Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Pactar con el Diablo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pactar con el Diablo

Mensaje por Ophelia M. Haborym el Vie Jun 03, 2016 11:19 pm

La vida, la existencia, está fabricada de una interminable secuencia de momentos, de instantes que, encadenados entre sí, componen la que probablemente sea la mejor "obra de arte" jamás vista. Esta secuencia sólo se detiene en el momento en que morimos. Al exhalar nuestro último aliento, instante en que todo se termina. Y entonces, algunos despiertan de nuevo. Y dicha secuencia, abruptamente interrumpida, vuelve a ponerse en funcionamiento. ¿Pero puede volver a reaparecer? ¿Puede acaso renacer, algo tan puro y básico, tan concienzudamente codificado en nuestros genes, como es la humanidad, una vez se ha perdido? Y en caso de que lo hiciera, ¿sería real, o una especie de ilusión, apenas un resquicio de lo que fue?

Si le preguntaran a la vampiresa, tiene bastante claro cuál sería su respuesta. Una vez perdida el alma, lo que nos hace ser humanos, no es posible volver a recuperarla, o al menos, no en su totalidad, con todos sus matices. Muchos vampiros, especialmente los más antiguos, en algún momento consideran necesario esforzarse hasta quedar exhaustos por recuperarla. Ella misma lo había visto en muchos de aquellos inmortales que alguna vez consideró amigos, o semejantes. Ninguno lo había conseguido, por supuesto. Se convertían en malos actores, fingiendo similitud con unos seres a todas luces inferiores a ellos. A sus ojos, esos a los que en algún momento había llegado a respetar, se convertían en criaturas patéticas. No, ella nunca lo había intentado siquiera. No había nada acerca del alma, o de la humanidad, que le resultara lo más mínimamente interesante. Toda esa carga emocional, o de conciencia, ¿qué utilidad tiene para una criatura que no morirá jamás?

De haber conocido la ligereza, la extrema satisfacción que se sentía al ser capaz de quitar una vida sin sentir ninguna clase de remordimiento, hubiera dado cualquier cosa por deshacerse de su alma mucho tiempo antes. Lo que ahora era, un demonio hueco de toda emoción que no fuera la sed, el hambre, o la rabia, resultaba mucho más satisfactorio.

Su figura, alta, delgada, obscura, se desplazaba a ritmo lento pero constante entre los frondosos árboles que adornaban el bosque. Aquí y allá, los sonidos provenientes de animales nocturnos se alzaban de forma aleatoria e intermitente, quebrando la quietud que normalmente imperaba en torno a la medianoche. La vampiresa inhaló con intensidad, de forma innecesaria, llenando sus pulmones de aquel aire fresco y repleto de aromas. Tan diferente al de la ciudad, donde era sucio, cargado. Abrumador. Recorrió con la yema de los dedos el rugoso tronco de uno de aquellos árboles. Era hermoso, perfecto. Y en ese instante, un suspiro se escapó de su garganta.

Cualquiera que no la conociera, podría perfectamente suponer que la mirada que se dibujó en su semblante tenía una nota de nostalgia. Y ella no podría negarlo.




Gracias:


Sexy as Hell:
You, Retard:


Ophelia M. Haborym
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 489
Puntos : 359
Reputación : 243
Fecha de inscripción : 09/07/2013
Localización : Under your bed

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario http://memoriasdeunadescabezada.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Pactar con el Diablo

Mensaje por Gaweł J. Bożydar el Lun Ago 29, 2016 1:11 pm

Algunas noches, aún podía escuchar sus gritos en mi mente con total claridad. No es algo que ocurriera muy a menudo, ciertamente. En mi trabajo, dedicándome a lo que me dedico, perder el tiempo en algo como la tristeza no es una opción. Aferrarse al pasado e impedir que éste te deje continuar es una gran debilidad, y lo último que yo necesito son puntos débiles. Sin embargo, algunas noches, tal como esa, no podía evitarlo. Sus voces se colaban en mi subconsciente mientras dormía. Al principio, como un leve murmullo, apenas audible, un recordatorio de lo terrible de aquel recuerdo, procedente de lo más profundo de mi memoria, donde lo conservo cautelosamente enterrado. Pero, poco a poco, lo que antes era simplemente un eco se va tornando cada vez más y más fuerte, más y más intenso, viniendo acompañado por las imágenes del horror que una vez, hace mucho tiempo, me vi obligado a experimentar. El dolor por el que decidí ser, convertirme, en lo que soy ahora. ¿Y qué pensarían las presas a las que me dedico a perseguir si me vieran retorciéndome entre las sábanas, con un grito ahogado, con la mirada perdida en un pasado del que jamás podré deshacerme?

Es ese pensamiento el que me despertó, y no en sí la pesadilla. Porque sé perfectamente que no era mi imaginación. Eso ocurrió de verdad. Los demonios, los vampiros, esas bestias me arrebataron todo lo que alguna vez amé. Por eso, aunque no me despertase gritando, ni pidiera auxilio, sé que seguía y sigo sintiéndome igual que entonces. La pérdida fue tan grande que nunca podré reponerme. Y es esta realidad lo que más me perturba. Sigo siendo débil, aunque no me guste reconocerlo. Y aquella noche en particular, tras haber pasado la última semana durmiendo lo mínimo debido a la caza, la ausencia de un objetivo me había hecho perderme nuevamente en mis recuerdos. Me levanté de la cama de un salto, y recorrí la pequeña casa antes de decidir vestirme y salir al exterior. Ese era mi ritual, cada día, al despertar, buscaba cautelosamente algún indicio de que algo o alguien se hubiera colado mientras dormía. Nunca había pasado, a decir verdad, pero prevenir siempre era más sencillo que arreglar cualquier desastre. Y esto era un hecho que había comprobado a base de experiencia. Tras suspirar y beber lo que me quedaba de mi última botella de vodka de un trago, salí de la casa con demasiadas cosas en mente, pero sin poder centrarme en ninguna. Aquel día era un civil, había decidido. De ninguna forma podría pelear en ese estado.

Así que me dediqué a caminar sin rumbo fijo. Calles y callejones oscuros me acogieron como si yo fuera simplemente una más de sus sombras. Y tal vez así era. Ese era mi hábitat natural, por donde normalmente me movía. Tantos años persiguiendo a seres que huían de la luz me habían convertido también en una especie de animal nocturno. No era un simple humano, ya no, era un cazador. Las normas de la sociedad, los comportamientos que para otros eran normales, no tenían ningún significado para mi. Evidentemente podía moverme por cualquier círculo sin demasiado inconveniente, pero eso no significaba que me gustara especialmente. No. Mi vida era perseguir monstruos, y no podía contemplar ninguna aparte de esa. Si alguien me preguntara si era debido al miedo, lo hubiera negado. Pero era cierto. El miedo a perder de nuevo aquello que más quería me impedía querer nada. Así era más fácil, y también más doloroso. Aunque estaba acostumbrado.

Cuando me quise dar cuenta, estaba en uno de mis escondites favoritos, mirando al estrellado cielo nocturno, aún incapaz de concentrarme en un pensamiento en concreto, subido a la rama de un frondoso árbol. Siempre consideré que desde las alturas es mucho más sencillo observar sin ser observado, pero no era el único motivo por el que me gustaba estar así. Desde arriba también podía observar el universo, expectante. Sabía que jamás obtendría respuesta procedente de aquel pozo de oscuridad, pero en el fondo, nunca había dejado de intentarlo. No, no buscaba a Dios, a eso había renunciado al perderlo todo, ¿quién querría conocer a un Dios tan terrible como para permitir que cosas así pasaran?, por mi parte, casi mejor que estuviera muerto, o no existiese. Yo buscaba algo diferente. Respuestas sobre el final de esa guerra que pocos sabían que se estaba librando. Sobre el significado de mi propia vida. La razón por la que las cosas eran como eran, y no de un modo distinto... Probablemente así hubiera seguido por horas, de no ser por escuchar el leve ruido de una respiración a mis pies, varios metros abajo. Una figura femenina, recostándose sobre el árbol. Un alma solitaria, como la mía. Y sin saber por qué, no pude apartar la vista, ni siquiera al darme cuenta de que estaba llorando.




Monsters are real. And I destroy them:



With no mercy:



Sometimes strength...:



Comes from pain:




Gaweł J. Bożydar
Cazador Clase Media
Cazador Clase Media

Mensajes : 10
Puntos : 8
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 06/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.