Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Liberando a la bestia [libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Liberando a la bestia [libre]

Mensaje por Joe Black el Vie Jun 17, 2016 12:41 pm

Mi cuerpo daba tumbos en el oscuro cajón de madera de roble blanco  sellado con magia por un aquelarre de brujas especialmente para mi traslado.
Al parecer y por lo que oí a los guardias que me portaron hasta él, el monasterio donde hacia ya tantos siglos me habían mantenido preso iba a ser visitado por el Rey de Francia para su retiro espiritual. Una de esas absurdeces que al parecer ahora estaban de moda entre la calaña eclesiástica que adoraba a un dios cobarde que no se atrevía a venir Él mismo a darme caza y muerte.

Mis ojos permanecían cerrados, sin fuerza, como mi cuerpo en eterno letargo, cuidadosamente desangrado y malherido para mantenerme tan débil que no fuera capaz de mover musculo alguno, mas condenado a permanecer con vida como castigo por mis actos pasados.

Fui capturado por los Templarios hace ya tantos siglos que he perdido la cuenta. Tantos que esta orden desapareció de la faz de la tierra y ahora con otro nombre “iluminati” seguían actuando en la clandestinidad, pues no parecían poseer el poder de antaño, sus fuerzas decrecían en un mundo donde el caos no estaba tan bien alimentado como cuando mis hermanos y yo lo poblábamos y al no ser necesitados los reyes les retiraron sus apoyos y su poder militar para hacer y deshacer a voluntad.

Los caminos eran pedregosos, de ahí los vaivenes de la caja. Seguramente habían tomado rutas secundarias, alternativas a por donde los viajeros de normal frecuentaban. Desconocía la cantidad de soldados que custodiaban tal viaje, más conocía el destino, Italia, al parecer allí tenían un monasterio lo suficientemente aislado de fieles como  para poder darme reposo por mas siglos.

En otra epoca mis traslados se había efectuado en cajones prisión, con barrotes de hierro y esposado con aceros del máximo grosor y resistencia. Pero esos también eran otros tiempos y en estos al parecer, debían mantener la discreción sobre el habitante de la caja. De ahí que solo tenían un permiso para el trasporte de unos retratos de un monasterio a otro, nadie debía saber de mi existencia y así comenzó un largo viaje que a todo pronostico duraría meses.

No se las semanas que pasaron cuando sentí como el carro aun en marcha era tambaleado aun con mas fuerza y con el mi cuerpo que golpeaba con las paredes violentamente. Gritos en el exterior y los caballos galopando a la máxima velocidad.
¿Guerra? Por un momento llegue a pensar que era mi madre, o alguno de mis hermanos que liberados de sus encierros habían decidido reunir a la familia, mas no fue tal mi suerte, pues pronto oi voces que en nada se parecían a las de mi linaje. Forajidos, desgraciados que en busca de joyas o algo que vender atacaban a los “Iluminati” por lo que la caja contuviese en su interior.

Unos pies sobre la caja me alertaron, era un ruido sordo de botas pesadas que al parecer habían caído de un salto sobre esta.
La caja cedió sin mucho esfuerzo, al parecer el aquelarre estaba mas preocupado de que por medio de magia yo no la pudiera abrir desde dentro que de ponerle buenos medios para que no lo pudieran hacer desde fuera.

El aire frio de la noche golpeo mi rostro otorgándome una bocanada de viento que no respiraba en siglos.
Mas mi suerte me acompañaba cuando sentí sobre mis labios el gotear incesante de la sangre fresca. El bandolero que me había liberado de mi cautiverio me miraba asombrado y herido, pues al parecer no esperaba un muerto pertrechado en aquella caja lúgubre.
Relamí mis labios dejando que aquellas gotas fluyeran por mi interior otorgándome la fuerza necesaria para estirar mi brazo de un raudo movimiento  y apoderarme asi del cuello de aquel hombre que atraje hacia mi con voracidad.
Hundí mis colmillos en su yugular, y deje que la sangre fluyera por mi interior tan caliente como la recordaba antaño. Sentí el éxtasis de la plenitud cuando la vida de aquel desgraciado se apago entre mis manos y haciéndolo a un lado me levante de aquella caja con los ojos tan brillantes como la misma noche que me resguardaba.

Lo siguiente fue simplemente lo que mejor sabia hacer, muerte, caos y destrucción, nadie quedo con vida de aquel encuentro donde perdieron Iluminatis y bandoleros y tan solo gane yo.
Con la ropa empapada en sangre como el resto de mi cuerpo, tome uno de los corceles y mOnte sobre el dirigiendo su trote hacia una ciudad iluminada que se encontraba a semanas de camino de allí París.

Cuando atravesé sus puertas no podía creer lo que veían mis ojos, todo era tan diferente a como lo conocía, carros, luces, olores desconocidos.
Aquel mundo se abría lleno de posibilidades frente a mi, pero claro, primero tendría que aprender su funcionamiento y posiblemente hacerme con unos de esos trajes que lucían los señores y deshacerme de estas ropas ensangrentadas que me daban aquel aspecto tan...inhumano.
Sonreí de medio lado al cruzarme con dos damas que me miraron antes de cubrirse con sus abanicos, medio avergonzadas, medio ruborizadas y por que no asustadas.
Me iba a gustar Paris.



Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 93
Puntos : 76
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Liberando a la bestia [libre]

Mensaje por Dalianah de Vries el Jue Ago 11, 2016 7:38 am

Otra noche más sin éxito. Tenía hambre y por supuesto mucho frío. El espectáculo de magia, no había sido todo lo bueno que se podía esperar, a recientes fechas me daba cuenta de que la gente era menos dsprendida de lo habitual, y salía menos de sus casas. Pero no era para menos, desgraciadamente los asaltos, y los asesinatos a cualquier orden del día, iban en aumento. Ya no me mostraba sorprendida como al principio, por el contrario y muy a mi pesar, comenzaba a acostumbrarme porque... A pesar de considerarme una mujer tranquila, yo había sido partícipe de algunas matanzas. Obviamente sin desearlo, pero llevaba una bestia en mi interior, imposible de controlar, cuando la luna llena aparecía en todo lo alto. No solía recordar casi nada cuando la transformación comenzaba, pero siempre "despertaba" desnuda y con el cuerpo cubierto de sangre. Acontecimiento nada agradable, como el hambre que sentía en aquel instante.

La noche había llegado sobre París, hacía penas algunas horas atrás, y ya la gente comenzaba a retirarse hacia sus casas y yo...Buscando algo de comer, entre las sobras que dejaban los establecimientos de comida, sin tener demasiada suerte. Había mucha gente mendingando, que tenía más suerte que yo, desde luego.

Luego de un rato, que me pareció una eternidad, pude hacerme de un pedazo de pan rancio y algunas verduras a medio terminar, que me parecieron un delicioso manjar. La tripa dejó de molestarme después de eso.

Con un poco de mejor ánimo. Seguí recorriendo lss callejuelas, en busca de suerte. Sonreí por mi pensamiento. Yo no tenía ni pizca de suerte, por el contrario, era un imán para atraer las desgracias propias y ajenas. Así era mi vida ¿Debía acostumbrarme? No lo sabía...

Iba demasiado distraída, aborta en mis pensamientos, cuando el aroma a sangre fresca detuvo mis pasos. Olfateé el aire. Si, sangre fresca y el olor cada vez era más fuerte, pues iba acercándose. No supe qué pensar al principio, pero el sentido de alerta, me obligó a mover los pies, para guarecerme en un rincón oscuro, desde donde tuviera algo de visibilidad. Ahí aguardé pacientemente, hasta que el causante de tal revuelo hizo acto de aparición: Era un hombre montando a caballo, con las ropas ensangrentadas. Parecía tratar de ubicarse, parecía extranjero pero...Era un vampiro. Un vampiro que se plantaba en medio de la calle. ¡Debía estar loco o tener muchas agallas! ¿Quién en sano juicio, iría por la calle con las ropas ensangrentadas? ¿Acaso deseaba llamar la atención de los inquisidores?

Decidí esperar en mi escondrijo para observarlo desde lejos, había despertado mi curiosidad.

Dalianah de Vries
Licántropo Clase Baja
Licántropo Clase Baja

Mensajes : 12
Puntos : 4
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 07/03/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Liberando a la bestia [libre]

Mensaje por Joe Black el Jue Ago 25, 2016 4:28 am

Ladeé la cabeza ligeramente hacia una zona oscura, allí, cubierta, como si pensara que ese brillante aura desconocida hasta el día de hoy para mi no la descubriera, se escondía un hermoso oponente.
Uno que despertó mi absoluta curiosidad, tire de las riendas forzando al animal a detener su paso encabritándose en las patas posteriores como negación de tan brusco movimiento mientras en mis labios se dibujaba una sonrisa ladina.

Necesitado de satisfacer no solo mi curiosidad por ese ser que jamas había presentido, y mas aun por el placer de entender que los seres de la noche habían evolucionado en todos estos años, que ya no eramos los únicos demonios de este patético mundo lleno de ganado, me acerque con el paso firme hacia la posición de esa majestuosa criatura que pronto descubriría que placeres me traía.

Camine con decisión hasta que ese callejón oscuro nos encontró de frente, mas ahora si mi gozo resulto absoluto cuando frente a mi no solo se encontraba lo desconocido si no la belleza en estado puro.
Arrinconada, con los ojos precavidos me admiraba un ser extrañamente bello, uno que al parecer si conocía de la existencia de los de mi especie, pues la sorpresa de su rostro no equivalía a la de la mía.
-Buenas noches criatura de la noche ¿que sois? Ademas de bella... se que como yo no pertenecéis al ganado, mas desprendéis calor -susurré acercándome mas a ella para rozar incrédulo con la yema de mis dedos aquel delicado rostro lleno de celestiales facciones.
-¿un demonio? -pregunte enarcando ligeramente las cejas sumido en mi propio pensamiento -mas esos seres no moran en la tierra ¿una diosa? Podría ser que echa mujer hubiera venido a satisfacer la necesidad de sus placeres carnales ¿un súcubo? Su infinita belleza la hubiera convertido en una perfecta súcubo y yo me hubiera ofrecido para ser torturado por ella sin un ápice de dudas.

Ladeé la cabeza para admirar su sedoso pelo que ahora se deslizaba suave entre mis dedos.
-Apuesto por un súcubo ¿que sois bella dama?
Todos mis sentidos se mantenían alerta, si durante los milenios había aprendido algo era que no había nada mas peligroso que una mujer, nada que te atrajera mas problemas que un cuerpo caliente, y por supuesto que la belleza aunque efímera es el arma mas poderosa jamas vista, capaz de destronar imperios, o coronar reyes.
Matar en guerras por amor, enloquecer a sabios y dar cordura a locos.

Pose sendas manos a cada lado de la pared que nos resguardaba alojando su cuerpo entre ambas, si pensaba salir corriendo estaba muy equivocada, necesitaba saber, necesitaba satisfacer mi curiosidad y solo las palabras que de sus labios emanaran conseguirían tal propósito en esta noche estrellada.



Joe Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 93
Puntos : 76
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 16/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Liberando a la bestia [libre]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:13 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.