Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


Hagan sus apuestas ¿quien da mas? [Privado][+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hagan sus apuestas ¿quien da mas? [Privado][+18]

Mensaje por Assur Black el Mar Sep 06, 2016 10:26 am

La noche de nuevo se había apropiado de forma despiadada del día, ahora mis pasos se perdían huecos por los pasillos dejando atrás la habitación de ese hotel donde había decidido alojarme a mi llegada a París.

Un soplo sobre la fuga de mi hermano me había echo abandonar mi retirado castillo de Rumanía para perderme entre estas calles Parisinas. Hacia demasiado tiempo que no las pisaba, aquí la inquisición siempre estuvo demasiado representada para mi gusto y aunque París era cuna de muchos inmortales, en Rumanía encontraba una privacidad mucho mas adecuada a mi funesto estilo de vida.

No tenia pensado alojarme demasiado, dar con mi hermano esperaba me llevara el tiempo justo para volver a Rumanía cuando el siguiente barco zarpara.
Por lo que sabia los Iluminati también lo buscaban, así que imagine que este estaba cuidando bien sus espaldas, aun así, si algo me caracterizaba era conseguir lo que quería, como quería y cuando quería.
Tiraría de contactos en París, y sin duda una mujer a la que hacia varios siglos que no veía era la mejor para darme algún tipo de información relevante sobre todo inmortal que entraba y salia de estas tierras francesas.

Seguramente no esperaba la misiva que le mande, posiblemente porque su odio por mi era atroz, mas para que mentir, siempre me gusto jugar y con ella el juego era excitantemente eterno.
Siempre acabamos traicionándonos, jugandonosla el uno al otro, con encuentros cargados de odio, pasión...
No podía irme de París sin encontrármela, así que porque no jugar una vez mas al gato y al ratón.

Su misiva por ende no me sorprendió, sabia sobradamente que aceptaría reencontrarse con este viejo amigo, quizás enemigo seria mas correcto.
Así que baje hasta el bar de aquel hotel y tome asiento en la barra pidiendo un bourbon que pronto me fue servido.
Todos mis sentidos se encontraban alerta, nunca podías saber lo que te esperaba con aquella mujer cerca.

Confieso que una parte de mi estaba excitada, esa sensación que te envuelve antes de ir a la guerra, mas eso era ella para mi, mi eterna batalla.
Llevé le vidrio a mis labios dándole un profundo trago con una sonrisa de medio lado. La había sentido llegar desde antes de atravesar el umbral de la entrada de aquel lujoso hotel, casi podía oler su piel, imaginarla con un vestido que dejaría demasiado a la imaginación mas seria sinuoso y atrevido.

Me giré antes de que su mano se posara sobre mi hombro demostrándole así, mi impaciencia por volver a verla.
-Te diría que estas preciosa, mas supongo que eso viniendo de mi jamas seria un cumplido -dije clavando mis ojos claros en los suyos para tomar así su mano y depositar un casto beso en su dorso como marca la tradición entre caballeros y damas.
Empezaba el juego ¿quien da mas? hagan sus apuestas


Última edición por Assur Black el Mar Oct 04, 2016 1:58 pm, editado 1 vez



Assur:

Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 40
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagan sus apuestas ¿quien da mas? [Privado][+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Sáb Sep 10, 2016 10:10 am

Hacía muchos años, había perdido la cuenta de cuántos habían sido realmente, desde la última vez que había visto a aquel hombre… y por ello, nada me hacía querer el volver a verlo. Lo único de lo que tenía ganas si lo tenía en frente de mí era de arrancarle yo misma la cabeza de su cuerpo, y quemar estar mientras sonreía e incluso me reía por lo que había hecho. ¿Era demasiado perverso? Sí, lo era. Y me encantaba. Sería una muerte muy piadosa para aquel hombre incluso, seguramente, acabaría torturándolo de buen grado y dejar que muriera por sed de sangre… eran tantas cosas que se me pasaban por la cabeza en torno a él, que jamás podría llegar a decantarme por alguna.

Porque en cuanto aquella misiva me llegó, hacía apenas un par de días, y leí que quería un encuentro conmigo… pude sentir como la sangre me hervía. Algo realmente irónico puesto que mí sangre no podía hervir, pero la sensación de odio extremo y la rabia se apoderó de mí cuerpo y me dieron ganas de matarlo en aquel preciso momento si lo hubiera tenido delante. ¿Qué era lo que pretendía al mandarme aquella misiva? Peor, ¿cómo se atrevía a mandármela? Después de la última vez en la que nos habíamos visto tenía la gran desfachatez de enviarla, sabiendo que aquello podría ser con lo que acabara con su vida.

No me lo creía, aún después de todo, aquel hombre conseguía sorprenderme con las acciones que cometía. Porque me había sorprendido la última vez que estuvimos juntos… hacía ya muchos años, lejos de París cuando yo me encontraba recorriendo el mundo como siempre había querido hacer cuando era humana, y ahora que era vampiro me brindaba la oportunidad. Lo había conocido casi de casualidad, en mitad de una cacería, él tenía algo que yo quería y no estaba dispuesta a irme sin aquello que deseaba. Jamás llegamos a pelear por aquello y supe jugar bien mis cartas para que cediera un poco en aquella ocasión.

Fue ahí cuando me di cuenta de lo que me recordaba a mí aquel hombre, fue así como iniciamos nuestra amistad y fue así también en la que comenzamos a cazar juntos. La excitación saber lo que íbamos a hacer, jugando con nuestras presas, para luego beber de ellas y de hacer todo mucho más placentero fue lo que más unió. Nuestras noches de cacería eran divertidas y cargadas de sangre y, por qué no, incluso de hasta placer. Me excitaba ver cómo hundía sus colmillos en la carne de sus presas mientras yo hacía lo propio con la mía… todo era demasiado exótico y erótico.

Nuestra relación de amistad era como un tira y afloja, teníamos caracteres que chocaban constantemente y siempre acabábamos por traicionarnos de alguna manera, era todo como un juego, dejar pequeñas pistas a los cazadores, mentiras que eran demasiado arriesgadas… era algo excitante a la vez que peligroso, muy peligroso. En el fondo, realmente, nos odiábamos, nos odiábamos demasiado y cuanto más lo hacíamos mayor era la pasión salvaje que desprendíamos… una cuerda floja, tan floja, que fue él quien la rompió en nuestro último encuentro.

Motivo por el cual hacía siglos que no lo veía, motivo por el que quería arrancarle la cabeza no sin antes torturarle un poco, y nada que fue placentero para él. Podría quitarme aquella espina que llevaba clavada, así que, ¿por qué estar de nuevo en la cuerda floja y ser yo quien la cortara esta vez? Por ese mismo motivo estaba frente a la puerta de aquel bar del hotel y con paso firme abrí la puerta adentrándome en el lugar.

Las miradas no se hicieron de esperar y los hombres que había en el lugar posaron su vista en mí, mientras yo buscaba al motivo principal por el que me había acercado hasta aquel lugar. Miré a uno de los hombres que había tenido pensamientos demasiado obscenos hacía mí persona y le sonreí, casi de forma cautivadora, haciendo que apartara su vista de mí. y es que el vestido que llevaba dejaba bastante a la imaginación, negro y rojo que resaltaba con mí pelo oscuro y mí pálida piel, con los labios rojos cual carmín. Me acerqué hasta él y antes de que pudiera tocarle un hombro… ya se había girado a mirarme.

En cuanto mis ojos se posaron en los suyos me mordí el labio, quería matarlo ahí mismo, pero no podía hacerlo delante de tanta gente así que debería de esperar a que estuviéramos en algún lugar… más privado. Su cumplido me hizo rodar los ojos y reírme entre dientes, ¿pensaba disuadir mí odio de aquella manera? Claro que no, no iba a conseguirlo.


-Supones bien, sé que estoy preciosa pero no lo aceptaría como un cumplido viniendo de tus labios –le sonreí de forma sensual, como si realmente no hubiera lanzado aquel dardo envenenado por mí boca y me senté con gracia a su lado, mirando el vaso que portaba en su otra mano- No creo que me hayas citado para decirme lo preciosa que estoy, y no sé si como te atreves a hacerlo después de lo que me hiciste la última vez –fruncí el ceño unos segundos y luego lo miré- Así que… dime lo que quieres exactamente y así podré irme. Lo único que me apetece ahora mismo es matarte –me incliné un poco hacía él- y no de placer exactamente –me mordí el labio y pedí una copa para mí también- Así que, ¿qué se te ofrece Assur?


Cuando soy buena, soy muy buena. Pero cuando soy mala... soy mucho mejor
Las chicas buenas van al cielo, las malas... a todas partes

Just Me:







Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 76
Puntos : 66
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagan sus apuestas ¿quien da mas? [Privado][+18]

Mensaje por Assur Black el Dom Sep 11, 2016 4:32 am

Aquella mujer siempre tan directa, pidió una copa mientras me invitaba a decirle cuanto antes el sorprendente motivo de mi misiva.
No pude evitar sonreír de medio lado cuando hablo de sus inmensas ganas de torturarme y darme muerte, mas un mohin divertido se dibujo en mi cara cuando esta se acerco insinuante para asegurarme que no precisamente seria de placer.
-Vuestra presencia ya me provoca placer, y vuestro vestido me excita de sobre manera. Mas cada cosa a su tiempo -susurré casi contra sus labios iniciando ese divertido juego del gato y el ratón al que estábamos acostumbrados.

Llevé la copa a mis labios saboreando aquella bebida alcohólica mientras la copa de la dama era servida pro el camarero que como no le lanzo una mirada lasciva.
Eleve una ceja volviendo a posar mis ojos en su escote.
-¿Te has vestido así para mi? -pregunté sin un ápice de vergüenza.
Entre nosotros nunca hubo espacio para los formalismos, siempre tuvimos una relación erótica, una relación excitante de la que ambos nos retroalimentabamos y como no, una relación de odio, esa que nos situaba en la divertida posición de un igual.

Nuestra partida de ajedrez había comenzado nuevamente, ambos moviendo los peones sobre el tablero y esperando un paso en falso del otro para empezar a mover los alfiles.
-Te veo bien ,al parecer escapaste de la inquisición.

Una sonrisa burlona se dibujo en mis labios curvandolos ligeramente cuando sus ojos dentellearon furiosos enfrentándose a los míos.
-Quizás podríamos solucionar esa tensión no resuelta en el lecho...veras como después nuestra conversación fluye muchísimo mejor.

Un par de copas después en las que como no, las indirectas fluían entre nosotros como estacas sobrevolando directas nuestro corazón llego el momento de la verdad ,ese en el que deberíamos hablar del verdadero motivo por el que la había convocado y que sin duda no era colarme entre sus piernas, aunque tampoco es que la idea no me resultara arrebatadoramente excitante.
-Mi hermano, Joe, rumores han llegado hasta Rumanía diciendo que había escapado de los Iluminati. Dicen que París ha sido su destino elegido para emprender una nueva vida y se, que si alguien es capaz de darme información certera sobre sus movimientos y su emplazamiento eres tu.
Por supuesto te recompensaré.

Acababa de mover el alfil hundiendo miso jso en los suyos, ahora solo faltaba ver si se lo comía o por ende continuaba con nuestro apasionante juego.
-Quizás podríamos subir a mi habitación y rememorar viejos tiempos en la privacidad de las cuatro paredes -Susurré en su oído arrastrando las palabras.
Sabia que no aceptaría, eso hubiera sido mover la reina, y ella jamas fue tan arriesgada, aun así admito que me encantaba su cara de desconcierto, como su cabecita pensaba cual seria mi próximo movimiento -¿o me tienes miedo? -añadí.
Jaque, aquello era un jaque ¿movería ahora la reina?





Assur:

Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 40
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagan sus apuestas ¿quien da mas? [Privado][+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Miér Sep 14, 2016 5:38 am

Sabía que Assur no se iba a achantar de buenas a primeras, sabía que aquel hombre siempre iba como un kamikaze hacia lo que quería conseguir, sin importar lo que fuera que tuviera que arrasar a su paso, lo miré cuando se acercó respondiendo a mí provocación y negué con la cabeza cuando se alejó casi a punto de rozar mis labios. Comenzaba el juego, esto era como una partida de ajedrez en la que ambos habíamos hecho el primero movimiento, la estrategia, el sentido común y la inteligencia de cada uno se vería puesta a prueba. ¿Por qué? Porque con Assur todo podía pasar, porque dar un paso en falso sería fatal para uno de los dos… no importara quien fuera.

Antaño fui yo la que di ese paso en falso y había pagado las consecuencias de darlo, casi fui atrapada por la Inquisición y casi habían acabado con mí vida, y todo porque aquel… todo porque Assur me había vendido al mejor postor para sacar su rostro de aquel lío y salirse él con la victoria. Lo que no sabía el vampiro, era que era difícil de atrapar y que aunque estuvieron a punto de cogerme, logré librarme. Y fue ese mismo día en el que supe que, si lo volvía a ver, pagaría muy caro su osadía.

Y ahora sin embargo lo tenía delante de mí, se había atrevido incluso a citarme cuando sabía seguramente que lo único que querría hacerle era arrancarle la cabeza y regodearme en su muerte, una muerte muy lenta que iba a venir directamente de mí mano. Cómo no los comentarios picantes comenzaron a hacer su aparición y rodé los ojos ante su respuesta intentando no pensar en ello, porque de lo contrario, la gente que había en aquel restaurante serían testigos de cómo iba a matar a aquel vampiro. El camarero me trajo la copa que había pedido y no me inmuté cuando su vista me miró de forma lasciva, haciendo caso omiso. Di un sorbo y fruncí mí ceño mirando a Assur, ¿vestirme así para él?


-Ya quisieras tú que me vistiera así para ti, Assur, desgraciadamente para ti ese no es el motivo. Me gusta sentir que soy atraída sin necesidad de utilizar mis poderes, y por cómo miras mí escote diría que he dado en el clavodejé la copa en la barra y suspiré por sus siguientes palabras- No gracias a ti, desde luego. Fuiste un cabrón al hacerme y, créeme, te la devolveré con creces –maldito imbécil, se atrevía a recordarme aquello y eso hacía que m hirviera la sangre de solo recordarlo. Podría haber muerto aquella noche, y él seguiría campando alegremente por el mundo. Reí, de forma sarcástica, por sus palabras sobre aliviar tensión y luego lo miré de forma fija- ¿Aliviar tensión contigo? Lo haría únicamente si es para quitar esa cabecita malvada y perversa que tienes sobre tú cuerpo, eso aliviaría mí tensión –reí entre dientes por aquello y volví a dar otro trago a la copa.

La conversación pasó de aquella manera entre tiras y aflojas por ambas partes, era como algo que ya teníamos dado por costumbre y era extraño que no fuera así. Pese a mis ganas de querer arrancarle la cabeza estaba a la espera de saber el motivo por el que me había citado aquel día, quería saber qué era lo que tenía pensado y si me convenía le ayudaría… de lo contrario no pensaba jugármela dos veces, con una había bastado y aquella vez debía de ser yo quien se la jugara a él.


-Por fin vamos directos al grano –era ya mí segunda copa y por fin comenzó a decir por qué me había citado. Así que, quería encontrar a su hermano. Poco sabía de él de lo que me hubiera contado Assur, en verdad, solo sabía lo principal. Quería que le pasara información de dónde podía estar, y era algo que podía hacer pero… ¿qué sacaba yo de todo esto?- ¿Y por qué piensas que debería de ayudarte? Me traicionaste y me vendiste a la Inquisición para salvar tú trasero –lo miré de forma fija- mientras así tú escapabas, ¿qué te hace pensar, por un ínfimo instante, que quiero ayudarte? Y aparte, ¿qué ganaría yo con esto? ¿Qué podrías ofrecerme que sea tan suculento para que aceptara? El dinero no es algo que me preocupe, así que queda descartado –mejor poner los puntos sobre las íes y dejarlo todo claro antes de que tomara una decisión. Dependiendo de lo que me dijera, aceptaría o no. Su rostro se acercó hasta quedar sus labios en mí oreja y susurrar aquellas palabras que sí, me provocaron un escalofrío, pero que no dejé que me enturbiaran. ¿Quería jugar? Yo también podía jugar a aquel juego.

Reí tras aquello echando mí cabeza levemente hacía atrás, pareciéndome todo divertido después de que hubiera dicho aquello. Sentía sus ojos fijos en los míos y me mordí el labio… volvíamos al tira y afloja, pero no se lo iba a poner tan fácil. ¿De verdad se pensaba que con cuatro palabras ya iba a abalanzarme sobre él como una loca? No, no después de lo que me hizo y que todavía guardaba con celo y rencor. Me levanté de la silla donde estaba delante de él, di el par de pasos que nos separaban y llevé una de mis manos a su pelo, aferrándolo con fuerza y haciendo que tirara su cabeza hacia atrás, dejando su cuello al descubierto.



-¿Miedo, Assur? –volví a reír perfilando su cuello con mis labios, dejando que notara el colmillo sobre su piel sin llegar a rasgarlo todavía- No te tengo ningún miedo, sé que podría contigo perfectamente –y no, no me refería a términos de pelea- Si quisiera podría tenerte delante de estos humanos y darles el mejor espectáculo que hayan visto en sus pobres vidas, y sin embargo, ¿quién me lo iba a prohibir? –reí contra su piel divertida por aquello- Podría subir a tú habitación, dejar que me dieras un orgasmo y después matarte con mis manos y nadie lo sabríamis labios se quedaron sobre los suyos y di un tirón a su pelo- No, querido Assur, aquí la que manda soy yo –lamí su labio- Yo decido cuando, y no es ahora –lo solté y me volví a sentar con una sonrisa tras aquello. Jaque


Cuando soy buena, soy muy buena. Pero cuando soy mala... soy mucho mejor
Las chicas buenas van al cielo, las malas... a todas partes

Just Me:







Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 76
Puntos : 66
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagan sus apuestas ¿quien da mas? [Privado][+18]

Mensaje por Assur Black el Jue Sep 15, 2016 4:18 am

Una de sus manos tiró de mi pelo, ladeando ligeramente mi cabeza hacia atrás, mis labios, se entreabrieron fruto del deseo que me producía ese tira y afloja del peligrosos juego en el que ambos ya estábamos sumergidos y demasiado acostumbrados a jugar.

Sus palabras, afiladas como estacas, se paseaban voraces contra mi ser, al tiempo que sus labios coparon mi cuello logrando que de mi boca escapara de forma ronca el aire cuando sentí sus colmillos paseando descarados por mi piel.
Jadeé frente a la promesa de tomarme allí, delante de todos, y aquella imagen de ella a horcajadas sobre mi abultada hombría se me antojo demasiado excitante como para dejarla pasar por alto.

Su risa maquiavelica erizo mi piel cuando su aliento impulsado por esta golpeo mi cuello húmedo por su saliva.
Guarde silencio, porque cada palabra de su boca me resultaba una excitante provocación, porque adoraba como movía las piezas sobre el tablero de mis labios, y ahora la torre los buscaba con fuerza, mordiéndolos a su paso, lamiéndolos aun con mas palabras que arrojar sobre ellos.
No pude evitar que una sonrisa de medio lado se dibujara en mi boca. Mal amante me creía si pensaba que en mi habitación solo podría darle un orgasmo, y demasiado confiada era si pensaba que con sus preciosas manos podría arrebatar la vida a un inmortal de 6000 años.

No tardo en llegar el jaque, ese que me dejo con las ganas, ese con el que lamió mi labio para después dejarme solo y frio, muerto de ganas de seguir jugando.
Volvió a su asiento como si nada, aunque yo sabia que esa mirada vibrante rojiza la delataba.
Ella también estaba excitada, quizás porque sabia que por le momento la partida iba a su favor, porque siempre le gusto someterme, porque este juego lo disfrutaba tanto o mas que yo.

Quizás ese y no otro fue el real motivo de mi misiva, ese que me orillaba de nuevo a encontrarme contra su piel, ese que me impulsaba a tirar de la cuerda hasta que se rompiera, volver a verla, a sentirla.
Sabia que escapó de la inquisición, ella era mas lista que eso, claro que ella nunca supo que yo seguí con fervor su huida, que mi traición, nunca fue tan descontrolada como ella creía, solo parte de otro de nuestros juegos, de otra partida mas sobre el tablero de nuestros cuerpos.

Pode la copa en mis labios dando un profundo trago sin perder de vista le insinuante escote de la dama.
Antes de llevar mi mano al borde de su taburete y tirar de esta hasta introducirla entre mis piernas.
-La idea de follaros aquí se me hace incluso mas prometedora que la de hacerlo sobre mi lecho -musité arrastrando las palabras muy cerca de su oído, moviendo su pelo con cada impulso de mi aliento -mas por desgracia para ambos, los negocios son los que nos han llevado frente a estas copas, así que...sigamos hablando de trabajo.
Decís que no se os ocurre nada que o posea y que vos queráis -sus ojos se desviaron hasta mi abultada entrepierna.

Sonreí de medio lado antes de proseguir.
-Si, se que eso también lo deseáis, mas hay algo de mi que aun necesitáis mucho mas...
Posé mi mano en su rodilla mientras mis ojos la buscaban enrojecidos por el deseo, empezaba a mover mi torre lentamente acompasada a mis dedos, que con un fiel movimiento ascendían por la cara interna de su muslo, hasta encontrarse con el borde de su vestido.
-Deseáis mi vitae, siempre me la habéis pedido, siempre habéis querido sentir lo que siento con 6000 años a mis espaldas y yo jamas os lo he permitido.

Mis dedos ascendieron un poco mas, dejando que mi ronca respiración golpeara sus labios que como un imán habían atraído de nuevo a los míos.
-¿sabéis lo que sentiríais? ¿imagináis por un momento la excitación que os recorrería? ¿la nitidez con la que percibiríais el mundo? cada cosa, cada idea, cada sensación fluiría por vuestra piel como el mas dulce colocon.
Mis dedos rozaron su humedad por un instante.
-Ansiáis vengaros de mi, y ambos sabemos que con mi sangre corriendo por vuestras venas, por fin la partida estaría igualada, os sentiríais mas viva que nunca, mas poderosa que nunca, mas inmortal que nunca...
Jadeé contra su boca, dejando que nuestro aire se fundiera cálido en uno.
-Jaque a la reina








Assur:

Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 40
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagan sus apuestas ¿quien da mas? [Privado][+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Lun Sep 19, 2016 12:10 pm

Sabía que aquello no lo iba a achantar de ninguna de las maneras, es más, estaba totalmente convencida de que hasta le gustaría el pequeño dominio que estaba ejerciendo sobre él. A veces dominaba él, y otras por el contrario dominaba yo. Me gustaba saber que era yo la que tenía el control, la que llevaba las riendas de todo y que él solamente podía sentir que era dominado… por mí. Era algo que mí condición de vampiro me permitía hacer, siendo humana, habría acabado con bastantes golpes solamente por aquella osadía… pero siendo vampiro la cosa estaba mucho más que igualada.

Pude ver con nítida claridad la imagen que él había proyectado en su cabeza de los dos, de ambos justo como estábamos, pero yo encima de él moviendo mis caderas en un sube y baja sobre su miembro y reí entre dientes por ello. Con el paso de los años hondar en la mente de los que me rodeaba era como un juego de niños para mí, había a quienes no podía hacerlo pero Assur… había sido tan fácil, que había sido como si yo misma imaginara aquella escena. Sabía cómo debía de jugar con él, las palabras adecuadas, las acciones adecuadas y lo tendría pidiendo por más. Podría haber sido de lo más excitante hacerlo, como hacíamos antaño, pero las tornas habían cambiado de manera considerada.

Finalmente me senté delante de él cogiendo la copa y bebiendo como si, realmente, nada de aquello hubiera salido de mis labios ni mi mano hubiera aferrado con fuerza su pelo, hasta tensar su cuello, y dejar ese rastro con mí colmillo como si quisiera desgarrar su piel y beber directamente de la fuente. Sonreí de lado cuando lo vi beber de esa forma y mirarme el escote, eran tan predecible… tan fácil jugar con él a aquel juego que no tenía duda alguna de que al final saldría ganando, me saldría con la mía. Su siguiente movimiento no se hizo de esperar, aferró con fuerza donde estaba sentada y de un tirón me dejó justo delante de él, entre sus piernas, con su rostro cerca del mío.

Reí entre dientes ante la confirmación de que le había gustado lo que le había dicho, cuando sus palabras susurraron sobre mí oreja y me mordí el labio. Que lanzara la idea no significaba que la llevara a cabo… eran dos conceptos diferentes que él debía de aprender. Y cierto era, no poseía nada que yo quisiera de él y que por hecho fuera el motivo por el cual le ayudaría. Mí vista se desvió, un segundo, a su entrepierna cuando dijo aquello y reí entre dientes.


-Ya veo que mis palabras han sido lo bastante inspiratorias para ti, Assur. Prueba de ello es cómo estás ahora –me reí por ello, divertida con la situación- Y no me lo niegues, lo he visto en esa cabeza que posees –lo miré durante unos segundos- Que te enseñe la miel no signifique que te deje probarla, ya sé cómo eres en la cama al igual que tú sabes como lo soy yo… pero no es eso lo que he venido buscando, al menos, no hoy –sonreí de lado y volví a dar otro sorbo de la copa dejándola sobre la barra- ¿Qué pasa, Assur… me has echado de menos en tú cama? –Perfilé su rostro con varios de mis dedos bajando por su garganta, para seguir bajando por su pecho sin detener mis dedos descendiendo por él- ¿Nadie sabe jugar contigo como lo hago yo? –Reí por aquello- Es una lástima –mis dedos pararon justo antes de llegar a su entrepierna y lo miré, como si quisiera desafiarlo con la mirada, a la espera de ver qué era lo que podía ofrecerme.

Su mano entonces se posó en mí rodilla y comenzó un descenso lento hasta llegar al borde de mí vestido, mientras él de forma descarada me ofrecía aquello que siempre me había negado cada vez que se lo había pedido; su sangre. Su respiración ronca sobre mis labios me hicieron mirarlo y morderme un labio inferior… no me estaba ofreciendo cualquier cosa, pocas veces era las que él ofrecía algo como aquello, algo que me extrañaba que saliera de sus labios. Jadeé ante la mera idea de poder hincar mis colmillos en su carne y saborear su sangre, sangre de un antiguo, sangre de alguien que había vivido muchos siglos y que aún seguía vagando por la tierra.

Le acabé mordiendo el labio inferior con fuerza como si ya quisiera probar su sangre, no por su mano en mí sexo, sino por la idea de probar algo que me había sido prohibido muchas veces. Estaba jugando con fuego y esperaba que supiera lo que estaba haciendo, porque si era cierto, quizás…y solo quizás aceptaría su propuesta. Pero todo estaba por verse y la negociación no había hecho más que empezar.


-Así que, ¿tú sangre?
–apenas había un espacio entre nuestros labios, solamente en gélido aliento era lo que hacia que tocaran el labio del otro, entremezclándose mientras hablábamos. Mí mano de nuevo aferró su pelo, anclándome a algo, mientras su mano jugaba bajo mí falda y yo lo miraba de forma fija- Esto no es ningún jaque, Assur. Por el contrario, es casi un suicidio lo que estás haciendo –sonreí de lado cogiendo con la otra mano su brazo, parando cualquier movimiento de su mano sobre mí cuerpo- Me vas a entregar algo que jamás concedes, al menos, no me has concedido a mí… y sin siquiera pedírtelo. Es una victoria para mí –me mordí el labio y lo miré de forma fija- Debe de importarte demasiado tú hermano para que llegues a este punto. Está bien, primero el pago de tú sangre y luego te diré todo aquello cuanto ansías saber sobre tú hermano –quité su mano de donde estaba, sacándola de debajo de mí vestido- ¿Y por qué deberías de fiarte en que cumpliré con mi palabra? –reí alzando su mano hasta ponerla delante de mí rostro, lamí los dedos que habían jugado conmigo hacía unos minutos y la solté- Porque me lo debes


Cuando soy buena, soy muy buena. Pero cuando soy mala... soy mucho mejor
Las chicas buenas van al cielo, las malas... a todas partes

Just Me:







Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 76
Puntos : 66
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagan sus apuestas ¿quien da mas? [Privado][+18]

Mensaje por Assur Black el Mar Sep 20, 2016 4:36 am

Seguía el juego sobre el tablero de mis labios, esos que con su aliento acariciaba sin tregua.
Podía sentir su humedad rozando la yema de mis dedos, por mas que su boca me perjurara que no me deseaba sabia que mentía, mentía porque ese era su trabajo, porque ese era su papel y a mi me encantaba cuando lo hacia.
Como jugaba conmigo, como arrastraba las palabras contra mi boca antes de morder mi labio inferior con necesidad, necesidad de mi sangre, eso que le había ofrecido ,eso que durante demasiado tiempo había ansiado y que por ende yo jamas le había dado.

-Sabes que nunca he compartido mi sangre con una inmortal, pero tu no eres una cualquiera, tu me quieres muerto, muerto definitivamente y eso -jadeé al sentir como de nuevo tomaba mis labios con los suyos tirando de mi pelo para mirarme y controlar asi las distancias -eso me excita mas, que tu coño caliente y húmedo, que tus palabras desafiantes.
Siento tu sed de venganza, se que estas esperando el momento perfecto para tu jaque mate, y me pone no saber cual sera ese momento perfecto para ambos.

Escuché contra mis labios cada una de sus palabras, mientras su aliento los rozaba en forma de caricia, su sonrisa socarrona acompañaba cada gesto, cada frase en la que ya se sentia victoriosa.
Craso error el de subestimarme, mas eso yo jamas se l ofdiria, me gustab que se sintiera asi, que pensara que mis actos eran suicidios frente a los suyos que por ende, resultaban mucho mas meditados.

Sonrei de medio lado cuando su mano detuvo aferrando mi brazo el avance de la mia.
Le dedique un mohin cuando senti abandonar el calor de su entrepierna, aunque no por ello el juego habia terminado, sus palabras me invitaban a cumplir mi parte del trato.
-Ansias mi sangre y yo saber el paradero de mi hermano, sabes que no confió en ti, pero ahí tienes parte de la razón, te lo debo.

Sonreí de forma lasciva cuando lamió mis dedos con sabor a su sexo, mis ojos se tornaron fuego con el contacto de su lengua mientras mi boca se Entreabría imaginado lo que bien sabia que ella percibiría.
La imagen de mi polla entre su boca mientras me masturbaba con sus labios sin darme tregua.

Pude ver como sonreía complacida, aunque por supuesto, ella parecía no ser consciente de que si eso era lo que veía, era porque eso era lo que quería mostrarle, mi bloqueo mental era muy util para no poder ser interpretado, y del libro de mi mente, solo dejaba ver los cortos retales que me interesaba.
-Vamos a mi habitación -le propuse llevando mis colmillos contra mi muñeca para hacerla sangrar ligeramente al sajar mi piel -¿esto es lo que deseas verdad? -pregunté cuando las gotas caían fulminantes contra el suelo y sus ojos las seguían con ese brillo que delataba su deseo.
Por un momento sus ojos se centraron en mi entrepierna, creo que era obvio lo que uno y otro queríamos.

-Necesito saber donde esta mi hermano, sangre de mi sangre...si no cumples tu parte -esta vez fui yo quien tomo su pelo, pero para traerla contra mi boca -te mataré

Era consciente de que sabia que yo no bromeaba, que no hablaba en vano, y que mis amenazas de un modo u otro siempre acababan culpliendose.
También sabia que ella era mi debilidad, ella era a la única que le permitía jugar a dominarme, pues yo solía ser el dueño y señor de todo. Mis esclavas eran controladas por mi, cumplían mi voluntad.
Ella por el contrario jugaba conmigo como una igual ,sus desafíos me excitaban de sobre manera, pero..cuando hablábamos de familia no había cabida para debilidades. Ese sentimiento fuerte que anidaba en mi pecho desde niño convertía a mi familia en mi sino.



Assur:

Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 40
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagan sus apuestas ¿quien da mas? [Privado][+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Lun Sep 26, 2016 10:20 am

La negociación estaba llegando a su final, ya sabía lo que él quería de mí y el motivo por el cual me había llamado, y ahora él sabía el pago que debía de hacer para que yo cumpliera con mí parte. Sonreí de lado cuando dijo que iba a ser la primera en que probara su sangre, vaya, ¿iba a concederme tal honor? Sabía que el tira y afloja que estábamos manteniendo era algo que le excitaba, siempre había sido así, más que cualquier otra cosa. Siempre había pensado que le gustaba que le desafiara en la manera en que lo hacía, en que no acatara lo que él tuviera que decir como si fuera un corderito y él el lobo feroz… nunca me había gustado dar las cosas por sentado y que nadie mandara sobre mí, por eso me gustaba tanto jugar a ese juego con él.

¿Qué no sabía cuál iba a ser mí jaque mate? Por supuesto que no lo iba a saber, ni siquiera iba a pensar en ello… cuando llegara el momento lo haría, sin pensarlo, directa, decidida… y él no podría verlo venir. Porque así todo era mucho más divertido, porque así no le ponía las cosas tan fáciles y porque así a mí me agradaba más, siempre debía de tener un as bajo la manga con aquel hombre y aquel encuentro no iba a ser menos que ninguno. Debía de andar con pies de plomo, así que es lo que pretendía hacer.

Reí entre dientes cuando pude leer en su cabeza la imagen, clara y nítida, que proyectó en el que mis labios rodeaban su miembro moviéndose sobre este de forma rauda… hombres, tan típico de ellos que no me sorprendía para nada aquella imagen. Tan predecible como siempre, cualquier hombre querría a una mujer haciendo aquello que él me estaba proyecto justo cuando lamí los dedos que habían estado jugando con mí sexo, de hecho, lo había hecho con toda la intención del mundo. Sin siquiera decir nada, con aquel sencillo gesto, ya estaba ejerciendo una dominación sobre él aunque él no lo llegara a ver de esa manera. Me gustaba tener el poder, era algo que no podía evitar.



-¿Es eso lo que realmente quieres, Assur?
–me reí entre dientes poniendo algo de distancia entre ambos, estábamos demasiado cerca y no pasaba desapercibido para los que se encontraban allí en aquel restaurante del hostal. No hacía falta leer su mente para saberlo, los hombres tenían aquella debilidad y yo sabía muy bien cómo debía de aprovecharla en mí beneficio… no sería el primero, ni el último, que caería por ello. Aunque primero debía de aprender una lección que todavía no había aprendido y que aquella noche le iba a impartir de primera mano. Él ya sabía cuál era el pago por encontrar a su hermano, lo había propuesto él y yo había aceptado así que… no había nada más que discutir sobre aquello. Aquella reunión estaba próxima a concluir. Lo miré por sus siguientes palabras y ladeé un poco mí rostro, sabía que quería que subiera a su habitación y sabía también lo que tenía preparado para mí. Lo que no esperé es que llevara su muñeca a sus labios e hiciera una pequeña brecha en su piel en donde comenzó a brotar aquella sangre, aquel líquido carmesí que iba a ser el pago por encontrar y obtener información de su hermano. Mí vista se quedó en su sangre y me mordí el labio, lo único que impedía que comenzara a beber de su muñeca era que estábamos rodeados de gente y aquello parecería demasiado extraño. Miré las gotas que caían al suelo, un absoluto desperdicio y que yo podría haber lamido antes de que llegaran al suelo, mientras en el camino noté su excitación. Era evidente en aquellos momentos, aunque yo me moría más por otra cosa.

Lo miré a los ojos cuando dijo que necesitaba que encontrara a su hermano, de hecho, el beber de su sangre sería algo con lo que podría encontrar de manera más fácil a su hermano. Sin que lo esperara tomó mí pelo con su mano y me acercó hasta dejar sus labios casi pegados a los míos, otra vez. Su amenaza hizo que riera entre dientes notando que ambos alientos se mezclaban en aquello, su dominación y el que ejerciera ese poder sobre mí hizo que me mordiera el labio mientras de fondo seguía oliendo su sangre y como cada gota caía al suelo en un ruido sordo, pero que ambos podíamos notar con mayor percepción. Sabía que cumpliría con su amenaza, no hacía falta que lo dijera dos veces. Pero tampoco iba a dejar que me matara y mucho menos por ello, así que aún no había llegado mí hora y él no iba a ser quien cumpliera con su amenaza. Mí manos se deslizó subiendo por su pecho ahora que estaba mucho más cerca de él, aferré su camisa con fuerza y lamí de forma lenta sus labios divertida con aquello.



-Encontraré a tú hermano y te daré la información que estás buscando. Ahora
–mí pecho se pegó al suyo, un leve jadeo escapó de mis labios y un susurro para que sólo el me oyera fue lo que salió de mis labios- Págame, tú sangre me ayudará a encontrarlo y es algo que he ansiado durante mucho tiempo… -le sonreí de manera lasciva y me lamí los labios deseando probar ya su sangre- Puedo sentir la necesidad que crece dentro de ti, y como una bestia enjaulada que necesita ser liberada –mis labios perfilaron su cuello hasta que mordí el lóbulo de su oreja dejando allí mis labios- Yo te ayudaré a liberarla –mí voz había bajado un tono, era más pausada y mucho más sensual- No aguanto más –fue un débil susurro, no quería montar un espectáculo delante de aquella gente y me moría por beber por fin de su sangre.


Cuando soy buena, soy muy buena. Pero cuando soy mala... soy mucho mejor
Las chicas buenas van al cielo, las malas... a todas partes

Just Me:







Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 76
Puntos : 66
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagan sus apuestas ¿quien da mas? [Privado][+18]

Mensaje por Assur Black el Mar Sep 27, 2016 3:23 am

Allí estábamos boca contra boca jadeandonos despacio, con sus manos aferradas a mi camisa tirando de mi para que la distancia ínfima entre nuestras bocas se acortara. Mas no lo suficiente como para que la tomara, duelo de egos enfrentados expuestos sobre un tablero donde rey y reina aun quedaban intactos.

Su risa incesante seguía retándome, demostrándome que mis amenazas lejos de asustarla solo la excitaban mas, la divertían.
Ambos sabíamos lo que el otro quería, yo información ella mi sangre y nuestros cuerpos poseerse, retarse y proclamarse vencedores.
-Te he extrañado -gruñí cuando su lengua perfilo mis labios sellando así aquel pacto.

Por un instante pude ver un atisbo de contradicción en sus ojos, como si esas palabras hubieran sido inesperadas, como si no se las creyera o como si por ende esas palabras hubieran calentado mucho mas sus bajos.
Mas una milésima de segundo tardo en rehacerse, en volver a entablar batalla contra mi boca que entreabierta acunaba su aliento contra ella.

Sus palabras escapaban jadeantes, arrastradas lentamente y de forma premeditada para hacerme enloquecer.
Solté su pelo al alzarme para orillarla contra mi cuerpo sin tan siquiera esperar a que ella bajara por sus propios medios.
Sonrió de nuevo consciente de mis ganas cuando su vientre fue golpeado por  mi endurecida virilidad, esa que le ofrecía entablar batalla.
Ese ya no puedo mas, jadeado contra mi oído en el momento precisos hizo que  mis ojos rojos como el fuego presagiaban mil tormentas, pero todas ellas quedarían desatadas en la habitación, lejos de ojos indiscretos, allí donde podríamos dar rienda suelta a nuestros “conflictos de intereses”

Uno tras otro atravesamos aquel restaurante, mis ojos no podían despegarse de ese cuerpo ardiente como el ron.
Nuestros pasos se afianzaron raudos escaleras arriaba mientras nuestras risas escapaban voraces aumentando nuestras ganas, no hubo caricias por le camino, solo miradas, rojas como el vino, prometedoras necesitadas.

Solo cuando la puerta se cerró contra nosotros la tensión fue desatada, mi boca colisiono contra la ajena empujando su cuerpo  contra la misma puerta de la entrada de forma salvaje.
Gemí cuando mi lengua atravesó sus labios sumergiéndose de forma brusca en su interior, saboreando cada resquicio de esa boca que hacia siglos que no probaba y que para que mentir, añoraba.

Saboreé su femenina sustancia dejando que me embriagara de aquel sabor a whisky, a ella, mientras mis manos ávidas como el fuego alzaban su falda.
-¿no has venido hasta aquí para esto ¿verdad? ¿o si? -Jadeé contra su boca insistiendo en mi impetuosa cruzada.



Assur:

Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 40
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagan sus apuestas ¿quien da mas? [Privado][+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Sáb Oct 01, 2016 12:15 pm

Su agarre seguía en mí pelo con fuerza mientras la distancia que había entre ambos era mínima, sentía su pecho pegado al mío aún sentados ambos en los taburetes, reí entre dientes por aquello divertida porque hacía mucho tiempo que ambos no nos encontrábamos en aquella tesitura. Ambos estábamos ejerciendo un domino sobre el otro, él movía una pieza y yo sin embargo le devolvía la jugada y movía otra pieza diferente. Éramos dos depredadores que estábamos a la caza de algo y ninguno iba a ceder en sus intenciones… eso era lo divertido de todo aquello.

Sus palabras hicieron que lo mirara con cierta duda por aquello porque era algo que no me esperaba que dijera algo como aquello en aquel momento. ¿Qué me había extrañado? Entrecerré los ojos durante unos segundos aún con su mano aferrando mí pelo de aquella forma, mientras mí mano sin embargo también seguía aferrando su camisa con fuerza, y nuestros labios estaban tan cerca de rozarse que solo bastaba que alguno de los dos se inclinara ligeramente para que ambos se rozaran. Me mordí el labio por aquello y le miré de forma fija, sin creerme para nada sus palabras.


-¿De verdad, Assur? –Reí levemente por aquello- ¿Me has extrañado a mí, a la diversión que pasas conmigo… o la forma en la que te encanta que te domine? –porque sí, no podía negarme que ambos nos dominábamos el uno al otro, siempre había sido así, porque era una mujer que jamás sería algo sumisa… me gustaba rebelarme y tener poder y control sobre los hombres, y él no iba a ser una excepción a esa regla. Así todo era mucho más divertido. Finalmente soltó mí pelo tras aquello y se levantó haciendo que tuviera que elevar mí rostro para observarlo, sintiendo que su cuerpo seguía pegado al mío, y cómo su evidente erección se clavaba contra mí cuerpo como si de forma inconsciente me estuviera buscando. Reí de nuevo por aquello notando las ganas que tenía, más yo tenía ganas de otra cosa muy diferente e iba a cobrarme en pago por ello.

Sentí cómo su mirada se transformó en el momento en que susurré aquellas palabras, era tan fácil que fuera por el camino que yo quería, que sonreí de lado cuando vi cómo me miraba, como sus ojos se tornaban en algo que ya conocía de sobra y que sabía lo que presagiaban. Me levanté para quedar a su mismo nivel, cogí la copa y bebí lo poco que quedaba de ella dejándola sobre la barra sin apartar mí mirada de la suya. Sentía que los colmillos querían hacer travesuras y en aquel lugar, rodeados de humanos, no podía hacer nada. No podía sacarlos a jugar para que se divirtieran con él.

En cuanto comenzó a moverse lo seguí puesto que él sabía dónde estaba la habitación y yo no, y no iba a montar un espectáculo gratis para que aquellos hombres que, sin duda alguna, disfrutarían de sobre manera con aquello… no tenía duda alguna. Sentía alguna que otra mirada puesta en mí espalda pero solo tenía una idea en mente y allí no podría llevarla a cabo, pese a que la sangre de alguno de los que allí estaban sería deliciosa… había otra que me llamaba mucho más. Le seguí detrás de él pero sin dejar mucho espacio hasta que subimos por las escaleras, no hubo muchas palabras, solo risas y miradas que nos dábamos el uno al otro por lo que iba a pasar.

Abrió la puerta y pasé detrás de él que, en cuanto estuve en el interior de aquella habitación, me vi que mi espalda chocó contra la puerta en un pestañeo haciendo un ruido sonoro, su cuerpo pegado al mío y su boca saqueando la mía. Me vi contra la puerta y rodeada por su cuerpo mientras sus labios se movían contra los míos, sintiendo su miembro clavarse en mí cuerpo pegado a mí. Su lengua traspasó las barreras de mis labios y comenzó a adueñarse de todo mientras la mía se movía al mismo compás, sintiendo su gemido cuando aquello pasó. Mí mano se aferró a su pelo con fuerza y dejé que por el momento llevara el ritmo de aquel beso, mordí su lengua divertida parándolo un poco mientras sentía que sus manos bajaban por mí cuerpo y comenzaban a subir mí vestido. Me reí cuando se separó e hizo aquella pregunta mientras mis manos, directamente, rompí la camisa que llevaba dejando su pecho al descubierto, tan frío y pálido como el mío propio. Su boca aún seguía a escasos centímetros de la mía y lo miré con una sonrisa. Sin que se lo esperara le di un empujón que lo hizo retroceder hasta la cama, poniendo distancia entre ambos, llevé mis manos hacia atrás y desaté los nudos de aquel vestido que cayó al suelo en donde estaba, dejándome en corsé y ropa interior. Me acerqué a él y volví a empujarle haciendo que cayera sobre la cama, para subirme yo encima un segundo después con mí pelo en forma de cascada sobre su pecho.


-No, no he venido hasta aquí para esto… pero ya que te has ofrecido –sonreí ladina cogiendo una de sus manos y llevándola de nuevo a mí sexo, cogí su otra muñeca con esa misma mano e hice presión para que se quedara quieta y con mí mano libre aferré su pelo haciendo que su cuello estuviera más tenso. Pasé mis labios por él perfilándolo con mis colmillos y lo lamí para subir a sus labios- Ahora… págame –esa vez fui yo quien llevó mis labios a los suyos, jugando con mí lengua en su boca.


Cuando soy buena, soy muy buena. Pero cuando soy mala... soy mucho mejor
Las chicas buenas van al cielo, las malas... a todas partes

Just Me:







Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 76
Puntos : 66
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagan sus apuestas ¿quien da mas? [Privado][+18]

Mensaje por Assur Black el Mar Oct 04, 2016 1:58 pm

Si algo me gustaba de la morena es que nunca se andaba con minucias, allí jadeando contra mi boca mientras yo la reclamaba ansioso toda para mi, me detuvo mordiendo ligeramente mi lengua. Gruñí al sentir sus manos aferrar la tela de mi camisa para de un golpe seco hacer que los botones se abrieran cayendo en su suave repiquetear contra el suelo.
Dejé escapar el aire ronco contra ella, que a escasos centímetros de mi boca la saqueaba cuando le venia en gana, provocandome, retándome y guiándome con sus manos frías posadas con tino en mi pecho desnudo  hacia el borde de esa cama que hoy amortiguaría mis embestidas.

Allí se detuvo con una sonrisa ladina, observarme desafiante, con los ojos rojos como el fuego cargados de deseo, el vestido cayo al suelo dejando frente a mi turbia mirada un cuerpo perfecto, cincelado por los dioses para mi disfrute y deleite. Ella la mujer que me encendía de un modo inigualable sonrió de nuevo dándome un nuevo empujón hasta que me dejé caer al lecho.

Sus piernas no se hicieron de rogar y pronto cayo a horcajadas sobre mi abultada entrepierna que rogaba ser liberada para empezar la afrenta.
Podía notar le vaivén de sus caderas sobre mi endurecido falo mientras exigía su tributo tomando mi mano para llevarla sobre su sexo mojado.
Sonrisa ladina en mi rostro al ver su impaciencia y como seguía aun así jugando conmigo sobre el tablero del lecho que seria fiel testigo de la gesta.

Jadeé cuando tomo mi muñeca impidiendo que me adentrara en su interior, sentía como su esencia femenina resbalaba despacio por mis dedos mientras era ella la que imponía el decoroso ritmo.
Su mano aferro mi pelo, dispuesta a recibir su premio, eso que durante siglos le había negado y que hoy por vez primera paladearía.

Sonreí de medio lado cuando volvió a tomar mi boca, necesitada de su sabor, de su aroma. Gruñí cuando usando mi rapidez sobrenatural la volteé esta vez quedando yo encima de su piel.
Mis ojos se alzaron para contemplarla, el juego continuaba y ambos lo sabíamos muy bien.
-No tangas tanta prisa..ya que estamos -dije usando sus mismas palabras como escusa.

Lleve mi boca hasta su pubis, quería saborear aquello que llevaba siglos sin tomar, la oí gemir mientras me abría las piernas aferrando mi pelo esta vez con mas fuerza para hundirme entre ellas.
Sonreí de medio lado recorriendo después con mi lengua la raja de sus labios con destreza, hasta hacerme con ese pequeño bulto, que vibraba contra mi lengua haciendo que su espalda se arqueara con cada lametazo, cada succión ,cada golpee desesperado.
-Así pequeña -jadeé con la voz ronca consciente de su placer, de como se extremecia mientras la follaba con la boca.



Assur:

Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 40
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagan sus apuestas ¿quien da mas? [Privado][+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Sáb Oct 08, 2016 10:16 am

Si estaba haciendo todo aquello era, precisamente, por el pago que iba a ser realizado por ayudarle a buscar a su hermano. No sería una tarea muy complicada si llevaba su sangre corriendo por mis venas, si bebía de aquel licor carmesí que me facilitaría la búsqueda, puesto que sería más rápido. No había oído en el tiempo que le conocía mucho sobre su hermano y tampoco quise preguntarle demasiado, pero si lo estaba buscando era porque tendría un motivo importante como para hacerlo. Teníamos un trato y esperaba que lo cumpliera, o podía despedirse de que lo ayudara con aquello.

Pronto llegamos a su habitación estampándome contra la puerta, saqueando mí boca y dejando que llera el ritmo del beso, mordí su lengua y lo paré para de un tirón limpio y rápido abrirle la camisa dejando su pecho al descubierto. Lo empujé divertida contra la cama hasta hacer que se tumbara sobre ella y me quité el vestido que, para ese entonces y para lo que pretendía, iba a estorbarme. No quería que se me manchara con su sangre y así tenía mayor movilidad de movimientos.

Me senté sobre él notando su miembro contra mí cuerpo y reí entre dientes, pese a tener todos aquellos años, seguía siendo como cualquier hombre que si tocabas los botones adecuados… se encendía. Era tan previsible que aquello me divertía en sobre manera. Podía pensar que él tenía el domino de todo aquello pero estaba muy equivocado, yo imponía el ritmo y yo mandaba. Llevé una de sus manos a mí sexo y suspiré cuando noté que la colaba por la ropa interior hasta llegar a mí sexo, moviendo sus dedos a su antojo, mientras jugaba conmigo.

Deslizaba sus dedos por toda mí hendidura y yo pasé a aferrar su pelo con una de mis manos, tensar su cuello, y esa vez besarlo yo dejando que mientras sus dedos me otorgaran placer, o comenzaran a hacerlo. Él me devolvió el beso mientras yo movía mis caderas al mismo tiempo que sus dedos seguían en mí sexo, jadeé separándome de sus labios y tomé su muñeca cuando noté que quería adentrarse en mí interior, riendo divertida sobre sus labios. Los lamí quitando su mano finalmente de mí sexo y su boca buscó la mía de nuevo, gruñó y sentí que pasaba de estar encima, a estar bajo su cuerpo contra la cama.



-¿Ya quieres dominar tú? –me reí por aquello y terminé de quitarle la camisa y lo miré cuando repitió mí frase, rodando los ojos para ver cómo él mismo me quitaba aquella prenda y dejaba mí sexo al descubierto, para luego bajar con su rostro por mí cuerpo hasta llegar a ese punto que había comenzado a acariciar con sus dedos, y que ahora tomaba con su boca- ¡Ah! –jadeé cerrando los ojos al notar cómo su lengua recorría el lugar y jugaba un poco conmigo mientras yo le daba mayor acceso a aquella zona. Jugó conmigo recorriendo el lugar con su lengua hasta que finalmente llegó a ese punto, que tiene toda mujer, que hizo que arqueara mí espalda y moviera mí cadera tras lanzar un gemido.

Me dejé hacer por él y por su lengua experta mientras olas me recorrían el cuerpo por completo y me calentaban aún más, sintiendo el placer creciendo y extenderse por cada rincón de mí cuerpo. Abrí los ojos, llevé una de mis manos a su pelo aferrándolo con fuerza contra mí sexo, y miré aquella estampa. Habían pasado siglos desde la última vez que lo había tenido entre mis piernas, y como de un déjà vu, me recordó a tiempos pasados y me transportó a otro lugar. Apoyé uno de mis pies en su espalda dejándome hacer y aferré con la mano libre las sábanas de aquella cama mientras soltaba jadeos, movía mis caderas hacia él, y el placer se extendía cada vez más y más.



-Veo que no has perdido práctica… -comenté como pude entre jadeos notando que de seguir así alcanzaría pronto el orgasmo y era demasiado pronto. Lo separé de mí sexo tirando de su pelo notando su mirada sobre mí por saber qué estaba pasando, cerré mis piernas y me incorporé para darle un pequeño empujó y que su espalda quedara de nuevo contra la cama, dejando la almohada tras mis pies y me subí sobre él, sentándome sobre su estómago con una sonrisa divertida, y sintiendo mí sexo palpitando de haberse quedado a medias- Yo también quiero jugar un rato –besé sus labios notando el sabor de mí sexo en ellos y comencé a desatar sus pantalones notando cómo su miembro pugnaba por salir a divertirse un rato.

Me alejé un poco de él y se los quité finalmente al igual que su ropa interior dejándolo desnudo, a mí completa merced. Sonreí de lado, reí entre dientes, y llevé mí boca a su miembro que estaba duro y erecto con ganas de unirse a la fiesta. Lamí el tronco notando la sacudida que aquello le produjo tras mí toque y repetí aquello un par de veces hasta que finalmente lo metí en mí boca, tal y como él se había imaginado. Comencé a subir y a bajar con mí boca y me ayudé con una de mis manos para aquello. En una de las veces mis colmillos tocaron su piel y los deslicé por su miembro subiendo por el mientras le miraba a los ojos, notando cómo se retorcía y jadeaba por lo que le estaba haciendo. Me separé finalmente, di un mordisco leve en la punta y lo miré con una sonrisa ladina.


-¿Quieres correrte, verdad? –pregunté de lo más divertida, siendo mí voz erótica mientras le hablaba. Sabía la respuesta a esa pregunta, le había dejado con todas las ganas y me estaba divirtiendo de lo lindo por aquello- Sé que lo deseas –subí por su cuerpo y dejé mi rostro sobre el suyo- Pero todavía no –me erguí un poco, cogí con una de mis manos su miembro y yo misma fui quien dejó su punta en mi entrada, mirándolo con una sonrisa ladina, y yo me deslicé bajando mí cuerpo por todo su miembro, notando como entraba en mí interior. Gemí al tenerlo dentro y arqueé mí espalda ante la sensación- Aún no –moví mí cadera en un círculo y comencé a moverme sabiendo que pronto tomaría él el ritmo, pero mientras me acostumbraba a tenerlo dentro de mí. Me gustaba lo duro y rápido y no tenía que decírselo porque él lo sabía. Me acerqué a su rostro y sonreí, primero debía de pagarme para que le dejara llegar al orgasmo.


Cuando soy buena, soy muy buena. Pero cuando soy mala... soy mucho mejor
Las chicas buenas van al cielo, las malas... a todas partes

Just Me:







Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 76
Puntos : 66
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagan sus apuestas ¿quien da mas? [Privado][+18]

Mensaje por Assur Black el Lun Oct 10, 2016 7:24 am

Con su sabor saciando mi boca, su mano aferró mi pelo tirando de el, nuestros ojos se encontraron cargados de deseo. Su mejilla tenia un leve rubor y sus boca entreabierta por los jadeos me demostraba que estaba tan cerca de alcanzar el clímax que necesitaba un pequeño descanso.
Me aparto sin miramientos dejándome anhelante de su esencia de mujer, de ese sabor que hacia siglos no paladeaba y que para que mentir me enloquecía.
Un nuevo empujón impacto el lecho con mi espalda.
Ella también parecía hambrienta, pues no tardo en subir sobre mi a horcajadas, dejando que nuestros sexos se acariciaran por encima de la tela de mi pantalón.
Gruñí contra su boca colisionando con brusquedad nuestros labios, introduciendo mi lengua para invitarla a bailar.
Saqueé cada resquicio de ella, con sabor a whisky, a sexo y a fruta madura.
Mas ahí no terminaba el juego, la dama tenia preparado para mi otro entretenimiento.
Pude leer sus intenciones mientras se deslizaba por mi mandíbula, depositando un reguero de besos por mi cuello, abdomen...
Ahí elevo los ojos mientras sus ávidos dedos desabrochaban el botón del pantalón que pronto cayo al suelo, dejando libre por fin mi falo que erecto y completamente duro le suplicaba que lo tomara entre sus piernas.
Quería follármela, eso era un hecho.

Lamió el tronco de mi polla, logrando que esta se sacudiera frente a sus labios.
Eché la cabeza hacia atrás entreabriendo la boca, dejando que un aire ronco escapará de ella sin tregua.
Gruñí cuando sentí como mi falo se acomodaba en le calor de su boca, deslizando por el sus labios lentamente primero, golpeando el frenillo con la lengua, lamiéndolo sin descanso.
Jadeé completamente excitado ,dejándome hacer, sintiendo como cada vez mi virilidad se endurecía mas, dispuesta a sacudirse entre sus labios.
Así paró. Mi mano aferro su pelo suplicando que continuara, mas no lo hizo, de nuevo el juego de dejarme a medias, completamente excitado y con las ganas.

Por suerte, pronto sentí su húmedo sexo acariciar mi glande mientras movía las caderas introduciendoselo muy despacio. Ambos con los labios entreabiertos jadeamos al unisono, dejándonos llevar por las sensaciones de sentirnos mutuamente. Su vagina atrapando mi falo entre sus paredes, me hacia gruñir de placer una y otra vez.
Con la espalda arqueada y mis manos sobre sus caderas comenzó el tortuoso ritmo circular que me excitaba de sobre manera.
Gruñí empujando con mis manos para que entrara mas dentro, incrementando el ritmo cada vez mas.
Su pecho botaba frente a mi rostro mientras mi boca se afanaba en lamer sus duros pezones, en succionar sus pechos entre jadeos.
había llegado la hora, ambos estábamos fuera de si.

Con un rápido movimiento sobre natural, la alce por las nalgas empotrandola contra la pared mientras sus piernas tomaban mi cintura en un continuo vaivén de embestidas.
Nuestras bocas se devoraban, saciándose de la boca, saqueando su interior uniendo entre jadeos nuestras lenguas.
La empalé sintiendo como estaba a punto de correrme, en ese momento ladeé la cabeza dándole paso a lo que ella tanto ansiaba, mi sangre.
Gruñí al sentir sus labios sobre mi piel.
-Hazlo -le ordené sintiendo mi falo vibrar en su interior violentamente.






Assur:

Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 40
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagan sus apuestas ¿quien da mas? [Privado][+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Lun Oct 17, 2016 11:50 am

Había sido tremendamente excitante verlo entre mis piernas recordándome a aquel pasado lejano en el que nos habíamos divertido hacía tanto tiempo, su lengua había jugado con mí cuerpo y sobre todo con mí sexo como a él más le gustaba, pero lejos de dejar que me llevara al orgasmo, yo también tenía algo preparado para él. Por esa misma razón lo había empujado dejándolo de espaldas contra el colchón, me subí encima de él y sentí sus labios buscar los míos provocándome, incitándome, recorriendo mí boca al completo mientras mí sabor se mezclaba con el suyo notando todavía ese palpitar en mí sexo que me dejaba claro que me había quedado a medias. Pero había parado por una razón; ahora me tocaba jugar a mí.

Bajé por su cuerpo dejando algún que otro mordisco o lamida y finalmente le desabroché los pantalones dejándolo desnudo, tal cual estaba yo. Ahora ambos estábamos en las mismas condiciones, y no tardé demasiado en comenzar a jugar con él. Mis labios recorrieron su miembro primero con la lengua, despacio, sin ningún tipo de prisa para luego llevarlo a mí boca y comenzar con aquello. Podía escuchar sus gemidos de fondo, la forma en que se movía de forma involuntaria cada vez que mí boca subía y bajaba por su miembro, su respiración agitarse conforme yo más rápido iba… era lo que él me había enseñado en el bar, la misma imagen hecha realidad, con mí lengua recorrer el tronco aún mientras la tenía entre mis labios.

Sabía que no le iba a quedar mucho para llegar al final de todo aquello y que se liberara en mí boca, sabía que pronto llegaría al orgasmo pero no era así como quería que terminara… había ido para jugar con él, y eso es lo que iba a hacer. Le di una lamida sintiendo su mano aferrar mí pelo, con la mirada puesta en mí y sonreí por aquello… sabía que quería más, pero no lo iba a conseguir. Me divertía verlo de aquella forma; completamente excitado, con su miembro pidiendo por más y con ganas de llegar a ese orgasmo que yo le había negado en aquella ocasión. Me gustaba contemplarlo así, a mí merced, a expensas de que yo acabara lo que había empezado. Pero primero debía de darme el pago y después le dejaría alcanzar ese orgasmo tan ansiado.

Acomodándome sobre él estando sentada comencé yo misma a introducirme su miembro en mi interior, notando como cedía dentro de mí cuerpo un poco más, y otro hasta que finalmente estaba totalmente dentro de mí. Gemí echando hacia atrás la cabeza notando sus jadeos y gemidos, con sus manos en mí cintura, mientras yo me movía en círculos. Sabía que no aguantaría mucho de estar ahí quieto y en cada movimiento podía notar que me apretaba más como si quisiera hundirse más todavía en mí interior, haciendo que jadeara por aquello. No tenía que decirle nada, ambos nos conocíamos demasiado de aquella forma que sabía que pronto tomaría el control y sería implacable mientras me embestía.

Sus labios fueron hasta mí pecho y comenzó a morder y a succionar mientras yo seguía moviéndome sobre él, jadeando al igual que él mientras el calor crecía y el placer se extendía por mí cuerpo. Y tal y como había pensado en un segundo me vi de estar sobre él moviéndome, a sentir mí espalda chocando contra la pared con él todavía en mí interior, rodeé su cintura con mis piernas y sentí que comenzaba a embestirme de aquella forma que tanto me gustaba.




-Ahora sí –murmuré antes de gemir sintiendo que aumentaba más la velocidad en que me penetraba y lo besé aferrando su pelo con una de mis manos en aquel desenfreno. Mí cuerpo rebotaba con cada embestida contra la pared y gemí contra su boca arqueándome más hacia él notando que pronto llegaría al orgasmo. Bajé mis labios a su cuello lamiendo la zona que mordería con mis colmillos y noté que ladeaba la cabeza dándome más acceso mientras no dejaba de moverse. Gemí por aquello cuando me dio “permiso” a que lo hiciera, y sin pensarlo demasiado sintiendo que iba a correrme, clavé mis colmillos en su cuello.

La sangre comenzó a brotar de la herida y yo me afané para que no se derramara nada succionando su sangre, mientras mí cuerpo convulsionaba al haber llegado al orgasmo en el momento en que mis colmillos traspasaron la piel de su cuello. Mis piernas se tensaron entorno a su cintura y aún con el placer por el cuerpo seguí succionando, sintiendo como la sangre me recorría por completo. Jamás habría pensado que beber sangre de vampiro fuera tan… extraño. No era como beber de un humano, esta sangre te hacía sentirte saciada por completo mientras podía notar que me fortalecía por completo, sentí que era como si yo misma hubiera vividos aquellos seis milenios pasando de una época a otra, la noción del tiempo fue completamente diferente y sentí que, por un momento, era como si viera a través de sus ojos… como si de alguna forma me hubiera dejado entrar en él lo que duró aquel momento.

Lamí su cuello cuando terminé de probar su sangre sintiendo mí cuerpo caliente como hacía mucho tiempo que no había estado, como si su sangre tuviera mucha más calidad que la de cualquier humano, y gemí al sentirme de esa forma con él todavía en mí interior. Era la primera vez que bebía de un vampiro y ahora entendía por qué algunos vampiros lo hacían. Desconocía si cuanto más mayor fuera el vampiro mayor sensación tendrías o sentirías lo mismo con todos… había sido extraño, pero igualmente, me había gustado beber de él y probar su sangre. Podías notar el paso del tiempo en esta y todo lo que había vivido en aquel tiempo. Lamí mis labios limpiándolos de su sangre y lo miré todavía con los ojos rojos pese a estar completamente saciada, sintiendo un calor por mí cuerpo como si este hubiera vuelto a la vida de nuevo.



-Ahora entiendo por qué nunca dejas que ningún vampiro beba de ti y por qué me lo prohibiste tanto –jadeé mirándolo, hasta me había parecido excitante hacerlo- Pero lo conseguí, al final siempre consigo lo que quiero –reí entre dientes sintiendo que su sangre fluía por cuerpo y de alguna forma embotaba mis sentidos- Es como un chute de adrenalina –murmuré cerrando los ojos durante unos segundos, y luego fijé mí vista en la de él- Quiero más –susurré contra sus labios pese a que sabía que se iba a negar y arqueé mí cuerpo contra el de él- Me ayudará a encontrarlo mucho antes y –sonreí- debemos de discutir el pago por finalizar mí trabajo cuando encuentre lo que necesites saber –mordí su labio inferior succionándolo, esperando a que me soltara y saliera de mí interior.


Cuando soy buena, soy muy buena. Pero cuando soy mala... soy mucho mejor
Las chicas buenas van al cielo, las malas... a todas partes

Just Me:







Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 76
Puntos : 66
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagan sus apuestas ¿quien da mas? [Privado][+18]

Mensaje por Assur Black el Mar Oct 25, 2016 3:05 am

Sus colmillos rasgaron mi piel, logrando que la sangre me abandonara llenándola de mi en todos los aspectos.
Podía sentir su cuerpo vibrar contra el mio, sus piernas temblar por el orgasmo y sus ojos presos de mis vivencias sentir el poder de seis mil años.
Sonreí cuando saciada aparto su boca de mi cuello, lamiendo los restos de forma provocativa.
Hablaba entre jadeos completamente excitada, colocada.
Mi boca aprisiono la suya sintiéndome aun dentro, gruñí al notar el sabor de mi propia sangre mientras nuestras lenguas entablaban feroz duelo.

-Te sientes invencible ¿verdad? -susurré contra su boca, sujetándola con suavidad entre mis brazos mientras salia de ella. -quieres mas, y si cumples con tu papel..me traes información de mi hermano. La tendrás.

Nuestros ojos se contemplaban aun excitados, su desnudez era digna de una diosa. Sus labios carmesí la misma vida que yo también ansiaba probar, y su tez blanca, casi trasparente, como la porcelana mas pura, un regalo del mas allá.

Me separé de ella, mirándola de soslayo mientras me agachaba para recoger los pantalones del suelo con una picara sonrisa.
-Verte siempre es un placer -susurré relamiendome los labios antes de hundir de nuevo mis ojos en los suyos.
Juro que volvería a tomarla en ese preciso instante, pues mi deseo iba cogido de la mano de su cuerpo.
Mas eso seria evidenciar demasiado el poder que tenia sobre mi, así que me limité a colocar mis pantalones por las perneras sin dejar de observar todos sus movimientos.

-Ten cuidado pequeña -musité viviendo a recorrer la distancia que nos separaba -se que ahora te sientes yo, mas invencible que nunca, que podrías desafiar al mundo entero y salir victoriosa de todo ello. Mas no olvides que sabe mas el diablo por viejo que por sabio. Mi sangre es poderosa, mas mis vivencias lo son mas.

Mordí su labio inferior con deseo, ese que sabia que había concluido, que tras recoger sus cosas se iría, pues lo que quería ya lo tenia.
-Se que sabrás dar conmigo cuando tengas lo que necesito..ahí se producirá el pago final..hasta entonces ...adiós

Admito que no quería que saliera tan rápido de mi vida, mas lo que decía y lo que hacia no siempre iban cogidos de la mano. Así que me limité a darle la espalda para buscar la camisola, esperando que la puerta se cerrara y ella desapareciera tras ella.
La noche pronto llegaría a su fin, el amanecer si no se iba la atraparía junto a mi, y ninguno de los dos era de esos que compartía lecho y caricias.



Assur:

Assur Black
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 42
Puntos : 40
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 01/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagan sus apuestas ¿quien da mas? [Privado][+18]

Mensaje por Sunshine Denveraux el Miér Nov 02, 2016 10:29 am

Sentir las vivencias de un hombre que había vagado durante seis largos milenios en la Tierra era algo demasiado fuerte como para poder describirlo con palabras, la sangre fluía por mí cuerpo como un torrente poderoso, como un chute que me dejaba algo trastocada por ello y por el cual quería más… ahora podía entender muchas cosas, ver a través de sus ojos era algo completamente diferente para los tan solo ocho siglos que tenía comparado a su lado. Y sí, era cierto, algunas de las cosas que había vivido podían serme de ayuda y utilidad en un futuro pero pese a eso no era tonta y no iba a cometer el estúpido y tremendo error de creerme invencible, por mucho que fuera lo que más estaba sintiendo junto al chute inicial.

Porque estaba claro que no lo era, porque estaba claro que aunque me sintiera así no lo era ni lo sería nunca y era algo que quería que siguiera pasando. Su fuerza y su poder tan sólo serían relativas durante un tiempo, quizás un par de horas, pero luego el efecto se iría tal cual había llegado, incluso con mucha menor fuerza, pero se iría igualmente. No, debía de aprender de aquel regalo que me había otorgado sabiendo que solamente podría beber una vez más de él, lo suficiente para otorgarme esa sabiduría que él había adquirido con el paso del tiempo.

Su boca aprisionó la mía en un beso voraz mientras yo aún me recuperaba de aquella sensación que me recorría el cuerpo y que me había dejado algo laxa tras el orgasmo y haber bebido de él, sintiendo como recuperaba plenamente mis sentidos y mí fuerza era renovada. Aún podía notarlo en mí interior con cada movimiento que hacía contra mí cuerpo, me habló con su boca pegada a la mía mientras sentía su agarre sobre mí cuerpo y salía de mí interior donde pude apoyar los pies en el suelo de forma estable.


-Me siento invencible pero no soy estúpida, Assur, sé que esto durará solamente lo que dure tú sangre en mí cuerpo… pero sí, percibo todo de forma diferente a cuando lo hacía antes de beber tú sangre
–porque sí, era cierto que notaba todo algo diferente, como si fuera más… intenso. Reí entre dientes por aquello y lo miré con un brillo de diversión en mis ojos- Te traeré la información que estás buscando, ahora me toca a mí cumplir con la parte del trato –se alejó para comenzar a recoger su ropa esparcida por el suelo y cerré los ojos unos segundos, notando el poder fluir por mí cuerpo, algo a lo que en las próximas horas que durara aquel efecto debería de acostumbrarme.

Abrí mis ojos para contemplarlo y su mirada volvió a cruzarse con la mía mientras se vestía, su camisa estaba esparcida por el suelo al igual que sus botones por lo que dejaría su torso al descubierto, igual de pálido que toda mí piel, y me mordí el labio observándolo sin importarme que pudiera ver cómo lo estaba mirando. Decidí que era hora de cambiarme yo también y me dirigí hacia donde estaba el resto de mí ropa, me puse la ropa interior, el corsé y el vestido dejando que cuando él se acercó a mí me atara los lazos de detrás al darle la espalda y apartar el pelo de mí espalda para que no le molestara. Me giré para mirarlo una vez me ayudó y sonreí de lado de forma ladina, siempre acabábamos de igual manera.



-No tenemos término medio para eso, Assur. O uno de los dos hace al otro bajar al infierno, o tacamos juntos el cielo… no hay término medio entre ambas cosas
–me refería, por supuesto, a que o uno era traicionado por el otro, o nos dejábamos llevar por un arrebato de lujuria y pasión… como había pasado aquella vez. Un tira y afloja constante y eterno del que nunca escaparíamos- Tendré cuidado, sé cuidarme –sus dientes apresaron mí labio inferior y lo miré fijando mis ojos en los suyos sabiendo que aquella reunión había terminado en aquel momento- Nos volveremos a ver cuando haya reunido la información que necesitas, tú sangre me ayudará a encontrarlo con mayor facilidad –pasé un brazo por su cuello y me pegué a él dejando mis labios sobre los suyos- Luego dejarás que te muerda de nuevo y pruebe tú sangre –mordí su labio inferior- creo que le he cogido gusto a hacerlo –sonreí de lado y le di un último beso antes de separarme de él y dirigirme hacia la puerta, me giré para verlo justo antes de salir por ella- Mientras tanto, ten cuidado y… sé bueno –reí entre dientes porque sabía que él no sería bueno, al igual que no lo sería yo en la vida. Y tras aquello salí de aquella habitación para poner rumbo a mí casa, tenía una búsqueda que empezar.


Cuando soy buena, soy muy buena. Pero cuando soy mala... soy mucho mejor
Las chicas buenas van al cielo, las malas... a todas partes

Just Me:







Sunshine Denveraux
Vampiro Clase Media
Vampiro Clase Media

Mensajes : 76
Puntos : 66
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 18/10/2015
Localización : París

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hagan sus apuestas ¿quien da mas? [Privado][+18]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:26 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.