Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA THE BOND OF THE BLOOD - PARTICIPAN DRAKE ENDE Y JOSSETTE LOUVRE. LA LLAVE - PARTICIPAN POSEIDÓN Y CRYSANTHE KASTAROS. EL CAOS VISTE DE GUERRA - PARTICIPAN ORN, DRITTSEKK, BRÖKK TOLLAK, SOLEIL, KATTRINA. NOCHE DE HALLOWEEN - PARTICIPAN VLADIMIR ROMANOVS y MAGGIE CRAIG.




Espacios libres: 20/60
Afiliaciones élite abiertas
Última limpieza: 30/07/17


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com




The Fatal Flaw → Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The Fatal Flaw → Privado

Mensaje por Baldassare Donizetti el Dom 7 Ago 2016 - 23:59


“Does such a thing as 'the fatal flaw,' that showy dark crack running down the middle of a life, exist outside literature? I used to think it didn't. Now I think it does. And I think that mine is this: a morbid longing for the picturesque at all costs.”
― Donna Tartt, The Secret History


El viento le cortaba las mejillas como dagas muy finas. Bisturís helados, besándolo con mórbida vehemencia. Baldassare no era alguien que fuera de ese modo detrás de sus víctimas. La cacería para él no significaba persecución. Sin embargo, esa noche pareció necesitarlo como la misma sangre que lo motivaba. Es más, parecía que era la carrera, y no la sangre la que lo obligaba a continuar.

La chica, una cazadora joven e inexperta, huía con una velocidad que Baldassare tuvo que admirarle, pues lograba, por los pelos, escapar de él cada vez que iba a alcanzarla. La pobre había creído que iba a poder lidiar con él, pero el vampiro había vivido todos esos años por algo. Bajo otras circunstancias no la hubiera marcado como víctima, pero desde aquel encuentro con su creadora, tenía actitudes más arrebatadas. Como si se sintiera enojado todo el tiempo.

A su rastreo se unió un tercer jugador. Inmortal, Baldassare logró detectar, pero fue todo. Estaba lejos y él demasiado concentrado en la cazadora como para prestar atención. Aunque si era sincero, le molestó el hecho. No esperaba que entre ellos respetaran a los humanos que otro vampiro ya hubiera marcado como alimento, eso no quitó que esto complicara las cosas. Gruñó y apretó el paso. El viento pasó silbando por sus oídos. Cuando las calles fueron insuficiente, hizo uso de esos poderes suyos y comenzó a avanzar por los techos de las casas dormidas de la ciudad. Maldijo un par de veces antes de arrojarse desde lo alto de una capilla para cortarle el paso a la cazadora.

A pesar de todo, de la furia que era detonante y combustible, los movimientos de Baldassare eran tremendamente gráciles. Como una danza. Como una escultura en movimiento. Y no muchos de su clase podían jactarse de ello; sin embargo, ni el propio inmortal era consciente de esa habilidad. Cuando cayó en el suelo, con una rodilla y apoyado de ambas manos, pudo ver la mirada de miedo de la joven. Era bonita, debía admitirlo. De esa clase de belleza que te topas en el mercado que se pone junto al Sena. Ordinaria pero encantadora. Los ojos ajenos, bien abiertos, brillaron en la oscuridad con una mezcla de sorpresa y miedo. Baldassare le sonrió.

Pero entonces ya no era sólo él contra la cazadora.

En un movimiento abrupto, se giró. Todo pasó en un segundo. Con una mano capturó el cuello del intruso y lo llevó contra un muro de la misma capilla que antes le sirvió de plataforma. Aquella distracción fue aprovechada por la cazadora para huir, sin embargo, Baldassare ahora estaba más interesado en quien lo había interrumpido. Soslayó por encima de su hombro, escuchó con claridad los ligeros pasos de su víctima alejarse en la noche. Regresó la vista al frente y entonces pudo ver lo que estaba sucediendo en realidad.

Soltó el cuello como si la piel ajena quemara y dio un paso hacia atrás. Tragó grueso. Quizá era hora de su retribución. O quizá era como había dicho, se iban a encontrar aunque no se estuvieran buscando. ¿Así sería ahora? Una y otra vez sus caminos se iban a cruzar, ¿con qué propósito? La pregunta le pareció tan falta de respuesta que sintió hervir la sangre.

Gyda —musitó con rabia.


And what is beauty? Terror:


Genuine beauty is always quite alarming:
avatar
Baldassare Donizetti
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 108
Puntos : 145
Reputación : 59
Fecha de inscripción : 20/10/2015
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fatal Flaw → Privado

Mensaje por Gyda el Miér 24 Ago 2016 - 15:45

La víctima de aquella noche fue un hombre que encontró saliendo de un callejón. Una persona anónima que seguramente no tendría a alguien que le esperara al llegar a casa. La ropa, sucia y ajada, le daba aspecto de vagabundo, aunque era posible que no lo fuera; una pelea de taberna podía dejarle en esas mismas circunstancias y con ese aspecto tan deprimente. Esa segunda opción era, probablemente, la que más se acercaba a la realidad ya que, mirándolo de cerca, las prendas que vestía parecían de gran calidad. El olor que desprendía a alcohol era nauseabundo y detectable a varias manzanas de distancia. Eso, unido al sabor de su sangre, terminó de confirmar la historia que Gyda se había montado en la cabeza.

No lo mató. Hacía tiempo que había empezado a no hacerlo, sino que dejaba la sangre necesaria para que el corazón siguiera latiendo. Había descubierto que, cuando el cuerpo humano estaba tan débil que apenas tenía fuerzas para seguir vivo, aquellos que conseguían sobrevivir apenas recordaban nada de lo ocurrido y, si lo hacían, creían que todo había sido un sueño. Si por los azares del destino volvían a encontrarse con ella, sus rostros mostraban la sorpresa al encontrarse con un viejo conocido, seguido de un miedo atroz al darse cuenta de que aquello que vagamente recordaban no lo habían soñado.

Dejó el cuerpo inconsciente en el callejón y salió hacia la calle principal para camuflarse entre los viandantes. Pasó la lengua por los dientes limpiando los últimos restos de sangre y se paró en seco. Había captado algo, aunque fue más una sensación que la inquietaba, como si su instinto la estuviera avisando de algo. Siguió caminando como si nada hubiera pasado, pero no por mucho tiempo. Volvió a detenerse y esta vez sí, aguzó el oído para escuchar una melodía preciosa. Un corazoncito que latía deprisa y unos pasos que intentaban salvarle la vida, seguidos de otros que, al contrario, querían arrebatársela. Era una carrera en la que ambos participantes luchaban por sobrevivir, pero uno a costa del otro. ¿Cuánto hacía que ella no perseguía de aquella manera a sus presas? Había pasado tanto tiempo desde la última vez… Reconocía que era divertido jugar de esa manera con los humanos, hacerles creer que iban a ganar para que, en el último segundo, se dieran de bruces con la realidad.

Pero había algo más en aquella carrera, algo que la unía a ella más allá del hecho de que fuera un vampiro persiguiendo un humano. Lo que fuera estaba ligado con Gyda, no con cualquier otro inmortal. La siguió desde la lejanía buscando encontrarse con los dos actores de aquella actuación. A través de calles y callejones terminó llegando a una capilla que rodeó. A la vuelta de la esquina estaba su objetivo: la muchachita que corría y… Apenas le dio tiempo a verle la cara. Le agarró del cuello y la empotró contra la pared, para soltarla en el mismo instante en el que los ojos de ambos se cruzaron.

Baldassare —susurró a modo de saludo—. Te imaginaba mucho más delicado y elegante a la hora de alimentarte. —Se separó de la capilla ligeramente y se recolocó el vestido, estirando tanto las mangas como la falda—. No sé, creía que serías de los que seducían a su presa para llevarla a su terreno. Sí es verdad que el corazón no late tan rápido, pero si les miras a los ojos en el momento justo puedes ver la misma cara de terror. —Miró en la dirección en la que había huído la cazadora con los ojos ligeramente entornados y después la devolvió hacia el vampiro—. Puedo ayudarte a buscar a otra. Si quieres.


avatar
Gyda
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 62
Puntos : 71
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 18/11/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fatal Flaw → Privado

Mensaje por Baldassare Donizetti el Lun 26 Sep 2016 - 22:24


“Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos.”
— Julio Cortázar, Rayuela


Dio un paso hacia atrás. Entornó los ojos de berilo ante las palabras recibidas. Es que este no era precisamente su mejor momento, pero no se dio tiempo de aclararlo. No lo encontró relevante para usos de la inoportuna reunión. Suspiró y relajó la posición ligeramente, un poco nada más, como si no quisiera bajar la guardia del todo. ¿Acaso creía que Gyda iba a atacarlo? No de manera física, pero su sola presencia le parecía un insulto.

La imitó, al acomodarse la solapa del abrigo que esa noche vestía. Azul casi negro con un delicado bordado rojo en los puños. Era una prenda hecha a la medida, elegante, diferente y cómoda. Enarcó una ceja al fin, dándole un aire arrogante, y acentuando sus rasgos apuestos.

Pareces saber mucho de esas cosas. Quizá… lecciones que no pudiste darme en su momento, ¿tal vez? —Retó y sonrió, pero su gesto no era encantador como acostumbraba, parecía más bien dañado y dolido a partes iguales—. El alimento es alimento y sólo eso, ¿de qué me serviría saber su nombre o a que saben sus besos? —Declaró entonces con aplomo. Baldassare tenía la política de no enredarse con sus víctimas, aunque eso se reducía solamente a cruzar palabras. No iba a decírselo, pero en ese aspecto, el romano era diferente. Ni hombres ni mujeres llamaban su atención, sólo personas en específico, Aelia en el pasado y nada más.

No hace falta —desestimó la oferta—. Aprendí a cazar por mí mismo, por si no lo recuerdas —continuó. Sonó a hijo que busca con desesperación la aprobación paterna y ésta nunca llega. Y es que, si se ponía en términos simples, eso era—. De no haber sido por tu interrupción, esa chiquilla hubiera sido mía. Lástima —chasqueó la lengua como si no importara. Y no importaba de hecho, desde su primer encuentro, había salido cada noche a alimentarse, descontrolado como berserker, sin medir consecuencias. Rebelándose así a sus propios principios.

Baldassare, amante de lo bello y lo sublime, no era alguien que arrancara una vida sólo por hacerlo. Pero últimamente no le importaba si dejaba la suficiente sangre en un cuerpo como para que su víctima no pereciera.

Sin mediar más palabras, se acercó a Gyda, invadiendo el espacio personal ajeno con descaro. La olió, casi pegó su nariz al cuello ajeno. Aquel aroma era inconfundible; sangre recién bebida. Cuando se separó, una sonrisa sombría adornaba el rostro marmóreo.

¿Alimento u otro pobre diablo como yo al que dejaste a su suerte? —Preguntó con cizaña. Este no era el Baldassare usual, usualmente más cínico pero templado también. Este que estaba frente a Gyda esa noche era abrasivo, violento e incluso cruel. Quizá así debió haber sido desde un principio, pensó. La presencia de Cato lo hizo más mesurado, pero si su despertar hubiera sido otro, quizá ahora mismo fuera una bestia insaciable, en el supuesto que hubiera sobrevivido tanto tiempo.

Luego, como un felino que mide a su presa, Baldassare se movió alrededor de ella y se detuvo, sin dejar de verla. Había algo misterioso en su rictus. Normalmente Baldassare, con esa sutil arrogancia suya, era encantador y atraía, sin embargo, esta vez, era tan fuerte su enojo, que repelía, algo en él, en su mirada, en sus puños cerrados y en su respiración agitada, anunciaba peligro, que no te le acercaras.

París es una ciudad pequeña, ahora que lo veo. Llevo años aquí, tratando de adaptarme —¡incluso saliendo más! ¡Conociendo más gente! Algo impensable para el ermitaño que se había dedicado a ser—. Será inevitable que una y otra vez nos topemos, ¿qué vamos a hacer, Gyda? —Preguntó como si se tratara de la cuestión más importante de su vida. Soltó aire luego, como si un dolor rancio le diera tregua una vez que formuló la pregunta.


Última edición por Baldassare Donizetti el Miér 9 Nov 2016 - 21:26, editado 2 veces


And what is beauty? Terror:


Genuine beauty is always quite alarming:
avatar
Baldassare Donizetti
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 108
Puntos : 145
Reputación : 59
Fecha de inscripción : 20/10/2015
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fatal Flaw → Privado

Mensaje por Gyda el Sáb 15 Oct 2016 - 11:32

Aunque no lo dejó entrever, le costó un poco recomponerse tras el sobresalto inicial que le produjo volver a encontrarse con él. No había duda de que aquel no era un vampiro corriente, no para ella. Había sentido su presencia a pesar de encontrarse a una distancia más que razonable. Había sabido que era él antes incluso de detectar su olor o escuchar sus pasos. ¿Cómo era eso posible? ¿Sería cierto que el vínculo que unía a un vampiro con su creador se mantenía vivo a pesar de los años? El que les unía a ellos era, cuando menos, extraño. Era un fino hilo, casi invisible, que había durado milenios, haciéndose cada vez más fino pero sin llegar a romperse. Debía existir ese hilo, porque, de lo contrario, le habría resultado imposible encontrarle sin haberle estado buscando.

Gyda relajó su postura completamente, al contrario que él y a pesar del rechazo que se palpaba entre los dos. Aunque seguía siendo intenso, para ella había empezado a convertirse en una molestia muy incómoda, pero perfectamente soportable. La hostilidad iba ligada a Baldassare, y su sola presencia requería de paciencia para poder sobrellevarla.

Quizá —contestó, con esa misma hostilidad—. Pero yo no he hablado de besos ni presentaciones. Sólo de entretenerse un poco antes del banquete. El alimento es alimento, pero quién dice que no podamos pasarlo bien.

Dejó que se acercara a ella sin retirarse ni moverse un centímetro. Lo único que giró fue el rostro, levemente, para observarle desde aquella distancia como si fueran una pareja de amantes que se veneran el uno al otro. Le siguió con la mirada cuando se apartó y supo que iba a arremeter contra ella, otra vez, nada más ver su sonrisa. No contestó al momento, sino que le devolvió la sonrisa poco amistosa, como la de él. Después acortó la distancia y acercó el rostro al de Baldassare, dejándolo a apenas un par de centímetros el uno del otro.

Parece que tu amnesia no se remonta sólo a tu época como humano, apenas recuerdas lo que te dije la última vez —escupió sin apartar sus ojos de los ajenos—. No importa, te lo repetiré. —Ajustó el cuello del abrigo del vampiro, como una mujer que se despide de su esposo dándole un último retoque antes de salir—. Fuiste el último con el que lo intenté. —Se apartó, dejándole un espacio no muy amplio—. Antes de encontrarte, porque creía que no era capaz de hacerlo. ¿Empiezas a recordar? —Se tocó la sien con el índice un par de veces y después cruzó los brazos por debajo del pecho en una postura totalmente indiferente—. Después de conocerte, porque me di cuenta de que uno como tú es suficiente tormento para una vida. No quiero ni imaginar lo que sería tener a dos vástagos conspirando juntos contra mí.

Empezó a caminar a su alrededor, pero esta vez Gyda no se molestó en mirarle. Cerró los ojos un segundo y después los abrió para mirar al suelo. Mantuvo la postura incluso cuando él habló. Miró al frente sintiéndole detrás de ella, como si la estuviera acechando.

¿Por qué habríamos de hacer algo? —contestó—. Podríamos ignorar la presencia del otro cuando la sintamos, dejarla atrás hasta que desaparezca. —Giró el cuerpo para quedar frente a él—. O también podemos salir a nuestro encuentro y, no sé, discutir y escupir veneno, que parece que es lo que te gusta. —Hizo una pausa que utilizó para estudiarle con los ojos ligeramente entrecerrados. ¿Podría ella ignorar su presencia, dejarla atrás y seguir adelante como si no existiera?—. ¿Qué quieres hacer tú? Dímelo. No pienso abandonar la ciudad por ti, si es lo que piensas. No has conseguido importarme lo suficiente como para eso, pero sí puedo ignorarte. Llevas más de dos mil años sin mí, sé perfectamente que no me necesitas.

Esta vez fue ella la que comenzó a caminar en círculos alrededor de el vampiro. Volvió a cruzar los brazos y continuó hasta situarse bajo una farola anclada a la pared. La luz tintineante generaba sombras un tanto tenebrosas en su rostro.

Dejemos las tiranteces por un momento y hablemos como los adultos que se supone que somos. ¿Qué quieres hacer tú, Baldassare?


avatar
Gyda
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 62
Puntos : 71
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 18/11/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fatal Flaw → Privado

Mensaje por Baldassare Donizetti el Miér 9 Nov 2016 - 21:58


“Someone I loved once gave me a box full of darkness. It took me years to understand that this too, was a gift.”
—Mary Oliver


Soltó un bufido, casi como un intento de risa y levantó un labio también, pero no alcanzó a expresar nada realmente. Fue sólo un sonido agotado, como el de un buey que ha cargado por demasiado tiempo la yunta. Y de cierto modo así era, una bestia agobiada por el tiempo y por una imposición a su naturaleza que no pidió. Él debía estar muerto, la lógica se lo decía, hace siglos, allá en Roma mientras la República se instauraba. Pero ahí estaba, ¿no? Y no podía hacer nada al respecto porque ni siquiera se le antojaba el ejercicio de dejar de existir. Baldassare se había vuelto cínico, amargado con los años y creyó que eso bastaba para sobrellevar esta desventura, sin embargo, ahora que conocía a Gyda, se daba cuenta que no, que no había sanado, que sus odios y resentimientos seguían ahí tan frescos como el primer día que despertó a la inmortalidad. Era quizá por eso, también, que simplemente no podía ignorarla, que no podía fingir que su encuentro no se había dado, porque había puesto en entredicho sus convicciones, porque había puesto en la cuerda floja ese concepto sobre sí mismo.

La dejó hablar, sólo la siguió con los ojos, como un atento cazador. No quería perder ningún detalle de ella; no había tenido oportunidad de hacerlo como era debido durante su primer encuentro. Y ahora que tenía la cabeza fría, al menos un poco más, le sería más fácil. Se preguntó, allá en lo más recóndito de su subconsciente, si él habría heredado algo de ella. No sabía si eso podía suceder, a decir verdad, para ser un vampiro tan antiguo, desconocía muchas cosas sobre los suyos.

No lo has entendido, ¿verdad? —Sonrió de lado, caustico y mordaz—. No es que quiera escupirte veneno, es que he guardado este resentimiento por muchos años. Si no lo puedes ver, si no lo comprendes, si eres incapaz de, al menos intentar ponerte en mis zapatos, no eres tan inteligente como alguien de tu edad debería serlo —alzó ambas manos a la altura del pecho—, y lo digo de la manera más adulta que puedo —agregó con sarcasmo y giró sobre sus talones para seguirla y verla de frente. No sabía si se sentía timado, insultado o frustrado por la indiferencia que ella mostraba.

Lo que quisiera yo, Gyda, es irrelevante ahora. Quisiera recuperar mi vida, pero sé que es imposible. Quisiera olvidarte, ya lo hice una vez, ¿no? Pero no podré. Quisiera borrar este y nuestro anterior recuerdo, pero ahí quedan, grabados en la memoria de ambos, manifiestos de esto que iniciaste y no eres capaz de terminar, porque… —caminó con movimientos felinos y se acercó. Estiró una mano y tomó con suavidad la mejilla ajena; estaba helada y pudo sentirlo a pesar de que esa era su temperatura también—. Porque fuiste tú quien me buscó. Fuiste tú quien me siguió y me volvió paranoico por días hasta que te hiciste presente, y no hablo del pasado en las calles de Roma, hablo de ahora, de nuestro primer encuentro. ¿Qué buscabas al querer verme a los ojos? ¿Ver los frutos de tus errores, acaso? ¿Redimir tus pecados o exaltar tus triunfos? Dímelo Gyda, creo que esa es una pregunta que sí podrás responder de forma más satisfactoria, porque hasta ahora, no lo has hecho, no has resuelto ninguna de mis dudas y no sé si lo haces adrede; algo nos une, pero eso es muy diferente a conocernos, y no, no te conozco —habló suave, bajito, como una canción de cuna, ese era Baldassare el artista, aunque había algo duro y cruel en sus palabras. Sorna y escarnio. La soltó luego, con la yema de los dedos acarició la piel ajena en el descenso de su mano.

¿Acaso también te divertiste conmigo antes de morderme? —Dio un par de pasos para atrás y se cruzó de brazos. Observó con detalle las facciones de la mujer que se perfilaban distintas bajo aquellas luces tan mustias y ajadas—. ¿Qué hiciste conmigo? ¿Me sedujiste o me atacaste a traición? Sé que no sabes quién fui, pero seguro eso lo recuerdas —alzó el mentón. A pesar de su enojo, en esa ocasión se notaba mucho más calmado. Más medido.

Sin embargo, a pesar de que se acercaba mucho a ese excéntrico y solitario Baldassare que solía ser, este no parecía conocer la clemencia. Era un vampiro en su totalidad, un ser forjado en las sombras, en la desesperación y en la muerte. Era una parte de él que no salía muy a menudo, que daba miedo, incluso a él.


And what is beauty? Terror:


Genuine beauty is always quite alarming:
avatar
Baldassare Donizetti
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 108
Puntos : 145
Reputación : 59
Fecha de inscripción : 20/10/2015
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fatal Flaw → Privado

Mensaje por Gyda el Mar 6 Dic 2016 - 16:32

La actitud de ella era sólo una armadura frente a la de Baldassare, porque si se dejaba llevar nada le aseguraba que no se lanzaría sobre él, harta de toda esa bilis que él llamaba resentimiento. Había hecho todo mal desde el mismísimo principio, antes incluso de convertirle en lo que era ahora. Ese paso tan sencillo y tan esencial que era elegir a la víctima, ese había sido su fallo. Pero ya no había nada que ella pudiera hacer, porque su perdón, aunque viniera acompañado de súplicas, no iba a devolverle la complicidad que se suponía que debía existir entre ellos. Estaba podrida, apestaba, y no creía que existiera nada que pudiera devolverla a la vida.

No pudo evitar sonreír, de forma sincera esta vez, al escucharle. De forma adulta, decía. Touché.

Veneno, rabia, resentimiento… llámalo como quieras. Para mí es todo lo mismo —comentó, como si no le diera importancia—. Pero entiendo que lo sientas.

¿Lo entendía, en realidad? No estaba segura de ello. La soledad a la que habían tenido que hacer frente ambos era distinta. Él se quedó solo al despertar, y Gyda sabía la confusión que se sentía en ese momento. Los sentidos aumentados y tan sensibles que cualquier susurro retumbaba dentro de la cabeza como los truenos en día de tormenta, y la sed de sangre, implacable, que podía hacerte enloquecer si desconocías lo que estaba pasando. Ella no había estado sola en su despertar, sino años después, cuando ya había olvidado lo que era no tener a nadie. Baldassare no había conocido al culpable de su tormento; Gyda, en cambio, lo buscaba desesperadamente.

La vampira calló dejando que él contestar a su pregunta. Estaba claro que ninguno de los dos podía cambiar el pasado, pero sí podían elegir qué hacer en el presente, incluso en un futuro cercano. ¿Qué quería que hiciera ahora? Habló en serio cuando dijo que desaparecería de su vida si así lo deseaba, aunque no de sus recuerdos. Aquellos estarían ahí para siempre.

En su discurso fue acercándose con elegancia y estiró una mano que Gyda siguió con la mirada. Fue a parar a su rostro, cubriendo su mejilla al completo. Eran grandes y firmes, con esa piel suave que caracterizaba a los de su especie. Ningún artista sobre la faz de la tierra podría presumir de tener unas manos tan perfectas. Aquella era la primera vez que la tocaba sin rencor, sin intentar medir la fuerza de ambos. El cuerpo de ella se tensó sin saber qué hacer. Estaba descolocada, confundida, y esa voz melosa y suave que utilizaba hizo que una corriente atravesara su piel erizando el vello de todo su cuerpo.  No sabía a cuál de los dos Baldassare prefería, si el rencoroso que siempre se mostraba a la defensiva, o aquel nuevo Baldassare, delicado y atrayente, pero terrorífico en su interior.

Cuando separó la mano, las yemas de sus dedos descendieron acariciando la piel, en un contacto que, a pesar de la temperatura de la piel de los dos, quemaba como el fuego. No había dejado de mirarle a los ojos, y tampoco lo hizo ahora que él se había separado.

Para serte sincera, no sé qué buscaba, o qué pretendía que pasara. —Su voz tembló un poco tras aquel contacto—. Te vi por primera vez varias noches antes de que comenzara a seguirte, pero al principio no creí que fueras tú. No es extraño que crea ver a alguien que termina no siendo quien yo pensaba. —Se mordió el labio inferior y fijó la vista en un punto indefinido detrás de Baldassare—. Pero volví a verte una segunda vez y, aunque me repetía que no podías ser tú, algo me decía que sí. Así que empecé a seguirte esperando que eso aliviara mis dudas, pero te diste cuenta antes. —Hizo una pausa que aprovechó para volver a clavar sus ojos en los ajenos—. Debí imaginar que lo harías, cuanto más tiempo pasaba más descuidada me volvía. Así que, respondiendo a tu pregunta, creo que sólo quería saber si eras tú. Nada más.

Y con eso se tendría que contentar. Era la verdad, y Gyda no recordaba la última vez que había sido tan sincera con alguien. Ante lo siguiente que preguntó, sonrió de medio lado al recordar la noche en la que lo convirtió. Fue una noche cálida para la época en la que se encontraban, y ella había salido como cada día en busca de aquel que la abandonó. Todas las noches eran iguales, todas salvo aquella en la que dobló una esquina y le vio acercarse, con ese porte y esa elegancia. Nada más verle supo que sería el próximo.

Siempre me divierto con mis víctimas, salvo cuando la necesidad es demasiado grande. Ahí no hay tiempo para ceremonias —aclaró—. Y nunca ataco a traición, prefiero que me miren a la cara. Qué menos. —Se acercó más a él, tomando un tono un poco más íntimo—. Te seduje, y reconozco que me costó un poco. Creo que esa fue una de las cosas que más me gustó de ti, el reto que me supuso que me dejaras morderte. Tu sabor era exquisito, así que eso lo único que hizo fue acrecentar aún más la sensación de triunfo. Lo que hice después ya lo sabes.

Se separó de él dando algunos pasos hacia atrás y miró a su alrededor. Después se cruzó de brazos.

Si tienes más preguntas, este es el momento de hacerlas. Te las contestaré todas.


avatar
Gyda
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 62
Puntos : 71
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 18/11/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fatal Flaw → Privado

Mensaje por Baldassare Donizetti el Dom 19 Feb 2017 - 18:25


“Our doubts are traitors,
and make us lose the good we oft might win,
by fearing to attempt.”
― William Shakespeare, Measure for Measure


¿Había valido la pena? Su incesante búsqueda por respuestas, su gran, gran cacería sin final, esa motivación que movía sus vesanias como combustible, como leña ardiendo, como carbón, como alcohol en una lámpara, y que de paso, consumía todo lo demás, todo aquello que no cabía en su gran batida. ¿Había valido la pena...? Y es que ahora, con Gyda presente en su vida, quisiera o no que estuviera, todo cambiaba y Satanás en el profundo Infierno sabía que Baldassare odiaba los cambios, por ello vivía recluido, separado del mundo que lo había rebasado, que ya era incapaz de alcanzar. Como si el futuro lejano e incierto, lo hubiera sobrepasado como estampida, dejándolo imposibilitado para continuar.

Y a pesar de todo, a pesar de la desesperación, de la agonía y la amargura, encontró en la respuesta cierto cierre a un círculo eternamente inacabado. Encontró, en verdad, satisfactoria la respuesta, aunque no demostró emoción alguna. Una vez que su mano soltó el rostro ajeno y estuvo a su costado, la apretó en puño ceñido como si en él pudiera condensar todo el odio y toda la aflicción acumulados por siglos y siglos. Movidos y removidos, porque a veces, como un triste hombre que le es infiel a su esposa, regresa a ella, acongojado y arrepentido. Así hacía él, volvía a sus rencores cuando no encontraba consuelo en ninguna otra cosa, ni en el arte, ni en ese eterno navegar suyo, que enarbola una bandera de superioridad.

Entornó la mirada y le impidió que se alejara más. Tomó los brazos cruzados, la sostuvo de las muñecas con fuerza y la atrajo contra su cuerpo. Cerca, estaba muy cerca, aliento contra aliento y esos rasgos hermosos y anónimos de ella a un palmo de distancia de los suyos, hermosos también, pero reproducidos por toda Europa como Apolo y como Mercurio.

Tengo muchas preguntas —cada vez apretaba con más fuerza sus manos ceñidas a las ajenas, aunque era incapaz de hacerle daño, no porque no quisiera, sino porque como él, ella poseía dones maravillosos y aterradores—. Pero tu careces de las respuestas. Dime, Gyda, dime ahora, ¿te es complicado seducirme? ¿Te preguntaste acaso a qué se debió en aquel momento? Quizá tuve una esposa, e hijos, ¿consideraste eso? ¿Te preguntaste si era feliz o desdichado? No quiero que me digas como era, porque no sabes, pero ¿qué cruzó por tu cabeza? —La soltó con brusquedad al grado de empujarla un poco.

Su mente se vio atacada por los vagos recuerdos de risas infantiles. Había soñado muchas veces con ello, y siempre creyó que podía tratarse de eso, que había tenido hijos en vida. Aparentaba unos veinticinco años, edad suficiente para haberse casado, consagrado a alguno de los dioses romanos, y haber tenido descendencia. Sobre todo, si poseía un rango importante, como esa hebilla con la C grabada le daba a entender. Sólo podía hacer eso, conjeturar. Tratar de armar una vida con trozos inconexos e inexactos.

Supongo que… así va a ser ahora —negó con la cabeza como si la idea le repudiara. Como si quisiera deshacerse de ella incluso—. Gyda, espero que lo entiendas. Aunque estés a mil millas de aquí, podré sentirte ahora que te conozco, que he visto tu rostro. Quizá siempre fue así, pero jamás supe explicarlo y ahora cobra significado. No lo sé. Aún no dejo de estar aturdido —se mostró más vulnerable, aunque no del todo. Se notaba todavía a la defensiva y tal vez nunca iba a dejar de estarlo cuando se trataba de ella. Chasqueó como si se diera cuenta de ellas. De eso que ahora ahora y jamás iba a dejar de ser, aunque careciera de un nombre.

¿Tú no tienes preguntas? ¿Acaso se nos acabaron? ¿Este es el anticlimático final? ¿Qué vamos a hacer ahora? —Eran muchas preguntas, tal como ella se lo había pedido, pero todas eran retóricas. Todas regresaban vacías a él. Suspiró y dejó caer los hombros. Cerró los ojos como si contuviera el llanto—. No sé qué más decir. Estoy con las manos vacías —lentamente abrió los ojos azules como zafiros sin pulir, bravos y salvajes; era el mismo Baldassare que despertó en aposentos de Cato, consumido en dudas y rabia, que no sabe todavía qué demonios le pasó.


And what is beauty? Terror:


Genuine beauty is always quite alarming:
avatar
Baldassare Donizetti
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 108
Puntos : 145
Reputación : 59
Fecha de inscripción : 20/10/2015
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fatal Flaw → Privado

Mensaje por Gyda el Sáb 25 Mar 2017 - 11:08

Se hizo el silencio cuando ella terminó de hablar. No fue durante demasiado tiempo, pero Gyda decidió mantener aquella tensa calma hasta que él se dignara a contestar. ¿Qué más podía decirle? Se estaba mostrando extremadamente generosa, aunque estaba segura de que él no lo vería así. Tampoco le importaba, en realidad. Ya le había dado la opción de no volver a verse, o de verse, si era lo que él quería. Ella lo tenía todo claro en su cabeza, todo salvo la confusión que sentía Baldassare.

Vio cómo se acercaba hacia donde estaba y como la agarró de las muñecas para atraerla contra su cuerpo. Esta vez, Gyda no se tensó por el repentino contacto, ni se descolocó, como cuando le acarició el rostro. Había visto lo delicado y letal que Baldassare podía ser, así que el efecto sorpresa fue mucho menor, pero no por ello le sorprendió menos; no esperaba que quisiera tenerla tan cerca de él, después del claro rechazo que sentía cada vez que se acortaba la distancia entre ambos. Eran sólo centímetros lo que separaba ambos rostros, y ella pudo captar su olor. Le gustaba, no podía negarlo. Siempre había sido así, pero después de tantos siglos había ido relegando el recuerdo hasta dejarlo en un pequeño rincón de su memoria, inaccesible sólo hasta que volvió a tenerlo delante. Le miró a los ojos, tan azules como el cielo despejado del mediodía, y después bajó la mirada hasta su boca, tentadora y completamente desconocida para ella. Porque, en su primer encuentro, algunos siglos antes de Cristo, lo único que probó de él fue su sangre. De haberse quedado hasta que despertara, podría haber sido más, pero no hubo ocasión. ¿La tendría ahora? Lo dudaba.

Ni siquiera lo estoy intentando, Baldassare —le contestó con voz melosa, entre susurros. Ella sabía que podía hacerlo sin demasiado esfuerzo, incluso se le pasó por la cabeza seducirlo cuando él lo mencionó, pero la soltó antes de que pudiera empezar, así que, si lo hacía, tendría que ser en otra ocasión—. No, no me pregunté por qué demonios me costó tanto. Tampoco me importaba, en realidad. Cuando lo conseguí dejé de pensar en otra cosa que no fuera tu sangre —dijo mientras se frotaba las muñecas—. ¿Si eras feliz? ¿Si tenías esposa, hijos? En ese momento me dio exactamente igual. Nada más verte tuve claro que quería llevarte conmigo, y no me marché hasta que conseguí mi objetivo. Al menos hasta donde creí que podía llegar, porque, bueno, ya sabes que no te llevé a ningún lado.

Tuvo mala suerte, así de simple y así de cruel. Si hubiera salido un poco antes, o un poco más tarde, de donde fuera que viniera aquella noche, su destino, probablemente, habría sido bien distinto. Si de verdad había tenido hijos los habría visto crecer, casarse y tener descendencia. Se habría retirado a la campiña romana con su esposa, y habría disfrutado de sus últimos días acompañado del sol del mediterráneo. O bien habría muerto en el siguiente enfrentamiento en la frontera del imperio, eso no se podía saber, pero lo más seguro es que no se habrían cruzado en su vida.

Tengo una —contestó acercándose al vampiro con paso lento y colocándose frente a él—. ¿Tan terrible es tenerme delante? —Clavó los ojos entornados en los ajenos durante un breve instante, y fue entonces cuando se tomó el tiempo necesario para observarlo, pero de una manera mucho más detenida que como lo había hecho hasta ese momento. Se fijó tanto en sus gestos como en sus silencios, en cómo cerraba los ojos y en cómo los abrió después. Y fue entonces cuando entendió lo perdido que estaba—. No contestes, no importa —dijo antes de darle la oportunidad de decir algo.

Se dio cuenta de que ella había sentido algo parecido cuando volvió a la casa que compartía con su propio creador y comprendió que se había quedado sola. Esa misma sensación de vacío, de no saber qué hacer a continuación, como un niño que acaba de quedarse huérfano. Sabía que era eso lo que estaba sintiendo él, a pesar de que ella no fuera una inmortal cualquiera. Era su maldita creadora, pero aquello no parecía amortiguar su pesadumbre, sino al contrario.

Sígueme —le ordenó con ese tono de voz autoritario tan suyo que no daba opción de desobedecer y comenzó a andar sabiendo que Baldassare iría tras ella. Si le obligó a seguirla fue sólo porque sabía que por su propia voluntad era muy poco probable que le hiciera caso—. Tranquilo, no voy a hacer nada indecoroso contigo. A menos que quieras, cosa que dudo, francamente.

En realidad, no tenía muy claro a dónde iba a llevarle, pero eso él no tenía por qué saberlo. Caminó dando la vuelta a la capilla que había rodeado momentos antes y siguió por la calle que tenía en frente. Zigzagueó por algunas calles y callejones más, siempre en silencio, hasta que de pronto frenó el paso y se giró levemente hacia él.

Tengo otra pregunta —dijo mirándole—. ¿Nunca has pensado que tu vida puede estar escrita en los libros de historia? Había innumerables estatuas con tu rostro. Si fuiste la musa de algún artista, ¿quién te dice que su vida no esté recogida entre páginas llenas de polvo? —Volvió a mirar al frente para seguir aquel camino improvisado—. Quizá fuiste el amante de un famoso escultor romano, ¿no lo has pensado nunca? Esa habría sido una vida interesante. —Más interesante que la suya, desde luego. Que fuera la deseada por Baldassare, era otro tema completamente distinto. Giraron una última esquina y Gyda se paró—. Vaya, vaya… mira a quién tenemos delante. —Clavó los ojos en él. Frente a ambos estaba la misma muchacha que había escapado cuando Gyda hizo acto de presencia en la cacería del vampiro—. Parece que vas a poder resarcirte, después de todo.


avatar
Gyda
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 62
Puntos : 71
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 18/11/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fatal Flaw → Privado

Mensaje por Baldassare Donizetti el Sáb 17 Jun 2017 - 22:59


Era injusto. Era injusto que Gyda (un nombre que ahora lo iba a acompañar como sombra) fuera tan hermosa. Y era injusto, también, que ese pensamiento estuviera ocupando su cabeza ahora mismo, cuando existían asuntos más importante e inmediatos. Se preguntó si tenía que ver que fuera su creadora, aunque estuvo seguro que sí era causa de que él mismo era un esteta. Estar frente a ella era nuevo, y no podía mentirse, excitante también. Como un niño que nunca ha tenido un padre y aunque lo resiente por abandonarlo, cuando vuelve a verlo, una parte de él quiere recuperar el tiempo perdido. Sin embargo, él mejor que nadie sabía que ese era un arte muy complicado; el de recobrar y redimir.

Entornó los ojos azur y aunque no tenía intenciones de responder a su pregunta, sintió que era una osadía que luego le dijera que no respondiera. Se relamió los labios y sin mediar más palabras, la siguió, ni siquiera respondió a sus insinuaciones. ¿Qué impulso primitivo y cruel lo llevó a ello? No lo supo, y no le interesó averiguarlo. Así como esas mil dagas que ella enterró hace segundos, al decirle que sólo había estado interesada en su sangre. Ni más, ni menos, a eso se resumía todo.

Se detuvo cuando ella lo hizo. Claro que había pensado alguna vez que su historia podía estar escrita en algún lado, pero no conocer su propio nombre le impedía seguirse la pista. Con su rostro, había cotejado en sendos catálogos de arte. No obstante, siempre se encontraba con callejones sin salida. Algo se perdía en el hilo conductor de esas historias. Quedaban inconclusas. Y luego de años, se dio por vencido. Tensó la mandíbula, porque la pregunta le recordó su fracaso; sin embargo, simplemente la miró con desdén y la siguió cuando ella continuó caminando.

La segunda vez que se detuvieron fue más interesante. Se puso alerta de inmediato, aunque pronto cayó en cuenta que Gyda no era la amenaza, o el objetivo. Se envaró entonces con ese porte señorial suyo, alzando el mentón y ensanchando las fosas nasales.

Quizá. Pero tú y yo sabemos que nunca lo vamos a averiguar. ¿No te frustra? —Respondió al fin, con parquedad a un fragmento de la conversación anterior: el último. Entonces esbozó una sonrisa que pareció el canto de un cuchillo recién pasado por la piedra de agua. Algo letal y hermoso hubo en su gesto.

¿Ahora vas a enseñarme como hacerlo? ¿Cómo cazar? —Se burló y parecía que la potencial víctima no estaba frente a ellos, pues la estaba ignorando totalmente—. Vamos, me gustaría verlo. Que mi sire me enseñe a desangrar pobres cristianos. ¿No te gustaría a ti ver cómo lo hago yo? ¿Cómo aprendí? ¿Qué ha sido de tu neófito? —Era curioso que se llamara así a sí mismo, debido a su edad.

Se odió, u odió a esa parte de él que deseó consumar la promesa de, por una vez, quizá única, cazar al lado de ella. La mujer que lo había hecho lo que era ahora. La única, ninguna otra. Con su belleza perniciosa y el inconmensurable poder que tenía sobre él. Uno del que no estaba al tanto del todo, y quién sabe, tal vez ella tampoco. Entonces dio un bote y con suavidad y rapidez se encaramó hacía la chica. Fue un destello, un borrón por un momento, y al siguiente, ya la tenía sostenida del cuello, apretando mientras la joven se sostenía del brazo, elevada unos centímetros del suelo.

Vamos, Gyda. Muéstrame —No la miró. Sus ojos se mantuvieron fijos en la humana luchando por su vida.


And what is beauty? Terror:


Genuine beauty is always quite alarming:
avatar
Baldassare Donizetti
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 108
Puntos : 145
Reputación : 59
Fecha de inscripción : 20/10/2015
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fatal Flaw → Privado

Mensaje por Gyda el Vie 21 Jul 2017 - 16:01

Gyda esbozó una amplia sonrisa. ¡Al fin se denominaba a sí mismo como su neófito! Iban progresando, no había duda, aunque neófito no era la palabra que ella habría empleado, y no precisamente por el tiempo que habían pasado juntos. Habían sido dos noches, y ni siquiera completas. Baldassare ya no era un neófito, no dependía de ella para nada, pero lo que realmente interesaba a la vampira era que al fin reconocía el puesto de cada uno en aquella extraña relación.

No. No voy a enseñarte, Baldassare. Tú mismo me has dejado claro que ya aprendiste, así que, ¿para qué perder el tiempo? —razonó, girándose para mirarle—. Pero sí que me gustaría ver cómo lo haces y saber qué ha sido de mi neófito todo este tiempo. Así que adelante, toda tuya.

Señaló a la joven cazadora con la cabeza y se quedó donde estaba, cruzada de brazos y mirándolo fijamente, mientras que la humana parecía totalmente ajena a los dos vampiros. Pobre niña… seguro que pensaba que ya se había librado de él. De un salto llegó hasta ella, y en un movimiento rápido la sujetó del cuello y la empotró contra la pared. La muchacha comenzó a mover los pies al notar que ya no tocaba el suelo, y su gesto era de auténtico pánico. La presión en la garganta que estaba ejerciendo Baldassare le impedía respirar con normalidad, y ya no digamos pronunciar sonido alguno. Era imposible que gritara pidiendo ayuda, así que Gyda se acercó lentamente hacia ellos con los ojos brillosos de la excitación. No le gustaba alimentarse de mujeres, pero esa noche haría una excepción. Tenía un invitado especial.

Bravo —dijo—. Soberbio. —Se colocó junto a la chiquilla y la miró a la cara. Ella le devolvió la mirada, una mezcla entre odio y miedo que a Gyda le pareció encantadora—. Sólo… un pequeño detalle. Los humanos necesitan respirar para vivir, y a un humano muerto no le fluye la sangre. Si no dejas que apoye los pies dudo mucho que consigas beber algo de ella. Pero, por lo demás, has estado magnífico.

Apartó algunos mechones de la cara de la cazadora mientras ella seguía pataleando e intentando apoyarse en la pared, sin éxito. Era bonita, de eso no había duda. Acercó el rostro a su piel y aspiró profundamente para captar su aroma; olía dulce, con un ligero deje de inocencia que todavía no había tenido ocasión de perder. Gyda sonrió. Así debió ser ella también, tiempo ha, cuando su creador la encontró, aunque poco quedaba ya de aquello. Una pena.

Deja de moverte, niña.

La débil y pobre mente de la humana no pudo resistirse a los poderes de Gyda. Las piernas cayeron laxas, y el peso de éstas hizo que la mano de Baldassare le apretara más el cuello, impidiéndole respirar. La pelirroja posó una mano fría sobre la de él y le bajó el brazo, permitiendo a la cazadora posar la punta de los pies en el suelo. Ni mucho, ni poco, sólo lo justo para que no se ahogara y para que se dejara manejar al antojo de esas dos bestias.

¿Qué es lo que quieres que te muestre, exactamente? —Acarició el rostro caliente por donde ya corrían lágrimas densas—. ¿Cómo hay que hacerlo para causarle el menor daño, o cómo hacerlo para desgarrar el cuello por completo? Si se lo preguntamos a ella, creo que elegiría la primera opción. —La miró un segundo y se volvió hacia Baldassare—. Y, si me lo preguntas a mí, también. Es mucho más limpio todo, más sutil, y se corre menos riesgo de matar al humano, pero lo dejo a tu elección —dijo—. No obstante, y puesto que has sido tú quien le ha dado caza, es justo que seas el primero en saborearla, ¿no?

Agarró las muñecas de la joven y la atrajo hacia sí, haciendo que la mano del vampiro se soltara. Le llevó los brazos hacia la espalda, agarrándola fuertemente con una mano mientras que con la otra le inclinaba la cabeza hacia un lado, dejando el cuello completamente al descubierto.

No me negarás que esta piel tan tersa no es apetecible. Casi puedo sentir la tensión al rasgarla con los colmillos. Y mira, tiene el pulso tan acelerado que nos va a hacer la mitad del trabajo ella solita —lo tentó—. Vamos, estoy siendo muy generosa. Sabes que el primer sorbo es el más delicioso, y estoy segura de que ella prefiere que empieces tú. ¿No es verdad, muchacha?


avatar
Gyda
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 62
Puntos : 71
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 18/11/2015

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fatal Flaw → Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.