Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas
» ¿Sigues creyendo en las casualidades? Yo también. [Privado]
Ayer a las 11:55 pm por Nessanië

» APERTURA DE FICHAS
Ayer a las 11:54 pm por Leήeth D'Aramitz

» Et viventem in me [Romana]
Ayer a las 11:51 pm por Romana Warwick

» ¿Nos conocemos? [Privado]
Ayer a las 11:48 pm por Týr Von Streigner

» La noche es joven (privado)
Ayer a las 10:37 pm por Týr Von Streigner

» Busco algo significativo
Ayer a las 10:04 pm por Týr Von Streigner

» ¿QUIÉN ROLEA?
Ayer a las 10:01 pm por Santhiago Morel

» Caza mayor [Libre] (Flashback)
Ayer a las 10:00 pm por Santhiago Morel

» << Encadenados >>
Ayer a las 9:51 pm por Ebony A. Cassia



Just bed, you'll tell the secret

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Just bed, you'll tell the secret

Mensaje por Ash el Lun Ago 22, 2016 8:10 pm

Just bed, you'll tell the secret
"Solo la cama dirá el secreto..."
"[...]Primero tienes que aprender las reglas del juego, y después jugar mejor que nadie".
 

CODE BY NICKY
PROHIBIDO SU USO

El jodido ladrón no pudo salirse con la suya, había movido las cartas para que sea llevado a los aposentos de la dama, y no a un hotel con una recamara separada de ella. ¿Qué fue lo que le salió mal? ¿Debió de haber presionado con un beso? El no permitir que bajara del carruaje con la mano ofrecida y la idea en su cabeza de separarse uno del otro en ese momento. Pero no todo lo daba por perdido, no se dejaba vencer el ladrón, aún con la miraba sostiene esas irises tras estar buscando las llaves que les serán otorgadas a las respectivas recámaras. Como hubiera deseado que aquel lujoso hotel no hubiese tenido dos cuartos disponibles, sino solo uno. Así estaría más cerca de ella, así podría disfrutar y salirse con su premio de esa noche. Que no era más que fortuna, dinero para su comodidad. Por el contrario, le ponían obstáculos, y tenía que tener la mente abierta, era una suerte que el destino quiso así las cosas. Ya que no solo a una podría poseer obsequios de valor, había mujeres a quienes tratar para el mismo cometido.

Sonrió, ella es sumamente interesante, un verdadero reto que con diversión planeaba, ejecutaba y sobre todo, victorioso salía a pesar de los desvíos que ocasionan en su transcurso. Y había sido un traslado ligero, como no poseía pertenencia alguna, solo eran acompañados por la educación y diría más que el servicio para la propina. Y Nastya ya era un cliente antes de que pidieran otra para Ash.

Era toda una belleza, desde las rusticas paredes, hasta el techo que otorgaba un cimiento confortable, daba la presentación a una memoria de un importante acontecimiento, mas era desconocedor de ello. Y en cuanto llegaron a la puerta de la habitación de Ash, dejo que Nastya fuera la principal en adentrarse, y posterior él, observando el lugar. Si hubiese sido un sentimental, ya habría derramado lágrimas por la impresión, pero no, se mantenía al margen, sonriendo por dentro que dormiría como un príncipe en su propia cama; suave y caliente, cómoda y con colchas. Y ah, que preciosura de almohada, su cabeza será tratada con adoración. Se lo merecía.

Inclino la cabeza, cuando el mozo dio por terminada su presencia. El seguía recorriendo la habitación, que en cuanto pueda, se daría un baño. Necesitaba relajar su cuerpo, porque era agotador vestir mascaras para llegar a lo que quiere. Y como Nastya ya lo comenzaba a conocer en ciertas circunstancias por los hechos que realizaba, se encargó de ofrecer una justa propina al mozo. Ni demente estaba Ash para brindar lo que no tiene, y si tuviera, se lo gastaría en satisfacciones propias y no ajenas. Porque al diablo quien diga que el servicio es para una satisfacción propia, ni es una necesidad, solo para aquellos que esperan que su trabajo se les ahorre, pagarían por tremendas falacias.

—Aún no te vayas, no me gusta dormir solo y menos en lugares desconocidos y amplios. Tengo ciertos problemas que me ocasionan una obstrucción respiratoria. —Le alcanzo a sostener el brazo cuando Nastya se giró para marcharse, sus palabras como siempre contenían algo de su cruda realidad pero también mentiras que le eran fácil de decir. Estaba en lo cierto de la obstrucción de su respiración, pero era algo que desconocía, como si fuese a dormir y que despertara sin saber que sucedió al dia anterior, aunque era como si ya hubieran pasado años sin saberlo.

—¿Dejaras a un pobre muchacho en esas circunstancias? —Con un rostro maquillando un sufrimiento, no soltaba de ese brazo, quería seguir en su compañía, necesitaba asegurar que ganaría más de lo que se planeó. Y ella, ya sabía sus intenciones por lo que hacía de ese juego un reto, y una extrema diversión.


«Se prometen su reino uno al otro; el ladrón que alimenta al huérfano»

El hambre, la enfermedad y la pobreza abrazan a los olvidados:
Mejorar las tácticas sin importar qué:
Dans le monde de faux:

Ash
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 51
Puntos : 62
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 02/12/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Just bed, you'll tell the secret

Mensaje por Natasha Stroganóva el Lun Sep 19, 2016 10:24 am

Bien parecía que la jugada no acababa todavía, algo que debemos agradecer a los buenos sesos del mozo y a la obcecación militar de la Gran Duquesa Stroganóva, justa y castrensemente heredada del duque Pável Stróganov, quien fuera padre de la antigua bribona con complejo cleptomaníaco. Y es que, no vayamos a mentir ahora, a la rusa le encantaba el juego; ¿sería esa afición de nuevo percibida por un progenitor ludópata o unos tutores que la habían ejercitado en elegante entretenimiento del ajedrez humano? Sea como fuere, poco importa. Lo que nos atañe en estos momentos es el jaque mate final que avanzándose con cuidado, como dejándose esperar, configuraba su siguiente movimiento.

Bájose la Gran Duquesa del coche de caballos y despidióse del cochero con un par de francos sueltos. "Ahí va; gánese la vida, buen hombre", era su forma de decir adiós al servicial chófer. El hotel no lo había elegido ella, sino su valedor ruso el príncipe Ivashkov. Que ella de nombres peripuestos no sabía demasiado, y como poco le importaba además, era siempre el honorable príncipe quien encargábase de esos menesteres. Había llegado al hotel dos semanas antes, con motivo de una reunión entre embajadores al que la noble duquesa había sido invitada. Al parecer, el devenir de su historia le resultaba extrañamente romántica a los franceses, tal vez por su estrecha conexión con París. De romántica, claro está, no tenía nada; más bien era una crónica de miserias humanas, hambre, peste y desidia. Pero Nastya dejaba a los remilgados galos obnubilados con su cuento de hadas prefabricado.

El mozo del hotel los condujo a ambos por los intrincados y perlados pasillos dorados del edificio. La salamandrilla dejó escapar un eco de su niñez y acarició las aterciopeladas paredes con las yemas de los dedos, sintiendo el suave tacto del fino papel de pared conforme pasaban. Con una inclinación de cabeza, el muchacho del servicio se despidió, dejando a ambos bribones (uno más reformado que el otro, todo hay que decirlo) delante de sus correspondientes habitaciones; una al lado de la otra, no se fuera a pensar el rapaz cosas que no eran.

-Disfruta, gañán. Que no te verás en una igual en mucho tiempo. Si te llevas cosas pequeñas, los mozos no lo notarán. Luego puedes venderlas al bueno de Bamatabois. A él no le importa comprar objetos robados. -fue lo primero que dijo, con un encogimiento de hombros. Já. Las veces que ella le habría vendido a ese chulapo despreciable las joyas que había sisado en el mercado- Eso sí. Cuidado que no te time. Procura que te pague el valor de lo que te lleves, si te llevas algo.

Después de aquella catequesis que ella entendía como una especie de lección de vida, dispúsose la Stroganóva a marcharse al aposento contiguo, cuando entonces la boquita de piñón del maleante volvió a abrirse con una insinuación que hízole a la salamandrilla enarcar una de sus cejas de duende.

-¿Una obstrucción respiratoria? ¿Dónde has aprendido esa palabra? ¿La leíste en una novelucha de Sterne? -se burló sin piedad, obviando el hecho de que ella misma había ampliado sus confines imaginativos con una reinvención propia de la gramática. Y que aún lo seguía haciendo siempre que le resultaba oportuno, ocultando así unas carencias que ni todos los príncipes Ivashkovs del mundo serían capaces de suplir.

-Está bien. Saca los naipes, si quieres. -entró descaradamente en la habitación y se dejó caer en uno de los sofás de estilo barroco que decoraban la estancia. Colocó los pies encima de la mesita de té, perdiendo así todo el encanto victoriano, pretoriano y romano que podía existir en la persona de Natasha Pavelóvna Stroganóva.


Life is a road and I want to keep going:
We've found us at last:
I'll be your family when your times get hard:

Men are such babies:
Premio antigüedad:


Natasha Stroganóva
Realeza Rusa
Realeza Rusa

Mensajes : 107
Puntos : 120
Reputación : 47
Fecha de inscripción : 01/03/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Just bed, you'll tell the secret

Mensaje por Ash el Vie Oct 07, 2016 7:40 pm

¿Qué mierda estaba diciendo? Estaba bien que conociese de vocabulario, pero que no joda con sus modales o enseñanzas de niña rica, si hizo empleo de esos términos, era con la burla y con el fin de verse como una víctima de las atrocidades de la vida. Necesitaba asegurar la fortuna en ella, el dispone de sus objetos valiosos y salir de ese hotel por la entrada principal, sin mínimo de preocupación por el correr o emplear un arma blanca. Pero parece que Nasty se sigue burlando, más, verá quien ríe al último y mejor. Porque nada ópera de la misma forma, los tiempos cambian, nada permanece del mismo estado en el que se encontraba. Como justo esa cama en la que pronto le haría compañía, revolcarse entre esas sábanas porque vaya que su piel es débil ante la seda de esta. Sin querer soltar de su brazo, si, quería que estuviese a su lado, la confianza generarse para que en el último momento zas, le arrebate todo aquello que genere dinero. Siendo la única forma de disfrutar cuando se refirió a ello. Sin contradecir sus habladurías, porque nadie sabe qué sucederá el día de mañana, solo se vive el momento, y lo único en lo que está seguro es que ella no saldrá por esa puerta. Porque así como le arroja maldiciones, muchas lo han hecho y por cada uno un tatuaje es bien marcado. Como si todas fuesen brujas, desde que una lo maldijo, su cuerpo ha sido víctima de repentinos tatuajes ofrendados a la muerte. Que una más no le perjudicaba. Más, ¿cómo se suponía que sería la única vez? ¿cuándo por algunas a hasta dormido en camas reales? pero es algo que no le concierne, la deja en su altanería y se divierte. — ¿Crees que París sigue siendo un mundo que conoces? ...Ay, Nastya, ¿quién querría llevarse algo de este lugar? —le soltó, yendo hacia la cama, en la que posó sus nalgas y dejo por un instante para que disfrutaran, con las manos sobre ésta de igual manera. — Es demasiada pérdida venderlo de esa manera, y como es información privada, solo puedo decir que, se vende de la misma forma donde fue comprada. —si supiera que no es la única que ha sido ladrona en la realeza. Existen muchas interesadas que arriesgan todo por cumplir sus caprichos.

Sin seguir perjudicando sus burlas, con la tremenda libertad, se pone la mano sobre la garganta, fingiendo una falla, un ahogamiento quizás que se exageró con una gruesa tos. — Me muero, ¿acaso no te das cuenta? —negó, dejando caerse de espaldas, mirando el techo. — El tener que ver mis intereses me han orillado a mezclarme con personas de altos cargos, de ahí aprendo, ese es mi cuento de todos los días para poder dormir tranquilo. Sabiendo que la vida se pone en juego. —de un empujón hacia el frente, tomó asiento, aflojando los zapatos para quitárselos, adquiridos por una apuesta. —El mismo juego aburre, y más si es con la misma persona… —la verdad es que no tiene nada que aprender de ella en las partidas de naipes. Ya con lo visto era suficiente, y con la libertad expresada río. — O, ¿no prefieres la cama? Es mucho más cómoda, y muy amplia. —palmo a un lado, llamándola, luciendo sus descoloridos calcetines, que no le daban vergüenza, quería liberarse de la ropa estorbosa, y el saco junto con los guantes desterró, aflojando la camisa con la corbata y todo extraído de la misma persona que perdió una partida.

Así era la vida para él, un juego donde a veces se gana y a veces se pierde, pero si por el segundo pasaba, nunca se deja vencer, de cualquier modo busca lo que quiere. — ¿Estas segura que no quieres al menos recostarte por un momento? — Que si no fuese porque ya conoce su dedicación, diría que es un jovencillo muy inocente, ya que posee las habilidades de aparentarlo, y con sus gestos lo aseguraba sabiendo que no era de esa manera.


«Se prometen su reino uno al otro; el ladrón que alimenta al huérfano»

El hambre, la enfermedad y la pobreza abrazan a los olvidados:
Mejorar las tácticas sin importar qué:
Dans le monde de faux:

Ash
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 51
Puntos : 62
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 02/12/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Just bed, you'll tell the secret

Mensaje por Natasha Stroganóva el Lun Oct 17, 2016 1:54 pm

-Oh. Así que el juego te aburre...-declaro la rubia Natasha, la decepción fingida como otro escudo mas de la inevitable situación- Pues en ese caso deberías soltar ya ese hueso, malandrín...-Mas cambia de estrategia. Que suelto se le veía al zángano entre aquellos lujos, como si hubiese nacido con ellos puestos. Se saco los zapatos -que, por supuestisimo, adquiridos de honrosa manera no habían sido- y dejose al descubierto unos mohosos calcetines con un agujero en el dedo gordo donde una sandia entera hubiese cabido.

¿La había llamado vieja? Eso le había dado a entender ese mocoso. Bueno, vieja tal vez no era la intención pero dejadole caer que el terreno del muchacho ya no era el suyo. ¿Se equivocaba, acaso? Diez años pasaronse ya desde que Nastya la Salamandrilla hiciese sudar la gota gorda a los alguaciles de París. Y ella se cuestionaba: ¿es que de una vida así podía una olvidarse? Que curioso: había partida a Rusia buscándose y había regresado a Francia perdida. Se encontraba sumergida en medio de dos mundos, de los cuales ninguno era realmente el suyo.

-¿De veras eso te sirve para cortejar a las damas? -alzo otra ceja- Pues deben ser mas bobas que un zurullo.-Y con esa declaración y ese uso esperpentico del bello idioma francés, amigos míos, Natasha Pavelovna daba otra clase magistral de vocabulario arrabalero, que nada casaba con las ropas que portaba ni con el lugar en el que estaba.

Entro en la habitación pasando de largo de Ash y de su obscena invitación y clavo sus azules iris en las vistas del parque. El corazón le dio un vuelco, habiéndose olvidado entonces del recuerdo.

-¿Como llegaste a esto? -pregunto de pronto, sin apartar la mirada del paisaje y olvidando en ese momento todo haz de sorna. Era una pregunta sin trampas ni dobles sentidos, sincera a su manera, la manera de Nastasha. Sencillamente, Nastya le estaba preguntando a otro vagabundo por su historia.


Life is a road and I want to keep going:
We've found us at last:
I'll be your family when your times get hard:

Men are such babies:
Premio antigüedad:


Natasha Stroganóva
Realeza Rusa
Realeza Rusa

Mensajes : 107
Puntos : 120
Reputación : 47
Fecha de inscripción : 01/03/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Just bed, you'll tell the secret

Mensaje por Ash el Vie Oct 21, 2016 8:18 pm

Parece que la ladrona damisela se había ofendido, ¿acaso era cierto eso? Podría ser que hiriera su orgullo, pero, ¿quién lo afirmaría? Nadie, y ella, siempre tienden a aparentar, por ello no tomo importancia, reía con una fluidez que en esa noche, parece que se divierte más de la cuenta. —Oh, espero no haberte ofendido, y si fue así, que pena. — Era una sensación basada en la befa de lo servicial, exponiéndose en la cama de aquella manera, dejaba clara las intenciones. Hacía demasiado tiempo que no dormía con alguien por interés, había muchas ocasiones en las que pudo hacer y deshacer de mujeres y hombres, más nunca término de la manera en la que esa noche deseaba. Le aumentaba el interés, el conocerle, el informarse de todo si es posible en cuanto a ella. Si, anhela estafarle, haciéndose un excitante juego. —Para soltarlo necesito de otro, y, te niegas a ser mi hueso… —la veía pensativa, atractiva en el sentido que sus modales se iban por los suelos, al fin comenzaba a conocer su otra faceta. ¡Tan hermosa podía lucir si tan solo se desnudara! Era por supuesto una figura inusual para él, por el tipo de piel, fragancia, y acento.

—Acaso, ¿te sientes cortejada? Vaya grosería de tu parte. —se puso de rodillas, caminando de esa manera sobre la cama para llegar a la orilla. — El cortejar no es una de mis habilidades, ni tan siquiera he supuesto el hacerlo en cualquier momento, no te olvides que soy de calle, y no un caballero, puedo desnudarme para que el ropaje no te confunda. —la miraba como si la fuese a devorar en ese instante, bajando un pie seguido del otro, dirigiéndose hacia ella, hacia la lejanía en la que mantiene.

— ¿El robarte? —cuestiono, estando detrás de ella, mirando lo que perseguían esas irises, y al ver el parque, le hizo enarcar la ceja, recargándose en la pared a un lado de la ventana. — Como todos un dia lo hacen, como tu llegaste a hacerlo… —no decía mucho, pero tampoco lo iba a desprender de su boca, no era esa clase de ladronzuelo que habla de su pasado, o de las circunstancias que lo motivaron a ser lo que es ahora. Más, se cruza de brazos, percibiendo una pesadez sobre la cabeza. —No me digas que por verme, ¿te has puesto sentimental? —. Movió de un lado a otro su cabeza, masajeando esta, y eleva la mano a presionarse la nuca, sin cambiar el tono de su voz, notándose igual como siempre; descarado.


«Se prometen su reino uno al otro; el ladrón que alimenta al huérfano»

El hambre, la enfermedad y la pobreza abrazan a los olvidados:
Mejorar las tácticas sin importar qué:
Dans le monde de faux:

Ash
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 51
Puntos : 62
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 02/12/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Just bed, you'll tell the secret

Mensaje por Natasha Stroganóva el Jue Nov 17, 2016 1:40 pm

A la princesa Sofía Vladímirovna, la señora madre de nuestra querida ladronzuela venida a más, le hubiese dado un jamacuco tremendo de haber sabido que su hija, destinada a Gran Duquesa, se encontraba compartiendo los mismos metros cuadrados con un don nadie en una habitación de hotel -¡de hotel, por Dios Santísimo!-, al igual que su padre, el duque Pável Aleksandróvich Stróganov hubiese tratado de matar a golpe de bayoneta a dicho mameluco que se atrevía a respirar en la misma estancia que Natasha Pavelovna.

Afortunadamente para nuestro canalla (y valiéndonos un poco del humor negro) ambos estaban muertos. Y Nastya había pasado más tiempo entre prójimos de dudosa estirpe que entre los algodones del palacio de Vladivostok. Daba igual el esfuerzo que había puesto el príncipe Fyódor en la enseñanza de las buenas maneras, pues aunque la mona se vista de seda... En fin, ya se sabe.

Sobra decir que, ni por instante se le pasó a la pícara jovenzuela el pensamiento que sus padres -de los que únicamente poseía los recuerdos de enormes retratos colgados en los salones de Vladivostok, pues los verdaderos habíanse borrado a causa de la amnesia- podrían albergar ante tal inmoral y pervertido comportamiento. Los empleados del hotel habían susurrado y chismorreado al ver a ambos jóvenes descender del coche de caballos mientras que a nuestra desvergonzada protagonista se la tría al pairo, para decirlo bien claro.

Le agradaba el intercambio inmaduro y lenguaraz con Ash, quien siempre contestaba con un tono burlón; su actitud hacia la vida misma.
-¿Desnudarte? Oh, por todos los diablos, no. Acabaré teniendo pesadillas. -contestó la rusa con una pulla de lo más infantil. Y es que, a pesar de sus veintitrés años, Nastya seguía siendo una cría.

-Ya veo. Te niegas a contarme tu historia. Está bien, lo respeto. Respeto el código de silencio. -aluyó a lo que entre ladrones suponía el no hurgar en la herida de los demás compañeros. Se hallaba dentro del honor entre parias.

Mudó su expresión de pronto, otra vez tornándose  chancera y socarrona, con esa sonrisa de duende que auguraba el peor de los planes.
-¿Nostálgica yo? Qué va -se encogió de hombros- Será París, que a todos enamora. -adoptó un tono jocoso. Acto seguido, se quitó los zapatos de tacón bajo con un lazo en el medio y los tiró por la habitación.

Volvió a dejarse de caer en el sofá de terciopelo, emitiendo un suspiro no demasiado acorde con su figura femenina.
-Vale, pues si no me vas a contar un cuento, al menos vamos a entretenernos con algo. -sacó como de la nada un franco de cobre y se lo pasó entre los dedos, un viejo truco que le había enseñado el gitano Coplin.

-¿Qué sabes de magia de manos, rapaz?


Life is a road and I want to keep going:
We've found us at last:
I'll be your family when your times get hard:

Men are such babies:
Premio antigüedad:


Natasha Stroganóva
Realeza Rusa
Realeza Rusa

Mensajes : 107
Puntos : 120
Reputación : 47
Fecha de inscripción : 01/03/2012

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Just bed, you'll tell the secret

Mensaje por Ash el Mar Nov 29, 2016 6:17 pm

¿Qué era lo que deseaba o planeaba Natasha? le da curiosidad, es la primera mujer que lo tiene interesado, planeando como cazarla. Le ha llevado más tiempo pero jamás será un caso sin conseguir. Y entre bromas y sarcasmos, se esconde la verdad, porque si deseaba su cuerpo, el deseo y la ambición eran más intensos. Quizás sea el peor canalla por saborear esa piel, el asegurar su futuro entre sus piernas, pero era imposible no sentirlo, le atraía su carácter, esas piernas que se descubren cuando se recostó en ese sofá. Era bien sabido que los modales no tenían cabida en esa habitación, que conoce ella el motivo de que permaneciera a su lado. Que no es por simple cuidado a su sueño, era un lugar íntimo donde se espera guardar secretos tras las sábanas. Pero, ¿que realmente esperaba ella?

—O quizás temes no poder sacarme de tu mente. —siguió una especie de línea forjada de sus pies hasta su cabeza, morboseando tal vez las curvas y los bultos expuestos. Pero, para eso eran las mujeres, para apreciar en todo sentido.

Y no era el silencio lo que perduraban en su preferencia, más bien, quería dar a entender que es la historia cotidiana de niños que buscan su supervivencia, que se deben acoplar al ritmo de las circuncidas de la vida. Sin ser necesario repetir la misma fechoría, y que al parecer no comprendía. Más la dejo que pensara que fuera por ello. La conversación retoma otro tema a tratar, aprovechándose para insinuar una vez más… — ¿París o con la personas con quien estas? Porque la realidad es eso, no es tanto la “magia” de la ciudad. —sí, era la combinación de risa y encaró, deshaciéndose de su camisa, que su pecho desnudo aflora. Mirándola con la ceja enarcada, pasándose sus habilidades en pocas palabras por el rabillo.

—Se más de lo que quiera presumir… —, en doble sentido se refería, caminando hacia ella, y detiene esa mano concorde la moneda la movía. — Te has envuelto de gente aburrida durante mucho tiempo, déjame conocer aquella chiquilla de alcantarilla, que se las ingeniaba para robar. —se agachó, posesionándose de su otra mano, aprisionando, subiéndose encima de ella, sin despegar la mirada. Había algo extraño en sus pupilas, como si no alcanzara a determinar ese rostro, y liberó una muñeca, comenzando a acariciar ese rostro con la moneda que circulaba antes. — He odiado la magia desde que tengo memoria, son juegos estúpidos que creen causar gracia, pero no es así, hay una gran diferencia entre una risa y una burla, muchos se burlan de lo patético que es, de que quieren terminar asombrar a los demás pero solo causan lastima, el actuar como tontos para ganarse, ¿qué? , —ya no solo era ese rostro, era su cuello, y en lo alto de su pecho, paseándose la moneda como si ya conociera de ese cuerpo. Así, como su voz se tornó seria, sin bromear, sin mentiras. Ash en su infancia, jamás ha actuado como suelen hacerlo a esa edad, siempre de forma adulta, ya pensando en ganar por su beneficio, la vida no es la misma para todos. Como efecto, estaba doliéndole la cabeza, un mareo que no le tomo importancia.


«Se prometen su reino uno al otro; el ladrón que alimenta al huérfano»

El hambre, la enfermedad y la pobreza abrazan a los olvidados:
Mejorar las tácticas sin importar qué:
Dans le monde de faux:

Ash
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Mensajes : 51
Puntos : 62
Reputación : 28
Fecha de inscripción : 02/12/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Just bed, you'll tell the secret

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:02 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.