Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Odalyn Landvik el Dom Jul 31, 2016 12:29 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Con la sangre reseca en la piel y las magulladuras en el cuerpo emprendí aquel nuevo viaje que me esperaba. El último ataque de los nosferatu sobre la manada y el pueblo de humanos al que nosotros protegíamos había sido brutal. Sangre por todos lados y los gritos de niños y niñas inocentes repiqueteaban en mi cabeza cada vez que cerraba mis ojos. Todo por culpa de aquel hermano al que yo aún no conocía y del que cada día que pasaba tenía menos ganas de conocer. Por culpa de Damon, Reidar había abandonado la manada que le correspondía por mértios propios y derechos para buscar a aquel hermano mayor que nosotros al que, según las leyes de sangre, le correspondía todo aquello por lo que mi hermano había luchado toda su vida.

Cerré los ojos sintiendo la fría brisa sobre la cara, empujando mis cabellos castaños hacia atrás y purificando mis heridas, del cuerpo y del alma. Debía viajar a París para enfrentarme a la persona que más me importaba en el mundo, Reidar. Debía enfrentarme a él y obligarle a volver con los suyos, a ocupar el lugar que le correspondía y dejar los juegos de familia feliz para más adelante. Debía volver pues los nosferatu me veían como una líder débil y por ello habían aprovechado mi breve mandato para atacar con todas sus armas disponibles y todos sus efectivos a los míos. La búsqueda de un lobo no justificaba el exterminio de una manada, y mucho menos si esa búsqueda era para darle un lugar que él no merecía.

Había dejado al cargo de la manada al único miembro de nuestra familia que aún quedaba vivo al margen de mis hermanos y yo y, bajo el abrigo y el amparo de la oscura noche había cabalgado sin tregua hasta el puerto más cercano. Temía que algun nosferatu hubiera seguido mis huellas, pero tampoco podía perder mucho tiempo en esconderlas y hacerme imperceptible, debía apurar el tiempo al máximo y traer cuanto antes a mi hermano a casa, esa era mi única prioridad. Los recelos del barco atracado en el puerto sobre llevar a una mujer a bordo, se vieron aplacados con un generoso soborno en oro y joyas; la lealtad de los humanos hacia sus convicciones, volátil y cambiante no tenía nada que ver con la nuestra pero gracias a aquello ahora viajaba en aquel barco rumbo a París.

El frío viento del norte de Noruega pronto dio paso a la inexistente brisa del verano de París. Pronto me sobraron las pieles que adornaban mi espalda y tuve que sustituir mis vestidos de manga larga por vestidos de tirantes o sin ellos. Aquel calor era asfixiante y el aire de aquella ciudad estaba viciado, nada que ver con nuestros verdes y vírgenes bosques. Mis ojos se cerraron, evocando la imagen y el olor de mi hermano, estaba lejos del puerto en el que me hallaba en esos instantes. Calé mi capucha sobre mi rostro y miré a ambos lados antes de bajar del barco. Todas las auras que detectaba eran de humanos o hechiceros pero, aparentemente, no había ningún nosferatu en las inmediaciones aunque no podía estar del todo segura, había demasiada gente, demasiadas auras que se solapaban unas con otras levantándome incluso dolor de cabeza.

Cogí uno de los coches de caballos y cerré los ojos una vez estuve dentro. Necesitaba dormir sobre un colchón en condiciones, posar mis entumecidos huesos y coger fuerzas para rastrear a mi hermano por las calles de aquella ciudad. Quería un lugar cómodo, sin cucarachas que pudieran anidar en mi piel o mi ropa, pero tampoco deseaba alojarme en un lugar ostentoso. Las personas de la alta sociedad tendían a hablar demasiado y, dado que aún no conocía al círculo de la alta sociedad de París, no podía arriesgarme a que mi presencia quedara desvelada a la mínima de cambio a mis enemigos. Un hotel acomodado y alejado del centro de París fue mi opción escogida aunque me temía que pudiera tener problemas para alojarme allí llegando a tales horas de la noche, sola y sin ningún hombre o doncella que me acompañara.

Esperaba que no fuera así pues, aunque el resto de mis heridas habían sanado días tras gracias a la larga travesía, mi herida más grave, en mi muslo derecho aún  no se había cerrado y seguía sangrando y supurándome pese a los cuidados diarios que la brindaba. Posé mi mano con delicadeza sobre ella y un dolor terrible recorrió mi pierna haciéndome temblar. Necesitaba descansar y recuperar fuerzas si no quería que aquella herida me pasara factura. Cubrí con la capa la zona del vestido que comenzaba a mancharse de nuevo de mi propia sangre y salí de aquella carroza para dirgirme a la recepción del hotel.

Mis temores se vieron confirmados ante la negativa del recepcionista de darme una habitación si no iba acompañada de algún familiar, una doncella o un prometido o marido que no tirara por los suelos mi "honorable" reputación. Gruñí en voz apenas audible, reprimiendo a la loba que llevaba dentro y que ansiaba salir para arrancar la cabeza de aquel hombre que me menospreciaba y me trataba de manera diferente por mi sexo. Podía escuchar las gotas de sangre resbalando por mi muslo con lentitud para, finalmente, caer sobre el frío suelo de mármol. -Mire Monsieur le aconsejo que me de una habitación de inmediato o de lo contrario...-

Mis palabras se vieron interrumpidas por la caricia de una piel desconocida. Un hombre que me cogía la mano con delicadeza, un hombre que no era humano. Mis sentidos se agudizaron y mi cuerpo se tensó; giré mi rostro con lentitud, llevando mi otra mano al cuchillo que siempre escondía bajo mi ropa mas mis sentidos y mis barreras se relajaron al observar el aura de aquel hombre, un lobo como yo


Última edición por Odalyn Landvik el Sáb Sep 03, 2016 10:53 am, editado 1 vez



Después de todo nos estamos tan lejos. Tu y yo vemos la misma luna
This is who I am:


Odalyn Landvik
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 70
Puntos : 62
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 15/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Errol Dow el Mar Ago 16, 2016 4:44 am

Su cuerpo volvió a pegarse al mio en esa incesante lucha de egos, de vaivenes que lograban separar y orillar nuestros cuerpos hasta no poder mas.
La cordura hacia tiempo nos había abandonado y ahora eran nuestros instintos, nuestros orgullos y porque no nuestra lujuria la que manejaba las cuerdas de las marionetas en las que nos habíamos convertido.

Sus labios contra los míos susurraron con palabras lo que para mi era una rendición, un te deseo que lo significaba todo, deje escapar el aire ronco contra su labios antes de sonreír triunfal muy excitado, dispuesto a dar otro paso mas a tomar sus labios entre los míos ¿eso había ansiado desde que mis ojos se posaron en los suyos.
Mas la siguiente frase volvía a trazar desafió y distancia entre nosotros, de nuevo el juego del ratón y el gato empezaba dibujando sobre mis labios un odioso mohin.

Estaba dispuesto a protestar cuando su boca se enzarzo con la mía.
Entreabrí los labios necesitado del roce de los suyos, del ardor que estos y no otro provocaban contra los míos, ansiando que nuestras lenguas que se buscaban desesperadas nos llevaran al cielo, si es que no era esto que acababa de alcanzar con uno solo de sus besos ese cielo en el que con fervor creía y en el que acaba de convertirla a ella en mi diosa.

Su arco cayo al suelo, ¿no era esa la rendición que esperaba? Sus brazos rodearon mi cuello y mis manos su cintura para pegarla con necesidad a mi cuerpo, jadeé contra su boca mostrando contra su pelvis la dureza de mi hombría.

Virilidad que pugnaba ferviente por hacerla tan mía como ahora la sentía, necesitaba sentir el calor de sus paredes cubriendo mi falo, aquel sabor de su boca me hacia enloquecer cuando con calma recorría cada curva de mis labios que yo deseoso le otorgaba acoplándonos de forma perfecta.

Se separo para hundir su mirada en la mía, soltando una desafiante frase que ahora poco me importaba.
-Callame cuando quieras si este es el modo. -Susurré aun jadeando contra su boca.

¿Acaso mis jadeos no le mostraban también mi rendición? Esa que había ansiado y esperado toda la noche y parte del día.
-¿Empate técnico? -reí divertido cuando vi como se agachaba para recoger el arco -vaya, pensaba que te había ganado, mas vale, dejemoslo en empate, como bien dices voy a pedir tu mano igual.

Mis ojos se hundieron en los suyos de nuevo buscando las palabras exactas para formular la pregunta que me quebraba el alma.
-Odalyn, iré a cenar contigo, al infierno si me lo pides pero ates, dime, ¿eres virgen?

Todo mi ser suplicaba que lo fuera, no podía desposarme con una loba que no lo fuera, esas eran las lees que yo respetaba y juro por los dioses que la deseaba, que ella era la elegida, lo supe desde el primer instante en que la vi, mas no podía renunciar a que la noche de bodas, esa que ambos compartiriamos según la tradición, por primera vez la montara como mujer, sintiendo la sangre caliente resbalar por sus muslos, y esa misma noche cuando la luna nos convirtiera en lo que eramos volviera ha hacerlo como lobo, como su alfa, sometiéndola a mi.

Admire su belleza eterna, esperando que esta vez se tomara en serio mi pregunta, pues aunque para ella no fuera importante para mi era vital, su respuesta marcaría la trayectoria de nuestras vidas.



Errol:



Errol:



Errol Dow
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 52
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 27/07/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Odalyn Landvik el Mar Ago 16, 2016 10:00 am

Sus labios encajaban a la perfección sobre los míos, atravesándolos y haciéndose uno solo. Parecía que ambos estuviéramos hechos el uno para el otro y ahora, tras años de búsqueda por fin nos habíamos encontrado. La tregua de aquel beso finalizó con sus palabras y sus intenciones. Sí, a partir de ahora le callaría con besos y caricias cuando quisiera salirme con la mía pero, sabía también que en el momento en el que yo fuera su loba, la mujer con la que lideraría la manada, no quedaría relegada a un segundo plano. Escucharía mis ideas y las discutiría conmigo sin tirarlas por tierra porque así éramos nosotros.

-Parece que mi virginidad es la última barrera que he de salvar contigo para que te rindas, para que te decidas a rendirte a todo eso que ambos hemos sentido con este beso- posé mi mano sobre su pecho sintiendo de nuevo su hombría pegándose junto a mi cuerpo -Sé que para ti la ley es importante, es crucial y sólo por eso te vas a librar de un bofetón porque esas cosas no se le preguntan a una mujer Errol-

Suspiré mirandole a los ojos con el gesto serio. Me hubiera gustado sentir que esa sensación de ser uno del otro fuera total por su parte, que ni todos los obstáculos le impidieran correr para tomarme, para tenerme y ser suya. Eso era lo que yo esperaba pero, al parecer, la ley era dura pero él debía cumplirla siempre a pesar de lo que sus instintos le dijeran.

-Serás el primer hombre que clave su hombría en mis piernas mas, igual que tú, porto fantasmas de viejos amores y amores imposibles a mis espaldas pero ninguno ha sido el adecuado para merecer mi cuerpo y mi vida ligada a la suya. Serás quien me desvirgue, mas puede que mis largas horas a caballo sean las culpables de privarte de la excitante sensación de sentir la sangre resbalar por mis pálidos y tersos muslos cuando me hagas mujer...-

Deposité de nuevo un lento beso sobre aquellos labios que, de ahora en adelante, serían mi refugio y mi hogar cuando me hallara perdida o asustada. Mi lugar favorito en el mundo superado tan solo por el refugio de sus brazos sobre mi piel desnuda acunándome en las noches de luna llena.

-Sería inútil preguntarte si para ti yo seré también tu primera mujer en el lecho pues ya sé que la respuesta es negativa. Lo único que necesito saber Errol es que no tendré que luchar con el fantasma de otras lobas en tu piel, que no seré la primera pero que a partir del mismo instante en que lo tengas claro, sí que seré la última, la única mujer en la que a partir de ahora descargarás tu simiente y a la única que recurrirás para saciar los apetitos de tu carne y de tu corazón-

Él no concebía casarse con una mujer que él supiera que no era virgen pero yo tenía mis propias creencias y no pensaba compartir lecho con él y los fantasmas de sus amores del pasado. No pensaba tolerar que él trajera de nuevo a la vida a estos fantasmas y, si esa era su intención, podía olvidarse en ese mismo instante de pedir mi mano y ser mi compañero, mi alfa, pues no había ley ni orden que me hiciera cambiar de parecer.

A aquel lobo le gustaba ganar todos y cada uno de sus juegos y, si ahora deseaba ganar mi mano y mi corazón, la decisión y su victoria estaban únicamente en sus manos pues mis labios ya se habían rendido al embrujo de los suyos.



Después de todo nos estamos tan lejos. Tu y yo vemos la misma luna
This is who I am:


Odalyn Landvik
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 70
Puntos : 62
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 15/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Errol Dow el Mar Ago 16, 2016 12:44 pm

Escuché como sus palabras contestaban a mi pregunta, esta vez parecía habérsela tomado en serio, empezaba a conocerme, sabia que no me saltaría esa norma, no esa ni ninguna de las leyes que me definían no solo como lobo si no como alfa.

Jadeé contra sus labios cuando me confirmo aquello que yo tanto ansiaba, que era mía, que su virginidad seria tomada por mi de las dos formas posibles, todo mi ser se revolvió frente a ella, sus hormonas me volvían loco y sus palabras me daban el pistoletazo de salida para poseerla.

Enarque una ceja cuando sus palabras me dijeron que había montado mucho a caballo y que quizás por eso no sangraría el día de nuestra boda. Mas yo ansiaba esa sangre resbalando por su entrepierna, necesitaba sentir como mojaba mi falo no solo por su excitación si no también por esa entrega que solo la vitae carmesí me confirmaría caliente saliendo de ella, como un regalo.
Jadee de nuevo contra su cuerpo pegando mas si es que se podía mi dura virilidad a su vientre.
-¿Te has roto el imen montando? Otra pregunta que no se le hacia a una dama.

Deposito un beso en mis labios que me supo a gloria, beso que yo alargue con desesperación introduciendo mi lengua en la ajena acaparando así su sabor a bosque, mis manos se pasearon por su cuerpo despacio hasta alcanzar las cintas de su corsee con las que juguetee sin poder controlar la brusca respiración que golpeaba su boca una y otra vez.

-Me estas volviendo loco, quizás deberíamos subir a la habitación, beber algo y darme una ducha de agua fría, te llevare a cenar si así lo deseas, ya me has dicho que no compartirás habitación con un completo desconocido.

Escuche después como me pedía que le hablara de los fantasmas de mi pasado de otras hembras que para mi hubieran sido importantes, y claro que las había, había compartido lecho con muchas y confieso que alguna había alcanzado a tocar mi corazón, mas igual que para ella eso solo serian recuerdos, fantasmas que no tenían porque volver a nuestras vidas.

-Seras la ultima Odalyn, si tu te comportas como mi alfa, si me respetas y amas, si te conviertes en mi compañera, aliada y madre de mis hijos juro ante los dioses y frente a las leyes de la manada que seras la única mujer que cope no solo mi lecho si no también mis pensamientos.
Mas espero que eso sea reciproco y que tus fantasmas no estropeen lo nuestro.

Cerré los ojos apoyando mi frente contra la ajena mientras dejaba escapar el aire excitado contra sus labios.
-Hueles muchísimo, noto tus hormonas, estas en celo y yo volviéndome loco, te deseo, te necesito, querías mi rendición y aquí la tienes, estoy desesperado porque tu olor me turba haciéndome ansiar lo que ya creo mio por derecho ¿entiendes?

Quizás debería subir a la habitación mientras ella se ponis cómoda para irnos de cena, entrar en el baño y darme solo una ducha y una tregua a mi hombría que ahora palpitante no pensaba en otra cosa que en cubrirla.



Errol:



Errol:



Errol Dow
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 52
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 27/07/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Odalyn Landvik el Mar Ago 16, 2016 3:35 pm

Sus ojos y su cuerpo reflejaban el deseo que se hacía palpable en su hombría y en su respiración agitada sobre mi rostro. Mi cuerpo no permanecía impasible al suyo, le deseaba y mis labios deseaban volver a enredarse en aquellos que momentos atrás me habían asegurado que sería la única siempre y cuando él lo fuera para mi.

No tenía intención de traicionarle y serle infiel mas si algo me había enseñado mi corta existencia era que nunca podías afirmar que no harías una cosa u otra pues, en ocasiones, el cruel destino se encargaba de echar por tierra todas y cada una de tus convicciones. Sus manos en mi cintura jugando con las cintas de mi corsé me sacaron de aquellos pensamientos para, de nuevo, hacerme pensar en todo aquello que deseaba que ese lobo me descubriera y me hiciera sentir.

-En efecto, esa no es una pregunta adecuada Errol, ¿voy a tener que enseñarte modales?- dije entre risas con un deje travieso y pícaro en la voz. En esta ocasión fueron mis manos las que se enredaron en las cintas de su camisola, jugando con ellas y acercando su cuerpo más al mío, si es que eso era posible -Desconozco la respuesta, creo que mi himen permanece intacto pero no quiero que te asustes o te pongas paranoico si en nuestra noche de bodas no observas mi sangre manchar las sábanas blancas de nuestro lecho-

En esta ocasión fui yo quien sintió como el calor recorría mi cuerpo concentrándose en mis mejillas y en el centro mismo de mi sexo. Deseaba sentir sus manos recorriendo por primera vez mi piel desnuda, ansiaba que me hiciera mujer y lo hiciera bajo la misma luna que nos vería retozar como dos lobos cuando estuviera llena. Mis ojos de color ámbar y mis labios buscando los suyos con la urgencia de aquel deseo de sentirle mío, sólo mío, irremediablemente mío.

[color=#ffffff]-Tengo intención de descubrir contigo cada uno de los placeres que tú ya conoces, quiero sentirlos de tu cuerpo y quiero hacerte sentir que pese a mi inexperiencia, jamás desearás que sea otra la que abra sus piernas para ti... Quiero que cada vez que visites mi lecho estés tan rendido a mis pies como lo estás ahora... tanto como lo estoy yo a ti y a tus besos-/color]

Jadee frente a sus labios y, haciendo gala de la templanza de la que ambos carecíamos en esos instantes, aparté mi cuerpo del suyo para reprimir sus deseos de arrancar mi ropa y tomarme allí mismo quebrantando todas y cada una de las leyes de nuestras manadas. Le di la espalda y caminé hacia el poste que había sufrido todos los estragos de nuestro ego.

-Creo que estaría bien conocerte un poco dado que vas a pedir mi mano y que dormiré entre tus brazos esta noche. Cojo nuestras flechas y retornamos para cambiar nuestras ropas tan prácticas y tan poco refinadas- reí de nuevo con aquella risa jovial y fresca que me caracterizaba y trepé con maña a aquel pertrechado poste para recoger nuestras flechas.

-Y mañana con el frescor de la mañana podemos retornar nuestras búsquedas. Busquemos juntos a tu hermana y a mi hermano, al fin y al cabo me temo que tendremos que decirles que vamos a desposarnos ¿no crees?- Arranqué las flechas con destreza de la madera ajada, pero con la última, perdí el equilibrio y me golpee en la herida que él, momentos atrás se había encargado de curar.

Gruñí lo más bajo que pude, reprimiendo un grito de dolor al sentir como un par de puntos se saltaban y como la sangre volvía a manar lentamente por mi herida. Inspiré profundamente y bajé de un salto de aquel poste con las flechas en la mano, cubriendo con ellas el pequeño rastro de sangre que había dejado en mis calzas. Lo último que quería era que mi prometido pensara que era débil y que no podía liderar con él, luchar con él... Una vez en la habitación ya cosería de nuevo aquellos puntos.

-¿Vamos pues?- dije con la voz ronca evitando acercarme a él para que viera la sangre.



Después de todo nos estamos tan lejos. Tu y yo vemos la misma luna
This is who I am:


Odalyn Landvik
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 70
Puntos : 62
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 15/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Errol Dow el Miér Ago 17, 2016 9:19 am

Separarse de mi piel fue para mi como perder una batalla, derrotado admire como esa dama preciosa, perfecta, se alejaba dejándome con las ganas.

Sonreí de medio lado al ver como hablaba de aceptar esa cena propuesta, mas confieso que lo que despertó mi felicidad fue el tonto echo de dormir abrazados.
Podía resultar tonto, incluso infantil o extraño pero nunca había dormido con una mujer con la que antes no hubiera mantenido relaciones intimas.

Ese y no otro si seria el mayor desafió para este guerrero que sin duda tendría que controlarse con la bebida esa noche o acabaría sucumbiendo a los placeres de la carne.
¡Y menuda carne!

Mis ojos bailaban por su preciosa figura concentrándose en un culo de ensueño que ahora trepaba endureciendo no solo sus glúteos si no también esos muslos que yo y no otro habían tocado.
Jadee de nuevo recordando como su pierna había rozado la yema de mis manos, como sane esa herida, como quemaba su piel contra la mía y como no, recordé ese olor que de nuevo me alcanzaba sacudido por el viento que incesante me animaba a dejar que mis primitivos instintos me orillaran a ella.

Fue un sencillo quejido y una mueca de dolor que trato de ocultar lo que me saco del ensimismamiento de su cuerpo.

Caminé con seguridad hacia ella, para encontrarme de nuevo con mi desafiante prometida, bueno, quizás legalmente aun no debería llamarla así, pero no tardaría de dar con su hermano y sinceramente no había botín, dote o aquello que ese alfa me pidiera por su hermana que yo no estuviera de acuerdo en entregarle.
Creo que mi propia vida se la hubiera servido en bandeja de plata si con eso, aquella bella mujer se convertía en mía eternamente.

Tire de su ropa despejando nuevamente la herida, que como bien sabia por el olor volvía a sangrar.
-Vaya, no puedes estarte quieta ¿verdad? Voy a empezar a pensar que lo haces para que al coserte me vuelva de nuevo loco -bromeé tomándola entre mis brazos para que no le doliera al andar.
-¿Lo llevas todo preciosa? -pregunte antes de encaminarme de nuevo hacia nuestra habitación.

Ahora nuestras miradas y risas cómplices no tenían que ser fingidas, sus brazos rodeaban mi cuello de verdad, ahora si pasábamos por una pareja real, una que con sinceridad se amaba y se deseaba.
-¿porque tu hermano vino a París si estáis en guerra? Eso no es propio de un alfa.

Aquella pregunta me había rondado desde que la conocí, no era capaz de comprender como ese hombre había dejado que todo el peso de la manada recayera en esa preciosa mujer que ahora entre mis brazos buscaba el refugio de mi cuello.



Errol:



Errol:



Errol Dow
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 52
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 27/07/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Odalyn Landvik el Jue Ago 18, 2016 8:58 am

Todos los pesares parecían desaparecer estando entre sus brazos. Ahora mi cuerpo se amoldaba al suyo y mis brazos buscaban con total naturalidad su cuello para abrazarse a él, para estar segura y clavar mi mirada en la suya mientras caminábamos hacia nuestra habitación. Sonreí depositando un suave beso en la curva de su cuello sintiendo como el dolor de mi herida desaparecía con sus caricias y su mirada.

Ahora sí éramos cómplices de risas y besos mientras caminábamos rumbo a nuestra habitación y a nuestro lecho; ahora sí la gente sonreía al vernos hacer carantoñas y soltar risas tontas por los pasillos. -Sabes... Podíamos tomar esa cena en la intimidad de la habitación, lejos de las miradas y los comentarios indiscretos de las gentes de esta ciudad. Así no temeré descoserme esta herida nuevamente... Y sí, me autoinflijo daño para que te vuelvas más loco de lo que ya lo estás en este momento al tenerme tan cerca-

Allí estábamos, de nuevo ante la puerta de aquella habitación que horas antes nos había visto lidiar con la herida que adornaba mi muslo. Empujé con mi pie la puerta y de nuevo caí sobre el mullido lecho de plumas sólo que ahora lo hacía con Errol enredado en mi piel.

-Familia- dije con resignación -Mi hermano Reidar se enteró hace unos meses, cuando nuestro padre falleció, de que ambos teníamos un hermano mayor a nosotros, Damon Landvik que residía en París y al que le correspondía el derecho de gobernar nuestra manada pese a no habernos buscado nunca- mi voz denotaba tristeza pero también resentimiento. Aquel era un tema peliagudo, claro que deseaba conocer a aquel hermano del que nunca había oído hablar, pero tenía miedo a su rechazo, al rechazo de su única familia que sí se había preocupado en buscarle y encontrarle -Damon será el mayor pero no veo justo que lidere una manada de la que desconoce todo, una manada por la que mi hermano ha dado la vida y ha sacrificado demasiadas cosas como para no liderarla... Renunció incluso al amor de su vida por no renunciar a su manada... Y ahora miles de vidas están en peligro por un hermano al que no le importamos. Los nosferatus nos asolan y yo, al ser mujer, soy tan sólo un líder débil para ellos y los ataques han sido constantes... Mi hermano ha de volver conmigo quiera Damon o no acompañarnos, pero no pienso sacrificar cientos de vidas de los míos por un lobo al que desconozco-

Observé como aquel lobo escuchaba mis palabras con gesto taciturno. Él más que nadie quería que la ley se cumpliera y quizá veía legítima postura de mi hermano pero yo, que era la persona que más le quería en este mundo, no veía justo que quedara relegado a un segundo lugar. Suspiré y busque los labios del lobo que compartiría el lecho conmigo en aquella noche estrellada, unos labios que parecían hacerme olvidar todos mis pesares y problemas.

-¿Bajas a la recepción a pedir nuestra cena? Mientras aprovecharé para darme una ducha y así, no provocarte con mi desnudez o te saltarás todas y cada una de nuestras reglas- Besé de nuevo sus labios antes de incorporarme y levantarme de aquel lecho para dirigir mis pasos hasta el baño -Pide fresas para el postre... Me encantan-



Después de todo nos estamos tan lejos. Tu y yo vemos la misma luna
This is who I am:


Odalyn Landvik
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 70
Puntos : 62
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 15/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Errol Dow el Jue Ago 18, 2016 10:29 am

La dejé caer sobre el lecho con una sonrisa para gatear con suavidad sobre su piel aproximando mis labios a los ajenos depositando un casto beso sin poder apartar mis ojos de ella me deje caer al lado preso de su bajada de pestañas y su parda mirada.
Tome su mano con suavidad, jugueteando con sus finos y largos dedos, cayosos por las veces que ese arco había sido disparado. Eso me gustaba de ella, era un alfa fuerte, luchadora, preciosa y mia.

Escuché sus preocupaciones tornándolas mías, entendía su desasosiego mas por ende las leyes eran claras, el primogénito varón era el que lideraría la manada, a no ser que este renunciara a tal honor, sucedido esto pasaría al beta tal cargo.
Como su hermano bien había decidido, justo o injusto pues posiblemente Reidar había nacido como alfa, había sido educado como tal, ahora la manda ya no estaba en sus manos si no en la del desconocido del que mi prometida hablaba.

-Mi vida -susurré sin apartar mis ojos de los suyos, ten claro que si ese tal Damon no ha sido educado como alfa, no aceptara, solo un loco toma el papel de líder si no esta preparado para serlo. Demasiada carga para soportar unos hombros poco firmes.

Sonreí de medio lado con una pícara sonrisa
-si nos desposamos tu también poseerás una manda, la mía, juro que combatiré en esa guerra hasta que tus bosques sean tan libres como los míos...ya nunca estarás sola, así que...supongo que tenemos prisa en hablar con tu hermano dada la situación tan peliaguda que atraviesan los tuyos.

Deposité un reguero de besos por su cuerpo hasta alcanzar su pierna. Subí su falda con suavidad para admirar la herida y ver cuantos puntos se habían saltado.
-Voy a darte el par de puntos que faltan para que no se te vuelva a infectar estando abierta, esta vez prometo no darte mas opio -bromee entre risas.

Me puse en pie para bajar a la recepción y pedir la cena como mi amada habia deseado.
-Aun no estamos prometidos y ya he de complacer tus caprichos, mal vamos -bromee con un pícaro gesto.
-¿Fresas? ¿nata? ¿vino? ¿algún deseo mas?

Abrí la puerta dirigiendo una ultima mirada hacia el interior, allí, sobre el lecho, con el pelo alborotado, esa mirada fija en la mía y su cuerpo ligeramente alzado se me antojaba una diosa, un ser hecho para el deseo, una ninfa de los mismos bosques, esas de las que las historias que lso ancianos contaban que maravillaban por su belleza a los hombres que en la espesura del bosque se perdían.
No me extraña que esos hombres nunca encontraran el camino de vuelta a casa, como hacerlo si una mujer como esta era l oque entre los arboles encontraban, como no ligar tu vida a la suya, aunque solo la promesa de una noche eterna te otorgara.

Cerré la puerta tras de mi dispuesto a ir a por el encargo de esa cena mientras mi amada futura esposa se daba esa ducha que según ella calmaría mis ganas y que yo estaba seguro que por ende las acrecentaría sin dame pausa.
Mal combinación, ella, las fresas y el alcohol.



Errol:



Errol:



Errol Dow
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 52
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 27/07/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Odalyn Landvik el Jue Ago 18, 2016 4:45 pm

Sí, según las leyes a Damon le correspondía por derecho liderar la manada, relegar a Reidar a un segundo plano y hacerse con el poder de una manera legal pero que, a mi punto de parecer era injusta. ¿Y a mi?Nunca me había parado a pensar en qué lugar me dejaba a mi el que Damon pasara a ser el alfa de nuestra manada; ya no sería la beta de la misma y, la verdad, desconocía qué decían las leyes sobre si sin ser la beta podría desposarme con un alfa.

Le vi salir de aquella habitación esbozando una sonrisa. No, no podía perderle ahora que le había encontrado y estaba más que dispuesta a permanecer a su lado lo que me quedaba de vida. ¿Me aceptaría él si las leyes dictaran lo contrario? La verdad no lo sabía y ese pensamiento me inquietaba sobremanera.

Solté un último suspiro antes de levantarme de aquel mullido lecho para deshacerme de mis ropas. Tiré sobre el suelo la camisola, el corset, las calzas ahora rotas y las botas. El orden no iba conmigo, era algo caótica pero por el contrario, metódica a la hora de la lucha. Caminé desnuda hasta el baño, dudando entre tomar una relajante ducha de agua caliente o simplemente lavar mi cuerpo con la jofaina de agua tibia y la esponja.

Errol había mencionado algo sobre no mojarse la herida así que me decanté por la última opción pese a lo que me pedía el cuerpo era lo primero; lo último que deseaba era preocuparle por mi herida o mi salud, no quería que me viera como una mujer débil, sino como a una compañera fuerte a la que no tuviera miedo de romper.

Transcurrieron pocos minutos hasta volver a escuchar la puerta de la habitación abrirse y cerrarse con el suculento manjar que él portaría. Ya podía olerlo, fresas recién cortadas, pato asado y vino. Me relamía de sólo pensarlo por lo que cubrí mi desnudez con una toalla, anudándola sobre mis pechos, recogí mi pelo en un rápido moño y salí a la habitación para aquella suculenta cena.

-Mmmm- dije cerrando los ojos y aspirando aquel delicioso aroma -No he podido resistirme al oler este festín que me has traído- tomé una de las fresas entre mis dedos bajo su atenta mirada y la di un mordisco sintiendo como su jugo carmesí resbalaba por mis labios para caer por mi cuello y morir en mi escote.

-Sé que la ley dicta esas normas, mas no tienen por qué ser justas y yo siempre guardaré lealtad a mi hermano Reidar, por mucho que Damon fuera mi alfa, pues la lealtad es un sentimiento que nace en el corazón, y en mi corazón ahora sólo hay amargura y desprecio para él Errol... Él ya posee una manada que liderar, que deje a mi hermano hacer lo propio con la suya-

Abrí con el pie el baúl que guardaba todas mis ropas y tomé un suave y delicado camisón de seda. Me di la vuelta, quedando de espaldas a mi prometido y dejé caer la toalla que cubría mis desnudez -No seas quisquilloso, sé que si te pidiera la luna harías lo imposible por bajármela esta noche, unas fresas deben ser pan comido para ti- Solté una cálida y sonora carcajada al tiempo que giraba mi rostro para comprobar cómo sus ojos ahora de color ámbar estaban clavados sobre mi cuerpo desnudo.

Negué divertida ante aquella tonta situación y deslicé la suave y liviana tela por mi cabeza para cubrir mi cuerpo desnudo. Volví mis pasos hasta aquel lecho mullido y cómodo y me dejé caer sobre él tendiendo mi muslo a aquel lobo que me estaba volviendo loca y descubriendo un mundo nuevo en una sola noche. -¿Me coses la herida? Siento decirte que yo nunca he sido muy buena bordando o cosiendo para desgracia de mis ayas así que mis costuras no serán tan delicadas como las tuyas cuando sane tu piel y te cure las heridas...-



Después de todo nos estamos tan lejos. Tu y yo vemos la misma luna
This is who I am:


Odalyn Landvik
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 70
Puntos : 62
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 15/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Errol Dow el Vie Ago 19, 2016 6:52 am

Atravesé el umbral de la puerta con una cena que olía deliciosa, una buen botella de vino para compartir y como no las perfectas fresas que aderezadas de nata esperaba complacieran a esa mujer que aunque me pidiera la luna juro por los dioses que encontraría el modo de bajársela.

Deje la bandeja en la mesa de madera noble que frente al lecho presidia la habitación acompañada de dos bellas sillas talladas en madera llena de betas y motivos florales esculpidos a mano.
Mi futura esposa no se hizo de esperar, como no saliendo con solo una misera toalla cubriendo su perfecto y delineado cuerpo.
Curvas de ensueño que frente a mis ojos ámbar se movían repartiendo aquel olortan peculiar de nuevo frente a mi para tomar una fresa y de paso mis labios que entreabiertos anhelaban mucho mas de lo que me dio.

Negué con la cabeza siguiéndola con la mirada.
-¿Esto es para no volverme loco verdad? -pregunte con cierta ironía mas casi se me desencaja la mandíbula cuando vi que se deshacía de la toalla dejando aquel cuerpo cincelado por los dioses al descubierto.
Mi hombría se alzo en pie de guerra desenfundándose con premura lo que me forzó a llevar la mano a mi entrepierna para recolocarla.
Alce una ceja cuando esta me miro con picardia consciente de lo que mi gesto y el amarillo de mis ojos delataban para entre risas cubrir su cuerpo colocándose aquel minúsculo salto de cama que ahora era a mi a quien invitaba a saltar sobre ella en esa cama, a saltarme las leyes y las tradiciones y a  moverme entre sus piernas como llevaba deseando hacerlo desde la anterior noche.

Fruncí el ceño acercándome a ella para comprobar de nuevo esa herida, tomando antes los útiles necesarios para dar las punzadas pertinentes y cerrar la herida.
Abrí la puerta del mueble bar sacando una botella de absenta y se la tendí para que le diera un buen trago.
-No es opio pero si te emborrachas no sentirás tanto el dolor -aseguré alzando la mirada hacia sus ojos.
-¿Sabes? Me esta costando la vida no ...no tomarte ahora mismo, estas preciosa con ese camisón, y es en lo único que pienso con tu pierna entre mis manos, en ascender por ella con mis dedos para convertirte en mujer, en mi mujer.
No me lo compliques mas, porque estoy muy, muy, excitado.

De nuevo ahí tenia mi rendición, mi confesion mas profunda esa que le dejaba claro que lo que yo mas respetaba, esas leyes que yo amaba, por las que luchaba pendían de un hilo cuando mis ojos se cruzaban con su mirada, que me convertía en su esclavo.
Ella y no otra disponía a placer de mi voluntad, esa que durante años había sido férrea como el acero de mis espadas y que ahora se me antojaba vulnerable frente al calor de sus muslos.
-Uffff -susurré observando por un instante sus labios mientras bebía de esa botella, esta noche no acabaría bien, seria un milagro si conseguía permanecer en mis trece, porque juro por los dioses que nada me apetecía mas que ella.

Mientras ella bebía hundí la aguja de nuevo en su piel, apenas eran dos puntos, así que con lentitud tire del hilo para que corriera despacio con el fin de apenas dañarla concentrándome en su preciosa y tersa piel.
Acerque mis labios cuando todo hubo acabado hasta el hilo que saje con mis dientes con suavidad.
Deposite sobre su herida un casto beso que por ende encendió mis ojos y con ellos mis instintos forzándome a continuar con ese reguero de besos ascendiendo por su pierna eterna hacia su pubis mientras mi respiración se entrecortaba bruscamente.



Errol:



Errol:



Errol Dow
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 52
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 27/07/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Odalyn Landvik el Vie Ago 19, 2016 8:56 am

Tomé aquella botella entre mis dedos, deseando que en esta ocasión sus palabras no me engañaran para evitarme el dolor de la costura. Sentí como aquel líquido de color verde atravesaba mi garganta quemándola a fuego, el efecto no era el mismo que el del opio pero aquel líquido disminuyó el dolor cuando sus manos, hábiles y cayosas, se deslizaron de nuevo por mi suave piel.

Aquel simple tacto conseguía que mi piel se erizara y que mis ojos se tornaran del color de la miel fundida. Sus palabras me pedían cordura, que contuviera mis ansias de fundirme con su piel, pero él era el que me incitaba, el que me ponía la miel en los labios para después suplicarme que no le provocara las mismas sensaciones que él provocaba en mi cuerpo.

-¿Acaso quieres emborracharme para hacerme mujer y que al día siguiente no recuerde que lo has hecho?-sonreí de nuevo sintiendo como se acercaba el final de los puntos, mas no esperaba aquel casto beso en mi muslo, ni que aquel mismo se tornara un reguero de besos en ascenso hasta mi entrepierna que se mojaba por momentos con cada uno de sus besos.

-Errol... esos besos no son la mejor manera de tratar que llegue intacta a nuestra boda, déjame que me ponga más ropa para no provocarte si quieres, pero si me das un sólo beso más la que no responderá de sus actos seré yo me temo-

Mi respiración era agitada, mi voz ronca y mis ojos, de nuevo, de color ámbar. Había deseado a otros hombres, pero nunca hasta el punto de querer suplicarles que me tomaran, que me arrancaran la ropa si hacía falta y me hicieran sentir mujer. Yo era su debilidad, pero él también era la mía y podía jurar ante Dios mismo que estaba haciendo acopio de todas mis fuerzas para no devorar aquellos labios que ahora recorrían mi piel.

Le aparté con cierta brusquedad de mi cuerpo, tratando de interponer algo de espacio y cordura entre nuestros cuerpos y nuestras personas. Gatee dándole la espalda hasta alcanzar la bandeja con nuestro festín y la acerqué poniéndola entre nosotros dos. -No me malinterpretes, te deseo, tanto que hasta me quema la piel si no siento tu cuerpo sobre el mío. Deseo ser mujer entre tus brazos pero sé que si lo haces, mañana, cuando te despiertes más templado, te arrepentirás de haberle sido infiel a tus ideales-

Deposité un lento y casto beso sobre sus labios, anhelando que este calmara sus ánimos, para acto seguido pasarle uno de los platos y su cubiertos. -Háblame de ti Errol Dow, quiero conocer hasta el detalle más nimio que se esconde tras esos ojos... quiero aprender a amar todas tus perfecciones e imperfecciones para sorprenderte cada día y arrancarte una sonrisa de esos labios que ansío besar a todas horas... Háblame de ti y de tu hermana, y juntos trataremos de dar con el sitio donde puede esconderse hasta que caigamos rendidos por el sueño en este lecho...-



Después de todo nos estamos tan lejos. Tu y yo vemos la misma luna
This is who I am:


Odalyn Landvik
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 70
Puntos : 62
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 15/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Errol Dow el Sáb Ago 20, 2016 10:21 am

Jadeé cuando me aparto de un empujón, juro frente a los dioses que de no haberlo hecho hubiera cometido una locura, pero tal era mi ansia de poseerla, tan difícil su cuerpo cincelado por los dioses me lo estaba poniendo que por un momento olvide que era un alfa, olvide que ella también lo era y solo me deje llevar por esas hormonas que despedía frente a mi rostro mientras suturaba su herida.
-Lo siento -afirmé con los ojos tan ámbar como la miel mientras esta intercalaba entre nuestros cuerpos la bandeja de la suculenta cena.
-No puedo evitarlo, es ese olor, me esta volviendo loco, ademas de que la poca ropa que llevas, por no enumerar la belleza innata que posees no me esta ayudando en absoluto a mantener mis manos quietas.

Era cierto, no pensaba en otra cosa que en ella, mi virilidad endurecida necesitaba meterse en su interior, estaba a punto de explotar, me sentía casi tan descontrolado como la tarde anterior a la primera noche de luna llena, esa que nos orillaba a la bestia sin remedio y nos separaba del hombre que eramos.
-necesito darme un baño frio -asegure mientras llevaba el primer bocado a mis labios.

La cena estaba exquisita, algo que por suerte logro paliar ligeramente mis ganas y desviar mi atención en otra cosa que no fuera ella y sus innumerables encantos.
Llene sendas copas de vino dispuesto a empezar así con una deliciosa velada, compartiendo lecho, noche y palabras con la mujer que deseaba.

Di un trago de aquella copa con lentitud, saboreando aquel buen vino de reserva que había pedido para ambos, de cierto modo estaba de celebración, pues encontrarla a ella sin duda había sido una de las mejores cosas que me habían pasado en la vida.
Escuche como me preguntaba sobre mi, parecía desear no solo conocerme si no complacerme el resto de mi vida, algo que impulso mis labios contra los suyos lentamente, tratando de mantener una prudencial distancia que me ayudara a no abalanzarme sobre ella como antes.

-Vengo de Escocia como ya sabes, soy el mayor de tres hermanos, y vengo en busca de la mediana, aunque es gemela de la tercera.
Me he criado con las férreas creencias y leyes de la manada, esas que mi padre y mi madre nos ha inculcado desde niños.
Me gusta lo que soy, el bosque, las armas, luchar por mi patria, por mi tierra, por mi gente. Por mis venas corre la sangre de dos fuertes alfas.
Pase parte de mis años en escocia ciudad junto a mis tíos, allí aprendí un poco de la burocracia, bailes de salón y todo lo que tiene que ver con la aristocracia.
Ademas, leí mucho cultivando mi mente, la biblioteca de palacio era mi lugar preferido, así que, digamos que me convertí en un ratón de biblioteca.
Volví a mis bosques cuatro años mas tarde, desde entonces las guerras tribales y territoriales me han tenido sumido en la protección de mi pueblo.

Sonreí de medio lado mientras admiraba como comía, hasta eso me parecía hermoso en ella.

-¿que te gusta? ¿con que sueñas? No me refiero a lo que se refiere a tus obligaciones como alfa, hablo de algo que vaya mas allá, tus anhelos.



Errol:



Errol:



Errol Dow
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 52
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 27/07/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Odalyn Landvik el Lun Ago 22, 2016 4:47 pm

Sentí como mis mejillas se ruborizaban con cada cumplido que se escapaba de entre sus labios; seguramente pensaría que era una tonta niña por sonrojarme ante su presencia, pero justo así era como me sentía, como una niña que descubría algo realmente importante, que deseaba por primera vez a alguien y planeaba cómo sería ese futuro que juntos les esperaba.

Escuché atenta todas y cada una de las palabras que escapaban de entre sus labios mientras los míos se tintaban por momentos del color carmesí de aquel exquisito vino que había elegido. Él hablaba pero mientras lo hacía, no perdía detalle de todo cuanto mi cuerpo hacía, de cada caída y subida de pestañas, de cada gesto nimio e incluso del vaivén de mi pecho con cada respiración. Lo hacía como si estuviera ante un libro abierto que le estaba descubriendo el mayor de sus secretos: cómo era realmente cuando no se daba cuenta. Aquel lobo deseaba leer y disfrutar de todos los gestos que hacía y al parecer, le gustaba lo que veía pues una sonrisa se dibujó en su rostro mientras hablaba.

Bajé de nuevo las pestañas con otra sonrisa dibujada en mis labios y deslicé mis dedos hasta el plato en el que estaban las fresas. Mis dedos se enredaron con los suyos que ansiosos buscaban el mismo objetivo y ambos nos quedamos mirando al otro durante unos instantes para a continuación romper a reir, cómplices de sabernos el uno dueño del otro.

-La verdad, nunca te hubiera imaginado pasando las horas pasando las horas enterrado entre las páginas de un libro si no fuera por obligación- reí llevando una fresa hasta mis labios para morderla con lentitud y disfrutar de aquel manjar que era -Y... respecto a tu pregunta, no tengo tales obligaciones por el momento puesto que sólo seré alfa cuando me despose con un lobo que lo sea, y no sé si podría si Damon pasa a ser el alfa...-

No quería pensar en aquello, no quería imaginar siquiera la posibilidad de perderle y por eso, tomé otra fresa entre mis dedos y la acerqué a sus labios con una sonrisa dulce pintada en los míos -Mis gustos son sencillos... Es muy fácil hacerme feliz, un buen libro leído al calor y al crepitar del fuego, las agujetas en los hombros tras un día perdida por el bosque lanzando flechas con el arco, el frescor en la piel tras un baño a la luz de la luna y el dolor en los carrillos de reír con mi familia. La familia es algo muy importante para mí, la valoro mucho y los lazos que se crean... es por eso por lo que siempre he querido ser madre de varios hijos... Y por otro lado, bajo mi forma animal adoro perderme en el bosque, hundir las garras en la tierra mojada y aullar a la luna casi oculta entre las copas de los frondosos árboles-

Retiré la bandeja que se interponía entre nuestros cuerpos, dejando sobre la cama aquel plato con fresas. Con una sonrisa enlos labios, gateé por la cama hasta quedar frente a él para robarle un suave y corto beso en aquellos labios que deseaba explorar cada noche y, entre risas, me recosté en el lecho apoyando la cabeza en sus piernas y acariciando esos brazos que ahora se cernían sobre mi pecho, abrazándome.

-Todo eso me gusta... pero no te pienses que vas a casarte con una salvaje o una mujer poco femenina... También disfruto llevando obras de arte por vestidos y bailar hasta que el sol asoma por el horizonte al son del piano y el violín. Al fin y al cabo, la frivolidad de la alta sociedad es una buena vía de escape a los problemas de la manada.

Era curioso como una simple herida y una disputa familiar había unido nuestros destinos de aquella manera, a veces lo que piensas que son piedras en el camino, son tan sólo medios para lograr tu verdadero destino y yo, sólo deseaba que ese destino estuviera ligado al del lobo que buscaba mi mirada en aquellos instantes.

Cambié de postura, quedando ahora de rodillas frente a él, con sendos cuerpos separados sólo por nuestros alientos entremezclados y por la intensidad de nuestras miradas. Ahora, era mi mirada la que cambiaba de color y mis labios los que rozaban los suyos, con lentitud, sin llegar a besarle. -¿Crees que nuestro destino estaba escrito?¿o por el contrario escribes tú tu propio destino?-

Poco me importaba si era dueño o esclavo del destino pues ahora, mi único destino sería estar entre sus brazos.



Después de todo nos estamos tan lejos. Tu y yo vemos la misma luna
This is who I am:


Odalyn Landvik
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 70
Puntos : 62
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 15/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Errol Dow el Mar Ago 23, 2016 10:59 am

Escuché atento cada palabra mientras mis dedos jugueteaban con las fresas para después llevármelas a la boca sin apartar mis ojos de esa boca que me tenia completamente hipnotizado.
Sonreí cuando nuestras manso se cruzaron en ese plato tocándonos de nuevo ,aquel tacto abrasador que me invitaba a tirar esa bandeja por el aire para sobre el lecho tomarla sin mayores contemplaciones.
Nadie tenia porque enterarse, pensé cuando mis ojos se tronaron ámbar, casi se me escapa un jadeo cuando su cuerpo se orillo al mio y por un momento desee que hubiera pensado lo mismo.
Deslicé mis manos por su cintura elevando ligeramente a su paso aquel minúsculo camisón que marcaba cada curva de mi deseo.

Cerré los ojos incapaz de mantener esa cercanía por mas tiempo mientras su aliento golpeaba mis labios excitando cada rincón de mi ser.
Quebrantaba mis propios ideales, todo lo que me habían enseñado, mas aquella mujer era pecado y yo el demonio.
Jadee contra su boca acercando mis labios con lujuria, poco me importaba si nuestros destinos estaban escritos a fuego o hielo, lo único en lo que ahora pensaba era en ese cuerpo que frente a mi se movía fogoso, incendiando mi ser a su paso.

Introduje mi lengua en su boca, saboreando los resquicios de fresa que mezclada con bosque sabia a frambuesa, jadee contra ella mientras empujaba con el mio su cuerpo hacia el lecho gateando sobre ella.
Deslicé mis labios por su cuello, mordisqueando su mandíbula con mis dientes.
Busque con mis caderas la parte interna de su muslo mostrandole lo dura que estaba en esos momentos mi entrepierna.
-Te deseo, aquí y ahora -susurré frente a su boca mientras mis manos aflojaban el botón de mis pantalones liberando mi hombría que necesitada pugnaba por salir.

Gruñí aferrándola con mis manos fuera de mi para acercarla a su cuerpo mientras yo mismo la acariciaba tratando de darle una calma que no llegaba.
Dejé de nuevo mi cuerpo caer sobre el suyo, para deleitarme de sus apasionados besos, empujando de nuevo mi hombría contra sus mojadas braguitas, esperando que me abriera la entrada hacia mi perdición, hacia el quebrantamiento de mis leyes y hacia el cielo que ahora necesitaba.

Mis ojos ámbar contra los suyos, puro fuego que nos quemaban, jadeé contra su boca haciendoseme eterno ese permiso que no llegaba, pensé en abrir sus piernas, lo necesitaba, gruñí contra su boca de nuevo.
-es ese olor, no puedo mas -susurre contra sus labios -no puedo controlarme, lo necesito.
Era cierto todos mis instintos me empujaban a tomarla, no podía luchar mas en esa guerra perdida.
Sus hormonas gritaban contra las mías que cedían necesitadas a sentir el húmedo calor de su vagina acogiendo a mi falo duro.



Errol:



Errol:



Errol Dow
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 52
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 27/07/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Odalyn Landvik el Sáb Ago 27, 2016 3:12 pm

Ya no éramos nosotros mismos ni volveríamos a serlo tras esa noche estrellada. Su cuerpo respondía al mío esperándome al lecho y dejando así claras sus intenciones. Su cuerpo y el mío parecían hechos el uno para el otro, él respondía a mis provocaciones clavándome el miembro contra la ropa y, el mío, ajustaba mis curvas a cada resquicio de su cuerpo, salvando las distancias deseando ser sólo uno.

Su virilidad pugnaba por salir y clavarse entre mis piernas de una vez por todas, por eso cuando do sus dedos desabrocharon con prisa los botones que la mantenían apasionada no pude evitar que un ronco jadeos escapara de entre mis labios. Quería sentirlo dentro de mi, sentir su piel desnuda y cálida sobre la mía, sus manos guiando mi cuerpo inexperto y sus labios viniendo únicamente mi nombre y no el de otra. -Errol...- Mudito contra sus labios antes de buscarlos de nuevo y darle un suave mordisco -Quiero ser tuya,necesito ser tuya ahora y siempre...-

Sus labios respondieron a mi súplica desesperada buscando los míos y regalando besos apasionados que entremezclan nuestro sabor a fresas y a bosque. Aquello debía ser lo más parecido al cielo, o al menos al mío, que ahora parecía tener nombre y apellidos.

No había ya punto de retorno. Él me deseaba y yo le necesitaba entre mis piernas desesperadamente y sabía que si faltabamos a las tradiciones marcadas a fuego, él no faltaría en su palabra de desplazarme dejándome ultrajada y descontada. Mis manos buscaban aquellos resquicios de su piel desnuda mientras sus labios buscaban mi cuello tratando de hacerme enloquecer para, entre beso y beso, achacar la culpa de nuestros propios actos al olor de mis hormonas.

Esbocé una sonrisa socarrona ¿Acaso eran necesarias las excusas? Era yo y no mis hormonas la que le había hecho enloquecer nada más verme, era yo la que quería aprender a hacerle perder el control en nuestra cama cada noche y cada día. Era yo la que quería que un día uno de nuestras noches de pasión se transformará en la feliz noticia de que ambos esperábamos a un hijo.

Empujé con esfuerzo aquel cuerpo congelado que más parecía una perfecta estatua griega con sus músculos definidos que un hombre de carne y hueso, provocando así que ambos rodáramos por la cama entre risas y besos cómplices y traviesos. Como resultado final, yo triunfal sobre su cuerpo con el pelo revuelto y contemplando su cuerpo, él con la mirada casi más ámbar que la mía y con sus manos sobre mis muslos abusando deshacerse de aquella ropa que se interponga entre nosotros.

Con uno de los tirantes del camisón bajados y con el rubor pintado en mis mejillas comencé a recorrer con la yema de mis dedos su cuerpo hasta llegar a su miembro, erecto y grandioso. Detuve el avance temiendo el rechazo de esas manos que ahora se perdían por mi piel calentandola por momentos.

Sabía que me deseaba, que en ese preciso instante no anhelaba otra cosa que mi cuerpo desnudo y Virgen entre sus manos con la sangre resbalando por mis muslos. Pero mi miedo residía en lo que ocurriría al día siguiente, en si se arrepentirán de no haber esperaba, en si me comparativa con las otras mujeres que habían gemido su nombre y en si habría estado a la altura de sus expectativas.

Levanté mi cuerpo del suyo, sintiendo su desconcierto clavado en mi nuca y escuchando las palabras de incomprensión que patrullaban. Palabras que se aclararon cuando, de espaldas a él y con cierta timidez, deje caer el camisón al frío suelo sintiendo como su mirada se clavaba sobre mi cuerpo desnudo, sólo cubierto por unas bragas negras.

Su respiración se detuvo por instante, el tiempo que tardó en levantarse de la cama para venir junto a mi y pegar su cuerpo al mío salvando las distancias. Me gire con lentitud, quedando frente a él. Deseaba no perder detalle de su reacción, de sus ojos y de su respiración.

-Quiero que me hagas mujer, ser desde ahora sólo tuya y tú sólo mío. Pero quiero que sea un momento especial y único pues no volverá a repetirse amor... Quiero explorar tu cuerpo sin prisas, sin arrepentimiento. Quiero hacerte enloquecer...- estas últimas palabras sonaron roncas por el deseo y mis pechos se pegaron a su cuerpo endureciendo así mis pezones- -Quiero hacerte enloquecer para que a cada instante sólo pienses en tomarme cada noche, cada día... hacerlo hasta el momento en el que te anuncie que seremos padres. Quiero hacerte feliz y te quiero a ti Errol Dow...-



Después de todo nos estamos tan lejos. Tu y yo vemos la misma luna
This is who I am:


Odalyn Landvik
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 70
Puntos : 62
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 15/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Errol Dow el Dom Ago 28, 2016 9:34 am

Nuestros cuerpos rodaron por la cama mientras nuestra necesidad crecía, enredando nuestras bocas entre cómplices risas, era evidente lo que sentía como mi falo golpeaba su entrada, como mis manos hechas fuego recorrían el hielo de su piel derritiendonos a ambos en un duelo de pasión desmedida, de sentimientos encontrados.
Jadeé contra su boca cuando ella quedo encima presionando así mi pene que pugnaba ansioso por entrar, por sentir ese calor que lo hiciera arder, que lo atrapara haciéndolo estremecer.
Su dedo recorrió mi pecho ,dibujando cada resquicio de mi piel, cada cicatriz que surcaba mi cuerpo, cada surco de de los músculos que ahora en tensión esperaban que su cuerpo cediera en mi empeño.

Dejé escapar el aire cuando sus dedos rozaron mi sexo, grande, recto, duro, mas su caricia nunca llego y con ello se presento mi desconcierto.
Se puso en mi para alejarse, para dejarme tan frio como el mismo hielo, me incorpore ligeramente mirándola.
-Por favor -supliqué completamente ido, sus olor había logrado arrastrarme a ese lugar que no tenia regreso, ese que ahora meditaba en tumbarla en la cama y abrir sus piernas si era necesario a la fuerza.
Mis ojos se tornaron ámbar, era una bestia, el olor, el celo, aquello dejaba que el lobo se apoderara del humano, mas su gesto me llevo a la calma y forzó que una media sonrisa en mis labios se instalara.

Jadeé viendo como su camisón resbalaba delicado por su piel dejándola desnuda frente a mis ojos.
Por un momento creo que deje de respirar frente a aquel cuerpo digno de ldo dioses, ese cincelado a fuego por el mismo Ares y que me prometía una noche de lujuria, de pasión en el inframundo.
Me incorpore acercándome a ella, acortando la fría distancia que nos separaba para de nuevo arder en el infierno de su piel.
Deposité mis labios en su cuello, acariciándolo con suavidad con ellos, mi agitada respiración golpeaba sin tregua su piel.
Se giró para que nuestros ojos se encontraran, sus palabras acariciaban una a una la comisura de mis labios que la ansiaban mas que a la luna llena.

Su voz golpeó cada una de las terminaciones nerviosas de mi cuerpo, esas que ya su piel habían herido de muerte orillándome a tomarla impulsado por el deseo.
Cerré los ojos posando mi frente contra la suya, sintiendo su boca tan cerca que se me antojaba del único manantial de que necesitaba beber ahora y por siempre.
-Te quiero Odalyn, te deseo, quiero que seas mía, hoy, mañana y siempre, quiero unir mi destino al tuyo, una boda con las viejas tradiciones -gruñí contra sus labios incrédulo de lo que estaba a punto de decir -es por eso, porque no eres una mas, porque lo eres todo ,por lo que no te tomare esta noche, porque nada me hará mas feliz, ni me pondrá mas cachondo -sonreí de medio lado acariciando su boca despacio -que tener que esperar a la noche de bodas para tomarte, noche de bodas que tu sangre escurrirá por tus piernas, noche que seras desvirgada y cuando llegue la luna, cuando ya tu cuerpo haya sido explorado por el mio, tus labios acariciados sin tregua.
Cuando seamos solo uno, la luna rozara nuestra piel trasformandonos en bestias, y volveré a tomarte en esa forma concluyendo así el ciclo, nuestra boda como alfas.

Jadeé aun contra su boca, completamente excitado, era palpable que mi hombría no pensaba como yo, que ella lo quería todo ahora.
-No te tomare hasta que tu hermano me conceda tu mano.
Busqué un poco de distancia entre ambos, mientras mis ojos aun ámbar me exigían reclamarla.
-Creo que voy a arreglármelas solo en la ducha -susurré mientras mi pecho subía furioso y bajaba frente a su cuerpo -¿te ayudo antes? -pregunté si saber bien hasta donde esa mujer sabia auto complacerse para calmar así la necesidad que sin duda ahora mismo nuestros cuerpos demandaban.
La mayoría eran inexpertas, supuse que eso era lo que las hacia tan tremendamente sexys para nosotros, todo lo descubrían frente a nuestros ojos.
Me acerque de nuevo con una picara sonrisa mentiras me dejaba caer de rodillas frente a ella.
Acerque mis labios a sus braguitas para besar su pubis aun oculto tras ellas.
-Déjame descubrirte el placer -jadeé contra el encaje mientras mis dedos recorrían su muslo desnudo -déjame hacerte enloquecer como tu lo estas haciendo conmigo.



Errol:



Errol:



Errol Dow
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 52
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 27/07/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Odalyn Landvik el Lun Ago 29, 2016 3:11 pm

Fuego y hielo, así éramos Errol y yo. Sus labios y sus caricias me quemaban cada vez que se posaban sobre mi piel, encendiendo mis ojos, mi lujuria y las ganas desmedidas de ser al fin mujer entre sus brazos; poco me importaba ya la ley, mi hermano o quien fuera, sólo sabía que nada ni nadie podría separarnos y, si trataban de hacerlo mi loba interior los desgarraría con uñas y dientes.

Mis labios no cesaban de buscar los suyos, con impaciencia, con necesidad, como si llevara semanas en el desierto y sus labios fueran el maná, un oasis en el que descansar y saciar mi sed tantas veces quisiera. Mis manos fueron desabrochando uno a uno los botones de su camisa, ansiando verle al fin desnudo frente a mi, acelerando el ritmo al escuchar ese te quiero de sus labios y su gruñido. Sentí como el corazón se me aceleraba al escuchar aquellas palabras que tanto había ansiado que salieran de entre sus labios.

Me amaba y me amaría siempre y yo correspondía aquellos sentimientos, era el momento de entregarnos el uno al otro, pero tras su fuego llegaba el hielo. Un hielo que quemaba de igual manera, pero con un sabor amargo, me amaba y justo por eso quería hacer las cosas bien. Su cuerpo y el mío decían lo contrario mas mi mente sabía que eso era lo correcto, que haría el momento más especial y completo. Sólo por eso y gruñendo me aparté de su cuerpo tratando de templar mis ánimos y aquel fuego que sentía en mi sexo, una presión que me pedía a gritos ser sofocada con su miembro embistiéndome.

-Está bien, pero te juro que después de la noche de bodas, cuando ya me hayas saciado de todas las maneras posibles pienso hacerte sufrir por dejarme como me estás dejando- caminé de nuevo hacia él, desafiante, contoneando las curvas de mi cuerpo ante sus ojos, unos ojos que me devoraban, que no perdían detalle de cada movimiento del mío y que cada vez estaban más ámbar si cabía esa posibilidad.

Caminé hasta quedar frente a él y humedecí con lentitud mis labios antes de abrirlos para gemir al escuchar sus palabras y sentir sus labios y sus manos sobre mi piel. -Descúbreme con tus manos el placer, llévame al éxtasis mas, cuando acabes, no pienses que irás a la ducha a calmar tus ánimos. Cuando me enseñes lo que es gozar bajo tu mirada, quiero que me enseñes también a llevarte al mismo cielo... Si voy a ser tu esposa, tu alfa, jamás te dejaré que goces tu solo... ya te he dicho que quiero hacerte enloquecer-

Las apalbras salían roncas de entre mis labios. De nuevo el fuego en nuestra piel grabado y de nuevo, nosotros más bestias que humanos ansiando la piel y el placer del otro a manos nuestras. Me arrodillé con lentitud hasta quedar a su altura para a continuación empezar a desgarrar la ropa que cubría su cuerpo.

Si íbamos a gozar lo haríamos en igualdad de condiciones. Poco había de cuidado y lentitud en mis actos, mi loba interior rugía y eso se denotaba en la fuerza con la que desgarré su camisa, escuchando cómo saltaban los botones y golpeaban el suelo de madera. Le empujé con suavidad contra la alfombra y acabé de quitarle los pantalones, contemplando ahora sí su completa desnudez.

Era tal y como lo había imaginado. Su cuerpo estaba recorrido por músculos, por el entrenamiento y las batallas pero también, por cicatrices y marcas que sólo le hacían más bello ante mis ojos. Cicatrices que demostraban su implicación en la manada, con su pueblo, con su familia. Las recorrí una a una con mis labios cálidos, pegando mis pechos a su cuerpo para que sintiera lo desbocado que iba al sentirle desnudo y tan cerca.

Con mi respiración agitada por los nervios a defraudarle y por la excitación que empezaba a humedecer mis braguitas, elevé mi mirada enfrentándola a la suya, diciéndole sin palabras que estaba preparada. Estaba preparada para gozar entre sus manos y sus labios, preparada para hacerle gozar, preparada para tocar el cielo con la yema de los dedos, preparada para sentirme mujer, o al menos en parte, bajo sus directrices. Preparada para él y para sellar con nuestros actos nuestros destinos.



Después de todo nos estamos tan lejos. Tu y yo vemos la misma luna
This is who I am:


Odalyn Landvik
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 70
Puntos : 62
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 15/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Errol Dow el Mar Ago 30, 2016 4:49 am

Entreabrí mis labios cuando Odalyn calló de rodillas frente a mi, dejando escapar mi ronca respiración contra su boca lentamente, buscándola sin acabar de tomarla mientras nuestros ojos se fundían en un delicioso baile, ese que nos llevaría al borde de la locura,
Lentamente acaricie con la yema de mis dedos su brazo, deslizando por su abrazadora piel mi mano, que lentamente y como el fuego iba trazando el camino de nuestra perdición.
Sentir bajo ella como su piel se erizaba, jadeé al notar su suavidad, su calor.
-Voy a llevarte al infierno para que roces el cielo -susurré contra su boca, rozando el perfil de sus labios con los míos.

Mi mano acaricio el filo de sus dedos para pasar lentamente a acariciar su muslo, jadeé de nuevo al sentir su piel, recorriendola delicadamente con mis dedos hacia el interior, hasta su entrepierna.
No quería perderme nada, así que no dejaba de ver cada una de sus reacciones, quería sentir como se corría frente a mi, como gemía, como gruñía quería ser el causante de su principio y su final, quería ser siempre yo, solo yo.

Mis dedos buscaron el roce de sus braguitas de encaje, rozarlas con mis dedos, sentirlas mojadas sobre las yemas de estos.
Sonreí de medio lado complacido mientras mi falo se mojaba frente a cada uno de los movimientos de mis dedos.
Aun lado aparte el encaje deslizando mis ojos de sus ojos a su boca que entreabierta dejaba que el ronco aire golpeara la mía.

Busque su clítoris con mis dedos, acariciándolo despacio, a un ritmo lento, jadeé al ver como reaccionaba, aquello estaba haciéndome volverme loco, solo quería entrar en su interior, empotrarla, que su vagina diera sustento a mi polla que vibraba necesitada.
Aun así, traté de mantener la calma, calma que me faltaba, esa que ya frente a ella no encontraba. Mis ojos se tronaron ámbar cuando el ritmo de mis dedos se incrementaba.
Trazaba vertiginosos círculos sobre su botón que se mojaba humedeciendo mis dedos.
Gemía contra mis labios, con su frente en la mía apoyada.
-No puedo mas -susurré contra su boca antes de introducir mis dedos en su interior sin pausa.

Jadeé esta vez acortando la distancia que a nuestros labios separaba, introduje mi lengua que al ritmo de la masturbación con la suya se enlazaba.
Jadeos apagados contra mis labios, gemidos que inundaban la estancia.
Sentía como sus paredes envolvían mis dedos, mas yo necesitaba que fuera mi falo lo que calentaran, estaba tan excitado que no podía contenerme, necesitaba mas, su piel a ella, necesitaba hacerla mía bajo esa noche estrellada.
Gruñí contra su boca empujándola sobre la alfombra para esta vez ser yo quien gateara sobre ella.
Mi falo rozo la entrada de su vagina, lentamente, despacio, mojándose a su paso.

Introduje la punta lentamente, gruñí de nuevo contra sus labios, sintiendo el calor que la atrapaba, estaba tan mojada que con solo un leve empujón entraría entera.
Gemí con los labios entreabiertos mientras su lengua azuzaba a mi razón.



Errol:



Errol:



Errol Dow
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 52
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 27/07/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Odalyn Landvik el Miér Ago 31, 2016 9:18 am

"Voy a llevarte al infierno para que roces el cielo" Aquella era una promesa salida de sus labios que yo ansiaba que se cumpliera a cada instante. No estar con él o no tener sus besos era ya un infierno, y rozaba el mismo cielo con las puntas de mis dedos cada vez que sus ojos se tornaban del color de la miel al mirarme, cada vez que sus labios buscaban los míos con la necesidad propia del alcohólico que necesita seguir bebiendo si no quiere sentir la opresión de la abstinencia en el pecho. Eso era yo, una adicta a sus besos y a su piel, y me temía que ya nada ni nadie podría hacerme cambiar de parecer, le necesitaba, tanto como el oxígeno que inundaba mis pulmones.

Un gemido suave se escapó de entre mis labios al sentir que sus caricias, antes inocentes y castas, se tornaban calientes y atrevidas, acariciando el encaje de mi ropa interior y provocando con ello que mi piel se erizara y que yo misma me excitara empezando a mojar mi ropa interior. -Llévame al infierno de tu mano Errol... porque el cielo ya lo pruebo con cada uno de tus besos...-

Aquellas palabras parecía que no hicieron sino excitarle más, pues su miembro creció ligeramente y sus manos no dudaron en apartar mi ropa interior para explorar aquello que ningún otro hombre había tocado ni visto nunca. Era suya y él sería mío, poco importaba el pasado, pues ambos éramos nuestro presente y seríamos nuestro futuro.

Largos gemidos escapaban de entre mis labios sintiendo aquel placer que sus dedos me brindaban y que nunca había pensado experimentar. Mis uñas se clavaban con cierta fuerza sobre su pecho, incapaz de controlarme, casi más de bestia que de humana de nuevo y, entonces, su boca en busca de la mía. Trazando con su lengua sobre la mía el sendero mismo de la perdición que nos llevaría a ambos hacia aquel destino que nos esforzábamos en evitar, en acallar para respetar nuestras tradiciones.

Ambos caímos de nuevo sobre la alfombra, ya no entre risas sino entre besos y caricias que pronto se tornaron salvajes para, a continuación sentir la punta de su miembro en mi interior. Clavé mis uñas en su espalda sintiendo como le hacía una herida, pero no podía controlarme. Le deseaba, le necesitaba, ansiaba que al fin se clavara dentro de mi y me hiciera suya, solo suya y que mi sangre recorriera mis muslos manchándole el miembro. Pero la razón debía imperar ante todo, si él no ponía cordura, debería hacerlo yo aunque lo que más deseara en ese instante fuera sucumbir a la locura de su piel.

Nos hice rodar sobre la alfombra quedando yo ahora sobre él, gloriosa, con el pelo despeinado y la mirada ámbar, una imagen que sabía de sobra que le excitaría. Mas cuando él trató de clavarme su miembro de nuevo, de hacerme suya, moví mis caderas quedando sentada a horcajadas sobre sus rodillas. -Creeme, mataría ahora mismo por sentirte dentro de mi, pero hemos dicho que hemos de esperar, que queremos esperar para cumplir con las tradiciones. Así que guíame, dime que he de hacer para aplacar tus ganas de embestirme hasta descargar tu simiente... porque me temo que sólo podrás cumplir tu promesa de mantenernos intactos y jugar si tú ya estás saciado cuando roces mi entrepierna-

Llevé mis labios hasta su cuello, dibujando con mis besos el controno de su marcada mandíbula. Los mordiscos en su piel se intercalaban con los besos y sus manos de nuevo buscaban mi cuerpo, mi sexo. Le empujé con cierta fuerza sobre la alfombra y clavé mi mirada en la suya -Ya te llegará el turno de tocar, déjate hacer y guíame Errol- Sonreí llevando mis labios ahora a su pecho, dibujando con ellos sus músculos y bajando lentamente hasta su entrepierna. Llegados a este punto elevé mi mirada, buscando su aprobación y sus consejos para llevarle al mismo cielo con mis labios y con mis manos.

Besé con lentitud su miembro sintiendo como sus manos, que antes recorrían mi piel, viajaban ahora hasta mis cabellos para guiar a esa niña inexperta que ansiaba convertirse mujer entre sus brazos.



Después de todo nos estamos tan lejos. Tu y yo vemos la misma luna
This is who I am:


Odalyn Landvik
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 70
Puntos : 62
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 15/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Errol Dow el Jue Sep 01, 2016 5:37 am

Volteó sobre la alfombra quedando sobre, mi por un instante gruñí con los ojos ámbar pensando que tomaría el control, que se la metería hasta lo mas hondo cobijando mi polla entre las húmedas paredes que se dilataban lentamente para mi, mas por el contrario un ligero movimiento de cadera y mi punta estaba fuera, golpeada por el frio aire, alejada del calor de su sexo.
Gruñí de nuevo ,mas esta vez de la rabia al sentirla sentarse a horcajadas sobre mis piernas no dejándome disfrutar de ella, de empalarla.
Sus labios pedían calma, esa que no llegaba, esa que me forzaba ahora sin razón a cumplir las normas de mi manada.
Jadeé al sentir como deslizaba su boca lentamente por mi pecho, mientras mis manos buscaban desesperadas su sexo para animarla a mandar al cuerno las leyes, para que sintiera la presión que calentaba su vagina forzándola  como yo, estar dispuesta a cometer una locura aquella noche en la que la luna no brillaba.

Apartó mi mano antes de llegar a mi sexo, allí lo beso, lo lamió despacio, de arriaba a bajo, forzando que mi respiración se entrecortara, que mi cabeza se tirara hacia atrás dejando con los labios entreabiertos escapar la ronca respiración que su húmeda boca sobre mi falo provocaba.
Posó sus labios en la punta, mirando mis ojos, bajando despacio, mojandola con su saliva a cada paso, mi mano tomo su pelo ,para guiar el ritmo, para meterla mas adentro, mientras esta succionaba y lamia, jugaba con mi capullo entre su lengua, saboreando mi esencia.
Jadeé cada vez mas rápido ,guiándola a mi paso, moviendo su cabeza con mi mano, acompañando aquel movimiento que me estaba haciendo volverme loco.
-Así -susurré al incrementar el ritmo, al sentir como sus ojos miraban los míos conscientes de mis gruñidos, de como mi polla iba liberando poco a poco parte de mi.

Estaba muy cerca, gemía de forma ronca, cada vez mas rápido, mientras ella se la metía hasta el fondo, succionandola, recorriendola con su lengua, hasta que sentí con un gruñido como vibraba entre sus labios dejando que escapara en su boca mi simiente.
-Ufff -fue todo cuanto acerté a decir mientras ahora si, mas calmado, mi mano acariciaba su pelo despeinado.
Mi polla aun en su boca daba los últimos coletazos, mientras mis ojos la buscaban para ver excitado como relamía las ultimas gotas.

Sonreí de medio lado mientras esta vez era yo el que se erguía para tumbarla sobre aquella alfombra de piel, sus ojos me buscaban excitados, sabiendo que era su turno y que ahora mas calmado podría arrastrarla al mismísimo infierno con el roce de mis labios.
Labios que deslice por su pierna, despacio, acariciando su piel con mis dientes, buscando el calor de su muslo, que se abría frente a mis ojos, mostrándome un sexo palpitante, mio, deseosos de que en el me adentrara.
Deslicé mi lengua lentamente entre sus labios, sintiéndolos mojados, estaba excitada, su sabor me inundaba a cada paso.



Errol:



Errol:



Errol Dow
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 52
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 27/07/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Odalyn Landvik el Sáb Sep 03, 2016 10:52 am

Sus manos se enredaron entre mis cabellos guiándome, enseñándome el camino que yo debía llevar a cabo para hacerle a él llegar a su destino, el cielo mismo que ahora rozaba con la punta de los dedos. Los gemidos que escapaban de entre sus labios no hacían sino confirmar loq ue la presión de sus manos sobre mis cabellos anunciaba, lo que minutos después confirmaría su orgasmo entre mis labios, llenándome la boca de aquello que, en un futuro no muy lejano llenaría mi vientre.

Dejé escapar una tonta risa al comprobar como no era capaz de articular palabra, como yo había conseguido llevarle al cielo cuando momentos atrás temía que mi inexperiencia me hiciera torpe e insegura entre sus brazos,mas sólo tenía que dejarme llevar para conseguir que él sintiera lo mismo que yo hacía cada vez que rozaba su piel con la mía. Cada una de las caricias de su lengua sobre mi clítoris no hacia sino acelerar mi respiración, mis latidos y mis ansias de sentir su miembro y no sus labios entre mis piernas.

-¿Te ha gustado de veras?- pregunté con las mejillas sonrosadas por hacer aquella pregunta y por la respuesta que escaparía de entre sus labios. No tuve ocasión de escuchar su respuesta o de formular nuevas preguntas pues su cuerpo se irguió como respuesta, postrando el mío sobre la alfombra y convirtiéndome ahora en mera expectadora de sus acciones.

Mis ojos se cerraron al sentir el tacto de su cuerpo sobre el mío. Tacto que me dejaba helada en las partes que él iba abandonando para dedicarse por completo a besar mis muslos, anunciando sus actos, reflejo de los míos momentos atrás. Gemí, gemí como nunca antes lo había hecho al sentir como su aliento rozaba mi sexo, como su lengua, traviesa y experimentada comenzaba a recorrer lugares inexplorados y en los que no sabía que un simple roce podría hacerme estar tan cerca del cielo.

Sentí como mi espalda se arqueaba con cada movimiento de su lengua, como mis ojos se tornaban en ámbar y como la humana dejaba paso a la bestia, a la loba que afloraba con la luna llena, el miedo o la excitación y, sin duda, Errol me excitaba, mucho, muchísimo. Mis uñas se clavaron en su espalda, arañándola con desesperación mientras mis labios gemían su nombre sin tregua. Si aquello era lo que se sentía únicamente con sus labios sobre mi sexo, no quería ni imaginar lo que sería ser suya completamente, sentirle dentro de mi, ser un único ser al fundirnos en un sólo cuerpo.

Él sabía que cada vez estaba más excitada, y por ello, comenzó a aumentar el ritmo de su lengua hasta hacerlo frenético, hasta conseguir que mis uñas hicieran sangre en su piel y justo, cuando pensaba que aquello no podría ser más maravilloso, alejó su lengua de mi sexo, clavó su mirada en la mí y comenzó a juguetear con sus dedos, con cuidado de no romperme el himen en sus frenéticos movimientos y así, privarle de la sangre en mis muslos en nuestra noche de bodas. Sus ojos ámbar clavados en los míos, deseosos de no perderse cada expresión de excitación en mi rostro y, como respuesta, mi cuerpo pegándose al suyo aún más para que sintiera el calor que emanaba de mi piel y mis labios buscando los suyos, necesitados de besarlos, morderlos y jugar con su lengua.

Quería decirle muchas cosas, mas mis labios eran incapaces de articular palabra, sólo podían besarle y, en respuesta sus dedos aumentaban el ritmo, más si es que se podía. Y ahí estaban, las puertas del cielo abiertas ante mi en forma de orgasmo; mis ojos se cerraron irremediablemente y mi espalda se arqueó mientras que de mis labios escapó un gemido gutural, casi más un aullido o un gruñido que un gemido. Y de nuevo la calma, una sensación de flotar entre las nubes.

Abrí mis ojos con una sonrisa dibujada en los labios y contemplé la sonrisa que con picardía se dibujaba sobre los labios de mi prometido. Así, postrado sobre mi y con aquella sonrisa estaba del todo irresistible y yo no pude sino atesorar aquella imagen en mi mente y sellarla con un tierno beso en sus labios. -Te quiero Errol...- susurré contra sus labios aún con la respiración agitada por aquel encuentro y los ojos del color de la miel fundida. Su mano se deslizó con suavidad por mi rostro perlado de sudor y de nuevo, cerré los ojos para conservar aquel instante por siempre en mi mente. Ansiaba conservar cada recuerdo de aquel hombre que era puro fuego, pura pasión contra mis labios y ternura contra mi piel.



Después de todo nos estamos tan lejos. Tu y yo vemos la misma luna
This is who I am:


Odalyn Landvik
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 70
Puntos : 62
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 15/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Errol Dow el Lun Sep 05, 2016 4:00 am

La vi morir de placer entre mis brazos, con los labios abiertos gemía con el suave contacto de mis labios, mi lengua paladeaba su sabor, su olor, como se mojaba de forma salvaje a mi paso, estaba tan excitado que mi sexo volvió a alzarse, así era como ella me ponía, loco, estaba ciego por su belleza, por el olor a celo, por el olor a ella.

Un gruñido, casi un aullido escapo de sus labios cuando alcanzo el clímax, cuando con mis dedos en su interior la lleve a rozar el cielo, cielo que yo ya veía frente a sus labios, aquella mujer se había convertido en mi único anhelo.
Pose mi cabeza en su vientre mirándonos despacio, acompasando la jadeante respiración de uno y otro, aun con los labios rojos de tanto devorarnos.

Allí observando su bello rostro supe que siempre fue ella, esa alfa fuerte, bella, llena de vida y de muerte. Fiel, leal, sincera.
Nunca creí en eso que llamaban en los lobos el amor eterno, eso que sientes cuando ves a tu otra mitad, el ser que te complementa de un modo u otro, eso era ella para mi. La que daba sentido a mi ser, la que lograba entenderme con solo una mirada. Me retaba, me llevaba al abismo, me dejaba caer, me recogía, me acunaba, ella era fuego y hielo, ella era ahora todo mi universo.
La admire con el cabello revuelto y los labios aun entreabiertos mientras gateaba por su desnuda piel para abrasarme con ella de nuevo.
-No veo el momento de hacer oficial lo que yo hoy ya siento ,que eres mía, solo mía y que otro no volverá a tener tus besos -jadeé contra su boca acaparando sus carnosos labios, tomándolos sin tregua, sin descanso.

Así pasamos gran parte de la noche, enredados en uno, acariciándonos, jugando con cada curva, con cada tramo de piel de unos cuerpos incendiados.
Hasta que la risas cómplices dieron paso al abrumador sueño, que pegados, unidos por el destino nos encontró a ambos.

Abrí los ojos cuando los primeros rayos de luz entraron por el postigo del ventanuco de madera, sonreí buscando la piel que necesitaba al abrir los ojos, mas ella había desaparecido, dejando junto a mi cama el vació, un sueño efímero que roce entre mis dedos y que de no ser por el desastre de la alcoba, las frsas, las botellas bebidas y las promesas rotas hubiera pensado que todo lo había soñado.

Una misiva sobre la mesita de noche hizo que estirara mi brazo para leerla con calma, era de ella, lo decía su olor a bosque, a fresas.
Una pista había perturbado su sueño y lejos de despertarme, había decidido seguirla ella sola, prometía volver antes de que el alba del día siguiente la encontrara, para que la promesa hecha, esa que me juraba lealtad y amor eterno se cumpliera cuando pidiera a su hermano la mano de ahora mi prometida.


Fin



Errol:



Errol:



Errol Dow
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 56
Puntos : 52
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 27/07/2016
Localización : Paris

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando las huellas de nuestro pasado (Errol) +18

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:26 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.