Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Eres tan linda como ruda, eso me gusta (~Alleria E. Morgenstern~)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Eres tan linda como ruda, eso me gusta (~Alleria E. Morgenstern~)

Mensaje por Jaehaerys Drage el Jue Jun 30, 2016 1:14 pm

Es una noche muy interesante en Francia y la soledad de aquella oscuridad deja a quienes aún transitan por sus calles la libertad de tomarse su tiempo para disfrutar de las luces que en las lámparas de aceite se encuentran.

-Oh ! , ma belle France j´adorons votre tranquillité (Oh!, mi bella Francia me encanta tu paz)- Fueron las palabras de aquel muchacho de no más de 25 años aparentes, pero con una larga vida detrás.

Jaehaerys Drage, de piel color blanca y tersa, ojos miel, no muy alto pero tampoco tan bajo y con una sonrisa de oreja a oreja que se dibujaba en aquel rostro agraciado y juvenil, caminaba sin rumbo alguno intentando llegar a un rio hermoso que por costumbre visitaba siempre en busca de aquella paz que no podía encontrar durante las largas jornadas en los mas hermosos palacios donde fungía por las noches como uno de los Lord de Inglaterra, una vez logro encontrarlo decidió sentarse y contemplar la luna, tan hermosa y resplandeciente que con su gran circunferencia blanca posaba en el cielo cual bella dama atrayendo la mirada de muchos.

Lo interesante de aquella noche no fue lo preciosa que se notaba la luna, si no las estrellas que la acompañaban, las cuales como pequeños trozos de almas que aguardaban por su pareja perfecta se postraban incontables en el fino manto del universo extenso y tan negro que no te dejaba apartar un minuto la vista del mismo.

-Ma âme soeur , où êtes-vous cette belle nuit ? (Alma Gemela, ¿dónde estás en esta noche?)- La pregunta que nunca sabría si se llegaría a responder algún día.

Luego de ciertos incidentes en la ciudad Lord Drage estaba un poco pensativo sobre cuales serian sus siguientes acciones, por lo que en primera instancia pensó en refugiarse durante un tiempo y dejar de raptar humanas para su deleite, le pareció algo que no era digno de su reputación como vampiro temerle a las represalias de los humanos masculinos que perdieron a sus "doncellas" era de lo mas ridículo siendo un ser tan poderoso y fuerte, por lo que descarto completamente la idea, luego de dejar el rio y estar sentado en las afueras de la ciudad pensó en algo un poco mas fácil y que no le representaba ningún problema con los humanos.

-Parece ser que tendré que irme a algún lugar un poco mas tranquilo y donde el que desaparezcan las mujeres no sea un problema...después de todo la opción mas fácil serian los bosques pues en ellos muchas cosas pueden pasar-

Su viaje comenzó a los bosques, esperando encontrarse con lo peor, ya que la fama que estos tenían no era de lo mas agradable, ya sea que fueras un humano común y corriente o un ser sobrenatural, te podías exponer a los peligros mas oscuros e incomprensibles como hombres lobo, brujas, u otros vampiros, junto con los típicos bribones que se piensan muy listos para asaltarte sin saber si estas armado, por lo que Jaehaerys a pesar de no llevar mas que unos pantalones de cuero junto con una gabardina larga del mismo material y por abajo una camisa blanca, se mantenía a la defensiva, siempre con su espada cerca de el por si algún pirado que no supiera lo que era intentaba robarle o hacer algún daño.

Sus sentidos estaban muy alertas, tanto que a medio camino y ya adentrado en el bosque escucho como el agua de algún lago o rió cercano era perturbado en su tranquilidad por algún ser que aun no podía especificar bien que era, esto llamo su atención por lo que se digno a averiguarlo, desviándose de su camino un poco y caminando con cautela entre el follaje hermoso que presentaba el bosque en aquellos lares, y cuanto mas se acercaba mas claro era el sonido, pero ademas capto una esencia peculiar, que le parecía familiar y que el sabia que era de un lobo...pero esta era diferente ya que nunca antes había captado algo con tan sutileza y que al parecer era hasta cierto punto atrayente.

Cuando llego por fin al lugar donde se encontraba este ser, su sorpresa fue descubrir que se trataba de una mujer, y no era cualquier mujer...a ella lograba reconocerla por haber alterado el orden dentro de una taberna unos días atrás, que suerte la suya ya que en esa ocasión no pudo centrarse en admirar su belleza y vaya que era de lo mas notoria ya que cuando Jaehaerys se dio cuenta de su desnudes y de la bella forma que tenia su cuerpo con aquellas caderas dignas de mención, y su cabello de un hermoso color, ademas de esos pechos firmes y que podían haber alterado en un pasado el ritmo cardíaco del joven Drage.

-Cuanta belleza- Fue lo que dijo por lo bajo mientras continuaba admirándola en todo su esplendor.

Jaehaerys temerario y sin miedo, al final termino por subir un árbol cercano y sentarse en una de sus ramas, con la intención de no perturbar el baño de la chica, pero poder verla bajo la luz de aquella hermosa luna, en aquel lago de aguas cristalinas que como un espejo reflejaban su esplendor ella adoptaba la forma de una reina digna de mención. Cuando no pudo soportar mas el silencio, el lo rompió con una simple frase y lo dijo en voz alta ya que no esperaba que estando en un árbol tan alto ella pudiera saber de donde venia.

-Eres tan linda como ruda, eso me gusta....en la taberna acabaste con todos esos humanos, pero ¿Que hubiera pasado si te hubieras enfrentado a mi?-


Escudo de los DRAGE:


Jaehaerys Drage
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 15
Puntos : 11
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 20/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eres tan linda como ruda, eso me gusta (~Alleria E. Morgenstern~)

Mensaje por Alleria E. Morgenstern el Jue Ago 04, 2016 10:00 pm

Llevaba un par de días sin ver a su hermano, desde aquella noche en que estuvo con él en la taberna y se discutieron a grito y arañazo, como solía ser con la loba. Thaddeus había amenazado con deshacerse de ella, como siempre y, entonces ella había amenazado con abandonarle, como siempre. Sin embargo, hasta ahora ninguno había cumplido con sus palabras y, a pesar de eso, el abuso seguía creciendo por parte de ambos. Era como un círculo vicioso, uno con el cual la loba siempre acababa con variadas heridas, algunas que sanaban más lento que otras. Esta no era la excepción, pues su cuerpo estaba marcado por arañazos recientes y hematomas varios, algunos que ya comenzaban a desaparecer y otros que apenas se notaban, pero que aún así, eran marcas de golpes recibidos. Fruncía el ceño mientras pensaba en ello al tiempo que se bañaba, pero sonreía para sí con la satisfacción de que su hermano tampoco se había ido ileso a casa. No, él debía tener las mismas marcas.

Sumergida en el agua cristalina de aquella pequeñísima laguna, enjuagaba sus cabellos de la tierra y las hojas que se le enredaban siempre entre las trenzas, las que ahora estaban sueltas y flotando libremente en el agua. Estaba poniéndose de pie y exponiendo su cuerpo desnudo al frío aire de la noche cuando sintió que escuchó el susurro de alguien. Insegura de qué había sido dicho o desde dónde y por quién, miró hacia su alrededor por unos segundos, más al no ver ni escuchar nada más, continuó tranquila con su baño. Estaba estrujando sus cabellos hacia atrás cuando, unos minutos después, escuchó aquella misma voz, aunque ahora más fuerte y notoriamente hablándole a ella. Arrastró sus manos por sus cabellos desde la cabeza hacia sus hombros y luego las pasó por su clavícula, sensualmente bajando hacia sus pechos para sostenerlos y, de alguna forma, taparlos. Volteó nuevamente a su alrededor con movimientos llenos de gracia y seducción, buscando al interlocutor. No lo veía, no lograba pillarlo pero aquello no significaba que no supiera que estaba allí afuera o de qué fuera, pues logró identificar el olor a muerto típico de los vampiros.

- Nada. –Contestó con simpleza al aire, volteando el cuerpo y frunciendo el ceño al no poder señalar su ubicación.-  No fuiste lo suficientemente estúpido como para meterte en esa riña y yo tampoco soy lo suficientemente estúpida como para enfrentarme con un vampiro frente a ojos mortales. –Agregó, haciendo ahora de su respiración más lenta y pausada para poder bajar su ritmo cardíaco y, de esa forma, poder agudizar mejor su audición. Así fue que, de pronto, giró el rostro para ver hacia el árbol en el cual estaba el hombre, sonriendo y llevando ahora sus manos a sus caderas en una pose algo altanera.

- ¿Y bien? ¿Quién eres y qué te crees que haces? –Le preguntó con tono molesto, ofendida porque le estuviese estado espiando mientras se tomaba un baño. Sin embargo, no hizo nada por taparse nuevamente ni por evitar que le viera desnuda, pues poco le importaba que viera su cuerpo lleno de cicatrices y marcas blancas, signo de los ataques de su hermano caníbal y de sus años en los bosques. Se cruzó de brazos, esperando respuesta y mirándole fijo, irrumpiendo su posición nada más para quitar una gota de agua que caía por su frente y estaba por entrarle a un ojo, acomodando de paso sus cabellos tras la oreja y volviendo a la posición en la que pretendía estar.



Alleria E. Morgenstern
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 18
Puntos : 11
Reputación : 3
Fecha de inscripción : 21/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.