Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP


RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA AREZZO

MODERADORA

ENVIAR MP
NICOLÁS D'LENFENT

MODERADOR

ENVIAR MP
KALA BHANSALI

MODERADORA

ENVIAR MP
LADISLAV PEKKUS

MODERADOR

ENVIAR MP
ADMINISTRACIÓN

MODERADOR

ENVIAR MP

CLIMA


Espacios libres: 00/45
Afiliaciones élite: cerradas
Última limpieza: 16/01


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


The Road To Hell [Privado]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

The Road To Hell [Privado]

Mensaje por Hades el Miér Ago 31, 2016 11:55 am

Recuerdo del primer mensaje :

Por fin el día que he esperado tantos años ha llegado, la noche ha comenzado a hacer su aparición y siento que la emoción recorre mí cuerpo. Mis esbirros han hecho un buen trabajo a la hora de rastrear a aquella presa que se ha escurrido durante tantos años, oculta a mis ojos, pero todos los años de búsqueda han dado sus frutos. No puedo evitar recorrer el lugar con mis ojos y dar un pequeño paseo, todo está preparado, todo está listo para la llegada de esa joven y para el principio del fin. Un final que ella ni osa conocer y que pronto iba a descubrir de una forma diferente y peculiar.

Oigo los pasos que se acercan hasta donde estoy y me giro en aquella gran sala para ver que se arrodillan ante mí y sonrío, la hora esta cada vez más cerca y nada puede parar lo que va a acontecer en las próximas horas. Delante de mí tengo a mis dos mejores hombres con unas órdenes específicas que deben de cumplir, todo está calculado al detalle y no pueden fallar… esa humana tiene que estar aquí esta noche.

-Mis mejores hombres –alzo los brazos al verlos y doy unos pasos en su dirección para luego dejar mis manos sobre sus cabezas- El momento ha llegado y no tenéis que fallarme. Quiero a la humana viva y sin ningún tipo de rasguño –hago presión en sus cabezas y les doy a entender que voy en serio con lo que digo, ella es mía y nadie puede hacerle nada salvo yo- Ya sabéis lo que tenéis que hacer, ahora; traédmela –asienten ya que es lo único que pueden hacer, su lengua fue mutilada hace tiempo como medida de precaución y fidelidad, los veo levantarse y girarse para ir en busca de esa presa especial. En mí interno regodeo de pensarlo me giro y me siento en el trono que siempre ocupo desde donde veo a mis presas encarceladas, y río de forma malvada al imaginar todo lo que tengo preparado- Por fin llegó la hora.




*****




Los neófitos salen de esa enorme casa y se adentran en la noche como perros sabuesos que buscan a su presa, es su cometido, y saben que si fallan algo peor que la muerte será su castigo. Hades nunca tiene piedad cuando sus esbirros le fallan y no será clemente con ellos si no le traen a la humana. Con una mirada se adentran en la ciudad y dejan atrás su guarida y su refugio, están acostumbrados a cazar para su amo pero saben que esa noche no pueden tener fallos, la humana no debe de sufrir ningún daño y eso significa que no le pueden hacer nada.

Otras presas no han tenido esa suerte y antes de llevarla ante Hades han jugado con ella, no pueden hablar pero no les hace falta, sus habilidades de vampiro es suficiente para atemorizar a la presa hasta el punto en que ya no sabe bien distinguir entre ficción y realidad. Esa noche no van a poder hacerlo y tienen que traerle la presa de una pieza. Saben donde está y donde se encuentra, llevan meses observándola entre las tinieblas y nunca se ha percatado de sus presencias. La humana no sabe lo que Hades le tiene reservado y eso, a los neófitos, le produce placer y risa.

La encuentran saliendo de su lugar de trabajo y la observan subidos en los tejados aprovechando que ella no sabe nada, la siguen sin perderla de vista sabiendo el recorrido que hace por las noches y esperan el momento oportuno para atacar. El momento llega cuando ella gira por un callejón, los neófitos sonríen y se dejan caer desde el tejado. Uno aparece delante de ella cortándole el paso, su risa y sus colmillos son visibles y eso la hace retroceder, pero no hay escapatoria. El segundo neófito hace acto de presencia y cae también desde el tejado cortándole el paso a pocos centímetros de ella.

Su única opción es torcer por otro callejón y la risa de los neófitos es más audible y retumba en el lugar. Juegan con ella como una presa aparecen para cortarle el paso haciendo que ella cambie de rumbo, conduciéndola sin saberlo hasta un callejón sin salida.
La humana grita cuando el segundo neófito cae desde arriba y le corta el paso, no tiene nada que hacer y pronto ha caído en la trampa. Se encuentra contra un muro que corta todo camino con un neófito a su espalda y otro que hace aparición a pocos metros de ella. Su final está próximo y siguiendo las órdenes de su amo la aprisionan contra la pared a pesar de la lucha de ella, sus manos quedan inmovilizadas aunque se resiste, su rostro queda tapado por una capucha y un golpe en la cabeza es lo único que recibe para dejarla inconsciente y llevarla ante Hades.


avatar
Hades
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 27
Puntos : 20
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 02/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: The Road To Hell [Privado]

Mensaje por Naitiri Zahir el Vie Sep 08, 2017 5:39 am

Quería salvar a Astrid y estaba convencida de hacerlo bajo todo pronóstico, ella era una cazadora experimentada que se había desenvuelto seguro en peores situaciones que las que vivíamos en ese momento, solo tenía que soltarla para que pudiera actuar y quizás con algo de suerte pudiéramos salir las dos de allí con vida. No podía no hacer nada en esos momentos y tenía que hacer algo para soltarla, no quería darle latigazos en la espalda pero estaba atada contra las cuerdas, no podía no hacerlo cuando estaba rodeada por Hades y por dos vampiros más que estaban allí observando como le daba latigazos en la espalda a Astrid. Admitía que cada latigazo me dolía mucho más a mí que a ella, por mucho dolor que le causara aunque intentaba que el dolor fuera el mínimo cada vez que le daba a mí me dolía el doble, porque me obligaban a hacerlo cuando no quería, porque veía que se regodeaba en el sufrimiento que tenía al darle de latigazos en la espalda... yo no podía aguantar mucho más, era insoportable saber que le estaba haciendo daño a un pilar importante en mi vida, al único que me quedaba en realidad, porque Alessia habría sufrido las consecuencias y no pensaba perder a nadie más en mi vida, estaba cansada de hacerlo, de ver como las piezas iban cayendo... no quería más, me negaba.

Al tercer latigazo en vez de darle en su espalda le lancé el látigo a Hades y fui corriendo hacia donde estaba Astrid para comenzar a desatarla, a comenzar a deshacer los nudos que ataban sus manos pero pronto vi que me apartaron de ella los dos hombres que estaban con él y que Hades se acercó a mí con los ojos completamente rojos, cabreado por lo que había hecho cuando lo que él quería es que siguiera dándole latigazos, cuando está delante de mí su mano surca el aire y me dio un guantazo que me giró el rostro, con fuerza, dolía y picaba horrores pero no iba a hacerle ver el daño que me había hecho. Sé que está enfadado y sus palabras me lo hacen saber cuando me dice que iba bien pero que lo acababa de estropear todo, no iba a seguir su maldito juego y no tenía intención de hacerlo bajo ningún concepto. Se aceró a mí y su mano cogió mi mandíbula con fuerza obligando a que mi rostro se alzara y nuestros ojos se encontraran, intenté revolverme pero sus hombres me tenían cogida y me era imposible soltarme, decía que le gustaba la rebeldía pero hasta cierto punto, acercó su rostro al mío y sus labios besaron los míos aun cuando yo intenté apartarme por todos los medios.

Lo peor fue cuando me cogió él no sin antes darles el látigo a sus hombres que no dudaron en comenzar a asestarle golpes a su nívea piel sin compasión alguna, Hades me obligaba a que viera todo lo que pasaba mientras yo intentaba soltarme y me era imposible. Cada chasquido que resonaba en la habitación calaba en lo más hondo de mí y me dolía como podría dolerle a ella, su piel se abría, la sangre salía y manchaba las paredes del lugar, manchaba mi vestido llenándolo de salpicaduras. No podía parar de llorar mientras le pedía que pararan y que la dejaran tranquila pero él solo se reía en mi oído pidiéndoles que continuaran. Pese a que su cuerpo estaba sujeto llegó un punto en el que cedió perdiendo la consciencia y yo grité para que parasen, me sentía impotente y frustrada sin poder hacer nada salvo contemplar lo que le hacían, sin poder poner un remedio. Hades me empujó y liberándome fui hacia Astrid para llamarla y que despierte, que reaccione porque necesitaba saber que está viva, no puedo perderla a ella también. Sentí la mano de Hades en mi brazo girándome y de un tirón brusco rompió la parte superior de mi ropa dejándome desnuda de cintura para arriba, crucé mis brazos sobre el pecho para que no me viera pero él cogió mis muñecas y las apartó pegando así mi espalda contra la As, podía sentir la sangre contra mi piel, el calor que desprendía su cuerpo.

Me dijo aquellas palabras que no quise escuchar dándome a elegir de nuevo, solo podía quedar una viva y quería que fuera yo quien escogiera, sus palabras calaron en mi cabeza como si de alguna forma quisiera hacerme ver que tenía razón en lo que me decía, que a mí nadie me había escogido para salvarme y que siempre era yo la sacrificada. Algo en el fondo, en lo más hondo, sentí que cuando decidí salvarme yo en vez de elegir a Alessia una parte de mí le gustó aquella decisión, le gustó que por una vez la salvada fuera yo y no otra persona, que no recayera sobre mí el peso de todo y sentí un alivio que no había sentido hasta el momento. No quería hacer caso de sus palabras porque solo podía pensar en la forma de salvarnos a ambas y no solamente a una, no quería ceder a sus palabras pero era como si entrara en mi mente y me “obligara” a que fuera eso lo que pensaba que estaba bien, que era lo correcto. Salvación y redención, eso era lo que Hades me ofrecía y por primera vez en toda mi vida me vi tentada de aceptarlo, de aceptar lo que él me ofrecía. ¿Cuándo se habían los demás antepuesto por mí? Nunca. ¿Y yo, cuántas veces los había antepuesto? Siempre. No era para nada justo y me daba cuenta en esos momentos, él tenía razón, ¿por qué no salvarme yo por una vez? Sus manos me zarandeaban en su agarre para que decidiera de una vez y al ver mis ojos y mi expresión sonrió de lado, pareció entender que me había elegido a mí misma y sus dedos recorrieron mi rostro. Decía que era precisamente lo que quería y mientras me sacaba de aquella habitación les indicaba a sus hombres que terminaran con lo empezado mientras yo solo podía llorar y sentía que algo en mi interior se rompía.



Another Time, Same Way. Your Future, My Destiny:

I'm a survivor, I fight for what i want:
You Changed My Entire World:
Du Er Min Skjebne:
Part Of Me:
My family; Blod bånd:
avatar
Naitiri Zahir
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 614
Puntos : 631
Reputación : 64
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Road To Hell [Privado]

Mensaje por Hades el Sáb Sep 16, 2017 12:39 pm

La tengo justo donde quiero tenerla, siento que poco a poco se va desmoronando y puedo sentir que algo en su interior se rompe, eso mismo quiero que sienta, como si de una liberación se tratase quiero que sienta y piense que solo conmigo puede sentir que es la elegida, es la que se va a salvar porque yo así lo deseo, porque es mí deseo que lo sienta y quiero que se salve. No lo ha sentido nunca hasta hace bien poco pero lo cierto es que esa sensación es difícil de ignorar una vez la sientes, es sentir que por primera vez te anteponen a algo y yo sé que a ella jamás le han antepuesto nadie, sino más bien al contrario, ese carácter noble y bueno que tiene le hace que se sacrifique por los demás como lleva haciendo toda su vida, no es difícil saber en lo que piensa aun incluso sin entrar en su mente, sin leer sus pensamientos... se ha entregado siempre a los demás pero luego cuando ella espera que los demás se entreguen se encuentra con la nada, con una sensación de vacío que yo ahora pretendo llenar, algo que la haga ver que todo puede cambiar y ser diferente, que poco a poco la voy empujando hacia donde más quiero porque de alguna forma no va a evitar en acabar siendo mía, eso es algo que desde que la encontré de nuevo va a pasar... y nada va a evitarlo.

Si le hago creer que todas las personas que quiere están muertas no es por otra cosa que dejarla sin nada en el mundo, dejarle con un vacío de que nada le queda, de que ya no tiene a nadie... ha sufrido la pérdida una vez pero ahora es peor porque antes no tuvo elección, ahora yo se lo he dado y aunque ella no lo vea así no la he forzado a que tome ninguna decisión, ella misma ha visto que se puede salvar y se ha visto tentada por ello, como si un niño viera un suculento caramelo... no se ha resistido, y yo me pregunto, ¿alguien la puede culpar? No, porque ella no ha tenido eso que le ha dado a los demás, es como una droga que cuanto más lo sientes más quieres... y se ha visto reflejado ahora. Dice que no quiere perder a su amiga pero cuando le he dado a elegir no ha tenido duda alguna, se ha salvado a sí misma y quizás algunos digan que lo ha hecho en un acto desinteresado y altruista, puramente egoísta pero yo no la culpo, no porque quiero que recorra ese camino y al final del mismo va a ver que lo único que tiene, que lo único que le queda... soy yo.

Me lo he propuesto y lo pienso conseguir como sea, la saco de la habitación cuando noto que se rompe y hago lo mismo que hice la otra vez, la saco y la llevo a su celda para que reflexione, para que su cerebro le de vueltas a lo que ha pasado y en lo más profundo de ella esa sensación se extienda por todo su cuerpo, por lo que ella va a ceder y a caer en ese profundo y abismal agujero, y cuando esté dentro y presa... la haré mía. Sé que tiene voluntad de hierro, sé que su carácter es fuerte pero no ha pensado ni contemplado que iba a matar a sus amigas y eso la ha dejado en casi un jaque mate, ahora mismo le he hecho un “jaque” y aunque ella crea que me puede devolver la jugada está más que equivocada: va a ser mía y no puedo esperar al momento para que lo haga. La dejo a solas en la celda y me alejo, el olor de la sangre es una tentación y necesito alimentarme porque no quiero hacerlo de Naitiri, quiero que piense que todo lo que hago es por su bien y no por otra cosa que por ella, y esto que hago sí es de forma egoísta y altruista, solo pensando en por y para mí.

Dejo que pase todo lo que resta de día a solas en su celda, necesito que su cabeza siga pensando y asimilando lo que ha pasado pero sobre todo necesito que esa sensación, lo que empieza a crecer dentro de ella surja y crezca más, que las dudas la carcoman y que cuando me vea piense que puedo ser lo único que le queda. No va a ser fácil pero me gustan los retos, y ella sin duda alguna lo es. Ese día no tengo ninguna sorpresa para ella así que voy cuando la cae la noche a su celda, es la cuarta noche que pasa aquí y tras lo que ha visto parece que poco a poco va a entender que no le queda escapatoria, que aquellos que pueden haberla ayudado están muertos y no le queda a nadie para salvarle, nadie va a notar su ausencia... claro que yo estoy pendiente de las acciones de sus amigas, de ambas, porque sé que se conocen y no quiero que la pelirroja avise a la cazadora. Cuando llego a la celda la encuentro en una esquina, sus piernas pegadas a su pecho y sus brazos rodeando estos. Cuando abro la puerta alza sus ojos y me mira, está vacía, carente de emociones o sentimientos y tiene surcos de haber llorado... pero está débil.


-Mi querida Naitiri –porque pese a todo no me gusta verla mal, la quiero bien y fuerte y me asomo para pedirle a uno de mis hombres que me traigan la comida, dejo la bandeja delante de ella pero no la mira y tampoco me mira, sumida en el caos que ahora es su mente no presta atención a nada y finalmente acabo por forzarla a comer pero no lo consigo... no tengo paciencia y abro una raja en la vena de mi muñeca, cojo su cuello y hago que beba de la vena directamente para mantenerla con fuerza- pronto mi querida Nai, pronto acabará todo –pero ella no sabe que es mentira, la dejo y me vuelvo a ir porque ahora empieza otra parte de la tortura. Pasa otro día más sin que salga de ahí y cuando vuelvo la encuentro igual que antes, mis dedos recorren su piel pero ella parece que no reacciona y me fijo en su piel morena, dorada como la misma arena del desierto, me entran ganas de morderla y mis colmillos crecen, me he alimentado pero siento ganas de probarla y... no puedo evitarlo- necesito probarte –sé que mis palabras puede que haga que piense en que voy a probar su cuerpo, pero no me atrae este sino su sangre, mis colmillos crecen y los hundo en su piel, gimo cuando el sabor inunda mi paladar y la acerco más a mí, soy un adicto a su sangre y me doy cuenta ahora, soy un adicto a ella y jamás voy a dejar que se vaya, no voy a permitir que sea de nadie más. Es mía.


avatar
Hades
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 27
Puntos : 20
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 02/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Road To Hell [Privado]

Mensaje por Naitiri Zahir el Sáb Oct 14, 2017 6:04 am

Había visto cosas horribles en mi vida, había presenciado barbaridades desde el momento en que aquellos piratas me habían atrapado, degradaciones, habían hecho conmigo lo que habían querido y después de haber pasado aquellos horrores pensé que ya nada podría haber en el mundo que me impactara, que fuera peor de lo que ya había pasado, vivido y presenciado… pero me equivocaba, me equivocaba por mucho. La imagen de Astrid siendo azotada frente a mis ojos, viendo como la sangre salía de su cuerpo y se derramaba hasta el suelo, saber que yo no podía hacer nada para salvarme… había sido sin duda alguna la cosa más horrible que había contemplado en toda mi vida. Esa y haber perdido a Alessia de la misma forma en la que había perdido a Astrid: por salvarme yo. Nunca lo había hecho y siempre había antepuesto los demás a mí y ahora que decidía escogerme a mí había perdido a dos pilares importantes en mi vida, dos personas que para mí eran parte de mi familia aunque no lleváramos la misma sangre corriendo por nuestras venas pero sí era lo que sentía en esos momentos. Porque en el fondo, muy en el fondo, me daba cuenta de que tenía razón con sus palabras. Siempre había sido yo la sacrificada que, por un momento, quería saber cómo se sentía al ser la que se salvaba y se libraba… no podía negárselo y eso me hacía odiarlo más a él y odiarme más a mí misma por ese pensamiento. Él decía que podía mostrarme lo que nunca había visto y sentido, el lado de la salvación en vez el de la condenación. Su mano subió de mi brazo a mí hombro y yo no dije nada, no podía decir nada enredada en aquellos pensamientos, sabiendo que una parte de las palabras que había dicho eran totalmente verdaderas, que en lo profundo de mí ser me había escogido a mí por primera vez en todo aquel tiempo, en vez de a la persona que tenía delante.

Me desató y yo no dije absolutamente nada, escapar no podía dado las cosas que había visto y en esos momentos no estaba para nada más, quería olvidar todo lo que había visto mientras sentía que comenzaba a hundirme en algo de lo que seguramente no podría escapar. Me hizo un gesto para que me levantara y lo hizo sin pensarlo detenidamente, le seguí hasta que me dejó en la celda de nuevo sumida en pensamientos que eran un completo caos. Culpa, remordimientos, salvación, condenación… todo en una mezcla de la que no sacaba nada en claro. Me dejó de nuevo en la celda y noté su dedo frío, gélido, que recogía una lágrima que caía por mi rostro, y me encerró de nuevo dejándome en mis pensamientos y en mi soledad. Perdida en un mar de dudas donde ya no sabía qué era luz, ni qué era oscuridad. Allí dentro era imposible sabía si era de día o era de noche, era imposible saber el tiempo que llevaba allí encerrada y parecía que habían pasado semanas desde que me había capturado, el pasar del tiempo era una lenta tortura para mí encerrada en aquella celda sin poder hacer nada. El remordimiento me carcomía por dentro, era imposible dejar de pensar en lo que había pasado y solo podía visualizar a esas dos personas que había perdido por mi culpa, que no había salvado porque había sido egoísta una vez y me había salvado a mí, y eso había traído consecuencias.

Mi espalda estaba pegada a la pared, mis rodillas pegadas al pecho y con mis brazos rodeaba mis piernas con la cabeza apoyada en estas, oí unos pasos y al levantar la mirada ahí estaba él, parado frente a mí observándome detenidamente. Chasqueó la lengua al parecer no contento con lo que veía y llamó a uno de sus hombres para que le trajeran una bandeja, pero yo no tenía ganas de tomar nada y lo único que hacía era llorar por lo que había pasado, rota en todos los sentidos. No tardaron en traer una bandeja y él se acercó para darme de comer pero yo apenas me movía sumida en mis propios pensamientos, sumida en un caos del que era difícil salir, intentaba darme de comer pero no lo conseguía porque no estaba como medio ausente, al final acabó apartando la bandeja a un lado y cuando pensaba que se marchaba se hizo un corte en su muñeca y cogiendo mi pelo en un puño me acercó la muñeca para que bebiera de su sangre, por más que luché para que eso no pasara no pude evitar acabar bebiendo de su sangre. Era la segunda vez que me hacía aquello y al igual que la primera me dio asco, no dejó que bebiera mucho y yo me aparté cuando se separó asqueada con aquello, con haber bebido de su sangre. Se levantó sin decir mucho más aunque no le presté atención y se alejó dejándome sola. Volvió a pasar mucho tiempo de nuevo sola hasta que de nuevo se acercó a la celda de nuevo, estaba contra la pared y no me moví cuando se acercó sumida en mis propios pensamientos, no me aparté siquiera cuando su dedo recorrió mi brazo porque mi mente no podía dejar de pensar en lo que había pasado. Decía que necesitaba probarme y mis ojos entonces fueron a los suyos, en otro momento hubiera luchado para que me dejara pero en ese momento estaba tan rota que fui incapaz de hacer nada por separarme.

Sus manos rodearon mi cuerpo y me pegaron al suyo mientras yo me dejaba hacer como si de alguna forma me hubiera evadido de ese momento, apartó mi pelo a un lado y dejando sus dedos en mi melena ladeó mi rostro, sentí su respiración gélida en mi cuello, lamió mi piel antes de sentir un pinchazo agudo que me hizo sisear por el dolor y después... una quemazón terrible. Podía notar como daba tirones de mi sangre y comenzaba a beber directamente de mi cuello, gemía con cada sorbo que daba mientras que yo intentaba quitármelo porque quemaba pero era imposible, carente de fuerzas como estaba no podía hacer nada, me había dado donde más me dolía y esa voluntad de hierro que me caracterizaba se había evaporado por completo, me recordó a esos años en los que fui una esclava vendida a un proxeneta que hizo conmigo lo que quiso igual que Hades ahora hacía conmigo. Bebió cuanto quiso sin que yo pudiera hacer nada, al terminar lamió mi cuello y me prometió que todo pasaría pero yo sabía que era mentira y que no era verdad. Se alejó de la celda y me dejó de nuevo a solas, el tiempo fue pasando de forma lenta y venía de vez en cuando para que comiera aunque al final terminaba por darme de su sangre para que no desfalleciera, aunque también luego me mordía dejando marcas por todo mi cuerpo.



Another Time, Same Way. Your Future, My Destiny:

I'm a survivor, I fight for what i want:
You Changed My Entire World:
Du Er Min Skjebne:
Part Of Me:
My family; Blod bånd:
avatar
Naitiri Zahir
Humano Clase Alta
Humano Clase Alta

Mensajes : 614
Puntos : 631
Reputación : 64
Fecha de inscripción : 27/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Road To Hell [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.