

Mensaje por Emhyr Van Emreys el Mar Abr 12, 2016 6:49 pm

Recuerdo del primer mensaje :

No se sentía nervioso, ni ansioso… Más bien fuera de lugar. Habían pasado demasiados años desde que había estado por así decirlo, en un evento “civilizado”. Rodeado por ciertos lujos, por personas de alta clase, buena comida y música; rodeado por comodidades. Y el hecho de que comenzase a convertirse en algo “habitual”, le extrañaba y descolocaba en cierto modo.
Había pasado de la noche a la mañana, a ser prácticamente un superviviente de la calle a estar codeándose con aquella sociedad. Aunque sabía que aquello era solo una ilusión y diversión creado por una amistad con fortuna, ya que cuando la noche finalizará volvería de nuevo a aquella buhardilla del burdel, y seguiría consiguiendo mercancías ilegales a las prostitutas que lo acogían.
 
Hacía una semana la fortuna le había hecho reencontrarse con Bryan McMahon en aquella biblioteca, lo extraordinario había sido que lo reconociese cuando la última vez que se vieron apena Emhyr tenía quince años para dieciséis y asistía a una fiesta donde iban a celebrar el hecho de que fuese a convertirse en el primer jenízaro más joven desde hacía siglos. McMahon era el hijo de un embajador inglés en Constantinopla, había hecho buenas migas con su padre que se encargaba de las relaciones exteriores por encargo del sultán.
Bien lejano quedaban esos tiempos, y ahora Bryan por lo que le había encargado era embajador en París y deseaba ayudarlo, tras comprobar que aún estaba bien vivo.
 
En aquella noche a Emhyr lo seguían presentando como miembro del ejercito inglés, que había acompañado como guardaespaldas a Bryan desde las colonias orientales. Un perfil perfecto para descartar sus rasgos y acento extranjero. Vestido del uniforme atraía las risas y miradas de las jóvenes que allí se presentaban para buscar marido.
 
El brujo aun no entendía aquella clase de eventos, donde se presentaban las jóvenes casaderas en sociedad y las familias parecía de un modo solapado estar vendiéndoles cual mercancía, en su país las cosas se hacían de otro modo, aunque había que afirmar que como Bryan le había comentado esta noche “sería interesante y divertida”.


Última edición por Emhyr Van Emreys el Mar Jun 14, 2016 2:29 pm, editado 1 vez





Por esos buenos momentos...:




Emhyr Van Emreys
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 662
Puntos : 733
Reputación : 90
Fecha de inscripción : 31/07/2010

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario http://eljuegodelosangeles.foros.ws/index.php

Volver arriba Ir abajo


Re: ¿Nos hemos visto antes? [Abbey Appleby] ◊◊

Mensaje por Abbey Appleby el Jue Jun 16, 2016 5:11 am

Tu silencio abrasador, envuelto en miradas de lujuria.



El susurro y el roce de los dedos del otomano, la calmaron al instante. La tensión formada hacía escasos minutos, se desvaneció cuando sus miradas se encontraron, perdiéndose en una batalla de la que ninguno esperaba salir victorioso. El roce de sus labios con la yema de sus dedos, le impulsó probarlo un tanto, lamiendo sus yemas y dejar un mordisco en ellas. No perdió ni un instante de vista sus ojos hasta que los ajenos la recorrieron como si aquellas orbes oscuras, estuviesen acariciando cada parte de su cuerpo que quedaba expuesta ante él. Ahí fue cuando se siento completamente desnuda y perdida cuando sin proponérselo, la tentaba al verle a él morderse los labios…gritando a pleno pulmón su propio deseo. Ante eso, suspiró imitándolo, recorriéndole con detenimiento por primera vez. hechizaba el brillo de su piel morena, como destellos en la noche que la aclamaban.

Las manos níveas de la joven, abandonaron el agarre del cuello ajeno, dejándolas caer por la curtida espalda…regalándole caricias tímidas, suaves , delineando cada centímetro de piel. Por partida doble, la presión en su frente, el tacto de sus dedos en la piel morena, bebiendo de aquella respiración que la invitaba a arder y sí, era lo mismo por su parte. El ceño fruncido, su sonrisa traviesa acompañados de su risa divertida. volvía a llamarla niña, quizás por última vez. si ocurría, sabía que dejaría de serlo y no solo eso, jamás volvería a ser la misma pues iba a darle, ofrecerle algo que una vez perdido no podría recuperar nunca. La complicidad y la química seguían intactos, los besos conversaban entre ambos labios, devolviéndose el deseo incontrolado y sus manos, alcanzando acariciar todo a su paso como si solo tuviesen… ese instante, no era un juego…esta vez no.

Como si realmente pudiese leer sus pensamientos, dejó caer su cuerpo tras se volteada. La sensación que tuvo disipó sus miedos, su nerviosismo por ser la primera vez y tal vez la única. Conocer ese terreno desconocido con alguien , con él que era capaz de hacerla vibrar tan solo con sentir el roce de sus labios, su tacto. deliciosa tortura de aquellos labios que la habían atrapado, cárcel que terminaría siendo su cuerpo. Qué hermoso contraste de ambas pieles. Susurró su nombre, uno de sus brazos se coló dispuesto a acercarle más hacia sí…poder tomar sus labios mientras él se dedicaba a dibujar su cuerpo con sus varoniles manos. Gimió contra sus labios, mordió con infinito deseo pidiéndole más en silencio.

Ronroneó como un felino, su cuerpo vibró como un cascabel al llegar a la zona prohibida. No hizo falta decirle nada, sus caderas le incitaron a que siguiese, prosiguiese a cumplir lo que en un principio quedaba tan lejano. Entre ellos era más que obvia la atracción y el deseo, dos ingredientes que solo necesitaban para cumplir lo que ambos deseaban que ocurriese. Decidida, tomó sus labios, como si de un manantial se tratase , la sensación de sed y él pudiese saciarlo. Sonrió cuando se separó un segundo a tomar aire, buscando su mirada, su respiración entrecortada tomaba aire de la ajena en igualdad de condiciones. Sus labios seguían sabiendo a salvia y por ello, los dibujó con la lengua, despacio y sin prisa, recogiendo aquel sabor que le extasiaba.

Solo él se hacía una idea de cuánto le gustaba morderle y lo demostró , mordió su barbilla riendo por lo bajo, como una niña traviesa que acababa de empezar su juego. El silencio de la mañana ¿o era tarde, noche? Daba igual, seguía sumergida en su mirada y en su cuerpo. Fuera, los pasos ajenos le alertaron pero no se inmutó, seguía dejando mordiscos en la piel de su cuello, besos y lamidas con su lengua. Podían descubrirlos, podría ser su fin pero no le importaba, no cuando deseaba que ese instante se pausase. Podía oír la voz del señor Milles murmurando, buscándola. Volvió apoyando la frente en la de él, aún envuelta en sus brazos, la situación avivó más la excitación, fue su propia mano quien guió al moreno a terminar en su humedad. Gimió al sentirlo, riendo divertida por la situación.

Lo pasos los rodeaban y ella, evitaba gemir , ronronear demasiado fuerte para que los pillasen. Aún de espaldas, tapó los labios del otomano, volteándose y volver a quedar sentada en su regazo. No se detuvo, su boca era incapaz de mantenerse quieta, sin dejar de mirarle a los ojos, volvió a morder su cuello, creando un camino de mordiscos por su clavícula, su pecho. Los labios, se dedicaron a dibujar la piel tatuada con infinito cuidado. Las caderas de la joven seguían buscando más, enredadas sus piernas y provocar un roce totalmente desconocido de ambos. Tuvo que tragarse ese gemido, esos jadeos silenciosos que él podía apreciar y sentir sobre sus labios ahora liberados. Cara a cara, pidiéndole, rogándole algo que ni en sueños ninguno se imaginaría y su boca… le pidió como una orden, un ruego.

-Olvídate de él. Solo estoy yo. Hazme lo que quieras -sonrió convencida, ambas frentes apoyadas… las primeras palabras de una historia.







One love, one life...:


Madame Apple:





I'm a survivor
Dear life

Abbey Appleby
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 283
Puntos : 392
Reputación : 112
Fecha de inscripción : 23/03/2011
Localización : París-Londres

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Nos hemos visto antes? [Abbey Appleby] ◊◊

Mensaje por Emhyr Van Emreys el Sáb Jun 18, 2016 1:45 pm

Sus gemidos le excitaban, escucharla le provocaba más y más, señal de estar haciendo un buen trabajo.
Apenas palabras necesarias para saber lo que su cuerpo le pedía, las miradas se agitaban en aquel trance, los suspiros se perdían entre los labios, acallando respiraciones agitadas.

Sus manos la trataban con delicadeza, la preparaban marcando cada uno de los pasos desconocidos para ella. Para sorpresa del turco, el cuerpo de ella cedió bajo sus dedos, se dejó llevar. No hubo tensión, ni lágrimas, ni miedos… De algún modo había conseguido atrapar a la manzanita en aquel mar placentero.

Había intensificado sus caricias se intensificaron en su sexo con la sutilidad adecuada para proporcionarle el placer que su propio cuerpo le pedía. 
Si lo hubiese deseado, podría haberla llevada de aquel modo al nirvana, sin acabar con su virtud, pero ella se había convertido en un reto, y él quería saborearla en plenitud.

Atrevida, parecía estar en su salsa, como si fuese una experta en aquel juego, intuitiva en su hacer, era como si ella supiera lo que él quería, y él lo que ella deseaba.
Aferraba a su cuerpo, le robaba el aliento haciéndolo suyo. Su boca sabía a la fresca salvia, sus labios estaban habidos por ella.

Su cuerpo se había volteado, y él se dejaba hacer en sus caricias, le dejo que ella misma descubrieres su propio cuerpo. Otro mordisco, él sonrió divertido. De nuevo otra dolorosa mordida seguida de otra, y otra… “Auch” Se quejó. Era como si ella desease dejar marca en el cuerpo del otomano, dejar algún tipo de cicatriz para decir al mundo, que había estado allí.

Sonidos ajenos, en el exterior. Poco le importaba, más bien lo ignoró. La que se iba a meter en problema era ella si los pillaban, ¿qué iban a hacerle? ¿quién sabía si de aquí a unos días seguía con vida?

Su cuerpo rozaba con el suyo, provocándole en su totalidad, buscándole impaciente y entrando en un camino bastante desconocido, y para él tan bien aprendido.
Una mirada de reto al ver que ella se imponía. “Ah, ¿sí? Sus ojos le dijeron, tomándola de sus caderas la obligó a tumbarse y de nuevo él hizo cárcel sobre ella. Dejo que sus piernas la rodearan, la detuvo por un instante.
 
-Shhh… -Tras hacer que ella se detuviese un instante, rozar sus labios con sus dedos y mirarle con ojos brillantes, su mano le tapó la boca, callándola. Su nariz acarició su mejilla, y sus labios susurraron cerca de su oído tranquilizadoras y acariciantes palabras en su propio idioma, palabras ronroneantes.

Con cuidado y al sentir su cuerpo preparado, pudo sentir su vientre ígneo al penetrarla, envolverle. Un quejido silencioso sus labios pronunciaron, su rostro se refugió en el perfume que aquellos cabellos dorados desprendían, escondiéndose entre mechones, mientras sus caderas lentas comenzaron a iniciarla en aquella pausada y paciente danza, como un mecer de las olas.





Por esos buenos momentos...:




Emhyr Van Emreys
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 662
Puntos : 733
Reputación : 90
Fecha de inscripción : 31/07/2010

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario http://eljuegodelosangeles.foros.ws/index.php

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Nos hemos visto antes? [Abbey Appleby] ◊◊

Mensaje por Abbey Appleby el Lun Jun 20, 2016 12:36 pm

La complicidad, la química y el deseo… en un encuentro único,
Dos cuerpos perlados por el rocío del amanecer.


Sonrisa cómplice y decidida. Miradas que entre jadeos, se lo decían todo. Hechizados por una magia inexplicable, existente solo en ese momento. El instante en el que iban a encontrarse en un punto exacto, donde se lo darían todo. El sol, iluminaba al otomano, ofreciéndole las más increíbles de las imágenes. La piel morena brillaba, llamándola a gritos como una deliciosa y rica tarta de chocolate. Bien sabía él lo que estaba disfrutando en esa tortura de mordiscos, unos que se intensificaban al probarlo. Si a él le provocaban aquellos mordiscas, a ella más marcar su piel, como si intentase grabar su nombre y no lo olvidase jamás. La piel de aquel hombre, estaba tan deliciosa como sus labios, semejante al café puro, recién molido, intenso y sabroso… adictivo. Emhyr era como ese café ébano que tanto adoraba la manzana, fuerte, imponente y extremadamente reparador.

Supo que estaba preparada cuando el siseo de sus labios le acarició la piel, los dedos acariciaron sus labios como si de una pluma se tratase y solo él podía saber cuánto le odiaba por la tortura que supuso no poder saborear su boca mientras regaba a sus oídos con ese idioma desconocido. Ronroneó, sabía lo que provocaba en él aquel sonido. Su cuerpo, le esperaba impaciente, batallar juntos en aquel baile prohibido del que ella, desconocía. Mordió la palma ajena al notar como algo dentro de ella cambiaba, apenas fue unos segundos… unos míseros que le regalaron algo mucho mejor que aquella sensación amarga de dolor. Jadeó, cerrando los ojos, atrapando con una de sus piernas su cintura, aferrándole aún más contra sí.

Las orbes azules, buscaron las ajenas, sumergida en ese baile infinito, incesante. Las manos níveas de la joven Appleby, tomaron el rostro del moreno, apoyando su frente contra la suya y una vez liberada su boca, arremetió con infinita gana aquellos labios infinitamente deliciosos. Al principio, apenas fue un roce pero su sabor, su calidez y el deseo que sentía por él incrementó a un beso apasionado, buscaba probarle a conciencia, mostrarle que aprendía deprisa y no era como cualquier otra mujer con la que se había encontrado entre las sabanas.

No sería el sitio soñado pero sí el perfecto. Estaban ellos dos, consumiendo aquella complicidad y deseo. Rió contra sus labios, gimiendo , jadeando sobre su boca, delineando cada milímetro de su rostro con sus orbes azules. La atracción era notable en ambos, sus cuerpos respiraban del otro buscando más, perderse en uno y bailar esa danza prohibida de la que apenas dieron comienzo y esperaba que no solo bailasen una pieza.

Susurró su nombre, besando sus mejillas, dejando un roce de sus labios en el camino hasta su oído, dedos enredados en sus cabellos azabaches, tirando de él mientras bajo su cuerpo se retorcía de placer. Necesitaba más, se lo pedía ¿Y qué mejor manera que en su idioma natal? Un mordisco más dulce en su oreja derecha, una súplica que intensificase el baile…ese vaivén le terminase de perder. Sonrió cómplice, buscando una vez más su mirada, atreviéndose a desafiarle cuando jadeante, le obligó a intercambiar posiciones.

Observarle desde aquella posición era terriblemente provocador. Se mordió los labios, deteniendo el baile durante unos segundos, sintiéndose parte de él. Las pequeñas manos, recorrieron su cuello, delineando sus brazos con una infinita caricia de sus yemas. Se tomó su tiempo, a medida que sus caderas comenzaban a moverse despacio, disfrutando de esos primeros movimientos por su parte. Echó hacia atrás la cabeza, dejando que su cabello rubio cayese como una cascada de oro tras su espalda, dedicando en las piernas ajenas una suave caricia , culpables esos mechones. Sentirse observada le animó a moverse con más brío, necesitando sentir su piel…de nuevo cerca. Entre gemidos, se inclinó hacia él, rozándole los labios con los propios, morderlos de pura necesidad. Pidió más sobre su boca, buscando su mirada, esperando conocer más de ese baile.

Buscó a tientas sus manos, enredando sus dedos, haciendo una presión divina, animándole que volviese a llevarle al mismo cielo. ¿Podía sonar más tentador la voz de la manzana diciendo su nombre entre gemidos? Pidiéndole más, rogándole que no se detuviese. Dejó vencer su cuerpo sin soltarle de las manos, acariciando su nariz con la suya, sonriendo contra sus labios, perdida de deseo y en aquel cuerpo del que no quería desatarse…no al menos hasta que la castigase con esa tortura.



One love, one life...:


Madame Apple:





I'm a survivor
Dear life

Abbey Appleby
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 283
Puntos : 392
Reputación : 112
Fecha de inscripción : 23/03/2011
Localización : París-Londres

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Nos hemos visto antes? [Abbey Appleby] ◊◊

Mensaje por Emhyr Van Emreys el Lun Jun 27, 2016 7:23 am

El vals fue lento, constante, paciente… Sentía que su respiración se perdía entre suspiros encerrados a causa de sus labios. Sentirla su vientre ardiente, era como perderse en una marea que le llevaba a la deriva a un lugar que no se podía llamar desconocido, pero tal vez para ella lo era.
 
Un mordisco, tras otro, que dejaba invisibles marcas en su piel desnuda, perlada por el sudor que producía la actividad. Provocadores y agresivos, no sabía ella cuanto le excitaba aquella acción tan simple de la que se había sentido adicto en un pasado, cuando eran colmillos desgarrantes y el férreo de la sangre quienes participaban.
 
La rubia se aferraba más y más a su cuerpo, era como si hubiese abierto una especie de caja de pandora, o más buen le hubiese liberado de ciertos tapujos, ya que no la sintió como antes, más bien la sintió como si fuese ella misma, como si descubriese una parte secreta que nadie conocía de aquella mujer, basado en el acto físico. Se llevaba con él, algo muy íntimo y tal vez secreto.
 
Su cuerpo le pedía, aquel tedio inicial, y su corazón desbocado le pedía enfrentarse a todos los retos que sus labios le ponían por delante, que su piel bajo sus manos deseaba. Y pronto ella tomaría el control de la situación cambiando posiciones, y acelerando el ritmo de sus caderas llevándole a un deseado frenesí.
 
El otomano le sonrió con respiración acelerada, y ojos de fuego. Ver su danza desenfrenada sobre su cuerpo desnudo, era digno de provocación, escuchar el sonido de sus labios, era una melodía que le perdía en aquel éxtasis.
 
Atrayéndola hacía él, sus labios y lengua se deleitaron por el fruto de sus pechos provocadores, un mordisco, y una mirada que buscaba los ojos como océanos retándola en todo momento, con aquel salvajismo y fiereza que solo sus labios podían llevarle, mientras volvía apagar la voz ajena de nuevo.
Sus manos apretaron sus muslos, su trasera aferrándola más a él, para sentirla como más profundidad en cada una de las embestidas, fuertes llevaron sus movimientos a través de las caderas que tomaba.
 
La respiración que se ahogaba, pulmones que ansiaban un aire que casi no llegaba. Sentir los dedos hundirse en la piel ajena, dejando marcas en la piel nívea y cuidada.
El calor se hacía asfixiante, lo ahogaba, pero su cuerpo era adicción.
 
Y luego vino la sensación de estar a punto de estallar, de llegar a un límite, el cual, quiso controlar, en su reto de complacerla por complejo antes de dejarse ir.
Fue un gesto bruto, pero necesario. Volvió a girarla, para tumbarla bajo su cuerpo y aprisionarla contra él para llevar las embestidas con más profundidad y placer, así tomando una de sus piernas para alzarla y aumentar el contacto con el objeto de conseguir hacerla estallar junto a él.

Coloco su frente junto a ella con mirada lujuriosa, y con gesto divertido dijo algo en su idioma, mientras se mordía sus propios labios provocador. Parecía un reto tras otro, un empeño por conseguir que ella llegase, él por su parte no pudo más, un quejido con un suspiro, y se dejo ceder en el maravilloso clímax.





Por esos buenos momentos...:




Emhyr Van Emreys
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 662
Puntos : 733
Reputación : 90
Fecha de inscripción : 31/07/2010

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario http://eljuegodelosangeles.foros.ws/index.php

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Nos hemos visto antes? [Abbey Appleby] ◊◊

Mensaje por Abbey Appleby el Mar Jun 28, 2016 1:42 pm

Culminar el placer contigo, porque no hay droga más dura….
que el roce de tu piel.


Con él, era fácil unirse a un vals frenético en donde ambos se retaban como único objetivo volver al otro, completamente loco. Sus orbes azules, no se cerraron en ningún instante, no podía perderse el espectáculo que suponía la imagen del otomano totalmente entregado y dándoselo todo. La claridad que entraba por la pequeña ventana, le ofrecía la mejor de las imágenes. La piel morena resplandeciente, aquel rostro totalmente desencajado por el placer y la más deliciosa de las melodías que no eran otras que ambas respiraciones intercaladas, besos de fuego que eran devueltos por ambos…una adicción desmedida.

Le contagió la sonrisa traviesa, mordiéndose los labios como si acabase de tentarle a pecar. No le importaba ir al infierno en ese mismo instante, consumirse en las llamas y perderse en la locura que era el cuerpo ajeno. No podía detenerse, quería más, como anoche y esa pipa…salvo que en este caso, el placer era mucho mayor. Lo estaba disfrutando y no era la única, la atracción y el deseo acababan de cantar victoria. Era como si estuviese metido en su cabeza, atacándola desde dentro y demostrarle que sabía cómo y lo que necesitaba, lo mismo por su parte.

Rió entre gemidos, risas cómplices. Volvió a atraparle en la cárcel que era su cuerpo níveo, las manos de la joven, se hundieron en su piel morena, ansiando más …queriendo devorarlo. Maldito embaucador, no comprendía palabra y era como si acabase de hechizarla con esas palabras susurrantes. Palabras que fueron devueltas antes de llegar al climax. No pudo controlar que sus manos se paseasen por su espalda, suplicando entre gemidos que no se detuviese no aún. Como si un huracán la revolucionase por dentro, su cuerpo vibró, totalmente entregado y unido al de su compañero. Sus dedos, decididos, tomaron las nalgas del moreno y atraerle aún más, fundiéndose en uno y disfrutar de aquella maravillosa sensación jamás conocida, llegar a la cumbre del orgasmo.

Imposible describirlo. La respiración entrecortada se vio obligada a detenerse unos segundos en el que buscó su boca como punto final de aquel acto. Lo besó con deseo, acariciando sus labios de forma pausada, sin dejar de mirarle a los ojos…volviendo a retarlo, buscándolo. Sonrió, mordiéndole el labio inferior y tirando un tanto de él. Aún estaban unidos y la sensación placentera. Podía sentir como su piel se erizaba tan solo con el roce de la ajena y como sus labios no paraban quietos dejando pequeños besos en los carnosos labios ajenos, buscando controlarse. Lo primero que salió de sus labios fue su nombre, seguido de una risa.


-Emhyr-murmuró, acariciando su nariz con la propia y sonreír de lo más complacida, satisfecha, sorprendida -Un baile perfecto… espero que la próxima vez, sea yo quién le invite a bailar y sorprenda con mis pasos…-lo miró fijamente, intensamente, intentando una vez más descubrir lo que pasaba por su cabeza en ese momento, de todas las personas que había conocido hasta ese intante…él era el único imprevisible -Esconderme bajo tu cuerpo es un buen escondite… ¿me lo dejas tomar cuando tenga que esconderme? -rió divertida, no dejando de hacer presión de sus dedos en sus nalgas, moviendo un tanto las caderas, suavemente…



One love, one life...:


Madame Apple:





I'm a survivor
Dear life

Abbey Appleby
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 283
Puntos : 392
Reputación : 112
Fecha de inscripción : 23/03/2011
Localización : París-Londres

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Nos hemos visto antes? [Abbey Appleby] ◊◊

Mensaje por Emhyr Van Emreys el Dom Jul 03, 2016 8:09 am

Su cuerpo derrotado se dejó caer a un lado liberándola de ataduras. Respiración aun agitaba que encontraba la calma, se sentía tranquilo mientras su corazón se relajaba en su pecho.

Todo había terminado, y sus labios le había dedicado un pequeño detalle con su mordida y sonrisa, signo de que había quedado satisfecha. ¿Quién iba a pensar que su despedida del mundo mortal iba a ser así? Por un momento sonrisa, había conseguido su reto de noche, pero no había ocurrido como él esperaba, no había sido el típico polvo de una noche.

Había descubierto en aquella “niña”, una persona muy parecida a él mismo, cuyo carácter chocaban, sin querer y de aquel modo tan peculiar, había conseguido una amiga dentro del género femenino, que tenía bien claro el lugar de ambos y no se había llevado a confusiones.
Su corazón pertenecía a otra, y eso había quedado claro desde muy al principio.

-Lo admito ha salido mejor de lo que esperaba… No me gusta hacerlo con “niñas”. -Y con niñas hacía referencia a la virginidad de su compañera, la verdad siempre prefería mujeres que supieran lo que querían y que también tuviesen experiencia en la anatomía ajena. Se ahorraba muchos disgustos. Volvía a acercarse a ella, y le dio un efímero pero profundo beso. -Esperaré impaciente esa invitación.

Se sentía tan tranquilo y relajado, si fuese por él se quedaba dormido allí mismo, pero el amanecer le acusaba y pronto les descubriría. Así que decidió levantarse y buscar sus pantalones, que realmente era la única prenda que había llegado a la casa del jardinero.

-Bueno hay que admitir, que para ser una “niña”, lo has hecho bastante bien… -Lo dijo sobre todo para enfurecerla, la conocía lo suficiente para saber dónde tocarle. -Cuando te lleven a ese convento, y eso será seguro, ya que la única solución que tiene es o casarte o meterte a monja, te ofrezco mi cuerpo como escondite y protección. Te lo prometo.

Otra promesa, se le había escapado casi sin pensarlo. Ya era la segunda que le hacía a una mujer en tan poco tiempo, se decía a sí mismo que no debía de hacerlas, ya que si no estaba seguro de cumplirlas… ¿Para qué? A saber, si llegaba vivo el mes siguiente.

Se vistió, y le tiró la única prenda que ella había llevado. La ropa estaba seca, el fuego eran ascuas.

-Mandaré a alguien para que te lleve unas hierbas con indicaciones. -Así de directo era, así de sinvergüenza, tenía asegurarse que no iba a dejando hijos por el mundo. No estaba preparado para responder como padre por alguno que otro desliz. -No queramos tener un “accidente”. Te mandaré demás, para que las uses como desees. -Básicamente le invitaba a continuar con la veda que ya había abierto.

Delante de ella, la miró pensativo. No sabía que más decir, llegaba el momento de la despedida, y él no era de ese tipo de situaciones. Acostumbrado a huir sin decir nada, se sintió incómodo con ello.

-Lady manzana, aquí se separan nuestros caminos. -Se acercó a ella, rostro gacho, ojos castaños que la miraron con un ápice de tristeza, sin querer. Aquel momento se sentía volver a su realidad, donde la luna llena le esperaba. Una sonrisa. -Espero que nos volvamos a ver. Encantado de conocerte. -Sus labios acariciaron los ajenos, lentos dedicados, una despedida, un regalo.

Así es como dio terminada su pequeña aventura, y sinceramente Emhyr deseaba volver a verla. Pero… ¿quién sabía?





Por esos buenos momentos...:




Emhyr Van Emreys
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 662
Puntos : 733
Reputación : 90
Fecha de inscripción : 31/07/2010

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario http://eljuegodelosangeles.foros.ws/index.php

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Nos hemos visto antes? [Abbey Appleby] ◊◊

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:39 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.