Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ÚLTIMO ACTO - PARTICIPAN CIRO, FAUSTO Y ÉLINE RIMBAUD. EL CONEJO DE LOS SEIS - PARTICIPAN HANIA DOE Y HÉCTOR LEBEAU-FORTIER. EL RASTRILLO Y LA PALA - PARTICIPAN DAMON LANDVIK Y BRIANNA DE MONTREIL ENCHAINED SOULS - PARTICIPAN ELORA PAINE, LEIF PAINE, KETHYR PAINE, REYDEK PAINE, XARYNE AKERMAN, STEIN AKERMAN, AVELINE BLACKMORE, AXEL BLACKMORE Y ALETHEIA BRUTUS.



Espacios libres: 04/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 17/01/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


La primera clase- Privado Logan Tisdale +18

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La primera clase- Privado Logan Tisdale +18

Mensaje por Gaïa Goncourt el Mar Mayo 10, 2016 10:12 am

Recuerdo del primer mensaje :

De todo lo que he saboreado…
Nada es más sabroso que tu cuerpo, tus labios.



El criado del brujo, quien no tenía nada que ver con tal, le ayudó a al menos tener algún que otro vestido para cambiarse y así poder alternarlos. Ya había desayunado, un poco de café y alguna pieza de fruta, tampoco necesitaba más hasta la hora de comer…ya sería entonces cuando arrasaría con parte de los platos en la mesa. La primera clase era la más importante y por ello, quería estar de lo más preparada. Antes de empezar, le mostraría su “talento”, ¿de qué manera? Disponiendo en la mesa con sumo cuidado todas y cada una de las especias, hierbas, ungüentos, esencias y un sinfín de cosas que solo ella tenía constancia de para qué servían y lo que eran.

Desde su posición, sonrió ampliamente al ver el amplio abanico que podía ofrecer y enseñar al brujo. Se preguntó incontables veces, si fue capaz de todo eso que le había mostrado en el callejón, lo de la alfombra y demás… ¿qué más secretos guardaba aquel hombre? Era un misterio y un gran descubrimiento por su parte. ¿Quién iba a pensar que aquel joven podía ser un brujo negro? O como bien lo llamaba ella, un brujo del mal. Rió por lo bajo al recordar el apodo con el que le había bautizado, le venía como anillo al dedo.

-Para la fiebre, centaura… cornejo… perfecto -murmuró por lo bajo, llevándose una de las flores color violeta para olerla.. No iba a empezar hasta que él hiciese acto de presencia y… como viese su mesa en la que trabajaba llena de potingues e hierbas de ella… seguramente pondría el grito en el cielo. -Centinodia para el estómago … y ¿cuántas clases hay? Ah bien, perfecto -lo iba apuntando todo en su pequeño cuaderno, algo así como una especie de inventario.

Oyó pasos, supo de quién se trataba al instante. Fritz era más sigiloso, como si caminase de puntillas y así no molestar. Sonrió de espaldas a él, acababa de terminar de apuntar todo y así al menos, la próxima vez que fuese a la tienda o… mejor, sondease los callejones en donde vendían de exportación…podría saber con lo que contaba y le faltaba. Se llevó a los labios la pluma, acariciando éstos de lo más pensativa, la pluma le hacía cosquillas.

-Buenos días, señor Tisdale -dijo lo suficientemente alto, giró el rostro, quedando de perfil y recorrerlo con la mirada, imposible no hacerlo. El muy canalla era atractivo y ella no era estúpida, sonrió traviesa al recordar fugazmente lo que ocurrió anoche y ya solo con eso, se distrajo lo suficiente, tanto… que suspiró por lo bajo intentando no gemir, ella era así de expresiva. No había dejado de acariciarse los labios con los finos y suaves cabellos de la pluma, tomando alguno con los dientes -Estas son todas mis hierbas, especias, esencias…y cosas que se escapan de la sabiduría humana porque es mejor no saber -

Tomó impulso y se sentó en el borde de la mesa, ahora sí, mirándole intensamente con sus orbes azules como el mismo cielo. Pensativa, guió la mano de la pluma hasta el brujo y la deslizó por su frente , bajando por su nariz y acabar rozando sus labios, aquellos que había mordido infinidad de veces durante toda la noche y provocó que ella, se mordiese el inferior.

-¿Empezamos con la primera clase? Cogeré apuntes… como buena ayudante aplicada -más que dispuesta, lo miró fijamente a los ojos, estaba deseando empezar.


Última edición por Gaïa Goncourt el Vie Feb 10, 2017 5:04 pm, editado 1 vez



Spoiler:


avatar
Gaïa Goncourt
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 78
Puntos : 77
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 13/01/2016
Localización : Entre botes de especias

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: La primera clase- Privado Logan Tisdale +18

Mensaje por Gaïa Goncourt el Lun Feb 27, 2017 5:49 am

Él y su ego, un duelo de egos por ambas partes. Siempre terminaban luchando de una manera peculiar. Rió al sentir el tacto de sus dedos en su piel al bajarle el vestido, hacía demasiado, mucho…que ocurrió aquella primera vez en la que no se prometieron nada. Simplemente un buen rato que pasar por ambas partes, estallando entre los brazos del otro sin complicaciones ni dolores de cabeza después. ambos lo tenían muy claro y más claro lo tenían en cuanto se miraban a los ojos y se deseaban de esa forma enfermiza que los llevaba a hacer locuras.

Echó hacia atrás la cabeza al sentir el tacto suave y el olor tan dulce que desprendía el chocolate. Abrió un tanto más las piernas para que se acomodase, enredando sus dedos en su nuca y atrayéndole hacia sí, para que no se le ocurriese apartarse un ápice. Rió, mordiéndose los labios, el brujo sabía jugar y de una forma que le estaba derritiendo. Luego le tocaría a ella, no iba a quedarse sin postre, la tarta estaba mucho mejor con un buen acompañante… y tal como olía para ella, un olor intenso como el café recién molido pero con ese toque avainillado del chocolate. Se relamió con la sola idea de imaginarlo lamer cualquier parte de su cuerpo, deseando que ocurriese.

Una de sus manos, recorrió su pecho hasta su miembro, por su culpa estaba empapado. Quería liberarle, regalarle ciertas atenciones para que le pidiese más. lo liberó entre gemidos, estimulándolo con los dedos, moviendo las caderas para atraparlo en su sexo. La presión le arrancó un gemido de impaciencia, sus caderas comenzaron a moverse en torno a su miembro. Necesitaba más, ambos. Lo miró intensamente cuando le obligó a tumbarse en la mesa, totalmente ofrecida para él, sabía lo que tenía en mente justo lo que iba a hacerle después , porque iba a saborear cada parte de su cuerpo. No pudo contenerse, mordiéndose los labios, moviendo las caderas sin darle tregua, sus palabras le excitaban de tal forma que no controló que una de sus manos le obligase a adentrarse aún más en ella y estalló retorciéndose de placer…aumentando aún más las ganas y el deseo.

Impulsada por sus palabras, le atrajo hacia sí de las nalgas para que volvieran a impactar sus sexos. Tomó su mentón, lamiendo despacio sus labios y reír contra éstos, sí, era su turno. Se bajó de la mesa, buscando sus labios y aprovechar tomarlo de sus caderas para apoyar su cuerpo en el borde de la mesa donde antes había estado ella. A tientas, tomó un poco de tarta, untándolo desde su cuello, su pecho por su vientre y coronar su miembro, como la guinda del pastel. Un ronquido le hizo reír por lo bajo, ahora sí que estaba bien dormido.

-Qué ganas de que se despierte-murmuró contra su cuello, pasando la lengua y los dientes por el lugar, hizo lo mismo por su pecho hasta mordisquear su vientre, dibujando y apartando a la vez, los restos de chocolate del lugar. No pudo evitar, fue imposible el simple hecho de no lanzarse a su miembro como si le fuese la vida en ello. Apartó su cabello rubio a un lado y estimulándole con una de sus manos su boca tomó el lugar como si nada más existiese.

Lo miraba a los ojos, reía al verle totalmente entregado, desquiciado… quería más y ella se lo daba, no podía dejar de darle atenciones, jugar con su lengua, morder la punta de su miembro y tomarlo cuando estalló, acababan de sentenciarse y lo sabían. Querían más, había sido un momento muy placentero.

- Señor Tisdale… -se apartó de él para de espaldas, apoyarse en la mesa, a su lado, recorriendo uno de sus brazos con uno de sus dedos…dándole tiempo. Se subió a la mesa, riendo como una niña traviesa… mirando de reojo a su hermano e imaginarse su reacción al verlos desnudos -Dame el plato principal, es interesante empezar por el postre -buscó su mirada, totalmente oscurecida por el deseo.



Spoiler:


avatar
Gaïa Goncourt
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 78
Puntos : 77
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 13/01/2016
Localización : Entre botes de especias

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La primera clase- Privado Logan Tisdale +18

Mensaje por Logan Tisdale el Jue Mar 02, 2017 6:26 pm

Acabábamos prácticamente de empezar y nuestros cuerpos ya se buscaban el uno al otro, como viejos conocidos que sabían lo que tenían que hacer en el otro para causar placer. Su cuerpo desnudo era toda una delicia contemplarlo, tumbada en la mesa desnuda, con el pelo rubio esparcido sobre esta como un manto dorado, su cuerpo entregado frente a mí, su pecho que subía y bajaba mientras su mirada estaba puesta en la mía… y ese sexo que brillaba de excitación y necesidad era una imagen demasiado erótica, sensual y provocadora como para que uno pudiera rechazarla, y si alguien lo hacía, era un completo imbécil. No había forma de resistirse a ella cuando estaba de esa forma, no cuando se entregaba de aquella manera. Siempre dispuesta, siempre buscando y pidiendo por más… algo a lo que yo me complacería mucho en darle.

Atrevida y descarada como siempre no tardó en incluso antes de jugar con su miembro y que mí boca atendiera aquella zona necesitaba que clamaba por atención, poner sus manos en mis nalgas y apretarme contra ella de modo que mí miembro casi se introdujo un poco en su cavidad, podía notar lo caliente que estaba, lo brillante que estaba y sobre todo lo mojada que estaba… ardía de pura necesidad. Mis ojos subieron a los suyos aún con mí boca en su pecho y sonreí divertido por aquello, terminé de quitar el chocolate que había en su pecho y subí a su rostro para morder su labio inferior y tirar de él mientras mí miembro seguía presionando contra su entrada. No iba a negar que me moría de ganas por hundirme en su interior y que me acogiera, pero llevaba otra idea en mente que quería hacer antes.



-Gaïa, Gaïa, Gaïa… ¿tantas ganas tienes de que me hunda en ti que no puedes esperar? –Pregunté con un deje burlón en mí voz al tiempo que veía cómo ella luego ponía chocolate en su centro para dejarme con una vista más que exquisita, con las ganas de devorarla y lamer el chocolate que había puesto en aquel lugar. Mí boca buscó su centro que latía necesitado y lamí dando una primera pasada, sonreí ante su reacción y seguí lamiéndola de forma lenta, recreándome con el lugar, con las sensaciones, con el sabor del chocolate mezclado con el de su propio sexo… una combinación deliciosa- Sabes tan bien con el chocolate –murmuré justo sobre su centro que seguía pidiéndome a gritos que lo siguiera martirizando… y es precisamente lo que iba a hacer.

Su cuerpo se movía estimulado por mí lengua que repasaba todo el lugar y por el dedo que, tras hacer que ella los lamiera, introduje primero uno en su interior. Gruñí al notar lo caliente y húmeda que estaba y seguí con lo estaba haciendo mientras el dedo lo sacaba y entraba de su interior. Pronto un segundo acompañó al primero preparándola y ensanchándola aunque no necesitaba de ello, estaba convencido de que si me hundía ahora mismo en su interior sería todo placer. Mí miembro daba sacudidas y estaba tan duro que incluso dolía, me pedía que acabara con aquella tortura para poder hundirme en su interior… pero pronto. Solamente me separé de ella cuando la hice llegar al orgasmo, su respiración agitada, su cadera moviéndose contra mí boca y el gemido que escapó de sus labios me hicieron gruñir y casi provocaron mí propio orgasmo. Subí a su rostro y tras besarla le pedí que le tocaba a ella… y me dejé hacer.

Se incorporó de la mesa y sus labios buscaron los míos mientras sus dedos buscaron la tarta donde había cogido yo el chocolate que puse en su cuerpo, se bajó y me apoyó contra el borde de la mesa y esperé a que hiciera lo que tuviera que hacer. Sus dedos llenos de chocolate se pasearon desde mí cuello pasando por mí brazo, el pecho, el vientre y… terminar donde más lo estaba esperando. Un ronquido me hizo mirar hacia el lado para ver el rostro de su hermano y su hermano me hizo reír entre dientes.

Comenzó entonces a lamer el chocolate que había puesto por mí cuerpo, lamía, succionaba o mordía dependiendo de la zona donde estuviera y yo solamente me dejé hacer, apoyando mis manos en el borde de la mesa para aferrarme a algo, sintiendo cómo limpiaba mí cuerpo del chocolate. Mis ojos se pusieron en los suyos y seguí cada uno de sus movimientos, viendo como se arrodillaba frente a mí, apartaba su pelo, su mano aprisionaba mí miembro y después pude observar con todo lujo de detalles cómo su boca devoraba mí miembro. Gemí al sentir la calidez de su boca rodeando mí miembro, su lengua jugar con el tronco y su mano acompasar sus movimientos. Cerré los ojos y eché la cabeza hacia atrás disfrutando de las caricias, aferrado al borde de la mesa.

Al bajar mí vista de nuevo a ella pude ver que me estaba mirando y jadeé notando cómo comenzaba a llevarme al borde de la misma locura. El placer se extendía por mí cuerpo por su boca y su mano ejerciendo aquel impecable trabajo. Mis caderas se movían por sí solas contra ella pidiéndole más, al final una de mis manos bajó a su pelo y lo cogí con un puño para que se metiera más mi miembro en su boca, deleitado por el placer que me estaba dando. Poco me faltó para terminar por tomar yo el ritmo y apoderarme de su boca, lo hice en los últimos coletazos en los que apreté su cabeza contra mí miembro para que se lo tragara entera mientras con un gemido me corría en su interior, con los ojos cerrados y apretando el borde de la mesa con fuerza.

Se apartó de mí mientras el orgasmo remitía y la vi pasar uno de sus dedos por mí brazo mirándome de aquella forma, como una niña traviesa en busca de su próxima travesura, se subió a la mesa en una más que clara invitación, y yo sonreí acercándome a ella. Cogí su rostro con mis manos y la besé de manera algo ruda mientras de nuevo mí cuerpo se calentaba y mí miembro se alzaba pidiendo continuar con aquello. Era una atracción magnética en la que nos buscábamos y nos atraíamos sin poder evitarlo, mí cuerpo ya estaba listo y preparado y llevando un dedo a su sexo pude comprobar que ella ya estaba húmeda y necesitada. Me separé tirando de su labio inferior y volví a tumbarla sobre la mesa, mí brazo rodeó su cadera para cogerla con fuerza y sonreí pegando mí pecho al suyo, rozando con mí miembro la entrada de su sexo.


-Ya veo que la pequeña traviesa quiere más –mis labios estaban por su cuello, mí miembro seguía rozándose contra su centro, con la mano libre cogí una de sus piernas que envolví entorno a mí cintura y mirándola con el deseo en mí interior, de una estocada, me hundí en su interior. Estaba húmeda, caliente y apretaba mí miembro en su interior. Rugí por la sensación y comencé a moverme en su interior preparándola para lo que venía- ¿Quieres despertar a tú hermano, Gaïa? –La miré- Dímelo y te haré gritar tan fuerte que se despertará de oírte –comencé a imprimir un ritmo más rápido, más profundo y más fuerte incapaz de contener las ganas que tenía de oírla gritar.-Quiero oírte gritar mí nombre cuando te corras para mí


 
avatar
Logan Tisdale
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 132
Puntos : 140
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 16/12/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La primera clase- Privado Logan Tisdale +18

Mensaje por Gaïa Goncourt el Vie Mar 24, 2017 9:26 am

La cena había tomado un camino diferente. No solo por su hermano quien ahora dormía sobre el plato. Dejó de incordiar, de dar su opinión como si a alguien le importase y ahora… a Gaïa y a su maestro solo le importaba una cosa… perderse en el cuerpo del otro, olvidar de una vez aquellos días en los que su hermano les había amargado la existencia. Solo tendrían que esperar al día siguiente, a que se marchase…estaba segura de que lo haría y por fin, aquella farsa terminaría. Sería raro no ser “la futura señora Tisdale”.

Una completa provocación mutua, los dos se miraban ansiosos del otro. Gaïa disfrutaba con el simple hecho de verle estremecerse por sus caricias, la manera en la que su cuerpo se movía buscando más y ella no era menos. Totalmente ofrecida, sus orbes azules  le acababan de abrir las puertas al mismo paraíso del placer. Deseosa de que acabase con aquella tortura, movió las caderas de tal forma que casi podía notar como su miembro entraba en ella…solo un tanto, lo que provocó que se  le erizase la piel.

Desafiante, le miró fijamente a los ojos, arqueando la espalda, acercándole hacia sí por la cintura, ejerciendo presión con una de sus piernas. echó hacia atrás la cabeza, moviendo las caderas despacio, siguiendo su ritmo…cada vez más desenfrenado. El control lo había perdido en cuanto entró en ella. tuvo que morderse con fuerza los labios al sentir como perdían el control. La atracción era innegable, las ganas del otro les había llevado a ese momento en el que ya no importaba donde estuviesen.

- Deseo concedido -murmuró entre gemidos, gemidos que se iban convirtiendo en jadeos, gritos desesperados , pidiendo más… mucho más. Fritz cerró la puerta que daba al salón, lo que provocó una risa divertida en la rubia. Sus gritos, traspasaron mucho más allá de la enorme casa. Sí, podría despertarse…solo había que darle tiempo. -Si se despierta… quiero que me vea de esta forma - le empujó por el pecho para que saliese de forma brusca de él y volver a girarse, clavando sus orbes azules en su hermano, quien aun permanecía dormido.

Sus pechos aplastados sobre la mesa, endureciéndose al  contacto de la fría madera. Rió al comprobar como sus gritos y palabras de pedirle más surtían efecto. El hermano de Gaïa se despertó de golpe, casi cayéndose de la silla entre la tarta que adornaba su rostro y la imagen que se presentaba ante ella, de su hermana perdiéndose en los brazos de aquel brujo.

-Creo que está claro a quien pertenezco, tienes una mancha…en…toda la cara -rió, aferrándose al mueble, moviendo las caderas, incitando al brujo a que no se detuviese, siguiese mientras aquel hombre les miraba atónito, a los dos les daba igual y ella lo demostró aprovechando que se detenía un instante para caer de rodillas ante él y devorar de nuevo su miembro, ahora sí que se han vuelto locos… no, no iban a detenerse.



Spoiler:


avatar
Gaïa Goncourt
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 78
Puntos : 77
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 13/01/2016
Localización : Entre botes de especias

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La primera clase- Privado Logan Tisdale +18

Mensaje por Logan Tisdale el Dom Abr 16, 2017 9:13 am

Gaïa al parecer quería que su hermano se despertara por los gritos y los gemidos de ésta misma, así que, ¿quién era yo para decirle lo contrario o que siquiera no lo hiciera? Iba a ser tremendamente divertido cuando su hermano se despertara con su rostro en la tarta, manchado de esta, y ver lo que le estaba haciendo a su hermana en un claro ejemplo de quién era realmente el dueño de ella y no él, ese imbécil que me había sacado de quicio y el que me habían dado ganas muchas veces de silenciarlo y callarlo con mis poderes, pero claro, no sería algo producente y no quería que supiera que podía utilizar magia… aunque lo hubiera pensado millones de veces en esos días en los que había estado allí.

Los dos nos centramos en darnos placer y en disfrutar, perdidos en nuestro propio éxtasis embargados en el cuerpo del otro, yo movía mis caderas y me adentraba en su interior de forma salvaje y rauda, arrancándole gemidos y gritos por más haciendo que se riera cuando Fritz tuvo que cerrar una de las puertas, eso no haría que no se oyeran los gemidos y los gritos de Gaïa por toda la casa. Se movía contra mí cadera, arqueaba su cuerpo para darme una mejor posición en la que hundirme en ella y darme una mejor forma de hacerlo, penetrándola hasta el fondo, saliendo y entrando de ella con rapidez notando como el placer nos sacudía a los dos cada vez que me adentraba en su cálido y húmedo interior, produciéndome un escalofrío.

La miré cuando me apartó haciendo que saliera de ella y fue entonces ella quien se giró alegando que prefería que su hermano la viera así cuando se despertara, de pie, apoyando sus pechos sobre la mesa dándome un acceso a ella en aquella posición. Le di un azote riendo en el culo y no tardé demasiado en hundirme de nuevo en su interior, volviendo a buscar un ritmo rápido y placentero que nos abrasaba a los dos por igual. Una de mis manos fue a su cintura para apretarla hacia mí y la otra fue a su pelo, cogiéndolo en un puño, mientras no dejaba de moverme en su interior.

Por los gritos y los gemidos de ella su hermano no tardó demasiado en despertarse estando en aquella posición, fue tan de golpe que se cayó de la silla al suelo, lo que a mí me produjo una risa, Gaïa se burló de su hermano al decirle que tenía tarta en la cara mientras notaba su cadera moverse contra la mía, pidiéndome que no me detuviera… no iba a hacerlo. Su hermano nos miraba sin dar crédito a lo que veía y eso me hizo volver a reírme de nuevo, pero su hermana impulsiva como siempre, volvió a empujarme esta vez para arrodillarse en el suelo y llevar su boca a mí miembro, introduciéndosela sin dejar de mirar a su hermano. Gemí por aquello y cogiendo su pelo en un puño le obligué a que se la metiera más mientras su hermano se había quedado paralizado sin moverse.


-¿Entiendes ya de quien es tú hermana, o tengo que darte otra explicación de nuevo? –Pregunté como pude mientras ella se afanaba en devorar mí miembro, totalmente encendida y buscando provocar a su hermano y desafiarle con aquel acto, y yo, no me iba a interponer para nada. La paré notando que de seguir así poco faltaría para llegar al orgasmo, la levanté y la volví a poner sobre la mesa con su pelo rubio esparcida sobre esta, no tardé demasiado en volver a penetrarla con un ritmo loco y abrasador, demencial, que nos iba a llevar a alcanzar el orgasmo- Vamos Gaïa… muéstrale a tú hermano cuando te corras a quien perteneces –mis manos en sus pechos, apresándolos sin dejar de mover en su interior, como un demonio, buscando que llegara al orgasmo y gritara mí nombre.


 
avatar
Logan Tisdale
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 132
Puntos : 140
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 16/12/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La primera clase- Privado Logan Tisdale +18

Mensaje por Gaïa Goncourt el Vie Abr 28, 2017 11:14 am

La cena había transcurrido de un modo muy distinto al que sus asistentes imaginaban. Lejos de parecer aburrida, aumentasen las ganas de matar a su hermano e irse pronto a la cama… el camino que había tomado todo aquello a Gaïa le divertía como le consumía por dentro. Odiaba a sus hermanos por igual, ¿por qué era tan importante casarla? Ella no se metía en los asuntos de nadie, era libre, siempre lo sería.

El juego se había convertido en lo mas excitante de la cena. Disfrutar del placer del sexo junto aquel brujo era lo que menos había imaginado. No era ningún secreto la forma en la que la había recorrido al bajar con ese vestido. Le excitó, le llamó a gritos hasta que al final…ambos sucumbieron al pecado ¿para qué negarlo? Se deseaban, se buscaban y se encontraban de igual forma. Los ojos de Gaïa se entornaron al sentir como aumentaba el ritmo y no se detenía. Gemidos mezclados con su risa… el hecho de ver a su hermano totalmente incrédulo y asustado… le incitó a seguir portándose mal, de manera indebida pero increíblemente divertida y placentera.

Su maestro, no ayudaba demasiado, la tenía totalmente perdida en el juego del placer. Ya no importaba quien perdiese, solo deseaba alcanzar el orgasmo y sentir el de su amante de esa noche. Gritó su nombre, a medida que sus propias caderas empujaban para que entrase de golpe, profundo… sentir como la llenaba de su esencia y caía totalmente satisfecha contra la mesa. Rió de lo más divertida, la puerta se oyó de fondo. Su hermano se fue, dejando allí su equipaje, sin mediar palabra aunque tampoco hizo falta.

-¡Adiós! ¡da recuerdos de mi parte! -gritó entre risas, mirando por encima del hombro a Logan. Lo recorrió detenidamente, desnudo. -Soy tuya, es cierto. El pacto -se giró para encararle, apoyando ambas manos en la mesa y subirse en el borde -Gracias por hacer de mi enamorado… ahora te debo otra. ¿Quieres más? -hizo un gesto a la tarta, inclinándose y tomar el plato para acercárselo despacio… el pecado de la lujuria llamaba al pecado de la gula.

Hundió la cuchara en el pastel y se llevó un buen trozo a los labios, estaba aún más deliciosa después de haber llegado al clímax. Esa chica rebosaba vitalidad y no solo eso, seguía mirándole de aquella manera tan provocativa, entre risas.

-Tranquilo, sigo sin estar enamorada de ti. En todo caso , me enamoraría de …eso -señaló a su miembro , mordiéndose el labio inferior -Hacía mucho que no…ya sabes, pero tranquilo sé que ha sido casual , no se volverá a repetir… aunque no me importaría, la verdad…se siente muy bien -lamió la cuchara, de forma lasciva, tal como erea ella… una provocadora innata - ¿Es una especie de… clase? Porque si es así, quiero muchas más como esa -

Volvían a ser ellos mismos, sin fingir…



Spoiler:


avatar
Gaïa Goncourt
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 78
Puntos : 77
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 13/01/2016
Localización : Entre botes de especias

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La primera clase- Privado Logan Tisdale +18

Mensaje por Logan Tisdale el Dom Mayo 14, 2017 10:58 am

Parecía que su hermano no podía dar más crédito a lo que sus ojos veían, su hermana ahora sobre la mesa, a cuatro patas, con el pelo rubio cayéndole en cascada por uno de los lados mientras yo me movía en su interior de forma rápida, fuerte, buscando que llegara al orgasmo y gimiera mi nombre entre gritos, para que su hermano se enterara de una vez a quién le pertenecía y jamás tuviera duda alguna de ello. Ella se movía contra mí, moviendo sus caderas en círculos y se apretaba contra mí cuerpo buscando que mi miembro se adentrara más en su interior. Mis manos en sus pechos apresándolos con fuerza, pellizcando sus pezones erectos, mis labios en su cuello, sus pechos también como algo a lo que agarrarme moviéndome como un demonio en su interior, entrando y saliendo de ella con rapidez hasta el fondo, hasta que finalmente los dos alcanzamos el orgasmo dejándonos llevar, corriéndome en su interior sintiendo su sexo apresar mi miembro entre espasmos, jadeando por las sensaciones cuando su hermano ya se había ido al oír el portazo de la puerta.

Reí en esos momentos sintiendo que el orgasmo remitía y me separé de ella soltándola para que se sentara en el borde de la mesa, con la respiración agitada, su pecho subiendo y bajando con rapidez, las mejillas coloradas y esa mirada brillante que tenía por haber alcanzado el orgasmo. Ella recordó que era mía por el pacto y es que, realmente, así era. Si se alejaba demasiado de mi tendría consecuencias negativas para ambos porque no sabía a ciencia cierta qué efectos provocaría aquello, pero ninguno bueno para ninguno de los dos. Reí entre dientes recuperando la respiración y enarqué una ceja
.


-Tú hermano se ha ido en la mejor parte, ¿lo sabes? –Pregunté con una sonrisa ladeada, contento porque se hubiera ido por fin su hermano de mi casa… no lo aguantaba, me había tenido que controlar mucho para que no supiera más de cuatro cosas- Me alegro de que se haya ido, sinceramente, un día más y creo que le habría dado una buena lección –fruncí el ceño- me he contenido bastante, cosa que no suelo hacer nunca... Me debes algo más que un simple “otra”, porque aguantar a ese gilipollas que tienes de hermano no ha sido nada fácil –había sido más fácil fingir, pero eso no se lo iba a decir. Acepté el trozo de tarta sin decirle nada, ahora todo volvería a la normalidad y podríamos seguir como antes de que llegara a él, con la relación maestro-aprendiz y sin tener que fingir algo que ninguno de los dos sentíamos- Espero que no te hayas enamorado de verdad, Gaïa, porque no sería bueno para ti… -cogí un trozo de tarta y lo llevé a mis labios, enarcando una ceja con diversión al nombrar a mí miembro que me hizo reír entre dientes- de eso te puedes enamorar lo que quieras –la escuché hablar que no se volvería a repetir, la verdad, es que yo no sabía nada con certeza… lo que quería lo tomaba, sin preguntar, punto. Reí cuando dijo si era una especie de clase y volví a coger otro trozo de tarta- Sí, es la clase de “cómo obedecer a tú maestro hasta que este te vuelva loca de placer” –argumenté para luego mirar a la puerta por donde había salido corriendo su hermano, escandalizado por lo que había visto, sin decir siquiera ninguna palabra- ¿Qué crees que pasará ahora? ¿Le contará la verdad, se callará…? Creo que ha sido demasiad para él ver cómo su hermana se perdía en placer en los brazos de un hombre… aunque este fuera su “prometido” –hice una mueca por ello, esperando su respuesta.


 
avatar
Logan Tisdale
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 132
Puntos : 140
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 16/12/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La primera clase- Privado Logan Tisdale +18

Mensaje por Gaïa Goncourt el Mar Mayo 23, 2017 11:00 am

Después de aquel encuentro y la huida de su hermano, necesitaba un buen trozo de tarta de chocolate. Rió divertida al pasear sus ojos azules por encima de la mesa, verlo todo completamente hecho un desastre. Ella y él tuvieron la culpa de ello. había sido aún más intenso que la primera vez, la piel aún se erizaba por las sensaciones. Solo fueron eso, sensaciones. Dejó escapar un suspiro, largo y pesado, el fingir ya se había acabado, todo volví a la normalidad.

Una rutina en la que ninguno se cruzaba ni por los pasillos, menos se buscaban. Estos días fueron diferentes, se vieron más e intercambiaron cosas de sí mismos. Fue extraño , a nadie le había contado tanto. Desvió la mirada a él, le avisaba de que era mejor que no se hubiese enamorado. Su reacción, no fue otra que sonreír ampliamente, riendo como si lo que acababa de decir fuera una completa locura.

-Y si ha pasado, tranquilo, aunque me enamorase no iba a decírtelo… ni buscar nada. Es cosa mía. Pero no, no me he enamorado de ti -devolvió una sonrisa cómplice y divertida, para ella el amor era eso… diversión y placer pero nunca atarse a nadie. Era evidente que entre ellos había atracción pero ¿amor? Nunca. Eran distintos, no surgió esa chispa, no se miraban a los ojos si no era para desafiarse.

Comió otro trozo, clavando la mirada en la tarta. Era una situación extraña, ¿y si había pasado? No, claro que no. ¿O sí? No estaba segura, no entendía al amor. ¿Ellos dos? Una risa se le escapó de los labios, parecía una loca y con razón pero es que lo que se le estaba pasando por la cabeza era completamente imposible. Quería devolverle la pregunta aún conociendo la respuesta. Terminó la tarta y dejó el plato en la mesa, deslizándolo con suavidad por la mesa , sin bajarse de ésta.

-Ven -no le dejó que reaccionase, con sus piernas, rodeó su cintura, atrayéndole hacia sí, jugando era el único modo de encontrar respuesta -No te habrás enamorado de mí ¿verdad? Claro que no, tú no tienes sentimientos y si es así, los suprimes del modo que sea -se encogió de hombros, deslizando su dedo índice por sus labios, retirando trozos de chocolate , hizo lo mismo con él… mordiéndose el labio inferior, centrándose en sus labios, esa mirada azulada decía más en silencio.

-Ha sido interesante ser tu prometida. La futura Condesa , en casa les gustará esa historia. Qué triste realidad ¿cierto? Tu aprendiz. ¿No vas a casarte nunca? Se supone tienes que tener herederos y demás, a alguien le tendrás que dejar tu legado. -hizo una pausa, bromas aparte , ahora venía lo más importante… el tema de ese libro ¿has descubierto algo? puedo ayudarte, parte de mi agradecimiento ¿o de qué modo te lo hago pagar? Pide lo que sea, es más que justo [/color]-sonrió de forma leve, esa conversación se estaba tornando extraña.



Spoiler:


avatar
Gaïa Goncourt
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 78
Puntos : 77
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 13/01/2016
Localización : Entre botes de especias

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La primera clase- Privado Logan Tisdale +18

Mensaje por Logan Tisdale el Sáb Jun 10, 2017 1:37 pm

Tenía que reconocer que había sido muy divertido ver la cara de su hermano cuando se había despertado de aquel sueño en que ella le había inmerso, quizás pudiera compensar todo lo que había tenido que aguantar desde su llegada, la verdad es que a esas alturas no sabía cómo había podido aguantar sin hacerle nada, sin siquiera enseñarle los poderes que tenía, lo que podía hacer con él para que se asustara de verdad y dejara en paz a su hermana… yo bien sabía lo que era tener que cumplir con obligaciones, de verdad, que no podías eludir aunque se quisiera. Ella podría decidir si quería casarse o no y con quién, aunque eso a mí en realidad no me importaba, lo había hecho porque no me quedaba de otra. Tendría que haberle dado un toque mágico a su huida cual cobarde, quizás así se hubiera largado antes y nos habría dejado tranquilos.

Miré a la rubia que tenía frente a mi siguiendo ambos desnudos después de lo que acabábamos de hacer, había sido placentero y lo había sido más por el morbo de que su hermano podría despertarse en cualquier momento, como había pasado, y nos había pillado de la forma más salvaje y primitiva que se conocía. Enarqué una ceja cuando la vi coger un trozo de tarta mientras mis ojos se desviaron, por un momento, hacia el lugar donde su hermano se había largado hacía unos minutos y luego volví mi vista a ella. Ladeé un poco el rostro pero fue tan nimio que apenas podría notar que había hecho ese gesto, si no había sentimientos de por medio mejor, yo no era alguien capaz de sentir nada por nadie.



-Mantén eso en tú mente, madre tierra, y no tendrás dolores de cabeza ni de corazón –porque se lo destruiría, yo no había sido hecho para amar, de hecho nunca había habido amor en mi vida, ¿mujeres? Por supuesto, ¿sexo? También… pero nada de amor. La sola palabra pronunciada en mi mente me daba hasta cierta grima… Terminó de comerse la tarta y dejó el platillo sobre la mesa, con sus piernas rodeó mi cintura y me acercó a ella y yo me dejé hacer para saber qué era lo que quería en esos momentos, ahora ya no teníamos que fingir algo que no sentíamos, ya no estaría su hermano para tener que hacer un papel con el que no nos pegaba en absoluto, al menos a mí no. Sonreí de forma ladina por sus palabras, ¿se decepcionaba de que no me hubiera enamorado de ella? Jamás le prometí tal cosa, jamás le prometí algo más que mis enseñanzas y mi cuerpo de vez en cuando…- ¿Es decepción lo que oigo en tú voz, Gaïa? Espero que no sea eso y que no pensara que por hacer este estúpido juego pudiera quedar rendido y prendado de ti, porque eso no va a pasar. Yo no tengo que suprimir nada… simplemente no siento ese tipo de cosas –tajante, quizás fui más tajante de lo que debería de haber sido en un principio, pero era la única manera de hacerle ver que jamás sentiría, ni por ella, ni por nadie. Era su maestro, y nada más iba a obtener de mí que mi magia y placer esporádico.

Su dedo se deslizó por su labio quitando los restos de chocolate que se había dejado de la tarta que se había comido, y pronto sus dedos se pasearon por los míos dejándome el sabor del chocolate en mis labios, pasando mi lengua para quitar lo que había podido manchar degustando aquel sabor. Enarqué una ceja por sus preguntas que ahora iban dirigidas hacia mi persona, a si alguna vez iba a casarme y a tener hijos… y no pude evitar la carcajada que salió de mis labios ante tales preguntas. Me recordaba a mi madre cuando me decía que debía de desposarme y tener hijos… ya, como si los quisiera. La línea familiar sanguínea no moriría conmigo y eso era algo que tenía claro, pero de momento no percibía el tener hijos ni quererlo, y mucho menos encontrar una mujer con la que casarme y pasar el resto de mi vida. ¿Por qué conformarme con una… cuando podía tener a varias? No, desde luego que no me iba a casar, y por el momento tener hijos no era algo que entrara en mis planes… menos con la venganza que tenía aún por delante.



-Suenas como mi madre
–me crucé de brazos observándola- mi mayor preocupación ahora mismo es en hacer la venganza que tengo por delante, y en el caso de que quisiera casarme y tener hijos lo haría cuando todo pasara, pero no contemplo esa opción así que me temo que no habrá una condesa –dejé claro mirándola, ahora su dedo se paseaba por mi pecho preguntándome sobre el libro y si podía ayudar en alguna manera, algo que me hizo mirarla de forma fija. Era cierto que había invocado hacía unos meses a un espíritu para que me ayudara en su búsqueda, cierto era que Nastiara me había ayudado dándome un nombre y un sitio al que acudir y que gracias a eso había encontrado a Soren, un vampiro que tenía una tienda de antigüedades, quien resultaba que había tenido el libro escondido durante mucho tiempo bajo un sótano en una casa… pero también había sido cierto que el libro resultó ser falso. Una pista más que seguir y que poder tirar del hilo, debía de reconocer que estaba mejor que hacía unos cuantos años- No hay nada que puedas hacer para ayudarme, es más, ni siquiera deberías de estar pensando en ello. Olvídate de mí búsqueda de ese libro y si quieres agradecerme de alguna forma lo que he hecho por ti; aplícate en lo que te digo y estudia. El libro es peligroso Gaïa, muchos lo buscan y lo quieren y tienen mucho poder… céntrate en aprenderte lo que te digo sin rechistar, practica y no pienses en algo que no te concierne… sería la mejor forma de agradecerme esto que he hecho por ti.


 
avatar
Logan Tisdale
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 132
Puntos : 140
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 16/12/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La primera clase- Privado Logan Tisdale +18

Mensaje por Gaïa Goncourt el Sáb Jun 17, 2017 10:40 am

Me eché a reír sin poder evitarlo ¿en serio pensaba que me había enamorado de él? era mucho más inteligente de lo que él llegase a imaginar. Sabía cuál era mi sitio  y él el suyo. Ninguno de los dos estaba preparado para eso que llaman amor, no podía negar eso de que no me enamoraría nunca porque no podía saberlo pero… no de él. Logan Tisdale , un hombre de alto nombre, poderoso el cual estaba solo casado con ese libro perdido.

-Yo tampoco lo siento por ti, señor Tisdale. Por eso me elegiste, por eso…estoy aquí. No se me olvida pero parece ser que sí lo has olvidado tú. Sé cual es mi lugar -volví a puntualizar, dejando escapar un suspiro largo y profundo. Lo que acababa de pasar podría pasar en otro momento, una necesidad física. Los dos nos habíamos dado ese capricho pero solo era eso, un simple y mero capricho.

Junté los labios a modo de decepción fingida al oír “no habrá una condesa” me hizo gracia tal cosa. Reí sin poder evitarlo, me hacía gracia cuando se ponía serio. El vestido que me habían prestado, ante mis pies, parecía una gran rosa violeta. Me bajé de la mesa, tomando el vestido y colocándomelo como buenamente pude. Mis ojos se clavaron en él como si nada más existiese en ese salón. Me sentí por primera vez en todo este tiempo, muy pequeña como si para él tan solo fuese un estorbo, un error que cometió por haber unido su sangre a la mía.

-Olvidado. Lástima que no pueda olvidar el pacto de sangre. Si por mí fuese, esta unión se acabaría justo en este momento. No entiendo para qué me quieres bajo tu cuidado y ofrecerme conocer la magia -dejé escapar un suspiro, lo que acababa de pasar estaba bien, solo era sexo, un momento de debilidad y de deseo pero nada más. No esperaba me pidiese casarme con él pero el hecho de rechazar mi ayuda, me confirmó que seguía sin confiar en mí.

No me pude abrochar el vestido, me lo puse como pude y le lancé una mirada de desaprobación, estaba cansada de dejarme la piel en conseguir al menos un poco de reconocimiento pero de él… nunca. Antes de abandonar la habitación, le miré a los ojos… no supe bien qué decir, solo asentí , haría lo que él deseaba ¿Acaso podía negarme? El pacto me tenía atada, atrapada a él por y para siempre.

-No volverá a tener queja de mí, seré buena alumna, no me meteré en asuntos que no son de mi incumbencia, ya no me necesita… -le dediqué una reverencia, tomando la tarta sobrante para llevarla a la cocina…ese era mi lugar y aquella enorme biblioteca en donde me pasaría leyendo el resto de mi vida… no fue una buena idea acertar pues ni sería como él ni me necesitaría nunca.

Dejé el vestido colgado, tendría que devolverlo. Rose fue muy amable al prestármelo, jamás podría permitirme un vestido como ese en toda mi vida y el habérmelo puesto para ese momento , valió la pena. Desnuda, me miré ante el espejo, era suya y no de un modo romántico, como una esclava a la que supuestamente iba a enseñarle su mundo…



Spoiler:


avatar
Gaïa Goncourt
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 78
Puntos : 77
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 13/01/2016
Localización : Entre botes de especias

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La primera clase- Privado Logan Tisdale +18

Mensaje por Logan Tisdale el Jue Jul 06, 2017 6:16 am

No entendía el comportamiento de aquella joven ni sus palabras hacia mí, podía ver resignación en su mirada y en la forma en la que tenía de hacerme ver que lo que le había dicho no le gustaba pero… ¿es que podía esperar de mí otra cosa? Acepté aquella estúpida treta solamente por el hecho de que así la pudieran dejar en paz, yo sabían bien lo que era que tus familiares te hicieran hacer cosas que no querías, lo había vivido casi toda mi vida y aún podía oír de fondo en mi cabeza las palabras que mi madre me decía sobre que algún día debería de casarme… pero ese día todavía no había llegado. Le dejé claras las cosas en todo momento, le dejé claro lo que obtendría de mí y no sabía qué más era lo que aquella mujer quería de mí salvo mi magia y de vez en cuando tener mi cuerpo… era más de lo que le había dado a nadie; nunca.

Miré sus ojos mientras se reía por mis palabras y enarqué una ceja, se preguntaba por qué la había acogido de esa forma y por qué le enseñaba la magia cuando de momento en su interior no había ni una pizca de magia, pero eso no significaba que esta no se pudiera manifestar en algún momento. ¿Sería fácil, un camino de rosas? Por supuesto que no, encontrar y despertar su magia le llevaría tiempo y esfuerzo, muchas caídas de las que tendría que levantarse pero que si iba con esa actitud derrotista… no iba a conseguir nada. A mí si lo conseguía o no me daba igual, era como un pajarillo que estaba aprendiendo a volar y yo quería ver si iba a poder alzar el vuelo o no. Por el momento no había hecho más que estrellarse contra el suelo y tendría que cambiar esa actitud, ya se lo había dicho una vez; muchas veces caería. El pacto de sangre la ligaba a mí en ese sentido, pero en lo demás era completamente libre.



-¿Y qué es lo que te ha hecho cambiar de idea, Gaïa? De querer bajo toda circunstancia el que te enseñe la magia a ahora querer dejarlo… ¿esas son tus ganas de aprender? –Me reí entre dientes cruzándome de brazos, debía de haber algo oculto tras esas palabras que se me escapaban y que no lograba entender porque no la entendía- no te entiendo, sinceramente. Te ofrezco una oportunidad que nadie más ha tenido, ya te dije que te costaría, que esto no eran aprenderse trucos baratos donde sacas a un conejo de la chistera… hablamos de magia, de energía que tiene tú cuerpo y que tienes que proyectar. Te quejas cuando te doy libros para que te documentes, te entrenes y aprendas… ¿crees que con chasquear los dedos harás magia? Por favor, no me hagas reír –la miré de forma fija- son años los que cuesta sacar ese potencial y otros más controlarlos… quieres y deseas casi un imposible y yo te brindo la oportunidad de que puedas hacerlo y parece que cuando algo no sale como tú quieres te rindes a la primera de cambio… pues déjame decirte algo –hice una leve pausa- tendrás que caerte un millón de veces para conseguir lo que quieres, y te levantarás otro millón más para llegar al final de la meta. Sangrarás, te cansarás hasta la extenuación, te agotarás, querrás claudicar mil veces pero si persistes solo conseguirás lo que quieres: magia. Te advertí que no era fácil y quisiste seguir, ¿por qué motivo ahora quieres dejarlo y abandonar un pacto que no puedes abandonar? –Fruncí el ceño observándola sin saber exactamente por qué se ponía así, la vi ponerse el vestido como podía ya que no se lo podía abrochar y me crucé de brazos viendo que parecía haberle jodido que le dijera que se olvidara de la búsqueda que tenía de aquel libro, era un libro muy poderoso y peligroso como para que ella que no poseía magia alguna pudiera alguna vez acercarse o estar inmiscuida… era mejor dejarla al margen. Volvía a repetirme que no tendría queja de ella y en parte sonaba como derrotada por algo, aunque no flaqueé y seguí firme porque yo había tenido a mi abuelo que me entrenó y fue terriblemente duro y cruel conmigo… yo estaba siendo bastante bueno con ella para todo lo que pasé yo- No sé qué más esperas de mí, madre tierra, creo que dejamos las cosas claras y que nada cambiaría la relación que teníamos… espero que esto no te haya hecho cambiar de parecer –la contemplé alejarse con el vestido y el trozo de tarta, me puse la ropa y me senté en la silla observando lo que había quedado de aquella cena. Mejor para ella mantenerse al margen de todo, la ayudaría con la magia que era lo que quería y cuando lo tuviera pudiera ser libre, aunque algo me decía que ya quería ser libre en esa misma noche.


 
avatar
Logan Tisdale
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 132
Puntos : 140
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 16/12/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La primera clase- Privado Logan Tisdale +18

Mensaje por Gaïa Goncourt el Sáb Jul 15, 2017 2:46 pm

Lo que menos necesitaba ahora mismo, era un sermón. No me había rendido, no desistiría en mi empeño por aprender y manejar la magia …casi como un hechicero…mejor su aprendiz. Canalizaba energía, jugaba con los elementos climáticos como ancestrales pero poder, no tendría nunca. Un hecho que ambos sabíamos y por ende… jamás podría serle de utilidad.

El poder del señor Tisdale, se extendía más allá de lo que él imaginaba. Mis trapicheos en la calle, con hechiceros de toda índole …le conocían, era poderoso…mucho ¿Y yo? Una jovencita insignificante, cargada de locura pero fascinación por ese mundo oscuro que él poseía. Lo miré fijamente mientras me decía todo aquello, comprendía que le hubiese decepcionado pues lo estaba conmigo misma. Quería serle de ayuda, aunque simplemente fuese para espionaje pero…ni para eso serviría, era torpe y alocada, no me tomaba nunca en serio las cosas ¿por qué esto sí?

-Nunca me convertiré en una hechicera. Solo se de hierbas, masajes curativos y todo lo que aprendí en los libros. No sirvo tan siquiera para ayudarte a buscar eso que tanto ansías ¿por qué hiciste el pacto de sangre? No soy tan valiosa para que desees perderme. Quizás te equivocaste al pensar en que me convertiría… en ti -chasqueé la lengua, lo admiraba y era comprensible. Suspiré pesadamente, odiaba ser una simple humana… a este paso mis poderes básicos de magia blanca, tardarían años en llegar…solo se me ocurría un modo de ser más poderosa…

-La sangre de vampiro es poderosa. Me dará el poder suficiente para estar a tu altura. Puedo ayudarte… sabes que… puedo, maldita sea -insistí pero reacio a que le ayudase, giré la cabeza, abrazándome a mí misma… estaba cansada de ser “la cocinera” quería más -No me he rendido, si te digo todo esto es justo por el contrario… y me caeré miles de veces y me levantaré sola, como hasta ahora -negué con la cabeza, estaba tan descontenta conmigo misma…me esforzaba al máximo y terminaba en la cocina con el señor Frinch… no deseaba eso, para tal cosa me hubiese quedado en la cocina de mi casa, con mis cuatro hermanos y sus respectivas familias.

-Algún día, no me importa cuando pero… estarás orgulloso de mí, conseguiré estar a tu altura -di un par de pasos hacia él, mirándole desafiante… si pensaba que me iría llorando como una niña estaba muy pero que muy equivocado. -No he cambiado de parecer. No me he creído ese cuento, no soy tan ingenua. No hemos nacido para comprometernos…y yo ya lo estoy con ese poder que aún intento conseguir.. para ¿qué iba a querer que..? oh dios, no! tenerte como… pareja o lo que demonios te refieras…es horrible. No te soporto, como para...¡NO! no tienes que temer nada… pero eso no quita que pueda divertirme, si no puedo salir más allá tendré que traerme la fiesta a casa… tú lo haces supongo ¿o no puedo? No voy a estar sin sexo ¿qué quieres que me muera?

Mi risa contagiosa se perdió en el pasillo, haciendo eco… sabía que estaba total y absolutamente loca.



Spoiler:


avatar
Gaïa Goncourt
Humano Clase Media
Humano Clase Media

Mensajes : 78
Puntos : 77
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 13/01/2016
Localización : Entre botes de especias

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La primera clase- Privado Logan Tisdale +18

Mensaje por Logan Tisdale el Miér Jul 19, 2017 2:31 pm

Había algo que no entendía en aquella mujer que tenía frente a mí, no entendía como era que sabiendo lo que ella era y que se podía decir que “alguien no mágico” tenía esas dudas en esos momentos, cómo no habría pensado que el camino que había elegido y que había tomado era uno muy diferente y difícil, extremadamente complicado porque precisamente era sacar un poder que si ella tenía lo tenía muy dormido. Pero la hechicería no se dominaba de la noche a la mañana, eran años de práctica, años de estudio, años de caer y levantarte de nuevo mientras cuando te levantabas volvías a caerte… eso es lo que era el camino de la magia, y ella pretendía en poco tiempo obtenerlo cuando todos empezaban por la magia blanca, la magia más fácil de canalizar y ya de ahí cuando se había cogido una base podías empezar con otros campos, experimentar, tomar tu propio camino… pero ella lo quería todo de golpe, había empezado tarde en el mundo de la magia y quería aprenderlo todo como si con chasquear los dedos ya el poder fluyera por su cuerpo, ya la energía sería canalizada como era debido y podría realizar hechizos… si pensaba eso estaba muy equivocada.

Y no sería porque no se lo había dicho antes de empezar a enseñarle la magia, no era un camino fácil para aquellos que nacían con algo de magia ya de por sí, mucho más complicado para quien nacía sin ella o la tenía “dormida”, a la espera de que fuera despertada si es que en algún momento se era despertada. Decía que quería ayudarme a buscar el libro que tras años estaba rastreando, se tomaba mis palabras como una ofensa cuando lo que estaba haciendo era alejarla del peligro porque no era un libro cualquiera, estábamos hablando del Necronomicón, el Libro de los Muertos y eso tenía una importancia muy notoria. Muchos querían ese libro, hechiceros poderosos ávidos de poder que lo buscaban con ansias, ¿cómo iba a defenderse ella de los problemas y dificultades que pudiera acarrear su búsqueda? No entendía que la alejaba porque era lo mejor para su vida y su bienestar, pensaba que quería alejarla y aunque yo sabía que no era verdad… no dije lo contrario, que creyera lo que quisiera, no iba a hacerme caso de todas formas.



-La magia es un camino que hay que recorrer despacio, Gaïa, no es fácil ni sencillo, lleva años de estudio, de prácticas y de caerte para alzarte y mientras te alzas caerte cien veces más… no puedes pretender chaquear los dedos y aprender a usar hechizos, a dominar la magia porque si piensas así estás muy equivocada. Te lo dije cuando empezamos y tú lo único que has hecho ha sido cuestionarme en mis decisiones, en lo que tú creías que no era enseñanza cuando de los dos quien posee magia soy yo –apunté mirándola de forma fija, que me cuestionara cuando era yo quien había pasado por todo y ella no me había cabreado en exceso- tú te empeñaste en que querías aprender, vi un fuego en tú mirada cuando lo decías que te creí… ahora estoy viendo que esas llamas se apagan porque no lo has conseguido en poco tiempo, pero has empezado tarde y te lo dije, a mí me llevó años, ¿crees que tú en un mes ya podrás hacerlo? –Hice una pausa- Si sigues cuestionándome desde luego que no serás una hechicera, porque pones todo en entredicho en vez de hacerme caso y tomar mis lecciones en serio. Tienes que estudiar y hasta que no aprendas la jodida base jamás podrás utilizar y canalizar la magia –la miré frunciendo el ceño- ¿En mí? No te confundas Gaïa, no quiero que nadie se convierta en mí porque no habrá nadie como yo. Todos somos distintos y ni el más distinguidos de los magos podrá ser como yo, ni yo ser como él… cada uno es como es y si pretendes, el algún momento ser yo, te diré que dejes de querer serlo porque escúchame madre tierra… te vas a llevar muchos batacazos –le dije de forma sincera, a mí me había costado muchos años llegar donde estaba, pero si algo sabía es que no había nada igual a otro alguien, todos tenían matices diferentes.

Sus siguientes palabras salieron para hacerme saber que pretendía tomar sangre de vampiro para fortalecer sus poderes, y en esos pensé que se había vuelto completamente loca, porque no sabía lo que estaba diciendo en esos momentos. La sangre de vampiro te ofrecía poder momentáneo pero el efecto, como toda droga, pasaba y luego te quedabas en nada. Aparte de eso beber de vampiros era adictivo y luego cada vez se quería más y más y al final se acababa convirtiendo en esclavos de sangre, esa no era su solución para lo que ella quería, solo el estudio y el esfuerzo lograrían lo que ella quería, pero no iba a ser yo quien la estampara contra el muro… ya lo haría ella sola cuando llegara el momento. Pero por si fuera poco con lo que me había dicho, dijo también que quería llevarse la diversión a casa porque no iba a estar sin sexo, que se volvería loca. Me preguntó si yo lo hacía y enarqué una ceja porque, sinceramente, no sabía a qué estaba viniendo todo aquello. Los dos éramos libres para hacer con quien quisiéramos lo que quisiéramos, en ningún momento le había puesto restricciones y le había dicho que no podía tener nada con nadie… en ese sentido era libre, en el otro sentido del pacto de sangre no lo era porque las consecuencias yo también las sufriría.


-Yo solo te voy a decir Gaïa que la sangre de vampiro te ofrece poder efímero, con el tiempo se desvanece. Y que como bebas mucho de estos al final acabarás convertida en esclava de sangre pero ¿sabes qué? Eres mayor para decidir tú propio camino y cómo consigues tus metas –me giré para comenzar a alejarme, pero paré y la miré- puedes divertirte todo lo que quieras, mientras recuerdes que el pacto de sangre sigue vigente para que no vea afectado puedes hacer lo que quieras –y me giré para salir del salón donde, por una noche, ya había tenido bastante de todo aquello. Algo me decía que la joven no sabía muy bien qué es lo que iba a hacer y su idea mostraba cómo de descabellada y desesperaba estaba por conseguir lo que quería, ese no era el camino, yo le había avisado pero la decisión final y los pasos tenía que darlos ella.


 
avatar
Logan Tisdale
Hechicero/Realeza
Hechicero/Realeza

Mensajes : 132
Puntos : 140
Reputación : 30
Fecha de inscripción : 16/12/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La primera clase- Privado Logan Tisdale +18

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.