Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


My Own Demon ~ Privado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naitiri Zahir el Sáb Mayo 07, 2016 6:21 am

La verdad, por muy dura que sea, hay que afrontarla




Habían pasado varios meses desde la última vez que había visto a mí padre, un recuerdo amargo que me hacía pensar en lo injusta que era la vida aunque hubiera aprendido la lección hacía años, pero igualmente, parecía que nunca me cansaba de dejar que los golpes producidos por esta se colaran en mí vida… y me afectaran. Porque es precisamente lo que había pasado con mí padre, había dejado que aquello me marcara hasta un punto en el que había comenzado a sospechar que realmente me estaba volviendo loca.

Lo que yo pensaba o consideraba que era una ilusión, proyección o un trastorno retorcido de mí mente que me estaba llevando a la tortura, resultaba que en realidad no era tal y como había pensado; la triste realidad era que mí padre era un ser sobrenatural de la noche, un vampiro que tenía poderes –y no quería saber cuales eran aparte de haberme vuelto loca- y que se alimentaba de sangre de personas para poder subsistir. Algo que a día de hoy me costaba mucho asimilar, algo que cuando lo supe por primera vez algo dentro de mí quiso negarlo fervientemente… pero que sabía, en el fondo, que era verdad.

En su momento cuando Gael me lanzó aquella bomba informativa lo primero en lo que pensé era que no era cierto, que todo lo que me estaba diciendo era una vil mentira porque realmente no quería creerle pero… al final, con cada cosa que me iba diciendo lo veía más y más sentido, hasta que finalmente llegué a la conclusión de que por mucho que me doliera y fuera duro aceptar la verdad… la realidad era que mí padre era un vampiro, y nada iba a cambiar eso.

Tras aquella noche en que supe todo entendí muchas cosas que si Gael no me hubiera dicho que era vampiro, jamás habría llegado a entender. Como que estuviera tan frío, o que tuviera el mismo aspecto después de haber pasado dieciséis años tras la última vez que lo vi, esos ojos y el brillo que tenían… todo comenzaba a cuadrar en mí cabeza. También había pasado varios días en la biblioteca buscando más información de la que Gael me había dado, porque tampoco quería preguntarle a él demasiado y hablar del tema… todavía era duro. Había encontrado un libro que reflejaba y detallaba muchas cosas sobre los vampiros aunque todo estuviera clasificado como mito… pero las cosas cuadraban.

¿Qué iba a hacer si aparecía de nuevo? Porque sabía que tarde o temprano volvería de nuevo a mí vida, y no sabía realmente lo que debería de hacer cuando lo viera. El consejo de Gael de hacer como que no sabía nada y en cuanto amaneciera ir en su busca era algo que tenía presente, y ya dormía con Isis todas las noches por sí acaso pero… ¿sería yo capaz, sabiendo lo que era, de hacer como que no sabía nada? Iba a ser muy difícil y duro de eso no tenía duda alguna. Y rezaba porque no pasara nada con Alessia porque sino, entonces, no me lo iba a perdonar nunca.

Suspiré cansada dejando el libro que llevaba entre las manos en el sofá y miré por la ventana, el tiempo poco a poco iba mejorando y ya costaba más que se hiciera de noche. Aquel día Alessia no se encontraba bien y había decidido quedarme en casa con ella y ya llevaba varias horas durmiendo, yo sin embargo no podía dormir y había optado por leer un rato junto a Isis en el sofá. La miré a mí lado y acaricié su pelaje negro sintiendo como movía su cabeza, sin moverse siquiera, para mirarme con sus ojos azules y sonreí. Amaba a aquella perra.



-Vámonos a dormir, pequeña –desde que dormía conmigo había descubierto que a ella le encantaba dormir en mí cama y a mí, sobre todo, que durmiera conmigo. Era como un peluche viviente blandito y calentito que dormía pegada a mí y que me reconfortaba con su calor. Isis se levantó en el sofá estirándose y bajó de este moviendo la cola animada con que nos fuéramos a dormir. Dejé el libro en la estantería y la miré haciendo una seña para que me siguiera, nada más entrar en la habitación lo primero que hizo fue subirse a la cama y ponerse en el centro ocupando la mitad de esta a lo que me hizo reír. Me quité la bata que llevaba y sin pensarlo mucho más me tiré en la cama mirándola para que me hiciera hueco y al final, una vez tumbada, se tumbó delante de mí y comencé a acariciar de nuevo su pelo dejando un beso en su cabeza mientras me quedaba durmiendo.


So Hold Me And Feel me:


Naitiri Zahir
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 245
Puntos : 264
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naeem Zahir el Mar Mayo 10, 2016 9:33 am

Ya no hay vuelta atrás,
Si estoy aquí…es sólo por ti.


¿Cuánto tiempo? Incapaz de saberlo con claridad. Aquellos orbes oscuros, tan parecidos a las de él mismo, seguían atormentándole en su mente. Lo miró con reproche, confusión, miedo y… amor. Sí, seguía queriéndolo más incluso que la última vez, como si nunca se hubiesen separado. Él la amaba, fuese quien fuese. Naitiri, nació del amor de su matrimonio , ¿cómo no amarla con todo su ser? Pero la confusión, lo atormentaba. Ya no distinguía quién de las dos era y eso…era un gran problema.

Fue por esa confusión por la que no regresó. Cada día, se alimentaba de añoranza y desesperación, quería volver a verla y el hecho de no hacerlo… desencadenó la peor de las desgracias: matase. No recordaba cuantas personas les había arrebatado la vida, se ansiaba cuando bebía de ellas y nunca era suficiente. La razón, se le había nublado completamente. ¿Cómo podía ser que la razón de su existencia le estuviese llevando al lado oscuro de la locura? No podía pensar en otra cosa que en ella, ya daba igual si Naitiri o Tahirah, la quería a ella fuese quien fuese.

La desesperación, le arrastró por las calles de Paris. Llovía a mares. Su silueta se movía con elegancia a cada paso más rápido que el anterior. Su destino estaba claro, era la casa de aquella joven. Las orbes oscuras, parecían llamear bajo su capa borgoña, intensas y decididas, como el hecho de no marcharse hasta que ella le aceptase, le volviese a pertenecer de cualquier manera porque era suya, siempre fue así y siempre lo sería.

Temblaba, estaba sediento de su perfume, su voz y …toda ella. Maldita fuese, lo estaba condenando a regocijarse en el más puro deseo de hallarla, de atraparla entre sus brazos y no soltarla jamás. No permitiría jamás que le pasase nada malo, era ella, eso no iba a cambiar. Ese rostro, esa sonrisa… ¿cómo poder olvidarlo? ¿cómo poder seguir como si nada cuando sabía que bajo aquel mismo cielo ella vivía a escasos kilómetros? Porque no, ahora que la encontró no iba a dejarla ir, costase lo que costase.

Reconoció aquel callejón como si fuese el camino de todos los días, su rutina. Sus pasos se detuvieron cuando estuvo frente a la casa. Alzó el rostro, buscando luz en una de las ventanas…en una en especial, la halló pero escasos segundos después se apagó. El momento perfecto. Se volvió a colar en aquella habitación en donde la última vez, ella le aseguró que lo quería, volvía a estar allí, podía sentirla.

El calor que desprendía su cuerpo, cómo bombeaba su corazón, su respiración tranquila y ese olor que le arrancó un gemido de dolor. Dolía y mucho, como si le estuviesen clavando miles de dagas en todo el cuerpo para…irse desangrando despacio y sin prisa. No le importó que alguien estuviese allí, olía suave y dulce, aroma femenino. Se sentó, mojando sin querer las sabanas, solo podía observarla…desde aquella posición, fijamente, temiendo que cuando ella abriese los ojos… pudiese encontrarse con esa mirada de nuevo ¿cómo iba a reaccionar? Rugió por lo bajo, le enfadaba a sobremanera el hecho de que ella, le temiese…era algo que no iba a permitir , menos que le apartase de su lado.

-Vuelvo a estar aquí, ven conmigo. Mírame -tembló antes de enredar sus dedos en sus cabellos, deleitándose en su tacto y esperar…esperar a no tener que tomar el camino equivocado.



Naeem Zahir
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 40
Puntos : 39
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 27/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naitiri Zahir el Vie Mayo 13, 2016 12:37 pm

Y de nuevo vuelves a mí... buscando mí recuerdo



No tardé mucho tiempo en quedarme durmiendo, con Isis a mí lado, mientras le acariciaba el pelo era muy fácil caer en el sueño. El calor que desprendía su cuerpo pegado contra el mío, incluso aunque estuviéramos entrando en la primavera, junto a su pelaje suave y su compañía que me relajaba y me tranquilizaba… caí. No podría decir cuánto tardé aunque algo más que ella sí, porque cuando yo me estaba quedando durmiendo Isis ya lo estaba haciendo. Aquella perra era un verdadero amor y me encantaba dormir con ella, tenía que haberlo hecho desde el principio. Y más segura me sentía, también.

No supe cuánto tiempo estaría durmiendo, ni siquiera me di cuenta de que mí padre había entrado a la habitación y se había sentado, tomándose unas libertades que no sabía realmente si quería que tomara… al menos, no sin hablarlo antes. Pero ¿Cómo se hablaba con una persona que era un vampiro, del cuál no te había dicho nada, y que te hacía creer que todo era un sueño? Sentí una presencia en la habitación y, como las anteriores veces, pensé que era producto del sueño… hasta que Isis dio la alarma.

Isis se había despertado nada más sentarse Naeem en la cama, se había girado en su dirección para mirarlo y había comenzado a gruñir mientras yo aún seguía dormida, pero sus gruñidos y el que su pusiera de pie, moviéndose, hizo que me despertara encontrándome con ella delante de mí gruñendo en mí dirección, mientras yo sentía en mí pelo como alguien lo estaba acariciando, más aquellas palabras que me confirmaron totalmente que había vuelto, después de aquellos meses… estaba ahí.

Intenté controlarme y suspiré para tranquilizarme y mentalizarme, tenía que hacer como que no sabía nada de nada aunque, estando allí Isis, iba a ser mucho más complicado. Pero, siempre podía fingir que era un sueño ¿no? No sabía qué hacer pero tenía que tomar una rápida decisión porque, de lo contrario, comenzaría a sospechar y no sabía hasta qué punto aquello era bueno.
Me incorporé para tocar a Isis y que se tranquilizara acariciando su cara mientras no quitaba su vista fija en Naeem, que estaba sentado a mí lado en el otro lado de la cama, tan tranquilo, como si nada.



-Tranquila Isis, estamos en un sueño –quizás, si yo actuaba como si estuviera en uno a él no le haría sospechar, así es como había empezado todo. Finalmente me giré sin dejar de acariciar a Isis, quería que estuviera tranquila para llevar todo aquello de la forma que más cómoda me resultara posible, o lo iba a tener difícil- Vuelves a estar aquí, como en un sueño –lo contemplé intentando no pensar en lo que era y sin separarme de Isis, no quería que le hiciera nada por cómo había actuado- Y sigues pareciendo tan real… -alargué una mano, algo temblorosa, y toqué su brazo… frío, como la última vez que lo había tocado- ¿Cómo puede ser que seas tan… tan parecido a él? –suspiré, sabiendo que las siguientes palabras no debía de pronunciarlas, pero aún así, era lo que realmente sentía- Te hecho de menos.


So Hold Me And Feel me:


Naitiri Zahir
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 245
Puntos : 264
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naeem Zahir el Dom Mayo 15, 2016 3:07 pm

Volvamos a revivir cada momento,
Juntos, una y otra vez.


Volvía a estar allí, ante ella, como una sombra. Jamás se apartó de ella, nunca dudó del amor que sentía por ese ser maravilloso que desde el primer segundo, se cruzó por su camino para no otra cosa que darle sentido a su existencia. En sí, daba igual si era Naitiri o Tahirah, ambas fueron parte de su vida, su obsesión por recuperarlas a ambas le llevó a la confusión más extrema y peligrosa. Nadie era capaz de hacerle entender, de ser su conciencia y poder diferenciar el mal del bien…

Sus orbes oscuras, se centraron en ella. Ante él no podía tener otra cosa que un ser divino que le había condenado a permanecer encadenado a ella. Los gruñidos del can, le despertaron de su letargo. Aún así, no se movió, se quedó observándola como si otra cosa no existiese…esperando, como siempre cuando la visitaba. No se inmutó, la observaba en silencio… ¿cuándo le podría confirmar que seguía ahí después de tanto tiempo? ¿qué volvió a buscarla?

Ante la reacción de ella y del perro, se separó lo suficiente para que supiese que estaba ahí pero sin invadir su espacio. Debía controlarse, no perder los estribos. No todo eran beneficios a la hora de ser un ser de la noche, las consecuencias las tenía ante sus ojos. ¿Un sueño? Él no era un sueño, si no real ¿cómo hacérselo comprender? No sabía por dónde empezar, seguía allí… expectante. Tuvo que cerrar los ojos y el puño, agarrando con fuerza la sabana… dándose fuerzas a sí mismo para no perderse…

-¿Y si no lo fuera? Un sueño y si… ¿fuese real? -apenas fue un susurro, tranquilizador y acariciador -Puedo ser todo lo real que desees…porque al fin y al cabo, estoy aquí por y para ti… -intentó sonar todo lo tranquilo, no le asustase. Le devolvió la mirada desde el mismo segundo, él estaba ahí, fuese o no su padre… la viva imagen de su progenitor se presentaba ante ella como el más increíble de los espejismos -Y yo a ti, cada segundo de mi existencia, mis plegarias por fin han sido escuchadas…-

Esperó cualquier reacción de su parte pues él seguía allí ¿cómo iba a ser eso un sueño? Dudó pero finalmente, tomó la mano de la joven… con infinito cuidado de dañarla y llevarla hasta su propio rostro. Quería, más bien, deseaba que por fin mirase de frente a la realidad que no era otra que ambos, en el mismo lugar en donde podrían volver a retomarlo donde lo dejaron. Sus ojos oscuros, se fijaron en cada centímetro del hermoso rostro que tenía delante, atreviéndose a deslizar dos de sus dedos por una de sus mejillas.

-Soy real. Estoy aquí. No importa dónde ni cómo he estado, ni…qué sea ahora. Lo más importante es que estamos aquí los dos ¿no te alegras de verme? Te he extrañado tanto, te he echado tanto de menos -no pudo evitarlo, tantas emociones juntas, le hicieron olvidar la fuerza que poseía ahora que era un ser sobrenatural, sin querer, le apretó de la muñeca con cierta fuerza pues… no podía dejarla marchar, ahora no.



Naeem Zahir
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 40
Puntos : 39
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 27/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naitiri Zahir el Mar Mayo 17, 2016 11:29 am

A veces me gustaría volver al pasado, y disfrutar de
esos pequeños momentos que ahora hecho de menos





No sabía si había sido una buena idea el tener a Isis conmigo en aquel momento, yo podía hacer perfectamente como que estaba en un sueño y hacerle creer que seguía pensando lo mismo que la última vez que lo había visto, haciendo creer que no sabía la verdad por muy dura que fuera y aparentar ante él. Algo que me estaba costando horrores porque no quería que, parte del miedo que tenía dentro, saliera a la luz y pudiera darse cuenta. Además, ¿qué otros poderes tenía aparte de hacerme creer que todo era un sueño? Control mental había dicho Gael, y no sabía muy bien en qué consistía.

Acaricié a Isis intentando a la misma vez tranquilizarla a ella y a mí misma, como si todo fuera un sueño y estuviera soñando. Era la única forma que se me ocurría de momento de que no pensara que sabía la verdad, de lo que era, de lo que había pasado… aunque no lo supiera realmente. Pero sabía lo suficiente, y no sabía si quería saber mucho más allá. Lo contemplé apoyada contra el respaldo de la cama mientras Isis seguía sentada a mí lado, sin apartarse, observándolo de forma fija aunque ya había parado de gruñir.
Escuché sus palabras y me quedé quieta, para mí la forma más fácil de aparentar que la verdadera realidad. ¿Qué podía decirle ante aquello? Tenía que fingir delante de él, y no sabía muy bien qué debía de hacer. Actuar normal, recordé.


-Claro que quiero pero… todo esto es un sueño. Como cada vez que te he visto, ha sido un sueño. Y luego me he encontrado con la realidad y la verdad –bueno, no era del todo mentira- Debe de ser un sueño, porque, ¿cómo podría ser todo real? Es algo que sería imposible –sí, sobre todo para él intentar explicarme por qué seguía teniendo el mismo aspecto, y por qué estaba tan helado y frío. –Podrías serlo, pero no con la forma y la apariencia que tienes ahora… eres exactamente igual al recuerdo que tengo tuyo, bueno, al último… -me mordí el labio, no sabía si irme por las ramas en aquel momento sería algo bueno o malo. –Estás aquí para mí, y por mí… -la última vez no sabía quién de las dos había sido, y no quería preguntarle en aquellos momentos.

Cogió mi mano entre las suyas y sentí el helor que desprendía, claro ejemplo de que era verdaderamente un vampiro y me mordí el labio, sintiendo cómo dejaba mí mano en su mejilla. Helada, pálida en contraste con la piel que solía tener. Era algo más pálida de lo normal aunque no había perdido ese tono oscuro tan característico que teníamos. Sus ojos me miraron de forma fija y no supe que era lo que tenía que hacer, cómo debía actuar, o lo que tenía que decir. No quería que nada fuera mal. Sus ojos me miraron de forma fija, como lo estaba haciendo yo, y recorrió con un par de dedos mi mejilla… y me dejé hacer, ante todo, era mí padre y por muy vampiro que fuera aquello podía mucho más que con su condición actual.



-Si fueras real te haría muchas preguntas, sabes lo curiosa que he sido siempre y te preguntaría todas esas cosas; dónde has estado, por qué has tardado tanto…
-obvié el tema en cuestión de lo que era ahora- Y te preguntaría qué pasó… por eso sé que es un sueño, porque no puedes ser verdad –hice una mueca cuando cogió con algo más de fuerza mí muñeca y me mordí el labio, pero sin retirarla, aquello sería mucho más sospechoso aún.


So Hold Me And Feel me:


Naitiri Zahir
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 245
Puntos : 264
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naeem Zahir el Jue Mayo 19, 2016 5:02 am

Viajar al pasado simplemente para saborear
Esos momentos vividos, ¿por qué perder el tiempo?
Creamos nuevos.



La joven, se aferraba a que fuese un sueño. Conocía de antemano lo que suponía convencerla pues era prácticamente imposible que a primeras, reconociese no solo que su padre estuviese allí, si no el hecho en sí de afrontar todo aquella situación. No era fácil, para ninguno de los dos. Realmente, se planteó no volver, dejar que viviese su vida fuese quién fuese de las dos pero ¿cómo permitirlo cuando la había encontrado? Se negaba a ello, intentaba controlarlo, pero el tiempo pasaba y más y más incrustada en todo su ser, no podía vivir sin ella, era algo que supo desde que volvieron a encontrarse.

-Nada es imposible. La realidad es esta, aunque quieras negarlo o evadirlo. Estoy aquí, contigo y eso no va a cambiar, quieras creer que es un sueño o no -su voz aterciopelada, apenas era un susurro, el mismo tono que empleaba cuando le cantaba la nana a su pequeña. Le dejó espacio, para que pensase y se centrase, intentaba por todos los medios hacer las cosas bien pero solo pensar en el hecho de que pudiese rehacer su vida, sin su persona …le enfermaba, los celos le podían más que cualquier otra cosa.

Ante lo de su apariencia, no hizo ninguna objeción. Esperaba, pacientemente que aquella situación se volviese todo lo normal que pudiese serlo, no todos los días los muertos volvían a la vida, como si el tiempo se hubiese detenido en aquel instante en el que tu vida cambió para siempre, creyeses que las personas más importantes se fuesen de tu lado injustamente. Fue muy complaciente a la hora de escuchar, más a su familia, siempre estaba por y para ambas, se desvivía por ellas y eso no era ningún secreto. Naitiri podía recordar su niñez feliz y plena, sus padres la amaban, él la adoraba ¿cómo olvidarla? Imposible.

-Puede pasar mil años, una eternidad pero sería incapaz de olvidarte, volvería siempre por ti, costase lo que me costase. Quieres preguntar, hazlo. -le bastó aquellas breves palabras para aprovechar que la tomaba de la mano y poder mostrar en su mente épocas de su vida después de aquel barco. El dolor de su mirada al dejar a su pequeña, evitando la muerte de Tahirah, pues él mismo no era consciente de que fue el causante de la pérdida. Su creación, sus primeros años como ser de la noche, oculto entre las sombras, susurrando una y otra vez el nombre de su hija. Los momentos en los que la había buscado, la frustración de no hallarla, la desesperación en que jamás pudiese encontrarla.

Fue él quien la soltó, levantándose de golpe, girando el rostro hacia la ventana y caminar hasta ella. acababa de ser suficiente, lo mostrado, apenas un par de cosas pero esenciales…le haría una idea de cómo se había sentido, totalmente desesperado y perdido pero siempre con la esperanza de que a ella pudiese encontrarla, bajó la mirada un segundo, incapaz de emitir palabra pues ¿qué decir en ese instante?

-Sigo aquí, siempre estuve aquí… si quieres conocer más puedes preguntarme, puedo mostrártelo pero también pedirme que me marche, espero que no sea la última opción… pues no podría complacerte. Te he encontrado y no voy a marcharme -sonó decidido y tajante, ahora era imposible volver…y olvidarlo, ni él ni ella.



Naeem Zahir
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 40
Puntos : 39
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 27/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naitiri Zahir el Sáb Mayo 21, 2016 10:51 am

Si no superas el pasado jamás podrás seguir adelante,
el presente te espera, tan solo tienes que abrazarlo




No sabía muy bien cómo debía de actuar en ese preciso momento, estaba intentando mostrarme lo más tranquila posible mientras acariciaba a Isis, sentada a mí lado, que no dejaba de mirar fijamente a mí padre como si estuviera esperando que hiciera el mínimo movimiento que no le gustase y… ir hacia él. Era como si ella misma notara que algo en él no estaba del todo bien y podía entenderla perfectamente, seguramente notara que no era un humano del todo y por eso estaba a la defensiva con él, no sabía como había logrado calmarla mientras seguía acariciándola, no quería ni pensar la facilidad que tendría Naeem para hacerle algo… y esperaba que nunca pasara. Así que rogué porque Isis estuviera quieta donde estaba.

Decía que nada era imposible y que todo podía ser más allá de un sueño y si no supiera la verdad aquellas palabras me confundirían aún más, por lo que opté por hacer como que no sabía nada y hacerle creer que aquello de verdad me confundía. Tenía que actuar como si no supiera nada y me estaba costando mucho, porque en el fondo, tenía miedo de que notara que sabía que era un vampiro. La incertidumbre de no saber a qué había venido exactamente era algo desconcertante.

Podía entender que quisiera reunirse conmigo de nuevo porque era algo que yo también querría hacer. Su condición de vampiro había empeorado las cosas porque claramente habían pasado muchos años para que él tuviera el mismo rostro que la última vez que lo vi, aparentando ser igual de joven cuando ahora debería de tener casi cincuenta años. Era algo que podía confundir demasiado, y no solo eso, el helor que desprendía su cuerpo era algo también muy llamativo cuando él jamás había estado así de helado. ¿Cómo podía pasar esas cosas por alto sin no preguntarme, o asombrarme, por ellas? Su voz era suave y tranquila, casi aterciopelada, como cuando me cantaba aquella nada de pequeña.


-Pero, ¿cómo no pensar que es un sueño cuando apareces siempre de noche? Es imposible que estés aquí ahora mismo, y aunque me gustaría que fuera verdad, sé que por mucho que me digas que todo esto es cierto… es en verdad todo un sueño. Idílico, pero sueño al fin y al cabo –tenía que seguir por esa línea, que era la que había mantenido desde la primera vez que lo había visto. Me dijo que preguntara pero, ¿qué podía preguntarle realmente? No hizo falta decirle nada, tomó su mano con la mía y… lo que pasó a continuación no me lo esperaba para nada. A mí mente acudieron imágenes de él cuando nos habíamos separado, mirándome cuando era una niña y tenía 8 años en aquel barco, su… transformación, los años que pasó buscándome… y aquello hizo que un sudor frío me recorriese la espalda, como un latigazo, y me pusiera algo pálida, me solté de su mano no queriendo ver mucho más de todo aquello y me cogí la mano que él había cogido con la suya- ¿Qué…? –no tenía palabras para describir lo que había sentido por mí cabeza cuando vi todo aquello.

Isis ante el brusco movimiento que hice y luego cuando se levantó lo observó y comenzó a gruñirle en una amenaza baja, podía verle mostrarle los dientes mientras sentía el vibrar de su cuerpo contra el mío al gruñirle. ¿Qué demonios había sido eso? ¿Qué acababa de pasar? Gael no me dijo que los vampiros podían hacer que… vieras cosas, y me pregunté si todo lo que había visto era verdad, aunque comenzaba a sospechar que sí; lo era. Su transformación, la última vez que me vio, el dolor que había sentido, la desesperación… ¿por qué me lo mostraba? ¿Acaso quería que entendiera, sin palabras, lo que había sido para él y que adivinara lo que era? Todo aquello era muy complicado, volví a acariciar a Isis para que dejara de gruñir y dejé un beso en su cabeza mientras la acariciaba detrás de las orejas, viendo como poco a poco se iba calmando, pero sin quitar la vista de Naeem en ningún momento. Y al escuchar sus últimas palabras supe, de forma inminente, que no se alejaría pasara lo que pasara de mí lado, y que debía de andar con pies de plomo.


-Ni yo misma sé lo que acabas de hacer y estoy demasiado confundida como para siquiera pensar en preguntarte algo, o decirte algo. Solo sé que seas lo que seas, real o imaginario, eres ante todo mí padre y eso es algo que aquí, o en cualquier sueño y alucinación de mí mente, no querré que te marches. –Verdad, absoluta y pura verdad- Pero no sé porque me hago daño a mí misma con todo esto, y no sé porque todo me perturba tanto. No sé por qué estás aquí, ni si eres real o no, ni lo que pretendes… no entiendo nada –solo esperaba, que aquello no se me fuera de las manos.


So Hold Me And Feel me:


Naitiri Zahir
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 245
Puntos : 264
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naeem Zahir el Dom Mayo 22, 2016 2:05 pm

Las heridas del pasado permanecen pero
Solo pueden curarse si tú eres la verdadera cura.


Iba a ser complicado hacerle entender la situación en la que se encontraban. Él un vampiro, su padre, acababa de encontrarla después de tanto años de lucha y desesperanza. Viviendo entre las sombras y alimentándose de sangre humana. No se arrepentía de cada vida arrebatada pues era bien merecida. Personas que hicieron mal en vida, deshechos de la humanidad que estaban mejor pudriéndose en cualquier zanja. No, no iba a rezar por esas almas, esperaba se condenasen en el infierno.

Imposible. El hecho de que ella lo viese como un sueño le empezaba a inquietar, no sabía cómo explicárselo ¿y qué mejor que mostrándoselo? Iba a ser duro, mucho pero necesario. No podía apretar más la mano de la joven, para que no le soltase, quería que lo viese…con detalle, todo lo vivido, lo sufrido por muy duro que fuese ¿acaso no quería comprobar por sí misma que no era un sueño? Su tacto gélido, no pudo evitar dejar la mano de su pequeña fría como el hielo, con la sensación de vacío que justo tenía él mismo…su alma.

Chasqueó la lengua, frunciendo el ceño, comenzaba a desesperarse. Seguía con que era un sueño y eso era algo que le estaba llevando por el camino de la amargura. Esperaba no tener que emplear su fuerza con la mascota, empezaba a cansarle sus gruñidos, no estaba colaborando y temía que sacase lo peor de sí mismo. No, no pudo soportarlo más, se separó de la ventana y en un rápido movimiento, volvió a la cama, inclinado hacia ella, su rostro muy cerca del ajeno.

Ahora, sí que podía notar su cercanía, aquel helor que provocaba su condición. La miraba fijamente, no esperaba otra cosa que le mantuviese la mirada, le dio igual nada más y siseó para que tanto ella como la perra no se les ocurriese interrumpirle.

-No es un maldito sueño ¿es que no lo entiendes? He vuelto por ti, estoy aquí ¿qué más tengo que hacer? No hagas todo esto un drama. No es bueno enfadarme, provocarme porque ya he tenido mucha paciencia. ¿Sabes todo lo que he tenido que pasar para verme donde estoy ahora? ¿y qué obtengo de ti? Miedo, indiferencia…¿me temes? No… no tienes que temerme ahora, no voy a hacerte nada.. no hagas que pierda los estribos . Quítate de la cabeza que es un sueño porque no lo es… no queramos que este sueño se termine convirtiendo en pesadilla. No puedo controlar mi fuerza, ni mi carácter cuando me sacan de mis casillas y el hecho de que lo veas como un “bonito sueño” me está llevando por ese camino -

Imponía, mucho incluso rugió lo que calló al perro. La tomó del rostro con ambas manos, dejando un beso en su frente y esperando… cualquier reacción por su parte, una que no fuese temor cuando…iba a ser completamente imposible, mostró ese lado que evitaba… todo por no creer que fuese real.



Naeem Zahir
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 40
Puntos : 39
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 27/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naitiri Zahir el Mar Mayo 24, 2016 9:44 am

Hace mucho tiempo aprendí que, para curar mis
heridas, necesitaba tener el valor de enfrentarlas




Todo lo que alguna había pensado que podría ser ese encuentro se estaba tornando por momentos en algo complicado y difícil para mí. Desde el momento en que Gael me había dicho que mí padre era un vampiro me había imaginado, cientos de veces, aquella misma situación y había intentado situarme en ella para que cuando llegara el momento precisa pudiera actuar en consecuencia. Pero nada de lo que había pensado se podía comparar con aquello.

Porque sabía, a ciencia cierta, que en algún momento Naeem volvería en mí búsqueda y que aparecería cuando menos lo esperase… pero lo que no había podido imaginar es que todo iría de aquella manera. Me había puesto en situación y sin embargo, después de tanto tiempo que había tenido para pensar y situarme… no sabía cómo debía de actuar ante él. Notaba su actitud muy diferente de cómo había sido él las últimas veces… como, algo más inquieto, sobre todo.

Debía de entender que para mí no iba a ser fácil aceptar, de la noche a la mañana, que mí padre era un vampiro que había vuelto para encontrarme de nuevo. Que no era fácil acpetar que había vida más allá de la muerte y que, por mucho que él fuera mí padre y lo quisiera a mí lado, darte cuenta de que habían vampiros por el mundo no era sencillo. ¿Cómo pretendía que estuviera tranquila y calmada, cuando aún sin él haberme dicho nada al respecto, era algo difícil de entender? Tendría que tener paciencia y no creía que tuviera la misma que había tenido Gael en su momento. Eran situaciones muy diferentes, pero él no podía pretender irrumpir de aquella manera en mí vida y que lo aceptara a la primera de cambio.

Me había costado lo mío asumirlo y había sido un palo y un golpe muy duro cuando me lo dijo, y aunque en su momento reaccioné “bien”, había sido un camino arduo hasta comprender realmente lo que aquello significaba. Incluso después de haber pasado un par de meses todavía me costaba asimilarlo, por lo que no, no iba a hacerlo en una noche porque él así lo quisiera.

En cuanto se acercó a mí de aquella manera, de forma tan rápida, me pegué contra el cabecero de la cama estando todavía sentada y no me moví, no podía, aquello me había dejado completamente quieta en el sitio… al igual que Isis se había quedado donde estaba algo intimidada también por él. Su helor podía notarse mucho más y lo miré a los ojos, los mismos que recordaba de mí padre… y sabía, en el fondo, que aquel seguía siendo el mismo hombre pero algo diferente. Algo en él ya no era igual que antaño. Me mordí el labio, tenía que tranquilizarme al igual que tenía que tranquilizarlo a él, porque de lo contario después de oír sus palabras, no sabía cómo iba a acabar todo aquello. Suspiré y lo enfrenté, sintiendo sus manos en mí rostro.



-Tienes que entender que todo esto no es fácil para mí, vienes, apareces de la nada como si fuera todo una ensoñación y me dices todo esto, me muestras cosas que ni siquiera sé como lo has hecho y… estoy confundida –lo miré, hablándole de forma suave y pausada mientras por dentro trababa de tranquilizarme yo también- No te temo a ti –remarqué- temo el no saber qué está pasando. Jamás podría temerte porque eres mí padre –verdad absoluta- Sólo… sólo intento comprender lo que está pasando –debía de seguir por ahí e intentar que se calmara, Isis se tumbó a mí lado ya sin gruñir pero sin apartar la mirada de nosotros y suspiré algo más tranquila y aliviada- Lo siento si te ha molestado yo… no quería que te enfadaras –hice un leve puchero, como los que solía hacer cuando era pequeña, con la clara intención de ablandarlo un poco a ver si así se calmaba- No ahora que te he encontrado de nuevo. –Poco a poco, paso a paso, era lo único que podía hacer en aquellos momentos. Dejar el miedo a un lado, que no lo notara, y hacer que estuviera tranquilo y darle una oportunidad de explicarse al margen de que ya supiera lo que realmente era.


So Hold Me And Feel me:


Naitiri Zahir
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 245
Puntos : 264
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naeem Zahir el Jue Mayo 26, 2016 1:25 pm

En algún momento, puede que mi verdadero yo me abandone y ya no haya vuelta atrás.


No podía entenderlo. Su capacidad de entendimiento quedó reducida a cenizas en cuanto la oía repetir una y otra vez que… era “un sueño”. ¿Cómo podía ser un sueño? ¿acaso no lo estaba bien con sus propios ojos? Esas orbes oscuras como la hermosa noche, el día del vampiro. Por la noche era cuando podía ir en su busca, estar a su lado. Lo que más odiaba en este mundo era haberse convertido en lo que , ante ojos de ella, no era real. Pero para él, sí. Lo más real que obtuvo desde hacía tiempo, lo que volvía a llenarle de vida cuando la desesperación inundaba cada poro de su piel.

-No es un sueño -una frase que repetía constantemente, como un susurro incesante, lleno de desamparo, dolor y miedo. ¿Cómo negar su existencia? Estaba ahí a su lado, siempre lo estuvo y ella le repudia por imaginarse que fuese una simple aparición sin sentido . no pudo controlarlo, se le escapó de las manos y la razón. Las formas con las que se acercó, la desesperación porque se percatase de que no era un sueño le llevó justo en el momento en el que ambas miradas se encontraron después de tanto tiempo.

Se fundieron en una. Supo entonces que no debía comportarse de esa manera, la locura hablaba en su propia piel, solo infligiría en ella miedo y dolor. Se controló, se tranquilizó por esas palabras que tanto necesitaba escuchar. Su agarre, poco a poco fue más suave, antes como una prisión y ahora, como una caricia… esa voz que rompió en un rugido, como un relámpago en la noche… ahora era muy parecido al hombre que fue en el pasado, el que hablaba dulce y tierno.

-Yo tampoco. No quiero enfadarme…descontrolarme. No recordaba esta sensación…siento como si en algún momento me rompiese, se rompiese esta piel y saliese esa bestia en mi interior que ha estado dormida durante tanto tiempo. No he descansado ni un segundo buscándote…no puedes decirme que me marche, no puedes tenerme miedo -a pesar de haberle dicho que no quería que se fuese, él seguía en sus trece.

Se sentó frente a ella, peinándole el cabello como cuando era una niña. Mucho más tranquilo, sonrió dejando un tímido beso en su frente, tembló…rugiendo por lo bajo. Era él pero su condición no le dejaba comportarse como deseaba. Aún no controlaba lo de haberse convertido en un ser sobrenatural.

-¿Me ayudarías? A controlarlo, no quiero perder los estribos…hacerte daño pero el hecho de que no creas en mí y me digas que es un sueño -volvió a rugir, sus orbes oscuras la miraron desafiantes, como una presa a la que saltar y engullir sin más -Nunca. Jamás. Vuelvas a decir que es un sueño. Soy yo. Estoy aquí y es lo que tienes que pensar. Me ayudarás, seré el que siempre fui y… no me iré de tu lado. Nadie te hará daño y no vas a ver a más hombres, hueles a gente desconocida, olores fuertes… y no, quiero que huelas a jazmín fresco…el que aún conserva esas gotas de rocío. El hecho de que huelas a otros me… asquea -giró el rostro, rugiendo por lo bajo, más calmado pero…alterado, no iba a ser fácil.



Naeem Zahir
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 40
Puntos : 39
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 27/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naitiri Zahir el Dom Mayo 29, 2016 11:41 am

A veces el recuerdo más vívido es traído por una fragancia a flores




Tenía que sacar de mí mente el que aquello era un sueño, porque estaba viendo que lo único que hacía era alterarlo aún más y no estaba muy segura de qué era lo que podría llegar a hacer. Tenía que tener mucho cuidado y ahora me arrepentía un poco de no haberle preguntado algo más a Gael, pero, ¿cómo iba a pensar que aquel encuentro iba a tomar el rumbo que estaba tomando? Era algo muy difícil de predecir y no era tampoco muy bueno que siguiera alterado… por lo que taché de mí mente lo de aparentar que era un sueño. Fuera de eso debía de llevar mucho más cuidado, y mirar antes de donde pisaba porque no sabía cómo iba a reaccionar él.

Pero debía de comprender que para mí todo era difícil, y que estaba llevando la situación más o menos porque realmente sabía lo que él era. De no ser así no sabría cómo estaría actuando, pero seguramente, habría salido corriendo de la habitación alejándome lo más posible. Porque sí, en apariencia aquel era el mismo hombre que había visto por última vez hace dieciséis años, pero en lo que se refería a su actitud, a sus gestos, y a su forma incluso de hablar… había cambiado.

Incluso no eran los mismos ojos que recordaba que tenía mí padre, en esencia estaba, pero había cambiado muchísimo. ¿Eso era lo que pasaba cuando te convertían en vampiro? ¿Tú esencia cambiaba dejando solamente la apariencia física, haciendo que la gente se confundiera? Había que reconocer que era un buen método de camuflaje pero… dios, agradecía que Gael me hubiera dado aquel duro golpe y dicho todo lo que había, no quería ni imaginarme cómo estaría de no saber lo que sabía.


-No es un sueño
–yo misma repetí las mismas palabras para darle a entender que no pensaba más que lo era, pero él tenía que entender que no podía aparecer así de la nada, colarse en mí habitación, y hacerme creer que todo era un sueño. Entendía que fuera algo difícil de explicar pero ¿por qué solamente pensaba en él y no lo extraño que a mí todo me sonaba? Los vampiros eran leyendas, no podía pretender que lo entendiera y aceptara de la noche a la mañana. Son cosas que llevaban su tiempo y que eran complicadas. El agarre que ejerció sobre mí poco a poco lo fue liberando y me mordí el labio… realmente, me había hecho algo de daño con aquello pero no quise que lo viera o lo notara. Sus palabras me confundieron aún y, llevando cuidado, dejé una mano en su brazo como muestra de apoyo- Yo te ayudaré, siempre que tengas paciencia conmigo, y me ayudes tú también en el proceso. Nos tenemos que ayudar mutuamente –le hice el mismo gesto que cuando era pequeña y… noté que su actitud cambiaba.

Me apunté aquello de forma mental para una próxima ocasión, así que hacerle ver que era como una niña pequeña tenía un efecto calmante y de anulación sobre él… porque se volvió mucho más blando, sus ojos cambiaron, y estaba mucho más tranquilo que hacía apenas unos minutos. Eso podía jugar a mí favor y tenía que saber utilizarlo para calmarlo poco a poco. Cerré los ojos cuando acarició mí pelo como solía hacer cuando era pequeña y suspiré… la de veces que había añorado que algo como aquello pasara, que estuvieran conmigo, que me contaran cuentos antes de irme a dormir, que me cantara esa nana… y no había podido tenerlo, a cambio, había pasado una vida mucho más dura de la que él no tenía ni idea y que al parecer no tenía ni consideración por ello. Su beso en la frente me hizo mirarlo de forma fija, mordiéndome el labio.



-Te ayudaré a que seas lo que siempre quise que fueras
–hice una leve pausa- Nadie va a hacerme daño -¿por qué pensaba aquello? Sus siguientes palabras fueron… duras, pero no por el tono, sino porque ¿cómo le decía a lo que me dedicaba y que aquello no podría hacerlo?- En mí día a día veo a mucha gente y trato con mucha gente… es normal que huela a toda la combinación de ellos –es más, no debería de haberme dicho aquello porque si yo no supiera lo que era ¿cómo podría explicarme aquello?- Siempre oleré a jazmín como me decías de pequeña, y me colocabas jazmín en el pelo adornándolo –sonreí intentando que se olvidara de lo de las olores… no quería ni pensar como oliera una en particular más de una vez, ¿qué podía hacer para que eso no pasara?- ¿Te acuerdas de eso? Decías que era el jazmín más bonito de todo el mundo –le giré el rostro- y que siempre sería tu pequeño jazmín.


So Hold Me And Feel me:


Naitiri Zahir
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 245
Puntos : 264
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naeem Zahir el Mar Mayo 31, 2016 5:37 am

La esencia de mi vida, no es otra que cuidar a mi pequeño jazmín.


La negación oída por la voz de la joven, le hizo reaccionar. Observándola como si nada más existiese, totalmente embelesado, sin poder aún creer que la pudiese tener delante. Destino cruel, la separaron de él sin avisar. ¿Por qué? si ella hubiese estado todo este tiempo a su lado, quizás…no tendría que controlar ciertas cosas, realizarse como ser de la noche pues la soledad no traía nada bueno.

Verla, resplandeciente , como todas esas pequeñas flores blancas de cuatro pétalos, la esencia pura y verdadera de su Naitiri. De eso no podía dudar, olía a jazmines, olía a ella. Dejó de dudar cuando le contó aquella historia, el recuerdo de su pasado como humano…en el que fue tan feliz, tan pleno por el simple hecho de tener a su lado a los dos grandes amores de su vida. Destino cruel, maldecía de nuevo. ¿Qué hubiese ocurrido si aquel barco zarpase con ellos tres? Seguramente, en ese mismo instante, tendría entre sus brazos a la mujer que amaría por el resto de su existencia, inmortalidad. Su hija, toda una mujer, habría decidido por sí misma su camino, siempre y cuando fuese fructífero para ella.

-Ayudarnos mutuamente… tienes que darme tiempo, ser paciente pues no es fácil. Todo es nuevo para mí ahora que vuelvo a tenerte… comprendo esa parte, es lo mismo que sientes tú…¿cierto?-le dedicó una leve sonrisa, quizás en ese mismo momento, aquel que fue se mostró ante ella devolviéndole a su progenitor, su recuerdo, la vida que tuvo cuando apenas era una niña…feliz y familiar -Naitiri. Mi Nai -murmuró cuando hundió sus dedos en el cabello azabache, tuvo que cerrar los ojos, transportándole a su humilde casa. -Huele delicioso, jazmín, la sopa de tu madre… el murmullo de los niños jugando en la calle, nuestras risas haciendo eco en el callejón. ¿Te acuerdas del ramillete? El que adornaba…sí, tu pelo

Sonrió ampliamente, con aún los ojos cerrados. No podía dejar de acariciarle el pelo, ahora sí que era consciente de que ante él estaba su hija ¿cómo confesar que él fue el culpable de su perdida? Poco a poco, tenían que hilar sus vidas, todo aquello que se perdieron del otro, empezar por revivir recuerdos es lo que ambos necesitaban.

-Lo serás, serás siempre mi pequeño jazmín. -apartó su mano del cabello, sentándose en el borde de la cama y suspirar por sus palabras… tenía que controlar lo de las fragancias pero eran tan intensas que tapaban el olor propio de su pequeña -Lo entiendo pero no me gusta, me desagrada, me saca fuera de…sí y… ¿quieres dar un paseo?

Lo pensó rápido. Esperando su respuesta, era mejor salir de allí… el aire de la noche los acompañarían en su camino, en sus pasos del recuerdo. Sonrió ofreciéndole su mano, mucho más tranquilo pues su sola presencia le calmaba.

-Mi pequeño jazmín, lanza tu fragancia , envuélvelos con tu sola presencia…hazme ese regalo -volvía su padre, ese cercano, que deseaba ante todo… solo un paseo, unas horas hasta que tuviese que despedirse cuando los rayos del sol hiciesen su aparición.



Naeem Zahir
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 40
Puntos : 39
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 27/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naitiri Zahir el Jue Jun 02, 2016 12:02 pm

Un paseo bajo la luz de la luna, puede ser muy bonito si se da acompañado




Parecía que poco a poco se calmaba y volvía un poco a la tranquilidad y parecía que el actuar como una niña pequeña surtía efecto porque su semblante se había tranquilizado por completo, siendo uno mucho más calmado que el traía hacía unos minutos. Suspiré, actuar como niña pequeña podía ser algo muy fructífero para calmarlo. Y si surgía tanto efecto como parecía que así era… actuaría como tal. Tenía que intentar que estuviera en aquella línea todo el rato, porque no sabía hasta qué punto podría descontrolarse y… no sabía lo que podría pasar.

Poco a poco yo también me iba tranquilizando y calmándome a la par que él lo hacía, aunque no debía de bajar la guardia, por todo lo que pudiera pasar. Aún tenía en mente que era un vampiro y que él no sabía que yo lo sabía… así que ahí tenía una baza con la cual podía jugar perfectamente. Debía de facilitarme las cosas lo más que pudiera, no podía dejar que viera mí temor o mis dudas o todo podría descontrolarse y aquello no sería para nada bueno.

Sonreí cuando hundió sus dedos en mí pelo y me llamaba de aquella forma, como cuando era niña, y que me traía tantos recuerdos. Solo me llamaba por el nombre completo cuando había hecho algo mal o cuando estaba realmente enfadado conmigo, así que el que me dijera “Nai” era algo bastante bueno. Al parecer se dejó llevar por los recuerdos y cerró sus ojos durante unos segundos, haciendo que respirara algo más aliviada por aquello.



-Me acuerdo de aquel ramillete que me regalaste cuando era pequeña y cómo lo colocabas en mí pelo cada vez que lo llevaba suelto. Muchas veces incluso lo soltabas tú mismo para poder ponérmelo
–porque sí, me acordaba perfectamente. Y si con esos recuerdos traía de vuelta al hombre que era… estaría toda la noche recordando si hacía falta. –Sí, siempre seré tú pequeño jazmín… ese que corría por toda la casa riendo feliz y el que disfrutaba cuando le contaban un cuento antes de ir a dormir –siempre me había gustado que mí madre me contara algo sobre los Dioses y los Faraones a modo de cuento, siempre me dejaba enganchada con sus historias. Lo miré durante unos segundos cuando dijo dar un paseo y… lo pensé por unos segundos, ¿sería una buena idea? Quizás sí y el aire fresco de la noche alejara aquellas esencias que decía olía en mí- Sí, claro. Vamos a dar una vuelta como lo hacíamos cuando era pequeña y mamá nos regañaba porque no le habíamos dicho nada –me levanté de la cama y cogí al de ropa para poder cambiarme, metiéndome al aseo que había en la habitación.

Cerré la puerta y me apoyé en ella durante unos segundos, ¿estaría realmente bien aquello? Allí dentro estaba protegida pero, ¿no lo estaría igual por la calle? Dudaba de que me hiciera algo y mucho menos donde pudiera haber gente que nos viera. Me cambié todavía con la incertidumbre de si estaba obrando bien o no y terminé de cambiarme en pocos minutos. Salí y todavía ahí estaba, sentado en el borde de mí cama mientras Isis seguía tumbada. Me la llevaría como medida de protección, seguramente no me hiciera nada con ella delante.

Dejé la ropa encima de la cama y cogí el collar de Isis poniéndoselo para engancharlo con la cadena, y me giré para mirarlo estando lista. No iba a discutir si me la llevaba o no, me la iba a llevar y punto. Hice que bajara de la cama y lo miré esperando que me siguiera y lanzando una mirada hacia arriba, rezando porque Alessia no se despertara en ningún momento. Llegué hasta la puerta y la abrí saliendo con Isis mientras sentía su mirada en mí espalda, me agaché para dejar un beso en la cabeza de Isis, que estaba algo más tranquila pero que no quitaba sus ojos de él, y le acaricié un poco antes de erguirme y mirarlo. La luz de la luna nos bañada con su luz nacarada y nos hacía ver algo más resplandecientes, y haciendo que incluso el pelo de Isis fuera de color plata.



-¿Algún sitio en especial donde quieras ir, o simplemente vamos a dejar que nos guíen nuestros pies, como hacíamos cuando era pequeña? Esta vez mamá no nos echará la bronca por llegar tan tarde
–sonreí, queriendo que no pensara en nada más y se mantuviera todavía tranquilo.


So Hold Me And Feel me:


Naitiri Zahir
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 245
Puntos : 264
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naeem Zahir el Vie Jun 03, 2016 4:41 pm

Cuando bajo la luz de la luna te encuentro, ahí estás…tan hermosa y resplandeciente como siempre.


Los recuerdos de su vida humana. Aquella ciudad donde le brindó la oportunidad de crear una familia, luchar y vivir solo para ésta. Sus pensamientos, viajaron al pasado como si ante sus ojos pudiese ver a los tres en aquella casa, como si el tiempo hubiese pasado. Oía la risa de su pequeña, la voz de Tahirah cantando con aquel tono armonioso y suave. Hasta ese momento, no supo cuánto extrañó su voz. Si él seguía allí, vivo de alguna forma ¿por qué no podría devolverle a la vida? No sería la misma pero sería ella, ambos se conformarían con que Tahirah se uniese a aquel encuentro aunque fuese unos segundos, los suficientes en el que dura un abrazo donde se da el alma.

-En Paris no hay jazmines, los he buscado por todas partes, para traerte un ramillete pero no hallé. Quién sabe, quizás los dos juntos, sin buscar lo encontremos y…volveré a prenderlo en tu pelo, tu esencia… -sonrió de forma leve, esperando asomado a la ventana. Tan parecido a aquel entonces, a esos paseos donde ambos se perdían entre aquellas calles en donde recitaba una y mil historias.

Pero sabía que lo seguía temiendo, su condición infundía temor, uno que no sabía cómo controlarlo aún a la perfección. Para no incomodarla, se alejó tanto de la cama como de la puerta del aseo hasta que hizo aparición. La capucha de él, quedó hacia atrás, mostrando aquel rostro que la joven conocía y recordaba a la perfección, sin olvidarnos de esa sonrisa mágica, capaz de acunarte en ella.

-¿Lista? -le ofreció su mano, observando cómo no irían los dos solos, aquel perro negro como la noche los acompañaría. No dijo nada al respecto pero sí que retuvo el impulso de ser él quien tomase la mano de la joven. No quería asustarla, su confusión ya lo había hecho antes por sí sola. Negó con la cabeza, encogiéndose con suavidad de los hombros, no tenía fijación por ningún sitio en especial, con caminar con ella era más que suficiente… sería como esa normalidad de la que aún no habían disfrutado de la mano del otro.

Abrió la puerta, indicándole que pasase primero, su caballerosidad innata al igual que la dulzura de aquella sonrisa que solo mostraba a la joven. Sonrisa que se congeló al nombrar a su madre, carraspeó saliendo tras ella, guardando las distancias y las manos en los bolsillos. No veía la posibilidad de que desease que la tomase de la mano, menos después de aquel ataque de furia, de rabia e impotencia que tuvo escasos segundos atrás.

-¿Cuánto llevas aquí, en Paris? ¿Dominas el idioma y su cultura? ¿A qué me dijiste que te dedicabas? Perdona, demasiadas preguntas pero hace tanto que no sé de ti que… -ansioso por saber de ella, de su vida, de su alrededor -¿Te acuerdas de alguna de esas historias que te contaba por las calles de nuestro hogar? Vamos a intercambiar los papeles, cuéntamelas… la que más te gustase. -intercambió una mirada cómplice con su hija, después de tanto tiempo….ese momento de paz y de tranquilidad ¿hasta cuándo?



Naeem Zahir
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 40
Puntos : 39
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 27/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naitiri Zahir el Mar Jun 07, 2016 9:30 am

Cuando todo se vuelve oscuro, aparecen las estrellas




El evocar recuerdos de hacía tiempo cuando éramos una familia feliz que vivíamos juntos parecía funcionar porque lo calmaba, también el que yo actuara como una niña pequeña hacía su efecto, de ahí mi cambio a la hora de tratarlo y de actuar con él. Para nada en otra circunstancia estaría actuando como estaba haciendo ahora… pero si aquello le ayudaba a calmarse, y traer de vuelta al hombre que fue aunque fuera durante esta noche… me bastaba. Haría lo que fuera necesario para que eso sucediera.

Vi que tenía algo de reticencia a que Isis viniera con nosotros pero para mí era como un salvoconducto, sabía que con ella presente no me haría nada porque aunque Isis le mirara de forma fija, él al igual que yo, amaba a los animales. Así que por ese lado estaba tranquila, esperé en la puerta a que saliera y me dijera donde quería ir mientras escuchaba que él no había encontrado jazmines en París. ¿Cómo podía ser aquello? Yo misma había visto la planta y había cogido un par de flores para llevarlas a casa… así que, como dijo que no sabía a dónde ir ya tenía una idea. Recordaba el sitio donde las había visto, así que me dirigiría hacia allí.



-Quizás esta noche encontremos alguno –lo dije como si no supiera realmente que había y me encogí de hombros, dándole a entender que no tenía ni idea. Sus preguntas me pillaron por sorpresa, en especial a la de a qué me dedicaba, puesto que nunca le había dicho cuál era mí oficio y no pensaba decírselo, sería poder desencadenar su furia y era algo que quería evitar a toda costa. Tenía que mentirle, pero era más para su bien que por otra cosa. Solté a Isis ya que no había nadie por la calle y sabía que ella no se alejaría de donde yo estaba- Llevo en París casi dieciséis años –evité decirle que era el mismo tiempo que llevaba sin verle, que prácticamente había acabado en París después de perderlos en el barco- Y bueno, al principio me costó un poco pero tuve gente que me ayudaron con el idioma y hoy en día es como el mío propio –Tampoco iba a decirle que aprendí a base de palos y sangre, porque no sería tenerlo calmado y tranquilo. ¿Qué podía decirle sobre mí trabajo? Tenía que pensar una excusa lo suficientemente buena como para que pasara por alto- Trabajo en una tienda como dependienta, pasa mucha gente por ella y les ayudo a encontrar lo que piden –esperaba que colara, al menos, podría explicar lo de las olores de la gente.

Lo miré de reojo estando detrás de mí y me paré para que llegara a mí altura mientras Isis estaba unos pasos por delante de mí, hasta que llegó a mí lado y continué andando riéndome por lo bajo ante el hecho de contarle yo uno de los cuentos que me contaban. Tenía muchos que me gustaban, así que, mirando al cielo y al verlo tan estrellado me acordé de uno en particular que siempre me había gustado mucho, por lo que procedí a contarlo mientras seguíamos andando, doblando por las calles mientras llegábamos al sitio donde quería ir y viendo que Isis siempre estaba cerca de mí y no se separaba.



-Las recuerdo todas y cada una de ellas, me gustaban mucho y siempre quise aprendérmelas para poder contárselas el día de mañana yo a mis hijos –sonreí levemente- “Hacía mucho tiempo un gran Rey se casó con una campesina de la que se enamoró desde el primer momento en que la vio. El oráculo, cuando él fue joven, le vaticinó que se casaría dos veces y que, de aquellos matrimonios, tendría tres hijos y del último tendrá una hermosa niña. Pero también le vaticinó que su muerte sería temprana y que tendría poco tiempo para disfrutar con su amada y con su hija.

Tal y como había predicho el oráculo, el Rey se casó con su primera esposa quien le dio tres varones… pero al nacer el tercero murió durante el parto y el Rey quedó viudo con tres hijos a su cargo. Unos años más tarde mientras supervisaba las cosechas se encontró con una joven campesina de la que se quedó prendado de su belleza en cuanto la vio. Al año se desposó con ella, y tuvieron una hermosa niña que llamaron “Ihstar” ya que nació en una noche de lluvias de estrellas.

La niña creció y fue la devoción de su padre quien siempre la llevaba a ver las Estrellas por la noche, pero pocas veces se podía ver alguna. Su padre para animarla le dijo que algún día el cielo estaría plagado de estrellas, y que cada una de ellas, sería el amor que sentía por ella. Y que las estrellas fugaces serían deseos que le concedería a ella para que fuera feliz.

Y de nuevo, como vaticinó el oráculo, antes de que ella cumpliera la mayoría de edad el Rey murió de una grave enfermedad dejando a sus hijos, a su esposa, y a su querida Ishtar sin su compañía. Y, según dice la leyenda, cuando su padre subió al cielo plagó este de estrellas para que su querida hija pudiera contemplarlas, y que el día de su cumpleaños, siempre tendría estrellas fugaces para que pudiera pedir sus deseos.

Dicen que el amor de aquel Rey por su hija hizo que el cielo de hoy en día esté plagado de estrellas, que representan su amor por ella, y que una vez al año podemos ver una lluvia de estrellas como recuerdo de aquella promesa”



Me callé durante unos segundos, era una historia algo triste, pero siempre me había gustado la historia de lo que aquel Rey hizo por su hija, y el que llenara el cielo de estrellas. Cuando era pequeña pensaba que así era, al crecer supe que no era así, pero la ilusión que había sentido cada noche al saber aquella historia y ver el cielo lleno de estrellas como símbolo de su amor… era algo muy bonito. Justo estábamos llegando a aquel lugar donde había visto los jazmines, así que cuando giramos la esquina me hice la sorprendida.


-¡Mira! –Me acerqué hacia la planta que colgaba de una pared y cogí una de las flores oliéndolas- Hemos encontrado un jazmín… ¿no decías que no habías encontrado ninguno? –Me reí divertida, haciéndole ver que tan sólo era una broma, y miré al cielo- Las estrellas nos han llevado hasta aquí –me mordí el labio- ¿Me pones uno igual que cuando era pequeña? –pregunté con una leve sonrisa.


So Hold Me And Feel me:


Naitiri Zahir
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 245
Puntos : 264
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naeem Zahir el Dom Jun 12, 2016 4:11 pm

La tranquilidad alimentada de recuerdos, creando otros nuevos…


El tener a Naitiri ante él, aún le parecía un sueño del que sin duda no querría despertar jamás. Lo había esperado por mucho tiempo, la buscó como buscó inconscientemente a su esposa Tahirah. Hallar a su hermosa esposa sería imposible, él se encargó de hacerla desaparecer y hasta el día que dejase este mundo…pagaría por su canallada, un castigo que estaba dispuesto a cumplir pero ¿acaso el ser lo que era ya no era una maldición? Le alejó de su hija, perdió su vida. Aunque intentase parecer un extranjero más en la ciudad parisina… no sería aquel Naeem alegre y jovial, podía decirse que lo que no cambió fue…su dedicación a su oficio.

Una sonrisa tierna, apareció en los labios del egipcio. Por un instante, fue ese padre entregado y alegre, sonrisa que se desvaneció en cuanto cruzaron la puerta. ¿Estaría bien a su lado? Temía ver esa expresión de miedo o peor...hacer algo que la alejase. Mantenía las distancias, él mismo se decía mentalmente que no debía caer en las garras de la desesperación, se descontrolaría ¿qué mejor control que pasear al lado de su hija sin pensar en otra cosa? Y así era. A cada paso dado, más cercano se sentía de su pequeña. Cuanto creció, lo hermosa que era… y rió por lo bajo al recordar lo que tantas veces le dijo a Tahirah.

-Encontraremos el jazmín y… recuerdo, una noche después de uno de nuestros paseos lo que le dije a tu madre. Crecías muy deprisa y pensé en que cuando crecieses, te convirtieses en quién eres ahora…tendría que ser como esos padres autoritarios que no dejan pasar ni una. Tu abuelo, el padre de tu madre… era así, me veía con ella a escondidas… y ¿a qué no sabes qué le regalaba cada noche de verano?-se inclinó a ella como si le fuese a contar un secreto que estaba seguro ella conocería respuesta -Tres flores de jazmín -sonrió, volviendo a mirar hacia el frente…los recuerdos y el presente se mezclaban, creando situaciones como esa.

No dijo nada respecto al trabajo. Tahirah siempre le ayudó con su oficio y no les faltaba de nada. Naitiri fue una niña feliz, rodeada de gente que la amaba y que cada noche se sumergía en historias como le estaba contando ahora. él tomó el papel de oyente, con mucho gusto. Su sonrisa no se perdió ni un instante, observaba el lugar a cada paso que daban, perdiéndose en aquella dulce voz… curioso, cuando de su mano era él quien le relataba historias.

-Así era la historia. El amor que nace de tu propio ser es imborrable. ¿Te acuerdas de la historia del halcón? Dos amantes maldecidos por dícese un conjuro de alguien que se enamoró perdidamente de la señora de otro. Ambos amantes solo coincidían unos segundos siendo humanos, lo suficiente para mirarse a los ojos y decirse lo mucho que se amaban. Ante los ojos del otro, se convertían en aves… ella un halcón blanco, él un cuervo negro como la noche…. La historia puede acabar como desees pero la moraleja de todo esto es… que no importa cuanto tiempo esperes si tan solo consigues el mayor regalo que pueden darte: poder estar con la persona a la que amas

Por unos segundos, tristeza en sus ojos. Maldita sea, recordaba a Tahirah y daría su existencia, todo lo que era por esos segundos. Ella, pudo apreciar como bajó la mirada , deteniéndose y dejar que ella corriese al jazmín. Sonrió, caminando hasta su pequeña, deslizando los dedos por las hojas verdes pequeñas y alargadas. El olor de esa flor, le inundó por completo y una vez más… volvía a recoger esas pequeñas flores en la palma de su mano, uniéndolas entre sí como pequeños hilos hasta formar un pequeño ramillete. Esa larga cabellera, sujetaría esas pequeñas flores…cayendo como una cascada divina. De momento, los dejó a un lado, enterrándolas en su cabello negro… los dedos del hombre, se perdieron hasta dejar de acariciarla…dando un paso hacia atrás. No quería incomodarla pero ese momento, se pareció a uno muy normal entre ellos cada noche.

-Ya solo por esto vale la pena…-buscó su mirada, la de él brillaba con intensidad, estaba contento, feliz… de volver a tenerla ante él.



Naeem Zahir
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 40
Puntos : 39
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 27/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naitiri Zahir el Miér Jun 15, 2016 11:31 am

Porque te traeré de vuelta... aunque tenga que cruzar el mismísimo Infierno




Pasear bajo la luz de la luna me hacía recordar un tiempo pasado donde de pequeña paseaba junto a mí padre, antes de ir a dormir, mientras me contaba historias y cuentos antes de que más tarde mí madre, ya en la cama, me contara leyendas e historias sobre los dioses. Había aprendido y crecido con aquello y formaba tan parte de mí que ni un solo día había dejado de pensar en ello. Había echado de menos esos momentos y ahora, después de todos esos años, el poder volver a revivir un momento así… era algo fascinante, y muy adorable.

Notaba que él estaba tranquilo mientras estábamos paseando, quizás al igual que yo también se estuviera dejando llevar por los recuerdos de antaño, buenos recuerdos, bonitos y felices que sin duda estaban ablandando al hombre que tenía junto a mí. Podía ver en su expresión que estaba relajada y que estaba recordando conforme yo le estaba diciendo, mientras yo no dejaba de echar un vistazo de vez en cuando a Isis para no perderla de vista.

Sonreí por sus primeras palabras, era la mayor preocupación de cualquier padre al tener una hija; cuidar de ella y que nadie se le acercara. Mamá ya me había dicho sobre eso cuando era pequeña y ahora lo comprendía mucho más que en aquel entonces. Siempre me había dicho que papá estaría pendiente, cuando fuera mayor, de con quién estaba… aunque ella siempre decía que mediaría para que Naeem no se entrometiera demasiado. Escuché las palabras de que mí abuelo controlaba mucho a mamá y suspiré, eso era algo que no sabía porque nunca me lo habían contado… pero sí que sabía lo que él le regalaba cada noche que se veían a escondidas; tres flores de jazmín.

Reí entre dientes porque lo había pensado antes de que él me lo dijera y sentí cómo lo susurraba en mí oído, como si fuera un secreto que solamente yo debía de conocer. Lo miré de reojo y seguí andando sabiendo que estábamos cerca del llegar donde estaba aquel jazmín con sus flores tan conocidos y su olor tan particular.


-Lo sabía, mamá siempre me decía que le regalabas tres flores de jazmín, y que por eso, me regalabas a mí de pequeña una flor de jazmín –esta vez me tocó a mí contar la historia y dejarlo a él de oyente, podía verlo sonreír conforme contaba la historia prueba de que lo estaba diciendo todo bien y que no me había equivocado. Lo miré cuando dijo sobre la siguiente historia y pasé, como hacía de pequeña, a escucharlo mientras él narraba hasta que terminó. Claro que también conocía esa historia, me la había contado muchas veces y aunque también era un poco triste… el trasfondo de amor que había ella era precioso- La recuerdo, me la has contado muchas veces -¿por qué decía aquello sobre el amor? ¿Se estaría refiriendo a él mismo con Tahirah? No lo sabía pero tampoco quería preguntar, era un tema bastante peligroso porque las veces que la había nombrado no me había dicho nada sobre ella, ¿será que él no la había podido encontrar… y quizás por eso no decía nada al respecto? No sabía qué pensar ni sabía tampoco qué es lo que debía de hacer… pero, por el momento, dejaría el tema tranquilo.- Espero ser algún día igual de feliz como lo fuisteis mamá y tú –y no dije nada más al respecto.

En aquel momento llegamos hasta donde estaba aquella planta y me acerqué corriendo mientras Isis estaba a mí alrededor y corría conmigo, parándose a mí lado. Lo miré dejando caer que había sido puramente casualidad y esperé a que él cogiera las flores, como hacía cuando era pequeña, e hiciera un ramillete para colocármelo en el pelo. Le vi como cogía las flores y entrelazaba los tallos para luego, acariciar mí pelo, y colocarlo haciendo que mí melena cayera en cascada hacia un lado por el ramillete que había colocado, creando pequeñas ondas a su paso.

Se apartó para contemplarme mejor cómo había quedado y lo miré en aquel momento, recordándome a cuando era pequeña y me ponía aquel ramillete en el pelo, mientras lo acariciaba, y me miraba con ojos llenos de amor. Clavé mí mirada en la suya y sonreí, justo en aquel momento, me estaba recordando a aquel hombre de cuando era pequeña, a ese que me contaba cuentos, que daba paseos conmigo de noche, que me regalaba jazmines… y pensé, por un momento, que no todo estaba perdido. Que aunque fuera un vampiro su esencia seguía siendo la misma. Estaba ahí, quizás algo más dormida y en lo profundo de su ser… pero no había desaparecido, estaba presente en él.


-No sólo por esto tiene que valer la pena… -lo miré, decidida a encontrar a ese hombre que antaño era mí padre, y que estaba ahí bajo una capa que debía de desenterrar… quizás, hasta de su propia alma- Aún nos queda mucho para recuperar el tiempo perdido, pero por algo se empieza –sonreí tocando el ramillete con una de mis manos, levemente, no quería que se pudiera deshacer y quería que durara todo lo posible ahí- ¿Seguimos? La noche todavía es joven.


So Hold Me And Feel me:


Naitiri Zahir
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 245
Puntos : 264
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naeem Zahir el Dom Jun 19, 2016 3:26 pm

Volver a vivir, sentir que vuelvo a estar vivo… por ti.


El sentirse “vivo” era de lo más extraño y desconocido para él, como otras muchas cosas que aún permanecían dormidas en su recuerdo. Recuerdos, esos que solo tenían un dueño: ella. Volvía al pasado, en los días en los que disfrutó la niñez de su Naitiri. El susurro de la voz de Tahirah, aún llegaba a sus oídos y sentidos. Podía escucharla a la perfección, como poco a poco , dejaban atrás en la casa a la madre y esposa, esa persona tan especial para ambos. La añoraba, la echaba de menos en demasía y a cada segundo, dudaba más que pudiese olvidarla, seguir adelante con su existencia…una marcada por sus errores, fallos…

El momento de historias, le devolvió la sonrisa cómplice, amplia y afable, esa tan tierna como los ojos oscuros que miraban a la pequeña Naitiri hacía tantos años. La sensación que él transmitía a la joven, no era otra que la misma que cuando apenas la pequeña apretaba la mano de Naeem, pidiendo más historias, exigiendo su ramillete de jazmín…esa esencia a la con la que ambos se familiarizaban y aún, no habían perdido. Cerró un segundo los ojos, perdiéndose en el sonido de su risa, música para sus oídos, melodía que jamás se cansaría de oír. La voz de Tahirah, la risa de Naitiri… ¿necesitaba más? tenerla a ambas pero al menos, tenía a ella…a su niña.

-Lo serás. Serás tan feliz y dichosa como lo fuimos, yo estaré aquí, a tu lado… no me lo perderé, ya no estarás sola nunca más -sonrió, solo para ella, sin dejar de acariciar su cabello azabache con la yema de sus dedos -No deseo otra cosa, Naitiri. Quiero que seas feliz, crees y guardes los mejores recuerdos con las personas que más te han querido, te quieran para siempre. -quiso hacerlo, mostrarle el recuerdo de la voz de su madre…regalarle ese pequeño instante -Cierra los ojos, tengo algo para ti -usó su poder, aquel que le podía transmitir las emociones, lo que desease … hasta limitarse.

Deslizó dos de sus dedos por su frente, dejando una caricia… podía oír la voz femenina como años atrás. Sonrió de medio lado, esperando ver su reacción, darle ese regalo del que era imposible volver a recuperar. Podían retomar el paseo, hasta que los rayos del sol les avisasen de que era la hora de volver a la realidad.

-Volvamos en nuestros pasos, apenas quedan unos minutos para que amanezca, mi niña. Te acompañaré, regálame tu voz, ¿te acuerdas de la letra de la canción? la que acabas de oír? -le ofreció su mano, volver con ella, oírle cantar sería el mayor regalo después de tantos años…-Volveré por ti, a complacerte como desees, cuando quieras… no tiene porqué acabarse esta noche. ¿Aceptarías? Volver…recuperar, devolverme aquello que me fue arrebatado… solo te pediré una cosa, una sola -bajó la mirada, un solo segundo para pedirle lo más importante hasta el momento -No dejes que me pierda a mí mismo, en el camino… -no, no le había pedido cualquier cosa.



Naeem Zahir
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 40
Puntos : 39
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 27/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naitiri Zahir el Mar Jun 21, 2016 6:03 am

Porque no dejaré que te caigas, y si lo haces, yo te levantaré




Aquel hombre no podía estar perdido, no me creía que aquello en lo que se había convertido hubiera acabado con el hombre que fue un día… me negaba en rotundo a creerlo. Él mismo me daba muestras de que aún existía, de que aún estaba ahí… y mientras tuviera esa sensación jamás la dejaría pasar ni desaprovechar, a pesar de que sabía de su condición. No podía evitarlo, después de tantos años en los que no había vuelto a saber nada de él y ahora que tenía la certeza de que todo era cierto… ¿cómo no intentar, al menos, que ese hombre volviera?

Porque lo sabía, tenía muchos demonios dentro que jamás llegara a conocer y que él nunca me contaría… pero ese hombre, ese padre que me contaba cuentos, me hacía reír, me regalaba jazmines… estaba justo delante de mí. Sus ojos brillaban cuando me miraba de aquella manera y yo no podía dejar de pensar que tenía que salvarlo, sería mi demonio, pero lo rescataría de las profundidades del infierno si hacía falta. Lo quería de vuelta, y nadie me iba a quitar ese pensamiento de la cabeza.

Sonreí ante sus palabras que eran las de cualquier padre, que quería ver la dicha en sus hijos, ¿podría el llegar a verla? ¿Podría yo enseñársela? Mí vida era demasiado complicada como para que pensara que en ese aspecto tenía salvación y sería igual de felices que lo fueron ellos… quería creerle, pero sabía que quizás aquello no podría ocurrir. No estaba sola, quizás antes sí, pero ya no.


-No estoy sola, padre. Tengo gente a mí alrededor que me quiere y con la que soy feliz… también tengo a una joven que alegra mis días y que, si soy sincera, doy gracias de tenerla conmigo –cada vez me alegraba más de contar con Alessia a mí lado, era lo que me hacía levantarme cada día y seguir con mí vida, la que me daba ese pequeño empujón que necesitaba. La adoraba y la quería demasiado, y si alguna vez le pasara algo… jamás me lo perdonaría. No quería ni siquiera pensarlo. Dejé una de mis manos en su brazo para intentar tranquilizarle y lo miré- pero me alegra de que hayas vuelto de nuevo a mí vida –porque era cierto, aunque sabía lo que era, ¿cómo no podía alegrarme? Era lo que había estado rogando durante dieciséis largos años. Cerré los ojos cuando me lo dijo y sentí, su toque, de forma muy efímera sobre mí frente.

Lo que pasó a continuación fue algo que me dejó sin habla durante unos segundos, pude escuchar la voz de mí madre alta y clara, como si estuviera aquí con nosotros hablando… algo que no sabía por qué había hecho, ¿no se daba cuenta, de que si no supiera lo que era… aquello sería muy difícil de explicar? Abrí los ojos para mirarle y me mordí el labio, la recordaba, clara y nítida, como cada día en mis recuerdos.


-Nunca me he olvidado de su voz, cada noche puedo recordar cuando me contaba historias sobre los Dioses y los Faraones, y los cuentos que me contaba sobre ellos… -miré su mano durante unos segundos y la tomé, mirando que Isis estuviera cerca, y le sonreí- Claro que la recuerdo –lo miré frunciendo levemente el ceño tras sus palabras, ¿por qué me decía todas esas cosas? –No dejaré que te pierdas en el camino, yo te ayudaré a encontrarlo. Después de tantos años, lo único que quiero, es recuperar aquello que nos fue arrebatado… No dejaré que caigas –y diciendo aquello, comencé a caminar con él de la mano cantando aquella nana que tanto me gustaba de pequeña, y que me sabía sin apenas tener que recordar nada- “Dulce voz ven a mí, haz que el alma recuerde, oigo aún cuanto oí, una vez en diciembre. Quien me abraza con amor, volverá esa voz cuando llegue Diciembre. Cuanto fue no murió, como fuego que prende, volverás junto a mí, una vez en Diciembre”


So Hold Me And Feel me:


Naitiri Zahir
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 245
Puntos : 264
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naeem Zahir el Sáb Jun 25, 2016 5:55 pm

Porque solo tú, haces que llore riendo.

Con ella, se sentía de nuevo vivo, feliz, humano. Nadie podía hacerse una idea de lo realmente pleno que se sentía con el simple hecho de compartir esa noche con ella. Ese pequeño regalo, unas horas le bastaban para apreciar lo infinitamente importante que era esas horas en donde podría estar al lado de lo único que lo mantenía de pie, vivo más que nunca. Su jazmín, el tesoro más preciado para el egipcio.

-Dichoso aquel que comparte sus penas y alegrías con alguien que lo comprende y aconseja. Me alegra oír que esa muchacha está a tu lado y no estás sola. -sonrió ampliamente, perdiéndose en sus orbes oscuras como la noche. Qué hermosa es, qué sinceridad mostraban sus palabras y el tono que usó para ellas -No tengo que irme si no lo deseas, ya sabes que tú marcas las pautas pero también te advierto que ahora que estoy aquí, ante ti…sería imposible olvidarlo. Moriría mil veces por tu bienestar y lo sabes, ya lo hice una vez… faltan las demás

En efecto, daba por hecho que conocía la existencia de los seres de la noche y que él, era uno de ellos. No lo dijo abiertamente, solo dejaba caer pequeñas migas de pan y ella las recogiese. Hasta ese momento no se percató de ello y una duda existencial no dejaba de divagar por su cabeza ¿y si se lo confesaba? No era el momento, menos después de cómo todo había terminado surgiendo sin más, ese paseo, esas palabras…si se lo decía ahora terminaría huyendo y sería cuando no volvería a saber de ella nunca más, lo repudiaría… ¿podría soportarlo? Sacudió la cabeza, sin perder la sonrisa, era mejor vivir el momento… ya pensaría en las demás cosas.

¿La habría asustados con aquel recuerdo? Esperó su reacción y la confusión no tardó en hacerse notar en la joven. Suspiró largamente, esperando realmente no le preguntase por ello. Fue el causante de tal cosa. Fue a expresar sus más sinceras disculpas cuando las palabras de su pequeña lo desarmaron. Iba a luchar por él, hacerle volver y ambos sabían que ella era la clave para ello. sonrió dulce, tierno…al oír la voz armoniosa que plagaba sus sentidos ¿podía ser más feliz en ese instante? No pudo controlarlo, tampoco es que quisiera negarlo más.

Detuvo sus pasos, buscando su muñeca y tirar de ella hasta atraerle hacia sí. La envolvió entre sus brazos, ocultándola en su pecho, dándole a entender que ahora sí que no le pasaría nada, él la protegería costase lo que costase. Tembloroso, dejó un beso en su pelo, un gélido suspiro, un susurro al viento que era otro que su nombre.

-No dejaré que nada te ocurra, es lo mínimo. No te fallaré, sabes que sería completamente imposible. No ahora que te he encontrado y perdona, te he abrazado demasiado fuerte -rió, soltándola despacio, no perder tiempo en tomarla de la cintura con agilidad y alzarla como si no pesase, dando vueltas en sí mismos como cuando era una niña. Esa risa varonil, esa expresión devuelta no era otra que la de su padre.

-No te bajaré hasta que no digas las palabras mágicas -una especie de juego que siempre tuvieron entre ambos, lo más parecido a la realidad de su pasado…ella.





Naeem Zahir
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 40
Puntos : 39
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 27/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naitiri Zahir el Lun Jun 27, 2016 10:19 am

Dejarte envolver por los recuerdos es revivir momentos felices, que quieres senitr en tu presente




Hablarle a mí padre sobre Alessia quería pensar que era algo bueno, en verdad, era la única razón por la que me levantaba cada día y seguía adelante. Desde que la conocí por primera vez hacía unos años supe que aquella joven, perdida en la vida, pasaría a formar parte de mí vida. En cierta manera me sentía identificada con ella, sabía lo que era estar en un lugar como aquel siendo tan joven, y por eso me ofrecí como su “guía” y más tarde le propuse vivir conmigo. Yo ya había vivido en un burdel y no era algo muy agradable… aquella joven necesitaba un hogar y sentir que pertenecía a un lugar, sentirse querida por alguien. Yo le di lo que, en mí momento, yo más había necesitado. Por eso la comprendía mejor que nadie.

El que me dijera aquello de ella me hizo sonreír, rogaba porque nada malo le pasara a ella porque sería como quitarme la mitad de mí vida. La consideraba como a una hermana para mí aunque el cariño y el amor que sentía por ella sobrepasaba esos términos. Si alguna vez le pasaba algo… no quería ni pensarlo, negué con la cabeza para desechar esos pensamientos y lo miré con una sonrisa.


-Ninguna de las dos estamos solas, y es una joven maravillosa, y la quiero demasiado –no me importaba admitirlo porque era totalmente cierto, se podía notar en el tono de mis palabras el cariño impreso que estas llevaban cuando hablaba de ella. Suspiré por sus palabras y bajé mí vista un momento al suelo para luego pasar a mirarlo- Todos morimos en aquel momento, no fue culpa de nadie –porque para mí aquello era totalmente cierto, había muerto cuando me separaron de ellos y así también esquivaba el hecho de que sabía lo que era. No era el momento, no ahora… ya vería cómo abordaba ese tema más adelante.

Ya le había dicho que iba a luchar por él, había deseado aquel momento durante muchos años y ahora que lo tenía delante de mí… ¿cómo negarme? No podía, aunque sabía lo que su condición implicaba… habría una forma que pudiéramos hacer con ello. Sabía que lo que era lo habría podido cambiar por completo, pero en el fondo, su esencia… esa que siempre había conocido, la de aquel hombre entregado a su familia, seguía ahí dentro. Si tenía que llegar hasta el fondo mismo de su alma… lo haría, sin duda alguna. Las dudas que había tenido respecto a él y lo que pudiera llegar a hacerme se estaban disipando. Tan sólo era un hombre que quería recuperar a su hija, ¿quién podía culparlo por aquello? Aunque no lo hizo bien al principio haciéndome ver que me estaba volviendo loca… no podía culparle. Había sido mucho tiempo separados y no sabía cómo hacerlo, pero ahora que estaba consciente de todo, que sabía lo que era, y que podíamos hablar tranquilamente… me daba cuenta de que todavía quedaban resquicios de aquel hombre, aquel humano, que había sido en otra época. Y mientras viera esas muestras que tenía de él… seguiría luchando por rescatarle del mismísimo fuego del infierno si hacía falta, nadie iba a hacer que cambiara de opinión respecto a eso.

Sentí que cogía mí muñeca después de haber cantado y me atraía hacia él pegándome a su pecho donde comenzó a abrazarme. Me dejé envolver por sus brazos y pasé los míos por su espalda escondiendo la cabeza en su pecho, dejándome envolver por recuerdos del pasado cuando justamente me escondía, tal cual estaba haciendo, en su pecho por cualquier motivo. Notaba su frialdad pero no me importó, hasta que él no dejó un beso en mí pelo y me separó me quedé ahí quieta.

Fue entonces cuando de improviso me cogió en brazos y comenzó a dar vueltas alrededor conmigo en brazos, haciendo que soltara un pequeño grito para pasar a reírme, e Isis comenzaba a dar vueltas alrededor de nosotros moviendo el rabo como si quisiera jugar también con nosotros. Reí por aquello llevando mi cabeza hacia atrás y negué con la cabeza, moviendo mis piernas como una niña pequeña todavía entre sus brazos y me mordí el labio sin dejar de sonreír-
Las palabras mágicas… a ver, ¿cuáles eran? –Me hice la despistada durante un momento llevando un dedo a mis labios, haciendo como que me lo pensaba durante unos segundos - Ana behibak* –le respondí con una sonrisa, apoyando mi rostro en su hombro y cerrando los ojos dejándome llevar por los recuerdos.


*Te quiero


So Hold Me And Feel me:


Naitiri Zahir
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 245
Puntos : 264
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naeem Zahir el Mar Jun 28, 2016 5:11 pm

Podemos volver al punto de partida, de la mano… juntos.


En el instante en el que lo separaron de ellas, de aquel barco… murió. Tenía razón, los tres murieron, perecieron en ese barco en el que se condenaron. Él las condenó . Creyó que viajando tendrían una vida mejor y sin embargo, acabó firmando el final de su feliz vida. ¿Por qué lamentarse pudiendo crear otra diferente? Solo estarían los dos pero sería suficiente. Una nueva vida con su hija, lo único que le quedaba , salvo por algunos inconvenientes. Primero, debía conocerla, ya no era una niña, cambió a una mujer hermosa y que tenía toda la vida por delante.

Revivir el momento en el que la tomó en brazos, dando vueltas sin parar. Risas contagiosas, alegres como las del presente, las cuales se mezclaban con las del pasado. Sonrió ante sus palabras, dejándola en el suelo muy despacio, no sin antes dejar un beso en su mejilla y perder su nariz en su melena azabache, jazmín. Rió con ella, perdiéndose en su mirada, esa noche estaba siendo de lo más extraña pero tan memorable que le era incapaz de pensar en que en momentos se expondría al sol.

-Me ha gustado pasear, Naitiri -tomó sus manos con fragilidad, enredando sus dedos con los suyos, evitando que sus delicadas manos no cogiesen frío con su propio tacto. Debía de tener cuidado, no quería dañarla… parecía un niño pequeño que no sabía actuar - Lo siento. Aún no sé cómo hacer para… evitar esto, supongo que…es imposible -se inclinó para besar sus dedos y él, tan frío como el hielo… su aliento gélido -Tenemos que acostumbrarnos a ciertas cosas. Mi naturaleza es imposible olvidarla, aún no sé controlarla ¿me ayudarás…también? Sé que te pido mucho, demasiado -siseó, no quería hablar del tema…fastidiarlo así que le ofreció su brazo para seguir con el paseo, uno que no deseaba que acabase nunca.

-Me encargaré de que no duermas por las noches solo para que paseemos como hoy-sonrió, sonrisa que se congeló por unos segundos. Le estaba ocultando muchas cosas y no se lo merecía pero tampoco podía hacer nada al respecto, aún no estaba preparada para conocer la verdad…empezaría conociéndola, preguntándole cosas de su vida [color=white]-Por tu trabajo, conoces mucha gente me dijiste… ¿podría visitar el lugar? Para saber de ti… por dónde te mueves, con quién te relacionas y así podré saber a qué tengo que protegerte, si me dejas claro….aún así ya sabes que soy tu padre y es inevitable -Sigo con mi negocio. Abrí una tienda en el centro de la ciudad no hace mucho, mi labor de sastre ha mejorado con los años. Tengo clientela y espero tener más cuando cierta señora luzca el traje de noche que confeccioné. Me gustaría volver a nuestra tierra natal, allí hay telas de la más alta calidad y serían muy cotizadas, tengo pendiente ese viaje… podrías acompañarme, volver a casa… ¿qué me dices? Es precipitado pero serán unos meses, puedes volver a Paris y creo que ya estoy hablando demasiado, dando cosas por sentado. Puedes preguntarme cosas… algunas no te las podré contestar hasta que no sea el momento y…. mi niña, espero lo entiendas -la miró a los ojos y le sonrió de esa manera tierna, cercana…

-Ah...Ana Behivak...-susurró con voz aterciopelada, solo a ella... su única debilidad



Naeem Zahir
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 40
Puntos : 39
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 27/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naitiri Zahir el Dom Jul 03, 2016 2:20 pm

Porque eres lo más importante que hay en mí vida, y no voy a dejar que te vayas




Estaba recordando momentos muy bonitos de mí infancia en aquella noche y me alegraba poder volver a sacar a aquel hombre que siempre había estado en mí recuerdo y en mí memoria. Me gustaba verle sonreír de aquella manera, como lo hacía mucho tiempo atrás, su mirada tan penetrante y oscura como la mía… sí, me recordaba a ese padre que había echado mucho de menos y que había añorado cada día de mí vida. Me gustaba verlo así y esperaba verlo durante mucho tiempo más, tanto como pudiera.

Porque ahora que había visto que de aquella forma, como si recordando el pasado, cada vez fuera más y más aquel padre que siempre había estado en mí recuerdo… y lucharía fervientemente a cada segundo por traerlo de vuelta, y nada ni nadie me iba a hacer cambiar de opinión. Había estado muchos años sin él y ahora que la vida lo ponía de nuevo en mí camino no iba a dejar que se marchara de nuevo… la primera vez había dolido demasiado, no quería volver a pasar por lo mismo.

Era agradable poder estar así con él sin tener que pensar en lo que podía pasar o si podía quizás hacerme algo, ya temía que no iba a poder disfrutar de su compañía pero me alegraba enormemente el estar tan equivocada. No cambiaría para nada del mundo estos momentos que estaba pasando junto a él, porque pensé que jamás volvería a tenerlos. El que me contara historias, me levantara y girara conmigo en brazos… cosas que hacíamos cuando era pequeña y que había echado mucho de menos.

Sonreí cuando tomó mis manos entre las suyas y lo observé y me quedé pensando durante un momento, si él quizás, sabía que tenía noción de que era un vampiro. Actuaba como si yo lo supiera pero tampoco quería darle entender que así era, porque quizás podría preguntarme por qué o cómo lo sabía… y eso implicaría decirle que había sido un cazador quien me había dado esa información, y no estaba preparada para eso.


-Te ayudare en todo lo que pueda e iremos despacio… paso a poco, poco a poco. No tenemos ningún tipo de prisa, ahora has vuelto a mí vida, podemos disfrutar con calma todo el tiempo que tenemos por delante… no hay que preocuparse por ello
–quise tranquilizarlo para que dejara de pensar en esas cosas, reí ante el comentario de que no dormiría por las noches y negué con la cabeza- No me importa pasear contigo por las noches como hacíamos cuando era pequeña… Isis vendrá con nosotros, así también podrá pasear –la miré de reojo, se había tumbado a una distancia prudente y me miraba con la lengua fuera, haciendo que me riera- pasa mucho tiempo en casa y me siento algo culpable, pero es adorable, como puedes ver. Es un amor de perra y la quiero con locura –por si acaso, quería dejarlo claro.

Sus siguientes palabras hicieron que me mordiera el labio, no podía llevarlo a mi lugar de trabajo porque no quería que supiera a lo que me dedicaba… así que quedaba descartado. La cuestión era, como hacía para que pensara que no podía venir, tenía que buscar una excusa lo suficientemente creíble como para que no resultara sospechosa. Suspiré y lo miré, mientras terminaba de pensar


-No creo que sea conveniente que vengas al lugar donde trabajo… es algo más complicado de lo que parece, pero no te preocupes, estoy bien y el trato con la gente es bueno. Sino no estaría allí
–no iba a decirle que debía de pagar una deuda para salir de allí, porque sino, resultaría más sospechoso todavía- ¿Ir a Egipto de nuevo? Siempre tuve en mente que volvería de nuevo por algún motivo u otro, así que me gustaría volver de nuevo… tengo vagos recuerdos de ciertos lugares y me gustaría ir para visitarlos. –Sonreí- Me alegro de que sigas con el trabajo que tenías antes, estoy segura de que tendrás muchos clientes y que no tendrás problema por ello. ¿Dónde queda la tienda? –hice una leve pausa, entendía cuales eran las preguntas que no podría contestar, así que no se lo pondría difícil. Pero si tenía una en mente- ¿Sabes algo de… madre? –tenía miedo de escuchar esa respuesta. Sonreí ante sus últimas palabras, mirándole con una sonrisa que no cabía en mí rostro- Yo también te quiero, papá.


So Hold Me And Feel me:


Naitiri Zahir
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 245
Puntos : 264
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naeem Zahir el Mar Jul 05, 2016 10:10 am

Tu voz, la nana de mis sueños.



Cuando ibas demasiado deprisa , terminabas tropezándote y eso no iba a pasarles a ellos. Ahora que se habían encontrado, todo debía de encajar en su lugar despacio y sin prisa. Naitiri. El árbol de su vida, su jazmín particular. la flor resplandeciente del recuerdo de su esposa. ¿Y si pudiese cambiarlo? Tahirah viva, peinándola cada noche. Él vigilándola como estuvo hasta ahora para que no le pasase nada. Pequeños tesoros que ella terminaría regalándoles, sus propios hijos. Hijos de un hijo ¿qué más amor que ese?. Su futuro estaba tan repleto de cosas por vivir que lucharía a capa y espada para que viviría cada instante, no perdiese segundo alguno y fuese plenamente feliz.

La sonrisa del egipcio, se acentuó al oír que querría paseos como ese ¿cómo no iba a alegrarse? Sonrió de medio lado, acariciando fugazmente su mejilla y apenas sintiese su tacto, no quería asustarla más aunque él creyese que sospechaba de en lo que se había convertido. Esperaba impaciente la respuestas sobre las proposiciones de ir a Egipto, conocerla más, dónde se desenvolvía pero… no pareció estar lista en según que ámbitos, así que tan solo mantuvo la sonrisa y asintió, la respetaría.

-Iremos a Egipto, solo déjame mover unos hilos y en cuanto podamos ir… te prometo no solo los visitarás, no querrás irte de allí, tu tierra y tu casa -su tono de voz suave, acariciador…mostraba ese plan como algo imposible de rechazar. El lugar de donde venimos es sin duda, clave existencial en la vida. No perdió su vocación, sus antepasados se dedicaron a la sastrería y él seguía ejerciendo hasta el final de su existencia. Mostró una leve sonrisa y señaló calle arriba, la tienda no quedaba lejos.

-Apenas me mudé allí, la vivienda no es muy grande pero es perfecta para…sobrevivir. Además, estoy terminando de adornar la tienda, de abajo…si quisieras, si te gustase podrías ayudarme con ello, como cuando eras pequeña. Te encantaba estar por la tienda, con las telas, jugabas a disfrazarte… que era una princesa y yo siempre te decía que desde luego lo eras, la mía -rió por el recuerdo y negó con la cabeza, por primera vez, se echó hacia atrás la capucha para que ella pudiese apreciar su hermoso rostro, tal como lo recordaba -La tienda apenas acaba de despegar , todo como dices, ir poco a poco y…sobre madre…

¿Qué decir? No podía delatarse, buscó las palabras, debía de escabullir el tema, no engañarla pero tampoco podía contarle la verdad, una verdad a medias. La miró fijamente, apoyando una de sus manos en sus hombros, manteniendo contacto visual y directo con ella.

-Madre se fue, Naitiri, ya no pertenece a este mundo pero siempre…estará contigo y conmigo. Fue mi culpa, no la protegí…-“de mí mismo”, añadió a su propia mente, guardando esas palabras en el cajón de donde no deberían salir -Pásate por la tienda, por el día estoy allí, te haré un vestido nuevo…puedes elegir la tela que quieras y demás, te lo prometo -le ofreció su brazo para que esta vez, fuese ella quien le guiase…le perdiese donde la joven gustase, solo estaba allí para complacerla -Me encanta oírte decir que me quieres pero más… que me llames papá -aceleró el paso, quedando frente a ella y perder su mirada oscura en la ajena…solo quería oírlo una vez más -Vuelve a hacerlo, vuelve a llamarme…papá -sonrió, estaba desando volver a escucharla…era tan feliz en ese instante



Naeem Zahir
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 40
Puntos : 39
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 27/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Naitiri Zahir el Jue Jul 07, 2016 11:13 am

Las segundas oportunidades, solo pasan una vez en la vida




Las segundas oportunidades existían para enmendar los errores que se habían cometido la primera vez, darte cuenta de qué es realmente lo que querías, y podes disfrutar sabiendo que tenías una segunda oportunidad. Justo como nos estaba pasando a ambos, nos habíamos separado durante muchos años por circunstancias de la vida y ahora, esta misma, nos regalaba una segunda oportunidad para aprovechar todos los momentos que habíamos perdido y que habíamos añorado. Ahora teníamos el momento adecuado para hacerlo.

Y es lo que iba a hacer, pensaba aprovechar cada momento junto a él tanto como pudiera… si debían de ser en paseos por la noche no tendría ningún tipo de problema. Lo único que quería era recuperar el tiempo perdido y que nos habían robado de forma abrupta, olvidar aquellos años y que me contara más cosas sobre él. Antes lo había conocido como la niña pequeña que había sido, pero ahora quería conocerlo como la mujer que era… habían cosas que de niña, estaba segura, había pasado por alto.

Decía también que quería ir a Egipto, y yo hacía años que había pensado en volver también de nuevo. Se lo había dicho a Gael cuando me invitó a cenar a su casa y pasé allí la noche, que quería volver, aunque sabía que lo que él me dijo jamás se iba a cumplir porque era algo muy idílico… suspiré, volver con mí padre también sería algo muy bonito. aunque tenía varias dudas respecto a cómo podría viajar él, si no podía darle la luz, sería algo bastante complicado. La idea me gustaba, pero, ¿quedarme allí? No era algo que contemplara, había hecho ya mí vida aquí en París, y tenía a gente que me importaba como para perderla de vista para siempre; As, Gael, Alessia… eran los principales, no podía dejarlos atrás, de hecho, no quería.


-No tengo prisa para volver allí, ya había pensado hace tiempo en volver un día…
-lo miré, mordiéndome el labio- pero dudo que me quede allí, aquí tengo a gente importante que adoro y que aprecio… gente a la que quiero y no me gustaría perder. Tengo mí vida hecha aquí, y me resultaría muy difícil dejarlos atrás –porque no iba a poder, era algo que tenía en mente. A ninguno de ellos.

No quería que se sintiera mal por mí confesión, pero era la verdad. Iría a Egipto de nuevo porque llevaba tiempo planeándolo, sola o acompañada, pero volvería a París porque aquí tenía mí vida hecha. Me faltaba poco para pagar mí deuda y ser libre, quería ser Egiptóloga y seguir los pasos de mí madre. Además, estaba Alessia ¿cómo podría irme y dejarla aquí sola? Jamás se me ocurriría tal cosa. Ni a Astrid. Ni a Gael. Simplemente no podía y mucho menos después de todo lo que estaba pasando.

Miré calle arriba mirando en la dirección que él estaba señalando y sonreí, los comienzos eran duros, pero lo ayudaría si estaba en mí mano. Reí ante aquel recuerdo de cuando cogía las telas y me las ponía como si fuera realmente una princesa, riéndome por lo bajo, porque era lo que solía hacer siempre que estaba en la tienda.


-Claro, te ayudaré en lo que pueda y esté en mí mano. Seguro que tendrás muchos clientes, recuerdo que eras muy bueno –y no lo decía porque fuera mí padre, sino porque realmente tenía muchos clientes cuando vivíamos en Egipto, de eso también me acordaba. Se quitó la capucha dejándome ver su rostro mejor bajo la luz de la luna y mis ojos buscaron los suyos… unos ojos iguales, unos ojos que brillaban de una forma algo diferente. Pensé qué era lo que estaría pasando, pues había tomado una pausa algo más larga de lo normal, y su mano en mí hombro me dijo que algo estaba pasando.

Escuchar sus primeras palabras… fue como un golpe demasiado duro para mí. Me rompió por dentro al darme cuenta de lo que significaba aquello realmente… jamás volvería a verla de nuevo, jamás podría tener una segunda oportunidad como había tenido con él. Sentí que una parte de mí se rompía en trocitos pequeñitos, como si con un cuchillo se hubieran encargado de destrozarlo… y no pude evitarlo, un par de lágrimas escaparon de mis ojos y sollocé. Pensar que quizás podría ser cierto era una cosa, pero que te lo confirmaran… había sido demoledor. La había perdido, para siempre, sin opción a poder verla de nuevo o recuperarla… la había perdido siquiera sin haber podido despedirme de ella… y como último recuerdo, ella gritando e intentando que no me alejaran de ella.

Cerré los ojos y me tapé el rostro con las manos mientras comenzaba a llorar delante de él lamentando su pérdida, pensando en que jamás volvería a verla, ni escuchar su voz, su risa… ni darme consejos como seguramente ella me diera mejor que nadie. Siempre había sospechado que quizás no estuviera viva… pero que me lo confirmaran había sido peor que cualquier cosa. Siempre había pensado que, en un futuro, quizás hasta pudiera encontrármela y que me aconsejara como solo una madre podía hacer… me había perdido tantas cosas, me habían arrebatado tanto de ella que hasta la había perdido para siempre. No era justo, no era para nada justo.

Mí ánimo descendió en sobremanera al saberlo y me quise reponer delante de él aunque sabía que debía de sacar lo que llevaba dentro, o me atormentaría el resto de mí vida. Limpié mí rostro de las lágrimas y lo miré… agradecía que me dijera la verdad a que me contara una vil mentira, lo prefería así que de otra forma. Intenté sonreír pero no fue una sonrisa sincera, estaba marcada por la tristeza que me embargaba en aquel momento y asentí a sus palabras.

Comencé a andar escuchando sus palabras que sonaban como si él estuviera a miles de kilómetros, como si fuera una voz que retumbara en mí cabeza cuando realmente estaba a mí lado, se separó de mí lado, se adelantó y me dijo que le dijera de nuevo aquellas palabras. El labio me temblaba y me lo mordí en un intento por controlar de nuevo las lágrimas, lo miré a los ojos e intenté que mi voz sonara algo firme aunque no sabía si lo iba a conseguir o no.



-Papá
–fue lo único que pude decir, porque me abalancé sobre su pecho y escondí la cabeza en el, abrazándolo por la espalda, cerrando los ojos y llorando mientras me sentía rota y desolada por la noticia de mí madre. Había sido demasiado para mí.


So Hold Me And Feel me:


Naitiri Zahir
Prostituta Clase Alta
Prostituta Clase Alta

Mensajes : 245
Puntos : 264
Reputación : 42
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: My Own Demon ~ Privado

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:09 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.