Victorian Vampires
PARÍS, FRANCIA
AÑOS 1800

Nos encontramos en París, Francia, exactamente en la pomposa época victoriana. Las mujeres pasean por las calles luciendo grandes y elaborados peinados, mientras abanican sus rostros y modelan elegantes vestidos que hacen énfasis los importantes rangos sociales que ostentan; los hombres enfundados en trajes las escoltan, los sombreros de copa les ciñen la cabeza.

Todo parece transcurrir de manera normal a los ojos de los humanos; la sociedad está claramente dividida en clases sociales: la alta, la media y la baja. Los prejuicios existen; la época es conservadora a más no poder; las personas con riqueza dominan el país. Pero nadie imagina los seres que se esconden entre las sombras: vampiros, licántropos, cambiaformas, brujos, gitanos. Todos son cazados por la Inquisición liderada por el Papa. Algunos aún creen que sólo son rumores y fantasías; otros, que han tenido la mala fortuna de encontrarse cara a cara con uno de estos seres, han vivido para contar su terrorífica historia y están convencidos de su existencia, del peligro que representa convivir con ellos, rondando por ahí, camuflando su naturaleza, haciéndose pasar por simples mortales, atacando cuando menos uno lo espera.

¿Estás dispuesto a regresar más doscientos años atrás?



NIGEL QUARTERMANE

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
LUCERN RALPH

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP
AMANDA SMITH

ADMINISTRADORA

ENVIAR MP
HERO JAEJOONG

ADMINISTRADOR

ENVIAR MP


BÁRBARA DESTUTT DE TRACY

MODERADORA

ENVIAR MP
SALOMÉ AMERIS

MODERADORA

ENVIAR MP
LARA KARSTEIN

MODERADORA

ENVIAR MP
RYLEY ENDE

MODERADOR

ENVIAR MP
GIULIA VAGGÖ

MODERADORA

ENVIAR MP
LOREENA MCKENNITT

MODERADORA

ENVIAR MP

CLIMA ANGELS FALL - PARTICIPAN ASTRID J. BERGÈS Y NAXEL EBLAN ¿QUIERE UNA MANZANA? - PARTICIPAN ANDREW LAMBERTI Y SOREN KAARKAROGF LA NOCHE DEL BARÓN - PARTICIPAN ALPHONSE DE LA RIVE Y CORDELIA HOLTZ EL DESTINO DEL GUERRERO; CICATRIZADO - PARTICIPAN LAZARUS MORRIGAN Y JESSICA SAINT-BONNET EL JARDÍN DE LAS PLANTAS - PARTICIPAN SARA ASCARLANI Y KATHARINA VON HAMMERSMARK



Espacios libres: 00/60
Afiliaciones élite cerradas
Última limpieza: 01/06/16


COPYRIGHT/CRÉDITOS

En Victorian Vampires valoramos la creatividad, es por eso que pedimos respeto por el trabajo ajeno. Todas las imágenes, códigos y textos que pueden apreciarse en el foro han sido exclusivamente editados y creados para utilizarse únicamente en el mismo. Si se llegase a sorprender a una persona, foro, o sitio web, haciendo uso del contenido total o parcial, y sobre todo, sin el permiso de la administración de este foro, nos veremos obligados a reportarlo a las autoridades correspondientes, entre ellas Foro Activo, para que tome cartas en el asunto e impedir el robo de ideas originales, ya que creemos que es una falta de respeto el hacer uso de material ajeno sin haber tenido una previa autorización para ello. Por favor, no plagies, no robes diseños o códigos originales, respeta a los demás.

Así mismo, también exigimos respeto por las creaciones de todos nuestros usuarios, ya sean gráficos, códigos o textos. No robes ideas que les pertenecen a otros, se original. En este foro castigamos el plagio con el baneo definitivo.

Todas las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y han sido utilizadas y editadas sin fines de lucro. Agradecimientos especiales a: rainris, sambriggs, laesmeralda, viona, evenderthlies, eveferther, sweedies, silent order, lady morgana, iberian Black arts, dezzan, black dante, valentinakallias, admiralj, joelht74, dg2001, saraqrel, gin7ginb, anettfrozen, zemotion, lithiumpicnic, iscarlet, hellwoman, wagner, mjranum-stock, liam-stock, stardust Paramount Pictures, y muy especialmente a Source Code por sus códigos facilitados.

Licencia de Creative Commons
Victorian Vampires by Nigel Quartermane is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://www.victorianvampires.com


Últimos temas


The return of the curse; The hunter, and guardian.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The return of the curse; The hunter, and guardian.

Mensaje por Jaecar Babenberg el Vie Sep 09, 2016 9:08 pm

The return of the curse; The hunter, and guardian.
"Curse"
En un futuro distópico, la solución para mantener la paz y evitar la guerra es inyectar a cada miembro de las maldiciones un suero. Un suero que llama a los propios demonios internos... Una restauración que los obligue a luchar contra ellos mismos. La ley de acuerdos que cada uno, debe ser inyectado. Sin ser excepción de la familia real, y de la descendencia de los Van Aldin, lobos que cazan a los Babenberg. Y de no hacerlo, dará lugar a la muerte....
 


La mayoría del clan enemigo han tropezado con él, inclinándose el guardián del linaje al derramar sangre por proteger, tanto como la contraparte ha sufrido, como la de ellos de igual índole. Más solo quedaba un sobreviviente, era la princesa contra una jauría. Nunca le desamparará. Permanecerá por el resto de su existencia a su lado, procurando más allá de su promesa. Porque ni a pesar de los años la abandonara. Le entrego desde el momento que la sostuvo entre sus brazos, en el instante de que sus padres fallecieron y ella lloraba, su plena existencia. Que en estos tiempos pasados y venideros, se han mantenido cautivos hasta que cumpla la edad para que prosiga con el linaje, el procrear de su misma especie y él, le pueda entregar la vida eterna como fue predilecto.

Ella era su máxima prioridad, donde quiera que fuese, a ella primero pasaba a primer plano, nunca la mantenía a distancia, parecía a vista de los demás que era su hija. Le confió lo más sublimes sentimientos, aquellos que son difíciles de percibir en Jaecar, y que solo ella podía lograr conocerlos. Era una relación respetuosa, algo más intenso de un mentor a su aprendiz, de un padre a una hija, de un amigo a otro, de una niña a un hombre. Una unión que se fue inculcando desde la enseñanza hasta el cuidado. Ambos solo se tenían uno al otro.

Que París fue el mejor escondite encontrado, sus presencias eran difíciles de percibir para sus captores, aquella ciudad llena de bestias era el atajo para que les fueran difícil de encontrar. Tanto inmortales, como lobos hambrientos reinaban en ese lugar, una cueva donde si cavabas podrías encontrar hasta insectos enormes que se transforman en humanos. Un sin fin de especies distintivas que era como un mundo donde se cree soñar. Más es lo contrario, la cruda realidad se presentaba a cada rato, y por ende instruyó bien a la princesa, enseñándole a fortalecerse y a luchar contra los deseos mismos y los ajenos. Esa llave maestra para que pueda ser digna de controlar la mínima parte de su ser. Entre entrenamientos quizás severos para aquellos que son de mente débil, pero para ella, son solo juegos. Acuden al bosque, bajo el manto nocturno, porque uno de ellos no era humano, y se trataba de Jaecar. Le otorgó su más fiel secreto, para ser una ventaja y no algo desventajoso. Entrenan el cuerpo, le mostraba las maneras de defenderse y el que pueda utilizar cualquier arma. Si, seguía siendo una niña. Y la amaba, conforme pasa tiempo con ella, admira simplemente su ser. Él lo callaba, y no dejaba alguna insignia de que así era. Era lo único que no sabía ella de él. Y prefirió que así continuará.

—Nunca bajes la guardia, hasta de tus encantos debes sacar provecho, úsalos y después da el golpe fatal.— Miraba fijo a la princesa, acercándose a ella en lo que se hinca para cargar, posando un beso en su frente y con la otra mano sujetaba una pequeña daga y apuntó directo a su pecho, haciéndolo con maña.— Estas muerta… — sentenció, al susurrarle y mostrarle el as que tenía bajo la manga. Eso quería que aprendiera, que jamás se diera por vencida y buscará la salida. Y como excelente aprendiz, ella ya lo tenía amenazando con su cuchillo en la nuca, que pudo maquillar una media sonrisa, demasiada friolenta, demasiado seca. Satisfecho del progreso con ella. Y el rematar su ataque.—No solo en las habilidades has progresado. —le bajó de inmediato, poniéndose frente de ella, protegiéndola. Había capturado una esencia extraña, semejante a la de un lobo. No podía pedirle que corriera a esconderse, era preferente mirarla. Y esperar a que esa presencia se disolviera, que escogiera otro camino y no donde se encuentra con Cordelia. —Ya sabes lo que tienes que hacer.

Miro de reojo a la princesa, guardando las armas, y tomando su mano, caminando como si fuese un paseo entre un padre con su hija.

CODE BY NICKY
PROHIBIDO SU USO



«No apartes tus ojos del menesteroso a causa de la ira y no des lugar a los que te buscan de maldecirte por detrás»

sunset:
AWARDS:



Jaecar Babenberg
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 48
Puntos : 65
Reputación : 31
Fecha de inscripción : 04/11/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The return of the curse; The hunter, and guardian.

Mensaje por Olivia Van Aldin el Mar Sep 27, 2016 8:09 pm

"No debo prestar alas a mi imaginación.
No debo permitir que mis temores enturbien mi discernimiento."
—Catherine Jinks, El Secreto del Inquisidor.





Apenas el eco del chocar del hierro de las espadas se escurría entre los rincones del amplio salón. Los ojos de los pocos espectadores se fijaban en los dos contrincantes; estaban absortos en los movimientos de aquellos dos que se debatían en un duelo elegante y al mismo tiempo desmesurado, como dos bestias que respetaban el combate, pero que no tenían ningún tipo de contemplación con el adversario. Era, sencillamente, un acto digno de contemplar. Ambos continuaban campantes, como amigos y enemigos; como si fuera una venganza a punto de ser perdonada. Hasta que, finalmente, uno tuvo que salir victorioso, dejando a su compañero en el suelo, sin ningún arma para defenderse, siendo apuntado por el filo letal de una espada. Y en ese acto, sólo una mano se extendió, ofreciendo la ayuda que de inmediato fue aceptada. Ambos rostros fueron revelados, cuando las máscaras cayeron.

Olivia tenía una habilidad increíble en la esgrima, su tío la admiraba por aquel interesante don, y no se esperaba la ocasión de desafiarla delante de todos. Obviamente, ella solía ganar casi todos los enfrentamientos amistosos. Ni siquiera, estando en otra ciudad, aquella costumbre era dejada a un lado.

Ante las miradas ausentes de los demás miembros de la familia, Olivia se retiró. A pesar de haber sido elogiada por su destreza, no estaba muy contenta. Quizás era por la cercanía del plenilunio, o sencillamente no estaba de humor. La insistencia de su tutor, para que se centrara por completo a los objetivos del clan Van Aldin, no era algo que la tenía contenta. Estaba aburrida de aquella disputa insignificante que, a pesar de los varios siglos que habían transcurrido, continuaba fija en la memoria colectiva de la familia, como si de una tradición se tratara.

—Una verdadera pérdida de tiempo esas tradiciones, ¿no crees, Odín? —le habló al enorme lobo blanco que se hallaba echado en su cama. El animal sólo la observó y siguió en su intento por dormir nuevamente—. Si mi padre estuviera vivo, nada de esto estuviera pasando. Oh, cierto… Él quiso alejarse porque de seguro no le iban a hacer caso nunca. Cierto, cierto. ¿Cómo pude olvidar algo así?

Se sentó en el borde la cama y acarició el pelaje de Odín, como si en aquel acto encontrara una terapia especial. Pero eso no calmó mucho su preocupación. No lograba callar a su tormentosa mente. Tal vez lo que necesitaba era salir de aquel encierro infernal y recorrer los parajes desolados en esa noche silenciosa. Así, sin más, sin avisarle a nadie; sin dar señales de haber ido a un lugar en específico. Y lo hizo. Buscó al más leal de sus corceles, uno de pelaje oscuro como la noche misma y salió campante hacia el bosque, como acostumbraba hacerlo en Austria. Pero, sin que ella se percatara de ello, alguien supo de su pequeña huida, y de inmediato, el rumor llegó a oídos de su tío Auguste.

E ignorando todo aquello, Olivia se apresuró a huir como no lo había podido hacer antes, sin importarle los riesgos. Necesitaba de ese aire puro que muchas veces se le había negado respirar. Estaba tan harta de lo mismo, que no midió las consecuencias; simplemente no le importó. La soledad y la paz, que sólo podía brindarle la naturaleza, calmaron sus impulsos; sus ánimos se templaron, y por largos minutos continuó con el recorrido. Pero de manera repentina, el caballo empezó a notarse inquieto. Olivia creyó que sólo podía tratarse de alguna bestia oculta entre el follaje; sin embargo, a la distancia, entre las penumbras, algo se acercaba. Esa aura ya la conocía de antes.

—Malditos vampiros. Están en todas partes —masculló, mientras intentaba apaciguar a su caballo—. Creo que es hora de irnos. No tengo ganas de enfrentarme con cualquier idiota. Ya tengo suficiente con los que vivo.



Van Aldin:

Decadence:

Olivia Van Aldin
Licántropo Clase Alta
Licántropo Clase Alta

Mensajes : 7
Puntos : 3
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 11/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The return of the curse; The hunter, and guardian.

Mensaje por Jaecar Babenberg el Sáb Oct 22, 2016 9:09 pm

Jaecar es envuelto por el aura de repudio, un desdén que proporciona esa presencia, más se controla, caracterizándose por su alto poder de control, encontrando en su mente un paraíso e infierno conjuntivo, dando sentido a las cosas, a la existencia, a las oportunidades de manera grotesca, y sin equivocaciones. Solo una vez se puede moldear una mente, dos veces, ya es el destierro de la persona, la muerte cerebral. Mostrando la realidad que incomoda seguir avanzando en ese bosque, sujetando la mano de la pequeña Cordelia. Ambos sin temor a lo que les espera, exteriorizando la verdadera esencia de cada uno; fuertes, independientes, inmersos entre firmes decisiones, pendiendo siempre sobre un hilo de estabilidad emocional, y forzando las fuerzas al límite, un arduo entrenamiento con los deseos, instintos y emociones. Algo ortodoxo ante teorías propias de fortalecimiento mental.

Brindando la confianza en aquella mano, no permitirá que algo le suceda, ambos saben con exactitud de qué se trata de un lycan, y en cuanto a la distancia y el relinchar del caballo que perciben. Es una gran faena, encontrándose frente a frente ante aquella lobuna y con su inquietante negro caballo, y ella ante Cordelia y Jaecar. Siendo extraño el sentimiento que fluía al verla, esas irises intensas le son conocidas, la fuerza emanada, y su fragancia, al igual que esa sangre hirviendo le hacen punzar sus heridas; la horrible marca que abarca del brazo hasta el cuello. Deteniendo el paso, Cordelia pudo notar el cambio de Jaecar, por lo que presionó su mano y él, se giró a verla. ¿Cómo decirle que aquella presencia le era parecida ante quienes le atacaron? ¿El decirle que esa misma sensación la obtuvo cuando murieron sus padres?, que clase de encuentro era, ¿quién es? ¿Qué conexión existe entre ellos?...Habiendo una posibilidad de que pertenezca a ellos. — Cuida de tus palabras, y calma a tu corsé, a mi hija le disgustan los animales salvajes. — Llevo el brazo hacia el hombro de la pequeña, atrayéndola hacia él, no la quería lejos. Y no permitirá que alguien le falte. Más, si, fue el sarcasmo en su voz, el salvaje se refería exclusivamente a ella.

—Padre, vámonos, el caballo no es salvaje, más quien le monta parece serlo. No tiene ni la culpa de que su jinete no sepa llevar las riendas. —Asintió, continuando el paso, estando ya cerca de ellos, que al deshacer de cualquier lejanía, clavó los ojos hacia el caballo, y después hacia ella, el animal se salió de control, y quiso saber más de ella, no por interés, sino por su protegida. Le recalcaban que algún día se encontrarían con los del clan Van Aldin, y ahí es donde haría de frente, siguiendo la lucha, el derramamiento de sangre. Y la batalla contra su hermano.

— Dime cómo te llamas…—la manera en la que requirió fue como una orden, sin sonar altivo ni con coacción alguna, debía asegurarse de que no existiera un indicio de que es perteneciente a sus enemigos. Porque la maldita mirada que posee se asemeja a aquel que lo ataco, ella representa el caos, ella esta trayendo la desgracia nuevamente y eso tenia que comprobar.


«No apartes tus ojos del menesteroso a causa de la ira y no des lugar a los que te buscan de maldecirte por detrás»

sunset:
AWARDS:



Jaecar Babenberg
Vampiro Clase Alta
Vampiro Clase Alta

Mensajes : 48
Puntos : 65
Reputación : 31
Fecha de inscripción : 04/11/2014

DATOS DEL PERSONAJE
Poderes/Habilidades:
Datos de interés:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The return of the curse; The hunter, and guardian.

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:01 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.