Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 15/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Give me your blood and i give you my life [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Give me your blood and i give you my life [Privado]

Mensaje por Darcell Aubriot el Miér Jun 01, 2016 11:11 pm

¿Cómo iba a saber yo qué había al final del camino?
Robert Harris


Sus planes estaban saliendo mucho mejor de lo que él pudo esperar en un inicio. Darcell se estaba haciendo de un nombre dentro del circulo de cazadores en París, las misiones y el dinero comenzaban a caer con una regularidad que ya le impresionaba, sin mencionar que en su andanza por la zona céntrica de la ciudad, conoció una hermosa mujer que cumplía sus estándares para una relación formal. La vida entonces no podía volverse más perfecta. A menos claro que Delphine, la mujer a quien conociera días atrás, saliera de nuevo con él y paulatinamente se convirtiera en su esposa, si eso llegaba a pasar no desearía nunca nada más.

Ese día al caer la tarde y habiendo concluido satisfactoriamente la cacería de un cambiante, Darcell se convenció a si mismo de que era momento de aparecer en la Catedral y dar gracias a Dios por todo lo que estaba poniendo en su camino. Finalmente aquel ser omnipotente se apiadaba del alma de un humano común y corriente, llevando a su vida la felicidad que creyó nunca sería apto de experimentar. Así pues, vistiendo un traje color azul oscuro que compró hacía relativamente poco tiempo, el Aubriot dirigió sus pasos en dirección a Notre Dame, la majestuosa Catedral parisina que se alzaba orgullosa en la zona norte de la ciudad, zona que para fortuna del cazador no quedaba muy lejos del pequeño departamento que rentaba y el que pensaba cambiar tan pronto como pudiera por una residencia pequeña pero decente. Caminando sumergido entonces en los sueños de las probabilidades, ajeno a los peligros que le rodeaban y a los cuales más bien ignoraba, como si al quitarse las ropas de cacería y estar aún en presencia de la luz del sol el mundo sobre natural desapareciera.

Sus pasos lentos pero seguros, le guiaron hasta la entrada de la enorme Catedral, la cual observó durante los minutos que duró el atardecer, entrando solamente en el momento que la oscuridad ya devoraba la ciudad. Dentro la majestuosidad de la estructura era mucho mayor y si bien Darcell observó tanto como pudo a su alrededor, no se detuvo realmente sino hasta que llegó a una banca alejada de las pocas personas que se encontraban en aquel lugar sagrado. Con la paz que le brindaba aquel lugar, el Aubriot cerró los ojos, dando inicio al discurso mental de agradecimiento que tenía tan perfectamente planeado, ese que hubiera llegado a término de no ser por la manera en que la madera de la banca sonó, avisando que alguien llegaba a hacer compañía al cazador, quien tras un apretar ligeramente frustrado los puños, abrió los ojos y giró el rostro, encontrando con que ahí sentada demasiado cerca se encontraba una joven a quien por la falta de luz era incapaz de reconocer del todo. Darcell entre cerro los ojos, mirando con curiosidad a la chica que por algún extraño motivo, tenía algo que lo llevaba a sentirse incomodo aunque quizás era el hecho de que le distraía de su finalidad en aquel lugar.

Decidió entonces a ignorar la presencia, el cazador volvió a cerrar los ojos sin darse cuenta que mientras se mantenía de esa manera, las otras personas que se encontraban en la Catedral comenzaban a abandonarla con pasos silenciosos para no perturbar los rezos de otros, llegando el momento donde únicamente quedaron él y la joven.




¿Estarías dispuesto a renunciar a todo aquello en lo que crees?

Nuevos Horizontes:



avatar
Darcell Aubriot
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 29
Puntos : 40
Reputación : 19
Fecha de inscripción : 30/01/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Give me your blood and i give you my life [Privado]

Mensaje por Marishka Marquand el Sáb Jun 04, 2016 8:09 pm

Para ella, la mejor actuación que se podía hacer, era aquella que envolvía una mente perversa, y terminaba por hacerle creer todo aquello que le quería mostrar. Llevaba mucho tiempo con el perfil bajo, comportándose de forma correcta, quizás porque el cambio máximo estaba experimentar. La vida de un humano podía cambiar de la noche a la mañana, pero la de un inmortal podría ser tan variable como las estaciones del año. ¿Qué seguía? ¿Cómo lograr que la inmortalidad no fuera monotonía y un castigo? Porque no todo puede ser igual, pero ella siempre se cuestionaba como algunos vampiros de más edad, lograban no fastidiarse de todo.

Renovarse o morir. Todo termina. Todo se reinventa, y nada es para siempre.

Ronroneaba cual felino entre las sabanas de su casa. Muchos pensamiento iban y venían danzando en su mente. Aún se encontraba el sol, y aunque resultaba una criatura valiente, que podía lograr quemarse un poco por los rayos del astro rey, se estaban terminando de curar de algunas marcas. Deseaba su cuerpo perfecto. La próxima obra sería de una criatura inocente necesitando ser rescatada de un pasado aterrador. ¡Pobre chica! Con ese rostro de porcelana que se marchitaba por el terror; cualquier ignorante se lo tragaría.

La vestimenta siempre era un tema clave. Lo que llamaba la atención o te descartaba. De eso dependía la maldita sociedad. De lo que veían, de lo que costaba, de la fineza de la tela, de la prenda. ¡De todo aquello que costara! Porque eso, según los humanos, era lo que daba el valor de una cabeza ante cualquier sector de la población. Se puso entonces un corsé sumamente ajustado. Su cintura se notaba diminuta y perfecta, porque los demás soportes le darían la pomposidad necesaria. El color era un verde pálido, lo cual creaba armonía entre su tono de piel y la tela. Resaltaba su belleza. Se hizo rulos que caían desde su chongo medio. Hermosa, inocente y letal. De nuevo adentrándose a ese mundo atrás, cuando no sabía de la crueldad que se le avecinaba.

El último rayo de sol se ocultó cuando ella abrió la puerta de su casa. Los pájaros que canturreaban terminaron por huir del lugar. La muerte que ella llevaba sobre sus hombros, era clara. No respiraba, aunque pareciera lo hacía, no comía, aunque sí debía sangre de forma desmedida, era el maniquí de un ser que ya no existía, y esa noche tenía sed, y una distinta, algo completamente ajeno a lo que se veía. Decidió entonces que era momento de salir de casa. Ya había tardado mucho en el proceso y rutina que de nada le servía en realidad.

Avanzó. Llegó hasta el centro de la ciudad. Se acomodó en una de las plazas, y lamentablemente nada llamó su atención. Siguió caminando, sin apresurar el paso porque la noche acababa de comenzar, y las criaturas o humanos más interesante e intrépidos se metían cuando el sol se escondía. ¿Qué le deparará? Terminó por llamar su atención que la iglesia estuviera dando misa a esa hora. Arqueó una ceja y se adentró al recinto, poca gente había. Si quería ser discreta, quizás en aquel lugar podría alimentarse. Cerró los ojos y aspiró. Sus colmillos se deslizaron por un instante. ¡Ese olor! Jamás había experimentado algo así. La empezó a volverse inquieta; completamente loca.

In nomini Pater, et Filis, et Spiriti Sanctus — Se persignó queriendo llamar la atención del hombre que portaba la sangre que llamaba su atención. Al principio pudo llamar su atención, pero fue muy breve. Hizo una mueca, movió su cabeza y se hizo un corte en el brazo, dejó caer su abanico y empezó a sollozar tímidamente volviendo a actuar.



"En la medida que aprendes a compadecerte y sufrir, esa es la medida en la que puedes amar y gozar"
Passion:
Marishka Marquand:
Award:

avatar
Marishka Marquand
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 149
Puntos : 190
Reputación : 89
Fecha de inscripción : 19/12/2011
Edad : 27
Localización : Depende de la noche.

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Give me your blood and i give you my life [Privado]

Mensaje por Darcell Aubriot el Miér Nov 09, 2016 8:38 pm

La paz que encontraba en Notre Dame era única, especial e intensa. En aquel recinto sagrado Darcell se abandonaba por completo a una conversación entre él y el creador, una en la cual el cazador agradecía todas las bendiciones recibidas hasta ese momento. Él era consciente de que su esfuerzo y dedicación también tenían que ver en alcanzar sus logros, aún así, de la manera en la que fue criado siempre existía espacio para Dios y su inmensa bondad pero por sobre todo, siempre se le dijo que todo lo que se lograba era porque Dios así lo quería, por eso era que Darcell estaba seguro de que aunque tenía él que ver en alcanzar sus metas, esas metas y el camino hasta ellas, fueron creadas por el Todopoderoso.

Concentrado en su charla interna con el creador, Darcell trató de ignorar el ruido a su alrededor, pero en especial trataba de ignorar la presencia femenina que se encontraba muy cerca de él. No era que al cazador le molestara de verdad estar en compañía de otros, de hecho, disfrutaba bastante de la interacción pero cuando tenía una misión, nada en el mundo podía desviarlo de ella, ni aunque la desviación involucrara a mujeres hermosas como la que minutos atrás contemplara.

El Aubriot agradeció internamente cuando escuchó como ella finalizaba sus oraciones. Una vez que ella se fuera de la Catedral, él podría continuar con su cometido en paz. La idea que se hizo sobre lo que ocurriría después, disto mucho de ser lo que en realidad sucedió, pues en el instante en que a los oídos de Darcell llegó el suave sollozo de la mujer, abrió los ojos y giró el rostro para observarla.
¿Se encuentra usted bien? – preguntó mientras que su mirada se posaba sobre el abanico en el suelo y después, iba a posarse en la mano herida de la muchacha –  ¿Con qué se ha hecho daño? – antes de que la joven pudiera siquiera responder, el Aubriot se puso de pie y se acerco donde ella, no sin antes detenerse y levantar el abanico que se hallaba aún en el suelo. No fue sino hasta que llegó al lado de la muchacha que Darcell se percató de que eran las únicas dos personas restantes en Notre Dame, lo que dejaba el bienestar de la dama en sus manos – ¿Existe alguna manera en que pueda ayudarle? – mencionó al tiempo que estiraba su mano junto al abanico – Soy Darcell y le aseguró que estará a salvo conmigo – y tras decir esas palabras sonrió, sin sospechar siquiera que le sonreía a alguien que podía destruir su existencia entera en un abrir y cerrar de ojos.



¿Estarías dispuesto a renunciar a todo aquello en lo que crees?

Nuevos Horizontes:



avatar
Darcell Aubriot
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 29
Puntos : 40
Reputación : 19
Fecha de inscripción : 30/01/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Give me your blood and i give you my life [Privado]

Mensaje por Marishka Marquand el Lun Mayo 01, 2017 4:59 pm

Marishka recordaba pedazos de su ser como humana. Recordaba muy bien que era una chica inocente, con sueños comunes e ilusiones grandes. Nunca se percató de la maldad que existía a su alrededor, mucho menos que tuviera el enemigo en su propia casa. Se caracterizó por ser bondadosa, y por creer que todos tenían esperanza aunque hubieran hecho algo malo. En pocas palabras, ella pensaba que todos eran buenos, sólo que existían partes malas que debían ser perfectamente trabajadas. Muy ilusa.

El día de su primer violación, Marishka pidió a Dios que cuidara de ella de la manera en que fuera, incluso creyó, o al menos se imaginó que estaba a su lado en ese instante, quizá eso fue lo que la llevó a seguir medianamente cuerda y superar cada una de las pruebas. Conoció a Craig, y fue quien le dio el poder de la inmortalidad. Aquel vampiro de cruel semblante mostró bondad en su interior, y le permitió vengar todo ese daño que le hicieron. Terminó por asesinar a su hermano, de alguna manera eso le ayudó a superar ciertas etapas.

Recordó toda esa bondad al ver al joven cazador, quien ignorante de su naturaleza, se acercó a poder socorrerla. La naturaleza humana siempre le sorprendía. Arriesgaban su vida por el ajeno sin pensar en las consecuencias, quizá eso la convenció de no beber su sangre por lo menos aquella noche. Debía darle una oportunidad, dársela también a ella misma, cambiar el juego de vida que se impuso tiempo atrás.

- Gracias – Articuló intentando que su voz fuera la más entristecida. Le gustaba actuar, era parte de ella, desde ese momento seguiría su juego de mentira y engaño. – Estoy bien, soy un poco torpe, a veces me sucede. – En reiteradas ocasiones estudió la conducta humana para poder simularlos, aunque los vampiros no lo aceptaran, los humanos llegaban a tener muchos contrastes de emociones que ellos mismos quisieran poder procesar. Nunca lo aceptarían, pero sentir como el humano podría darles más ventajas.

- A veces es bueno creer que tenemos esperanza. A veces es bueno creer que todos tenemos un plan que dará frutos ¿No lo cree? – Ella se dedicó a estafar en su beneficio, pero ya tenía todo tipo de riquezas, ¿qué más podría esperar? Nada.

- ¿Sólo vino a platicar con Dios? Dicen que esta iglesia es peligrosa, porque muchas atrocidades pasan y que se esconden para que la gente siga viniendo. ¿Usted lo cree? – Un peligro era ella, aunque ¿Cuánto tiempo tardaría el humano en darse cuenta que ella era una no humana? Esperaba que al menos en esa velada no. Seguiría actuando lo más que pudiera.

¡Respirar! Eso necesitaba no olvidar dejar de fingir.



"En la medida que aprendes a compadecerte y sufrir, esa es la medida en la que puedes amar y gozar"
Passion:
Marishka Marquand:
Award:

avatar
Marishka Marquand
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 149
Puntos : 190
Reputación : 89
Fecha de inscripción : 19/12/2011
Edad : 27
Localización : Depende de la noche.

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Give me your blood and i give you my life [Privado]

Mensaje por Darcell Aubriot el Mar Jun 13, 2017 11:19 pm

Siempre era atento con las mujeres en problemas o necesitadas de ayuda, de hecho, siempre lo había sido. Quizás era el hecho de tener hermanos menores, de querer que cuando ellos necesitaran de ayuda, existiera alguien que ofreciera su mano amiga a ellos, en especial a Clarisse.

Darcell sabía que no era el mejor hermano, dejaba muchas responsabilidades en Clarisse y aún así, ella jamás lo veía con rencor, por el contrario, cada vez que visitaba su hogar – lo que ocurría en contadas ocasiones ya que no deseaba guiar ningún sobrenatural a ella – lo recibía con los brazos abiertos, con una sonrisa en el rostro y la disposición para escuchar de sus travesías, eso siempre que los mellizos estuvieran dormidos, pues lo último que querían los Aubriot era que sus hermanos menores descubrieran el mundo tan horrible que existía fuera de las puertas de su hogar, aun a pesar de que Clarisse fuera un licántropo y él un cazador. Las vida pues, había llevado a los hermanos Aubriot a hacer cosas que no imaginaron en un inició pero aun así, no perdían la bondad de sus corazones.

Ahora, al lado de aquella mujer y en un lugar tan pacifico como Notre Dame, Darcell no podía dejar de pensar en su hermana, en la fragilidad de su aspecto pero en la fortaleza de su espíritu, algo que probablemente la castaña que observaba ahora también tendría en su interior.

No tiene nada que agradecer, es un enorme placer para mi poder ayudar a quienes lo necesiten – la sonrisa en su rostro se mantuvo hasta que escucho la manera en que la joven se autodenominaba torpe, tras lo cual, el rostro de Darcell mostró una seriedad absoluta – No se diga de esa manera, un accidente lo tiene cualquiera y eso no es torpeza – tras decir aquellas palabras, se mantuvo en silencio, observando el rostro femenino que se notaba dolido, al igual que su voz. El cazador tenía en claro que era de mala educación además de desagradable que un completo desconocido interrogara sobre asuntos personales a cualquier persona, en especial a una mujer. Sin saber entonces como proceder, el Aubriot se mantuvo en silencio pero al lado de la dama.

Las dudas de la castaña, esas interrogantes que fluían de sus labios podían acoplarse de manera perfecta a la vida de Darcell, a esas creencias que lo habían llevado durante años a moverse buscando el bienestar de su familia, esperando siempre que su plan ayudara a los mellizos y a Clarisse.
Creo que siempre es bueno tener una esperanza – sentenció antes de tomarse la libertad de sentarse, quedando bastante cerca de la fémina – La esperanza es la que nos da impulso para actuar, nos da fuerza para seguir el camino que nos hemos trazado y nos ayuda a lograr que nuestro plan de frutos – la miró entonces – De cierta manera todos nuestros planes dan frutos aunque no siempre sean los que esperamos.

Así es, solo vine a platicar con Dios. Tenía cosas por las cuales agradecerle – aseguro antes de preguntar con curiosidad – ¿Usted vino a pedir consejo a Dios? – intuía que si por la manera en que ella hablaba, como si se encontrará perdida.

Es cierto que muchas cosas desagradables han sucedido aquí, sin embargo, creo que no podemos vivir siempre con temor o esperando lo peor ya que l mundo en general es un lugar peligroso –  suspiro – la verdad es que no podemos hacer nada más que vivir cada momento al máximo y no arrepentirnos de nada. Yo por ejemplo, no me arrepiento de haber venido este día a la Catedral ya que he tenido el enorme placer de conocerla – hizo una pausa entonces – lo que me hace recordar que aún no he tenido el placer de conocer su nombre.



¿Estarías dispuesto a renunciar a todo aquello en lo que crees?

Nuevos Horizontes:



avatar
Darcell Aubriot
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 29
Puntos : 40
Reputación : 19
Fecha de inscripción : 30/01/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Give me your blood and i give you my life [Privado]

Mensaje por Marishka Marquand el Lun Oct 09, 2017 2:40 pm

Marishka era un peligro por donde se le viera. Incluso en medio de su sonrisa fingiga, habían destellos de demencia e inmortalidad. ¿Acaso aquel hombre no podía ver lo evidete? Hizo una mueca, le fastidiaba cuando la veían sólo superficialmente, por esa razón muchos hombres y mujeres terminaban muertos o con accidentes crueles. No miraban más allá. No lo culpaba la belleza siempre cagaba, ella se sabía bella.

- ¿Crees que todo lo que tienes es por obra de Dios? – Negó un par de veces - ¿No crees que sea or mérito propio? ¿Por qué dejarle todo el beneficio a Dios? – Cuestionó confundida. Marishka recordaba cuando aún era mortal, cuando aquel vampiro la había violado en repetidas veces, bebido su sangre y siempre llevado al borde de la muerte. En esos momentos, ella nunca sintió a Dios, al contrario, se sintió más desprotegida y abandonada. La fuerza la sacó de su interior, de su miedo por morir y sus ganas de no terminar de una manera tan trágica.

No, ella no sentía a Dios, ella no lo quería y probablemente nunca lo haría, porque no creía en él, se negaba a creer que existiera un ser supremio que permitiera tanto dolor y desgracia, un ser que permitiera que los niños fueran violados y la pobreza siguiera siendo más grande que la estabilidad y riquezas, cuando se sabía había para mantener a todos. No comprendía la fe ciega de algunos seres humanos, no comprendía como permitían ser engañados con tanta crueldad como la iglesia. ¿Acaso no se daban cuenta que la institución religiosa era la más cruel y radical? Por esa razón no extrañaba ser humana, le daba vergüenza reconocer que las mentes eran manipuladas con tanta facilidad. Aunque eso a ella le divertía en demasía, no lo iba a negar.

- Yo he venido a ser el peligro de los que vienen a las iglesias a estas horas, quizá vine simplemente a ser tú peligro. No deberías ser tan confiado al hablar con las demás personas – Seguía advirtiendo, ¿por qué advertía? Muchísimo más fácil era jugar, pero no, la bondad ajena le recordaba a la suya de humana, una bondad que pocas veces se veía pero que no necesitaba corromper, no esa noche. Se encogió de hombros y miró hacía el frente. – Vengo a intentar pretender que me escucha y me da respuestas de hace  mucho tiempo, espero funcione, si no, no volveré a venir – Suspiró – Hace tiempo no creo en él, pero intento ver si el hablar con “él” puede causar un gran ejemplo y recobrarme la fe, no sé si me doy a entender – Se burla de sí misma.

- Los peligros no pueden tener fe en Dios, porque hacemos lo contrario de lo que él dice está bien para sus fieles – Sentenció para volver a verlo - ¿Sabes defenderte de una mujer sedienta? – Una nueva pista, y aunque gustaba de jugar con la mente, esa noche ya no tenía ganas de matar o beber, si no de recuperar la fe a algo que valiera la pena.



"En la medida que aprendes a compadecerte y sufrir, esa es la medida en la que puedes amar y gozar"
Passion:
Marishka Marquand:
Award:

avatar
Marishka Marquand
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 149
Puntos : 190
Reputación : 89
Fecha de inscripción : 19/12/2011
Edad : 27
Localización : Depende de la noche.

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Give me your blood and i give you my life [Privado]

Mensaje por Darcell Aubriot el Lun Nov 13, 2017 9:52 pm

Darcell podría mentirse hasta que fuera demasiado tarde, podría decirse a si mismo que había caído en el juego de aquella dama porque era demasiado caballero o porque su mente no le había advertido a tiempo del peligro en el que se encontraba; sin embargo, la verdad era que una parte de él decidía ignorar de manera consciente los signos de alerta, todo porque la mujer junto a la que se encontraba sentada le recordaba demasiado a Clarisse. Su querida hermana, quien siempre fue bondadosa, confiada y creía que la vida siempre les sonreiría, ella que había sido violentamente atacada por un licántropo, ella maldita ahora por la luna, ella, que pese a ser devorada por la oscuridad aún irradiaba luz. Sí, su hermana era similar a aquella mujer a su lado o al menos eso se lo parecía y el confiar le traería a él graves consecuencias.

Creo que todo es algo en conjunto – respondió al tiempo que desviaba su mirada hasta el altar – Quiero creer que Dios abre caminos para nosotros y que las direcciones que tomamos voluntariamente son las que van forjando nuestro destino. No es enteramente él, ni somos enteramente nosotros – y es que él no tenía más explicación después de haber vivido tantas cosas desagradables y agradables más la que forjaba su mente respecto a que así era la vida, llena de luz y también de oscuridad – ¿Usted qué piensa al respecto? – su mirada volvió una vez más a la mujer a su lado, quien ya lo veía.

La mirada femenina sobre él daba la impresión de frialdad o más bien, de falta de comprensión y eso al Aubriot no le sorprendía pues en momentos tan complicados para la sociedad parisina en general, creer en un poder superior era para los ingenuos y soñadores.

Una nueva advertencia, una mucho más obvio que las anteriores salió de los labios de la dama y en esta ocasión, a la mente del Aubriot le costó ignorarla. Los labios de Darcell se curvearon en una sonrisa pero su manos fueron hasta los bolsillos de la gabardina que llevaba y en los cuales, se alojaban un par de armas usadas para sus cacerías.
Bueno tampoco puedo ir por ahí creyendo lo peor de todos. Si alguien es o no peligroso, se sabe con el tiempo y ¿Quién sabe? Quizás yo resulte más peligroso para usted – no era idiota, sabía perfectamente como defenderse además que tenía aún cosas por hacer y personas por defender, lo que le llevaba a creer que podría contra cualquiera que buscara hacerle daño, sin embargo, ¿No había creído ya eso una vez? – Se da a entender pero no creo comprenderle del todo ya que, nuestras experiencias con “él” han sido muy diferentes, me parece.

La charla de las buenas intenciones terminaba, el juego de los inocentes acababa para dar paso al de las bestias en cada existencia, ya fuera humana o sobrenatural.
¿Defenderme? Pues eso depende de que tan sedienta se encuentre esa mujer – la sonrisa en los labios del Aubriot se desvaneció y su rostro se transformo, dejando ver únicamente seriedad. ¿Pensaba ella atacarle, beber de él y matarle? Porque de ser así, estaba dispuesto a pelear o al menos eso creía, porque de manera inexplicable, aquella mujer le seguía recordando a su hermana y Clarisse era quizás la única que podría lastimarlo sin oponer él resistencia.



¿Estarías dispuesto a renunciar a todo aquello en lo que crees?

Nuevos Horizontes:



avatar
Darcell Aubriot
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 29
Puntos : 40
Reputación : 19
Fecha de inscripción : 30/01/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Give me your blood and i give you my life [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.