Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Cuando una mujer no destruye a la otra, se vuelven las mejores aliadas | Flashback → Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cuando una mujer no destruye a la otra, se vuelven las mejores aliadas | Flashback → Privado

Mensaje por Frauke Neumann el Lun Jul 04, 2016 4:32 pm

Sino escalas la montaña,
jamas podrás disfrutar del paisaje.
- Pablo Neruda.



Y entonces ella murió. – La voz de la mujer de entrada edad resonaba entre las cuatro paredes de la habitación. En París ya había reunido a un grupo de jovencitas para darles las clases de etiqueta. Para ella, la esposa de un prestigiado comerciante no es difícil hacerse con rapidez de buena fama. El dinero siempre maneja a las personas, lo gracioso de todo es que, si supieran lo que en realidad hay detrás de las puertas de su hogar, nadie confiaría la vida de sus hijas a ella. No porque fuera mala, claro que no, sino más bien por dejarse maltratar, golpear, gritar, aunque, si ella lo analizaba con detalle, la situación no era muy escandalosa, las mujeres en la época tenían que aguantar estoicamente, no quejarse, ser lo que ellos querían.

Aquella lectura en voz alta que acababa la mujer de hacer, se trataba de una tarea asignada a las jovencitas. Con la finalidad de poder estimular su imaginación, su mente con pensamientos les dejó una redacción, alguna historia, lo que ellas quisieran pero que fuera de su propia creatividad. Matilda, una niña de escasos dieciséis años le había llevado la historia más desgarradora de todas. La chiquilla tenía talento, sin duda, sin embargo Frauke no entendía porque tanto dolor escondido en su alma, dolor dispuesto a salir a base de historias escribas con tinta negra y un pergamino amarillento.

Caras vemos, corazones no sabemos. Esa es la realidad. La esposa de Horst Neumann es enviada, incluso odiada por la creencia de que tiene una vida perfecta, un esposo amoroso, éxito y que le da todo. Quizás no pueda tener hijos, pero dado que hay modernidad en el pensamiento últimamente, eso no hace falta. Al menos eso dicen. Quizás dentro del cuerpo de esa jovencita haya un tormento grande, se nota, por sus ojeras enormes que apenas duerme, no tiene mucho que se ha casado, por lo que se imagina la razón. Es tan pequeña y frágil que la señora quisiera abrazarla, decirle que todo estará bien, que nunca la dejará sola, el problema es que ni ella misma se encuentra bien, de hecho sería demasiado hipócrita si da ese tipo de consejos. Doble cara no es, lo que si, es buena actriz dada la vida que ha tenido.

Dos horas más tarde todas las jovencitas se han ido con la promesa de volver. Cada una de ellas con el rostro iluminado, quizás Frauke  jamás ha tenido hijos de su propio vientre, aquello no le impide tener un espíritu materno esperando a salir bajo cualquier circunstancia, por esa razón, que las jovencitas se sientan como en casa cuando van a visitarla le proporciona un calor en el pecho que hace tiempo no recordaba. Extraña a su pequeño Hunter, aunque de pequeño no tiene nada, ya es todo un hombre, estuvo casado, con una hija y ahora se encuentra en una misión en París, ¿debería buscarlo? La idea parece tan tentadora, por esa razón se dirige hasta el estudio, saca papel, pluma y tinta y comienza a redactar.

“Querido Hunter:
Hace unos días que llegué a la ciudad de París, sé que te encuentras en el hotel de la ciudad, he adquirido una nueva mansión en la zona residencial, búscame.
Te quiere, Frauke Neumann”.


Lo lee dos veces más, ¿se nota que tiene urgencia por verlo? Tal vez no, se lee igual de  dócil y amorosa que todo el tiempo, aunque si Hunter le conocía tanto como ella creía era probable que la buscara al instante de tenerla en sus manos. La esposa de Horst Neumann tenía tanta información encima que creía se iba a enfermar de un momento a otro, se encontraba estresada, tensionada, necesitaba relajación, y por eso sus dos damas principales de compañía habían buscando la manera de que su patrona estuviera mejor.

Le ayudaron a quitarse las prendas de a poco. Colocaron una camita pequeña en el centro de la biblioteca, incluso encendieron la chimenea, Frauke andaba de un lado a otro con una bata de noche, le parecía extraño hacer eso ya que siempre se encontraba impecable. Dos toques a la puerta del lugar bastaron para comprobar que la invitada especial se encontraba en su hogar. ¿De verdad sería tan milagrosa para aliviar su tensiones físicas?

Adelante – Articuló con suavidad y elegancia. Como siempre, como ella, como la digna esposa de Horst Neumann.


Prisionera de lo que conozco y amo:
Recorrido:

Frauke Neumann
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 81
Puntos : 121
Reputación : 52
Fecha de inscripción : 04/01/2012
Edad : 26

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.