Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» Hostia || Lamâshtu
Hoy a las 7:28 pm por Amane Fay

» Duda un poco corta
Hoy a las 7:26 pm por Alec Blackfor

» Registro de Apellido [OBLIGATORIO PARA QUIEN TENGA]
Hoy a las 7:19 pm por Lucinde

» Frases memorables
Hoy a las 6:40 pm por Administración

» Amane Fay ֎ Cronología
Hoy a las 6:37 pm por Amane Fay

» Temas recomendados
Hoy a las 6:37 pm por Administración

» ¿Sabías que...?
Hoy a las 6:32 pm por Administración

» El recién llegado
Hoy a las 6:21 pm por Administración

» Duda revolución Francesa
Hoy a las 6:11 pm por Administración



l'empathie avec la lune «privado»

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

l'empathie avec la lune «privado»

Mensaje por Enaylen Chavanell el Miér Jul 27, 2016 7:24 pm

Recuerdo del primer mensaje :




"Tell me, who are you when the darkness comes?"




Aquella mujer se ha hecho de sus pensamientos a cada momento que cierra los ojos, la imagen del lobo que sin importar sus diferencias se lanzó a atrapar al cazador cuyo único objetivo era ella, claramente sin pensarlo. La sangre manchando su rotro era invisible comparada con la preocuapción en sus ojos, el desplome de su fachada que amenazaba con tracionarle en cualquier segundo, asunto que no debía ser de su incumbencia pero a pesar de las razones que la llevaron hasta el puerto no lograba ignorar el hecho de que aquella fue la segunda vez que alguien le salvaba la vida de forma desinteresada, por instinto; la segunda vez desde la noche en Fonta di Trevi cuando perdió su humanidad.

Había buscado por dos noches seguidas al lobo y gracias a su hermano —a quien le hizo jurar no mencionar una sola palabra al respecto— consiguió su rastro de mano de ciertas conexiones que por esta vez prefirió ignorar. Se deslizaba por los muelles con sumo sigilo, en silencio..., tal cual sus pies levitaran sin hacer el más mínimo estruendo. Y debía serlo pues una vez un cazador pone la mira en ti no es fácil que desista, si bien pasó a mejor vida, más que nadie sabe que de estar en lo correcto vendrán más como él, es por ello que decidió moverse de forma inadvertida lo cual no era un problema dada su naturaleza mas se ocupo de que su vestuario tampoco fuese un estorbo. Ciento veintiún años en la tierra no le han hecho enamorarse del típico vestuario que se esperaba que usase, es normal en los vampiros aun pudiendo pasar por desapercibido ser atraídos al tipo de vestimenta que llame la atención y no les lleva mucho la contraria pero ir encubierto en busca de un lobo que quizás haya perdido la cordura no es el escenario para usar un vestido que normalmente encaje mejor en la ciudad en medio de algún evento social por lo que, igual que siempre tiene la oportunidad, vistió unos pantalones de cuero negro acompañado por un corset que esta vez llevaba por fuera y chaqueta de mangas largas junto con una par de botas que había traído de su ultimo viaje, le permitía sentirse libre de todas las ataduras que aquella sobre abundancia de telas le proporcionaba. Le permitía pensar y continuar su búsqueda sin preocuparse de arrastrar un vestido.

Repetía una y otra vez lo que sabía al respecto en su mente, lo que habían recopilado coincidía a la perfección y el broche tan parecido al que le mostró su madre de pequeña, al que encontró al enterarse de la supuesta leyenda. Una parte dentro de si se preocupaba con el licantropo, no le encontraba explicación sensata y es que el mero pensamiento no debía siquiera existir sin embargo buscó hasta localizar su aura; no comprendía las sensaciones que llevaban a él, no era parte de su naturaleza el manifiesto de la empatía y poco agrado cargaba consigo hacia los lobos pero algo palpitó muy diferente a otros corazones que había escuchado en el pasado, algo la atrajo hacia él de maneras inexplicable.

Kyros se enojaría aún más cuando se entere, ella terminaría odiándose pero una vez se vio parada detrás de él que yacía sentado sobre la proa de uno de los barcos que reposaban a mitad de la oscuridad sus sentidos se clavaron allí. Era extraño sin importar desde donde lo viese ¿quien era esta persona? la curiosidad siempre le ha hecho malas jugadas pero esta noche actuaba ridículamente irracional.

¿Es aquí donde vienes a contar tus demonios, lobo? —dijo trayendo al exterior la sutil naturalidad que le caracterizaba. Pensando como lo abordaría con el tema.



Spoiler:

                                   by Sofi♥
avatar
Enaylen Chavanell
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 82
Puntos : 52
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 20/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: l'empathie avec la lune «privado»

Mensaje por Enaylen Chavanell el Vie Sep 22, 2017 3:39 pm

Observó cada paso que daba el lobo, lo vio ir de aquí para allá decir palabras y luego dar otra vuelta hasta que los tragos estuvieron servidos y ambos sentados al centro de la habitación.
Si es el amigo que creo, estoy segura de que no le gustaría verme tomar su preciado licor —comentó tomando el vaso en sus manos. Media carcajada al recuerdo de Cameron reprochándole por robar de su bar personal en Italia que murió en melancolía al recordar sus advertencias aquella mañana.

Anatómicamente hablando la vampira podría continuar durante días e incluso semanas, irónicamente agradeció un techo, el trago en sus manos y el sofá. Era la primera vez en todo el siglo que lleva muerta que siente tal cansancio abrasador, curioso pues nunca creyó ser capaz de sentir fatiga, no después de los sucesos en Italia cien años atrás, pero era aquel el dilema, toda una vida en el olvido regresó a la vida sin su consentimiento. Memorias que no sabía estaban perdidas hasta conocer a Malachai y el vampiro que los atacó…, que osó reclamarla, bien pensó los cazadores eran el mayor de sus problemas sin saber que, por lo visto, la fuente de todos los disturbios yacía frente a ellos; respira profundo y pausado como quien contiene la respiración más de lo que debería, como quien realmente necesita tal cosa. En momentos como estos es cuando iría hacia Kyros en busca de confort, recargar la cabeza en su hombro formaba parte de los pequeños detalles que le permitían ser una niña otra vez, liberarse de la fiereza que fue obligada a forjar y bajar todas sus guardias a sabiendas que no existía lugar más seguro que sus brazos. Hoy él estaba lejos de ella, su gemelo más distante que nunca y la noche se planteaba tediosa y larga.

No fue hasta que el licántropo habló por segunda vez entreviendo una tímida sonrisa que a su parecer era lo suficiente dulce para apaciguarla que corroboró el inicio de la incertidumbre hacia su persona, empujándola a sentir aún más tranquila a su lado de la que alguna vez experimentó junto a su salvador. Creando conflictos que jamás creyó verse en la necesidad, mucho menos darse tiempo, de enfrentar.

Asintió ante la pregunta de Malachai, invitándolo a seguir y con suerte apaciguar sus pensamientos; y es que tales manifestaciones como lo es la preocupación no era propio de ella, no siquiera con la maldición que por años ha intentado develar pues las noches en que visitaba hechiceras de una tierra a otra quedaron en el pasado hasta la semana pasada dados los eventos recientes.
No haces más que elevar mí ya de por si existente ego —concluye por él sosteniendo la mirada—. Desearía decir lo mismo, sin embargo, es un poco inquietante. De algún modo no recuerdo los años venideros después de haberlo conocido, todo es borroso desde entonces —fue quizás la tibiez de la compañía, la sensación de seguridad o la familiaridad que le gritaba por fin estar en el lugar indicado que le hizo decir tal cosa en voz alta por primera vez. Enaylen siempre sintió haber perdido algo más, en el fondo presintió que la verdad sobre su familia no era la único que buscaba—. Me alegra ver que hayas crecido bien—confesó extrañamente aliviada a raíz del recuerdo prestado por Malachai—. En otras circunstancias hubiese sido un placer ser esa mujer —cierto dejó apagó su discurso, aun sintiendo los labios del lobo sobre los suyos.


Tarde o temprano alguien traería la cuestión a colación, tan pronto sucedió el aire volvió a tornarse seco y pesado, la tranquilidad que por un momento marchó de la mano de su proveedor.

El vampiro ¿Qué parte de la verdad debía ser contada? ¿Era siquiera prudente contarle la tormentosa reminiscencia que evocaba en ella? Enaylen no estaba acostumbrada a sentirse débil e indefensa, en pocas ocasiones se le agotaban las respuestas, con fervor creyó haber superado la traumática noche en que murió o la aún más en que fallecieron sus familiares, por razones desconocidas el vampiro emulaba todo lo que alguna vez ella temió, creaba un vacío inexplicable dentro de ella que le gritaba sin cesar y apuntaba hacia él como único culpable de las desgracias acontecidas en su pasado, presente y futuro. No daba con la manera adecuada o el tacto para responder la pregunta de Malachai.

Atravieso la misma incertidumbre que experimenté respecto a usted la primera vez que le vi. Empero, en lo que a él respecta, es más intensa, peligrosa…—dio un último trago. No se percató de la fuerza que ejercía sobre el vaso hasta que estalló en sus manos incrustando retazos de cristal en sus manos—. Mis recuerdos yacen a ciegas, sin embargo, he de afirmar sin miedo a errar que es la razón de las fatalidades pasadas y futuras…, la razón que se esconde junto a mis recuerdos… —las palabras murieron junto a la expresión preocupada en el dulce rostro de Malachai ante la sangre que brotaba de sus manos.

Lamento haber importunado su noche —fue entonces la primera vez, que pudiera recordar, en que ofrecía disculpas a terceros. Ha de ser ese el inquietante problema con Vlahovic, incesante representaba todo lo alguna vez ella se negó a ser, sentir o creer llevándola a desear su compañía sin intenciones de acabar con su vida a la mañana siguiente. Era el segundo hombre, primero sin necesidad de mérito, que le incitaba a creer que no todos los hombres merecían morir en sus manos, a diferencia del inmortal cuya ira era palpable y ojos desbordantes de odio, sedientos de sangre y violencia la reclamaba como si fuese un mero objeto, como lo hicieron los malditos neófitos que decidieron jugar con su cuerpo por puro amor al deporte.



Spoiler:

                                   by Sofi♥
avatar
Enaylen Chavanell
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 82
Puntos : 52
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 20/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: l'empathie avec la lune «privado»

Mensaje por Malachai Vlahovic el Jue Dic 07, 2017 8:16 am

Las comisuras de sus labios se ladearon en un gesto agridulce en tanto escuchó la confesión de la vampiresa. Se sintió estúpido, tan embelesado se encontraba por la presencia de la mujer que olvidó ella no tenía memoria alguna de su primer encuentro, ese que había ocurrido tantos años atrás y aún palpitaba con fuerza entre sus recuerdos. No pudo evitar reír ante el contraste, él podía evocar aquella memoria cuando quisiera, revivirla con viveza casi como si pudiese trasladarse al pasado mediante un corto instante de concentración, romper los límites del tiempo y el espacio sólo para volver a sentir el tacto de aquellos finos y delicados dedos revolviendo sus rizos castaños; ella, por su parte, a duras penas tenía la capacidad de reconocer que sus caminos se habían cruzado antes y de no ser por que sus naturalezas les permitían compartir tal reminiscencia, muy seguramente, lo hubiese concebido como ficción.

Sí… a mí también — Masculló para sí, ladeando la sonrisa con cierto deje de melancolía y dando un sorbo a su copa tras servirse una nueva ronda.

Tras un denso silencio que antecedió a la mención del inmortal, la dama procedió a responder la indagación que le fue lanzada o por lo menos lo intento, pues los detalles de la contestación fueron bastante vagos y no alcanzaron a satisfacer la curiosidad ya removida del lobo. Había sido necio y quizá hasta presuntuoso de su parte hacerse a la idea de que su existencia pudo llegar a poseer relevancia semejante a la que la vampiresa tuvo en su vida. La suya era una memoria desechable, bien podría estar ahí o no, como fuera, no habría diferencia.

Mujeres como Enaylen, damas de alta cuna, bonitas, carismáticas y de perfectas formas, no figuraban con tipos como él, hombres de prole que más allá de una humilde morada no tenían mucho que ofrecer. La señorita estaría acostumbrada a un montón de lujos y comodidades de los que él no se servía y, probablemente, ya habría otro de mejor estatus que, a diferencia del psicópata al que habían enfrentado aquella noche, sí tendría derecho de clamarla como suya. La sola idea lo cabreó sin motivo aparente. Por lo bajo, Malachai gruñó ante la imagen de uno que no fuera él siendo contemplado por aquellos intensos egeos, de otras manos que no fueran las propias enredándose en los dorados bucles, o de otra que no fuera la calidez de su boca atrapando esos dulces y rosados labios, besando aquella tersa y pálida piel…

Sin resguardar conciencia de sus acciones, el lobo imprimió fuerza sobre el recipiente que acunaba entre sus manos. El cristal, ya de por sí resquebrajado, continuó fragmentándose de modo que el contenido comenzó a desbordarse por una de las hendeduras. De repente, el estallido del vidrio lo arrastró fuera de sus cavilaciones, por un instante imaginó que había fijado demasiada presión en su copa, mas al echar un vistazo y comprobar que a pesar de las fisuras, su recipiente continuaba en una pieza, abrió los ojos como platos al encontrar los fragmentos de la copa de Enaylen ensartados en aquella preciosa y delicada mano de la que escandalosos hilillos de sangre comenzaban a fluir.

Él la observó consternado, incluso estando al tanto de la condición vampírica con la que la bendecía la noche; aquellas heridas le habrían causado a la mujer tanto dolor como lo haría un pinchazo.

Permítame — Pronunció, pidiendo permiso antes de sujetar la mano lesionada entre las suyas.

Por esencia, Malachai no era un ser de maneras delicadas, como cualquier otro lobo, su tacto era brusco e incluso un tanto torpe. Sin embargo, a pesar de que ante sus ojos la inmortal no carecía de fuerza o valor, sólo por ese instante, la tomó como si su piel estuviera hecha de la más fina y valiosa porcelana, dedicándose a retirar pieza por pieza, los trozos de cristal astillados a su inmaculada dermis, mientras una sonrisa reconfortante le curvaba los labios.

Bueno, si a Cameron le disgustaría verla beber de su licor no imagino como se pondrá cuando sepa que lo ha desperdiciado, Milady — Bromeó haciendo referencia al comentario de la dama, mas su expresión jocosa se tornó en un entrecejo fruncido en tanto ella se disculpó por haberle importunado. El hijo de la luna sacudió su cabeza a modo de negación y ancló sus pardos a los resplandecientes zafiros de la mujer — No ha importunado nada, Enaylen… si no le molesta que le llame así, todo lo contrario — Confesó retirando el último vidrio ensartado.

Las heridas comenzaron a sanar instantáneamente. Malachai liberó la mano de la mujer y del suelo recogió los fragmentos restantes, dirigiéndose a la cocina para desecharlos en la basura. Para cuando volvió en su mano llevaba una pequeña toalla humedecida en agua. El licántropo retomó asiento junto a la rubia, indagando con la mirada por consentimiento para tomarle de la mano nuevamente, extendiéndole la propia mientras aguardaba a que esta vez fuese ella quien se la entregara y tan pronto como sintió el tacto de la vampiresa posándose sobre el suyo, repasando la toalla sobre la blanquecina piel, limpió los rezagos de sangre que la manchaba.

No tiene que decirme nada que no desee, madame—Aseguró sincero — dígame lo que crea conveniente. De alguna u otra forma, le prometo que llegaremos al fondo de esto — Puntualizó, retirando del rostro de la mujer un mechón dorado con extrema delicadeza



Bad moon rising:
The beast you made of me:
Let's go take a howl at that moon:
the drama is coming:


avatar
Malachai Vlahovic
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 72
Puntos : 50
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 23/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: l'empathie avec la lune «privado»

Mensaje por Enaylen Chavanell el Lun Ene 01, 2018 12:25 pm

Repasó el contorno de las facciones del lobo. Le observó sin temor a ser descubierta, en busca de una explicación lógica a la tormenta que el mismo desataba en su interior. Contempló como sus cejas se fruncía con nobleza mientras pasaba el paño húmedo sobre la sangre restante, en un vaivén casi hipnotico y, para su sorpresa, se atrapó a si misma deseando quedar confinada en aquella intimidad improvisada, permanecer a su lado siquiera hasta el sol decidiese ceder el trono a la luna que les brindaba augurio a ambos. Y vaya que no se avergüenza de anhelar probar sus labios una vez más y quien sabe, quizás incluso un poco más. Empero,supo que si era esto todo lo que obtendría durante la noche, con pena en su no existente corazón sería suficiente hasta un próximo encuentro. Quiso con desesperó poseer el recuerdo perdido, aquel en especifico que compartía con él; darle las respuestas que esperaba de ella y buscar sosiego a sus dudas. Comprendió, al final, el porqué las advertencias del italiano.

Saboreó las ansias de lo que significaba querer protegerlo de la verdad que se fragmentaba a cada segundo. Chocó de frente con el egoísmo desinteresado que clamaba por el lobo.

Por fin comprendo porqué D'Lizoni amenazó con clavar una estaca en mi pecho si posaba uno solo de mis colmillos en tu piel —susurró—. No es la primera vez que derramo algo preciado para él —una lánguida sonrisa, ridículamente blanquecina incluso para el palido de su piel, cargada de la memoria de Elena Santori, se esparció en sus labios mas se obligó a desechar el recuerdo y en su lugar, estribar la mano derecha sobre la del licántropo incitandolo a desistir de su misión en limpiar los residuos de sangre que ya se mostraban minimos. Suspiró, como mortal a punto de dar el paso más atrevido, desafiante de toda su patética existencia. Anómalo incluso, tratándose de ella.
Por desgracia me temo que esperaba algo más pero está bien, comencemos con que me llames Enaylen —esta vez la sonrisa que tuvo lugar fue, se atreve a juzgar, la más ligera que ha experimentado en décadas. Y, si tal cosa ha tenido lugar pues ha de yacer junto a los recuerdos que teme haber perdido.

Se requiere ser muy estúpido o incauto para no dar con la conclusión, de que el vampiro evocó en usted sensaciones similares a las que he sentido de mano de sus ojos rojo carmesí. Mayores, me atrevo a decir —dice al compás que, sin poseer control absoluto sobre su cuerpo, se inclina poco a poco, cortando la insufrible distancia nacida entre ambos.

Resulta irónico que se tome el atrevimiento de comparar a Malachai con la presencia imponente de Kyros. Se siente desleal con el mero pensamiento mas ha de reconocer que si jamás hubo alguien lo bastante digno de siquiera erguirse a su lado. Malachai, en cambio, contaba con todos los atributos para ocupar aquel lugar. Era entonces donde se veía encrucijada. Pese a la imagen de vampiro a quien debía la vida y el lobo hacia quien comenzaba a sentirse anclada sin lugar a refuta alguna, optó por seguir el imán que la atraía más y más hacia Vlahovic. Ya a pocos centímetros de los labios del lobo, que ansiaba sentir una vez más aquella noche. Y ¿por qué no? Permitir que sus manos se abrieran paso por todo su cuerpo.

Algunos afirman que tiendo a ser una mujer complicada, aún así, se ha ganado usted algo más que mi simpatía —articuló, llevando la mirada de los labios del licántropo a los ojos hasta anclarla en los iris que dejaban escapar un ambar brillante—. Necesito confiar en ti —dijo, un deje de amargura resplandeció en su mirada, anidado a décadas de traición y desdén a los de su clase—, así que bien podemos decirnos la verdad..., y un poco más —dio un leve mordisco impulsada por la misma inercia hacia los labios del hombre—, o escuchar las amenazas del pequeño Santori —usó por primera vez el título por el que siempre le ha llamado a Cameron, nunca reconociendo el apellido del padre del italiano sin importar la recepción y atenciones que este siempre ha brindado a su favor—, marcharme y vivir con el inquietante saber de tu existencia.

Tal vez, de regreso a la residencia que intentaba llamar hogar o enfrentando las cuestionantes que sabe no sería capaz de contener una vez Kyros regrese a esta insulsa patria en la que han permanecido más de lo que previó, cuestione sus actos esta noche mas algo se regodea de saber que será todo lo contrario y finalmente deba admitir que lo que sea que le arrastra hacia Malachai es más fuerte que ambos; que necesita de él.
No sigas huyendo de tus demonios, muestramelos...—suspiró. Un beso. Luego otro—, y te dejaré ver los míos.



Spoiler:

                                   by Sofi♥
avatar
Enaylen Chavanell
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 82
Puntos : 52
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 20/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: l'empathie avec la lune «privado»

Mensaje por Malachai Vlahovic el Jue Abr 05, 2018 3:48 am


¿Cameron amenazó con qué?

El entrecejo de Malachai se frunció, permitiéndole a la rubia detallar el disgusto que le causó conocer la intromisión de su semejante. Lo quería tanto como se puede llegar a querer a un hermano, no era sangre, pero era familia y, su lealtad le pertenecía enteramente al italiano; no obstante, la relación… o lo que fuera que él mantuviese con Enaylen Chavanell, no era cuestión de su incumbencia.

D’Lizoni era el creador de su bestia y, ciertamente, le había salvado la vida al transferirle el don de la licantropía cuando él, no siendo más que un huérfano luxemburgués, perdido en la capital parisina, víctima de un azar infausto, cegado por implacable ira y gobernado por una irracional necesidad de sangre, se precipitó al más oscuro de los abismos en busca de venganza.

Fue gracias a las habilidades con las que lo consagró la luna que salió ileso de su cruzada y la posterior afrenta. Con Cameron se encontraba en eterna deuda; sin embargo, aunque no existiese lógica que pudiera justificarlo, la inmortal poseía un influjo bastante fuerte sobre él. Ambos compartían un vínculo invisible, ancestral y gravitacional que se empeñaba en entrelazar sus destinos; sólo sabía Dios lo que su bestia era capaz de hacer con tal de proteger a esa mujer.

Las delicadas manos de la dama se posaron sobre las suyas, grandes y torpes, indicándole con el sutil gesto que desistiese de la infructuosa labor. Las esferas pardas de Malachai ascendieron cansinas hacia las celestiales gemas que curiosas le rebuscaban. Las palabras que tomaron forma en los labios de la vampiresa le dejaron anonadado, de tal forma, que se vio forzado a tensar la mandíbula para que esta no se desencajara dando cuenta del desconcierto que aquella afirmación le causó.

Tragó saliva ¿Esperaba algo más? ¿Qué esperaba? Entreabrió la boca para preguntárselo, pero ella desestimó las propias palabras y prosiguió con su discurso, asegurando que se había percatado de lo mucho que lo contrarió el ataque del milenario, acortando la distancia con cada palabra pronunciada. Malachai hizo un esfuerzo sobrehumano en articular una respuesta coherente, mas en todo cuanto podía pensar era en los labios que tentadores se aproximaban a los suyos. Aclaró la garganta esforzándose por disfrazar sus emociones, pero la tonalidad áurea que refulgía en sus irises delató el deseo que lo acometió.

E-e-es una historia bastante complicada, Enaylen— Tartamudeó sin apartar la mirada del hipnotizante movimiento de los labios ajenos.

A pesar de que la piel de la vampiresa se conservaba fría al tacto, el hálito de su aliento era cálido y, colisionando con sus agitadas exhalaciones, la escasa distancia que se oponía al encuentro de sus bocas ardía como las brasas. Las garras de la bestia emergieron y en un patético intento por dominar sus instintos primarios, perforó con ellas el relleno del sofá, aferrándose de los almohadones con fuerza.  

Un gruñido gutural brotó de sus cuerdas vocales, si cedía en ese momento, si se dejaba llevar por la pasión y su apetito animal, estaba seguro de que no habría vuelta atrás. La fracción más irracional de su ser amenazaba con sobreponerse a toda lógica y toda razón, su corazón palpitaba a ritmo violento, su naturaleza lo orillaba al cuerpo de la mujer como si el escaso espacio que distanciaba sus cuerpos fuese el campo magnético entre polos opuestos ¿Cómo podría negarse a esos labios? ¿cómo podría negarse a ella nunca?

Las palabras que se materializaron en los labios de la rubia se convirtieron etéreas caricias que friccionaron los suyos, fue ella quien aprisionó su labio inferior en un pequeño mordisco que le volvió loco, procediendo a obsequiarle cortos, pero deliciosos besos que fenecían en breves intermedios, ocupados por palabras que él ya había cesado de escuchar. Jadeó preso de una abrasadora necesidad de poseerla y de un tirón la subió a horcajadas sobre su regazo, deslizando sus manos por la espalda de la mujer, contorneando con ellas todas las elevaciones y todos los caminos que pudo con ellas acaparar.

Hundió los dedos en los muslos de la vampiresa y presionando ascendió ávido, apretándole las nalgas a su paso. Gruñó, sumergiendo su lengua en la humedad de esa cálida boca que entre voraces besos consumía, paladeando su sabor, enredándola con la ajena en un feroz ciclón. Malachai ajustó el agarre sobre las caderas de Enaylen atrayéndola más contra su cuerpo mientras ella, tan excitada como él, se removía sobre él en incitadores movimientos circulares bajo los cuales su miembro se endureció.

¿Esto es lo que quieres? — Masculló con la voz entrecortada, incapaz de hallar contención.



Bad moon rising:
The beast you made of me:
Let's go take a howl at that moon:
the drama is coming:


avatar
Malachai Vlahovic
Licántropo Clase Media
Licántropo Clase Media

Mensajes : 72
Puntos : 50
Reputación : 5
Fecha de inscripción : 23/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: l'empathie avec la lune «privado»

Mensaje por Enaylen Chavanell el Sáb Abr 14, 2018 9:16 am

No es necesario que pongas esa cara, lobo —sonrió divertida—. Nuestra relación es sostenida sobre amenazas diarias desde mucho antes que Cam entrara a la adolescencia —comentó un tanto ausente, otro más triste ante el recuerdo de la madre de Santori. Aquel tiempo en el que regresó a Italia por primera vez con la cabeza en alto ocupaban un lugar especial en su memoria, durante esa primavera Elena le brindó un regalo que incluso Kyros o Karsten habían sido capaces de obsequiarle: una madre.

Tan pronto como la nostalgia surcó sus ojos desapareció. Era Malachai quien reclamaba su atención en toda totalidad; era él quien ahora le regalaba algo que creyó no ser lo bastante avezada para encontrar o lo suficiente agraciada para recibir. Sonrió a sus anchas ante el leve tartamudeo del licántropo ¿Cómo conseguía él mostrar tan vasta diversidad de matices sin el mínimo esfuerzo?

¿Qué tanto? —se concentró en persistir en el rastro de besos que sembraba en la piel del muchacho—. Un demonio ha de estar aguardando a que caiga la noche para cazarnos mientras una absurda maldición espera tranquila por nosotros que sin poder comprenderlo persistimos en inmiscuirnos en el camino del otro ¿Algo más que quieras agregar a la lista de complicaciones? —sonrió atrevida, lasciva sobre sus labios. Podría atreverse a decir sin temor a pecar que incluso divertida.

Aquello distaba de ser como las relaciones que sostenía con desconocidos psicópatas, desquiciados y las víctimas a quienes devoraba llena de odio, acosada por la noche en que murió. Aquello amenazaba con significar algo para lo que posiblemente no estaba preparada.

El sonido gutural que dejó escapar Malachai fue la confirmación de que, sin lugar a dudas, el fino velo de incertidumbres había terminado de caer entre ambos. Al sentir las manos de su acompañante aferrar se su piel supo, entonces, que la bestia que dormía en él estaba despertando.

El atardecer que Cameron irrumpió en el castillo ignorando el desagrado que sentía Kyros entorno a su presencia en el lugar, sus ojos refulgían en un ámbar intenso; él la culpaba más a ella que a su hermano gemelo por la muerte de su madre. Si bien no fue la autora del atroz asesinato, para el primogénito de los Santori y los D’Lizoni, la poca paz que habitaba en el castillo se marchó tan pronto ella arribó. Y no le recriminaba tal acusación, le dolía sin lugar a dudas, sabía perfectamente que los demonios siempre habitaron entorno a la familia de su madre pero ella también sufrió la muerte de Elena, envidió que su hijo fuese capaz de convertir aquel dolor en odio y venganza pues también anhelaba una cura sin importar cuán efímera fuera. Lo que nunca esperó fue recibir un ultimátum acompañado de sus reproches; entonces supo el afecto que el lobo contenía por Vlahovic. Supo, una vez el muchacho se calmó, la lucha interna que libraba Malachai con la bestia que por más que negara, formaba parte de él.

Se preguntaba qué sería aquello tan atroz que sus ojos presenciaron para llevarlo a semejante estado. Sin embargo, no lo juzgó, cien años atrás encontró una mirada similar en los ojos de su hermano. No podría decir lo mismo por sí misma; era el demonio que la poseía lo que la mantenía con vida.

No se contuvo, quería tanto como pudiera obtener de él; lo necesitaba en cada aspecto posible, física y espiritualmente. Arrancó la camisa del lobo dejando al descubierto su bien formado torso. Desplazó las manos hasta llegar a la pelvis.
¿Esto? —carcajeó—. Quiero mucho más, Malachai —susurró en su oído dando leves mordiscos en el obulo—. Quiero todo de ti.



Spoiler:

                                   by Sofi♥
avatar
Enaylen Chavanell
Vampiro/Realeza
Vampiro/Realeza

Mensajes : 82
Puntos : 52
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 20/04/2016

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: l'empathie avec la lune «privado»

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.