Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Finally I found my home; you're my home · Rania de Valois ·

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finally I found my home; you're my home · Rania de Valois ·

Mensaje por Rejèan de Valois el Lun Jul 04, 2016 10:41 am

···

El olor a mar parecía habérsele quedado grabado. Y no era para menos dada la larga travesía que había compartido con los tripulantes de aquel barco que huía en dirección a París. No hacía mucho que había llegado a puerto y pese a la deliciosa compañía de aquella mujer pirata a la que llamaban Mack, Rejèan salió del barco raudo y veloz, desapareciendo por días, como si su cometido no hubiese sido otro que pisar tierra firme, una tierra que le inundaba los sentidos, sobre todo el olfativo. Había recobrado gran parte de su vitalidad gracias a los cuidados de la mujer, de la cura de heridas y del lavado con agua y jabón que le habían obligado a mantener, aunque dadas las circunstancias... No volvieron a hacerlo, por temor a ver todos los víveres salpicados de aquel mejunje que le hacía picar la lengua en cuanto la sacó para limpiarse el hocico. No lo iba a negar nunca; después del infierno sufrido en aquellas tierras tan extrañas para él, aquel barco y su incesante vaivén eran el menor de los problemas. Allí, en lugar de querer cocinarle -bueno, eso es mentira, ya que una vez gastados los víveres, a dos días de arribar en francia, se lo quisieron merendar- le hicieron sentirse como uno más entre juegos y persecuciones dentro de aquel diminuto lugar (y digo diminuto, en contraposición a las infinitas tierras americanas). Se podría decir que conocía aquellas tierras -refiriéndose a Francia- como la palma de su mano, pero sin embargo, la novedad en el ambiente le hacía querer ir despacio, oliendo, saboreando cada trozo añejo de la tierra que hacía apenas 20 años dejó atrás, con la esperanza de encontrar ese olor inconfundible a fresas y miel que había quedado grabado a fuego en sus recuerdos, como una parte importante del pasado que le había sido arrebatado.

En esos días exploró cuanto pudo la periferia, quedándose en un segundo plano, para no dar a entender que iba con intención de atacar, ya que no se sentía totalmente capaz de volver a tener un enfrentamiento sin sanar del todo. Por eso, entre idas y venidas, conoció a Leona, una gata que de buenas a primeras se convirtió en una exhuberante mujer, una con los mismos rasgos felinos que aquella gata que había portado entre sus dientes. Se relamió. Rejèan descansaba plácidamente sobre una gran roca en un claro del bosque cercano a las montañas, ahí dónde la naturaleza era más espesa y el ambiente carecía de olor a hombre. A veces sentía la necesidad de que el olor no fuese tan intenso, para así recuperar sus habilidades de caza.

Pero todo comenzó a variar a su alrededor cuando en uno de sus paseos, escuchó gracias a esa empatía animal, cómo unos lobos salvajes pretendían irrumpir en un lugar enorme a través de sus jardines, que decían, eran perfectos para esconderse y atacar sin ser vistos. Aquellos, que no eran más de tres, Rejèan los siguió con un sigilo espeluznante, entre curioso y precavido ante tal descabellado plan. En otros tiempos no lo hubiese tenido como algo tan descabellado, sino un mero instinto de supervivencia, algo que ellos no parecían estar buscando sino hacer el mayor daño posible a su paso. Rejèan vió cómo los lobos se adentraban en el laberinto que tenían por jardín en aquel lugar. Mientras, él, se les quedó viendo desde lo alto de una colina cercana y con la intención de "avisar" a las personas que paseaban en aquel aparente plácido lugar -aunque no supiesen lo que ocurría), aulló a la luna tan profundamente, como el primer día en el que le separaron de su familia.


···


Spoiler:


Yo crearé el sentido y la razón; yo crearé el futuro; yo definiré la bondad; yo definiré la paz.
Para eso vine al mundo, para eso estoy aquí, Invitado

Rejèan de Valois
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 53
Puntos : 56
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 27/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Finally I found my home; you're my home · Rania de Valois ·

Mensaje por Rania de Valois el Miér Ago 10, 2016 6:41 am

Días y semanas habían pasado ya desde que dejara tierras inglesas. Atrás habían quedado su marido y su hijo, cosa que el rompía el corazón mas era totalmente necesario. El conocimiento de las infidelidades de James con una de sus damas de compañía le había complicado la vida a Rania en el palacio y tras unos días sin apenas comer o dormir había tomado la decisión de alejarse de todo aquel circo. James no entendía su partida y no compartía su necesidad de irse y dejarlos solos, pero había llegado el momento de dejar de pensar en las necesidades de su rey y empezar a pensar en las propias. París había sido el destino escogido para estar sola y poder volver a centrarse en ella misma, su hogar, su ciudad natal; allí tenía a sus padres y podría pasar tiempo con ellos aunque siempre con la protección del Mariscal francés o alguien de su confianza. Ser reina podía parecer un sueño para muchas niñas, estaba claro que los lujos abundaban en la vida actual de Rania pero de la misma manera habían aumentado sus reuniones sociales y compromisos. Esta había sido criada para ser la esposa perfecta, una mujer de su tiempo dedicada a la casa y su marido pero, a pesar de ser de clase alta, jamás nadie la instruyó para que pudiera superar un reinado y todo lo que ello conllevaba.

Había descubierto, muy a su pesar, que James controlaba sus pasos. Tenía personal en el hotel en que se hospedaba y el todo París dispuesto a seguirla y escribir a la corte para dar un parte de cada uno de sus movimientos por la capital francesa. Gracias a Alexandre había podido retirar de las puertas de su suite a uno de los hombres a quienes el rey había pagado para informarle y ahora tan solo se encontraban allí dos oficiales de total confianza del mariscal. Pocos eran los momentos en que la puerta se quedaba sin vigilancia, quizás una hora en una jornada completa, y fue aprovechando uno de ellos que Rania consiguió salir de la habitación y bajar las escaleras hasta la planta baja. Era tarde ya para que una mujer apareciera sola pero por suerte para ella –futura desgracia- el jardín del hotel se encontraba desierto. Los arbustos que formaban un laberinto se alzaban por encima de su cabeza impidiendo a esta ver su destino, sabía que había una fuente al final de este pero nunca había llegado a comprobarlo y ese era su destino.

Pequeño parecía desde el balcón de su habitación, pero una vez habías entrado en el laberinto era en cierta manera agobiante, no había manera alguna de ver hacia donde dirigirse y el sonido de pasos a ambos lados la ponía nerviosa. Antes de entrar había comprobado que no había nadie pero el sonido de pisadas en la tierra era muy evidente, -¿Hola?-, trató de ver a través del follaje pero fue en vano, tan solo tenía dos opciones y seguir adelante y llegar a la fuente o dar la vuelta y tratar de volver al inicio. De cualquier manera ya no sabía en qué dirección iba por lo que decidió seguir hacia delante y ver dónde aparecía. Paró en seco al ver la primera sombra. No se trataba de una figura humana sino animal, más grande y corpulento que un perro, tragó saliva y probó a dar un paso atrás pero esto llamó la atención del lobo y clavó los ojos ambarinos en los marrones de Rania. Pronto otros dos animales flaquearon los costados del primero y comenzaron a caminar hacia ella mostrando los dientes.



Gracias:
[/center]
Mon amour:
Rania de Valois:
[/center]

Rania de Valois
Realeza Inglesa
Realeza Inglesa

Mensajes : 71
Puntos : 67
Reputación : 34
Fecha de inscripción : 20/06/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Finally I found my home; you're my home · Rania de Valois ·

Mensaje por Rejèan de Valois el Sáb Sep 03, 2016 9:12 am

···

El perfume que se colaba en el aire le hacía desear de cualquier forma meterse en aquel berenjenal. Bien eran mayoría, además, Rejèan estaba aún curándose de viejas heridas que debidas a su brutalidad, tardaban en sanar, pero aun así lo hacían correctamente. A cada paso que daba, sentía que el corazón le latía a mil y que sus sentidos se encontraban en su máximo esplendor, cosa que no había ocurrido hasta el momento, como si estuviese cerca de algo que siempre estuvo buscando incluso en esos sueños que duraban a penas dos minutos.

Los pasos cautos del animal provocaban que aquellos símiles tan llenos de rabia no se percatasen a penas de su presencia, ya que se centraban en alguien que por su olor al propio Rejèan le parecía un auténtico desastre. Con cierta agilidad el lobo saltó el último seto que le separaba de aquel olor tan familiar y que era el único que perduraba en su memoria a pesar del paso de los años, que en lugar de eliminarlo como el resto, se instaló como recordatorio de sus orígenes, de ella, de su hermana. El lobo no aterrizó entre los animales y la presa sino apareció por las espaldas de los mismos jalando de uno de ellos con tal brutalidad que sus fauces quedaron manchadas de sangre, quedaba uno menos y ahora la presa no parecía ser el foco de atención, así que el lobo se lanzó contra los dos que quedaban, para que así le diese tiempo a la mujer a poder escapar con suerte entre los matorrales, pero podía oler el miedo latente en el aire y no era el de ella sino el propio. Arañazos, gruñidos que brutalizaban el ataque que ambos lobos hacían sobre el animal, que no hacía otra cosa que agotar hasta el último ápice de rabia contenida sobre aquellos que pretendían hacerle daño al ser más preciado que tenía sobre la faz de la tierra. Algunos chillidos de animal dolorido se escuchaban por doquier, dándo a entender que allí ocurría una carnicería y que el peligro se palpaba en el aire, por lo que alertó a varios humanos que en aquel jardín estaba ocurriendo algo no tan agradable para aquellos que solían visitarlos.

Él atacaba, mordía y desgarraba, no sentía dolor porque la rabia era mayor, pero se sentía cansado, quizás por las graves heridas sufridas durante el ataque en el que resultó vencedor. Logró acabar con uno, el otro escapó al ver que éste estaba a punto de ceder como otro de sus compañeros, dejando un reguero de sangre que se hacía más difuso conforme salía de la hacienda. La estampa era grotesca, había sangre por todos lados y tres lobos tirados en el suelo de los cuales sólo Rejèan parecía respirar aunque con dificultad, aún tumbado. La sensación era de relajación total, las heridas dolían más allá de dónde se daba cuenta, pero su consciencia estaba lejos de ayudarle a ponerse en pié para huir antes de que los hombres diesen con su paradero. Pensaba, si, pensaba en la mujer que a penas tuvo el tiempo de ver cómodamente, centrándose así en deshacerse de los otros animales. Se sentía victorioso, contento de haberla salvado y aunque muriese en aquel mismo instante, se sentía orgulloso de haber eliminado del camino de la mujer a esas dos bestias que amenazaban con quitarle la vida.

···


Spoiler:


Yo crearé el sentido y la razón; yo crearé el futuro; yo definiré la bondad; yo definiré la paz.
Para eso vine al mundo, para eso estoy aquí, Invitado

Rejèan de Valois
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 53
Puntos : 56
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 27/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Finally I found my home; you're my home · Rania de Valois ·

Mensaje por Rania de Valois el Dom Oct 02, 2016 1:02 pm

Todo parecía estar perdido para Rania. Tan sólo tres animales y ella se encontraban en el lugar, no había ni un alma paseando por los jardines y el silencio tan solo era roto por los gruñidos y pisadas de los lobos hacia ella. Se sabía la presa de dicha situación, no era algo normal ni habitual que esos animales bajara hasta la ciudad y mucho menos se colaran en un recinto hotelero con el fin de atacar humanos pero le había tocado a ella; y es que parecía que últimamente nada de lo que podía salirle mal la salía bien. Subió lentamente las manos ante ellos en un intento vano de mostrarse indefensa y buscar que pararan su camino hacia ella. En ese momento, en el que cualquiera de ellos hubiera podido alcanzarla en un tan solo un salto, apareció un cuarto en discordia. De una manera extraña Rania no sintió más temor al verle sino todo lo contrario, quizás fuera por su manera de llegar o de moverse tras sus congéneres… no lo sabía; pero el caso es que su intuición fue la correcta. El último lobo atacó uno por uno a los otros tres, la francesa se quedó congelada durante unos minutos presenciando tan tremendo espectáculo y no fue hasta que el solitario estaba peleando con el último de la manada cuando salió corriendo de allí. Ya no sentía miedo por sí misma, no corría por ponerse a salvo sino para pedir ayuda a los hombres del hotel y poder sacar de allí al animal que la había salvado claramente la vida. Deprisa y de manera un tanto confusa pidió ayuda en la recepción y cinco de los oficiales que estaban destinados a protegerla salieron con ella hacia el patio trasero.

Los cuatro lobos yacían en el suelo entre grandes manchas de sangre, el más cercano a Rania era el que mejor parecía estar y para su alivio era quien la había protegido. Tuvo que interponerse entre él y los soldados, apenas habían podido comprender su explicación de lo que pasaba y su primera intención fue la de disparar a todos para asegurarse de que no provocaban más daños. Tenían órdenes claras de proteger a la reina de Inglaterra y estaba claro que habían fallado hasta ese momento, por lo que si permitían que uno solo de los lobos se levantara y la hiciera un mero arañazo, acabaría su carrera militar; James se ocuparía de ello. Pero en ese momento la persona con más rango y a quien debían obedecer parecía una loca, entre las armas que los hombres sostenían en alto y el animal al que le costaba respirar con normalidad. -Vosotros dos haceos cargo de esos tres, vosotros ayudadme a llevar a este al interior con cuidado. Y que alguien llame a un veterinario de inmediato.-. Los meses que llevaba coronada la habían hecho ser tajante cuando debía serlo, no disfrutaba siendo dura con quien la rodeaba pero no tenía otra manera de hacerse respetar y por tanto ya no dudaba a la hora de decir a cada cual lo que quería de ellos.

Algo nunca visto en el Hotel des Arenes. Todas y cada una de las personas que se cruzaron por el camino o bien se llevaron las manos a la boca para cubrir el asombro o se alejaron de ellos todo lo que pudieron. Tanto Rania como los otros tres hombres cargaban con un lobo de considerables proporciones ya totalmente inconsciente. Tan solo el hecho de ella ostentar el poder que tenía la permitió semejante locura, como era llevar al animal a la suite en la que vivía desde que llegó a París. Se ocupó, junto a alguna de las mujeres de su séquito, a limpiar las heridas hechas por sus oponentes y tan solo se alejó de él cuando el veterinario llegó a la estancia. -Haga lo que tenga que hacer, sus honorarios no serán un problema pero haga que mejore-. Su voluntad para el lobo estaba clara, devolverle el tremendo favor que la había hecho. Pelearía con quien fuera para conseguir que mejorara, pagaría lo que fuera, ese lobo se merecía el afecto de la reina y lo tenía.



Gracias:
[/center]
Mon amour:
Rania de Valois:
[/center]

Rania de Valois
Realeza Inglesa
Realeza Inglesa

Mensajes : 71
Puntos : 67
Reputación : 34
Fecha de inscripción : 20/06/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Finally I found my home; you're my home · Rania de Valois ·

Mensaje por Rejèan de Valois el Miér Nov 02, 2016 2:53 pm

···

No sabía cuánto tiempo había transcurrido desde el momento en el que su cuerpo tocó el suelo completamente, para luego ser llevado hacia las instalaciones. Reaccionó ante la luz ténue de los candelabros de aquella habitación. El veterinario había hecho lo posible, le había inyectado unos calmantes para que el "perro" no se las pasase molestando con los quejidos en forma de aullidos que espantarían a cualquiera que se encontrase en aquel hotel, que eran muchos. También lo había hecho por la seguridad de la reina, a la cuál él había salvado sin conocer su rango, ni siquiera cualquier aspecto de su vida que no fuese el que él conocía. El veterinario se había ido de la habitación tras hacer su trabajo, diciéndole al lobo cuánta suerte había corrido, ya que de no ser por Rania, según él, me merecía una inyección más letal que la que le acababa de dar al cánido. Pero claro... ¿Quién iba a escucharle? El perro, por mucho que escuchase aquella conversación, jamás podría entender el significado, claro, si se tratase de un animal normal y corriente y él no lo era.

Rej mantenía los ojos abiertos hasta la mitad, como si los ojos le pesasen una barbaridad, sin embargo, ahí permanecía tumbado de costado, con las patas estiradas, -supuestamente- descansando plácidamente en el centro de la habitación, dónde a saber cuánto tiempo más residiría, si no fuese por la bondad de aquella reina que se moría de ganas por ver. Él, alzó el hocico, tratando de captar su olor entre tantos que había, tras las puertas. No era difícil de percibir, ya que se había pasado toda una vida esperando aquel momento, el momento de encontrar el tesoro que siempre estuvo destinado a encontrar.

Pese a todo, él estaba relajado, cualquiera podría pensar que estaba dormido, pero el hecho de sentirla tan cerca le hacía permanecer expectante. ¿Ella entraría? ¿o serían otros los quefinalmente le llevasen a un recinto dónde no pudiese hacerle daño a nadie?

···


Spoiler:


Yo crearé el sentido y la razón; yo crearé el futuro; yo definiré la bondad; yo definiré la paz.
Para eso vine al mundo, para eso estoy aquí, Invitado

Rejèan de Valois
Cambiante Clase Baja
Cambiante Clase Baja

Mensajes : 53
Puntos : 56
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 27/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Finally I found my home; you're my home · Rania de Valois ·

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:25 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.