Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


The Sun also rises [Belle]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The Sun also rises [Belle]

Mensaje por Elodie A. P. Gillespie el Dom Ago 28, 2016 8:26 pm

Aún recordaba los años en los que había trabajado junto a mi esposo, claro que “trabajar” para una mujer no era lo mismo que para un hombre. No en esa sociedad meramente patriarcal, en donde femenino y masculino eran la grieta entre las autoridades. Sin embargo en mi caso habíamos repartido las utilidades según nuestras dotes, algo que solo la inteligencia podía aceptar. Conmigo como la astucia e inteligencia y él cual la imagen, la compostura y la dulzura que yo no podía entregar. En mis memorias éramos una pareja inquebrantable, yo era su más preciada joyería, el adorno perfecto que cualquier esposo querría tener. Nos habíamos acoplado tan bien que ahora con el silencio abarcando toda la casa, la depresión empezaba a acentuarse más en mí. Ser viuda me había dado el rango de autoridad de un hombre, pero me había hecho perder la compostura y la edificación de mi vida.

Había conseguido una bolsa de sangre vampírica para poder seguir viviendo durante al menos un mes más. Sin embargo, el portador de la sangre había muerto a manos de los inquisidores que me proveyeron de la sangre. Tenía una situación demasiado limitada como para negarme a los tratos que ellos podían ofrecerme. Me necesitaban en el proyecto que con mi difunto esposo habíamos creado, pero no tanto como para permitirme tener un vampiro de mascota. Desmayarme en medio de las charlas no era bueno para nadie. Al final, por casi orden de todos tuve que contratar a una dama de compañía que siguiera mis pasos a donde fuese. No me agradaba, la independencia y el propio vivir habían sido siempre mi único aferro a la vida. Ahora tenía otro: la venganza y el rencor estaban de la mano. Así que a la fuerza  contraté a una mujer sin familia ni entorno, prácticamente no contaba con amigos según los datos que había recaudado. En su aura –las cuales había aprendido a ver días luego de beber de la sangre de vampiro tal cual la modesta erudita que era- se podían ver los colores cambiantes de la muchacha, nada se salía de mi disturbio. La joven tenía los defectos que necesitaba para mi vida, poca memoria, maña en los quehaceres y una sonrisa deslumbrante. Básicamente hacía las cosas más sencillas para mi vida.

Se cumplían ya algunas semanas de tenerla rondando en la comodidad del recinto de mansiones de la ciudad de las noches.

— Belle, ¿has preparado el agua para bañarme? Luego de eso podremos cenar, se buena chica y ayuda a levantarme. — El susurro era casi como un velo amargo saliendo de mi boca. No mostraba mi molestia a la incapacidad, en realidad apenas mostraba mis sentimientos de amargura, me centraba más en los momentos felices y divertidos. La chica lo era, preguntaba cosas que quizá ya le había dicho una que otra vez y no podría servir en otra casa como ayudante. Pero para mí era una liberación, era igual que tener a mi pequeño niño corriendo y preguntando sin parar. Me había rodeado de una mentirosa felicidad, pues la había extrañado tanto durante todo ese tiempo que era una experiencia casi angelical en la que me envolvía esos días. Pero no me dejaba engañar, mis propósitos para respirar cada mañana eran muy claros, hacer la vida de una vampiresa un infierno. Tenía esa maldad y desquicio como si fuese mi ancla para vivir. Y, ¿cómo decir que no lo era si se trataba del sentimiento más feroz que tenía -al menos por ahora-?. Miré al techo y la impaciencia que pocas veces se manifestaba en mí, me obligaron a intentar pararme por mí misma, como un mero acto de rebeldía. Ésta siempre acababa mal conmigo y el solo paso hacia delante hizo que un pinchazo recorriera mi columna, hasta el hígado maltratado, tal cual si las manchas de quemaduras en mi juventud se incendiaran hasta hacerme caer al suelo de fina y suave alfombra. Quedé anonadada, en silencio total.


Dream is bullshit
Drug for survive:
Crack and Crack:
And:

Elodie A. P. Gillespie
Esclavo de Sangre/Clase Alta
Esclavo de Sangre/Clase Alta

Mensajes : 89
Puntos : 142
Reputación : 72
Fecha de inscripción : 25/01/2014
Edad : 20
Localización : Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Sun also rises [Belle]

Mensaje por Belle De Haes el Jue Sep 01, 2016 10:54 pm

“Here comes a thought that might alarm me”


Un nuevo día era como volver a nacer, siempre de la misma forma… exaltada, temerosa e intentando recordar que había pasado la noche anterior hasta que veía aquella nota en su velador que le ayudaba a guardar la calma y leer las últimas hojas de su diario para estar al tanto de los detalles importantes. El miedo se iba en cosa de minutos, como se entenderá… siempre daba algo de miedo, las personas se conformaban por lo que su pasado les enseño, como su cultura los formaba y amoldaba dependiendo de su estatus social, sus costumbres y etnia… Belle no tenía nada de eso, lo perdía mientras dormía, a veces podía retener su presente por una o dos semanas, otras veces se iba de un día a otro pero aun así seguía con su misma sonrisa. Debía evitar que fuera demasiado notorio, en sus apuntes tenia aquello, que en París solían mandar a chicas como ella al manicomio pero no creía que su Ama fuera a delatarla lo habría hecho mucho antes.

Sus días comenzaban muy temprano, cuando apenas comenzaba a salir el sol, era de esa forma para poder estar siempre dos pasos antes de su Ama, así facilitar su día a día. Comenzaba por prepararse, tenía que estar siempre presentable al ser su dama de compañía, no podía aparecer con su traje sucio o su cabello alborotado por lo cual solía tomarlo en una coleta alta y tirante en la parte trasera de su cabeza que luego dejaba con forma de tomate para colocarse encima una cofia blanca que lo escondía por completo. Sacaba por conclusión que ya había estado trabajando allí un tiempo, pero aun así seguía quedándose pegada un tiempo frente el espejo viendo cómo se veía con su uniforme, como si no se acostumbrara nunca, era lo más parecido a algo “sofisticado” que había utilizado en su vida porque eso si lo recordaba, correr por los prados con un vestido sumamente ligero y los cabellos alborotados.

Ayudo a su ama Elodie a levantarse, le sirvió su desayuno y el día fue con su marcha normal hasta que se encontró con unos muchachos que solían hacer quehaceres en los jardines de la mansión, estos no tenían muy claro lo que ocurría con la mente de Belle pero sin duda notaban que algo no andaba bien, por otro lado  la encontraban una chica divertida porque no temía ponerse al nivel de ellos, pocas veces se negaba a hacer algo con la finalidad de demostrarles que también era capaz de hacer lo que ellos. Esa tarde había sido llevarles comida a los caballos, por lo que con su falda algo arremangada para que no le estorbara se le podía ver corriendo en los jardines a toda velocidad decidida a vencer al chico que no superaba los 17 años pero que ya era todo un hombre en la sociedad y sus competencias solían acabar con ella ganando pero dándoles alguna cosa que encontrara en la cocina para que no se fueran con su orgullo de hombre tan herido, aunque por esto mismo muchas veces se dejaban vencer y Belle lo sabía. Pero finalmente solo los veía como jóvenes que no tenían maldad en sus seres, tan solo les gustaba pasarla bien y hacer los días menos monótonos.

Sin embargo, apenas les entregaba unos pasteles que su ama había dejado del desayuno escucho como esta le llamaba, tardo un poco en procesar la información –
¡Oh diablos! ¡Lo había olvidado! – chillo ante los divertidos chicos que no les sorprendía para nada la mala memoria de la joven. Corrió por los pasillos con baldes de agua para llenar la tina  y solo para no tener que responderle a su ama con una negativa guardo silencio, pero se podían escuchar sus fuertes pisadas al llevar los baldes a toda velocidad al baño tanto así que al ir a buscarla se podía ver que su ropa estaba húmeda.

Sabía que su ama estaba enferma, pero a diferencia del resto no lo tomaba como algo tan grave, pensaba que sería peor si corriera desesperaba a auxiliarla… cuando se veía tan tranquila en el suelo -
¿Ama Elodie que hace allí en el suelo?, puede enfermarse – le comento con su típica sonrisa y aun sin demostrarlo sabía la gravedad del asunto, pero no quería siquiera imaginar si una mañana al ir a despertarle no lograba hacer que reaccionara. De forma delicada le ayudo a levantarse y volver a sentarse para que se calmara - ¿Por qué intenta hacer cosas sin mí? – su voz suave tan solo buscaba distraerla mientras que arrodillada a su lado sus manos estiraban y acomodaban las ropas de la mujer – No tiene por qué esforzarse tanto mientras yo esté aquí – se levantó acomodando su cofia que se había desacomodado luego de correr – el baño está listo, vamos con calma… - comento mientras le ayudaba a levantarse, Elodie era una mujer fuerte por lo cual Belle le trataba como tal, aun así tenía claro que algunas enfermedades hacían que aun la persona más fuerte perdiera el control de su cuerpo, ella misma no tenía el control de su mente.

No le gustaba ponerle mucho las manos encima, pero al momento se entrar la baño sus manos se mantuvieron cerca, sin duda lo había olvidado y al correr con los baldes dejo algo resbaloso el piso con charcos de agua y aun frente el riesgo de caerse ambas prefería caeré sola o evitar la caída de Eloide. El baño era un lugar elegante, con luces tenues, si ella fuera la ama se quedaría en la tina todo el día y la noche… aunque prefería hacerlo en algún sofá y en su forma gatuna.

Y llegaba el momento que le incomodaba un poco, tal vez porque desde pequeña se bañó sola y tenía esa idea de lo que era el pudor, sin embargo debía ayudar a su ama a hacerlo. La ayudo a deshacerse de sus ropas y las dejo ordenadas sobre un asiento cercano para luego ayudarla a entrar a la tina, la hora del baño podía resultar un momento relajante… pero en esos momentos Belle no sabía dónde mirar para no hacer sentir incomoda a su ama si eso era el caso. Subió sus mangas para ayudar con una esponja. Ya se había asegurado de que el agua estuviera tibia pero en caso de enfriarse podía ir por más agua para que su ama no tomara un resfrío. Cuando pasaba la esponja por su espalda procuraba hacerlo con la mayor delicadeza posible... quería evitarle cualquier tipo de dolor, para ella Elodie era como una gema preciosa que debía cuidar de no romper aun cuando se veía indestructible -
Si se encuentra muy agotada por hoy, puedo servirle su cena en su habitación… las noches están comenzando a ser algo frías, puedo encender la chimenea o poner un calentador bajo su colchón para que la noche sea más amena – le comento con calma mientras la yema de sus dedos apartaba el cabello de la mujer para poder pasar la esponja por su espalda.



Belle De Haes
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 8
Puntos : 3
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 01/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Sun also rises [Belle]

Mensaje por Elodie A. P. Gillespie el Lun Oct 03, 2016 4:00 pm

Había escuchado los ruidos de la chica para todos lados en la casa, claramente se había olvidado. No era de sorprender y tampoco me incomodaba, podía bañarme a cualquier hora. Que lo pidiera era simplemente porque estaba harta de estar en la cama esperando que una salvación cayera del cielo. Sin embargo ya escuchaba el chapoteo de sus pies y de los disturbios a su alrededor que parecían que iban a hacer una revolución en la casa, a lo cual dejé escapar una mínima sonrisa. Quería ir a ver como corría de un lado a otro y no pude evitar querer pararme. Como ya estaba dicho había terminado en el suelo, con las rodillas penosamente dobladas a los lados. La sangre de vampiro escaseaba más y más en mi contenedor y en mis venas. Lo que significaba que me iba a morir si no encontraba pronto alguien de quien alimentarme. Lo tradicional no era una opción desde hacía mucho tiempo. Y de todos modos, desde pequeña había estado rodeada por lo sobrenatural, pero yo no lo era, era una simple humana desde siempre, incapaz de hacer cosas fabulosas. Lo único especialmente bueno es que tenía una mente audaz y había aprendido a valerme de mí misma, de la logística y la racionalidad de todo. Alcé los ojos para ver a la joven que entraba en la habitación con el traje bastante empapado. Alcé las cejas y negué en tanto estiraba una mano, permitiéndole de alguna manera que terminara de levantarme. — Estaba escuchando como corrías y quería verte. Pero estoy débil hoy. Si ya está listo entonces vamos. — Como siempre, mantenía esa seguridad y grácil forma de ser. Aceptaba lo que me pasaba como algo que era parte de mí y no me importaba tener que depender de otros. No era la primera vez que dejaba mi vida en manos ajenas, ya sean doctores o simples ayudantes. Probablemente si no hubiese llegado a casarme no podría tener todas esas facilidades con las que me encontraba. Y pensar que había gente en mis condiciones y sin nadie que la ayudara me revolvía un poco el alma. Estiré el cuello, entrecerrando los ojos en tanto me dedicaba a llegar al gran cuenco en donde podía meterme y relajar mis extremidades, al mismo tiempo que me pinchaba el dolor.

— Es aburrido, ¿sabes? No me gusta estar quieta tanto tiempo. Alcanza el jabón de Marsella por favor. — Susurré en la manera que me quitaba las ropas, el pudor no era algo que estuviese entre mis preocupaciones. Mi cuerpo era demasiado delgado, con apenas unas ligeras curvas que marcaban mi femineidad. Pero nada más lejos de la seducción de los habituales cuerpos de época, no quedaba nada de eso. Así que siempre gozaba viendo las expresiones de la joven que a duras penas podía hacer el trabajo que debía en el baño. Alcé una mano, acomodando la cofia que la chica traía puesta. Era bastante obvio que parecía incomodarle un poco todo eso. Sin embargo era parte de mi diversión matutina verla apabullarse en su vergüenza. — Está bien, comeré en la cocina y luego me quedaré leyendo en el sillón. Puedes hacer lo que quieras con el calor, no me molesta el frío tampoco. Pero seguramente a ti sí, así que prende el hogar. Acércate y enjabona mi espalda Belle. Terminaré pronto, así podemos ir abajo. — Aseguré mientras limpiaba mis cabellos, enjuagando la sequedad que éstos estaban teniendo. Parecía que todo de mí se marchitaba lentamente. No le presté atención de más y cuando sentí que el agua perdía la temperatura me levanté cuidadosamente, pasando las piernas a lo largo del cubículo, dejándome sujetar por los brazos de la fémina que no solamente era saludable, también tenía una fuerza sobrehumana a raíz de su naturaleza mitad animal que me agradaba ver de cuanto en tanto. Con los ojos entrecerrados y la calma de siempre atiné a cerrar la bata de toalla a mí alrededor, dejando el resto en manos de la muchacha que aunque solía olvidarse lo que tenía que hacer, al final del día lo hacía. Solo necesitaba un empujón para lo demás. — El cabello. Terminemos con esto. Tengo un poco de hambre. ¿Tú no? — Busqué sus ojos en el reflejo del espejo, sonriendo apenas a medias aguas.


Dream is bullshit
Drug for survive:
Crack and Crack:
And:

Elodie A. P. Gillespie
Esclavo de Sangre/Clase Alta
Esclavo de Sangre/Clase Alta

Mensajes : 89
Puntos : 142
Reputación : 72
Fecha de inscripción : 25/01/2014
Edad : 20
Localización : Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Sun also rises [Belle]

Mensaje por Belle De Haes el Miér Oct 12, 2016 11:21 pm

“Solo deseo imaginar cómo sería la vida si ganamos esta batalla”


Sentía que jamás comprendería la razón por la cual se sentía tan nerviosa cerca de su ama, seguramente lo había descubierto muchas veces antes pero no lograba recordarlo… aunque en su libreta no tenía ningún dato al respecto. Sus manos le tocaban con cierta delicadeza, además de timidez, por alguna razón a su paso dejaba un leve aroma a muerte, podía sentir como esta le asechaba y se preguntaba si realmente su ama moriría, no quería imaginar que una mañana entraría a su cuarto y no lograría despertarla – Si deseaba ver el jardín solo tenía que decírmelo – la piel de la mujer era suave… tal vez por su condición… ni siquiera parecía tener rasgos de haber tenido un bebe en algún momento, además se veía tan joven… comprendía que era menor… y con tan pocos años ya había vivido mucho más que ella, había vivido lo que era ser esposa, madre y ahora viuda. En esos momentos veía su problema como un verdadero milagro, pues… cualquier dolor de su vida pasada podía ser… y posiblemente había sido borrado.
 
-¿Hoy siente mucho dolor? – por un momento su cuerpo se congelo, hasta que su ama cómodo la cofia, de alguna forma siempre intentaba hacerle las cosas más fáciles… sin realmente hacer todo por ella, que horrible era ver en los humanos su cuerpo podía ser su más grande enemigo, perdían la autonomía y con ellos muchas veces su dignidad. Negaba ante sus palabras de forma suave, no era por contradecirle, sin embargo le agradaba cuando la mujer pensaba más en su comodidad que en la propia, no recordaba haber conocido a gente tan amable como lo era Elodie- Estar acostada junto a la chimenea o a los pies de la cama bajo un rayo de sol es el placer más grande que puede haber para mi… -comentaba mientras jabonaba la espalda que ya con el tiempo y lo débil que se ponía sentía sus huesos, la piel parecía muy delgada y daba la sensación de estar muy fría… como si la sangre ya no corriera por dentro – Ya sabe, cosas de gatos domésticos -  si no la encontraban haciendo sus deberes en la vivienda o jugando con los muchachos afuera, lo más seguro era que estuviera en alguna habitación descansando en su forma gatuna bajo un pequeño rayo de sol que calentara su peludo cuerpo, de esa forma también a veces dormía a los pies de la cama de su ama por si esta necesitaba ayuda durante la noche.
 
La hora del baño para ella era la peor cosa del día, no era muy fanática del agua, el cuerpo desnudo de su ama le ponía nerviosa, verla cada vez más frágil sentía que le partía el alma y además las posibilidades de que esta se resbalara y cayera eran muchas. Ya había tenido muchas pesadillas de como eso ocurría… y como si fuera una vasija Elodie se partía en mil pedazos contra el suelo por eso sentía que en cualquier momento comenzaría a tiritar de los nervios de ayudarla a salir de la tina y observo a la nada pensando en que continuaba cuando escucho como le dirigían –Cierto, perdón – murmuro antes de dirigirla a un tocador y mientras su ama estaba sentaba en la butaca comenzó a trabajar en ello, dejar el cabello húmedo le traería grandes problemas, y mientras, lo hacía con delicadeza para no jalarlo ni maltratarlo.
 
-No soy muy buena estudiando… no tengo muchos talentos por no decir ninguno, sin embargo se leer… supongo que mi madre me lo enseño y de alguna forma quedo grabado en mi memoria, se volvió algo natural como respirar  -comenzó a relatar… no le daba miedo hablarle a Elodie la veía como una fuente del saber, alguien que podía intentar guiarla pues finalmente la había aceptado a su lado aun con sus problemas- Mi madre me relato una vez, y lo tengo escrito, que nací en unas tierras muy lejanas de las cuales ni siquiera se habla, bajo pensamientos que no existen aquí era un mundo completamente diferente, incluso diferente a lo que eran las granjas. Me conto que lo que más le sorprendía era la idea de las personas de sufrir mucho en vida para obtener el paraíso luego de morir, ¿Por qué es así?, no lo comprendo… ¿Por qué hay que morir para ser feliz?, ¿Porque la gente dice que Dios se lleva antes a la gente buena?... ama Elodie, yo no quiero que mueras – le dijo directamente pero no se atrevía a mirarle a los ojos a través del espejo, no sería doloroso, podía olvidarlo, sin embargo no quería. Le gustaba esa vida, estar en la mansión, sentirse útil e independiente, saber que no era imposible para ella vivir como todos los demás, o similar a los demás.
 

-Yo… perdón, he sido insolente… - o más que insolente temió haber sido hiriente, saber que morirás poco a poco debe dar mucho miedo, sobre todo cuando te acompaña un dolor constante. Acabo el cabello de la mujer, evitando cualquier contacto visual para continuar con la ropa, pescar un aire era muy fácil en esos tiempos y su ama ya estaba delicada de salud como para causarle más problemas – no demoro nada en esto, acabo y podemos bajar a comer – olvido ya los corsé o ir a la última moda de Francia, aunque se lo pidiera se rehusaba a apretar el cuerpo de Elodie y causarle dolor e incomodidad, algo elegante, cómodo y un poco holgado no haría hablar a las malas lenguas, por otro lado siempre procuraba que con un poco de polvos y un cabello bien peinado nadie notara siquiera el estado cada vez más delicado de su ama. 



Belle De Haes
Cambiante Clase Media
Cambiante Clase Media

Mensajes : 8
Puntos : 3
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 01/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Sun also rises [Belle]

Mensaje por Elodie A. P. Gillespie el Dom Nov 20, 2016 9:56 pm

¿Cómo podía decirle qué quería hacer y qué no si simplemente no tenía fuerzas para ello? Era pesado y molesto cabalgar con el dolor de la enfermedad, sin embargo estaba bien al tanto de que aún no me tocaba morir. Tenía que hacer varias cosas, entre ellas estaba mantener ocupada a la chica que corría por los alrededores de la casa dejándole algo de vida al ambiente. De diversión y carisma por sobre todo. Era imposible de imaginar un hogar sin la chica, seguramente se podía decir que se volvería apagado y triste en un instante. Pero siempre me daba un poco de curiosidad, ¿qué es lo que la hacía ser tan feliz? Probablemente olvidarse cada mañana de sus penas. Era inevitable tener un poco de envidia al respecto, aunque en mi caso fuese diferente pues nada podía ser más horrible que despertar y enterarte día tras día de que la muerte te acechaba pues era justamente el tiempo lo que lo hacía menos doloroso. Por lo que acepté, inevitablemente, que así estaba bien y permití que me terminara de llevar para sentir el agua tibia que para muchos de la clase alta era innecesaria. — Siempre tan sencilla Belle. — Era un susurro convencional, lo suficientemente alto para que lo escuchara, pero casi tan bajo que parecía un balbuceo, yo estaba bien al tanto de que ella podía escuchar, cuando estaba atenta, hasta mi más mínimo chasquido. Dejé caer las manos, suspirando en tanto me relajaba, sus manos eran dulces y parecían temblar aunque no lo hicieran. Sonreí de lado. ¡Tan graciosa! Simplemente el tiempo pasaba y no se acostumbraba lo cual me hacía divertir infinitamente, incluso si mi vida podía pender de un hilo por un error. Para mi suerte, los errores nunca se cometían, podía pararlos antes no importa que tan desamparada pudiera estar.

— ¿De qué hablas? La muerte se lleva a los débiles Belle, no a los buenos. Sufrir y obtener un paraíso no van de la mano. Yo no me moriré todavía, puedes estar tranquila al respecto. ¿Acaso crees que algo como la muerte puede contra mí? Incluso si me muero, lo haré cuando yo quiera. — Podía ser tranquila, casi tan serena como una briza de primavera. Sin embargo estaba segura de mis posibilidades, calculaba mi tiempo de vida cada mañana y me obligaba a intentar alargarlo hasta conseguir sangre de vampiro, sabía que no me iba a convertir nunca. No quería hacerlo ya que la mortalidad es un don que se adquiere con el deseo. Y por eso mismo no quería perder el mío de los sesenta años, sea de cualquier manera me las arreglaría para vivir lo suficiente. Por lo mismo es que buscaba los ojos de la joven, observando curiosamente el espejo, sonriendo hasta que me decidí a alzar las manos, terminando de peinar los largos y quebradizos cabellos, apurando lo demás. No quería detenerme en algo tan patético como el sufrimiento por mi propia existencia. Peor podría ser si terminaba haciéndola llorar por algo tan estúpido como eso, después de todo era controlable.

Con las manos postradas sobre las rodillas, terminé por alzar las cejas, negando sutilmente sus palabras. La insolencia no era algo relevante en mi vida, incluso me parecía tonto pensarlo de esa forma. Había perdido tantas cosas que no le daba importancia en lo más mínimo. Las palabras hirientes que alguien me podía decir, sencillamente no me afectaban y por esa razón Belle era tan dulce para mí. Sus tonterías y su torpeza eran puras e inocentes. — Solo el pijama con una bata Belle, no saldré de la casa. Ya te lo he dicho, ¿no? Cuando una mujer es viuda no necesita hacer demasiado, a menos que termine el luto. Yo ya lo terminé pero para los demás no. Así que no tienes que esforzarte. Vamos a comer que mi estómago sí necesita ser atendido. Escucharte por la ventana me abrió el apetito. — Entre una especie de burla y gracia busqué levantarme, podía hacerlo si lo pensaba con cuidado. Pasé las yemas de mis dedos por debajo de los ojos y busqué a la rubia de reojo, entretenida por la constante de su mirada yendo y viniendo. Belle no recordaba que aunque era paciente, una vez que estaba segura de hacer algo no había nada que me lo impidiera, en ese caso moverme era la trampa. Alcé apenas el brazo y lo pasé por la mejilla ajena regalándole una mirada sumamente expectante. — No tendrías que pensar tanto. Terminará haciéndote más mal a ti que a mí. — Aseguré y pronto señalé la puerta, invitándola a que salgamos de allí, aunque me gustaban los baños de agua tibia sabía que a la joven no y me era inevitable no tener consideración por su belleza inaudita.


Dream is bullshit
Drug for survive:
Crack and Crack:
And:

Elodie A. P. Gillespie
Esclavo de Sangre/Clase Alta
Esclavo de Sangre/Clase Alta

Mensajes : 89
Puntos : 142
Reputación : 72
Fecha de inscripción : 25/01/2014
Edad : 20
Localización : Francia

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Sun also rises [Belle]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:12 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.