Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» ¿Sigues creyendo en las casualidades? Yo también. [Privado]
Ayer a las 11:55 pm por Nessanië

» APERTURA DE FICHAS
Ayer a las 11:54 pm por Leήeth D'Aramitz

» Et viventem in me [Romana]
Ayer a las 11:51 pm por Romana Warwick

» ¿Nos conocemos? [Privado]
Ayer a las 11:48 pm por Týr Von Streigner

» La noche es joven (privado)
Ayer a las 10:37 pm por Týr Von Streigner

» Busco algo significativo
Ayer a las 10:04 pm por Týr Von Streigner

» ¿QUIÉN ROLEA?
Ayer a las 10:01 pm por Santhiago Morel

» Caza mayor [Libre] (Flashback)
Ayer a las 10:00 pm por Santhiago Morel

» << Encadenados >>
Ayer a las 9:51 pm por Ebony A. Cassia



Maestros chocolateros {Libre}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Maestros chocolateros {Libre}

Mensaje por Jeanne M. Saint-Martin el Dom Abr 17, 2016 10:37 am

Como todas las mañanas Jeanne se levantó temprano y, casi sin desayunar, salió de casa camino de la chocolatería Saint-Martin. La campanilla de la puerta sonó, dándole la bienvenida al local. Nada más entrar cerró el pestillo, aún faltan un par de horas hasta que el establecimiento abriera al público y tenía algunas cosas que preparar. Caminó hasta el taller mientras se quitaba los guantes y el abrigo, ligeramente húmedos por culpa de la neblina de madrugada y, tras colgarlos cuidadosamente en una percha, puso en marcha los fogones.

Casi todos los ingredientes que necesitaba estaban ya preparados del día anterior, así que no tardó demasiado en tener listo el chocolate fundido que serviría para producir los productos que se vendían en la tienda. Además de los productos sólidos como tabletas y bombones, Jeanne había conseguido convencer a su padre para colocar unas pocas mesas redondas para servir chocolate a la taza allí mismo, como si fuera un café. No había sido una empresa fácil, Basile era una de las personas más testarudas que la joven había conocido y lo último que deseaba era convertir su amada chocolatería en un café donde la gente acudía a pasar la tarde. Ella le había pedido una semana de prueba y, sólo al finalizar ese período, el hombre se dio cuenta de que los ingresos se habían multiplicado. Acabó aceptándolo y permitiéndole poner unas cuantas mesas más, pero sin alterar su postura con respecto al tema. Cada vez que veía las mesas las miraba de manera desconfiada y resoplaba una y otra vez hasta que se marchaba de la tienda.

Removía el chocolate con una larga cuchara de madera mientras el fuego calentaba la olla. La chica que la ayudaba no tardaría en llegar, pero quería tener algunas cosas terminadas antes de que apareciera. Preparó sobre la mesa los moldes para las tabletas y sacó unas pocas avellanas tostadas en un recipiente de cristal. Vertió el chocolate fundido en el primer molde y, acto seguido, echó una buena cantidad de avellanas. Repitió el mismo procedimiento con el resto de moldes y los dejó enfriando a un lado. Estarían listos al día siguiente.

Colocó esta vez los moldes para hacer pequeños bombones redondos y puso una nuez en el fondo de cada hueco. Removió un poco más el chocolate fundido y comenzó a verterlo en los moldes cuando sonó la puerta. Terminó una bandeja antes de salir a abrir; debía de ser su ayudante. Miró el reloj y comprobó que falta poco más de media hora hasta abrir el local. Se limpió las manos en el delantal, corrió el pestillo y abrió la puerta.

Bonjour —saludó. No era la persona que esperaba—. La tienda todavía está cerrada. ¿Puedo ayudarle en algo?



Jeanne M. Saint-Martin
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 36
Puntos : 22
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 05/01/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maestros chocolateros {Libre}

Mensaje por Tarja & Stephen Hauks el Lun Mayo 02, 2016 11:52 pm

Claro en la mañana, el solo despertando a la ciudad completamente; una ciudad que se va llenando del sonido de la transitada y ocupada vida de las parisinos. Las aves y apenas se las puede ya oír por el ruido de la agitada vida que se lleva por aquellas calles, que poco a poco van quedando algo desiertas a medida que el reloj avanzan con las horas. Las pequeñas brisas de la casi tarde llegan agitando los árboles. Las zonas comerciales reciben una afluencia entre media y ligera por las horas de trabajo; mientras tanto en la zonas residenciales la vida se muestra más agitada, con más movimiento y vida.

Aquella mañana a primera hora, la doctora Hauks sale de su consultorio dirigiéndose a toda prisa por la calle olvidándose de los modales de una dama para ir corriendo hasta aquel lugar, a la chocolatería tenía que hacerlo rápido antes que su hermano se diera cuenta de su ausencia. De tanto correr no se percató de uno de los caballeros que tenía una taza de café en la mano y con la cual terminó bañada ella, ahora olía a café y a lavanda. Evitó que se aglomerarán más las personas pero al dar un paso terminó cayendo de bruces levantándose inmediatamente pero sus medias se habían desgarrado un poco, su trenza que quedaba hasta el hombro se había desaliñado un poco por todo el ajetreo, sumando la sudor de haber corrido, su presencia como psicóloga dictaba mucho.

Entró a la chocolatería con una sonrisa de oreja a oreja viendo a la joven que atendía, agradeciendo que no fuera un hombre –Gracias a Dios– respira hondo sonriendo cálidamente a la joven –Necesito que salve mi vida, que me recomendaría para obsequiar un hombre y algo como para que él me obsequie a mí– sonríe amablemente acercándose a la joven –Si fuera por mi le pediría que me deje experimentar en él unos tratamientos pero dirá que no, y no sé qué regalarle, la última vez no quedó bien la comida– intenta de manera desastrosa arreglar su ropa y peinado pero lo deja como está mirando con ilusión a la joven por su ayuda.


Última edición por Tarja & Stephen Hauks el Mar Ago 02, 2016 8:52 pm, editado 1 vez

Tarja & Stephen Hauks
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 96
Puntos : 54
Reputación : 9
Fecha de inscripción : 20/08/2013
Localización : En el Sanatorio / Hospital

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maestros chocolateros {Libre}

Mensaje por Jeanne M. Saint-Martin el Sáb Mayo 07, 2016 6:02 pm

Jeanne se apartó ligeramente de la puerta dejando el espacio suficiente para que aquella mujer entrara en el local. Estuvo a punto de replicarle y decirle que, por favor, volviera en un rato, pero su aspecto hizo que se cayara. La mancha de su vestido desprendía un fuerte olor a café, y a ésta le acompañaban otras manchas de lo que parecía barro. El pelo, completamente despeinado, salía disparado hacia todas partes. Parecía que había echado a correr por algún motivo y había terminado allí, en su chocolatería.

La joven miró hacia la calle, aún no había un gran tráfico de gente por allí. Después suspiró y terminó dejando que la mujer entrara antes de que abriera oficialmente al público.

Todo depende de lo que le guste a cada uno, madame —contestó cerrando la puerta y colgando el cartel de “Cerrado”—, y de la ocasión en la que lo vaya a regalar. Mucha gente opta por comprar una cajita de bombones, es lo más clásico, creo. Pero siempre puede innovar.

Volvió a mirar de arriba a abajo a la joven y pensó seriamente en cómo había podido acabar de aquella manera. Todavía quedaba un rato hasta que tuviera que abrir, quizá podía ayudarla a limpiar el bonito vestido que llevaba. Si no limpiaba las manchas cuanto antes se agarraban fuertemente al tejido y sería más complicado elimarlas.

Venga conmigo. —La sujetó del brazo y la llevó hasta el mostrador con ella. Después le acercó un taburete alto y la invitó a que se sentara—. Será mejor que limpie esa mancha ahora que parece estar fresca, al menos todo lo que pueda.

Fue detrás, al taller donde reposaban los moldes recién llenados, y colocó agua a calentar sobre los fogones. Mientras se templaba, buscó un trapo que le sirviera para limpiar la mancha y llevó la tetera junto con un cuenco y el trapo hasta la tienda, donde esperaba la joven. Echó un poco de agua en el cuenco y se lo acercó a ella.

Puede limpiarla con esto —dijo, tendiéndole el trapo—. Y puede acicalarse con este espejo —le ofreció después, intentando no sonar entrometida—. Si lo necesita, puede entrar en la trastienda. Hay un par de sillas y una mesa donde puede limpiar la ropa más cómodamente.

La trastienda era una estancia distinta del taller. Allí sólo podían entrar su padre, ella y su ayudante, y ésta última bajo una vigilancia estricta. La trastienda, sin embargo, era un pequeño habitáculo que utilizaban para cambiarse de ropa en caso necesario o para recibir visitas que requerían de cierta privacidad. En aquel caso, Jeanne la estaba invitado a usarla si necesitaba quitarse alguna de las prendas para limpiarlas con más tranquilidad.

¿Puede decirme, si no es indiscreto que pregunte, para quién es el chocolate que quiere? Qué es lo que quiere celebrar con esa persona. Mientras termina de arreglarse puedo buscar algo adecuado.



Jeanne M. Saint-Martin
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 36
Puntos : 22
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 05/01/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maestros chocolateros {Libre}

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:04 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.