Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ir abajo

Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Leona L. Lawrence el Vie Abr 22, 2016 7:50 am

Recuerdo del primer mensaje :

Y sin proponérmelo…
Llegué hasta aquí.


Acababa de llegar a la ciudad parisina hacía escasos días. Gracias a sus padres, por decirlo de alguna manera, consiguió un buen lugar en donde quedarse. Una urbanización de clase alta, con todas las comodidades y es que sus padres, no querían menos para ella. Después de aquellos sucesos, no podía ser de otra manera. Solo querían que estuviese bien, se comprendiese y entendiese a sí misma, eso querían creer cuando no habían acertado en la decisión. En vez de ayudarla, le habían empujado hacia un destino incierto.

Apenas conocía a nadie, solo a la joven que se ocupaba de mantener todo en orden, hacía la comida y poco más. Demasiados lujos para una chica de clase media pero ¿cómo negarse a ello si sus padres se lo costeaban? A base de sudor y lágrimas, trabajo duro. Y justo ella deseaba lo mismo, trabajar duro para superarse a sí misma, lograr aquellas metas a las que siempre había aspirado: ser actriz y reconocida.

Esa mañana, un dolor intenso le despertó de golpe. Lo último que recordaba era cuando se fue a la cama…y poco más. Las sabanas, le alertaron de que sangraba. Buscó el causante de aquello y…lo encontró con tan solo palparse el brazo izquierdo. La herida que se extendía en el brazo, no pintaba nada bien pero ¿cómo y cuándo ocurrió aquello? Se levantó todo lo rápido que pudo sin poder pensar con claridad, la sangre no podía ser más escandalosa y que no dejase de sangrar no ayudaba nada.

-Maldita sea… -murmuró, haciendo presión con una de las sabanas liada en el brazo ¿dónde ir? ¿qué hacer? Volvían a pasarle ese tipo de cosas inexplicables. En camisón, salió en busca de ayuda ¿qué mejor que la casa de al lado? Llamó con los nudillos, esperaba que aquello terminase de una vez, empezaba a ponerse nerviosa, enfadarse consigo misma pues ¿cómo iba a explicar algo así a nadie si ni ella misma lo sabía?

-Señor…verá, me corté y…¿puede ayudarme? Comienzo a marearme -el corte era profundo, no paraba de sangrar y entre eso y que apenas había comido nada, el mareo no tardó en hacer aparición -Necesito que me ayude y…. -cerró los ojos, apoyando la mano sana en la puerta… le necesitaba, se lo gritaba en silencio.








Rawwwr:

avatar
Leona L. Lawrence
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 56
Puntos : 70
Reputación : 24
Fecha de inscripción : 05/04/2016
Localización : París- Irlanda

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Leona L. Lawrence el Sáb Feb 10, 2018 6:24 pm

Los pasos del hechicero pasaron totalmente desapercibidos para la cambiante quién no podía apartar la mirada de su interlocutor, su tío, el espía que habían mandado para controlar sus pasos en París. Intentó ser cortés, no llevar la situación a tal extremo pero cuán equivocada estaba en intentar pensar que la conversación sería agradable y realmente se preocupaba por ella... ¿acaso alguno de sus familiares miró por su bienestar? No respondió, sus ojos anclados en los de su familiar, esperaba realmente que no fuese tan descarado y no tuviese la desfachatez de aceptar quedarse, menos dónde no era bien recibido.

Sin palabras, bajó la mirada hacia el suelo, la punta de su calzado bajo el vestido prestado, ni siquiera era suyo. Comenzó a sentirse de nuevo débil, incompleta, frágil ante un hombre que sin apenas tocarla le había vuelto a romper en miles de pedazos, recordándole quién era. Cerró con fuerza los ojos, ajena a la conversación que mantenían los dos hombres, su tío la miraba con una sonrisa esperando su respuesta pero ¿cuál? No tenía ninguna. Era experto en buscarla y encontrarla, sacar lo peor de sí misma, la naturaleza que sus progenitores borraron de su mente pero no de su cuerpo, jamás podría ser una joven humana normal.

-No va a quedarse. Tiene que marcharse. Tío Luc, buenos días...-los ojos oscuros de su familiar no se apartaban del Conde, estaba claro que había firmado la sentencia de muerte con tan sólo una mirada. Él sería su objetivo , ella el premio que dar caza para devolvérselo a sus padres. -El señor Blancquart es muy amable pero... debe ir a otros lugares, sólo está de paso y ...yo tengo que volver a casa. -se giró despacio a Adrians para que las miradas dijesen más que mil palabras. Sólo sonrió, enredando los dedos entre los ajenos e inclinarse, dejando un río de besos en cada uno de sus dedos, pidiéndole disculpas de antemano.

-Nos veremos en la obra, tengo que volver a casa...estoy mejor y. Gracias, señor Blancquart -su voz se fue apagando, su apellido apenas fue un susurro que escapó de los labios sonrosados de la cambiante felina. Se separó despacio, dejando sentir su tacto y dolerle, le dolía tanto el simple hecho de tener que separarse de él...y si se quedaba, el tío Luc terminaría haciendo de las suyas. Lo protegía y se protegía a sí misma de él.

El paso acelerado de Leona se perdió hasta la puerta seguido de aquel hombre, ambos volvieron juntos hacia dónde ahora la joven vivía, debía entregarle unos paquetes para sus padres y de paso, comprar su maldito silencio, la libertad.

-No quiero dinero. Él tiene más de lo que tendría en mil vidas. Esto te saldrá claro, sobrina...¿o prefieres que te lleve a la fuerza? No te gustaría y tus padres estarían encantados de tenerte de nuevo allí, no alcanzan a recaudar dinero para tus caprichos, una casa de clase alta cuando ni rozan la media... ¿de verdad no te importa? ¿cómo puedes ser tan egoísta? Oh, no lo sabías... -volvía a sentirse culpable, su vida tan sólo era un espejismo pues lo que había conseguido por sí misma, era nada.

Le dejó paso, con la mirada anclada en el suelo, completamente perdida...

-Coge tu dinero, tu maleta y márchate. -no, no iba a ser tan fácil, el hombre seguía frente a ella, mirándola....esperando más. Leona, no sabía qué hacer menos decir...quizás era mejor volver y olvidar esta vida pues al fin y al cabo los príncipes sólo salen en los cuentos. -No eres bienvenido, tengo que perderlo todo ¿para qué? ¿que intentas, tio? -sembrar el caos, ese descontrol con el que Leona vivía siendo completamente desconocido -Tengo obra, vendrá él...en apenas unos minutos, iba a acompañarme y ¿quieres soltarme? No iré contigo a ninguna parte -forcejeo, intentó no descotrolarse pero...¿Aaso su naturaleza puede detenerse por sí misma.

Él intentaba perdiese el control... tomar a la bestia interior, sin poder reaccionar, no esperar...




Rawwwr:

avatar
Leona L. Lawrence
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 56
Puntos : 70
Reputación : 24
Fecha de inscripción : 05/04/2016
Localización : París- Irlanda

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Adrians Blancquart el Dom Mar 04, 2018 9:47 am

Mis últimos movimientos no fueron mas que la anticipación a lo que pudo haber ocurrido,donde los tres acabábamos desayunando,hablando.Pero no fue mas allá de mi imaginación,de como me gustaría que fuese sido y no fue.Aquél hombre no respondió a nada de lo que pregunté,cosas sencillas, fácil de dar una respuesta,pero solo se dedicó a analizarme como buscando algo con lo que cree tener derecho a criticarme,mirando a Leona poco después,ella misma rompe este silencio incómodo.Mi atención fue solo para ella, apreté su mano,correspondiendo a su gesto y a su mirada,que sin palabras hablan y asentí ligeramente,hablando el mismo idioma que ella,miradas.

…Nos veremos en la actuación,señorita Lawerance—Dije con un tono figido,distante,que nada se parecía a la nobleza y notable acercamiento que teníamos en la intimidad que nos llevaba a hablar en confienza.
Negué con la cabeza poco después de que ella lo hiciese para irse acompañado de su tio.No me gustaba lo que veía, la actitud de Leona había cambiado por completo,el brillo había desaparecido de sus ojos,no era la misma mujer que hace unos minutos estaba conmigo en la bañera del piso de arriba.

Agatha apareció ,rompiendo el silencio de mis pensamientos mientras cerraba la puerta,descolocado por lo que acababa de pasar ante mis narices.Esta se acercó y amablemente pidió que desayunara,que el café estaba servido,no hice demasiado caso hasta que volvía a insistirme,sacándome de ese estado de pensador—…Señor Blancquart,disculpe,pero el café se está enfriando y vuestras tostas también—Dijo.Negué para si—…ya voy..Aga..—,antes de terminar su nombre,añadió esta—…¿dónde está la señorita?—Dijo, ignorante,de lo que había pasado.Me limité a decirle que, —…tenía que marcharse para ensayar.Lo que me recuerda que,se ha dejado el vestido,trémelo,por favor Agatha,pronto,ya…—Dije con cierta tirantez en el habla, ella no tenía culpa de nada,pero no pude evitarlo.

Al llegar a la mesa ni siquiera me senté, me tomé el café que se había quedado tibio y dí un buen bocado a la tosta con mermelada y me giré para ir hacia las escaleras y ver si traían el vestido, y en efecto, lo traía, casi choco con ello, por moverme tan rápido y sin mirar, — Disculpa..—,ambos asentimos y cogí el vestido— …enseguida estoy aquí,prepáreme el abrigo y el reloj de bolsillo..gracias—Dije,dirigiéndome a la puerta para abrir y salir.
La ubicación de su casa no tenía perdida,tan fácil como mirar a la segunda casa a la derecha de donde se encontraba la mía.Camine por la acera empedrada, escuchándose fuerte el paso conforme avanzaba.La lluvia de estos días se había secado,pero la humedad permanecía aun y el sol aun no calienta lo suficiente como para decir que la estación estaba estable y normal en invierno.

…apertura— susurré a la vez que la mano derecha se coloca sobre el pomo de la puerta y giraba sobre este.Al entrar un azote de aire se coloba a ami paso,colándose a rrastras unas hojas secas— …creo que no ha escuchado bien,señor—Dije muy molesto por la actitud altiva que mostraba hacia ella,para ser de su familia no existía mayor respeto que a una piedra.

Observé a Leona tras la figura de su tio, algo no estaba bien, podía notarlo en el cambio de su aura.En cambio su tío, ignorante de ello se acerca a ella con intención de intimidarla, y la madera bajo el pie de la dama cede.Es entonces que con habilidad de hechicería empujo al tio hacia la derecha sin dar opción a separarse de la, su cara es extraña por que no entiende lo que estaba pasando,y antes que pudiera callarlo con simple hechizo de sellado, ya había soltado de sus lindeces por la boca, haciendo mención a delirios varios sobre brujería.

…Larguese ahora mismo—Ordené deshaciendo el agarre pero sin darle el poder de hablar—…¡Larguese!—Dije señalando la puerta—…No os lo repetiré dos veces y…—hice una pausa—…no se moleste en debatir o saldrá mal parado..—advertí en lo que escuche el nuevo cese de madera bajo unos pies que no eran mios.Rápido volví a mirar a Leona—…¿estas bien,Leona?—añadí,clavando mi mirada en sus esmeraldas,un tanto oscurecidos….



Spoiler:


avatar
Adrians Blancquart
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 199
Puntos : 110
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 26/02/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Leona L. Lawrence el Dom Mar 11, 2018 4:01 pm

Esa voz incesante, monótona y grave, no se detenía. Seguía y seguía insistiendo, ¿no le había dado el dinero? ¿qué más quería entonces? Leona tomó aire, soltándolo muy despacio, controlándose a si misma, los encuentros con aquel hombre siempre terminaban con el mismo desenlace. Ajena a todo lo ocurrido a su alrededor, las orbes de la cambiante se centraron en su único objetivo: aquel hombre que amenazaba con seguir su vida, alcanzar la felicidad y la cumbre de lo desconocido hasta ahora para ella.

Negó con la cabeza, le estaba avisando inconscientemente, como un depredador... rugió ante la amenaza de hacer su vida un infierno. Deseaba olvidar el pasado, quién fue, no volver a tropezar con las mismas  piedras en el camino, su tío Luc, era una de ellas. Incapaz de echarlo de su vida pues era importante, fue quién prácticamente la crió pero hace unos años que todo había cambiado para todos los Lawrence tras el fallecimiento de tía Marie, la esposa de éste.

Podía notarlo, la temperatura de su cuerpo subía, el latido de su corazón apresurado le avisaba que dejaría de volver a tener el control de sus actos, perderse en aquel agujero negro del que aún era incapaz de entender, menos comprender. La voz de Adrians, le sacó de aquel trance, cerrando un instante los ojos , notar como la tomaba de la cintura, lo agradeció con una tímida sonrisa, las piernas comenzaron a flaquear. Un suspiro le devolvió a la realidad, girándose lentamente, apoyando la frente en su pecho, era hora de volver, ser ella misma, dejar encerrada a la bestia incontrolada de su interior.

-No te vayas -los finos dedos de la joven se enredaron en el impoluto traje, siendo incapaz de controlar su impulso de enterrar su rostro en el cuello ajeno. Y aquel hombre , se fue al igual que volvió a aparecer en su vida -Siempre me pide que recuerde pero no entiendo el qué y... creo que debería prepararme para la obra. Nos íbamos a ver allí...gracias por el vestido -temblorosa, lo tomó entre sus manos, se sentía indispuesta pero no sería impedimento -Nos veremos en la salida, debo ...debo ir ya -se despidió con un beso en el dorso de la mano del joven y una sonrisa que iluminó la habitación. -Gracias -susurró tomando sus pertenencias y dirigirse hacia el teatro.

----....----

La obra fue un éxito, claro que para la protagonista, ella sólo era un pj figurante que ni siquiera hablaba, aún así las ganas y la ilusión se reflejaron en las orbes esmeraldas, contagiando su emoción a alguien en especial sentado justo en medio de la sala. Al salir, lo buscó con la mirada, inevitablemente...la atención se centró en el atractivo hechicero que acaparaba todas las miradas féminas. Rió por lo bajo, ella era la dueña de esa tempestad... esos ojos azules que le hacían olvidar todo.

-¿Nos vamos? El champagne de aquí está reservado para la protagonista, los demás sólo estamos para aplaudir ¿cambiamos eso? Necesito...olvidarme de todo lo acontecido y... me gustaría cantarte algo, sé lo mucho que te calma y te noto inquieto. Hablamos del viaje … ¿qué te parece? Pero nada de aplausos, son para la protagonista -su sonrisa se ensanchó en cuanto salieron de aquel lugar y la voz de Leona apenas comenzó con un susurro en el que él era el único espectador.




Rawwwr:

avatar
Leona L. Lawrence
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 56
Puntos : 70
Reputación : 24
Fecha de inscripción : 05/04/2016
Localización : París- Irlanda

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Adrians Blancquart el Vie Mar 23, 2018 5:22 am

Mis dedos rozaron su cintura,mientras la mirada seguía fija en ella y mis dedos escalando su cintura para acabar por rodearla,dándole un beso en la frente—¿Estás bien?—Dije,dejando que se acomodara su rostro en mi pecho y posteriormente a mi cuelllo,aferrándose a mi como aquél niño que duerme con la mantita que lo protege del monstruo que vive bajo la cama.Pero ahí estaría yo,para cuando flaquearan sus fuerzas  para mantener detrás de la línea roja aquello que teme y prometí protegerla,aun desconociendo que lo que era.

No me iré—,No dejé de mirar aquél hombre que intentaba someter a Leona con tal chantaje,que si no fuera porque los indicios  de hechicería acabarían llevando a mi familia al foco de la inquisición,ese hombre se hubiera ido con tal susto,que nada tendría que ver con la esa simple advertencia de silencio. Abracé a Leona y acaricie su pelo,reafirmando mi preencia,no estaba sola.Tras eso ambos nos despedimos,ella de un modo simple y tímido, y yo,que tiré de su mano hacia mi,acabé besando sus labios antes de irme por la puerta,para prepararme también.






•••





Una vez allí,tal y como esperaba,comprobé,que su  voz era la luz mas brillante,nada tenía que envidiar al papel principal,incluso podría asegurar que no siempre el/la protagonista se lleva la atención del espectador,ese es mi pensamiento,aqunque igual otros no tendrían interés en la obra,precisamente.

Ignoré los cuchicheos,los pocos que pude llegar a oir, puesto que mis ojos  estaban en los gestos de leona y mis oídos en la voz,que en conjunto llevaron a una buena interpretación de cierre,que tras bajar el telón se llevó innumerables aplausos y otros tantos asientos vacios,porque se habían levantado para que se viera la emoción en sus aplausos,sus gestos,una vez salieran a saludar y despedirse al,mismo tiempo.Yo, fui uno de ellos,asintiendo después de recorrer a todo el elenco y detenerme en figura de la señorita Lawerence,estaba espectacular con ese vestido.

Después de eso,todos desaparecieron tras las cortinas,para que cada uno se marchara a su casa o  a cualquier otro sitio que no me importa.Por mi parte,me hice hueco entre la muchedumbre para buscarrla y esperarla,para invitarla a un buena cena,como celebración por el éxito en su papel.


Y allí estaba,esos luceros esmeralda que me observaban con un brillo especial,sonreí al verla y me acerque para besar sus labios,tal vez y por protocolo no debía demostrar demasiados gestos hacia mi pareja,pero ese simple gesto callaron cuchicheos y desviaron miradas que estuvieran sobre mi persona y así me dejarán un tanto tranquilo.

Asentí a su pregunta,algo sorprendido por el argumento que le seguí,dando respuesta a mi pregunta,aunque ya había dicho que se tomara el tiempo que necesitara para no precipitarse en una decisión que tal vez,al poco tiempo,se arrepentiría.Sin embargo, la ví decidida y  no añadí palabra con la que convencerla de que meditara bien su decisión.

…Esta bien…,vayámonos,—Dije,acercándome a su oído para acabar susurrando,—… que ellos sigan aplaudiendo a los personajes secundarios,que yo,me llevo a la protagonista… —Dije con una sonrísa,mientras colocaba mi abrigo sobre sus hombros y su brazo anclado al mío para irnos de allí.

Conforme salíamos de allí,volví a hablar—…¿quieres que cenemos juntos está noche?—Propuse,muy directo,mientras caminábamos por el suelo empedrado hacia la zona residencial,puesto que no avisé al cochero y así,de esta manera hablaríamos un poco más.

pero antes que me respondas quiero felicitarte por tu actuación,señorita Lawerance…Has estado espectacular,talll..y como esperaba…
—añadí mientras acariciaba la mano con la contraria,acompañada de una mirada complice,buscando coincidir con la contraria.



•••



Y allí la llevé,al mejor restaurante francés.Improvisado plan,pero como conocía al dueño,no sería difícil encontrar una mesa para dos.Francis al verme  se sorprendió, no porque me acercara a  su restaurante,ya que era cliente habitual y en la mayores veces en solitario,sino mas bien por la bella señorita que cogía mi brazo,a quien saludó con educación.

¿podría ser eseotro lugar,ami?…—Dije,refiriéndome a ese otro lugar donde el uso de la maga no sería un disparate,él mismo lo usaba como lugar de desconexión y reunión con otros brujos.Un lugar mágico,perfecto e íntimo que deseaba compartir con Leona.

Guie a Leona de mi brazo hacia ese lugar,unas cuantas escaleras que nos subiría a esa especial guardilla y que en un principio no tenía nada que envidiar a esas otras casas de alto nivel adquisitivo de esta época,pero solo aquél con don de hechicería podría despertar lo que allí aguarda,un ambiente especial,que ante ojos de alguien común pasaría desapercibido una vez pasar el umbral de la puerta,sin pronunciar esa palabra susurrada (solo funciona con los hechiceros con permiso proporcionado por el dueño),—..atvēršana…—Dije mientras que con la mano libre dibuje al alza un cuadrado a la altura de la cerradura de esa puerta.Me acerqué y abrí,—…adelante señorita..—,sonreí mientras con el gesto de la mano contraria invitaba a pasar.Aparentemente solo había una mesa redonda,unas cuantas sillas y otros productos almacenados para su uso,— …quédate quieta un sagundo, por favor y cierra tus ojos…—Dije,aclarándome la garganta,retirándole mi ropa de sus hombros—…no los abras aún….—Dije, separándome de ella,cerrando la puerta,— …Ahora—Dije,viéndose un cielo nocturno sobre nuestras cabezas,con numerosas estrellas y un ligero aroma a libertad(un aroma que ella desee,así funionaba uno de los hechizos que alberga el lugar),que solo era un adelanto a nuestro viaje.Cabría añadir,que todo esto no sería posible solo con el don de hechicería,si no también a otros tactos hechizos conjugados que requerían de una magia mayor (talismanes y amuletos antiguos),que no todo brujo posee…

…¿nos sentamos?—propuse después de acercarme a ella y colocar mis manos sobre sus brazos,acariciándolos…


Spoiler:


avatar
Adrians Blancquart
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 199
Puntos : 110
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 26/02/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Leona L. Lawrence el Mar Abr 10, 2018 12:31 pm

La actuación fue un completo éxito. Y cuán dichosa se sintió al saber que él se encontraba entre el público, no pasó desapercibido para la cambiante la sonrisa del hechicero al contemplar su única y breve escena, los minutos suficientes que valían la pena tanto esfuerzo, al final la recompensa se la ofrecía él con su sonrisa y esas orbes azules como el cielo contemplarla como si fuese lo más preciado y cuidadoso para ella. Cuánto amor derrochaba su mirada, aún no podía creer la suerte que tuvo de llamar a su puerta, desde entonces nada fue lo mismo, él la hacía sentir segura y protegida.

Las ovaciones del público asistente, aún podía saborearlas, haciendo eco en sus oídos que junto con la voz del hechicero sonaban como si la propia felicidad le hubiese susurrado al oído. Se sonrojó notablemente, sin perder la sonrisa, la idea de cenar fuera le agradó pero como siempre, no llevaba dinero encima. Cuando actuaba lo poco que tenía se quedaba en casa, si aún podía decirse que era su casa. No quiso preocuparle, hace unos días llegaron comunicados del banco, los pagos cesaron y ya debía dos letras a las que no podía hacer frente.

-No sé si es buena idea cenar...no llevo prácticamente nada encima y me encuentro indispuesta, cansada...aún la herida no se me ha cicatrizado del todo y... -se mordió ligeramente el labio inferior, guiada por sus pasos, no podía negarle nada... esa era la absoluta verdad. Sonrió ante su felicitación, nadie solía fijarse en ella, la estrella principal se llevaba todo el mérito y los demás eran parte de la decoración del escenario. Apretó con las yemas el antebrazo de su acompañante, en un gesto de agradecimiento.


Ir a su lado era un completo privilegio, alguien como él era imposible pasar desapercibido. Sonrió educadamente al hombre y acató la petición de Adrians. Seguía con la idea de no llevar más que su sola presencia, no era de esas mujeres que sólo servían para ir de florero, Leona tenía mucho más personalidad que buscar dinero o encadilar a un hombre por su belleza, los dos se compenetraban pero el simple hecho del color caramelo de su piel, acaparó las miradas que enseguida se convirtieron en murmullos en los que fueron criticados. “Cómo alguien como ella con alguien de la realeza” “ ¿sería su criada?”.

La cambiante lo oyó pero hizo caso omiso, se dejó llevar por la voz de él quien le pedía que no abriese los ojos. El olor a tierra mojada, Irlanda, aire limpio, el sonido de los pájaros hacer eco en sus oídos. Una sonrisa iluminó la estancia y ella, le buscó con la mirada, sorprendida... no pudo articular palabra, sólo ocupar su sitio totalmente maravillada, le mostraba una vida y unas atenciones desconocidas, el viaje sería pronto... a saber qué ocurriría durante éste.

-Es precioso y maravilloso. -su sonrisa permanecía en su rostro, esperaba hablasen del viaje, sería en apenas unos días -Siguen creyendo que soy tu criada ¿llevarás a tal al viaje? Eso soy para ellos... y sé que no para ti -sirvió ella misma el vino, el hecho que la cuidase no tenía precio -Iremos a visitar a tu familia ¿cierto? -intentó cambiar de tema pero le preocupaba que siguiesen viéndola como el servicio y no la mujer que le acompañase, su pareja.

-Mi familia es de Irlanda, ya lo sabes. Y... no sólo están mis padres, mi hermano mayor también se encuentra allí... -era reacia a hablar de su familia, cuando nacías con el don de ser cambiante y no el de hechicero, terminaba siendo repudiaba como a ella misma le habían hecho. Las lagunas de su mente seguía vacía de ese pensamiento, el recuerdo de su verdadera naturaleza, la propia magia luchaba contra la propia naturaleza, la felina oculta...maullaba en silencio.




Rawwwr:

avatar
Leona L. Lawrence
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 56
Puntos : 70
Reputación : 24
Fecha de inscripción : 05/04/2016
Localización : París- Irlanda

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Adrians Blancquart el Lun Abr 23, 2018 3:19 pm

Subí mis manos por sus brazos hacia los hombros,un pequeño masaje en ellos en un solo movimiento,mientras observe a mi alrededor y me deje envolver por la misma sensación que sentía Leona,cerrando los ojos y besando su pelo, —sabéis que…me encanta el color de tu piel,la suavidad cuando la toco…—Confesé manteniendo los ojos cerrados aun,a sabiendas de como juzgaron su aspecto allí abajo,por el simple hecho de poseer una ted de piel mas distanciada de lo que ellos y ellas consideraban normal,con clase.Menuda estupidez.

Retire la chaqueta que tenía sobre sus hombros una vez retiré la silla para que pasara por delante y se sentara, yo hice lo mismo…Observé cada pequeño gesto,que revelaba que la sorpresa era grata y no me había equivocado en mi convencimiento,aunque mas bien,creo que fue una pequeña encerrona con buen final—rio para mi—,mostrando amplia sonrisa cuando nuestras miradas coinciden una vez más.

…No daré ni un aso atrás—Dije,tomando su mano derecha,acariciando sus dedos con el pulgar.Dejándo escapar su mano,viendo como servía el vino para los dos,me uní al gesto y la sonreí de nuevo—…Mas bien…—hice na pausa,mientras dejaba la botella de vino  en la mesa— …quisiera conocer donde te criastes,donde vivías…todo de ti—Dije,marcando una complice mirada hacia ella— …lo sé—Hice una pausa en la que me lanzaba el paradero de su familia— …esa era mi sorpresa para ti,que pudieras ver a tu familia y yo conocerlo..si quieres..o tan solo puedo acompañarte como alguna especie de guardián…—Dije,siendo cierto parte real,en cambio comenzaba a enamorarme de ella poco a poco,no era algo con lo que contaba,pero tampoco me arrepentía.

….Necesitas despejarte,y terminar de recuperarte..cambiar de ambiente,a un lugar donde dejen  de hablar sin escrúpulos—Dije alzando ligeramente la voz,en respuesta ante esas voces que se alzaban,que bien podría silencarlas y envolvernos de esa burbuja especial,pero quería dar la mayor naturalidad a las cosas.Hice una señal a mi amigo y le hable sobre la situación,pidiendo que despejaran el par de mesas que había,que corriera un tupido velo de intimidad para ambos.Y así lo hizo, colocó  un biembo,separándonos, a modo privado—…Creo que así estaremos mejor…—Chasqueó los dedos,un extraño chispazo salió de mis dedos y esas voces callaron,corrigiendo sus conversaciones a un tema diferente y conducta diferente como ocurre con el toque en el costado en un perro para corregir su  actitud….

…Y dime,¿por donde empezaremos el recorrido?...¿Tu sitio favorito?,¿un paseo por la playa?...¿a caballo?...¿o el lugar donde nos veremos si no soy bien recibido por tu familia...?,jejej...—Dije saboreando con disimulo su beso.


Spoiler:


avatar
Adrians Blancquart
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 199
Puntos : 110
Reputación : 26
Fecha de inscripción : 26/02/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Leona L. Lawrence el Lun Abr 30, 2018 4:18 pm

Holding on tightly
Just can't let it go
Just trying to play my role
Slowly disappear,
But all these days, they feel like they're the same
Just different faces, different names
Get me out of here





Desde el primer segundo, las atenciones del Conde Blancquart hacía su persona fueron impecables, no le había mirado de otra manera que no fuese como un igual, tan dulce y protector, como nadie en toda su vida la había tratado. Infligió miedo sin proponerlo, sin ser consciente de ello pues su verdadera naturaleza aún seguía oculta en un rincón de su mente sin entender porqué le ocurrían ciertos momentos que no llegaba a recordar, borrados de su mente...espacio-tiempo que se perdían en su cabeza, en donde las consecuencias terminaban siendo fatales y peligrosos para sí misma.

Las delicadas manos de Leona, buscaron el reconfortase enredando los dedos en los ajenos, él siempre el sustento que la mantenía con los pies en la tierra, encontrando el equilibrio que había desconocido hasta en ese momento. Entrecerró los ojos por la calidez de sus palabras, inevitable apartar la mirada de la ajena, le hacía sentirse en paz y tranquila, como si supiese qué decir para controlarla pues hasta ahora todos sus intentos fueron en vano ¿cómo saber controlar esa parte de ti que desconocías?

El tema familiar consiguió que apartase la mirada hasta el fondo del plato vacío, evitaba las visitas , sólo se comunicaban por carta, Leona escondía mucho más de lo que en su momento le confesó. Tuvo que tomar un largo trago de su copa y aún así no fue suficiente, ¿qué decir? Para el hechicero, no era ningún secreto que echase de menos su tierra pero lejos de ésta, todo volvía a su ser y cada uno de los miembros de la familia Lawrence podían vivir sin temor, incertidumbre y armonía, ella siempre fue el conflicto principal entre toda su familia, nadie elige venir al mundo.

-El viaje a Irlanda creo que debería pensarlo bien. Mis padres no tienen constancia de que voy a visitarles y creo que es mejor que...así sea -tragó saliva, el nerviosismo se detonaba en su voz y en sus movimientos, algo más torpes. No ayudaba el murmullo a sus espaldas, no comprendía porqué no se dedicaban a sus asuntos, tan sólo habían ido a cenar pero los prejuicios les perseguirían hasta el final de sus días -Creo que sería mejor pasar desapercibido, no quisiera importunarles, me comunico con ellos por correo todas las semanas e ir a darles la sorpresa...no creo que sea eso precisamente, volver a casa nunca estuvo en mis planes. Sólo quería acompañarte, Adrians

Pesadez en su voz, el tema en cuestión la estaba agobiando y preocupando al mismo tiempo, quien no era recibido por su familia era ella no él, aunque parecía justo lo contrario. Odiaba mentir, ocultar pero era necesario, su hermano seguía viviendo allí, según la última carta, en su memoria, no recuerda cuando fue la última vez que se encontraron cara a cara, apenas eran una niña.

-Puedo acompañarte a modo de persona de confianza, si al señor necesita algo, será interesante conocer dónde te criaste. Es curioso que seamos del mismo lugar y nos encontremos fuera de éste -hizo amago de sonrisa pero fue imposible, pidió un entrante ligero y pescado. -Me gustaría enseñarte todo eso, podríamos pero evitar mi aldea, no pertenezco a una gran ciudad, me crié en las afueras pero jamás me faltó de nada, eres muy comprensivo, sé que lo entenderás. Estoy deseando conocer todos los rincones favoritos, tu madre contándome anécdotas, tú...y si tuviste algún amor en el pasado -mostró una sonrisa, comenzó a tener calor, la idea de volver donde su hermano estuviese la inquietaba.

-Mi lugar favorito es un bosque cercano al límite de mis tierras, dan a un acantilado, es un sitio tranquilo y en donde más de una noche me quedé dormida. Allí conocí a...bueno , a alguien que fue importante pero...ya no está -Irlanda le traía recuerdos amargos, si volvió a París fue por el simple hecho de crear una vida nueva, encontrar la paz interior...y Adrians Blancquart lo había conseguido.

El equilibrio, la confianza y el amor cálido...lo reflejaban sus orbes azuladas en las que era imposible no perderse, trazas verdes en sus ojos...como los campos verdes de la tierra que la vieron crecer y gracias al destino, se encontraron en París.




Rawwwr:

avatar
Leona L. Lawrence
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 56
Puntos : 70
Reputación : 24
Fecha de inscripción : 05/04/2016
Localización : París- Irlanda

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Llamada de auxilio [Privado Adrians Blancquart]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.