Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA HUMAN HUNTING - PARTICIPAN ALICE D. DEFORT Y MEFISTO TEMPORIS - PARTICIPAN ELORA PAINE Y HÖOR CANNIF UNITED WE STAND, DIVIDED WE FALL - PARTICIPAN AXEL BLACKMORE, XARYNE ACKERMAN, GAEL LUTZ, ELORA PAINE THE HAUNTING - PARTICIPAN PIERO D'PÁRAMO & DOMINIQUE DE BRICASSART EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 09/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Leona L. Lawrence el Vie Abr 22, 2016 7:50 am

Recuerdo del primer mensaje :

Y sin proponérmelo…
Llegué hasta aquí.


Acababa de llegar a la ciudad parisina hacía escasos días. Gracias a sus padres, por decirlo de alguna manera, consiguió un buen lugar en donde quedarse. Una urbanización de clase alta, con todas las comodidades y es que sus padres, no querían menos para ella. Después de aquellos sucesos, no podía ser de otra manera. Solo querían que estuviese bien, se comprendiese y entendiese a sí misma, eso querían creer cuando no habían acertado en la decisión. En vez de ayudarla, le habían empujado hacia un destino incierto.

Apenas conocía a nadie, solo a la joven que se ocupaba de mantener todo en orden, hacía la comida y poco más. Demasiados lujos para una chica de clase media pero ¿cómo negarse a ello si sus padres se lo costeaban? A base de sudor y lágrimas, trabajo duro. Y justo ella deseaba lo mismo, trabajar duro para superarse a sí misma, lograr aquellas metas a las que siempre había aspirado: ser actriz y reconocida.

Esa mañana, un dolor intenso le despertó de golpe. Lo último que recordaba era cuando se fue a la cama…y poco más. Las sabanas, le alertaron de que sangraba. Buscó el causante de aquello y…lo encontró con tan solo palparse el brazo izquierdo. La herida que se extendía en el brazo, no pintaba nada bien pero ¿cómo y cuándo ocurrió aquello? Se levantó todo lo rápido que pudo sin poder pensar con claridad, la sangre no podía ser más escandalosa y que no dejase de sangrar no ayudaba nada.

-Maldita sea… -murmuró, haciendo presión con una de las sabanas liada en el brazo ¿dónde ir? ¿qué hacer? Volvían a pasarle ese tipo de cosas inexplicables. En camisón, salió en busca de ayuda ¿qué mejor que la casa de al lado? Llamó con los nudillos, esperaba que aquello terminase de una vez, empezaba a ponerse nerviosa, enfadarse consigo misma pues ¿cómo iba a explicar algo así a nadie si ni ella misma lo sabía?

-Señor…verá, me corté y…¿puede ayudarme? Comienzo a marearme -el corte era profundo, no paraba de sangrar y entre eso y que apenas había comido nada, el mareo no tardó en hacer aparición -Necesito que me ayude y…. -cerró los ojos, apoyando la mano sana en la puerta… le necesitaba, se lo gritaba en silencio.








Rawwwr:

avatar
Leona L. Lawrence
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 44
Puntos : 48
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 05/04/2016
Localización : París- Irlanda

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Adrians Blancquart el Dom Dic 04, 2016 3:00 pm


Frente apoyada en la ajena mientras su brazos me rodeaban el cuello después de aquél beso que me supo delicioso y donde me quedé con ganas de mas y que supuse por cada minúsculo gesto de esta bella dama frente a mi,que el deseo era mutuo y el roce de sus labios con los mios mientras me respondía a una de las varias preguntas,no ayudaba en absoluto y por eso retrocedí para levantarme y enseñarle su habitación.

Labios que desde mi movido sitio observe,sin poder evitarlo y al que añadí en el movimiento esos ojos esmeralda,mientras mi mano seguía a la espera de sostener la suya y guiarla hacia los aposentos que por esta noche le pertenecián.No era la habitación de Charlotte,por lo tanto,me evitaría preguntas que no querría responder una vez llegara de ese viaje donde airearía lo sucedido y que se por cartas que fácil pude descifrar su estado anímico,esperaba que retornase pronto,para contarle la buena nueva que por precaución no mencionaría en las cartas que irían de vueltas a sus manos,sino mas bien cuando estuviese frente a mi o si esto seguía con calma su cauce,seríamos dos los que esperarían su regreso.

Tal y como esperaba su decisión fue corresponderme,tomando así su mano de los que ya había tocado la punta de su dedos,escuchando el susurro que en parte me supo mal,aun siendo yo mismo quien la guio a su respuesta.Volví por un segundo la mirada en ella,su gesto de tristeza aun estaba dibujada en su rostro,lo que me hacia sentir aun mas estúpido por retroceder así,pero un acercamiento de esa manera podría haber dejado ver algo de mi que podría interpretarse como solo sexo,cuando en realidad mi interés va mas allá de eso.

Iniciamos  un camino movido,donde la estabilidad dependía de nuestra concentración para no caer al suelo u tirar cualquier otra cosa por culpa de un tropiezo con la alfombra que cubrí una buena buena proporción del salón.Uno a otro nos equilibrábamos,llegando a salvo a la puerta,puerta abierta con mi mano,dejando que ella pasara delante de mi,apoyándome con la mano libre en el marco de forma disimulada para luego reanudar el paso y hacer el trayecto crucial para no acabar haciéndonos daño.

De igual forma que  el “pasillo de obstáculos” del salón,logramos subir al primer piso,donde nos cruzamos a algunos de los miembros del servicio,esta vez el conocido entre ellos era solo Florian,el nombre de ella era,era Elisset,no hablaba mucho pero es eficiente en su trabajo y es lo que importaba.

Llegamos a sus aposentos provisionales,tal y como le dije,se encontraba al lado del mio,por si ocurría o necesitara algo de lo que solo yo sé su ubicación.Lejos de cada uno ir hacia nuestros aposentos individuales  me deje arrastrar con el agarre de sus manos al interior de esa alcoba,cerrando la puerta tras de mi.Ojos claros clavados en ella,escuchando esa bonita voz que hace unas horas me deleitó con su voz.

Me pillo de sorpresa su confesión,se pudo ver en mi gesto,aunque pronto se disipo como la niebla al soplar el viento para así trasladarlo a otra zona.De verdad se daba miedo a sí misma,podía verlo en sus ojos y en ese forma de abrazarse las rodillas ,quieta sobre la cama y yo allí de pie,asimilando lo que acababa de decirme.Me moví un par de pasos a lo largo de  esa cama,quedándome a los pies para luego regresar al mismo punto,es decir,a dos pasos del cabecero y muy cerca al filo,—No eres un peligro,no creo que seas el monstruo que dices ser.. no veo —Detuve mis palabras para sentarme a su lado y colocar mano  izquierda sobre una de las suyas,quedando cara a cara  con ella y negué,—No ..el por que de temerte.Tal vez fueron otros y no tú,los que le hicieron desaparecer de esa manera…aparentemente brutal —Dije,levantando la mano apoyada para alzar su suave rostro con los dedos,pulgar e índice, para así buscar su mirada y encontrara en la mía un apoyo.

No me harás daño—,deslice el índice por el perfil de su barbilla hasta la curvatura donde rozo el péndulo de su oreja enjoyada, —y podemos comprobarlo,seré tu precinto..tu guardián esta noche—Dije sin apartar la mirada,solo los últimos segundos,viendo la cama,—me quedaré a tu lado,si..así te sientes mas segura—Dije apartando la mirada,levantándome aun tambaleándome un poco.Volviendo a ofrecer la mano para que se levantara,—empecemos a paso lento…señorita Lawrence—Dije,sonríendola,marcando mis hoyuelos,—no nos apresuremos,yo no soy él,por lo tanto mi suerte pude ser diferente a la mia u la de ambos..—Dije,esperando recibir su mano—mientras,..podríamos seguir hablando  de lo que quiera,si me lo permite,..hasta que ese Morfeo llame tu puerta.Si aun me lo permite.Claro…—,deje en el aire mis intenciones de acompañarla pero estaba en ella aceptar u afirmar que me marchara de allí.


Última edición por Adrians Blancquart el Dom Dic 11, 2016 9:44 am, editado 1 vez


Spoiler:


avatar
Adrians Blancquart
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 180
Puntos : 94
Reputación : 21
Fecha de inscripción : 26/02/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Leona L. Lawrence el Mar Dic 06, 2016 2:31 pm

Abrázame durante toda la noche...hasta que salga el sol.




Guiada como si flotase entre los brazos del joven Blancquart, Leona se sintió a salvo por una vez en toda su vida. No se sentía como una extraña , observada… desde la lejanía. Ningún secreto era que aquellos los cuales conocían su pasado…temiesen en que pudiese se “víctimas” de sus encantos. Jamás dañaría a nadie, esas orbes esmeralda lo mostraban y sin embargo, temía volver a su hermosa tierra para no sentirse abrumada, aterrada por miradas, dedos señalándola como una asesina.

Y hasta ese momento, nadie en su sano juicio sabiendo raíces de su pasado… la arropó de tal forma, sintiéndose parte de alguien. Ese joven de ojos agua marina que sin proponérselo le había arrancado más de un suspiro. Fue mutuo, eso quería creer, se podía sentir tan bien entre sus brazos, sus efímeras caricias y sus suaves pero ardientes labios, con los cuales…quedó con ganas de más. No, no solo era atracción, ir deprisa complicaría las cosas y por ello… rehuyó su mirada cuando tomó asiento en la mullida cama.

Un suspiro de alivio, ojos cerrados dejándose perder por el aroma del joven mezclado con el de la lumbre. Se negaba a apreciar en él mirada delatadora, miedo, repugnancia… eso sí que le aterraba más que miles de personas gritándole que era culpable de sus actos. Sintió, como se iba haciendo pequeña… diminuto grano de arena en aquella cama en la que no, no deseaba quedarse sola menos de lo que acababa de confesar.

Los pasos, le acercaban a su condena… lo que él pensase era clave. Rosados labios que mordió con desesperanza, temiendo que también le acusase o peor…la echase de su lado. Imaginarlo tan siquiera, no pudo controlar que lagrimas cristalinas…como el manto que los envolvió esa tarde, plagaran sus hermosos ojos esmeralda. Él no podía verla como un monstruo. Suspiró largamente al notar el calor de su mano y no lo pensó tan siquiera, enredó sus dedos en los ajenos, apretando con cierta fuerza, pidiendo en silencio que ahora más que nunca…se fuese de su lado.

Se estremecía por cada caricia, deseando imitarle… conocer el tacto de su piel. con él era tan fácil, sentía que podía enfrentar a todos sus miedos y él ayudarla a ello. Apoyó su mano en la ajena, guiándola hasta sus propios labios y dejar un roce de éstos en los dedos del joven , los que la habían acariciado, apremiándole de alguna manera. Sus ojos, seguían mirándole fijamente, oyendo cada palabra que no podía sonar mejor, más que una hermosa canción de la que no se cansaría jamás.

Solo quería , necesitaba hacer algo. Tomó su mano, con firmeza, con fuerza…y acortó los pocos pasos que lo separaban para no dudarlo ni un segundo. Siseó para que no dijese nada, tampoco hacía falta. Su mano lo atrajo hacia sí y su otro brazo libre, lo envolvió en un abrazo en donde parecían danzar en medio de la habitación. Su rostro, tomó como refugio su pecho, dejándose vencer y suspirar aliviada, susurrando su nombre tantas veces como aquel abrazo, se iba tornando más intenso por segundos.

-No quiero otra cosa… que no me sueltes -deshizo el agarre de sus dedos para enredar sus brazos por su cintura, abrazarlo con fuerza….necesitaba eso más que cualquier palabra, un gesto significaba todo -No has hecho ningún tipo de magia… lo sé, como también que… quieres que ocurra cualquier cosa pero jamás pensaría que quieres aprovecharte del momento. Algo…algo no ocurre si dos personas no lo desean y yo quiero saber tan solo una cosa… -buscó su mirada , aún abrazada a él… y susurró, muy despacio… ella lo estaba gritando en silencio, su respuesta -¿Qué deseas, Adrians? -




Rawwwr:

avatar
Leona L. Lawrence
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 44
Puntos : 48
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 05/04/2016
Localización : París- Irlanda

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Adrians Blancquart el Mar Dic 13, 2016 7:24 am


Orbes con los que observo el movimiento de los ajenos,evitándome la mirada,pensando que  esta embriagada lengua hubiera dicho algo que hiciese sentir peor o tal vez no las palabras si no gestos que pude hacer mientras la acompañaba,sentado al borde de esta cama y acariciar ese rostro que me tenía hechizado casi desde el principio en el que se acercó a mi después de despertar en aquella habitación para agradecerme en un abrazo entrelazando con palabras.

Ahora,sin embargo me apartaba de ella,una sutil forma de reafirmar que me fuera de allí,u eso creía hasta que después de deshacer nuestras manos entrelazadas,me guiaron a sus carnosos labios donde por un instante baje la mirada para observarlos,deteniéndome en mis palabras,suave movimiento para tocar su labio superior y dibujar el inferior mientras clavo la mirada en la ajena,brillosos por el lloro,que si no es por la percepción del aura que mi don me proporciona,interpretaría la parte negativa y no la liberación que sentía después de confesármelo y no rehuir de ello.Me levanté del sitio,ofreciendo la mano después de decir que iríamos lento con esta especial química que surgió  sin planearlo,tal y como había ocurrido las anteriores veces,aunque solo una vez llegué a intimar con aquella que mi querida madre había hilado un destino de nuevas tierras.

Esperé a que se levantara pero al contrario que yo quería,ella me agarro,tirando de mi hacia ella y esos pasos de lejanía donde le dejaba hueco para su persona, se vio borrado.Quedándome sentado en el mismo  lugar que me levante,rápido movimiento que me marea por segundos por la brusquedad del mismo.Quise decir algo,pero me silencio su siseo y el chisporroteo de los maderos que comenzando a quemarse,brindando un calor cómodo para los dos.

La abracé a mi pecho,acariciando su pelo y apoyando la barbilla en su ondulado cabello.Cobijandola,tratando de transmitirle la seguridad que necesitaba e iniciar la calma para que pudiera descansar y esas lagrimas cesaran.Aunque por el susurro sobre el torso,creo que ella buscó un modo diferente,lo que me hizo sonreir.

..No,no me iré hasta que me lo pidas..me douce ange(mi dulce ángel)—Susurré,acariciando su pelo con la mano que no sostenía la ajena,besando el mismo lugar en el que apoye superficial con la barbilla,cuando ella me libero la misma,es entonces cuando ambos nos dimos un intenso abrazo,rodeándola de la mejor manera para que me sintiera cerca.Escuchandola atento,deduciendo entre líneas que aquello que intuía por como se mostraba conmigo,no me equivocaba.

Ambos nos gustábamos y su argumento me libero de todo pensamiento de que si hacia algo mas que besarla,fuera aprovechamiento.Su rostro se separe a escasos centímetros de mi cuerpo y oí la pregunta que tenía fácil respuesta,aunque reconozco que por segundos dude de hacerlo por nuestro estado de embriaguez.Mirada reflejada en la ajena,elevando su mentón con el pulgar e índice para posterior acercarme a sus labios,fundiéndonos en un suave y profundo beso donde mantuve los ojos cerrados,mientras con la mano izquierda  acariciaba su espalda,dibujando su silueta fémina de esta preciosa mujer que tenía tan cerca de mi.Arrugando bajo mis dedos la prenda al tiempo  que ese pequeño movimiento rozaba su piel con el dorso de los dedos,poco después fueron las yemas de mis dedos,deslizándose hasta el extremo de su cintura,cerrando la mano en su forma,dejando por encima de mi mano esa prenda medio sacada.

..deseo besarte,acariciarte,quererte poco a poco.Me ange—.Sonreí sobre sus labios que previo habían rozado con cada palabra hablada;—..y vos en este instante,¿que deseáis vos?..—Deje ese pregunta en el aire,con la mirada puesta en ella y con ese suave agarre acercándola a mi.


Última edición por Adrians Blancquart el Vie Dic 23, 2016 11:23 am, editado 3 veces


Spoiler:


avatar
Adrians Blancquart
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 180
Puntos : 94
Reputación : 21
Fecha de inscripción : 26/02/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Leona L. Lawrence el Sáb Dic 17, 2016 1:10 pm

En su cabeza, se decía una y otra vez “egoísta” ¿por qué? no deseaba que se marchase, no en ese momento, esa noche… porque sí, le necesitaba. Por primera vez desde hacía mucho tiempo, necesitaba a alguien y él… le había dado todo con un simple gesto, prometiendo para cumplirlas. Porque hasta entonces, la había protegido, cuidado como una delicada flor de primavera recién abierta, la cual mimar para no perder su esencia y su resplandor. Adrians Blancquart poseía una delicadeza infinita, elegante y todo un caballero, su dulzura… traspasaba fronteras. Se sentía tan especial, como una diosa venerada cuando era al contrario, para Leona él era como un ser recién bajado del mismo Olimpo.

Un abrazo reconfortante, esperaba durase por mucho y esa caricia efímera que le devolvió la esperanza, la confianza en sí misma y pensar realmente que todo se podría solucionar tarde o temprano pero siempre que él, estuviese siguiendo sus pasos. Cerró los ojos, aspirando su aroma, deslizando la nariz por su ropa y llevarle al camino que dibujaba su cuello. No pudo evitarlo, se embriagó de él deseando aún más. La atracción por aquel joven era innegable, mentalmente se susurraba a sí misma “cuidado”, despacio…pero era tenerle cerca y perder el norte. Quizás sin querer, él le habría embriagado por alguna especie de hechizo, no se le ocurría otra cosa.

Entrecerró los ojos, las palabras dulces del joven parecieron acariciar cada parte de su cuerpo como si fuese una pluma. Voz acariciadora y varonil en la que perderse sería la mejor de las opciones. Tan dulce aquel mote , un mote que entendió a la perfección . Abrumada, con un calor general, miles de mariposas que alborotadas recorrían cada parte de su ser… bendito abrazo, ¿podía tener más suerte? Lo acercó hacia sí con fuerza,cerrando con fuerza los ojos.

-Mo dhia (mi dios). - dos palabras que susurradas parecieron el inicio de una canción en la que él era totalmente el protagonista. Ladeó el rostro al notar la caricia que la condenaba, no quería mentirle… y el hecho de que se quedase implicaba demasiado. Con una simple frase podía hacerle cambiar de opinión , no quería presionarle pero la necesidad te tenerle aún más cerca… sobrepasaba cualquier cosa. -No creo que pueda robarme Morfeo, ya lo has hecho… tú -sonrió sonrojada, tomando su mano y enredar sus dedos en los ajenos. Quería agradecerle todo y no tenía ni la más remota idea de cómo -No, no eres él, es cierto… no eres como ningún otro - se inclinó un tanto hacia él, rozando su nariz con la suya, un roce de sus labios que volvió a darle una descarga.

Se separó un tanto, dejando escapar un suspiro contra sus labios. Se estaba conteniendo, la cercanía no ayudaba demasiado. Se tumbó de perfil, esperando que él la imitase quedando a su lado. No podía dormir, solo imaginaba cómo sería las manos dulces del brujo sobre su cuerpo pero él no era así no quería presionarle… tampoco el momento para insinuarle nada.

- No sé qué has hecho, tampoco encuentro explicación pero … solo pienso en cómo sería perderme en tu cuerpo, abrazarte de un modo diferente… no sé si es solo por mi parte -se relamió los labios, se le estaban quedando secos e interiormente se pedía a sí misma que se callase -Eres lo mejor que me ha ocurrido nunca… y pertenecerte sería la cumbre de la suerte…¿soy tuya, Adrians? -sus orbes esmeraldas brillaban de pura excitación, no podía dejar de mirarle fijamente… la tenía completamente hechizada. -No puedo dejar de pensar en el sabor de tus labios, lo bien que se siente al besarte, he deseado que no dejases de hacerlo…pero mi deseo no se ha cumplido -cerró los ojos, mordiéndose el labio inferior, era mejor que durmiese… callase más pensamientos.




Rawwwr:

avatar
Leona L. Lawrence
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 44
Puntos : 48
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 05/04/2016
Localización : París- Irlanda

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Adrians Blancquart el Vie Dic 30, 2016 1:57 pm

Seguía enredando mis dedos en su pelo,dibujando desde el interior la forma de cada ondulación,quedándome a medio camino cuando  su nariz acabo por marcar un rastro que termina en mi cuello.Deje escapar uno de los rizos cuando hubo llegado y rozado con su nariz la meta,no deteniendo ahí su movimiento,dedicándome esa mirada esmeralda que destacaba sobre el blanco de sus ojos y el color caramelo de su piel,todo un deleite para mi.

En ningún momento deshice nuestro abrazo,acariciando su espalda,frotándosela,buscando su mirada mientras me correspondía con una respuesta que no entendía del todo.Era curioso que el latín lo dominara a la perfección y que chapurreara español gracias a mi amigo Mariano y que sin embargo no logré descifrar su significado,aunque pude intuir que no era una palabra mal intencionada hacia mi por la forma en la que su labios se unieron a los mios y así besarnos como lo hacíamos.Suave pero intenso,que aunque hubiera seguido,ambos necesitábamos respirar en algún momento.

A ello enlace la caricia que dibujaba su figura tan perfecta,rozando con el dorsal de mis dedos su piel mientras mi mano volvía a acariciar el perfil de su barbilla,detenido por su agarre y entrelazados dedos que no me anula,sino que reafirma el agarre,como así aquella intuición que no malinterpreté al parecer,ninguno de los dos lo hicimos;—Debo considerarme afortunado por tenerte antes que él…y que mi suerte no sea la suya...—Deje caer,sin interrumpirla,aprovechando el espacio de sus palabras antes de volver a rozar sus labios y darle un  pequeño beso,notando algunas cosquillas por ese toque que resultó fugaz.

Creí que continuaría el camino que marcaba,que ello me llevaría a los besos y caricias que el alcohol solo nos impulsa y que nosotros mismos continuaríamos,aunque al parecer este asunto en particular se demoraría un poco más al ver como de nuevo tomaba distancia entre nosotros para tumbarse de una forma peculiarmente insinuadora a la que siguieron palabras que declaraban intenciones tan claras.Sonreí mientras usaba en ella,sobre su ropa,la habilidad de titiritero y hacer soltar un par de botones de esa camisa blanca que parecía mas seca por el calor que desprende esta habitación y entre nosotros mismos.Pies descalzos mientras me desabotonaba los botones de los puños de la camisa,entretanto veía como lamia sus labios dándose brillo natural,sonreí,mas y mas gestos que no incitaban a la calma precisamente entre estos cuerpos alcoholizados.

Me fui acoplando al lecho,acercándome a ella con lentitud hasta quedarme por encima de ella, mismo instante  donde el silencio le siguió a su pregunta.Mirada que  se clava en mi y viceversa antes de acercarme a ella un poco mas,para retar a su mirada a seguirme,le sonreí marcando los hoyuelos que una vez dibujo con sus dedos,—¿quieres ser mía?—Dije aproximándome a sus labios,rozándolos antes de apropiarme de ellos,mientras con la mano izquierda rozaba el  lado próximo a mi,dibujando la silueta por encima de la ropa que la viste—¿Por cuánto tiempo me lo permitirías? —Dije antes de besarla de nuevo y morder labio inferior,más carnoso que el superior,siendo otra parte de mi debilidad en ella.


No quería darle ese significado literal de que ella me perteneciese como algún objeto que coleccionar a los pies de mi cama,sino algo mucho mejor que debería ser construido por los dos, pertencernos uno al otro si así tenía que ser y si debía darle el sentido a lo que quería para con ella.Quería ver mas allá de aquél monstruo que decía ser cuando Morfeo la enreda,aunque estoy casi seguro,que aun así,seguiré quedándome a su lado.

Cerro sus ojos,los mismos que miré,se acomodó después de revelar un deseo como si yo fuera el genio de la lámpara,casual o no,fue concedido poco tiempo después de acomodarme tras de ella,retirando los mechones que tapaba una de las partes erógenas femeninas que fácil podía enlazarse con una segunda.Roce su cuello con la punta de la nariz,diminuto recorrido pero que repetí para despertarla,mientras que con la mano derecha abarcaba su cuerpo para acercarla a mi,—¿dejamos que esos insistentes pensamientos te desvelen,ma angel? o ¿ambos nos quedamos despiertos cumpliendo tus deseos? o..solo nos abrazamos hasta la mañana siguiente…para luego,sobrios,ir a vuestra actuación en el teatro.—Susurré en su oído,abriendo los ojos,mirando su rostro girado y que no me mira,terminado por morderle suave el péndulo de su oreja,libre de su joya.Todas las opciones podrían llevarse a cabo,aunque no se si de la forma que se querría por este estado de embriaguez.


Spoiler:


avatar
Adrians Blancquart
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 180
Puntos : 94
Reputación : 21
Fecha de inscripción : 26/02/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Leona L. Lawrence el Dom Ene 08, 2017 6:25 am

Magia. Entre ambos surgió una magia desconocida que ni el propio hechicero era capaz de manejar, se le escapaba de las manos. Una magia diferente que solo los dos comprendían y dan uso de ella. Caricias furtivas, podía sentir cada una de ellas, como si fuese una pluma que descendía y ascendía por cada resquicio de su cuerpo. Sonrisa como premio, una sonrisa amplia de total felicidad y de paz. Imposible no perderse en sus orbes azules, en pensamientos que no debía y sin embargo, se intensificaban más imaginando como sería si a la vez que sus sutiles manos, fuese el propio cuerpo del hechicero quien la recorriese, sin dejar ni un centímetro de piel por acariciar.

“Afortunado” ¿cómo podía considerarse afortunado? Ante él , el peligro constante en el que ella desatase su verdadera naturaleza. Temía más que nada hacerle daño, no debía temer, velaba por ella, la cuidaba y evitaba su descontrol. ¿Desde cuándo alguien logró tal cosa? Tenía tanto que agradecerle y no solo eso, los sentimientos y emociones se intensificaban a cada segundo. Le encantaba que la tocase y ella, le devolvía cada caricia con toda la suavidad, como si una gota de agua resbalase por una hoja hasta morir en la tierra, despacio, con cuidado. Sus dedos en este caso, murieron en su piel, la ropa no le dejaba saborear el delicioso tacto de su piel ¿cómo sería? ¿cómo olería? Qué sensación el poder proclamarse suya y viceversa. Una pregunta que llegó de improviso, sabía la respuesta y aún se mantuvo en silencio, observando como sus dedos seguían entrelazados.

-Tuya… -murmuró contra sus labios, dejando un sentido roce antes de contestarle con un beso, lento pero profundo, el cual le permitió disfrutar de aquellos labios que sabía mucho mejor que fruta madura. -Para siempre es una promesa eterna. ¿Y si quisiera eso? siempre… ahora y siempre - sonrió contra sus labios, atreviéndose a morder el inferior, dejar besos furtivos en su barbilla…bajando por su cuello el cual dejó un mordisco más sentido, presa de la necesidad de estar aún más cerca. -Quiero ser tuya. Ahora podría serlo y nada ni nadie lo impediría pero… no solo eso. ¿Quieres ser mío? Si la respuesta es sí, juro protegerte, y no la promesa que te hice… la de ahora es… diferente

Sus orbes verdes se clavaron en él, sus manos incapaces de estarse quietas, comenzaron a quitar botón a botón , con mucho mimo. Dedos fugaces que se perdían en acariciar la piel de su torso. Suspiró al sentir el tacto de su piel, cálida y suave…acabaría haciéndose adicta cuando sus labios siguieron el mismo camino que sus dedos. Roce de labios en su torso, haciendo un camino infinito hasta su vientre, apartando la tela…dejando un último beso que podía perderlos a ambos. La respiración entrecortada, entre medias su nombre, nunca antes había estado tan segura de algo.

-No me importa dormir o no hacerlo. Mientras sean tus brazos y no los de Morfeo los que me acojan… -apoyó la frente en su pecho, dejando un nuevo beso cerca de su corazón. ¿Qué le estaba haciendo? ¿y ella a él? ambos no podían dejar de buscarse, pertenecerse. -¿Quieres ser mío, Adrians? -buscó su mirada, entreabriendo los labios impaciente por la respuesta…estaba total, absolutamente abrumada, perdida de deseo , de sentimientos que nunca antes había experimentado -Tienes que ser tú y no otro -sonrío, la yema de su dedo índice dibujó un camino de caricias, era incapaz de no seguir tocándole.





Rawwwr:

avatar
Leona L. Lawrence
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 44
Puntos : 48
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 05/04/2016
Localización : París- Irlanda

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Adrians Blancquart el Sáb Ene 28, 2017 2:54 pm

Por propia necesidad,no solo porque habíamos dado la palabra de protección el uno al otro,si no,que también esta conexión que existía entre nosotros,que a puesto que ninguno pretendíamos sentir,la acerqué aun mas a mi.Mirando de soslayo después de recorrer una vez más su cuello,depositando un beso,creyendo que el deseo para el genio se había fugado en el instante que había cerrado sus ojos.Pero no fue así,sonreí al sentir el roce de sus dedos sobre los mios y como sus ojos se vuelven a abrir para mirarme,devolviéndome cada caricia mientras aproximaba mis labios a los suyos una vez más y besarlos de una manera sentida,suave,apropiándome poco a poco de ellos.

Mía..—Susurré sobre los labios que reviven el cosquilleo,que continua mientras se recolocatumbándose frente a mi,quedando en una mera ilusión instantánea donde ella no me seguiría.La mordida en mi labio y el camino de su boca por mi barbilla,pequeñas mordidas que me saben al roce de gloria que continuan hasta mi cuello.Para que quería mas tierras ahora,si delante de mi tengo un preciosa vista al paraíso esmeralda.

Sonreí ante la forma que se mostraba a mi—…podríamos ser uno del otro..—Dije,”cazando”al aire sus labios,sin dejar de mirarla,saboreando sus labios y mordiendo de nuevo uno de ellos, — de esa manera diferente…—Dije,vistiendo de besos desde su comisura derecha,bajando por la línea que dibuja su mandíbula,dedicándole miradas furtivas,manteniendo en el aire una respuesta que en si,podría responder con gestos.Clavando la mirada en la ajena,coencidiendo en ese instante,—¿y si digo,sí?..—Dije,sintiendo el descenso de sus besos por el torso que desnudó al desbotonar por completo la camisa,mientras que mi mano hacia algo similar,arrugando bajo los mis dedos su falda negra una vez dibujado con disimulo su silueta y así tocar su piel conforme subía hasta tocar el filo de su prenda inferior.

Inconscientemente me mordí el labio al ver hacia donde terminaría el recorrido que se estaba volviendo un tanto excitante para ambos.Y es entonces cuando entre medias de mi nombre bese sus labios,como si se tratara de una coma a lo que diría después,boca que permanecía entre abierta y entrecortado respiro mientras terminaba de hablarme,atreviéndome a bajar su prenda,destapando un lado de su piel mas íntima,mismo instante en el que se apoya en mi y besa el lado donde esta ubicado el corazón,el mismo que latía excitado por momentos,por la situación donde volviendo a preguntar.

Hazme tuyo..—Dije con la voz entrecortada,mirándola a los ojos,dejando escasos milímetros de separación entre nuestras bocas.Deje escapar su prenda y llevé  la mano hacia atras,señalando a la puerta—propinquus(cierre)—Dije antes de escuchar la coletilla final de sus palabras,lo que me hizo reir rozando sus labios—¿es tu primera vez?..—Dije antes de besarla una y otra vez mas,dejando espacio para tener una respuesta que ya sabía,una mujer como ella es una tentación para todo hombre.


Después de eso busque hacerme un hueco entre sus piernas,para tener mayor alcance y roce entre nuestros cuerposque poco a poco se calientan.Mientras lo conseguia,la mano que entrelazaba con la ajena,la apreto,y subo hasta casi llegar a la almohada,miré a Leona—¿quieres continuar…?—susurré,acercando a ella la misma mano con la que lancé el hechizo,abri y cerré la mano por encima de aquella camisa que comenzaba a ser un incordio,y los botones saltaron al mismo tiempo,gracias a la habilidad de tiritero,dejando al aire su piel caramelo y un canalillo que  con un poco mas de movimiento de mi mano deslizándose suavemente por su vientre y subiendo,despejaría las dos incógnitas—¿demasiado deprisa…?..puedo parar—Dije buscando su mirada una vez más,podía detenerme si lo quisiera,estaba a tiempo,podría entender que es demasiado para mi,para esta noche,pareciera incluso que hoy estuviese recordando mi primera vez con aquél intento de compromiso,el primero de todos.


Última edición por Adrians Blancquart el Miér Feb 22, 2017 1:14 pm, editado 1 vez


Spoiler:


avatar
Adrians Blancquart
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 180
Puntos : 94
Reputación : 21
Fecha de inscripción : 26/02/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Leona L. Lawrence el Vie Mar 03, 2017 5:36 pm

Totalmente prendada de aquel susurro abrasador, provocador que le erizó la piel…”mía”. Cuántas veces le pediría lo repitiese, una y otra vez, sin cansarse de ello. Podrían ser uno del otro, pertenecerse pero había tantas maneras que preguntarle de qué forma… se le hacía una pregunta estúpida y sin sentido. Los labios rosados de Leona, se enterraron en el único lugar qué deseaba, su cuello en el que dejó un camino de besos , húmedos y cálidos , susurro de su nombre cortando el silencio.

Enredó los dedos en su cabello, regalándole una y mil caricias…sin esperar una respuesta con pregunta. Ser suya, por un simple instante…le daba lo mismo si le pertenecía las horas que quedaban de noche y el amanecer los descubriese enredados, tapados con su manto. Una mirada cómplice, una sonrisa traviesa e inocente al mismo tiempo. Se volvería adicta al roce de su piel y bien sabía, que deseaba acariciar cada resquicio, centímetro y tatuarlo por siempre en su memoria. Delicioso gesto que le regaló al morderse el labios, sus mejillas se tiñeron de rosado y un suspiro, chocó contra su vientre mientras sus dedos bordeaban la cintura ajena como si las yemas fueran pinceles…dedicando con mimo pinceladas a su obra.

- ¿Y si no sé? No lo recuerdo… pero eres tú, es como si lo fuese. Para mí lo es, la primera vez, contigo -enredó sus dedos en los ajenos, uniéndose a su beso, urgente, desesperado mientras sus cuerpos se reclamaban inquietos, gritándoles que la ropa sobraba… un abrazo piel con piel, mientras sus almas bailaban desesperadas. Gimió sin control al notar como por fin sus cuerpos se encontraron. Humedecidos los labios, buscó los del hechicero… urgentemente como si fuese el único manantial que podía darle de beber -No. No puedes parar ahora, yo ya no sé cómo hacerlo-gimió contra sus labios, perdiendo sus orbes en éstos, dedicando pequeños mordiscos mientras sus manos liberaban el cuerpo de él de la ropa … ya no era necesaeria.

-Demasiado deprisa? -rió sin poder evitarlo, haciendo que ambos rodasen en la cama, aprovechando quedar encima para quedar sentada en su regazo, no poder evitar mover un tanto las caderas y lograr que sus zonas se encontrasen, se buscasen desesperadas. Aún le quedaba ropa, apenas había podido verla desnuda… llevó ella misma las manos del hechicero tras su espalda para que pudiese liberarle del corsé y así pudiese admirarla en su desnudez. No dejó de mirarle a los ojos mientras los dedos entrelazados de ambos, se unían a la batalla de dejarla desnuda… admirar su expresión cuando ante él se presentase de ese modo… como esa diosa que esperaba ser ante sus ojos.

El corsé cedió, deslizándose despacio… dejando de tapar esa parte que no recordaba nadie hubiese visto antes de forma íntima. Sonrió, mordiéndose los labios, esperando que fuese de su agrado, no poder esperar e inclinarse… apoyando ambas manos a la altura de la cabeza de él, mirarle intensamente a los ojos.

-Ven -murmuró, atreviéndose a lamer su labio inferior, ambos quedasen sentados para que finalmente se encontrasen cara a cara… él le enseñase… ser suya.

-Quiero ser...tuya-apenas susurró contra sus labios, mientras éstos no dejaban de cantar a media voz una melodía, palabras que los definían a la perfección como lo sería ese momento.

Light up, light up
As if you have a choice
Even if you cannot hear my voice
I'll be right beside you dear
Louder, louder
And we'll run for our lives
I can hardly speak I understand
Why you can't raise your voice to say





Rawwwr:

avatar
Leona L. Lawrence
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 44
Puntos : 48
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 05/04/2016
Localización : París- Irlanda

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Adrians Blancquart el Sáb Mar 18, 2017 2:44 pm


Apreté mi  mano junto a la suya,rozando mis labios con los suyos mientras me hablaba,mordiéndome las ganas de interrumpirla,para de nuevo besar esos rosados y carnosos labios,no tenía necesidad de saber cuántos hombres se habían enamorado de ella,a cuantos les había dado de su tiempo o al contrario,cuantos hombres pudieron hacerle daño,tanto que puede que al hablar pareciese reciente.Me bastaba con que me hiciera participe de su presente y aquellas partes que aun desconozco y que cubre de misterio su persona,uno que a su debido tiempo y que si deseaba hablar,yo,estaba dispuesto a escucharla y hacerla feliz del modo que se y merece,el tiempo dirá si será para siempre o una bonita historia que recordar.

Beso que deja escapar un gemido de sus labios,al tiempo que parte de su piel me toca,incompleta por aquél corsé que sube su busto,una fácil técnica de mis dedos bastaría para deshacerme de él ,magia inclusive,para ir más rápido en estos artes de desnudar a una mujer,sin embargo,no quería basar cada movimiento por este don,no quería sentir y hacer sentir que  lo que ocurra,sea artificial.


"Bella mujer,que bien pudieras ser la definitiva",pensé mientras me apropiaba de su labios,acarician su figura desde su  cintura,pasando peligrosamente por sus senos,dedicando intensa mirada a la señorita Lawrenece,tomando su barbilla en el mismo instante en el que sus palabras callan para buscarme y encontrarnos los dos en el mismo camino,sonriendo sobre ellos,una  diminuta pausa a una respuesta que esperaba con calma,iba a respetarla de igual manera si andado el camino,decidía detenerse.

Desvistiéndome,besándonos cuando atrapaba su boca entre escapadas donde le devolvía suaves mordidas en su  barbilla y su cuello,deteniéndome para que pudiera quitarme la camisa y dejar ver mi musculatura,genes por parte de mi padre dicen,mas también una buena alimentación era la base.Tire de los cordones de su corsé con disimulo aun sabiendo que era imposible,esas cuerdas eran un adorno,—..Beau…(preciosa) —Susurre antes de ser arrastrado por su impulso,quedando ella por encima.De inmediatato subí para quedar frente a ella,sintiendo los sutiles movimiento que alegraban mi entrepierna,provocándome cierta rojez en mis mejillas y no precisamente por el alcohol.Deslice mis manos con suavidad,yendo hacia  arriba,desde el inicio de su cintura,dibujando  su silueta perfecta,queriendo memorizar su piel en todas direcciones,aunque sus movimientos de manos colocando las mías  eran un modo avanzado—risas—,bese sus labios una vez más mientras  deslizaba mis dedos hacia abajo,desatando el lazo y aflojando cada uno de los cordones,mirada clavada en la ajena,dedicándole complices sonrisas,ascendiendo hasta que el corset estaba lo suficientemente flojo para dejar libres tan generosos senos,cogiendo con una de mis manos,uno de  ellos; mientras que con la otra la rodeaba atraía hacia mi,entreteniendo mi lengua en su pezón hasta endurelcerlos,escalonando entre besos y caricias  por su tren superior hasta de nuevo tumbarla  frente a mi.Amplia sonrisa mientras me separaba para con delicadeza quitarle la falda negra,arrastrando la ropa interior,—Dejarnos llevar ese será el modo en que…—Dije haciendo una pausa a cada beso que daba sobre su piel;desde su barbilla y cuello,mientras acaricia su cuerpo en descenso;cintura,glúteo y pierna del lado izquierdo,suave piel de todo su cuerpo que sin quererlo parecían ir en sintonía a la melodía que dictaban sus labios.

Tarareo su canción,como si supiera la letra,dejándome llevar como todo lo ocurrido hasta ahora.El alcohol aún sigue notándose en el tropiezo de mi lengua pero ello no impide mis movimientos que aunn no siendo los primeros con una mujer,con ella sentía cierto nerviosismo por la forma igualitaria en la que me imponía y excitaba su cuerpo desnudo ante mi,seguía siendo tanto para mi…


Deseo concedido...—,bromeé,acercándome a sus labios en lo que apoyaba mis manos a los lados de su cuerpo,para poco a poco quedar sobre ella,nuestros cuerpos se tocaban,encendiéndose aun mas  la mecha,misma que mi entrepierna que estaba lista y no fue liberada  por las manos que había frotado la lámpara del genio.


Cuerpos ardientes, yo deseoso de ella y viceversa, —¿me ayudas?.. —Dije, llevando con mi mano derecha la suya,para guiarla a la zona baja,como con anterioridad ella hizo conmigo.Ojos claros clavados en los castaños,dedicándole una amplia sonrisa,mientras me mantenía en equilibriocon la izquierda en lo que mis labios susurraban a los suyos…


Spoiler:


avatar
Adrians Blancquart
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 180
Puntos : 94
Reputación : 21
Fecha de inscripción : 26/02/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Leona L. Lawrence el Lun Abr 03, 2017 6:53 am

Baila conmigo...hasta el amanecer




Con la delicadeza de una pluma, los dedos del joven hechicero se deleitaban en acariciarla, perderse en su piel. Por unos segundos, dudó que estuviese a la altura. Esas orbes en las que se había perdido una y otra vez desde que se conocieron, la tenían totalmente atrapada. Hechizo natural del que solo tenían constancia sus miradas, ancladas en la del otro, esperando aún más, deseando perderse entre sus brazos y encerrarse en aquella jaula divina, tirar la llave y nadie la buscase jamás. Había encontrado su sitio, lo sabía, ambos lo sabían y a partir de aquella noche, de ese momento… todo cambiaría porque serían del otro y eso nadie podía discutirlo.

Nunca antes, había estado tan segura de algo. No recordaba si había yacido entre otros brazos pero sí la primera vez en que cada poro de su piel y su alma lo deseaba. Él tenía el don de hacerla sentir única y especial, como una musa ante los ojos de cualquier mortal. La delicadeza en cada movimiento, mirada de dulzura a la par que de deseo, sonrisas que delataban las ganas, momento que culminarían aquella atracción desde el primer segundo en el que sus miradas se encontraron, después de que él la devolviese a la vida…le hiciese creer en alguien, en la vida, aquella que la sentía tan desconocida y a cada instante, se sentía en peligro…como si el mundo le hubiese dado la espalda y ahora…era perderse en sus ojos y saber que eso no era así.

Se estremeció al contacto de los dedos directos en su piel, como serpenteaban sobre ésta y ella hizo lo mismo a los que se unió sus labios, los cuales, marcaban el camino de su cuello… hasta perderse en su torso, dejando algún que otro mordisco…buscando su mirada y al encontrarla, sonreír con picardía mezcla con esa ternura que ella solo era capaz de transmitir. Sus manos , ayudaron a deshacerse de las prendas que quedaban, las manos, temblaron un tanto…se acercaba a un lugar que la reclamaba. Tuvo que cerrar los ojos al notar como el calor invadía cada parte de su ser, con la necesidad de sentir el cuerpo ajeno…suspiro al sentir la deliciosa presión del cuerpo ajeno, frase incompleta que ella misma se dio el lujo de acabar.

-Ser uno, ser tuya…ser mío -susurró contra la piel de su cuello, cerca del lóbulo derecho de su oreja. Sus ojos verdes lo buscaron un instante, a medida que su mano descendía por su torso, delineando cada músculo con la yema de sus dedos…despacio y sin prisa. Su índice, perfiló la cintura…como si ahora ella fuese esa pluma delicada que solo dedicaba caricias efímeras, placenteras. Mano que descendió hasta encontrarse con aquella zona ajena que le reclamaba, sus dedos se enredaron, tomando el lugar con sumo cuidado y mimo, dedicándole unas caricias que comenzaron lentas, tomándose su tiempo pero tornándose cada vez más y más rápidas acorde la respiración y el cuerpo ajeno le pedía.

Sus respiraciones se buscaron, encontrándose… Leona no pudo evitar buscar sus labios con deseo, su lengua acariciar la ajena para batallar ambas, buscándose hasta encontrarse sus miradas, beso detenido para tomar aire, su mano libre acariciando el pómulo ajeno, sonriendo ampliamente, dichosa de que era él y no otro, ¿Acaso había dudas? Su espalda se arqueó, sus pechos chocaron contra su torso y su sexo buscaba el ajeno, roces que se profesaban buscando más y mucho más… mejillas sonrojadas..labios que volvían a susurrarse y perderse en el otro.

- Adrians…-murmuró perdida de deseo, esperando que ese momento llegase, un momento que esperaban los dos, sus almas se fundirían en una y bailarían un baile eterno…






Rawwwr:

avatar
Leona L. Lawrence
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 44
Puntos : 48
Reputación : 14
Fecha de inscripción : 05/04/2016
Localización : París- Irlanda

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.