Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 17/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Respuestas // Privado
Hoy a las 5:07 am por Storm

» Vann stein (privado)
Hoy a las 4:21 am por Lund

» Dark Road to Arizona. [Ruta 66~2017]. (priv)
Hoy a las 4:00 am por Höor Cannif

» A prueba de muerte | Privado
Hoy a las 3:29 am por Agnar Jorvik

» Sin luna[Libre]
Hoy a las 2:04 am por Sylvana Di Angelo

» A suspicious job (Calliope)
Hoy a las 1:54 am por Soren Kaarkarogf

» CIERRE DE FICHAS
Hoy a las 1:48 am por Amélie Zwaan

» A new begining (libre)
Hoy a las 1:40 am por Soren Kaarkarogf

» Martillo de plata y oro (libre)
Hoy a las 1:22 am por Sylvana Di Angelo



I've sought; "Emesis"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I've sought; "Emesis"

Mensaje por Valcourt Blâmont el Lun Jun 06, 2016 7:39 pm

¡Es belleza! ...Ella es la maldición de la belleza emergente.


Desde que tiene uso de razón el Conciergerie, se ha ido envolviendo entre cadáveres de la fama, y sangre de la gloria infinita, limitado a un mundo lleno de cadáveres. Tanto ha progresado su enfermedad que no bastó con la colección grotesca de su más admirada creación, un arte que ha estado protegiendo y enriqueciendo por mero placer. El cual salvaguarda como si fuese su hija misma, a tal magnitud sus deseos han sido sobreprotegidos. ¡Que no basta! No le llena, aún un vacío permanece y es que nunca tiene fin su ambición.

Había decidido, pintar lo que en su mente divaga por noches seguidas, no era amor, ni sexo lo que su cuerpo pedía, no era el calor emanado de su Marie, o el cariño que su hija le brindaba. Necesitaba un fuego que le cegara, que le hiciera arder por dentro, que sean las llamas lo que sus pupilas afloren. Era un deseo aterrador para otros, pero, para él, era divino, el más sublime.

¡Maldita sea! ¿Dónde debía buscar? Tantos lugares ya examinados, tantas cosas antes vistas, pero ninguna de su jodido interés. Los días transcurrían, y solo el tiempo empleado para la pieza perfecta de su colección, era por las tardes, ya casi cayendo la noche. Esperando que estuviera ya de encontrarse con lo que buscaba.

...Era un aviso, lo que resonó en las calles, al principio creyó que era solo un vagabundo en su mediocridad, hundiéndose en su propia porquería, pero, seguía aquel escándalo, una persona vomitaba. Miro fijamente en el punto de encuentro, donde terminaba la luz del alumbrado, y donde empezaban las sombras. Y se percató de que aquella silueta le pertenecía a una mujer; sus largos cabellos. Eso era una debilidad, como le encantaba admirar a una mujer con los cabellos caídos, con su desnudez esplendorosa, siendo esta la gran diferencia, en ella, su vestimenta salía sobrando.

—¿Se encuentra bien?.— Cuestionó, acercándose un poco más, pero no era por la ayuda lo que le hacía avanzar, sino, algo extraño comenzaba a agitar, como si le atrajera su vómito. ¿Acaso no era una absurda idea? Porque por más que lo pensaba, solo se enfoca en su boca, en la pálida piel que demostraba y el descolorido de sus carnosos labios.

Vil enfermo, sus anteojos le ofrecían una dimensión en ese acto, una oscura belleza que emanaba. Una ansiedad donde sus labios se abrieron, aspirando el perfume que soltaba. Mientras que su falange se fue alzando, queriendo tocarla. Era peligroso si alcanzaba su objetivo, pues no había un deseo más atroz, que aquel que está padeciendo. «Solo la belleza que posee, no puede ser encontrada en otro lugar, pues ¿Qué tipo de belleza es entonces? Es una que jamás nadie tendrá, una belleza destrozada.»Estaba plasmando esa imagen en su mente, hechizado por la sangre que en el suelo se deposita, y que en su boca se percibe.

Ya había encontrado lo que tanto ansiaba, más solo faltaba, arrebatarle sus labios, pues estos le recordaran que lo que arrojó, fue lo que le cautivó.


«No hay ningún criminalista que niegue que todo crimen en su origen es el producto de la miseria. Pues bien; se me acusa de excitar las pasiones, se me acusa de incendiario porque he afirmado que la sociedad actual degrada al hombre hasta reducirlo a la categoría de animal»
I haven't finished with you:

Let's play a game,"He muttered happily, dark eyes meeting mine. "Let's see which one one of us can kill the most humans tonight.:
AWARDS:
avatar
Valcourt Blâmont
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 31
Puntos : 32
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 18/03/2016
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I've sought; "Emesis"

Mensaje por Elodie A. P. Gillespie el Sáb Ago 13, 2016 10:51 pm

Había pasado apenas una semana desde que la crueldad en su máxima expresión se volvió a aparecer frente a mí, era la muerte que me volvía a acariciar, me volvía a avisar que tenía que irme de ese mundo, que ya le había estado escapando demasiado. Los muertos me querían podrida en la tierra como ellos. Pero mi alma era rebelde, se aferraba a mi cuerpo con desesperación. Lo había hecho cuando Alchemilla había incendiado toda mi carne hasta dejarla expuesta. Y como bien se podía observar, seguía existiendo, con un latir del corazón calmado, mas no estático. Aún tenía que dar batalla, ¿la razón? Ésta vez ya no buscaba felicidad, quería venganza, una inexplicable, corrupta y maligna venganza. La mujer vampiro que me había regalado su sangre durante todos esos años se había llevado otras vidas. ¿Todo por mi egoísmo de querer seguir viviendo? Sí, así era, mis caprichos habían provocado el inminente asesinato de mi esposo e hijo. Ahora iba a volver al círculo vicioso de encontrar un inmortal que me diera de beber su sangre para poder seguir en el ring. El problema era que… El tiempo no me lo estaba permitiendo.

Salía todas las noches a caminar por las calles de Paris, con la fuerza que me quedaba y la mínima sangre de vampiro que había guardado tiempo atrás. Cada mañana daba gracias a mi cerebro por la astucia que había tenido al guardar parte del alimento rojizo para futuros eventos. Aunque se estaba acabado y con ello, iba a morirme. Los retorcijones en mi estómago y las profundas aberturas de mis pulmones empezaban a hacerse inaguantables. ¿De qué enfermedad se trataba? La misma que había maldecido a mi madre y que probablemente se aceleró con las cicatrices de quemaduras en mi cuerpo entero. Mi hermana gemela, el único pedazo de mi propia alma que me había hecho feliz, también había cavado mi tumba. No. En realidad y para ser exactos, yo la cavé cuando me incineraba, en la desesperación por sentir frío, me enterré hasta que la tierra sazonó los huecos. Podría haberme muerto de una infección, pero no era estúpida, no había llegado a tener la riqueza con la que ahora contaba por nada. Lamentablemente, los bloques de oro no me harían vivir más.

Desesperada y llena de emociones encontradas empecé a caminar más cerca de los callejones, esperando que algún vampiro quisiera alimentarse de mí, en ese momento le cortaría el cuello y me haría un festín con su sangre. Sí, eso estaba deseando con toda mi alma. Sin embargo, nada más lejos de eso fue lo que ocurrió. Una punzada se hizo contra mi pecho, me curveé como lo haría un animal siendo cazado y me sujeté de la pared, apoyando los guantes de color mate en los adoquines de un costado. Mi mirada se agudizó, sentía la presencia de alguien y no podía hacer nada al respecto. Con suerte me ayudé para respirar y sacar un pañuelo del bolsillo de mi vestido. Éste estaba suelto y caído, se notaba la clase social por las telas y los adornos, sin embargo, era de un diseño completamente diferente a los normales y pomposos. Al ser una viuda, tenía a libertad de usar cualquier tipo de prendas de vestir y estar enferma sin duda me dejaba en paz de las palabras de los demás. — Sí… Lamento la escena que ha tenido que ver señor. — Con una mano que tiritaba, pero sin miedo alguno, fue que me terminé de limpiar los rojizos labios, observando al hombre que estaba frente a mí, un señor entrado en edad, humano por sobre todas las cosas. Pero con una mirada intensa, casi como si me estuviese partiendo al medio. Una especie de alarma sonó en mí y me quedé quieta, manteniendo solo una sonrisa de lado, inocente y lastimosa a la vez. — Iba hacia la plaza del centro… Me han dicho que hay un festival ésta noche. ¿Qué hace usted tan solitariamente? — Juzgué de modo impersonal, claramente no había nadie a nuestro alrededor y yo, aun siendo que era una esclava de sangre y mantenía habilidades especiales, estás solo me servían para seguir respirando y para peor, estaban desapareciendo cada vez más rápido.

Elodie A. P. Gillespie
Esclavo de Sangre/Clase Alta
Esclavo de Sangre/Clase Alta

Mensajes : 94
Puntos : 151
Reputación : 76
Fecha de inscripción : 25/01/2014
Edad : 21

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I've sought; "Emesis"

Mensaje por Valcourt Blâmont el Lun Ago 22, 2016 11:33 pm

Podría ser que la enfermedad fuese ese lazo de atracción que siente por ella, era una manera extraña pero real hacia la sangre derramada. Todos los días veía cómo era arrojada, salpicada por los reos, que no era de sorprenderse en ella, sabía que estaba enferma, y que era crónica. El envolverse con sentencias grotescas, le daba el conocimiento de los estados de salud, de los síntomas y la gravedad que corrían las heridas internas. Y si, era impresionante que estando envuelto en ello. Apenas ese deseo se mostrara. ¿Qué era de especial? Quizás por su libertad, a ella no poseía, y a los demás sí. Eran sus vidas las que penden de Valcourt, y ella, a nadie se lo debía, más que a ella misma. Quizás por eso, la anhelaba, por eso es que se descontroló su trastorno y la dirigió a ella. Sin ser tan diferente a sus presos, por lo que observaba, era sofisticada, una mujer de la alta sociedad solo podía satisfacer los gustos que ella sobrellevaba; como el vestido y cada encaje, la manera en la que mira, toca, y hasta vomita. Pues bien tenía que reconocer que no en cualquiera siente gusto.

—No tiene que lamentarlo, he visto las peores evacuaciones y a decir verdad, ninguna viene siendo de esa manera para mí.— Si supiera lo bizarro que podría ser, esa mentalidad ofrecida al arte, a la belleza, era auténtica sin más. Como bien decía: “Para mí lo más sublime es aquello que tachan de una mierda”. Eran sencillas palabras para identificarlo pero de un contexto complejo. Y de no haber sido que de su pañuelo limpio su sangrado de los labios, habría ya socorrido a lamerlos, hasta de una mordida irlos separando de su rostro. Quería aun esos carnosos labios, descoloridos y perfectos para alguien que va hacia lo demacrado.

—¿Un festival? ... —cuestiono, sin desviar las pupilas de ella, de su rostro fino. Por el camino que había recorrido no había escuchado de algún festival. Aunque podría haber sido la razón del porque se encuentra deshabitado por donde andaba. La mayoría debería de estar en eso.—Desconozco de ello… Pero permítame ,—tomo de su mano el pañuelo de color mate, dejando que su índice fuese cubierto por esa fina tela, y lo paso por su comisura, limpiando restos de la sangre. —no debería acudir a un festival en esas condiciones. —Se limitaba a cerciorarse de que enfermedad se trataba. Y el confesar de su búsqueda, resultaría innecesaria en ese preciso momento. —He venido buscando aquella inspiración que no me deja tranquilo, escapo por temor a que no encontrarse una cura— no mentía, exactamente su inspiración era la base de su enfermedad. Y de quien hablaba era de él, y a su vez, de ella.

Siendo fugaz, duradero, intenso, desgarrante… Se presenta de maneras diferentes, y afecta en sentidos distintos, pero ningún síntoma físico que se mostrara en él, más que la ansiedad. Si, sus manos están algo impacientes, pero sabe superar la fuerza, la voluntad de ejecutar impecable era su máxima cualidad. Y sus falanges lo demostraron, una de ellas sostiene ese sublime pañuelo, queriendo quedarse con él.—¿Necesita que le acompañe? Así puedo ir buscándola, al igual que tú, ella está muy enferma...—Humedeció sus labios, al deslizar la lengua, le provocaba ver la sangre seguido de los labios ajenos, el deleitar su figura y lo indefensa que se encontraba. Era como el cuento del lobo feroz que quiere devorar la inocencia de caperucita. Tan hambriento.

…Seguido de un silencio inquietante para otros, porque para él, era la siguiente jugada.—No tiene cura, por lo que solo la controla con recursos contraproducentes—Era una morbosa conversación, tornándose desconfiada si lo veía de aquella manera. Pero entre esas palabras, describía su sentir, y el como la terminaría encadenando.—Hablo ella con alguien a quien le orientara, pero en realidad no hay nadie quien le pueda ayudar. Se fue quedando atrapada en las gélidas garras donde solo tiene necesidad de gritar, lanzar puñetazos, pero no le soltaran y nadie le escuchara, no le servirá el correr, como ya se dio cuenta, la cura no existe, por lo que esa enfermedad antes de que estropee su singular belleza, debo aprisionarla.

Ladeo el rostro, presionando su brazo para emprender una caminata, si no era esa noche, habría otra, por lo que solo relataba una historia que apenas comenzaba.


«No hay ningún criminalista que niegue que todo crimen en su origen es el producto de la miseria. Pues bien; se me acusa de excitar las pasiones, se me acusa de incendiario porque he afirmado que la sociedad actual degrada al hombre hasta reducirlo a la categoría de animal»
I haven't finished with you:

Let's play a game,"He muttered happily, dark eyes meeting mine. "Let's see which one one of us can kill the most humans tonight.:
AWARDS:
avatar
Valcourt Blâmont
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 31
Puntos : 32
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 18/03/2016
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I've sought; "Emesis"

Mensaje por Elodie A. P. Gillespie el Mar Sep 27, 2016 11:28 pm

¿Un doctor? Sí, parecía serlo por sus palabras. Reversiblemente podía ser solo un lunático. No importaba, nadie parecía encontrar la cura a mi problema y de todas formas estaba demasiado avanzado para pensar en una medicina humana. Por aquel entonces el cáncer no estaba desarrollado en existencia, mucho menos en el nombre como tal. Era una de esas enfermedades que nadie podía curar, que nadie encontraba de donde venía el síntoma, pero que sucedía en muchos casos. Incluso, cuando llegué a la popa de la esclavitud en la sangre, busqué entre mis entrañas. No había nada fuera de lo normal. Quizá era en la cabeza, por los incontables dolores que me apabullaban en medio del cerebro. Sea de cualquier manera, él no podía hacer nada para arreglarme. Así que con la mirada tan serena y plasmada como siempre fue que me dejé hacer. Permitiéndole limpiar mi sangre con la misma amabilidad con la que había intentado ayudarme a parar. El tipo era claramente una amenazaba a mi vida. Mi mente estratega e igualmente manipuladora no me permitía mentirme, tenía que estar atenta y encontrar el cuidado de más ojos a mí alrededor. Su amabilidad no podía ser sincera, nadie lo era. Muchos aparentaban porque me tenían lástima, ese no parecía el caso. — ¿Acaso es un doctor? — Entrecerrando los ojos y así mismo abriendo los labios dejé escapar un suspiro algo melancólico, igualmente actuado. Y apreté un poco mi mueca en lo que apoyaba mis dedos sobre un hombro, como cubriéndome escasamente.

— Encerrarme tampoco me hará sentir mejor. ¿Qué quiere decir con su inspiración? ¿Será acaso un amante? — Con algo de aniñada diversión le dediqué una sonrisa que escondía un atroz temor a que fuese algún demente. Debía admitir que estaba desconcertada por la habilidad de hacerse pasar por miles de cosas en un solo segundo. Incluso me retuve y no busqué el pañuelo de sus manos, me giré a medias y empecé a caminar hacia donde había más luz, aun si en mi realidad quería ser devorada por la oscuridad. — Que curioso, parece que me hubiese estado observando por lo que dice. Pero eso no puede ser, ¿no es así? Las medicinas contraproducentes igualmente no son recomendables. Yo no las tomo. Terminas perdiendo parte de tu vida por no saber lo que haces. ¿Cómo se llama señor? — Consulté de la manera más puntillosa que tenía. Aunque la verdad es que escucharlo hablar de esa forma no me agradaba en absoluto, por el contrario me hacía tener una gran desconfianza. Lo que me indicaba que tenía que apurarme en la búsqueda de un vampiro que acompañara mis plegarias para poder estar a salvo de cualquier que intentara jugar con mi enfermedad. Estaba al tanto de los médicos que buscaban curas a través de experimentos a humanos. Yo me rehusaba a ser parte de cualquier juego que no fuese en mi voluntad.

Me acomodé para seguirle el paso, cerrando uno de mis ojos ante el punzante dolor de mí estómago. Terminé tragándome lo que quedaba de la metálica sangre y entre mi interminable fuerza de voluntad caminé hasta donde empezaban a estar las personas. Algunas llevando velas y otros bailando felizmente. En su mayoría se trataba de gente de clase media y baja. Eran las fiestas en donde se buscaba matrimonio entre las clases sociales. Y algunas veces los vampiros aparecían a buscar presas. Por qué no, ¿quizá podía matar dos pájaros de un tiro? — No suena demasiado bueno que quiera aprisionarla. ¿A qué se debe? Gracias por acompañarme, probablemente me hubiese tenido que retirar de no ser por su ayuda. — Evidentemente no era eso lo que quería decir. Aunque en parte era verdad, seguramente me hubiese terminado yendo por el insoportable dolor lumbar que estaba sufriendo.

Elodie A. P. Gillespie
Esclavo de Sangre/Clase Alta
Esclavo de Sangre/Clase Alta

Mensajes : 94
Puntos : 151
Reputación : 76
Fecha de inscripción : 25/01/2014
Edad : 21

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I've sought; "Emesis"

Mensaje por Valcourt Blâmont el Dom Oct 16, 2016 2:16 pm

¿Que no se da cuenta? ¿De las intenciones de Valcourt? Sus deseos han llegado a querer beber de los labios de sus reos, bautizar sus sabores conforme se les es arrancado sus más preciados tesoros, Al grado de que la enfermedad de su pasión sea reflejada y recordada, con ninguna debía de darse el lujo de olvidar, cada una es una parte de su ser, cada una tiene un valor conmemorativo que le hace vivir, sentir, desear, amar. —No, no soy un doctor, ¿porque ha llegado a esa conclusión? — Era extraño que le dijesen eso, pues, ¿en qué facultades un médico faltaría a su ética? Porque él, no está para ayudar, solo se auto ayuda para complacer sus grotescas pasiones, es egoísta, sumamente lo es, y si sabe de enfermedades es porque simplemente le atraen para sentenciar.

Y entre los pasos desprendidos, el camino que se iba mostrando frente a ellos, con la claridad del lugar, a pesar de que siga bajo el manto de las sombras, y que se halle deshabitado, era un favor hacia él, todo terminaba por indicarle que es un perfecto momento. Más el semblante de su sonrisa, siguen sus carnosos labios llamándole, pidiendo porque sean desterrado de una buena vez. Así como el pañuelo fue a dar a su bolsillo de manera discreta, sin ser vista la acción, se posesiona del indicio que lo motivó a quererla. A no soltarla hasta llevarse lo que le deleito. —No es el encierro que le mantendrá viva, sino se conservara esa belleza, porque aquel no la ayudo como un buen prójimo, desde el principio vio muerte que quiso esperar ver esa descomposición hasta llevarse lo que siempre anhelo tomar desde un principio. Si viva le mantenía era por solo fantasía, quiso ver en diferentes ángulos su artefacto, saber cuál era la mejor manera que le atraía. —Ya veía un estupefacto cadáver, cuál rostro sin labios esperaba, ese era su foco, el punto de concentración. —Mi inspiración para algunos es enfermedad, ¿Amante? … —, ¿que terminó sería correcto? ¿Un amante? Le quedaba corto, es más que eso, más que un adorador. —Si le llama de esa forma no me niego, aunque yo solo diría que persigo lo que me llena, —No tenía cabida a la satisfacción, ya que si una la encontraba, resurgía después otra. Acechar quizás si estaba, aunque dijese lo contrario, — soy un excelente observador, no me es necesario que emplee el tiempo para hacerlo, solo con lo que llevo me percate de las cosas. ¿Le incomoda acaso eso? —Caballeroso ante todo, y el sostener su brazo, era motivo de que tuviera una perfecta visión. — No es recomendable, pero, hay más que solo medicinas, y veo que sabe a qué me refiero. —emitió una curva en sus labios, brillando esos lentes, y resonando el tacón de los zapatos. — Valcourt Blâmont.

Ya debía tener una referencia con saber su identidad, no es más que un “Concierge”, que cuida de los prisioneros, y es ejecutor ante la cámara de la muerte. Un terror que yace bajo unas manecillas, marcando las horas de la muerte, y anunciando el enjuiciamiento. Un ex-soldado reservado que solo se conoce su rango ante el obsequio de una reina quien lo nombró caballero de su corte. Y el que está ambicionando esos dolores, el estado real en que se encuentra la dama quien lleva del brazo así, poco a poco la dirige hacia un lugar sin salida, llevándola de una pared a otra, porque eso es lo único que harían, escucharla mientras la gente va apareciendo, sin ser de su interés dicha festividad; ya que no eran los gritos que él espera aclamar, ni los gestos son de agrado porque no son ocasionados por una fuerza mayor que los someta. Abriéndose el paso entre ellos, la mayoría sabe quién es él que está entre ellos, por respeto o mayormente por el temor se inclinan. Un señorón que ni fieles lacayos le interesan, ni inculcar aquello que se está viendo, no es de los hombres que proclaman reinos, o grandeza. Solo es un rey de sí mismo, que se venera, e idolatra, se complace a sí mismo. — Si me lo permite,…., podría explicárselo con más detalle…Y por favor, no agradezca, de una u otra forma, sabría como salir de esta.—entono a su oído al acercarse, los ruidos seguían, y debían de no prestar atención a ellos, rumoreándose de la valentía que la mujer poseía por permitir que un ser como él, le estuviera acompañando, y con el caos en las bocas ajenas, se murmuran que quizás asesinó a su mujer por otra. Sin embargo para Valcourt no le afectaba en absoluto, es demasiado indiferente cuando del interés se muestra en solo una persona. — Y aún no sé cómo debería dirigirme hacia usted. —ya antes esperaba que entre el silencio anterior, le brindara un nombre, pero no fue de esa manera, por lo que de una refinada manera inquirió, sin abandonar el paso, y sin soltarle.


«No hay ningún criminalista que niegue que todo crimen en su origen es el producto de la miseria. Pues bien; se me acusa de excitar las pasiones, se me acusa de incendiario porque he afirmado que la sociedad actual degrada al hombre hasta reducirlo a la categoría de animal»
I haven't finished with you:

Let's play a game,"He muttered happily, dark eyes meeting mine. "Let's see which one one of us can kill the most humans tonight.:
AWARDS:
avatar
Valcourt Blâmont
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 31
Puntos : 32
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 18/03/2016
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I've sought; "Emesis"

Mensaje por Elodie A. P. Gillespie el Mar Dic 27, 2016 9:49 pm

¿Y si no era un doctor, por qué no paraba de hablar de enfermedades? ¿Qué lo hacía balbucear esas palabras incomprensibles para mí? Mis ojos se entornaban un poco, notando la viveza de su mirada, como si fuese un cuchillo a punto de rebanarme el cuello o peor aún, agarrarlo para llevarme a un oscuro camino. Ladeé la cabeza, suavemente a un lado y luego al otro y como era de esperarse la coraza que había armado se traslució en una sonrisa lo suficientemente amable como para no levantar sospecha. — Parecía tener alguna relación con la salud. Cualquier otro se hubiese asustado. — Le reconfortaba con dulzura, pero el miedo me estaba acechando, lo sabía porque había conocido antes esa mirada. Era la misma que había tenido la vampiresa que me había arrebatado todo. ¿Qué podía hacer en ese momento? Correr quizá, aunque dudaba llegar demasiado lejos. Gritar tal vez. Las posibilidades se arremetían contra mi mente y lo único que me quedaba por hacer era responderle y buscar una sola cosa: Tiempo. Desde pequeña, exactamente desde mis seis años, cuando comencé a aprender a leer empecé a formar mi astucia. A valerme de ella para salir de cada situación en la que me metiera. Nunca me había fallado y luego de caer en una dura enfermedad ésta se había vuelto más poderosa. Sabía que en medio de las dificultades solo podía contar con mi cabeza. Y por eso mismo le seguí el juego, escondí mi miedo y empecé a pensar en posibilidades. Escapar no era una de ellas, pero quizá sí avisar. Belle, la muchacha que fielmente me acompañaba y hacía los quehaceres de la casa me buscaría, era una felina intrépida y aunque inocente serviría para encontrarme. Después de todo yo la había encandilado así como ella a mí. Por lo que no dudé un segundo. El vómito de sangre sería la primera pista. — Algunas personas dudan de los artistas. Pero yo soy diferente, los condecoro de prudentes aunque no hagan maravillas. —

Su mano se movía a los lados, se acercaba para mirarme como una hermosa muñeca. ¿De eso se trataba? ¿Un desquiciado que buscaba mujeres para convertirlas en hermosos juguetes? No. No era eso, por su mirada intensa sabía que era algo peor, que estaba obsesionado con mi sangre, incluso se había guardado el pañuelo, mis ojos hacían como que no veían incluso cuando yo sentía el terror en los labios. ¿La mezcla con la vampírica? Tampoco. Casi no quedaba nada de ella dentro. Suspiré y sonreí dejando ver los dientes blancos, pues la sangre derramada ya se había diluido y me mantuve pensativa, como si estuviese viendo qué responderle a él y no cómo escapar de él. Pronto una pequeña vibración me llegó hasta los hombros y entrecerré los ojos aparentando estar avergonzada. — Así es, ¿es terrible, no es cierto? Me quiero aferrar a la vida con tantas ansias. ¿Acaso está tan mal? — Le consulté como si en verdad me importara su respuesta, apabullándome de pena en mi rostro. ¡Lo que quería era destrozarle la cara por meterse en asuntos ajenos! Para su suerte tenía mucho más que compostura, sabía qué hacer y qué no. Como y también por qué. Nadie en ese mundo me había hecho sacar una mala palabra hasta el momento.

De pronto y como si fuese una magia horrible de revelación, la gente alrededor miró y disimuladamente me dispuse a escuchar cada palabra. Él no les daba importancia, pero yo sí. Supe su historia, supe los rumores en una fracción de segundo y alcé la vista, pestañeando curiosamente como si buscara alguna respuesta. No me iba a hacer la ilusa, cualquiera podía escuchar todo eso. Sin embargo, tomándolo como algo extraño y maquiavélico podía sacar algo de él. Por supuesto antes de hacer mi jugada me acomodé el cabello a un lado, tan resquebrajado que varios se cayeron en mi mano y los solté hacia el suelo, deshaciéndome de ellos como si me molestaran, por primera vez sentirme débil me sirvió para algo. — Parece extraño lo que dicen. Pero el festival es hermoso, tantos colores. Me gustaría escucharlo, parece ser un hombre de letras, me dicen Elodie, señor. Disculpe mi demora, no pensé que me detendría en una charla tan amena con usted. — Aseguré con la verdad, siempre la verdad a medias. Era la mejor forma de no pisarse en el futuro. Seguí dejando rastros de cabellos mientras avanzábamos. Acababa de aceptar escuchar sus palabras, quizá éstas no fuesen tan desquiciadas pero por el momento debía asegurarme una salida. — ¿Quizá algún bar esté abierto? Yo también tengo una pasión, quizá sea similar a la suya. ¿Lo cree? — Aunque no estaba segura de lo que decía, lo cierto es que al igual que él tenía una afición por lo extraordinario, por lo que podía poseer sin tener que usar más que la palabra. Y aunque no estaba segura de poder usar esa habilidad contra él, no perdía nada en intentarlo.

Elodie A. P. Gillespie
Esclavo de Sangre/Clase Alta
Esclavo de Sangre/Clase Alta

Mensajes : 94
Puntos : 151
Reputación : 76
Fecha de inscripción : 25/01/2014
Edad : 21

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I've sought; "Emesis"

Mensaje por Valcourt Blâmont el Dom Ene 15, 2017 7:29 pm

— ¿Asustada? Oh, no por favor, no tema de mis palabras, de mi saber, perdone mi vocabulario, es extremadamente amplio que si tiene alguna duda de lo que significa, preguntármelo. Más le confieso que mi trabajo me ha inculcado más de lo que debería, y si se escucha como un médico es porque trato a los presos, soy yo quien los mantiene hasta la hora de su ejecución. — Para él, en cuanto a lo que ejerce no es ningún secreto, es conocido por ello, pero no presumía. ¡Y que no sonría! Porque eleva la ansia, la ambición de arrebatarle su gesto.

Por qué, ¿cómo explicar aquella finura? Cuan ameno sentimiento se ha forjado desde que la miró, si, ansiaba probar de sus labios, no por la carnosidad, ni la belleza que estos representan sino por conocer el sabor de la muerte, de la sangre, y de su vómito, eso es lo que le hacen desearla, poseerla para sus fetiches, el mantenerla en una parte selecta en su cuarto escondido, donde ya un lugar especial tiene; ya que es ahí que depositara ese pañuelo, como representante de ella, de ese arte que hallo, y que no podrá matar, porque la necesita viva, necesita que deseche esa sangre, que decore su boca con el carmín, ese proceso es impresionante; su enfermedad es que le aumenta el valor. Que sus conocimientos no se limitan a lo que ejerce como profesión, el ser el Concierge de la prisión, no le limita para que se abra al mundo del saber, es amplio su conocimiento, que se expone en su habla, en sus réplicas, y en sus expresiones. Que el caminar de su brazo por la calle, era un halago, porque para él, encontró una joya que adora, idolatra y venera, respetando, y cuidando ya, porque la multitud es insegura, podrán manchar lo que sujeta. Si ya siente como la miran, como hablan de ella, y solo por hallarse en manos de Blâmont, era juzgada por quien la acompaña, pero eso no hará que se denigre su valor.

Dirigiendo los pasos a una calle en especial, una dirección que lleva a su mansión, era un camino corto al que le orilla sin contar ya lo caminado, siendo desconocido para algunos, o quizás no se atrevían a tomar ese sendero por temor a que fuesen sorprendidos, ya que resulta tenebroso que aquellos que caminan por ese rumbo, terminan muertos, y esta vez no se debía al Concierge, no, el solo posa su atención a quienes son famosos, son aclamados, y por aquellos que le han llamado con un arte supremo, y enloquecedor. Ese que aviva su cuerpo, renace su espíritu. Pero algo ofendido por las palabras de la dama, decir que no hacen maravillas, cuan son los únicos que crean, que encuentran el sentido a estas. — Hay de artista a artistas, y es que roban el alma, arman la belleza y la ama como una sombra de Dios sobre el universo, tan magnificente y a su semejanza al paraíso, que alimenta, da vida, es pura, glorificante, no hay misericordia tan amena cuando se deleita, gastando la sangre, el vigor, y el pensamiento, porque es más que un sueño lo que representan. — Con un vigor se expresa, no se tacha de artista más si un adorador de este, es como el ve a las obras, y no solo pinturas, o la música, la textura o el segmento, lo era todo en su máximo esplendor, que al pasar por la gente, poco a poco quedaban en el olvido, llamando a un silencio, continuando solo el sonido de las pisadas, eso decía que se alejaban de la zona, adentrándose más al área de edificaciones distantes una de otra, poco a poco, observando cada gesto, cada acción de la dama, y la manera en la que sus cabellos caían, púes sus manos expresaron aquello, no era de sorprenderse púes el grado de arrojar sangre por la boca, es que era grave, y estaba en un estado crítico. Y el aire comenzaba a anunciarse, siendo ágil este al presentarse. — No sé si sea terrible, o este mal pero si le mantiene con vida, no se puede culpar las ganas de vivir —, comento, ya que a beneficio de él, cualquier método sería aceptable, mientras la conserve. Así como los comentarios de su vida, no eran de su interés porque el solo es conocedor de la verdad, si mato o no a su mujer, solo él tuvo sus motivos, y no debe porque importarle a la sociedad, ya que no se mezcla con estos, entonces, ¿cuál es la queja? — Todo es extraño, pero ¿por qué enfocarnos en eso? Y el festival es lo de menos, su colorido para mis gustos no es placido, muy llamativo pero escaso de significado. —Miraba a los alrededor discretamente, escuchando aquella voz débil, gustoso de compartir palabras. — Un placer Elodie, no se preocupe, es grato compartir pensares con una mujer distinta a las de la elite —, pero la siguiente pregunta lo considero, sería muy fácil adormecerla, y llevarla a casa, pero, ¿por qué hacerlo de aquella manera? Le gustan los retos, pero solo se limitó a asentir. — ¿Cuál es su pasión? Y por el lugar, ¿no prefiere un lugar más discreto, y adecuado para usted? De igual manera si lo desea, las tabernas están disponibles a cualquier hora de la noche—. Ahí estaba, sus intenciones las demostró ya solo era cuestión de saber cuál de las dos escogería ella, una u otra, no le cambiarían de parecer, se la llevaría a casa sin o con su permiso despúes de todo.


«No hay ningún criminalista que niegue que todo crimen en su origen es el producto de la miseria. Pues bien; se me acusa de excitar las pasiones, se me acusa de incendiario porque he afirmado que la sociedad actual degrada al hombre hasta reducirlo a la categoría de animal»
I haven't finished with you:

Let's play a game,"He muttered happily, dark eyes meeting mine. "Let's see which one one of us can kill the most humans tonight.:
AWARDS:
avatar
Valcourt Blâmont
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 31
Puntos : 32
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 18/03/2016
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I've sought; "Emesis"

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.